Printer Friendly

Notas sobre el uso de la etnografia y la teoria fundamentada en ciencia politica. Un analisis amplio de la participacion politica y el Estado en asentamientos informales de la periferia de Buenos Aires, Argentina.

Notes on the use of ethnography and grounded theory on political science. A broad analysis of political participation and the State in informal settlements on the periphery of Buenos Aires, Argentina

Anotacoes sobre o uso da etnografia e a teoria fundamentada em ciencia politica. Uma analise ampla da participacao politica e do Estado em assentamentos informais da periferia de Buenos Aires, Argentina

Introduccion

Mientras ciencias sociales como la antropologia y la sociologia incorporan a la etnografia como parte importante de sus corpus epistemicos, su aceptacion en la ciencia politica es aun materia de debate (Flick y Maeder, 2005; Shapiro et al., 2014). Durante los ultimos anos, algunas obras etnograficas fueron bien recibidas por la academia (Schatz, 2009; Weeden, 2012) e importantes publicaciones dedicaron varias paginas a discutir los beneficios que la etnografia podria traerle a la ciencia politica (Box-Steffensmeier et al., 2008). Aun asi, al mismo tiempo se publicaron obras influyentes que no la consideran siquiera como un metodo cientifico capaz de comprender ciertos aspectos de la realidad social (King et al., 2000; Gerber et al., 2014).

Hoy dia, la etnografia continua estando relegada a la hora de construir conocimiento en ciencia politica, frente al uso de metodologias cuantitativas, fuentes historicas y bibliograficas, y herramientas como encuestas y entrevistas semiestructuradas. Dichos metodos, fuentes y herramientas a menudo son pertinentes para comparar y dar cuenta de las caracteristicas que asumen instituciones y regimenes de gobierno, para analizar grandes procesos sociales del presente y del pasado, o para estudiar opiniones y discursos politicos. No obstante, los mismos presentan serias limitaciones para analizar comportamientos, acciones e incluso relaciones que mantienen cotidianamente distintos sujetos o actores sociales a nivel micropolitico.

En linea con perspectivas favorables a la investigacion multimetodos, la triangulacion de resultados y el pluralismo metodologico (Collier y Elman, 2008; Baubock et al., 2012; Della Porta y Keating, 2013), y con base en una investigacion originalmente desarrollada en el marco de una tesis de doctorado (Besana, 2016), en el presente se sostiene que la etnografia es ideal para el avance de la teoria en ciencia politica en temas que esta disciplina no ha podido elaborar satisfactoriamente. Puntualmente, se reflexiona sobre la pertinencia de la etnografia y se propone combinarla con la teoria fundamentada (Glaser y Strauss, 1967; Holton y Glaser, 2012) para analizar el tema de la participacion politica a nivel micropolitico. Se argumenta que, en conjunto, la etnografia y la perspectiva de la teoria fundamentada permiten dar cuenta de formas de participacion politica que no pueden ser capturadas mediante otras perspectivas de analisis. De ese modo, la etnografia ayuda a ampliar y mejorar el entendimiento de un fenomeno complejo y multifacetico como la participacion politica, permitiendo a la postre la elaboracion inductiva de definiciones generales sobre las caracteristicas que asumen las distintas formas en que participan ciertos actores o segmentos de la sociedad. A lo largo del articulo, se ejemplifica dicho argumento recurriendo al analisis realizado en una tesis doctoral sobre la participacion politica de quienes residen en asentamientos informales de la periferia de Buenos Aires, Argentina. Hacia el final del articulo, se muestra como una reconstruccion de las maneras en que participan dichos sectores permite avanzar sobre una caracterizacion de las formas en que se relacionan con el Estado y de las formas que asume este ultimo en los ambitos relevados. Al mismo tiempo, se reflexiona sobre la propia combinacion entre etnografia y teoria fundamentada a fin de elaborar una teoria formal, y se sugiere que la etnografia puede ser complementada por etnografias en el campo virtual y por otras herramientas de investigacion mas estructuradas.

Hacia una caracterizacion amplia de la participacion politica: aportes de la etnografia y la teoria fundamentada

Como senalara hace tiempo el sociologo italiano Alessandro Pizzorno (1975), la variedad de comportamientos o acciones que pueden ser considerados dentro de la categoria participacion politica es sumamente amplia. Dichos comportamientos o acciones pueden incluir desde una charla de cafe donde una persona intenta convencer a otra de que su postura politica es la correcta, hasta la ejecucion de un acto terrorista, pasando por las tareas que realizan a diario los politicos de carrera (Pasquino, 2011).

La dificultad conceptual en torno a la categoria participacion politica radica en que se entiende por politica y en donde se situan sus limites. Si se circunscribe la politica solo a los limites de la actividad de gobierno y a los actores que participan de ella, es mas facil brindar una definicion de participacion politica, pero se asume el costo de excluir una gran cantidad de acciones y a actores que, entre otras cosas, influyen directa o indirectamente, en la propia actividad de gobierno (Pizzorno, 1975). Si, por el contrario, se intenta incluir a la mayor cantidad de acciones y comportamientos posibles, la mayor dificultad conceptual radica en encontrar el o los elementos que los aunan.

Desde principios del siglo XX, la ciencia politica, en mayor medida, opto por acotar el analisis de la participacion politica a formas que se llevan a cabo a traves de canales formales e institucionales (Pasquino, 2011). El predominio del institucionalismo formal en Estados Unidos hasta los anos 30, y la revolucion behaviorista que lo reemplazo luego (Murillo, 2017), sentaron "las bases cientificas" de la disciplina (cf. Almond y Verba, 1963) y enfocaron su atencion principalmente en acciones llevadas adelante por partidos politicos, comportamientos de politicos profesionales y el ejercicio del voto (Almond y Verba, 1963; Panebianco, 1990). En ese contexto, otras formas de participacion politica tales como protestas sociales y manifestaciones publicas, fueron analizadas principalmente por expertos de otras disciplinas, en su mayoria abocados al estudio de movimientos sociales, organizaciones de la sociedad civil y/o grupos de interes (Tilly, 2008; Collier y Handlin, 2009).

Aunque dicha division del objeto de estudio responde en parte a intereses especificos de cada disciplina e investigador; otra parte de ella responde a la pretension de evitar las dificultades metodologicas que implican definiciones amplias de participacion politica a la hora de capturar diversos comportamientos y acciones que no se expresan en el ambito publico y de los que no se tienen series sistematicas de datos (Pasquino, 2011).

Ahora bien, ?que sucede cuando un analista esta decidido a estudiar varias expresiones de la participacion politica? ?Que puede hacer al respecto? ?Como puede definirla ampliamente? ?Como puede capturar y analizar formas de participacion que no tienen la suficiente publicidad, ni cuentan con datos recolectados sistematicamente a los que pueda acceder? Finalmente, ?como transformar la variedad de datos recabados en una teoria formal sobre la participacion politica? Aunque no parece haber respuestas que satisfagan completamente dichas preguntas, una opcion es centrarse en algunos segmentos o actores de la sociedad y tratar de dar cuenta de la mayor cantidad de formas en que participan (vg. Collier y Handlin, 2009). Dicha opcion se facilita cuando sus ambitos de accion estan circunscritos a un espacio determinado.

Para los analisis que se centran en el estudio de acciones localizadas, situadas en territorios sociales especificos, abordables a escala micro, la etnografia parece ser la opcion mas adecuada. En primer lugar, porque solo la etnografia permite capturar directamente las acciones de los sujetos que participan in situ, mediante la observacion participante del investigador (Migdal, 2009). En segundo lugar, porque la etnografia es de gran utilidad cuando se pretende pensar ampliamente en terminos que son al mismo tiempo categorias nativas de sujetos socialmente situados y parte del vocabulario del investigador que los aborda (Balbi y Boivin, 2008). En ese sentido, la etnografia permite dotar de contenido a terminos abstractos, polisemicos y ambiguos como "politica", "participacion politica" y "Estado", evitando que dichos contenidos resulten exclusivamente de la especulacion teorico-normativa de quien investiga y reconstruyendo, para ello, las experiencias vividas por actores socialmente situados y los significados que atribuyen a dichas experiencias.

Considerada como un "dialogo" autoconsciente entre el etnografo y los sujetos que aborda, asi como un proceso critico de generacion de conocimiento (Guber, 2001; Balbi y Boivin, 2008), la etnografia se presenta como fundamental para visibilizar formas de participacion que no son consideradas como tales y contrarrestar la tendencia de la ciencia politica a tratar a su objeto de estudio como un campo o una esfera especializada y claramente delimitada a las actividades de gobierno que desarrollan ciertos actores en un entramado de instituciones presentadas como si fueran "La" politica (Balbi y Boivin, 2008).

Ahora bien, si la etnografia es una estrategia adecuada para definir ampliamente la participacion politica, asi como para capturar y analizar diversas formas de participacion que no tienen suficiente publicidad, ni cuentan con datos recogidos sistematicamente, aqui se plantea otra dificultad: como transformar la informacion elaborada etnograficamente mediante un analisis de caso en una teoria formal con cierto grado de generalizacion. Aunque las posibilidades de generalizar la informacion elaborada etnograficamente son objeto de debate entre disciplinas (Quiros, 2011), lo cierto es que la etnografia puede valerse para ello de la teoria fundamentada, justamente concebida para construir teorias formales a partir de datos que se recaban directamente del analisis social (Glaser y Strauss, 1967).

En la practica, la teoria fundamentada se basa en dos estrategias: el proceso de comparacion continua o metodo comparativo constante y el muestreo teorico. El primero supone que los datos recabados se van categorizando, comparando y analizando simultanea y continuamente (Cunat Gimenez, 2007). Esta estrategia facilitaria la elaboracion de categorias con distintos niveles de abstraccion que emergen directamente de los datos. Basicamente, se comienza con categorias guias que refieren al fenomeno que se pretende estudiar, para pasar sucesivamente a categorias emergentes de bajo, medio y alto nivel de abstraccion (Holton y Glaser, 2012). Las primeras categorias, como su nombre lo indica, son definiciones amplias que tienen por objeto guiar la investigacion en su primera etapa (o etapa de descubrimiento), hasta ser elaboradas con fundamento en los datos. Estas categorias estan abocadas a descubrir procesos sociales basicos a partir de los cuales construir categorias emergentes (Glaser y Strauss, 1967). Hasta tanto no se descubran dichos procesos, se recomienda no hacer una revision bibliografica a fin de evitar cenir los resultados de la investigacion a un marco conceptual acotado. En consecuencia, las categorias guias pueden surgir de ideas o intuiciones del investigador, asi como de preconceptos u opiniones ampliamente diseminadas en la sociedad. Para construirlas pueden utilizarse definiciones negativas encargadas de establecer una categoria a partir de decir lo que no es; definiciones ambi o multivalentes que remiten a varios preconceptos, perspectivas o ideas a veces contrapuestas; o a una combinacion de ambas.

La idea de las categorias guias es que acoten lo menos posible el tema de estudio con objeto de obtener indicadores diversos que puedan ser agrupados segun sus singularidades y/o regularidades en categorias emergentes. Una vez elaboradas las primeras categorias emergentes, se continua recabando y comparando la informacion con el objeto de: 1) enriquecer el contenido de las mismas; 2) establecer relaciones entre dichas categorias, y 3) generar nuevas categorias de mayor nivel de abstraccion. Cuando esto deja de suceder, se da por finalizada la muestra. A este tipo de muestras se las denomina muestras teoricas y se diferencian de las estadisticas porque su finalizacion no depende del tamano de la misma, sino del principio de saturacion teorico (Cunat Gimenez, 2007). Por este, se entiende al momento en que nueva informacion recabada ya no produce nuevo contenido teorico (Holton y Glaser, 2012). Segun sus propios mentores, la teoria fundamentada no es en realidad una teoria, sino un metodo que hace emerger a la teoria de los datos (Glaser y Strauss, 1967). Este articulo, en cambio, propone pensarla de modo mas amplio, como una estrategia, actitud o predisposicion para hacer emerger teoria directamente del proceso de analisis social. En ese sentido, una etnografia puede desarrollarse con la predisposicion de la teoria fundamentada con toda facilidad, puesto que el etnografo tambien elige con criterios teoricos centrarse en ciertos eventos, personas y relaciones sociales (y no en otras) y construye conocimiento mediante su continua comparacion (Quiros, 2011), asi como sucede con el muestreo teorico y el proceso de comparacion constante.

Partiendo de ideas basicas e intuitivas, antes que de marcos conceptuales rigidos, la etnografia presenta algunas facilidades para hacer progresar a la teoria que resultan del dialogo y la menor distancia metodologica entre el investigador y los sujetos abordados. De forma similar, el largo periodo de tiempo que insume el desarrollo de una estrategia etnografica permite al investigador generar lazos de confianza y trascender las barreras sociales que lo separan de los sujetos estudiados. Flanquear esas barreras sociales permite acceder a sitios, situaciones y testimonios usualmente vedados a extranos pero habituales entre dichos sujetos. El acceso a los "circuitos de intimidad" de los sujetos (Herzfeld, 2004) suele resultar en la elaboracion de conceptos o categorias emergentes mas complejas y con un mayor grado de abstraccion que los que pueden generarse por medio de herramientas que solo capturan datos superficiales o visibles de un fenomeno.

A continuacion, se describen algunas caracteristicas de la poblacion que reside en asentamientos informales de la periferia de Buenos Aires. Ademas, se presenta informacion de primera mano sobre el asentamiento analizado bajo la perspectiva etnografica propuesta.

Asentamientos informales, caracteristicas y poblacion

Llamados slums o shantytowns en la literatura de habla inglesa (Davis, 2007), espacios de segregacion urbana en la literatura influenciada por la escuela francesa (Wacquant, 2007), la etiqueta asentamientos informales denomina aqui al fenomeno de ocupaciones ilegales de tierras en Argentina (Techo, 2016). En general, quienes residen en asentamientos informales carecen de un titulo de propiedad y de una o varias de las siguientes condiciones: viviendas de materiales duraderos, espacio suficiente para todos los miembros que conforman un hogar, acceso a fuentes mejoradas de agua e instalaciones de saneamiento (UN-Habitat, 2012).

En Argentina, la poblacion que reside en asentamientos informales no paro de aumentar desde principios de los 80 en adelante. En la provincia de Buenos Aires crecio ininterrumpidamente entre 1981 y 2007, alcanzando un incremento del 220% sobre un incremento total de la poblacion de tan solo el 35% (Cravino et al., 2007). Actualmente, se calcula que una de cada 10 personas en Argentina vive en asentamientos informales, aproximadamente el 61% de ellas lo hace en asentamientos de la provincia de Buenos Aires (Techo, 2016).

Factores de distinta indole someten a dicha poblacion a condiciones de extrema pobreza y de alta degradacion ambiental, dos problematicas que se refuerzan mutuamente (Curutchet et al., 2012). Por un lado, el escaso poder adquisitivo de vastos sectores populares los obliga a localizarse en tierras con poco o nulo valor comercial, mayormente en areas inundables y/o expuestas a riesgos ambientales tales como: contaminacion por vuelcos industriales, descargas cloacales, basurales "a cielo abierto", cursos de agua degradados, entre otros. Por otro lado, la falta o inadecuada provision de servicios de agua potable y cloacas, barrido, limpieza y recoleccion de residuos, energia electrica, gas, etc., se convierten en un agravante de las condiciones ambientales que ya de por si presentan los asentamientos.

Al respecto, se estima que solo el 12% de la poblacion que reside en asentamientos informales de Buenos Aires cuenta con conexiones formales de agua potable de red, un 5.2% es servida por redes cloacales y un 44.4% por redes de energia electrica (Techo, 2016). En este ultimo caso, el mayor problema consiste en la mala calidad del servicio y los riesgos que eso implica (Techo, 2016).

Dichos datos son complementarios a los obtenidos por otros estudios que muestran como el acceso a servicios publicos aumenta si se incluyen en la estadistica canales de acceso informales a los mismos (Curutchet et al., 2012), tales como algunas de las formas de participacion que se veran mas adelante.

Una encuesta que data de 2011, realizada a 220 vecinos del asentamiento etnografiado, muestra como acceden a distintos servicios publicos, aunque en condiciones de informalidad y de gran precariedad. Segun datos arrojados por la misma encuesta, el acceso a servicios de electricidad, recoleccion de basura y agua corriente es alto (99%, 90.4% y 87.6% respectivamente), aunque precario. Segun los encuestados, dichos servicios se encuentran entre los mayores problemas que deben sortear a diario (ver figura 1). A dichos problemas se suma la contaminacion de un brazo del valle de inundacion del Rio Reconquista, el segundo mas contaminado de la Argentina (Defensoria del Pueblo et al., 2007), al norte de la periferia de Buenos Aires sobre el que se localiza el asentamiento y al que los vecinos denominan "Zanjon".

En terminos socioeconomicos, el nivel de ingresos de los 220 vecinos encuestados estaba por debajo de la linea de pobreza estipulada por el Instituto Nacional de Estadisticas y Censos (INDEC) en el momento en que se realizo la encuesta. Respecto a sus fuentes de ingresos, la mayoria de los encuestados contaba con un empleo informal o con ingresos provenientes del financiamiento publico provisto por programas de transferencia condicionada (ver tabla 1). Dichos programas fomentan el cooperativismo y la conformacion de organizaciones de vecinos, encargadas de desarrollar labores vinculadas a la prestacion de bienes y servicios publicos, a cambio de una pequena transferencia monetaria.

Algunos de los datos aqui presentados se relacionan con las formas de participacion reveladas en el proceso de investigacion. Antes de centrarse en ellas, se repasan dos grandes visiones que historicamente discutieron sobre las formas en que los pobres participan politicamente.

La participacion dividida: entre el clientelismo y los movimientos sociales

Durante anos, los trabajos abocados a analizar la participacion politica de los mas pobres tendieron a reducirla a las formas en que se manifiestan en movimientos sociales o a las relaciones que desarrollan al interior de redes clientelares (eg. Piven y Cloward, 2012; Stokes et al., 2013). Mientras la literatura sobre movimientos sociales caracterizo la protesta social frente al Estado como la forma de participacion politica predominante de los pobres para obtener bienes y servicios colectivizados o publicos (eg. Svampa y Pereryra, 2005), la literatura referida al clientelismo hizo lo propio con las relaciones entre brokers (en Argentina denominados punteros) y clientes, basadas en intercambios discrecionales de apoyo politico por favores individuales (Zarazaga, 2013). De ese modo, en los primeros analisis lo colectivo aparece como una marca de los sujetos que participan, los intereses que los impulsan a participar, las formas en que participan y los bienes y servicios que persiguen; mientras que, en los segundos, sucede lo contrario: lo individual aparece como una marca de esos mismos elementos (en la tabla 2 se contraponen ambos tipos de analisis).

Teoricamente, la oposicion entre movimientos sociales y redes clientelares giro en torno a las identidades comunes e intereses egoistas como variables independientes que impulsarian a los pobres a participar en los primeros o en las segundas, excluyentemente (Vommaro y Quiros, 2011). Sin embargo, dichos elementos aparentan estar mas relacionados a los metodos de analisis utilizados y a supuestos onto-epistemologicos de ambas literaturas que a datos empiricos.

Mientras las identidades comunes que impulsarian a los integrantes de movimientos sociales a actuar colectivamente resultan sobredimensionadas por el acercamiento de la literatura al objeto de analisis, principalmente cuando este se hace visible mediante manifestaciones publicas (vg. Tilly, 2008), los intereses egoistas que impulsarian a los pobres a participar de relaciones clientelares resultan del amplio dominio que tuvieron, en las ultimas decadas del siglo XX, los modelos de analisis de la eleccion racional (vg. Stokes et al., 2013). Estos analisis apelaron a los intereses egoistas como premisa ontologica de la naturaleza humana y, a partir de esa premisa, construyeron modelos para explicar como y por que actuan los individuos involucrados en relaciones clientelares.

Asimismo, hacia fines de 1990, progresivamente comenzaron a tomar fuerza una serie de estudios etnograficos que problematizaron los supuestos de ambas literaturas. Estos trabajos hicieron valiosas criticas y aportes a ambas literaturas (eg. Quiros, 2011; Vommaro y Quiros, 2011). Sin embargo, casi no propusieron nuevos conceptos que den cuenta de modos concretos de participacion politica distintos de los senalados por las literaturas que critican. Esto se deberia a que no lograron desembarazarse de los marcos conceptuales de las propias teorias sobre movimientos sociales y clientelismo. Tomadas como puntos de partida, dichas teorias recortan los limites de lo observable empiricamente a las formas de participacion politica y a los actores que usualmente contemplan. Como se vera, una combinacion entre etnografia y teoria fundamentada no solo permite ampliar las concepciones que se tienen sobre los fenomenos del clientelismo y de los movimientos sociales, sino tambien el entendimiento que se tiene en general sobre la participacion politica de quienes residen en asentamientos informales mediante la elaboracion inductiva de definiciones y caracterizaciones a partir de categorias guias (Glaser y Strauss, 1967). A continuacion, se describen las etapas en que se dividio el proceso de investigacion llevado a cabo y luego se repasan los resultados a los que se arribo.

Etnografia fundamentada: etapas y resultados

Basado en la combinacion de etnografia y teoria fundamentada, el proceso de investigacion se dividio en cinco etapas: descubrimiento e investigacion I, II, III y IV (todas ellas representadas en la figura 2). A estas se sumo una etapa de precampo, en la que se realizaron 220 encuestas a vecinos del asentamiento originalmente etnografiado, citadas en un apartado anterior. En su conjunto, el trabajo de campo se desarrollo en el periodo 2011-2015. Mientras la etnografia fundamentada en un asentamiento se hizo entre 2011 y 2014, la etapa de investigacion IV desarrollada en otros asentamientos llevo un ano mas (2015). Por su parte, la redaccion y difusion de resultados tomo otros dos anos (2016-2017).

La etapa de descubrimiento comenzo con la elaboracion de una categoria guia a partir de dos percepciones contrapuestas sobre la participacion politica: la primera, asociada a la busqueda de bienestar social, igualdad o bien comun y la segunda, a la lucha por el poder o por la dominacion de los unos sobre los otros. Ademas, se excluyeron explicitamente de la categoria algunos ambitos de accion. El resultado fue una categoria que refiere a la participacion politica en tanto acciones colectivas o individuales orientadas a la competencia por puestos de poder en el Estado y/o a resolver problemas sociales que afectan a uno o mas individuos, con exclusion de las acciones o relaciones que se resuelven a traves del mercado o por medio de conexiones familiares exclusivamente.

Partiendo de esa categoria guia, en la etapa de investigacion I se elaboraron conceptos de baja abstraccion que dieron cuenta de cuatro formas concretas de participacion politica no consideradas previamente por las literaturas sobre movimientos sociales y sobre clientelismo. Dichas categorias emergentes describieron procesos sociales basicos que sirvieron para continuar elaborando teoria (Holton y Glaser, 2012).

En la etapa de investigacion II se arribo a un segundo tipo de aporte conceptual. Este consistio en una elaboracion conceptual inductiva, de mayor grado de abstraccion, a partir del analisis de las caracteristicas comunes a las formas de participacion politica relevadas y conceptualizadas, y de su comparacion con bibliografia elaborada previamente. Recuerdese que una vez elaboradas categorias emergentes que describen procesos sociales basicos, el conocimiento construido puede compararse con literatura ya hecha mediante una revision bibliografica. De ese modo, el proceso de investigacion puede enriquecerse del conocimiento generado previamente, sin que este limite sus posibilidades de generar nuevo conocimiento.

En la etapa de investigacion III, un nuevo descubrimiento abrio una linea de indagacion no contemplada hasta el momento, sobre las formas en que el Estado hace efectiva su presencia en asentamientos informales y sobre las formas en que se relaciona con quienes residen alli. Producto de una nueva revision bibliografica y de los datos obtenidos en el campo, emergio una categoria de mayor grado de abstraccion. En este punto, se dio por finalizado el trabajo etnografico en el asentamiento analizado bajo el criterio de saturacion teorica.

Finalmente, la etapa de investigacion IV fue desarrollada mediante la realizacion de visitas etnograficas a otros tres asentamientos de la periferia de Buenos Aires localizados en regiones distintas (oeste, este y sur) a la region norte donde se localiza el asentamiento originalmente etnografiado. Tambien se llevo a cabo una etnografia virtual de los sujetos abordados en el ultimo; se realizaron entrevistas semiestructuradas a alrededor de 20 vecinos de otros ocho asentamientos y a 20 funcionarios publicos de todos los niveles de gobierno y se revisaron otras 40 entrevistas a vecinos de asentamientos y funcionarios publicos desarrolladas en el marco de proyectos afines. El cuestionario guia de las entrevistas elaboradas durante la etapa IV se confecciono con base en las categorias emergentes desarrolladas en las etapas de investigacion anteriores.

Respecto a los resultados del proceso de investigacion, las cuatro formas de participacion politica construidas etnograficamente en la etapa de investigacion I son: 1) prestacion de servicios publicos; 2) protestas sociales llevadas a cabo por brokers o punteros; 3) participacion de vecinos en Espacios Estatales de Cooperacion (de aqui en adelante EEC's), y 4) prestacion de servicios publicos por parte de organizaciones financiadas por el Estado.

Mientras las primeras dos son formas desarrolladas por actores que fueron contemplados por las literaturas que estudian el clientelismo y los movimientos sociales, pero que, segun los postulados de las mismas, no desarrollarian comunmente ese tipo de acciones, las dos restantes son nuevas formas desarrolladas por actores que no fueron siquiera contemplados con antelacion.

Las acciones que desarrollo un puntero llamado Baez con objeto de conseguir la provision de agua potable para su barrio ilustran la categoria 1. Pese a que los punteros solo se verian impulsados a intercambiar bienes privados por apoyo politico como resultado de intereses egoistas, Baez fue el principal responsable de extender las redes de agua potable en su barrio para beneficio de todos sus vecinos, sean o no sus clientes. Para ello, apelo a sus contactos "en la politica" y a su ascendencia sobre sus vecinos. Segun sus palabras, esto le significo "muchos dolores de cabeza, pero valio la pena". En la siguiente cita, Baez explica cuanto deseaba la prestacion del agua potable y como, cuando finalmente la consiguio, su ansiedad le impidio hacer el calculo politico que hizo su intendente de "esperar a los periodistas":
   Yo siempre vivi aca en el barrio y no se puede vivir sin agua [...]
   yo podia ir a banarme a lo de un companero del partido fuera del
   barrio y aun asi sufria la falta de agua. ?Te imaginas el resto de
   la gente? [...] Ademas, estaban todos los chiquitos enfermos,
   sucios [. ]. Me acuerdo que cuando inauguramos la caneria central,
   el intendente me decia "espera que ya llegan los periodistas a
   sacar fotos", y yo le dije "?Para que quiero fotos? !Yo quiero el
   agua!".


Por su parte, distintas historias muestran como algunos sujetos suelen pasar de formar parte de organizaciones de movimientos sociales a redes clientelares, o viceversa; e intercalar participacion en intercambios clientelares con la organizacion de protestas sociales. Este es el caso de Dalla, que ilustra la categoria emergente 2. Su historia se desarrolla del siguiente modo: primero formo parte de una organizacion de desocupados. Como integrante de esta, lidero una protesta para evitar que se les quitara la prestacion del almuerzo a los ninos que asistian a una escuela. Tras el exito de su reclamo, se hizo conocida en el barrio y un candidato a intendente la incorporo a su partido para que obtuviera votos para su campana. Por entonces, Dalla participo de intercambios clientelares coronando a dicho candidato como el intendente electo. Finalmente, ante la falta de respuestas estatales respecto de una serie de inundaciones que sufrio su barrio, Dalla volvio a organizar protestas, aunque esta vez frente a "su" propio intendente. Para explicar por que llevo adelante una protesta frente al intendente para el que hizo campana, Dalla apelo a una identidad distinta a la de puntera: "antes que todo, soy vecina".

Respecto a las categorias restantes, el activismo de un vecino sin pertenencia politica llamado Garro, en cuanto EEC se desarrollo en su barrio, ilustra la categoria 3. Garro aprovecho cada instancia brindada por EEC's para promover un proyecto largamente mentado por el y por otros vecinos: construir un club social y deportivo que, ademas de tareas recreativas, brinde capacitacion y contencion a los ninos del barrio.

Los EEC's son distintas instancias de participacion que se llevan a cabo en asentamientos de la periferia de Buenos Aires desde 2008 (Techo, 2016), mediante reuniones periodicas entre vecinos y funcionarios en sedes de organizaciones barriales. Aunque el fin que declaran los EEC's es "apoyar" a los vecinos en la elaboracion de proyectos y la busqueda de soluciones a problemas, en la practica se dedican a promover tareas de control social y a hacer pasar actividades partidarias como si fueran iniciativas de la comunidad (Besana, 2016). No obstante, la insistente participacion de Garro torcio la agenda no declarada de dichos espacios y logro imponer el proyecto del club. Ademas del esfuerzo que puso de su parte, Garro implemento una estrategia basada en la busqueda de consensos entre vecinos y empleados publicos "de ventanilla", tales como docentes de escuelas y personal medico de salas de atencion primaria. La cita que sigue muestra una de las tantas veces en que Garro intento persuadir a quienes asisten a reuniones de EEC's de que su proyecto es de interes, no solo para los vecinos, sino tambien para todo aquel que desarrolla una labor social en el barrio:
   Me parece que hacen falta organizaciones sociales que no esten tan
   ligadas a lo politico para sacar a los pibes de los problemas de la
   calle [...] cuando los enganchas con algo que les gusta, como el
   futbol o baile. les das oficios y capacitaciones que les sean
   utiles, les vas dando herramientas de trabajo para el futuro o para
   que no abandonan la escuela [...]. En el estatuto del club figuran
   unas cuestiones que incluyen todos los trabajos de los que estan
   aca, y eso es lo que yo en el comienzo plantee para que todos los
   que se quieran sumar lo puedan hacer. Si eso llega a estar,
   obviamente van a estar todos con posibilidad de trabajar ahi,
   porque yo se que hay un monton de actividades que se quieren hacer
   y que no se pueden hacer porque no hay un lugar fisico [...]
   teniendo el club se pueden hacer un monton de actividades e incluir
   todas las tareas sociales que ustedes hacen...".


Como en el caso de la categoria que ilustra Garro, la categoria 4 muestra la participacion de vecinos "de a pie"--sin pertenencia a un partido politico o a una organizacion de movimientos sociales--que cumplen un rol fundamental a la hora de garantizar un mayor bienestar a sus vecinos. En este caso, dichos vecinos son "cooperativistas" beneficiarios de programas de transferencia condicionada y, como tales, se encargan de labores vinculadas a la prestacion de bienes y servicios publicos. La historia de un cooperativista que debe reparar un tramo de la red de agua potable muestra como algunos de ellos deben "arreglarselas" para desarrollar sus labores, apelando a conocimientos y recursos propios e implementando distintas estrategias frente a los escasos recursos que les brinda el Estado para ello. En ese sentido, Espina "se las arreglo" elaborando una serie de dibujos para suplir el desconocimiento de sus companeros sobre los materiales con los que debian trabajar, para tener un mapa del barrio actualizado e incluso propuso un nuevo sistema de termo-fusion (ver figura 2), mejor adaptado a las caracteristicas del suelo "con aguas emergentes" sobre el que se asienta el barrio, que el sistema propuesto por la propia agencia estatal de agua.

Arribado a este punto, es de interes senalar como la estrategia etnografica propuesta permitio mostrar: 1) que los punteros no solo son agentes partidarios, sino que tambien suelen ser vecinos de sus clientes y, como tales, manifiestan demandas y llevan a cabo acciones relacionadas con sus necesidades basicas, entre ellas la prestacion de bienes y servicios publicos; 2) como las identidades politicas no son estaticas, ni excluyentes: un mismo sujeto puede ser puntero e integrante de una organizacion de movimientos sociales al mismo tiempo o en distintos momentos de su vida, y apelar a estrategias o acciones asociadas al clientelismo o a la protesta, y 3) como la tarea de los punteros no es sencilla, ni mecanica, sino que requiere de constancia y esfuerzo para obtener bienes y superar las dificultades que se presentan en el camino.

Respecto de las categorias 3 y 4, la estrategia de la "etnografia fundamentada" permitio: 1) posar los ojos en actores que no suelen ser percibidos por las literaturas sobre clientelismo y movimientos sociales; 2) describir como, en el desarrollo de distintas tareas, se convierten poco a poco en intermediarios entre el Estado y las necesidades de sus barrios, tales como los sujetos que si contemplan dichas literaturas, y 3) como, a diferencia de los ultimos, implementan otros tipos de recursos, conocimientos y estrategias para lograr sus cometidos.

Los resultados obtenidos en la etapa de investigacion I fueron comparados entre si y con los resultados obtenidos por otras literaturas, mientras se continuo desarrollando trabajo de campo. Fruto de una primera revision bibliografica llevada a cabo en la etapa de investigacion II, surgieron varios elementos. Uno de ellos no es un resultado original del proceso de investigacion, sino que tiene antecedentes en otras literaturas: la nocion de intermediarios. Mientras la literatura sobre clientelismo utiliza dicho termino como sinonimo de broker o puntero politico, la de movimientos sociales lo hace--aunque en menor medida--para referirse a quienes coordinan y promueven la accion colectiva entre organizaciones sociales y/o agentes partidarios o estatales. Precisamente porque esta nocion es utilizada por dichas literaturas, al tiempo que designa un elemento comun a las cuatro formas de participacion politica relevadas, se apelo a ella en la etapa de investigacion II.

A partir de una definicion mas amplia de su significado, en tanto sujetos que se encuentran entre la esfera del Estado y el barrio, el concepto de intermediarios da cuenta de un aspecto comun a la mayoria de las formas de participacion politica de quienes residen en asentamientos informales de la periferia de Buenos Aires; incluyendo tanto las formas contempladas por otras literaturas (clientelismo y movimientos sociales), como las que emergen de la presente propuesta. De ese modo, la etiqueta intermediarios contribuye a la elaboracion de una vision amplia sobre la participacion politica de estos sectores.

Tanto Baez y Dalla, en su caracter de punteros, como Garro, en tanto participante de EEC's, y Espina, como beneficiario de programas de transferencia condicionada, hacen presente al Estado en sus barrios a la par que comunican a este las necesidades de sus vecinos. En todos los casos, el trabajo que llevan adelante es doble. Asi, por ejemplo, Baez convencio a sus jefes politicos para que lo ayuden a prestar el agua potable, negocio con representantes de distintas agencias y de otros partidos politicos para que no se lo impidan, y consiguio los recursos para llevar a cabo su cometido; pero tambien debio llevar a cabo "la otra parte del trabajo": convencer a sus vecinos para que caben las zanjas de sus casas, asi como un gran pozo donde se instalaria la caneria central del sistema de agua. Algo similar sucedio con los restantes actores. De distintos modos, todos ellos manifiestan dos identidades: una referida a sus diversos vinculos con el Estado y la otra a su vinculo con el asentamiento. En otras palabras, todos ellos son medios de expresion del Estado en el barrio, al tiempo que satisfacen necesidades y canalizan demandas del barrio hacia el Estado.

Asimismo, un aspecto relacionado al concepto de intermediarios relativamente ausente en las teorias sobre la participacion politica de los segmentos mas pobres, es el esfuerzo que deben realizar para satisfacer necesidades basicas (propias y/o de sus vecinos) y acceder a bienes y servicios de todo tipo. Un analisis mas detallado del esfuerzo de los intermediarios decanto en la etapa de investigacion III, en un descubrimiento sobre las formas que asume el Estado en asentamientos informales.

Alli se descubrio que el esfuerzo de los intermediarios es, en gran medida, resultado de un Estado que se ofrece a quienes residen en asentamientos informales, en el mejor de los casos, como "socio" o "sponsor' de sus esfuerzos. Esto no solo se observa en las formas en que se expresa el Estado, sino tambien en la concepcion que los funcionarios publicos tienen respecto del deber del Estado en asentamientos. En la siguiente cita, un funcionario municipal justifica que la recoleccion de residuos en asentamientos sea llevada adelante por vecinos, sin otro equipamiento mas que carros entregados por la municipalidad y no por la empresa que presta el servicio en el resto del distrito:
   en asentamientos no recaudamos un solo centavo, esa gente no paga
   [...] entonces, nosotros prestamos un servicio solidario--distinto
   del que prestamos al contribuyente que paga una contraprestacion
   [...]. Lo hacemos para que no genere olores y el contribuyente no
   se queje [...]. Los vecinos y las cooperativas de asentamientos
   tienen que hacerse responsables [...] si el servicio es de mala
   calidad es porque no se saben organizar para desarrollarlo de mejor
   manera [...]. Si tuvieran una organizacion del barrio e hicieran un
   esfuerzo, su barrio podria mejorar, como ha pasado con otros
   barrios [...]. Los vecinos tienen que cooperar, juntarse entre si y
   ver como pueden contribuir, los barrios siempre han crecido asi,
   con base en la complementacion entre la gente y el Estado.


Esta cita ilustra una concepcion sobre el Estado distinta a la que tienen los mismos funcionarios respecto a los deberes del Estado para con "los contribuyentes". Asi, mientras el Estado garantiza a sectores mas acomodados acceso a bienes y servicios publicos--ya sea por medios propios o a traves de empresas privadas-, en los asentamientos solo se ofrece como "socio" de los vecinos para que estos se procuren el acceso a dichos servicios mediante su propio esfuerzo. Si la provision falla, es porque no hicieron el esfuerzo suficiente. En consecuencia, para dar cuenta de la logica en que el Estado se hace presente en asentamientos, ya sea por medio de punteros, programas de transferencia condicionada, EEC's u otros canales que requieren de la participacion de vecinos, se apelo el concepto Estado-socio (Grinberg et al., 2012; Osborne y Rose, 1999). (4)

Teoricamente, el Estado-socio es el reverso de la participacion politica de intermediarios en asentamientos informales. Dicho de otra manera, el Estado se hace presente en asentamientos como "socio" de los vecinos, que se convierten en intermediarios entre los recursos del Estado y las necesidades del barrio donde residen. De ese modo, la nocion intermediarios revela una caracteristica de la participacion politica en asentamientos vinculada a las formas que asume el Estado alli, es decir al Estado-socio, y el Estado-socio recorre el camino de vuelta: explica en gran medida por que los vecinos participan de las formas en que participan.

Sometido a una nueva revision bibliografica--esta vez sobre el Estado en asentamientos--se observo que el Estado-socio describiria la cotidianeidad de los contextos analizados per se. En cambio, otras explicaciones mas populares resaltan el caracter represivo que asume el Estado en situaciones excepcionales; o--desde una perspectiva mas institucionalista--hacen hincapie en la falta o inestabilidad institucional del Estado en asentamientos respecto de territorios donde residen sectores mas acomodados (Levitsky, 2001; Davis, 2007; Gupta, 2012). En ese sentido, la explicacion del Estado-socio es complementaria a las otras dos y contribuye a tener una nocion mas general sobre la relacion Estado/sociedad en asentamientos informales.

Puesto que la informacion recabada durante la etapa de investigacion III, no reporto mas conocimiento nuevo se considero que el proceso de investigacion alcanzo su saturacion teorica. De ese modo, la categoria Estado-socio, fue la de mayor grado de abstraccion entre las elaboradas. Construida por induccion y por agregacion, comprende a las restantes categorias emergentes. En si, aporta una vision amplia sobre las relaciones Estado/sociedad en asentamientos y sobre las formas en que participan quienes residen alli, incluyendo aportes teoricos de las literaturas sobre clientelismo y movimientos sociales.

La etapa de investigacion IV se desarrollo con objeto de poner a prueba las categorias elaboradas mediante un analisis de caso en otros casos y reforzar la robustez de la evidencia elaborada etnograficamente por medio del uso de otras herramientas. Por su parte, el desarrollo de una etnografia virtual no fue planeado, aunque resulto de la cercania entre investigador y sujeto abordado que propone la etnografia offline. Hacia el final de la investigacion, muchos sujetos ofrecieron su amistad en la red Facebook a quien subscribe. La constatacion de que ellos y muchos otros tenian perfiles en dicha red y que alli compartian acciones y campanas de interes para el proyecto de investigacion motivo la inclusion de la etnografia virtual en el mismo.

En general, los resultados de las visitas etnograficas y de las restantes herramientas confirmaron el contenido de las categorias emergentes, sin agregar nuevo conocimiento. De esto podria deducirse que: las restantes herramientas reforzaron la robustez de las categorias elaboradas etnograficamente; o bien, que las restantes herramientas tienen grandes dificultades para generar nuevo conocimiento en contextos como el analizado. Ya sea por la positiva o por la negativa, ambas opciones otorgarian cierto aval a la perspectiva etnografica aqui propuesta para la elaboracion de una teoria formal amplia sobre la participacion politica de sujetos socialmente situados.

Por su parte, la etnografia virtual mostro resultados que ponen en entredicho algunas de las categorias elaboradas offline. A diferencia del analisis territorialmente situado, la etnografia virtual centra su atencion en el seguimiento de relaciones y conexiones online-offline (Hine, 2004). A partir de un analisis de la red social Facebook, se pudo observar que las relaciones y publicaciones de algunos sujetos abordados en ocasiones excedian las fronteras del asentamiento donde residen. Su alcance por fuera de los limites del barrio supone una innovacion que podria incrementarse con el tiempo. La realizacion de acciones de deslocalizacion o desterritorializacion por parte de actores cuyas relaciones sociales y politicas se enmarcan fuertemente en el territorio (Merklen, 2005) podria suponer una serie de cambios respecto de sus formas de participacion y de su relacion con el Estado en el plano offline. Esto amerita el desarrollo de nuevos estudios que analicen en profundidad la participacion online-offline de estos sujetos. Hasta tanto eso suceda, el concepto Estado-socio y la nocion de intermediarios aqui presentada, brindan una vision amplia, que incluye los aportes teoricos de otras literaturas, sobre las relaciones Estado/sociedad en asentamientos y las formas que se participa politicamente alli.

Referencias

Almond, G. y Verba, S. (1963). Civic Culture. Londres: Sage.

Balbi, F. A. y Boivin, M. (2008). La perspectiva etnografica en los estudios sobre politica, Estado y gobierno. Cuadernos de Antropologia Social, (27), 7-17.

Baubock, R., Della Porta, D., Lago, I. y Ungureanu, C. (2012). ?De las "guerras" metodologicas al pluralismo metodologico? Revista Espanola de Ciencia Politica, (29), 11-38.

Box-Steffensmeier, J., Brady, E. y Collier, D. (Eds.) (2008). The Oxford Handbook of Political Methodology. Oxford: Oxford University Press.

Collier, D. y Elman, C. (2008). Qualitative and multi-method research: Organizations, publication, and reflections on integration. En J. M. Box-Steffensmeier, H. E. Brady y D. Collier (Eds.), The Oxford Handbook of Political Methodology (780-795). Oxford: Oxford University Press.

Collier, R. B. y Handlin, S. (2009). Reorganizing Popular Politics: Participation and the New Interest Regime in Latin America. Pensilvania: The Pennsylvania State University Press.

Cravino, M. C., Del Rio, J. y Duarte, J. (2007). Magnitud y crecimiento de las villas y asentamientos en el Area Metropolitana de Buenos Aires en los ultimos 25 anos. Buenos Aires: Universidad Nacional de General Sarmiento.

Cunat Gimenez, R. J. (2007). Aplicacion de la teoria fundamentada (grounded theory) al estudio del proceso de creacion de empresas. En Decisiones basadas en el conocimiento y en el papel social de la empresa. XX Congreso anual de AEDEM (Comunicaciones). Espana: Asociacion Espanola de Direccion y Economia de la Empresa (AEDEM).

Curutchet, G., Grinberg, S. y Gutierrez, R. A. (2012). Degradacion ambiental y periferia urbana: un estudio transdiciplinario sobre la contaminacion en la Region Metropolitana de Buenos Aires. Revista Ambiente & Sociedade, 15(2), 173-194.

Davis, M. (2007). Planet of Slums. London y Brooklyn: Verso.

Defensor del Pueblo de la Nacion, FARN, Fundacion Protigre y Cuenca del Plata. (2007). Informe especial Cuenca del Rio Reconquista primera parte. Buenos Aires: Defensoria del Pueblo de la Nacion.

Della Porta, D. y Keating, M. (2008). Approaches and methodologies in the Social Sciences: a pluralist perspective. Cambridge: Cambridge University Press.

Flick, U. y Maeder, C. (2005). Qualitative Methods in Europe: The Variety of Social Research. Special issue of Forum Qualitative Sozialforschung / Forum: Qualitative Social Research, 6(3), Art. 34.

Gerber, A., Green, D. y Kaplan, E. (2014). The Illusion of Learning from Observational Research. En I. Shapiro, R. Smith y T. Masoud (Eds.), Problems and Methods in the Study of Politics (pp. 251-273). Cambridge: Cambridge University Press.

Glaser, B. y Strauss, A. (1967). El desarrollo de la teoria fundada.. Chicago: Aldine.

Grinberg, S., Gutierrez, R. y Mantinan, L. (2012). La comunidad fragmentada: gubernamentalidad y empoderamiento en territorios urbanos hiperdegradados. Revista Espacios Nueva Serie, (1), 154-172.

Guber, R. (2001). La etnografia.. Metodo, campo y reflexividad. Buenos Aires: Norma.

Gupta, A. (2012). Red Tape: Bureaucracy, Structural Violence, and Poverty in India. North Carolina: Duke University Press.

Herzfeld, M. (2004). Cultural Intimacy: Social Poetics in the Nation-State. Nueva York y Londres: Routledge.

Hine, C. (2004). Etnografia virtual (Coleccion Nuevas Tecnologias y Sociedad). Barcelona: Editorial UOC.

Holton, J. y Glaser, B. (2012). The Grounded Theory Review Methodology Reader: Selected Papers 2004-2011. Mill Valley: Sociology Press.

King, G., Keohane, R. O. y Verba, S. (2000). El diseno de la investigacion social: la inferencia cientifica en los estudios cualitativos. Madrid: Alianza.

Levitsky, S. (2001). An Informal Organisation and the Persistence of Local Party Structures in Argentine Peronism. Journal of Latin American Studies, 33(01), 29-65.

Merklen, D. (2005). Pobres ciudadanos: las clases populares en la era democratica, Argentina, 1983-2003. Buenos Aires: Editorial Gorla.

Migdal, J. S. (2009). State in Society: Studying How States and Societies Transform and Constitute One Another. Cambridge---New York: Cambridge University Press.

Murillo, V. y Ramos, G. (2017). La contextualizacion en la ciencia politica: una perspectiva latinoamericana. Foro Internacional, 55(220), 576-594.

Osborne, T. y Rose, N. (1999). Governing Cities: Notes on the Spatialisation of Virtue. Environmental and Planning D: Society and Space, (17), 737-760.

Panebianco, A. (1990). Modelos de partido: organizacion y poder en los partidos politicos. Madrid: Alianza.

Pasquino, G. (2011). Nuevo curso de ciencia politica. Mexico D. F.: Fondo de Cultura Economica.

Piven, F. F. y Cloward, R. (2012). Poor People's Movements: Why They Succeed, How They Fail. New York: Knopf Doubleday Publishing Group.

Pizzorno, A. (1975). Introduccion al estudio de la participacion politica. En A. Pizzorno, M. Kaplan y M. Castells (Eds.), Participacion y cambio social en la problematica contemporanea (13-82). Buenos Aires: Ediciones Siap-Planteos.

Quiros, J. (2011). El clientelismo como incognita. Antropologos, sociologos y politologos. Desarrollo Economico, 50(200), 631-641.

Schatz, E. (Ed.). (2009). Political ethnography: What immersion contributes to the study of power. Chicago: University of Chicago Press.

Shapiro, I., Smith, R. y Masoud, T. (Eds.) (2004). Problems and Methods in the study of Politics. Cambridge: Cambridge University Press.

Stokes, S., Dunning, T., Nazareno, M. y Brusco, V. (2013). Brokers, Voters and Clientelism. The Puzzle of Distributive Politics. New York: Cambridge University Press.

Svampa, M. y Pereyra, S. (2005). La politica de los movimientos piqueteros. En F. Schuster (Ed.), Tomar la palabra: estudios sobre protestas sociales y accion colectiva en la Argentina contemporanea (343-364). Buenos Aires: Prometeo.

Techo. (2016). Relevamiento de asentamientos informales 2016. Techo, Argentina: Techo.

Tilly, C. (2008). Contentious Performances. Cambridge: Cambridge University Press.

UN-Habitat. (2012). Estado de las ciudades de America Latina y el Caribe 2012: rumbo a una nueva transicion urbana. San Pablo: UN---Habitat.

Wacquant, L. (2007). Los condenados de la ciudad. Gueto, periferias y Estado. Buenos Aires: Siglo XXI.

Weeden, L. (2012). Reflections on ethnographic work in political science. Annual Review of Political Science, (13), 255-272.

Vommaro, G. y Quiros, J. (2011). "Usted vino por su propia decision": Repensar el clientelismo en clave etnografica. Desacatos, (36), 65-84.

Zarazaga, R. (2013). Vote-Buying and Asymmetric Information A Model with Applications to Argentina. Working paper 398. Notre Dame, Indiana, EE.UU.: The Kellogg Institute.

doi: 10.11144/Javeriana.uh86.nuet

Patricio Bruno Besana (2)

Universidad Nacional de San Martin, Argentina patriciobesana@hotmail.com

Recibido: 12 de agosto de 2017

Aceptado: 18 de junio de 2018

Disponible en linea: 28 de diciembre de 2018

(1) El presente es un articulo de reflexion finalizado en el marco de una beca postdoctoral, otorgada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnica (CONICET), dependiente del Estado Nacional de la Republica Argentina.

(2) Doctor en Ciencia Politica, Universidad Nacional de San Martin; Licenciado en Sociologia, Universidad de Buenos Aires, y becario postdoctoral CONICET Docente en la Escuela de Politica y Gobierno, Universidad Nacional de San Martin, y miembro del Grupo Ambiente y Politica.

(3) Agradezco a los directores de proyectos PIP--Gustavo Curutchet, Ricardo Gutierrez y Silvia Grinberg--por permitirme utilizar datos elaborados con financiamiento de los mismos.

(4) Aunque dicha etiqueta ha sido utilizada en otros trabajos, su contenido difiere del que se le ha dado mediante el metodo propuesto.

Leyenda: Figura 1. Problemas mas importantes segun encuestados Fuente: coelaboracion del autor con datos de la Encuesta de Consumo Energetico 2011, financiada por la Fundacion Bariloche en el marco del proyecto PIP 11220090100079. (3)

Leyenda: Figura 2. Mapa a mano de Santa Maria, plano borrador de sistema de camaras y canaleton bajo superficie y plano borrador para encamisado de camaras subterraneas elaborados por Espina Fuente: copia del original.

Leyenda: Figura 3. Etapas de investigacion, categorias y nivel de abstraccion Fuente: elaboracion propia.
Tabla 1. Fuentes de ingresos de los vecinos de Santa Maria
Fuente: coelaboracion del autor con datos de la Encuesta de Consumo
Energetico 2011 financiada por la Fundacion Bariloche en el marco
del proyecto PIP 11220090100079.

Empleado   Financiamiento   Cuenta   Changas   Cartonero    Venta
/obrero       publico       propia                         ambulante

28,1%          19,4%        18,2%     4,3%       3,8%        1,0%

Empleado   Otra    Desocupado   No responde
/obrero

28,1%      11,0%     12,9%         1,4%

Tabla 2. Elementos de la participacion segun el foco analitico
en los movimientos sociales o en el clientelismo

Elementos       Visiones sobre la participacion
                politica de los pobres

Literaturas     Movimientos sociales

Actores         Integrantes de movimientos (iguales
                entre si)

Formas de       Protestas sociales
participacion

Bienes o
servicios       Colectivizados o publicos
perseguidos

Identidades o
intereses que   Identidades comunes
lo impulsan

Elementos       Visiones sobre la participacion
                politica de los pobres

Literaturas     Clientelismo

Actores         Patron politico, Brokers o
                punteros, clientes (c/jerarquias
                distintas)

Formas de       Intercambios individuales
participacion

Bienes o
servicios       Privados
perseguidos

Identidades o
intereses que   Intereses egoistas
lo impulsan

Fuente: elaboracion propia.
COPYRIGHT 2018 Pontificia Universidad Javeriana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bruno Besana, Patricio
Publication:Revista Universitas Humanistica
Date:Jul 1, 2018
Words:9217
Previous Article:Un estudio de orientacion etnografica en el marco de la Investigacion Accion: un enfoque para comprender la crianza.
Next Article:Etnografia con los movimientos de lucha por el derecho a la vivienda en el sur de Europa: retos metodologicos en la investigacion colaborativa para...

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters