Printer Friendly

Norberto Rivera, el Torquemada del DF: otro editorial del semanario Desde la Fe.

[ILUSTRACION OMITIR]

Con la Constitucion triunfaremos, porque defendemos los intereses de la sociedad, porque Dios protege la santa causa de la libertad.

Benito Juarez

A contracorriente del espiritu de fraternidad propicio a la liturgia navidena y la inminente Epifania, el cardenal primado de Mexico, Norberto Rivera Carrera, no desperdicio la oportunidad para condenar, desde el organo editorial del episcopado Desde la Fe, a los gobernantes y legisladores capitalinos como una muestra mas de su alejamiento pastoral de la doctrina cristiana.

Mas como representante del poder clerical, que como ministro de la Iglesia de Cristo, el pragmatismo de este principe de la Iglesia, encontro la coyuntura para transformar la directriz vaticana de emitir un mensaje con motivo del dia de la paz 2011, en un perverso posicionamiento de su agenda de descalificacion que sin piedad hizo de las autoridades capitalinas, so pretexto de la defensa de la libertad religiosa.

Violentando el septimo mandamiento, el organo de difusion del arzobispado de Mexico, miente y tergiversa terminos, sembrando con ello una diabolica confusion entre su feligresia, al caracterizar a las autoridades capitalinas de "talibanes laicistas", terminos contrapuestos en su esencia, pues mientras taliban se refiere a un soldado fundamentalista del Islam, y su uso se ha generalizado como sinonimo de intolerancia, por su parte se entiende por laicidad a la defensa de la libertad de conciencia y la unidad del bien comun con respeto a la diversidad, parafraseando a Gandhi, el termino es por tanto muestra de tolerancia hacia la fe de los demas.

Las injurias publicadas en el editorial "La verdadera libertad religiosa" son antitesis de los principios espirituales que debiesen distinguir a quien hace 25 anos recibio el capelo cardenalicio y que, traicionando su compromiso pastoral, pretende convertir su labor espiritual en un coto de poder politico, que en este caso le llevo a censurar desde la comodidad del editorial, "el autoritarismo e intolerancia con que se manejan ... no es buen augurio para futuras responsabilidades publicas de quienes hoy ejercen la autoridad en la Ciudad de Mexico", inmiscuyendose con esa condena en la sucesion presidencial del 2012, al descalificar asi, desde su pulpito catedralicio, a uno de los prospectos a contender en ella.

El texto, autorizado por el prelado mexicano, exhibe de forma irrefutable la intolerancia del poder clerical hacia temas insertos en una agenda social que rebaso el breviario de la pastoral social del Vaticano II, y que ante ello la verdadera asamblea catolica propone abordar estas nuevas realidades con espiritu evangelico y no, como se lo impone el poder clerical, con embates politicos que contravienen los principios fundamentales del cristianismo que no son otros que el amor y la fraternidad entre todos los seres humanos.

Posturas como las que han venido manifestando los mas conspicuos representantes del poder clerical en Mexico muestran --como atinadamente lo expreso el diputado capitalino David Razu--, la "bancarrota intelectual" de la corporacion eclesiastica que aferrada a recuperar canonjias y preteritos poderes terrenales, se desgasta y se aleja de una sociedad con necesidades espirituales y materiales que distan mucho de ser entendidas por clerigos que, en los ultimos 150 anos no han querido comprender el profundo respeto que inspiro a los hombres de la Reforma el sagrado derecho a la libertad de conciencia.

Este tributo sirvio de sustento a la ley de libertad de cultos, a traves de la cual se determino regular solo las manifestaciones externas de fervor y tributo a favor de determinada conviccion religiosa, respetando cabalmente la libertad religiosa de cada miembro del pueblo mexicano a ejercer su derecho de creer, o de no creer, en la intimidad de su propio ser.

Es por ello precisamente que Juarez a quien el poder clerical tilda de enemigo satanico, pudo afirmar, con la profunda conviccion de quien defiende los intereses de la sociedad, que "Dios protege la santa causa de la libertad", dejando en claro que Dios, sea cual sea su advocacion, no puede proteger la esclavitud que defiende el fanatismo y la intolerancia clerical.
COPYRIGHT 2011 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Suarez del Real Aguilera, Jose Alfonso
Publication:Siempre!
Date:Jan 16, 2011
Words:713
Previous Article:Las relaciones publicas y quienes las manejan: de unas notas de The Economist.
Next Article:Espejismos de la ley: nuestra mejoria como sociedad.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters