Printer Friendly

Martin Villegas, zapatero presidencial: hoy se regocija cuando su antiguo patron luce las botas que el le confecciona, pero se las cobra, no se las regala, porque sabe que su encumbrado cliente odia a los lambiscones.

Hasta hace 2 anos, fuera del circulo de talabarteros de Leon, pocos conocian a Martin Villegas Terrones, un guanajuatense de 39 anos de edad --casado, padre de 5 vastagos-- que literalmente salto a la fama desde los pies de Vicente Fox, para quien manufactura un par de botas vaqueras cada quince dias, que el hoy presidente usa desde 1995, cuando asumio la gubernatura de Guanajuato.

Hijo de zapatero, Villegas se inicio en el oficio a los 9 anos de edad, empleado como "zorrita" (ayudante general) en la fabrica Botas Fox, donde escalo posiciones hasta encabezar el area de Desarrollo de Produccion. Aunque abandono la escuela cuando cursaba 5 de primaria, ya veinteanero consiguio concluir la preparatoria en los circulos de estudio que funcionaban en la factoria.

En 1993, luego de 2 decadas de trabajar para los Fox, don Martin decidio explorar los vericuetos de la independencia y al frente de 10 de sus 13 hermanos establecio su propio taller. Mientras el negocio se consolidaba, Villegas partio a Texas, donde se empleo, por supuesto, en una fabrica de calzado. Asistia con regularidad a rodeos y descubrio que las botas vaqueras de estilo antiguo (elaboradas con una sola pieza de piel, sin anadidos), gozaban de especial demanda y casi nadie las manufacturaba. De inmediato copio algunos disenos y los mando a casa, para que sus hermanos las confeccionaran y se las enviaran.

Exito "clasico": Semanas despues, con los primeros pares en mano, dio en acudir a la salida de los rodeos; en los dias buenos conseguia vender apenas un par. La suerte le cambio cuando uno de sus compradores se avino a ponerlo en contacto con la firma estadunidense Classic old west styles ("Estilos clasicos del viejo oeste"), una de las principales distribuidoras de ese tipo de calzado en aquel pais.

A partir de entonces, la familia Villegas prospero sin problemas: hoy produce a la semana alrededor de 40 pares hechos de piel de cocodrilo, caiman, oso hormiguero, avestruz, mantarraya, iguana, piton o anguila, que vende a la comercializadora a razon de 3,500 pesos cada uno (50% es ganancia): --Solo me reservo uno o 2 pares de cada embarque para coleccionistas que me las piden en colores o con disenos especiales --relata el artesano, que tambien llega a vender sus botas a teleseries y producciones hollywoodenses.

Cuidadoso al extremo, Villegas solo surte pedidos especiales si el cliente le envia por fax o correo electronico un dibujo con el contorno de la planta de cada pie y un detallado informe sobre cualquier problema o lesion que afecte su modo de andar: --Asi me aseguro de cada par sera hecho realmente a la medida y ajustara mejor que un guante --se ufana.

Villegas trabo relacion personal con Vicente Fox a fines de los 70, cuando el hoy presidente renuncio a la Coca-Cola para dirigir los negocios familiares y adopto la costumbre de usar solo botas. Por entonces, el zapatero era disenador de plantillas y cortador en Botas Fox y le toco en suerte tomar las medidas a su patron (calza 30 y medio). Tan satisfecho quedo el entonces empresario con el trabajo de su empleado que le ordeno supervisar la fabricacion de todo su calzado, lo que don Martin hizo los siguientes 3 lustros.

Recordar los origenes: Tras establecerse por su cuenta, Villegas perdio contacto con su ex jefe, que solo retomo en 1995, cuando el talabartero le obsequio un par de botas negras de lagarto <<para desearle suerte en su campana por la gubernatura, que al cabo gano>>. Don Martin quedo muy sorprendido cuando el flamante gobernador anuncio que vestida solo al estilo campirano y le compro regularmente nuevos pares.

Reacio a hablar sobre su amistad con los Fox, Villegas admite entre dientes que el presidente lo apoda "Flaco" y que le prohibio terminantemente que dejara de tutearlo. El talabartero conserva con celo media docena de pares usados por su cliente en ocasiones especiales, como el dia de las elecciones y en la toma de posesion: --Los ultimos pares son mas estilizados, casi sin adornos (solo la palabra "Fox" impresa en caracteres pequenos), con tacon recto y bajo y punta redondeada. Hasta parecen zapatos bostonianos --comenta.

Seguro de que la moda de calzar botas que cunde hoy entre algunos (<<No falta el que me encarga un par para obsequiarselas al presidente, sin saber que el odia a los zalameros>>) acabara con el sexenio, don Martin decidio aprovechar sus ganancias para renovar la maquinaria, trabajar con mejores materiales y aun remozar el taller familiar, rebautizado El changarro, marca comercial que usa desde hace 6 meses: --Un desconchado tendajon fue el origen de nuestra prosperidad --senala el artesano-y escogimos ese nombre para honrar su memoria y recordar siempre que la bonanza solo florece si la riegas con sudor.
COPYRIGHT 2002 Editorial Contenido, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2002 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Montano, Conrado
Publication:Contenido
Article Type:Entrevista
Date:Mar 1, 2002
Words:852
Previous Article:Judith Tabares, jabonera de exportacion.
Next Article:Erasto Martinez, "robotologo".
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters