Printer Friendly

MARIANO JIMENEZ HUERTA, UN JURISTA ESPANOL EXILIADO DEDICADO AL ESTUDIO DEL DERECHO PENAL.

MARIANO JIMENEZ HUERTA, A SPANISH EXILE JURIST DEDICATED TO THE STUDY OF THE CRIMINAL LAW

MARIANO JIMENEZ HUERTA, UN JURISTE ESPAGNOL EXILE DEDIE A L'ETUDE DU DROIT PENAL

UN PRIMER ACERCAMIENTO: A MODO DE INTRODUCCION

El estudio de las ciencias juridicas, el exilio espanol y las aportaciones de los juristas han producido diversas investigaciones monograficas, asi como biograficas que se centran en las grandes figuras de casi todas las especialidades. De modo que, con la intencion de aportar mayores luces en torno a este colectivo, consideramos que resulta pertinente y esencial conocer tambien a aquellos juristas que llegaron a Mexico sin una aureola de prestigio, que produjeron lo mas granado de sus trayectorias durante su exilio y que vendrian siendo las jovenes promesas de un proyecto de renovacion que vivio Espana durante las primeras decadas del siglo xx que se aborto con la imposicion de la dictadura franquista. Tal es el caso de nuestro protagonista: Mariano Jimenez Huerta.

El Derecho Penal fue una de las ramas que recibio un considerable impulso con la llegada de los exiliados espanoles a Mexico, debido a que conto con un mayor numero de representantes. Este grupo incluia a notables juristas--como lo veremos mas adelante--, baste mencionar a Constancio Bernaldo de Quiros y Mariano Ruiz-Funes Garcia, al que habria que sumar, sin duda alguna, la presencia constante de Luis Jimenez de Asua, quien, si bien no se exilio en nuestro pais, si colaboro activamente con los juristas de la Escuela Nacional de Jurisprudencia (ENJ) e impartio multiples cursos y conferencias en varias universidades e instituciones de provincias. (1)

Para la elaboracion de este trabajo, nos encontramos con que los articulos sobre Mariano Jimenez Huerta, tanto de su vida como de su obra, son realmente escasos. Sin embargo, consideramos que la trayectoria de este penalista madrileno es muy interesante e ilustrativa porque muestra, precisamente, el esfuerzo que realizaron los juristas mas jovenes para lograr posicionarse con su trabajo, su catedra y su produccion intelectual en alguna de las especialidades juridicas en la Universidad Nacional, en este caso dentro del Derecho Penal.

Ahora bien, con la finalidad de comprender el quehacer academico de nuestro protagonista y su desarrollo profesional en Mexico, resulta imprescindible ahondar en algunos aspectos particulares de su vida. Entre ellos, su formacion academica en Espana y sus primeros anos en el ejercicio de la profesion, su colaboracion con la Segunda Republica, los avatares de su destierro, su incorporacion al pais de acogida, las vicisitudes de su desempeno profesional, su incorporacion a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, y, finalmente, los derroteros que guiaron su produccion intelectual.

LA VIDA PROFESIONAL DE MARIANO JIMENEZ HUERTA EN ESPANA

El 4 de abril de 1905 nacio, en Madrid, Mariano Jimenez Huerta. (2) Curso sus estudios profesionales en la Universidad Central y se titulo como abogado en 1926, bajo la tutela de Luis Jimenez de Asua. (3) Posteriormente, como sucedio con otros discipulos del eximio profesor, Jimenez Huerta se convirtio en su colaborador, asumiendo el cargo de ayudante de catedra (4) e integrandose al Instituto de Estudios Penales de Madrid, (5) que sucedio a la Escuela de Criminologia (1906-1926) encargada de capacitar a los funcionarios de prisiones. (6) Su desempeno de varios anos como auxiliar en la Universidad Central de Madrid, le permitio adquirir experiencia en cuestiones docentes, sin embargo, hay que decir que no ostento la titularidad de ninguna catedra antes de partir al exilio. (7)

Como muchos otros juristas exiliados que encontraron refugio en Mexico, Mariano Jimenez Huerta recibio una formacion altamente influenciada por los ideales de la Institucion Libre de Ensenanza (ILE), (8) donde la educacion resultaba una pieza fundamental para el ejercicio de una ciudadania critica. Pese a que no fue becario de la Junta para Ampliacion de Estudios e Investigaciones Cientificas (JAE), como muchos otros de los juristas que se exiliaron en Mexico, (9) el abogado madrileno recibio una formacion academica de alto nivel, (10) debido a su estrecha vinculacion con importantes penalistas--mas tarde sus companeros de exilio--, que impulsarian el desarrollo del derecho penal en Espana.

La vida de nuestro protagonista en su tierra natal resulta un tanto escurridiza, quiza por el hecho de haber desarrollado una trayectoria profesional discreta, limitada a su labor como profesor ayudante de la catedra de Derecho Penal (al menos entre 1931 y 1936) (11) y al ejercicio como abogado postulante en un despacho juridico conformado en asociacion con dos de sus companeros mas cercanos: Luis Rufilanchas (fusilado en 1937 por las huestes franquistas) y Angel de la Fuente (tambien exiliado en Mexico, donde no ejerceria como abogado), (12) con quien continuaria manteniendo una relacion de amistad fraternal hasta su muerte. (13)

Durante sus ultimos anos en Espana, formo parte del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, que se encargaba de la defensa corporativa del gremio juridico. (14) Guiado por el ejemplo de Jimenez de Asua, Mariano llego a convertirse en uno de sus discipulos mas cercanos y genuinos, y en destacado continuador de sus teorias penales, tanto cientificas como pedagogicas. (15)

Una vez iniciada la guerra civil espanola (1936-1939), miles de ciudadanos se adhirieron a la lucha republicana. (16) El sector juridico no fue la excepcion, sumandose a la defensa del legitimo gobierno a traves del ejercicio de actividades burocraticas, especialmente en las relacionadas con la imparticion de justicia en las dependencias del Estado, las representaciones diplomaticas en el extranjero y la lucha armada.

Durante los primeros meses de la contienda, el entonces ministro de Justicia, Mariano Ruiz-Funes Garcia, se vio obligado a reorganizar prontamente el cuerpo de la administracion judicial, para lo que requirio la cooperacion de un buen numero de academicos de Derecho. (17) Al realizar las asignaciones de los juzgados, Jimenez Huerta resulto nombrado Juez de Primera Instancia e Instruccion de Barcelona. De este modo, paso a formar parte del Tribunal de Espionaje y Alta Traicion de Cataluna, tomando a su cargo el Juzgado Especial numero 3, con la tarea de juzgar, procesar y condenar a los espanoles que se habian sumado al bando franquista. (18) Ademas, durante algun tiempo se desempeno tambien como Magistrado de la Audiencia Territorial de Barcelona. (19)

Por otro lado, dado que los profesores universitarios representaban en general una amenaza inminente contra los intereses del franquismo, desde esta faccion comenzaron a tomarse medidas radicales a traves de la publicacion y ejecucion de la "Ley de Responsabilidades Politicas". (20) Esta ley abrio la posibilidad de depurar por desafeccion practicamente a todos los catedraticos que se percibieran como un peligro para la educacion de los nuevos jovenes espanoles, ya que a juicio de los alzados "la ensenanza es considerada uno de los principales factores de la tragica situacion a que fue llevada nuestra Patria". En la lista de sospechosos debemos incluir por defecto a Mariano Jimenez Huerta, Ayudante de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid. (21)

Esta depuracion universitaria separo definitivamente de sus servicios academicos tanto a los profesores titulares como a los auxiliares, dandolos de baja en el escalafon correspondiente e inhabilitandolos, la mayoria de las veces, para ocupar nuevos cargos, ya fuesen directivos o de confianza, (22) e incluyo a aquellos que se encontraban en el extranjero cumpliendo misiones diplomaticas para la Segunda Republica. El penalista Luis Jimenez de Asua tambien fue separado de sus actividades docentes a traves del Ministerio de Educacion Nacional, por las mismas fechas. (23)

Al igual que como sucedio en el seno de muchas otras familias, la de Jimenez Huerta sufrio diversas fracturas con el advenimiento de la guerra civil. Mariano partio al exilio, en tanto que sus tres hermanos, Jose Luis (medico apolitico), Manuel (contador, declarado abiertamente franquista) y Mercedes (dedicada a las labores del hogar), se quedaron en Espana. El destierro, que puso tierra y mar de por medio, limito mucho la comunicacion entre ellos, sin embargo, hasta donde tenemos conocimiento, el unico con el que continuo teniendo una relacion mas cercana fue con el medico, a traves de un intercambio epistolar. (24)

LA INCERTIDUMBRE DEL EXILIO

El triunfo del bando franquista obligo a los republicanos a buscar refugio, en un primer momento, en Francia, en tanto lograban hacerse de una nueva acogida en otros paises como Inglaterra, Rusia, Argentina y Mexico. El trato que brindaron los franceses al grueso de los desterrados disto mucho de ser acogedor.

Durante el ano que nuestro penalista permanecio en Francia, padecio en carne propia las penurias de los campos de concentracion-0Argeles-sur-Mer, Le Boulou y Perpignan--, donde las condiciones higienicas, sanitarias y alimenticias eran deplorables, y el maltrato de los soldados una constante. (25) Muestra de lo anterior es el primero de los campos mencionados, establecido en una playa donde los limites fueron demarcados por una simple alambrada, vigilada por soldados senegaleses y elementos argelinos, que se distinguieron precisamente por los tratos crueles para controlar a los recluidos. (26) Muchos de sus companeros de profesion vivieron tambien durante algun tiempo hacinados en diversos campos; entre ellos puede mencionarse a Juan Lopez Dura, (27) Sabino Jurado Romero (28) y el mercantilista Joaquin Rodriguez y Rodriguez. (29)

Ante tal situacion, comenzaron a aparecer en escena multiples organizaciones que prestaron auxilio a los espanoles radicados en Francia. Una de ellas fue el Servicio de Evacuacion de los Refugiados Espanoles (SERE) que, ademas de crear albergues y proporcionar alimento a los mas necesitados, destino apoyos economicos a aquellos que carecian de posibilidades para subsistir. Los montos fueron variados y muchas veces se otorgaron con relacion al desempeno laboral que los beneficiarios habian tenido en Espana, particularmente durante la Segunda Republica. (30)

Entre los juristas, hubo quienes recibieron subsidios mensuales por razon de los cargos que ostentaron en Espana hasta fenecida la Republica. Por ejemplo, Emiliano Vilalta Vidal, que al comenzar la contienda formo parte del Cuerpo de Infanteria y posteriormente se desempeno como fiscal del Tribunal Militar permanente, recibio 500 francos mientras se encontraba internado en el campo de Perpignan. (31) Por su parte, Rafael de Pina Milan, diputado por Sevilla y delegado del Gobierno de la Confederacion de Guadalquivir, percibio un subsidio de 2 000 francos al mes durante el mismo periodo. (32) Al penalista Mariano Jimenez Huerta le fue otorgada una ayuda de 2 500 francos, mas un subsidio mensual de 1 000 francos del que cobro solamente 582 durante marzo y abril de 1939, poco antes de embarcar hacia nuestro pais. (33) El traslado intercontinental lo hizo a bordo del vapor Flandre, que arribo al puerto de Veracruz con poco mas de trescientos espanoles, via Nueva York, el 31 de mayo de 1939. (34)

EL COMIENZO DE UNA NUEVA VIDA EN MEXICO

Integrarse nuevamente al mundo juridico en el pais que les abrio sus puertas, resulto mas sencillo para aquellos juristas que gozaban de una destacada trayectoria academica, como Luis Recasens o Felipe Sanchez-Roman. En cambio, para los juristas mas jovenes, sin renombre dentro de la academia, conseguir un empleo relacionado con su profesion fue mas complicado. Como veremos a continuacion, Jimenez Huerta se incorporo a la sociedad mexicana a traves de un oficio que no tenia relacion directa con su profesion, como hicieron muchos de sus companeros. Obligado por las circunstancias, se vio en la necesidad de buscar un empleo que le permitio sostenerse hasta encontrar nuevas alternativas que le dieron la posibilidad de retomar sus actividades en el ambito del Derecho.

Nuestro penalista arribo a Mexico con 34 anos, tras haber ocupado un importante cargo en la administracion de justicia espanola, desterrado, lejos de su familia y sin ocupacion laboral; (35) consiguio un trabajo en el Comite Tecnico de Ayuda a los Refugiados Espanoles (CTARE), organizacion derivada del Servicio de Evacuacion para los Refugiados Espanoles (SERE) en Francia. El objetivo fundamental del SERE fue organizar el rescate de los exiliados para trasladarlos hasta nuestro pais, brindandoles diversos apoyos y atendiendo sus necesidades basicas de subsistencia en el pais galo. Una vez que los refugiados desembarcaban en Mexico, el CTARE procuro auxiliar a los recien llegados, proporcionandoles acomodo laboral y facilitando diversas ayudas para que se integraran a la sociedad de acogida; la colaboracion con las autoridades mexicanas fue fundamental para lograrlo. (36)

Al poco tiempo de haber llegado, nuestro penalista se sumo a las filas de los trabajadores del CTARE en calidad de agente coordinador. Su destino fue la ciudad de Puebla. (37) Su trabajo consistio en recibir, dar acomodo laboral y proveer hospedaje a los 203 exiliados que arribaron a esa capital a mediados de junio de 1939. (38) Ademas, tenia la obligacion de mantenerse en contacto con la oficina central, situada en la ciudad de Mexico, para comunicar todos los acontecimientos relacionados con este grupo. (39)

Su metodo de trabajo se baso en contactar con la Secretaria de Gobernacion del Estado para que le proporcionara los datos generales de los extranjeros recien llegados y mantener reuniones periodicas con los refugiados para estar al tanto de sus circunstancias y necesidades. (40) Con el afan de obtener mejores empleos para los campesinos exiliados, el jurista entablo amistad con las autoridades poblanas y con comerciantes espanoles (antiguos residentes), y presento ante el CTARE un proyecto para la instalacion de colonias agricolas que contaran con elementos y financiamiento totalmente espanol. Ademas, busco la manera de establecer instituciones educativas (de primaria, secundaria y preparatoria) que beneficiaran a la poblacion y ofrecieran oportunidades de trabajo a los profesores espanoles. (41)

Los inconvenientes no se hicieron esperar y las tareas de coordinacion se volvieron complicadas al poco tiempo. Jimenez Huerta tuvo que enfrentar las quejas de muchos campesinos que despues de haber sido enviados a los ejidos, decidieron volver a la capital poblana, quejandose principalmente del inhospito ambiente y de las pauperrimas condiciones en que vivian los agricultores mexicanos. Estas inconformidades le generaron diversos problemas administrativos y financieros para cubrir los gastos de alojamiento y alimentacion. Al mismo tiempo, comenzaron las tensiones con algunos de los antiguos residentes espanoles, que pretendieron hacer negocio con la llegada de sus coterraneos. Por ejemplo, el dueno del hotel Embajadores, Francisco Hill Coll, apabullo a los campesinos espanoles y en varias ocasiones les alento a no aceptar puestos de trabajo (por un incierto riesgo a ser violentados en los ejidos), prometiendoles vanamente mejores oportunidades laborales, para que siguiesen alojados en su negocio a costa del Comite. (42)

Todo lo anterior desemboco en una campana de desprestigio en contra de las autoridades espanolas, del SERE-CTARE y de los politicos republicanos. Nuestro jurista tuvo que soportar quejas, insultos e incluso golpes por sus continuas llamadas de atencion a los refugiados que querian seguir disfrutando de los privilegios sin responsabilizarse de ningun empleo y cuyo comportamiento era inadecuado. Debido a estos acontecimientos, las autoridades del Comite instaron a Jimenez Huerta para que reuniera a la mayor cantidad de campesinos desempleados, con la finalidad de que se les incluyera en la siguiente expedicion que partiria a la hacienda de Santa Clara, en Chihuahua. Sin embargo, el 22 de diciembre, los voluntarios fueron trasladados a Perote, Veracruz, en espera de un nuevo viaje hacia el norte. Con la llegada del nuevo ano, Mariano registro a un total de 119 espanoles residentes en Puebla, todos economicamente independientes, por lo que su tarea habia concluido. En enero de 1940, la oficina del CTARE en Puebla fue clausurada de forma definitiva. (43)

Con el proposito de retomar el ejercicio de su profesion, durante su estancia en Puebla, nuestro protagonista realizo las gestiones oportunas para lograr la revalidacion de su titulo universitario que, afortunadamente, habia logrado traer consigo. Para tal efecto, envio la solicitud y la certificacion de su titulo a las autoridades de la Secretaria de Educacion Publica (44) y pidio por carta a Jesus Ruiz del Rio, colega de infortunio y exgobernador civil de Navarra, (45) su ayuda con los tramites en la ciudad de Mexico. (46)

Una vez ejecutada la diligencia y concluida su labor al frente de la coordinacion del CTARE en Puebla, Jimenez Huerta cambio su residencia a la ciudad de Xalapa, Veracruz, en cuya universidad asumio la catedra de Derecho Penal durante dos anos, de 1941 a 1943. (47) Para entonces, el plan de estudios de la Escuela de Derecho estaba compuesto por veintiun materias que se impartian tres veces por semana. (48)

Durante este periodo, un importante proyecto vio la luz en la Universidad Veracruzana: el Doctorado en Ciencias Penales, primero de su genero en toda la republica mexicana. (49) El programa quedo establecido mediante una ley publicada en la entidad el 10 de marzo de 1942 y, legalizado por dos decretos, el primero del 10 de marzo y el segundo de 2 de diciembre. (50) La amplia aceptacion que tuvo por parte de los mas destacados penalistas, permitio que fuese respaldado por la Academia Mexicana de Ciencias Penales, institucion que fungio como madrina del nuevo proyecto. (51)

La planta docente quedo integrada por los penalistas Raul Carranca y Trujillo, que impartiria la catedra de Historia del Derecho Penal Mexicano y Comparado; Luis Garrido recibio la titularidad de Penologia; Francisco Gonzalez de la Vega se encargaria de explicar Derecho Penal en su parte especial; el criminologo Alfonso Quiroz Cuaron regentaria la de Biologia Criminal, y Manuel Suarez Trujillo, primer rector de aquella Universidad, impartiria Endocrinologia. Ademas se incluyo a dos juristas espanoles exiliados: Mariano Jimenez Huerta y Mariano Ruiz-Funes Garcia, el primero se encargaria de la catedra de Derecho Penal en su parte general y el segundo de Criminologia y Anexos. (52) Esta temprana colaboracion permitio a ambos juristas retomar el tan anhelado ejercicio de la docencia.

El programa conto con un breve pero conciso reglamento que especificaba la duracion de los cursos (de dos anos), los requisitos para poder sustentar el examen de grado, la integracion del jurado, los periodos de inscripcion y el procedimiento para la expedicion del titulo de "Doctor en Ciencias Penales de la Facultad Juridica Veracruzana". (53) A pesar de las buenas intenciones y del entusiasmo con los que fue creado, su vida resulto efimera, pues solamente egreso la generacion de doctores del ano de 1944. (54) Tras haber impartido cursos en Veracruz durante tres ciclos escolares, tanto en la licenciatura como en el doctorado, de 1941-1943, (55) el penalista madrileno dio por concluida su aventura veracruzana y decidio trasladarse a la ciudad de Mexico para tener mayores oportunidades laborales, estar mas cerca de sus companeros de exilio y mantenerse al tanto de las novedades en la materia.

Ya en la capital, sus inquietudes profesionales le llevaron al desempeno de trabajos muy diversos, todos relacionados con su formacion academica. En un primer momento ejercio como Secretario de Estudio de la Sala Sexta del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal; despues fue abogado del Departamento Juridico de la Secretaria de Educacion Publica y por mas de veinte anos asumio la jefatura del Departamento Juridico del Patronato del Ahorro Nacional. (56) En la UNAM obtuvo el puesto de Abogado Auxiliar A del Departamento Legal, donde permanecio durante cinco anos, de julio de 194857 a marzo de 1953, ano en que decidio renunciar (58) para dedicarse a la docencia y a la atencion de sus asuntos juridicos particulares.

Al igual que sus companeros de exilio, Mariano se preocupo por conocer la realidad penal del pais y dio opiniones publicas respecto a ciertos acontecimientos importantes. Tal fue el caso de la reforma penal que se emprendio en Mexico en la decada de los cuarenta para actualizar y modificar el Codigo Penal de 1931. Senalo que la Comision conformada por la Secretaria de Gobernacion para realizar esta tarea, era la ideal para que la nueva ley garantizara y protegiera los bienes juridicos de la sociedad, puesto que los abogados que la integraban--Luis Garrido, Celestino Porte Petit y Francisco Arguelles--sabrian obrar con responsabilidad y justicia. (59)

LA ACADEMIA EN LA ESCUELA NACIONAL DE JURISPRUDENCIA

La vocacion de ensenanza e investigacion fue el sello personal de los juristas refugiados que encontraron acomodo laboral en la ENJ. Como hemos visto, la formacion de nuestro penalista debe mucho a Luis Jimenez de Asua, tanto en la teoria como en los metodos de trabajo. Hacia mediados de la decada de 1920, este jurista dejo constancia de la importancia que tenian los seminarios y los casos practicos en la formacion de los estudiantes. Dentro de los seminarios, procuro brindar los conocimientos teoricos necesarios para una adecuada preparacion para el ejercicio de la abogacia, asi como capacitar a sus alumnos para la investigacion juridica; ya por entonces proponia el estudio de los codigos por medio de la resolucion de casos, pues este metodo resultaba muy estimulante para despertar el interes intelectual de los jovenes. (60)

Siguiendo el sendero trazado por su maestro y buscando dar continuidad a sus aspiraciones docentes, Jimenez Huerta retomo su actividad academica en la Universidad Nacional. Ingreso como Profesor A del Seminario de Derecho Penal en la ENJ en julio de 1945. Permanecio con esta categoria durante nueve meses, hasta que le extendieron un nuevo contrato en calidad de Ayudante de profesor de catedra del mismo seminario, durante casi dos anos (1946-1948). (61) Posteriormente, en marzo de 1949, ingreso como Profesor Interino del Segundo Curso de Derecho Penal. (62)

Mariano Jimenez Huerta tenia una gran vocacion docente de la que hizo gala en las aulas de la ENJ-Facultad de Derecho de la Universidad Nacional a lo largo de sus casi cuarenta anos de servicio. En su labor como catedratico, a decir de su alumno Gonzalo Trujillo, destaco siempre por la claridad de sus exposiciones y la riqueza de conceptos que manejaba; ambas cualidades motivaban el interes de los asistentes por el Derecho Penal. Ademas, siempre se mostro atento a las inquietudes de los estudiantes, a quienes atendia, escuchaba y orientaba, incluso en su domicilio y su despacho particular. (63)

Ingreso a la planta docente de la licenciatura el 1 de marzo de 1949, para impartir el segundo curso de Derecho Penal por tres horas a la semana, a partir de enero de 1966 estas le fueron duplicadas. (64) Todas las mananas acudia puntualmente a su clase, a las 8:00 horas, no obstante la precaria salud que padecio durante los ultimos anos que la impartio y a pesar de que pudo haber reclamado mejores condiciones de trabajo por su "enorme jerarquia intelectual". (65)

Tras mantener durante varios cursos la misma catedra, el Consejo Tecnico de la Facultad de Derecho de la UNAM presento una solicitud formal ante el H. Consejo Universitario, para que se le concediese la titularidad de la materia debido a sus meritos academicos y profesionales. De modo que, en sesion del 14 de noviembre de 1955, se acordo eximirlo de presentar examen de oposicion para otorgarle el grado de Profesor Titular de la catedra de Derecho Penal. (66) Con esta resolucion, Mariano Jimenez Huerta se incorporo definitivamente a la ENJ con la calidad de Profesor Titular de la Catedra de Derecho Penal, (67) de donde se jubilo el 31 de marzo de 1974. (68)

El estilo academico de Jimenez Huerta, al igual que el de otros profesores espanoles, le permitio gozar de gran prestigio en la Facultad de Derecho. En opinion de Griselda Amuchategui, quien fue su ayudante hacia 1977 en la Division de la Universidad Abierta, las clases del penalista conseguian despertar gran expectacion e interes en sus alumnos, a pesar de su exigencia academica. (69)

Por otro lado, hay que senalar que nuestro penalista complemento su quehacer academico con el ejercicio de la abogacia. Establecio su despacho particular en el centro de la ciudad de Mexico y lo enfoco, especialmente, a la atencion de asuntos juridicos penales. Su compromiso social le llevo a admitir a algunos de sus estudiantes como meritorios, con el objetivo de guiar sus pasos profesionales y para que adquirieran experiencia practica en el mundo de los litigios. (70)

LAS REDES CIENTIFICAS ESPANOLAS EN LA ESCUELA NACIONAL DE JURISPRUDENCIA

A dia de hoy, siguen haciendo falta investigaciones que profundicen desde la historia intelectual en las relaciones profesionales que se establecieron entre los juristas del exilio espanol. Por esta razon, se buscara trazar un punto de partida para conocer, explorar y entender estos lazos que fueron anudandose con el paso del tiempo entre diversos actores, ya que resultan fundamentales para valorar las aportaciones del grupo de los penalistas, especialmente las realizadas por nuestro protagonista, Mariano Jimenez Huerta. (71)

Para entender su situacion dentro del gremio de academicos de la ENJ, es importante trasladarnos hasta el arribo del exilio republicano, ya que durante la decada de los cuarenta, se formo al interior de esta institucion una nutrida comunidad de expertos en la materia penal, integrada por la fusion de dos sectores, los juristas mexicanos y los espanoles. De este modo, llego a conformarse un solido y destacado grupo que guio los pasos de esta disciplina en nuestro pais y formo a una gran cantidad de profesionales.

El sector mexicano, que ameritaria un estudio por si mismo y que por cuestiones de espacio se mencionara de manera muy breve, venia volcandose desde hacia varios anos en importantes iniciativas sociales, como la elaboracion de la reforma de 1931 al Codigo Penal Federal y, en 1941, creo la Academia Mexicana de Ciencias Penales, institucion pionera en su area. Esta ultima habia surgido por dos motivos esenciales: la inquietud de varios penalistas que se sentian obligados a buscar una nueva justicia penal que respondiera a la realidad del pais, tras el parteaguas de la Revolucion, y por la necesidad de profundizar en el estudio de su especialidad, teniendo en cuenta la importancia de la investigacion y la docencia. (72)

El grupo de los espanoles provenientes del exilio, contaba con juristas que se habian formado de la mano de los principales especialistas en la materia en universidades europeas, que habian conocido de forma directa las teorias mas novedosas y que estuvieron altamente implicados en el funcionamiento de la Segunda Republica. Algunos habian colaborado directamente con el gobierno y desempenaron una amplia labor profesional, tuvieron una participacion activa en los partidos politicos, ocuparon cargos de eleccion popular, fungieron como representantes en el extranjero, apoyaron los planteamientos regeneracionistas e institucionistas y desde el seno universitario se vincularon con las reformas educativas.

Una vez que estuvieron en Mexico y encontraron acomodo laboral en la universidad, se sumaron a las diversas tareas academicas, como las catedras, la direccion de tesis, los seminarios y el doctorado. Sus miembros fueron el criminologo Constancio Bernaldo de Quiros y Perez (1873-1959) y los penalistas Mariano Ruiz-Funes Garcia (1889-1953), (73) Mariano Jimenez Huerta (1905-1987), (74) Victoria Kent Siano (1892-1987), (75) Fernando Arilla Bas (1913-1989), (76) y, radicado en Argentina pero con indiscutible presencia, Luis Jimenez de Asua (1889-1970). (77)

Para comprender la ubicacion de nuestro protagonista dentro de la red de los juristas desterrados, es preciso senalar someramente las relaciones profesionales previas a la salida de Espana. Iniciaremos con el mas veterano del grupo, Constancio Bernaldo de Quiros y Perez. Fue discipulo directo de Francisco Giner de los Rios y, por tanto, recibio una formacion tutelada por los lineamientos de la ILE. Desarrollo una amplia labor en el ambito penal, visito carceles, analizo delincuentes y sin pertenecer a ningun partido politico, desde el Instituto de Reformas Sociales, procuro velar por el bienestar de los sectores mas desfavorecidos y la clase trabajadora. Asimismo, fue profesor de Criminologia en el Instituto de Estudios Penales de Madrid y publico diversas obras relacionadas con su especialidad. Su vinculo amistoso con Luis Jimenez de Asua data de 1913, cuando acudio, motivado por la trayectoria del maestro, a solicitarle que prologara su tesis doctoral. En sus propias palabras nos dice: "Fui su discipulo a traves de la distancia, leyendo su libro Las nuevas teorias de la criminalidad que me sedujo hasta el punto de haber sido decisivo en mi vocacion penalista". (78)

Despues de dejar establecido un lazo entre estos dos juristas, nos trasladamos a la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, donde se formo un interesante grupo de penalistas en torno a la figura de Luis Jimenez de Asua, quien desde 1918 ostento la titularidad de la catedra de Derecho Penal. (79) Bajo su tutela se formaron Victoria Kent Siano, Mariano Jimenez Huerta y Fernando Arilla Bas. Para completar el grupo, solo nos resta agregar a Mariano Ruiz-Funes Garcia, quien tambien impartio desde 1919 la misma catedra, pero en la Universidad de Murcia. Se desempeno como vicerrector y decano de la Facultad de Derecho; fue tambien profesor de Procesal Penal en el Instituto de Estudios Penales de Madrid. (80) Todos los mencionados coincidirian en Mexico tras la derrota republicana.

En el caso de los penalistas, puede afirmarse que la dedicacion de tiempo completo que muchos tuvieron en la academia, una vez que estuvieron en Mexico, les permitio estrechar aun mas las relaciones con sus colegas (tanto amistosas como profesionales), siendo basicos dos puntos: su permanencia en la capital del pais y su adhesion a la ENJ. Posicionarse de nuevo en el mundo academico les llevo a mantener su trabajo como un frente comun desde donde con su actividad vocacional, que comprendia la ensenanza y la investigacion como un binomio indisoluble, (81) motivaron la especializacion y las aspiraciones ciudadanas de los futuros abogados e impulsaron diversos proyectos conjuntos.

Para hacer ver que mediante la convivencia, el dialogo y la discrepancia de opiniones, estas redes fueron madurando y reestructurandose tambien en el exilio, no debemos olvidar que en un primer momento se gestaron en Espana y que, posteriormente, tuvieron reajustes debido a la nueva ubicacion de sus integrantes, que a pesar de seguir caminos distintos, lograron mantenerse en contacto.

Asi, conociendo los distintos lazos que se trazaron en torno al destierro de los penalistas espanoles, la formacion de Mariano Jimenez Huerta y su posicion dentro de este grupo podremos, a traves del estudio de las redes, intentar vincular su quehacer profesional con otros de sus companeros de exilio, asi como con sus colegas mexicanos.

LA PRODUCCION INTELECTUAL DE MARIANO JIMENEZ HUERTA

La importante labor que desarrollaron los juristas espanoles en la ENJ se vio acrecentada con sus aportaciones a la historiografia juridica en distintas especialidades. En este sentido, valorar la produccion intelectual de Mariano Jimenez Huerta no resulta una tarea sencilla. Si comparamos su trabajo escrito con el de Luis Recasens o el de Niceto Alcala-Zamora, podriamos decir que su produccion fue mas bien modesta. En cambio, si se atiende al impacto que tuvo en el ambito penal por colocar sobre la mesa temas de actualidad y que incidieron directamente tanto en la dogmatica como en la formacion de futuros abogados, podemos decir, sin duda, que realizo grandes aportaciones al Derecho mexicano pues, hasta donde tenemos conocimiento, todas sus publicaciones importantes las realizo durante su exilio en nuestro pais.

Para entender como se fue dando su produccion hay que tener en cuenta los temas que despertaban el interes del penalista madrileno. Su primera publicacion en el exilio nos muestra los primeros pasos de su itinerario intelectual, que encierra sus preocupaciones vitales y profesionales, Crimenes de masas y crimenes de Estado, (82) es un testimonio de la defensa de la dignidad humana y de la libertad, asi como de su ferrea oposicion a los totalitarismos. En este trabajo monografico muestra el amplio conocimiento que tenia de las principales teorias penales y juridicas europeas, alemanas, italianas y espanolas.

Los primeros anos de su exilio en nuestro pais los dedico basicamente a encontrar su lugar en el ambito juridico. Ademas de las diversas actividades que realizo antes de afincarse como profesor de la ENJ, participo como columnista en el periodico El Universal y escribio de forma continua, a lo largo de su trayectoria profesional, en la revista Criminalia. (83) Para ejemplificar su fructifera colaboracion con esta revista, valdria mencionar algunos de sus articulos como: "El Delito de Fraude y la Legislacion Mexicana", (84) "El Delito de Libramiento de Cheques sin Fondos y la Legislacion Mexicana", (85) "El delito de Disparo de Arma de Fuego", (86) "En torno a la Reforma Penal" (87) y "El Delito Continuado en la Reforma de 1983 del Codigo Penal de Mexico". (88)

Podemos ver que en los trabajos que hemos citado--y en muchos otros de sus articulos--, aparece una constante preocupacion por el desarrollo de su especialidad, por la evolucion de las normas penales y su intencion de utilizar al Derecho Penal para atender las demandas del pais. Hay tambien un esfuerzo notable por llevar la teoria a la practica atendiendo a las leyes, de modo que estas reflexiones eran de utilidad tanto para los legisladores como para los abogados interesados en resolver litigios.

Durante la decada de los cincuenta, comenzo a publicar sus trabajos mas importantes, entre los que destacan, Panorama del Delito, (89) La Antijuricidad (90) y La Tipicidad. (91) Las tres obras fueron consultadas por notables especialistas, pero tambien--y he aqui uno de los puntos mas importantes respecto a las aportaciones de Jimenez Huerta--, cumplieron una importante funcion didactica al permitir a los estudiantes universitarios el acercamiento a la literatura mas novedosa generada a nivel mundial en estos temas. En ellas puede apreciarse el gran esfuerzo que realizo por acercar las teorias a la realidad social; cuentan ademas con un buen aparato critico que se sustenta en los principales autores del momento, que incluye a juristas mexicanos como Raul Carranca y Trujillo, Juan Jose Gonzalez Bustamante, Francisco Gonzalez de la Vega, Demetrio Sodi, Luis Garrido; espanoles como su maestro, Luis Jimenez de Asua, Francisco Blasco y Fernandez de Moreda, Manuel Lopez-Rey y Arrojo, Joaquin Costa, Eugenio Cuello Calon; y extranjeros (algunos poco conocidos en Mexico), como Franz von Liszt, Ernst Beling, Edmund Mezger, Cesare Lombroso, Harold Laski, Eugene Florian, Francesco Carnelutti, Max Ernst Mayer, Sebastian Soler, Francesco Carrara y Giuseppe Bettiol.

Ahora, como tratadista, sus cinco tomos del Derecho Penal mexicano, una de las obras penales mas destacadas en el pais, resultaron fundamentales para contribuir a llenar los espacios que estaban pendientes de recibir atencion por parte de los especialistas. Hemos visto que a lo largo de nuestra historia esta rama tuvo un gran movimiento, en este sentido, este tratado se sumo a la vasta bibliografia que se ha generado a lo largo del siglo XX. Fue una obra trascendental que ha motivado vocaciones y que sigue siendo utilizada en la formacion de los jovenes abogados mexicanos. Se encuentra dividida en cinco tomos: I. Introduccion a las figuras tipicas; II. La tutela penal de la vida e integridad humana; III. La tutela penal del honor y de la libertad; IV. La tutela penal del patrimonio; y, V. La tutela penal de la familia y de la sociedad. (92)

A MANERA DE CIERRE, UNA BREVE CONCLUSION

A lo largo de estas paginas, hemos estudiado una de las trayectorias menos conocidas dentro de la Historia del Derecho de nuestro pais. A menudo, suele pensarse en las facultades de Derecho, que Mariano Jimenez Huerta es de origen mexicano y, ciertamente, poco se sabe sobre su trayectoria, su condicion de exiliado y los avatares de su discreta vida. En este sentido, la investigacion que presentamos, se suma a los esfuerzos que hemos realizado por conocer e intentar reconstruir y entrelazar las trayectorias profesionales de algunos de los juristas espanoles que llegaron a nuestro pais y se dedicaron a la academia.

Consideramos que el caso concreto de este penalista madrileno constituye un claro ejemplo del esfuerzo que implico para los juristas exiliados con menor trayectoria, hacerse de un espacio que les permitiera retomar su quehacer en las diversas opciones que ofrece la profesion. El haber ejercido un papel secundario en la academia espanola, casi a la sombra de su maestro; haber luchado por los ideales republicanos, sumandose a la defensa del legitimo gobierno, lo que implico el ejercicio del Derecho en los Tribunales; haber comenzado desde cero en Mexico, sobreponiendose a las adversidades y buscando con tenacidad la forma de retomar el ejercicio de la abogacia; todo esto en conjunto, le llevo a asumir un compromiso academico que quedo plasmado en su produccion intelectual, asi como en la formacion de las nuevas generaciones de abogados. Su trayectoria nos demuestra que, efectivamente, estos juristas contribuyeron desde su quehacer universitario al crecimiento de la cultura de su pais de acogida, de las Ciencias Juridicas y de la Historia del Derecho mexicano.

Por ultimo, queremos senalar que la obra de Mariano Jimenez Huerta ha sido una de las mas elogiadas y utilizadas en el ambito penal. Todos sus trabajos, en mayor o menor medida, contienen un hilo conductor que nos lleva a sus anos de formacion en Espana, a la preocupacion por la situacion del Derecho Penal y a su evolucion y aplicacion en Mexico, y al continuo intercambio de ideas y discusion de teorias con sus colegas tanto mexicanos como espanoles. Consideramos tambien que son obras criticas, escritas con gran rigor cientifico y que emplean de forma constante la metodologia del Derecho comparado. Con su trabajo, el ambito penal mexicano se vio sumamente enriquecido por su constante actualizacion literaria, gracias a la que introdujo las teorias penales europeas mas innovadoras y que eran, ademas, necesarias para enriquecer esta especialidad.

Fecha de recepcion: 7 de enero de 2016

Fecha de aprobacion: 19 de agosto de 2016

Jacqueline Alejandra Ramos Garcia * Universidad Autonoma de Tamaulipas

Unidad Academica Multidisciplinaria Reynosa-Aztlan

Correo electronico: jacqueline.alraga@gmail.com

(1) Para ahondar en el exilio y trayectoria de Luis Jimenez de Asua, se recomienda consultar: AA.VV., Luis Jimenez de Asua en Mexico, Mexico, Cuadernos Criminalia-Academia Mexicana de Ciencias Penales, 1943, 126 p.; AA.VV., Homenaje al profesor Luis Jimenez de Asua, Buenos Aires, Comision de Homenaje, 1964, 77 p.; Mattes, Heinz, Luis Jimenez de Asua: vida y obra, Buenos Aires, Depalma, 1977, 67 p.; BACIGALUPO, Enrique, Jimenez de Asua: un exiliado que creo escuela, Madrid, Cuadernos de la Fundacion Espanoles en el Mundo, 1993, 32 p.

(2) Archivo de la Direccion General de Personal-Universidad Nacional Autonoma de Mexico (en adelante: ADGP-UNAM), exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(3) MANTECON, Matilde, Jimenez Huerta, Mariano, "Indice bibliografico del exilio espanol en Mexico", en AA.VV., El exilio espanol en Mexico 1939-1982, Mexico, Salvat-Fondo de Cultura Economica, 1982, p. 794.

(4) Luis Jimenez de Asua tuvo nueve ayudantes en su catedra, sin embargo, solamente quiso conservar el recuerdo de los siete que se mantuvieron fieles al legitimo gobierno de la Republica: Mariano Jimenez Huerta, Francisco Blasco, Juan Manuel Mediano, Fernando Torino, Luis Rufilanchas, Angel Lafuente y Eduardo Ayala. Tomado de: MARTINEZ VAL, Jose Maria, "En el centenario: Luis Jimenez de Asua (1889-1970)", Doctrina Penal, Buenos Aires, vol. 12, num. 48, 1989, p. 789.

(5) Dirigido por Luis Jimenez de Asua durante la Segunda Republica. Kent, Victoria, "Las reformas del sistema penitenciario durante la II Republica", Historia 16, Madrid, extra vil, octubre, 1978, p. 107.

(6) JUEZ ORTEGA, Benito, "La biblioteca del Instituto de Criminologia", en GALLEGO RUBIO, Cristina y Juan Antonio MENDEZ APARICIO, Historia de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid, Editorial Complutense, 2007, p. 460.

(7) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(8) La ILE fue sin duda el movimiento filosofico y educativo mas importante en Espana, durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, puesto que significo una autentica renovacion espiritual y cultural. Fue aqui donde comenzaron su educacion elemental grandes personalidades de la intelectualidad espanola, entre ellas numerosos juristas, como Alvaro de Albornoz, Joaquin Costa, Jose Castillejo, Fernando de los Rios, Constancio Bernaldo de Quiros, Rafael Altamira, etcetera, quienes sumados a otros reconocidos profesionales (naturalistas, escritores, artistas y cientificos), contribuyeron a la modernizacion y europeizacion de Espana. Una vez iniciada la guerra civil, identificados y comprometidos con los ideales de la Segunda Republica, se vieron obligados a exiliarse como consecuencia de la dictadura franquista. Para saber mas en torno a esta institucion pueden consultarse: Luzuriaga, Lorenzo, La Institucion Libre de Ensenanza y la educacion en Espana, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, 1957, 229 p.; GUERRERO SALOM, Enrique, Diego QUINTANA DE UNA y Julio SEAGE, Una pedagogia de la libertad: La Institucion Libre de Ensenanza, Madrid, Editorial Cuadernos para el Dialogo, 1977, 344 p.; Jimenez-Landi Martinez, Antonio, La Institucion Libre de Ensenanza y su ambiente, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, 1993, 3 vols.; Molero Pintado, Antonio, La Institucion Libre de Ensenanza: un proyecto de reforma pedagogica, Madrid, Biblioteca Nueva, 2000, 222 p.

(9) Para ampliar la informacion sobre los juristas pensionados por la JAE, vease el apartado "La Junta para Ampliacion de Estudios y el Derecho en Espana", en: Ramos Garcia, Jacqueline Alejandra, Los juristas del exilio espanol en Mexico, Morelia, Instituto de Investigaciones Historicas-Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo-Fundacion Pablo Iglesias, 2012, pp. 65-89.

(10) Desconocemos, hasta ahora, las razones-personales o profesionales-por las que no opto por una pension de estudios en el extranjero.

(11) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(12) RIVACOBA Y RIVACOBA, Manuel de, "La desaparicion de Jimenez Huerta o la muerte del Penalismo espanol en el exilio", Doctrina Penal, vol. 11, num. 42, 1988, p. 207.

(13) Entrevista a Dominique Woods Garcia (sobrina de Mariano Jimenez Huerta). Realizada en la ciudad de Mexico, D. F., 17 de agosto de 2010.

(14) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(15) GARRIDO, Luis, "Nota preliminar", en: JIMENEZ HUERTA, Mariano, Crimenes de masas y crimenes de Estado, Mexico, Cuadernos Criminalia, 1941, p. 5.

(16) BEEVOR, Antony, The battle for Spain. The Spanish Civil War 1936-1939, EE.UU., Penguin books, 2006, pp. 102-104.

(17) RIVACOBA Y RIVACOBA, "La desaparicion de Jimenez Huerta o la muerte del Penalismo espanol en el exilio", p. 207.

(18) "Orden", Gaceta de la Republica. Diario Oficial, Barcelona, ano CCLXXII, tomo i, num. 76, 17 de marzo de 1938, p. 1360.

(19) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(20) "Ley de Responsabilidades Politicas", Boletin Oficial del Estado, Burgos, num. 44, 13 de febrero de 1939, pp. 824-847. Tambien vease: Blasco Gil, Yolanda, "Soporte juridico de las depuraciones", en CUESTA BUSTILLO, Josefina, La depuracion de funcionarios bajo la dictadura franquista (1939-0975), Madrid, Fundacion Francisco Largo Caballero, 2009, pp. 28-51. Final del formulario.

(21) OTERO CARVAJAL, Luis E. (dir.), La destruccion de la ciencia en Espana: depuracion universitaria en el franquismo, Madrid, Editorial Complutense, 2006, pp. 149, 152, 340.

(22) Sirvan de ejemplo las depuraciones de los catedraticos de diversas Facultades de Derecho: Rafael de Pina Milan, catedratico de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, Boletin Oficial del Estado, Burgos, num. 343, 28 de septiembre de 1937, p. 3572; Antonio Sacristan Colas, catedratico excedente de la Facultad de Derecho de Santiago, Boletin Oficial del Estado, Burgos, num. 344, 29 de septiembre de 1937, p. 3582; Luis Portillo Perez, auxiliar de la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca, Boletin Oficial del Estado, Burgos, num. 200, 8 de mayo de 1937, p. 1284. Por mencionar solo algunos casos.

(23) OTERO CARVAJAL, Luis E., La destruccion de la ciencia en Espana: depuracion universitaria en elfranquismo, p. 314.

(24) Entrevista a Dominique Woods Garcia. Realizada en la ciudad de Mexico, D. F., 17 de agosto de 2010.

(25) Archivo Historico de la Biblioteca Nacional de Antropologia e Historia (en adelante: AHBNAH), fondo: Comite Tecnico de Ayuda a los Refugiados Espanoles (en adelante: CTARE), expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Formulario de Datos Personales, Mexico D. F., s/f.

(26) ROMERO SAMPER, Milagrosa, La oposicion durante el franquismo/3. El exilio republicano, Madrid, Ediciones Encuentro, 2005, pp. 61-62.

(27) Antes de conseguir el traslado a nuestro pais, Juan Lopez Dura permanecio en Francia durante cuatro meses, tiempo en el que se refugio en condiciones deplorables en tres campos distintos, Argeles-sur-Mer, Bram y Montolieu. AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 35, 1975 (Lopez Dura, Juan), Formulario de Datos Personales, Mexico D. F., s/f.

(28) Una vez que Sabino Jurado Romero cruzo la frontera francesa, fue recluido en los campos de concentracion de Prats de Mollo, Le Tech y Barcares, donde durante tres meses padecio malos tratos por parte de los soldados franceses. AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 30, exp. 1711 (Jurado Romero, Sabino), Formulario de Datos Personales, Mexico D. F., s/f.

(29) Reyes Nevares, Salvador, "Juristas, economistas, sociologos", en: AA.VV., El exilio espanol en Mexico, 1939-1982, p. 582.

(30) ROMERO SAMPER, La oposicion durante el franquismo/3. El exilio republicano, p. 85.

(31) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 77, exp. 4850 (Vilalta Vidal, Emiliano), Formulario de Datos Personales, Mexico, D. F., 26 de enero de 1940.

(32) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 44, exp. 2469 (Pina y Milan, Rafael de), Declaracion Jurada, Mexico, D. F., 23 de junio de 1939.

(33) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Formulario de Datos Personales, Mexico, D. F., s/f.

(34) SOLDEVILLA ORIA, Consuelo, La Cantabria del exilio. Una emigracion olvidada, 1936-1975, Santander, Universidad de Cantabria-Asamblea Regional de Cantabria, 1998, p. 118.

(35) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Formulario de Datos Personales, Mexico, D. F., s/f.

(36) Para mayores datos sobre el CTARE, vease: Ordonez Alonso, Maria Magdalena, El Comite Tecnico de Ayuda a los Refugiados Espanoles: historia y documentos, 1939-1940, Mexico, INAH, 1997, 370 p. Y para conocer mas sobre el funcionamiento de los organismos que brindaron auxilio a los desterrados espanoles, ademas de la CTARE, la Junta de Auxilio a los Republicanos Espanoles (JARE) y la Comision Administradora del Fondo de Ayuda a los Refugiados Espanoles (CAFARE), consultese de fecha mas reciente: VELAZQUEZ HERNANDEZ, Aurelio, Empresas y finanzas del exilio. Los organismos de ayuda a los republicanos espanoles en Mexico (1939-1949), Mexico, El Colegio de Mexico, 2014, 373 p.

(37) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Informe de Actividades enviado a Carlos Velo, Secretario General del CTARE, Puebla, Pue., 8 de septiembre de 1939.

(38) ORDONEZ ALONSO, Maria Magdalena, "Un fracaso de la politica migratoria en Mexico. El caso de los espanoles refugiados en Puebla", en Grajales, Agustin y Lilian ILLADES (coords.), Presencia espanola en Puebla, siglos xvi-xx, Mexico, Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades-Benemerita Universidad Autonoma de Puebla-Embajada de Espana en Mexico, 2002, pp. 288-289.

(39) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Informe de Actividades enviado a Carlos Velo, Secretario General del CTARE, Puebla, Pue., 8 de septiembre de 1939.

(40) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Informe de Actividades enviado a Carlos Velo, Secretario General del CTARE, Puebla, Pue., 8 de septiembre de 1939.

(41) Ordonez Alonso, "Un fracaso de la politica migratoria en Mexico. El caso de los espanoles refugiados en Puebla", pp. 290-291.

(42) ORDONEZ ALONSO, "Un fracaso de la politica migratoria en Mexico. El caso de los espanoles refugiados en Puebla, pp. 289, 291.

(43) ORDONEZ ALONSO, "Un fracaso de la politica migratoria en Mexico. El caso de los espanoles refugiados en Puebla, pp. 292-294.

(44) Cf. los documentos que registran su preocupacion por realizar el tramite de revalidacion de su Titulo. AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Carta de Mariano Jimenez Huerta a Eduardo Diaz, enviandole solicitud de revalidacion y certificacion de su Titulo, Puebla, Pue., 21 de julio de 1939; Solicitud de revalidacion de Titulo al Secretario de Educacion Publica, Mexico, D. F., 9 de agosto de 1939.

(45) GARCIA ARIAS, Ludivina, "Jesus Ruiz del Rio" (voz), en http://exiliados.org/foro/index.php?topic=296.0 [consultado el 20 de julio de 2009].

(46) AHBNAH, CTARE, expedientes personales, rollo 29, exp. 1693 (Jimenez Huerta, Mariano), Carta de Mariano Jimenez Huerta a Jesus Ruiz del Rio, pidiendole tramite la convalidacion de su Titulo Universitario, Puebla, Pue., 16 de agosto de 1939.

(47) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(48) MORENO LUCE, Marta Silvia, "Los planes de estudio de Derecho en Veracruz. 1830-1980", Letras Juridicas, num. 16, ano 8, julio-diciembre, 2007, p. 271.

(49) CENICEROS, Jose Angel, "Cursos de Doctorado en Derecho Penal", Criminalia. Revista de Ciencias Penales, ano IX, num. 2, octubre, 1942, p. 65.

(50) ESPINOSA TORRES, Maria del Pilar, "La ensenanza del derecho en Veracruz 1825-2007", Letras Juridicas, num. 16, ano 8, julio-diciembre, 2007, p. 192.

(51) GARRIDO, Luis, "Inauguracion de los Cursos del Doctorado en Derecho Penal", Criminalia. Revista de Ciencias Penales, ano ix, num. 2, octubre, 1942, p. 90.

(52) [Redaccion], "Plan de estudios para el Doctorado en Derecho Penal", Criminalia. Revista de Ciencias Penales, ano ix, num. 2, octubre, 1942, p. 91.

(53) [Redaccion], "Reglamento del Doctorado de la Facultad Juridica Veracruzana", Criminalia. Revista de Ciencias Penales, ano ix, num. 2, octubre, 1942, p. 91.

(54) ESPINOSA TORRES, "La ensenanza del derecho en Veracruz 1825-2007", p. 188.

(55) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(56) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Curriculum Vitae [sic] del Profesor Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 16 de enero de 1973.

(57) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Hoja de servicios del Senor Licenciado Mariano Jimenez Huerta, como empleado de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico, Mexico, D. F., 2 de enero de 1952.

(58) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Oficio de Efren C. del Pozo, Secretario General de la UNAM a Mariano Jimenez Huerta, Mexico, D. F., 30 de marzo de 1953.

(59) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "En torno a la reforma penal", Criminalia, ano xiv, num. 11, noviembre, 1948, pp. 457-459.

(60) JIMENEZ DE ASUA, Luis, Politica. Figuras. Paisajes, Madrid, Historia Nueva, 1927, pp. 194-195.

(61) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Hoja de Servicios, Mexico, D. F., 18 de noviembre de 1967.

(62) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Oficio de Jose Castillo Larranaga, Director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales al Secretario General de la UNAM (Ayudantia), Mexico, D. F., 9 de marzo de 1949.

(63) TRUJILLO CAMPOS, Gonzalo, "Homenaje rendido por la Academia Mexicana de Ciencias Penales en memoria del maestro y academico don Mariano Jimenez Huerta", Criminalia, ano lvii, nums. 1-12, enerodiciembre, 1991, p. 18.

(64) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Hoja de Servicios, Mexico, D. F., 18 de noviembre de 1967.

(65) TRUJILLO CAMPOS, "Homenaje rendido por la Academia Mexicana de Ciencias Penales en memoria del maestro y academico don Mariano Jimenez Huerta", p. 18.

(66) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Oficio de Ruben Vasconcelos, Secretario General interino a Roberto L. Mantilla Molina, Mexico, D. F., 15 de noviembre de 1955.

(67) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Oficio de Ruben Vasconcelos, Secretario General interino a Roberto L. Mantilla Molina, Mexico, D. F., 15 de noviembre de 1955.

(68) ADGP-UNAM, exp. 20/131/7370 (Jimenez Huerta, Mariano), Oficio de la Direccion General de Personal Academico y Administrativo de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico a la Aseguradora Hidalgo, Mexico, D. F., 19 de abril de 1974.

(69) AMUCHATEGUI REQUENA, Griselda, "Ensayo sobre la vida y obra del maestro Mariano Jimenez Huerta", en SERRANO MIGALLON, Fernando (coord.), Los maestros del exilio espanol en la Facultad de Derecho, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico-Editorial Porrua, 2003, p. 207.

(70) Entrevista a Dominique Woods Garcia. Realizada en la ciudad de Mexico, D. F., 18 de agosto de 2010.

(71) Durante los ultimos anos hemos hecho un esfuerzo por estudiar el exilio y sus redes especialmente en los ambitos de la Historia de la Ciencia y las Ciencias Juridicas. En este sentido, pueden consultarse los siguientes trabajos: RAMOS GARCIA, Jacqueline Alejandra, "La integracion de los abogados espanoles exiliados al ambito juridico mexicano", en Gonzalez Gomez, Claudia y Gerardo SANCHEZ DIAZ (coords.), Exilios en Mexico. Siglo XX, Morelia, Instituto de Investigaciones Historicas-Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, 2008, pp. 133-169; RAMOS GARCIA, Jacqueline Alejandra y Francisco Javier DOSIL MANCILLA, "Redes sociales y profesionales de los juristas del exilio espanol en Mexico", en Sanchez Andres, Agustin y Juan Carlos PEREIRA CASTANARES (coords.), Espana y Mexico: doscientos anos de relaciones, 1810-2010, Morelia, Instituto de Investigaciones Historicas-Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo-Comision Espanola de Historia de las Relaciones Internacionales, 2010, pp. 529-555; DOSIL MANCILLA, Francisco Javier y Jacqueline Alejandra RAMOS GARCIA, "Tejer el destierro. Las redes cientificas e intelectuales del exilio republicano espanol en Mexico", en SERRA PUCHE, Mari Carmen, Jose Francisco MEJIA FLORES y Carlos SOLA AYAPE (eds.), De la posrevolucion mexicana al exilio republicano espanol, Mexico, Fondo de Cultura Economica, 2011, pp. 283-306; RAMOS GARCIA, Jacqueline Alejandra, Los juristas del exilio espanol en Mexico, 317 p.; Ramos Garcia, Jacqueline Alejandra y Francisco Javier DOSIL MANCILLA, "Los juristas del exilio espanol. Su llegada a Mexico y su incorporacion a la Escuela Nacional de Jurisprudencia", en DAVILA MUNGUIA, Carmen Alicia (coord.), Exiliados de la guerra civil espanola en Mexico. Sociedad, politica y ciencia, Morelia, Instituto de Investigaciones Historicas-Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo, 2015, pp. 101-118; DOSIL MANCILLA, Francisco Javier y Jacqueline Alejandra RAMOS GARCIA, "Aracne en el destierro. La red del exilio espanol y la ciencia mexicana", en DAVILA MUNGUIA, Carmen Alicia, Exiliados de la guerra civil espanola en Mexico. Sociedad, politica y ciencia, pp. 119-137.

(72) GARCIA RAMIREZ, Sergio, "La Academia Mexicana de Ciencias Penales", en GARCIA RAMIREZ, Sergio, Temas de derecho, Mexico, Universidad Autonoma del Estado de Mexico-Universidad Nacional Autonoma de Mexico-Seminario de Cultura Mexicana, 2002, p. 286.

(73) MANTECON, Matilde, "Indice biobibliografico del exilio espanol en Mexico", en AA.VV., El exilio espanol en Mexico 1939-1982, p. 851.

(74) RIVACOBA Y RIVACOBA, "La desaparicion de o la muerte del Penalismo espanol en el exilio", pp. 206, 212.

(75) RAMOS, Maria Dolores, Victoria Kent (1892-1987), Madrid, Ediciones del Orto, 1999, pp. 9, 14.

(76) Cossio D., Jose Ramon, "Don Fernando Arilla Bas", en SERRANO MIGALLON, Los maestros del exilio espanol en la Facultad de Derecho, pp. 43, 52.

(77) RIVACOBA Y RIVACOBA, Manuel de, "La figura de Jimenez de Asua en el Derecho Penal", Boletin del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, num. 4, julio-agosto, 1989, p. 83.

(78) JIMENEZ DE ASUA, Luis, "La larga y ejemplar vida de Constancio Bernaldo de Quiros", en AA.VV., Estudios a la Memoria de Don Constancio Bernaldo de Quiros, Mexico, Ediciones Botas, 1960, pp. 99-101, 110-111.

(79) BACIGALUPO, Enrique, Jimenez de Asua: un exiliado que creo escuela, Madrid, Cuadernos de la Fundacion Espanoles en el Mundo, 1993, p. 32.

(80) Archivo Historico de El Colegio de Mexico, fondo antiguo, seccion correspondencia y documentacion personal (1938-1987), caja 21, carpeta 13, Ruiz-Funes Garcia, Mariano (1940-1943), "Curriculum vitae" [sic], Mexico, D. F., 17 de octubre de 1940. Para obtener mayores detalles sobre la trayectoria universitaria y profesional de Mariano Ruiz-Funes, vease: Blasco Gil, Yolanda y Tomas SAORIN PEREZ, Las universidades de Mariano Ruiz-Funes. La lucha desde el exilio por la universidad perdida, Murcia, Universidad de Murcia-Servicio de Publicaciones, 2013, p. 84. Tambien vease: Gracia Arce, Beatriz, Mariano Ruiz-Funes: Intelectual y politico (1923-1953). Aportaciones a la modernizacion del sistema liberal-democratico en Espana y proyeccion internacional de su obra, Tesis doctoral inedita, Murcia, Universidad de Murcia, 2013, 438 p.

(81) LEON-PORTILLA, Ascension H. de, Espana desde Mexico, vida y testimonio de transterrados, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1978, p. 152.

(82) JIMENEZ HUERTA, Mariano, Crimenes de masas y crimenes de Estado, Mexico, Cuadernos "Criminalia", 1941, 66 p. Aparecio tambien publicado en la revista Criminalia, ano VII, num. 11, julio, 1941, pp. 720-736.

(83) UROSA RAMIREZ, Gerardo Armando, "Mariano Jimenez Huerta", en AA.VV., Rostros y personajes de las ciencias penales, Mexico, Instituto Nacional de Ciencias Penales, 2003, p. 148.

(84) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "El Delito de Fraude y la Legislacion Mexicana", Criminalia, ano VII, num. 6, febrero, 1941, pp. 349-355.

(85) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "El Delito de Libramiento de Cheques sin Fondos y la Legislacion Mexicana", Criminalia, ano VIII, num. 8, abril, 1942, pp. 468-485.

(86) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "El delito de Disparo de Arma de Fuego", Criminalia, ano XIII, num. 2, febrero, 1947, pp. 50-62.

(87) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "En torno a la Reforma Penal", Criminalia, ano xiv, num. 11, noviembre, 1948, pp. 457-459.

(88) JIMENEZ HUERTA, Mariano, "El Delito Continuado en la Reforma de 1983 del Codigo Penal de Mexico", Criminalia, ano L, nums. 7-12, julio-diciembre, 1984, pp. 121-127.

(89) JIMENEZ HUERTA, Mariano, Panorama del Delito. Nullum crime sine conducta, Mexico, Imprenta Universitaria, 1950, 145 p.

(90) JIMENEZ HUERTA, Mariano, La Antijuricidad, Mexico, Imprenta Universitaria, 1952, 369 p.

(91) JIMENEZ HUERTA, Mariano, La Tipicidad, Mexico, Editorial Porrua, 1955, 325 p.

(92) Actualmente se encuentran editados en dos volumenes: JIMENEZ HUERTA, Mariano, Derecho Penal mexicano, Mexico, Editorial Porrua, 2003, 2 vols.
COPYRIGHT 2017 Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo. Instituto de Investigaciones Historicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ramos Garcia, Jacqueline Alejandra
Publication:Tzintzun: Revista de Estudios Historicos
Date:Jul 1, 2017
Words:10658
Previous Article:LA VISION REVOLUCIONARIA DE ARNOLD BELKIN: MEXICO Y NICARAGUA ANTE SUS ICONOS.
Next Article:EL EXILIO ESPANOL A MEXICO Y EL TERROR FRANQUISTA. UNA SINTESIS DEL INICIO DEL PASADO TRAUMATICO ESPANOL.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters