Printer Friendly

OCCIDENTALISMO ACADEMICO, LAPSUS AMERICANUS, Y LOS INCAS ARQUEOLOGICOS.

Occidentalism, "Lapsus americanus", and the Archaeological Incas

Occidentalisme Academique, "Lapsus americanus", et les Incas Archeologiques

Ocidentalismo Academico, "Lapsus americanus", e Incas Arqueologicos

Introduccion

En su resena del libro Visions of Tiwanaku (Vranich and Stanish, eds., 2013), publicada en la revista norteamericana Latin American Antiquity el arqueologo Jose Capriles lamenta que no se ha considerado como autor a ningun miembro de la creciente comunidad latinoamericana de arqueologos competentes en el tema, y se pregunta si esto es un fenomeno de "Contingencia historica o una amplia reflexion de un neocolonialisms academico". (1) Fuera de la baja representacion femenina entre los expertos de la arqueologia tiwanakota (y boliviana en general) menciona la ausencia de indigenous Andean scholars y constata "Me quedo preguntando si nuestra comprension del pasado actualmente esta dominada por discursos Anglo-heteronomicos" (Capriles, 2015: 572). (2) Otra connotacion implicita en el titulo del libro es la vision por parte de los que se consideran descendientes de Tiwanaku, no solo los aymara de la region o sea un conjunto ideologico mas amplio que incluye el nivel nacional(ista) boliviano (Arnold, 2016).

Sin pretender interpretar correctamente al colega, me parece que pone el dedo en la llaga, pensando en un "dialogo andino" mientras que se enfrenta con el fenomeno de un "dialogo americano", un discurso de vision mayoritariamente unilineal dentro y para la academia americana (o anglosajona). Se trata de una constelacion muy conocida y de larga tradicion, en fin la supremacia de interpretacion de la academia occidental, y en el caso actual me sera permitido constatar que me recuerda a mis tiempos estudiantiles de los anos sesenta/setenta en Europa cuando tratamos de adquirir una "competencia comunicativa" y discutimos con nuestros amigos latinoamericanos sobre el concepto de un "discurso libre de dominacion" (herrschaftsfreier Diskurs) en el cual, el maestro Jurgen Habermas estaba trabajando con sus discipulos. Una caracterizacion ideal de esta etica significaria basicamente una comunicacion simetrica respetando la igualdad de derechos de los participantes del discurso, asi como una situacion en la cual todos tienen la misma posibilidad de expresarse y que el proceso decisivo se oriente a la logica de quien tiene mejores argumentos. Por supuesto, el concepto sigue siendo una ilusion incluso en sociedades llamadas democraticas y aun mas en el contexto de comunicacion entre miembros del entonces llamado Tercer Mundo y el Mundo Occidental.

Por ejemplo, en el mundo de la ciencia y academico no existian ilusiones siempre que quedaba dependiente de las constelaciones politicas, y que no existia algo como las ciencias basicas independientes. Pero era el tiempo en que sonamos con un proceso de decolonizacion, por lo menos en el mundo occidental, politicamente promovido mas intensivamente en Africa, pero en los estudios sociales, liderado por un importante grupo latinoamericano de la llamada teoria de dependencia. Tratamos con ellos de respetar las reglas del discurso habermasiano libre de dominacion, utilizando un mismo idioma, aunque la constelacion politica en muchos paises de America Latina contrastaba con esta situacion.

Hoy en dia la situacion politica ha cambiado y -lo que interesa aquicontamos con un excelente profesionalismo en los estudios andinos, y en especial en el campo de la arqueologia. Sin embargo, y lo expresa con razon el resenista mencionado, se puede seguir hablando de un neocolonialismo academico. Mas aun, personalmente, me recuerda a la situacion pre-68 caracterizada por la devocion del aula academico frente a las "vacas sagradas", que no solamente reclamaron la supremacia de interpretacion sino tambien el monopolio de distribucion de medios financieros y puestos academicos. Me pregunto donde ha quedado el espiritu de los "dependencistas", por lo menos en el campo de estudios andinos, mas actual que nunca. Por supuesto existe una amplia discusion, sobre todo en las ciencias sociales, generalmente bajo el lema "neo-colonialismo", "de-colonizacion" y terminos parecidos, en la cual participan o han participado incluso antiguos dependencistas, pero esta discusion forma parte del sistema, y puede ser considerada incluso como estabilizadora del sistema academico vigente. No por casualidad la mayoria de los lideres de esta discusion tienen su puesto en universidades norteamericanas o de sus dependencias en otras partes del mundo.

Otro aspecto es la digitalizacion de los medios de comunicacion cientifica, con sus efectos positivos y negativos. Entre los primeros se puede mencionar la mayor accesibilidad de las informaciones, la bibliografia, los articulos, etc. Esto significa un tremendo paso adelante en cuanto a la reduccion de dependencia de las bibliotecas y los centros de saber academicos. Entre los efectos negativos, salta al ojo el manejo de la produccion cientifica por los medios digitales y sus algoritmos que poco a poco reducen la autonomia del razonamiento humano. Es decir, corremos el peligro de que en el futuro sera mas importante cuantas veces has sido citado, cuantas menciones en la bibliografia, que si la idea es razonable o no; en vez de razonar y argumentar basta citar adecuadamente. Estas redes de citaciones tambien han existido anteriormente, pero en un campo tan "esoterico" como los estudios andinos, esto puede llevar rapidamente a monopolizar la interpretacion.

La comercializacion de la ciencia y la publicacion de sus resultados considerados dignos de ser distribuidos globalmente requeria una forma e idioma estandarizados, es decir el modelo anglosajon. Incluso en revistas suramericanas se ha observado recientemente un fuerte aumento del numero de publicaciones en ingles (Adan et al., 2017). Ahora bien, se podria argumentar que en las ciencias naturales, por razones obvias, es comprensible y ademas recomendable tal procedimiento. En las ciencias sociales, y mucho mas en un campo tan poco arado como son los estudios andinos, tiene consecuencias negativas.

Una de estas es la exclusion del mundo de los que no se pueden expresar como quisieran si fuese su idioma materno, lo que obviamente es mas importante en cuanto al analisis de conceptos etnograficos y etnohistoricos. O para citar a uno de los grandes antropologos iranies reconocido por su mediacion entre el mundo occidental y no-occidental o lo que el concibe como el Sur: "La mayoria de los pensadores sociales del Sur creen que por el empleo de la lingua franca del ingles o frances hayan entrado en un dialogo de igual a igual con pensadores occidentales. Sin embargo, el dilema es que la lingua franca no es la solucion sino mas bien produce una nueva forma de exclusion. Uno o una no puede simplemente expresarse en lingua franca sino tiene que pensar en ella y, mas importante, vivir en ella cientificamente" (Fakouhi, 2016: 201-202). (3) Otra consecuencia es la concentracion del dialogo al mundo y las tradiciones academicas anglosajones lo que implica una fuerte dependencia de sus estructuras de poder, sus reglas de discurso cientifico, sus normas y politica de publicacion, en fin todo el complejo que conocemos bien, a su vez envuelto en lo que se puede llamar el "occidentalisms academico".

Occidentalismo academico

Con este termino me refiero a una especie de neocolonialisms academico que trabaja con metodos como el silenciamiento de otras discusiones y discursos, y en nuestro caso de la negacion de otra vision e interpretacion del pasado, a un sistema de poder que, como tal, forma parte de un contexto mas amplio de dominacion de larga tradicion en la historia universal que aqui -sin entrar en una discusion teorica- llamo "occidentalismo". No me extiendo sobre el binarismo "orientalismo-occidentalismo" usado en la discusion sobre decolonizacion por autores como Edward Said (Carrier, 1992) y otros, porque nos llevaria demasiado lejos de nuestra tematica. Me refiero simplemente a la implementacion de un sistema, no solamente economico sino tambien de pensar y sentir dentro de un complejo generalmente conocido como "valores occidentales", hasta los ultimos rincones del mundo. Este sistema se ha formado a lo largo de cientos hasta miles de anos de desarrollo humano, por supuesto tambien por la conquista economica del mundo, procurando una mente de superioridad frente a otras maneras de pensar y vivir lo que caracteriza tambien el sistema actual de las ciencias.

No se trata tanto de la politica de recortes financieros temporarios de la administracion estadounidense actual por supuesto, las protestas contra estas medidas merecen la solidaridad internacional. Pero, la reciente marcha por la ciencia, en la cual tambien participaron grupos academicos latinoamericanos, puede tambien encubrir la continuidad de la situacion de dependencia de la ciencia americana y europea. En esto, dicho de paso, es interesante acordarse, por ejemplo, en el campo de la arqueologia andina de la contemporaneidad de los estudios clasicos como los de Bennett, Bird, Collier, Murra, Rowe y otros con la Segunda Guerra Mundial que reemplazaron a los trabajos de los pioneros europeos; una ironia, pues sus publicaciones, en muchos sentidos, tienen una importancia fundamental todavia hoy en dia porque presentan material primario empirico esencial para cualquier interpretacion, y tambien porque raras veces han sido superado por estudios posteriores.

Una de las razones para el hecho que siguen obras importantes de referencia es que en la arqueologia norteamericana, despues de este empirismo, realizo un viraje hacia la teorizacion, empezando con la famosa new archaeology, en la cual, con un cierto retraso, siguieron las arqueologias europeas y latinoamericanas. En el caso de Europa se puede hablar de un "proceso saludable", ya que se habia acumulado un corpus de datos tan inmenso que "gritaba" por interpretaciones y evaluaciones a nivel comparativo geografico y tematico. Esto vale, sobre todo, para el enfoque antropologico en el sentido de Gordon Willey ("Arqueologia es antropologia o nada") (4) descuidado hasta entonces, sobre todo en la prehistoria continental europea. En el caso de America Latina, sin embargo, las consecuencias fueron fatales y las son hasta ahora. Primeramente, entraron las teorias, las generalizaciones, las especulaciones, los esfuerzos de estar al tanto con las discusiones en la arqueologia mundial -y recientemente, como lo demuestra la arqueologia Amazonica, se esta dando cuenta que simplemente faltan los datos (Prumers y Jaimes, 2014). En la arqueologia andina, un ejemplo es la cultura Tiwanaku (Tiahuanaco), sobre la cual prevalecen mas las visiones fantasticas y proyecciones historicistas que, por ejemplo, esfuerzos por llegar a cronologias concretas. Otro ejemplo son los incas arqueologicos, asi llamados para contrastarlos con los incas historicos (Meyers, 2018b), tema infinito de especulaciones y interpretaciones principalmente occidentales u occidentalistas, lo que en este ensayo voy a exponer mas abajo.

Me refiero al tratamiento de los Inka, en el sentido de un grupo de parentesco, de un grupo etnico o cultural, dentro de un concepto de historia impregnada por la vision occidental de la documentacion colonial contrastandolo por las evidencias arqueologicas. Parto de la suposicion, no muy novedosa desde luego, que con la conquista chocaron dos sistemas de pensar y sentir completamente diferentes y que el sistema de los vencedores todavia domina un discurso, que en realidad no es dialogo con los que se sienten herederos de esta cultura sino monologo reflejo de un sentimiento de superioridad intelectual y moral. Esta larga tradicion a la cual se ha referido arriba no es solamente colonialista, o "colonizador" en su lenguaje propio, sino tambien erradicador en cuanto a otros sistemas de pensar, sentir y creer. Acordemonos del proceso de extirpacion de idolatria en la colonia americana (Meyers, 2018a), pero tambien de la erradicacion sangrienta de religiones como la celta, germana o eslava. No se tolera otra epistemologia que la cristiana, de alli se ha hablado de "epistemicidio" (Santos, 2017). A continuacion presentamos a manera de ilustracion "un juego de pensamientos" en relacion con el choque de visiones del mundo completamente diferente a la occidental.

Excurso: El lapsus americanus de la evolucion humana

!Pensemos lo impensable!, que el pasado presidente Obama, en vez de asesinar a Osama Bin Laden, lo hubiera invitado a un dialogo sobre los motivos del famoso 9/11 de 2001, conocer los argumentos de sus tantos seguidores jovenes en todo el mundo y las posibilidades de una reaccion diferente, por ejemplo el empleo de armas. Si esto parece demasiado absurdo acerquemonos temporalmente mas al tema, es decir otro choque de sistemas de pensar hace 500 anos. El rey Carlos V, poderoso emperador de la familia dinastica de los Habsburg invita a los lideres aztecas e incas a su corte en Espana o a cualquier otro lugar del mundo para dialogar sobre las consecuencias de esto que llaman el descubrimiento de las Americas. ?Tambien absurdo? Tal vez desde la perspectiva europea, pero no desde la americana autoctona como lo han comprobado los encuentros a invitacion en Tenochtitlan y Cajamarca.

La perspectiva europea, aunque 500 anos mas antigua puede ser vista como precursora de la de Obama; -y la linea se puede retrasar a una antiguedad mucho mas grande, a una antiguedad que incluso pasa la epoca grecorromana. Investigar, conquistar, dominar y explotar el mundo es una tradicion humana, la del homo sapiens que, como lo describio recientemente el historiador israeli Yuval Harari (2014), llevo a los primeros grupos humanos hace mas de 100 000 anos out of Africa expandiendose sobre el Viejo Mundo, cuando por lo menos otras cinco especies humanas vivian en el mismo espacio. Entre ellos figura tambien el Neandertal, la primera raza discriminada por el homo sapiens, podria decirse, pues solo recientemente se esta descubriendo que usaba el fuego, herramientas, plantas medicinales, hasta instrumentos musicales y practicaba algo como culto funerario. Se extinguieron mutuamente, y el Sapiens sobreviviente paso la fase de asentamiento, la llamada revolucion agraria y desarrollando sistemas sociales complejos y una racionalidad "aristotelica" que poco a poco distinguia entre nosotros, los civilizados y los otros, los barbaros. Es tambien el tiempo en el cual aparece la creencia en un solo dios, el verdadero, "y no debe haber otro al lado mio", es decir el paso al monoteismo misionalista y expansivista, un proceso que el egiptologo Jan Assmann ha descrito bajo el termino de "la distincion mosaica" (Assmann, 2014).

Antes de volver al tema, hagamos el esfuerzo para saltar sobre las barreras de nuestro autismo mental, de nuestra logica entrenada e internalizada por la educacion occidental, ya no parece tan impensable un encuentro positivo con Moctezuma y Atahualpa. La famosa y repetida pregunta por que han sido vencidos militarmente por un punado de aventureros se presenta de otra manera si aceptamos que no se trataba de diferencias en el avance tecnologico, etc., sino de moradores de diferentes planetas.

El encuentro de la conquista no solamente es un encuentro de personas con distintas mentalidades e intenciones, sino tambien el punto en que dos lineas de evolucion volvieron a unirse despues de haberse separados hace unos 30 mil anos. En este tiempo, mas concretamente en los ultimos 12 mil anos antes del encuentro, lo que yo llamo el lapsus americanus en la evolucion humana, las sociedades americanas tomaron un camino diferente de las del Viejo Mundo, cosa que no ha sido tomada en serio en la literatura respectiva. Primeramente, hay que dejar constancia de que los desarrollos en las etapas cazadoresrecolectores de fin del pleistoceno y principio del holoceno en los dos mundos son absolutamente comparables. La entrada del Sapiens en el nuevo continente por el estrecho de Bering o por otro camino hace unos 13, talvez 20 mil anos o mas, era precedida por otra invasion de continente, la de Australia hace como 50 o 40 mil anos. Tambien el proceso de asentamiento y desarrollo de agricultura incluyendo el largo y complicado proceso de la domesticacion de plantas y animales se llevaba a cabo mas o menos paralelamente, entre 12 a ocho mil anos antes del presente. Lo interesante ahora, es la comparacion de los desarrollos sociales, culturales, etc., en los dos mundos a partir de las sociedades agrarias y en especial los ultimos cinco mil anos antes de la conquista.

En el Viejo Mundo, a mas tardar desde el primer imperio egipcio, se puede hablar del desarrollo de sistemas de poder, conquistas y hegemonia sobre otros reinos o imperios, es decir sobre los recursos naturales y demograficos. Para la defensa tanto como para la conquista de territorios es importante mejorar permanentemente las armas y los medios de transporte como caballos, carros de combate, etc. Los conocimientos tecnologicos se han distribuido rapidamente por el mundo desde la China hasta la Europa de la Edad de Bronce. Para Harari, este proceso de desarrollo tambien ha creado o influenciado la mentalidad y el sistema de valores que forma la base de lo que aqui se entiende como el occidentalismo moderno.

Generalmente se menciona el campo tecnologico y militar mayormente citado cuando se trata de comparar el mundo de los conquistadores y el de los conquistados. Se supone que en el Viejo Mundo los progresos militares se hacian con el mejoramiento de aleaciones metalicas para armas mas eficientes (de hierro o estano en vez de bronce), los caballos de montar, etc. Las culturas precolombinas del clasico conocian y practicaban todas las fundiciones y aleaciones conocidas en la antiguedad clasica mediterranea y algunas mas. Pero, como lo describio Dorothy Hosler hace anos, las culturas clasicas de la costa occidental mexicana valoraban los metales preciosos no tanto por su simple cantidad sino por lo sofisticado del trabajo que consistia en elaborar diferentes sonidos y colores (Hosler 1994). Se podria alargar la lista, pasando por la pregunta tantas veces repetida por que no usaban la rueda si la conocian; por que si llegaron a domesticar un animal multifuncional como la llama no hicieron el paso mas alla de usarlo para montar.

La respuesta con Harari seria simple: "porque no tenian interes". Lo fascinante, y lo que la academia occidentalista no ha desarrollado todavia, es que en este mundo aislado, en que ha andado el Sapiens durante los anos de segregacion, haya tomado decisiones diferentes de las de nuestros antepasados y tambien incomprensibles. Con todo, se trata de un laboratorio en el desarrollo humano, de mentalidades y racionalidades diferentes que todavia conocemos muy poco -tal vez porque no hacemos las preguntas adecuadas.

Los incas arqueologicos

Volviendo a los incas se podria preguntar por que si tenian contacto con los aztecas -y los hubo- no les prestaron sus llamas como animales de carga. A nadie se le ocurre responder que no los querian (tal vez, les daba asco comer carne de llama). ?Por que esta relacion tan estrecha con el microcosmos, con los dioses y espiritus locales o regionales? La idea es que, sin esta competencia y presion de siempre avanzar a ser el primero y mas rapido, el mas innovador tecnicamente, el hombre americano ha desarrollado otra mentalidad, mejor dicho, otras mentalidades (porque no se pretende postular que no haya similitudes en el comportamiento entre los dos mundos). Desde la epoca de los cazadores de la megafauna pleistocena se sabe que existia un intercambio a larga distancia, y las culturas clasicas como olmecas, Teotihuacan y Chavin, Pukara, intercambiaron elementos estilisticos y religiosos como el culto al felino. No existia un expansionismo "a lo viejo mundo" y las guerras eran mas bien simbolicas y de conquista, no tanto de territorio sino de gente para sacrificar, por lo menos en el caso mesoamericano (y tal vez tambien en el de los Moche). En el caso de los incas, a pesar de que se habla de uno de los imperios mas grandes de la historia mundial, y a pesar de los relatos belicos que sus descendientes contaron o fueron transformados por los cronistas, estamos todavia lejos de comprender como se podria establecer y mantener un complejo de organizacion efectivo sin un aparato militar permanente. Aparte de las alianzas matrimoniales, debieron funcionar otros mecanismos de integracion que solo se pueden aproximar apoyandose en varias disciplinas. En cuanto a las evidencias arqueologicas podemos hablar de una distribucion secuencial y de intensidad fluctuante de elementos culturales incaicos por el vasto territorio. Donde existe un arte ceramico muy elaborado, desde el Ecuador hasta Chile, se han desarrollado estilos mixtos, los cuales pueden coexistir a su vez con estilos locales o "Inka provinciales", asi como meras imitaciones de formas o motivos de decoracion incaica. De manera que la imagen arqueologica siempre va a ser diferente de la que presentan los documentos historicos. El movimiento de la gente, por ejemplo, en el sistema mitmaq de los incas, obedece a otras reglas que la distribucion de estilos ceramicos, y estos no pueden ser compaginados cien por cien con grupos etnicos o linguisticos. John Murra, por ejemplo, no siendo arqueologo, tenia esta experiencia frustrante en el famoso "Proyecto Huanuco". A pesar de ser una experiencia muy conocida, por ejemplo, en la arqueologia provincial romana, las disciplinas involucradas siguen practicando este "dialogo entre sordos", como recientemente se esta lamentando en el caso de los estudios del poblamiento etnico quinientista de la actual Chiquitania de los llanos bolivianos (Combes, 2016).

En cuanto a evidencias de conquista militar se conocen solamente tres zonas de concentracion de fortalezas. Dos de las cuales han servido para defender los limites en el norte (Pais Caranqui) y en el sur (Pais Mapuche). La tercera se encuentra en el sureste boliviano, en el lugar donde se juntan los Andes, la Amazonia y el Chaco y donde esta ubicado Samaipata uno de los sitios incaicos y preincaicos mas espectaculares fuera de la region de Cuzco (Figura 1). Se trata de una zona neuralgica en el llamado codo de los Andes, de tradicional intercambio de bienes entre los tres macrorregiones, pero tambien de conflicto. Esto queda manifiesto a mas tardar cuando los dos complejos expansivos chocaron, los incas con los chiriguanos, un grupo integrante del complejo linguistico tupi-guarani de la zona del Brasil. Durante unas campanas arqueologicas en la decada de los noventa del siglo pasado, pudimos registrar diferentes estratos de destruccion de un complejo de asentamiento incaico que resultaron aparentemente de este enfrenta miento belico, tambien relata el cronista Alcaya (2011 [1636]).

Durante las excavaciones de unos 50 edificios ubicados en las terrazas y plataformas inmediatamente adherentes, se pudo documentar dos horizontes de asentamiento incaico a su vez separados por una fase de decaimiento e incendio. Conforme a sus atributos arquitectonicos, se pudieron distinguir tres tipos de construcciones de piedra al estilo conocido incaico: un edificio de inmensa talla (68 x 16 metros, una de las kallankas mas grandes del incario), varios edificios de talla media de funciones diferentes, asi como casas domesticas (Figura 3). Tambien se documentaron los restos de una ocupacion espanola que provienen de la guerra del Virrey Toledo, con sus tropas auxiliares indigenas, contra los chiriguanos de las tierras bajas, de alli el nombre de Fuerte de Samaipata (Combes y Meyers 2018). Este conjunto de evidencias, ademas de la superposicion de elementos incaicos encima de la misma roca tallada, nos llevo a asumir una ocupacion incaica del sitio mas larga de lo propagado por los protagonistas de la version tradicional de la expansion del incario.

Segun esta, todavia la mas difundida en la literatura tanto historica como arqueologica, los incas salieron de su nucleo cuzqueno "bajo el correinado de Pachacutec, fundador del imperio y su hijo Tupac Yupanqui" y en las decadas 1460 y 1470 conquistaron el inmenso territorio entre Ecuador y sur de Chile y Argentina. Su autor, John H. Rowe, con su definicion clasica y todavia la mas completa de la cultura Inka, pero quien, en cuanto a la cronologia y otros temas, ha defendido su version como un verdadero dogma, dominando la investigacion por mas de medio siglo. Desde fines de 1980, los colegas, sobre todo de Chile y Argentina, han publicado continuadamente datos de radiocarbonos de contextos incaicos que apuntan a una presencia de restos culturales incaicos en regiones al Sur de Bolivia, a partir de la segunda mitad del siglo XIV o sea mas de 100 anos antes de la version de Rowe (Schiapacasse et al., 1991; Raffino and Stehberg, 1999). Tambien para Samaipata, disponemos de datos C14 que cubren esta edad cronologica (Tabla 1). Sin embargo, recurrimos a deducciones netamente arqueologicas basadas en las reglas de sobreposiciones estratigraficas y comparaciones estilisticas. Nos orientamos a la critica de fuentes del historiador sueco Ake Wedin, en cuanto a la propuesta de datos exactos para reinados y conquistas en este contexto: "Es mejor estar vagamente correcto que exactamente equivocado" (Wedin, 1963). (5)

Mientras tanto, la nueva "escuela incaica" se ha ocupado de otros trabajos arqueologicos, guiados como de costumbre, por las teorias de la new archaeology y pos-procesualismo, (por ejemplo el desarrollo del estado en el valle de Cuzco y su expansion), ha retrocedido la fecha del inicio del estado Inka al ano 1 400 o sea 38 anos antes para la supuesta toma de poder y fundacion del imperio por Pachacutec Inka (Bauer and Covey, 2002). Un punto esencial en el procedimiento y en su metodologia aplicada y en sus conclusiones es que se dejan principalmente guiar por las fuentes escritas. Asi, la arqueologia es usada simplemente como la maitresse de la etnohistoria. Ademas, en cuanto a las traducciones por mas cuidadosamente hechas, hay que recordar el postulado del antropologo arriba citado, que hay que "Vivirlo cientificamente" (Fakouhi, 2016: 202), (6) es decir, cuando se quiere entrar en un dialogo andino es bastante problematico citar y evaluar a los cronistas en ingles u otro idioma que no sea el original. Otra cosa es la comunicacion con los estudiantes en la academia americana y el trasplante de conocimientos andinos a ellos dentro de un "dialogo americano".

En un ultimo comunicado de esta escuela se lee que con metodos arqueologicos no se ha podido confirmar el mito de origen de los incas diciendo que provenian de la cueva de Tambotocto cerca de Cuzco (Bauer, 1992; Urton, 1990). ?Pues que respuesta se puede esperar de una disciplina tratada de maitresse? Una de las respuestas arqueologicas puede ser la siguiente: !Los incas no tenian dioses ni reyes! Los arqueologos no encontraron estatuas como las de Jupiter del mundo romano, estelas hombre-felino como el smiling god de Chavin, el panteon de los Moche o la representacion del hombre/dios con corona de rayos de la puerta del sol de Tiwanaku. !No existe el Viracocha arqueologico! Por mas que se argumentara que los espanoles hayan fundido todas las estatuas de plata y oro de que hablan los cronistas o destruido las de piedras, con seguridad en las excavaciones posteriores se hubieron encontrado algunos restos, tal como paso en Mexico-Tenochtitlan con las figuras de Huitzilopochtli, Tlaloc, etc., !pero nada! En todo el cuerpo de restos materiales como la ceramica o la textileria faltan imagenes que podrian ser interpretadas como divinidades. Las figuritas humanas, masculinas y femeninas en miniatura, encontradas sobre todo en los sacrificios de alta montana parecen mas bien ser figuritas votivas, -un homenaje de los incas mismos a la naturaleza, a sus antepasados muertos o vivos momificados como aparecen en las chullpas. La unica imagen en este sentido, tantas veces citada, es un dibujo que ha salido de la memoria o la fantasia de un soldado espanol, el cual fue estilizado o idealizado como el cuadro del altar central en el Coricancha, el llamado templo del sol de Cuzco. En los anos setenta, cuando la etnohistoria andina estaba en su pleno auge esta imagen era muy util heuristicamente como "entrada" al mundo cosmologico incaico interpretado por los cronistas. Desde entonces, la gran expectativa en la arqueologia incaica consistia en encontrar una respuesta en el Cuzco arqueologico.

Puede ser que tenemos que ver con un cambio en el sistema religioso, orientado mas bien hacia principios como el dualismo, la reciprocidad y el culto de los antepasados en combinacion con la sacralizacion del espacio. Obviamente, los incas han aprendido de la historia. Sus lideres no eran reyes, ni sus residencias palacios, en el sentido occidental como se pretende proponer apoyandose en documentos posconquista. Construian un estado o un imperio que funcionaba segun reglas diferentes del modelo viejomundista anidado en las cabezas de sus analistas coloniales y seguidores actuales. El estilo de ceramica con motivos que hacen acordar al cubismo entre otro, una arquitectura de edificios sobrios tipo Bauhaus, en general una negacion bastante amplia de imagenes figurativas y escenarios como las surgidas en representaciones coloniales renacentistas o barrocas.

La arqueologia de religion en los Andes, por muy subdesarrollada metodologicamente que sea, nos puede dar respuestas importantes para complementar o corregir los testimonios literarios, sobre todo en el campo ritual. En el caso de Samaipata podemos observar una cantidad de sistemas rituales, libaciones, sacrificios de quema, culto a los antepasados en los nichos de la roca, actos de ceremonias publicas en la plaza y la kallanka, altares y otros elementos mas que aqui no se puede detallar. Una interpretacion de este monumento enigmatico es que se trata de dos complejos religiosos superpuestos, el primero de caracter telurico orientado hacia la veneracion de la roca, la tierra y los elementos en general (por ejemplo, el viento que sopla sobre los huecos a manera de oraculo). El segundo esta relacionado a elementos rituales transportables, tanto a manera de construcciones de piedras (muros de nichos, templos etc.) o en forma de figuras miniaturas de representacion humanas (hombres y mujeres) o de animales, sobre todo camelidos, pero tambien ofidios y felinos, estos ultimos no solamente juegan un rol en el imaginario simbolico andino sino tambien, como es conocido, entre muchos pueblos de las tierras bajas (Arnold, 2016; Marulanda, 2006: 200-205).

Si dejamos de lado esta interesante connotacion con las culturas selvaticas y chaquenas, asi como las frecuentes miradas hacia el complejo megalitico de Tiwanaku (Meyers, 2002), encontramos bastantes elementos comparativos en el area nuclear del incario, el cual, a mi modo de ver, se extiende desde el Titicaca hasta el Cuzco (Meyers, 1999, 2002, 2016). Ahora lo interesante es que encontramos estas piedras talladas por lo menos desde Samaipata en el Sureste boliviano hasta Coyoctor (Colluctor) en el norte, cerca de Ingapirca en la region Canar del Ecuador (Figura 4). ?Podria servir esto como indicio de una expansion del incario mas temprana, cubriendo todo o aun mas del espacio mencionado? Despues un tiempo de inadvertencia de estudios de las rocas talladas, ultimamente han aumentado exageradamente, con prevalencia de contribuciones desde la historia de arte. Como ya era de esperar, se habla de una "ideologia de piedra" introducida por Pachacutec, "el noveno Inca" (por ejemplo Christie, 2009) y distribuida como simbolo de poder del estado. Indudablemente, el culto de las piedras, talladas o no, era central para la religion incaica, pero tambien queda evidente que se basa en una tradicion mucho mas antigua, lo que significaria un desafio para futuros estudios.

En Samaipata tenemos el caso de los felinos tallados en la roca sin superposicion (Figura 5a), mientras que encima de una piscina rectangular, a pocos metros de distancia, pasa un muro incaico, meandrico, con tres nichos de una jamba en el lado este y tres de doble jamba en el Oeste (Figura. 6). Sin embargo, esto parece ser exactamente el caso del sitio incaico de Mitupamapa en la Sierra de Piura al norte del Peru. Se trata de dos felinos tallados en la roca madre en altorrelieve, con una construccion de edificio rectangular de piedras en superposicion (Figura 5b). En total se han registrado "Tres etapas de construccion incaica" (Astuhuaman, 2015: 145).7 Tambien aqui habria que preguntarse, como en el caso de Samaipata, si parece probable un cambio de sistema religioso o ritual en un lapso de tiempo tan corto y de espacio tan grande. Tratar de analizar estas evidencias arqueologicamente a manera de comparaciones y de una exacta caracterizacion de las sobreposiciones es lo que necesitamos, mas que una prematura afiliacion con uno de los supuestos incas conquistadores o sus generales.

La clave mas importante para enfrentarse a esta pregunta se halla en la arqueologia de Cuzco y aqui recordamos al famoso Coricancha, supuestamente construida por Pachacutec a quien se atribuye la remodelacion de todo el conjunto urbano cuzqueno. ?Donde estan las evidencias arqueologicas para una tal suposicion? Bauer y su discipulo Smit recientemente han admitido que, en cuanto a los legendarios relatos sobre un ascenso "meteorico" al poder de Pachacutec Inka Yupanqui, "La evidencia arqueologica ofrece una imagen distinguidamente diferente" (Bauer and Smit, 2015: 77). (8) Estas evidencias no provienen de excavaciones sistematicas sino de reconocimientos, cortes de pruebas durante estadias limitadas temporalmente. Parece que -y hay que mencionarlo claramente- los sponsors de proyectos no financian aquellos de analisis sobrio de toneladas de materiales arqueologicos. Lo mismo vale para las instituciones de patrimonio e investigacion de los estados involucrados. Seria deseable que establecieran su propio banco de datos digitalizados y animar a los arqueologos a concentrar sus esfuerzos en su analisis.

En el caso de Cuzco, como en otras capitales culturales remodeladas por las multiples actividades de asentamientos sucesivos, sobre todo las posincaicas, el desafio de desenredar los estratos culturales es muy grande, aunque complicado, como nos demuestra un balance critico anhelado desde hace mucho tiempo. Como lo resume Farrington (2013: 6 y Tabla 1.2 a y b), desde los anos tempranos de 1970 hasta hoy, se han realizado mas de 60 programas separados de excavaciones dentro del area urbana, la mayoria sin publicar. Una arqueologia minuciosa de los escombros de este complejo cultural, que sigue siendo enigmatico, tal vez nos procuraria una imagen diferente a las proyecciones occidentalistas de la capital de un poderoso imperio, con reyes, palacios y templos a lo romano o egipcio. Los incas arqueologicos y las culturas precolombinas en general, durante su abstencion del camino de desarrollo humano occidental, al igual que los aborigenes de Australia y otros ejemplos de la evolucion humana, deben haber tenido una epistemologia propia. Un acercamiento a su vision del mundo con una metodologia arqueologica propia no influenciada por la tradicion de escritura occidental, podria llevarnos a una nueva construccion de la historia incaica y con bastante probabilidad a la deconstruccion de la que domina hasta ahora en los dialogos tanto andinos como americanos.

Bibliografia

Adan, Leonor; Politis, Gustavo; Sepulveda, Marcela y Henry Tantalean, "Arqueologia, Productividad Cientifica y Politica en Chile", Revista Chilena de Antropologia, num. 35, 2017, pp. 218-233.

Alcaya, Diego Felipe de, "Relacion cierta", en Paititi. Ensayos y documentos, Isabelle Combes y Vera Tyuleneva (ed.). Itinerarios, Instituto de Misionologia, Cochabamba, pp. 240-251, 2011 [1636]. Arnold, Denise, "Mas alla de 'lo Andino': Repensando Tiwanaku desde las tierras bajas", Textos antropologicos, vol. 17, num. 1, La Paz, 2016, pp. 107-130.

Assmann, Jan, Violencia y el monoteismo. Barcelona: Fragmenta, 2014.

Astuhuaman, Cesar, "The Inca takeover of the ancient centers in the Highlands of Piura", in Perspectives on the Inca, edited by M. Barnes, I. de Castro, J. Flores, D. Kurella and K. Noack. International Symposium from March 3rd to March 5th, 2014. Sonderband/Special Edition TRIBUS. Stuttgart: Linden-Museum Stuttgart, 2015, pp. 128-151.

Bauer, Brian, "Pacariqtambo and the mythical origins of the Inca", Latin American Antiquity, vol. 1, no. 2, 1992, pp. 7-26.

Bauer, Brian and Covey, Alan, "Processes of State Formation in the Inca Heartland (Cuzco, Peru)". American Anthropologist, vol. 104, no. 3, 2002, pp. 846-864.

Bauer, Brian and Smit, David, "Separating the Wheat from the Chaff. Inka Myths, Inka Legends, and the Archaeological Evidence for State Development", in The Inka Empire. A multidisciplinary Approach edited by I. Shimada, Austin University Press, 2015, pp. 67-80.

Capriles, Jose, "New Outlooks on Ancient Tiwanaku", Latin American Antiquity, vol. 26, no. 4, 2015, pp. 570-572.

Carrier, James, "Occidentalism: the World Turned Upside-down", American Ethnologist, vol. 19, no. 2, 1992, pp. 195-212.

Christie, Jessica, "Power Speaks Through Rock: Stone Ideology of the Inka", XXIII Valcamonica Symposium, 2009, pp. 109-116

Combes, Isabelle, "Dialogo entre sordos en Santa Cruz la Vieja", Revista Andina, num. 54, 2016, pp. 135-152.

Combes, Isabelle y Meyers, Albert, El Fuerte de Samaipata en contexto. Estudios historicos, Santa Cruz: Biblioteca del Museo de Historia, 2018.

Cornejo, Luis, "Sobre la cronologia del inicio de la imposicion cuzquena en Chile", Estudios Atacamenos, vol. 1, num. 47, 2013, pp. 101-116.

D'Altroy, Terence, "Funding the Empire", in The Inka Empire. A multidisciplinary Approach edited by I. Shimada, Austin University Press, 2015, pp. 97-118.

Fakouhi, Nasser, "Toward a global theory of Iranian social sciences", Anthropological theory, vol. 16, no. 2-3, 2016, pp. 201-212.

Farrington, Ian, Cusco. Urbanism and Archaeology in the Inka World, Gainesville, University of Florida Press, 2013.

Hall, Budd L. and Tandon, Rajesh, "Decolonization of knowledge, epistemicide, participatory research and higher education", Research for All, vol. 1, no. 1, 2017, pp. 6-19.

Harari, Yuval Noah, "Sapiens. A Brief History of Humankind", London, 2014 [2011].

Hosler, Dorothy, The Sounds and Colors of Power: The Sacred Metallurgical Technology of Ancient West Mexico, Cambridge, MA, 1994.

Marulanda, Rolando, Le Fuerte de Samaipata: Contexte archeologique, analyse structurelle et Comparative, Tesis doctoral sin publicar, Paris, 2006.

Meyers, Albert, "Reflexiones acerca de la periodizacion de la cultura Inka: Perspectivas desde Samaipata, Oriente de Bolivia", in Actas del XII Congreso Nacional de Arqueologia Andina, edited by Cristina Diez Marin, La Plata, no. I, 1998, pp. 239-251.

--, "Los Incas: ?barbaros advenedizos o herederos de Tiahuanaco?", in El hombre y los Andes II, edited by E. J. Flores and G. R. Varon, Lima, 2002, pp. 525-535.

--, "Inka archaeology and the Late Horizon: Some polemic remarks", Tambo, no. 3, Wroclaw, Polonia, 2016, pp. 259-286.

--, "Occidentalismo academico, religion incaica, extirpacion de idolatria y la construccion y deconstruccion de historias indigenas en los Andes. Recordando a

Henrique Urbano", Escrituras Silenciadas. Heterodoxias y disidencias en la peninsula Iberica y America, M. Casado, P. Numhauser y M. Oftali (eds.), Alcala de Henares, 2018a, pp. 37-52.

--, "Dos mundos diferentes: incas historicos e incas arqueologicos", Tambo. Boletin de Arqueologia, Wroclaw, Polonia, num. 4 (en prensa), 2018b.

Meyers, Albert y Combes, Isabelle (eds.), El Fuerte de Samaipata. Estudios Arqueologicos, Santa Cruz, 2015.

Prumers, Heiko y Jaimes, Carla, "100 anos de investigacion arqueologica en los Llanos de Mojos", Arqueoantropologicas, Cochabamba, vol. 4, num. 4, 2014, pp. 11-53.

Raffino, Rodolfo and Ruben Stehberg

1999 "Tawantinsuyu. The frontiers of the Inca Empire", in Archaeology in Latin America, edited by Gustavo Politis and Benjamin Alberti, 1999, pp. 168-183

Santos, Boaventura de Sousa, Justicia entre saberes: Epistemologias del Sur contra el Epistemicidio, Morata, Madrid, 2017.

Schiappacasse, Virgilio; Roman, Alvaro; Munoz, Ivan; Deza, Angel y Focacci, Guillermo, "Cronologia por termoluminiscencia de la ceramica del extremo norte de Chile", Actas del XI Congreso Nacional de Arqueologia Chile (1988). Primera parte, Museo Nacional de Historia Natural, Santiago, tomo II, 1991, pp. 43-60.

Urton, Gary, The History of a Myth: Paqaritambo and the Myth of Origin of the Inkas, Austin, 1990.

Vranich, Alex and Charles Stanish (eds.), Visions of Tiwanak, Cotsen Institute, Los Angeles, 2013.

Wedin, Ake, La cronologia de la historia incaica, Madrid, 2013.

Recibido el 07 de agosto de 2017; aceptado el 03 de octubre de 2018

Albert Meyers, Institut fur Archaologie und Kulturanthropologie, Abt. Altamerikanistik, Universitat Bonn, Alemania, e-mail: a.meyers@uni-bonn.de

(1) "Historical contingency or a broader reflection of academic neocolonialism".

(2) "I am left wondering if Anglo heteronormative discourses dominate our current understanding of the past".

(3) "Most social thinkers from the South believe that, by employing the lingua franca of English and French, they will have entered into an equal dialogue with Western thinkers. However, the dilemma is that lingua franca is not the solution, but rather produces a new form of exclusion. One cannot just write and express himself/herself in lingua franca; one needs to think in it, and, more important, to live in it scientifically'.

(4) "Archaeology is anthropology or nothing".

(5) "It is better to be vaguely right than exactly wrong".

(6) "Live in it scientifically"

(7) "Three stages of Inca construction".

(8) "The archeological evidence provides a distinctly different picture".

Leyenda: Figura 1. Mapa del Tawantinsuyu (tomado de D'Altroy 2015: 98, figura 7.1).

Leyenda: Figura 2. Samaipata, Roca tallada panoramica y plano. Mayores detalles e ilustraciones vease Meyers y Combes 2015, </https://www.academia.edu/14285603/El_Fuerte_de_Samaipata._Estudios_arqueol %C3%B3gicos._Santa_Cruz_Bolivia_2015)/>.

Leyenda: Figura 3. El Fuerte de Samaipata, Plano general (Archivo PIAS, Proyecto de Investigacion Arqueologica en Samaipata de la Universidad de Bonn).

Leyenda: Figura 4. Roca tallada de Coyoctor, Ecuador (Fotografia cortesia de Tamara Bray).

Leyenda: Figura 5a. Samaipata, tres felinos tallados en la roca. (Archivo PIAS, Proyecto de Investigacion Arqueologica en Samaipata de la Universidad de Bonn).

Leyenda: Figura 5b. Mitupampa, dos felinos tallados en la roca con superposicion (fotografia tomada de Astuhuaman, 2015).

Leyenda: Figura 6: Samaipata, roca tallada con muro incaico en superposicion con piscinas. Archivo PIAS.
Tabla 1

Samaipata. Datos radiocarbonicos

No.   Find No.        Lab. Code    Site, context and
                      and No.      material (as from field
                                   notes)

1.    Sam 92/2046     Gd-6773      Sector 2, "testigo 4,
                                   nivel 4", charcoal

2.    Sam 92/2061     Gd-7237      Sector 2, "testigo 4,
                                   fondo del nivel 6",
                                   charred vegetation and
                                   bones

3.    Sam 92/2094a    Gd-7240      Sector 2, "pozo 6, casa
                                   A", wood from Inka house
                                   post

4.    Sam 92/2224     Gd-6774      Sector 2, "pozo 6,
                                   estructura 4, entre
                                   planta 4 y 5", burned
                                   bones

5.    Sam 92/3084     Gd-6769      Sector 4, "trinchera 28,
                                   plano 1, metro 9", wood
                                   from post

6     Sam 92/2241                  Sector 2, "pozo 6, entre
                      Gd- 8043     planta 5 y 6, debajo
                                   estructura I", bones from
                                   jaguar

7.    Sam 92/ 2059    Gd-13064     Sector 2, "testigo 4,
                                   fondo del nivel 6"

8.    Sam 92/ 2230b   Gd-14065     Sector 2, "pozo 6, estr.
                                   3, entre planta 4 y 5",
                                   bones

9.    Sam 92/ 2221b   Gd-13065     Sector 2, "pozo 6, planta
                                   4", bones (from black
                                   burning)

10.   Sam 1994/ 234   Gd- 11498    Sector 10, "Area 11,
                                   planta 1c, perfil Oeste,
                                   probablemente de poste
                                   quemado", charcoal

11.   Sam II-                      Sector 10, Area 3,
      1995/3          Gd- 11478    "planta 2, perfil Este,
      No. 27                       de la capa negra",
                                   charcoal

12.   Sam II-         Gd- 14046    Sector 10, Area
      1995/7                       2, "corte 5, planta 10,
      No. 82                       detalle 3, carbon del
                                   poste", charcoal from
                                   posthole

13.   Sam II-                      Sector 11, Area 3,
      1995/8 No. 41   Gd- 12144    "madera del poste", wood
                                   from post

No.   Find No.        Age B. P, calibratedAD,
                      (confidence level in %)

1.    Sam 92/2046     modern

2.    Sam 92/2061     320 +/- 40
                      (1473-1644, 95%)
                      (1523-1604, 68%)

3.    Sam 92/2094a    620 +/- 50
                      (1283-1407, 95%)
                      (1311-1374, 68%)

4.    Sam 92/2224     modern

5.    Sam 92/3084     modern

6     Sam 92/2241     650 +/- 60
                      (1266-1404, 95%)
                      (1290-1370, 68%)

7.    Sam 92/ 2059    modern

8.    Sam 92/ 2230b   modern

9.    Sam 92/ 2221b   modern

10.   Sam 1994/ 234   570 +/- 45
                      (1305--1433, 95, 46 %)
                      (1314--1422, 68, 62 %)

11.   Sam II-         440 +/- 60
      1995/3          (1406-1634, 95,18%)
      No. 27          (1421-1511, 61, 00%)

12.   Sam II-         430 +/- 100
      1995/7          (1381-1667, 89, 68%)
      No. 82          (1416-1630, 68, 59%)

13.   Sam II-         300 +/- 55
      1995/8 No. 41   (1468-1673, 92,44%)
                      (1514-1658, 68,28%)

Fuente: GliwiceRadiocarbon Laboratory, Prof. Anna Pazdur, Institute
of Physics, SilesianTechnical University oles a a Krzywoustego 2 PL-
44-100 Gliwice, Poland Campaigns in 1992, 1994, and 1995 (Dates no.
1-6 received in 1993, no. 7-13 received in 2000; Samples selected and
delivered for dating by Jozef Szykulski).
COPYRIGHT 2017 Instituto Panamericano de Geografica e Historia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Meyers, Albert
Publication:Revista de Arqueologia Americana
Date:Jan 1, 2017
Words:7746
Previous Article:San Catequilla de Pichincha: Rayos, huacas, astronomia antigua, y expansion Inca.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters