Printer Friendly

Los sitios paleoliticos en su paisaje: la cueva de El Horno en el contexto de la cuenca del Rio Ason (Cantabria).

Palaeolithic sites in their landscape: El Horno Cave in the context of the Ason River Basin (Cantabria)

1. Introduccion

La investigacion sobre las sociedades de cazadores del Paleolitico ha tenido como objeto de analisis esencial los depositos arqueologicos producto de la actividad cotidiana de las sociedades estudiadas. En cambio, la localizacion y caracteristicas de los sitios donde se conservan dichos depositos, abrigos y cuevas en el caso de la region Cantabrica, apenas han conocido un analisis sistematico mediante la aplicacion de una metodologia concreta. Pero esos espacios, sea cual sea la actividad que hayan albergado, tambien son parte constituyente del registro arqueologico, dado que fueron elegidos por las sociedades de cazadores, y no parece que convenga soslayar esa eleccion--como lugar de habitat, espacio para el procesamiento de la caza, vertedero, "santuario"...-- como fuente potencial de informacion, en ocasiones quiza mas significativa que la proporcionada por el registro arqueologico sensu stricto.

Lo comentado cobra especial relevancia si asumimos la idoneidad del enfoque regional, como estrategia de investigacion a largo plazo, para el estudio de las sociedades paleoliticas (Fano y Rivero, en prensa). Efectivamente, si la comprension de un sitio paleolitico pasa por un buen conocimiento de su contexto local y regional, tal y como el caracter movil de estas sociedades parece requerir, resulta obvia la necesidad de incorporar un conocimiento preciso acerca de los lugares en los que se conservan los depositos arqueologicos. De este modo, nuestras hipotesis acerca del papel jugado por los distintos sitios en su contexto social cobraran mayor solidez.

Pero lo aqui reivindicado no solo adquiere sentido en el marco de un enfoque abiertamente materialista como el insinuado en el parrafo previo, dado que la seleccion de un determinado lugar pudo estar tambien mediatizada por factores mucho mas sutiles, como los relacionados con el significado o simbolismo de determinados elementos del paisaje, o de los propios lugares en los que se localizan los yacimientos (Tilley, 1994; Gonzalez Morales, 1997). En ese sentido, resulta evidente, por ejemplo, la potencial capacidad informativa de los lugares que albergaron la actividad grafica paleolitica.

Este trabajo tiene por objeto subrayar la importancia de la informacion relativa a la localizacion y caracteristicas de los lugares en los que se conservan los depositos paleoliticos. Al tiempo, insistimos en el tipo de informacion que el analisis del registro arqueologico sensu stricto debera proporcionar para que ese conocimiento que demandamos resulte plenamente aplicable.

Tras un breve repaso a los antecedentes relativos a la cuestion tratada, presentamos la metodologia desarrollada por uno de nosotros (A.G.M.) para abordar el estudio sistematico de los sitios que albergan ocupaciones paleoliticas. Con posterioridad, se presenta un caso de estudio, la cueva de El Horno (Ramales, Cantabria), un yacimiento magdaleniense excavado por uno de nosotros (M.A.F.) desde 1999. De ese modo, mostramos el tipo de observaciones que pueden realizarse empleando la metodologia referida y la importancia de las mismas en el marco de un enfoque regional, como el planteado para el estudio de las sociedades del final del Paleolitico en la cuenca del rio Ason (Fano, 2005a; Garcia Moreno, en prensa).

2. Aspectos metodologicos

La localizacion y caracteristicas de los lugares que albergan los yacimientos paleoliticos fueron en general consideradas por los pioneros de la Prehistoria cantabrica. Textos como el de M. Sanz de Sautuola (1880) o el de J. Carballo y B. Lavin (1933) dan buena cuenta de lo indicado. No obstante, se trato de observaciones no sistematicas, como las realizadas en el segundo trabajo en relacion a las condiciones de iluminacion e insolacion de la cueva de El Pendo. El Conde de la Vega del Sella tampoco obvio la cuestion tratada, valgan como ejemplo sus reflexiones acerca de la eleccion de un determinado lugar como asentamiento, en ocasiones quiza condicionada por factores sutiles como los apuntados en el apartado previo (Vega del Sella, 1930: 99).

Decadas despues, la introduccion de la Arqueologia funcionalista en el Cantabrico genero un interes creciente por el analisis de los patrones de poblamiento (Clark, 1983; Davidson y Bailey, 1984; Straus, 1979, entre otros), pero a escala meso- o macroespacial, es decir, sin plantearse de forma explicita un analisis de la localizacion y caracteristicas de los sitios paleoliticos. Solo encontramos un enfoque de ese tipo a finales de los anos 90, pero en relacion al Asturiense (Fano, 1998).

Por tanto, salvo algun caso puntual, la investigacion sobre el Paleolitico cantabrico ha carecido de una metodologia especifica para enfrentar la cuestion objeto de este trabajo. De hecho, el tratamiento actual del tipo de datos que nos ocupa apenas difiere del practicado por parte de los investigadores de comienzos del s. XX. La ausencia de un analisis sistematico de los factores que determinan las caracteristicas de los sitios paleoliticos sigue constituyendo el comun denominador de las observaciones relativas al tema abordado.

La metodologia generada por uno de nosotros (Garcia Moreno, 2010) se basa en el analisis de la informacion proveniente de dos fuentes distintas: en primer lugar, los datos obtenidos mediante observacion directa, como la orientacion o la altitud del yacimiento, denominados parametros; y en segundo lugar, los datos que requieren el empleo de un Sistema de Informacion Geografica para su calculo y/o cuantificacion, que hemos definido como variables, como la pendiente del terreno, la insolacion potencial o la cuenca visual.

Por otra parte, pueden diferenciarse dos tipos de datos, cuantitativos y cualitativos. Los datos cuantitativos representan, mediante una estructura numerica, la distribucion de una propiedad particular del terreno o del propio yacimiento, mientras que los datos cualitativos suponen la clasificacion del yacimiento y/o su entorno en una serie de categorias predefinidas. La combinacion de ambos tipos de datos permite obtener una imagen concreta y precisa de diversos aspectos relativos a la localizacion de cada sitio.

Entre los parametros de tipo cuantitativo, se analiza la altitud del yacimiento, sobre el nivel marino (Altitud Absoluta) y sobre el nivel de base del valle (Altitud Relativa) en el que se localice; la orientacion de su boca con respecto al norte, medida en angulos; dimensiones de la boca y vestibulo; asi como la presencia de cursos de agua interiores. Por su parte, los parametros cualitativos clasifican diversas caracteristicas del entorno de la cavidad segun una tipologia concreta: el parametro Paisaje hace referencia al tipo de valle en el que se encuentra el sitio (principal, subsidiario, litoral...); en relacion a la Topografia se distinguen las clases fondo de valle y media ladera; y, finalmente, el parametro Clasificacion diferencia entre abrigos--hasta 5 m de profundidad--, cuevas o sitios al aire libre.

Por su parte, mediante el empleo de la herramienta SIG ArcGIS 9 de ESRI se calculan diferentes variables, que posibilitan bien cuantificar algunas de las caracteristicas del entorno del yacimiento, bien modelizar diferentes procesos que pudieron determinar las condiciones de habitabilidad del sitio estudiado. De este modo, se clasifica el entorno del yacimiento en cuatro categorias, en funcion de la pendiente media del terreno en un radio de 10 kilometros alrededor del sitio; se analiza la cuenca visual del yacimiento (Wheatley, 1995) no solo mediante el calculo de la superficie visible desde el mismo, sino tambien atendiendo a la direccion o direcciones preferenciales de dicha cuenca visual; se cuantifica el numero potencial de horas de luz solar que podria llegar a recibir el sitio a lo largo del ano (Fano, 1998); y se realiza una estimacion de la accesibilidad del entorno del yacimiento, mediante un calculo de coste de movimiento acumulado (Howey, 2007).

Por tanto, empleamos el SIG dentro de un marco teorico definido, fruto de una reflexion previa relativa a como esta herramienta puede permitirnos avanzar en relacion al problema de investigacion abordado (cf Baena Preysler y Rios Mendoza, 2006). Pero su uso no esta exento de limitaciones; asi, no debe olvidarse que los resultados obtenidos mediante la aplicacion de un SIG siempre dependeran de las variables introducidas y de los valores asignados a dichas variables, especialmente en el caso de modelos predictivos, como el calculo de coste de movimiento presentado en este trabajo (Ebert, 2000). Al mismo tiempo, toda aplicacion requiere un Modelo Digital del Terreno de calidad, circunstancia que en el caso de la investigacion arqueologica--y en especial en la relativa al Paleolitico--implica valorar y tratar de solventar los cambios que el territorio y el medio ambiente han sufrido hasta nuestros dias.

En sintesis, a traves de la metodologia propuesta es posible obtener una serie de valores que representan, de forma cuantitativa, distintas caracteristicas del terreno en el que se localiza el yacimiento arqueologico y, al mismo tiempo, visualizar algunas de las propiedades que le confiere su localizacion. El analisis sistematico de las distintas variables y parametros posibilita una comparacion objetiva entre los sitios localizados en un espacio concreto, en este caso la cuenca del rio Ason. De este modo, las similitudes y los contrastes identificados facilitaran, en la linea de lo argumentado en parrafos previos, el establecimiento de hipotesis en relacion al papel jugado por cada sitio en su contexto regional.

[FIGURA 1 OMITIR]

3. Un caso de estudio

El caso de estudio aqui tratado, la cueva de El Horno, se situa en la base de una pared vertical, conocida como "Pared del Eco", localizada en la cara Suroeste del Monte Pando, a unos 200 m de altitud y a 20 km en linea recta de la costa actual (Fig. 1). Hasta la fecha se han llevado a cabo seis campanas de excavacion en el sitio, entre 1999 y 2007, sobre una superficie de 3,5 [m.sup.2]. En la obra Les Cavernes de la Region Cantabrique ya se hace referencia a las cavidades localizadas en la base de la Pared del Eco (Alcalde del Rio et al., 1911); pero hasta la decada de 1980 no encontramos menciones explicitas al deposito arqueologico de El Horno (Munoz et al., 1987, entre otros).

La excavacion arqueologica se llevo a cabo en el fondo de la cueva, con el proposito de aprovechar los cortes producto de la alteracion previa sufrida por el yacimiento en esa parte de la cavidad (Fano, 2005[a], 2008). En 2001, el perfil Oeste del cuadro N32 revelo la siguiente sucesion estratigrafica, de muro a techo: nivel 3, de escasa potencia (0,05 m), compuesto por un sedimento amarillento de textura arenosa, con poco material; nivel 2, de 0,23 m de potencia, con sedimento de color marron, muy rico en materia organica y con abundante material arqueologico. Una muestra de restos oseos procedentes de la parte superior de este nivel proporciono la datacion radiocarbonica GX-27456 (12250 [+ o -] 190 BP, 12481 [+ o -] 424 cal BC) (1); nivel 1, compuesto por un sedimento amarillento de textura compacta, con un espesor de 0,22 m. Una muestra de huesos procedente tambien de la parte superior del nivel arrojo la datacion radiocarbonica GX-27457 (12530 [+ o -] 190 BP, 12862 [+ o -] 430 cal BC); nivel 0, con un espesor que oscila entre 0,50 y 0,70 m, interpretado como un revuelto prehistorico, con una matriz variable que incorpora materiales arqueologicos de distintos periodos; nivel superficial de 0,10 m de espesor medio, con una mezcla de materiales modernos y prehistoricos. La estratigrafia indicada no fue identificada con claridad en el conjunto de la superficie excavada. En el caso de los niveles intactos, esta circunstancia solo ha afectado al nivel 1, unidad no registrada con claridad en dos de los cuadros excavados (vid. detalles al respecto en Fano, 2005a).

En la parte intacta del deposito de El Horno (n. 1, 2, 3), se hallo una serie de materiales que, en sintonia con las fechas obtenidas, permite su atribucion a ocupaciones del Magdaleniense superior-final (MSF en adelante). En el nivel 2 se hallo un utillaje oseo especialmente diagnostico, como es el caso de dos arpones decorados. El contexto comentado proporciono otros materiales significativos, entre los que destaca un baston perforado y otros objetos de arte mueble (Fano et al., 2005, 2010). La reducida coleccion de material litico retocado procedente de este nivel, elaborada exclusivamente sobre silex, y compuesta por raspadores, buriles, utillaje microlaminar y otros grupos tipologicos como las piezas de retoque continuo, es coherente con el resto de informacion disponible para este contexto (Fano, 2005b: lam. 2).

El nivel 1 no incluye un material oseo tan diagnostico, pero la coleccion de material litico retocado, elaborada esencialmente sobre silex (97%) y compuesta por raspadores, buriles, utiles compuestos (raspador-buril) y utillaje microlaminar (Fano, 2005a: fig. 4), es coherente con la fecha obtenida para ese nivel. El escaso material procedente del nivel 3, con raspadores unguiformes, utillaje microlaminar y algunos objetos de adorno personal elaborados a partir de conchas de Turritella sp., forma probablemente parte de las ocupaciones del MSF. Parte de los materiales de estos niveles ha sido ya estudiada y otros analisis se encuentran aun en curso (Costamagno y Fano, 2005; Fano, 2005a, b; Fano et al., 2005, 2009, 2010; Fano y Alvarez-Fernandez, 2010; Vanhaeren et al., 2005). 4

4. Resultados del analisis

La cueva de El Horno se localiza en la base del valle del rio Gandara, a escasos metros de su cauce actual, por lo que su altitud relativa debe considerarse 0. En ese sentido, se trata de un ejemplo caracteristico de lo definido como asentamiento de fondo de valle (Garcia Moreno, 2010). De su posicion resguardada se deriva, en primer lugar, un patron de insolacion potencial muy estacional: 10 horas de media durante la primavera y el verano, con un maximo de 12 horas en junio; 5 horas en invierno, con un minimo de 3 horas al dia en noviembre. Por tanto, El Horno presenta el patron de insolacion comun de los yacimientos interiores--y en especial de los sitios localizados en fondos de valle--, que contrasta con lo observado en los sitios localizados en la plataforma litoral, donde el efecto del ocultamiento topografico es mucho menor (Garcia Moreno, 2008).

En segundo lugar, la visibilidad desde El Horno es ciertamente reducida; su posicion en el fondo de un valle encajonado, rodeado por altas paredes calizas, limita su cuenca visual a un reducido espacio (Fig. 2). Pero mas alla de esta limitada cuenca visual, destaca la amplitud angular de la misma; a pesar de su poco alcance, la visibilidad desde El Horno abarca una gran parte de su horizonte.

En relacion a la energia del relieve, el entorno de la cueva de El Horno se caracteriza por la presencia de fuertes pendientes, circunstancia que esta determinada por la presencia de importantes farallones calizos, como la propia Pared del Eco. No obstante, tras la cuantificacion de la pendiente del terreno circundante al sitio y su clasificacion en categorias, cabe definir El Horno como un asentamiento interior, pero no de alta montana (2). Asi, el 83% del terreno comprendido en un radio de 10 km se situa entre el 5% y el 30% de desnivel, predominando ligeramente las pendientes del 15%30%. Es decir, El Horno se situa entre los yacimientos localizados en areas de roquedo, pero en un entorno con un relieve no tan fuerte como el de otros yacimientos del MSF, como El Rascano, sitio ubicado en el vecino valle del Miera (Gonzalez Echegaray y Barandiaran, 1981).

La posicion de El Horno en la zona intermedia de la cuenca del Ason, en una zona de roquedo pero sin llegar a constituir un terreno de alta montana, propicia que desde este sitio se tenga facil acceso tanto a la costa como a la cordillera. El calculo de coste de movimiento acumulado, basado en la tangente de la pendiente del terreno (Bell y Lock, 2000), da buena cuenta de lo senalado (Fig. 3).

En sintesis, El Horno es un asentamiento de fondo de valle, cuyos ocupantes no precisaron disponer desde el sitio--o desde su entorno inmediato-- de un control importante del territorio (Garcia Moreno, 2010). Las cavidades localizadas a media ladera si posibilitaron ese control. En el caso de El Horno, parece tratarse de una ocupacion mas centrada en el entorno inmediato de la cavidad. El sitio dispuso de un patron de insolacion marcadamente estacional, y a pesar de localizarse en una zona de roquedo--con facil acceso a los recursos propios de esos entornos--gozo de una buena comunicacion con la costa y con el interior (Fig. 4). 5

[FIGURA 2 OMITIR]

5. Discusion

Es dentro de esas estrategias de movilidad y ocupacion del territorio, donde cobra pleno sentido el estudio de las caracteristicas de los distintos asentamientos, puesto que como ya indicamos en un apartado previo, la optima comprension de un registro paleolitico pasa por un buen conocimiento de su contexto local y regional. De hecho, un yacimiento no solo nos informa sobre las actividades llevadas a cabo en o desde ese lugar, tambien aporta datos sobre ese contexto (Ibanez y Gonzalez, 1997). Es decir, la integracion de datos de distinta indole permite determinar las actividades realizadas en el sitio analizado; y al tiempo, esa informacion permite inferir la existencia de yacimientos coetaneos en los que se habrian llevado a cabo otro tipo de actividades, quiza complementarias.

En ese sentido, en la cuenca del Ason se dispone de un buen numero de registros del MSF, algunos de ellos modernos, excavados desde mediados de los anos 1980 en adelante (Fig. 5). Se trata de los depositos de El Miron (Straus y Gonzalez Morales, 2005, 2007), El Valle (Cheynier y Gonzalez Echegaray, 1964; Garcia-Gelabert y Talavera, 2004), La Chora (Gonzalez Echegaray et al., 1963), El Otero (Gonzalez Echegaray et al., 1966), El Perro (Gonzalez Morales y Diaz Casado, 2000) y La Fragua (Gonzalez Morales, 2000). Recientes hallazgos en La Cullalvera garantizan que la cueva tambien fue ocupada durante el Paleolitico superior, seguramente durante el MSF (Y. Diaz Casado, comunicacion personal).

El reciente estudio del material arqueologico procedente de varios de los yacimientos citados ha aportado datos de especial interes para la comprension de la dinamica del poblamiento en el Ason. Ese es el caso de la fauna malacologica marina, material que resulta especialmente significativo cuando se localiza en yacimientos interiores. En ese caso, lo comun es la presencia muy esporadica de especies con interes bromatologico. En cambio, si estan presentes especies sin ese interes y utilizadas como materia prima para la elaboracion de adornos personales (Fano y Alvarez-Fernandez, 2010).

En el caso de El Horno, donde se han registrado todas las fases de la cadena operativa--conchas sin modificacion alguna, objetos fracturados durante el proceso de elaboracion del adorno y adornos con y sin huellas de uso--, resulta evidente la existencia de una relacion con el medio costero. Esa presencia de fauna marina en el yacimiento esta relacionada con la movilidad--residencial y/o logistica-- de los grupos que durante el final del Magdaleniense poblaron la cuenca del rio Ason, dado que no parece que la explotacion del medio marino se llevase a cabo desde este yacimiento. No obstante, ya se ha apuntado que la localizacion de El Horno en la zona intermedia del valle favorecio una rapida comunicacion con el litoral.

[FIGURA 3 OMITIR]

Los datos recientes sobre la estacionalidad de las ocupaciones, valorada a partir de la epoca de captura de los ungulados, tambien parecen abogar por esa movilidad. En ese sentido, resulta tentador, por ejemplo, observar la aparente complementariedad estacional de sitios como La Fragua (otono/verano) y El Horno (final invierno/inicio de la primavera); o interpretar los datos de El Miron como prueba del modelo clasico de movilidad costa-interior (Costamagno y Fano, 2005; Marin y Gonzalez Morales, 2007; Marin, 2009). Sin embargo, ese tipo de informacion sobre la estacionalidad de las ocupaciones --procedente en general de una muestra limitada (en el caso de El Horno, observaciones a partir de una escasa muestra de dientes de ciervo y cabra del nivel 2)--no garantiza que los sitios estuviesen desocupados en otras epocas del ano (Garcia Moreno, en prensa).

En cualquier caso, el establecimiento de un modelo contrastado sobre el papel jugado por un yacimiento en su contexto regional pasa por la integracion de distintas categorias de datos; con informacion aislada, como la relativa a la fauna, no resulta posible plantear hipotesis minimamente solidas con las que trabajar. En ese sentido, queda aun mucho camino por recorrer, en el Cantabrico en general y en la cuenca del rio Ason en particular (Gonzalez Sainz y Gonzalez Urquijo, 2007; Fano y Rivero, en prensa).

Recientemente, algunas observaciones, aun muy preliminares, relativas a la tecnologia y funcionalidad del utillaje litico de El Horno, se han relacionado con la informacion disponible sobre la fauna de mamiferos (Fano et al., 2009). Esa primera integracion de los datos nos permite trabajar con la hipotesis de que El Horno pudo ser un lugar dedicado al tratamiento de los recursos animales en una segunda fase de explotacion, es decir, un lugar donde llevar a cabo un trabajo de carniceria secundario y el tratamiento de la piel seca.

[FIGURA 4 OMITIR]

[FIGURA 5 OMITIR]

La idea referida debera ser confirmada por los analisis en curso, pero nos sirve ya como ejemplo del tipo de informacion que el estudio del registro arqueologico sensu stricto debera proporcionar, para que nuestro conocimiento acerca de los sitios en los que se ubican los depositos paleoliticos adquiera todo su valor. La idea resulta tambien idonea para ilustrar lo apuntado en un parrafo previo, puesto que, en caso de confirmarse la hipotesis, cabria pensar en la existencia de otro tipo de yacimientos en el Ason, como los "altos de caza", en los que se habria llevado a cabo el trabajo de carniceria inicial y el tratamiento de la piel fresca.

En ese sentido, los sitios conocidos en el Ason durante el Magdaleniense final muestran interesantes similitudes y contrastes en cuanto a su localizacion, que estan en sintonia con la situacion general observada para el conjunto del Cantabrico oriental (Garcia Moreno, 2010). En el alto Ason, sitios como la Cullalvera o el Miron disponen de una visibilidad netamente superior a la de El Horno (Tabla 1); El Miron cuenta ademas con una posicion destacada en el paisaje, dada su localizacion a media ladera (Fig. 6). El valor de la visibilidad se dispara en los sitios localizados a media ladera en la plataforma litoral, como El Perro y La Fragua (Fig. 7), circunstancia favorecida por la escasez de fuertes pendientes. En otros casos, la situacion recuerda mas a la de El Horno, como ocurre en el caso de El Valle, cueva tambien localizada en un fondo de valle, con una visibilidad similar y con una pendiente media tambien proxima a la del yacimiento que nos ocupa. Otras localizaciones en fondos de valle, como la de La Chora y la de El Otero, muestran algunas diferencias respecto a las anteriores--mayor visibilidad y menores pendientes--directamente relacionadas con la localizacion geografica de los sitios en el bajo Ason. Son este tipo de observaciones las que resultan interesantes en relacion a lo apuntado en apartados previos. Es decir, las similitudes y contrastes apuntados seguramente constan de un significado en relacion al papel jugado por los diferentes sitios en su contexto social (3).

6. Conclusiones

Lo apuntado en este trabajo da buena cuenta de las posibilidades que ofrece el analisis sistematico y objetivo de las caracteristicas y localizacion de los lugares que albergan los depositos arqueologicos, cuevas y abrigos en el caso del Paleolitico cantabrico. Ese ha sido el objetivo de este articulo, aportar una reflexion acerca de un tipo de informacion subvalorada, pero que resulta clave para el estudio de las sociedades paleoliticas. La aplicacion de una metodologia concreta, disenada ex profeso, proporciona una informacion clave para comprender las estrategias de ocupacion del territorio por parte de las sociedades de cazadores. Las caracteristicas de la localizacion de El Horno, en un fondo de valle bien comunicado y sin excesivas pendientes, y con una cuenca visual reducida, no respondieron al azar. De hecho, en la cuenca del Ason encontramos localizaciones similares a la de El Horno, pero tambien otras bien distintas. Al igual que sucede con el resto del registro arqueologico, ese tipo de observaciones no pueden interpretarse de manera individualizada. Captar su significado pasa por disponer de modelos contrastados acerca del papel jugado por cada sitio en su contexto regional. Solo entonces el tipo de analisis propuesto resultara plenamente aplicable en terminos de inferencia. De ahi la necesidad de que el "discurso arqueologico" genere ese tipo de "hechos sociales"; solo a partir de la existencia de estos podra integrarse, de un modo optimo, la informacion relativa a la localizacion y caracteristicas de los sitios que albergan los depositos paleoliticos.

[FIGURA 6 OMITIR]

[FIGURA 7 OMITIR]

Agradecimientos

El analisis de la localizacion de la cueva de El Horno y del resto de yacimientos del valle del Ason formo parte de una investigacion financiada mediante una Beca Predoctoral (Programa de Personal Investigador en Formacion de la Universidad de Cantabria) concedida a uno de los firmantes del articulo (A.G.M.), y a traves del proyecto Creacion de un GIS integral para la Prehistoria de la Cuenca del Ason y la Costa Oriental de Cantabria (Ref. HUM200613729). Los trabajos de excavacion en El Horno fueron subvencionados por el Gobierno de Cantabria y por el proyecto Miron. Los autores agradecen a dos evaluadores anonimos sus comentarios sobre el trabajo.

Bibliografia

Alcalde del Rio, H.; Breuil, H. y Sierra, L. (1911): Les cavernes de la region cantabrique. Monaco: Imp. V.A. Chene.

Baena Preysler, J. y Rios Mendoza, P. (2006): "Realidad y abstraccion: limites de la integracion de datos en los SIG". En Grau Mira, I. (ed.): La aplicacion de los SIG en la Arqueologia del Paisaje. Alicante: Universidad de Alicante, pp. 15-27.

Bell, T. y Lock, G. (2000): "Topographic and Cultural Influences on walking the Ridgeway in later prehistoric times". En LOCK, G. (ed.): Beyond the Map: Archaeology and Spatial Technologies. Amsterdam: IOS Press, pp. 85-100.

Carballo, J. y Lavin, B. (1933): Exploracion en la gruta de "El Pendo" (Santander). Madrid: Junta Superior de Excavaciones y Antiguedades (Memoria 123).

Cheynier, A. y Gonzalez Echegaray, J. (1964): "La grotte de Valle". En RlPOLL, E. (ed.): Miscelanea en Homenaje al Abate Henri Breuil, vol. 1. Barcelona: Diputacion Provincial, pp. 327-346.

Clark, G. A. (1983): "Una perspectiva funcionalista de la Prehistoria de la region cantabrica". En Homenaje al Prof. Martin Almagro Basch, vol. I. Madrid: Ministerio de Cultura, pp. 155-170.

Costamagno, S. y Fano, M. A. (2005): "Pratiques cynegetiques et exploitation des ressources animales dans les niveaux du Magdalenien superieur-final de El Horno (Ramales, Cantabrie, Espagne)", Paleo, 17, pp. 31-55.

Davidson, I. y Bailey, G. N. (1984): "Los yacimientos, sus territorios de explotacion y la topografia", Boletin del Museo Arqueologico Nacional, II (1), pp. 25-46.

Ebert, J. I. (2000): "The state of the art in Inductive predictive Modeling: seven big mistakes (and lots of smaller ones)". En WESCOTT, K. y Brandon, J. (eds.): Practical applications of GIS for archaeologist. A predictive modeling kit. London: Taylor & Francis, pp. 129-134.

Fano, M. A. (1998): El habitatMesolitico en el Cantabrico Occidental. Transformaciones ambientales y Medio Fisico durante el Holoceno Antiguo. Oxford: British Archaeological Reports.

--(2005a): "El final del Magdaleniense en la cuenca del rio Ason. Nuevos datos procedentes de la Cueva de El Horno (Ramales de la victoria, Cantabria)". En Ferreira Bicho, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, septiembre de 2004). Faro: Universidade do Algarve, pp. 109-122.

--(2005b): "La cueva de El Horno (Ramales, Cantabria): un asentamiento de montana del final del Magdaleniense". En Sanchidrian, J. L.; Marquez, A. M.a y Fullola, J. M.a (eds.): La Cuenca Mediterranea durante el Paleolitico Superior (38.000-10.000 anos). Actas del IV Simposio de Prehistoria Cueva de Nerja (Reunion de la vIII Comision del Paleolitico Superior UISPP). Nerja, noviembre de 2004. Malaga: Fundacion Cueva de Nerja, pp. 468-478.

--(2008): "La Prehistoria del Valle del Ason. Excavaciones en la cueva de El Horno (Ramales de la Victoria), 2000-2001". En ONTANON, R. (coord.): Actuaciones Arqueologicas en Cantabria 2000-2003. Santander: Gobierno de Cantabria, pp. 73-77.

Fano, M. A. y Alvarez-Fernandez, E. (2010): "Magdalenian marine shells fTom El Horno Cave (Ramales, Cantabria, Spain) in the regional context". En Alvarez-Fernandez, E. y Carvajal Contreras, D. R. (eds.): Not only Food. Marine, Terrestrial and Freshwater Molluscs in Archaeological Sites. Proceedings of the 2nd Meeting of the ICAZ Archaeomalacology Working Group. Santander, febrero de 2008. Munibe, suplemento 31. San Sebastian: Sociedad de Ciencias Aranzadi, pp. 58-68.

Fano, M. A.; Costamagno, S. y Gonzalez Urquijo, J. E. (2009): "Les chasseurs magdaleniens de la vallee du Haut Ason (Cantabres, Espagne): role de la grotte de El Horno au sein du contexte regional". Comunicacion presentada en el coloquio internacional Haltes de chasse en Prehistoire: Quelles realites archeologiques? Toulouse: Universite de Toulouse Le Mirail-CNRS.

Fano, M. A.; D'Errico, F. y Vanhaeren, M. (2005): "Magdalenian bone industry fTorn El Horno Cave (Ramales, Cantabria, Spain)". En DUJARDIN, V. (dir.): Industries osseuses et parures du Solutreen au Magdalenien en Europe. Table ronde sur le Paleolithique superieur recent. Angouleme, marzo de 2003. Paris, Memoires de la Societe Prehistorique Francaise, 39. pp. 177-196.

Fano, M. A. y Rivero, O. (en prensa): "El territorio y la movilidad de los cazadores del final del Paleolitico: algunas reflexiones metodologicas". En ARIAS, P (coord.): Gestion del territorio y movilidad de los grupos cazadores-recolectores durante el Tardiglacial. Primera Mesa Redonda sobre Paleolitico Superior Cantabrico. San Roman de Candamo, abril de 2007. Santander: PubliCan-Ediciones de la Universidad de Cantabria, pp. 217-226.

Fano, M. A.; Rivero, O. y Garate, D. (2010): "Plaqueta decorada de la cueva de El Horno (Ramales de la Victoria, Cantabria) en su contexto local y regional", Munibe, 61, pp. 99-115.

Garcia-Gelabert, M.a P. y Talavera, J. (2004): La cueva del Valle, Rasines, Cantabria, Espana. Oxford: British Archaeological Reports.

Garcia Moreno, A. (2008): "Insolacion y Habitat paleolitico en el Valle del Ason (Cantabria, Espana). Analisis de la influencia de la insolacion en los modelos de ocupacion paleoliticos", Cuaternario y Geomorfologia, 22 (3-4), pp. 93-105.

--(2010): Patrones de asentamiento y ocupacion del territorio en el Cantabrico Oriental a finales del Pleistoceno. Una aproximacion mediante SIG. Tesis doctoral inedita. Santander: Universidad de Cantabria.

--(en prensa): "Mobility models and archaeological evidences: fitting data into theory". En Proceedings from the GAO Conference (Challenging frontiers: mobility, transition and change). Oxford.

Gonzalez Echegaray, J. y Barandiaran Maestu, I. (1981): El Paleolitico superior de la cueva del Rascano (Santander). Santander: Centro de Investigacion y Museo de Altamira.

Gonzalez Echegaray, J.; Garcia Guinea, M. A. y Bejines, A. (1966): Cueva del Otero. Madrid: Ministerio de Educacion.

Gonzalez Echegaray, J.; Garcia Guinea, M. A.; Bejines, A. y Madariaga, B. (1963): Cueva de La Chora (Santander). Madrid: Ministerio de Educacion.

Gonzalez Morales, M. R. (1997): "Changes in the use of caves in Cantabrian Spain during the Stone Age". En Bonsall, C. y Tolan-Smith, C. (eds.): The Human use of caves. Oxford: British Archaeological Reports, pp. 63-69.

--(2000): "La Prehistoria de las Marismas: excavaciones en la cueva de La Fragua". En ONTANON, R. (ed.): Actuaciones arqueologicas en Cantabria 1984-99. Santander: Gobierno de Cantabria, pp. 177-179.

Gonzalez Morales, M. R. y Diaz Casado, Y. (2000): "La Prehistoria de las Marismas: excavaciones arqueologicas en los abrigos de la Pena del Perro (Santona)". En ONTANON, R. (ed.): Actuaciones arqueologicas en Cantabria 1984-99. Santander: Gobierno de Cantabria, pp. 93-96.

Gonzalez Sainz, C. y Gonzalez Urquijo, J. E. (2007): "El Magdaleniense reciente en la Region Cantabrica". En Fano, M. A. (coord.): Las Sociedades del Paleolitico en la Region Cantabrica. Anejo n.o 8 de la revista Kobie (2004). Bilbao: Diputacion Foral de Bizkaia, pp. 275-308.

Howey, M. C. L. (2007): "Using multi-criteria cost surface analysis to explore past regional landscape: a case study of ritual activity and social interaction in Michigan, AD 1200-1600", Journal of Archaeological Science, 34, pp. 1830-1846.

Ibanez Estevez, J. J y Gonzalez Urquijo, J. E. (1997): "Diversidad funcional de los asentamientos en el final del Paleolitico superior. Una perspectiva desde el utillaje litico". En BalbIN, R. de y Bueno, P (eds.): II Congreso de Arqueologia Peninsular (Zamora, septiembre de 1996), tomo I. Zamora: Fundacion Rei Afonso Henriques, pp. 287-296.

Marin arroyo, A. B. (2009): "Exploitation of the montane zone of Cantabrian Spain during the Late Glacial. Faunal evidence from El Miron cave", Journal of Anthropological Research, 65 (1), pp. 69-102.

Marin Arroyo, A. B. y Gonzalez Morales, M. (2007): "La Fragua cave, a seasonal hunting camp in the lower Ason Valley (Cantabria, Spain) at the Pleistocene-Holocene transition", Anthropozoologica, 41 (1), pp. 61-84.

Munoz Fernandez, E.; San Miguel, C. y CAEAP (1987): Carta Arqueologica de Cantabria. Santander: Tantin.

Renouf, M. A. P. y Murray, M. S. (1999): "Two winter dwellings at Phillips Garden, a Dorset site in Northwestern Newfoundland", ArticAnthropology, 36 (1/2), pp. 118-132.

Sanz de Sautuola, M. (1880): Breves apuntes sobre algunos objetos prehistoricos de la Provincia de Santander. Santander: Imp. de Telesforo Martinez.

Straus, L. G. (1979): "Mesolithic adaptations along the coast of Northern Spain", Quaternaria, XXI, pp. 305-327.

Straus, L. G. y Gonzalez Morales, M. R. (2005): "El Magdaleniense de la Cueva del Miron (Ramales de la Victoria, Cantabria, Espana): observaciones preliminares". En Ferreira Bicho, N. (ed.): O Paleolitico. Actas do IV Congresso de Arqueologia Peninsular (Faro, septiembre de 2004). Faro: Universidade do Algarve, pp. 49-61.

--(2007): "Further radiocarbon dates for the Upper Palaeolithic of El Miron cave (Ramales de la Victoria, Cantabria, Spain)", Radiocarbon, 49 (3), pp. 1205-1214.

Tilley, C. (1994): A phenomenology of landscape. Oxford/Providence: Berg Publishers.

Vanhaeren, M.; D'Errico, F.; Fano, M. A. y Alvarez-Fernandez, E. (2005): "La parure de la Cueva de El Horno (Ramales, Cantabria)". En Dujardin, V. (dir.): Industries osseuses et parures du Solutreen au Magdalenien en Europe. Table ronde sur le Paleolithique superieur recent. Angouleme, marzo de 2003. Memoires de la Societe Prehistorique Francaise, 39. Paris, pp. 197-208.

Vega del Sella, Conde de la (1930): Las cuevas de La Riera y Balmori (Asturias). Madrid: Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Weninger, B.; Joris, O. y Danzeglocke, U. (2007): CalPal-University of Cologne Radiocarbon Calibration Program Package CalPal2007_HULU. Institut der Ur-und Fruhgeschichte. Koln: Universitat zu Koln (http://www.calpal.de).

Wheatley, D. (1995): "Cumulative viewshed analysis: a GIS-based method for investigating intervisibility, and its archaeological application". En LOCK, G. y Stancic, G. (eds.): Archaeology and GeographicalInformation Systems: a European perspective. London: Taylor & Francis, pp. 171-185.

(1) Calibraciones segun la curva CalPal 2007_HULU. Calculos mediante el programa CalPal (Weninger et al., 2007).

(2) Serian asentamientos de alta montana aquellos que cuentan con pendientes por encima del 15% de desnivel en mas de un 60% de su entorno (Garcia Moreno, 2010).

(3) Vease como ejemplo de lo comentado el yacimiento paleoesquimal de Philip's Garden (Newfoundland, Canada), donde se han documentado variaciones estacionales en el area ocupada--zona costera y expuesta frente a zona interior y resguardada--relacionadas con cambios en la funcionalidad del asentamiento (Renouf y Murray, 1999).

Alejandro GARCIA MORENO, IIIPC. Universidad de Cantabria. Avda. de los Castros, s/n. 39005 Santander. Correo-e: alejandro. garciamoreno@hotmail.com

Miguel A. FANO, Dpto. de Humanidades. Facultad de Ciencias Sociales y Humanas. Universidad de Deusto. Avda. de las Universidades, 24. 48007 Bilbao. Correo-e: mfano@deusto.es

Recepcion: 2010-01-10; Revision: 2011-02-25; Aceptacion: 2011-06-02
TABLA 1. Caracteristicas de la localizacion de los yacimientos
del final del Magdaleniense en la cuenca del Ason.

Nombre       Altitud   Alt.   Paisaje   Topografia
                       Rel.

El Otero       60       10    Secund.   Fondo valle
La Chora       40       0     Secund.   Fondo valle
El Perro       70       70    Litoral     Ladera
La Fragua      130     130    Litoral     Ladera
El Valle       58       0     Secund.   Fondo valle
Cullalvera     100      0     Secund.   Fondo valle
El Miron       260      95    Secund.     Ladera
El Horno       200      0     Secund.   Fondo valle

Nombre       Pend.   Pend.      Visib.
             < 15%   > 15%   ([km.sup.2])

El Otero     57,8    42,2       12,62
La Chora     57,5    42,5       12,20
El Perro     83,7    16,3       72,61
La Fragua    85,2    14,8       58,83
El Valle     47,9    52,1        5,66
Cullalvera   44,9    55,1       10,25
El Miron     45,5    54,5       11,80
El Horno     45,4    54,6        4,59
COPYRIGHT 2011 Ediciones Universidad de Salamanca
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2011 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Garcia Moreno, Alejandro; Fano, Miguel A.
Publication:Zephyrus
Date:Jan 1, 2011
Words:6564
Previous Article:Alonso Fernandez, C. y Jimenez Echevarria, J. (2010): El yacimiento arqueologico Alto del Mural/Camino de los Aguanares (Cogollos, Burgos).
Next Article:Los arpones del Magdaleniense superior mediterraneo. Valoracion tipologica y cronoestratigrafica a partir de nuevas piezas halladas en la Cova de les...
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters