Printer Friendly

Nasal extramedular plasmacytoma in a dog/Plasmocitoma extramedular nasal en un perro.

INTRODUCCION

Los tumores de la cavidad nasal y de los senos paranasales son de escasa presentacion en caninos. Su prevalencia varia del 1-4% de todos los tumores en esa especie (1) y el 15% de las enfermedades nasales pueden estar asociadas con neoplasias (2). Las neoplasias nasales afectan principalmente a pacientes mayores de 9 anos (1, 2). Los tumores nasales se localizan preferentemente en los cornetes etmoidales anteriores, son invasivos localmente y de metastasis infrecuente. Sin embargo, algunos carcinomas en estados tardios pueden hacer metastasis hacia ganglios linfaticos regionales, pulmones y cerebro (1).

Los perros de razas medianas y gigantes de craneo dolicocefalico y mesocefalico son los mas afectados (1). Se piensa que este tipo de conformacion anatomica representa una mayor superficie de contacto para los carcinogenos ambientales (1). Existe una alta proporcion de casos en el Airedale Terrier, Basset Hound, antiguo Pastor Ingles, Terrier Escoces, Pastor Aleman, Keeshound y Pointer Aleman de pelo corto (1, 2). Se ha establecido una asociacion entre humo de tabaco y cancer canino nasal. Por otra parte, los productos de la combustion de fuentes fosiles parecen estar implicados (1).

Mas del 80% de los tumores nasales en perros son malignos y de estos el 60-70% son adenocarcinomas y tumores de celulas escamosas (1). Los tumores nasales de celulas redondas, tales como linfomas (1, 3-5) y mastocitomas han sido escasamente documentados (1). A este grupo, tambien pertenecen los plasmocitomas. Sin embargo, de acuerdo con la literatura revisada por los autores, hasta el momento no se ha reportado este tipo de tumor en la cavidad nasal canina.

Los plasmocitomas son neoplasias de celulas plasmaticas monoclonales de forma redondeada. Estos tumores se clasifican en medulares (si se originan en la medula osea) y extramedulares (6). Los plasmocitomas extramedulares (PEM) son masas nodulares solitarias de escasa presentacion en perros (6, 7). Estas neoplasias se localizan con mas frecuencia en la piel y membranas mucosas (7).

En este articulo se describe un caso de plasmocitoma extramedular nasal, en un perro de veintiun meses de edad. El paciente fue evaluado con tomografia computarizada (TC), histopatologia convencional y analisis inmunohistoquimico (IHQ) del tejido tumoral con anticuerpos para CD3 y CD20.

CASO CLINICO

En el servicio de consulta externa del Hospital Veterinario de los autores, fue presentado un canino, macho entero, de raza Akita de 30 Kg de peso y veintiun meses de edad.

Historia clinica. El paciente presentaba epistaxis unilateral izquierda intermitente y disnea que se agravaba con el ejercicio, con evolucion progresiva aproximada de cinco meses. Inicialmente, le fue diagnosticada rinitis alergica, que fue tratada con antihistaminicos, sin ninguna respuesta. La hemorragia nasal se mantuvo y aumento gradualmente, por lo que se inicio un tratamiento inhalado con beclometasona y clorhidrato de oximetazolina al 0.05%. Despues de una semana sin evidencia de mejoria, bajo anestesia general, se practico examen de las cavidades oral y nasal y se observo una masa vascularizada en la coana izquierda.

Un mes mas tarde, se intento practicar criocirugia de la masa nasal, pero sin exito. Esto por la localizacion inaccesible del tumor. Se instauro terapia con prednisolona (1mg/Kg/PO/q24h/ durante 7 dias), la que podria haber favorecido la aparicion de infeccion nasal purulenta izquierda. Se descontinuo el corticosteroide y se administro amoxacilina (25mg/Kg/PO/q8h/ durante 7 dias). El tratamiento produjo mejoria transitoria en el cuadro clinico del paciente y disminuyeron los episodios de disnea. Una semana despues, la fosa nasal derecha evidencio obstruccion completa y el estado del paciente empeoro, se presento exacerbacion de la epistaxis, respiracion estertorosa, incluso mientras dormia. Debido a esa situacion se realizo TC y biopsia de la masa nasal.

RESULTADOS

Hallazgos al examen clinico. El paciente presento condicion corporal normal y sus variables fisiologicas estaban dentro de los rangos normales para la especie. La palpacion y auscultacion del torax no revelo presencia de dolor o ruidos respiratorios anormales. Sin embargo, presento secrecion nasal mucupurulenta izquierda, obstruccion completa de la ventana nasal derecha y respiracion estertorosa. Aparentemente, los demas sistemas organicos estaban normales Por otra parte, los resultados del hemograma y urianalisis fueron normales.

El perro fue anestesiado para practicar una tomografia computarizada (TC) de cabeza y cuello y tomar biopsia del tejido tumoral. El medio de contraste empleado fue iopamidol (150 mg dosis total/IV).

Tomografia computarizada. La TC en corte transversal, evidencio una masa con densidad de tejido blando de 10 cm de longitud x 3.5 cm de diametro y escasa captacion de medio de contraste. El tumor ocupaba en su totalidad la cavidad nasal derecha y parte posterior de la coana izquierda, sin infiltracion de tejidos adyacentes (Figura 1).

[FIGURE 1 OMITTED]

Analisis histopatologico convencional de tejido de la biopsia. Se observaron numerosas celulas redondas pleomorficas con poco citoplasma, rodeadas por una trama escasa de tejido conectivo y con indice mitotico bajo. Las celulas tenian apariencia de plasmocitos con escasa cohesion. Estas observaciones fueron compatibles con un tumor de celulas redondas (Figura 2). Sin embargo, no se pudo diferenciar el tumor entre plasmocitoma y linfoma.

Los resultados de la TC y el analisis histopatologico fueron discutidos con el propietario, quien decidio no continuar con el tratamiento y autorizo la eutanasia del paciente.

Hallazgos de necropsia. El tumor unicamente comprometia la cavidad nasal. Se aprecio una masa blanco-amarillenta de consistencia firme y superficie nodular que invadia gran parte de la cavidad nasal e infiltraba ambos cornetes nasoetmoidales. El pasaje nasal derecho estaba obstruido totalmente (Figura 3). No se encontro ningun indicio macroscopico de metastasis.

[FIGURE 2 OMITTED]

[FIGURE 3 OMITTED]

Inmunohistoquimica (IHQ). Las secciones de parafina del tejido tumoral fueron tenidas con anticuerpos (antihumano) contra los marcadores CD3 (5, 8) y CD20 (9), para identificar linfocitos T y B, respectivamente. Sin embargo, la masa tumoral fue negativa a esos dos antigenos. Por tal razon, el tumor fue clasificado como un plasmocitoma extramedular (PEM) nasal de bajo grado de malignidad.

DISCUSION

Los signos clinicos tempranos asociados con neoplasia nasal pueden incluir estornudo, respiracion estertorosa, epifora, descarga ocular o nasal unilateral o bilateral cronica (mucopurulenta o sanguinolenta que no responde a antibioticos) y epistaxis (1, 2). En estados tardios o demasiado insidiosos, se ha descrito edema facial o deformidad de huesos nasales y exoftalmia (1). Ademas, se han reportado signos neurologicos asociados con cambios de comportamiento y convulsiones (1). Las alteraciones paraneoplasicas son frecuentes y pueden incluir anemia e hipercalcemia, entre otras (1). Los signos evidenciados por el paciente de este reporte, coincidieron con la sintomatologia asociada con neoplasia nasal temprana (1, 2).

Segun el conocimiento de los autores, este es el primer caso de PEM diagnosticado en la cavidad nasal de un canino, aunque se han reportado casos que afectan la piel, higado, intestino, laringe, traquea y cerebro en esta especie (7). Un hecho llamativo de este reporte, fue la aparicion temprana de la neoplasia (21 meses de edad) en comparacion con los casos de tumores nasales documentados previamente en perros (1, 2). No se pudieron establecer los factores que potencialmente desencadenaron el desarrollo de la neoplasia nasal en el paciente de este reporte, ya que este habitaba en un lugar libre de humo de tabaco o de combustibles fosiles (1).

En seres humanos no se han podido establecer las causas que pueden predisponer el desarrollo de PEM, aunque se ha pensado que el estimulo antigenico inflamatorio cronico asociado con colagenopatias autoinmunes o infecciones bacterianas (e.j.: osteomielitis y colecistitis, entre otras) puede propiciar la aparicion del tumor (10). El hecho de no encontrar ninguna causa aparente asociada con el desarrollo del PEM nasal en el canino de este reporte, hace pensar que en esta especie este tipo de neoplasia tiene un comportamiento epidemiologico diferente y aun desconocido al de los seres humanos.

Se han empleado diferentes pruebas diagnosticas para detectar cambios neoplasicos en la cavidad nasal de los caninos, tales como radiografia, rinoscopia anterograda y biopsia, citologia con brocha o por impresion, resonancia magnetica nuclear (RMN) y tomografia computarizada (TC). Todos estos metodos difieren en su sensibilidad y especificidad para detectar neoplasia nasal (1). En este caso se utilizo TC y el diagnostico fue complementado con estudio histologico e IHQ de la biopsia tumoral.

Se realizo TC en el paciente de este reporte, ya que este es un metodo superior a la radiografia para detectar cambios tumorales en cualquier estructura o area de la cavidad nasal, facilmente se pueden diferenciar de procesos infecciosos y constituye la mejor tecnica no invasiva para planear el tratamiento (radioterapia y cirugia) (1). La TC del paciente de este estudio permitio valorar el tamano y la extension de la neoplasia y lo observado coincidio con los hallazgos de necropsia (Figuras 1 y 3).

El diagnostico preliminar de tumor de celulas redondas de la neoplasia nasal evaluada, se logro mediante la coloracion clasica del tejido de la biopsia con hematoxilina-eosina (H&E) (Figura 2). La clasificacion final del tumor se efectuo por descarte, ya que el examen IHQ de la muestra fue negativo para los anticuerpos (antihumano) contra los marcadores CD3 y CD20 (8, 11).

Los linfomas caninos presentan inmunoexpresion aberrante de antigenos CD, como CD3 y CD79a, que son los marcadores mas utilizados para la determinacion del linaje celular T y B, respectivamente (8). En el caso de este reporte, se realizo inmunotincion con anticuerpos para CD20, como alternativa a la utilizacion de anticuerpos CD79a para la identificacion de linfoma de celulas B (9). Un estudio reciente (9) demostro que el gen CD20 canino tiene una alta homologia con el mismo gen humano.

La principal limitante de este reporte radica en el hecho de que no se realizo una inmunotincion contra proteinas de cadena ligera lambda (6). Esta prueba IHQ es fundamental para confirmar el diagnostico de PEM en caninos (12). Sin embargo, la evaluacion morfologica del tejido de la biopsia con H&E y la ausencia de marcadores IHQ (CD3 y CD20) especificos para linfoma, hacen pensar que este paciente presentaba un PEM nasal.

El tratamiento de las neoplasias nasales incluye la utilizacion unica o la combinacion de radioterapia y cirugia (1). Tambien se utiliza la quimioterapia sola o combinada con radioterapia (1) y la braquiterapia. Se ha demostrado que la radioterapia sola o combinada con cirugia representa el tratamiento mas efectivo para los tumores nasales. Sin embargo, la recurrencia local es alta y la metastasis frecuente. Los pacientes sometidos a este procedimiento tienen por lo general un periodo de sobrevida de once meses a un ano. La cirugia o la criocirugia utilizadas como procedimiento unico, no son efectivas para el tratamiento de las neoplasias nasales (1).

En el paciente de este reporte no se realizo ningun tratamiento, porque el propietario eligio su eutanasia por razones de bienestar animal. Los autores coincidieron con este argumento, puesto que la literatura revisada permite concluir que las neoplasias nasales y especificamente el PEM (7), a pesar de ser tratadas agresivamente tienen una supervivencia promedio de 138 dias (7).

Agradecimiento

Los autores agradecen la interpretacion de los resultados histopatologicos e inmunohistoquimicos presentados en este trabajo a los profesores Carlos Arturo Sanchez Buitrago, MVZ, MSc y Francisco Javier Pedraza Ordonez, MV, MSc, de la Universidad de Caldas, Manizales, Colombia, y Maria del Pilar Perez Figueroa, MD, Esp, de la Universidad de Antioquia, Medellin, Colombia.

Recibido: Noviembre de 2010; Aceptado: Octubre de 2011.

REFERENCIAS

(1.) Malinowski C. Canine and Feline Nasal Neoplasia. Clin Tech Small Anim Pract 2006;21(2):89-94.

(2.) Meler E, Dunn M, Lecuyer M. A retrospective study of canine persistent nasal disease: 80 cases (1998-2003). Can Vet J 2008;49(1):71-6.

(3.) Ueno H, Isomura H, Tanabe S, Tabuchi H, Yamada K, Sato M. Solitary nonepitheliotropic T-cell lymphoma in a dog. J Vet Med Sci 2004;66(4):437-9.

(4.) Shankel CA. Choanal lymphosarcoma in a 7-year-old golden retriever: Diagnosis and treatment. Can Vet J 2005;46(2):166-9.

(5.) Kaldrymidou E, Papaioannou N, Poutahidis T, Karayannopoulou M, Gruys E, Toliou T, et al. Malignant lymphoma in nasal cavity and paranasal sinuses of a dog. J Vet Med Ser A-Physiol Pathol Clin Med 2000;47(8):457-62.

(6.) Ramos-Vara JA, Miller MA, Pace LW, Linke RP, Common RS, Watson GL. Intestinal multinodular A lambdaamyloid deposition associated with extramedullary plasmacytoma in three dogs: Clinicopathological and immunohistochemical studies. J Comp Pathol 1998;119(3):239-49.

(7.) Wright ZM, Rogers KS, Mansell J. Survival data for canine oral extramedullary plasmacytomas: A retrospective analysis (1996-2006). J Am Anim Hosp Assoc 2008;44(2):75-81.

(8.) Sueiro FAR, Alessi AC, Vassallo J. Canine Lymphomas: a Morphological and Immunohistochemical Study of 55 Cases, with Observations on p53 Immunoexpression. J Comp Pathol 2004;131(2-3):207-13.

(9.) Kano R, Inoiue C, Okano H, Yamazaki J, Takahashi T, Watari T, et al. Canine CD20 gene. Vet Immunol Immunopathol 2005;108(3-4):265-8.

(10.) Fernandez-Perez AJ, Sancho-Mestre M, Gras-Albert JR, Talavera-Sanchez J. Plasmocitoma solitario de cabeza y cuello. Presentacion de tres casos y revision de la literatura. Acta Otorrinolaringologica Espanola 2001;52:715-20.

(11.) Burnett RC, Vernau W, Modiano JF, Olver CS, Moore PF, Avery AC. Diagnosis of Canine Lymphoid Neoplasia Using Clonal Rearrangements of Antigen Receptor Genes. Vet Pathol 2003;40(1):32-41.

(12.) Cangul IT, Wijnen M, van Garderen E, van den Ingh T. Clinico-pathological aspects of canine cutaneous and mucocutaneous plasmacytomas. J Vet Med Ser A-Physiol Pathol Clin Med 2002;49(6):307-12.

Carlos Giraldo M, [1] M.Sc, Catalina Lopez V, [1,2] MVZ, Jorge U Carmona, [1] * Ph.D.

[1] Universidad de Caldas, Departamento de Salud Animal, Grupo de Investigacion Terapia Regenerativa. Manizales, Colombia. [2] Universidad de Caldas, Programa de Doctorado en Ciencias Biomedicas, Becaria COLCIENCIAS "Generacion Bicentenario", Manizales, Colombia. * Correspondencia: carmona@ucaldas.edu.co
COPYRIGHT 2012 Universidad de Cordoba
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:CASO CLINICO
Author:M., Carlos Giraldo; V., Catalina Lopez; Carmona, Jorge U.
Publication:Revista MVZ (Medicina Veterinaria y Zootecnia)
Date:Sep 1, 2012
Words:2262
Previous Article:Evaluation of three bore leaf meal (Alocasia macrorrhiza) diets in broilers/Evaluacion de tres dietas con harina de hoja de bore (Alocasia...
Next Article:Factores que afectan la prenez en vacas Brahman sometidas a inseminacion artificial a tiempo fijo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters