Printer Friendly

Mucocele submandibular en un perro mestizo del municipio de Florencia Caqueta-Colombia. Descripcion de caso clinico.

MUCOCELE SUBMANDIBULAR IN A HYBRID DOG FLORENCIA TOWNSHIP OF COLOMBIA CAQUETA. DESCRIPTION OF CASE

INTRODUCCION

Segun Geneser (2000) "las glandulas son celulas o cumulos de celulas cuya funcion es la secrecion". Segun el sitio de liberacion y transporte de sus productos, las glandulas pueden clasificarse como endocrinas o exocrinas (Leeson, et al 1990). Las primeras no tienen un lugar en el cual transportar el producto, en consecuencia, la linfa y la sangre deben servir de transportador hasta el sitio de accion; por el contrario, las exocrinas tienen un lugar llamado conducto excretor mediante el cual es transportado el producto hasta el sitio u organo blanco. Dentro del conjunto de glandulas exocrinas encontramos las glandulas salivales (Garcia, et al 2012) o salivares (Gonzalez, et al 2008).

Las glandulas salivales tienen origen en las capas germinales embrionarias, especificamente en el ectodermo. Se desarrollan a partir del crecimiento y proliferacion de las celulas epiteliales hacia el tejido subyacente (Stinson, et al 1993) y se situan alrededor de la mucosa de la cavidad bucal. Geneser (2000) indica que las celulas ubicadas al interior de la glandula captan compuestos de bajo peso molecular de la sangre y lo transforman en productos especificos que son liberados posteriormente. Esta secuencia de eventos fisiologicos recibe el nombre de secrecion. Las glandulas salivales entonces, tienen como funcion principal secretar saliva hacia la boca por medio de conductos excretores.

En el interior de la cavidad bucal, se encuentra un sin numero de glandulas salivales que van desde morfologias microscopicas hasta macroscopicas. En realidad, difieren unas de otras segun el tipo y cantidad de secrecion producida y la ubicacion anatomica. Segun Moya et al (2008), estas glandulas se pueden clasificar en glandulas mayores y glandulas menores.

El conjunto de glandulas mayores lo conforma la glandula parotida o mandibular (Krahmer, et al 1988), la glandula submaxilar (Boneu, et al 2004) o submandibular (Rodriguez, et al 2008) y la glandula sublingual. Por otra parte, Getty (1985) reporta la existencia de una cuarta glandula denominada cigomatica en los carnivoros. La primera glandula presenta una secrecion serosa, es decir, secretan contenidos enzimaticos (Banks, 1996) como la ptialina y tanto la segunda como la tercera una secrecion de tipo seromucosa, lo cual significa que ademas de ptialina producen un material rico en glucoproteinas (Banks, 1996), especificamente la mucina. De acuerdo con Garcia, et al (2012) la produccion de estas glandulas representa la mayor parte del volumen total de saliva y cerca del 93% de la saliva es producida por este conjunto de glandulas.

Moya, et al (2008), indican que los procesos patologicos que afectan las glandulas salivales, dependen de lesiones reactivas y obstructivas, infecciones, trastornos inmunopatologicos y neoplasias, donde se presenta como rasgo comun la tumefaccion glandular. Esta afirmacion indica que la alteracion puede involucrar por completo la morfologia y el funcionamiento de estas asi como tambien sus estructuras y tejidos circundantes, ocasionando de forma directa alteraciones en los procesos digestivos y enzimaticos y en las reacciones inmunologicas que se llevan a cabo constantemente en la cavidad oral.

Dentro de las patologias de glandulas se encuentra el mucocele, el cual se define como la acumulacion de las secreciones glandulares en tejidos cercanos o en la estructura como tal. Pese a que se presenta en las glandulas salivales no es una condicion patologica exclusiva de ellas, se puede dar en todas las glandulas del organismo que presenten funciones exocrinas. Dicha afeccion recibe un nombre especifico segun la glandula en la cual se haya desarrollado; asi pues, DeBowes (2012) emplea el nombre de sialocele para referirse al mucocele de las glandulas salivales.

Segun Zeballos, et al (2002) desde el punto de vista patogenico, etiologico e histologico se acepta la existencia de dos tipos de mucoceles de las glandulas salivales, el mucocele por retencion y mucocele por extravasacion. En el mucocele por retencion hay una obstruccion de los conductos excretores glandulares, por lo tanto, la secrecion serosa o seromucosa comienza a acumularse en el interior de la glandula generando tumefaccion de la misma y un drastico aumento de su tamano. En el mucocele por extravasacion hay ruptura de los conductos excretores y en consecuencia, una infiltracion de la saliva hacia los tejidos; la saliva estimula la formacion de una cavidad revestida de tejido de granulacion y conjuntivo (Estebanez, 2012) en la cual se va acumulando. Es por esto que en este tipo de mucocele es caracteristico encontrar un abultamiento subdermico de contextura y apariencia liquida a nivel cervical ventral en el momento de realizar la exploracion clinica del paciente.

El objeto de la investigacion a traves de este caso clinico fue identificar alteraciones en un paciente canino, mestizo, correspondientes a mucocele por extravasacion en glandula submandibular. El seguimiento se llevo a cabo, debido a que este tipo de alteraciones no son frecuentes en el medio, lo cual hizo necesario un abordaje quirurgico detallado y una descripcion clara de la evolucion del paciente.

MATERIALES Y METODOS

Resena y anamnesis del paciente

Se presenta un caso de un perro mestizo, macho entero, con 9 kilogramos de peso y de 8 anos de edad aproximadamente; el motivo de la consulta fue la presencia de una masa en la region cervical del cuello que comenzo a crecer de forma progresiva desde hace 3 meses.

Exploracion clinica

El paciente presento total normalidad en los signos vitales tomando como referencia los rangos establecidos para la especie por Alonso (2006). La turgencia de piel se encontraba en 2 segundos, sin embargo no es relevante teniendo en cuenta que se trato de un paciente geriatrico. Para la evaluacion de las mucosas, se tuvo en cuenta los parametros indicados por Manzo (2008); en la esclerotica, y mucosas oral, nasal y genital no se encontraron alteraciones significativas en la humedad o el color.

Al realizar la palpacion e inspeccion se encontro en la region cervical del cuello una masa con contenido liquido en su interior indolora al tacto (vease Figura 1) sobre la cual se denotaba una herida. Se realizo una paracentesis para obtener el liquido contenido y se solicito un examen citologico debido a que es una tecnica de diagnostico rapida y que ofrece una informacion util para llegar a un diagnostico concreto o escoger que tipos de pruebas ofrecerian el diagnostico definitivo (Rakich, et al 2005). El aspecto del material extraido era mucoide sanguinolento (vease Figura 2), similar al resultado obtenido por Estebanez (2012) quien indica que se trata de una afeccion en alguna de las glandulas salivales.

Hallazgos citologicos

Los resultados citologicos muestran un material mucoide sanguinolento con abundante presencia de eritrocitos, neutrofilos degenerados y macrofagos en vacuolizacion con proceso de eritrofagosis y ausencia de plaquetas.

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

Tomando como referente la exploracion clinica y los resultados citologicos se da como diagnostico definitivo mucocele de la glandula submandibular, ya que la masa se encontraba ubicada a nivel inferior de dicha glandula y el material contenido correspondio a mucina proveniente de las secreciones glandulares. Los hallazgos mencionados, coinciden con lo indicado por Rakich, et al (2005) con respecto a la descripcion citologica del mucocele de las glandulas salivales.

Autores como Jubb, et al (1990) y Reiter, et al (2012) plantean la reseccion de las glandulas afectadas (sialoadenectomia) como unica alternativa para el tratamiento del mucocele por lo cual, en este caso se siguieron las mismas indicaciones. Tratandose de una cirugia que requiere bastante cuidado, debido a la edad del paciente, se tomo un tiempo prudente para realizar una preparacion de este con el fin de minimizar las reacciones adversas. Como medida inicial se le practico examen hematologico, quimica sanguinea y coprologico para conocer el estado funcional de su organismo y asi mismo realizar las respectivas correcciones.

En primera medida se instauro una terapia de liquidos y electrolitos buscando favorecer la circulacion sanguinea, aumentar la volemia, mejorar el transporte de nutrientes, regular el equilibrio acido-base y acelerar la excrecion y metabolismo farmacologico logrando reducir los efectos nefrotoxicos y hepatotoxicos. En general, la fluidoterapia evita las descompensaciones sistemicas en este paciente geriatrico.

Se obtiene un hemograma que demuestra anemia y trombocitopenia moderadas, coprologico que obtiene presencia de Ancylostoma sp y quimica sanguinea que indica funcionamiento renal y hepatico normal. Conociendo la condicion sistemica se comenzo a corregir las deficiencias plaquetarias ya que en una cirugia es de vital importancia que estas se encuentran en cantidades adecuadas y funcionando normalmente debido a que participan activamente en la cascada de la coagulacion y por lo tanto actuan sobre la hemostasia (Stokol, 2012).

Se tuvo bastante interes en aumentar la cantidad de eritrocitos debido al significativo rol que cumplen en la recuperacion posquirurgica gracias a su importante funcion como transportador de oxigeno hacia las celulas tisulares (Rebar, et al 2002); la cianocobalamina--vitamina [B.sub.12], se empleo para el tratamiento de la anemia, ya que Adams (2003) asevera que tiene un excelente efecto estimulante sobre el centro eritropoyetico de la medula osea. Se atribuyo como principal causa de anemia a la infestacion de Ancylostoma sp por lo cual se instauro un protocolo de desparasitacion inmediata ya que los tratamientos hematopoyeticos instaurados no tendran resultados ante la presencia del parasito. Se empleo fenbendazol ya que, segun reporta Kassai (2002), se obtiene un 98% de eficacia con este tratamiento ademas de no presentarse reacciones adversas.

Un dia previo a la cirugia se instauro tratamiento antimicrobiano a pesar que Reiter, et al (2012) lo considera innecesario en pacientes sanos en cirugias orales y orofaringeas; el planteamiento anterior es cuestionable y se deja a criterio medico, ya que este paciente, por encontrarse en un estado de geriatria, es susceptible a procesos de estres y por lo tanto predisponente a inmunodepresiones, asi el examen hematologico haya reportado recuento y produccion leucocitaria normales, por lo tanto se hace necesario el suministro de antibiotico. La eleccion de este se hizo teniendo en cuenta la accion sobre las estructuras anatomicas a manipularse en la intervencion (piel y cavidad oral) y que no produjera reacciones adversas en el animal. La cefalexina fue el farmaco de eleccion debido a que Sumano, et al (2006) demuestra que presenta las caracteristicas que se buscaba.

Teniendo en cuenta la condicion plaquetaria del animal se empleo una terapia de soporte en el proceso de coagulacion y hemostasia ya que no se podia someter a cirugia en esta condicion, por eso se utilizo etamsilato de sodio debido a que Molina, et al (2008) lo describe como un agente hemostatico y antihemorragico que ejerce un efecto positivo sobre la agregacion y secrecion plaquetaria.

Dentro del protocolo anestesico se utilizo premedicacion anestesica y anestesia general de mantenimiento. Los agentes preanestesicos son importantes en las cirugias porque reducen la cantidad de anestesia general requerida, la salivacion, la motilidad gastrica e intestinal, la algesia posquirurgica y bloquean el reflejo vagovagal impidiendo la bradicardia (Muir, et al 2001). Se uso atropina y maleato de acepromacina como preanestesicos y la asociacion de tiletamina-zolacepam como anestesico general. La medicacion anterior y toda la cirugia fueron acompanadas de una terapia de liquidos y electrolitos para evitar la descompensacion celular y favorecer la sintesis de tejidos y la cicatrizacion de la herida (Remillard, 2002) lo cual contribuye a una rapida recuperacion.

Despues de inducir al animal, se le coloco en posicion decubito lateral y continuamente se llevo a cabo la depilacion de la parte cervical del cuello y posterior desinfeccion con yodo para reducir al maximo la invasion microbiana. Se realizo el abordaje sobre la linea medial permitiendo el drenaje del material mucoide encapsulado (vease Figura 3); luego se incidio las paredes de la capsula y disecciono las fibras musculares con precaucion, debido a la presencia en esta zona de estructuras como los linfonodulos y las venas maxilar y linguofacial (vease Figura 4), hasta que se hallo la glandula submandibular y el conducto de wharton (vease Figura 5) y se hizo una total reseccion de este complejo conducto-glandular ademas de retirar las paredes de la capsula con el fin de evitar la recurrencia de esta patologia; ademas de lo anterior se practico la diseccion y sutura del complejo venoso de irrigacion.

En el proceso quirurgico se evidencio una capsula donde se encontraba extravasada la saliva procedente de la glandula en cuestion (vease Figura 3) que estaba formada por unas paredes de tejido fibrosado (vease Figura 6) totalmente diferente al tejido noble muscular o subcutaneo que seria normal encontrar en esta region cervical. Se encontro una glandula submandibular de aspecto y tamano normal, segun la descripcion que hace Shively (1993) de esta; sin embargo, pueden existir casos en los que la glandula se presente con proceso de flogosis.

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

[FIGURA 6 OMITIR]

Despues de la reseccion se procedio a hacer la sutura de los musculos con poliglactina 910 (Vicryl[R] 3/0) se instalo un Penrose permitiendo un drenaje de los remanentes mucoides para que no fuesen a entorpecer el proceso de cicatrizacion. Se hizo un acercamiento de la piel buscando una cicatrizacion por primera intencion y se suturo con nylon de 0,35 mm (00), realizando puntos separados. El Penrose fue retirado 7 dias luego y la sutura externa 10 dias luego.

RESULTADOS Y DISCUSION.

Consideraciones postquirugicas.

Dentro del posoperatorio se siguio con la misma terapia antimicrobiana utilizada en la preparacion. Se suministro ketoprofeno debido a que Adams (2003) lo describe como un AINES efectivo en el control del dolor posquirurgico. La fluidoterapia se mantuvo, conjuntamente se realizo desinfeccion de la herida ademas de la aplicacion topica de cremas rubefacientes debido a que actuan como mediadores de la inflamacion y el dolor mediante el aumento del flujo sanguineo local (Matthews, 2009). La herida se dejo libre de vendajes ofreciendole una adecuada ventilacion.

El paciente logro reincorporarse exitosamente de la intervencion, considerando que en el procedimiento no se presentaron complicaciones medicas de ningun tipo y se logro el objetivo de la cirugia que era la extraccion completa del complejo conducto-glandular submandibular como unico tratamiento confiable.

La tecnica quirurgica fue un exito, pues la masa de contenido liquido que se encontraba a nivel cervical desaparecio totalmente luego de la cirugia y el animal no volvio a presentar la alteracion.

Cuando se habla de mucocele, se hace referencia a un termino relativamente nuevo en la medicina veterinaria, siendo asi que Bolz, et al (1975) atribuia el nombre de quiste cervical, quiste coloide, quiste meliceris o quiste mucoso a la masa cervical fluctuante que actualmente se conoce con el termino inicialmente mencionado. Gracias a los avances investigativos y tecnologicos en la medicina de pequenos animales se ha logrado reconocer las diferentes caracteristicas que presenta el mucocele y por las cuales merece recibir ese nombre, donde se ha logrado establecer que se origina una capsula (en latin: cele) debido al derrame o extravasacion del contenido mucoide (en latin: muco), es por esto la nueva atribucion del termino.

De los animales domesticos, el perro es la especie con mayor predisposicion a presentar esta enfermedad debido a la ubicacion y vulnerabilidad de los conductos salivales, pues se encuentran suspendidos en el espacio intermandibular por debajo de la lengua y estan resguardados unicamente por unas delgadas fibras musculares y finalmente la piel, esto hace que se laceren facilmente ante cualquier noxa mecanica, como podria serlo una mordedura, generando la rotura de dichos conductos seguido de una extravasacion de la saliva y finalmente la aparicion clinica del mucocele.

Para este caso, se atribuye como etiologia de la enfermedad a una mordedura, pues en la exploracion clinica se evidencio una herida, aun sin cicatrizar, en la parte ventral de la masa, por lo cual se considera que inmediatamente despues de la mordedura hubo la rotura de los conductos y la saliva se comenzo a extravasar de una manera tan rapida que ya la masa presentaba un tamano considerable sin presentarse todavia la formacion de la cicatriz.

A pesar de la predisposicion de los perros a presentar el mucocele de las glandulas salivales o sialocele existen tambien algunos reportes sobre esta enfermedad en otros animales domesticos. Pascoe (1990) reporto la aparicion en un potro de 2 dias de edad y en un caballo adulto, sin embargo lo considera una patologia de poca incidencia en esta especie y Jubb, et al (1990) menciona que en los bovinos se puede llegar a presentar pero afecta principalmente la glandula sublingual, ademas nunca llegan a superar los 0,5 cm de tamano a diferencia de los 10 cm que se presentan en los caninos, como en este caso.

El mucocele es una enfermedad que debe corregirse rapidamente, mediante la sialoadenectomia, debido a las consecuencias nefastas que acarrea para la salud del animal ademas de la estetica que para muchos propietarios es importante. El encapsulamiento de la saliva crece progresivamente contiguo a estructuras de importancia fisiologica como lo son la traquea, epiglotis y el esofago hasta llegar un momento que comienzan a entorpecer su funcion; Manfra (1996), Bolz, et al (1975) y Durall (1990) consideran que en esta etapa, el mucocele ya comienza a generar dificultad en la respiracion y en la deglucion ocasionando degeneramiento en las funciones metabolicas del animal.

La sialoadenectomia, genera cierto compromiso a la salud del animal; si bien es cierto, el tratamiento del mucocele es importante, pues este comienza a comprometer algunos procesos fisiologicos, sin embargo la reseccion total del complejo conducto-glandular genera una vulneracion a la cavidad bucal y a los procesos digestivos, pues Castro, et al (2011), considera que ante una inadecuada o nula secrecion salival se provoca un deterioro en el proceso de masticacion, paso de alimentos al tracto digestivo y la aparicion de alteraciones en las piezas dentarias, ademas Mendez (2011), Guyton, et al (1997) y Garcia, et al (1995) resaltan su importante rol en la prevencion de infecciones bucales y los procesos de desdoblamiento de los alimentos gracias al contenido de IgA, ptialina, cloro, sodio y potasio.

A pesar de las consideraciones anteriores, Durall (1990) considera que no existe ningun tipo de consecuencia inclusive si se extrajera ademas de la submandibular la glandula sublingual. Sin embargo es pertinente mencionar que el 93% de la secrecion total de saliva corresponde a la producida por las glandulas mayores (Garcia, et al 2012) que son la parotida, submandibular y sublingual, entonces es evidente que con la extraccion de al menos una de las tres glandulas el flujo salival estara afectado.

Cuando se realiza adecuadamente la sialoadenectomia, se presenta una recidiva menor al 5% (Swalec, 2001, Durall, 1990), pues fisiologicamente deja de existir la secrecion salival y por ende no hay encapsulamiento de la misma. Por el contrario Bolz, et al (1975) y Swalec (2001) afirman que cuando no se realiza la extraccion del complejo conducto-glandular sino que se realiza otros tratamientos como el drenaje, la tasa de recurrencia es bastante alta, pues la secrecion salival sigue existiendo y la rotura del conducto sigue generando la extravasacion del contenido.

Aspectos postquirugicos.

En el examen hematologico realizado en la etapa postquirurgica se evidencia una anemia mucho mas marcada que la que presentaba en el primer cuadro, a pesar que al paciente se le realizaron las respectivas correcciones para mitigar los posibles efectos negativos durante la cirugia y la recuperacion ocasionada por los bajos indices eritrocitarios y plaquetarios que presentaba. Las funciones medulares y endocrinas, indispensables en la eritropoyesis (Villiers, 2012), se encontrara reducida en un animal senil en comparacion a un organismo joven. El la intervencion quirurgica hubo una hemorragia normal, lo cual ocasiono la perdida de eritrocitos, obligando al animal a estimular la eritropoyesis; como es de esperarse, el paciente geriatrico presenta un proceso bastante lento e ineficiente.

Para contrarrestar la situacion anemica marcada, se utilizo el undecilenato de boldenona (Legacy[R]) en dosis unica de 5 mg/kg, pues Sumano, et al (2006) afirma que es un agente androgenico que al usarse en las dosis indicadas no ocasiona efectos adversos y mejora notablemente la condicion de la medula osea, el hueso y cartilago oseo en general, produciendo un efecto eritropoyetico aun mayor que el producido por la cianocobalamina.

Por el contrario, se observo que el tratamiento hemostatico instaurado tuvo buenos resultados. Fisiologicamente, ante una lesion en la pared de los vasos ocurre inmediatamente un proceso de agregacion plaquetaria (Meyer, et al 2007). Por las anteriores razones se explica el incremento de los trombocitos en el segundo examen hematologico realizado.

CONCLUSIONES

* La mejor forma de solucionar los casos de mucocele es a traves de intervencion quirurgica, puesto que se evitan recidivas del problema.

* El perro intervenido presento caracteristicas fenotipicas que lo asocian con razas que pueden ser susceptibles a la alteracion, por lo cual es importante el desarrollo de investigaciones que permitan determinar la relacion entre la patologia y la raza o cruces por determinado grado de cruzamiento.

* En la zona de estudio, el mucocele por lesiones puede ser mas comun en animales mestizos, denominados "criollos", puesto que la disposicion de alimento no es la adecuada.

http://dx.doi.org/10.5209/rev_RCCV.2015.v9.n1.48313

BIBLIOGRAFIA

Adams, H. 2003. Farmacologia y terapeutica veterinaria. Zaragoza, Espana: Acribia. pp 550-589.

Alonso, R. 2006. Manejo y Exploracion de Pequenos Animales. Consultado el 09 de mayo de 2014 en: www.pendientedemigracion.ucm.es. 2p.

Banks, W. 1996. Histologia Veterinaria Aplicada. Mexico DF, Mexico: Manual Moderno. pp 77-102.

Bolz, W; Dietz, O; Schleiter, H; Teuscher, R. 1975. Tratado de patologia quirurgica especial para veterinarios. Tomo 1. Zaragoza, Espana: Acribia. pp 145-148.

Boneu, F; Vidal, E; Maizcurrana, A; Gonzalez, J. 2004. Submaxillary gland mucocele: presentation of a case. Medicina Oral S. L., 10. Pp.180-184.

Castro, R; Bravo, C; Alcaino, V; Giacaman, R. 2011. Efecto de las cargas articulares sobre el flujo y pH salival. Revista Clinica de Periodoncia, Implantologiay Rehabilitacion Oral. 4 (1). Pp.13-16.

DeBowes, L. 2012. Trastornos de la cavidad oral. En, E.J. Hall; J.W. Simpson; D.A. Williams (Ed.), Manual de Gastroenterologia en Pequenos Animales. Barcelona, Espana: Ediciones S. pp. 169-184.

Durall, I. 1990. Cirugia de cabeza, cuello y garganta. Clinica Veterinaria de Pequenos Animales, 10 (1). Pp.13-36.

Estebanez, A. 2012. Ranula: caso clinico en imagenes. REDVET--Revista electronica de Veterinaria, 13 (4). Pp. 1-12.

Gines, M; Ruiz, S. 1995. Secrecion salival. En, A. Garcia Sacristan; F. Castejon; L. De la Cruz; J. Gonzalez; M. Murillo; G. Salido (Ed.), Fisiologia Veterinaria. Madrid, Espana: McGraw-Hil. Pp.545-553.

Garcia, B; Delfin, O; Lavandero, A; Saldana, A. 2012. Principales proteinas salivales: estructura, funcion y mecanismos de accion. Revista Habanera de Ciencias Medicas, 11 (4), 450-456.

Geneser, F. 2000. Histologia sobre bases biomoleculares. Buenos Aires, Argentina: Editorial Medica Panamericana.

Getty, R. 1982. Sistema digestivo de los carnivoros. En, S. Sisson; J.D. Grossman (Ed.), Anatomia de los Animales Domesticos. Barcelona, Espana: Masson. Pp. 1688-1709.

Guyton, A; Hall, J. 1997. Tratado de fisiologia medica. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. Pp 790-810

Jubb; K; Kennedy, P; Palmer, N. 1990. Patologia de los Animales Domesticos. Montevideo, Uruguay: Hemisferio Sur. tercera edicion. Tomo 2. Pp. 24-25.

Kassai, T. 2002. Helmintologia Veterinaria. Zaragoza, Espana: Acribia. pp 66-85.

Krahmer, R; Schroder, L. 1988. Atlas de anatomia de los animales domesticos. Zaragoza, Espana: Acribia. pp. 324

Leeson, T; Roland, C; Paparo, A. 1990. Texto/Atlas de Histologia. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. pp. 87.

Llena, C. 2006. La saliva en el mantenimiento de la salud oral y como ayuda en el diagnostico de algunas patologias. Medicina Oral S. L., 11. Pp.449-455.

Lopez, A. (2004). Reparacion. En, F.J. Trigo; G. Valero (Ed.), Patologia general veterinaria. Mexico DF, Mexico: UNAM. Pp.215-251.

Manfra, S. 1996. Orofaringe. En, S.J. Birchard; R.G. Sherding (Ed.), Manual Clinico de Pequenas Especies. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. pp. 720-747.

Manzo, M. 2008. Examen fisico en perros y gatos. Tesis de pregrado no publicada, Universidad Veracruzana, Poza Rica, Mexico.

Mathews, Paul; Derry, Sheena; Moore, Andrew; McQuay, Henry. 2009. Rubefacientes topicos para el dolor agudo y cronico en adultos. Biblioteca Cochrane Plus. Consultado el 01 de junio de 2014 en: www.update-software.com.

Mendez, J. 2011. Tratamiento quirurgico de mucocele. Caso clinico. Tesis de pregrado no publicada, Universidad Veracruzana, Poza Rica, Mexico.

Meyer, D; Harvey, J. 2007. Medicina Laboratorial Veterinaria Interpretacion y Diagnosis. Barcelona, Espana: Multimedica. tercera edicion. pp 45-57.

Mitchell, R; Kumar, V; Abbas, A; Fausto, N. 2007. Compendio de Robbins y Cotran Patologia Estructural y Funcional. Madrid, Espana: Elsevier. septima edicion. pp. 69.

Molina, L; Aragon, C; Castillo, H; Galicia, S. 2008. Experiencia de cinco anos con etamsilato en la reseccion transuretral de la prostata. Rev Mex Urol., 68 (4). pp. 199-202.

Moya, M; Velasco, A. 2008. Trastornos de las glandulas salivares. Memorias de curso. Consultado el 12 de junio de 2014 en: www.eusalud.uninet.edu/apuntes/tema 27.pdf

Muir, W; Hubbell, J; Skarda, J; Bednarski, R. 2001. Manual de Anestesia Veterinaria. Madrid, Espana: Harcourt. tercera edicion. Pp 19-25.

Pascoe, R. 1990. Atlas de dermatologia equina. Barcelona, Espana: GRASS. pp. 98.

Rakich, P; Latimer, K. 2005. Citologia. En, K.S. Latimer; E.A. Mahaffey; K.W. Prasse (Ed.), Patologia Clinica Veterinaria. Barcelona, Espana: Multimedica. pp. 371-405.

Rebar, A; MacWilliams, P; Feldman, B; Metzger, F; Pollock, R; Roche, J. 2002. Manual de Hematologia de Perros y Gatos. Barcelona, Espana: Multimedica. pp 31-35.

Reiter, A; Smith, M. 2012. La cavidad oral y orofaringe. En, D.J. Brockman; D.E. Holt (Ed.), Manual de Cirugia de la Cabeza, Cuello y Torax en pequenos animales.. Barcelona, Espana: Ediciones S. pp. 39-64.

Remillard, R. 2002. Nutricion parenteral. En, S.P. DiBartola (Ed.), Terapeutica de liquidos en pequenas especies. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. pp. 498-517.

Rodriguez, V; Cabrera, A; Nava, L; Macias, Ll; Perez, T. 2008. Exeresis de un quiste salival de la glandula submandibular izquierda en una perra. REDVET--Revista Electronica de Veterinaria, 9 (4), pp.1-9.

Shively, M. 1993. Anatomia Veterinaria Basica, Comparativa y Clinica. Mexico DF, Mexico: El Manual Moderno. pp 389.

Stinson, A; Brown, E; Calhoun, M. 1993. Epitelio. En, H.D. Dellman (Ed.), Histologia Veterinaria. Zaragoza, Espana: Acribia. pp. 17-30.

Stokol, T. 2012. Alteracion en la funcion plaquetar. En, M.J. Day; A. Mackin; J.D. Littlewood (Ed.), Manual de Hematologia y Transfusion en Pequenos Animales. Barcelona, Espana: Ediciones S. pp. 273-289.

Sumano, H; Ocampo, L. 2006. Farmacologia Veterinaria. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. pp 189-889.

Swalec, K. 2001. Orofaringe. En, J. Harari (Ed.), Cirugia en pequenos animales. Buenos Aires, Argentina: Inter-Medica. pp. 153-190.

Trigo, F. 1998. Patologia sistemica veterinaria. Mexico DF, Mexico: McGraw-Hill. tercera edicion. Pp. 93.

Villiers, E. 2012. Alteraciones de los eritrocitos. En, E. Villiers; L. Blackwood (Ed.), Manual de diagnostico de laboratorio en pequenos animales. Barcelona, Espana: Ediciones S. pp. 47-81.

Welch, T. 2009. Cirugia en pequenos animales. Tercera edicion. Elsevier. Barcelona, Espana. Pp. 367.

Zeballos, R; Numbela, D. 2002. Mucoceles: del diagnostico al tratamiento. Revista Boliviana de Dermatologia, 1 (1), pp. 53-54.

Julio Cesar Blanco Rodriguez (1) *., Ivan Camilo Sanchez Rojas (2)

(1) Universidad de la Amazonia. Florencia, Caqueta--Colombia. (2) Semillero de investigacion AMERAt. Universidad de la Amazonia, Florencia, Caqueta--Colombia

* Correspondencia al autor: mvzjulioblanco@gmail.com
COPYRIGHT 2015 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2015 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Blanco Rodriguez, Julio Cesar; Sanchez Rojas, Ivan Camilo
Publication:Revista Complutense de Ciencias Veterinarias
Date:Jan 1, 2015
Words:5008
Previous Article:Cambios en el perfil bioquimico hepatico de alpacas positivas a huevos de Fasciola hepatica.
Next Article:Red de profesores europeos de Virologia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters