Printer Friendly

Meier, Heinrich. Carl Schmitt, Leo Strauss y El concepto de lo politico. Sobre un dialogo entre ausentes.

Meier, Heinrich.

Carl Schmitt, Leo Strauss y El concepto de lo politico. Sobre un dialogo entre ausentes.

BUENOS AIRES: KATZ EDITORES, 2008, 249 PP

Profesor de filosofia y ciencias politicas en la Universidad Ludwig-Maximilians de Munich y del Boston College, Heinrich Meier ha centrado su produccion academica en las figuras de Jean-Jacques Rousseau, Carl Schmitt y Leo Strauss. La edicion en castellano de dos de sus textos fundamentales, Leo Strauss y el problema teologico-politico (Buenos Aires: Katz editores, 2006) y el texto que hoy nos ocupa, Carl Schmitt, Leo Strauss y El concepto de lo politico. Sobre un dialogo entre ausentes, constituyen una excelente oportunidad para acercarnos a la figura de estos dos intelectuales, esenciales para el pensamiento politico contemporaneo, a quienes el titulo hace referencia.

Antes de centrarnos en el contenido del presente libro es importante aclarar que la edicion castellana incluye, ademas de la edicion ampliada de Carl Schmitt, Leo Strauss y El concepto de lo politico. Sobre un dialogo entre ausentes publicada originalmente en 1998, otros dos textos escritos por Meier (El filosofo como enemigo. Sobre Glossarium, de Carl Schmitt, y Epilogo. Una politica teologica o filosofica de la amistad), asi como el "Comentario sobre El concepto de lo politico de Carl Schmitt", de Leo Strauss, y tres cartas que este ultimo dirigio a Schmitt mientras se desarrollaba el mentado Dialogo entre ausentes. Como cada texto tiene sus caracteristicas especificas, los analizaremos uno por uno, comenzando por el que le da nombre a este libro.

Para Meier, El concepto de lo politico no es solamente el texto mas importante de Carl Schmitt por constituir uno de sus aportes mas interesantes al pensamiento filosofico y politico, sino tambien por el hecho de que es el unico texto que el autor presento en tres versiones distintas, y en cada una existieron importantes cambios conceptuales y aclaraciones de contenido. Estas adaptaciones y revisiones estarian motivadas por el dialogo mantenido entre Schmitt y Strauss, y aunque Schmitt nunca esbozo ninguna respuesta publica, las consideraciones de Strauss en torno a la critica schmittiana del liberalismo constituyeron el telon de fondo de un dialogo signado por un elocuente silencio, pero que sin lugar a dudas ha sido fundamental para comprender estos virajes en las diversas ediciones del texto seminal de Schmitt.

Tal como deciamos, el interes principal de Leo Strauss radica en la critica al liberalismo realizada por Schmitt, quien define el criterio especifico de lo politico como la oposicion entre amigo y enemigo, autonoma del resto de las oposiciones fundamentales del pensamiento liberal: entre el bien y el mal, lo bello y lo feo, lo util y lo danino, etcetera. Asi, lo politico es lo decisivo y no un dominio entre otros, ya que es el unico dominio total en el sentido de que "todo asunto puede ser potencialmente politico y, en consecuencia, puede ser afectado por la decision politica; y, en segundo lugar, porque la participacion politica abarca al hombre en forma total y existencial. La politica es el destino" (p. 30). En los primeros dos apartados del libro, Meier analiza precisamente esta concepcion de la politica propia de Schmitt, haciendo hincapie, como veremos a continuacion, en las modificaciones que el autor realiza entre cada edicion.

En lo que Schmitt consideraba una era de despolitizacion y neutralizacion del conflicto, la politica aparecia como una retorica de defensa del conflicto, encauzado en la figura de "los pueblos", verdaderos sujetos de la politica. Sin embargo, es en este punto donde Meier esclarece un elemento fundamental en el argumento schmittiano. Mientras que en la edicion de 1927 de El concepto de lo politico la critica al liberalismo esta centrada casi exclusivamente en el ambito de la politica exterior y en la necesidad de superar las categorias politicas liberales, cinco anos despues ya tenemos a un poderoso adversario para el liberalismo: el Estado totalitario, que considera que -por lo menos potencialmente- todos los ambitos de la vida humana son politicos. En este contexto, Schmitt pasa a la ofensiva, deja de reclamar un "dominio propio" de la politica apunta ahora al todo. Lo politico, para Schmitt, estara ahora determinado por el grado de intensidad, extremos de una asociacion o disociacion. Asi, cualquier dominio es plausible de volverse politico, pues alberga potencialmente la posibilidad de generar un reagrupamiento en amigos y enemigos. La clave de este viraje teorico reside, para Meier, en la necesidad de incorporar la cuestion de la guerra civil y la revolucion, ampliando el campo de batalla de lo politico hacia todas las esferas del comportamiento humano que, potencialmente, puedan devenir en un conflicto entre "otros".

El tercer apartado del texto esta dedicado a la figura de Thomas Hobbes y su relacion con el dispositivo teorico schmittiano. En su "Comentario sobre El concepto de lo politico de Carl Schmitt", Strauss senalaba que Schmitt retoma del concepto hobbesiano el estado de naturaleza, ya que al definirlo esencialmente como un status belli, implicaria en la interpretacion straussiana de Schmitt, que el estado de naturaleza seria el verdadero estado politico del hombre, signado no por la lucha en si misma, sino por una sobredeterminacion de cada accion por esa posibilidad real de enfrentamiento. A partir de analizar los cambios en las referencias a Hobbes aparecidas en las tres ediciones de El concepto de lo politico, Meier concluye que "dificilmente pueda afirmarse que Schmitt este respondiendo a los argumentos de Strauss. En este caso, es manifiesto que pura y simplemente se apropia de ellos" (p. 59).

En los dos apartados siguientes Meier comienza a desarrollar el punto fuerte de su argumento: la teologia politica de Carl Schmitt. Asi, para el autor, el argumento que subyace a este dialogo radica en el posicionamiento teorico de cada autor, ya que mientras que Schmitt escribe desde una postura teologica, Strauss lo hace desde la filosofia. La clave reside entonces en que ambos autores consideran que lo politico obtiene su existencia concreta a partir del rechazo de la figura del bourgeois, pilar del proceso de despolitizacion y neutralizacion que vivia Europa, y de la necesidad de oponerse a este modo de vida desde una perspectiva centrada en la moral. Sin embargo, el fundamento de esta objecion -el hecho de recuperar la dimension antagonica de lo politico a partir de la seriedad de lo justo y lo injusto- reside en dos enfoques distintos de la politica. Mientras que para Strauss es una cuestion que debe ser planteada por el hombre, Schmitt considera que es una cuestion de fe, planteada al hombre; es funcion de la inevitabilidad de obedecer a Dios o a Satanas. Llama la atencion, concluye Meier, que ambos autores converjan en el analisis de un mismo fenomeno y en el rescate de un mismo horizonte de conflictividad como eje de la politica, demostrando una clara correlacion metodologica entre los presupuestos intelectuales teologicos y los presupuestos politicos en cada autor.

Finalmente, en los ultimos dos apartados el autor se centra en un interrogante: ?por que Schmitt intento ocultar el fundamento teologico de su pensamiento politico? Meier encuentra dos elementos claves. En primer lugar, Schmitt considera que el liberalismo pretende diluir en discusiones las verdades metafisicas, por lo que, al criticar el fundamento "metafisico" del pensamiento liberal, Schmitt pretenderia no exponer el caracter de su propio pensamiento. En segundo lugar, el motivo teologico esta intimamente ligado al politico, partiendo del hecho mismo de que el centro del pensamiento schmittiano sea la fe en la fuerza y la autoridad plena de la revelacion, por lo que lo politico pasa a ser el destino, siendo su caracter irrefutablemente historico la cuestion del poder objetivo del enemigo, instrumento de la providencia.

En resumen, Meier considera que la teologia politica de Schmitt se consolida tanto como arma y como estrategia frente al liberalismo, al considerar que la antirreligion del economicismo es, en verdad, una religion, porque propone un significado religioso y moral para entender la vida del hombre. Aqui radica la principal diferencia con Strauss, ya que para este ultimo la importancia de lo politico no se relaciona con la cuestion del enemigo o la hostilidad, sino que parte de reivindicar la accion politica al servicio de la filosofia, una politica de la filosofia.

Tal como dijimos anteriormente, esta edicion del texto original de Meier posee dos textos mas de su autoria. El primero, "El filosofo como enemigo. Sobre Glossarium, de Carl Schmitt", fue publicado en 1991 en un semanario de noticias aleman, al mismo tiempo en que se editaba Glossarium de Carl Schmitt, una recopilacion de sus obras escritas entre 1947 y 1951 y uno de sus trabajos mas personales. En este breve articulo, Meier explora la relacion de Schmitt con el nazismo, haciendo hincapie en la necesidad de superar la vision que lo considera en un mero "jurista del Tercer Reich", para reivindicar su obra como teologo politico. El segundo articulo, "Epilogo. Una politica teologica o filosofica de la amistad", se centra en la repercusion que tuvo este "giro teologico", retomando los lineamientos de analisis ya comentados y analizando ademas Politicas de la amistad, de Jacques Derrida (1). Ademas, esta edicion incluye el texto de Strauss con el que precisamente Schmitt "dialoga", el "Comentario sobre El concepto de lo politico de Carl Schmitt", lo que constituye un adicional mas que interesante, ya que le permite al lector sacar sus propias conclusiones sobre el analisis realizado por Meier.

Concluyendo, el analisis de Meier constituye un enfoque novedoso tanto sobre la relacion existente entre Carl Schmitt y Leo Strauss, como en la forma de encarar el estudio del pensamiento politico de ambos autores. De todas maneras, es importante senalar que muchas de las afirmaciones de Meier, especialmente las relacionadas con la creencia de Schmitt en una fe en la salvacion divina, no parecen verse reflejadas, por lo menos de manera clara y completa, en los ejemplos tomados por Meier para explicar su idea. De hecho, el mismo Schmitt nunca explico sobre el origen y sentido de uno de sus textos fundamentales, Teologia Politica (1922). De todas maneras, y con un panorama editorial iberoamericano de gran escasez con respecto a publicaciones sobre el pensamiento politico schmittiano, el analisis de Meier constituye un aporte fundamental a la difusion de este tipo de obras.

(1.) Jacques Derrida, Politicas de la amistad. Seguido de El oido de Heidegger (Madrid: Trotta, 1998).

Martin Gonzalez

Docente de la Universidad de Buenos Aires (Buenos Aires, Argentina). martinpgonzalez@hotmail.com
COPYRIGHT 2009 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gonzalez, Martin
Publication:Revista Historia Critica
Date:May 1, 2009
Words:1913
Previous Article:Sabato, Hilda. Buenos Aires en armas. La revolucion de 1880.
Next Article:Gamboa M., Jorge Augusto, comp.: Los muiscas en los siglos XVI y XVII: miradas desde la arqueologia, la antropologia y la historia.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters