Printer Friendly

Los tiempos verbales de la narracion.

En nuestra investigacion sobre el discurso de los jovenes universitarios de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras, se ha estudiado con interes especial el uso de los tiempos verbales en el discurso narrativo recogido en la muestra. Con el fin de caracterizar el discurso de un grupo de hablantes puertorriquenos, el de los estudiantes bilingues del pais, hemos presentado una identificacion contrastiva que tenga en cuenta el resto de la poblacion estudiantil. De ahi, la elaboracion de una muestra constituida por tres grupos de hablantes con distinto nivel de conocimiento y uso del ingles: jovenes estudiantes monolingues que poseen un conocimiento pasivo del ingles, hablantes bilingues coordinados y jovenes bilingues que se autoevaluan como hablantes que poseen mayor dominio del ingles.

Hemos incorporado a nuestra investigacion el modelo de la narrativa, utilizado en importantes estudios previos como el de Silva-Corvalan (1988, 1994) y Torres (1988, 1997). Labor (1972:360-361) define como narrativa minima la secuencia de dos oraciones que se ordenan de forma temporal. Partiendo del modelo de Labor (1972), que establece la estructura de las narrativas, las que alcanzan el grado mayor de complejidad y desarrollo son las que tienen seis elementos especificos. Estos son los siguientes: el abstracto, la orientacion, las acciones, la evaluacion, la resolucion y la coda. La narrativa es una forma de recordar experiencias vividas a traves de las cuales se asocia una secuencia verbal de clausulas con una secuencia de eventos que han ocurrido y en los que el sujeto ha participado activamente. Son porciones especiales de texto, intercaladas en la secuencia discursiva, que por su estructura permiten medir con mayor precision y rapidez la manifestacion de distintos fenomenos linguisticos. Las narrativas son fuentes idoneas para recoger diversas muestras de habla, ya que son macroestructuras distintivas cuya organizacion tiene correlatos con el uso de los tiempos del paradigma verbal, el aspecto y los modos verbales, y el lexico, entre otros. Uno de los aspectos fundamentales de este estudio de la narracion es el uso de las formas verbales producidas en cada uno de los componentes de las narrativas de la muestra. Estudios previos habian comprobado que cada uno de los seis elementos de la narrativa favorece la aparicion de tiempos verbales especificos.

La siguiente narrativa producida por un informante del grupo monolingue (A-M9) ilustra la estrecha relacion entre los tiempos verbales y los componentes de la misma:

Inf. Una vez yo choque tambien un carro cuando era mas chamaco. (abstracto)

Y ... que en esa bicicleta iba montado encima de mi hermano (orientacion)

y se me olvido ponerle el freno. Sabes, porque no le puse unos frenos porque no ... pues la montamos y le faltaban los frenos, pero no se correr (se rie) y me da la curva y encontramos un carro de frente y !pum! !Pum! En la capota del carro y pega al lado. Y ahi se dio un choque, o sea, no [...] nada cuando te [...]. (acciones)

El choque, el choque te da pero tu no ves nada porque tu te quedas tan perplejo que todo como que ... y despues mas, mas tarde, !muchacho! Que, me acuerdo que que ... despues cuando vaya o sea como que ... la foto del choque, que tuve al principio. (evaluacion)

Que cuando el chamaquito ese ... de esto de ... del ... el manubrio se le habia virado y me habia dado ... ahi exactamente entre mi muslo y mi pene. (acciones)

Que si un poquito pa'l lado, me quedo sin ... sin na'. (evaluacion)

Pues que me dio duro, un moreton ahi bien grande. Tuve que ir para sacarme placa, asi chequearme. El hematoma que tenia ahi. (acciones)

Y ... todo bien. (resolucion)

Pero muchacho, no, eso afecta. Yo cogi como que miedo despues a correr bicicleta. (coda)

Este ejemplo ilustra los distintos componentes de este tipo de discurso entrelazados: el abstracto que constituye el compendio de la situacion que esta por narrar; la orientacion o el trasfondo temporal; las acciones, las clausulas narrativas que abarcan los eventos; la evaluacion, comentarios hechos sobre lo sucedido, la resolucion (lo que ocurrio) y la coda, cuya funcion es servir de enlace o transicion de los sucesos al presente. (1)

Se identificaron todas las narrativas de los textos transliterados de las sesenta entrevistas y se seleccionaron las quince narrativas mas representativas de los Grupos A, B y C. De cada grupo se seleccionaron cinco narrativas plenamente desarrolladas, que fueron el objeto de analisis de los tiempos verbales correspondientes al modo indicativo, subjuntivo e imperativo. Nos propusimos auscultar los correlatos entre los tiempos verbales producidos por los informantes y los seis componentes de la narrativa y, ademas, contrastar los usos de los tiempos verbales en cada uno de los grupos. Se identificaron y se cuantificaron las formas verbales propias del modo indicativo, subjuntivo e imperativo que aparecieron en todos los componentes de cada narrativa. En las quince narrativas analizadas, se ha recogido un total de ochocientas noventa (890) formas verbales. A grandes rasgos, los tiempos verbales predominantes en la narracion de los tres grupos de hablantes fueron el presente (29.77%), el preterito indefinido (34.26%) y el preterito imperfecto (26.62%). En conjunto, estos tiempos verbales componen el 90.65% del total de las formas verbales. Si comparamos estos datos con el estudio de Hernandez Torres (1994) sobre el subsistema de las formas verbales de indicativo en la norma culta de San Juan, queda confirmado que las proporciones de uso responden a los del sistema verbal general. Esta autora (1994: 155) mostro que el analisis de la frecuencia de aparicion de los tiempos estudiados le permitia establecer el siguiente orden de preferencia, de mayor a menor grado: el presente simple, el preterito indefinido, el preterito imperfecto, el futuro perifrastico, el presente progresivo y, por ultimo, el futuro simple. Los resultados obtenidos en nuestra investigacion coinciden con los obtenidos por Hernandez Torres. Por otro lado, nuestros datos muestran que la frecuencia de uso de los demas tiempos del modo indicativo y subjuntivo en todos los componentes de las narrativas alcanzan frecuencias bajas. Ninguno de ellos arrojo un uso superior al 1.91%, porcentaje que obtuvieron el imperativo y el futuro perifrastico. Los datos relativos al uso del modo subjuntivo en el discurso narrativo son muy escasos, hecho que se ha corroborado en estudios previos. El analisis de la distribucion de los tiempos verbales a la luz de la variable de sexo / genero no ha revelado diferencias significativas; el presente, el preterito indefinido y el preterito imperfecto mantienen porcentajes similares a los de los datos generales. Las proporciones de uso relativas a los seis componentes de las narrativas son muy similares en ambos grupos.

El analisis de los datos generales relativos al uso de los tiempos verbales a la luz de cada uno de los componentes de la narrativa en efecto nos permite corroborar la aparicion de ciertos tiempos verbales especificos.

De los tiempos verbales utilizados en los abstractos, el preterito indefinido es el mas frecuente, con el 41.37% del total, seguido del preterito imperfecto con el 37.93%. El presente registro solo el 13.79% del total, resultados que coinciden con los de Silva-Corvalan (1983). Como componente, el abstracto suele ser breve y en el que no se concentra gran cantidad de formas verbales, como ilustra el siguiente ejemplo:

Una vez yo choque tambien un carro cuando era mas chamaco.

La orientacion provee informacion sobre el tiempo, los participantes y el contexto general en que ocurrieron los hechos. Puede aparecer en los segmentos iniciales de la narrativa o bien puede aparecer en distintos momentos del discurso e incluso puede interrumpir las descripciones de las acciones, dado que el hablante puede intercalar nueva informacion general sobre los participantes. Los estudios anteriores revelan que el tiempo verbal mas frecuente en este componente es el preterito imperfecto. Se han identificado dos grandes conjuntos de valores en el imperfecto: descriptivos y narrativos. Por un lado, el imperfecto generalmente configura una descripcion estatica, pero tambien puede hacer cierta referencia a acciones; en este caso, se trata de la descripcion de una actividad. Las clausulas de orientacion no llevan la accion adelante, sino que presentan situaciones de manera estatica, lo que provee un trasfondo para la comprension de los hechos narrados. Por ejemplo:

Y ... que en esa bicicleta iba montado encima de mi hermano

El tiempo verbal predominante de la orientacion en nuestros textos es tambien el preterito imperfecto (63.93%), seguido del presente (23.77%). Estos datos son comparables con los de Torres (1997: 41), cuyos resultados indicaban que cerca del 50% del total de las formas verbales se produjo en el preterito imperfecto. Junto con los de Silva-Corvalan (1983), en las narrativas mexicanas y chilenas, el preterito imperfecto obtuvo el 70% de todos los tiempos verbales recogidos en este componente.

Las acciones de la narrativa constituyen la cadena de sucesos especificos que ocurren en secuencia temporal. Los estudios previos del discurso narrativo han mostrado que los tiempos verbales mas frecuentes de este componente son el presente y el preterito indefinido. Es importante destacar que de los distintos valores del presente que enumera y describe Hernandez Torres (1994), el presente historico sustituye al preterito indefinido en muchas ocasiones, ya que revive o actualiza la accion pasada, aunque desde luego, el preterito indefinido es el tiempo de la narracion. El preterito indefinido presenta la secuencia de hechos, tal y como ocurre en la descripcion del accidente que tuvo el informante:
   y se me olvido ponerle el freno. Sabes, porque no le puse unos
   frenos porque no ... pues la montamos y le faltaban los frenos,
   pero no se correr (se rie) y me da la curva y encontramos un carro
   de frente y !pum! !Pum! En la capota del carro y pega al lado. Y
   ahi se dio un choque, o sea, no [...] nada cuando te [...]. Que
   cuando el chamaquito ese ... de esto de ... del ... el manubrio
   sele habia virado y me habia dado ... ahi exactamente entre mi
   muslo v mi pene. Pues que me dio duro, un moreton ahi bien grande.
   Tuve que ir para sacarme placa, asi chequearme. El hematoma que
   tenia ahi.


En este ejemplo, el joven comienza las acciones con el uso del preterito indefinido (olvido, puse, montamos, dio, tuve); mas adelante, produce formas verbales en el presente (se, da, pega), las cuales se intercalan en un momento dramatico de la narrativa, que produce un efecto de proximidad.

Nuestros datos generales indican que el preterito indefinido es el tiempo verbal predominante en las acciones (53.43%), seguido del imperfecto (23.15%) y el presente (20.10%). Por lo general, muestran que estos jovenes universitarios producen la descripcion de las acciones pasadas con formas verbales del preterito indefinido, pero que el presente y el preterito imperfecto le ayudan a completar la narracion ofreciendo sus propios matices a las acciones pasadas.

En la evaluacion, uno de los componentes mas importantes de la narrativa, el hablante indica cual es la razon de ser del relato. Estos comentarios, a modo de reaccion personal ante los hechos narrados, pueden ocurrir en secciones independientes o intercaladas en las clausulas narrativas a traves de toda la historia.

Los datos generales de los tres grupos de hablantes han demostrado que de las doscientas noventa y cuatro (294) formas verbales recogidas en las evaluaciones, el 46.59% corresponde al presente. En un grado mucho menor, se encuentra el preterito imperfecto (18.70%) y el preterito indefindo (13.60%). Contrario al componente de las acciones en el que predomina el uso del preterito indefinido, los resultados sobre los tiempos verbales del componente de la evaluacion indican que el presente aumenta considerablemente, reflejando igualmente una disminucion significativa correspondiente al uso del preterito en este componente.

A partir de los trabajos de Labov y Waletzsky (1967), se ha establecido una clasificacion importante de la evaluacion: interna y externa. (2) Uno de los elementos mas importantes de la evaluacion interna, segun Silva-Corvalan (1994) y Torres (1997), es el uso del estilo directo, en cuyo caso el hablante cita las palabras del interlocutor durante el transcurso de la narrativa. El habla directa constituye una estrategia comunicativa del hablante para hacer mas intensos los momentos cumbres de las narrativas. Este hecho se ha corroborado en estudios previos.

El siguiente ejemplo, un segmento de una narrativa, ilustra el uso del habla directa como estrategia evaluativa interna, con el fin de recrear una situacion en que la joven narra desde el punto de vista de empleada:
   ... Entonces ella empezo a pelear conmigo como si yo fuera la
   culpable y yo, pero senora, o sea, yo voy a hacer lo posible para
   hablar con la gerente y todo, pero yo no puedo hacer nada y
   entonces peleaba conmigo, peleaba conmigo y yo ... dejeme ver lo
   que puedo hacer, senora, y ... y siempre habia [...]. A veces le
   mandabamos a firmar el recibo y la gente se le hace firmar y pues,
   no hay problema. Lo firman, pero empezaban a pelear y por que tu me
   estas pidiendo la firma, que tu [...]. Pero senora, (se rie) no se
   preocupe, tranquila, no no hay problema. Y gente asi que se salta y
   empiezan a pelear. Gente con caras increibles v que tu para ... Te
   danan el dia, verdad, pero uno ... vo aprendi a, como que ignorar
   eso v seguir ya bien. Pero nada. (B-F 6)


A partir de la oracion inicial (clausula narrativa), comienza a intercalar el habla directa (en negritas), tanto por parte suya como por parte de su interlocutor, lo que le infunde mayor dramatismo a esta coyuntura de su narrativa. Los comentarios finales (Y gente asi que se salta y empiezan a pelear. Gente con caras increibles y que tu para ... Te danan el dia, verdad, pero uno ...) constituyen una evaluacion adicional (externa) de lo sucedido. A estos comentarios le sigue la coda (... yo aprendi a, como que ignorar eso y seguir ya bien.) y la resolucion que carece de forma verbal (Pero nada.).

A grandes rasgos, la aparicion de estos tres tiempos verbales y su uso en los distintos componentes de las narrativas concuerdan en los tres grupos de hablantes del estudio. Es decir, que en lineas generales, no hay diferencias significativas entre estos grupos. Esto prueba que las narrativas son efectivamente elementos esenciales para el analisis de las formas verbales y constituyen, ademas, parcelas muy basicas del discurso, sujetas a escasa variacion. El predominio ligero del presente en el Grupo C, jovenes que han tenido mayor contacto con el ingles, podria ser un indice de que a pesar de la uniformidad de formas temporales en las narrativas, estas pueden presentar pequenos datos diferenciales y que los hablantes con mayor dominio del ingles favorecen las formas mas sencillas del espanol.

El rasgo contrastivo, que con mayor claridad se ha manifestado, es el uso de formas verbales del ingles en los textos de los dos grupos bilingues. El uso del ingles, limitado en los textos del Grupo B, se amplia de manera notable en el Grupo C. La aparicion de estas formas en ingles, concentradas mayormente en las evaluaciones de las narrativas de este grupo, evidencia un contraste marcado con el grupo monolingue e incluso con el Grupo B. (3) Es consecuencia de la tendencia a la alternancia de codigo como recurso expresivo y rasgo distintivo de los hablantes bilingues.

Esta investigacion representa una cala, que servira para futuros estudios de mayor alcance a modo de punto de referencia y comparacion. Es necesario ampliar las muestras y abarcar parcelas de estudio con informantes de distinto trasfondo cultural y academico. Tambien se espera que esta investigacion sirva de estimulo para la incorporacion de los planteamientos metodologicos de la narrativa, la cual es un recurso que permite evaluar los fenomenos linguisticos en porciones limitadas del texto.

BIBLIOGRAFIA

Hernandez Torres, Carmen N. Formas verbales de indicativo en el habla culta de San Juan (Tesis doctoral inedita). Rio Piedras, PR: Universidad de Puerto Rico, Programa Graduado de Estudios Hispanicos, 1994.

Labov, William. Language in the Inner City. Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 1972.

-- y Waletsky, J. "Narrative analysis: Oral version of personal experience", en J. Helm (ed.), Essays on the verbal and visual arts. Seattle: University of Washington Press, 1967: 12-44.

Silva-Corvalan, Carmen. "Tense and aspect in oral Spanish narrative: Context and meaning." Language 59 (1983): 60-80.

--. "Oral narrative along the Spanish-English bilingual continuum" en On Spanish, Portuguese, Catalan linguistics, J. C. Staczek (ed.), Washington, D.C.: Georgetown University Press, 1988: 172-184.

--. Language contact and change: Spanish in Los Angeles. Oxford, England: Oxford University Press, 1994.

Torres, Lourdes. Linguistic change in a language contact situation: A cross-generational study. (Tesis doctoral inedita). Urbana-Champaign, IL: University of Illinois, 1988.

--. Puerto Rican discourse: A sociolinguistic study of a New York suburb. Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates, Inc., 1997.

Robert Dupey Heding

Universidad de Puerto Rico

Recinto de Rio Piedras

(1) Varios autores (Silva-Corvalan 1988 y Torres 1997) han planteado que no todos los elementos propuestos por Labov son imprescindibles en la estructura narrativa; asi sucede con el abstracto y la coda.

(2) La evaluacion externa ocurre cuando el hablante detiene la narracion y se dirige al oyente, indicandole la importancia de lo que ha narrado hasta un momento dado. En cambio, la evaluacion interna aprovecha el uso del dialogo como metodo interno de evaluar lo que ha narrado. Durante el transcurso de la narracion, el hablante puede citarse a si mismo e incluso citar a otros participantes incluidos en la experiencia que relata.

(3) Estudios previos (Silva-Corvalan 1983, 1988; Torres 1997) han mostrado que el uso de la alternancia de lenguas cumple una funcion importante como recurso y estrategia comunicativa en el cual el ingles puede darle mayor intensidad a la narracion de los sucesos.
COPYRIGHT 2007 Universidad de Puerto Rico, Recinto de Rio Piedras
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:NOTAS, CONFERENCIAS Y DOCUMENTOS
Author:Dupey Heding, Robert
Publication:Revista de Estudios Hispanicos
Date:Jan 1, 2007
Words:3166
Previous Article:Escrituras de desencuentro de Nestor Rodriguez.
Next Article:"Conto gallego": seduccion, misoginia y sexualidad femenina.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters