Printer Friendly

MAS ALLA DE LOS "DATOS": UNA BREVE REFLEXION DESDE LA EPIDEMIOLOGIA SOCIAL A LOS SISTEMAS TRADICIONALES DE INFORMACION Y VIGILANCIA DE LA VIOLENCIA.

BEYOND THE "DATA": A BRIEF REFLECTION FROM SOCIAL EPIDEMIOLOGY TO TRADITIONAL SYSTEMS OF INFORMATION AND SURVEILLANCE OF VIOLENCE

INTRODUCCION

La categorizacion de la violencia como un claro problema de salud publica, en tanto "afecta de manera grave la salud y el desarrollo social y economico de amplios sectores de la poblacion" (Concha-Eastman y Villaveces, 2001, p. 91), fue uno de los principales factores que motivaron la implementacion progresiva de sistemas de informacion orientados a registrar, tanto sus manifestaciones como su incidencia; asi como, otras dimensiones, cuya comprension orientara la toma de decisiones respecto a su abordaje.

Este reconocimiento gesto cambios importantes no solo en terminos de una mayor conciencia e interes respecto a la problematica, sino que tambien coincidio con un proceso de ampliacion del campo de accion de la epidemiologia --que algunos sectores venian desarrollando--, con miras a validar la inclusion de la dimension social en sus analisis. Dentro de este contexto, la implementacion de sistemas de vigilancia epidemiologica que transciendan los datos duros, constituyen un avance significativo en la expansion de los horizontes desde los cuales se significa la salud publica y en la comprension de las necesidades de determinados grupos humanos.

Ante la apertura de estos nuevos espacios de interrelacion, legitimacion y preocupacion social, la presente reflexion plantea una breve revision tanto de las principales caracteristicas y funciones de los sistemas de vigilancia epidemiologica, asi como de las nuevas posibilidades y debates que abre la epidemiologia social--como subdisciplina de la epidemiologia--para el mejoramiento de las oportunidades y la calidad de dichos sistemas.

En aras de garantizar la comprension de esta tematica, en los siguientes apartados se expone inicialmente el vinculo entre la salud publica y el fenomeno de la violencia, asi como, las caracteristicas y las limitaciones de los sistemas de vigilancia de la salud. Seguidamente, se retoman las contribuciones realizadas por la epidemiologia social al mejoramiento de los sistemas de informacion y vigilancia, al transitar de la realidad numerica a la realidad social en el analisis de datos.

Se espera que las siguientes lineas contribuyan al mejoramiento de la respuesta estatal e institucional en torno a la recopilacion, sistematizacion y analisis de datos vinculados al ejercicio del derecho a la salud de grupos humanos especificos.

VIOLENCIA Y SALUD PUBLICA

La violencia ha sido construida socialmente y determinada por las condiciones de vida de las personas. En la actualidad, esta presente en todas las sociedades y en diferentes manifestaciones, las cuales varian de significado segun el contexto en el cual se producen (Organizacion Panamericana de la Salud-OPS, 2004).

La Organizacion Mundial de la Salud (oms) define a la violencia como el uso intencional de la fuerza o el poder fisico contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga probabilidades de causar lesiones, muerte, danos psicologicos, trastornos del desarrollo o privaciones. Es dividida en tres categorias generales, segun las caracteristicas de quienes cometen el acto de violencia: violencia auto infligida (suicidio y autolesiones), violencia interpersonal (violencia familiar, de pareja y violencia comunitaria) y violencia colectiva (social, politica y economica) (oms, 2002).

La salud publica ha considerado la violencia como un problema porque ocasiona gran cantidad de muertes, perjudicando en su mayoria a la ninez, las mujeres y las personas jovenes (grupos social e historicamente vulnerabilizados); esta violencia tambien produce efectos negativos en las familias de las victimas y en su entorno. Asimismo, las victimas de violencia demandan elevados gastos en la atencion medica, produciendo impactos negativos en el desarrollo social y economico de las comunidades y paises (Concha, 2002).

Parafraseando a Larizgoitia (2006), la violencia es un problema que debe ser abordado a partir de una vision amplia de lo que es la salud publica, pues desde una perspectiva social son multiples sus determinantes, los cuales vislumbran la necesidad y el compromiso de ampliar la comprension sanitaria tradicional de la salud, complementandola con una vision inclusiva de los aspectos sociales, culturales y contextuales.

A traves de una vision comunitaria y contextual de la salud publica se puede comprender que la violencia afecta el bienestar de las personas, tanto a nivel individual como colectivo; es asi como la epidemiologia busca aportar metodologias novedosas que permitan caracterizar al problema de la violencia, identificar sus determinantes y visualizar el impacto que tiene en los colectivos humanos, con miras a facilitar su comprension y fortalecer las posibilidades de accion para hacerle frente (Larizgoitia, 2006).

VIGILANCIA DE LA SALUD: CARACTERISTICAS Y LIMITACIONES

El concepto de vigilancia epidemiologica fue introducido en 1955 por el Centro de Enfermedades Transmisibles del Servicio de Salud Publica de los Estados Unidos; posteriormente, a este termino se le incorporaron componentes del area de la salud publica, permitiendo que actualmente se le conozca tambien como vigilancia de la salud (Lemus, 1996).

La vigilancia de la salud fue conceptualizada como una rama de la epidemiologia, aunque actualmente es considerada una disciplina independiente en el campo de la salud publica. Esta es entendida como "la observacion sistematica y continuada de la frecuencia, la distribucion y los determinantes de los eventos de salud y sus tendencias en la poblacion" (ops, 2011, p. 6), de modo que analiza, interpreta y difunde sistematicamente los datos recolectados por diversos sistemas de informacion, para realizar acciones, investigaciones y/o aplicaciones de medidas de control de enfermedades para mejorar la calidad de vida y de salud de las personas.

La ops (2011) considera que los usos de la vigilancia de la salud son de tres tipos, a saber:

* Seguimiento de los eventos de salud: estima la magnitud de los eventos, detecta la distribucion de las enfermedades, las tendencias del proceso salud-enfermedad y los cambios en las practicas de salud.

* Acciones de salud publica: permite que se investigue y controlen las enfermedades a partir de los datos recolectados, planea los programas de salud y evalua las medidas de control y prevencion.

* Otros usos: permite probar hipotesis generadas por el analisis de los datos y tener archivos historicos de la actividad de las enfermedades.

Tomando en consideracion los usos anteriores y que todo sistema de vigilancia debe contar con un marco legal propio, la ops (2011) considera a la vigilancia en salud como un proceso continuo y sistematico, que investiga tendencias y que es de comparacion, entre lo que se observa y lo que se espera. En este sentido, los sistemas de vigilancia epidemiologica permiten solucionar los vacios existentes de informacion, respondiendo a interrogantes como ?quienes son las personas o poblaciones afectadas?, ?en que circunstancias y condiciones?, ?cuando ocurren los eventos? y ?cuales factores se asocian con su ocurrencia?; las cuales resultan de gran utilidad para el desarrollo de intervenciones, programas o proyectos para el control, atencion y prevencion de enfermedades o eventos sociales como la violencia (ops, 2001).

Los Sistemas de Vigilancia Epidemiologica (sve) responden a la necesidad--gestada inicialmente desde el area de la salud publica--de solucionar vacios de informacion respecto a tematicas de interes especificas, bajo criterios claramente definidos que buscan asegurar la calidad de los datos producidos. Tales sistemas sobresalen, en consecuencia, como una herramienta de trabajo indispensable para la epidemiologia (Oakes y Kaufman, 2006).

Una de las caracteristicas principales de los metodos de analisis y el valor predictivo de los sistemas de vigilancia epidemiologica es que no se aplican a individuos particulares, sino a poblaciones, respecto a las cuales interesa conocer la dinamica, magnitud, tendencias y particularidades de los fenomenos que les afectan, todo ello con miras a la toma de decisiones politicas, tecnicas o de otra indole que atiendan de manera efectiva dichas problematicas.

Al respecto, Concha-Eastman y Villaveces (2001) acotan que el analisis e interpretacion de los datos debe proporcionar bases para la toma de decisiones y al mismo tiempo, ser utilizada para su difusion e impacto en la salud de los grupos humanos. Asi, tal y como lo dejan entrever dichos autores, los origenes y el desarrollo de la epidemiologia como disciplina, se encuentran estrechamente ligados y determinados por la ciencia medica, la cual legitimo su utilidad y relevancia en el estudio de los principales factores de morbilidad y mortalidad que aquejaban a determinados colectivos.

Justamente esta vinculacion con la practica medica, que marca el origen historico de la epidemiologia, constituye una variable fundamental para comprender por que aun en la actualidad, en muchos sistemas de informacion y vigilancia epidemiologica, se contemplan prioritariamente datos referidos a aspectos biologicos (epidemiologia clinica) o datos numerico-estadisticos (epidemiologia clasica), en detrimento de otros factores sociales que confluyen en calidad de determinantes de aquellos patrones y relaciones que la epidemiologia estudia (Gonzalez, 2000; Drucker, 2006).

Tal limitacion es identificada por Gonzalez (2000), al analizar algunas de las principales caracteristicas de los sistemas de informacion en salud mexicanos, en los cuales "el acento en los logros y en las metas a alcanzar en el campo de la poblacion y de la salud se mantiene reducido a una valoracion estadistica" (p. 213), esto es, sin un analisis comprensivo que integre como elemento indispensable las variables socioculturales que inciden en la dinamica de todos los fenomenos y/o procesos vinculados con la salud humana y que, por consiguiente, requieren ser abordados por cualquier programa o intervencion que les examine.

Lamentablemente, esta particularidad no es exclusiva del contexto mexicano y es bastante comun en los sistemas de informacion epidemiologica de America Latina.

Ahora bien, aparte del enfasis en los "datos duros" o cuantitativos, otras limitaciones han sido identificadas en los sistemas de informacion existentes que recopilan y sistematizan registros en torno a la salud, y en especifico, a las diversas manifestaciones de la violencia; algunas de ellas son: la ligereza en la definicion de variables, la no comparacion de los datos con otras fuentes existentes, la no actualizacion del sistema en virtud de evaluaciones periodicas que determinen aspectos por mejorar o modificar, la ausencia de analisis basados en genero o la omision del enfoque generacional, contextual, de derechos humanos e interseccional en la dilucidacion de los datos. Es asi como la gran mayoria de las instituciones maneja informacion de manera aislada e independiente, sin que sea corroborada con otras entidades, lo cual origina que la informacion sea disimil y contradictoria.

En atencion de estas areas por fortalecer, Concha-Eastman y Villaveces (2001) insisten en la importancia de partir de una clara base conceptual respecto a los objetivos que persiguen este tipo de sistemas de monitoreo. En otras palabras, como fines primordiales, tales herramientas deben proponerse "producir informacion confiable y oportuna del problema en estudio, en sus variables sociodemograficas, caracteristicas y circunstancias, analizada y entregada a quienes competa" (p. 14); asi como "permitir el monitoreo de la magnitud y distribucion de la morbilidad, mortalidad, efectos psicologicos, percepcion y realidad del hecho, identificacion de nuevos riesgos y formulacion de posibles asociaciones causales" (ConchaEastman y Villaveces, 2001, p. 102).

Si bien, las anteriores funciones enfatizan en los focos de calidad, analisis y multidimensionalidad de los datos, los productos finales elaborados deben igualmente contribuir a la identificacion de patrones y tipologias, la generacion de hipotesis sobre causalidad, la evaluacion de impacto de un programa o intervencion, asi como, la conformacion de grupos de trabajo interinstitucionales. De este modo, se revela la importancia que enviste para un sistema de informacion, el posicionamiento critico respecto a los datos identificados, es decir, el procesamiento analitico de dicha informacion, en tanto sera este el que podra proponer la formulacion de acciones concretas que conlleven una incidencia real en las problematicas seleccionadas; es decir, no se trata solo de presentar cifras, sino de darles sentido y significado.

Dentro de este contexto de interpretacion, adquiere relevancia senalar que la precision en la elaboracion de un sistema, asi como, la rigurosidad y validacion a la cual se someta cada uno de los pasos a seguir en su configuracion, sobresalen como requisitos indispensables para asegurar la confiabilidad final de sus datos. No solo se sugiere que en el montaje de un sistema de vigilancia epidemiologica se debe partir de una clara definicion de objetivos y variables, sino que tambien debe contemplar la conformacion de un equipo de trabajo o comite tecnico que brinde soporte y seguimiento al sistema (Concha-Eastman y Villaveces, 2001).

De igual modo, se plantea la importancia de identificar las fuentes de datos existentes para someterlas a un analisis minucioso de sus Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (foda), ademas de realizar una prueba piloto con la propuesta inicial del sistema antes de su entrada en vigor, comparar sus resultados con los provenientes de otras fuentes, definir la estrategia de difusion y/o divulgacion apropiada y considerar la definicion de acciones de prevencion vinculadas, asi como posibles alternativas de financiamiento.

En sintesis, garantizar la claridad y la precision, pero tambien la comparacion y la discusion en las diferentes fases de elaboracion del sistema, favorece la calidad de sus datos y la consecuente pertinencia de sus recomendaciones. No obstante, ello debe tambien acompanarse de un diseno de evaluacion definido que observe tanto la valoracion de su utilidad, como de sus atributos, aunados a la descripcion de los recursos humanos y economicos que se emplearian para operar el sistema (ConchaEastman y Villaveces, 2001).

Justamente, en lo que refiere a la valoracion de los atributos de un sistema de vigilancia epidemiologica, deben definirse indicadores de evaluacion para cada uno de ellos, tal como se ejemplifica en el cuadro 1.

Con base en esta serie de lineamientos, se aspira no solo a verificar el cumplimiento de los objetivos que inspiran la formulacion de un sistema de vigilancia epidemiologica, sino tambien a garantizar que sus procesos de recoleccion de datos, de analisis y de reporte sean confiables, buscando mantener la calidad de este.

Finalmente, de los tipos de sistemas de vigilancia epidemiologica que pueden implementarse, destacan los basados en la "revision de registros institucionales" como aquellos cuya recoleccion de informacion se sustenta en el examen periodico de datos provenientes de una o varias instituciones. En razon de tal caracteristica, se subraya la necesidad de identificar adecuadamente las fuentes, asi como establecer de manera precisa "la periodicidad, mecanismos de recoleccion, manejo de la informacion, evaluacion y difusion de los datos [y] variables a seleccionar" (Concha-Eastman y Villaveces, 2001, p.97).

Por otra parte, aquellos sistemas institucionales en los que se recojan los datos partiendo de los casos que las instituciones rutinariamente registran, son calificados como de "recoleccion pasiva". Respecto a esta variante, se recomienda la confeccion de formularios de reporte sencillos y faciles de completar, ello con el proposito de no comprometer su llenado por dificultades de comprension o falta de interes por parte de quienes los aplican (Concha-Eastman y Villaveces, 2001).

EPIDEMIOLOGIA SOCIAL: DE LA REALIDAD NUMERICA A LA REALIDAD SOCIAL

Tal y como se indico en lineas anteriores, en razon de sus antecedentes historicos, la aplicacion tradicional o clasica de la epidemiologia ha privilegiado los factores numericos y biologicos en el recuento y analisis de sus temas de estudio, restandole credito a las fuerzas sociales y a las variables culturales y de comportamiento como parte de su comprension.

Sin embargo, esta tendencia ha sido discutida por una rama de esta disciplina, definida como epidemiologia social, la cual se propone articular una nueva vision de la salud y de la enfermedad en calidad de procesos de produccion y organizacion de una sociedad, estrechamente vinculados con conflictos y relaciones de poder (Gonzalez, 2000). De acuerdo con Krieger (2002), la epidemiologia social fue nombrada de esta manera por primera vez en el idioma ingles en 1950, haciendo referencia al estudio de la distribucion de la salud, la enfermedad y el bienestar de los grupos a partir de los determinantes sociales.

La epidemiologia social se encarga de estudiar como las diferentes formas de organizacion social influyen en el bienestar integral de los individuos, permitiendo con ello, una mayor comprension del impacto de las desigualdades en el estado de salud de grupos humanos especificos, gracias a la inclusion de la experiencia social de las poblaciones en la etiologia tradicional de la salud. De esta manera, se nutre el campo de la epidemiologia clasica con perspectivas sociales provenientes de la Sociologia, la Economia y la Demografia, con el proposito de comprender y analizar el como, donde y por que las desigualdades sociales afectan la salud de diversos colectivos humanos (ops, 2002).

En palabras de Gonzalez (2000), la epidemiologia social busca generar un nuevo tipo de conocimiento que permita "ofrecer alternativas para el cuidado y atencion de la salud cuya finalidad no sea de caracter paliativo, sino que modifique las condiciones de fondo y de estructura que estan participando en el comportamiento del problema" (p.216); abordaje que contempla inevitablemente el analisis y la deconstruccion de las desigualdades legitimadas culturalmente y que justo subyacen a muchos de los principales problemas de salud publica mundiales, tales como, las multiples expresiones de violencia contra las mujeres, la poblacion sexualmente diversa, los ninos, las ninas, las personas adolescentes, las personas adultas mayores, con discapacidad, migrantes, indigenas, con diferente origen etnico, entre otros.

Asi, la epidemiologia social aspira a mirar a traves de la superficie, mas alla de las primeras coordenadas de lectura asentadas en la dimension biologica o estadistica, para apreciar el fondo y proponer vias que transformen ese nucleo tradicional de interpretacion de la realidad. De acuerdo con Kaufman y Mezones-Holguin (2013), se busca trabajar con dos aspectos, la vigilancia y la investigacion etiologica; en la primera se "representan los patrones de la enfermedad a lo largo de las dimensiones de la distincion social, tales como las tasas o los riesgos de diferentes desenlaces por categorias de variables como la educacion, los ingresos o la etnia" (p. 544). Por su parte, en la investigacion etiologica se contrapone el mundo real frente al hipotetico, con el proposito de estimar la relacion entre el cambio esperado y el resultado, es decir, considerar los efectos sobre variables sociales como programas educativos, ingresos economicos, entre otros.

Para Krieger (2002), algunas de las principales caracteristicas o principios de la epidemiologia social que enriquecen la mera recoleccion de datos dentro de los sistemas de vigilancia e informacion, podrian resumirse de la siguiente manera:

* Expresion biologica de la desigualdad social: expone como las personas integran durante la vida sus experiencias de desigualdad, tanto economica como social, y como estas producen desigualdades en la salud.

* Teoria ecosocial de la distribucion de la enfermedad: integra como las condiciones sociales de las personas y los procesos biologicos producen la salud de la poblacion.

* Derechos humanos y justicia social: reflexiona acerca de como el cumplimiento de los derechos humanos promueve la salud de las personas, pero como tambien la violacion de estos puede afectarla, ademas de que la justicia social permite reconocer a quienes beneficia y oprime la desigualdad.

* Perspectiva vital: hace referencia a como el desarrollo biologico y social de las personas y las condiciones sociales, economicas y culturales reflejan el estado de salud de determinados grupos generacionales.

* Analisis de multiples niveles: permiten estudiar como las caracteristicas individuales, contextuales y socioculturales determinan la salud de las personas.

* Discriminacion: los estudios de la epidemiologia social que analizan las consecuencias que tiene la discriminacion que viven las personas y las poblaciones, buscan reconocer la interseccionalidad en la discriminacion que atraviesa a muchos grupos sociales. Para eso reconocen diversos aspectos de la discriminacion como el tipo, la forma (legal, ilegal, directa, indirecta), el agente (Estado, instituciones, personas), la manifestacion (verbal, fisica, sexual, patrimonial), la esfera o el espacio en el que se da, el nivel (individual, interpersonal, comunitario, social); asi como, la duracion en el tiempo y la intensidad a esta exposicion.

* Genero y sexo: analiza como los aspectos de la salud estan vinculados al genero y al sexo, mas alla de las expresiones biologicas, pues los roles de genero, el sexismo y sus implicaciones desiguales varian dentro de cada sociedad y entre las diferentes sociedades.

* Sexualidades y heterosexismo: la salud de las personas esta mediada no solo por las experiencias sexuales, sino tambien por condiciones sociales como la discriminacion, la familia, la economia, etc., a las que se ven expuestas.

* Raza, etnia y racismo: para los estudios de la epidemiologia social resulta fundamental considerar las experiencias de racismo vividas por las personas y como esta discriminacion racial tiene consecuencias en su salud. Alejandose de los estudios epidemiologicos tradicionales que explicaban las diferencias raciales en la salud de las personas a partir de la genetica.

Con la inclusion de estos principios, la epidemiologia puede orientarse hacia dimensiones mas sociales y culturales, considerando tematicas como la pobreza, la raza, las desigualdades o el genero, para ilustrar la diversidad de estrategias metodologicas por medio de las cuales puede buscarse una adecuada elucidacion de los datos estadisticos. Dichas dimensiones contribuyen a develar las jerarquias sociales que influyen en el acceso a la salud y pueden originar efectos nocivos en la calidad de vida de las personas y en los procesos psicosociales de grupos humanos especificos (Borrell, 2015).

Otros alcances que se pueden obtener gracias a la utilidad de estos principios en los sistemas de vigilancia epidemiologica son:

* Dar seguimiento a los compromisos adquiridos por el pais en materia de prevencion, atencion y sancion de la violencia.

* Disenar estrategias y politicas nacionales y locales referidas a la violencia como problema de salud publica.

* Identificar grupos vulnerables o condiciones psicosociales riesgosas frente al fenomeno de la violencia.

* Identificar necesidades en relacion con el registro de datos, mantenimiento y sostenibilidad en el tiempo de los sistemas de informacion.

* Determinar los metodos de registro mas efectivos en relacion con el tema.

* Justificar la solicitud de cambios legislativos que mejoren la respuesta estatal frente al fenomeno de la violencia.

* Incentivar la cooperacion tecnica y financiera de agencias internacionales en el abordaje de este problema.

En lo que respecta a la definicion de variables a partir de las cuales se registra y analiza la informacion recolectada, resulta oportuno senalar la importancia de distinguir entre las categorias sexo y genero--dadas las confusiones que se presentan en torno a ambos terminos--, ello por cuanto la sola mencion de la palabra genero no conlleva una real comprension de su acepcion, como tampoco la inclusion de una perspectiva de genero o de derechos humanos en la formulacion del sistema o en su posterior uso. En este sentido, Gomez (2002) aporta la siguiente aclaracion:
   Genero no es sinonimo de sexo. 'Sexo'
   alude a la diferencia biologica entre el
   hombre y la mujer, mientras que 'genero'
   se refiere a la construccion social de lo
   "masculino" y lo "femenino" y a la forma
   como se articulan estas dos construcciones
   en relaciones de poder. Genero
   tampoco equivale a mujer. El concepto
   de genero no se aplica a la mujer--ni
   tampoco al hombre--per se, sino a las
   relaciones de desigualdad entre mujeres
   y hombres (o entre los ambitos 'masculinos'
   y 'femeninos') en torno a la distribucion
   de los recursos, las responsabilidades
   y el poder (p.455).


Tal clarificacion conceptual resulta pertinente, en tanto constituye un aporte que debe ser integrado en todos los sistemas de informacion y vigilancia, mas aun cuando el fin ultimo de estos es dar cuenta de fenomenos que afectan a colectivos sociales--como la violencia--y en consecuencia, deben reconocer el entramado de factores genericos, generacionales, contextuales y politicos, entre otros, que intervienen en el origen, curso y expresion de estos.

En este sentido, el analisis contextualizado desde el genero contribuira al reconocimiento historico de las desigualdades existentes entre hombres y mujeres en el acceso y disfrute de la salud. Sin embargo, resulta oportuno ampliar dicha variable de acuerdo con los postulados actuales (Salas y Campos, 2010) que resaltan la importancia de performar las expresiones culturales tradicionales vinculadas con lo femenino y lo masculino; de esta manera se pueden incluir variables en torno a la identidad generica (cisgenero: la identidad de genero coincide con el sexo biologico asignado al nacer; transgenero: la identidad de genero no coincide con el sexo biologico asignado al nacer; genero no binario: la identidad de genero no se define desde las categorias femenino-masculino) y las practicas sexuales (por ejemplo, la categoria hsh, utilizada para describir a aquellos hombres que tienen sexo con otros hombres, pero que no se autodefinen como homosexuales).

Los sistemas de vigilancia deben ser complementados con otros enfoques que busquen visualizar la diversidad del ser humano, por ejemplo, el enfoque contextual o el enfoque generacional, los cuales enfatizan en otras particularidades como la edad, la etnia o la clase social, para dar cuenta del impacto de la discriminacion en la salud de las personas, de acuerdo con distintas condiciones sociales. En concordancia con estos enfoques, otras de las variables socioculturales que pueden incluirse en los sistemas de vigilancia epidemiologicos sobre la violencia, pueden ser la nacionalidad, la orientacion sexual y la condicion migratoria.

Como puede apreciarse, los aportes de la epidemiologia social a los sistemas de informacion y vigilancia de la salud, enfatizan en la importancia de no solamente presentar indicadores numericos, sino de entenderles en el marco de un sistema sociocultural especifico, planteando lineas de accion derivadas a partir de esta lectura comprensiva. Solamente de esta forma, sera posible potenciar la transformacion de:

--una distribucion desigual de la salud entre el conjunto de la poblacion, tratando de modificar no unicamente la representacion estadistica del fenomeno, sino las condiciones que hacen que en la problematica sanitaria se expresen las contradicciones y las desigualdades sociales (Gonzalez, 2000, p. 214).

En este sentido, a pesar de que aun no existen sistemas de informacion en el pais referidos al tema de la violencia que incluyan ampliamente los postulados de la epidemiologia social y que sirvan de ejemplo concreto para el analisis de los requerimientos y sugerencias esbozadas en este articulo, se considera que la eventual inclusion de dichos principios fomentaria la promocion de politicas culturales que reconozcan y visualicen la magnitud del problema, asi como, la promulgacion de politicas publicas que impacten directamente sobre este.

CONCLUSION

La epidemiologia social estudia, desde una perspectiva integral y en un sentido pluralista, la manera en la cual las interacciones sociales afectan la salud de los colectivos humanos. El posicionamiento de esta nueva corriente demanda una mayor correspondencia entre el reconocimiento universal que se ha dado a lo social como elemento basico de analisis en el conocimiento de los problemas de salud y las medidas practicas resolutorias que al respecto se han tomado.

Resulta pertinente destacar que la practica de la epidemiologia social, exige el pasaje de una vision individual a un sentido colectivo de los procesos humanos, cuyos resultados no pueden reducirse a la simple e insuficiente enumeracion o clasificacion de problemas, sino que debe asumirse un compromiso con el develamiento de las fuerzas economicas, politicas y sociales que determinan el curso de tales problematicas, es decir, con la visibilizacion de las desigualdades existentes y el caracter historicamente construido de estas.

En dicho contexto, iniciativas como la inclusion de grupos de edad y la diferenciacion por genero en las series estadisticas, si bien, son un buen comienzo--en un intento por ampliar los alcances de los sistemas de vigilancia epidemiologica tradicionales--, no aseguran por si mismas un manejo no reduccionista del dato o de su analisis, en tanto este dependera de la postura que se asuma en la comprension de la realidad social y el consiguiente senalamiento de puntos sensibles que requieran intervencion.

En sintesis, estas reflexiones permiten visualizar la importancia de que aquellas personas, instancias o comites encargados del diseno, implementacion, diseminacion y evaluacion de los sistemas de informacion, conozcan a profundidad no solo los requerimientos tecnicos que deben ser completados en cada una de las fases de este proceso, sino que ademas deben contar con informacion respecto a la trascendencia de entrelazar los productos del sistema con la propuesta teorica y metodologica que propone la epidemiologia social. Esta ultima direccion adquiere especial relevancia en los sistemas vinculados con el fenomeno de la violencia, por cuanto la violencia en sus mas diversas manifestaciones no puede ser comprendida en desapego de los sistemas socioculturales y contextos historicos que le validan y propician; de alli la importancia de ir mas alla de los meros datos estadisticos.

REFERENCIAS

Borrell, C. (2015). Epidemiologia social: la persona, la poblacion y los determinantes sociales de la salud. Cuadernos de la Fundacion Dr. Antonio Esteve, 32, 33-37.

Concha, A. (2002). Impacto social y economico de la violencia en las Americas. Biomedica, 22(2), 347-361.

Concha-Eastman, A. y Villaveces, A. (2001). Guias para el diseno, implementacion y evaluacion de sistemas de vigilancia epidemiologica de violencia y lesiones. Washington, dc: Organizacion Panamericana de la Salud (ops) y Organizacion Mundial de la Salud (oms).

Drucker, E. (2006). Metodos en Epidemiologia Social. (Resena del libro Methods in Social Epidemiology de Oakes, M. y Kaufman, J. (Eds.), 2006). Medicina Social, 1(3), 108-109.

Gomez, E. (2002). Equidad, genero y salud: retos para la accion. Revista Panamericana de Salud Publica, 11(5/6), 454-461.

Gonzalez, N. (2000). Epidemiologia y salud publica frente al proyecto neoliberal en Mexico. Papeles de poblacion, 6(25), 207-225.

Kaufman, J.S. y Mezones-Holguin, E. (2013). Una epidemiologia social para America Latina: una necesidad mas alla de la Reflexion sobre las inequidades en salud. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica, 30(4), 543-546.

Krieger, N. (2002). Glosario de epidemiologia social. Revista Panamericana de Salud Publica, 11(5/6), 480-490.

Larizgoitia, I. (2006). La violencia tambien es un problema de salud publica. Gac Sanit, 20(1), 63-70.

Lemus, J. (1996). Manual de vigilancia epidemiologica. Washington, DC: Organizacion Panamericana de la Salud.

Oakes, M. y Kaufman, J. (2006) (Eds.). Methods in social epidemiology. United States of America: John Wiley & Sons.

Organizacion Mundial de la Salud (2002). Informe mundial sobre la violencia y la salud: resumen. Washington, dc: Organizacion Panamericana de la Salud.

Organizacion Panamericana de la Salud. (2001). Guias para el diseno, implementacion y evaluacion de sistemas de vigilancia epidemiologica de violencia y lesiones. Washington, dc.

Organizacion Panamericana de la Salud (2002). Introduccion a la epidemiologia social. Boletin Epidemiologico, 23, (2), 10-13.

Organizacion Panamericana de la Salud. (2004). La violencia social en Costa Rica. San Jose, Costa Rica: Ministerio de Salud.

Organizacion Panamericana de la Salud (2011). Modulos de Principios de Epidemiologia para el Control de Enfermedades (segunda edicion). Washington dc.

Salas, J. M. y Campos, A. (2010). Explotacion sexual comercial: un estudio cualitativo con adolescentes hombres. San Jose: PANI.

Fecha de ingreso: 15/05/2018

Fecha de aprobacion: 28/09/2018

Andres Castillo Vargas *

* Escuela de Psicologia, Universidad de Costa Rica, Costa Rica. andres.castillo@ucr.ac.cr
CUADRO 1
INDICADORES DE EVALUACION DE UN SISTEMA DE VIGILANCIA
EPIDEMIOLOGICA (SVE)

ATRIBUTOS
DE UN SVE              CRITERIOS DE EVALUACION

Simplicidad            --Claridad en definiciones

                       --Seleccion de fuentes con aportes
                         confiables

                       --Menor numero de fuentes

                       --Costos de operacion acordes con
                         localidad o pais

Flexibilidad           --Facilidad de adaptacion a
                         modificaciones operativas o estructurales

                       --Facilidad de respuesta a situaciones
                         o riesgos nuevos

Aceptabilidad          --Compromiso de los grupos de trabajo y
                         las instituciones

                       --Interaccion de grupos en el
                         funcionamiento del SVE

Sensibilidad           --Capacidad para detectar casos en
                         comparacion con otro metodo de mayor
                         credibilidad

Valor predictive       --Confiabilidad de los datos
positivo
                       --Confirmacion o descalificacion de los
                         casos definidos por el SVE

Representatividad      --Caracteristicas del SVE y de la
                         poblacion

Oportunidad            --Cumplimiento de periodos de tiempo en
                         recoleccion, reporte y diseminacion de
                         la informacion

Fuente: Elaboracion propia con base en Concha-Eastman y
Villaveces (2001).
COPYRIGHT 2019 Universidad de Costa Rica
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Castillo Vargas, Andres
Publication:Revista de Ciencias Sociales
Date:Mar 1, 2019
Words:5782
Previous Article:?HA SIDO LA REGION CHOROTEGA UN TERRITORIO OLVIDADO? POLITICAS DE DESARROLLO SOCIAL Y PRODUCTIVO, 1950-2014.
Next Article:LA INTERVENCIoN TERRITORIAL ESTATAL SOBRE LA POBREZA EN ARGENTINA (2008-2015).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters