Printer Friendly

Neurosis y neuroticos en la literatura del fin de siglo hispanico.

TextoLos anos finales del siglo XIX y primeros del siglo XX constituyen un periodo en el que literatura y medicina mantienen una intensa relacion de intercambio de intereses; la literatura toma de la medicina recursos de exploracion de la psique humana y la medicina busca en la literatura modelos para explicar los fenomenos morbidos y proporciona al lenguaje literario una tropa de terminos medicos. Sirvan de ejemplo titulos de ensayos del fin de siglo espanol como los de Lucas Mallada, Los males de la patria y la futura revolucion espanola (1890); Pompeyo Gener, Literaturas malsanas: estudio de patologia literaria contemporanea (1894); Julio Jose Virey, La mujer, bajo los puntos de vista fisiologico, moral y literario (?); M. Sales y Ferre, Psicologia del pueblo espanol (1902); Rafael Altamira, Psicologia del pueblo espanol (1902); Gustavo de Iglesias, El alma espanola: Ensayo de una psicologia nacional (1908) y los articulos de Jose Deleito y Pinuela publicados en La Lectura en 1911 y 1912 que aparecen en 1920 en el libro titulado El sentimiento de tristeza en la literatura.

En la sociedad europea del final de siglo XIX preocupan la enfermedad, la convalecencia, el desequilibrio del sistema nervioso y la muerte. El artista esta enfermo como lo estan la sociedad y la epoca; Deleito y Pinuela en El sentimiento de tristeza en la literatura contemporanea escribe que "El arte moderno es triste, porque triste es la vida que le engendra." (1)

En el estudio ya clasico de Carter sobre la idea de la decadencia en la literatura francesa, el autor percibe tres grandes periodos (2). En el primero incluye a los escritores que como Baudelaire y Barbey desarrollan la idea estetica y literaria del dandy, precursor del decadente. Segun Carter este grupo no tuvo acceso a la literatura medica que se publico mas tarde y que se propuso la tarea de explicar cientificamente tanto las perversiones descritas por los romanticos como la genialidad de sus figuras prominentes. En el segundo periodo, a mitad del siglo XIX, aparecen importantes tratados medicos y cientificos que desarrollan la idea de la degeneracion como De l'influence du physique sur le moral (1830) del doctor Joseph Moreau, Traite des degenerescences physiques, intellectuelles et morales de l'espece humaine (1857) de B.H. Morel y Genio e follia (1889) de Cesare Lombroso. En el tercer periodo literario Carter incluye a los escritores que combinan los dos primeros grupos y que obedecen a la representacion tanto estetica como fisiologica de la decadencia. El mejor ejemplo es Joris-Karl Huysmans creador de A Rebours (1884), cuyo personaje, Jean des Esseintes, es simultaneamente un enfermo y un genio; en el tanto Barbey como Lemaitre y Hennequin han encontrado al heroe de una raza decadente y degenerada.

Y es que la enfermedad invade la escritura de este periodo literario; medicos y escritores se muestran un interes reciproco hasta el punto de que se intercambian funciones y papeles (3). Los escritores se apropian de la terminologia medica y la emplean en sus novelas (4). La ciencia de alienistas y especialistas en fenomenos psiquicos inspira relatos fantasticos en los que el autor utiliza las ensenanzas de la psiquiatria, el magnetismo y la frenologia. El artista busca fuentes de inspiracion en los paraisos artificiales en los que penetra por medio de drogas, imagenes oniricas, experiencias de magnetismo, fenomenos morbidos y el espiritismo; en definitiva, diferentes vias que buscan profundizar en el psiquismo del hombre. El mal generalizado en la sociedad del fin de siglo necesita un nombre y asi en la Francia de 1882, la medicina habla del "mal americain" que terminara llamandose "neurastenia".

La terapia de la neurastenia en la epoca se desconoce y se limita a aliviar la sintomatologia mediante la aplicacion de remedios como la aeroterapia y la hidroterapia, asociada a la climatoterapia. El medico Charcot insiste en la necesidad de cambiar de medio como factor importante del tratamiento; Beard defiende la electricidad como terapia y practica la galvanizacion general del cuerpo o del eje cerebro-espinal con la ayuda de corrientes continuas, mas de un medio siglo antes de los primeros electrochocs, mientras que en La Salpetriere, Charcot y el doctor Vogouroux utilizan desde 1877 la electricidad estatica, primero para tratar la histeria y despues la neurastenia.

El medico ocupa un papel muy importante en la sociedad de fin de siglo por la preocupacion general de que la degeneracion se extienda por ser producida por una degradacion evolutiva de la raza humana. Aplicando el concepto psiquiatrico de degeneracion a la cultura moderna, Max Nordau califica a Nietzsche, Verlaine, Ibsen, Wagner, Wilde y a otros modernistas de decadentes y afirma que el arte que produce temas enfermos y perversos es en si mismo enfermo. Nordau senala que los decadentes son peligrosos para la sociedad ya que se desvian de la moralidad burguesa. Entartung (5) es un minucioso estudio que aplica las conclusiones medicas de Moreau (6) y Lombroso (7) a las nuevas escuelas literarias. El propio Emilio Zola, al ser criticado por Nordau, tuvo que someterse a revisiones medicas para conseguir las pruebas cientificas de su normalidad (8). Emilia Pardo Bazan responderia a la aparicion de la edicion francesa de Entartung con los articulos que aparecen en El Imparcial en 1894.

Para Nordau, "habria un medio seguro de probar que no es arbitraria, que no es una humorada sin fundamento, sino que es un hecho la afirmacion de que los autores de todos los movimientos "fin de siglo" en arte y en literatura son unos degenerados: consistiria en examinar cuidadosamente su persona fisica y su arbol genealogico" (9); las nuevas escuelas esteticas sufrian una enfermedad fisiologica que no les permitia expresar sus ideas coherentemente.

En su apoyo llega la nueva ciencia psicologica aunque reconoce el caracter excepcional de las facultades que presiden la actividad artistica, muestra que esta se desarrolla "en los centros inferiores", fuera de la consciencia, de una manera automatica, sin la intervencion del "juicio". Es lo que explica que, mientras el sabio es un genio, el artista no sea -segun Nordau- un verdadero genio; reconoce que se encuentra frente a un individuo entre los mas perfectos de la especie humana y cuya actividad emocional es superior a la del hombre medio, pero sus facultades no son comparables a las grandes cualidades intelectuales del sabio.

En 1894 el catalan Pompeyo Gener publica Literaturas malsanas, escrito con el fin de "analizar ciertos estados anormales de la literatura europea contemporanea que constituyen verdaderos casos patologicos, enfermedades mas o menos graves, funcionamientos irregulares contrarios a la vida, viendo de que elementos proceden y a que son debidos." (10)

Las literaturas malsanas son para Gener las literaturas de la decadencia y proceden de una distorsion en los cerebros que han abusado del alcohol, las drogas, los alucinogenos, como los casos de Rollinat o Verhaeren (11) o Huysmans y sus novelas, que se consideran totalmente insanas. El tema de la enfermedad para Gener es consecuencia de las patologias de los escritores, que en el caso espanol tienen menos incidencia gracias a que la frontera natural de los Pirineos separa Espana del resto de Europa.

La neurosis emerge como una fuerza siniestra sumergida dentro del organismo, que de tiempo en tiempo se manifiesta en una variedad de sintomas fisicos y morales. Paul Bourget habla de las solitarias y raras neurosis en el sentimiento del final de siglo (12); la neurosis significa para el artista de fin de siglo un modo de sentir y de captar la realidad y conduce al fracaso; cuando el desequilibrio es insuficiente, el artista recurre a las desviaciones sexuales. Jose Deleito Pinuela en La tristeza contemporanea senala los siguientes puntos como causas de la neurosis:

"Desde hace 80 anos, se trabaja en Europa cerca del doble que antes; y este derroche de energias, mas la intoxicacion alcoholica y el desenfreno erotico crecientes, han llevado a los organismos la fatiga nerviosa, y con ella, el agotamiento y la neurosis en sus fases mas variadas; males que se transmiten, por triste ley de herencia, desde los padres a los hijos. Somos una generacion de neuropatas, abulicos y tristes que marchan sin rumbo por la vida, con el cansancio y la desorientacion de quien va por un desierto." (13).

La neurosis es una metafora de la enfermedad del hombre y de la naturaleza. Octave Mirbau senala en su novela Les 21 jours d'un neurasthenique (1901) que la neurastenia es "la enfermedad del siglo". Los hermanos Goncourt perciben en la neurosis el estigma que ataca la hipersensibilidad del artista creativo y del esteta. Maurice Rollinat titula un libro de poemas Nevroses (1883) y Zola, en un capitulo de 1865, recogido en Mes Haines dice que la literatura moderna es fruto de una generacion neurotica.

En 1879 el doctor P. Chabaneix publica Le Subconscient chez les artistes, les savants et les ecrivains. En 1889, Lombroso publica Genio e follia (1864), estudio ampliado en L'uomo di genio (1888), traducido al frances en 1889, en el que desarrolla la tesis de que el genio es un neurotico. Lombroso emplea los terminos de la psicologia en la critica literaria para afirmar que el escritor, en el que encuentra latente manifestaciones de neurosis y locura, es un caso de degeneracion psicologica y psicopatologica, hasta el punto de que la inspiracion del genio esta relacionada con la degeneracion.

El frances Joris-Karl Huysmans en la novela de la decadencia A rebours (1884) refleja la obsesion general de su epoca por la degeneracion. Una tarde, Des Esseintes, el celebre personaje de A rebours, siente un intenso olor a franchipan sin que ningun frasco de este perfume este destapado y esto da comienzo a sus alucinaciones olfativas, provocadas por el extremo a que ha dado lugar su exacerbamiento del sentido del olfato en contacto prolongado con exquisitos perfumes (14). En los ultimos dias de su estancia en Fontenay-aux-roses, Des Esseintes se alimenta exclusivamente de peptonas, inyecciones de liquido dentro del intestino largo a traves del recto, como una manifestacion suprema de rebelion biologica y su desilusion es inmensa cuando el medico sustituye este tipo de dieta por una alimentacion normal:

"-Seria delicioso -pensaba- si uno pudiera continuar con este sencillo regimen, una vez recuperada la salud. !Que ahorro de tiempo, que solucion tan radical para verse libre de la repugnancia que inspira la carne a los que no tienen apetito! !Que forma tan definitiva de quitarse de encima el aburrimiento de tener que escoger siempre entre un numero forzosamente restringido de manjares! !Que energica protesta contra el vulgar pecado de la gula!; y en fin, !que manera tan decisiva de insultar en pleno rostro a la vieja naturaleza cuyas monotonas exigencias quedarian para siempre eliminadas!" (15)

Segun Deleito y Pinuela, la enfermedad es la palabra clave en la vida y obra de Huysmans; "Su vida -que conocemos en pormenor por su propio relato y los de sus amigos Luciano Descaves y Remigio de Gourmont- fue la de un excentrico, lleno de obsesiones y manias." (16) Todas las novelas de Huysmans tratan el tema de la enfermedad: la histeria en Marta, el tedio en Las hermanas Vatard y En familia hasta llegar a su novela cumbre, compendio de toda su produccion literaria anterior y germen de la posterior, A Rebours (1884) (17). Los personajes del universo literario de Huysmans sufren una gran dificultad al vivir en sociedad; toda la literatura de la decadencia esta plagada de enfermedad, enfermos, nuevos experimentos medicos (18).

El heroe decadente en un esfuerzo por llegar a nuevas leyes y experimentar mas placer, exagera su sensibilidad hasta convertirse en abulico. El belga Georges Rodenbach en su libro de poemas Le regne du silence, analiza las sensaciones y estados de animo, con obsesion por la enfermedad y la muerte. Rachilde en Monsieur Venus indaga en el campo de la enfermedad mental. Fernando Ossorio, en Camino de perfeccion dice de si mismo que es "un histerico, un degenerado" (19). Nazarin, el personaje de la novela de Galdos del mismo titulo, cura a Beatriz, una mujer histerica que piensa que esta poseida por demonios, por medio de una "terapia de sugestion", metodo muy popular en los anos ochenta gracias a Hippolyte Bernheim. Galdos en La desheredada (1881) manifiesta su interes por los estados depresivos y por la locura; el capitulo primero relata la fase final de la enfermedad de Tomas Rufete y su muerte en el manicomio de Leganes; el joven Augusto Miquis se explaya en las virtudes de la medicina; En Fortunata y Jacinta (1875) (20) a Maximiliano Rubin, esposo de Fortunata, pretenden curarle sus sintomas de psicopata, con preparados de hierro, carne cruda, paseos por el campo y bromuro de sodio, que es para el sedante del sistema nervioso central; tambien usan la cannabis sativa como excitante y la hidroterapia. Su hermano Juan Pablo quiere aplicarle la siguiente terapia, como ultimo recurso antes de ingresarle en el manicomio:

"No se habian probado las duchas, ni el sacarle de paseo al campo, ni el bromuro de sodio, que estaba dando tan buen resultado contra la peri encefalitis, difusa y contra la meningo-encefalitis, y siguio echando terminos de medicina por aquella boca, pues entonces le daba por leer libros de esta ciencia (...) Dicho y hecho. Todas las mananas iba Juan Pablo a buscar a su hermano, y unas veces enganado, otras casi a la fuerza, le llevaba a San Felipe Neri, y alli le arreaba una ducha escocesa capaz de resucitar a un muerto. Algunas tardes sacabale a paseo por las afueras, procurando entretener su imaginacion con ideas y relatos placenteros, absolutamente contrarios al farrago de disparates que el infeliz chico habia tenido ultimamente en su cerebro. A los quince dias de este energico tratamiento, mejoro visiblemente, y su hermano y medico estaba muy satisfecho" (21).

La prosa modernista hispanoamericana esta plagada de abundantes ejemplos (22); los heroes de las novelas de Pedro Cesar Dominici (1872-1954) son enfermos: Eduardo Doria, personaje de La tristeza voluptuosa (1889) es un esquizofrenico; el conde Carlos de Cipria de El triunfo del ideal (1901) es "delgado, palido, de cabello negro, de rostro doloroso, loco acaso como decian por Italia, con sus ideales refinados, con sus sensaciones extranas" y tiene sus primeros amores con una nina "fea y triste, de rostro macilento, que una tisis heredada consumia lentamente" (23). El protagonista de El bachiller (1896) de Amado Nervo (1870-1919) "nacio enfermo, enfermo de esa sensibilidad excesiva y hereditaria que amargo los dias de su madre." (24) Carlos Riga de El mal metafisico (1916) de Manuel Galvez es un adicto al alcohol, tuberculoso y neurastenico y acelera su muerte con la ingestion de bebida. La obra del venezolano Manuel Diaz Rodriguez, Confesiones de psiquis (1897) contiene un conjunto de fantasias y estudios psicologicos que corresponden al interes que Diaz Rodriguez tenia por las patologias de sus personajes como medico y como lector de la obra de Zola, Galdos, Dostoievski y como conocedor de las teorias de Freud que en la epoca en que Diaz Rodriguez esta en Viena comienza a publicar sus primeras investigaciones cientificas. Es tambien el autor de Sangre patricia (1902) novela cuyo protagonista Tulio Arcos es uno de los mas destacados neuroticos del decadentismo hispanoamericano, al estilo del personaje creado por Huysmans en A rebours (25).

Otro caso de singular importancia en el universo literario hispanoamericano en relacion con la Medicina es el del escritor colombiano Jose Asuncion Silva, que viajo a Paris y asistio a las conferencias sobre enfermedades nerviosas de Charcot, en las cuales tomo abundantes notas que le sirvieron de material para sus creaciones literarias (26); su atraccion por la medicina le llevaba a frecuentar la amistad del medico Juan Evangelista Manrique (27) y a leer diversos tratados medicos hasta que a los 31 anos, Silva se disparo un tiro de revolver en el corazon. Junto a la cabecera de su cama encontraron El triunfo de la muerte (1894) de Gabriel D'Annunzio, un numero de la revista Cosmopolis que se publicaba en Londres y Trois stations de la psychotherapie (28). La enfermedad esta presente en los poemas de su coleccion Gotas amargas, en los que desfilan enfermos, medicos, diversas terapias, el mal del siglo, y sobre todo en su novela De sobremesa, cuyo personaje es otro de los modelos hispanoamericanos en la linea de Des Esseintes. Jose Fernandez es un artista, un enfermo de neurosis agudizada por extremas y continuas experiencias sensoriales y la ingestion de opio (29).

Julia Amezua

Universitas Castellae

(1) Jose Deleito y Pinuela, El sentimiento de tristeza en la Literatura Contemporanea, Barcelona, Editorial Minerva, 1920, p.11. De la intensa relacion entre literatura y enfermedad en el periodo literario de la decadencia dan cuenta el libro de AA.VV., Max Milner, dir., Litterature et Pathologie. L'Imaginaire du Texte, Saint-Denis, Presses universitaires de Vincennes, l989 y el articulo de Ricardo de la Fuente, "Literatura, enfermedad y fin de siglo", Leer, no 84, 1996, pp. 50-53.

(2) A.E. Carter, The Idea of Decadence in French Literature: 1830-1900, London, Oxford University Press, 1958, p. 80.

(3) Ver el estudio de Richard A. Cardwell, "Medicos chiflados: medicina y literatura en la Espana de fin de siglo", Siglo diecinueve , no I, 1995, pp. 91-116.

(4) "Emilio Zola, El naturalismo, Barcelona, Nexos, 1988, p. 31, quiere aplicar en la novela la tecnica experimental del medico : "A menudo me bastara con remplazar la palabra "medico" por la palabra "novelista" para hacer claro mi pensamiento y darle el rigor de una verdad cientifica".

(5) Publicada en 1893, se traduce al frances al ano siguiente con el titulo de Degenerescence y en Espana en 1902 con el titulo de Degeneracion; antes de la traduccion ya habia sido leida y citada en Espana. Nicolas Salmeron escribe la traduccion y el prologo de la primera edicion espanola. Nordau era la autoridad preferida de la "gente vieja" por sus ataques a Zola, Wilde, Tolstoi, Wagner, Ibsen, Rossetti o Nietzsche.

Ver el estudio de Davis, Lisa E., "Max Nordau, Degeneracion y la decadencia en Espana" en Cuadernos hispanoamericanos, no 326-327, agosto-sept. 1977, pp.307-323.

(6) Jacques Moreau de Tours es uno de los alienistas mas representativos del siglo XIX, especialista en la locura. Contribuye a la introduccion de los metodos experimentales y positivos en el estudio de los fenomenos psicopatologicos; es autor de La Psychologie morbide dans ses rapports avec la Philosophie de l'Histoire ou de l'Influence des nevropathies sur le dynamisme intellectuel, Paris, Masson, 1859. A este tratado pertenece el arbol genealogico de las diversas formas de la locura, caracteristico de la vision genetica de la locura en la epoca.

(7) Lombroso afirmaba que la mente y el cuerpo eran partes del mismo organismo; que la mente estaba localizada en el cerebro y que este se subdividia en compartimientos que tenian sus focos en la corteza cerebral. Lombroso, como los demas frenologos, exagero el vinculo material entre la mente y el cuerpo hasta suponer la correlacion entre la topografia del craneo y la configuracion del cerebro. Nordau establecio una relacion materialista analoga entre el lenguaje y la enfermedad.

(8) Ver Adolfo Fernandez-Zoila, "Les nevropathies de Zola" en Les Cahiers Naturalistes, no 57, 1983, pp. 33-49.

(9) Max Nordau, Fin de Siglo, Madrid, Del Lunar, 1999, p. 43.

(10) Pompeyo Gener, Literaturas malsanas, Estudios de patologia literaria contemporanea, Madrid, 1894, p. 5.

(11) Pompeyo Gener, o.c., pp. 232-233: "En sus poesias, las cosas, cuando parece que quieren definirse es solo a traves de un estado crepuscular; siempre flotan en la vaguedad de un sueno; los sentimientos siempre o casi siempre son depresivos, y van envueltos en una languidez mistica que oscila entre el misterio y la demencia. El estado irracional de las sensaciones que nos producen, tiene algo de lo que se pasa en la cloroformizacion o en la embriaguez del eter."

(12) Paul Bourget, Essais de psychologie contemporaine (1883-1889), Paris, Gallimard, 1993.

(13) Jose Deleito Pinuela, o.c., p. 13.

(14) Christopher Lloyd, J.-K. Huysmans and the fin-de siecle novel, Edinburg University Press, 1990. Tesis doctoral, p.91, explica que tanto la soledad como la fisiologia aparecen como fuerzas amenazadoras en las obras de Huysmans. El cuerpo se convierte en una camara de tortura. Las demandas de los sentidos son ineludibles, trayendo sufrimiento, frustracion, y nunca placer.

Para las alucinaciones olfativas ver el capitulo X de J.-K. Huysmans, A contrapelo, Madrid, Catedra, 1984.

Huysmans en Lettres a E. Zola, Geneve, 1953, p. 103, se refiere a las fuentes utilizadas para el tema de las perturbaciones sensoriales en A rebours; explica que ha seguido paso a paso los libros de Bouchut, Du nervosisme aigu et chronique et des maladies nerveuses (1860) y de Axenfeld, Traite des Nevroses (1883).

(15) Joris-Karl Huysmans, A contrapelo, o.c., p. 353.

(16) Jose Deleito y Pinuela, o.c., p. 260.

(17) Jose Deleito y Pinuela, o.c., p. 263: "Al reves es la ultima palabra del decadentismo. Su heroe, el Duque Jean des Esseintes -en quien algunos criticos ven un Werther o un Rene, agravado por la neurosis contemporanea-, es el compendio de todas las aberraciones y excentricidades que puedan caber en un espiritu lobrego, minado por el spleen. Des Esseintes, vastago histerico de una raza agotada, despues de despilfarrar una fortuna en la disipacion, llega a sentir hastio y repugnancia por cuanto existe."

(18) Ver el numero monografico de Magazine litteraire, no 288, mai 1991, dedicado a "Les enerves de la belle epoque".

(19) Pio Baroja, Camino de perfeccion, Madrid, Caro Raggio, 1993, p.9.

(20) Galdos, Fortunata y Jacinta, Madrid, Catedra, 1985, p. 319, hay un pasaje interesante sobre los venenos que se utilizaban en la epoca. Maxi le dice a Fortunata:"-Vete enterando. Esta sustancia que ves aqui, blanca y en cristalitos, es la estricnina... Muerte segura y tetanica, y que produce muchas angustias, por lo cual no te la recomiendo. La atropina es esta, y esta la cicutina. ?Ves? Polvos blancos. La cicutina tiene una ventaja, y es que con ella se libero el senor de Socrates, lo que la hace venerable. Ambos son venenos virosos, es a saber, que se queda uno dormido y en suenos se acaba. Pero yo me pregunto: En las tinieblas del sueno, ?no produciran los pataleos de la bestia horribles martirios? ?Que te parece a ti? ?Prefieres la digitalina, que mata por asfixia? ?O nos fijaremos en los mercuriales?Miralos aqui: el ioduro de Mercurio, rojo; el cianuro de Mercurio, blanco. Tambien tengo un preparado de fosforo, que mata por envenenamiento de la sangre. Pero lo bueno esta aqui, miralo; el verdadero ojo de boticario, la bendicion de Dios. Esto si que mata, y pronto. ?Ves este polvo gris? Es la gelsemina, la maravilla de la toxicacion. La bestia se estremece solo de verla; porque sabe que con esto no hay bromas. Muerte instantanea."

(21) Galdos, Fortunata y Jacinta, o.c., p. 399. El Balneario de San Felipe se especializaba en la cura de diferentes enfermedades con banos preparados con aguas minerales. La ducha escocesa era una ducha en que la temperatura del agua se elevaba gradualmente hasta 30[grados] o 40[grados] y acababa con un chorro frio muy corto.

(22) Benigno Luis Trigo, en la tesis doctoral sobre Enfermedad y escritura: el impacto de la decadencia y de la degeneracion en cuatro escritores modernistas hispanoamericanos, Yale University, 1992, estudia este tema en los casos de Ruben Dario, Enrique Gomez Carrillo, Jose Asuncion Silva y Horacio Quiroga.

(23) Pedro Cesar Dominici, El triunfo del ideal, Paris-Mexico, Libreria de la V. De Ch Bouret, 1901, p. 10.

(24) Amado Nervo, El bachiller en Obras completas I, Madrid, Aguilar, 1962, p. 185. Julia Amezua en "Locos y melancolicos en tres novelas del modernismo hispanoamericano" en Actas del Congreso del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, Junio del 2000, en prensa, analiza el tratamiento de la enfermedad en los heroes de tres novelas del modernismo hispanoamericano: El bachiller (1895) de Amado Nervo; La tristeza voluptuosa (1899) de Pedro Cesar Dominici (1872-1954) y De Sobremesa (1896) de J. A. Silva.

(25) Rufino Blanco Fombona, "Literatura iberoamericana", Letras y letrados de Hispanoamerica, Paris, Paul Ollendorff, 1908, pp. 253-255. Gonzalo Picon Febres, La literatura venezolana en el siglo diez y nueve, Caracas, Empresa El Cojo, 1906, pp. 40910. Antonio R.Alvarez, "Opiniones sobre Sangre patricia", El Cojo Ilustrado, no 12, 1903, p. 211. Pedro Emilio Coll, "Notas literarias. La guerra en Sangre patricia" en El Cojo Ilustrado, no 11, 1902, p. 752.

(26) Juan Evangelista Manrique, "Jose A. Silva: recuerdos intimos", La revista de America, 1.20, 1914, p. 34, relata su entusiasmo por el conocimiento de los nuevos descubrimientos neurologicos, del medico espanol Santiago Ramon y Cajal y el interes de Silva por temas de ciencia y medicina.

(27) Este fue el medico que le dibujo en la piel el lugar del corazon la noche antes de morirse.

(28) Hay diversas interpretaciones sobre su muerte, entre las que acusan a los problemas economicos y judiciales y a la inadaptacion social. Otras senalan la enfermedad psiquica. Edmundo Rico en La depresion melancolica en la vida, en la obra y en la muerte de Jose Asuncion Silva, Tunja, Imprenta Departamental, 1964., p. 25, califica a Silva de "...temperamento ciclotimico, sujeto a vaivenes periodicos de euforia y quebranto,...un deprimido constitucional."

(29) El recurso a drogas y estupefacientes es habitual en el artista de la literatura decadente. Para la relacion entre droga y literatura ver los estudios de A. Liedekerke, La belle epoque de l'opium, La Difference, 1984. Peter Haining, El Club del Haschisch.La droga en la literatura, Madrid, Taurus, 1977 y Alberto Castoldi, El texto drogado. Dos siglos de droga y literatura, Madrid, Anaya & Mario Muchnik, 1997.
COPYRIGHT 2001 Universitas Castellae
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2001 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:SECCION MONOGRAFICA: PATOLOGIA
Author:Amezua, Julia
Publication:Siglo Diecinueve
Date:Jan 1, 2001
Words:4646
Previous Article:Angel Ganivet: la creacion literaria como proceso catartico.
Next Article:Suicidio y literatura en la Espana romantica (1830-1850).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters