Printer Friendly

Ninos y ninas de la calle: coordenadas explicativas del cambio de vida.

Meninos e meninas de rua: coordenadas explicativas para a mudanca de vida.

Street boys and girls: explicative coordinates of the change in life *

-1. Introduccion. -2. Metodologia. -3- Los sujetos participantes. -4. El contexto familiar. -5. La salida a la calle. -6. Adaptacion a la vida en la calle. -7. Encuentro con un nuevo horizonte de posibilidad. -8. La salida de la calle. -9. El anclaje a la comunidad. -10. La logica que sigue el cambio. -11. El significado del cambio de vida. -12. Elementos a considerar para los programas educativos. -13. Epilogo. -Lista de referencias.

1. Introduccion

El fenomeno de los ninos y ninas de la calle ha sido estudiado por diferentes disciplinas y desde enfoques diversos. La mayoria de las investigaciones en torno a esta realidad han centrado su interes en los ninos y ninas: su perfil, sus familias, las practicas de crianza, es decir, aquellas situaciones antecedentes a la salida de la calle. Otras mas han estudiado el transito, adaptacion y vida en la calle: el proceso de la salida, como sobreviven los ninos y ninas en la calle, las dinamicas de su vida cotidiana, etc.

Los estudios centrados en las familias brindan aportes importantes en terminos de la prevencion del fenomeno; los estudios enfocados en el proceso de la salida de los ninos y ninas a la calle nos permiten identificar como es que se tejen las circunstancias que culminan con la salida del nino o nina y con la toma de la calle como su espacio social de vida. Pero queda un vasto territorio sin explorar, posterior a la salida y adaptacion del nino o nina a la calle: la salida de los ninos y ninas de la calle.

La vision del fenomeno no esta completa si no comprendemos como revertir las circunstancias de vida de estos ninos y ninas, y tejerlas en un sentido virtuoso para generar condiciones que eviten su salida a la calle y promuevan, una vez que viven en ella, su salida de la misma.

Explicar como los ninos y ninas se desvinculan de la familia y se vinculan a la calle, es tan importante como comprender como es que se desvinculan de la calle y se re-vinculan a una opcion que les permite construir un proyecto de vida diferente al que la calle les "ofrecia".

Lo anterior dio origen a un trabajo a traves del cual recupere las trayectorias de vida de tres egresados del programa Nino de la Calle del Movimiento de Apoyo a Menores Abandonados (Mama A.C.), institucion fundada en 1988 en la ciudad de Guadalajara, capital del Estado de Jalisco en Mexico. El proposito del trabajo fue analizar el proceso de cambio experimentado por estos ninos, quienes salieron de la calle y construyeron un proyecto de vida alternativo a esta, para trazar a partir de ello las coordenadas para la construccion de un modelo explicativo del cambio.

2. Metodologia

Realice el trabajo desde una perspectiva cualitativa, utilizando el metodo biografico como la principal herramienta para la recuperacion de informacion. Este metodo posee un valor potencial para estudiar procesos, desentranar las complejas redes sociales que los conforman, recuperar su complejidad y dotarlos de un sentido evolutivo e historico, re-posicionando al ser humano ordinario como un protagonista importante de la historia (Becker, 1974; Rojas, 2004).

El analisis de las historias de vida ha sido ampliamenteutilizado en la investigacion sociologica en America Latina, donde las sociedades estan inmersas en contextos altamente problematizados por las condiciones sociales y economicas, en las que se generan complejas relaciones entre sus actores (Casassus, 1998, pp. 127).

Recupere las trayectorias de vida a traves de entrevistas a profundidad audio-grabadas a los tres jovenes participantes, quienes fueron elegidos a traves de criterios que permitieran configurar un perfil con un potencial explicativo del objeto de estudio: mayor arraigo a la calle, mayor tiempo de vida en la institucion, opciones laborales diversas y la posibilidad e interes en participar.

Utilice otras fuentes adicionales de informacion, tales como el Archivo de Vida, formado por aquellos documentos contenidos en los expedientes institucionales de cada uno de los participantes: papeles oficiales, documentos de tipo personal tales como cartas, dibujos, etc. (1). Recurri a este archivo en la preparacion de las entrevistas, para facilitar a los entrevistados la reconstruccion de algunos pasajes de su vida, y para dar cuenta de circunstancias Para la reconstruccion del contexto, lleve a cabo una entrevista audio-grabada con el director fundador de la Institucion, y recurri a documentos institucionales que recuperaban hechos significativos de aquella epoca.

Paralelamente fui organizando un cuerpo teorico conceptual, recuperando elementos de la Teoria de la Construccion Social de la Realidad de Berger y Luckmann, de autores representativos de la Pedagogia Critica tales como Paulo Freire, Henry Giroux y Peter Mclaren, asi como tambien de autores que se han dado a la tarea de estudiar en distintos paises el fenomeno de los ninos y ninas en situacion de calle: Ines Cornejo, Ricardo Lucchini, Irene Rizzini, entre otros.

Una vez transcritas las grabaciones de las entrevistas lleve a cabo un primer nivel de procesamiento que consistio en organizar la informacion de cada una a partir de 3 dimensiones (contexto, practicas y concepciones) y en una logica cronologica que permitiera identificar las etapas intrinsecas a la trayectoria. Como resultado de este proceso obtuve una descripcion densa sustentada con vinetas que mostraban la voz de los entrevistados.

Posteriormente defini 6 ejes: Motivaciones, Identidad, Vision de Futuro, Toma de decisiones, Vinculo, adaptacion y pertenencia a la institucion, y Desarrollo de habilidades. Reduje la informacion en una matriz, recuperando las etapas por las que el informante paso, la edad aproximada que tenia en cada etapa, los elementos relevantes de cada dimension y de cada eje, de manera que fuera posible visualizar los datos empiricos desde distintos angulos: por caso, por etapa, por dimension o por eje de analisis.

Finalmente hice un guion a manera de columna vertebral sobre la cual fui tejiendo los datos empiricos con los elementos teorico-conceptuales para dar cuenta del proceso de cambio, de sus etapas y de las variables que intervienen en el.

3. Los sujetos participantes

Estos jovenes a su paso por el programa transformaron sus condiciones de vida, logrando romper el circulo: salieron de la calle y hoy brindan a sus hijos e hijas una vida significativamente diferente, mas rica en terminos afectivos y materiales, respecto a la que su madres les dieron a ellos cuando fueron ninos.

Tenian en comun haber abandonado sus casas huyendo de la realidad familiar que los asfixiaba. Salieron a la calle siendo aun ninos, en el periodo escolar de la primaria que se desarrolla entre los 6 y los 12 anos. Vivieron en la calle a finales de los anos ochenta y principios de los anos noventa. Aunque ninguno recuerda exactamente a que edad se volvio independiente de las figuras adultas de su familia, algunas evocaciones del pasado les ayudan a ubicar la edad aproximada. Ramiro a la edad de seis anos ya permanecia la mayor parte de su vida en la calle, Oscar a los ocho anos huyo por primera vez de su casa, y Camilo a los once anos dejo la casa materna definitivamente. Vivieron en la calle entre 2 o 3 anos sumando a eso los periodos intermitentes de transito entre el espacio institucional y la calle. La droga, el robo, la mendicidad y la violencia estuvieron presentes en sus historias. A lo largo de la decada de los noventas habitaron en la Casa Grande de Mama AC., tercera fase del programa Nino de la Calle.

4. El contexto familiar

Los relatos muestran que las circunstancias de vida familiar estan estrechamente vinculadas al contexto social. Se trata de una privacion historica y por lo tanto trans-generacional. Las madres de los protagonistas fueron mujeres criadas en contextos de pobreza faltos de oportunidad, en ambientes familiares autoritarios y represivos, carentes de afectividad, escenarios que ellas repitieron hacia sus propios hijos e hijas, en un contexto donde debian sobrevivir solas y lo hacian a partir de estrategias que demandan un enorme esfuerzo que las distanciaba del cuidado amoroso de los hijos e hijas.

En las trayectorias se presentan patrones de crianza fincados en una comunicacion violenta caracterizada por el maltrato y la agresion fisicos:

Camilo:

(...) con la pura mirada ya sabia uno lo que tenia que hacer o que cosa estaba mal. Mmm ... bueno, era una mujer muy dura. Los primeros anos siempre fue muy silencioso, si protestaba sabia que no habia mucha chance ?no?, yo tengo frases muy marcadas, ?no? si es verde porque es verde y si es rojo porque es rojo. Nos acordabamos Ricardo y yo de las frases malditas ?no? (...): 'no sirves ni pa' pendejo'.

Oscar:

No, mi mama ?no?, la que nos castigaba era la otra senora ... Mi mama nunca nos golpeo pero tampoco nos defendia ... Entonces, era asi casi diario, nos golpeaba, mas a mi que a mi hermana ... Me acuerdo que tenia una alcancia y a veces le sacabamos dinero y a mi me quemaba las manos, me echaba la culpa o asi un error, o cualquier cosa ... A veces me mandaba, muchas veces me llego a mandar a la tienda asi en calzones, en puros chones.

Asi como relaciones nino-adulto estructuradas a partir de las obligaciones que los primeros deben cumplir, sin que el carino haya mediado en dichas obligaciones:

Ramiro:

Mi mama se llevaba a mi hermana la mas grande, que es dos anos mas grande que yo, con ella a trabajar. Entonces yo me quedaba a cargo de mis dos hermanos mas chicos y yo les hacia de comer y los alimentaba totalmente, de todo a todo a los dos, pero como yo me salia de la casa y los dejaba y los encerraba, pos mi mama tomo la decision de ponerle candado a todo.

Estas circunstancias favorecen la construccion de imagenes negativas de si mismo. El concepto de uno mismo esta influido por un conjunto de experiencias sociales que el individuo interioriza durante su vida. La construccion del Si produce una necesidad que parece ser universal: la necesidad de ser percibido de modo positivo por los otros, de ser apreciado. La satisfaccion de esa necesidad da al individuo un sentimiento de continuidad y de coherencia, y la violencia es lo que impide la satisfaccion de esa necesidad (Lucchinni, 1997b).

Asi mismo, los episodios continuos de violencia de la madre hacia el nino o nina desencadenan un debil o nulo sentimiento de pertenencia a la familia: "Cuando el nino no alcanza a identificar lo que representa para su madre, parte con mayor facilidad a la calle" (Lucchini, 1997a, p. 9). Estos factores indican que las simientes de la salida del hogar se encuentran en la situacion de abandono y el vacio afectivo que ello desencadena en el nino.

Los informantes imaginaban la posibilidad de tener otra madre, otra familia, otra vida. Ramiro, por ejemplo, anoraba su vida en el basurero, cuando por primera vez huyo de su casa liberandose de las responsabilidades que le imponia su madre:
   No, no habia reglas, como su casa era de
   paracaidas, de carton, ahi vivian, ahi viviamos,
   ahi cada quien tenia su cuarto. Yo creo que eso
   fue lo que me gusto porque cuando estuve yo
   en casa yo veia eso, que en mi casa teniamos
   que compartir la cobija, la responsabilidad
   de estar ahi, en la casa haciendo la comida,
   el estar encerrado, el que mi mama estuviera
   gritando por cualquier cosa, entonces yo decia
   no pss alla no me gritaban alla no me tenian
   encerrado, alla no me pegaban.


Camilo cuenta una anecdota evocadora del mismo anhelo:
   Recuerdo que mi mama me asustaba, cuando
   veiamos algun vagabundo, mi mama me decia
   que asi iba a terminar, que me iba a llevar ese
   senor, y yo decia !Ay guey, encantado de la
   vida, que me lleve! [...] Decia, pues es que ...
   '!Esta libre! ?No?' decia yo, '!esta libre!'. ?Que
   puede tener de malo ... Digo, mas malo de lo
   que he vivido, pues no creo [...] Entonces de
   repente empiezo a observar y como que me
   empieza a despertar un cierto interes por esa
   vida, facil, facil y tranquila, despreocupada
   que yo veia.


Estas circunstancias tienen un peso especifico en la huida del hogar (Cornejo, 1999, p. 3; Lucchini, 1997a). Sin embargo, la salida no es causada unicamente por las condiciones socio-familiares de pobreza, violencia y aridez afectiva, sino que, como veremos en el siguiente apartado, diversos factores se ponen en juego para que esto ocurra.

5. La salida a la calle

Este proceso alude a una ruptura biografica, un rompimiento con la realidad o cotidianeidad anterior que implica el aprendizaje de nuevas practicas y significados, hecho que envuelve al nino o nina en situaciones de mucha tension:

La ruptura tiene lugar cuando las rutinas utilizadas ya no producen los resultaos esperados. A esto le sigue una situacion de inseguridad y de tension que demanda soluciones [...]. Una vez que la seguridad se ve amenazada, el actor se ve empujado hacia la toma de decisiones que pueden modificar su trayectoria de vida (Lucchini, 1997a, p. 3).

La busqueda fuera del hogar pasa por una experiencia minada de contradicciones que se resuelven en la medida en que los ninos se adaptan a la vida en la calle. Este proceso los situa en medio de un campo de fuerzas contradictorias que los atraen y los repelen al mismo tiempo hacia dos lugares diferentes (Rizzini, 2003, p. 25).

Aunque el proceso de salida es diferente para cada caso, en el se ponen en juego las mismas variables:

* Tipo de vinculo parental

* Tiempo de vida al interior de la familia (2)

* Intereses vinculados a la permanencia en el hogar

* Edad del nino en la que experimenta el proceso de salida

* Grado de satisfaccion experimentado en la calle

Esto nos muestra como entre menos fuerza de atraccion hay con la familia y mas recursos de sobreviviencia en la calle, el proceso de salida de los ninos es mas corto.

A lo largo del proceso de salida, el anhelo de una vida mejor se cristaliza en la fantasia de que la salida provocara un cambio al interior del hogar, un intimo deseo de que las cosas cambien. Ramiro explica como regreso a su casa luego de su primera salida:
   Y me duro el gusto un ratito, creo que una
   semana, porque despues de la semana era:
   'Usted va a darle de comer a sus hermanos,
   usted tiende las camas, y despues el aseo, y ...'
   Lleno de responsabilidades a mis 5 o 6 anos,
   entonces no me gusto y me sali. Digo, ahi
   andaba en Zamora. Y a los 7 anos fue cuando
   ya, dije, vamonos.


Camilo regreso tambien con la expectativa del cambio:
   [...] la primera vez que falte, pues no se la
   acababa [su mama], se preocupo y todo. Y yo
   dije: 'Pues a ver si con esto cambia algo' ?no?
   Pero no habia cambios. [...] pensaba mas en
   el miedo, pensaba en la chinga que me iban
   a poner, pero igual pensaba, a ver si agarra
   la onda pues. [...] alguna vez que sali y ya
   no hubo cambios, de algunas veces de las que
   regrese y ya no ves ningun cambio, o sea como
   que ya.


El caso de Oscar fue distinto, no parecia querer regresar. Huyo tres o mas veces de la casa, su madre lo hacia regresar de nuevo a su lado, pero el habia aprendido a brincar la barda del lugar donde lo dejaba encerrado; su objetivo era estar lejos de aquel lugar. En su caso es muy probable que la esperanza del final feliz se hubiese extinguido mucho tiempo atras.

Lucchini (1997a), quien ha estudiado a profundidad esta etapa, encontro que en ciertos casos, al salir de la casa materna, el nino o nina espera desencadenar un cambio en su madre. Para este autor, la salida del hogar es muchas veces el ultimo recurso para probar lo que el nino o nina representa para ella. El exito de este intento radica en que la madre sufrira por su ausencia y probablemente al reencontrarse de nuevo, el nino o nina obtendra los cuidados y el amor que antes no tuvo. Pero al no tener exito, corrobora que no es digno de ser amado, confirma las imagenes negativas sobre si mismo, se debilita el vinculo familiar y la probabilidad de una fuga definitiva se hace mas inminente.

Los tres informantes, antes de llegar a la calle, pasaron por varios espacios de vida sustitutos de la familia. Este hecho es de gran importancia ya que nos indica el movil de su salida: la busqueda de un espacio sustituto de la familia donde vivir. Ramiro, luego de su experiencia de vida con una familia de pepenadores en un basurero de la ciudad, vivio de manera intermitente en casas de amigos hasta que finalmente comenzo a pasar la mayor parte de su tiempo en la calle. En el caso de Camilo, el transito a la calle duro aun mas tiempo; la escuela lo retenia; el pasaba largas temporadas fuera de su casa, dormia en la casa de su mejor amigo y trabajaba en la calle. Una vez terminada la primaria comenzo a vivir en la calle de manera permanente. Oscar, por su parte, huyo de su casa pidiendo asilo a una tia quien lo recibio no por mucho tiempo, ya que su marido no estaba de acuerdo; en varias ocasiones lo mandaron de regreso con su madre y el regresaba a buscar a su tia, hasta que finalmente lo enviaron a un internado del que huyo encontrandose en la calle con otros ninos y ninas.

6. Adaptacion a la vida en la calle

Luego de haber "resuelto" la ambivalencia entre la casa y la calle, los ninos y ninas transitan hacia una ambivalencia mayor. Experimentan una transformacion progresiva hasta convertirse en "callejeros". A lo largo de este proceso transforman sus practicas cotidianas, adquieren nuevos significados con los que reinterpretan su mundo actual y experimentan una metamorfosis en su identidad.

Este cambio se constituye sobre una base contradictoria. En la calle, los ninos y ninas se afirman organizandose en una subsociedad, entendida esta como un grupo social que se constituye a partir de las diferencias que se presentan en los significados de sus miembros con respecto a los de la sociedad mas amplia, cuya funcion es la de ser <<un refugio emocional>>, en el cual el individuo logra sostener ideas diferentes a las dominantes (Berger & Luckmannn, 2003, p. 159).

Los ninos y ninas asi organizados reivindican su derecho a existir, a ser alguien y pertenecer a un lugar que ordene y de sentido a sus vidas. Sin embargo, en este caso, la afirmacion de su derecho a ser alguien refiere a una negacion previa, en la que se vieron despojados de sus derechos, de las condiciones elementales para la vida. Los ninos y ninas en la calle logran ser alguien al diferenciarse de los otros, de aquellos otros que han negado su existencia. Esta es la paradoja delos ninos y ninas de la calle: entre mas fortalecen su identidad, mas se identifican con la cultura callejera, pero el precio que pagan por ello es el progresivo distanciamiento del sistema social que los arroja cada vez mas lejos de sus fronteras y de toda oportunidad para el desarrollo de una vida plena y gratificante.

El logro que obtienen al ser alguien a partir de la pertenencia a la subsociedad de pares en la calle, en realidad no lo es; se trata de una resolucion enganosa: en apariencia los libera de aquello que en el hogar los oprimia, pero esto ocurre en la medida en que se encuentran con nuevas y peligrosas ataduras como son las drogas y la violencia.

El analisis de esta etapa de vida lleva a concluir que:

* La salida del hogar nace a partir del deseo de cambio que se alberga en el nino o nina, y de busqueda de un hogar sustituto, un lugar donde ser y existir. Sin embargo, al no existir los espacios adecuados --los puntos de apoyo necesarios dentro de sus territorios--, continuan su busqueda hasta llegar a la calle.

* En el proceso de salida estan implicados el desarrollo de habilidades necesarias para explorar mas alla de los confines del hogar y los recursos materiales y humanos que les permiten sobrevivir en ella, es decir: un contexto facilitador de su presencia en la calle.

* El transito a la calle supone una ruptura biografica que los somete a una experiencia de tension, miedo, emocion, y que se resuelve en la medida en que aprenden a sobrevivir en la calle.

* El transito a la calle implica una transformacion de su identidad, basada en dos hechos paradojicos: por una parte, los ninos y ninas encuentran un lugar donde ser alguien, a pesar del rechazo de los otros; y por otra, transforman su identidad a partir de nuevas imagenes que para la sociedad mas amplia son negativas; sin embargo, a los ojos del nino o nina y de su grupo, lo revisten de status y le dan sentido a su mundo: ser vago o vaga, violento o violenta, peligroso o peligrosa, etcetera.

* El grupo de pares tiene importantes funciones para el nino o nina en cuanto al transito y la permanencia en la calle: les permite sobrevivir en la calle, hace las veces de su familia, los dota de una nueva identidad y un nuevo sentido de vida.

Aunque cada trayectoria encierra un pequeno universo cargado de circunstancias muy particulares, los tres protagonistas comparten un mismo anhelo: el de tener un cambio en sus vidas. Y es este mismo anhelo que los llevo a vivir en la calle, el que mas adelante les dara el soporte necesario en sus primeras incursiones al espacio educativo.

7. Encuentro con un nuevo horizonte de posibilidades

La primera etapa de este acercamiento es definida en la institucion como operacion amistad (3). Se entiende como un encuentro incondicional, que no juzga, no pide nada a cambio. El educador o educadora en esta etapa observa, es solidario, respetuoso y fraterno.

Uno de los primeros indicadores de que el proceso de amistad ha comenzado, se advierte cuando los ninos y ninas comienzan a acudir a las convocatorias del educador o educadora en una hora y un lugar determinados. La asistencia de los ninos y ninas a las convocatorias del educador o educadora es consecuencia del despertar del interes por lo que aquel hace y dice, y a partir de ese momento la vida cotidiana de los ninos, aunque sea por un par de horas, comienza a ser trastocada por la propuesta del educador.

El trabajo en la calle es incierto: aunque se tenga preparada la jornada, el educador o educadora nunca sabe con que va a encontrarse ese dia; puede haber un nino enfermo que requiera atencion medica, por lo que podria pasar no solo la tarde, sino la noche en un hospital; puede haber un conflicto con la policia que los lleve a un ministerio publico para abogar por los ninos y ninas; puede que todos y todas hayan decidido pasar unos dias en la playa y el educador o educadora se quede solo; puede ocurrir que tengan un problema entre ellos y lo que haya que hacer en ese momento sea un proceso de mediacion. El estado de animo del grupo y de los individuos es muy variable; el educador o educadora debe tomar el pulso y responder de manera sensible e inteligente a esas necesidades.

En la segunda etapa del trabajo de calle --de acuerdo con el programa de la institucion--, cuando el educador o educadora sabe que se ha ganado la confianza y el reconocimiento de los ninos y ninas, debe romper silencio, hablando abiertamente su postura frente a la vida, especificamente frente a la vida en la calle. Esto se manifiesta en la peticion que hace a los ninos y ninas para que dejen la droga antes de comenzar con la actividad planeada. Un ritual comun que realizan los educadores y educadoras de MAMA es la quema de las monas (4). Se enciende una gran fogata en la que se consume la droga que traen en ese momento, de manera que los ninos y ninas dejan por unas horas de inhalarla y se entregan de lleno en la actividad: un partido de futbol, juegos, musica, canto, etcetera. Estos eventos son un nuevo y valioso indicador del fortalecimiento del vinculo entre el educador o educadora y los ninos y ninas.

La jornada termina en ocasiones con una sencilla merienda, pan y leche, a la que le antecede una oracion para dar gracias. Este es un momento que muchos ninos y ninas aprovechan para decir su palabra, pedir por algo o por alguien; es un momento mas bien intimo, de recogimiento.

Los educadores y educadoras se retiran; algunas veces corren detras de ellos dos o tres ninos o ninas: "mairo, llevame contigo, vamos al Refugio (5)"; las peticiones como esta son un tercer indicador del avance del educador o educadora en su tarea por llevar a los ninos y ninas hacia un nuevo proyecto de vida, aunque ello no significa que el educador o educadora vaya a decir que si acepta llevarlos. Cada caso es unico y diferente a los demas, pero lo esencial de este proceso es fortalecer la voluntad de cambio del nino o nina. La actitud del educador o educadora frente a este tipo de peticiones es al principio algo juguetona; un juego muy serio en el que en ocasiones va la vida del nino o nina: "si quieres manana platicamos de esto", "mmm, hoy no, otro dia, dejame ver". No hay una respuesta predeterminada frente a este tipo de peticiones; las circunstancias, la relacion con el nino o nina, su historia, etc., tienen que ser ponderadas antes de responder. Lo importante aqui es no perder de vista el objetivo de un cambio permanente y a largo plazo, no solo que el nino o nina salga de la calle momentaneamente para mas tarde regresar a ella.

El trabajo de calle es un proceso progresivo a lo largo del cual el educador o educadora transita de la nula exigencia hasta llegar a los maximos niveles de organizacion posibles en aquel espacio. Se trata de un proceso intencionado y delicado que va de la mano de la intuicion, sopesando que tan fuerte es el vinculo construido y hasta donde se puede "jalar de la cuerda", de manera que no se rompa, pero que los ninos y ninas vayan avanzando en la direccion del cambio.

El proceso de acercamiento y filiacion al espacio educativo sigue una logica progresiva que se define a partir de tres fases:

1. Desarrollo de la confianza en si mismo (en sus capacidades y su valia personal), en las figuras adultas, en un nuevo espacio social, en el futuro y la posibilidad de cambio.

2. Desarrollo de apego y pertenencia al programa.

3. Desarrollo de una vision de futuro que se materializa a partir de metas colectivas e individuales (6).

A partir del analisis de las trayectorias identifique ocho factores activadores del transito y afiliacion al espacio educativo:

1. El grupo de pares como vehiculo del cambio.

2. El vinculo nino-adulto.

3. El enfoque participativo.

4. El discurso pedagogico.

5. La recuperacion de algunos valores de la cultura callejera en el espacio educativo, como es el caso del trabajo colectivo y la ayuda mutua.

6. La experiencia de ser un colectivo.

7. El juego.

8. Los servicios: como un anzuelo efectivo.

A traves de estos factores el nino o nina desarrolla la confianza en los sujetos adultos y el sentido de pertenencia a un mundo que les ofrece la posibilidad de construir desde ahi un nuevo proyecto de vida.

Ramiro se refiere a la figura del educador o educadora en los siguientes terminos:
   [...] siento que yo me apegaba mucho con
   los mairos, era muy apegado, me acuerdo que
   llegaba y ... este ... y corria a abrazarlos de
   quien llegara, llegaba uno iba y lo abrazaba,
   llegaba otro iba y tambien era muy apegado
   y si alguno me decia no le ande tonchando (7)
   ahorita cabron, no tonchaba.


Oscar senala lo siguiente al respecto del sentido de pertenencia:
   [...] cuando llegaba y cerraban la puerta y ya
   todos asi, un grupo, creo que tambien era el
   sentido de ..., no de una familia, pero era algo
   muy parecido pues, lo mas parecido que podia
   yo tener como familia, aunque a lo mejor en
   ese momento no lo pensaba, pero creo que si.
   Era saber que estas en un grupo y conviviendo,
   y que va haber comida y que vas con los que
   tu conoces, y que van a cerrar la puerta y que
   te vas acostar calientito ahi.


El discurso pedagogico tambien tiene un papel importante en este proceso; su funcion, en este caso, es la de consolidar y fijar la realidad subjetiva del nino.

?Que te planteaban los mairos al respecto del cambio?
   Pues de las fases de Mama, que estabamos
   en la segunda (fase), que la tercera era mas
   chida, que eran 24 hrs., que podiamos ir a la
   escuela, te hablan mucho del futuro, para que
   construyas tu futuro y que una vida digna, no
   se ... mmm ... Algunas de esas cosas hicieron
   eco y ya ... pues nos quedamos, vamos a
   seguirle, ?verdad?


El discurso del lenguaje pedagogico permite al nino o nina imaginar nuevos horizontes, trazar sus contornos y nombrarlos, ya que es a traves del dialogo que la realidad subjetiva adquiere solidez (Berger & Luckmannn, 2003, pp. 189-190).

El aparato discursivo, el proyecto pedagogico que define los tipos de relacion y las practicas cotidianas, pueden entenderse como una "estructura de plausibilidad" para el cambio. Esta estructura ligada por los vinculos afectivos con pares, educadoras y educadores, son la "condicion social mas importante" para el cambio de vida (Berger & Luckman, 2003, p. 195).

8. La salida de la calle

Mientras que en los primeros encuentros en la calle la relacion nino-a/educador-a es flexible y se basa en reglas minimas de convivencia, mas adelante, cuando el nino o nina comienza a asistir al albergue, el nivel de exigencia avanza un peldano. Aunque las reglas continuan siendo bastante laxas, el aumento del nivel de exigencia produce nuevas contradicciones, las cuales son la materia prima para el trabajo del educador o educadora.

Cuando los ninos y ninas comienzan a participar en el espacio educativo, inevitablemente se ven interpelados por la dinamica del lugar, a traves de nuevas practicas y discursos, esperando que poco a poco y a partir del desarrollo de la voluntad de cambio renuncien a los habitos negativos adquiridos en la calle.

El nino o nina en esta etapa comienza a forcejear. Tiene el deseo de estar en el albergue y decide ir; sin embargo, para estar ahi y obtener los beneficios que le brinda, tiene que adaptarse a la estructura del programa y enfrentar las contradicciones que esto implica, ya que debe abandonar lo que hasta ahora fue --para bien y para mal-- su hogar, y la forma de vida que construyo a partir de la calle.

Es asi como se abre la interrogante respecto de su futuro, y el nino o nina de alguna manera debe comenzar a reflexionar y a tomar decisiones. Se trata del tema del cambio de vida. Este es un momento critico en el proceso de transito del nino o nina hacia un nuevo mundo.

En las tres trayectorias analizadas se presenta un fenomeno similar al que se vio en el proceso de salida del hogar: una tension que nace precisamente de las contradicciones entre el mundo de la calle y el mundo al que es invitado por el educador o educadora.

La lucha interna marca el inicio de una nueva etapa caracterizada por la oposicion que existe entre estos dos mundos que compiten entre si. El nino o nina se siente atraido por el espacio educativo y lo que en el encuentra, pero tambien se resiste a el, ya que su pertenencia comienza a estar condicionada a dejar algunas practicas comunes de la calle. Este es un momento crucial: podria quedar atrapado en la cultura de la calle, o bien, en una dinamica sostenida por las visitas intermitentes y periodicas a la institucion, convirtiendola en un factor mas que le permite sobrevivir y permanecer en la calle.

En la tabla siguiente describo estas fuerzas de acuerdo con lo senalado por los protagonistas en sus historias:
Esquema No. 2. Campo de fuerzas dado en la transicion calle/institucion

Espacio      Fuerzas que expulsan            Fuerzas que atraen

           * La soledad                * La libertad y el juego
Calle
           * Las consecuencias de      * El consumo de drogas
           la adiccion a las drogas
                                       * Red de pares y adultos clave
           * La inseguridad
                                       * Recursos para la
                                       sobrevivencia

Albergue   * Las reglas                * Vinculo afectivo con sujetos
                                       adultos

           * La dependencia de la      * Proteccion y servicios
           droga
                                       * Asistencia de los pares
           * Los pleitos y
           diferencias con otros       * Desarrollo de pertenencia
           ninos y ninas               al espacio

                                       * El juego colectivo


El consumo de drogas y el uso de la violencia son las generadoras de las primeras contradicciones, como sucede con Ramiro:

[...] la primera vez me quede 24 horas (en el Refugio); al dia siguiente me acuerdo que me fui a drogar, no llegue a dormir y al dia siguiente !Ahi voy otra vez! Luego me dijeron: '?Que hubo carnal? acabas de salir y ya otra vez'. Pero no, no entendia, porque volvia, salia, me drogaba y otra vez regresaba.

En el caso de Camilo su decision de quedarse a vivir en el Refugio se desencadeno a partir de que buscaba una forma de zafarse de las drogas:

?Que significaba entrarle (al Refugio)? Pues entrar a vivir a la casa [...]

?Y eso lo hablaste con el mairo? No recuerdo si con ..., [...], pero si fue, digo: "pues me quiero alivianar" ?no?

?Que mas implicaba ese alivianarse (8)? Pues el quitar la droga.

La droga fue uno de los primeros y mas dificiles cautiverios contra el que tuvieron que luchar Ramiro y Camilo, antes de seguir incursionando en una nueva vida. La institucion no contaba con un programa especifico de desintoxicacion ni con acompanamiento psicologico.

El caso de Oscar fue distinto, porque en el momento del contacto con la institucion apenas comenzaba a experimentar con diversas sustancias:
   No se como es que las deje, simplemente las
   deje, el ultimo que deje fue el cigarro y asi de
   repente dije: 'ya no quiero fumar', y deje de
   fumar. O sea, la verdad, creo que ahora me doy
   cuenta por que el cambio. Creo que es cuando
   siento que algo se convierte en una necesidad,
   es cuando automaticamente, algunas ... no
   se ... los universos se conspiran y las estrellas
   y los cuerpos y todo eso, todo se une y yo
   digo !hasta aqui! [...] Me servia para [alcanzar]
   las metas que tenia, entonces quiero estudiar
   ingles y fui a buscarle, y queria, queria. Pero,
   nunca he sido asi como muy consciente ...


A pesar de las dificultades, los tres informantes dejaron de recurrir a las drogas en esta etapa del proceso, posibilitandose asi su transito a etapas superiores del programa.

La tension entre el nino o nina y el espacio educativo puede entenderse como una situacion de resistencia en la que se enfrentan los significados y los valores de la subcultra del nino o nina de la calle, frente a la cultura dominante.

Un ejemplo de ello es el uso que de la violencia hace el nino o nina. En la calle tiene una funcion importante: a traves de ella se adquiere estatus, ademas de ser una herramienta importante para sobrevivir; sin embargo, en el albergue adquiere un sentido distinto:
   Me acuerdo que una vez estaba el mairo
   platicando conmigo y un chavo llego y me
   avento !Pum! le contraje un madrazo que
   hasta lo mande por alla. (El mairo le llamo
   la atencion): 'Le digo carnal, que usted no
   entiende'. Y me sali.


Las contradicciones que surgen entre el mundo de la calle y el del espacio educativo, encarnadas por los ninos y ninas y los educadores y educadoras, "son producidas en medio de discursos y valores contradictorios" (Giroux, 2003, p. 137). Se trata de un campo de lucha de significados. La resistencia es una reaccion frente a la posibilidad de perder su identidad (Mclaren, 1998), ganada en este caso a pulso en la calle.

Sin embargo, en estas circunstancias el espacio educativo logro ser lo suficientemente flexible y permeable al mundo del nino, de manera que facilito el apego y el desarrollo de vinculos afectivos dentro de el.

En sintesis, el espacio educativo permeable a muchos de los elementos de la cultura de los ninos y ninas, hace las veces de un dispositivo intermedio entre la cultura de la calle y la cultura dominante. El nino o nina, al encontrar referencias personales que le permitan aventurarse de manera protegida en un porvenir fuera de la calle (Lucchini, 1997c., p. 18), logra que tales resistencias no sean una barrera infranqueable para el cambio, sino un proceso progresivo de negociacion con el educador o educadora y el espacio educativo.

9. El anclaje a la comunidad

El cambio no tendra repercusiones significativas a menos que perdure a traves del tiempo, es decir, que se mantenga vigente hasta dar forma a un nuevo proyecto de vida. Para ello es indispensable la permanencia en la comunidad.

El factor central del anclaje a la comunidad esta relacionado con la metodologia participativa basada en tres principios que regian la vida de la colectividad: participacion, organizacion y protagonismo infantil.

A traves de ella los ninos y ninas tuvieron un lugar protagonico dentro de su comunidad, lo que los doto de status y reconocimiento, y facilito la formacion de imagenes positivas del si mismo. Ademas, facilito el desarrollo de lazos filiales con sus pares y por consiguiente un fuerte arraigo y sentimiento de pertenencia a su comunidad, fortaleciendo su capacidad de enfrentar los problemas y superar las frustraciones implicadas en este proceso.

[ILUSTRACION OMITIR]

La vida comunitaria, en los terminos que aqui presento, fue el dispositivo facilitador del anclaje al programa y la permanencia en el mismo. El esquema siguiente reune los factores que intervienen en este proceso.

Es asi como el anclaje a la comunidad surge a partir de la accion grupal y colectiva cotidiana que provee a los ninos y ninas de un espacio social fertil para experimentar y probarse a si mismos que son capaces de obtener logros y alcanzar metas importantes.

Por lo tanto, el programa educativo es efectivo en la medida en que mantiene vigentes y actuantes los factores que permiten a los ninos y ninas alcanzar metas, tener logros y actualizar a lo largo de los anos la filiacion a la comunidad.

En sintesis, es necesario que el programa educativo continue siendo una estructura de plausiblidiad para el cambio, un dispositivo que en esta etapa tiene por objetivo anclar al nino o nina al espacio educativo para que los ninos y ninas continuen tomando en serio el proceso de cambio.

10. La logica que sigue el cambio

El cambio se gesta dentro de una red de relaciones que circula a lo largo de las dimensiones social, institucional e individual. La multiplicidad de factores asociados al cambio nos muestra que este no es una ecuacion sencilla de explicar, ya que depende de la conjuncion de una diversidad de circunstancias en un tiempo especifico. Lo mas importante de esto es que contribuye a desmantelar las ideas simplistas basadas en la relacion causa efecto que aun permean amplios sectores de la sociedad: "los pobres son pobres porque no trabajan", "los ninos y ninas de la calle se quedan en ella porque les gusta la flojera y la vagancia", "solo quieren llamar la atencion", "no quieren cambiar", "yo le ofreci meterlo a la escuela y no quiso". Estas son solo algunas de las muchas frases que he escuchado a lo largo de mi trabajo con este sector de la infancia, expresadas por personas que quiza tienen buena voluntad pero poco conocimiento de la compleja realidad en la que estan interviniendo.

Los resultados del analisis indican que el cambio de vida no es unicamente una cuestion de decision, de optar por salir de la calle, de aprovechar las oportunidades que las instituciones les ofrecen y construir un nuevo proyecto de vida. Si nos situamos desde la perspectiva de los ninos y ninas, en este caso de los informantes, su perspectiva nos permite ver que hay una fina trama que va desde la realidad intrapsiquica hasta la sociologica, que existen fuerzas y tensiones entre estos niveles de realidad que posibilitan y dificultan el transito de los ninos y ninas que viven en la calle hacia una vida digna y gratificante.

La logica bajo la cual se activa y despliega el proceso de cambio se caracteriza por cinco dinamicas: ser/ ser mas, vinculacion/desvinculacion, objetivo/ subjetivo, individuo/colectivo, concentracion/ diversificacion/ redistribucion. Las cinco comparten una logica que transita entre los dos polos de la realidad --objetivo/subjetivo, el yo y el otro-- a partir de los que el cambio se moviliza. Las dos primeras comparten la caracteristica de ser dinamicas impulsadas por el nino o nina y su busqueda, y las ultimas tres por el espacio educativo y su pedagogia.

Ser - Ser mas

El proceso de cambio avanza a partir de la contradiccion entre las fuerzas que empujan al nino o nina a ser mas, y los obstaculos internos y externos que se lo impiden. Los ninos y ninas de la calle crecen dentro y a partir de la contradiccion, por lo que aprenden a lidiar con ella y a hacerla su complice en el proceso de cambio. En su busqueda por ser mas --que se evidencia por el caminar que inicia con la salida del hogar--, encuentran duros opositores en las propias carencias y limitaciones emocionales, en las limitaciones institucionales y en la estructura y dinamica social que se les impone y que los determinan de maneras diversas.

Para Freire, la busqueda por ser mas es una fuerza intrinseca a la naturaleza del ser humano; se trata de

una eterna busqueda conciente del proceso de ser y estar en el mundo, conquistando una libertad que no lo aprisione en el individualismo si no que lo libere para experimentar la vida en comunion con sus desafios y conquistas en la relacion humanidad con humanidad y no mas en la humanidad contra la humanidad (Saul, 2002, p. 88).

La contradiccion, por tanto, es una dinamica siempre presente en sus vidas; refleja la imagen del ser humano que camina por una empinada cuesta que ademas esta llena de obstaculos. Esto permite imaginar el grado de intensidad con que los ninos y ninas experimentan sus historias, el nivel de desgaste emocional que implica el cambio y sobre todo la fuerza y el impetu de su busqueda por ser mas, por ser alguien y pertenecer a algo que de un sentido profundo a su vida.

Vinculacion - desvinculacion

A la activacion de cambio, le sigue la busqueda, la que --sobre todo en las primeras etapas-- lleva al nino o nina a transitar de un espacio social a otro. Este transito constante se debe a una situacion, tambien constante, de vinculacion/desvinculacion afectiva.

Las trayectorias estan marcadas por ciclos de vinculacion/desvinculacion de un espacio social a otro, donde la vinculacion esta constituida por el elemento afectivo entre el nino o nina y las personas que constituyen el espacio social: la madre, los pares, los educadores y educadoras, etc.

Las historias de los informantes se caracterizan por el transito a lo largo de diversos espacios sociales: hogares sustitutos, la calle, el albergue, la comunidad de vida, etc. El ritmo del transito y la permanencia en el espacio dependen del grado de vinculacion afectiva que establezca el nino o nina con las figuras significativas de dicho espacio, asi como del desarrollo posterior de la pertenencia. Esta ultima dependera del desarrollo de la confianza y del hecho de tener un rol que le permita participar, ser reconocido; en sintesis, como dice Freire: ser alguien.

La imagen a la que esta dinamica refiere es la de un nino o nina que teje y teje vinculos, los que sin entender muy bien como y por que, se desagarran una y otra vez, se rompen, se destejen.

Esto nos indica que la gestacion de una vida estable para estos ninos --en realidad para cualquier nino o nina-- esta intimamente ligada con la posibilidad de establecer vinculos afectivos estables a lo largo del tiempo.

Objetivo - subjetivo

El cambio sigue en un proceso que transita entre la realidad objetiva y la subjetiva (Berger & Luckmann, 2003, pp. 186-216). Cito un ejemplo de las primeas etapas del proceso: el nino o nina que vive en la calle, luego de los primeros encuentros con un educador o educadora llega a hacer una "cita" con el o ella, y la cumple; comienza a asistir a ciertas horas a determinados lugares, se organiza con su red de pares para realizar las actividades que el educador o educadora propone, deja quiza de consumir drogas por ese breve lapso de tiempo. Asi es como su cotidianidad --realidad objetiva-- comienza a ser trastocada poco a poco por la presencia del educador o educadora. Paralelamente se vincula afectivamente a la figura del educador o educadora, comienza a familiarizarse con su discurso que contiene nuevos significados con respecto a su circunstancia de callejero, a traves del cual se dibuja el bosquejo de una nueva realidad que afecta y transforma su realidad subjetiva permitiendole ver --objetiva y subjetivamente-- nuevos horizontes de posibilidad.

El discurso y las practicas pedagogicas tienen un papel preponderante en el proceso de resignificacion del nino o nina y su mundo: el primero aporta los nuevos significados en el ambito subjetivo del nino y las segundas los confirman y sedimentan en la realidad objetiva. Es decir, para que el nino o nina crea en y siga al educador o educadora, este debe confirmar su discurso en la cotidianidad del nino o nina, y viceversa.

El proceso educativo debe incidir en ambas dimensiones. El acto de educar ocurre a partir del dialogo y es en el terreno de lo subjetivo donde comienzan los primeros cambios que se manifiestan en nuevas formas de leer la realidad, las cuales permiten a la persona comprender su mundo y su circunstancia personal --como es que esta se encuentra configurada--, y actuar entonces para transformarla en el ambito de lo concreto u objetivo (Freire, 1978).

Berger y Luckmann (2003) senalan al respecto que el transito de una realidad a otra no es una gran proeza, ya que lo realmente complicado es fijar y sedimentar la nueva realidad en el mundo subjetivo de los individuos, de manera que al entrar en contacto con los significados y significantes anteriores la persona logre mantenerse en la nueva realidad.

Por lo tanto, desde una perspectiva pedagogica debe entenderse el cambio como un proceso que ocurre en ambas dimensiones, donde la realidad subjetiva del nino o nina debe transformarse; pero para fijar y mantener estos cambios es indispensable que exista una base objetiva que confirme continuamente los nuevos significados adquiridos.

Individuo - colectivo

El proceso de cambio se desplaza en una dinamica que transita permanentemente entre lo individual y lo colectivo, como los dos polos o caras inseparables en la constitucion del cambio. El colectivo tiene tres funciones fundamentales a lo largo del proceso de cambio:

* Desplaza al mundo anterior

* Define los contornos de un nuevo mundo

* Sostiene, mantiene y renueva el cambio

El grupo o la comunidad de ninos y ninas se presenta a lo largo de las trayectorias como el contexto, por excelencia, donde ocurre el cambio. El colectivo formado de pares y sujetos adultos educadores, hace las veces de una red que tiene diversas funciones, de acuerdo con la etapa del proceso de cambio de que se trate.

Concentracion -- diversificacion - redistribucion Otra logica que caracteriza el proceso de cambio y que parece supeditada al modelo pedagogico (9) es la de concentracion- diversificacion- redistribucion de los vinculos afectivos y las pertenencias del nino o nina.

El cambio esta marcado por tres momentos: uno donde el nino o nina se repliega, y concentra sus vinculos afectivos mas importantes y su pertenencia hacia el interior de su espacio social de vida; otro donde despliega y diversifica sus vinculos y las pertenencias hacia nuevos espacios sociales; y un tercero, en el que luego de la diversificacion, ocurre una redistribucion del peso o importancia de los vinculos y la pertenencia que el nino o nina ha desarrollado.

La vida familiar refiere a un momento de concentracion, luego la salida a la calle presenta un momento de diversificacion, que transita despues por un proceso de adaptacion en el cual se redistribuye y redefine el peso especifico de los vinculos ahi establecidos, en un espectro de relacion formado por circulos concentricos donde el primer circulo determina los vinculos mas importantes para el nino o nina, y asi sucesivamente. Mas tarde reinicia el mismo ciclo: concentracion de los vinculos en el espacio educativo, diversificacion de los mismos al explorar nuevos espacios sociales --tales como la escuela y el trabajo--, y mas tarde, cuando inicia el transito a la vida independiente, se presenta la redistribucion del peso especifico que estos vinculos tienen en su vida.

Esta dinamica alude a la idea del proceso de maduracion, en donde al ir avanzando se construye la red de relaciones y vinculos afectivos que sostienen la vida del nino o nina, y que pasa de ser una red inestable a una mas estable.

11. El significado del cambio de vida

El cambio se presenta como una alternacion, es decir, un cambio radical, semejante al que experimentan las personas que se unen a una congregacion religiosa, o a un partido politico. Berger y Luckmann (2003) explican que este cambio solo puede ocurrir a partir de un proceso de resocializacion que implica, en su grado mas extremo, desmantelar la realidad anterior y construir una nueva (Berger & Luckmann, 2003, pp. 185-216).

Los autores afirman que la resocializacion requiere de una matriz de plausibilidad, o sea, de un contexto que posibilite este proceso. En el caso que nos interesa, la institucion es la que aporta esta matriz que sirve de "laboratorio para la transformacion".

Esta organizacion disenada para el cambio tiene una estructura especifica, un grupo de practicas determinadas y un discurso cuya funcion es transmitir los nuevos significados y legitimar la propuesta institucional tanto en la etapa inicial como en las subsiguientes. La matriz opera mediante un proceso que facilita el desmantelamiento de la antigua realidad y la construccion de una nueva.

[ILUSTRACION OMITIR]

Para que ello ocurra es necesario que se desarrolle un alto grado de filiacion al programa (matriz de resocializacion), lo cual ocurre en la medida en que se genera una identificacion fuertemente afectiva con los significantes de la matriz (educadores o educadoras, y pares), asi como el alejamiento total o parcial de la realidad anterior, por lo menos hasta que la nueva realidad quede fijada, concentrando las interacciones significativas del grupo y del equipo responsable de la tarea de re-socializacion: "Sin esa identificacion no puede producirse ninguna transformacion radical de la realidad subjetiva (en la que se incluye, por supuesto, la identidad) (Berger & Luckmann, 2003, pp. 185-216)".

El proceso de cambio inicia con el desarrollo del vinculo afectivo educador(a)-nino(a). A partir de ese momento y en la medida en que el nino o nina se aleja de la calle y desarrolla pertenencia al espacio educativo, el educador o educadora adquiere una posicion cada vez mas importante en el mundo del nino o nina como figura socializante. Estas son las bases sobre las cuales se gesta el proceso de cambio a lo largo del cual los informantes lograron zafarse y dejar definitivamente la calle y donde los ingredientes fundamentales, de acuerdo con lo que las trayectorias senalan, son: el nino o nina, sus pares y los educadores y educadoras, el espacio educativo, la vinculacion afectiva y la pertenencia.

El cambio en terminos teoricos se entiende entonces como una dinamica resocializante, a lo largo de la cual el nino o nina desmantela su realidad anterior y genera una nueva en la que reinterpreta su historia, su presente, y reconstruye sus horizontes de futuro. En el siguiente esquema integro estos elementos en una secuencia temporal:

La linea punteada indica la evolucion que experimenta la identidad del nino o nina que, de acuerdo con lo analizado, transita hacia el ser mas, pasando de ser una identidad constituida fundamentalmente de imagenes negativas sobre si mismo a una identidad formada de imagenes positivas.

Este cambio pasa por trastocar y transformar, primero, la realidad objetiva del nino o nina, y posteriormente su realidad subjetiva. Las primeras etapas del proceso muestran esto con mayor claridad: la presencia del educador o educadora desencadena un cambio en las practicas cotidianas del nino o nina, quien se reune junto con otros pares en torno a las actividades que el educador o educadora prepara para el; paralelamente estos encuentros trastocan tambien la realidad subjetiva del nino o nina, quien comienza a desarrollar un lazo afectivo con el educador o educadora y a reconstruir la confianza perdida en los sujetos adultos, y posteriormente, a traves del logro, reconstruye tambien la confianza en si mismo.

El cambio ocurre entonces en una logica que va de afuera hacia adentro y de los otros hacia si mismo

12. Elementos a considerar para los programas educativos

Un modelo participativo

Es dificil pensar que un nino que ha vivido de manera independiente y es capaz de proveerse de lo necesario para la sobreviviencia, pueda adaptarse a un espacio con una organizacion vertical en el que debe de seguir un regimen de vida y un sistema normativo en el que no tiene injerencia alguna y le es totalmente ajeno.

El modelo participativo permite que los ninos y ninas se identifiquen y hagan suyo el albergue, el cual, al paso del tiempo, llega a ser el espacio de referencia mas significativo para ellos, algo parecido a una familia sustituta que los dota de identidad y sentido, y en donde encuentran las oportunidades para aprender y desarrollar habilidades que les permitiran en el futuro ser independientes. La idea del modelo participativo y comunitario sustituye el vacio de familia, de grupo y de referentes sociales que desencadeno la huida del nino o nina a la calle.

Un intenso y gratificante regimen de vida

La participacion en si misma no es suficiente, ya que se requiere de un regimen atractivo que mantenga a sus pobladores y pobladoras actuantes e interesados en la conquista de metas. Un espacio en donde los ninos y ninas, adolescentes y jovenes no se sientan retados y estimulados, desencadena condiciones propicias para el aburrimiento, el desanimo, la tristeza y la perdida de interes, y propicia un terreno fertil para la reactivacion del consumo de drogas.

Un regimen de vida con estas caracteristicas requiere de un equipo profesional, creativo, comprometido y responsable; asi como de recursos materiales, de una praxis en la que se distribuyan equilibradamente los tiempos para la accion, la reflexion, la planeacion y la evaluacion.

Atencion individualizada

El acompanamiento o atencion individualizada es una necesidad importante para estos ninos y ninas y para la restitucion de sus vacios afectivos. Aunque de diferentes formas --de acuerdo con la edad y la etapa de vida--, los chicos y chicas necesitan de una figura adulta a la cual apegarse; especialmente en los periodos de crisis y transicion, el acompanamiento individual es un factor fundamental para que logren mantenerse en el proceso de cambio.

Ademas, los episodios criticos de la vida tales como la muerte de un familiar, la incorporacion a nuevos espacios sociales y especialmente el proceso de salida de la institucion y la incorporacion a la vida independiente, en un contexto "normal", son generadores de miedos y ansiedades; pero en el caso de estos ninos y ninas, mas vulnerables al fracaso, se vuelven momentos en los que requieren de un acompanamiento mayor, ya que corren el riesgo de regresar a las viejas practicas callejeras.

Una pedagogia que transforme la realidad subjetiva y objetiva paralelamente

Es importante rescatar que el proceso educativo de los ninos y ninas se desarrollo en dos niveles: la realidad subjetiva y la objetiva. En el caso de la dimension subjetiva, el discurso pedagogico doto a los ninos y ninas de nuevos significados que les permitio imaginar una nueva vida, descubrir que eran merecedores de la misma, resignificar su experiencia de vida y generar la confianza necesaria para aventurarse a una nueva experiencia. Por el otro lado, en el caso de la dimension objetiva, el programa facilito que los ninos y ninas alcanzaran metas y logros progresivos a partir de los cuales confirmaron la posibilidad y viabilidad de sus capacidades para hacer de su vida una experiencia distinta y mas gratificante que la de la calle, confirmacion de que era posible y viable transformar su realidad.

Las trayectorias nos senalan la importancia de trabajar intencionadamente en ambas dimensiones de la realidad, de manera que se les proporcione a los ninos y ninas tanto una base material con las oportunidades necesarias para probar sus capacidades y alcanzar las metas que se han trazado, como elementos necesarios para resiginificar su pasado y sonar e imaginar su futuro.

Un programa a la medida de las necesidades de los ninos y ninas

Es importante subrayar que el analisis de estas tres trayectorias nos ensena que la atencion a esta infancia no puede darse masivamente mediante un sistema regulado por tiempos institucionales y gubernamentales. Criar a un nino o a una nina dentro de la familia lleva una vida; entonces, ?por que se espera que los ninos y ninas salgan de la calle y transformen su mundo de acuerdo con los tiempos politicos o institucionales?

Se busca atender a los ninos y ninas de la manera mas eficiente y al mas bajo costo como si se tratara de una empresa embotelladora de refrescos. Por el contrario, esta infancia a la que nuestro sistema --caracterizado por la inequidad-- ha golpeado brutalmente dejando sus marcas de por vida, le debemos la maxima atencion e inversion, ya que sus carencias y necesidades son mayores que las de cualquier otro nino o nina criado en una familia amorosa y con las oportunidades de salud, educativas, culturales, recreativas, deportivas, de las que por ley deberia gozar todo nino o nina; esa seria una verdadera politica compensatoria.

13. Epilogo

Las trayectorias nos muestran que el cambio es posible, que los ninos y ninas al encontrar los puntos de apoyo necesarios son capaces de superar las multiples dificultades que implican la salida de la calle y el cambio de vida. Sin embargo tambien nos dejan ver que tal cambio requiere ir mas alla de las declaraciones, que no basta solo con desearlo, no basta con decretos gubernamentales o programas de buena voluntad que ofrezcan una larga lista de servicios, que tengan casas limpias y ninos y ninas bien aseados.

El analisis aqui realizado nos sumerge en la complejidad que implica un proceso de esta naturaleza, cuyo eje gravitacional es la condicion humana y social. Un proceso que requiere de una extrana combinacion entre amor y profesionalismo, un profesionalismo amoroso que demanda acciones pedagogicas claramente trazadas e intencionadas y modelos de atencion disenados desde la comprension profunda del fenomeno del cambio que experimentan los ninos y ninas.

Es tambien un proceso que materializa las contradicciones que engendra el sistema social basado en la economia de mercado, y que somete a los ninos y ninas y a las instituciones a las mismas leyes de este, donde quien menos tiene ocupa un lugar marginal con respecto a las oportunidades y bondades que se anuncian en los espectaculares del regimen basado en el capital.

Las narraciones dan cuenta de dos circunstancias que caracterizan los alcances y las limitaciones de estos ninos: el cambio y la continuidad. Las trayectorias muestran multiples evidencias de la presencia del cambio en la vida de los informantes: la salida de la calle, el desprendimiento de las drogas, los logros academicos y laborales, etc. Sin embargo se presentan elementos relacionados con la identidad y la clase social que se mantienen a lo largo de sus vidas y actuan a su favor y en contra. Esta es la paradoja del cambio: la coexistencia de circunstancias que permiten concretar los suenos de una vida mejor con mecanismos de reproduccion social que actuan como frontera en la realizacion de esas aspiraciones.

Lista de referencias

Berger, P. & Luckmann, T. (2003). La construccion social de la realidad. Buenos Aires: Amorrortu.

Becker, H. (1974). Historias de vida en sociologia. En J. Balan, R. Anngell & J. Marsal. Las historias de vida en ciencias sociales. Teoria y tecnica. Buenos Aires: Nueva Vision.

Casassus, C. (1998). El uso del metodo biografico en el estudio de trayectorias sociales precarias, en en las ciencias sociales. En T. Lulle, P. Vargas & L. Zamudio. Los usos de la historia de vida en ciencias sociales. Barcelona: Anthropos.

Cornejo, I. (1999). Los hijos del asfalto. Una prospeccion cualitativa a los ninos de la calle. Mexico, D. F.: Universidad Iberoamericana. Recuperado el dia 10 de noviembre del 2004, de: convergencia.uaemex.mx/rev19/pdf/ cornejo.pdf

Freire, P. (1978). Pedagogia del oprimido. Mexico, D. F.: Siglo XXI.

Giroux, H. (2003). Teoria y resistencia en educacion. Mexico, D. F.: Siglo XXI.

Lucchini, R. (1997a). Entre fugue et expulsion: le depart de l'enfant dans la rue._

Recuperado el dia 24 de junio del 2006, de: http://www.unifr.ch/socsem/Fichiers%20PDF/ Entre%20fugue%20et%20expulsion.pdf

Lucchini, R. (1997b). Nino de la calle: identidad, sociabilidad y droga. Barcelona: Amelia Romero Editora.

Lucchini, R. (1997c). L'enfant de la rue: carriere, identite et sortie de la rue. Recuperado el dia 24 de junio del 2006, de: http://www.unifr.ch/socsem/Fichiers%20PDF/ Entre%o20fugue0/o20et0/o20expulsion.pdf.

Mclaren, P. (1998). La vida en las escuelas. Una introduccion a la pedagogia critica en los fundamentos de la educacion. Mexico, D. F.: Siglo XXI.

Rizzini, I. (Coord.) (2003). Vida nas ruas, criancas e adolescentes nas ruas: Trajectorias inevitaveis? Rio de Janeiro: PUC Rio.

Rojas, M. (2004). Lo biografico en sociologia. En M. L. Tarres (Coord.) Observar, Escuchar y Comprender sobre la tradicion cualitativa en investigacion social. Mexico, D. F.: Flacso.

Saul, A. (2002). Freire y la formacion de educadores: multiples miradas. Mexico, D. F.: Siglo Veintiuno.

SABINE CARDENAS **

Coordinadora del area de investigacion y evaluacion educativa del Trompo Magico Museo Interactivo en Zapopan, Jalisco, Mexico.

** Licenciada en Psicologia y Maestra en Sociologia de la Educacion. Miembro del Movimiento de Apoyo a Menores Abandonados (Mama A.C.). Correo electronico: sairamsa@hotmail.com

Primera version recibida noviembre 4 de 2009; version final aceptada junio 8 de 2010 (Eds.)

* Este articulo esta basado en los resultados de la tesis "Ninos de la calle: trayectorias de un proceso educativo liberador", registrado con el codigo 1573 y que se desarrollo en el periodo de septiembre 2003 a junio 2008, para obtener el grado de Maestria en Sociologia de la Educacion en el Instituto Superior de Investigacion y Docencia para el Magisterio (ISIDM), con Clave de Centro de Trabajo 14ESUOO10Q. El trabajo fue ganador del primer lugar a la mejor investigacion del Premio Unicef 2008.

(1) Los documentos personales (como cartas o diarios de los muchachos), fueron incluidos solo cuando los jovenes quisieron compartir esta informacion. especificas de las trayectorias en los aspectos escolares y laborales. Realice tambien una Bitacora de Entrevista, para recuperar las circunstancias en las que se desarrollaron las entrevistas.

(2) El tiempo de vida es relativo, ya que en la mayoria de los casos no se trata de un tiempo continuo. El periodo de vida familiar se ve interrumpido por emplazamientos con otras familias, salidas a la calle, etc.

(3) Las palabras que aparecen en cursivas hacen referencia al lenguaje pedagogico de Mama A.C.

(4) Mona: palabra utilizada por los ninos que hace referencia a un pedazo de estopa, tela o papel, impregnado de tonzol (solvente que utilizan para drogarse)

(5) Mairo: Forma que utilizan los ninos para dirigirse a los educadores. Refugio: Espacio-albergue de Mama A.C. (primera fase del programa) que abre sus puertas por la tarde y las cierra por la manana.

(6) Es importante hacer un senalamiento en cuanto al grado de conciencia de los informantes con respecto al cambio y el futuro. Ellos senalan que no tenian una conciencia clara de lo que estaba pasando en sus vidas, que se trato mas bien de una experiencia en donde seguian adelante, se dejaban llevar por la inercia en medio del colectivo.

(7) Vocablo utilizado en la calle que refiere al acto de inhalar tonzol (toncho).

(8) Alivianarse es un termino utilizado en la calle para hacer referencia a estar o sentirse mejor. La vida vieja es parte del lenguaje pedagogico institucional y se refiere a la vida permeada por las broncas de la calle.

(9) El programa se constituye a partir de cinco etapas que siguen justamente esta logica.
Esquena No. 1. Campo de fuerzas en la transicion hogar/calle

Espacio         Fuerzas que expulsan            Fuerzas que atraen

Familia   * La ausencia de afecto,           * Esperanza de que las
          cuidado y proteccion               cosas cambien

          * La sujecion extrema              * La escuela (en el caso
                                             de Camilo)
          * Violencia fisica, verbal,
          psicologica

Calle     Miedo a la soledad y a no saber    * Capacidad para la
          como sobrevivir en la calle        sobrevivencia economica

                                             * Red de pares

                                             * Red de adultos clave

                                             * Experiencia de libertad
COPYRIGHT 2010 Centro Internacional de Education y Desarrollo Humano (Cinde) y Universidad de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cardenas, Sabine
Publication:Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ninez y Juventud
Article Type:Report
Date:Jul 1, 2010
Words:11859
Previous Article:Ninos que se hacen hombres: conformacion de identidades masculinas de agricultores en Costa Rica.
Next Article:Opinion sobre el rol y perfil del educador para la primera infancia.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters