Printer Friendly

MANAGEMENT OF RESIDUES FROM Eucalyptus granais Hill ex Maiden HARVESTING IN CONTRASTING SITES/MANEJO DE RESIDUOS DE Eucalyptus granais Hill ex Maiden EN SITIOS CONTRASTANTES.

INTRODUCCION

La provincia de Entre Rios, localizada en la Mespotamia Argentina, posee 150.000 ha forestadas principalmente con Eucalyptus granais Hill ex Maiden y sobre la costa del Rio Uruguay (AGER, 2012). Esta provincia ocupa el tercer lugar en el pais en cuanto a superficie forestada y es el segundo productor del gEnero Eucalyptus (ARGENTINA, 2009).

En esta zona las forestaciones se disponen sobre suelos que generalmente no se destinan al uso agricola y hasta el momento soportaron uno o dos ciclos forestales previos con manejo de rebrotes y turnos de corta tempranos (entre los 9 y 12 anos). Estudios regionales desarrollados por Goya (2004) y Barrera, Goya y Frangi (2005), en plantaciones de Eucalyptus granais refieren que esta especie, en comparacion a otras, presenta elevadas demandas de nutrientes acordes a sus tasas de crecimiento y a la silvicultura intensiva a las que se somete. Los sistemas de produccion con especies de rapido crecimiento, rotaciones cortas y manejo intensivo de los recursos del sitio pueden afectar la productividad del suelo a largo plazo (GONGALVEZ et al., 1997; POWERS, 1999). Las operaciones que se han definido como conflictivas, por su potencial efecto negativo, se realizan en el periodo de interrotacion. Una de ellas es la cosecha; Esta genera una exportacion de carbono (C) y de nutrientes esenciales como el nitrogeno (N), fosforo (P), potasio (K), calcio (Ca), a partir de la biomasa cosechable. En combinacion con la posterior quema de residuos se puede promover la pErdida adicional de estos nutrientes y de la materia organica del suelo (MOS) (GOYA et al., 2003; 2009; MARTIERENA; VON WALLIS; KNEBEL, 2009; GOYA et al., 2013). El creciente uso de residuos de la cosecha con fines energEticos, reduce los retornos de biomasa y con ello el retorno de C y nutrientes al suelo.

A pesar de las advertencias que se han emitido en numerosos estudios, existen otras investigaciones donde se plantean que el impacto del manejo forestal intensivo inter-rotacion no siempre puede ser registrado dado que existen multiples factores que interactuan como lo son el tipo de suelo y el tiempo trascurrido desde la aplicacion de los tratamientos, entre otros aspectos (NAVE et al., 2010).

Una forma de analizar los disturbios ocasionados al suelo como consecuencia del manejo es mediante el analisis de los cambios en la MO y en la agregacion del suelo. Estudios como los realizados por Mathers y Xu (2003), Merino et al. (2004), Chen y Xu (2005) y Tutua et al. (2008), analizaron algunas propiedades edaficas y la productividad de las plantaciones en relacion al manejo de los residuos postcosecha. Los autores mostraron los efectos positivos de la retencion de residuos sobre el carbono organico total (COT) del suelo y los parametros de calidad de la materia organica del suelo (MOS), en comparacion con la eliminacion de residuos. Otras investigaciones informan efectos de diferentes magnitudes o bien no han detectado cambios sobre la MOS y la condicion fisica del suelo (GIUFFRE et al., 2002; GATTO et al., 2003; MATHERS et al., 2003; DU TOIT et al., 2004).

La MOS es una propiedad de estudio relevante ya que sintetiza el funcionamiento del suelo y regula los procesos fisicos, quimicos y biologicos ligados al almacenamiento y abastecimiento de agua y nutrientes (VANCE, 2000). Por otro lado, la textura es una propiedad intrinseca del suelo que no varia con el manejo, pero es un factor que controla la agregacion y determina la proteccion de la MOS debido al resguardo fisico, quimico y bioquimico (VANCE, 2000; SIX et al., 2002). La inter-relacion entre la MO y la textura fue un tema ampliamente analizado. Se ha demostrado que los suelos con mayores contenidos de limo mas arcilla, con conservacion de residuos, mayores niveles de MO humificada y MO labil son menos vulnerables a perder su condicion de agregacion (TISDALL; OADES, 1982; PUGET; LAL, 2005; MADARI et al., 2005). La presencia de agregados estables se asocia a poros grandes, continuos y persistentes; facilitando el ingreso y el movimiento del agua en el suelo (CERANA et al., 2006; MEDINAMENDEZ et al., 2006). La pErdida de MO puede conducir a una disminucion de la estabilidad de los agregados y con ello un desequilibrio entre macro y microporos que culmina en cambios negativos en las propiedades hidraulicas del suelo (GIOVANNINI; LUCCHESI, 1983; RAB, 1996; FERRERAS; TORESANI; PECORARI, 2002).

El mantenimiento de la productividad en las sucesivas rotaciones dependera, en parte, de la conservacion de la fertilidad del suelo a partir de la aplicacion de practicas de manejo apropiadas. El mantenimiento de los residuos de cosecha en la superficie del suelo es una practica de manejo recomendada ya que, por un lado reduce las pErdidas de nutrientes, aumenta el contenido de nutrientes en la capa superior del suelo y a partir de la cobertura mejora la recarga de agua del perfil del suelo (GOMEZ REY; VASCONCELOS; MADEIRA, 2008). En un contexto mundial donde se plantea un continuo aumento en la demanda de madera proveniente de bosques cultivados y donde la actividad forestal se concentra en tierras marginales, se requiere desarrollar estrategias de manejo sostenibles (TUTUA et al., 2008; ARGENTINA, 2009) apropiadas a cada suelo de tal manera que este mantenga sus funciones (BURGER; KELTING, 1999). Conocer el impacto de diferentes modalidades de manejo de residuos de la cosecha de Eucalyptus granais sobre la MOS, la estabilidad de los agregados y las propiedades hidraulicas es fundamental para comprender la sostenibilidad de un sistema productivo desde el componente suelo (UNGER, 1997). En este sentido, a nivel mesopotamico en general y en la zona de cultivo de Eucalyptus granais en particular existe cierta incertidumbre respecto del comportamiento de suelos diferentes sometidos a similares practicas de manejo de los residuos. Se plantea que la respuesta a los tratamientos de manejo de residuos de la cosecha depende del tipo de suelo. En este marco, el objetivo de este trabajo fue analizar el efecto de diferentes sistemas de manejo de residuos forestales sobre la concentracion del carbono organico total en la fraccion del suelo entero (COT) y en la fraccion particulada (COP), su estado estructural y la conductividad hidraulica saturada en dos suelos.

MATERIALES Y METODOS

Caracterizacion del area de trabajo

Se instalaron dos experimentos en proximidad de la ciudad de Concordia, provincia de Entre Rios, Argentina (31[degrees] 23' S; 58[degrees] 02' W). El suelo del sitio 1 (S1) es un Aquic Hapluderts y del sitio 2 (S2) un Fluventic Hapludolls (SOIL SURVEY STAFF, 2014), y provienen de una rotacion con Eucalyptus granais de 15 anos. En la Tabla 1 se detallan sus principales caracteristicas obtenidas de la carta de suelo (ARGENTINA, 1993). El primero fue clasificado como poco apto para el cultivo de Eucalyptus y es el de mayor representatividad del departamento Concordia, mientras que el segundo se clasifico como muy apto para el cultivo de esta especie. El clima de la zona es templado humedo con una temperatura media anual de 18,5[degrees]C. El promedio anual de precipitaciones es de 1.275 mm, concentrado en la estacion mas calida (ARGENTINA, 1993).

Tratamientos y diseno experimental

En los dos sitios se aplicaron los siguientes tratamientos: 1. Extraccion total de residuos (ER): luego de la cosecha, toda la biomasa remanente (mantillo, sotobosque, ramas y hojas) fue retirada en forma manual de la parcela. 2. Conservacion de residuos (CR): luego de la cosecha toda la biomasa remanente (mantillo, sotobosque, ramas y hojas) fue mantenida en la parcela, distribuida en forma homogEnea sobre el suelo. 3. Quema de residuos-testigo (QR): luego de la cosecha se quemo la biomasa distribuida en forma homogEnea sobre el suelo, mediante un fuego controlado de baja intensidad. 4. Doble adicion de residuos (DAR): luego de la cosecha toda la biomasa fue conservada en la parcela y se adiciono el material extraido del tratamiento ER.

Los experimentos se dispusieron bajo un diseno en bloques al azar con cuatro repeticiones en S1 y tres repeticiones en S2. Cada parcela experimental conto con una superficie de 1.352 [m.sup.2], con bordura incluida.

En S1 la cosecha se realizo entre mayo-junio de 2005 y entre agosto y noviembre se aplicaron los tratamientos. En S2, la cosecha se realizo entre noviembre y diciembre, y luego se aplicaron los tratamientos. En S1 la plantacion se realizo en diciembre de 2005 y en S2 en enero 2006, sin laboreo del suelo, plantando con pala a un distanciamiento de 3 m x 3 m.

Muestreo de residuos previo a los tratamientos

A partir de un muestreo realizado luego de la cosecha se determino la materia seca (MS) de residuos. Para esto se tomaron 8 muestras de residuos por parcela al azar, en una superficie de 0,25 [m.sup.2] (cuadro de hierro de 25 cm x 25 cm). El material vegetal se dividio en tres clases: a) fino: mantillo, hojas, frutos y ramas menores a 5 mm de diametro de los residuos, b) grueso: ramas mayores a 5 mm de diametro y hasta 10 cm y c) corteza. En la Tabla 2 se presenta la cantidad de residuos de la cosecha por sitio y tratamiento. Las diferencias en la cantidad de residuos entre sitios se atribuyen a diferencias en productividad, en historia y en el manejo de los rebrotes en rotaciones previas.

Muestreo de suelo y determinaciones

Se tomaron muestras de suelo por parcela (compuestas por 30 submuestras) en las profundidades 0-5 cm y 5-10 cm, a los 18 (S1) y a los 22 (S2) meses de aplicar los tratamientos. Las muestras se secaron al aire y se pasaron por un tamiz de 2 mm. En el suelo entero se determino la concentracion de carbono organico total (COT) mediante combustion seca en LECO CR12 analyser. Se realizo un fraccionamiento fisico de la MOS por tamizado en humedo segun Galantini (2005). Sobre la fraccion gruesa o fraccion particulada (> 53 [micron]m) se cuantifico el carbono organico (COP) con el LECO CR12 analyser. Se calculo la relacion de estratificacion (RE) del COT y COP para describir el efecto de las practicas de manejo (FRANZLUEBBERS, 2002) como el cociente entre las concentraciones en la profundidad 0-5 cm respecto de la profundidad 5-10 cm.

Para la evaluacion de la estabilidad de los agregados se tomaron cuidadosamente muestras de suelo de las profundidades 0-5 cm y 5-10 cm y se determino el diametro medio ponderado de los agregados tamizados en seco (DMPS) y tamizados en agua (DMPH), mediante el mEtodo de De Boodt y De Leehneer (1958). Se calculo el cambio en el diametro medio de los agregados (CDMA) como la diferencia entre DMPS y DMPH.

La distribucion del tamano de los agregados en seco fue obtenida mediante los tamices con aberturas de malla de 8 mm, 4,8 mm, 3 mm y 2 mm, obteniEndose tres fracciones de agregados: 8-4,76 mm; 4,763,36 mm; 3,36-2,0 mm. La distribucion de tamano de los agregados tamizados en agua fue obtenida de las siguientes fracciones: 8-4,76 mm; 4,76-3,36 mm; 3,36-2,0 mm; 2-1 mm; < 1 mm.

Se realizaron determinaciones de conductividad hidraulica saturada ([K.sub.sat]) superficial con un permeametro de disco (GIL, 2006) En cada parcela se realizaron 6 o 7 determinaciones. La duracion de la medicion en cada punto de observacion fue de 1,5-2 horas, con lecturas a intervalos de 5 minutos. El valor de la [k.sub.sat] de cada punto de muestreo se obtuvo como promedio de las tres ultimas lecturas cuando las mismas fueron similares.

Analisis estadisticos

Para los estimadores de los parametros obtenidos de las variables COT, DMPS, DMPH y [K.sub.sat] se realizo un analisis de varianza (ANAVA) para un arreglo factorial con 4 repeticiones en S1 y 3 repeticiones en S2. Se asume que no constituye una limitante para la comparacion de los tratamientos entre sitios las diferencias de fechas de muestreo (4 meses), para el COT, [K.sub.sat], el DMPS, DMPH y la distribucion de tamano de agregados. Por el contrario, debido a la dinamica de corto plazo de la fraccion particulada del CO, el COP no se compara entre sitios. Por lo tanto, para COT, DMPS, DMPH los factores en analisis fueron los sitios, las profundidades de muestreo y los tratamientos de manejo de residuos. La evaluacion de la Ksat no incluyo el factor profundidad. Para la variable COP y el porcentaje de agregados estables por cada clase de tamiz se analizo en forma independiente para cada profundidad y tipo de suelo. Antes de proceder a realizar las conclusiones en el ANAVA se validaron los supuestos de homogeneidad de varianza a traves de la prueba de Levene y el de normalidad de los residuales con la prueba de Shapiro-Wilk, para ambas pruebas no se encontraron evidencias para rechazar el cumplimento de los supuestos.

Cuando se detectaron diferencias estadisticas las medias se compararon mediante el test de Tuckey a un nivel de significancia del 95 %. Ademas, se establecieron correlaciones entre las variables indicadas. Para los analisis se empleo el paquete estadistico R (DEVELOPMENT CORE TEAM R, 2012).

RESULTADOS

La Tabla 3 muestra los resultados del ANVA para las variables estudiadas, el efecto de los factores individuales y sus interacciones. La interaccion tratamiento x sitio fue significativa para las variables DMPH y [K.sub.sat]. Los factores restantes pueden ser analizados de forma independiente.

El COT fue estadisticamente similar entre sitios y entre tratamientos (Tabla 3). En S1 la concentracion fue de 22,9 [+ or -] 3,2 mg [dm.sup.-3] en la profundidad 0-5 cm y 15,6 [+ or -] 1,7 mg [dm.sup.-3] en la profundidad 5-10 cm. En S2 el COT fue de 27,0 [+ or -] 3,2 mg [dm.sup.-3] en la profundidad 0-5 cm y 15,1 [+ or -] 0,7 mg [dm.sup.-3] en la profundidad 5-10 cm (Tabla 4). Las diferencias se encontraron entre las profundidades siendo, como es de esperar, la concentracion en los primeros 5 cm superior (p < 0,05).

En promedio, en S1 la concentracion de COP fue de 3,4 [+ or -] 0,4 mg [dm.sup.- 3] mientras que en S2 fue de 2,8 [+ or -] 0,5 mg [dm.sup.-3]. Si bien se observaron valores nominales mas altos en los tratamientos con residuos, el COP no mostro un efecto claro de los tratamientos, posiblemente debido a la alta variabilidad del parametro que mostro un coeficiente de variacion del 74 %. En consecuencia, no seria posible tomar el COP como indicador de corto plazo sensible al manejo, en contraposicion a lo que plantean Galantini y Suner (2008). Este parametro representa un compartimento de la MO edafica con un grado de trasformacion intermedio entre los residuos frescos de reciente aporte y la materia organica humificada (GREGORICH; JANZEN, 1996). Seria necesario aumentar el tamano de muestras para verificar si estos indicadores detectan impactos de sistemas de manejo contrastantes en el corto plazo.

La relacion entre el COT y el COP fueron altas y significativas en los dos sitios, alcanzando un r = 0,8 (p < 0,0002) en S1 y un r = 0,89 (p < 0,0001) en S2, similar a lo informado por Lupi et al. (2007) al evaluar tratamientos similares en un Ultisol con residuos de Pinus.

Las diferencias fueron estadisticamente significativas al comparar las profundidades de muestreo, siendo notablemente superior el COP en la profundidad 0-5 cm (4,8 [+ or -] 0,4 mg [dm.sup.-3]) respecto de la profundidad 5-10 cm (1,4 [+ or -] 0,4 mg [dm.sup.-3]). La mayor concentracion superficial de COP (3,4 veces mayor) se relacionaria con la deposicion del mantillo de las plantaciones.

La proporcion COP/COT de la profundidad 0-5 cm se mantuvo en similar rango de valores en los dos sitios y si bien no fue estadisticamente diferente entre tratamientos, el valor nominal fue menor en ER, donde se eliminaron todos los aportes. En promedio, para el S1 la proporcion COP/COT mostro la siguiente tendencia: 16,4 % (ER) < 18,3 % (CR) < 18,6 % (QR) < 22,9 % (DAR), mientras que en S2 el orden fue: 15 % (ER) < 15,4 % (QR) < 19 % (DAR) < 22,3 % (CR).

La ausencia de cambios en las concentraciones de COT en tratamientos como CR y DAR puede ser atribuida al corto tiempo transcurrido desde la realizacion de aportes de los residuos de la cosecha (< 2 anos), en combinacion con otros factores que habrian limitado el proceso de descomposicion: la baja calidad del sustrato, su disposicion sobre el suelo (sin incorporacion) y su tamano (no fueron fraccionados o triturados) (BERG et al., 1998, HATTENSCHWILER; TIUNOV; SCHEU, 2005). Debe tenerse en cuenta que durante los 24 meses posteriores a la cosecha se presento un marcado dEficit hidrico con altas temperaturas estivales. Esto habria condicionado el acceso de los microorganismos al sustrato depositado sobre el suelo (BERG et al., 1998; FIORETTO et al., 2007). Al momento del muestreo, aun permanecian en los dos sitios residuos gruesos (ramas y fustes) sin descomponer y probablemente la cantidad de C incorporado al suelo por la descomposicion de hojas y ramas finas no fue suficiente para detectar cambios.

La ausencia de laboreo en los tratamientos ER y QR contribuyo a proteger el COT alojado dentro y entre agregados, limitando el acceso de los microrganismos (TISDALL; OADES, 1982; DEXTER, 1988), y en consecuencia controlando la descomposicion del COP y del humus nativo. Por otro lado, la intensidad de la quema no habria sido suficiente para consumir el COT del suelo. En quemas controladas, de moderada a baja intensidad, generalmente no se consume el COT del suelo dado que la temperatura del suelo no excede los 100-150[degrees]C y alcanza los 50-75[degrees]C a los 5 cm de profundidad (NEARY et al., 1999; VARELA; RODRIGUEZ-ALLERES; BENITO, 2007). Las pErdidas de COT de los primeros centimetros del suelo suceden cuando las temperaturas oscilan desde 380[degrees]C hasta 460[degrees]C (VARELA; RODRIGUEZ-ALLERES; BENITO, 2007) y los efectos mas severos se presentan en torno a los 500- 600[degrees]C o superiores (HEPPER et al., 2008); niveles que no se habrian alcanzado en ninguno en las quemas controladas realizadas en los sitios.

La estratificacion del COT es un indice que relaciona las concentraciones o contenidos de COT entre dos capas de suelo diferentes. Por lo general, la primera capa es la capa superficial del suelo, que esta fuertemente influenciada por el manejo. Un mayor valor se asocia a los residuos depositados en superficie en contacto con los primeros cm de suelo, que se encuentran en proceso de trasformacion de la MO edafica. Valores mayores a 2 indican que el manejo adoptado mejora la calidad del suelo (FRANZLUEBBERS, 2002; 2010; MORAES SA; LAL, 2009). La relacion de estratificacion (RE) del COT fue en promedio superior en S2 (1,78) en comparacion con S1 (1,47) y la diferencia fue mas acentuada cuando se calculo la RE del COP, en concordancia con lo indicado por Franzluebbers (2002) y Alvarez et al. (2011). Para este parametro se alcanzo un valor de 7,8 en S2 y de 3,5 en S1. Las diferencias entre sitios podrian ser atribuibles, por un lado, a diferencias en el proceso de descomposicion e incorporacion del C de los residuos al suelo segun la textura de cada sitio, y por otro, la mayor cantidad de residuos y la mayor productividad de S2. De hecho, en S2 se encontro una fuerte asociacion entre la RECOT y la concentracion de COT (r= 0,92; p < 0,05), lo cual sugiere un proceso de trasformacion de los residuos mas acelerado en este suelo, en comparacion con S1 donde la correlacion entre la RECOT y el COT fue menor (r = 0,46; p = 0,05).

Los valores de RECOT por tratamiento en S1 fueron de 1,31 (ER) < 1,52 (CR) < 1,53 (DAR) < 1,64 (QR) y en S2 1,6 (QR) < 1,78 (CR) < 1,79 (ER) < 1,97 (DAR). Los valores de la RECOP en los tratamientos de S1 fueron 2,31 (ER) < 2,71 (CR) < 4,04 (QR) < 4,81 (DAR), y en S2 fueron 6,95 (ER) < 8,18 (DAR) < 8,25 (QR) < (8,89) CR. Se esperaba que la RECOT fuera mayor en los tratamientos con residuos en superficie, pero no se hallaron diferencias significativas entre sistemas de manejos. Franzluebbers (2002) y Alvarez et al. (2011) encontraron mayores RECOT en plantios agricolas sin laboreo con residuos en superficie en comparacion con sistemas agricolas convencionales con laboreo. Las diferencias con los mencionados autores puede deberse a que en Estos sistemas forestales no se realizo laboreo del suelo como mEtodo de preparacion del terreno, con lo cual se plantea que se mantiene la estratificacion del COT en todos los tratamientos ya que no se produce una homogenizacion por laboreo del suelo y, existe una proteccion del COT. La RECOP fue notablemente mas alta en el sitio con mas residuos aunque igualmente no se encontraron diferencias estadisticas debido a la variabilidad del parametro. En contraposicion a nuestros resultados, Franzluebbers (2002) y Alvarez et al. (2011) destacan la mayor sensibilidad del RECOP al analizar en conjunto con otras fracciones activas de la MO.

En este estudio, no se hallaron cambios en los niveles de COT y la RECOT no alcanzo el valor 2 en ninguno de los tratamientos y sitios. Probablemente estos resultados se deban al momento de muestreo no adecuado para detectar cambios en un suelo sin laboreo, y los tratamientos contrastantes como la DAR y ER no se han manifestado claramente. Estos resultados de corto plazo concuerdan con lo informado por Lupi, Conti y Fernandez (2012), al evaluar luego de 2 anos similares sistemas de manejo con residuos de Pinus en un Ultisol bajo condicion subtropical, donde la extraccion o la quema de residuos no generaron pErdidas de CO del suelo. Por el contrario, estos hallazgos difieren de lo reportado por Giuffre et al. (2002) en idEnticas condiciones a los 6 meses de aplicar los tratamientos. Estos autores informan una caida en el COT, particularmente en la situacion con extraccion total de residuos. Las diferencias pueden ser atribuidas a los momentos de evaluacion.

En cuanto a los indicadores fisicos, se ha indicado que el tamano de los agregados tamizados en seco (DMPS) refleja sus dimensiones en el campo. Este indicador no vario con los tratamientos, aunque puso en evidencia las importantes diferencias que existen entre los sitios (S1 > S2; p = 0,014) y entre profundidades de muestreo (Tablas 3 y 4). El tamano de los agregados tamizados en agua (DMPH) refleja la resistencia a la fractura por ejemplo ante la accion de la gota de lluvia. En nuestro experimento la interaccion sitio x tratamiento fue significativa para las variables DMPH y [K.sub.sat] indicando que el manejo de los residuos tiene un comportamiento diferencial segun el suelo. Como puede verse en la Figura 1, si bien no hay diferencias en el DMPH de los tratamientos en S1 ni en S2, DAR en S1 presento los agregados de mayores dimensiones y lo contrario sucedio en S2. El comportamiento de DAR en S2 resulta dificil explicar, aunque como se vera mantiene coherencia en el comportamiento de otras variables fisicas.

La distribucion de tamanos de agregados en seco mostro que el tamiz con abertura de 4,76 mm almaceno mas del 50 % del suelo en los dos sitios (datos no presentados). Cuando las muestras se sometieron al tamizado en agua (Figura 2) se produjo una ruptura de los agregados grandes y la acumulacion de suelo en el tamiz de abertura < 1 mm. La desintegracion de agregados grandes fue mayor en S2 y en consecuencia mayor la acumulacion de material en el tamiz de < 1 mm. En este tamiz se acumulo el 70 % del suelo mientras que en S1 solo el 50 %. Esto se asocia al tipo de suelo que seria mas susceptible a la degradacion estructural. Un comportamiento opuesto lo observo Lupi et al. (2007), cuando analizo el efecto de diferentes sistemas de manejo de residuos de Pinus en un suelo Ultisol de Misiones, Argentina. En este estudio los autores muestran que luego del tamizado en agua, aun permanecia la mayor proporcion de suelo en el tamiz de mayores dimensiones, reflejando la fuerte estabilidad natural de estos suelos con presencia de oxidos de Fe y Al.

El efecto de colapso y disgregacion de los agregados de 6,38 mm y 2,68 mm fue significativo (p < 0,05) en la profundidad 0-5 cm de los tratamientos sin residuos (QR y ER) en S2 (Figura 2c). El tratamiento CR mantuvo una cantidad significativamente mayor de agregados grandes y en consecuencia una menor acumulacion de agregados en el tamiz de < 1 mm. El tratamiento DAR mostro un comportamiento intermedio. El tamano de agregados fue similar en cada tamiz para todos los tratamientos.

El CDMA es una medida de la inestabilidad y erodabilidad del suelo, siendo esta mayor cuanto mas grande es la diferencia entre el DMPS y el DMPS. La menor estabilidad natural del suelo en S2 es atribuida a la mayor proporcion de arena que lo tornaria mas susceptible a la erosion hidrica en este caso. El mayor CDMA se dio en la profundidad 0-5 cm con una tendencia decreciente hacia los tratamientos con residuos. Los valores en S1 fueron: 3,1 mm (ER) > 2,9 mm (QR) = 2,9 mm (CR) > 2,5 mm (DAR) mientras que en S2 fueron: 3,4 mm (ER) = 3,5 mm (QR) > 3,3 mm (DAR) > 2,6 mm (CR). El efecto de la textura sobre la estabilidad de los agregados fue estudiado por Gryze et al. (2005), entre otros, donde demuestran que la cantidad de macroagregados estables disminuyeron al pasar de suelos de texturas francas a franco arenosas. El mayor CDMA en ER y QR probablemente se deba a una pErdida de COP encargado de mantener unido a los agregados mayores y que no fue detectada por la variabilidad del parametro.

La conductividad hidraulica saturada ([K.sub.sat]) fue la variable mas sensible al manejo y dependiente del sitio (Tabla 3). Los registros individuales en S1 oscilaron entre 0,75 mm [h.sup.-1] y 28,7 mm [h.sup.-1]; con un valor medio de 5,36 mm [h.sup.-1]. En S2 oscilaron desde 0,023 mm [h.sup.-1] hasta 11,14 mm [h.sup.-1]; y un promedio de 1,88 mm [h.sup.-1]. En promedio, la [K.sub.sat] del suelo de S1 fue practicamente 3 veces superior a la del suelo de S2 y de esta manera se pone en evidencia las diferencias que presentan naturalmente los sitios. Segun Klute y Dirksen (1986), ambos suelos son clasificados con [K.sub.sat] bajas a muy bajas.

La alta variabilidad observada en la [K.sub.sat] es natural y expresa la variacion horizontal intrinseca del sistema poroso del suelo (TSEGAYE; HILL, 1998), combinada con la variabilidad temporal de estos suelos que poseen arcillas expandentes (CERANA et al., 2005). A elevados contenidos de humedad se produce el hinchamiento de la matriz del suelo y disminuye significativamente la cantidad de macroporos (DIAZ et al., 2003) modificando la trasmision de agua en la matriz edafica.

En S1, los tratamientos con conservacion de residuos (CR y DAR) se destacan por sus mayores valores de [K.sub.sat] (Figura 3). En ER y QR la [K.sub.sat] desciende aproximadamente un 50 % respecto de CR y alcanzan valores similares y estadisticamente homogEneos con todos los tratamientos de S2.

Los resultados obtenidos expresan que la [K.sub.sat] reflejo el efecto de los tratamientos en el corto plazo en S1, a pesar de su elevada variabilidad, de la ausencia de cambios en el DMPH y en la distribucion de tamano de los agregados.

Se realizo un analisis de distribucion de frecuencia de los valores, por sitio y tratamiento, en tErminos absolutos y relativos (Figura 4), segun intervalos de clase arbitrariamente preestablecidos. En S1 la mayor abundancia de lecturas de [K.sub.sat] se presento en la clase 1,8-4,5 mm [h.sup.-1] (Figura 4). Mas del 50 % de las observaciones de este intervalo y los intervalos superiores pertenecen a los tratamientos CR y DAR (Figura 4). El 90 % de las observaciones del intervalo de clase > 10,8 mm [h.sup.-1] pertenecen a los tratamientos con residuos. En contraposicion, en los intervalos de clases inferiores a 1,8 mm [h.sup.-1] se observo un predominio de observaciones correspondiente a los tratamientos sin residuos (ER o QR). En S2, la mayor abundancia de observaciones de [K.sub.sat] se encontro en la clase 0,72-1,8 mm [h.sup.-1] (Figura 4). Mas del 50 % de las observaciones de este intervalo de clase y los superiores corresponden a los tratamientos con residuos (Figura 4, abajo), y no se midieron valores de [K.sub.sat] > 10,8 mm [h.sup.-1]. A diferencia de S1, se advierte que existe una proporcion de valores de [K.sub.sat] en DAR en el intervalo de clase mas bajo, que se corresponderia con el menor DMPH estadisticamente similar a ER (Figura 1) y con la mayor acumulacion de suelo en la fraccion de agregados < 1mm (Figura 2).

De los datos se puede inferir que la textura y la estructura son los dos factores que estarian controlando las diferencias entre sitios (FUENTES; FLURY; BEZDICEK, 2004). La mayor [K.sub.sat] de S1 puede atribuirse a la mayor proporcion de limo+arcilla que genera mayor cohesion entre particulas, agregados y poros estables y continuos. La continuidad de los poros estaria dada por la ausencia de laboreo (ATTOU; BRUAND; LE BOSSINNAIS, 1998; WILSON; CERANA, 2004; BRONICK; LAL, 2005) desde la rotacion previa.

Agrupando los dos sitios se encontro una importante asociacion entre la [K.sub.sat] y el DMPH (r = 0,79; p = 0,0193), lo cual pone en relieve la importancia de contar con agregados estables en la interface sueloatmosfera para favorecer la recarga del perfil del suelo y disminuir el riesgo de erosion. En este sentido, la ley de Poiseuille explica el movimiento de un fluido, por ejemplo el agua, en el suelo. Indica que la velocidad promedio de movimiento del agua en los poros es proporcional a la cuarta potencia de su radio. Dicho de otro modo, si el radio de un poro se redujera a la mitad, por la ruptura de los agregados poco estables, el caudal de agua que pasa por ese poro se reduce 16 veces ya que el flujo es inversamente proporcional al radio elevado a la cuarta potencia. En la Figura 5, el modelo exponencial explica el destacado aumento de la [K.sub.sat] con la presencia de agregado mas grandes y estables, luego del tamizado en humedo.

En S1 los niveles de COT no serian criticos dado que la estabilidad de los agregados no se vio afectada por los distintos tratamientos; sin embargo, se destaca la funcion de proteccion que estaria desempenando cobertura con residuos. La mayor [K.sub.sat] en DAR y CR seria producto de este efecto, evitando la obstruccion de los poros y manteniendo una mayor proporcion de poros grandes, abiertos y continuos por la ausencia de laboreo (MARTIN et al., 1955, WILSON; CERANA, 2004). En los tratamientos QR y ER (Figura 3), la ausencia de cobertura y el impacto de las gotas de lluvias habrian favorecido la formacion de costras y taponamiento de poros en la interfase suelo atmosfera (LE BISSONNAIS; ARROUAYS, 1997; SASAL et al., 2009). Esto se verifica en la mayor proporcion y cantidad de observaciones de lecturas de [K.sub.sat] en los intervalos de clases inferiores (Figura 4), que se corresponde con poros de menores dimensiones. La menor capacidad del suelo para trasmitir el agua y la poca capacidad de conduccion de los horizontes subsuperficiales potenciarian la natural susceptibilidad a la erosion al aumentar la escorrentia superficial (INDEANGELO; WILSON; TASI, 2007) en situaciones sin cobertura.

La mayor disminucion de la [K.sub.sat] en QR (Figura 3) puede ocurrir por la presencia del fenomeno de hidrofobicidad generado por el fuego de baja severidad (VARELA TEIJERIO; 2007; FERNANDEZ FILGUEIRA et al., 2013). Cuando la temperatura del fuego es del orden de los 176-288[degrees]C se forma una pelicula de compuestos organicos condensados que se dispone en forma paralela a la superficie del suelo o recubriendo agregados, generando repelencia al agua. Este fenomeno dificulta la humectacion de los agregados, disminuye la infiltracion e incrementa el escurrimiento superficial (DEBANO, 2000; NEARY, 2004; VARELA TEIJERIO; 2007). Las temperaturas alcanzadas por la quema pudieron ser de este orden ya que no afectaron el COT ni el COP. En consecuencia, la estrategia clave seria mantener la cobertura del suelo durante la implantacion para asegurar la recarga del perfil y reducir la escorrentia.

En el suelo de S2, la presencia o ausencia de cobertura del suelo con los residuos o el uso del fuego no seria el factor determinante de cambios en la [K.sub.sat]. La mayor proporcion de arena se traduce en agregados menos estables (Figura 2). La energia del tamizado en agua debilita los agentes de union y agregacion provocando una mayor dispersion de agregados y de particulas individuales que al desprenderse obstruyen los poros y reducen la [K.sub.sat] (FERRERAS et al., 2007). El rol clave que juega la MO en este suelo como determinante de la estabilidad de los agregados se observa en la estrecha relacion negativa entre el COP y la proporcion de agregados < 1 mm (r = -0,88; p < 0,05), los mayores CDMA y los menores valores nominales de DMPH en ER y QR (Figura 1). Segun Franzluebbers (2002) y Moraes Sa y Lal (2009), las altas RE en sistemas con conservacion de residuos como CR, con agregados grandes y estables al agua resultan una expresion de la participacion de agentes de agregacion de naturaleza transitoria y temporaria que se encuentran asociados al COP. En consecuencia, en este suelo, el rol de la MO seria de mayor relevancia a efecto de asegurar las funciones edaficas.

CONCLUSIONES

En el corto plazo, el efecto de los tratamientos de manejo de residuos de la cosecha dependio del tipo de suelo y de la variable analizada. Las diferencias entre sitios son atribuibles a las caracteristicas intrinsecas de cada suelo que controlaron las propiedades de agregacion (DMPH, DMPS, distribucion de tamano de agregados) y el movimiento del agua en el suelo ([K.sub.sat]). El suelo Aquic Hapluderts presento agregados mas grandes, mas estables y una mayor [K.sub.sat] en comparacion con el Fluventic Hapludolls.

Los tratamientos de manejo de residuos no modificaron los niveles de COT ni COP, en ninguno de los sitios. En el Aquic Hapluderts la conservacion de los residuos (DAR y CR) genero una mayor [K.sub.sat] debido al efecto de cobertura del suelo que habria contribuido a preservar el sistema poroso en la interfase suelo-atmosfera. En el Fluventic Hapludolls, los tratamientos no generaron modificaciones en el DMPS, en el DMPH ni en la [K.sub.sat].

Debido a que en el corto plazo las caracteristicas del sitio ejercen mayores controles y diferenciales segun las propiedades edaficas evaluadas, es necesario realizar un monitoreo de los parametros evaluados. De esta manera se podra analizar y ajustar las respuestas y las recomendaciones segun el tipo de suelo.

Recebido para publicacao em 18/02/2013 e aceito em 17/11/2015

AGRADECIMIENTOS

El trabajo fue financiado por el proyecto Nacional INTA PNFOR2214. Se agradece a los tEcnicos del INTA EEA Parana por la clasificacion taxonomica de los suelos. A la Empresa Forestal Argentina y al propietario del campo del sitio S1 (Margarita Echezarreta).

REFERENCIAS

ALVAREZ, C. R. et al. Distribution and vertical stratification of carbon and nitrogen in soil under different managements in the pampean region of Argentina. Revista Brasileira de Ciencia do Solo, Vicosa, MG, v. 35, n. 6, dec. 2011.

AGER, E. Entre Rios, Provincia Forestal. Produccion Forestal, Asuncion, v. 2, n. 3, p. 5-6, mayo 2012. ARGENTINA. Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria. Plan Mapa de Suelos. Carta de suelo de la Republica Argentina, Departamento Concordia, Provincia de Entre Rios. Concordia: INTA, 1993. 92 p. (Serie Relevamiento de Recursos Naturales, 10).

ARGENTINA. Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria. Plan EstratEgico Agroalimentario y Agroindustrial (PEA2): Provincia de Entre Rios, Cadena foresto-Industrial de la Provincia. Concordia: Centro Regional Entre Rios, EEA Concordia, 2009. Disponible en: <www.cadenasdevalor.gov.ar/Fuentes/ descarga.php?>. Acceso el: 25 enero 2013.

ATTOU, F.; BRUAND, A.; LE BOSSINNAIS, Y. Effect of clay content and silt clay fabric on stability of artificial aggregates. European Journal of Soil Science, United Kingdom, v. 49, n. 4, p 569-577, dic. 1998. BARRERA, M. D.; GOYA, J. F.; FRANGI, J. L. Ciclo y eficiencia en el uso de N y P en plantaciones de Eucalyptus granais (Hill ex Maiden) sobre diferentes tipos de suelos en Entre Rios, Argentina. En: CONGRESO FORESTAL ARGENTINO Y LATINOAMERICANO, 3., Corrientes, Argentina. Anais ... 2005. 10p.

BERG, B. et al. Decomposition of tree root litter in a climatic transect of coniferous forests in Northen Europe: a synthesis. Scandinavian Journal Forest Research, Sweden, v. 13, n. 1/4, p. 402-412, l998. BRONICK, C. J.; LAL, R. Soil structure and management: a review. Geoderma, Amsterdam, v. 124, n. 1/2, p. 3-22, enero 2005.

BURGER, J. A.; KELTING, D. Using soil quality indicators to assess forest stand management. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 122, n. 1/2, p.155-166, sep. 1999.

CHEN, C. R.; XU, Z. H. Soil carbon and nitrogen pools and microbial properties in a 6-year-old slash pine plantation of subtropical Australia: impacts of harvest residue management. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 206, n. 1/3, p. 237-247, feb. 2005.

CERANA, J. et al. Relaciones matematicas entre la resistencia mecanica a la penetracion y el contenido hidrico en un vertisol. En: SAMPER CALVETE, F. J.; PAZ-GONZAEZ, A (Ed). Estudios de la Zona No Saturada del Suelo, [s. l.: s. n.], 2005. v. 7, p. 159-163.

CERANA, J. et al. Estabilidad estructural de los vertisoles de Entre Rios en un sistema arrocero regado con agua subterranea. RIA, Buenos Aires, v. 35, n. 1, p. 87-106, abr. 2006.

DEBANO, L. F. The role of fire and soil heating on water repellency in wildland environments: a review. Journal of Hydrology, Amsterdam, v. 231/232, p. 195-206, Mayo 2000.

DEVELOPMENT CORE TEAM. R: A language and environment for statistical computing. Vienna: R Foundation for Statistical Computing, 2012.

DEXTER, A. R. Advances in characterization of soil structure. Soil and Tillage Research, Amstedam, v. 11, n. 3/4, p. 199-238, jun. 1988.

DIAZ, E. et al. Ajuste Metodologico en la medicion de la conductividad hidraulica saturada "In Situ" en suelos Vertisoles y Entisoles de la Republica Argentina mediante el permeametro de Guelph. En: ALVAREZ-BENEDI, J.; MARINERO, P. Estudios de la Zona No Saturada del Suelo. [s. l.: s. n], 2003. v. 6, p. 153-157.

DU TOIT, B. et al. Effect of harvesting of site management on nutrients pool and stand growth in South African Eucalyptus plantations. En: NAMBIAR, E. K. S. et al. (Eds.). Site management and productivity in tropical plantation forests: a progress report. Bogor: CIFOR, 2004. p 31-43.

FERNANDEZ FILGUEIRA, C. et al. Severidad del fuego y repelencia al agua en el suelo despuEs de incendios forestales en Galicia. En: CONGRESO FORESTALL ESPANOL, 6., Montes Anais ... Vitoria, 2013.

FERRERAS, L. et al. Indicadores de calidad fisica en suelos de la Region Pampeana Norte de Argentina bajo siembra directa. Ciencia del suelo, Buenos Aires, v. 25, n. 2, dic. 2007.

FERRERAS, L.; TORESANI, S.; PECORARI, C. Parametros edaficos, crecimiento y rendimiento del cultivo de trigo bajo diferentes manejos. Revista de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Agrarias, Santa Fe, v. 2, n. 2, p. 51-67, 2002.

FRANZLUEBBERS, A. J. Soil organic matter stratification ratio as an indicator of soil quality. Soil and Tillage Research, Amsterdam, v. 66, p. 95-106, 2002.

FRANZLUEBBERS, A. J. Achieving soil organic carbon sequestration with conservation agricultural systems in the southeastern USA. Soil Science Society of America Journal, Madison, v. 74, p. 347-357, 2010.

FIORETTO, A. et al. Decomposition dynamics of Myrtus communis and Quercusilex leaf litter: mass loss, microbial activity and quality change. Applied Soil Ecology, Amsterdam, v. 36, n. 1, p. 32-40, mayo 2007.

FUENTES, J. P.; FLURY, M.; BEZDICEK, D. F. Hydraulic Properties in a Silt Loam Soil under Natural Prairie, Conventional Till, and No-Till. Soil Science Society of America Journal, Madison, v. 68, n. 5, p. 1679-1688, sep. 2004.

GALANTINI, J. A. Separacion y analisis de las fracciones organicas. En: MARBAN, L.; RATTO, S. (Eds). Tecnologia en analisis de suelos: alcances a laboratorios agropecuarios. [s. l.]: Asociacion Argentina de la Ciencia del suelo, 2005 p. 103-114.

GALANTINI, J. A.; SUNER, L. Las fracciones organicas del suelo: analisis en los suelos de la Argentina. Revision. Agriscientia, Cordoba, v. 25, n.1, p. 41-55, 2008.

GATTO, A. et al. Efeito do mEtodo de preparo do solo, em area de reforma nas suas caracteristicas, na composicao mineral e na produtividade de plantacoes de Eucalyptus grandis. Arvore, Vicosa, MG, v. 27, n. 5, p. 635-646, sept./oct. 2003.

GIL, R. Infiltrometro permeametro de disco. En: CONGRESO ARGENTINO DE LA CIENCIA DEL SUELO, 2006. TRABAJOS. FISICA, QUIMICA Y FISICO-QUIMICA DE LOS SUELOS. Anais. Salta--Jujuy, 2006. CD ROM.

GIOVANNINI, G.; LUCCHESI, S. Effect of fire on hidrophobic and cementing substances of soil aggregates. Soil Science, Baltimore, v. 13, n. 4, p. 231-236, oct. 1983.

GIUFFRE, L. et al. The effect of different techniques of forest harvest residue management on some properties of a Kandiudult soil in Northeastern Argentina. Agricultura TEcnica, Chillan, v. 62, p. 133-142, enero 2002.

GOMEZ REY, M. X.; VASCONCELOS, E.; MADEIRA, M. Effects of eucalypt residue management on nutrient leaching and soil properties. European Journal Forest Research, United Kingdom, v. 127, p. 379-386, 2008.

GONCALVES, J. L. M. et al. Soil and stand management for short rotation plantations. En: NAMBIAR, E. K. S.; BROWN, A. G. (Eds). Management of soil, nutrients and water in tropical plantation forests. [s. l.]: ACIAR, p 379-417, 1997.

GOYA, J. F. Analisis del ciclo de nutrientes en Eucalyptus granais de dos edades de plantacion en el NE de Entre Rios. En: CONGRESO ARGENTINO DE LA CIENCIA DEL SUELO, 19., Parana, Entre Rios, Argentina. Anais ... 2004. 10 p.

GOYA J. et al. Impacto de la cosecha y destino de los residuos sobre la estabilidad del capital de nutrientes en plantaciones de Pinus taeaa L. Ecologia Austral, Buenos Aires, v. 13, p. 139- 150, dic. 2003.

GOYA J. et al. Simulacion del impacto de diferentes regimenes de cosecha sobre el capital de nutrientes e indicadores economicos en plantaciones de Eucalyptus granais del NE de Entre Rios, Argentina. Augmdomus, La Plata, v. 1, p.1-17, 2009.

GOYA J. et al. Efecto de las plantaciones de Eucalyptus granais sobre el contenido de N del suelo en el NE de Entre Rios. En: CONGRESO FORESTAL ARGENTINO Y LATINOAMERICANO, 4., 2013. Anais. Puerto Iguazu, 2013. CD ROM.

GREGORICH, E. G., JANZEN, M. H. Storage of soil carbon in the light fraction and macro organic matter. En: CARTER, M. R., STEWART, B. A. (Eds). Serie Advances in Soil Science: structure and organic matter storage in agricultural soils. Boca Raton: CRC Lewis, 1996. p. 167-190.

GRYZE, S. et al. A quantification of short-term macroaggregate dynamics: influences of wheat residue input and texture. Soil Biology and Biochemistry, Oxford, v. 37, p. 55-66, enero 2005.

HATTENSCHWILER, S.; TIUNOV, A. V.; SCHEU, S. Biodiversity and litter decomposition in terrestrial ecosystems. Annual Review of Ecology, Evolution, and Systematics, Palo Alto, v. 36, p. 191-218, ago. 2005.

HEPPER, E. et al. Temperaturas de quema y propiedades fisicas y quimicas de suelos de la Region Semiarida Pampeana Central. Ciencia del suelo, Buenos Aires, v. 26, n. 1, p. 29-34, 2008.

INDEANGELO, N.; WILSON, M. G.; TASI, H. A. Indicadores de calidad para dos suelos con caracteristicas verticas de Entre Rios (Argentina). Cadernos do Labortorio Xeoloxico de Laxe Coruna, La Coruna, v. 32, p. 111-125, 2007.

LE BISSONNAIS, Y.; ARROUAYS, D. Aggregate stability and assessment of soil crustability and erodibility: II. Application to humic loamy soils with various organic carbon contents. European Journal of Soil Science, Oxford, v. 48, n.1, p. 39-48, marzo 1997.

LUPI, A. M. et al. Efecto de las practicas de repoblacion forestal sobre el carbon organico del suelo y la estabilidad de los agregados en el noreste de Argentina. Investigacion Agraria: Sistemas y Recursos Forestales, Madrid, v. 16, n. 3, p. 230-240, 2007.

LUPI, A. M.; CONTI, M.; FERNANDEZ, R. Calidad del carbono organico del suelo en diferentes tEcnicas de manejo de residuos forestales. Ciencia Florestal, Santa Maria, v. 22, n. 2, p. 295-303, abr./jun. 2012.

MATHERS, N. J. et al. How does residue management impact soil organic matter composition and quality under Eucalyptus globules plantations in southwestern Australia? Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 179, n. 1/3, p. 253-267, jul. 2003.

MARTIN, J. et al. Soil aggregation. Advances in Agronomy, Amsterdam, v. 7, p. 1- 37, 1955.

MADARI, B. et al. No tillage and crop rotation effects on soil aggregation and organic carbon in a Rhodic Ferralsol from southern Brazil. Soil & Tillage Research, Amsterdam, v. 80, n. 1/2, p. 185-200, enero 2005.

MARTIARENA, R.; VON WALLIS, A.; KNEBEL, O. PErdida de nutrientes durante la cosecha y el establecimiento forestal, en un rodal de Pinus taeaa, en Misiones, Argentina. Revista Forestal Venezolana, Venezuela, v. 53, n. 2, p. 165-173, jul./dic. 2009.

MEDINA-MENDEZ, J. et al. Cambios en las propiedades fisicas del suelo a traves del tiempo en los sistemas de maiz bajo temporal y mango bajo riego en luvisoles del estado de Campeche. Uciencia, Espana, v. 22, n. 2, p. 175-189, 2006.

MERINO, A. et al. Soil changes and tree growth in intensively managed Pinus radiata in northern Spain. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 196, n. 2-3, p. 393-404, jul. 2004.

MORAES SA, J. C.; LAL, R. Stratification ratio of soil organic matter pools as an indicator of carbon sequestration in a tillage chronosequence on a Brazilian Oxisol. Soil & Tillage Research, Amsterdam, v. 103, p. 46-56, abr. 2009.

NAVE, L. E. et al. Harvest impacts on soil carbon storage in temperate forests Review. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 259, n. 5, p. 857-866, feb. 2010.

NEARY, D. et al. Fire effects on belowground sustainability: a review and synthesis. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 122, n. 1/2, p 51-71, sep. 1999.

NEARY, D. G. 2004. Fire Effects on Soils: Southwest Hydrology, Rocky Mountain Research Station, Flagstaff, Arizona, Sep/Oct. 2004. Disponible en: <http://www.swhydro.arizona.edu/archive/V3_N5/ feature4.pdf>. Acceso en: sep. 2012.

POWERS, R. F. On the sustainability of planted forests. New Forest, New York, v. 17, p. 263-306, 1999.

PUGET, P.; LAL, R. Soil organic carbon and nitrogen in a Mollisol in central Ohio as affected by tillage and land use. Soil & Tillage Research, Amsterdam, v. 80, n.1/2, p. 201-213, enero 2005.

RAB, M. A. Soil physical and hydrological properties following logging and slash burning in the Eucalyptus regnuns forest of southeastern Australia. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 84, n. 1/3, p.159-176, ago. 1996.

SASAL, M. C. et al. Propiedades hidrologicas edaficas bajo diferentes secuencias de cultivos en siembra directa. En: SILVA, O. et al. Estudios en la Zona no Saturada del Suelo. Barcelona: [s. n.], 2009. Disponible en: <http://congress.cimne.com/zns09/admin/files/filepaper/p351.pdf>. Consultado en: jul. 2014.

SIX, J. et al. Stabilization mechanisms of soil organic matter: Implications for C-saturation of soils Review. Plant and Soil, Switzerland, v. 241, n. 2, p. 155-176, abr. 2002.

SOIL SURVEY STAFF. Keys to Soil Taxonomy, 12th ed. Washington: USDA-Natural Resources Conservation Service, 2014.

TISDALL, J. M.; OADES, J. M. Organic matter and water-stable aggregates in soils. Journal of Soil Science, Oxford, v. 33, n. 2, p. 141-163, jun. 1982.

TSEGAYE, T.; HILL, R. L. Intensive tillage effects on spatial variability of soil physical properties. Soil Science, Madison, v. 163, n. 2, p. 143-154, feb. 1998.

TUTUA, S. et al. Long-term impacts of harvest residue management on nutrition, growth and productivity of an exotic pine plantation of sub-tropical Australia. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 256, n. 4, p. 741-748, ago. 2008.

UNGER, P. W. Aggregate and organic carbon concentration interrelationships of Torrertic Paleustoll. Soil Tillage Research, Amsterdam, v. 42, n. 1, p. 95-113, mayo 1997.

VANCE, E. D. Agricultural site productivity: principles derived from long-term experiments and their implications for intensively managed forests. Forest Ecology and Management, Amsterdam, v. 138, n. 1/3, p. 369-396, nov. 2000.

VARELA TEIJERO, M. E. Efectos de los incendios forestales en la degradacion fisica de los suelos de Galicia. 2007. Disertacion (Doctorado)--Universidad de Vigo, Departamento de Biologia Vegetal y Ciencia del Suelo, Facultad de Biologia, Vigo, 2007.

VARELA, M. E.; RODRIGUEZ-ALLERES, M.; BENITO, E. Impacto del fuego en la degradacion fisica de dos suelos forestales en Galicia. Cadernos do Laboratorio Xeoloxico de Laxe, Coruna, v. 32, p. 103-110, 2007.

WILSON, M.; CERANA, J. Mediciones fisicas en suelos con caracteristicas vErticas. Revista Cientifica Agropecuaria, Entre Rios, v. 8, n. 1, p. 11-22, 2004.

Ana Maria Lupi (1) Teresa Boca (2) Maria De Los Angeles Garcia (3) Diana Diaz (4) Luciana Ingaramo (5)

(1) Ingeniera Forestal, MSc., Instituto de Suelos, Centro de Investigacion en Recursos Naturales, Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA), Nicolas Repetto y de los Reseros s/n (1686), Hurlingham, Buenos Aires, Argentina. lupi.ana@inta.gob.ar

(2) Ingeniera Agronoma, MSc., Instituto de Clima y Agua, Centro de Investigacion en Recursos Naturales, Instituto Nacional de Tecnologia Agropecuaria (INTA), Nicolas Repetto y de los Reseros s/n (1686), Hurlingham, Buenos Aires, Argentina. boca.teresa@inta.gob.ar

(3) Ingeniera Forestal, MSc., EEA Concordia INTA, Estacion Yuqueri, Ruta Provincial 22 y vias del Ferrocarril (3200), Concordia, Entre Rios, Argentina. garcia.mariaa@inta.gob.ar

(4) Ingeniera Agronoma, DE., EEA Concordia INTA, Estacion Yuqueri, Ruta Provincial 22 y vias del Ferrocarril (3200), Concordia, Entre Rios, Argentina. diaz.diana@inta.gob.ar

(5) Ingeniera Agronoma, MSc., EEA Concordia INTA, Estacion Yuqueri, Ruta Provincial 22 y vias del Ferrocarril (3200), Concordia, Entre Rios, Argentina.

Caption: FIGURA 1: Diametro medio ponderado de los agregados tamizados en agua, por sitio y tratamiento de manejo de residuos.

FIGURE 1: Mean weight diameter of sieved aggregates in different harvest residue managements and sites.

Caption: FIGURA 2: Distribucion de tamano de los agregados luego del tamizado en agua, por tratamiento, en un Aquic Hapluderts (superior) y un Fluventic Hapludolls (inferior).

FIGURE 2: Distribution of aggregate size after sieving water, for treatment, in a Aquic Hapluderts (top) and Fluventic Hapludolls (lower).

Caption: FIGURA 3: Valores promedio de conductividad hidraulica saturada para la interaccion sitio x tratamiento.

FIGURE 3: Average values of saturated hydraulic conductivity for the site x treatment interaction.

Caption: FIGURA 4: Distribucion de las observaciones [K.sub.sat] en valores absolutos (arriba) y valores relativos (abajo) segun intervalos de clase en un Aquic Hapluderts (izquierda) y en un Fluventic Hapludolls (derecha).

FIGURE 4: Distribution of [K.sub.sat] observations in absolute (top) and in relative (below) terms in class intervals for Aquic Hapluderts (left) and Fluventic Hapludolls (right).

FIGURA 5: Relacion entre la conductividad hidraulica saturada y el diametro medio ponderado de los agregados tamizados en agua.

FIGURE 5: Relationship between saturated hydraulic conductivity and the mean weight diameter of aggregates of water-sieved.
TABLA 1: Localizacion y caracteristicas de los sitios experimentales.

TABLE 1: Location and characteristics of the experimental sites.

                                S1                      S2

Serie de Suelo                 Yerua               Calabacilla
Gran grupo de suelo      Aquic Hapluderts      Fluventic Hapludolls
Textura del Horizonte      Franco limoso      Franco arcillo arenoso
A11                     (22 % arcilla; 20      (26 % arcilla; 57 %
                        % arena; 60 % limo)     arena; 17 % limo)
MO (mg [dm.sup.-3])            31,7                    20,3
pH [H.sub.2]O                   5,8                    5,3
N (%)                          0,14                    0,09
P (mg [dm.sup.-3])             1,81                    3,23

Donde: S1 = sitio 1; S2 = sitio 2; pH [H.sub.2]O: relacion suelo-agua
1:2,5; Materia organica: mEtodo Walkey--Black [C.O.]; Nitrogeno:
metodo semi-micro Kjeldahl [N]; Fosforo: metodo Bray II [P].

TABLA 2: Materia seca de residuos de cosecha y necromasa del
mantillo de la plantacion previa (Mg [ha.sup.-1], por tratamiento
y sitio.

TABLE 2: Dry matter of harvest residue and forest floor the
previous planting (Mg [ha.sup.-1]), by treatment and site.

        Grueso      Corteza        Fino          Total

                       S1

CR    32,5 (6,6)   3,2 (1,9)    31,9 (17,5)   67,5 (23,8)
QR    26,6 (3,3)   3,3 (0,76)   22,0 (5,08)   51,9 (4,88)
DAR   47,2 (8,2)   3,3 (0,74)   34,5 (7,5)    85,0 (7,64)

       Grueso      Corteza      Fino       Total

                       S2

CR    35 (11,9)   3,9 (2,8)   33 (5,6)   71 (16,9)
QR    32 (8,6)    3,9 (0,9)   38 (3,0)   75 (12,2)
DAR   32 (7,8)    8,8 (2,9)   40 (8,9)   81 (16,8)

Donde: S1 = sitio 1; S2 = sitio 2. CR = Conservacion de residuos;
QR = Quema de residuos; DAR = Doble adicion de residuos. El valor
entre parentesis representa el desvio estandar de la muestra.

TABLA 3: Valorp del analisis estadistico para las variables COT,
COP, DMPS, DMPH y [K.sub.sat]

TABLE 3: p-Value of statistical analysis
for TOC, POC, MWDD, MWDW and [K.sub.sat]

Factores          COT        COP        DMPS       DMPH     [K.sub.sat]

Tratamientos    0,19638     0,3782    0,08501    0,23844    0,00055
Sitio           0,18194       --      < 0,0001   < 0,0001   <0,0001
Profundidad     < 0,0001   < 0,0001   0,04011    0,00016      --
Prof, x Trat.   0,83637     0,3858    0,82029    0,48385      --
Prof. x Sitio   0,08392       --      0,26299    0,34579      --
Sitio x Trat.   0,55791       --      0,27553    0,01397    0,0029

Donde: COT = carbono organico total; COP = carbono organico
particulado; DMPS = diametro medio de los agregados tamizados
en seco; DMPH = diametro medio de los agregados tamizados en
agua; [K.sub.sat] = conductividad hidraulica saturada.
Valores de p < 0,05 indican diferencias significativas.

TABLA 4: Carbono organico total (COT), diametro medio de los
agregados tamizado en seco (DMPS), tamizados en agua (DMPH) y
conductividad hidraulica saturada ([K.sub.sat]), por sitio,
tratamiento y profundidad de muestreo.

TABLE 4: Total organic carbon (TOC), mean weight diameter of
wet (MWDW) sieved aggregates, mean weight diameter of dry (MWDD)
sieved and saturated hydraulic conductivity ([K.sub.sat]), per
site, treatment and sampling depth.

                         COT              DMPS (mm)
                   (mg [dm.sup.-3])

     Profundidad   0-5 cm   5-10 cm   0-5 cm   5-10 cm
        Trat.

         DAR        27,6     17,7      5,19     5,13
                   (9,6)     (2,8)    (0,13)   (0,11)
S1       CR         21,2     15,7      5,11     5,12
                   (7,8)     (5,6)    (0,11)   (0,20)
         ER         20,4     15,5      5,17     5,10
                   (4,8)     (1,6)    (0,04)   (0,11)
         QR         22,4     13,6      5,12     5,09
                   (6,5)     (2,2)    (0,04)   (0,10)
         DAR        29,5     14,9      4,92     4,90
                   (2,5)     (0,3)    (0,06)   (0,11)
S2       CR         28,1     15,7      4,92     4,87
                   (5,3)     (0,7)    (0,17)   (0,14)
         ER         27,9     15,6      4,86     4,66
                   (3,1)     (0,9)    (0,02)   (0,22)
         QR         22,3     14,1      4,74     4,64
                   (7,2)     (0,6)    (0,13)   (0,03)

                      DMPH (mm)         [K.sub.sat]
                                      (mm [h.sup.-1])

     Profundidad   0-5 cm   5-10 cm     Superficial
        Trat.

         DAR        2,44     2,11          7,14
                   (0,13)   (0,07)        (4,68)
S1       CR         2,15     1,85          8,22
                   (0,40)   (0,58)        (7,81)
         ER         2,08     1,77          3,56
                   (0,23)   (0,35)         (2,9)
         QR         2,09     1,92          2,52
                   (0,07)   (0,23)        (1,92)
         DAR        1,60     0,93          1,69
                   (0,31)   (0,29)        (1,51)
S2       CR         2,33     1,31          2,38
                   (0,27)   (0,31)        (1,52)
         ER         1,48     1,08          1,30
                   (0,26)   (0,51)        (1,68)
         QR         1,36     1,42          2,15
                   (0,26)   (0,32)        (1,56)

Donde: S1 = sitio 1; S2 = sitio 2. ER = Extraccion total
de residuos; CR = Conservacion de residuos; QR = Quema
de residuos; DAR = Doble adicion de residuos. Los valores
entre parentesis indican el desvio estandar de la muestra.
COPYRIGHT 2017 Universidade Federal de Santa Maria
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lupi, Ana Maria; Boca, Teresa; Garcia, Maria De Los Angeles; Diaz, Diana; Ingaramo, Luciana
Publication:Ciencia Florestal
Date:Jul 1, 2017
Words:9356
Previous Article:PHENOLOGY OF NATIVE TREE SPECIES IN THE CENTRAL REGION OF THE STATE OF RIO GRANDE DO SUL/BRAZIL/FENOLOGIA DE ESPECIES NATIVAS ARBOREAS NA REGIAO...
Next Article:HARVEST HANDLING AND PHOSPHATE NUTRITION IN YERBA-MATTE (Ilex paraguariensis) CULTURE DURING PRODUCTION STAGE/MANEJO DE COLHEITA E ADUBACAO FOSFATADA...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters