Printer Friendly

Mendez Vazquez, Josefina. Formacion profesional de las mujeres en las escuelas de la Matritense: un proyecto politico-economico en la Espana ilustrada.

Mendez Vazquez, Josefina. Formacion profesional de las mujeres en las escuelas de la Matritense: un proyecto politico-economico en la Espana ilustrada. Oviedo: Ediciones Trabe, 2016, 261 pp.

El libro constituye el octavo volumen de la coleccion Demeter, fruto del trabajo del equipo de investigacion de la Universidad de Oviedo Grupo Demeter: Maternidad, genero y familia, interesado en el estudio de las relaciones entre familia, genero y educacion.

En esta obra, enmarcada entre la historia de genero y la historia de la educacion, la autora se acerca nuevamente al estudio de la formacion profesional de las mujeres [vease de la autora: <<Escuelas para criadas: un proyecto de formacion profesional femenina en la Espana Ilustrada>>. En Diaz Sanchez, P. (ed.). Impulsando la historia desde la historia de las mujeres: La estela de Cristina Segura. Huelva: Universidad de Huelva, 2012], arrojando luz a uno de los niveles educativos quiza menos conocido de la educacion formal femenina. El foco de atencion seran las escuelas populares femeninas creadas por la Sociedad Economica Matritense, concretamente en el periodo que va de 1776 a 1787, cuando fueron regidas por los socios curadores, aquellos al cargo de cada escuela.

En un entorno social que consideraba deshonesto e infamante el trabajo de la mujer, los ilustrados trataron de desterrar es-te pensamiento a traves de las escuelas populares de las Sociedades Economicas, ofreciendo una formacion gratuita, dirigida fundamentalmente a los sectores mas pobres de la sociedad.

El estudio de dichas instituciones se aborda aqui desde una perspectiva critica, atendiendo al contexto economico y politico de la epoca. Ademas, las numerosas fuentes primarias utilizadas (Archivo Historico Nacional, Archivo de la Real Sociedad Economica Matritense, Archivo Municipal de Murcia), complementadas con otras coetaneas, como las Memorias de la Sociedad Economica, ofrecen una vision certera de la actividad diaria de las escuelas.

El primer capitulo analiza la coyuntura economica espanola de la segunda mitad del siglo XVIII, prestando especial atencion a las actividades textiles en el seno de una sociedad preindustrializada, y con un comercio debilitado incapaz de hacer frente a las manufacturas importadas del extranjero. Destaca, por su interes, la relacion del marco legal generado con el fin de facilitar la incorporacion de la mujer al mundo laboral textil.

Evidentemente, la historia de estas fundaciones educativas no puede desligarse del discurrir de la propia Matritense, fundada en un momento economico que no era favorable para alcanzar el nivel de desarrollo y bienestar en el pais que el Siglo de las Luces preconizaba. El gobierno vio la oportunidad de reconducir esta situacion en la expansion de las confecciones de lino producido en Espana con una excelente calidad, lo que aprovecha la politica carlostercerista para fomentar el textil espanol, incluso con el intento de crear una gran industria en el territorio nacional representado por las Manufacturas y las Reales Fabricas. De los ilustrados, sobre todo Campomanes, partira la iniciativa de incluir el trabajo de la mujer para reavivar esta industria y paliar el dano generado por las importaciones. Pero antes de poder incluir a la mujer en la cadena de produccion era necesario formarla, coincidiendo a la perfeccion con el ideario de convertirla en un sujeto util y productivo para el Estado, a la vez que supone una liberacion (tambien para el gobierno) de la mendicidad y la pobreza. Asi nos encontramos ante la fundacion de las escuelas de formacion profesional estudiadas con rigor por la autora.

El segundo capitulo aborda el alcance sociopolitico de las Sociedades Economicas de Amigos del Pais y el marcado papel de la Real Sociedad Economica Matritense como promotora de los proyectos del gobierno ilustrado, funcionando, a su vez, como un moderno centro de investigacion y desarrollo tecnico y comercial utilizado por el poder estatal para el fomento de la industria popular; al menos, esa era la idea. Una de las misiones primordiales de las Sociedades era promocionar la educacion y la industria artesana, intentando una profunda reforma de los estamentos sociales mas bajos. Aunque fueron instrumento de cambio no consiguieron este proposito, quiza, como apunta acertadamente la autora, por adolecer de una excesiva moderacion reformista vinculada a su disposicion de secundar los planes del gobierno ilustrado.

En su objetivo de dotar al pueblo de educacion, las Sociedades se decantaron por ensenanzas con aplicacion practica, siendo pioneras en la formacion profesional sobre todo femenina. De este modo pasamos al tercer y ultimo capitulo, que expone la labor educativa femenina de la Matritense analizando la vida escolar de las Cuatro Escuelas Patrioticas.

Poco se conoce sobre la formacion femenina con anterioridad a Carlos III, de ahi el interes de estas paginas. El monarca impulsara importantes reformas educativas, que tuvieron en cuenta tambien a la mujer, con dos elementos de sumo interes: el intento de una progresiva secularizacion de la ensenanza, y la sustraccion de la formacion profesional al marco gremial que vetaba, ademas, la educacion formal de las mujeres en los diversos oficios.

La Matritense intentara incorporar la mano de obra femenina a la cadena de produccion, al considerarla de igual capacidad intelectual al hombre. A partir de esta iniciativa creara las Cuatro Escuelas Patrioticas de Madrid (San Andres, San Gines, San Sebastian y San Martin) y otras al amparo de su imagen, pero siempre escuelas-taller, empenadas en formar a la mujer para un oficio del ramo textil (aprendiendo a transformar las materias primas) capaz de ganarse el sustento. Asi se construye la figura de la artesana cualificada con un doble objetivo: en el nivel microeconomico, mejorar la economia familiar; a nivel macroeconomico, mejorar la economia estatal.

Aunque en origen la concepcion de las escuelas era interclasista, en la practica fueron escuelas gratuitas para ninas pobres que seguian los principios establecidos por Campomanes en su Discurso sobre la educacion popular, a la vez que pretendian impartir una educacion civica, moral y religiosa. Ademas de funcionar como centros de formacion, las escuelas respondian a un plan de empleo impulsado por el gobierno para crear puestos de trabajo femeninos. Tampoco olvidemos la pretension ilustrada de servir para erradicar la mendicidad, de ahi la intencion de instruir a los pobres para desempenar un trabajo perceptible en las escuelas de beneficencia. La mentalidad ilustrada ira un paso mas alla, pues si las mujeres se hacian cargo de las tareas menores de la industria, los hombres estarian liberados para dedicarse a los oficios que requerian mas fuerza. Se otorgaba de este modo un valor mas elevado al trabajo femenino, pues redundaria doblemente en beneficio del pais.

En este capitulo, la autora destaca muy habilmente la funcion y el trabajo llevados a cabo por las maestras de las escuelas, junto a un organizado sistema de premios y remuneraciones a las alumnas por la labor realizada, cuya funcion era fomentar y mantener su asistencia. Interesante sera tambien, en esta linea de incentivar la presencia en el aula-taller, la creacion de un mecanismo de recompensa a traves de dotes matrimoniales. Ademas de las citadas Cuatro Escuelas Patrioticas, tambien se recoge la actividad de la Escuela de Encajes y del Montepio de Hilazas.

Pese a que el objetivo de las escuelas era mejorar la formacion profesional femenina para favorecer la industria textil, estas fueron deficitarias, al menos en este periodo, y el mantenimiento de las fundaciones quedaba ligado a las medidas proteccionistas del gobierno.

En suma, este libro ofrece un profundo acercamiento a la formacion profesional femenina en las escuelas de la Matritense, junto al analisis del impacto real de esta educacion--en absoluto integral--en la visibilizacion social de la mujer. Estas fundaciones, que no impartian las primeras letras a sus alumnas, ensenaban un oficio convirtiendo a la mujer en un engranaje industrial mas. Superados estos primeros anos, las escuelas pasaran a estar regidas por la Junta de Damas, organismo ya tratado por Mendez en sus investigaciones. Parece que esta gestion fue mas acertada; queda esperar una proxima publicacion de la autora para profundizar en el desarrollo de esta otra etapa.
COPYRIGHT 2018 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Rodriguez Serrador, Sofia
Publication:Cuadernos dieciochistas
Article Type:Resena de libro
Date:Jan 1, 2018
Words:1461
Previous Article:Gimenez Lopez, Enrique. La Compania de Jesus, del exilio a la restauracion. Diez estudios.
Next Article:Alvarez Barrientos, Josquin. Cultura y ciudad. Madrid, del incendio a la maqueta (1701-1833).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters