Printer Friendly

Los objetos de concha de las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan.

The Shell Objects from the Offerings of the Great Temple of Tenochtitlan

INTRODUCCION

Desde que las sociedades mesoamericanas empezaron a experimentar procesos de complejidad social, las nacientes elites demandaron bienes de lujo tanto para senalar su estatus como para el culto religioso. Dentro de los materiales que cumplian los requisitos de ser escasos y de dificil obtencion, con los cuales se elaborarian dichas "preciosidades", estuvieron desde un principio las conchas de moluscos, principalmente marinas, pero tambien ocasionalmente dulceacuicolas (Solis, 2007; Velazquez et al., 2008). Asi, desde el periodo Preclasico (2500 a. C. a 200 d. C.) inicio un intenso intercambio entre las costas y los sitios de tierra adentro que continuo ininterrumpidamente hasta la conquista espanola (1521).

Una de las expresiones mas impresionantes de lo anterior la constituyen sin duda alguna las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan. Los estudios llevados a cabo en 34 depositos rituales, de los aproximadamente 170 excavados por el Proyecto Templo Mayor entre 1978 y 2012, han permitidos cuantificar 11 290 ejemplares de conchas (Valentin y Zuniga, 2011; Valentin et al., 2011; Velazquez, 1999; Velazquez y Zuniga, 2003; Velazquez et al., 2007; Zuniga, 2011, 2013). Dichos elementos proceden de las provincias malacologicas tanto panamica como caribena, (1) lo cual no parece sorprendente puesto que los mexicas construyeron un imperio que hacia finales del siglo XV abarcaba partes de las costas pacifica y atlantica de Mexico. En el caso de los objetos elaborados de concha, hasta muy recientemente se les habia considerado manufacturas foraneas, probablemente hechas en las costas. El proposito de este trabajo es discutir la procedencia y los mecanismos de obtencion de las conchas de moluscos que se dieron a lo largo del desarrollo del imperio mexica, asi como definir los origenes local o foraneo de sus manufacturas.

EL ORIGEN DE LAS CONCHAS DE MOLUSCOS

Como se menciono anteriormente, los mexicas conquistaron un amplio territorio que abarcaba partes de las costas atlantica y pacifica de Mexico (figura 1). Sin embargo, las sujeciones de estas areas no ocurrieron simultaneamente, pues entre ellas mediaron aproximadamente cuarenta anos. Moctezuma Ilhuicamina (1440-1469) sojuzgo varios senorios del centro del actual estado de Veracruz que tenian la obligacion de tributar, entre otras cosas, conchas marinas (Duran, 1967: v. 2, 177). Por otro lado, no fue sino hasta el reinado de Ahuitzotl (1486-1502) cuando fueron conquistadas las poblaciones que se encontraban en la costa del Pacifico, en los actuales estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas (Davies, 1992: 105). De acuerdo con la Matricula de tributos y con el Codice mendocino, la provincia de Cihuatlan tenia la obligacion de entregar semestralmente "ochocientas conchas de la mar como veneras coloradas" (Castillo, 1974: 266). Los pueblos de dicha provincia se han ubicado en la costa grande de Guerrero, y su cabecera--Cihuatlan--se ha identificado con la poblacion de San Luis de la Loma (Berdan et al., 1996: 277, 300). Sin embargo, esto es aun dudoso, pues probablemente el area de tributacion era mas extensa y abarcaba desde la actual ciudad de Colima, en el estado homonimo, hasta Coyuca de Benitez, Guerrero (Temple y Velazquez, 2003: 19).

Los ejemplares identificados hasta el momento en las ofrendas del recinto sagrado de Tenochtitlan corresponden a las siguientes clases, familias y generos biologicos:

* Polyplacophora, con 572 ejemplares, una familia, un genero y una especie identificados.

* Gastropoda, con 5 870 ejemplares, 40 familias, 74 generos y 125 especies identificados.

* Bivalvia, con 4 848 ejemplares, 26 familias, 63 generos y 109 especies identificados.

4 223 ejemplares de moluscos son oriundos de la provincia malacologica caribena, de los cuales 1 663 son gasteropodos, 1 994 son bivalvos y 566 son poliplacoforos. De los primeros se han identificado 63 especies, de los segundos 55 y de los ultimos una.

5 268 ejemplares son originarios de la provincia malacologica panamica, de los cuales 3 242 son gasteropodos y 2 026 son bivalvos. Se han identificado 57 especies de los primeros y 50 de los segundos.

34 ejemplares se encuentran tanto en el litoral atlantico como pacifico, 12 de los cuales son gasteropodos, con cuatro especies, y 22 son bivalvos, con una especie.

Se han hallado 76 moluscos continentales, 75 de los cuales son bivalvos dulceacuicolas de la familia Unionidae, con tres especies, y el ultimo es un caracol terrestre de la familia Orthalicidae, con una especie.

En 1 689 casos no fue posible llegar a la identificacion de especies, por lo que se desconoce la procedencia de estos ejemplares. 952 corresponden a gasteropodos, 731 a bivalvos y 6 a poliplacoforos (Tabla 1).

En terminos globales puede decirse que predominan numericamente los moluscos panamicos, con un 46.6 %, sobre los caribenos, que representan el 37.4 % del universo total analizado. Muy lejos estan los moluscos continentales (0.6 %) y los de ambos litorales (0.3 %). Solamente se desconoce la procedencia de un 14.9 %.

Es dificil comparar la composicion de especies de las ofrendas de las distintas etapas constructivas del recinto sagrado tenochca. Esto se debe a su conservacion diferencial, puesto que ciertos momentos arquitectonicos estan mas destruidos que otros por la demolicion que sufrieron durante la conquista y por la posterior construccion de la ciudad de Mexico. Ademas, no todos los depositos rituales excavados han sido estudiados integramente, al menos en lo que se refiere a la identificacion de las especies de moluscos. Con este panorama, de la etapa constructiva IV (1440-1481 d. C.) se tiene informacion de 17 ofrendas en las que se han identificado 4 999 ejemplares, 2 957 (59.1 %) panamicos, 2 028 (40.5 %) caribenos y 14 (0.2 %) de ambos litorales. De la V etapa (1481-1486 d. C.) se cuenta solamente con datos de tres ofrendas, de las que se obtuvieron 103 ejemplares, 95 de los cuales son panamicos (92.2 %) y ocho son caribenos (7.7 %). De la etapa VI (14861502) se tiene informacion de seis ofrendas, de las cuales proceden 2 919 ejemplares, 1 644 panamicos (56.3 %), 1 181 caribenos (40.4 %), 19 de ambas costas (0.6 %) y 75 dulceacuicolas (2.5 %). Finalmente, de la VII etapa (1502-1521) se cuenta con 1 580 ejemplares encontrados en ocho ofrendas, 572 panamicos (36.2 %), 1 006 caribenos (63.6 %), uno de ambas costas (0.06 %) y un caracol terrestre (0.06 %) (vease Tabla 2).

A pesar del sesgo de la muestra anterior, parece claro que hay, en general, un predominio de los moluscos panamicos en las diferentes etapas constructivas del recinto sagrado de Tenochtitlan. Unicamente en la ultima epoca se ha hallado un numero mayor de elementos caribenos. Desafortunadamente casi todas las especies identificadas tienen una amplia distribucion dentro de sus provincias malacologicas de origen, lo que hace imposible determinar zonas especificas de colecta. Casos particulares son Oliva reticularis, Oliva scripta y Cittarium pica, cuya region de mayor abundancia se encuentra en las costas de la peninsula de Yucatan (Abbott, 1974; Baker, 1981; Bolivar e Hidalgo, 1990; Ekdale, 1974; Garcia-Cubas y Reguero, 2004; Vazquez-Bader y Gracia, 1994; Vokes y Vokes, 1983 y Treece, 1980). Para el caso de la provincia panamica, el bivalvo Noetia magna solamente se ha reportado para Nicaragua en colectas actuales (Keen, 1971).

No todas las especies de moluscos se presentan con la misma abundancia. En algunos casos se ha encontrado solamente un ejemplar y en otros se cuenta con mas de mil. En ocasiones, esta claro que la obtencion de los especimenes se hizo aleatoriamente, recolectando los ejemplares muertos en las playas sin mayor seleccion. Esto puede notarse en la abrasion y decoloracion que presentan las conchas, resultado del intemperismo, asi como en la ocasional colonizacion de otros organismos marinos (balanus, gasteropodos tubicolas y otros animales perforadores) en sus superficies internas, evidencia inequivoca de que el molusco fallecio en el mar. En otros casos es evidente una conducta selectiva en la obtencion de los especimenes, dada su gran talla o la uniformidad de sus medidas, el buen estado de las conchas, la presencia de operculos (cubierta cornea de la apertura de los caracoles) y del periostraco (capa externa de origen proteico que protege a las conchas en vida), asi como de bivalvos articulados. Algunas de las especies que cumplen estas caracteristicas debieron ser buceadas y obtenidas vivas. En muchas ocasiones fueron colocadas en lugares importantes de las ofrendas, como las esquinas y el centro, y muchas de ellas sirvieron para la elaboracion de objetos (figura 2).

El porcentaje de especies de moluscos cuyas conchas se trabajaron es relativamente bajo. De las 125 especies de gasteropodos, 20 (16 %) se trabajaron y, de estas, 11 son panamicas y 9 caribenas. Por su parte, de las 109 especies de bivalvos, se manufacturaron objetos a partir de 13 (11.9 %), de las cuales 11 son panamicas, una caribena y una dulceacuicola.

LA MANUFACTURA DE LOS OBJETOS DE CONCHA

A pesar del caracter foraneo de las materias primas, llama la atencion que muchos de los objetos de concha representan elementos iconograficos caracteristicos de divinidades nahuas del centro de Mexico. Tal es el caso de los pectorales anahuatl, propios de Tezcatlipoca y los guerreros estelares; los pendientes oyohualli de Tlahuizcalpantecuhtli y las divinidades de la musica y la danza; las orejeras epcololli del dios Ehecatl-Quetzalcoatl, entre otros (figura 3) (Velazquez, 2000).

Un aspecto que es importante resaltar es que muchos de los objetos referidos se encuentran casi exclusivamente en las ofrendas del Templo Mayor, estando ausentes en muchas de las edificaciones aledanas y no encontrandose ejemplares identicos en forma y materia prima en ningun otro emplazamiento de la cuenca de Mexico. Un ejemplo interesante lo constituye el ehecacozcatl hallado en Hualquila, Iztapalapa, que difiere notablemente de los ejemplares tenochcas, ya que el primero esta elaborado en Strombus gracilior y presenta perforaciones para su suspension, mientras que los segundos son invariablemente de Turbinella angulata y no tienen horadaciones (Mancha, 2002: 212-215; Velazquez y Melgar, 2006, 2014). De la misma manera, los peces de concha nacarada hallados en Tenochtitlan y Tlatelolco son de formas y materiales muy diferentes, de Pinctada mazatlanica en el primer caso, y de concha de agua dulce (Unionidae) en el segundo (Velazquez y Melgar 2014: 299). Asi pues, muchas de las piezas de concha aparecen como exclusivas no solo de Tenochtitlan, sino de su culto mas cerrado y elitista: la inhumacion de ofrendas en su templo principal. Ello constituye una buena evidencia de que su manufactura debio ser local y controlada por el aparato estatal.

Desde 1997 se han estado estudiando las tecnicas de manufactura de los objetos de concha de las ofrendas del recinto sagrado de Tenochtitlan a traves de la arqueologia experimental, asi como del analisis y la caracterizacion de las huellas de manufactura. Esto, ante la carencia de los indicadores directos de la produccion (piezas descartadas por fallas o desechos, residuos de trabajo y herramientas agotadas) como resultado de lo contextos arqueologicos de aparicion. Se parte del supuesto de que un mismo instrumento, fabricado con un determinado material y usado en forma especifica, debe producir rasgos caracteristicos y diferenciables, reconocibles en los materiales arqueologicos. Hasta el momento se han realizado mas de 700 experimentos y se han probado una gran cantidad de procesos, instrumentos y materiales de cuyo uso se sabe por la informacion de las fuentes documentales, los hallazgos arqueologicos y las propuestas de otros investigadores. Las huellas experimentales y arqueologicas son caracterizadas a simple vista, con microscopia estereoscopica de bajas amplificaciones (10x, 30x y 63x) y con microscopia electronica de barrido (MEB) (100x, 300x, 600x y 1000x). Esta ultima tecnica es la que permite llegar a la mayor precision en los estudios, puesto que es idonea para el estudio de las superficies de los materiales. Para la observacion con MEB se obtienen replicas de las huellas de manufactura en polimeros reblandecidos con acetona, las cuales son recubiertas con iones de oro. Ello permite su analisis en modo de alto vacio, con lo que se consigue una mejor resolucion y se evita trasladar las piezas arqueologicas al laboratorio de MEB (Velazquez, 2007).

En un primer momento se estudiaron las colecciones de objetos correspondientes a la especie y el genero mas abundantes en las ofrendas tenochcas y que se distribuyen en las etapas constructivas IV a VII: el bivalvo Pinctada mazatlanica (595 piezas y 606 fragmentos) (figura 3) y los pendientes de caracoles del genero Oliva (785 piezas y 106 fragmentos) (figura 4) (Velazquez, 2007).

En el caso de las piezas de Pinctada mazatlanica, a traves del analisis tecnologico pudo determinarse una gran estandarizacion en los procesos y herramientas, lo cual ha permitido proponer la existencia de una estilo tecnologico tenochca (Velazquez, 2007). Asi, fue posible saber que los desgastes de las superficies y bordes de los objetos se hicieron invariablemente con rocas basalticas, que los cortes, calados e incisiones se llevaron a cabo con instrumentos de obsidiana, y que las horadaciones se realizaron con perforadores de pedernal (Velazquez, 2007: 182).

En el caso de los pendientes de caracoles del genero Oliva, se encontro una tendencia a la estandarizacion tecnologica en la que la supresion de las espiras de los caracoles se hizo a traves de percusion directa, de desgaste con herramienta pasiva--que siempre fue basalto--o combinando ambas tecnicas. Las perforaciones acanaladas en todos los casos se hicieron con instrumentos afilados de obsidiana. Sin embargo, se detectaron pocas piezas que fueron trabajadas con materiales totalmente diferentes de los anteriores, como el polvo de obsidiana (para hacer el corte de la espira) o la arena (para las perforaciones conicas). Se ha planteado que estos objetos pueden constituir producciones foraneas (Velazquez, 2007: 183).

Posteriormente se han analizado otros grupos de objetos que han dado resultados diferentes. De esta forma, el estudio de los pendientes de caracoles de generos diferentes a Oliva (Nerita, Neritina, Cassis, Polinices, Columbella, Nitidella, Olivella, Agaronia, Marginella y Conus) ha permitido identificar el empleo de roca arenisca, foranea a la cuenca de Mexico, para suprimir la espira de algunos caracoles, desgastar la superficie de otros y producir perforaciones irregulares. El que la mayor parte de las especies identificadas provengan del litoral atlantico hace muy probable que estos objetos hayan llegado de la costa del Golfo, quizas procedentes de la Huasteca, en donde se sabe que hay abundancia de dichas rocas sedimentarias. Esta region fue conquistada por la Triple Alianza durante el reinado de Moctezuma Ilhuicamina (14401469), y permanecio sujeta a esta hasta el gobierno de Moctezuma Xocoyotzin (1502-1520) (Velazquez et al., 2010; Velazquez y Zuniga, 2013). Vienen al caso seis pendientes de Olivella volutella encontrados en el entierro 1 del edificio 1 de Tancama, Queretaro, sitio posclasico de filiacion huasteca. Dichos objetos son identicos a los hallados en las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan y el estudio de sus huellas de manufactura permitio identificar a la arenisca como la roca empleada para elaborar sus perforaciones irregulares por desgaste (figura 5) (Velazquez et al., 2011).

Recientemente se estudiaron los 52 elementos de concha encontrados en la ofrenda 133 del Templo Mayor, correspondiente a la VI etapa constructiva del recinto sagrado de Tenochtitlan. De las especies identificadas, tan solo una proviene de la provincia malacologica caribena, siendo las restantes panamicas. Entre los objetos sobresalen numericamente los pendientes de bivalvos (Cardita crassicostata, C. megasthropa, Chione subrugosa, C. undatella, Glycymeris gigantea y G. multicostata), a los cuales se les hicieron horadaciones en la zona de las charnelas y se les realizaron desgastes en esta misma zona y en la superficie dorsal, en la que, ademas, se aplico pulido y brunido (figura 6). Para la elaboracion de estos objetos se seleccionaron ejemplares juveniles de tallas pequenas. Vale la pena mencionar que anteriormente no se habian encontrado objetos similares a estos. El analisis de las huellas de manufactura permitio identificar al pedernal como la herramienta que se empleo para desgastar los umbos y las superficies externas de las conchas, asi como para la aplicacion de los pulidos. Esta herramienta se utilizo ademas para cortar y elaborar las perforaciones conicas (Velazquez et al., 2012). Se puede plantear con seguridad que la produccion de estas piezas fue foranea, ya que no corresponde a las tecnicas conocidas para los objetos tenochcas. Desafortunadamente no es posible siquiera sugerir la posible zona en que estos objetos se manufacturaron ya que, hasta el momento, no se conocen ejemplares similares procedentes de otros sitios.

DISCUSION DE RESULTADOS

La informacion con que se cuenta hasta el momento muestra un predominio de moluscos panamicos para todas las etapas constructivas del recinto sagrado de Tenochtitlan, con excepcion de la etapa VII. Esto no concuerda con los tiempos en los que, de acuerdo con las fuentes documentales, ocurrio la expansion imperial mexica. Debe recordarse que partes de la costa del Golfo de Mexico fueron conquistadas por Moctezuma Ilhuicamina hacia mediados del siglo XV. Sin embargo, no fue sino hacia finales de ese siglo y principios del siguiente, cuando Ahuitzotl logro sojuzgar emplazamientos en la costa del Pacifico. Segun esto, en las etapas IV y V deberian ser mas abundantes las especies caribenas y a partir de la VI seria de esperarse una mayor presencia de las panamicas.

En algunos casos es posible plantear que la obtencion de algunos ejemplares se dio a traves de la tributacion directa. Tal es el caso de los caracoles Oliva sayana, los mas frecuentes de su genero en las ofrendas tenochcas. La zona de mayor abundancia de esta especie es la costa del estado de Veracruz, partes de la cual fueron conquistadas por Moctezuma Ilhuicamina y permanecieron sojuzgadas hasta la conquista espanola. En concordancia con ello, Oliva sayana aparece en grandes numeros en todas las etapas constructivas, de la IV a la VII (Velazquez y Zuniga, 2003).

El intercambio a larga distancia puede inferirse para otros caracoles caribenos. Tal es el caso de dos especies del genero Oliva (O. scripta y O. reticularis) y el gasteropodo Cittarium pica. Como se recordara, estas especies se distribuyen principalmente en las costas de Campeche, Yucatan y Quintana Roo. En general, la zona maya, y particularmente la peninsula de Yucatan, no fue conquistada por el imperio mexica. Por lo tanto, es probable que estos ejemplares llegaran a Tenochtitlan a traves del comercio de larga distancia que llevaban a cabo los pochteca, el grupo mexica especializado en esta actividad. Periodicamente se organizaban caravanas que salian de Tenochtitlan con rumbo a Xicalango, puerto comercial que se localizaba en la Laguna de Terminos, entre los estados de Tabasco y Campeche, en donde se adquirian productos de lujo procedentes de regiones fuera de la esfera imperial (Sahagun, 1989: 551). Se sabe que los mayas tuvieron rutas comerciales de cabotaje que rodeaban la peninsula de Yucatan y hacian posible la llegada a Xicalango de productos procedentes del mar Caribe.

En el caso de las especies panamicas anteriores a la conquista del Pacifico, estas pueden haberse obtenido a traves de las redes comerciales que desde mucho tiempo atras relacionaban el litoral occidental de Mexico con el centro, o bien a traves de la tributacion indirecta, segun la cual los mexicas imponian a ciertas regiones tributos de bienes que no producian, pero a los que de alguna manera tenian acceso (Velazquez, 1999: 24-25).

Si bien no es posible determinar una zona de colecta, por la amplia distribucion de las especies panamicas, la identificacion de algunos ejemplares hace probable que esta fuera mas amplia de lo que se ha planteado hasta ahora. Tal es el caso del bivalvo Noetia magna, cuya localizacion mas nortena se da para la costa de Nicaragua. En lo que se refiere a los limites septentrionales, ninguna especie de molusco indica una mayor extension que la costa de Guerrero. Sin embargo, el hallazgo de otros organismos marinos proporciona informacion interesante. Tal es el caso de dos especimenes del equinodermo Clypeaster speciosus encontrados en la ofrenda 107, correspondiente a la etapa VI. El habitat mas austral de dicha especie, en la costa de Pacifico, se conoce para el norte del estado de Sinaloa (Solis et al., 2010).

Se ha podido determinar que un importante grupo de objetos era manufacturado localmente en Tenochtitlan. En el se encuentran las piezas de Pinctada mazatlanica, con las que se confeccionaron atributos de divinidades propias del centro de Mexico, muchas de las cuales son exclusivas, no solo del recinto sagrado de Tenochtitlan, sino de su templo principal. En este mismo caso esta la mayor parte de los pendientes de caracoles del genero Oliva, manufacturados en su mayoria de O. Sayana.

De la misma manera, se han podido encontrar conjuntos de objetos cuya elaboracion parece haber sido foranea. En el caso de los pendientes hechos de caracoles distintos a Oliva, los cuales se presentan desde la etapa constructiva IV hasta la VII, el hallazgo de la roca arenisca como material de desgaste para su manufactura y de piezas similares con filiacion huasteca parece indicar que su origen es la costa del golfo de Mexico. En lo que toca a la ofrenda 133, las especies identificadas, en su totalidad panamicas, coinciden muy bien con el momento constructivo en que se hizo la oblacion, el reinado de Ahuitzotl, en cuyo gobierno se conquisto parte de la costa del Pacifico. Desafortunadamente no se cuenta, por el momento, con mayor informacion acerca de su filiacion cultural.

BIBLIOGRAFIA

Abbott, R. Tucker, American Seashells, Nueva York, Cincinnati/Toronto/Londres/Melbourne, Van Nostrand Reinhold Company, 1974.

Baker, F. C., "Notes on a Collection of Shells from Southern Mexico", Filadelfia, Proceedings of the Academy of Natural Science, 1981.

Berdan, Francis, Richard. E. Blanton, Elizabeth. Hill Boone, Michael Smith y Emily Umberger, Aztec Imperial Strategies, Washington, Dumbarton Oaks Research Library and Collection, 1996.

Bolivar, A. M. y E. Hidalgo Escalante, "Lista de moluscos gasteropodos y pelecipodos del Golfo de Mexico y el Caribe", Anales de la Escuela Nacional de Ciencias Biologicas, v. 33, n. 1-4, 1990, p. 53-72.

Castillo Farreras, Victor M., Matricula de tributos, en Historia de Mexico, Mexico, Salvat Editores de Mexico, 1974.

Davies, Nigel, El imperio azteca, Mexico, Alianza Editorial, 1992.

Duran, Diego, Historia de las Indias de Nueva Espana e islas de Tierra Firme, 2 v., Mexico, Porrua, 1967.

Ekdale, A. A., "Marine Molluscs from Shallow-water Environments (0-60) of the Northeast Coast, Mexico", Bulletin of Marine Science, v. 24, 1974, p. 638-688.

Garcia-Cubas, Antonio y Martha Reguero, Catalogo ilustrado de moluscos gasteropodos del Golfo de Mexico y el Mar Caribe, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 2004.

Keen, A. Myra, Sea Shells of Tropical West America, California, Stanford University Press, 1971.

Mancha Gonzalez, Esperanza, "Objetos de concha en contextos arqueologicos de la Cuenca de Mexico en la epoca prehispanica", tesis de licenciatura en arqueologia, Mexico, Escuela Nacional de Antropologia e Historia, 2002.

Sahagun, Bernardino de, Historia general de las cosas de Nueva Espana, 2 v., Mexico, Alianza Editorial Mexicana, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 1989.

Solis Ciriaco, Reyna B., "Los objetos de concha de Teopantecuanitlan, Guerrero: analisis taxonomico, tipologico y tecnologico de un sitio del Formativo", tesis de licenciatura en arqueologia, Mexico, Escuela Nacional de Antropologia e Historia, 2007.

Solis Marin, F., A. Lagurada Figueras, A. Martinez Melo, E. V. Celaya Martinez, A. Velazquez Castro, J. A. Barrera Rivera, E. Melgar Tisoc, F. Vazquez Gutierrez y N. Valentin Maldonado, "Echinoderm remains in the offerings of the great temple of the Aztecs", en Durham-Harris (eds.), Echinoderms, Londres, Taylor and Francis Group, 2010, p. 77-79.

Temple Sanchez-Gavito, John Joseph y Adrian Velazquez Castro, "El tapachtli entre los antiguos nahuas", en Aurora Montufar (coord.), Estudios etnobiologicos. Pasado y presente de Mexico, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2003, p. 13-23.

Treece, G. D., "Bathymetric records of marine shelled Mollusca from northeastern shelf and upper slope of Yucatan, Mexico", en Bulletin of Marine Science, v. 30, 1980, p. 552-570.

Valentin Maldonado, Norma y Belem Zuniga Arellano, "La malacologia del Templo Mayor de Tenochtitlan", en Adrian Velazquez Castro, Emiliano Melgar Tisoc y Luis Gomez Gastelum (coord.), Los moluscos arqueologicos de America, Mexico, Universidad Autonoma de Guadalajara, 2011, p. 177-201.

Valentin Maldonado, Norma, Adrian Velazquez Castro y Jose Alvaro Barrera Rivera, "Una ofrenda de tapachtli en el Templo Mayor de Tenochtitlan", ponencia presentada en la 44th Annual Meeting of the Western Society of Malacologist y el 12th National Mexican Meeting of Malacology and Conchology, La Paz, Baja California Sur, Mexico, 2011.

Vazquez Bader, A. N. y Adolfo Gracia G., Macroinvertebrados benticos de la plataforma continental del suroeste del Golfo de Mexico, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 1994.

Velazquez Castro, Adrian, Tipologia de los objetos de concha del Templo Mayor de Tenochtitlan, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 1999.

--, El simbolismo de los objetos de concha encontrados en las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2000.

--, La produccion especializada de los objetos de concha del Templo Mayor de Tenochtitlan, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2007.

Velazquez Castro, Adrian y Emiliano Melgar, "La elaboracion de los ehecacozcatl de concha del Templo Mayor de Tenochtitlan", en Leonardo Lopez Lujan, David Carrasco y Lourdes Cue (eds.), Arqueologia e historia del centro de Mexico. Homenaje a Eduardo Matos Moctezuma, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2006, p. 525-537.

--, "Producciones palaciegas tenochcas en objetos de concha y lapidaria", en Ancient Mesoamerica, v. 25, n. 1, 2014, p. 295-308.

Velazquez Castro, Adrian y Belem Zuniga Arellano, "Los pendientes de caracoles del genero Oliva de las ofrendas del Templo Mayor de Tenochtitlan", en Aurora Montufar (coord.), Estudios etnobiologicos. Pasado y presente de Mexico, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2003, p. 27-38.

Velazquez Castro, Adrian y Belem Zuniga Arellano, "Pendientes de caracol de las ofrendas del Templo Mayor", en Christopher M. Gotz, Javier Rivas Romero, Jose Miguel Cardenas Cervantes, Hector Hernandez Alvarez, Mario Zimmermann y Carolina Ramos Novelo (eds.), Culturas americanas y su ambiente: perspectivas desde la zooarqueologia, paleobotanica y etnobiologia, Mexico, Universidad Autonoma de Yucatan, 2013, p. 161-168.

Velazquez Castro, Adrian, Belem Zuniga Arellano y Angel Gonzalez Lopez, "Nerita Shell Objects in the Offerings of the Great Temple of Tenochtitlan", en J. L. Ruvalcaba Sil, J. Reyes Trujeque, J. A. Arenas Alatorre y A. Velazquez Castro (eds.), 2nd Latin American Symposium on Physical and Chemical Methods in Archaeology, Art and Cultural Heritage Conservation & Archaeological and Arts Issues in Material Science - IMRC 2009, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico/Universidad Autonoma de Campeche/Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2010, p. 107-111.

Velazquez Castro, Adrian, Belem Zuniga Arellano y Jose Maria Garcia Guerrero, "Foreign Produced Shell Objects in the Templo Mayor of Tenochtitlan", en Cultural Heritage and Archaeological Issues in Material Science, Cambridge, Cambridge University Press, 2012, p. 89-101.

Velazquez Castro, Adrian, Belem Zuniga Arellano y John Joseph Temple Sanchez Gavito, "Cambios en el uso de la ostra perlera Pinctada mazatlanica (Bivalvia: Pteridae) en el Templo Mayor de Tenochtitlan", en Revista Mexicana de Biodiversidad, n. 78, 2007, p. 71-76.

Velazquez Castro, Adrian, Belem Zuniga Arellano y Norma Valentin Maldonado, "Analisis tipologico de los materiales de concha trabajada", en Maria de la Cruz Pailles (ed.), Las Bocas, Puebla. Una aldea preclasica en al altiplano central de Mexico, Mexico, Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2008, p. 83-89.

Velazquez Castro, Adrian, Belem Zuniga Arellano y Norma Valentin Maldonado, "Los materiales de concha del proyecto Valles de la Sierra Gorda Queretana", en II Simposio Internacional. Estudios Antropologicos e Historicos de la Sierra Gorda. Memorias, Mexico, Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, Museo Historico de la Sierra Gorda, 2011, p. 213-133.

Vokes, H. E. y E. H. Vokes, Distribution of Shallow Water Marines Mollusca Yucatan Peninsula, Mexico, Nueva Orleans, Tulane University, 1983.

Zuniga Arellano, Belem, "Moluscos de la ofrenda 125 del Templo Mayor de Tenochtitlan", manuscrito en archivo, Mexico, Archivo Tecnico del Instituto Nacional de Antropologia e Historia, 2011.

--, "Ofrenda de moluscos a la diosa de la tierra Tlaltecuhtli en el Templo Mayor de Tenochtitlan", tesis de Licenciatura en Biologia, Mexico, Universidad Nacional Autonoma de Mexico, 2013.

ADRIAN VELAZQUEZ CASTRO Doctor en antropologia por la Universidad Nacional Autonoma de Mexico (unam). Investigador del Museo del Templo Mayor del Instituto Nacional de Antropologia e Historia (inah) desde 1990. Coordinador del proyecto "Tecnicas de manufactura de los objetos de concha del Mexico prehispanico" del ano 2000 a la fecha.

BELEM ZUNIGA ARELLANO Biologa egresada de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, unam. Miembro del Proyecto Templo Mayor del inah desde 2008.

NORMA VALENTIN Licenciada en Biologia por la Escuela Nacional de Ciencias MALDONADO Biologicas del Instituto Politecnico Nacional. Investigadora de la Subdireccion de Laboratorios y Apoyo Academico del inah.

Adrian Velazquez Castro

Belem Zuniga Arellano

Norma Valentin Maldonado

Leyenda: Figura 1. Extension territorial del imperio mexica. Tomado de Berdan et al., 1996: 324. Dibujo de Julio Romero

Leyenda: Figura 2. Caracol Strombus galeatus con periostraco hallado en la ofrenda 103 del Templo Mayor de Tenochtitlan. Fotografia de Norma Valentin

Leyenda: Figura 3. Atributos divinos de deidades del centro de Mexico hechos de Pinctada mazatlanica: a) orejeras epcololli, b) pendientes oyohualli y c) pectoral anahuatl. Fotografia de German Zuniga

Leyenda: Figura 4. Pendientes de caracoles del genero Oliva. Fotografia de German Zuniga

Leyenda: Figura 5. Pendientes de caracoles Olivella procedentes de: a) Templo Mayor de Tenochtitlan y b) Tancama, Queretaro. Fotografias de German Zuniga

Leyenda: Figura 6. Artefactos de concha de la ofrenda 133 del Templo Mayor de Tenochtitlan: pendiente de Chione subrugosa, vistas dorsal (a) y del umbo (b); pendiente de Cardita megastropha, vistas dorsal (c) y ventral (d); caracol Polinices uber, vistas dorsal (e) y ventral (f). Fotografias de German Zuniga

(1) La provincia caribena se refiere a la franja de litoral atlantico del continente americano que se extiende desde el Golfo de Mexico hasta el norte de Brasil, incluyendo a la peninsula de la Florida y las Antillas (Abbott, 1974). La provincia panamica comprende la costa pacifica del continente americano, desde la peninsula de Baja California hasta el norte de Peru (Keen, 1971).
Tabla 1

Procedencia de los moluscos de las ofrendas
del Templo Mayor de Tenochtitlan

Provincia            Gasteropodos    Bivalvos         Poliplacoforos
malacologica

Caribena             1 663           1 994            566
(4 223 ejemplares)   (63 especies)   (55 especies)    (una especie)

Panamica             3 242           2 026            --
(5 268 ejemplares)   (57 especies)   (50 especies)

Ambos litorales      12              22 (una          --
(34 ejemplares)      (4 especies)    especie)

Continentales        1 (una          75 (3            --
(76 ejemplares)      especie)        especies)

No identificables    952             731 ejemplares   6
(1 689 ejemplares)   ejemplares                       ejemplares

Tabla 2

Procedencia de los moluscos identificados
en las diferentes etapas constructivas del Templo Mayor de Tenochtitlan

Etapa           Panamicos          Caribenos          Ambas
constructiva                                          costas

IV 4 999        2 957 ejemplares   2 028 ejemplares   14 ejemplares
ejemplares

V 103           95 ejemplares      8 ejemplares       --
ejemplares

VI 2 919        1 644 ejemplares   1 181 ejemplares   19 ejemplares
ejemplares

VII 1 580       572 ejemplares     1 006 ejemplares   1 ejemplar

Etapa           Dulcea-         Terrestres
constructiva    cuicolas

IV 4 999        --              --
ejemplares

V 103           --              --
ejemplares

VI 2 919        75 ejemplares   --
ejemplares

VII 1 580       --              1 ejemplar
ejemplares
COPYRIGHT 2017 UNAM (Estudios de Cultura Nahuatl)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Castro, Adrian Velazquez; Arellano, Belem Zuniga; Maldonado, Norma Valentin
Publication:Estudios de Cultura Nahuatl
Date:Jul 1, 2017
Words:5643
Previous Article:Teotihuacan en Mexico-Tenochtitlan: descubrimientos recientes, nuevas perspectivas.
Next Article:Tras las huellas de la tradicion cartografica en el altiplano central de Mexico.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters