Printer Friendly

MARTIN ZUBIRIA, El amor sapientiae ante la diferencia absoluta (Plotino, VI 9).

MARTIN ZUBIRIA, El amor sapientiae ante la diferencia absoluta (Plotino, VI 9), SS&CC Ediciones, Mendoza 2012, 140 pp. ISBN: 978-950-9064-68-3

Entre los aportes doctrinales mas singulares que han sido legados por el pensamiento de Plotino a la tradicion filosofica posterior sobresale, tanto por su forma discursiva cuanto por el contenido mismo de esa exposicion, el tema de la naturaleza del Bien o del Uno: realidad primera y absoluta, fuente de unidad de todo cuanto es y principio trascendente a todo orden categorial, puesto que indecible de manera radical, en la medida en que entre el Uno y todo lo que no es el media el abismo inquebrantable de la diferencia absoluta. Dentro de esta misma linea tematica, recibe acogida el presente volumen preparado por M. Zubiria, que figura entre las publicaciones recientes dadas a conocer en el medio academico filosofico en relacion con el pensamiento de Plotino en general y con la doctrina acerca del Uno en particular.

A la luz de aquella expresion, vale recordar, la de <<Teologia de la diferencia absoluta>>, cuya articulacion suena--en opinion del mismo autor--un tanto altisonante (p. 12), se despliega el contenido del ejemplar en cuestion. Su forma literaria se organiza a modo de un comentario al ultimo tratado, precisamente el noveno, de la En. VI titulado: <<Sobre el Bien o el Uno>>, segun reza dentro del marco de la edicion porfiriana de la obra de Plotino. Si se atiende, empero, al orden cronologico que presenta la produccion de Plotino, ese escrito figura entre los primeros de su obra filosofica. Sin embargo, M. Zubiria hace valer la distincion de que, asi como Plotino tomo la pluma cuando el mismo frisaba los cincuenta anos, es razonable que ninguno de sus tratados de pie a ser considerado de antemano con las reservas que suelen provocar a justo titulo las obras primerizas de un pensador.

A los efectos de justificar que derecho tiene la eleccion del mentado tratado para volverlo tema de un estudio mas detenido, conviene reparar, por lo demas, en el asunto de que el Bien o el Uno, en cuanto principio supremo de la especulacion plotiniana, es objeto de una reflexion sostenida a lo largo de todos los tratados que integran las Eneadas. Sobre la base de este punto, el autor observa que <<ya el hecho de que Porfirio reservara el titulo de "Sobre el Bien o el Uno" precisamente para este mismo escrito, al que tambien le asigna un lugar de privilegio dentro del corpus, no de simple remate, sino de un verdadero coronamiento en virtud del movimiento anagogico que preside la disposicion eneadica de los textos plotinianos, el hecho, pues, de haber sido considerado prelationis honore maxime dignus, constituye por si solo un estimulo mas que poderoso para volverlo objeto de un comentario>> (p. 7).

A proposito del titulo del tratado de marras: <<Sobre el Bien o el Uno>> ([phrase omitted]), M. Zubiria realiza una esclarecedora observacion de orden linguistico. Advierte el autor que la palabra griega empleada por Plotino para nombrar al Uno es un adjetivo numeral sustantivado. Si bien en espanol se dispone de dos formas para enunciar el genero de estos terminos: masculino y femenino (<<uno y una>>), la lengua griega, asi como la latina, posee tres, a saber, masculina ([phrase omitted]), femenina ([phrase omitted]) y neutra ([phrase omitted]). En virtud de un uso normal de esa misma lengua, este ultimo adjetivo se convierte en un sustantivo cuando se le antepone el articulo determinante neutro: [phrase omitted], <<lo uno>>. Cabe senalar que Plotino no sustancia la forma masculina, es decir, no dice [phrase omitted], <<el uno>>, sino [phrase omitted], <<lo uno>>. M. Zubiria afirma que esta decision del Neoplatonico obedece, cuando menos, a dos razones.

En primera instancia, porque esa palabra puede ser utilizada para designar la <<unidad>>, ya sea que por medio de ella deba ser entendida una determinacion cualitativa o bien el elemento minimo a partir del cual se constituye un todo. En este caso, [phrase omitted] se comporta lisa y llanamente como un sinonimo de cualquiera de los tres sustantivos abstractos con que en griego se nombra la unidad: [phrase omitted]. Plotino se vale de la expresion [phrase omitted] para referirse ya a la unidad, en el sentido de la forma que permite comprender de manera unitaria lo que en rigor consta de muchas partes, o bien al Uno como principio absolutamente primero de todo cuanto es.

La otra razon--considera el autor--por la que el Neoplatonico elige la forma neutra reside en la naturaleza del Uno, puesto que por su misma infinitud reclama para si que se lo piense como carente de toda determinacion y, en consecuencia, mas alla de la oposicion generica de lo masculino y lo femenino. Sin embargo y a pesar de estas precisiones, M. Zubiria acota que el genero neutro es empleado en las lenguas modernas para designar por medio de el entidades abstractas. Es por ello que, en razon de esto ultimo, se prefiera en espanol la forma masculina para traducir el [phrase omitted] plotiniano y convenga mas decir <<el Uno>> lo mismo que <<el Bien>>. Por su parte, Plotino apela de igual manera a formas gramaticales masculinas para hacer alusion al Uno (En. VI 8, 10, 23), en el sentido de que tales locuciones impiden la representacion de lo radicalmente primero ([phrase omitted]) como una determinacion meramente formal o cualitativa; aunque este uso, por cierto, no pasa de ser excepcional en la obra del filosofo.

?Que expresa, en relacion con la diferencia absoluta, la enjundia condensada en las paginas de esta publicacion? ?Cual es el interes que su lectura podria suscitar en el medio academico y especializado? Fundamentalmente, esta edicion de M. Zubiria tiene el merito de presentar de una manera diafana, en un lenguaje preciso y cuidado pero al mismo tiempo asequible a docentes tanto como a alumnos, la estructura armonica del recorrido ascendente propuesto por Plotino en su intencion por definir que es el Uno.

Plotino va respondiendo a esta pregunta a lo largo de los once capitulos que conforman su tratado. El metodo del que se vale para ello es inicialmente ascendente ([phrase omitted]), en la medida en que no solo parte de ciertos ejemplos concretos, sino porque estos, a su vez, se suceden entre si como los peldanos de una escala que conduce finalmente hacia la determinacion conceptual de la realidad buscada. Aunque tambien este recorrido se determina segun el modo apofatico, tal como ha sido denominada por la teologia la via de remocion en virtud de la cual se procede en orden negativo, diciendo primeramente lo que no es algo--maxime cuando se trata de una realidad a la que con propiedad cabe el epiteto de divino--para intentar decir luego lo que si es por via superlativa o de excelencia. Asi, conforme con el orden propuesto por Plotino, se observa que el tratado puntualiza primero que el Uno es la razon de ser de todas las cosas, si bien afirma a continuacion que el Alma no es el Uno (cp. I), ni que tampoco el Intelecto es el Uno (cp. II), que el Uno carece de forma (cp. III) y que su naturaleza es de caracter incomprensible (cp. IV). El cp. V habla acerca de lo fortuito y del azar, pero en lo sucesivo se prosigue diciendo que el Uno es infinito y que en el no hay ni voluntad ni intelecto (cp. VI). Por estas razones, el encuentro con el Uno reclama para el alma el abandono de la exterioridad en la que se halla a fin de que, vuelta sobre si misma, propicie una relacion de intimidad en orden a la union definitiva con el (cp. VII). La obra culmina presentando el movimiento del alma singular que asciende hacia el estado de comunion con el Uno (cp. VIII), en cuya vision unitiva ella se vuelve beata, se extasia ante semejante presencia, a la vez que goza--en el marco de una experiencia mistica--de la fruicion que implica el permanecer henchida de luz ante el Bien indecible (cp. IX-XI).

El trabajo de M. Zubiria se muestra, por lo demas, como una autentica empresa exegetica que, como el mismo autor reconoce, <<pretende iluminar, a partir de un texto determinado, la doctrina plotiniana de lo Uno [...]>> (p. 12). Esta exposicion, emprendida con erudicion y agudeza interpretativa, descansa sobre la base de la edicion critica del texto griego (P. Henry et H.-R. Schwyzer, editio maior: 1951-1973, editio minor: 1964-1982) y ha tenido a la vista las traducciones mas autorizadas: la francesa de Brehier (Paris: 1923-1938), la italiana de Cilento (Bari: 1947-1949), las inglesas de MacKenna, revisada por B. S. Page (London: 1962 (3)), y de Amstrong (col. Loeb: 1966-1967) y, por ultimo, la espanola de Igal (Madrid: 1998) quien, por su reconocida competencia filologica, dedico al tratado de En. VI 9 una serie de observaciones criticas tan agudas como esclarecedoras (Helmantica 22, 273-304). El autor tambien ha contado con las glosas a la version latina de las Eneadas realizadas por M. Ficino (Paris: 1896).

Si bien reconoce que su produccion es deudora de la labor de no pocos eruditos que han consagrado su vida a los estudios plotinianos, el escrito de M. Zubiria, por su parte, patentiza una claridad que no nace de la investigacion misma, en la medida en que la precede, justifica y hasta la vuelve posible. El autor asevera que su estudio se situa en otro mirador que ya no es el de la indagacion historiografica. En este sentido y por lo que respecta a los puntos mas originales que contiene la presente publicacion, se destaca el hecho de ubicar la figura de Plotino desde un angulo de analisis inusitadamente nuevo, tal como ha sabido presentarlo de manera diferenciada, e incluso mas aca de la posmodernidad, el pensamiento logotectonico de Heriberto Boeder (Topologie der Metaphysik, Friburgo/Munich: 1980). Por medio de la publicacion de una serie de trabajos suyos, asi como de algunas lecciones o seminarios dictados en Alemania, Boeder ha dado a conocer una comprension renovada de la historia de la filosofia, de su disposicion cronologica y hasta de la topologia de los mismos representantes que integran tanto el todo de la Historia del amor a la sabiduria, cuanto el todo de la esfera del Mundo de la Modernidad en sentido singular y el todo de la esfera del Lenguaje.

Las lineas doctrinales del libro aqui resenado se establecen, en lo sustancial, sobre la base de que Plotino constituye el comienzo propiamente dicho de la razon conceptual o especulativa de la filosofia de la Epoca Media; contrario a lo que propugna la mayor parte de especialistas en materia de neoplatonismo al considerar a Plotino--a partir de un juicio que en nada difiere del esquema bipartito presentado por Hegel en sus Lecciones de historia de la filosofia--el ultimo representante de la ultima fase de la Filosofia Antigua. M. Zubiria procura poner de manifiesto, por medio de una reflexion sostenida que se extiende a lo largo de todo su libro, hasta que punto este juicio acerca de la posicion plotiniana resulta decisivo para comprender el pensamiento del filosofo en su totalidad.

Aun cuando su estudio este enriquecido a partir de una solvencia critica y, no menos, de relaciones con otros autores, de citas y comentarios, de una agudeza y delicadeza linguistica sin par, de traducciones y hasta de propuestas satisfactorias sobre el mejor modo de dirimir el sentido o el significado de un termino polisemico, M. Zubiria se atiene al proposito de atender menos a intervenir en la discusion historico filologica que a comprender la naturaleza del movimiento seguido por la reflexion plotiniana a lo largo del tratado seleccionado para su analisis. Por medio de pasajes y relaciones conceptuales sustentados en las otras posiciones claves de la filosofia de la Epoca Media: Agustin de Hipona y Tomas de Aquino, el autor vincula la figura de Plotino con ambos en su referencia a una tarea comun: la de atender a la norma de la sapientia christiana, determinada como un saber universal acerca del destino del hombre, que preside la reflexion especulativa de la razon y la conduce hacia la diferenciacion no solo de si misma, sino respecto de si misma. El desarrollo mismo de la reflexion plotiniana manifiesta el movimiento de autodeterminacion de la filo-sofia medieval a la luz de la relacion concipiente con una sabiduria historica configurada segun un orden epocal. En el caso de Plotino, la sistematica de Boeder muestra que el saber con el cual se religa el pensamiento del Neoplatonico es el de la Revelacion Neotestamentaria, tal como la misma se articula en sus fuentes constitutivas: a) Evangelios Sinopticos, b) Epistolas Paulinas y c) Evangelio segun San Juan.

En este sentido, conviene senalar el modo caracteristico en que el autor presenta a lo largo del libro la relacion de Plotino con el mensaje de la Revelacion Neotestamentaria. En el campo de la investigacion historiografica, por cierto, la vinculacion de Plotino con el Cristianismo ha tenido ya sus defensores y detractores. Entre estos ultimos figura, v. gr., nada menos que Brehier, empenado siempre en ver en Plotino un representante del paganismo antiguo; mientras que cabria mencionar a M. Ficino como un ejemplo de los primeros. De alli que hablar acerca del <<cristianismo de Plotino>>, lejos de ser una novedad, puede resonar incluso como una cuestion ya tratada y hasta zanjada por los especialistas. Aun cuando ello sea discutible, lo cierto es que en el estudio de M. Zubiria el vinculo del Neoplatonico con el Nuevo Testamento recibe, a partir de las ensenanzas de

Boeder, una justificacion de caracter sistematico. No se trata ya de establecer esa relacion a partir de algunas observaciones aisladas a las que acaso podrian oponerse otras observaciones, sino de captar su posicion a partir de una concepcion epocal del saber metafisico o filosofico sensu stricto que, deudor siempre de una sabiduria inicial, se articula en cada caso como una ratio de tres terminos. La decision, entonces, de reconocer en Plotino la posicion primera de la Epoca Media responde al hecho de que en el, el Uno-Bien es pensado a la luz de la <<diferencia absoluta>>, esto es, a la luz de una nocion que funda para toda la Epoca la posibilidad de hablar del <<Dios trascendente>>.

La exposicion de M. Zubiria va procediendo more Plotini toda vez que recorre detenidamente los diferentes aspectos y temas presentados en los capitulos del tratado, pero a su vez interpretandolos a la luz de la relacion intrinseca que vincula la posicion plotiniana con la sabiduria epocal neotestamentaria. Por tales razones, el trabajo de marras esta lejos de ser una mera glosa o una repeticion de las ideas dichas por Plotino. Las agudas observaciones arguidas por M. Zubiria iluminan y descubren la estructura inteligible del texto mentado. En cada uno de los capitulos el autor explicita el contenido de la ensenanza del Neoplatonico, aunque no se conforma simplemente con ello, sino que establece, en la medida en que lo torna posible el mismo documento fuente, las distinciones necesarias que permiten fundamentar en que se diferencia el pensamiento de Plotino de la filosofia que le precede, como asi tambien en que puntos converge tanto con respecto a las posiciones fundamentales de la filosofia de la Primera Epoca (Parmenides-Platon-Aristoteles), cuya impronta especulativa es de un orden primordialmente teorico, como de la Ultima (Kant-Fichte-Hegel), que se despliega en vista de una determinacion especialmente poietica. La exegesis del autor sobre el texto plotiniano llama la atencion del lector sobre la impronta peculiarmente practica que anima el movimiento reflexivo, puesto que concipiente, de la filosofia de la Epoca Media enarbolada por Plotino, toda vez que implica una conversion de la voluntad en aras de la salvacion y no de la sola contemplacion.

En relacion con lo que se ha venido mencionando a proposito de la originalidad que presenta el comentario desarrollado por M. Zubiria, conviene, por ultimo, dedicar tan siquiera un breve parrafo a poner de relieve la larga serie de relaciones conceptuales, tematicas e incluso terminologicas que este trabajo establece entre el pensamiento de Plotino y los autores de la Epoca Media, incluidos aquellos que, hallandose topologicamente fuera de ella, estan firmemente enraizados en la tradicion del saber del Nuevo Testamento. Un caso representativo es el de San Juan de la Cruz, a cuya obra poetica y mistica el autor acude para explicitar mejor algun pasaje del texto plotiniano. Como ejemplo al canto de esto ultimo, en varias oportunidades de su estudio M. Zubiria manifiesta de que manera la vision unitiva del alma en su encuentro con el Uno, entendida como un <<ver>> de tal indole que de suyo implica un <<tocar>> y contra el cual militan no pocos obstaculos, se muestra claramente en la pluma de San Juan de la Cruz como una <<dolencia de amor que no se cura sino con la presencia y la figura>> (Vide especialmente cp. IV).

Por consiguiente y de acuerdo con las consideraciones que se han venido realizando, a raiz del espiritu laborioso y tenaz con que ha sido gestada, la presente edicion es un testimonio legitimo de las palabras que Hegel profiere en el Prefacio a la Fenomenologia del espiritu: <<Lo mas facil es enjuiciar lo que tiene contenido y consistencia; es mas dificil captarlo, y lo mas dificil de todo la combinacion de lo uno y lo otro: el lograr su exposicion>>. Si lo sabido, entonces, por Plotino acaba por convertirse para la inteligencia en la posibilidad de un supremo habitar, a cuyo horizonte pertenece ni mas ni menos que la historia epocal del amor a la sabiduria (p. 133), no puedo menos que dar termino a la presente nota--como de hecho seria digno de encomio rematar cualquier lectura de algun otro pasaje de la obra del Neoplatonico--con la exultacion que brota del agradecimiento. Es esta misma intencion la que anima la plegaria con la que M. Ficino da cierre a su ingente labor de traduccion latina de la Eneadas y que es reproducida, asimismo, por M. Zubiria como broche de su escrito:

<<Gratias tibi agimus, summe Deus, illuminator mentium, auctorque bonorum, quod nobis praeter meritum ad absolvendum opus tantum tua gratia vires suppeditasti. Da, precor, clementissime Deus, veram lectori pio prosperitatem: infunde praeterea lumen, quo vera passim discernat a falsis, ne usquam vel meditando vel agendo a tua voluntate dissentiat>>.

Fernando G. Martin De Blassi

CONICET-UNCuyo

Please note: Some non-Latin characters were omitted from this article.
COPYRIGHT 2014 Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:NOTAS
Author:Martin De Blassi, Fernando G.
Publication:Scripta mediaevalia
Date:Jan 1, 2014
Words:3326
Previous Article:Vestigios de latinidad clasica en reglas monasticas visigodas.
Next Article:FRANCISCO GARCIA BAZAN, La Biblioteca gnostica de Nag Hammadi y los origenes cristianos.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |