Printer Friendly

Los reptiles de la Peninsula de Araya, estado Sucre, Venezuela.

Se estudio la fauna de reptiles en la peninsula de Araya, estado Sucre, Venezuela, a traves de salidas de campo dos veces por mes en horas diurnas. Durante un ano se realizaron colectas manuales y utilizando trampas de caida en las diferentes formaciones vegetales de la peninsula. La informacion se complemento con revision bibliografica y registros existentes en museos. Se identificaron 34 especies pertenecientes a 14 familias de los 3 ordenes citados para Venezuela. La familia Colubridae presento el mayor numero de especies de serpientes, mientras que las familias de lagartos con mayor numero de especies fueron Gekkonidae, Teiidae y Polychrotidae. Las unidades ecologicas del bosque tropofilo con 28 especies, el matorral xerofilo con 22, y el espinar xerofilo con 19 contuvieron el mayor numero de especies registradas. La alta diversidad de especies e individuos observadas en el bosque tropofilo del sector oriental se debe a la mayor estructura de este tipo de vegetacion, al contrario de la del sector occidental caracterizada por vegetacion xeromorfa de baja productividad. El analisis comunitario por la presencia de especies en las unidades ecologicas indica la existencia de das grupos, uno conformado por las faunas de las formaciones de espinar, matorral, bosque tropofilo, sabana y manglar, y el otro por las faunas de las playas arenosas y herbazal.

PALABRAS CLAVE / Peninsula de Araya / Reptiles / Venezuela /

**********

La fauna de reptiles representa una parte muy significativa de la biodiversidad de ambientes xerofilos. En el oriente de Venezuela, la escasez de estudios sobre los reptiles ha conllevado a un desconocimiento de las especies que habitan esta region y a la falta de programas y proyectos dirigidos a conocer la estructura e importancia de los habitats y de su fauna silvestre, en particular la herpetofauna, lo que dificulta cualquier intento de planificacion y ordenamiento territorial en lo que respecta al mantenimiento y conservacion de la diversidad de este grupo de vertebrados.

En el estado Sucre se han establecido comunidades animales y vegetales con caracteristicas propias de cada zona. Particularmente en la peninsula de Araya, la cual presenta atributos climaticos y edaficos diferentes a la de otras areas del estado, se han desarrollado ecosistemas modelados no solo por el clima, sino tambien por la actividad humana y el sobrepastoreo caprino (Cumana, 1999).

Los trabajos existentes sobre la fauna de vertebrados presente en el estado Sucre se han realizado dentro de los limites de los Parques Nacionales Peninsula de Paria (Bisbal, 1994), Mochima y Turuepano (MARNR, 1992). En lo que respecta a la fauna reptiliana de las diferentes bioregiones del estado Sucre la informacion es fraccionada (Rivas y Oliveros, 1997; Oliveros et al., 2000; Cornejo y Prieto, 2001). Hasta el presente han sido reportadas 300 especies de reptiles para Venezuela (Donoso-Barros, 1965, 1968; Roze, 1966; Peters y Donoso-Barros, 1970; Peters y Orejas-Miranda, 1970; Pritchard y Trebbau, 1984; Lancini, 1986; Pefaur, 1992; Gorzula y Senaris, 1998, Pefaur y Rivero, 2000), de las cuales 80 han sido registradas en el estado Sucre (Rivas y Oliveros, 1997; Oliveros et al, 2000; Cornejo y Prieto, 2001).

El presente trabajo tiene como objetivo contribuir al conocimiento de los reptiles de la peninsula de Araya, generando un listado de las especies presentes, con sus abundancias relativas y disimilitud entre cada uno de los habitats que conforman a la peninsula, asi como su relacion con algunos factores ambientales del area.

Materiales y Metodos

Area de estudio

La peninsula de Araya (Figura 1) esta situada en la parte noroccidental del estado Sucre, Venezuela, (63[grados]32'-64[grados]21'O, y 10[grados]30'-10[grados]40'N). Ella constituye la parte occidental de la cordillera de Araya-Paria, la cual es considerada como una prolongacion oriental de la Cordillera de la Costa. Posee aproximadamente 84km de longitud y un ancho variable entre 4 y 20km.

[FIGURA 1 OMITIR]

El relieve del sur de la peninsula adyacente al golfo de Cariaco, lo compone una serrania central con elevaciones de hasta 600msnm. En el sector occidental de la peninsula, la mayoria de las elevaciones no alcanzan los 100msnm. Hacia el norte las costas son bajas, conformando una llanura costera con algunas depresiones inundables. Este tipo de topografia, ubicada entre los sitios de Manicuare y La Angoleta, ha permitido el asentamiento de nucleos humanos de importancia (Schubert, 1972, Caraballo, 1982).

En el este de la peninsula los relieves montanosos se hacen mucho mas pronunciados, con paredes rocosas desnudas que practicamente se hunden en el golfo, expuestas constantemente al accionar del mar. Por otra parte las elevaciones montanosas mas importantes se alejan considerablemente hacia el interior, mientras que en el sector costero del golfo se presentan descensos pronunciados de las pendientes hasta llegar a areas casi planas (Balda, 1960; MacSotay y Caraballo, 1966).

El clima arido y sub-arido de la peninsula es una consecuencia de la influencia de factores maritimos, continentales y altitudinales. Las precipitaciones son mayores hacia el este de la peninsula y varian entre 500 y 800mm en promedio anual, con una distribucion temporal que resulta en seis meses secos. La temperatura promedio anual varia entre 23 y 29[grados]C. Los vientos son un factor importante en la peninsula y predominan los alisios que soplan del noreste, aunque tambien ejercen influencia los vientos de mar y tierra (Ewel y Madriz, 1976).

Unidades ecologicas

La peninsula de Araya presenta diversas formaciones vegetales, las cuales se agruparon en el presente trabajo en unidades ecologicas, utilizando los criterios de Huber y Alarcon (1988) y Cumana (1999), modificados segun el mapa de vegetacion de Venezuela (MARNR y PDVSA, 1999; Figura 1). La catalogacion se establecio como:

1- Herbazal (HE; 3% del area de la peninsula). Formacion riberena a lo largo de la costa norte, ubicadas en las dunas arenosas de las playas no inundadas por el mar, en el estrato inferior de las comunidades de manglares, sobre suelos impregnados de humedad y sales marinas, en depresiones inundadas por el agua de lluvia y en pequenas lagunas construidas por el hombre como bebederos para animales. Entre las especies dominantes de esta formacion figuran Batis maritima, Heliotropium curassavicum, Sporobolus virginicus y Sesuvium portulacastrum. Tambien se encuentran hidrofilas vasculares entre las que destacan Cyperus articulatus, Eleocharis caribaea, Ludwigia octovalis, Najas guadalupensis, Nymphaea amazonum, N. ampla, Ruppia maritima y Typha dominguensis.

2- Manglar costero (MG; 4%). Formacion arborea sobre suelos humedos y salinos, pobremente representada en forma de pequenos grupos aislados y dispersos o individuos solitarios en el lado occidental, pero con mayor representatividad en el lado oriental de la peninsula. La especie dominante es Rhizophora mangle, seguida de Avicennia germinans, Conocarpus erectus y Laguncularia racemosa. En Laguna Grande del Obispo constituye una estrecha franja litoral, pero esta mas desarrollado hacia el saco del golfo de Cariaco.

3- Sabana (SA; 1%). Formacion herbacea presente en la region oriental de la peninsula, con un estrato superior arboreo pobre pero bien definido y un estrato inferior herbaceo dominado por gramineas. Los arboles son de aspecto achaparrado con troncos retorcidos y de copas anchas orientadas en la direccion del viento. El estrato inferior esta constituido por hierbas anuales, perennes, erectas, postradas, acaules, cespitosas o en macollas, dominadas por los generos de gramineas Aristida, Bouteloua, Digitaria, Eragrostis, Paspalum y Trachypogon y algunas cactaceas del genero Opuntia. En el estrato superior destacan especies como Byrsonima crassifolia, Mabea occidentalis y Roupala montana.

4- Espinar xerofilo (EX; 35%). Localizado desde la parte occidental de la peninsula, penetrando con profundidad hacia el lado oriental, llegando al morro de Chacopata. La vegetacion es xeromorfa y principalmente representada por cactaceas y leguminosas armadas, de fenologia caducifolia. Esta formacion esta conformada por especies lenosas, arboreas y arbustivas, no mayores de 5m, cactaceas columnares mayores de 2m, trepadoras-rastreras anuales o perennes y epifitas-hemiparasitas bienales o perennes arraigadas sobre especies lenosas.

5- Matorral xerofilo (MX; 42%). Localizado desde la parte central de la peninsula hacia el lado este. Presenta semejanza floristica con el espinar xerofilo pero, a diferencia de este, existe mayor proporcion de especies lenosas y cactaceas suculentas que alcanzan alturas de hasta 8m. Destacan Caesalpiniaceas (Prosopis juliflora y Caesalpinia granadillo), Euforbiaceas (Euphorbia sp. y Croton sp.), Cactaceas (Stenocereus griseus y Pereskia guamacho) y Poaceas (Panicum verrucoso, Paspalum sp. y Digitaria sp.).

6- Bosque tropofilo (BT; 12%). Localizado solo en el borde este de la peninsula. Formado por una vegetacion mixta de 8-10m de altura, donde predominan las familias Caesalpiniacea, Euphorbiacea y Cactaceae, y algunas especies de arboles frutales introducidas para cultivo.

7- Dunas y playas arenosas (PA; 3%). Localizadas en algunas areas de la costa norte de la peninsula con contacto permanente con el oleaje. El sustrato es totalmente arenoso y la vegetacion caracteristica es escasa, con predominio de gramineas. Ambas formaciones son importantes ya que constituyen sitios potenciales de anidacion de tortugas marinas.

Revision bibliografica y museos

La informacion utilizada en esta investigacion proviene de la revision bibliografica de estudios herpetologicos locales, regionales y nacionales de Peters y Donoso-Barros (1970), Peters y Orejas-Miranda (1970), Gorzula (1981), Rivas y Oliveros (1997), Gorzula y Senaris (1998), Oliveros et al. (2000), Pefaur y Rivero (2000) y Cornejo y Prieto (2001), asi como del analisis de la informacion disponible en las colecciones de la Estacion Biologica de Rancho Grande, Maracay (EBRG), el Museo de Historia Natural La Salle, Caracas (MHNLS) y el Museo de Biologia de la Universidad Central de Venezuela, Caracas (MBUCV).

Trabajo de campo

Se efectuaron muestreos de campo en diferentes areas de la peninsula de Araya en las unidades ecologicas antes mencionadas. Los muestreos se realizaron en dos salidas de campo mensuales, entre enero y diciembre del 2001. Cada salida de campo abarco de dos a tres dias, cuando se hicieron observaciones directas de todos los reptiles avistados durante caminatas realizadas dentro de cada uno de los habitats seleccionados. Por otra parte, se realizaron capturas manuales en las areas cercanas a las trampas en diferentes microhabitats (bajo las piedras, hojarasca, sobre los arboles, charcos, cuevas, troncos secos, construcciones, lagunas, canos y lechos de rios secos). No se realizaron colectas nocturnas por precaucion hacia accidentes dc mordeduras de ofidios, muy abundantes en el area, dada la carencia de equipos de primeros auxilios pertinentes a este tipo de accidentes.

Paralelamente se utilizaron trampas de fosa o caida (Howard y Brock, 1961; Jones, 1981), de 13cm de diametro en su abertura y 16cm de profundidad, colocadas en triadas con cercas direccionales. Cada sistema de trampas se activo durante los dias de muestreo y eran revisadas y cerradas al final de cada tarde. Se ubico una trampa en cada uno de los siete sitios de captura, tratando de abarcar las diferentes unidades ecologicas (excepto dunas y playas arenosas). El periodo dc trampeo abarco 100 dias, por 10 horas diarias, para un total de 7000 horas-trampas diurnas (HTD).

Trabajo de laboratorio

En aquellos casos en que la observacion de los ejemplares en el campo no permitio su clasificacion taxonomica inmediata, se capturo una muestra representativa de la especie para ser identificada en el laboratorio con ayuda de claves taxonomicas (Roze, 1966; Gorzula, 1978a, b; Peters y Donoso-Barros, 1970; Peters y Orejas-Miranda, 1970; Avila-Pires, 1995). Los nombres cientificos siguen a La Marca (1997). La informacion sobre tortugas marinas provino de Guada y Sole (2000).

Con los datos obtenidos durante la observacion y trampeos se calculo la abundancia relativa de las especies registradas, estableciendo la siguiente escala (Goulding, 1988) basada en el numero de veces observada y/o capturada en el total de salidas de campo: escasas (<5% en frecuencia de aparicion), poco comunes (5-20%), comunes (21-40%), abundantes (41-60%) y muy abundantes (61-100%). Para calcular la similitud taxonomica entre unidades ecologicas se utilizo el coeficiente de disimilitud inverso de Pearson (Krebs, 1985).

Resultados y Discusion

Se registro un total de 34 especies de reptiles pertenecientes a 14 familias en 3 ordenes. Dentro del orden Squamata se identificaron 10 familias, 3 en el orden Testudines y 1 en el orden Crocodylia (Tabla I). El numero de especies de reptiles encontrado en la peninsula de Araya representa el 38,2% del total dc los registrados para el estado Sucre (Rivas y Oliveros, 1997) y aproximadamente el 11,33% del total de los reportados para Venezuela. Este porcentaje parece deberse a la baja productividad de este tipo de area, dada su escasa precipitacion.

El numero de especies de reptiles reportados en este trabajo es superior al senalado para la cuenca media del rio Chama, estado Merida, de 6 especies (Pefaur y Perez, 1995), aunque hay que considerar que este ultimo sitio es solo un bolson arido y muestra menor variedad de formaciones vegetales. Igualmente es superior al numero de especies reportadas para la zona de la laguna de Boca de Cano, en la peninsula de Paraguana, de 12 especies (Bisbal, 2001). Sin embargo, el numero de especies es inferior a lo reportado por Mijares y Arends (1992) en un inventario herpetologico de la totalidad del estado Falcon, re portando 84 especies de reptiles. Esta diferencia se debe a que la superficie de la peninsula de Araya es inferior a la del estado Falcon y a la diversidad de habitats, siendo esta mayor en el estado Falcon, con presencia de habitats no aridos, como los presentes en el cerro Santa Ana.

Dentro del orden Squamata, la familia Colubridae presento el mayor numero de especies (8), con una amplia distribucion en toda la zona peninsular, seguida de la familia Viperidae (3) y Boidae (2). Dentro de los lagartos, las familias mejor representadas fueron Gekkonidae (4), Teiidae (3) y Polychrotidae (3). En el Orden Testudines la familia Cheloniidae presento el mayor numero de especies (3) y el orden Crocodylia una sola especie (Tabla I).

Las formaciones vegetales que presentaron el mayor numero de especies capturadas y/u observados fueron el bosque tropofilo, con 28 especies, y el matorral xerofilo, con 22 (Tabla I). Le siguen en orden decreciente, el espinar xerofilo (19) especies, sabana (8) manglar (7), Herbazal (5) y playas arenosas (4). Las mayores abundancias relativas de reptiles se observaron en los alrededores de las localidades de Campoma, Guayacan, Caimancito, El Guamache y Manicuare, mientras que la menor abundancia se registro en el extremo occidental de la peninsula, especificamente en Araya y Punta Araya (Figura 1).

El analisis de afinidad taxonomica entre las diferentes unidades ecologicas (Figura 2) indica la conformacion de dos grupos, uno conformado por las unidades ecologicas espinar, matorral, bosque tropofilo, sabana y manglar; y otro por las playas arenosas y herbazal, las cuales se encuentran muy separadas del resto. Sin embargo, dentro del primer grupo el manglar y la sabana difieren sustancialmente, ya que el bosque tropofilo, el matorral xerofitico y el espinar conforman un grupo homogeneo, relacionado por su cobertura arborea.

En terminos de la estructura comunitaria de la herpetofauna de la peninsula de Araya, las especies epigeas (53%) que utilizan el estrato terrestre dominan sobre las especies arboreas (32%) y las acuaticas (15%). Sin embargo, a medida que el elemento arboreo incrementa en las unidades ecologicas, incrementa la presencia de especies dc reptiles que utilizan el estrato arboreo de estas formaciones. Se aprecia (Tabla I) un incremento en cl numero de especies desde los herbazales, donde ninguna de las especies presentes utiliza la vegetacion como estrato de busqueda del alimento, a la sabana (1), manglar (2), espinar xerofilo (6), matorral xerofilo (9) y bosque tropofilo (11). Es interesante senalar que I. iguana y Z hispidus, especies arboricola la primera y saxicola la segunda, utilizan el suelo con alta frecuencia en esta region y en algunos habitats.

Con relacion al periodo de actividad de los reptiles, el 62% de las especies es diurno y el 38% nocturno, resaltando las culebras en este ultimo (Tabla 1). En terminos troficos, aunque las categorias no son excluyentes, dominan las especies carnivoras que se alimentan de vertebrados (49%), sobre las consumidoras de invertebrados (33%) y las herbivoras (18%). Es interesante senalar que Ch. mydas se comporta como herbivora y

carnivora, y T. teguixin ademas de consumir vertebrados tambien consume invertebrados. Por su parte A. bifrontata, C. lemniscatus y T. hispidus consumen, ademas de invertebrados y reptiles pequenos, frutos de cactaceas tanto de bajo porte, como Melocactus curvispinus, Opuntia caracasana y O. elatior, de cactus arboreos Rhodocactus guamacho y cactus columnares Stenocereus griseus y Pilocereus moritzianus, funcionando como dispersores de las semillas de estas especies.

El total de reptiles colectados con trampas de caida fue de 144 animales (Tabla II), repartidos en 14 especies, lo que representa 41,18% de todas las especies registradas en este estudio (Tabla I). Aunque las trampas de caida arrojan un buen porcentaje del total de especies capturadas, tan solo una especie es registrada unicamente por este metodo, el resto de las 13 especies fueron tambien avistadas y/o colectadas (Tabla I). En los ambientes con mayor cobertura de especies arbustivas y arboreas (espinar xerofilo, matorral xerofilo y bosque tropofilo) se capturaron 120 ejemplares en trampas de caida, lo cual corresponde a 84% del total de ejemplares registrados por esta tecnica. La tasa general de captura fue de 2,06 ejemplares/100 HTD, estimacion ligeramente superior a la obtenida por Pefaur y Perez (1995) para vertebrados epigeos en el bolson xerofitico de Merida, Venezuela. Esta tasa de captura es relevante si consideramos que las trampas no se utilizaron en horas nocturnas.

El numero de especies de reptiles capturados oscilo mensualmente, presentando valores bajos de enero a julio, y aumentando a un poco mas del doble de agosto a diciembre, epoca de lluvias (Figura 3). Por otra parte, la proporcion de individuos capturados aumento casi tres veces durante este mismo periodo de tiempo, lo que indica que las especies son mas abundantes debido al proceso de reclutamiento de crias y juveniles a la poblacion de mucha de las especies, ademas de mostrarse mas activas.

[FIGURA 3 OMITIR]

Los habitats con mayor numero de especies tambien presentaron el mayor numero de ejemplares capturados (Tabla II). La mayor cantidad de individuos capturados se obtuvo en la unidad de bosque tropofilo (40,97%), seguida por las unidades ecologicas de matorral xerofilo y espinar xerofilo. El manglar, la sabana y el herbazal mostraron las menores abundancias. Estas diferencias pudieran estar reflejando directamente el uso que hacen del habitat los individuos de las diferentes especies, ya que en todos ellos se utilizo el mismo esfuerzo de captura. Sin embargo, en otro orden de ideas, las mayores abundancias observadas en el bosque tropofilo, matorral xerofilo y el espinar xerofilo parece obedecer a la mayor complejidad estructural de los mismos y por consecuencia una mayor disponibilidad de nichos (MacArthur y MacArthur, 1961; August, 1983), aunado al hecho de que estas formaciones vegetales tienen mayor extension y estan menos fragmentadas que el herbazal, el manglar y la sabana (Figura 1).

Espacialmente, se observo una mayor cantidad de especies en el sector oriental de la peninsula de Araya, producto de la presencia de un extenso matorral xerofilo y una porcion de bosque tropofilo (Figura 1). Este ultimo posee una fisionomia mas estructurada, ademas de una mayor riqueza hidrica y la presencia de zonas cultivadas que pueden proporcionar recursos adicionales a la fauna nativa. Por el contrario, la menor variedad de especies la presenta el sector occidental de la peninsula, la cual esta cubierta por vegetacion xeromorfa, principalmente por el espinar xerofilo y un ramal muy pequeno del matorral xerofilo. Ambas unidades de vegetacion se ubican sobre superficies planas y, solo en algunos valles y cauces de escorrentia, se desarrollan pequenas areas con vegetacion de mayor complejidad como consecuencia de la proteccion contra la accion eolica y con una mayor disponibilidad de nutrientes y humedad, lo que permite la presencia de elementos arboreos de las familias Cactaceae, Caesalpinaceae y Euphorbiaceae, dispuestos irregularmente (Cumana, 1999).

Con relacion a la abundancia de especies, C. lemniscatus, T. hispidus, G. vittatus, I. iguana y A. bifrontata fueron los lagartos mas abundantes, y entre las serpientes destacan M. pleei y O. fulgidus.

En las laderas de los cerros y areas abiertas de las unidades ecologicas del espinar y del matorral fueron observados muchos individuos de varias especies de reptiles refugiandose en el estrato inferior de plantas, como Agave cocuy y Castela erecta, probablemente buscando sombra para termorregular o forrajeando por posibles presas. Otras plantas importantes en el area, son el olivo Capparis pachacca, que presenta huecos y corteza rugosa, donde algunos individuos de G. vittatus y T. hispidus se refugian y/o se mimetizan contra el color del tronco. Por su parte, algunos ejemplares de C. durissus eumanensis, B. constrictor, S. pullatus y P. guianensis pasan el dia en los troncos huecos de esta especie y otros arboles, y solo al oscurecer salen a forrajear.

En las playas arenosas del norte y sur de la peninsula se ha citado la presencia de cuatro especies de tortugas marinas anidando (Guada y Sole, 2000), mientras que en el bosque tropofilo se observo a la tortuga terrestre G. carbonaria de la familia Testudinidae. De las cuatro especies de tortugas marinas que han sido reportadas para la peninsula de Araya, dos (E. imbricata y D. coriacea) estan clasificadas como "en peligro critico" por la Union Mundial para la Conservacion de la Naturaleza (UICN; Crowder, 2000). Las otras dos (C. mydas, y C. caretta) son consideradas "en peligro" (Rodriguez y Rojas-Suarez, 1999) y estan protegidas por el Gobierno Nacional (Republica de Venezuela, 1996b), razon por la cual organismos internacionales (PNUMA, WIDECAST), en colaboracion con instituciones publicas y privadas del pais, se encuentran desarrollando un Plan de Accion para la Recuperacion de las Tortugas Marinas en el Territorio Nacional (Guada y Sole, 2000).

El caiman de la costa (C. acutus) y todas las tortugas marinas reportadas en este estudio estan afectadas en la actualidad por actividades relacionadas con el comercio de ejemplares vivos y/o de sus partes, motivo por el cual han sido categorizadas en el Apendice I de la Convencion Internacional sobre el Comercio de Especies de Plantas y Animales Amenazados (CITES; Republica de Venezuela, 1996a, b). Por su parte, la tortuga terrestre G. carbonaria, los lagartos I. iguana, T. teguixin y la serpiente B. constrictor, todas de interes cinegetico, se encuentran vedadas para la caza (Republica de Vanezuela, 1996a) y estan incluidas en el apendice II del CITES debido a que la caceria ha mermado algunas de sus poblaciones en el ambito nacional (Bisbal, 1990; Bisbal, 1992).

Dado el diseno de muestreo de campo usado, cabe suponer que muchas especies de reptiles terrestres y arboricolas de habitos nocturnos no fueron capturadas ni observadas en los diferentes recorridos realizados por las formaciones vegetales de la peninsula. Otro factor importante a considerar fue la inaccesibilidad de muchas de las areas altas xeromorfas del centro y oriente de la peninsula. Entre las especies de posible presencia pero no registradas en este estudio estan los lagartos Ameiva ameiva (Familia Teiidae), Anolis auratus (Familia Polychrotidae) y Gonatodes humeralis (Familia Gekkonidae) que han sido reportadas en zonas de bosques humedas premontanos del estado Sucre cercanas a la peninsula y con caracteristicas ambientales parecidas a los bosques tropofilos del sector oriental (Rivas y Oliveros, 1997). Entre las serpientes, no se observo a Chironius multiventris, Clelia clelia y Leptodeira annulata (Familia Colubridae) que son caracteristicas de bosques secos tropicales. La baba (Caiman crocodilus) ha sido reportada por Gorzula (1981) en una ocasion en la laguna de Campoma, pero dado que no se ha registrado desde esa fecha, no se incluyo en el presente estudio.

Conclusiones

Los resultados de esta investigacion indican la presencia de 34 especies de reptiles en toda la extension de la peninsula de Araya, registrandose la mayor cantidad de ejemplares y especies en el sector oriental, caracterizado por la existencia de un bosque tropofilo y un matorral xerofilo, que representan mejores condiciones climaticas y floristicas que las areas del sector medio y occidental. Estas ultimas presentan una vegetacion predominante de espinares y matorrales, algunas de las cuales se encuentran intervenidas y desertificadas por el sobrepastoreo del ganado caprino y vacuno, asi como por el cultivo de la sabila (Aloe vera), frutas y verduras que ha incrementado la deforestacion, con una concomitante aceleracion de los procesos de erosion, con impactos negativos en un futuro cercano sobre las poblaciones de vertebrados epigeos.

[FIGURA 2 OMITIR]
TABLA I
DISTRIBUCION Y ABUNDANCIA DE LOS REPTILES DE LA PENINSULA
DE ARAYA EN LAS DIFERENTES UNIDADES ECOLOGICAS

                  Taxa                        H        G      HE

ORDEN TESTUDINES Batsch 1788
Familia Testudinidae Gray 1825
  Geochelone carbonaria (Spix 1824)          T, D      H
Familia Cheloniidae Gray 1825
  Caretta caretta (Linnaeus 1758)            A, D      H
  Chelonia mydas (Linnaeus 1758)           A, D, N    H, C    E
  Eretmochelys imbricata (Linnaeus 1766)     A, D      C
Familia Dermochelyidae Wieland 1902
  Dermochelys coriacea (Vandelli 1761)       A, D      C      E

ORDEN CROCODYLIA Gmelin in Linnaeus 1789
Familia Crocodylidae Cuvier 1807
  Crocodylus acutus (Cuvier 1807)            A, N      C

ORDEN SQUAMATA Oppel 1811
Familia Gekkonidae Gray 1825
  Gonatodes vittatus (Lichtenstein 1856)    Ar, D      I
  Hemidactylus mabouia (Moreau de Jonnes    Ar, N      I
    1818)
  Phillodactylus ventralis                  Ar, N      I
    (O'Shaughnessy 1875)
  Thecadactylus rapicauda                   Ar, N      I
    (Houttuyn 1782)
Familia Gymnophthalmidae Merrem 1820
  Gymnophthalmus speciosus                   T, D      I
    (Hallowell 1861)
  Tretioscincus bifasciatus kugleri          T, D      I
    (Shreve 1947)
Familia Iguanidae Oppel, 1811
  Iguana iguana (Linnaeus 1758)            Ar, T, D    H
Familia Polychrotidae Fitzinger 1843
  Polychrus marmoratus (Linnaeus 1758)     Ar, T D     I
  Anolis nitens (Wagler 1830)                T, D      1
  Anolis onca (O'Shaughnessy 1875)           T, D      1     C, 3
Familia Teiidae Gray 1827
  Ameiva bifrontata (Cope 1862)              T, D     I, H
  Cnemidophorus lemniscatus                  T, D     I, H
    (Linnaeus 1758)
  Tupinambis teguixin (Linnaeus 1758)        T D      C, I
Familia Tropiduridae Bell 1843
  Tropidurus hispidus (Spix 1825)          T, Ar, D   I, H
Familia Boidae Gray 1842
  Boa constrictor (Linnaeus 1758)           Ar, N      C
  Corallus ruschenbergerii (Cope 1876)      Ar, N      C
Familia Colubridae Cope 1886
  Drymarchon corais (Boie 1827)              T, D      C
  Mastigodryas amarali (Stuart 1938)         T, D      C
  Mastigodryas pleei (Dumeril, Bibron &      T, D      C
    Dumeril 1854)
  Oxybelis fulgidus (Daudin 1803)           Ar, D      C
  Phimophis guianensis (Troschel in          T, N      C     E, 1
    Schomburgh 1848)
  Pseudoboa neuwieddii (Dumeril, Bibron      T, N      C      E
    & Dumeril 1854)
  Spilotes pullatus (Linnaeus 1758)         Ar, D      C
  Thamnodynastes sp                         Ar, N      C
Familia Elapidae Boie 1827
  Micrurus circinalis (Dumeril, Bibron &     T, N      C
    Dumeril 1854)
Familia Viperidae Gray 1825
  Crotalus durissus cumanensis               T, N      C
    (Humboldt, 1883)
  Porthidium lansbergii rozei                T, N      C
    (Peters, 1959)
  Bothrops asper (Garman 1883)               T, N      C

                  Taxa                      MG      SA      EX

ORDEN TESTUDINES Batsch 1788
Familia Testudinidae Gray 1825
  Geochelone carbonaria (Spix 1824)
Familia Cheloniidae Gray 1825
  Caretta caretta (Linnaeus 1758)
  Chelonia mydas (Linnaeus 1758)
  Eretmochelys imbricata (Linnaeus 1766)
Familia Dermochelyidae Wieland 1902
  Dermochelys coriacea (Vandelli 1761)

ORDEN CROCODYLIA Gmelin in Linnaeus 1789
Familia Crocodylidae Cuvier 1807
  Crocodylus acutus (Cuvier 1807)            E

ORDEN SQUAMATA Oppel 1811
Familia Gekkonidae Gray 1825
  Gonatodes vittatus (Lichtenstein 1856)   Pc, 2           Ma, 6
  Hemidactylus mabouia (Moreau de Jonnes                   Pc, 1
    1818)
  Phillodactylus ventralis
    (O'Shaughnessy 1875)
  Thecadactylus rapicauda                                  Pc, 1
    (Houttuyn 1782)
Familia Gymnophthalmidae Merrem 1820
  Gymnophthalmus speciosus                                 Pc, 1
    (Hallowell 1861)
  Tretioscincus bifasciatus kugleri                        Pc, 1
    (Shreve 1947)
Familia Iguanidae Oppel, 1811
  Iguana iguana (Linnaeus 1758)                      E     Pc, 1
Familia Polychrotidae Fitzinger 1843
  Polychrus marmoratus (Linnaeus 1758)                     E, 1
  Anolis nitens (Wagler 1830)
  Anolis onca (O'Shaughnessy 1875)         C, 1            Pc, 1
Familia Teiidae Gray 1827
  Ameiva bifrontata (Cope 1862)            Pc, 1   Ab, 3   Ab, 4
  Cnemidophorus lemniscatus                C, 4    Ab, 4   C, 3
    (Linnaeus 1758)
  Tupinambis teguixin (Linnaeus 1758)
Familia Tropiduridae Bell 1843
  Tropidurus hispidus (Spix 1825)                  Pc, 3   Ma, 6
Familia Boidae Gray 1842
  Boa constrictor (Linnaeus 1758)
  Corallus ruschenbergerii (Cope 1876)
Familia Colubridae Cope 1886
  Drymarchon corais (Boie 1827)                              E
  Mastigodryas amarali (Stuart 1938)       Pc, 1
  Mastigodryas pleei (Dumeril, Bibron &            Pc, 1   C, 1
    Dumeril 1854)
  Oxybelis fulgidus (Daudin 1803)          Pc, 1           C, 2
  Phimophis guianensis (Troschel in                        C, 1
    Schomburgh 1848)
  Pseudoboa neuwieddii (Dumeril, Bibron                      E
    & Dumeril 1854)
  Spilotes pullatus (Linnaeus 1758)
  Thamnodynastes sp
Familia Elapidae Boie 1827
  Micrurus circinalis (Dumeril, Bibron &
    Dumeril 1854)
Familia Viperidae Gray 1825
  Crotalus durissus cumanensis                       E     Pc, 1
    (Humboldt, 1883)
  Porthidium lansbergii rozei                        E       E
    (Peters, 1959)
  Bothrops asper (Garman 1883)                       E       E

                  Taxa                      MX      BT     PA      R

ORDEN TESTUDINES Batsch 1788
Familia Testudinidae Gray 1825
  Geochelone carbonaria (Spix 1824)        Pc, 2   Pc, 3        5 F, O
Familia Cheloniidae Gray 1825
  Caretta caretta (Linnaeus 1758)                          Pc      L
  Chelonia mydas (Linnaeus 1758)                           Pc      L
  Eretmochelys imbricata (Linnaeus 1766)                   Pc      L
Familia Dermochelyidae Wieland 1902
  Dermochelys coriacea (Vandelli 1761)                     E       L

ORDEN CROCODYLIA Gmelin in Linnaeus 1789
Familia Crocodylidae Cuvier 1807
  Crocodylus acutus (Cuvier 1807)                                  L

ORDEN SQUAMATA Oppel 1811
Familia Gekkonidae Gray 1825
  Gonatodes vittatus (Lichtenstein 1856)   Ma, 8   Ma, 6        22 F, O
  Hemidactylus mabouia (Moreau de Jonnes   Pc, 2   C, 4         7 O, L
    1818)
  Phillodactylus ventralis                           A           O, L
    (O'Shaughnessy 1875)
  Thecadactylus rapicauda                  Pc, 1   C, 4         6 F, O
    (Houttuyn 1782)
Familia Gymnophthalmidae Merrem 1820
  Gymnophthalmus speciosus                 C, 2    C, 2           5 O
    (Hallowell 1861)
  Tretioscincus bifasciatus kugleri        C, 2    C, 2           5 O
    (Shreve 1947)
Familia Iguanidae Oppel, 1811
  Iguana iguana (Linnaeus 1758)            C, 3    C, 10        14 F, O
Familia Polychrotidae Fitzinger 1843
  Polychrus marmoratus (Linnaeus 1758)     E, 1    Pc, 4          6 F
  Anolis nitens (Wagler 1830)                      Pc, 6        6 F, O
  Anolis onca (O'Shaughnessy 1875)                              5 F, O
Familia Teiidae Gray 1827
  Ameiva bifrontata (Cope 1862)            Ab, 5   Ab, 3        16 F, O
  Cnemidophorus lemniscatus                C, 4    Ab, 9        24 F, O
    (Linnaeus 1758)
  Tupinambis teguixin (Linnaeus 1758)              C, 3         3 F, O
Familia Tropiduridae Bell 1843
  Tropidurus hispidus (Spix 1825)          Ma, 5   Ab, 9        23 F, O
Familia Boidae Gray 1842
  Boa constrictor (Linnaeus 1758)                  E, 2         2 C, O
  Corallus ruschenbergerii (Cope 1876)       E     E, 1           1 O
Familia Colubridae Cope 1886
  Drymarchon corais (Boie 1827)              E     E, 1         1 C, O
  Mastigodryas amarali (Stuart 1938)         E       E            1 O
  Mastigodryas pleei (Dumeril, Bibron &    C, 5    C, 1         8 F, O
    Dumeril 1854)
  Oxybelis fulgidus (Daudin 1803)            C     C, 1         4 F, O
  Phimophis guianensis (Troschel in          C      Pc          2 F, O
    Schomburgh 1848)
  Pseudoboa neuwieddii (Dumeril, Bibron              E             L
    & Dumeril 1854)
  Spilotes pullatus (Linnaeus 1758)          E     C, 1         1 C, O
  Thamnodynastes sp                          E       E             L
Familia Elapidae Boie 1827
  Micrurus circinalis (Dumeril, Bibron &             E             L
    Dumeril 1854)
Familia Viperidae Gray 1825
  Crotalus durissus cumanensis             Pc, 1   Pc, 1        3 C, O
    (Humboldt, 1883)
  Porthidium lansbergii rozei              C, 1    C, 3         4 C, O
    (Peters, 1959)
  Bothrops asper (Garman 1883)              Pc       C             L

Habitat y habitos (H): A: acuatico, Ar: arboreo, T: terrestre;
D: diurno, N: nocturno. Gremio (G): C: carnivoro, I: consumidor
de invertebrados, H: herbivoro. Unidades ecologicas: HE:
herbazal, MG: manglar, SA: sabana, EX: espinar xerofilo,
MX: matorral xerofilo, BT: bosque tropofilo. PA: dunas y
playas arenosas. Registro (R) C: captura manual, F: captura
en trampa de fosa, O: observado, L: literatura. Abundancia:
E: escaso, PC: poco comun, C: comun, Ab: abundante. Ma: muy
abundante. El numero al lado de cada abundancia, es la
cantidad de ejemplares observados, capturados o caidos
en fosa en cada unidad ecologica, mientras que el numero
en cada registro es el total.

TABLA II
NUMERO DE ESPECIES Y DE INDIVIDUOS COLECTADOS DE REPTILES CON
TRAMPAS DE CAIDA EN LAS DIFERENTES UNIDADES ECOLOGICAS DE LA
PENINSULA DE ARAYA, VENEZUELA

Unidad ecologica    Numero de   Numero de    Porcentaje
                    especies    individuos   del total

Herbazal                2           4           2,77
Manglar                 5           9           6,25
Sabana                  5           11          7,64
Espinar xerofilo       11           27         18,75
Matorral xerofilo       9           34         23,61
Bosque tropofilo       12           59         40,97
Totales                            144         100,00


AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen a Jose Ramon Rodriguez y Jose Andrade, de CIEGUDO, por permitir el uso de las instalaciones, a Jose Veliz por su asesoramiento con los datos de vegetacion, a Gilson Rivas por la revision taxonomica de algunos ejemplares, al pueblo de Guayacan por su hospitalidad, y al Consejo de Investigacion de la Universidad de Oriente por el financiamiento del presente estudio (CI-5-1001-1021/01).

REFERENCIAS

August PV (1983) The role of habitat complexity and heterogeneity in structuring tropical mammals communities. Ecology 64: 1495-1507.

Avila-Pires T (1995) Lizard of Brazilian Amazonia (Reptilia; Squamata). Zool. Verhand. Leiden, 299:1-706.

Balda FA (1960) Estructura geologica de Chiguana, peninsula de Araya, estado Sucre. Mem. Cong. Geol. Ven. III. Caracas, T. II: 928-934.

Bisbal F (1990) Inventario preliminar de la fauna del cerro Santa Ana, peninsula de Paraguana, estado Falcon, Venezuela. Acta Cient. Venez. 41: 177-185.

Bisbal F (1992) Inventario preliminar de la fauna acuatica del pantano oriental, estado Monagas y Sucre. Acta Cient. Venez. 43: 270-282.

Bisbal F (1994) Inventario preliminar de la fauna silvestre del Parque Nacional Peninsula de Paria, estado Sucre, Venezuela. Acta Cient. Venez. 45: 328-334.

Bisbal F (2001) Estudio preliminar de los vertebrados del Refugio Laguna de Boca de Cano, peninsula de Paraguana, estado Falcon, Venezuela. Rev. Unellez. Cien. Tec. 19: 1-17.

Caraballo LF (1982) El golfo de Cariaco. Parte 1: Morfologia y batimetria submarina. Estructuras y tectonismo reciente. Bol. Inst. Oceanog. Venez. Univ. Oriente 21: 13-35.

Cornejo PA, Prieto A (2001) Inventario de reptiles en dos zonas semiaridas del noreste de la peninsula de Araya. Estado Sucre, Venezuela. Acta Cient. Venez. 52: 265-271.

Cumana L (1999) Caracterizacion de las formaciones vegetales de la peninsula de Araya, estado Sucre. Venezuela. Saber 11:7-16.

Crowder L (2000) Leatherbacks survival will depend on an international effort. Nature 405: 881.

Donoso-Barros R (1965) Las serpientes. Museo de Historia Natural (Chile) 2: 1-24.

Donoso-Barros R (1968) The lizards of Venezuela (checklist and key). Carib. J. Sci. 8: 105-122.

Ewel J, Madriz A (1976) Zonas de vida en Venezuela. FONAIAP. Caracas, Venezuela. 270 pp.

Gorzula S (1978a) Clave para los lagartos y amphisbaenidae de Venezuela. Boletin Tecnico. Ministerio del Ambiente, Caracas, Venezuela. 32 pp.

Gorzula S (1978b) Clave para los ofidios de Venezuela. Boletin Tecnico. Ministerio del Ambiente, Caracas, Venezuela. 23 pp.

Gorzula S (1981) Los reptiles de Sucre. Cap. 5 en Inventario Nacional de Fauna. Ministerio del Ambiente, Caracas, Venezuela. 139 pp.

Gorzula S, Senaris J (1998) Contribution to the herpetofauna of the Venezuelan Guayana. I. A data base. Scientia Guaianae 8:1-268.

Goulding M (1988) The fishes and the forest, exploration in Amazonian natural history. University of California Press. San Francisco, CA, USA. 280 pp

Guada H, Sole G (2000) WIDECAST Plan de accion para la recuperacion de las tortugas marinas de Venezuela. En Suarez A (Ed.) Informe Tecnico del PAC No 39. UNEP Caribbean Environment Programme, Kingston, Jamaica. 112 pp.

Howard W, Brock M (1961) A drift fence pit trap that preserves captured rodents. J. Mammal. 42: 386-391.

Huber O, Alarcon C (1988) Mapa de vegetacion de Venezuela 1:2000000. Ministerio del Ambiente / Bioma. Caracas, Venezuela.

Jones KB (1981) Effects of grazing on lizard abundance and diversity in western Arizona Southwestern Naturalist 26: 107-115.

Krebs C (1985) Ecologia. Estudio de la distribucion y la abundancia. 2a ed. Harla. Mexico. 753 pp.

La Marca E (1997) Lista actualizada de los reptiles de Venezuela. En La Marca E (Ed.) Vertebrados actuales y fosiles de Venezuela. Museo de Ciencia y Tecnologia, ULA. Merida. Venezuela. pp: 103-120.

Lancini A (1986) Serpientes de Venezuela, Armitano. Caracas, Venezuela. 262 pp.

MacArthur RH, MacArthur JW (1961) On bird species diversity. II. Prediction of bird census from habitat measurements. American Naturalist 96: 167-174.

MacSotay O, Caraballo LF (1966) Geologia y bioestratigrafia cenozoica de la parte oriental del golfo de Cariaco, estado Sucre, Venezuela. Bol. Inst. Oceanog. Venez. Univ. Oriente 15: 25-56.

MARNR (1992) Parques Nacionales: Guacharo, Mochima, Peninsula de Paria y Turuepano. En Areas naturales protegidas de Venezuela. Serie Aspectos Conceptuales y Metodologicos. Ministerio del Ambiente. Caracas, Venezuela. 250 pp

MARNR y PDVSA (1999) Vegetacion y uso actual de la tierra. Variables consideradas para la leyenda de vegetacion. MARNR/ PDVSA. Caracas, Venezuela. Mapa, 8 pp.

Mijares A, Arends A (1992) Inventario herpetologico del estado Falcon: Lista preliminar de especies. Acta Cient. Venez. 43: 267.

Oliveros O, Prieto A, Cornejo P (2000) Reptiles de Cerro Colorado y sus alrededores. Cumana, estado Sucre. Acta Cient. Venez. 51: 104-108.

Pefaur JE (1992) Checklist and bibliography (1960-85) of the Venezuelan herpetofauna. Smithsonian Herpetol. Inf. Serv. 89: 1-54.

Pefaur JE, Perez R (1995) Zoogeografia y variacion espacial y temporal de algunos vertebrados epigeos de la zona xerofila de la cuenca media del rio Chama, Merida, Venezuela. Ecotropicos 8: 15-38.

Pefaur JE, Rivero JA (2000) Distribution, species-richness, endemism, and conservation of Venezuelan amphibians and reptiles. Amph. Rept. Cons. 2: 42-70.

Peters J, Donoso-Barros R (1970) Catalogue of the Neotropical squamata: Part II. Lizards and Amphisbaenians. Bulletin No 297. US Natural Museum. Washington DC, EEUU. 293 pp.

Peters J, Orejas-Miranda B (1970) Catalogue of the Neotropical snake: Part. I. Bulletin No 297. US Natural Museum. Washington DC, EEUU. 347 pp

Pritchard P, Trebbau P (1984) The turtles of Venezuela. Contributions to Herpetology, No 2. Society for the Study of Amphibians and Reptiles. University of Miami Press. Miami, FL, USA. 414 pp.

Republica de Venezuela (1996a) Decreto No 1485. Veda indefinida. Gaceta Oficial No 36059 del 7/10/1996.

Republica de Venezuela (1996b) Decreto No 1486. Especies en Peligro de Extincion. Gaceta Oficial No 36062 del 10/10/1996.

Rivas GA, Oliveros O (1997) Herpetofauna del estado Sucre, Venezuela: Lista preliminar de reptiles. Mem. Soc. Cienc. Nat. La Salle 57: 67-80.

Rodriguez JO, Rojas-Suarez F (1999) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. PROVITA/Fundacion Polar. Caracas, Venezuela. 472 pp.

Roze JA (1966) La taxonomia y zoogeografia de los ofidios de Venezuela. Universidad Central de Venezuela. Caracas, Venezuela. 362 pp.

Schubert C (1972) Geologia de la peninsula de Araya, estado Sucre. Bol. Geol. Publ. Esp. 5: 1623-1686.

Recibido: 14/01/2004. Modificado: 23/06/2004. Aceptado: 12/07/2004.

Luis Alejandro Gonzalez S. Licenciado en Biologia, Universidad de Oriente (UDO), Venezuela. Docente-Investigador, Laboratorio de Ecologia Animal. Escuela de Ciencias, UDO. Direccion: Departamento de Biologia, Escuela de Ciencias, Universidad de Oriente, Apartado Postal 245, Cumana, Venezuela. e-mail: lagonz@sucre.udo.edu.ve

Antulio Prieto Areas. Licenciado en Biologia y Educacion y Magister Scientariun, UDO. Docente-Investigador, Laboratorio de Ecologia Animal, Escuela de Ciencias, UDO. e-mail: plica4@yahoo.com

Cesar Molina. Licenciado en Biologia y Doctor en Ciencias en Ecologia, Universidad Central de Venezuela (UCV). Director de Biocomercio y Bioseguridad, Oficina Nacional de Biodiversidad, Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales Renovables, Caracas Venezuela. e-mail: washaema@hotmail.com

Jenniffer Velasquez. Tesista de pregrado, Laboratorio de Ecologia Animal, Escuela de Ciencias, UDO. e-mail: cmsp5@hotmail.com

The reptiles inhabiting the Araya Peninsula, Sucre state, Venezuela were studied through field trips made twice monthly in the daytime. Captures were done throughout a year both manually and with pitfall traps in the various types of habital formations. The data was complemented by reviewing the bibliography and existing museum collections. A total of 34 species from 3 orders and 14 families were identified. The most frequent family among snakes was Colubridae, and Gekkonidae, Teiidae and Polychrotidae among lizards. The largest numbers of species were found in the ecological units of tropophic farest with 28, xerophitic thistles with 22 and thorn bushes with 19 species. The high taxonomic diversity at the tropophic forest is due to the larger structure of this type of vegetation; the opposite occurs in the occidental zone, caracterized by xerophitic areas of low productivity. Community analysis based on the presence of species in the different types of habitat formations, indicates the existence of two faunal groups, one includes the fauna dwelling in shrub, underbrush, tropophic forest, savanna and mangrove habitats, and the other includes the fauna of sandy shore and herbaceous habitats.

Estudou-se a fauna de repteis na peninsula de Araya, estado Sucre, Venezuela, atraves de saidas de campo duas vezes por mes era horas diurnas. Durante um ano se realizaram coletas manuais e utilizando armadilhas de queda nas diferentes formacoes vegetais da peninsula. A informacao se complementou com revisao bibliografica e registros existentes em museus. Identificaram-se 34 especies pertencentes a 14 familias das 3 ordens citadas para Venezuela. A familia Colubridae apresentou o maior numero de especies de serpentes, enquanto que as familias de lagartos com maior numero de especies foram Gekkonidae, Teiidae e Polychrotidae. As unidades ecologicas do bosque tropofilo com 28 especies, o matagal xerofilo com 22, e o espinhal xerofilo com 19 contiveram o maior numero de especies registrados. A alta diversidade de especies e individuos observados no bosque tropofilo do setor oriental se deve a maior estrutura deste tipo de vegetacao, ao contrario da do sector ocidental caracterizada por vegetacao xeromorfa de baixa produtividade. A analise comunitaria pela presenca de especies nas unidades ecologicas indica a existencia de dois grupos, um conformado pelas faunas das farmacoes de espinhal, matagal, bosque tropofilo, savana e manguezal, e o outro pelas faunas das praias arenosas e ervagem.
COPYRIGHT 2004 Interciencia Association
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2004 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Gonzalez S., Luis Alejandro; Prieto Arcas, Antulio; Molina, Cesar; Velasquez, Jenniffer
Publication:Interciencia
Date:Aug 1, 2004
Words:7239
Previous Article:La estimacion de la superficie agricola. Antecedentes y una propuesta metodologica.
Next Article:Diversidad de especies perennes y su relacion con el ambiente en un area semiarida del centro de Mexico: implicaciones para la conservacion.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters