Printer Friendly

MANEJO DE Mauritia flexuosa L.f. PARA LA PRODUCCION DE ARTESANIAS EN LA ALTILLANURA COLOMBIANA.

Management of Mauritia flexuosa L.f. for the handicraft production in Orinoco high plains, Colombia

INTRODUCCION

Las palmas en Colombia son una de las familias de plantas mas utilizadas en los procesos de extraccion de fibras para la fabricacion de artesanias. Se estima que alrededor de una quinta parte de las especies utilizadas para este proposito pertenecen a este grupo (Linares et al., 2008; Isaza et al., 2013a; Bernal & Galeano, 2013). El procesamiento y comercializacion de las fibras es realizado principalmente como una actividad que apoya la economia domestica de comunidades indigenas y campesinas, los cuales traves de tecnicas sencillas, pero en algunos casos destructivas, cosechan las fibras provenientes de especies silvestres que crecen en matrices de bosques y areas transformadas (Bernal et al., 2011).

Entre las especies empleadas para la elaboracion de artesanias que cuentan con estudios publicados sobre sus practicas de manejo, cosecha y comercio en el pais estan: Astrocaryum chambira Burret, Astrocaryum malybo H. Karst., Astrocaryum standleyanum L.H. Bailey, Attalea butyraceae (Mutis ex L.f) Wess. Boer, Copernicia tectorum Kunth y Leopoldinia piassaba Wallace (Lescure et al., 1992; Crizon et al., 2001; Bernal et al., 2010; Brokamp et al., 2011; Garcia et al., 2011, 2013, 2015; Olivares & Galeano, 2013; Torres et al., 2016). Para la Orinoquia colombiana no se cuenta con estudios publicados sobre manejo, cosecha y comercializacion de fibras de palmas nativas, ademas del estudio reportado para L. piassaba (Crizon et al., 2001). No obstante, si se encuentran registros de uso de las fibras de las especies A. chambira Burret, Attalea maripa (Aubl.) Mart. y Mauritia flexuosa L.f. (Balick, 1979; Patino, 1997; Linares et al., 2008; Isaza et al., 2013a; Bernal & Galeano, 2013). Esta ultima es una de las palmas mas abundantes y mas ampliamente distribuida en la Amazonia y en la Orinoquia (Aristeguieta, 1968; Ponce et al., 2000; Galeano & Bernal, 2010), la cual establece en las zonas mas bajas del relieve, en presencia de sustratos edaficos saturados de agua (Gonzalez, 1987; Ponce et al., 2000).

Las comunidades vegetales llamadas morichales desempenan un papel ecologico importante ya que constituyen reservorios de agua, carbono y diversidad biologica (Lasso et al., 2013). Asi mismo, ofrecen diferentes servicios ecosistemicos a las comunidades humanas, quienes suplen algunas de sus necesidades basicas a partir de la extraccion de hojas y frutos de esta especie (Ponce et al., 2000; Nascimento et al., 2009; Isaza, 2013; Virapongse, 2013). El consumo y comercio de productos elaborados con los frutos es muy importante en varios poblados de la cuenca amazonica (Padoch, 1988; Gilmore et al., 2013; Mesa & Galeano, 2013) y tambien hace parte del sustento de las poblaciones humanas asentadas en la zona de influencia del Orinoco (Torres et al., 2015). De acuerdo a Bernal & Galeano (2013), otro uso notable consiste en la elaboracion de artesanias y objetos de uso domestico a partir de las fibras obtenidas de los cogollos, que senalan como la mas importante para las comunidades indigenas en la Orinoquia que en la Amazonia.

A pesar de su importancia, algunos estudios etnobotanicos realizados con miembros de las etnias Sikuani y Piapoco en Puerto Gaitan (Meta), senalan una reduccion de las poblaciones de M. flexuosa debido a la extraccion de hidrocarburos, la extension de monocultivos, la explotacion porcina a gran escala, los incendios y el manejo no adecuado para el aprovechamiento del recurso palma (Rubio, 2014; Torres et al., 2015). Estas presiones, ademas de afectar la integridad ecologica de los morichales, ponen en riesgo las tradiciones culturales ligadas a la actividad artesanal y el sustento economico de quienes dependen de estas practicas.

A causa de las amenazas que sufren en la actualidad los morichales y a los vacios de informacion detectados en la zona de influencia del municipio de Puerto Gaitan se considero necesario realizar un estudio etnobotanico para identificar los aspectos de cosecha, manejo y comercio de M. flexuosa. De esta forma se busco lograr reconocer las practicas tradicionales de cosecha e identificar la intensidad de aprovechamiento de sus poblaciones, para determinar cuellos de botella en el suministro y demanda del recurso y sugerir algunas estrategias de manejo, basadas en esta informacion, que puedan conducir a la conservacion de las tradiciones culturales y a la economia de la subsistencia ligada al uso de la especie en esta region.

MATERIALES Y METODOS

Area de estudio

El estudio se desarrollo en el resguardo Wacoyo, ubicado en el municipio de Puerto Gaitan, Meta, Colombia entre 04[grados]21'12.7" latitud norte y 71[grados]58'25.4" longitud oeste, a 193 m de altitud (figura 1). El area de estudio tiene una extension de 8050 ha y esta conformado principalmente por bosques de galeria, morichales y areas cultivables. Dentro de esta zona se identifican dos paisajes: altillanura disectada y altillanura plana. La temperatura atmosferica promedio anual varia entre 24-30[grados]C, con precipitacion pluvial entre los 200 a 2117 mm, por lo cual se clasifica como bosque humedo tropical (bh-T) de acuerdo al sistema de clasificacion de zonas de vida de Holdridge (1967).

Se incluyeron otras localidades de Puerto Gaitan y Alto Menegua del municipio de Puerto Lopez, departamento del Meta, con el fin de conocer el mercado de artesanias de moriche. Los morichales dentro del resguardo ocupan alrededor de 300 ha (figura 2a) que, de acuerdo a la clasificacion dada por Ponce (2002), de estas, 190 ha pertenecen a morichales cerrados (alta densidad de individuos adultos con un dosel continuo) y 110 ha son morichales abiertos (individuos dispuestos en grupos o aislados), todos ellos aprovechados por artesanos del resguardo para cosechar los cogollos que proveen fibra (Rubio, 2014).

En Puerto Gaitan (Meta) la poblacion reportada es de 4748 habitantes (Dane, 2005), y en el resguardo Wacoyo se registran 1513 pobladores pertenecientes a las etnias Sikuani (94 %), Piapoco (4.3 %) y Curripaco (0.13 %) y un porcentaje bajo de colonos (1.4 %) (Rubio, 2014). Gran parte de la poblacion indigena en Wacoyo se dedica a las actividades domesticas, a la agricultura, a la artesania y a otros oficios entre los que se encuentran empleados y jornaleros en grupos empresariales como la Fazenda, empresas petroleras y cultivos agricolas (Rubio, 2014). En la actualidad, en Wacoyo habitan 360 familias, entre ellas, 221 familias (60 %) que dedican parte de su tiempo a la cosecha de los cogollos y a la actividad artesanal.

A partir del 2015, el resguardo Wacoyo experimento el fenomeno de la caida del precio del petroleo. Quienes dependian de este oficio se vieron obligados a regresar a la comunidad en busca de otras opciones como la explotacion de los recursos naturales y la venta de materia prima, que en algunos casos puede ir en contravia del mantenimiento de los servicios ambientales que brindan los morichales.

Gran parte de la poblacion Sikuani habla una segunda lengua (espanol), aparte de su lengua materna, el Sikuani. Dentro de los principales alimentos esta el manoco y el casabe, elaborados a partir de la yuca (Manihot esculenta Crantz), el fruto de moriche en chicha (bebida fermentada) y la proteina animal. Entre sus actividades domesticas estan la siembra de yuca y de arboles frutales y entre las actividades economicas se cuentan la elaboracion de artesanias a partir de la fibra extraida de los cogollos de la palma de moriche (Rubio, 2014).

Toma de datos

Para conocer los aspectos de manejo, cosecha y comercio de M. flexuosa, se realizaron entrevistas semiestructuradas a 11 artesanas, dos cosecheros, una artesana-recolectora y a 14 comercializadores, entre los 20 y 70 anos de edad. En Wacoyo se entrevistaron 12 comercializadores, tres en el area urbana de Puerto Gaitan y nueve en el Alto de Menegua (Puerto Lopez). En el resguardo se trabajo con las artesanas activas que pertenecen a las comunidades Walabo 1, La Caimana y Palomeco.

En las entrevistas se indago por aspectos de uso y manejo como la localizacion del morichal que frecuentan, la parte de la palma que aprovechan, los criterios de escogencia de los individuos, las tecnicas, la epoca, la frecuencia y el numero de personas involucradas en la cosecha de cogollos. Asi mismo, se registraron datos sobre el procesamiento de la fibra, las tecnicas de tejido y los productos obtenidos. En lo que respecta a comercializacion se inquirio sobre el precio de los productos y las cadenas de mercado. Ademas, se realizaron dos talleres grupales para complementar la informacion de las entrevistas. Uno de ellos para documentar el procesamiento de la fibra con nueve artesanas y el otro para consolidar la informacion sobre la cosecha y la comercializacion, en el que participaron 15 personas entre los 7 y 70 anos de edad. El estudio se realizo en diferentes periodos del ano 2015 y 2016, en tres comunidades: Walabo 1, La Caimana y Palomeco, quienes pertenecen a la etnia Sikuani.

Se realizaron tres practicas de cosecha junto a recolectores y artesanas. La actividad consistio en el acompanamiento y participacion en el proceso de obtencion de los cogollos y en la extraccion de la fibra. Se tomaron datos sobre el tamano de la palma, la parte que usan, el lugar y la frecuencia de cosecha, asi como el tiempo empleado en cada etapa del proceso. En el analisis se tuvo en cuenta las propuestas de Brokamp et al., (2010) y Paniagua-Zambrana et al., (2010) para estudios etnobotanicos.

RESULTADOS

Cosecha

La cosecha de los cogollos es una actividad que se efectua dentro del nucleo familiar, liderada usualmente por los esposos o padres de las artesanas. Sin embargo, durante la epoca de maduracion de los frutos de M. flexuosa, entre junio y agosto, participa toda la familia. Los hombres se encargan de cosechar los cogollos de la palma mientras la mujer los recoge y los empaca. Las mujeres son las encargadas en su hogar de procesar la fibra y elaborar las artesanias. Existen tambien artesanas solteras o madres cabeza de hogar que ademas cosechan el cogollo, pero si sus habilidades y su tiempo no lo permiten pagan a otros cosecheros un valor de COP 5000 (1.75 USD) por cogollo. La recoleccion se realiza en tres sectores, uno de ellos limita con el rio Meta dentro del area del resguardo Wacoyo y otros dos sectores se encuentran localizados fuera.

La practica de cosecha es selectiva: se efectua en palmas juveniles (individuos con tallo subterraneo de mas de siete pinnas) y subadultas (individuos con tallo y sin evidencias de reproduccion), que tengan cogollos de 1 a 3 m de longitud. Los recolectores prefieren la cosecha de individuos en la zona de transicion que va desde el morichal hasta la sabana inundable, ya que se exponen menos a peligros como la mordida de una serpiente o de un cachirre (Paleosuchus spp.), frecuentes en zonas boscosas. El corte de los cogollos en las palmas se realiza desde el suelo con un machete, apoyado por un acompanante (hombre o mujer), quien lo recibe y lo sostiene mientras el cortador recolecta otro cogollo. En las palmas altas (> 5 m) en donde se dificulta la cosecha desde el suelo, el cosechador utiliza el tronco de cualquier arbol con un diametro aproximado de 20 cm para fabricar una escalera provisional que resista su peso; asciende, efectua el corte y luego desciende con el cogollo o, en algunas ocasiones, lo arroja al suelo.

El corte del cogollo en las palmas se realiza aproximadamente 5 cm por encima del meristemo, ya que saben que si este sufre algun dano mecanico se provoca la muerte del individuo. Algunos cuentan con habilidades que les permiten trepar las palmas y pasar de una a otra por medio de troncos de arboles que conectan las coronas de cada individuo a cosechar. Pero, es una tecnica que no recomiendan por considerarse peligrosa.

La recoleccion tarda alrededor de cuatro horas, ademas del tiempo que se emplea en llegar al morichal, que es de 30 min para el sector de extraccion que esta ubicado a 2 km del asentamiento y 50 min para otro de los sitios, localizado a 4 km del centro poblado. El numero de cogollos cortados varia y depende de la necesidad de la artesana, aunque generalmente es una actividad que se realiza cada mes. En los talleres, las artesanas y los cosecheros afirmaron que recolectan un rango de seis a ocho cogollos al mes por familia. Sin embargo, cuando hay mayores oportunidades de venta por la realizacion de eventos artesanales y culturales, recolectan hasta 12 cogollos/familia en una visita al morichal de su eleccion. Entre los participantes del estudio, dos cosecheros y una artesana manifestaron que la cosecha del cogollo no debe realizarse en los individuos que fueron cosechados en dos o tres practicas anteriores. Asi mismo, tres cosecheros y dos artesanas sugirieron que una vez cortado el cogollo el individuo se debe dejar descansar al menos cuatro meses para que se recupere. La mayoria cosecha a voluntad de acuerdo a la necesidad, disponibilidad y facilidad de acceso al recurso. De las 360 familias que habitan en Wacoyo, un numero aproximado de 221 familias (60 %) realizan cosecha de cogollos. La mayoria de las familias extraen de 6 a 8 cogollos/mes durante los 12 meses del ano por lo que el rango aproximado de cogollos cosechados al ano es de 15 912-21 216.

La epoca seca (diciembre a marzo) es la preferida para realizar la cosecha, debido a que el nivel del agua en el interior de los morichales es relativamente bajo y las sabanas inundables se encuentran secas. Sin embargo, la extraccion se hace todos los meses del ano, incluso en epoca de lluvias, ya que se requiere cubrir la demanda que surge en las festividades programadas dentro del resguardo y en el casco urbano del municipio de Puerto Gaitan.

Manejo

La extraccion de la fibra de moriche para la elaboracion de artesanias se ha desarrollado por mas de 25 anos en el resguardo Wacoyo. El uso y el manejo de la especie han estado ligados al conocimiento ancestral transmitido de padres a hijos. De acuerdo con los pobladores, hace 10 anos se redujo la actividad de extraccion de hojas de las palmas de moriche debido a que disminuyo uno de los principales usos, como lo era la construccion de techos. En la actualidad, estos techos han sido reemplazados por tejas de zinc, lo que ha evitado una extraccion masiva de las hojas de M. flexuosa. Sin embargo, algunos habitantes de Wacoyo continuan usandolas para la construccion del techo de sus cocinas o techos temporales para algun evento. Para este uso cortan la mitad del numero total de hojas de un individuo, ya que dicen que cortar la totalidad de las hojas ocasiona la muerte de la palma.

Por otra parte, los habitantes del resguardo realizan otras acciones de manejo a nivel de paisaje que afectan a los morichales. Las quemas, por ejemplo, se utilizan para controlar el crecimiento de malezas y enriquecer brotes nuevos de pastos, con los cuales se alimenta a las poblaciones de ganado. Afirman que no perturba directamente al ecosistema de moriche debido a que el agua evita que la quema se extienda al interior del morichal. Pero, se observo que si limita la cantidad de individuos juveniles y subadultos que crecen sobre el borde de moriche.

No obstante, es de resaltar que algunos de los artesanos y cosecheros, conscientes de que los morichales son un recurso finito, empezaron hace cinco anos a trasplantar individuos juveniles de los morichales cercanos a los asentamientos del resguardo para fomentar su crecimiento y expansion.

Finalmente, evaluaciones preliminares sobre la estructura poblacional de M. flexuosa reportan que en el resguardo la densidad aproximada del recurso aprovechable con fines artesanales (palmas entre 3-6 m de altura) es de 613 palmas/ha y que se presenta una densidad total de palmas de moriche de 1099 individuos/ha (Toro, 2016). Esta ultima cifra es un poco menor que lo detectado en el mismo trabajo para morichales cercanos ubicados a 20 km, que no poseen evidencias ni registros de cosecha en un periodo de mas de 10 anos (1572 individuos/ha).

Procesamiento de la fibra

El procesamiento de la fibra y la elaboracion de artesanias es una actividad ejercida solo por mujeres que dedican una tercera parte de su tiempo (al dia) al trabajo artesanal. En su mayoria realizan actividades domesticas como siembra de yuca y arboles frutales, limpieza y cuidado de sus hijos. Algunas de las ninas acompanan a sus madres en la labor artesanal y adquieren agilidad en el manejo de las fibras.

Una vez que los cogollos son cortados y llevados al lugar de procesamiento, las artesanas inician la extraccion de la fibra de moriche que consta de cinco fases:

Sacuden el cogollo y separan cada una de las pinnas (151-180 pinnas) para facilitar la extraccion.

Trozan el apice de cada pinna, doblan la epidermis y retiran la peridermis (en este proceso las artesanas mas experimentadas o mas habiles gastan de 16 a 23 minutos).

Halan las fibras (peridermis), en un periodo de tiempo de 14 a 22 minutos y las partes restantes del cogollo (epidermis de las pinnas), las emplean para fabricar escobas canastos, cestas o paneras.

Llevan la fibra a coccion en una olla con agua (tamano 40 x 70) y utilizan lena para generar el fuego. Una vez el agua hierve, introducen la fibra y la dejan cocinar por cinco minutos. Si es necesario tenir las fibras, utilizan colorantes artificiales (anilinas) de diferentes colores o tintes naturales derivados de las plantas: Bixa urucurana Willd. (Achiote) que produce un color naranja; Genipa americana L. (caruto) y Renealmia aromatica (Aubl.) Griseb. que pintan en tonalidades violeta; Euterpe precatoria Mart. y Curcuma cf. longa L. que dejan un color amarillo. Todas ellas especies cultivadas en las huertas de las casas.

Por ultimo, sacan la fibra y la ponen a secar al sol por dos dias, pero cuando llueve demasiado y el clima no es favorable, el secado dura mas tiempo (figura 3).

Las artesanas utilizan tecnicas manuales para tejer sus productos. Cortan la fibra, se apoyan en su pierna derecha para torcer la fibra hasta alcanzar una longitud suficiente para tejer el artefacto que deseen. Cuando terminan de torcer la fibra, la recogen o la envuelven en forma de madejas para ser utilizadas posteriormente. Las artesanas pueden torcer cabuyas para tejer mochilas, bolsos o sombreros, flecos para tejer vestidos y chinchorros, tallas para tejer canastos y cestas. Los artefactos mas frecuentemente elaborados por las artesanas para la venta son los bolsos, las paneras y los chinchorros (tabla 1). Ellas por lo general, no repiten los disenos, innovan cada vez que tejen, empleando diferentes figuras, tamanos y formas (figura 4).

Comercializacion

Las artesanias se venden generalmente en la cooperativa Coopalomeko a turistas que visitan el resguardo y, en algunos casos, las artesanas o sus hijos salen a vender sobre la carretera principal, que conecta al municipio de Puerto Gaitan con el de San Miguel, en el departamento del Meta. En promedio, una artesana vende de tres a cinco articulos al mes. La ganancia bruta por desarrollar esta actividad es de alrededor COP 90 000 (30.60 USD). Los meses de abril, septiembre y diciembre son las epocas de mayores ventas y coinciden con las temporadas altas o vacacionales.

Por otra parte, los productos artesanales son vendidos al por mayor (por volumen) a otros comercios ubicados en el centro del area urbana del municipio Puerto Gaitan y en el Alto de Menegua en el municipio de Puerto Lopez. En Puerto Gaitan se ubicaron cuatro almacenes que comercializan las artesanias de moriche. Segun tres de los comerciantes alli entrevistados, habitualmente compran a diferentes artesanas que provienen de la etnia Sikuani de los resguardos cercanos al municipio. En el Alto de Menegua, se localizaron nueve comercios de venta de artesanias de moriche. En esta localidad se vende artesania procedente de comunidades indigenas de los resguardos Wacoyo y Domo Planas, en el Meta, y de Cumaribo y Puerto Carreno, en el Vichada. Alli cada producto es vendido al doble del valor de compra al artesano (tabla 2). En el municipio de Villavicencio (Meta) se encontro un establecimiento de venta de artesania de moriche en el Parque de los Ocarros; sin embargo, su venta es esporadica. En general, las ventas de artesanias de moriche son poco frecuentes en estos establecimientos, excepto en epocas de festividades y vacaciones.

Las comunidades indigenas del resguardo no cuentan con ayuda de ninguna entidad gubernamental que apoye la estrategia de aprovechar el recurso para el bien propio de la poblacion indigena. De igual manera, la extraccion de la fibra de M. flexuosa no se encuentra regulada al interior de Wacoyo con fines de produccion y comercializacion.

Otros usos

En las comunidades estudiadas se identificaron las siguientes cinco categorias de uso, de acuerdo a la propuesta de Paniagua-Zambrana et al. (2010): alimentacion humana, construccion, utensilios y herramientas, usos culturales y uso ambiental (tabla 3). En lo que respecta a alimentacion humana, el uso mas frecuente es el consumo directo del fruto o con escasa preparacion. En epoca de fructificacion, entre mayo y agosto, las familias con sus hijos cosechan los frutos que se han caido y han madurado en el agua del morichal. El fruto tambien lo preparan como colada a base de harina.

Tambien se destaca que, durante la cosecha de cogollos de moriche, si encuentran un individuo muerto lo aprovechan para criar larvas de coleopteros. Identifican el individuo apto, generalmente uno que recien ha caido y abren un hueco de 10 x10 cm aproximadamente entre la parte superior del tallo y la base de la corona. Luego cubren el hueco con hojas de moriche caidas para evitar que en epocas de lluvia entre el agua. Dejan pasar un mes, tiempo que demora mas o menos en llegar un coleoptero y depositar sus huevos. Finalmente, extraen las larvas de "mojojoy" (Rynchophorus spp.) para su consumo.

Con las hojas fabrican techos temporales y permanentes, estos ultimos utilizados sobre todo en las areas de preparacion de las comidas. El techo de una cocina de 4 x 5 m2 requiere alrededor de 376 hojas y tiene una vida util de cerca de cuatro anos (figura 2b). Los albergues temporales que se usan en las festividades tienen un tamano promedio de 3 x 4 m2 y en el 60 % de los casos son fabricados con hojas de M. flexuosa. El otro 40 % es construido con palmas de las especies: A. butyracea y A. maripa.

Otro uso observado, pero no muy frecuente, es el empleo de las hojas para envolver y transportar el casabe, un alimento a base yuca (M. esculenta), su principal fuente de carbohidratos. La mayoria de los usos mencionados para el moriche en la tabla 3 pueden ser observados en el festival del Cachirre, evento donde se exhiben algunas de las tradiciones del pueblo Sikuani.

DISCUSION

La fabricacion de artesanias de M. flexuosa en la Orinoquia es parte integral de las tradiciones culturales y ecologicas de numerosas personas pertenecientes a la etnia Sikuani, ademas de ser una fuente de ingresos importantes para los artesanos que trabajan con sus fibras (Morcote & Bernal, 2001). No obstante, la informacion que se tiene de esta actividad es escasa y se encuentra fragmentada en la literatura. El conocimiento sobre su manejo, oferta y comercio puede dar luces para estimular un aprovechamiento sostenible.

Uso y manejo actual

Entre los Sikuani del resguardo Wacoyo, se calcula que el 60 % de las familias cosechan fibra de esta palma y elaboran artesanias como parte de su quehacer cotidiano. Esto coincide con lo reportado para la region del Orinoco, donde este es el principal uso registrado a pesar del amplio abanico de recursos que ofrece, como lo son frutos para alimentacion, las hojas y el tallo para construccion, entre otros (Bernal & Galeano, 2013; Isaza, 2013, Isaza et al., 2013b). El unico uso del moriche que no se evidencio en Wacoyo fue el uso de los peciolos como material para fabricar cerramientos y juguetes para los ninos (Balick, 1979; Gragson, 1995).

Otros autores han observado la importancia de la elaboracion de artefactos de las fibras de M. flexuosa entre los Sikuani de Colombia y Venezuela, quienes fabrican primordialmente objetos utilitarios (Balick, 1979; Gragson, 1995; Guachez & Romero, 1998; Trujillo-Gonzalez et al., 2011; Fundacion Etnollano, 2011). En bosques de Cerrado y del Amazonas en Brasil, el uso de las fibras para la actividad artesanal tambien esta ampliamente distribuido, aunque alli el consumo y el comercio de frutos tambien son notables, al igual que en Peru (Hiraoka, 1999; Hada et al., 2013; Gilmore et al., 2013; Virapongse, 2013).

A partir de los resultados de este y de otros estudios, se observa que existe una tendencia de cambio en el proposito del uso, que consistia inicialmente en la fabricacion de objetos utilitarios como cuerdas, redes de pescar, cestas, hamacas y bolsos sencillos. Hoy en dia, los artesanos se concentran sobre todo en la manufactura de artesanias para la venta a los turistas, que incluyen diferentes disenos de bolsos, paneras, monederos, sombreros, entre otros. Este cambio en las relaciones obedece principalmente a un paulatino ingreso a la economia de mercado por parte de numerosas comunidades indigenas y rurales en la Orinoquia y la Amazonia (Hiraoka, 1999; Fundacion Etnollano, 2011).

La cosecha de la palma de moriche se realiza en la mayoria de las ocasiones en forma mas intensa en poblaciones naturales en bosques cercanos a los poblados. En Wacoyo habitualmente se cosecha a distancias no mayores a 5 km; en Jalapao, Brasil, se recolectaron los cogollos a una distancia promedio de 1.8 km (Sampaio et al., 2008) y en el Guaripa (Vichada, Colombia), a 6 km en promedio (Fundacion Etnollano, 2011). Tambien es frecuente cosechar individuos que han crecido en areas cultivadas y de barbecho, similar a lo que sucede en el estuario del Rio Negro en Brasil (Hiraoka, 1999).

El metodo mas usado para cosechar los cogollos fue el uso de machete, con la precaucion de no ocasionar danos en el meristemo al realizar el corte y evitar la muerte del individuo cosechado que en general no sobrepasa los 6 m de altura. Metodos similares de cosecha han sido tambien observados en poblados indigenas y de colonos en Brasil y en los llanos de Venezuela y Colombia (Gragson, 1995; Hiraoka, 1999; Sampaio et al., 2008; Fundacion Etnollano, 2011; Hada et al., 2013). En algunos de estos sitios se cosechan individuos de mayor porte, de hasta 10 m de altura, si se cuenta con conocimientos de escalada o con herramientas, como desjarretadoras y medialunas (Sampaio et al., 2008; Fundacion Etnollano, 2011; Hada et al., 2013). La practica de derribar las palmas para obtener su fibra es poco comun en toda el area de distribucion de la especie, efectuandose principalmente en poblaciones que son cosechadas por sus frutos, asi como, en algunos poblados del Vichada (Colombia) y Roraima (Brasil) (Hada et al., 2013; Isaza et al., 2013b).

La practica de cosechar cada mes predomina en la Orinoquia y en el Cerrado. En Wacoyo el 100 % de los recolectores dijeron hacerlo asi, al igual que en Jalapao y en Guaripa (Sampaio et al., 2008; Fundacion Etnollano, 2011). En otras localidades en donde el uso de las fibras no es central o en donde el recurso ha comenzado a escasear, la frecuencia de cosecha es mas espaciada entre uno, dos o cuatro cogollos cada ano (Hiraoka, 1999; Hada et al., 2013). En la actualidad, hay poca informacion disponible sobre la cantidad de recurso que se cosecha en cada jornada en otras localidades, una cifra que es fundamental para establecer la demanda del recurso y la intensidad de cosecha. En Wacoyo, la mayoria de entrevistados dijeron cosechar entre 6 a 8 cogollos/mes o hasta que agoten el material, un rango menor al establecido en Guaripa, Vichada. Alli se pueden cosechar 8 a 25 cogollos/mes (Fundacion Etnollano, 2011), mientras que en JalapaS, Brasil, es apenas un cogollo/mes (Sampaio et al., 2008). En Wacoyo, una artesana y dos cosecheros consideraron que se deben dejar descansar los individuos cosechados entre cuatro a cinco meses y que por individuo solo se realicen dos cosechas en el ano, contrario a la creencia generalizada de que los individuos producen una hoja nueva cada mes, lo que tiende a desencadenar la sobrecosecha de hojas que puede a su vez ocasionar el agotamiento productivo de los individuos (Garcia et al., 2015).

Multiples estudios han estimado el efecto de la cosecha de hojas en el crecimiento de los individuos y en las poblaciones. La concepcion de que en esta palma existe una produccion mensual de hojas es errada, puesto que se ha detectado una produccion de entre 2.2-3.5 hojas/ano en diversos sitios donde crece la especie (Ponce et al., 1999; Sampaio et al., 2008; Isaza, 2013). Esta capacidad productiva permitiria la cosecha de una sola hoja cada ano/individuo para no agotar su capacidad fotosintetica, tal y como se realiza en Jalapao (Sampaio et al., 2008) donde no se cosechan dos hojas consecutivamente del mismo individuo y, ademas, no se observo un deterioro en las poblaciones a causa de la cosecha.

Cosechar con mayor intensidad, frecuencia y duracion podria crear un estres en los mecanismos compensatorios de los individuos, afectando su desempeno reproductivo y el area de superficie foliar (Anten et al., 2003; Sampaio et al., 2008). Una desafortunada situacion que ha sido observada en algunos sectores del resguardo Wacoyo, sobre todo en los individuos cosechables ubicados al borde del morichal, en donde se cosechan los individuos con mayor frecuencia que en otras areas. Por su parte, los cosecheros de las comunidades de Guaripa en el Vichada y de Roraima en Brasil, estan de acuerdo en que los bosques de M. flexuosa mas cosechados estaban debilitados, produciendo hojas mas pequenas o baja productividad de cogollo y de frutos (Fundacion Etnollano, 2011; Hada et al., 2013). En los estudios realizados en estas comunidades, se ha detectado que el incremento de la demanda de productos artesanales y el aumento poblacional en las comunidades de artesanos, entre otros factores, ha llevado a una mayor presion por el recurso y a una consecuente escasez de la palma en areas cercanas a los poblados (Fundacion Etnollano, 2011; Hada et al., 2013). Por estas razones, en ambas comunidades se recomendo implementar acciones de manejo como el establecimiento de la rotacion de areas para permitir la recuperacion de los individuos, dejar un minimo numero de hojas en la corona de los individuos (1-6 hojas) y espaciar los intervalos de cosecha de un mismo individuo (7 meses) (Fundacion Etnollano, 2011; Hada et al., 2013).

Por otro lado, tanto en Colombia como en Brasil, en las ultimas decadas se han incrementado las iniciativas de cultivo y trasplante de plantulas con fines comerciales (Hada et al., 2013). Sin embargo, es importante resaltar que el fomento de esta especie con diversos fines, no es una actividad reciente ya que diversos estudios han senalado a M. flexuosa como un pilar del conocimiento ecologico tradicional de numerosas sociedades amerindias, hecho que ha contribuido a la distribucion de la especie en nuevos ambientes, desde epocas previas a la colonizacion (Spruce, 1908; Prance, 1987; Bates, 1988; Morcote & Bernal, 2001; Erickson, 2006; Schaan, 2010).

Produccion artesanal

El procesamiento de las fibras es muy similar entre comunidades de Colombia (Fundacion Etnollano, 2011; Torres et al., 2015) y Brasil (Sampaio et al., 2008) y es una actividad realizada primordialmente por mujeres. En Colombia se conocen dos tecnicas de tejido para la elaboracion de artesanias de M. flexuosa, la de rollo, similar a la usada para fabricar los artefactos de guerregue (A. standleyanum) con la que se hacen paneras, pasacalientes y bolsos; y la del anudado, con la que se tejen mochilas, chinchorros y manillas, esta tecnica es afin a la empleada para el tejido de cumare (A. chambira) (Linares et al., 2008).

Recientemente, las artesanas del resguardo Wacoyo estan reemplazando las fibras de M. flexuosa por las del cumare (A. chambira), ya que segun su experiencia las fibras de cumare son mas resistentes que las de moriche y la calidad de un bolso o un canasto elaborado de cumare, es mejor en cuanto a textura. Pero el uso de A. chambira es limitado, debido a que no hay poblaciones de esta especie en el area del resguardo. Las fibras de cumare que las artesanas utilizan son procedentes de Cumaribo y Vichada y tienen un costo de COP 10 000 (3.4 USD). La opinion de las artesanas en Wacoyo es opuesta a la expresada por los riberenos en Brasil, quienes dicen que las fibras de moriche son de mejor calidad que las de cumare (Hiraoka, 1999). Se conocen estudios que documentaron la anatomia y las propiedades fisico-quimicas de la fibra de cumare (Marin et al., 2012), pero aun falta realizar una investigacion equivalente para moriche y establecer si existen diferencias en la calidad de ambas fibras o estan responden mas a una percepcion cultural. Por otra parte, los tintes naturales utilizados para tenir las fibras de moriche son similares a los empleados en el cumare (Garcia et al., 2015).

La venta de artesania ocurre durante todo el ano, pero tiene sus picos de mayor dinamismo en epocas vacacionales y de festividades ya que turistas de areas urbanas son quienes en su mayoria adquieren los productos. La ganancia mensual promedio de las artesanas de Wacoyo por la venta de productos es de COP 90 000 (30.6 USD), cifra que esta en el rango reportado por los artesanos de Guaripa (COP 30 000- 400 000--10.2 USD136 USD--) (Fundacion Etnollano, 2011). El pico de ingresos registrado para los artesanos de la comunidad del Vichada se explica porque en el mes de diciembre tienen la oportunidad de vender sus productos en la feria artesanal mas grande del pais (Expoartesanias), evento que atrae a miles de personas. Desafortunadamente, hasta el momento no disponemos de cifras de comercializacion de artesanias de M. flexuosa en Brasil. Sin embargo, los autores que han trabajado alli destacan su importancia en las economias locales y sobre todo en el ingreso que este significa para las mujeres (Hiraoka, 1999; Sampaio et al., 2008; Martins et al., 2012; Hada et al., 2013).

La cadena de mercado de las artesanias provenientes de Wacoyo es corta, compuesta en la mayoria de casos por el artesano, un intermediario (usualmente el propietario de un local comercial en zonas turisticas) y el consumidor final. Dentro de este esquema, que se repite para otros objetos artesanales hechos con fibras de palmas, el intermediario es quien se lleva la mayor porcion de la ganancia (Isaza et al., 2013a). Con el proposito de fortalecer la cadena productiva de comercializacion local y regional, y de rescatar el valor cultural de la etnia Sikuani dentro de Wacoyo, un grupo de artesanos fundo Coopalomeko, una cooperativa en la que se pretende vender sus productos directamente. Su principal objetivo es la creacion de un modelo sostenible para la gestion de proyectos comerciales que generen fuentes de ingreso a sus habitantes, teniendo en cuenta el patrimonio cultural de la comunidad Sikuani. En Wacoyo no solo trabajan la fibra de moriche para artesanias, tambien emplean diferentes tipos de madera, en especial la del arbol de machaco (Simarouba amara Aubl.).

Perspectivas de aprovechamiento

Diferentes trabajos que han abordado el aprovechamiento de palmas como producto forestal no maderable (PFNM) promisorios para los pueblos que los aprovechan, han mencionado a M. flexuosa como una de las especies clave (Brokamp et al., 2011, Bernal & Galeano, 2013). Si bien, la mayor parte de la atencion para esta especie se ha centrado en la produccion de frutos y sus productos derivados (Isaza et al., 2013b), las artesanias fabricadas a partir de sus fibras tambien constituyen un recurso valioso, que ademas tienen un trasfondo cultural y social que es importante destacar (Isaza, 2013).

Para lograr tal fin es necesario establecer relaciones de oferta y demanda que permitan identificar tendencias en la sostenibilidad ecologica y economica de la actividad. Por esta razon, estimamos que la capacidad productiva de cogollos de M. flexuosa en Wacoyo, partiendo de los datos de densidad del recurso aprovechable (613 individuos/ha), del area de morichales con la que cuenta el resguardo (300 ha) y de la cuota de cosecha propuesta (un cogollo/individuo/ano), es de 183 900 cogollos/ano. Estas estimaciones nos indican que la cosecha de cogollos de M. flexuosa en Wacoyo tiene un potencial de aprovechamiento sostenible, ya que cuenta con bosques conservados que ofrecen un pulso del recurso constante y suficiente para atender las demandas actuales de los artesanos, que calculamos estan entre los 15 912 a 21 216 cogollos/ano. En Guaripa, la Fundacion Etnollano (2011) realizo valoraciones del potencial productivo de cogollos de M. flexuosa, obteniendo una densidad de 260 individuos aprovechables/ha, una tasa de cosecha de 2 cogollos/palma/ano, para una oferta de 213 834 cogollos/ano. Estas cifras fueron equivalentes a las obtenidas aqui, la diferencia radica en que en Guaripa la cuota de cosecha de cogollos fue mayor de lo que nosotros proponemos basados en datos de productividad foliar.

Finalmente, es importante resaltar que existen otros potenciales de aprovechamiento de la palma M. flexuosa en la Orinoquia colombiana. Por ejemplo, el fruto de moriche que es muy rico en nutrientes, por lo que es consumido por los pobladores pero no comercializado, a diferencia de lo que sucede en la Amazonia colombiana (Isaza et al., 2013b) donde el fruto es uno de los principales recursos alimenticios y su aprovechamiento presenta un crecimiento potencial para el comercio de la region; el cual puede ser sostenible si no se tumban las palmas hembras para su cosecha (Isaza et al., 2013b).

CONCLUSIONES

La palma Mauritia flexuosa es una de las plantas mas importantes a nivel cultural, social y economico para las familias Sikuani que habitan en el resguardo Wacoyo, asi como los extensos palmares que se encuentran en su territorio constituyen un reservorio de recursos hidricos y bioticos importantes para la subsistencia de los pobladores que alli habitan. La extraccion de hidrocarburos es una amenaza latente, aun no evidente en las poblaciones de moriche del resguardo Wacoyo. El conocimiento tradicional asociado a la cosecha de cogollos y el procesamiento de las fibras se ha mantenido por varias generaciones en las comunidades Sikuani. No obstante, el sustento de los pobladores puede estar amenazado por presiones antropicas sobre los morichales, tales como las quemas y la extraccion no sostenible de las hojas y los cogollos de moriche. Para prevenir esto ultimo, es importante que el cosechador no coseche mas de una hoja por individuo al ano y rote su actividad en las diferentes areas de extraccion. Es necesario tambien buscar estrategias para el control de las quemas en las epocas secas del ano, ya que impide la regeneracion natural de los individuos.

La cosecha debe ser selectiva para evitar el agotamiento de los individuos. Igualmente, es necesario implementar otras practicas con herramientas de corte que alcancen palmas mas altas y asi disminuir la intensidad de uso en individuos juveniles y subadultos e incrementar la cantidad de recurso aprovechable. Con el fin de desarrollar estrategias de manejo que contribuyan al crecimiento potencial del recurso y creen oportunidades de empleo, es importante seguir adelantando modelos de poblacion estructural y dinamica poblacional de la especie que proporcionen informacion sobre las cuotas de cosecha optimas y sostenibles y sobre los efectos de la cosecha en las poblaciones.

http://dx.doi.org/10.14483/udistrital.jour.colomb.for.2017.1.a07

Recepcion: 5 de mayo de 2016

Aceptacion: 24 de octubre de 2016

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen a toda la comunidad del resguardo Wacoyo, en especial a Claribel Yepes, Efrain Yepes, Elsa Estrada, Jairo Yepes, Nelsy Cortes y Ana Edilma Ortega por abrir las puertas de su comunidad. Asi mismo, a todo el grupo de artesanas y cosecheros por compartir su conocimiento y transmitir su pasion por proteger sus morichales. A Mayira Bocanegra, Yinny Cano, Karen Suarez y Yeison Lombo por su apoyo en el trabajo de campo. A Luz Stella Suarez por su apoyo en la identificacion taxonomica de plantas usadas por la comunidad indigena. Tambien al apoyo financiero brindado por la Direccion General de Investigaciones de la Universidad de los Llanos a los proyectos FCBI 14-2014 y CO3-F02-008-2015, liderados por la segunda autora, asi como al Fondo Social de la Educacion Superior de la Gobernacion del Meta por la beca otorgada a la primera autora.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Anten, N. P. R., Martinez-Ramos, M., & Ackerly, D. D. (2003). Defoliation and growth in an understory palm: quantifying the contributions of compensatory responses. Ecology, 84, 2905-2918.

Aristeguieta, L. (1968). Consideraciones sobre la flora de los morichales llaneros al Norte del Orinoco. Acta Botanica Venezuelica, 3, 19-38.

Balick, M. (1979). Economic Botany of the Guahibo. I. Palmae. Economic Botany, 33 (4), 361-376.

Bates, D.M. (1988). Utilization pools: a framework for comparing and evaluating the economic importance of palms. Advances in Economic Botany, 6, 56-64.

Bernal, R., Galeano, G., Garcia, N., Olivares, I.L., & Cocoma, C. (2010). Uses and Commercial Prospects for the Wine Palm, Attalea butyracea, in Colombia. Ethnobotany Research & Applications, 8, 265-268.

Bernal, R., Torres, C., Garcia, N., Isaza, C., Navarro, J., Vallejo, M.I., Galeano, G., & Balslev, H. (2011).

Palm management in South America. The Botanical Review, 77, 607-646.

Bernal, R., & Galeano, G. (eds.). (2013). Cosechar sin destruir. Aprovechamiento sostenible de palmas colombianas. Bogota D.C.: Facultad de Ciencias, Instituto de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Colombia. 244 p.

Brokamp, G., Mittelbach, M., Valderrama, N., & Weigend, M. (2010). Obtencion de datos sobre produccion y comercializacion de productos de palmas. Ecologia en Bolivia, 45, 69-84.

Brokamp, G. Valderrama, N., Mittelbach, M., Grandez, C. A., Barfod, A.S., & Weigend, M. (2011). Trade in Palms Products in North-Western South America. The Botanical Review, 77, 571-606.

Crizon, I., Etter, A., Romero, M., Sarmiento, A., Imamoto, M., & Fernandez, E. (2001). Por los territorios de la Marama. Bogota: IDEADE. 146 p.

Departamento Administrativo Nacional de Estadistica (Dane). (2005). Censo general 2005. Nivel Nacional. Bogota D.C.

Erickson, C. L. (2006). The domesticated landscapes of the Bolivian Amazon. En: Balee, W. and Erickson, C. L. (eds.), Time and Complexity in Historical Ecology: Studies in the Neo-tropical lowlands (pp. 235-278). New York: Columbia University Press.

Fundacion Etnollano. (2011). Cartilla del Uso Sostenible del Moriche para la Produccion de Artesanias en el Resguardo de Cano Guaripa, Vichada. Villavicencio, Colombia: Fundacion Etnollano. 18 p.

Galeano, G., & Bernal, R. (2010). Palmas de Colombia. Guia de Campo. Bogota: Editorial Universidad Nacional de Colombia, Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional de Colombia. 688 p.

Garcia, N., Torres C., Bernal, R., Galeano, G., Valderrama, N., & Barrera, V. (2011). Management of the Spiny Palm Astrocaryum malybo in Colombia for the Production of Mats. Palms, 55, 190-199.

Garcia, N., Galeano, G., Bernal, R., & Balslev, H. (2013). Management of Astrocaryum standleyanum (Arecaceae) for Handicraft Production in Colombia. Ethnobotany Research & Applications, 11, 85-101.

Garcia, N., Galeano, G., Mesa, L., Castano, N., Balslev, H., & Bernal, R. (2015). Management of the palm Astrocaryum chambira Burret (Arecaceae) in northwest Amazon. Acta Botanica Brasilica, 29, 45-57.

Gilmore, M., Endress, B., & Horn, C. (2013). The socio-cultural importance of Mauritia flexuosa palm swamps (aguajales) and implications for multi-use management in two Maijuna communities of the Peruvian Amazon. Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 9(29), 1-23.

Gonzalez, B. (1987). Los morichales de los Llanos Orientales: un enfoque ecologico. Caracas: Ediciones Corpoven. 56 p.

Gragson, T.L. (1995). Pume explotation of Mauritia flexuosa (Palmae) in the Llanos of Venezuela. Journal of Ethnobiology, 15(2), 177-188.

Guanchez, F. J., & Romero, G.A. (1998). Palms and Amerindian fishing in Amazonas state, Venezuela. Principes, 42(3), 125-135.

Hada, A.R., Walker, B., Sena, S., Lorraine, L., Camargo, R., Livio, J., Uliana, I., & Pritchard, R. (2013). Resource stock, traditional uses and economic potential of the buriti palm (Mauritia flexuosa L.) in wetlands of the Araga Indigenous Area, Roraima, Brazil. Wetlands Ecology and Management, 1-22.

Hiraoka, M. (1999). Miriti (Mauritia flexuosa) palms and their uses and management among the riberinhos of the Amazon estuary. En Padoch, C., Ayres, M., Pinedo-Vasquez, M. & Henderson, A. (eds.), Varzea: Diversity, development and conservation of Amazonia's whitewater floodplains (pp 169-186). New York: The New York Botanical Garden Press.

Holdridge, L. R. (1967). Life Zone Ecology. San Jose de Costa Rica: Tropical Science Center. 206 p.

Isaza, C. (2013). Moriche o canangucho (Mauritia flexuosa). En Bernal. R. & G. Galeano (eds.), Cosechar sin destruir. Aprovechamiento sostenible de palmas colombianas (pp. 134-142). Bogota D.C.: Facultad de Ciencias, Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional de Colombia.

Isaza, C. Bernal R., & Howard, P. (2013a). Use, production and conservation of Palm fiber in South America: a review. Journal of Human Ecology, 42 (1), 69-93.

Isaza, C., Galeano, G., & Bernal, R. (2013b). Manejo actual de Mauritia flexuosa para la produccion de frutos en el sur de la Amazonia colombiana. En: Lasso, C.A., Rial, A. & Gonzalez-B., V. (eds). VII. Morichales y cananguchales de la Orinoquia y Amazonia: Colombia-Venezuela. Parte I (pp. 247-76). Bogota D.C.: Serie Editorial Recursos Hidrobiologicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigacion de Recursos Biologicos Alexander von Humboldt (IAvH).

Lasso, C., Rial, A., & Gonzalez-B., V. (2013). VII, Morichales y cananguchales de la Orinoquia y Amazonia: Colombia-Venezuela. Parte I. Bogota D.C.: Serie editorial Recursos Hidrobiologicos y Pesqueros Continentales de Colombia, IAvH. 344 p.

Lescure, J.P., Emperaire, L., & Franciscon. (1992). Leopoldinia piassaba Wallace (Arecaceae): a few biological and economic data from the Rio Negro region (Brazil). Forest Ecology and Management, 55 (1992), 83-86.

Linares, E. L., Galeano, G., Garcia, N., & Figueroa, Y. (2008). Fibras vegetales usadas en artesanias en Colombia. Bogota: Artesanias de Colombia S.A., Instituto de Ciencias Naturales 327 p.

Marin, M., Betty B., & Kahn F. (2012). Anatomy and physicochemical properties of the chambira fiber. Revista Peruana de Biologia, 19, 3-10.

Martins, R. C., Filgueiras, T.S, & Albuquerque, U.P. (2012). Ethnobotany of Mauritia flexuosa (Arecaceae) in a Maroon Community in Central Brazil. Economic Botany, 66 (1), 91-98.

Mesa, L., & Galeano, G. (2013). Usos de las palmas en la Amazonia Colombiana. Caldasia, 35, 351-369.

Morcote, G., & Bernal, R. (2001). Remains of palms (Palmae) at archaeological sites in the New World-A review. The Botanical Review, 67, 309-350.

Nascimento, A.R., Dos Santos, A.A., Martins, R.C., & Borges Dias, T.A. (2009). Comunidade de Palmeiras no territorio indigena Kraho, Tocantis, Brasil: Biodiversidade e aspectos etnobotanicos. Interciencia, 34(3), 182-188.

Olivares, I., & Galeano, G. (2013). Leaf and Inflorescence production of the Wine Palm (Attalea butyraceae) in the dry Magdalena River Valley, Colombia. Caldasia, 35(1), 37-48.

Padoch, C. (1988). Aguaje (Mauritia flexuosa L.f.) in the economy of Iquitos, Peru. Advances in Economic Botany, 3, 214-224.

Paniagua-Zambrana, N., Macia, M., & Camara-Leret, R. (2010). Toma de datos etnobotanicos de palmeras y variables socioeconomicas en comunidades rurales. Ecologia en Bolivia, 45, 44-68.

Patino, V.M. (1997). Datos etnobotanicos sobre algunas palmeras de la America intertropical. Revista Academia Colombiana de Ciencias, 21 (79), 7-23.

Ponce, M.E., Brandin, J., Ponce, M.A., & Gonzalez, V. (1999). Germinacion y establecimiento de plantulas de Mauritia flexuosa L.F. (Arecaceae) en los llanos sur-orientales del Estado Guarico, Venezuela. Acta Botanica Venezuelica, 22(1), 167-183.

Ponce, M. E., Stauffer, F., Olivo, M.L., & Ponce, M. (2000). Mauritia flexuosa L.f. (Arecaceae) una revision de su utilidad y estado de conservacion en la cuenca amazonica con especial enfasis en Venezuela. Acta Botanica Venezuelica, 23, 19-46.

Ponce, M. (2002). Patrones de caida de frutos en Mauritia flexuosa L.f. y fauna involucrada en los procesos de remocion de semillas. Acta Botanica Venezuelica, 25, 1 19-142.

Prance, G.T., Balee, W., Boom, B.M. & Carneiro, R.L. (1987). Quantitative ethnobotany and the case for conservation in Amazonia. Conservation Biology, 1(4), 296-310.

Rubio, M. (2014). Analisis de las practicas tradicionales con palma de moriche (Mauritia flexuosa L.f.) en el reguardo Wacoyo del municipio de Puerto Gaitan, departamento del Meta (tesis de Maestria, Gestion ambiental Sostenible). Villavicencio, Colombia: Universidad de los Llanos. 67 p.

Sampaio, M., Belloni-Schmidt, I., & Benedetti-Figueiredo, I. (2008). Harvesting Effects and Population Ecology of the Buriti Palm (Mauritia flexuosa L. f., Arecaceae) in the Jalapao Region, Central Brazil. Economic Botany, 62, 171-181.

Schaan, D. (2010). Long-Term Human Induced Impacts on Marajo Island Landscapes, Amazon Estuary. Diversity, 2, 182-206.

Spruce, R. (1908). Notes of a botanist on the Amazon and Andes. London: Macmillan and company Ltda. Vol. I y II.

Toro, A.M. (2016). Estructura poblacional y manejo de la palma Mauritia flexuosa L.f. (Arecaceae) en Puerto Gaitan, Meta (trabajo de pregrado, Biologia). Villavicencio, Colombia: Universidad de los Llanos. 110 p.

Torres, M., Rubio-Cruz, M., & Trujillo-Gonzalez, J. (2015). Approximation of the socio-cultural importance of the Moriche palm tree (Mauritia fleuxuosa L.F.) in the Wacoyo indigenous community (Sikuani) in the municipality of Puerto Gaitan, Colombia. Orinoquia, 19(2), 240-245.

Torres, C. Galeano, G., & Bernal, R. (2016). Cosecha y manejo de Copernicia tectorum (Kunth) Mart. para uso artesanal en el caribe colombiano. Colombia Forestal, 19, 5-22.

Trujillo-Gonzalez, J., Santana-Castaneda, E., & Torres-Mora M. (2011). La palma de moriche (Mauritia flexuosa L.f.) un ecosistema estrategico. Orinoquia, 1, 62-70.

Virapongse, A. (2013) Forest products for subsistence and markets: Livelihood systems and value chains of Buriti (Mauritia flexuosa) in Brazil (Ph.D. Thesis). Miami, EE.UU.: Universidad de Florida. 176 p.

Laura Mesa Castellanos (1), Angelica Toro Buitrago (2) & Carolina Isaza Aranguren (3)

(1) Universidad de los Llanos. Villavicencio, Colombia. lmesa@unillanos.edu.co. Autora para correspondencia.

(2) Universidad de los Llanos. Villavicencio, Colombia. angelicatobui@gmail.com.

(3) Universidad Militar Nueva Granada. Bogota, Colombia. isazacarolina@gmail.com.

Leyenda: Figura 1. Mapa del area de estudio en el departamento del Meta. (1) Municipio de Villavicencio, (2) Alto de Menegua, municipio de Puerto Lopez, (3) area urbana del municipio de Puerto Gaitan y (4) resguardo Wacoyo (comunidades Walabo 1, La Caimana y Palomeko).

Leyenda: Figura 2. (a) Vista panoramica de un morichal, en areas de influencia del municipio de Puerto Gaitan, Meta. (b) Techo de maloca con hojas de Mauritia flexuosa.

Leyenda: Figura 3. Procesamiento de la fibra de moriche. a) Forma de doblar el apice de cada pinna, b) Separacion de la epidermis, c) obtencion de las fibras (peridermis) del cogollo y d) proceso de coccion.

Leyenda: Figura 4. Artesanias de moriche fabricadas por la comunidad Sikuani del resguardo Wacoyo. a) sombrero, b) adorno para decoracion, c) panera, d) bolso mediano en forma de corazon, e) canasta en forma de gallina y f) bolso mediando rectangular.
Tabla 1. Especificaciones de artesanias comercializadas
por las comunidades Walabo 1, La Caimana y Palomeco
en el Resguardo Wacoyo, Puerto Gaitan.

Producto            Dimension          Peso (g)   Numero de
                                                  cogollos

Bolso 1      10 x 10 cm de longitud,      30          1
               3 cm de ancho
Bolso 2      27 x 27 cm de longitud,     500          3
               5 cm de ancho
Panera 1     29 cm de diametro, 8        385          2
               cm de alto
Panera 2     100 cm de diametro, 15      750          3
               cm de alto
Chinchorro   300 cm de longitud, 200      ND         25
               cm de ancho

Producto            Dimension             Tiempo de
                                       produccion (hr)

Bolso 1      10 x 10 cm de longitud,         12
               3 cm de ancho
Bolso 2      27 x 27 cm de longitud,         120
               5 cm de ancho
Panera 1     29 cm de diametro, 8            192
               cm de alto
Panera 2     100 cm de diametro, 15          384
               cm de alto
Chinchorro   300 cm de longitud, 200        1440
               cm de ancho

Tabla 2. Precios (COP) y (USD) de algunos articulos de moriche
comercializados en el resguardo Wacoyo, Puerto Gaitan y Alto
Menegua en los meses de marzo y abril del ano 2016 (1 USD
= 3 333 COP).

Producto              Wacoyo                  Puerto Gaitan

                 (COP)        (USD)         (COP)        (USD)

Bolso        10 000-35 000    3-10.5    12 000-37 000   3.6-11.1
Canasta      5 000-25 000    1.5-7.5    7 000-27 000    2.1-8.1
Panera       6 000-25 000    1.8-7.5    8 000-27 000    2.4-8.1
Sombrero        25 000         7.5         27 000         8.1
Monedero      1 000-1 500    0.3-0.45       1 500         0.45
Chinchorro      800 000        240         800 000        240

Producto           Alto Menegua

                 (COP)       (USD)

Bolso        20 000-70 000    6-21
Canasta      10 000-50 000    3-15
Panera       12 000-50 000   3.6-15
Sombrero        50 000         15
Monedero         3 000        0.9
Chinchorro     1 500 000      450

Tabla 3. Principales categorias y subcategorias de
uso encontradas en las comunidades estudiadas en el
resguardo Wacoyo.

Categoria              Subcategoria        Uso o producto final

Alimentacion       Alimentos de consumo    Frutos consumidos
  humana.            directo o con           directamente o con
                     escasa preparacion.     escasa elaboracion.
                   Bebidas.                Fermentadas: chicha.
                                             No fermentadas:
                                             jugos.
                   Cria de larvas de       Cria de larvas de
                     coleopteros.            coleopteros en
                                             troncos en
                                             descomposicion.
Construccion.      Masas y harinas.        Masas y harinas.
                   Viviendas.              Techos y paredes de
                                             casas, malocas
                                             y albergues
                                             provisionales.
Utensilios y       Cordeleria.             Cuerdas y lazos para
  Herramientas.                              amarres y otros
                                             fines.
                   Envoltorios.            Envolturas para
                                             materiales y
                                             alimentos.
                   Utensilios de uso       Recipientes, hamacas
                     domestico y de          e implementos de
                     trabajo.                cocina.
Usos culturales.   Ritual ceremonial.      Bailes y trajes
                                             ceremoniales.
                   Ropa y accesorios.      Brazaletes, bolsos,
                                             cinturones,
                                             collares,
                                             tobilleras,
                                             sombreros y ropa.
Uso ambiental.     Ornamental.             Ornamental.
COPYRIGHT 2017 Universidad Distrital Francisco Jose de Caldas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Articulo de investigacion
Author:Mesa Castellanos, Laura; Toro Buitrago, Angelica; Isaza Aranguren, Carolina
Publication:Colombia Forestal
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2017
Words:9328
Previous Article:BANCO DE SEMILLAS GERMINABLE EN LA FRANJA TERRESTRE DE DOS HUMEDALES URBANOS.
Next Article:HABITAT LUMINICO, ESTRUCTURA, DIVERSIDAD Y DINAMICA DE LOS BOSQUES SECOS TROPICALES DEL ALTO MAGDALENA.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters