Printer Friendly

Margarita Fernandez, Viviana Uribe, Teresa Valdes y Patricia Flores: Mujeres en el MIR: des-armando la memoria.

Margarita Fernandez, Viviana Uribe, Teresa Valdes y Patricia Flores

Mujeres en el MIR: des-armando la memoria

Pehuen Editores, Santiago, 2017, 336 pp. ISBN: 978-956-16-0772-9

Mujeres en el MIR: des-armando la memoria es el despliegue de la experiencia vivida y narrada desde cuatro testimoniantes: Margarita Fernandez, Viviana Uribe, Teresa Valdes y Patricia Flores. Ellas nos invitan a la resignificacion para conmemorar no solo la violencia con la que fueron enfrentadas sus ideas, sino tambien para el entendimiento de sus propias penas y alegrias, siendo mujeres, madres y militantes. Conmemoracion que, desde la escritura, nos recuerda la estrecha relacion entre memoria e historia.

Cada narracion contiene particularidades, pero tambien elementos en comun. Todos los relatos estan atravesados por la rememoracion de la infancia, los tiempos de la militancia juvenil, la Unidad Popular, y antes de eso, el pasado de los padres e incluso abuelos y abuelas: la busqueda de los origenes para una explicacion del presente desde los distintos legados familiares. Para Margarita, la herencia de sus abuelas en la accion politica y las luchas de sus tiempos; para Viviana, la bisabuela migrante y la posterior vida en el desierto; para Teresa, la tradicion de toda una familia de izquierda que influyo en la militancia temprana; y para Patricia, la dura vida del campamento.

Desde el prologo de Carmen Castillo, mujer militante y companera de quien fuera secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Miguel Enriquez, se expresa la invitacion a una lectura que permite el dialogo entre pasado, presente y futuro, en donde estas experiencias se presentan a las nuevas generaciones con el objeto de remecer el olvido intencionado y el desconocimiento del pasado.

El des-arme de la memoria como ejercicio terapeutico y sanador frente a lo vivido se constituye tambien como un arma frente al olvido y las omisiones de las luchas politicas de mujeres en dictadura. Este texto es fruto de un trabajo de memoria colectiva, donde por dos anos se realizaron talleres de escritura de las experiencias vividas, a cargo de Nubia Becker, otra militante del MIR. El proceso de escritura se desprende del analisis al presente de movilizacion y descontento durante estas dos decadas de transicion a la democracia, y en donde se hizo necesario buscar en el pasado los origenes de la democracia pactada, y tambien, el rol de las mujeres en estas luchas.

El MIR se configuro como una de las principales organizaciones politicas de resistencia contra la dictadura en la clandestinidad (dada la campana de desprestigio publico, persecucion y represion que el Estado autoritario ejercio en su contra). El trabajo politico y sindical del MIR se replico en los campos y en las poblaciones mas desposeidas del pais, y se prolongo durante gran parte de los anos sesenta y durante la Unidad Popular. La legitimidad alcanzada por la llegada del socialismo al poder permitio una avanzada mirista que permeo en las dirigencias vecinales, sindicatos de fabricas y el campesinado. En algunos de los relatos de estas mujeres nos encontramos con varios de estos pasajes, siendo ellas activas participantes de los campamentos y trabajos voluntarios en diversos espacios de Chile, llevando consigo el proyecto politico colectivo de la revolucion, antes, durante y despues de la dictadura.

Para Margarita Fernandez, las palabras son "a su tribu", la familia a la que quiere retribuir una narracion para el perdon, relatando su vinculacion con las luchas de sus antepasadas, y como se vivio y quebranto el sueno colectivo e individual como mujer militante. La maternidad fracturada, el exilio, la tortura y la muerte de aquellos y aquellas que compartieron sus mismas convicciones, la incertidumbre latente frente a la violencia que se ejercio contra sus cuerpos y sus ideas caracterizan su relato y al mismo tiempo lo convierten en uno junto a sus otras tres companeras.

Para Viviana Uribe es "la vida en tiempos rebeldes", involucrando tambien las convicciones y las ideas detras de ella como mujer militante y estudiante que conocio la realidad de los afrodescendientes estadounidenses en plenos anos sesenta. Sus ideas apuntaban a su compromiso politico y al accionar para el cambio de la epoca. Viviana sufre la prision y la tortura, la desaparicion de su hermana y respectiva pareja; y siendo madre, tambien debe vivir la separacion que genera el exilio. A esto se sumo la posterior preparacion para el combate, donde siendo mujeres, se enfrentaron al estereotipo de lo privado para protagonizar lo publico en la batalla colectiva contra la dictadura y contra el olvido. Su narracion es una constante rememoracion a esa hermana arrebatada, y un mensaje de lucha por la verdad y la justicia ante esa perdida.

Teresa Lastra cataloga su narracion como "la luminosa vida", desde su orgullo como mujer militante y las huellas que en ella dejaron el padre socialista, su formacion como estudiante en Concepcion, y su defensa ferrea a la mujer y su lugar en la sociedad. Teresa fue violentada no solo de forma fisica, tal como la vivieron otras mujeres. Siendo madre, debe enfrentarse a la perdida del companero y padre de su hija, y convivir con el exilio en Panama. Su preparacion para la lucha revolucionaria la vivio tambien como combatiente por el Frente Sandinista, pensando en lo que significaria retornar y luchar contra la dictadura chilena. En el relato de Teresa nos encontramos con el sentir que genera el retorno y las inevitables miradas al futuro: "no era el Santiago de la clandestinidad y de la conspiracion, era la ciudad fria de asfalto que jamas se conmovio ni quiso saber cual habia sido la historia desde 1973, no querian memoria, querian olvidar" (1).

Esa apelacion al presente postdictatorial--de la transicion pactada que solo profundizo los cambios del modelo instaurado--, esta constantemente presente en la narracion de la ultima de las mujeres que presenta su testimonio. Patricia Flores cierra el escrito con "suenos y porfias por la vida justa". Como mujer popular, Patricia resignifica su pasado desde la reflexion en torno a la justicia que busco erradicar la izquierda revolucionaria en la clandestinidad, destacando su participacion en el campamento Nueva La Habana como germen para el "poder popular" y lo que significo para la educacion de las y los mas excluidas/os de la sociedad de la epoca. Al igual que sus demas companeras de relato, la tradicion familiar marco su devenir como contestataria a la dictadura, lo que la llevo al exilio, entrenamiento para el combate y a la maternidad tensionada por sus convicciones politicas y suenos por esa vida justa.

Al cerrar el libro, Patricia desarrolla el ejercicio de mirar el pasado en dialogo con el presente y el futuro del pais golpeado por la violencia dictatorial. Como educadora popular evidencio la profundizacion de la exclusion en las poblaciones, o la genesis de una violencia que se redirigio ya no solo a los poderosos, sino a ellos mismos.

Las memorias individuales de cada una de estas mujeres se vuelven colectivas en tanto se reunen frente la violencia recibida, mas alla de la dictadura. Primero, son mujeres que debieron enfrentar los prejuicios de la epoca, muchas veces provenientes de sus propios companeros de ideas y convicciones politicas; segundo, todas fueron madres y sintieron que esa etapa de apego y crianza les fue arrebatada por el exilio, lo que habla de la relacion mujer-madre como lucha no reconocida y de gran significancia politica. Tercero, sus vidas estuvieron marcadas por la muerte de parejas, amistades y/o familiares que abogaron por sus mismas convicciones, y en los que ellas reconocen la valentia juvenil, ademas de un dolor que permanece y se constituye como elemental para sus resistencias.

Solo podemos entender estas resistencias desde el ejercicio de la memoria, que vive y fluye por las consciencias como monumento contra el olvido, y para el rescate de luchas que se ven opacadas por el machismo en la militancia de izquierda. En este texto, la memoria se presenta como sanacion despues de los suenos quebrantados, como herramienta para disputar espacios donde se omite el pasado reciente que "divide"; y en donde las experiencias intimas e individuales de mujeres contribuyen a entender lo publico y lo colectivo, para seguir haciendo historia desde la memoria.

MARCELA VARGAS CARDENAS

Universidad Austral de Chile

(1) Margarita Fernandez, Viviana Uribe, Teresa Lastra y Patricia Flores, Mujeres en el MIR: des-armando la memoria, Santiago, Pehuen Editores, 2017, p. 245.
COPYRIGHT 2019 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vargas Cardenas, Marcela
Publication:Cuadernos de Historia
Date:Jun 1, 2019
Words:1505
Previous Article:DIEGO MAURO: De los templos a las calles. Catolicismo, sociedad y politica en Santa Fe (1900-1937).
Next Article:AUGUSTO SAMANIEGO: Unidad sindical desde la base. La Central Unica de Trabajadores de Chile 1953-1973.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters