Printer Friendly

Microutopismo y fragmentacion social: Nozick, Iraburu y Kumar.

Introduccion

La idea de "microutopia", entendida como la reduccion de las proyecciones globales de la tradicion utopica desde una "sociedad utopica" a "grupos sociales utopicos", constituye el nucleo del analisis llevado a cabo en este trabajo. Partiendo de una reflexion critica sobre este concepto especifico de la teoria de la utopia se identifica su vinculacion con la fragmentacion social en tanto que justificacion teorica de la misma.

Esta justificacion ha tomado varias formas desde fines de siglo pasado, aqui se investigan tres casos: en primer lugar, la "utopia-marco" de Robert Nozick tal como aparece expuesta en anarchy, state, and Utopia de 1974; en segundo lugar, la idea de una "utopica" sustantivada propuesta por el padre Iraburu en Evangelio y utopia de 1998 en contraposicion a lo que el llama "ascetica" y "politica"; por ultimo, el pensamiento del sociologo Krishan Kumar en Utopia & anti-utopia in Modern Times de 1987 segun el cual H. G. Wells le lega al utopismo la tarea de combatir la fragmentacion social. De estos casos se sigue que la funcion utopica tal como la consideraban autores como Ernst Bloch, es decir como la busqueda del perfeccionamiento de todo el genero humano, se ve contrariada con la nocion del caracter "micro" del utopismo de fines del siglo XX. En terminos de la sociologia del conocimiento podria decirse que el microutopismo es la ideologizacion del utopismo, o mas llanamente, la negacion del utopismo con una retorica utopizante. Segun Mannheim:
   Un estado de espiritu es utopico cuando resulta desproporcionado
   con respecto a la realidad dentro de la cual tiene lugar [...] se
   orienta hacia objetos que no existen en la situacion real [...]
   llamaremos utopicas a aquellas orientaciones que trasciendan la
   realidad y que, al informar la conducta humana, tiendan a destruir
   parcial o totalmente, el orden de cosas predominante en aquel
   momento. (1)


En el desarrollo de este articulo se propone mostrar como este microutopismo, en lugar de constituir una posicion intelectual que va en contra del statu quo buscando su transformacion, se encuentra ligado a la ideologia en tanto que por sus metas a corto plazo y sus agrupaciones estratificadoras y en algunos casos elitistas contribuyen al mantenimiento del estado de cosas que estimulan la fragmentacion social.

Utopia y fragmentacion social: dos conceptos polisemicos

Antes de indagar directamente los casos propuestos es necesario brindar algunas precisiones en torno a que se entiende en esta investigacion por "utopia" y por "fragmentacion social". El termino utopia tiene su origen en el siglo XVI, con la obra homonima de Tomas Moro, ahora bien, el mismo no se convierte en el actual concepto polisemico hasta que es estudiado por los pensadores socialistas y anarquistas de fines del XIX y del siglo XX. Alexandru Cioranescu clasifico los multiples sentidos en los que se dice la utopia en cinco sentidos centrales: (2)

a) Utopia es el libro de Moro de 1516, b) utopia es un genero literario de ideas socio-politicas implementado desde el siglo XVI hasta la actualidad, (3) c) utopia es una quimera, una proyeccion imposible, (4) d) utopia es todo intento de trascender la realidad modificando el status quo, y por ultimo, e) utopia es una forma de pensar, una mentalidad, una funcion del espiritu. Como parece evidenciarse los sentidos dados por Cioranescu van desde el menos extenso al mas extenso semanticamente. Segun el abordaje efectuado de los mismos el sociologo polaco Bronislaw Baczko habla de enfoques: literiarios, historicos, sociologicos, simbolicos o de "periodos calientes". (5) En resumen, se entiende por el concepto de utopia en su sentido mas amplio una disposicion humana a proyectar ideales para ejercer transformaciones sobre la realidad y en el mas estrecho un genero literario de corte filosofico politico.

Por su parte, el concepto de fragmentacion social es mas reciente en el tiempo, segun Bingham Powell seria una metafora del siglo pasado originalmente aplicada a la politica y luego extendida a la esfera social. (6) Pese a la diferencia de siglos entre ambas ideas la "fragmentacion social" tambien comparte el caracter polisemico, pero en lugar de ser una polisemia en el contexto de aplicacion es una polisemia en el contexto de justificacion, podria precisarse que la polisemia de la idea de fragmentacion social es fruto de su pluricausalidad. Dado que la idea de sociedad tiene demasiadas aristas, puede estar fragmentada desde muchos angulos. Puede tomarse como eje el componente economico, el educativo-informatico, el politico, el religioso, el etnico y por tanto analizar como el conjunto de individuos reunidos bajo el pacto social se encuentra fragmentado en muy diferentes grupos segun se haga el recorte. De hecho un individuo puede estar en varios grupos o carecer de sentido de pertenencia a ninguno (lo que no implica que no pertenezca a uno, podria pertenecer al grupo de los apaticos, etcetera). Si se hace caso a Silvia Severini el problema seria el resultado de la nueva cosmovision que nacio con el Renacimiento y se establecio con la Modernidad avanzada, el pasaje del teocentrismo al antropocentrismo, el del miembro de la comuna al ciudadano, en otras palabras el (re)nacimiento del individuo. (7) Por ello se asocia fragmentacion con atomizacion, aislamiento, individuacion. Ahora bien, ?es el individualismo un problema per se? El reconocimiento del individuo y sus derechos ha sido un logro y no un defecto de la Edad Moderna, lo que ha sido y es aun problematico es la fragmentacion de los fines y la negacion de proyectos que engloben el mejoramiento del estado de la humanidad desde una perspectiva integradora y no basada en el uso de la violencia y la imposicion de un grupo sobre el resto. Los especialistas americanos suelen subrayar en trabajos colectivos el efecto negativo de la fragmentacion en la esfera socio-economica: la ampliacion de la brecha entre ricos y pobres, la marginacion social, la ausencia de igualdad de oportunidades, la vulneracion de derechos y las dificultades de algunos grupos para ser reconocidos como sujetos de derecho, etcetera. Mientras que especialistas europeos subrayan las dificultades de socializacion de sus ciudadanos que se manifiestan en la tendencia al aislamiento, la despersonalizacion, las transformaciones de los nucleos familiares y fenomenos como el de los hikikomori (8) y las fobias sociales, entre otras. (9)

En este trabajo hare referencia a la utopia entendiendola como el intento de ejercer mejoras globales en el estado de la humanidad y, en cambio, fragmentacion social denotara la perdida de ideales globales a favor de intereses de grupos no-inclusivos o de intereses meramente egoistas. A continuacion, se analizo como el planteo de la utopia-marco de Robert Nozick conduce al individualismo y como tal su utopia-marco no constituye una genuina utopia.

Nozick y la utopia como marco

El filosofo politico norteamericano Robert Nozick en su obra Anarchy, State and Utopia no solo proporciono una critica y un reconocimiento a la labor para recuperar los estudios politicos que tuvo la obra de John Rawls sino una nueva propuesta sobre el utopismo. La obra es un tratado en sentido estricto por su sistematicidad y organicidad, las tres palabras del titulo estan claramente representadas por las secciones del libro. Nozick parte del estado de naturaleza de John Locke para justificar la necesidad de una agencia de proteccion contra la violencia. Toma esa nocion como punto de partida y describe el monopolio que puede ser sustentado por algunos grupos violentos por lo cual la idea de un Estado minimo surge como contrapartida de un caos de agencias violentas. Es importante notar que como pensador libertario Nozick no acepta mas que un Estado gendarme y garante de los contratos. El filosofo estadounidense cierra el libro con la concepcion de la utopia-marco como la unica posible en un Estado del tipo que pregona, puesto que cualquier exceso de poder en el Estado o en un ideal utopico implicaria una merma en la libertad del individuo y un exceso violento desde su punto de vista.

Para Nozick la utopia solo es viable si sirve de marco para otras utopias. Se nota aqui la modernizacion de la utopia avenida con la critica al utopismo efectuada por H. G. Wells en su texto A Modern Utopia donde cuestiona que las utopias clasicas olvidan la movilidad social y la posibilidad de disenso (para Wells las utopias tienen que ser cineticas y no estaticas). (10) En este sentido, Nozick hace un intento de superar a las utopias clasicas con su idea de la utopia-marco. Es decir, una utopia en la cual los utopianos pueden pensar y llevar a cabo sus propias utopias. Hay ausencia de stasis dado que no hay una "armonia" impuesta, o un consenso obligatorio como el denunciado en las distopias del siglo XX. Para probar su razonamiento Nozick propone un experimento mental partiendo de tres "rutas teoricas": "La primera ruta comienza con el hecho de que las personas son diferentes. Difieren en temperamento, intereses, capacidad intelectual, aspiraciones, tendencia natural, especulaciones y la clase de vida que desean seguir. Las personas divergen en los valores que tienen y atribuyen diferentes pesos a los valores que comparten". (11)

Esta es una constante en el pensamiento de Nozick: la diferencia antropologica, muy distinto a los pregones igualitaristas de un J. J. Rousseau o de un E. Cabet. Por otro lado, en cuanto a la segunda y la tercera rutas, dice: "[...] no todos los bienes pueden realizarse simultaneamente, entonces se tendran que hacer trueques. La segunda ruta teorica senala que hay poca razon para creer que un sistema unico de trueques lograra aceptacion universal. [.] La tercera ruta teorica para el marco de la utopia se basa en el hecho de que las personas son complejas". (12)

Partiendo de esta base propone que se imagine un experimento mental en el que cada ser humano diferente pueda crear su mundo perfecto. Ahora bien, si se quiere que los otros esten en su propio mundo debera hacer algunas concesiones, dado que los otros, en caso de estar disconformes, pueden irse a sus propios mundos creados a su gusto. De este modo, Nozick especula que hay un mundo posible en el cual todos desean permanecer y estan relativamente conformes. Esa utopia, en tanto que el mejor de los mundos posibles, es la utopia-marco, es decir, la utopia que alberga la posibilidad de la diversidad de utopias. Para Nozick esa utopia-marco solo puede darse en un Estado minimo. El filosofo libertario no niega que en el futuro una de esas microutopias pudiera extenderse a todos, pero considera que la misma aun no ha surgido y que el unico espacio en el que podria surgir es en el de la utopia-marco, puesto que alberga a todas las utopias en tanto que promulgadora de la creacion de utopias.

A continuacion analizo otra forma de microutopismo en un marco totalmente distinto, el religioso, pero que tiene algunas semejanzas en su peculiar comprension del termino utopia, no ya como una meta global o del genero humano sino individual como aparece en la utopia-marco de Nozick.

Iraburu y la "utopistica"

La relacion entre utopismo y religion ha estado presente a lo largo de la historia en multiples aspectos. En principio, se suele considerar que la utopia es la secularizacion moderna de la idea de paraiso o de Eden de las religiones, mitologias y leyendas populares: los jardines eliseos, las islas bienaventuradas, la edad dorada, el pais de Jauja o Cucana, etcetera. En el marco del pensamiento occidental, particularmente el europeo de los siglos XVI-XIX, la relacion fundamental fue entre la utopia y el cristianismo, los cuales se retroalimentaron de diversas formas. Por un lado, autores como Jean Servier afirman que el utopismo es una forma cuasi heretica que preconiza la posibilidad de subsanar la caida (el pecado original) mediante nuevos ordenamientos sociales que permitan la realizacion del paraiso en la Tierra. Por otro lado, el milenarismo o quiliasmo, es decir, la doctrina del reino de mil anos que seguira a la segunda venida de Cristo y la consecuente parusia, ha jugado un rol preponderante en algunos utopistas como Tommaso Campanella o Francis Bacon. La idea del utopismo como herejia fue desarrollada por Thomas Molnar, pensador hungaro conservador que se asento en los Estados Unidos. Molnar en su libro Utopia: La herejia perenne (13) se refiere peyorativamente al utopismo por estos aspectos resaltados, como la negacion del pecado original, pero tambien por la sospecha de ateismo y la vinculacion del termino a la esfera sovietica de la cual el autor escapaba. Por su parte, el teologo protestante frances, Gabriel Vahanian sostuvo una optica diversa a la de Molnar. Vahanian fue uno de los fundadores y propagadores del movimiento teotanatologico (la teologia de la muerte de Dios). En su busqueda de una nueva perspectiva de lo divino y de la relacion de la iglesia con sus fieles, propugno por una revalorizacion del utopismo y de la tecnica. (14) Entre los teologos protestantes tambien se destaco la labor de Paul Tillich. Los catolicos, aunque de menor difusion en la actualidad hicieron sus aportes positivos al utopismo. En el marco de la praxis social, los padres Juan de Zumarraga y Vasco de Quiroga llevaron a cabo proyectos microutopicos y utopias practicas en Mexico durante el siglo xvi, inspirados en el texto de Tomas Moro. En el ambito de la teoria utopica, el padre Jose Maria Iraburu, teologo considerado ortodoxo cuya obra denuncia la revitalizacion de herejias en el catolicismo, decidio conciliar ciertos aspectos del catolicismo ortodoxo con el utopismo, pero en el particular sentido que se menciono mas arriba. Iraburu en Evangelio y utopia dice: "[...] doy con cierta frecuencia al vocabulario de la utopia un sentido bastante amplio y flexible, para referirme con el a todas las coordenadas mentales y conductuales, aunque solo afecten a una persona, que entran en contraste patente con las ideas y costumbres del mundo topico". (15)

Hay una similitud con la definicion mannheimiana de utopia como aquello que se opone al orden de cosas reinante (el topos). No obstante, el concepto central de la perspectiva utopica de Iraburu esta dado por la nocion de "utopica" y no por la de utopia: "[...] me permito distinguir entre la ascetica, que busca la perfeccion de la persona, la politica, que pretende el mayor bien de la sociedad, y, a un nivel intermedio, la utopica, que trata de la vida perfecta de los grupos formado en libre asociacion: un cierto numero de personas o familias asociadas". (16)

En estas definiciones estipulativas hay una estrategia conceptual que esta muy cerca de la inconsistencia. Iraburu separa a la utopia de la politica, pero a diferencia del rechazo de la politica que hizo Frederick Burrhus Skinner en su Walden Two el rechazo del presbitero catolico se haya conducido a evitar la posibilidad de pelagianismo. La politica en tanto que busqueda del mayor bien de la sociedad esta ligada a los intereses terrenales y no a los espirituales. Iraburu vincula el evangelio con la utopia, en tanto que estuvo asociado desde un principio a pequenas comunidades, microutopias, que propugnaban la busqueda del bienestar pero en el mas alla. De este modo, el interes por las microutopias y su aceptacion esta orientado a detener la posibilidad de las utopias tradicionales que sostenian ideales politicos a gran escala y que buscaban la realizacion del paraiso en la tierra, en esta vida.

Al igual que en el sistema de Nozick el utopismo se ve transformado para servir a una forma de la ideologia, ya sea la del liberalismo libertario ya sea la del catolicismo ortodoxo. Pese a las diferencias de Nozick e Iraburu comparten la reduccion semantica del termino utopia, el norteamericano escribio sobre utopia de utopias y el espanol sobre la utopica de la utopia. Ambos situan el concepto en contradiccion consigo mismo, dado que la utopia en tanto que busqueda de justicia social o del mejoramiento de las condiciones en las que vive la humanidad no puede estar sesgada a los intereses individuales o de grupos reducidos.

Kumar y la fragmentacion de lo utopico

Jagdish Krishan Kumar, sociologo de origen indio que ejerce la docencia en la Universidad de Virginia, Estados Unidos, ha realizado investigaciones en torno al utopismo desde hace varias decadas cuyos resultados fueron volcados en libros tales como Utopia and Anti-Utopia in Modern Times (1987), Utopianism (1991) y Utopias and the Millennium (1993). Estuvo particularmente interesado en los pasajes que llevan del utopismo al antiutopismo y viceversa; por tanto, efectuo interesantes analisis del distopismo del siglo XX el cual tuvo entre sus principales exponentes a Herbert George Wells, Evgeni Zamyatin, Aldous Leonard Huxley y Eric Arthur Blair "George Orwell". En una entrevista que mantuvo con el autor de este articulo cuando se le consulto ?que entendia por "utopia"? el sociologo respondio haciendo una enumeracion que recuerda a la de los enfoques de B. Baczko:

En general creo que una definicion muy precisa de utopia no es muy util. Utopia es una tradicion de pensamiento y de escritura, e involucra varias formas diferentes: la utopia formal literaria, como fue inaugurada por la Utopia de Tomas Moro (1516); ciertas clases de teorias sociales utopicas, tales como los trabajos de Robert Owen, St. Simon, Fourier; los disenos y esquemas arquitectonicos y urbanos, desde Leon Battista Alberti hasta Le Corbusier; una buena cantidad de ciencia ficcion desde fines del siglo XIX, tales como las novelas de H. G. Wells; y quizas tambien ciertas formas de la cultura popular, como el retrato de comunidades ideales y familias ideales en el cine de Hollywood y la TV ("The Waltons", "Neighbours", etcetera).

Tambien hay comunidades utopicas, comunidades experimentales tales como Twin Oaks en los EE. UU. y muchas otras en Europa y America en los siglos XIX y XX (las comunidades owenita y fourierista en Gran Bretana y Norteamerica). (17)

Notese la correspondencia entre las "formas" que Kumar enumera y los "enfoques" de Baczko. No obstante, una distincion sobre la que Kumar volvera de forma recurrente, y que le es cara en tanto que sociologo, es la distincion entre "utopias literarias" y "teoria social utopica". Para el, durante el siglo XVIII, la utopia literaria le cedio el paso a la teoria social utopica, (18) es decir a aquellas obras de pensadores con sensibilidad a las problematicas sociales que exponen ideas de caracter utopico en sus tratados y articulos en periodicos, pero que formalmente ya no pertenecen al genero utopico. En terminos de Cioranescu, estos pensadores son exponentes del sentido lato de la utopia. (19) Un ejemplo destacable lo constituyeron los llamados "socialistas utopicos" de los siglos XVIII-XIX: Robert Owen, Charles Fourier, Henri de Saint-Simon, Victor de Considerant aunque no asi Etienne Cabet quien en su Voyage a !carie escribio una utopia en sentido estricto. Segun Kumar, a fines del siglo XIX se da un renacimiento de la utopia literaria y puede considerarse a Cabet parte de dicho renacimiento, pero Kumar piensa en Edward Bellamy, William Morris, Theodor Hertzka, William Hudson, Edward Bulwer-Lytton y Samuel Butler. (20)

Con respecto al vinculo que atane a este trabajo entre fragmentacion y utopismo Kumar dice en su libro Utopia and Anti-Utopia in Modern Times:
   No seria correcto fingir que el proyecto utopico de fines de este
   milenio no sea fragmentario e incierto. La utopia es utilizada por
   grupos especificos con objetivos especificos: la paz, el ambiente,
   el rol futuro de las mujeres; por este motivo es dificil hallar una
   utopia que atraiga la atencion de la sociedad a la manera de Utopia
   de Tomas Moro o Looking Backward de Edward Bellamy, o, de modo
   diverso, a la manera de las antiutopias de Huxley y Orwell. Ha sido
   sugerido que el decline de la utopia esta relacionado al decline de
   la religion; la utopia puede no ser religion pero sin una parte
   fundamental de aquella en su andamiaje, es decir el "principio de
   la esperanza", puede colapsar. (21)


Este fragmento entrana dos ideas centrales en el pensamiento de Kumar: por un lado, la fragmentacion de la utopia se debe tambien a la multiplicidad de lectores. Ya no hay un lector intelectual especifico, como el que gozo Tomas Moro (un hombre erudito cristiano con gusto por los clasicos y conocedor del latin), las utopias de fines del siglo XX son microutopias pacifistas, feministas, ecologistas, etcetera. Por otro lado, esta la idea de la relacion entre la utopia y la religion, la cual fue desarrollada someramente en la seccion anterior. No obstante, se dira que para Kumar hay un correlato entre la perdida de la esperanza en las grandes utopias del siglo xx (tanto en la utopia comunista con la caida de la URSS como en la utopia capitalista del consumo). La utopia en tanto que religion secular necesita de la esperanza de quienes la piensan y el siglo XX, con el horror de las Guerras Mundiales y el resurgimiento de los miedos finiseculares de tono milenaristas, pareceria agotar la posibilidad de esa esperanza. Kumar considera que el utopismo vencera la fragmentacion si y solo si se reafirma el deseo de instaurar la unidad resquebrajada en los intereses sociales o humanos.

Kumar advierte que la utopia solo puede salvarse si se recupera el sentido global que lo entrana, o en sus palabras si se recupera la esperanza, esa que E. Bloch consideraba inherente a todo hombre y que F. Ainsa define como la cualidad esencial del homo sapiens en tanto que homo utopicus. Esta advertencia de Kumar es el resultado de su analisis critico de la obra de H. G. Wells quien mantuvo una relacion dual con la utopia dado que escribio tanto eutopias (22) como distopias, pero que consideraba a la utopia como una forma de sociologia. El influjo de Wells de teorias darwinistas no le privo de reivindicar la esfera moral, en la utopia se conjugan ambas tanto la ciencia al servicio del hombre como el hombre velando sobre la ciencia. Un concepto clave es el de entropia traspolado a las ciencias sociales. Segun Kumar, Wells estaba obsesionado con ese concepto de la termodinamica, es decir, esa tendencia al desorden que se manifiesta en los sistemas dinamicos y que rige el universo. Wells creia que el utopismo tenia la obligacion moral de batallar incansablemente contra la entropia social, cuando imaginaba al hombre vencedor escribia eutopias cuando imaginaba vencedora a la entropia describia distopias. El problema es el mismo, la diferencia se manifiesta en el grado de esperanza en el hombre y su capacidad de establecer metas globales con la finalidad de mejorar el genero humano y no beneficiar a un solo grupo privilegiado.

Conclusion

En este articulo he expuesto en el marco de lo que di en llamar "teoria de la utopia", tres perspectivas diversas sobre el fenomeno del microutopismo y como este se halla ligado a la fragmentacion social en tanto que dirige el impulso utopico hacia una falsa forma de utopismo que no es mas que un avatar de la ideologia. Por un lado, se expuso el caso de Nozick con su propuesta de una utopia de todas las utopias que deja abierta la puerta a una utopia global aunque no la pregona. La pregunta que podria hacersele a los seguidores de Nozick es ?como asegurar, en el marco de un Estado minimo, que una distopia o una forma de tirania utopica no se sobrepondra por sobre el resto? ?Que herramientas brinda el Estado minimo para evitar una tirania? La agencia de proteccion que menciona Nozick podria disolver el intento tiranico, pero ?que sucederia si ese intento viniese desde las mismas fuerzas de proteccion? Se vuelve al problema de Juvenal: ?quien vigila a los vigilantes? Aunque Nozick se manifesto a favor de una concepcion antropologica caracterizada por la desigualdad o la diferencia parece tener cierta confianza en las capacidades de los seres humanos bajo un Estado minimo. Sin embargo, que haya un Estado minimo no significa que no exista una agrupacion que pueda monopolizar el ejercicio de la violencia e imponerlo a los mas debiles.

Por otro lado, el caso de Jose Maria Iraburu es un ejemplo de la mistificacion que el microutopismo supone. La distincion entre "utopica" y "politica" que pareciera un intento de mediar entre lo privado y lo publico, en realidad no es mas que la vana pretension de extirpar el factor politico del pensamiento utopico, el cual es inseparable de ella, puesto que la utopia siempre fue un pensamiento centrado en una polis. Por ello mismo algunos autores, incluso, la consideran un fenomeno genuinamente moderno porque no fue hasta la aparicion de los proyectos urbanistas del Renacimiento (como los de Leon Battista Alberti y Filarete, entre otros) que se empezo a pensar en una ciudad propiamente dicha y en ciudadanos. En ese marco en el que la planificacion ha jugado un rol central y que es heredero del pensamiento de Hipodamo de Mileto (23) es que se origina la reflexion utopica. Esta misma constituye un pensamiento holistico destinado a modificar el estado de cosas tomando como punto de partida la ciudad real, la sociedad real en un punto geografico y tiempo especificos (los del autor) y a partir de ahi con las herramientas de la tradicion y su propia inventiva genera un modelo que pretende perfeccionar lo real, para contrastarla y modificarla. En ese sentido, la utopia no puede ser otra cosa que politica. Por tanto, la pretension de asociaciones con fines, nobles o no, que constituyen microutopias no es valida, no son propiamente utopias sino una suerte de enmiendas al sistema que el utopismo buscaria modificar y en tanto que enmiendas de aquel no hacen mas que contribuir a su permanencia. En este sentido, el microutopismo, por lo menos en tanto que no asuma su responsabilidad politica deviene en una practica ideologica.

Por su parte, frente a la postura del sociologo indo-estadounidense Jagdish Krishan Kumar quien sostiene que la fragmentacion social esta ligada a la perdida del "principio esperanza" (termino acunado por E. Bloch que representa la capacidad de pensar en lo que todavia no es, pero puede ser); la pregunta que cabe hacerse es ?cuando sanaran las heridas de las guerras y del holocausto para que la humanidad recupere su esperanza? Es esta esperanza en lo humano, en la capacidad constructiva del hombre y en el respeto de su dignidad en tanto que ser viviente, la unica que puede resurgir el "espiritu utopico" como lo definiera Dubois o esa "linea fundamental del pensamiento occidental" en palabras de Isaiah Berlin. El microutopismo es una adaptacion a la fragmentacion pero lejos esta de ser un genuino utopismo, dado que en cierto sentido es una forma mas de la ideologia en el sentido que Mannheim atribuye a este termino: es decir, una forma mas de mantener el estado injusto de cosas, la desigualdad reinante, la hambruna, la ignominiosa distribucion de los bienes, recursos y conocimientos en el mundo. Puesto que mediante los esfuerzos fragmentarios y sesgados de distintas asociaciones que no se plantean un objetivo global o que no buscan la inclusion de todos los interesados, la especia humana, sus logros en el mejor de los casos no son mas que paliativos.

En este trabajo no se pretende desestimar los esfuerzos de muchas asociaciones que luchan por objetivos nobles como la paz, la educacion, la desaparicion del hambre, mayor igualdad de derechos, etcetera (esas luchas que se podrian calificar de "microutopicas" en algunos casos cuando aglutinan un numero considerable de personas que se organizan en pos de la promocion de ese ideal o que se aislan con la misma finalidad). Sin embargo, lo que se quiere resaltar aqui es que el utopismo tradicional sigue siendo el camino superador de esos esfuerzos parciales, dado que para que el cambio del status quo se lleve a cabo tiene que resolverse el tema de la fragmentacion social en un dialogo que incluya a la mayor parte de los afectados. Lo que una asociacion logra tras una lucha, la otra se bate por volverlo al estado anterior de cosas. En este sentido el universalismo comeniano parece haber divisado la raiz del mal social ya en el siglo XVN al pregonar la busqueda no solo de una justa distribucion de los bienes sino tambien de los conocimientos.
   Debemos desear que incluso las naciones extremadamente barbaras
   puedan ser ilustradas y liberadas de las tinieblas de la
   ignorancia, porque ellas forman parte de la humanidad y dicha parte
   tiene que acomodarse con su totalidad, y ademas, porque la
   totalidad no esta entera si algo le falta. El cuerpo entero no
   puede sentirse bien si todos sus miembros juntos y cada uno por
   separados no se sienten bien. (24)


En esta simple metafora del pensador checo, Jan Amos Komensky "Comenio", considerado el "maestro de las naciones" por su labor revolucionaria en el ambito de la didactica, se expresa el sentimiento de la tradicion utopica: o se logra el bienestar general o el malestar aun se mantendra. Es en este sentido, en el que se considera que la teoria de la utopia no debe adaptarse a la fragmentacion social imperante sino contribuir a la unificacion de los reclamos y transformaciones, siempre en el marco de lo que podria llamarse el respeto por la legitima diferencia, es decir, aquella que respete la dignidad y vida humanas.

Fecha de recepcion: 27/07/2010

Fecha de aceptacion: 20/12/2010

(1) Carlos Mannheim, Ideologia y utopia. Madrid, Aguilar, 1966, pp. 260-261.

(2) Alexandru Cioranescu, L'avenir du passe. Paris, Gallimard, 1972, p. 21.

(3) Esta definicion es considerada como la definicion estricta de utopia por especialistas como el mismo Cioranescu, Raymond Trousson, Vita Fortunati, Pierre-Francois Moreau entre otros.

(4) Este es el sentido dado por Herbert Marcuse al termino en sus conferencias editadas bajo el titulo El final de la utopia, en las que considera que la utopia ha finalizado en tanto que ya no es imposible su realizacion.

(5) Bronislaw Baczko, "Memorias y esperanzas colectivas", en Los imaginarios sociales. Trad. de P. Betesch. Buenos Aires, Nueva Vision, 2005, pp. 79-80.

(6) Bingham Powell Jr. C., Social Fragmentation and Political Hostility: an Austrian case study. Palo Alto, Stanford University Press, 1970, pp. 1-2.

(7) Silvia Severini, "Acerca de la fragmentacion social", en S. Severini, etal., eds., Fragmentacion social y desproteccion de las personas en la Argentina del siglo xx. Buenos Aires, Ediciones del Signo, 2000, pp. 7-14.

(8) Termino japones para una suerte de fobia social caracterizada por el aislamiento en una habitacion y la reduccion de la socializacion al mero uso de herramientas informaticas.

(9) R. Hortolanus et al., Social Isolation in Modern Society. Oxon, Routledge, 2006.

(10) H. G. Wells, Una utopia moderna. Trad. de J. A. Sanchez Rottner. Mexico, Oceano / Abraxas, 2000, p. 33.

(11) Robert Nozick, Anarquia, Estado y utopia. Trad. de R. Tamayo. Mexico, foe, 1991, p. 298.

(12) Ibid., p. 300.

(13) Thomas Molnar, Utopismo. La herejia perenne. Trad. de M. Najszatan. Buenos Aires, Eu deba, 1970.

(14) Jose Maria Iraburu, "L'Eglise et la technique", en Dieu etl'utopie. Paris, oerf, 1977.

(15) J. M. Iraburu, op. cit., 1977, p. 5.

(16) Idem.

(17) Jagdish Krishan Kumar, "Los limites de lo posible", Entrevistas a J. K. Kumar, J. C. Davis y P. F. Moreau en Prometheus, num. 28, 2009, p. 24.

(18) J. K. Kumar, Utopia e antiutopia. Ravena, Longo, 1995, p. 21.

(19) Como se dijo anteriormente Cioranescu considera a la utopia como genero literario la unica forma de utopia en sentido estricto, mientras que acuno el termino "utopismo" para englobar todos los sentidos y el de "utopia lato sensu" para los otros sentidos.

(20) J. K. Kumar, Utopia e antiutopia, p. 22.

(21) Ibid., pp. 27-28.

(22) Se entiende por "eutopia" en el marco del enfoque literario a las utopias positivas, por contraposicion a las distopias o utopias negativas.

(23) Quien, segun Aristoteles en su Politica, organizaba los dameros de las polis segun los grupos de artesanos.

(24) J. A. Comenius, "An Anthology Selected by A. Molnar", en A Perfect Reformation. Praga, Instituto Ecumenico de la Facultad Comenio de Teologia Protestante, 1957, p. 48.

Lucas E. Misseri, Profesor por la Universidad Nacional de Mar del Plata. Miembro de la Asociacion Argentina de Investigaciones Eticas y director de la revista Prometeica, Argentina, lmisseri@mdp.edu.ar
COPYRIGHT 2011 Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Misseri, Lucas E.
Publication:Revista En-Claves del Pensamiento
Date:Jul 1, 2011
Words:5932
Previous Article:Introduccion a Ernst Bloch (a 125 anos de su nacimiento).
Next Article:Derechos humanos y deberes.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters