Printer Friendly

Mittermeir, R.A., Myers, N., Robles Gil, P., C. Goettsch Mittermeir. 1999. Hotspots. Earth's Biologically Richest and Most Threatened Ecosystems.

Cemex, Mexico, 430 p. (Distribuida por Chicago University Press, US$65.00, o puede pedirse a Agrupacion Sierra Madre, Prado Norte 324, Mexico DE)

El vocablo "hotspot" puede traducir como "sitio o punto caliente, algido, muy significativo". Asi, es comun verlo aplicado a localidades geologicamente activas como volcanes o placas tectonicas, o lugares en los que las tensiones socioeconomicas o politicas estan "al rojo vivo", por ejemplo, los Balcanes.

Extender ese termino, con el fin de amplificar su importancia, a la biodiversidad, se le atribuye a Norman Myers, profesor de Oxford y autor de la ya trasnochada obra GALA, por su publicacion de 1988 intitulada Threatened biotas: hotspots in tropical forests (The Environmentalist 8: 178-208) erroneamente, porque ese sustantivo adjetival, hotspot, ya habia sido empleado por The Nature Conservancy International Program del cual forme parte, precisamente, en el minusculo grupo de estudio de la biodiversidad confeccionando mapas del neotropico basados en la informacion biologica disponible entonces y utilizado en la reunion annual de esa agrupacion conservacionista celebrada en Crystal City, Virginia, en 1985.

Independientemente del uso del vocablo, el concepto no es ni era nuevo. Ejemplo de ello es que los grandes naturalistas del siglo XIX ya comprendian muy bien la importancia de la megadiversidad biologica de regiones como la cuenca amazonica, la isla continente de Australia, la cuenca del Congo y grandes zonas de Asia tropical y subtropical, Melanesia y Micronesia, entre otras menos visitadas.

La idea es que, considerando su extension superficial, algunos puntos del planeta concentran un alto numero de especies de los mas diversos grupos, generando razones especie/unidad de area muy elevadas. Ilustro con un ejemplo: en Costa Rica se han registrado 848 especies de aves para una extension territorial de 51.100 km cuadrados es decir, 16,59 especies por kilometro cuadrado mientras que para Brasi, con un territorio de 8.511. 965 km cuadrados se registran 1622 especies de aves, con una relacion de 0,191 especies por unidad de area. Indices interesantes si la disribucion de las especies fuese normal y homogenea, claro, pero que permite apreciar la riqueza biologica en cifras relativas y comparar diversos ambientes para mejor dirigir el esfuerzo de los ambientalistas particularmente el terminos de costo/beneficio en la inversion por salvaguardar porciones o totalidad de esos ambientes, algo asi como cuantas especies por dolar norteamericano.

El grupo de Russell Mittermeir, primatologo que dirige Conservation International (que no es otra cosa que el sector cismatico, disidente, del antiguo Nature Conservancy International) y sus coautores han plasmado en un impresionante volumen esta idea basica para un gran publico: mas de un tercio de la biodiversidad planetaria se encuentra concentrada en tan solo 1.4% de la superficie del mundo y de esa, han selccionado veinticinco areas, las mas ricas, como "hotspots". Sugieren ademas, que siendo asi, la conservacion de la biodiversidad no es tan dificil monetariamente ya que con con unas centenas de millones de dolares, aproximadamente el costo de dos misiones a Marte, podria protegerse ese misero 1.4% del mundo. Es simple, no?

Hay una presentacion de Harrison Ford, el actor que interpreto al personaje fantastico de Indiana Jones. Siempre es importante utilizar una figura conocida de la gran masa para apradinar una campana de esa naturaleza. Recuerdo bien cuando, en tiempos del fenecido Nature Conservancy International, fue nada menos que Robert Redford el que encabezo un esfuerzo conservacionista para el noroeste norteamericano.

Una tecnica de Madison Avenue que se disculpa por la nobleza del fin. En la parte introductoria, por todos los autores, Hotspots and global biodiversity conservation, hay una nutrida informacion sobre la diversidad numerica de muchos grupos de organismos y sus distribuciones geograficas, que por si resulta valiosa compilacion.

Seguidamente, se presentan cada una de las veinticinco "zonas calientes", con prolijidad de ilustraciones de color de organismos ya sobrexplotados por sus cualidades fotogenicas aunque hay otras de cosas muy poco ilustradas anteriormente. Sorprende al lector acucioso el poco cuidado en la edicion de nombres cientificos que presentan errores tipograficos e.g. Furcifer paradalis en vez de F. pardalis, el camaleon pantera de Nosy Komba, Madagascar, o la leyenda de la fotografia en la pagina 82, que muestra un recolector de nueces de Brasil, fruto de la lecitidacea Bertholletia, excelsa, como "collecting Brazil coconut nuts in Tambopata, Peru", un doble error por falsa informacion y la redundancia.

Abundan ilustraciones y parrafos sobre la representacion de una especie importante, Homo sapiens en los famosos "hotspots", que ademas de biodiversos son "amenazados" por la humanidad, pero en ninguna parte se dice de ella que pudiese ser una "hot species" en el sentido de importancia cuando se habla de conservar ese 1.4% de nuestra Tierra. Y es que la biodiversidad se mide, aparentemente, por su valor de uso y no solo por lo que cueste poner en un encierro a prueba de todo ese 1.4% de la Tierra. Y que se hace con esas personas?

Veamos el primer aspecto, del hombre como azote y amenaza de la biodiversidad. Cincotta et al. en su articulo Human population in the biodiversity hotspots (Nature 404: 986-9890, 2000) que esos sitios privilegiados por Natura son, a su vez, los de mayores tasas de crecimiento poblacional (1.8% ano -1) y donde en 1995 vivia aproximadamente 1.1 billones de seres humanos, lo que sugiere que los cambios ambientales cuanti- y cualitativos seguiran forzando un cociente de riesgo y extincion de especies muy importante y sin alternativas mientras se de a la biodiversidad un valor utilitario en los mercados internacionales. El ilustre ecologo tropical John Terborgh, en su reciente obra Requien for the Rainforests (1999, Island Press) nos presenta un panorama mos objetivo y lucido sobre la conservacion de la biodiversidad por la biodiversidad que sin duda tendra gran acogida en la comunidad cientifica mundial conciente ya de que la idea de conservar la biodiversidad mundial es una quimera y que GAIA, hermoso concepto, ha perdido validez como opcion.

Una falla intelectual de Mittermier et al. es la de proponer, por omision, que con "salvar" la biodiversidad de 25 zonas estariamos "salvando" la biodiversidad importante del mundo. Se olvidan que hace mas de un siglo perdimos esa oportunidad y de que en un mundo viviente fragmentario hay otra biodiversidad en proceso de adaptacion que requiere de igual atencion, ademas de que aparentemente ignoran que aun esas valiosas especies del 1.4% del planeta dependen de procesos ecologicos globales y no solo del entorno local inmediato. Ha sido el mismo grupo de Mittermeir el que ha propuesto en otras publicaciones recientes que hay que permitir el acceso a los recursos utilizables de esas areas, como dejar que los madereros extraigan toda la caoba sudamericana, para que esos lugares pierdan atractivo comercial y abaratar y facilitar de esa forma la conservacion!

El libro ha sido impreso en el Japon por Toppan Printing Co., en una edicion que podemos considerar de lujo. Es un libro obviamente hecho para darle alguna credibilidad cientifica a la inminente campana de recaudacion de fondos por unos US$500 millones para conservacion de los "sitios calientes". Por su precio de US$65 y la calidad grafica es una mejor compraque el de Monteverde (Nadkarni & Wheelwright 2000, Oxford, resenado en este volumen) que sin embargo tiene mayor valor como obra cientifica porque en mi opinion Hotspots es solo un "hot coffee-table book" que si logra educar a una fraccion de los donantes que lo reciban, tal vez firmado por Indiana Jones, habra alcanzado su cometido.

Luis D. Gomez P. Jardin Botanico Wilson, Organizacion para Estudios Tropicales, San Vito C. Brus, Costa Rica.
COPYRIGHT 2000 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2000 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gomez P., Luis D.
Publication:Revista de Biologia Tropical
Article Type:Resena de libro
Date:Dec 1, 2000
Words:1360
Previous Article:Nadkarni, N.M. & N. Wheelwright (eds). 2000. Monteverde. Ecology and Conservation of a Tropical Cloud Forest.
Next Article:Luer, C.A. 1999. Systematics of Pleurothallis. Icones Pleurothallidinarum XVIII. Monographs in Systematic Botany 76.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters