Printer Friendly

Niguas.

[ILUSTRACION OMITIR]

MADRID. -- La revista Science se ha hecho eco hace poco de una historia en verdad curiosa que indica hasta que punto puede llegar la vocacion por la ciencia. Marlene Thielecke es una estudiante de doctorado de medicina de la Universidad Charite de Berlin (Alemania) que se paso un tiempo en Madagascar investigando la enfermedad que se conoce como tungiasis. La causa un insecto, la nigua o pulga de arena, muy comun en zonas calidas de Sudamerica, el Caribe y Africa, cuyo nombre cientifico--Tunga penetrans--viene bien a cuento porque las hembras de la nigua penetran en los pies del huesped, ponen sus huevos bajo la piel y luego, al cabo de pocas semanas, mueren.

Suelen dejar los miembros infectados hechos lo que se dice un desastre, asi que padecer la tungiasis es tan incomodo y doloroso como parece. El mejor tratamiento que existe es el de extirpar la pulga: muerto el perro, se acaba la rabia. Thieckele descubrio que, ademas de estudiar las niguas, habia sido infectada por una de ellas. Lo bueno viene ahora: la doctoranda se ofrecio como sujeto de experimentacion, dejando que la pulga siguiese su ciclo vital y tomando fotografias del desarrollo de la infeccion. Con la sorpresa de encontrarse con que esa nigua en particular no ponia huevo alguno y, por anadidura, resultaba ser extremadamente longeva. Al cabo de dos meses de estudios--y padecimientos--Thielecke decidio acabar con el experimento y extrajo el insecto. La historia de la infeccion tolerada tiene un lado bueno: la doctorando y su director de tesis publicaron un articulo acerca de las niguas que aclara un punto oscuro respecto de sus habitos de reproduccion. Hasta ahora se pensaba que las pulgas de arena hembras eran fecundadas en tierra, antes de entrar en el huesped. Pero la explicacion para la larga vida y la incapacidad para poner huevos de la pulga que habia parasitado a Thielecke tenia una misma explicacion: nunca fue cubierta por un macho. Lo que abre paso a la hipotesis de que estos en realidad se aparean con las hembras despues, y no antes, de que se produzca la infeccion. Como no se casi nada de entomologia y muy poco de los artropodos, me veo incapaz de valorar el merito de la contribucion de Thielecke y su mentor, Hermann Feldmeier, al conocimiento de las T. penetrans.

La revista en la que sacaron el articulo, Travel Medicine and Infestious Disease, tiene un factor de impacto modesto, 1,776. Pero menos da una piedra y mucho menos aun, desde luego, una infeccion con parasitos enojosos. Esa seria la clave a tener en cuenta: lo que la doctoranda tuvo que aguantar para seguir con su trabajo de investigacion. Yo he formado parte muchas veces de los tribunales de tesis y, la verdad sea dicha, rara vez he podido tropezarme con un alumno tan abnegado.

COPYRIGHT 2013 Editorial Cruzada, S.A. DE C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:investigacion de la cientifica Marlene Thielecke con niguas
Author:Cela Conde, Camilo Jose
Publication:Siempre!
Article Type:Columna
Date:Dec 1, 2013
Words:511
Previous Article:Saqueo externo de Pemex, via bandera simulada.
Next Article:La meta: una bella China: reunion del Comite Central.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters