Printer Friendly

Mediaciones familiares y escolares en la recepcion televisiva de los ninos. (Algunos hallazgos recientes) *.

Hasta hace poco tiempo habia predominado la idea de que los ninos entablan una relacion directa con la programacion televisiva. Esta extendida creencia genero una posicion maniquea entre las instituciones y agentes educativos.

Por una parte estan los que condenan a la television (TV) y por tanto consideran que las unicas formas de "defender" a los ninos de su influencia nociva son: prohibirles que la vean o controlar completamente los contenidos programaticos de los distintos canales comerciales.

Por otra parte estan los que consideran que la TV es una de las "maravillas" del siglo xx y constituye un potencial intrinseco muy rico que debe aprovecharse para la educacion y otros fines culturales e incluso para reforzar procesos de democratizacion en la sociedad.

No obstante las diferencias en estas posiciones, lo que ha estado en juego en ambas ha sido lo mismo: el emisor y el mensaje de la programacion. El receptor como sujeto activo del proceso de la comunicacion ha sido el "gran ausente" tanto en los estudios donde se condena a la TV como en los que se busca aprovecharla para fines sociales. Mas aun, el receptor tambien ha estado ausente en la busqueda por una TV alternativa. Los esfuerzos en este sentido han tomado como protagonista del cambio de este medio al emisor, ya sea el grupo gobernante o los grupos privados duenos de las empresas productoras y emisoras, o a los contenidos mismos de la programacion. Grupos y propuestas como la de "mejor TV para ninos" justo se inscriben en este esfuerzo. Aun se esta lejos de lo que Fuenzalida (1990) denomina una "TV alternativa desde el receptor".

Estudios recientes sobre TV y ninos tanto en Europa y Estados Undidos como en America Latina y Mexico (Orozco 1987; 1987b; Sanchez 1986; 1989; Charles y Orozco 1990) han hecho ver la importancia del papel activo que juegan en el proceso de la recepcion tanto los mismos receptores, en este caso los ninos, como sus padres y maestros en tanto mediadores de ese proceso, determinando asi el tipo de influencia que la programacion puede ejercer en las audiencias infantiles.

Esto significa, primero, que los ninos como televidentes no nacen, sino que se hacen a traves de la intervencion implicita o explicita de diversos agentes sociales, incluida la misma institucion televisiva. Segundo, que dadas las diferencias socioculturales existentes entre las audiencias, los ninos en tanto televidentes no se hacen de la misma manera. Algunos quedan mas vulnerables que otros a la influencia de la TV como resultado de una serie de intervenciones y condicionantes estructurales, contextuales y situacionales. Tambien significa que los ninos no estan condenados a consumir pasivamente los mensajes de la TV y que es posible formarlos como receptores criticos mejorando las practicas de mediacion al alcance de padres y maestros.

El proceso de la recepcion televisiva

Estudios criticos recientes coinciden en comprender la recepcion televisiva como un proceso que antecede y prosigue al mero momento de estar frente al aparato (Corona 1988; Orozco 1990). Como tal, la recepcion es un proceso largo y mediado dentro del cual el nino a la vez que receptor de la TV es hijo de la familia y alumno en una escuela. En estas instituciones va realizando una serie de aprendizajes que "median" en la interaccion que entabla con la barra de programas, conformando de una cierta manera su recepcion televisiva. Asimismo, lo que el nino "toma" de la TV influye sus aprendizajes e interacciones en otros escenarios sociales (Fuenzalida 1986; Orozco 1988).

El nino no se enfrenta a la pantalla con la mente en blanco y absorbe invariable e irremediablemente los mensajes que se le proponen (Charles 1987). Por el contrario, frente al televisor, antes de encenderlo y despues de apagarlo tienen lugar diversas negociaciones (Hall 1982; Johnson 1983). El producto de estas negociaciones puede ser la apropiacion, el rechazo o la contraproposicion del mensaje propuesto.

Frente al televisor se da una primera apropiacion del mensaje transmitido por este, que, sin embargo, no necesariamente es la definitiva; puede modificarse posteriormente (Orozco 1987b). Por ejemplo, se ha constatado que el nino lleva su apropiacion inicial a su grupo de amigos o companeros de clase, donde el mensaje es objeto de nuevas y regularmente tambien distintas re-apropiaciones, a traves del juego o del dialogo (Corona 1986; Orozco 1987a).

Las mismas decisiones sobre la hora de "ver tele", que canal y que programa, responden a una cierta forma para interactuar con la TV, mas que ser decisiones espontaneas y aisladas una de otra, y principalmente son el resultado de practicas de mediacion (o ausencia de ellas) ejercidas por la familia y la escuela (Gunter 1985). Son tambien objeto de negociaciones entre el nino y los que lo rodean (McLeod y Brown 1976). Estas decisiones y la misma forma de estar frente a la pantalla --ya sea como una actividad individual o colectiva--, el hecho de que se le preste toda la atencion a lo que acontece en la pantalla o se hagan otras cosas mientras se mira ocasionalmente son practicas aprendidas, esto es, producidas a lo largo del tiempo y aunque estan condicionadas en formas muy especificas, no estan totalmente determinadas, por lo que pueden modificarse (Charles y Orozco 1990).

Mediaciones familiares

Los ninos como sujetos en socializacion son objeto de diferentes mediaciones en su desarrollo en general y en su recepcion televisiva en particular (Brown y Linne 1976).

Precisamente por su edad, la mayoria de las mediaciones se realizan en el hogar y en la escuela, que son los "escenarios" donde los ninos regularmente interactuan (Orozco 1987b).

A continuacion reviso los resultados de los pocos estudios que se han enfocado a averiguar estas mediaciones.

a) Varios estudios de recepcion en Inglaterra coinciden en mostrar que los ninos que pasan mas tiempo solos en casa tiende a en promedio a ver mas TV que los que estan acompanados, ya sea por hermanos o por algunos de los padres (Morley 1986). Esto nos permite afirmar que una primera mediacion en el proceso de recepcion de mensajes es la mera presencia de los familiares en el hogar. Ademas de influenciar la cantidad de exposicion a la TV, la presencia de la madre o de alguno de los hermanos mayores mientras el nino ve TV, abre la posibilidad al comentario o al juicio sobre lo que se esta viendo y escuchando, lo cual redunda en una apropiacion mas consciente de los mensajes (Lull 1981; 1982).

b) En un estudio observacional masivo en Estados Unidos con ninos de educacion basica y sus familias se encontro que especificamente el tipo de comunicacion dominante en la familia era la variable mas determinante para ver TV (Lull 1980). En las familias donde el patron comunicativo era de tipo "conceptual" (comunicacion en la que predomina el intercambio de ideas y conceptos), todos, pero en particular los ninos, veian menos TV. Ademas, cuando la veian eran mas selectivos de la programacion y por lo general no estaban muy satisfechos con ver TV como una forma de entretenimiento familiar. Por el contrario, en las familias donde la comunicacion era mas de tipo "social" (menos orientada al intercambio de conceptos y a la vez mas receptiva a ideas y costumbres nuevas) se hizo evidente que todos los miembros de la familia tendian a ver mas TV e incluso a centrar buena parte del dialogo familiar sobre temas tratados en la programacion cotidiana.

c) En otro estudio tambien realizado en Estados Unidos, se observo la incidencia de los patrones familiares disciplinarios en la orientacion del nino con la TV. Se encontro, en primer lugar, que el patron de disciplina empleado por los padres es un diferenciador de la cantidad y tipo de programacion televisiva que los ninos consumen (Korzeny et al. 1983). En las familias donde se emplea una disciplina de tipo "inductivo" (por convencimiento y con mucho respeto para los ninos) estos son menos susceptibles al mensaje de los programas comerciales. En cambio en las familias donde el patron disciplinario es mas de "sensibilizacion" (mas represivo, con castigos y reganos y con menos razonamientos) los ninos tienden a creer mas lo que ven en la television.

d) Varios estudios en America Latina han mostrado que el status de que goza la TV entre los padres es un buen indicador de la legitimidad de su programacion para los ninos (Orozco 1988c; Fuenzalida 1984). Esto en buena medida porque los ninos, tienden a imitar a sus padres y de hecho imitan sus gustos de exposicion a ciertos generos, programas o canales televisivos especificos.

e) La percepcion familiar de su rol mediador ante la TV es un factor importante que define las practicas de mediacion en la recepcion televisiva de los ninos (Orozco 1988c). Segun un estudio realizado por Brown y Linne (1976) a este respecto pueden encontrarse cuatro tipos de familia.

1. La "familia permisiva" que no se preocupa por lo que ven los ninos en la TV.

2. La familia cuya preocupacion central es por la cantidad de exposicion de sus ninos a la TV. Este tipo de familia limita el tiempo que los ninos dedican a esta actividad.

3. La familia que asume una actitud activa. Se preocupa principalmente por jugar un rol explicito y comenta lo que el nino ve en la pantalla.

4. La "familia represiva" que tiene bastante controlada la recepcion televisiva en el hogar. Por ejemplo, prohibiendo que el nino vea determinada programacion o simplemente prohibiendole completamente ver TV.

De acuerdo a esta clasificacion, las familias del tipo 1 y 2 son las que ejercen una practica menos mediadora. Las familias del tipo 3 por lo general son las mas electivas en su mediacion.

Sorpresivamente las familias del tipo 4, que controlan bastante la recepcion de mensajes en el hogar, tienden a producir un efecto contrario la mayoria de las veces.

f) La mediacion de los padres tambien puede se indirecta sin dejar de ser explicita, al fomentar en el nino el gusto por otras formas de informacion, diversion y entretenimiento. Por ejemplo, en un estudio comparativo entre paises del Tercer Mundo acerca del uso que hacen los ninos del libro de texto, se encontro que en aquellas familias donde los padres inculcaban en los hijos el gusto por la lectura, estos tendian a dedicar mas tiempo a esta actividad, restandole tiempo al ver TV y ademas, usaban mas sus libros de texto, que los otros que no tenian estas condiciones (Orozco 1988).

En mi propia investigacion el uso del libro de texto y el gusto por la lectura resultaron variables significativamente asociadas con la cantidad que los ninos invierten frente al televisor (Orozco 1988).

Mediaciones escolares

La escuela como institucion constituye un ambito de apropiacion de conocimientos y de "re-apropiacion" del aprendizaje producido en otras situaciones y momentos. El nino se enfrenta en la escuela a una serie de informaciones e interacciones diferentes a las del hogar.

Diversos estudios sobre el rol socializador de la escuela (Willis 1979; Giroux 1981) coinciden en afirmar que esta constituye una instancia mediadora muy importante en el proceso educativo del alumno.

a) La forma en que se socializa a los alumnos en la escuela, cumple una funcion mediadora tambien en la interaccion que entablan con la TV. Esta fue una de nuestras conclusiones en un reciente estudio entre ninos de la ciudad de Mexico de diferentes estratos socioculturales (Orozco 1988).

Por ejemplo, en las escuelas donde el metodo de ensenanza es autoritario, y se socializa al alumno para obedecer, ser respetuoso de los demas y diligente en las tareas --y asi cumplir su rol social como clase subordinada-- por lo general los ninos son mucho mas receptivos a cualquier figura de autoridad, que los socializados de otra manera. Esto incide en la mayor o menor legitimidad que otorgan a cierta programacion televisiva, como las telenovelas y los noticieros, y a ciertos personajes. Los ninos socializados para roles de liderazgo, por el contrario, no otorgan mucho credito a las telenovelas, relativizan mas el rol de la TV en si, y tambien el del maestro o cualquier otra figura que representa la autoridad.

b) Otro de nuestros descubrimientos en la investigacion arriba citada se refiere al metodo pedagogico. Las escuelas que usan alguna variante de la pedagogia activa (Montessori, Freinet, etcetera) por lo general ejercitan mejor a los alumnos en la argumentacion y negociacion. Esto se reflejo en los comentarios que los ninos hicieron de la programacion, quienes por lo general, fueron mas criticos que los ninos educados con metodos tradicionales.

c) Fuenzalida (1984; 1986) sugiere que la cantidad de informacion que un nino posee influye en la apropiacion de los mensajes que hace de la TV. La razon estriba en que mientras mas informacion tiene el nino sobre un acontecimiento o situacion reportada en este medio de comunicacion, menos probabilidad hay de que se "trague" el sentido o significado que se le otorgue.

d) De acuerdo a nuestras propias investigaciones (Orozco 1988) los maestros que en clase propician una discusion sobre lo que los ninos vieron en la TV o simplemente usan el periodico regularmente como insumo informativo para la discusion de ciertos temas de interes social, tienden a tener alumnos que son receptores mas criticos.

La discusion en clase de programas especificos de TV o de contenidos del periodico ha probado ser, no solo entre los ninos mexicanos, sino en general (Dorr 1986; ACT 1983), efectiva practica mediadora en la apropiacion que los ninos hacen de los mensajes.

e) Tambien se ha mostrado que la intervencion explicita del maestro es decisiva incluso para el aprendizaje de algun programa educativo (Orozco 1987b). En una revision de estudios sobre programas "prosociales" (programas con un contenido socialmente deseable para ser aprendido) se hizo evidente que el grupo que habia tenido un reforzamiento en clase sobre los mensajes educativos del programa los habia asimilado mejor, que los ninos que solo vieron el programa pero no habian tenido oportunidad de discutirlo con su maestro (Orozco 1987b).

f) La opinion del maestro sobre lo que debe "traerse" al salon de clases es un factor importante en la mediacion que los maestros realicen con los ninos en la escuela. Sobre este punto, se han encontrado tres tipos de maestros (Lusted y Drummond 1985):

1. Aquellos que piensan que la TV debe mantenerse al margen de los procesos de ensenanza-aprendizaje. En tre estos maestros domina la opinion de que los medios de comunicacion no tienen nada que ensenar, y por tanto no son dignos de ser tomados en cuenta en un proceso educativo.

2. Maestros que eventualmente consideran que algun programa de radio o television o un periodico deben servir para estimular algun aprendizaje en los alumnos. Este tipo de maestro piensa que solo ciertos programas son educativos, pero que en general habria que aprovechar mejor el potencial que ofrece la TV, sobre todo a traves de programas de TV educativa.

3. Maestros que opinan que la TV constituye una influencia constante en el proceso educativo de los ninos, por lo que es necesario "traerla" al salon de clase para sancionar sus mensajes y aprovechar su potencial e informacion, segun los objetivos de la escuela.

El grado de mediacion realizado por padres y maestros a su vez depende de varios elementos, entre los que destacan el nivel socioeconomico, la cultura, el nivel educativo de los padres, la filosofia educativa, la orientacion pedagogica de la escuela, asi como determinadas actitudes frente a la TV y a los medios de comunicacion en general (Orozco 1990). Por esta razon es importante analizar las practicas de mediacion especificas que ciertos tipos de familias y de escuelas llevan a cabo en una determinada sociedad.

La familia y la escuela mexicanas como mediadoras de la recepcion televisiva de los ninos

En Mexico, aproximadamente 50% de las familias ejercen algun tipo de mediacion en la recepcion televisiva de los ninos de educacion basica (Fernandez, Baptista y Elkes 1986).

a) Un primer tipo de mediacion es la que consiste en reganar al nino cuando vio mucha TV. Esta es una mediacion relativa ya que es a posteriori y no existe informacion, por ejemplo con respecto al efecto que este regano produce en el nino en su posterior interaccion con este medio electronico de comunicacion.

b) Usar a la television como objeto de premio o castigo del comportamiento del nino es otra forma en que un buen porcentaje de familias mexicanas (40.4%) media entre el nino y la TV. Por lo general estas familias permiten al nino ver toda la programacion que quiera, excepto cuando es castigado (Fernandez, Baptista y Elkes 1986). Tampoco existen mas datos sobre el efecto de esta mediacion y las circunstancias concretas en que se produce.

c) Otra forma de mediacion usada por familias mexicanas consiste en prohibir al nino ver ciertos programas. Segun los datos de Fernandez (Idem), esta es una de las maneras mas usadas (64.4%). Sin embargo, los criterios en que estas familias se basan para seleccionar la programacion que ven sus ninos no fue investigado. Tampoco existe informacion sobre la consistencia o regularidad de estas mediaciones. No obstante, es posible adelantar la hipotesis de que las razones son muy variadas, aunque haya ciertas semejanzas entre ellas, sobre todo cuando se trata de familias pertenecientes a un mismo estrato sociocultural.

d) El cuarto tipo de mediacion reportado por Fernandez (Idem), consiste en fijar la hora de ir a la cama. De las familias encuestadas, 68.4% dijo usar la hora de dormir como una forma de limitar la cantidad de TV que los ninos consumen al dia. Si tenemos en cuenta que por lo general la programacion que no se considera "apta" para los ninos tiende a pasar en la noche, fijar una hora al nino para ir a la cama, no solo limita la cantidad, sino que tambien incide en el tipo de la programacion a su alcance. Los datos de este estudio no estan desagregados por estrato sociocultural, por lo que no es posible saber el tipo de variaciones y condicionantes que las diversas mediaciones tienen en distintas "audiencias".

Es importante hacer notar que a pesar de que estas cuatro formas de mediacion son empleadas por un buen numero de familias, no puede inferirse que todas ellas sean conscientes del problema de la TV en la cotidianidad de los ninos y en particular en su proceso educativo.

Algunas de las mediaciones ejercidas por las familias mexicanas reportadas en la investigacion citada tienen mas que ver con la buena conducta y disciplina general de los hijos que con la TV y su influencia en su proceso de socializacion. En este sentido, los altos porcentajes de familias que dicen ejercer alguna mediacion deben ser tomados con cautela, pues no se trata de mediaciones intencionales en todos los casos, lo cual seria una de las metas a lograr en cualquier programa educativo para la recepcion critica de la TV.

De acuerdo a mi propia investigacion, la mediacion familiar y escolar en Mexico esta fuertemente asociada al nivel socioeconomico y es influenciada por la subcultura en la que los receptores estan inmersos. Sorpresivamente las familias de nivel socioeconomico medio son mas conscientes de posibles efectos no deseados de la TV en los ninos y ejercen una mayor mediacion explicita, que las de niveles altos y bajos.

En las familias de niveles medios hay variaciones, dependiendo del grado educativo de los padres, de la procedencia geografica de la familia y de las expectativas de ascenso social que los padres manifiestan.

En primer lugar, encontramos que las madres de nivel socioeconomico medio y medio-bajo tienden a mediar programas y generos particulares, no tanto el ver TV en si. Se oponen a que los ninos vean caricaturas y programas violentos. Muchas de ellas tampoco gustan de que vean programas comicos o "donde se ofende la moral". Ver programacion en ingles es frecuentemente objeto de negociacion entre los ninos y la madre y en estos estratos.

Curiosamente las madres de niveles socioeconomicos medios-bajos no se oponen a que los ninos vean telenovelas, como lo hacen las familias de nivel alto. Por el contrario, muchas de las madres entrevistadas dijeron que de este tipo de programas "se aprende para la vida" (Orozco 1988).

La cantidad de TV que ven los ninos es objeto de una mediacion variada. En los niveles socioeconomicos medios-bajos y bajos, los ninos tienen asignadas diferentes tareas para ayudar en el hogar; las tareas hogarenas son mayores mientras mas bajo es el nivel socioeconomico.

La tarea de la escuela constituye una mediacion bastante generalizada en las familias de niveles medios-bajos y bajos. Iras madres se preocupan de que hagan toda la tarea de la escuela. Esta es una forma en que ellas tratan de garantizar que no reprueben al nino y pronto termine los estudios para que sea un soporte financiero mas del resto de la familia.

En las familias de nivel socioeconomico alto que entrevistamos, las madres tienen poco aprecio por la TV en general. Consideran que es en todo caso, solo una forma de distraccion entre otras muchas. Sin embargo, debido a esta situacion, tienden a no preocuparse y por tanto, a no intervenir en la programacion que ven los ninos.

No obstante que los ninos ricos tienen acceso a una diversidad de opciones culturales recreativas, por lo que a primera vista la TV resulta relativizada, a partir de nuestras entrevistas encontramos que son los ninos que mas ven TV (aunque estos ninos le den menor legitimidad que otros).

Lo anterior se explica porque, en primer lugar, cada nino tiene su propio aparato en su habitacion. En segundo lugar, las opciones programaticas que tienen son mayores. Tener TV por cable y antena parabolica es lo comun entre familias acomodadas. En tercer lugar, las madres por lo regular no estan presentes cuando los ninos ven TV.

Entre familias de nivel socioeconomico medio-alto y alto encontramos una predominancia de ninos que ven la TV solos, especialmente durante la noche y en buena medida la programacion de los canales internacionales y en ingles.

Todas estas circunstancias hacen que en las familias acomodadas la mediacion explicita de los padres sea minima, en el mejor de los casos. Sin embargo, esto no significa que la TV tenga mayor efecto en estos ninos. No hay datos para afirmar que el efecto negativo de la TV entre familias ricas sea mayor.

Las familias de nivel socioeconomico medio que entrevistamos tienden a tener mucho cuidado con la TV. A nuestro juicio son las que mayor conciencia tienen sobre los posibles efectos nocivos de la TV en la educacion de sus hijos.

Me parece importante destacar que el grado de conciencia sobre los efectos televisivos generalmente no se traduce directamente en una intervencion en la recepcion televisiva de los ninos, aunque pude observar que hay ciertas correspondencias entre las familias que consideran que la TV puede tener efectos negativos y cierto tipo de mediaciones.

Un hallazgo importante de mi investigacion, respecto a las mediaciones escolares, fue que los maestros en escuelas publicas de nivel socioeconomico medio-bajo y bajo, estan bastante mas preocupados que sus colegas de niveles mas altos. Ademas, son estos maestros los que con mayor frecuencia provocan la discusion en clase de alguno de los programas que los ninos vieron el dia anterior. Mas aun, en las reuniones de padres de familia, generalmente recomiendan a los padres tener mas cuidado con el tipo y cantidad de programas que los ninos consumen en casa.

Entre las familias de nivel socioeconomico alto, por el contrario, los maestros no gozan de mucha legitimidad; son considerados mas bien como empleados que prestan un servicio. Por consiguiente no se espera que el maestro haga recomendaciones con respecto a la TV.

Comentario final

Con base en estos pocos, pero significativos resultados empiricos, es posible afirmar que la mediacion de la familia y la escuela mexicana con respecto a la recepcion televisiva es diversa, segun se trate del estrato sociocultural al que se pertenece. ?Como se asocian entre si distintas intervenciones --como las mencionadas anteriormente--? y ?como se constituyen en una practica de mediacion? son dos preguntas importantes para las cuales aun no hay respuesta.

Un esfuerzo dentro de la investigacion que parece necesario emprender, es precisamente aquel que busque indagar la vinculacion de diferentes tipos de audiencia o segmentos de audiencia'con la TV y especialmente un esfuerzo que permita evidenciar la multiple mediacion ejercida durante la recepcion televisiva por agentes e instituciones sociales y la misma audiencia. El conocimiento que se vaya obteniendo de estudios con estos propositos, proporcionara elementos para construir mejores estrategias de intervencion en los procesos de recepcion televisiva, en particular en la recepcion de los ninos, con la finalidad de formar televidentes mas autonomos y creativos.

* Ponencia presentada en el Taller de discusion y analisis de la television en Mexico, realizado en Chapala, Jalisco, del 14 al 16 de noviembre de 1990. CEIC, Universidad de Guadalajara. Los resultados que aqui se reportan son producto tanto de una exploracion bibliografica entre estudios afines significativos en diversos paises, como de mi propia investigacion realizada con ninos de sexto grado de educacion basica en escuelas publicas y privadas del Distrito Federal.

BIBLIOGRAFIA

ACTION FOR CHILDREN'S TELEVISION (ACT) (1983) Fighting TV stereotypes; an ACT handbook. Massachusetts: ACT.

BROWN, J. R. y O. LINNE (1976) "The family as a mediator of television's effects", Children and television. Beverly Hills: Sage Publications, 184-197.

CHARLES, Mercedes (1990) "Aparato escolar y medios de comunicacion" en Mercedes Charles y Guillermo Orozco, Educacion para la recepcion; un proceso critico en un contexto de medios de comunicacion. Mexico: Trillas.

--(1987) "Nacionalismo, educacion y medios de comunicacion". Mexico: Universidad Iberoamericana. Tesis de maestria.

--(1986) "La escuela y los medios de comunicacion social: la relatividad del proceso hegemonico", Perfiles educativos, num. 34, (octubre-diciembre), 41-19.

--y Guillermo OROZCO (eds.) (1990) Educacion para la recepcion; un proceso critico en un contexto de medios de comunicacion. Mexico: Trillas.

CORONA, Sarah (1986) "Apropiacion de los heroes televisivos en Mexico". Morelia, Mexico: Primer Coloquio Nacional sobre TV y Ninos, agosto. Mimeo.

--(1988) Para jugar con la television. Mexico: Tesis doctoral en Comunicacion, Universidad de Lovaina.

DORR, Aimee (1986) Television and children; a special medium for a special audience. Beverly Hills: Sage Publications, vol. 14, The Sage Commtext Series.

DRUMMOND, Phillip y Richard PATERSON (eds.) (1985) Television in transition. London: BFI Publishing.

--(1988) TV and its audience : international research perspectives. London: British Film Institute.

FERNANDEZ COLLADO, C., P. BAPTISTA y D. ELKES (1986) La television y el nino. Mexico: Nueva Biblioteca Pedagogica 56.

FUENZALIDA, Valerio (ed.) (1986) Educacion para la comunicacion televisiva. Santiago de Chile: CENECA/UNESCO.

--(1990) "Recepcion activa de la TV: la experiencia de CENECA" en Mercedes Charles y Guillermo Orozco, Educacion para la recepcion; un proceso critico en un contexto de medios de comunicacion. Mexico: Trillas.

--(1984) Television: padres-hijos. Santiago de Chile: CENECA-Ediciones Paulinas.

GIROUX, Henry A. (1981) Ideology, culture and the process of schooling. Philadelphia: Temple University Press.

GUNTER, Barrie (1985) "Determinants of television viewing preferences" en Dolf Zillmann y Jennings Bryant, Selective exposure to communication. Hillsdale, New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates, 93-111.

HALL, Stuart (1980) "Encoding/Decoding" en Stuart Hall et al., Culture, media, language. Inglaterra: University of Birmingham, 128-138.

--(1982) "The rediscovery of 'ideology': Return of the repressed in media studies" en Michael Gurevitch, Tony Bennett, James Curtan y Janet Woollacott, Culture, society and the media. New York: Methuen, 56-90.

JOHNSON, Richard (1983) What is cultural studies anyway? Napoles: Instituto Universitario Orientales, Estratto da, Anglistica, XXII, 1-2.

KORZENY, Felipe, Bradley S. GREENBERG y Charles K. ATKIN "Control de los padres sobre los ninos que ven television" en La ventana electronica; TV y comunicacion. Mexico: Ediciones Eufesa, Coleccion Comunicacion, 225-240.

LULL, J. (1980) "Family communication patterns and the social uses of television", Communication research 7, num. 3 (july), 319-334.

--(1981) "Social uses of television in family settings and a critique of receivership skills" en Milton E. Ploghoft y James A. Anderson, Education for the television AGE. Athens, Ohio: Ohio University, College of Education, The Cooperative Center for Social Science Education, 164-172.

--(1982) "How families selected television programs, a mass observational study", Journal of broadcasting 26, num. 4, (Fall).

LUSTED, D. y P. DRUMMOND (eds.) (1985) TV and schooling. London: British Film Institute.

MAYA, C. y M. I. SILVA (1986) "Los medios masivos de comunicacion y los estudiantes de educacion basica del Distrito Federal" en Rebeil y Montoya, Television y desnacionalizacion. Colima, Mexico: Universidad de Colima/AMIC.

McLEOD, Jack y Jane DELANO BROWN (1976) "The family environment and adolescent television use" en Ray Brown, Children and television. Beverly Hills: Sage Publications, 199-233.

MEDINA, J. (1986) "Panoramica de la investigacion sobre los efectos de los contenidos no didacticos de los medios de comunicacion social en Mexico", Medios de comunicacion, hegemonia y proyectos de desarrollo. Mexico: AMIC/TICOM.

MONTOYA, Alberto y Maria A. REBEIL (1982) "El impacto educativo de la television comercial en los estudiantes del Sistema Nacional de Telesecundaria en Mexico". Mexico: Consejo Nacional Tecnico de la Educacion (CNTE).

MORLEY, D. (1986) "Family television: Cultural power and domestic leisure". London: Second International TV Studies Conference, (july 10-12). Trabajo inedito.

OROZCO, Guillermo (1987a) "El impacto educativo de la TV no educativa; un analisis de las premisas epistemologicas de la investigacion convencional", Revista Latinoamericana de Estudios Educativos. Mexico: num. 3.

--(1987b) Television y produccion de significados; tres ensayos. Guadalajara, Mexico: Universidad de Guadalajara, Serie Comunicacion y Sociedad, num. 2.

--(1988) Commercial TV and children's education in Mexico; the interaction of socializing institutions in the production of learning. Cambridge: Harvard, Graduate School of Education. Tesis doctoral.

--(1990) "El nino como televidente no nace, se hace" en Mercedes Charles y Guillermo Orozco, Educacion para la recepcion; un proceso critico en un contexto de medios de comunicacion. Mexico: Trillas.

SANCHEZ, R. Enrique (1989) "El nino jalisciense y la publicidad televisiva (o dime que comes y te dire que canal ves)" en Enrique E. Sanchez, Teleadiccion Infantil. Mexico: Universidad de Guadalajara.

--(comp.) (1989) Teleadiccion infantil. Guadalajara, Mexico: Universidad de Guadalajara.

WILLIS, P. (1977) Learning to labour; how working class children get working class jobs. New York: Columbia University Press.

Guillermo Orozco Gomez, Programa Institucional de Investigacion en Comunicacion y Practicas Sociales. Universidad Iberoamericana.
COPYRIGHT 1991 Departamento de Estudio de la Comunicacion Social, Universidad de Guadalajara
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 1991 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Orozco Gomez, Guillermo
Publication:Comunicacion y Sociedad
Date:Sep 1, 1991
Words:5546
Previous Article:Intertextualidades en la telenovela argentina: melodrama y costumbrismo *.
Next Article:La television y los tapatios. Un atisbo al entreveramiento horario de transmision, menu programatico y patrones de exposicion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |