Printer Friendly

Microcredito en Colombia *.

RESUMEN

El articulo tiene como propositos: proporcionar una vision general de la forma en que el financiamiento de los microempresarios y los estratos mas vulnerables de la poblacion ha sido abocada en Colombia; resumir los grandes retos que enfrenta en la actualidad el programa de microfinanzas en el mundo, presentar el programa de investigacion que estan adelantando las Universidades Icesi y del Valle en Colombia en asocio con la Universidad de Laval en Canada y con algunos centros de Investigacion de Filipinas, Marruecos y Benin y algunos resultados parciales de este esfuerzo investigativo; y, presentar algunas recomendaciones tendientes a fortalecer a las organizaciones microfinancieras en el pais.

Una revision de la historia y el estado actual del microcredito en Colombia indica que los esfuerzos hasta ahora realizados parecen haberse quedado muy cortos frente a las necesidades de financiacion de los microempresarios: la cobertura de microemepresarios alcanzada por instituciones gubernamentales, ONG y la banca convencional ha sido muy baja. En cuanto a los retos que afronta el movimiento microfinanciero en el mundo dos muy importantes son (i), clarificar el efecto de los diferentes esfuerzos de microcredito realizados en la reduccion de la pobreza de la poblacion del pais y, (ii), identificar mecanismos para lograr un aumento significativo de la cobertura mediante un balance adecuado entre regulacion, supervision y disciplina de mercado.

Los principales resultados (parciales) obtenidos en la linea de investigacion descrita en este articulo son (i), contrario a lo que con frecuencia se asume, a medida que una organizacion cooperativa crece en tamano no necesariamente se torna mas eficiente: los posibles beneficios de la mayor escala fueron mas que compensados en las empresas estudiadas por nosotros por la propension al gasto excesivo que exhiben los gerentes en caso de instituciones de mayor tamano (ii), las cooperativas rurales colombianas, a pesar de tener un gran potencial para irrigar el credito en ciertas zonas del pais, no parecen estar empleando tecnologias de microcredito desarrolladas y utilizadas de manera exitosa por instituciones como el Banco Grameen en Bangladesh o la Fundacion WWB en Colombia.

PALABRAS CLAVES

Microfinanzas, microcredito, cooperativas, preferencia al gasto, economias de escala, reduccion de pobreza.

Clasificacion: A

1. INTRODUCCION

El termino microfinanzas se ha tornado muy popular en los ultimos anos, tanto entre academicos como en los medios masivos de comunicacion. Lo anterior no es sorprendente ya que en muchos paises el sector microempresarial ha ganado un peso importante en sus economias. Microfinanzas puede entenderse como las finanzas de las microempresas. Sin embargo, el termino ha tendido a usarse en el sentido mas restringido del credito a las microempresas, excluyendo otros servicios importantes, como facilidades de ahorro y seguros. Estos ultimos han sido incorporados a la discusion en anos recientes por su relacion con el credito y con la supervivencia y crecimiento de las organizaciones microempresariales.

Por su misma naturaleza el tamano del mercado de microcredito es muy dificil de estimar. En uno de los pocos estudios que ha hecho este intento, la firma Econometria estimaba para el ano 2001 un tamano de mercado de US$3,817 (Ver un resumen de este estudio en Dinero, diciembre 17 de 2001). La misma fuente encontro que solo el 3.4% de los microempresarios se habia beneficiado de un credito otorgado por una institucion formal. Una fuente diferente (Carpintero, 1998: 82) estimo una cobertura ligeramente superior: entre un 5% y un 10%. En un estudio mas reciente Westley (2001) estimaba el numero de microempresas en Colombia en 6.5 millones; de estas solo el 3,37% habia recibido credito de una institucion microfinanciera. Las anteriores cifras ponen de manifiesto la importancia de aumentar la oferta de recursos crediticios al sector microempresarial a tasas razonables. (1)

El presente articulo tiene como propositos: proporcionar una vision general de la forma en que el financiamiento de los microempresarios y los estratos mas vulnerables de la poblacion ha sido abocada en Colombia (seccion 2); resumir los grandes retos que enfrenta en la actualidad el programa de microfinanzas en el mundo (seccion 3); presentar el programa de investigacion que estan adelantando las universidades Icesi y del Valle en Colombia, en asocio con la Universidad de Laval en Canada y con algunos centros de investigacion de Filipinas, Marruecos y Benin y algunos resultados parciales de este esfuerzo investigativo (seccion 4); presentar algunas recomendaciones tendientes a fortalecer a las organizaciones microfinancieras en el pais (seccion 5).

2. LOS ESFUERZOS PARA FINANCIAR A LAS MICROEMPRESAS EN COLOMBIA. BREVE RESENA HISTORICA

Colombia no ha sido ajena al movimiento que surgio desde mediados del siglo XX en varios paises, para apoyar las necesidades financieras de la poblacion mas pobre. Siguiendo a Kirkpatrick y Maimbo (2002) puede decirse que tal movimiento ha tenido las tres etapas que se describen a continuacion.

Era del credito subsidiado a la agricultura

Se extendio desde la decada de los anos cincuenta hasta la de los setenta. Se caracterizo porque varias instituciones formales, principalmente del sector publico, fueron las principales proveedoras de servicios financieros a los pobres. El supuesto que prevalecia en los gobiernos de diferentes paises era que la pobreza podria ser superada mediante un incremento en productividad si se les otorgaba credito a los pequenos agricultores. Entidades gubernamentales, entonces, concedian credito practicamente sin garantias, a bajas tasas de interes, usualmente al sector agricola. El sector bancario tradicional se mantenia alejado de este segmento porque lo consideraba de alto riesgo, sus miembros no disponian de colateral y por los altos costos de transaccion y los bajos montos de creditos unitarios (y, en ciertas areas, por la dificultad de acceso).

Problemas como el paternalismo, arbitrariedad, practicas corruptas, topes a las tasas de interes y otros condujeron a que las instituciones mencionadas antes fallaran en prestar servicios financieros efectivamente a los pobres. La provision de servicios financieros subsidiados mediante entidades financieras estatales mostro no ser sostenible y finalmente fue abandonada despues de perder apoyo politico. El caso de la Caja Agraria en Colombia se inscribe dentro de esta etapa. (2) Esta institucion fue establecida en 1931 como una entidad estatal. La nacion invirtio en ella durante los casi setenta anos de su existencia cuantiosos recursos publicos. Sin embargo, muchos estudios pusieron en evidencia que las buenas intenciones que se tuvieron con su creacion no se estaban materializando ya que los recursos subsidiados habian ido en su mayor volumen a personas que no los necesitaban y los esperados efectos en el incremento en la productividad y mejoramiento tecnologico no se presentaron. Por esta razon, y por encontrarse a finales de la decada de los anos noventa en un estado de insolvencia originado en una cuantiosa cartera irrecuperable, el gobierno de turno decidio liquidar esta institucion y crear una mucho mas pequena, el Banco Agrario, cuya sostenibilidad financiera segun algunos analistas esta en duda ya que parece haber heredado clientes con muy malos habitos de pago (Cuevas and Taber, 2002). La creacion de bancos de los pobres en Colombia, que parece estar en la mira de muchos politicos (de hecho desde hace algun tiempo existe uno en Medellin), no deberia adelantarse sin una cuidadosa evaluacion previa de los factores que llevaron al fracaso a muchas instituciones publicas con objetivos similares en el pasado.

La era de los microempresarios

Instituciones semi-formales (conocidas genericamente como Instituciones Microfinancieras-IMF) se volvieron prominentes entre 1980 y 1996, cuando se asocio a los pobres con mujeres microempresarias que no tenian activos para dar en garantia. Enfoques nuevos para financiar a los pobres, denominados colectivamente como microfinanzas, comenzaron a emerger particularmente entre organizaciones registradas como sin animo de lucro o bancos con estructura juridica especial (Ej. Banco Gramen en Bangladesh, Banco Sol en Bolivia, Banco Mundial de la Mujer --WW Bank-- en Colombia). (3) Estas instituciones se concentraron en prestar pequenas cantidades a individuos y grupos, empleando tecnicas muy basicas de credito y una variedad de mecanismos para incentivar el pago. El concepto que prevalecia entre estas organizaciones era que a pesar de carecer de colateral, los pobres eran capaces de amortizar los prestamos si se les proveia de incentivos apropiados, tales como acceso a prestamos adicionales a una fecha predeterminada. La oportunidad de los prestamos y la consistencia de la disponibilidad del credito era considerada mas importante para el prestatario que la tasa de interes que ellos pagaban (Kirkpatrick y Maimbo). Desde finales de los anos noventa las actividades crediticias de las IMF dejaron de considerarse marginales (la cartera consolidada de 206 instituciones incluidas en un estudio del Banco Mundial se estimo en US$7 billones en septiembre de 1995, la cual estaba distribuida entre catorce millones de individuos y grupos (Mas informacion en Kirkpatrick y Maimbo, 2002: 294/295).

En Colombia el esfuerzo mas grande que se puede ubicar como perteneciente a esta era es el Programa de Credito para la Microempresa, apoyado por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID. Dicha institucion inicio su programa de pequenos proyectos inicialmente en asocio con la Fundacion Carvajal pero para 1984 ya habia ocho ONG comprometidas con esta actividad. De acuerdo con Castaneda y Fadul (2002: 109/10) el programa buscaba principalmente acelerar la industrializacion del pais. El concepto que prevalecia era que por carencia de conocimientos y capacitacion gerencial los microempresarios tenian mucha dificultad en hacer crecer sus negocios. La actividad de credito se diseno como un senuelo para atraer a este tipo de emprendedores al programa: como condicion para recibir este servicio deberian participar en actividades de capacitacion orientadas a desarrollar habilidades gerenciales. A mediados de la decada de los anos ochenta Accion Internacional comenzo a promover su metodologia de credito solidario en diferentes partes del pais. Por esa misma epoca se creo tambien en el Departamento Nacional de Planeacion (DNP) una unidad especializada cuyo proposito era dar continuidad a las politicas publicas relacionadas con el microcredito.

La decada de los anos noventa se inicio con profundos cambios politicos y economicos. En 1991 se promulgo una nueva Constitucion Politica y la reglamentacion del sistema financiero sufrio cambios radicales: por constitucion el Banco de la Republica se constituyo como ente autonomo con una sola responsabilidad: preservar el poder adquisitivo del peso. Se creo una nueva unidad para manejar los fondos gubernamentales asignados a la capacitacion y asesoria de los microemepresarios. El DNP y todas las organizaciones envueltas en actividades de microcredito fueron convocadas a participar.

En 1993 el BID hizo un segundo credito grande para promover microcreditos (el primero se habia realizado en 1989); la responsabilidad de intermediar dichos recursos fue asignada al Instituto de Fomento Industrial, IFI. Algunas otras IMF como la Fundacion Santo Domingo y Finamerica comenzaron a jugar un papel importante en el financiamiento de los microempresarios. De acuerdo con el estudio de Castaneda y Fadul (2002), del total de recursos prestados por todas las organizaciones afiliadas al Programa en el ano, Finamerica presto el 43.27%, la Fundacion Santo Domingo el 26.43% y la Fundacion WW Bank de Cali el 10.43%.

La era de los servicios microfinancieros

Hacia finales de los anos noventa comenzaron a hacerse publicos algunos estudios bastante criticos de las practicas de las IMF, en particular por su incapacidad de satisfacer las necesidades de los mas pobres entre los mas pobres. Autores como Hulme, Rutherford y Wrigth y Matin (ver Matin, Hulme and Rutherford, 2002) empezaron a hacer ver que los pobres tenian tambien necesidades de otros servicios financieros como ahorros y seguros, servicios que las IMF no venian prestando. Las criticas al modelo de microcredito que se venia consolidando iban mas alla de la no provision de ciertos servicios diferentes del credito y cuestionaban uno de los supuestos primarios sobre los cuales se venia promoviendo el microcredito: su habilidad para reducir la pobreza. La creciente conciencia en muchas de las IMF, de su fragilidad al depender de donaciones, las habia llevado a la busqueda de autosostenibilidad financiera y esta a su vez a concentrarse en las capas mas pudientes de los microempresarios, ignorando a los mas necesitados.

La busqueda de la correccion de las anteriores falencias, asi como el creciente interes global en el campo de las instituciones, introdujo a la agenda microfinanciera la discusion del rol que deberia jugar la regulacion en la promocion de IMF mas flexibles y con portafolios mas diversificados de servicios y que incentiven la provision de credito a los mas pobres entre los pobres (Kirkpatrick and Maimbo, 2002). Otros autores (ver Westley and Branch (2000); Cuevas y Taber (2002)) han llamado la atencion acerca del importante papel que han desempenado en el campo de las microfinanzas unos actores diferentes de las ONG: las cooperativas de ahorro y credito.

Finalmente, ante el tamano de la demanda insatisfecha de servicios financieros a las mas pequenas unidades economicas, en los ultimos anos se ha venido estudiando la creacion de condiciones que facilitarian que la banca convencional incursione de manera masiva en este segmento. Para completar la descripcion del panorama microfinanciero en el pais, a continuacion se resenara tanto el rol del sector solidario como el del bancario institucional, dandole enfasis al papel que estos sectores desarrollaran en el futuro.

Con respecto al sector solidario, este tiene una larga historia en Colombia cuyos origenes formales se remontan al ano 1931 (Vesga y Lora, 1992). Al igual que el sector bancario institucional, el sector cooperativo fue duramente golpeado por la recesion economica y la crisis financiera de la ultima parte de los anos noventa: despues de representar cerca del 9% de los activos del sistema financiero colombiano en 1996, en el 2000 esta cifra se habia reducido al 3.3% (Cuevas and Taber, 2003.) La cooperativa colombiana, que antes de la crisis llego a alcanzar el mayor tamano tanto por su numero de asociados como por el valor de sus prestamos, fue la Cooperativa de Ahorro y Credito-Cupocredito, una institucion creada en Bogota en 1960. En 1985 comenzo su expansion a las areas rurales de los departamentos de Cundinamarca, Boyaca y Meta. De acuerdo con Castaneda y Fadul (2002: 119-121) en 1996 Cupocredito mostraba las siguientes impresionantes cifras: numero de cuentas de ahorro: 447.370; numero de asociados 486.272; valor del patrimonio en US$113,3 millones; valor de los creditos en US$302,5; valor promedio del credito en US $2.483. Adicionalmente, 51% de los creditos eran para empresas; 28% para vivienda y el resto para consumo, salud y otros usos. Como resultado de los eventos economicos del final de la decada de los anos noventa, Cupocredito se vio forzada a fusionarse con otras tres cooperativas (Coopdesarrollo, Bancoop y Coopsibate); de esta fusion nacio Megabanco, institucion que adopto la figura legal de empresa limitada, aunque sus propietarios son los asociados de las cuatro cooperativas mencionadas. Megabanco redujo su tamano significativamente, en relacion con el tamano agregado de las cuatro cooperativas que le dieron origen: el numero de oficinas en el pais paso de 450 a 216 y, aunque ha mantenido su orientacion hacia los segmentos socioeconomicos medios y bajos de la poblacion, ha planeado abandonar la oferta de creditos a los sectores mas bajos, los cuales tenian preferencia en Cupocredito (Castaneda y Fadul, 2002). Varias otras cooperativas grandes que estaban en operacion al final de los anos noventa salieron de la crisis peor libradas que Cupocredito: algunas fueron intervenidas por el Gobierno y otras fueron liquidadas; se estima que el numero de depositantes afectados asciende a 900.000. (4) La estrategia del gobierno colombiano para hacer frente a la crisis financiera mencionada antes incluyo la redistribucion de la supervision de las cooperativas entre dos superintendencias: la Bancaria y una nueva, la Superintendencia de Economia Solidaria (que habia sido abolida hace algunos anos). Aunque para la fecha en que fue escrito este articulo el sector cooperativo parecia estar bajo control, no es claro todavia si recuperara la importancia y la senda expansionista que tuvo hasta 1996. Un estudio reciente mostro que aunque los niveles de creditos y de activos en el 2001 eran ligeramente mayores que los de 1997, los niveles de depositos permanecian en terminos reales bastante por debajo (Cuevas and Taber, 2003).

A pesar de la contraccion experimentada por el sector cooperativo en los ultimos anos, algunos analistas lo consideran como una de las alternativas mas prometedoras para proporcionar servicios financieros a los mas necesitados, particularmente en las areas rurales:
   A pesar de que sus actividades
   estan concentradas en las mismas
   regiones favorecidas por el
   sector financiero (Antioquia, el
   Distrito Capital y el Valle), sus
   raices locales y su base de clientes
   diversa puede proveer una
   mejor plataforma que el sector
   publico para mejorar el acceso
   de los hogares y las microempresas
   rurales a los servicios financieros.
   Mas aun, las denominadas
   cooperativas financieras,
   cuyo numero alcanza varios
   millares, (5) y cubren una diversidad
   amplia, incluye muchas
   organizadas alrededor de
   actividades agricolas, las cuales
   juegan un papel en el suministro
   de insumos, el mercadeo
   de productos y el procesamiento.
   Su presencia en las
   areas rurales no puede ignorarse
   como un agente detallista
   actual o potencial de productos
   financieros tales como remesas
   y seguros [Cuevas and Taber
   (2003:590)].


Westley and Branch (2000) comparten la vision optimista acerca del papel de las cooperativas en las areas rurales, particularmente de aquellas de tamano pequeno, las cuales son mucho mas flexibles y pueden disfrutar de costos menores que las sucursales de los bancos grandes y por estas razones prestar mejores servicios a sus propietarios/clientes. [Aunque refiriendose a la situacion de Ecuador y no a la de Colombia, Da Ros (2001) es tambien bastante entusiasta con respecto al papel de las cooperativas rurales en la provision de servicios de credito y, en general, en la promocion del desarrollo local].

El sector bancario institucional y el microcredito

Hasta hace muy poco la mayor parte de las instituciones con la supervision de la Superintendencia Bancaria de Colombia se habian abstenido de prestar masivamente servicios crediticios al sector microempresarial. Las excepciones han sido la Caja Social de Ahorros y recientemente Finamerica S.A., Compania de Financiamiento Comercial. En los ultimos meses, como respuesta al estancamiento en la demanda de credito en actividades privilegiadas por el sector bancario institucional (como el credito a vivienda) y a los estimulos establecidos por el Gobierno, este sector ha comenzado a incursionar en el segmento microempresarial. (6) A continuacion se resenaran las actividades de la Caja Social y de Finamerica y se analizara el estado actual de la actividad de los intermediarios vigilados por Superbancaria en el sector de los negocios mas pequenos.

La Caja Social de Ahorros fue fundada en 1911 por el sacerdote jesuita Jose Maria Campoamor, con el proposito principal de promover ahorros entre el segmento mas pobre de la poblacion. En 1984 se convirtio en la cabeza de un Holding que tomo el nombre de Fundacion Social. En 1991, aprovechando la desregulacion del sistema financiero colombiano, se convirtio en un banco. En el ano 2000 tenia 1.640.210 ahorradores, 99% de los cuales tenian un saldo en su cuenta de ahorros inferior a US$2,406 (en promedio, US$67). Con respecto a sus actividades crediticias, la Caja tenia en 1999 un numero total de creditos de 204.745, 98% de los cuales eran por una cantidad inferior a US$2.406 (en promedio, US$1.821). Cuando el analisis anterior se hace a partir del valor de los creditos US$471.832, y no de su numero, la situacion es algo diferente. Del valor total indicado antes, el 78% caia en la categoria de un valor inferior a US$2.406 y 22% en la categoria de valores mayores a esta cifra. A pesar de lo anterior, los fondos asignados por la Caja Social a clientes pequenos es considerablemente mayor que los destinados al mismo sector por el Programa de Microempresas resenado antes (el valor total de los creditos de este programa en el ano 2000 llegaba solamente al 5.8% de los recursos provistos por el Banco Caja Social).

Con respecto a Finamerica, se creo como resultado de la reestructuracion en 1997 de la ONG Finansol, entidad que por algun tiempo fue considerada como una de las IMF modelo en Colombia, pero que finalmente colapso debido a una expansion incontrolada (Steege, 1998). En la actualidad esta compania de Financiamiento Comercial ofrece los siguientes productos: Credito en Grupo Solidario para Microempresarios: cubre necesidades de capital de trabajo y activos fijos; Credito Automatico, Crediamerica: linea de credito rotativo para clientes especiales; microleasing: servicios de arrendamiento para maquinaria o equipos; creditos individuales: otorgados a microempresarios para capital de trabajo y activos fijos; Crediamerica proveedores: linea de credito para clientes especiales con el fin de aprovechar el cupo aprobado para la consecucion de insumos a traves de una tarjeta inteligente (tomado de www.expopymes.com.co). Como resultado de la fusion de dos organizaciones financieras estatales, el IFI y Bancoldex, el 46% de la propiedad de Finamerica pasara a ser propiedad del Fondo de Garantias de Instituciones Financieras, Fogafin, << el cual aspira a vender su participacion antes de dos anos al sector solidario y a las cajas de compensacion >> (El Tiempo, septiembre 2 de 2003, p.1-10).

En un estudio que cubre la situacion de toda America Latina, Marulanda (en Westley y Branch, 2000, Capitulo 1) analiza el desafio que para las cooperativas representa la incursion de la banca comercial en las actividades de microcredito. La autora analiza dos casos diferentes, el de las companias financieras chilenas y el de los bancos espanoles, (7) los cuales, aunque presentan diferencias importantes, apuntan al mismo mercado: el estrato de ingreso medio y bajo. La mayor competencia notada por Marulanda, y que se observa en Colombia a traves del interes manifestado por los bancos comerciales de irrumpir en el microcredito, significa un gran desafio para las ONG como la Fundacion WWB Colombia y las cooperativas de ahorro y credito. << Si estas cooperativas van a mantener o a ampliar su participacion en el mercado, tendran que volverse mas eficientes, tanto hacia la clientela como en relacion con sus procesos internos, con el fin de ofrecer a su clientela una diversidad de productos, en forma agil y en condiciones competitivas >> (Marulanda, 2000: 53). (8)

2.1 Ley 590 del 2000

Esta ley constituye el mas reciente esfuerzo del Estado colombiano para promover el desarrollo de las micros, las pequenas y las medianas empresas. Su intencion es apoyar a estas organizaciones mediante un conjunto amplio de mecanismos, entre los cuales los mas importantes son:

(a) La creacion del Fondo Colombiano de Modernizacion y Desarrollo Tecnologico de las Micro, Pequenas y Medianas Empresas-FOMI-PYME, << cuyo objeto es la financiacion de proyectos, programas y actividades para el desarrollo tecnologico de este tipo de organizaciones y la aplicacion de instrumentos no financieros, dirigidos a su fomento y promocion >> (Articulo 17). (b) La creacion del Fondo de Inversiones de Capital de Riesgo de las Micro, Pequenas y Medianas Empresas Rurales, EMPRENDER, << cuyo objeto es apoyar a los micro, pequenos y medianos productores asentados en areas de economia campesina, estimulando la creacion y fortalecimiento de MIPYMES rurales, mediante el aporte de capital social y el financiamiento de la preinversion, en asocio con los productores y las entidades territoriales >> (Articulo 24). (c) El otorgamiento de facultades al Gobierno para que, cuando verifique la existencia de fallas del mercado u obstaculos para la democratizacion del credito, que afecten a las Mipymes, determine temporalmente, en coordinacion con la Junta Directiva del Banco de la Republica, la proporcion minima de los recursos del sistema financiero que, en la forma de prestamos o inversiones, deberan destinar los establecimientos de credito al sector de las micro, pequenas y medianas empresas (Articulo 34). (d) La autorizacion a los Fondos de Pensiones para << adquirir titulos de emision colectiva por grupos organizados de MIPYMES, que a su vez obtengan el respaldo de emisores debidamente inscritos y registrados, y de conformidad con las disposiciones que regulan dichos fondos (Articulo 37). (e) La autorizacion << a los intermediarios financieros y a las organizaciones especializadas en credito microempresarial, (9) para cobrar honorarios y comisiones, de conformidad con las tarifas que autorice el Consejo Superior de la Microempresa, no reportandose tales cobros como intereses, para efectos de lo estipulado en el articulo 68 de la Ley 45 de 1990 >> (Articulo 39). En esta parte del Decreto se reconoce que la concesion de credito a los microempresarios puede requerir mas costos a las entidades financieras ya que el analisis de la capacidad de pago requiere el empleo de una tecnologia que puede ser mas costosa que la tradicional por ser mas intensiva en el uso del tiempo de los analistas de credito [una descripcion de los rasgos generales de tal tecnologia se encuentra en Westley, 2001. Carlos Ortiz y Clara Sierra de Akerman (2002) describen en algun detalle los procedimientos empleados por la Fundacion WWW Bank (conocida antes como Banco Mundial de la Mujer), una de las IMF mas exitosas de Latinoamerica]; (f) La determinacion de que << seran beneficiarios de los recursos destinados a la capitalizacion del Fondo Nacional de Garantias, pevista en el articulo 51 de la Ley 550 de 1999, todas las micro, pequenas y medianas empresas, sin que para ello sea necesario que se acojan a lo establecido en dicha Ley (Articulo 41); (g) Para las empresas que se << constituyan e instalen >> a partir de la fecha de la promulgacion de la Ley, la reduccion transitoria de los aportes parafiscales destinados al SENA, el ICBF y las Cajas de Compensacion Familiar (Articulo 42); y, finalmente, la indicacion en el articulo 45 de que el Instituto de Fomento Industrial y el Fondo Nacional de Garantias estableceran, durante el primer trimestre de cada ano, el monto y las condiciones especiales para las lineas de credito y para las garantias dirigidas a los creadores de micro, pequenas y medianas empresas.

El tiempo transcurrido desde la emision de la Ley es aun corto para que muestre todos sus beneficios potenciales. Esto posiblemente explica la ausencia hasta la fecha de estudios sistematicos de evaluacion de sus efectos. Basandonos en informes de algunos gremios y de la prensa popular puede afirmarse que, a pesar del incremento notado antes en el valor de la cartera, los principales beneficios de la Ley aun no se han materializado. Aunque, como se anoto antes, la cartera del sistema bancario con los microempresarios se incremento en el ultimo ano en un porcentaje cercano al 25%, cifras provistas por la ANIF (2003, p.7) indican que entre el ano 2000 y el 2002 el apalancamiento financiero (10) de las Pymes practicamente se mantuvo constante (15.3% y 15.2%), mientras que para las empresas grandes aumento de 16.4% a 18.1%. La misma asociacion, en un escrito de mayo de 2002 (ANIF, 2002, pp.8-10), manifiesta su desacuerdo con algunos de los apartes de la Ley y clama por un replanteamiento en la politica para las Pymes con el fin de trabajar en politicas ya probadas con exito en otros paises, que permitirian una mayor vinculacion de las Pymes con el resto de los sectores economicos >>. La Asociacion sugiere que los costos de transaccion relacionados con los prestamos a este sector son tan elevados que la banca privada sola no puede asumirlos y aconseja la creacion de una calificadora de riesgo especializada que << seria creada con recursos de todos los entes interesados en apoyar a estas empresas y se encargaria de construir sistemas de informacion financiera de las empresas Pymes, asi como de certificarlas para tener acceso al credito del sector financiero >>. Para un analisis complementario que confirma lo expresado aqui que el problema de un adecuado suministro de recursos financieros a las microempresas (y tambien a las pequenas y medianas empresas) esta todavia lejos de ser resuelto en el pais (ver Dinero, No 183, pp. 46 y 47).

3. LOS PRINCIPALES RETOS QUE ENFRENTA EL MOVIMIENTO DE APOYO A LAS MICROFINANZAS

Estos incluyen: (a) la determinacion de si efectivamente las microfinanzas han tenido exito en reducir la pobreza, como claman muchos de sus proponentes; (b) el aumento significativo de la cobertura del sector microempresarial mediante el establecimiento de un balance adecuado entre regulacion, supervision y disciplina de mercado en el sector financiero colombiano. Esto ultimo, como se enuncio antes, es un problema del mercado financiero general y no exclusivo del microfinanciero (ver Chami, Khan and Sharma) pero es particularmente relevante en la coyuntura actual del pais a este ultimo mercado.

3.1 Efecto de las microfinanzas sobre los niveles de pobreza

La literatura que examina este tema es muy amplia. Por lo menos desde finales de la decada de los anos noventa comenzaron a publicarse estudios que pedian cautela y mas investigacion, para medir con mayor precision los efectos de las microfinanzas sobre los niveles de pobreza (Ejs. Johnson & Rogaly, 1997; Khandker, 1998), asunto que aun hoy no es suficientemente claro. Se admite que algunas organizaciones en paises como Bangladesh y Bolivia han sido exitosas principalmente en aumentar la cobertura de los servicios crediticios en segmentos pobres de la poblacion. Sin embargo, grandes dudas existen aun acerca de la autosostenibilidad de muchas IMF y su impacto sobre los mas pobres entre los pobres. Se reconoce hoy en dia la existencia de varias capas o sustratos entre los pobres; algunos de estos son tan vulnerables que la provision de credito no aparece como una opcion viable (en estos casos las donaciones podrian cubrir los objetivos de los programas sin tener efectos negativos sobre el funcionamiento de los mercados financieros). << El desafio de servir a los mas pobres es determinar quien puede beneficiarse solamente de los servicios financieros, quien necesita servicios financieros a la par con no financieros y quien necesita servicios no financieros antes de participar en una financiacion orientada hacia el mercado >> (Meyer 2002:30).

Los autores no conocemos de estudio alguno en Colombia que haya examinado de manera empirica el efecto del microcredito sobre la pobreza. En el estudio adelantado por las universidades Icesi y del Valle, con el apoyo de la Universidad de Laval y de otras instituciones canadienses, esta relacion es un tema central de analisis. Sin embargo, los datos recolectados estan a la fecha en proceso de analisis y discusion. Los resultados del estudio seran publicados proximamente, tanto haciendo referencia al pais individual como teniendo en cuenta los hallazgos en otros paises que recogieron datos equivalentes a los nuestros empleando metodologias y cuestionarios similares.

3.2 Aumento significativo de la cobertura mediante un balance adecuado entre regulacion, supervision y disciplina de mercado

El bajo porcentaje de los microempresarios que tradicionalmente se han beneficiado de los servicios crediticios del sistema financiero regulado, las ONG y las cooperativas ha llevado a los gobiernos de turno a pensar en mecanismos para aumentar la oferta de estos servicios. La relativamente larga tradicion que tiene el pais en supervision bancaria (la Superintendencia Bancaria fue creada en 1923), y la reciente crisis del sector financiero y cooperativo que afecto a un porcentaje importante de la poblacion, han influido para que las soluciones que se hayan formulado reconozcan los peligros que una regulacion laxa podria tener en la presentacion de una crisis generalizada del sistema financiero. A raiz de los problemas del sector cooperativo de finales de los anos noventa se modifico la regulacion pasandose las cooperativas de mayor tamano a la supervision de la Superintendencia Bancaria y colocandose a las otras cooperativas bajo la vigilancia de un nuevo ente: la Superintendencia de Economia Solidaria (Ley 454 de 1998). Esta Ley y sus decretos reglamentarios buscaban dar mayor solidez al sistema financiero colombiano y alejar el fantasma del riesgo sistemico, pero establecieron claras barreras de entrada de nuevas cooperativas de naturaleza financiera, las cuales tomaron la forma de montos minimos de capital (11) y de obligatoriedad de remitir con periodicidad frecuente informes y estados financieros a los entes de vigilancia. Desarrollos recientes a nivel internacional, sin embargo, han puesto de manifiesto que las habilidades de los entes regulados para gerenciar sus cifras contables y financieras es ilimitada (Ej. los indices de solvencia que se calculan de los estados financieros --preparados con normas contables escogidas por los gerentes-- resultan ser satisfactorios cuando los que resultarian de otras practicas contables mas sanas o menos riesgosas serian preocupantes). Adicionalmente, en una gran variedad de paises, incluyendo Colombia, la capacidad de las instituciones estatales para supervisar apropiadamente a sus entes vigilados ha probado ser bastante limitada, particularmente en los paises en desarrollo con deficit cronicos en sus finanzas publicas y con escasez de personal adecuadamente capacitado para las complejas labores de supervision de entidades financieras. Ademas, en los paises en los que el poder economico esta concentrado en unos pocos grupos es alta la posibilidad de que estos capturen a los entes reguladores y estos ultimos terminen actuando en beneficio de unos pocos y no de la sociedad en su conjunto.

El reconocimiento de las fallas del esquema regulacion-supervision ha hecho que se desvie la atencion mas hacia el mercado, hacia la disciplina que este provee en condiciones de competencia. Hoy se conoce, sin embargo, que la competencia en los mer- cados no es algo que se de en todos los casos espontaneamente. Es necesario crear las condiciones para que la competencia florezca y se mantenga. La agenda para establecer un mercado de microfinanzas competido en Colombia parece apenas estarse construyendo. Esta debe incluir mecanismos como la extension de los servicios de las agencias calificadoras de riesgo a instituciones microfinancieras, el fortalecimiento de instituciones como la revisoria fiscal y el mejoramiento de las practicas contables y de revelacion financiera de las IMF. (12) No debe olvidarse que una condicion necesaria para la estabilidad de cualquier intermediario financiero es la existencia de un conjunto de incentivos operativos externos e internos que sean coherentes con la gestion financiera prudente (Poyo, 2000: 161). (13) La adopcion de practicas de supervision delegada a organismos de segundo nivel como las empleadas en Alemania (Fischer, 2001; ver tambien Desrochers and Fischer, 2003) es algo que amerita estudiarse con detenimiento ya que se fortaleceria la supervision sin incrementar la carga administrativa de las superintendencias. Finalmente, el programa de desarrollo del mercado de microcredito debe tambien examinar aspectos tales como el numero y tamano de intermediarios que deberian existir, mecanismos de entrada y salida de estos, y pros y contras de los seguros de depositos en el caso de este tipo de intermediarios (Kirkpatrick and Maimbo, 2002).

4. DESCRIPCION DE UN PROGRAMA DE INVESTIGACION EN MICROFINANZAS EN DOS UNIVERSIDADES COLOMBIANAS

Formalmente el programa se inicio con el convenio firmado entre la Universidad de Laval del Canada y la Universidad Icesi en octubre del ano 2000, aunque con antelacion a esa fecha se venian realizando algunos trabajos aislados en ese campo (ver Barona, 2000 y Barona y Valenzuela, 2001). El programa en Colombia, en el que ademas de la Icesi participa tambien la Universidad del Valle, se enmarca dentro de un programa internacional liderado por el profesor Klaus Fischer, en el que figuran ademas universidades e institutos de investigacion de Filipinas, Marruecos y Benin (ver Abdelkhalek, Barona, Fischer, Lamberte, Sinzongan y Cote). El programa busca explorar cinco grandes temas, de los cuales dos fueron tratados en Colombia por investigadores de las dos universidades antes citadas: (1) alivio de la pobreza mediante financiacion de microempresas: eficiencia y test; y, (2) gobierno corporativo: regulacion y supervision de intermediarios financieros orientados hacia la comunidad (COFI). Los otros tres temas (monitoreo delegado, estandares financieros y de capital para COFI y contratos financieros y resolucion de costos de agencia) fueron examinados en lo teorico, principalmente por investigadores de Canada. Para estudiar el impacto de la financiacion provista por ciertas IMF (cooperativas rurales) en Colombia se aplico un cuestionario disenado conjuntamente por los miembros del equipo internacional de investigacion a 510 hogares (255 de ellos habian sido beneficiados de los servicios de credito de las IMF y 255 no). Debido a limitaciones presupuestales y de seguridad, los hogares seleccionados se limitaron a las zonas rurales de Puerto Tejada, Buenaventura, Candelaria y Santander de Quilichao. Por lo tanto, nuestras conclusiones solo tienen validez en dichas areas y no en todo el pais. Sin embargo, cuando los datos obtenidos en esta parte de Colombia se combinen con los de otros paises se obtendran resultados con un mayor grado de generalidad y sera posible obtener conclusiones mas firmes sobre el efecto de los creditos en el alivio de la pobreza. Al momento de escribir este articulo se estaban realizando unos analisis estadisticos preliminares, razon por la cual no podemos anticipar en este escrito conclusiones sobre esta parte del estudio.

El tema del gobierno corporativo de las COFI es examinado en diferentes proyectos que se enmarcan en el programa. Un tema que se considero particularmente relevante de explorar y se le dio bastante importancia fue el de la preferencia al gasto de los gerentes de las cooperativas. (14) Esta expresion fue primero acunada por Oliver Williamson en el desarrollo de su enfoque de costos de transaccion al estudio de las organizaciones. Segun dicho autor, las personas exhiben en las transacciones en que participan una conducta oportunista, lo cual es el principal factor para que los arreglos cooperativos de transacciones de negocios sean muy fragiles: las organizaciones cooperativas son invadidas y explotadas por agentes oportunistas; la gerencia de una firma (cooperativa o no) que no asume todos los costos de sus decisiones (estos son transferidos a los duenos o a otros actores) esta propensa a incurrir en gastos que exceden sus niveles optimos. El animo de lucro, las caracteristicas de propietarios con derechos a todos los flujos residuales de ingresos de las sociedades de personas y de capital y el mercado de control corporativo son, de acuerdo con este enfoque, incentivos mas fuertes para controlar los posibles gastos excesivos de los gerentes que los incentivos que tienen las organizaciones de naturaleza cooperativa cuya propiedad es difusa. La preferencia al gasto de la gerencia tiende a acentuarse en organizaciones de mayor tamano, en las que la gran mayoria de sus propietarios esta muy distante de la administracion. En la literatura de preferencia y en la, en muchos aspectos similar a esta, literatura de la agencia, se reconoce que los niveles altos de endeudamiento pueden tornarse en mecanismos poderosos para controlar la perdida originada en la falta de apropiados mecanismos de control sobre los gerentes (Jensen 1989). Estudios empiricos tanto en paises desarrollados como en paises en vias de desarrollo (Harvey, Lins, and Roper, 2001) confirman tentativamente esta hipotesis.

Otro mecanismo para el control de la preferencia al gasto, que puede ser particularmente relevante en el caso de las cooperativas, es la supervision provista por organismos estatales. En Colombia la Superintendencia Bancaria supervisa a las cooperativas financieras propiamente dichas y la Superintendencia de Economia Solidaria vigila a las cooperativas de ahorro y credito. La Superbancaria es una organizacion con mucha mayor tradicion y experiencia en estas labores. Por esta razon, manteniendo todo lo demas constante, se podria esperar que fuera mas exitosa en el control de la conducta ineficiente de los gerentes (para una discusion acerca del efecto de diferentes autoridades supervisoras vease Berger & Mester).

A partir de los conceptos esbozados antes, y teniendo en cuenta las oportunidades y limitaciones que ofrecian las bases de datos de la Superintendencia Bancaria, la Superintendencia de Economia Solidaria y la Confederacion de Cooperativas de Colombia, Confecoop, se examino si el tamano y el nivel de apalancamiento financiero tenian algun efecto sobre la conducta de los gerentes de cooperativas financieras y de ahorro y credito.

Para medir la eficiencia de las cooperativas, entre los varios conceptos que podrian emplearse (Berger & Mester, 1997: 96), se escogio la eficiencia de costos. Este se basa en la discusion estandar economica de la produccion, la cual clasifica las variables de decision en solo dos categorias: insumos y productos. Academicos pioneros en la medicion de la eficiencia economica sugirieron que la eficiencia de una organizacion podria medirse en referencia a una frontera idealizada, la isocuanta. La literatura moderna tiende a reemplazar tal frontera idealizada por otra basada en las organizaciones mas eficientes del sector economico. Esta frontera es derivada de una conceptualizacion a priori de la conducta de la firma. Para el caso de la firma financiera se han desarrollado dos enfoques principales, el denominado enfoque de produccion y enfoque de intermediacion. Recientemente este ultimo ha sido el mas favorecido por los academicos (ver Berger & Mester, 1997 y Whortington, 1998).

La frontera eficiente puede estimarse empleando tecnicas parametricas o no parametricas (Einsenbeis et al. 1999). En nuestro estudio se utilizo una tecnica parametrica: se estimaron un conjunto de funciones translog y se empleo un test desarrollado por Mester (1989) para evaluar si hay diferencia entre cooperativas grandes y pequenas en su conducta de gastos y para examinar si el nivel de apalancamiento parece o no tener efecto sobre la eficiencia operacional. Nuestros resultados sugieren que los gerentes de cooperativas financieras y de ahorro y credito grandes mostraron conducta de preferencia al gasto. Con respecto al efecto del apalancamiento financiero, los gerentes de empresas poco apalancadas exhibieron preferencia al gasto. Los investigadores no conocen de otros estudios sobre preferencia al gasto que se hayan llevado a cabo en el sector cooperativo colombiano. Es interesante observar, sin embargo, que los resultados antes descritos apuntan en la misma direccion de otros llevados a cabo en el sector bancario del pais, acerca de la importancia del denominado factor X. Ignorando factores de calidad de los servicios y focalizandose en la eficiencia de costos, los resultados indican que no hay bases empiricas suficientemente solidas para promover la fusion de pequenas cooperativas. Las economias de escala que potencialmente se derivarian de dichos procesos posiblemente se veran mas que compensadas por la dificultad de controlar los gastos excesivos de los gerentes, es decir, su preferencia al gasto en las cooperativas de mayor tamano. (15)

OTROS ESTUDIOS EN LA ICESI

En la Facultad de Ciencias Administrativas y Economicas de la Universidad Icesi desde hace unos dos anos se comenzo a promover que los estudiantes desarrollaran sus proyectos de grado dentro de las lineas de investigacion que adelantan los profesores. De esta forma se logro evitar la dispersion en los temas trabajados en los proyectos de grado y apalancar el avance de la investigacion profesoral. Los estudiantes que se han vinculado a la investigacion en microfinanzas han tenido que revisar algunos articulos de frontera en el area (en el Proyecto de Grado I) y aplicar algunos de los conceptos desarrollados en tales articulos a un problema colombiano relacionado con el tema (Proyecto de Grado II). Hasta la fecha, doce estudiantes han realizado su trabajo de grado sobre temas relacionados con microfinanzas (ver Reinstein y Zuniga, 2003; Avila y Caicedo, 2003; Castaneda, 2003; Lozada y Jimenez, 2003; y Cardenas y otros 2001). Adicionalmente otros tres estudiantes estan en este momento finalizando su proyecto de grado: dos se encuentran adelantando un estudio acerca del papel que juega el revisor fiscal en la solucion de problemas de asimetria de informacion en las cooperativas de servicios financieros colombianas y el tercero esta examinando el grado en el que algunas instituciones especializadas en el credito a microempresarios en Colombia emplean ciertas tecnologias de microcredito recomendadas por expertos internacionales (Khandker, Khalily and Khan, 1995; Ledgerwood, 1999; Westley, 2001).

5. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

A pesar de que solamente en los ultimos anos el tema del microcredito se ha tornado popular, en Colombia, por mas de medio siglo los gobiernos y algunas entidades privadas (particularmente cooperativas y ONG) han intentado satisfacer las necesidades financieras, particularmente crediticias, de las microempresas y los pobres en general. La baja cobertura alcanzada hasta ahora indica, sin embargo, que tales esfuerzos se han quedado muy cortos. La revision de la literatura internacional sobre el tema indica que la situacion es similar en muchos otros paises en vias de desarrollo, en los que un numero creciente de microempresarios ha visto constrenidas sus operaciones por la ausencia de mecanismos de financiacion que respondan a sus caracteristicas especificas. El proposito de la linea de investigacion que lidera la Universidad de Laval en Canada y que cuenta en Colombia con la participacion de las universidades Icesi y del Valle, es contribuir a que los esfuerzos de prestacion de servicios financieros a los pobres y a los microempresarios tenga un mayor impacto en la reduccion de la pobreza y a que las instituciones que atienden las necesidades financieras de estas poblaciones lo hagan de manera mas eficaz y eficiente. Aunque a la fecha los principales resultados de los proyectos de investigacion realizados con el auspicio de esta linea de investigacion son analizados al interior de los diferentes grupos de trabajo y por lo mismo no es posible presentar resultados definitivos, si es factible anticipar ciertas conclusiones que parecen tener bases bastante solidas. Entre estas la de que, contrario a lo que con frecuencia se asume, el mayor tamano de ciertas cooperativas no estuvo acompanado de una mayor eficiencia. Los posibles beneficios de la mayor escala fueron mas que compensados por la propension al gasto excesivo que exhiben los gerentes en caso de instituciones de mayor tamano. Aunque la calidad de la supervision provista por la Superintendencia Bancaria parece tener efecto positivo en el control de los gastos de las cooperativas de mayor tamano, mal haria el Gobierno en presionar la fusion de pequenas cooperativas (particularmente de ahorro y credito) en organizaciones de mayor tamano, sin tener en cuenta este resultado.

Con respecto a los estudios de casos adelantados con estudiantes en la Universidad Icesi se pueden derivar algunas conclusiones interesantes. En primer lugar, las cooperativas rurales no parecen estar adoptando las tecnologias que han demostrado efectividad en la satisfaccion de necesidad financiera de los microempresarios. Sus tecnicas de analisis de credito parecen ser bastante convencionales. Por esta razon y porque las cooperativas en su gran mayoria no atienden a los mas pobres entre los pobres ya que muchas han tenido su origen en fondos de empleados de empresas puede afirmarse que su efecto como mecanismo para ayudar a superar la pobreza no parece haber sido grande. Esto no significa desconocer el gran potencial que tienen estas organizaciones de facilitar el alcance de niveles de vida mas altos a grupos de personas (obreros y trabajadores de ingresos medios y bajos de empresas) que tradicionalmente han sido ignorados por los intermediarios financieros institucionales.

Fecha de recepcion: 15-12-2003

Fecha de aceptacion: 1-4-2004

BIBLIOGRAFIA

Abdelkhalek, T., Barona B., Fischer K.P., Lamberte M.A., Sinzogan C. and Cote D. Microfinance: A market approach. On the regulation and supervision of Community oriented Financial Intermediaries (COFI). Quebec, Abril 2000 (consultar en http:/ /www.cofi.ecn.ulaval.ca/).

ANIF. Mercados Pyme. 2003.

ANIF. Mercados Pyme. 2002.

Avila C.A. y Caicedo O.E. Empresas financieras de microcredito sin animo de lucro en Colombia. Conceptos basicos y un caso de estudio. Proyecto de grado no publicado. Universidad Icesi, Cali. 2003.

Barona, B., Caicedo E. and Zuluaga B. Efficiency and expense preferente in the Colombian Financial Cooperative Sector. Universidad Icesi, first draft, March 2003.

Barona, B. y Valenzuela, W. Microfinanzas urbanas: evaluacion del desempeno de algunas empresas asociativas de trabajo (E.A.T.) en el Valle del Cauca. Estudios Gerenciales No. 81. Octubre-diciembre de 2001, pp.33-56.

Barona, B. El funcionamiento de las Empresas Solidarias de Salud (ESS): recomendaciones para mejorar su eficacia y eficiencia, resultantes de un estudio evaluativo. Estudios Gerenciales No. 75. Abril-junio de 2000, pp. 49-64.

Berger, A.N. and Mester, L.J. Inside de Black Box: What Explains Differences in the Efficiencies of Financial Institutions? Journal of Banking of Finance, Vol. 21. 1997. En P.T. Harker and S.A. Zenios, Performance of Financial Institutions. Cambridge University Press, Cambridge. 2000, pp. 93-152.

Cardenas, H. y otros. Analisis situacional de las empresas asociativas de trabajo. Proyecto de grado no publicado. Universidad Icesi, Cali. 2001.

Carpintero, S. Los programas de apoyo a la microempresa en America Latina. Deusto, Bilbao. 1998.

Caicedo, E, Barona B., and Zuluaga B. Microcredit, Poverty and the intrahousehold distribution of resources. Analysis in a sample of towns in Colombian rural areas. Universidad Icesi, first draft, June 2003.

Castaneda, A. y Fadul, M. Globalizacion y crisis economica. Incidencia en la financiacion de unidades de pequena escala. Fundacion Corona-Fundacion Ford. Bogota. 2002.

Castaneda, G.A. Microfinanzas rurales: el caso de las microempresas del cultivo de la mora en el norte del Valle del Cauca. Proyecto de grado no publicado. Universidad Icesi, Cali. 2003.

Chami, R., Khan M., and Sharma S. Emerging Issues in Banking Regulation IMF Working Paper. IMF Institute, Washington, May 2003.

Cuevas, C.E. and Taber L. << Rural Finance >> In M.M. Giugale, O. Lafourcade and C. Luff (Editors). Colombia. The Economic Foundation of Peace. The World Bank, Washington D.C. 2002.

Da Ros, Giuseppina (editora). Realidad y desafios de la economia solidaria. Iniciativas comunitarias y cooperativas en el Ecuador. Opusculos de economia No. 9. Facultad de Economia, Pontificia Universidad Catolica del Ecuador, Ediciones ABYA-YALA. Quito. 2001.

Desrochers, M. and K.P. Fisher. Theory and Test on the Corporate Governance of Financial Cooperative Systems: Mergers vs Networks. CIRPEE, Working Paper 03-34.

Desrochers, M. and Fischer K. La crisis de las cooperativas financieras en Colombia. Causas y prevision. Superintendencia Bancaria de Colombia y Centre de recherche en economie et finance apliques (CREFA). Bogota. Mayo de 1998.

Dinero, diciembre 17 de 2001.

Dinero, junio 13 de 2003.

Econometria. Mercado de Microcredito en Colombia (Copia de diapositivas). Marzo 29 de 2001.

Eisenbeis, T.A. Ferrier G.D., and Kwan S.H. The informativeness of Stochastic Frontier and Programming Frontier Efficiency Scores. Cost Efficiency and other Measures of Bank Holding Company Performance. Federal Reserve Bank of Atlanta. Working Paper 99-23, December. 1999.

Findlay, J. and R.E. Wrigth. Gender, poverty and the intra-household distribution of resources. Review of Income and Wealth. Series 42, number 3 pp. 335-351, September. 1996.

Fischer, K. Governance, Regulation and Mutual Financial Intermediaries Performance. Laval University. CREFA Working Paper No. 01-11. First version, March 2001.

Jensen, M.C. Eclipse of the public corporation. Harvard Business Review, XX: 61-74. 1989.

Matin, I, Hulme, D. and Rutherford S. Finance for the Poor: From Microcredit to Microfinancial Services. Policy Arena on Finance and Development. Journal of International Development 14(2): 273-294. 2002.

Jaramillo, E. Memoria de Hacienda. Banco de la Republica. Bogota. 1990.

Jonson, S. and Rogaly, B. Microfinance and Poverty Reduction. Oxfam. Oxford. 1997.

Khandker, S. R. Khalily B. y Khan Z. Grameen Bank: Performance and Sustainability. The International Bank for Reconstruction and Development. World Bank. Washington, D.C. 1995.

Khandker, S.R. Figthing Poverty with Microcredit. Experience in Bangladesh. Oxford University Press, Oxford. 1998.

Kirkpatrik, C. and Maimbo S.M. The Implications of the Evolving Microfinance Agenda for Regulatory and Supervisory Policy. Development Policy Review, 20(3): 293-304. 2002.

Ledgerwood J. Sustainable Banking with the POOR. Microfinance Handbook. The World Bank. Washington D.C. 1999.

Lozada, A. P.A. Jimenez. La toma de decisiones de credito en algunas cooperativas localizadas en Cali. Proyecto de grado no publicado. Universidad Icesi, Cali. 2003.

Marulanda, B. Aqui viene la banca comercial. En G.D. Westley y B. Branch (Editores). Dinero seguro. Desarrollo de Cooperativas de Ahorro y Credito eficaces en America Latina. Banco Interamericano de Desarrollo- CMCAC. Washington. 2000.

Meyer, R.L. Track Record of Financial institutions in assisting the Poor in Asia. Asian Development Institute Research Paper 49. December. 2002.

Ortiz, Carlos y Sierra, Clara de Akerman. The case of foundation Women World Bank in Cali--Colombia. En www.Icesi.edu.co/es/publicaciones/ cofi.php

Parra, E. Colombia: la viabilidad de crear un banco para el sector informal. En J. Mezzera (editor). Credito informal. Acceso al sistema financiero. PREALC, OIT, Chile, 1993.

Poyo, J. Regulacion y supervision de las cooperativas de ahorro y credito. En Westley, G.D. y B. Branch (Editores). Dinero seguro. Desarrollo de cooperativas de ahorro y credito eficaces en America Latina. Banco Interamericano de Desarrollo. Washington, D.C. 2000, pp. 159-185.

Reinstein, J. y Zuniga, D.C. Cooperativas rurales en el Valle del Cauca: estudio de dos casos. Proyecto de grado no publicado. Universidad Icesi, Cali. 2003.

Ruiz, C.E. y L.F. Lopez. La regulacion de la actividad financiera cooperativa en Colombia. Unpublished draft, September. 1998.

Silva Juan Manuel y Ricardo Davila (compiladores y editores). Gestion y desarrollo: la experiencia de las cooperativas en Colombia. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Instituto de Estudios Rurales. Unidad de Estudios Solidarios. Bogota, 2002.

Sinzogan, C. Micro-credit, Pauvrete et inegalities intra-menages au Benin: une analyse selon le genre. Cellule d' Analyse de Politique Economique (CAPE) Mars 2003 (43 pages).

Steege, J. El auge y la caida de Corposol: Lecciones aprendidas de los desafios que plantea el manejo del crecimiento.http:// www.mip.org/spanish/spanispdfsl/ spa-corposol-II.pdf.

Vesga, R. y Lora, E. Las cooperativas de ahorro y credito en Colombia: intermediacion financiera para sectores populares. Fedesarrollo, Bogota, noviembre de 1992.

Westley, G.D. ?Pueden las politicas de los mercados financieros reducir la desigualdad del ingreso? Banco Interamericano de Desarrollo, Washington, D.C. Departamento de Desarrollo Sostenible, Serie de Documentos Tecnicos. Noviembre 2001.

Westley, G.D. y Branch, B., (Editores). Dinero seguro. Desarrollo de cooperativas de ahorro y credito eficaces en America Latina. Banco Interamericano de Desarrollo. Washington, D.C. 2000.

Worthington, A.C. The determinants of non-bank financial institution efficiency: A stochastic frontier approach. Applied Financial Economics, 8: 279-287. 1998. www.microrate.com

BERNARDO BARONA Z.

Ph.D. Decano Academico, Facultad de Ciencias Economicas y Administrativas, Universidad Javeriana, Cali

* Resena historica y descripcion de un programa de investigacion internacional en el que participan dos universidades colombianas y sus resultados parciales.

(1.) Parra (1993: 96) senalaba que la tasa de interes cargado por agiotistas en el sector informal latinoamericano llegaba a alcanzar tasas hasta del 10% diario; en un estudio mas reciente conducido por la Universidad Icesi se encontro que una tasa de 1.2% por dia era comun en este mercado (en donde la tasa de inflacion era aproximadamente de 7% por ano).

(2.) Para una descripcion de la situacion en Ecuador vease Da Ros (2001, 133/5).

(3.) El comienzo de la incursion de las ONG en microfinanzas en Colombia se puede rastrear al programa que la Fundacion Carvajal de Cali inicio en 1978 adaptando un programa que Accion Internacional venia desarrollando en Bahia (Brasil) (ver Castaneda y Fadul. 2002). En 1982 fue establecida en Cali la Fundacion WWB Colombia, afiliada a la red WWB cuya oficina principal estaba en los Paises Bajos. La mencionada oficina otorgo el primer credito entre todas las IMF que conformaban esta red. A la fecha la red WWBank tiene 39 organizaciones afiliadas en diferentes partes del mundo, cinco de ellas en Colombia. Actualmente los recursos de la Fundacion provienen de un conjunto diversificado de fuentes entre las que se encuentran algunas internacionales como el BID, la CA y el BIRF y nacionales como el IFI y sus propios recursos.

(4.) La crisis del sector cooperativo colombiano ha sido descrita en varios estudios. Vease, por ejemplo, Cuevas and Taber, 2003; Castaneda y Fadul, 2002; Desrochers y Fischer, 1998; y Ruiz y Lopez, 1998.

(5.) Esta estimacion de los mencionados autores parece bastante optimista. Silva y Davila (2002) empleando datos de www. portalcooperativo.com a diciembre de 2001 afirman que en el pais existian 1.928 cooperativas; dentro de este total las de ahorro y credito, multiactivas y especializadas sumaban 348. << Del total de cooperativas aproximadamente 300 son de caracter rural >> (Ibid., p.18).

(6.) Los prestamos a empresas que caen en las categorias Mipyme crecieron en el ano 2002 en un 17.5% cuando en 2001 habian crecido al 13.8% (Dinero, No. 183, p. 46). La cartera del sector microempresarial con los bancos ascendia en abril del 2003 a $398.000 millones, lo cual representaba un incremento cercano al 25% con respecto a la misma fecha del ano inmediatamente anterior. Crecimiento tan acelerado tiene preocupadas a algunas de las organizaciones que tradicionalmente han atendido este sector ya que consideran que muchos de los creditos han sido realizados sin tomar en cuenta los factores especificos de riesgo de la actividad crediticia en este sector de la economia (Laura Charry, El Tiempo, junio 2 de 2003).

(7.) Las financieras chilenas son instituciones especializadas, en tanto que los bancos espanoles analizados por Marulanda operan en la modalidad de banca universal. Las primeras ofrecen un portafolio de servicios de credito, en tanto que los segundos ofrecen una atencion integral. Los dos tipos de organizaciones tienen en comun << su concentracion en el credito de consumo, el altisimo potencial de crecimiento de sus operaciones y su dependencia en procesos altamente tecnificados con inversiones cuantiosas en hardware y software >> (Marulanda, 2000: 53).

(8.) Existe alguna evidencia de estudios de casos que muestra que ciertas cooperativas colombianas han logrado alcanzar niveles de eficiencia satisfactorios. Vease Silva y Davila (2002, Capitulo III).

(9.) El articulo 39 establece que las actividades de microcredito hacen referencia al sistema de financiamiento a microempresas, dentro del cual el monto maximo por operacion de prestamo es de veinticinco salarios minimos mensuales legales vigentes, sin que en ningun tiempo el saldo para un solo deudor pueda sobrepasar dicha cuantia.

(10.) La definicion que esta asociacion da a este indicador es: Apalancamiento Financiero = obligaciones financieras de corto y largo plazo / Total de Activos.

(11.) Segun la mencionada Ley, las Cooperativas Financieras deben acreditar y mantener un monto minimo de aportes sociales pagados no inferior a $1.500 millones y las Cooperativas de Ahorro y Credito y las Multiactivas e Integrales con secciones de ahorro y credito un monto minimo de $500 millones (ambos niveles se ajustan periodicamente con los indices de cambios en precios).

(12.) El Superintendente de Economia Solidaria calcula que en el pais hay unas nueve mil cooperativas y afirma que solo la mitad de ellas son vigiladas por dicho organismo (El Tiempo: mayo 2, de 2003 p. 18).

(13.) Para el mismo autor, la introduccion por parte del Gobierno de lineas de credito dirigido y otras politicas y programa generados externamente << son incompatibles con una buena gestion prudencial y, por lo tanto, han contribuido a socavar la estabilidad de las cooperativas >> (Poyo, 2000:162/161).

(14.) Esta seccion se basa en el articulo: Efficiency and Expense Preference Behaviour in the Colombian Cooperative Sector (Barona, Caicedo y Zuluaga, 2003).

(15.) Da Ros (2001), sin mostrar resultados empiricos, pero apoyandose en solidos argumentos conceptuales argumenta vehementemente en favor de las cooperativas pequenas, sin desconocer algunas de las limitaciones propias de dicho tamano.

ABSTRACT

The paper presents a cursory review of the main programs and activities conducted in Colombia in the last decades to satisfy the need of financial resources of micro businesses. It also introduces a Research Program that two Colombian Universities have been conducting on the subject of micro credit in association with several universities and research centers of North America, Asia and Africa. The Program's main objective is to improve our understanding of the way in which financial co-operatives operates and, based on this, to put forward recommendations to increase the efficiency of this kind of intermediaries of micro credit, which are particularly important to this sector given their better prospects of being financially sustainable in the long run. A secondary objective of the program is to asses if the credit services provided by financial co-operatives have contributed to reduce poverty. The Research Program is still in progress and the results so far are preliminary. However, our findings suggest that small co-operatives are more efficient than large ones. The potential benefits of economies of scale are overcome by the expense preference behavior of managers of large co-operatives. In addition, financial co-operatives in general have not been using credit assessment and monitoring technologies that have been developed elsewhere and seems more appropriate in dealing with micro enterprises than the technology of credit used by large banks. With respect to the effect of micro credit services provided by co-operatives on poverty reduction our preliminary results indicate that it has not been important, although it has great potential, especially in rural areas.

KEY WORDS

Microfinance, microcredit, cooperatives, expense preference behavior, economics of scale, poverty alleviation.

Classification: A
COPYRIGHT 2004 Universidad ICESI
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Barona Z., Bernardo
Publication:Estudios Gerenciales
Date:Jan 1, 2004
Words:10888
Previous Article:Conduccion de reuniones para la operacion eficaz de los equipos de trabajo *.
Next Article:Informalidad en Colombia. Causas, efectos y caracteristicas de la economia del rebusque.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters