Printer Friendly

Marte Sanchez y Jeronimo Rios 2018. Breve historia de Sendero Luminoso.

Marte Sanchez y Jeronimo Rios 2018. Breve historia de Sendero Luminoso. Madrid: Revuelta Editores/Catarata.

La senderologia como tradicion academica tiene de positivismo y de esoterismo a la vez. Sobre lo primero, es necesario registrar datos sobre un tema complejo en que no solo se impone el afan de la veracidad, sino que, como ocurre con las guerras, estos tienen que emerger solidos sin hacer dano, y donde muchas veces el silencio, el olvido, las medias verdades y las leyendas creadas enrarecen la madeja de la informacion. En segundo lugar, es la invocacion para que, una vez desbrozados, esos datos sean incorporados a marcos significativos que son las teorias o los modelos explicativos, y que estos no colmen de ira a las partes. Este equilibrio y aparente neutralidad cede muchas veces a la fuerza que el Estado o los grupos involucrados hacen sentir.

Como en la pelicula espanola Las bicicletas son para el verano (1984), donde no hay paz, existe la victoria. Entonces los derrotados muerden la humillacion y los vencedores se apropian del escenario que queda del conflicto y que muchas veces, impide cerrar las heridas. En ese sentido, el libro de Sanchez/Rios se torna imprescindible para todo aquel que (lejos de la informacion especializada) desee tener una idea general del surgimiento de Sendero Luminoso (SL) y los inicios de lo que denominaron la <<lucha armada>>. En ese ejercicio, los autores tambien se interrogan sobre el destino de un pais y el de sus instituciones, que parecen estar hoy en una crisis de legitimidad.

De lectura agil y con una prosa amena, el libro tiene cinco capitulos. Los dos primeros nos informan del surgimiento de SL vinculado al el conflicto sinosovietico de mediados del siglo XX. Aqui llama la atencion la compulsiva division del partido que fundara Mariategui. Esto puede ser explicado por la sobreactuacion en la discusion ideologica de la izquierda peruana para revertir su escasa vinculacion con los sectores populares, y tambien, por su origen universitario. En el segundo capitulo, aborda con datos valiosos, el inicio y desarrollo de la lucha armada de las decadas de 1980 y 1990.

Aqui queremos discutir brevemente las fuentes de las cuales se nutren los autores. Los textos de Carlos Ivan Degregori (CID), el de la Comision de la Verdad (CVR) y la tesis universitaria de Manuel Granados (1981) sirven de informacion autorizada. Creemos que esto pudo haberse afinado. De los textos de CID sabemos que muchos de ellos se basan en informacion de segundo orden, muchas de cuyas versiones circulaban por Ayacucho en aquellos anos. Quizas esa fue la razon por la que sus criticos enraizados en la region de Ayacucho, lo llamarian <<narrador de cuentos>>, atributo que el mismo reconoce con cierta ironia en sus memorias (2015). Tambien hubiese sido importante revisar la valiosa informacion contenida en la tesis doctoral del sociologo Aracelio Castillo sobre el movimiento estudiantil de Huanta de 1969. La figura de Saturnino Paredes (al que CID considera carente en absoluto de lustre, muy a tono con el desprecio criollo), casi marginal en el texto, pudo ofrecer circunstancias detalladas sobre las luchas internas en Bandera Roja y de las cuales, exhausto, emergera SL. No olvidemos que un libro suyo como Las clases sociales en el campo (1976), sirvio como una plantilla para muchas tesis de la Universidad de Huamanga que trataban sobre la caracterizacion de la sociedad rural. Al final de cuentas, esos mismos postulados fueron compartidos por muchos grupos maoistas, incluido SL.

La tesis de grado de Ranulfo Cavero (1978), quien caracterizaba al Peru como una sociedad semifeudal y semicolonial tambien pudo ser una fuente de consulta, pues su diagnostico posiblemente ufuesado por los estrategas de Sendero para planificar sus acciones iniciales. Todo esto, mas la folleteria y el material escrito en los congresos, conferencias y reuniones de SL que llegaron a publicarse, pudieron ofrecerse como material factico invaluable.

El tercer capitulo, nutrido y veraz, se desliza por los momentos mas criticos de la violencia politica que puso en jaque el pais: el inicio de la lucha armada (ILA) en el departamento de Ayacucho y que luego, como una fuente irradiada, se expandira por gran parte del territorio, provocando en 1983 la intervencion de las Fuerzas Armadas que coloco a los campesinos entre dos fuegos. Aunque cabria mencionar que cuando los autores tratan de explicar el avance y el crecimiento de SL ensayan cuatro razones coyunturales que se ofrecen como causalidades (p. 84). Para nosotros el fundamento generico seria el hecho de que Sendero crece y se desarrolla por la situacion de subdesarrollo del pais. Esto que se denominan causas estructurales se ofrece como problematico pues, al igual que la denominacion del conflicto (?interno? ?guerra civil? ?terrorismo?), tiene que ver con los intereses en pugna y con la lucha por la memoria. Es decir, regresamos al esoterismo.

La violencia estructural ha sido negada por la derecha politica por considerarla justificadora del <<terrorismo>> y tambien porque la absuelve de su responsabilidad historica de no haber podido construir un pais. La superposicion de planos de subdesarrollo que esta implicita en su definicion sera el almacigo donde germinara un movimiento tan letal y que explica la respuesta del Estado. La historiadora Heilman (2018) ha estudiado como los actos de violencia en el departamento de Ayacucho fueron recurrentes y que Sendero seria en cierto modo una sucesion de esa historia. En ello, el texto de Sanchez/Rios no ahorra tinta para exponer los casos de masacres mas emblematicos sucedidos en la decada de 1980: Lucanamarca, Accomarca, Cayara, Pucayacu, Putis o Socos nos muestran el horror de dar una leccion a las mesnadas o la represion indiscriminada de la guerra sucia.

Los dos ultimos capitulos estan referidos a la derrota de SL en el contexto del gobierno de Fujimori y las nuevas facciones que ha alcanzado hoy el movimiento maoista. Ambos capitulos estan contenidos en una atmosfera del debilitamiento de la democracia, el fortalecimiento del autoritarismo y la impunidad de los responsables de la violacion de derechos humanos. La decada de 1990 es compleja, porque se cruzan distintas rutas: SL se distancia de su epicentro andino, se instala en Lima y abre un nuevo frente en el Huallaga, donde, imbricado con el narcotrafico, inaugura una nueva etapa de violencia y de actuacion politica. Por otro lado, el fujimorismo, al compas con la corrupcion, necesitaba, a traves de la impunidad, garantizar la adhesion de los militares. Dicho sea de paso, ambos protagonistas de la guerra (senderistas y militares) se lumpenizaran con la economia ilegal.

Luego de la captura de Abimael Guzman y con el retorno de la democracia, SL traslada su centro de gravitacion hacia el VRAEM, lugar estrategico por estar cercado por el macizo andino, por su cercania al Brasil y Bolivia (nuevos lugares de compra de la droga) y por un colchon humano compuesto por migrantes andinos provenientes basicamente de Junin, Ayacucho, Huancavelica, Apurimac y Cusco. Pareciese que se remedaran los escenarios originales.

Finalmente, los llamados rezagos de Sendero Rojo o Proseguir coexisten con organizaciones del trasiego cocalero en espacios encapsulados y con conflictos de baja intensidad, que convienen tanto al Estado como a aquellos. Permiten, por ejemplo, que las FF.AA. esten en adiestramiento constante en escenarios reales (con un balance equilibrado), que facilite los presupuestos militares cuyos usufructuarios directos son los jefes militares y que instauren politicas de sobresalto en la poblacion local para legitimar--como diria Bourdieu--las <<logicas del Estado>>. Por ultimo, tambien se ha robustecido la economia regional tanto por las transferencias para la inversion publica, como por el vigor de la economia cocalera, y finalmente permite que SL (o lo que queda de ella) sobreviva en la quietud.

Libro imprescindible para consultas oportunas y una muestra del esfuerzo academico gestado inicialmente en la universidad publica.

Rommel Plasencia Soto

Universidad Nacional Mayor de San Marcos

plasenciasotor@gmail.com

REFERENCIAS

Castillo, A. (1972). Movimiento de junio de 1969. Tesis de doctor en Sociologia. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Cavero, J. R. (1978) ?Semifeudal y neocolonial o capitalista? Tesis de antropologo. Ayacucho: Universidad Nacional de San Cristobal de Huamanga (UNSCH).

Granados, M. (1985). La conducta politica: un caso particular. Tesis de bachiller en Antropologia. Ayacucho: UNSCH.

Heilman, J. P. (2018). Rebeliones inconclusas. Ayacucho antes de Sendero Luminoso, 1895-1980. Lima: La Siniestra.

Paredes, S. (1976). Las clases sociales en el campo. Lima: Tercer Mundo.

Sandoval, P. y J. C. Aguero (2015). Aprendiendo a vivir se va la vida. Conversaciones con Carlos Ivan Degregori. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
COPYRIGHT 2019 Pontificia Universidad Catolica del Peru
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Plasencia Soto, Rommel
Publication:Revista Anthropologica
Date:Jul 1, 2019
Words:1540
Previous Article:La participacion ciudadana en los medios de comunicacion y las normas culturales en torno a la radio Mugambo Jwetu FM.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters