Printer Friendly

Nexos subrepticios con la mafia.

[ILUSTRACION OMITIR]

Durante el debate que el pasado 26 de septiembre sostuvieron Hillary Clinton y Donald Trump, la candidata democrata subrayo el racismo y la misoginia del republicano, exhibio su ignorancia y lo critico por su negativa a publicar sus declaraciones fiscales. Sin embargo, no recordo un hecho documentado: los vinculos que Trump tejio en los anos setenta y ochenta con poderosos capos de origen siciliano, violentos caciques sindicales, despachos de abogados corruptos y operadores de la mafia rusa. De hecho, el FBI investigo las relaciones del magnate, pero nunca presento cargos en su contra.

Cuando se inicio en el sector inmobiliario, Donald Trump tejio alianzas con poderosas familias manosas de Nueva York y Filadelfia para llevar a cabo sus primeros desarrollos, que desembocaron en su fortuna actual.

Desde mediados de los setenta su nombre fue vinculado con poderosos capos de origen siciliano, violentos caciques sindicales, despachos de abogados corruptos y operadores de la mafia rusa.

Trump es ahora el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos y se encuentra en la recta final rumbo a los comicios, que se llevaran a cabo el proximo 8 de noviembre.

Durante el rispido debate que sostuvo con su rival democrata, Hillary Clinton, ella le echo en cara su racismo y misoginia, senalo las ocasiones en las que sus negocios fracasaron, demostro su ignorancia y lo critico por su negativa a publicar sus declaraciones fiscales.

La democrata nunca ha abordado en publico los vinculos del joven Donald Trump con la mafia de Nueva York, por los cuales el magnate fue investigado pero nunca condenado.

Su padre, Fred Trump, construyo su fortuna cuando la Gran Depresion de los anos treinta puso de rodillas al sector de la construccion y de la vivienda en el pais. En 1934, el progenitor de Trump compro un paquete de hipotecas a un promotor inmobiliario arruinado y erigio fraccionamientos enteros con los subsidios que otorgaba la Administracion Federal de Vivienda. Saco grandes ganancias de esos proyectos.

Sin su papa y sin las relaciones politicas que este tejio en los circulos democratas de Nueva York, Donald Trump no hubiera conseguido a mediados de los setenta los terrenos ni los prestamos bancarios para concretar sus proyectos inmobiliarios. De hecho, Fred Trump se hizo garante financiero de los primeros proyectos de su hijo.

Ya en los anos cincuenta, el padre de Trump se asocio con Willie Tomasello para erigir un complejo residencial llamado Beach Haven. Tomasello habia desarrollado proyectos inmobiliarios junto con Franck Wacky Scalise y Louis DiBono, integrantes de las poderosas familias manosas Gambino y Genovese, respectivamente.

Estos nombres, Gambino y Genovese, surgieron en la historia de Donald Trump. Estos integrantes de dos de las Cinco Familias del crimen de Nueva York, fueron socios, contratistas o aliados empleados por el magnate para afincarse en el sector inmobiliario de Nueva York.

Ademas de las actividades prohibidas--como el trafico de drogas o la prostitucion--, las familias manosas controlaban el sector de la construccion a traves de la industria del concreto y de los sindicatos de obreros.

Esto no hubiera sido posible sin la ayuda de Roy Cohn, quien fue mas que un abogado para Donald Trump: este lo consideraba su mentor.

En enero de 1992, el periodista Wayne Barrett publico una amplia biografia no autorizada del magnate, en la cual revelo que Trump se impuso en el sector de la construccion y de los casinos gracias a la fortuna de su padre y a sus conexiones tanto con actores politicos como con integrantes de las familias del crimen de Nueva York, Nueva Jersey y Filadelfia.

Una semana despues de su publicacion, un vocero de Trump asevero que el libro era "aburrido, no factual y altamente erroneo", pero el millonario nunca demando a su autor. La biografia volvio a cobrar relevancia a medida que Trump se perfilaba como ganador de la candidatura republicana a la Presidencia, y fue reeditada en abril ultimo en un libro electronico titulado Los negocios, la caida, la reinvencion.

A partir del primer encuentro, en 1970, Cohn le abrio a Trump las puertas del poder, tanto del oficial como del factico. De acuerdo con Barrett, Cohn era "un abogado que podia representar al mismo tiempo a la arquidiocesis y a los jefes de distintas familias del crimen organizado".

90 mil toneladas de concreto

La Torre Trump, el edificio monumental que Trump erigio sobre el cruce de la Quinta Avenida y la Calle 56, llamo la atencion de las autoridades federales incluso antes de que comenzaran las obras.

Apenas iniciaba la decada de los ochenta y el magnate habia anunciado su decision de construir la torre con puro concreto, un material mucho mas caro que la clasica estructura de metal.

El FBI y la policia de Nueva York sabian que la mafia controlaba la industria del concreto--estaban realizando una investigacion sobre las "Cinco Familias" del crimen neoyorquino--, y sospecharon que una torre elaborada con 90 mil toneladas de ese material--contra apenas 3 mil 800 toneladas de hierro--no se haria sin el aval de la mafia.

"Si bien era inevitable para cualquier desarrollador negociar con el cartel del concreto cuando se construyo la Torre Trump, Donald llevo la relacion varios escalones mas arriba de los que debia", asevero Barett.

Trump compro el concreto a Bif Halloran--un cliente de Cohn que mantenia el monopolio del abasto de concreto "a traves de la intervencion directa" de la mafia--y contrato a la empresa Die Underhill--tambien vinculada con la mafia--para construir la superestructura.

El vinculo mas evidente de Trump con la mafia fue la contratacion de la empresa S&A Concrete por un monto de 6.8 millones de dolares para construir la Trump Plaza, ubicada en la Tercera Avenida. El dueno oficial de esa empresa se llamaba Nick Auletta, pero sus poseedores reales eran Anthony Fat Tony Salerno y Paul Castellano, los jefes de las familias manosas Gambino y Genovese.

Ya en su primer proyecto inmobiliario de gran escala, la renovacion del viejo hotel Commodore en el ostentoso Grand Hyatt, Trump consiguio el concreto de las empresas North Berry y Transit-Mix, las cuales fueron "mencionados en juicios como parte de carteles dominados por la mafia", senala Barrett. Menciona que detras de la fachada legal de la empresa de demolicion Cleveland Wreckeling se encontraba la familia manosa Scarfo, cuyo lider Nicodemo Little Nicky Scarfo se encuentra en la carcel por conspiracion en actividades criminales y nueve asesinatos.

"Si bien era dificil erigir un edificio no contaminado (por la mafia) en Nueva York en aquel entonces, el equipo del Hyatt excedio la cuota de chabacaneria", considero el periodista.

En la fiesta que celebro sus 44 anos, realizada en el Castillo Trump en junio de 1990, uno de los invitados atrajo la atencion: Manny Ciminello, un contratista que participo en proyectos de Trump en Nueva York, vinculado a su vez con Paul Castellano y Anthony Fat Tony Salerno.

"Todos en ese entrelazamiento incestuoso (Cody, Halloran, Auletta, Salerno y Castellano) estaban ligados al despacho de Cohn, y la mayoria de ellos fueron representados por Cohn (en sus juicios)", senalo Barrett en su libro.

Entre febrero de 1985 y noviembre de 1986, el gobierno de Estados Unidos enjuicio a 11 lideres de las familias criminales de Nueva York, entre ellos a Paul Castellano y Anthony Salerno.

Con base en investigaciones federales sobre los negocios ilicitos de las familias, la llamada Comision del Juicio de la Mafia impuso a los capos sentencias de cien anos de prision. Al igual que otros dos jefes mafiosos, Castellano no alcanzo oir su condena: fue asesinado en diciembre de 1985, despues de revelar a las autoridades la forma en la que operaba el llamado "Club del Concreto", entre otros secretos.

Acuerdo tacito

Para remodelar el terreno en que se iba a erigir la Torre Trump, el magnate decidio reducir los precios y contrato a William Kaszycki, un oscuro empresario que recluto a 200 obreros polacos en situacion migratoria ilegal.

[ILUSTRACION OMITIR]

Los obreros trabajaban jornadas de 12 a 18 horas sin siquiera tener cascos. Kaszycki les pagaba entre cuatro y seis dolares por hora, menos de la mitad del salario que se pagaba a los obreros sindicalizados de esa epoca.

La justicia estadunidense determino una decada mas tarde que la Trump Organization y John Cody, el poderoso presidente del sindicato de la construccion Teamster Local 282, alcanzaron un "acuerdo tacito para emplear a los polacos y negarles sus derechos sindicales", reporto Barrett.

Cody tenia intereses en una suite de seis departamentos ubicados en los dos penultimos pisos de la construccion, debajo del triplex del magnate. Fueron adquiridos con dinero de Cody a traves de una amiga de este, una ciudadana austriaca llamada Verina Hixon.

A inicios de los ochenta, Teamster Local 282 llevaba las revolvedoras de concreto fresco a las obras de Nueva York, y Cody extorsionaba a los desarrolladores de proyectos inmobiliarios. Elevaba los precios y negociaba pagos extras con la amenaza de paralizarlas obras.

El cacique sindical trabajaba de la mano con la familia Gambino. Segun Barrett, Cody afirmo posteriormente que "a Donald le gustaba tratar conmigo a traves de Roy Cohn", a quien califico de "bastante buen amigo".

Barrett revelo que en 1982 Trump negocio con Cody para acelerar las obras de la Torre Trump. El sindicato habia planeado una huelga para el siguiente 1 de julio. Esta se extendio dos meses y paralizo practicamente todas las grandes obras en Nueva York.

[ILUSTRACION OMITIR]

En 1984, las autoridades federales detuvieron al lider sindical. Lo encarcelaron por el delito de extorsion y evasion de impuestos. Siete anos mas tarde el FBI lo volvio a aprehender. El hombre habia reclutado a un supuesto sicario--en realidad, un agente encubierto--para asesinar a Robert Sasso, su sucesor en el sindicato.

Barrett indico que Trump contrato a Danny Sullivan, exejecutivo de negocios del Teamsters Union, como "asesor laboral" en la construccion del Hyatt. "Sus relaciones con el presidente de los trabajadores hoteleros--conocida por su asociacion con la familia criminal de Chicago--ayudo a asegurar los primeros contratos de Trump con el sindicato en el Hyatt".

Vecindad criminal

Algunos de los 268 lujosos departamentos de la Torre Trump pasaron a ser propiedad de dictadores, principes, defraudadores o integrantes del crimen organizado en la primera decada de operacion de la torre residencial.

Entre ellos se encontraba David Bogatin, un emigrado ruso que pertenecia a la mafia y compro cuatro departamentos en 1984 por 6 millones de dolares. Segun Barrett, Bogatin elaboro con Michael Franzese, entonces jefe de la familia Colombo, un fraude fiscal relacionado con el petroleo. Segun Barrett, "Donald atendio personalmente la firma (de la compra de los departamentos), en un encuentro con Bogatin y su abogado".

[ILUSTRACION OMITIR]

Joe Weichselbaum, cuya empresa de helicopteros prestaba sus servicios a los casinos de Donald Trump en Atlantic City, compro dos departamentos en la Torre Trump a nombre de su novia y rento otro mas en el Trump Plaza.

Fue encarcelado por trafico de cocaina en 1986, pese a una carta de recomendacion redactada por el propio Donald Trump, en la que aseveraba que el hombre era "escrupuloso, directo, diligente en sus negocios y motivo de orgullo para la comunidad".

La empresa Bayrock Group instalo sus oficinas en el piso 24 de la Torre Trump. Esta empresa se asocio con Trump en la construccion de Trump SoHo, otro edificio monumental de 46 pisos que el magnate inauguro en 2007.

El ruso Felix H. Sater, uno de los socios de Bayrock Group, reconocio en 1998 su participacion en una operacion fraudulenta y de lavado de dinero por 40 millones de dolares, en la que fueron involucrados "figuras del crimen de la mafia rusa", segun reporto The New York Times en diciembre de 2007.

Trump minimizo sus vinculos con Sater--asevero que "no lo reconoceria" si estuvieran en el mismo lugar--, pero el periodico neoyorquino exhibio fotografias en las que ambos aparecen juntos. Entre 2010 y 2011 Sater aconsejo al magnate en la Trump Organization, segun su perfil en LinkedIn.

Robert Hopkins fue detenido en su departamento de la Torre Trump. Socio de la familia criminal Lucchese y operador de circulos ilegales de apuestas, Hopkins habia ordenado el asesinato de un rival. La investigacion determino que el criminal "controlaba la empresa" desde sus departamentos. Segun Barrett, Hopkins era otro cliente de Cohn, quien arreglo el trato para la vivienda. Trump asistio a la firma. Su despacho tambien lo defendio.

Jean-Claude Baby Doc Duvalier, ex "presidente vitalicio" de Haiti hasta su destitucion en 1986, compro un departamento por 2.5 millones de dolares en el edificio, mientras que en 2001 el principe saudita Mutaib ibn Abdulaiz adquirio un piso entero.

El estadunidense Chuck Blazer y el brasileno Jose Maria Marin, dos exempleados de la FIFA vinculados con el escandalo de corrupcion que sacudio la instancia reguladora del futbol internacional el ano pasado, tambien eran duenos de departamentos.

La capital del juego

En su auge como magnate de los casinos en Atlantic City, Trump llego a controlar cuatro de cada 10 cuartos de hotel en la pequena ciudad, considerada como la capital del juego de la Costa Este de Estados Unidos desde que el gobierno autorizo los casinos en 1979.

Para construir su casino Trump Plaza, el multimillonario compro a Salvatore Testa un pequeno bar y el terreno colindante por un millon 100 mil dolares, mas del doble de su valor de mercado. Testa era hijo de Philip Chicken Man Testa, baron y sicario de la mafia de Filadelfia, asesinado en 1981 en un atentado con explosivos. En 1984, Salvatore fue asesinado a balazos en una dulceria.

Trump tambien arrendo dos terrenos, que utilizo para el casino y su estacionamiento, a SSG Inc, cuyos tres socios--Danny Sullivan, Kenny Shapiro y Elliot Goldberg--estaban vinculados con el crimen organizado.

Shapiro, quien era oficialmente revendedor de chatarra, financiaba en realidad la poderosa organizacion criminal Scarfo, que operaba su padre, Nicky Scarfo, en Filadelfia.

La ley de Nueva Jersey prohibia a los duenos de casinos inmiscuirse en las campanas politicas del Estado. En 1982, el nombre de Trump no aparecio en ninguna donacion a la candidatura del entonces aspirante a la alcaldia, Michael Mathews. Sin embargo, empresas de Shapiro y Sullivan subcontratadas por el magnate aportaron 53 mil dolares a su campana. Mathews fue uno de los cinco consejeros que aprobaron el otorgamiento de la primera licencia de casino a Trump en Atlantic City, en marzo de ese ano.

Veintiun meses despues de acceder a la alcaldia, Matthews fue encarcelado por robo y extorsion. Su sentencia se elevo a 15 anos.
COPYRIGHT 2016 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Tourliere, Mathieu
Publication:Proceso
Date:Oct 2, 2016
Words:2590
Previous Article:Aristegui.
Next Article:Al servicio de Washington ... y del Cartel del Milenio.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters