Printer Friendly

Los objetos de adomo en marfil del yacimiento del Cerro de la Virgen (Orce, Granada).

Ivory ornament objects from the Cerro de la Virgen site (Orce, Granada)

Sumario: 1. Introduccion. 2. Material y metodo. 3. Resultados. 4. Discusion y conclusiones.

1. Introduccion

El yacimiento arqueologico del Cerro de la Virgen se situa en un espolon amesetado entre el rio Orce, al norte, y dos barrancos a sus flancos occidental y oriental (Coordenadas UTM: 39.42320-2.35240) (Fig. 1). Este yacimiento ha sido considerado de gran interes arqueologico por su amplia secuencia estratigrafica, por sus importantes fortificaciones y por la presencia de una conduccion de agua considerada una acequia de regadio (Schule 1980, 1986).

El sitio fue descubierto por Pilar Acosta y Wilhelm Schule en 1962 (Schule 1980: 53). Posteriormente, el mismo W. Schule dirigio varias campanas de excavacion en los anos 1963-64, 1965, 1967 y 1970 (Schule y Pellicer 1966; Schule 1980). Se documentaron viviendas, sepulturas, una muralla y una conduccion de agua. En 1985 se llevo a cabo una campana dedicada a la "limpieza, consolidacion y cubrimiento" de tres cortes de excavacion de la zona de la muralla (Saez Perez y Schule 1987). Finalmente en 1986, el Departamento de Prehistoria y Arqueologia de la Universidad de Granada realizo una nueva campana de excavacion que formaba parte del "Proyecto Millares", dirigido por los profesores Antonio Arribas y Fernando Molina, para obtener datos paleoambientales y estratigraficos.

Junto a dos memorias de excavacion (Schule y Pellicer 1966; Schule 1980), numerosos trabajos se han dedicado al estudio de materiales procedentes de las excavaciones de W. Schule (Boessneck 1969; Kalb 1969a, 1969b, 1973; Driesch 1972; Botella y Souich 1975; Botella 1976; Bubner 1977; Ulreich 1980, 1981. 1988, 1995; Uerpmann 1990; Hopf 1991a, 1991b; Carrillero 1992; Afonso 1993; Montero 1994; Merida 1997; Rovira et al. 1997; Cet 2009; Schuhmacher 2011; Altamirano, 2013; Delgado 2013; Murillo 2013; Pau 2015, 2016).

En relacion con la secuencia de ocupacion del yacimiento (Kalb 1969b; Schule 1980; Schule y Pellicer 1966) se han distinguido 3 fases con subdivisiones internas: la Fase I, que corresponderia a un horizonte precampaniforme, subdividida en IA y IB; la Fase II, horizonte Campaniforme subdividido en IIA, IIB y IIC; y, finalmente, la Fase III de la Edad del Bronce, subdividida en IIIA y IIIB. Seguira un hiato hasta la construccion de una alqueria en el periodo medieval andalusi. Un grupo de muestras procedentes de contextos de habitacion excavados en 1986 fue datado por radiocarbono sumandose a tras obtenidas en las excavaciones de Schule (Molina et al. 2004). Mas tarde se publicaron nuevas dataciones procedentes de muestras de las tumbas excavadas por Schule (Camara y Molina 2009: 178, tab. iI; Molina et al. 2014). Por ultimo, nuevas dataciones de contextos de habitat asociados a la muralla han sido tambien presentadas recientemente (Molina et al. 2017, p. 261). Con todos estos datos y con la ayuda de analisis estadisticos (suma de probabilidades y analisis bayesiano) se ha propuesto, en diferentes articulos, que la fase precampaniforme (Fase I) tuvo que ser muy breve y debio situarse inmediatamente antes del 2500-2450, el campaniforme (Fase II) se tuvo que manifestar entre el 2500-2450 y el 2150, mientras que un Bronce local, previo al Bronce Argarico de la region, empezaria en el 2150 hasta el 1900, cuando se iniciaria la influencia argarica (Molina et al. 2014; Molina et al. 2017) (Tabla 1).

En lo que respecta a las cabanas, en epoca precampaniforme hay una serie de chozas realizadas con barro y ramaje (Kalb 1969b: fig. 3; Schule 1980: 57) a las que suceden casas de planta circular en adobe (Kalb, 1969b: 217) y, finalmente, en la Edad del Bronce, casas de tapial muy mal conocidas. Para Schule ya desde el principio el poblado estuvo defendido por una muralla compleja que sufrio modificaciones a lo largo del tiempo (Schule 1976), aspectos que se han confirmado recientemente (Molina et al. 2017). Ademas en 1998 fue realizada una prospeccion geofisica en la mitad norte del poblado que confirmo la existencia de otras lineas de muralla (Becker y Brandherm 2010: 271).

A partir de 1900 se constatan enterramientos bajo las viviendas y se han localizado tres tumbas en fosa de cronologia anterior y sin ajuar (Molina et al. 2014). El material ceramico de la fase calcolitica responde claramente a los patrones formales y decorativos del Cobre Pleno y Reciente del Sudeste, siendo frecuentes las fuentes y los platos de borde biselado, apareciendo tambien recipientes de almacenaje ovoides con el cuello marcado (Schule 1967, 1980). La decoracion campaniforme muestra una clara evolucion desde los estilos impresos hasta los incisos siendo frecuente en estos ultimos la presencia de decoracion tambien en el interior que desaparece al final de la Edad del Cobre. El analisis tecnico ha demostrado que la mayoria de los recipientes son de manufactura local (Molina et al. 2017). Despues de un Bronce Antiguo local, periodo previo al Bronce Argarico, donde aumentan las ceramicas carenadas y los recipientes de almacenaje, se documentan las influencias argaricas en formas carenadas, ollas y orzas (Bubner 1977: 1067).

En el yacimiento del Cerro de Virgen encontramos tambien artefactos en hueso, en particular punzones, y adornos en marfil (Ulreich 1988). En la industria litica tallada hay artefactos realizados en silex y cuarzo, destacando la produccion de puntas de flecha sobre lasca por presion (Afonso 1993). Se ha destacado tambien la produccion macrolitica en relacion con actividades como la molturacion del grano y tambien con instrumentos utilizados en otras actividades artesanales (Delgado 2013). Entre los elementos en metal (cobre, plata y oro) hay punales, punzones, alfileres, anillos, brazaletes y aretes (Bubner 1977; Montero 1994; Rovira et al. 1997; Murillo 2013).

En cuanto al ambiente podemos senalar que desde el dominio del encinar en epoca calcolitica se paso en el segundo milenio a un ambiente mas degradado en el que la cobertura vegetal quedo reducida a la extension del pino carrasco en las sierras (Rodriguez-Ariza y Esquivel 2005). En cuanto a las actividades agropecuarias, los aspectos mas importantes son la drastica reduccion en la importancia de los suidos durante el segundo milenio y el mantenimiento de la importancia del trigo durante este periodo (Buxo 1997: cuadro 6.4).

2. Material y metodos

Se ha estudiado la totalidad de los artefactos que se consideraron manufacturados en marfil (31 objetos de adorno: V-596, V-601, V-625, V-626, V-627, V-635, V-638, V-639a, V-639b, V-750, V-752, V-758, V-773, V-778, V-784, V-943, V-968, V-974, V-985, V-1063, V-1126, V-1287, V-1440, V-1451, V-1452, V-1502, V-1585, V-2212, V-2941, V-3391 y V-S/N) que fueron recuperados en el yacimiento del Cerro de la Virgen, en contextos domesticos de la zona suroeste del yacimiento, durante las antiguas intervenciones arqueologicas (19631970). Las piezas fueron descritas inicialmente por W. Schule (Schule y Pellicer 1966; Schule 1980) y mas tarde por V. Merida (1997), que enfoco su analisis sobre la tecnologia de los botones, y finalmente han sido incluidos por C. Pau en su tesis doctoral (Pau 2016).

En este trabajo se presentara el estudio morfologico y morfometrico de los objetos de adorno, lo que nos permitira proponer una clasificacion tipologica completa. Todos los artefactos han sido dibujados, fotografiados y escaneados. Las imagenes han sido recogidas en laminas a escala 1:1 y con un calibre digital se han registrado las medidas en una base de datos. A continuacion se ha realizado un analisis traceologico para determinar las tecnicas de fabricacion y el uso de los objetos de adorno, examinando los artefactos con la lupa binocular y el microscopio electronico de barrido (SEM).

En lo que respecta al analisis de los elementos en marfil, nos interesa principalmente la identificacion concreta de la materia prima y si es posible su procedencia. Todos los objetos incluidos en el analisis tecnico y tipologico han sido analizados con este fin. En primer lugar hay que senalar que aunque el termino marfil incluye materiales de muy diversa procedencia, como los de foca (Javaloyas 2006), jabali (Sus scrofa) y cachalote (Physester macrocefallus), considerados materia prima de circunstancia (Schuhmacher et al. 2013), son los elementos de proboscideos (elefantes) y artiodactylos (hipopotamos) los que deben ser considerados como verdadero marfil. En el primer caso, aparte del marfil fosil (Palaeoloxodon antiquus, Mammuthus primigenius), disponible en ciertas zonas de Europa, se utilizaron colmillos de elefante asiatico y africano (principalmente de sabana).

Para el estudio de la materia prima, en primer lugar se ha realizado un analisis optico basado en la metodologia establecida por Espinza y Mann (1992). Esta consiste en el estudio de los patrones de las lamellae que conforman el marfil, primeramente diferenciando las piezas en las que las lineas de Schereger, propias de los proboscideos, estan presentes de las que muestran otros patrones, es decir, lamellae onduladas en el caso del hipopotamo, extremadamente delgadas y concentricas para los cetaceos, y total ausencia de patron para el jabali (Espinoza y Mann 1992; Locke 2008). Merece la pena mencionar que en este estudio, si bien hemos utilizado la presencia de lineas de Schreger para identificar marfil de proboscideo, hemos ignorado deliberadamente el intento de diferenciar las diversas especies de estos en base a aquellas, ya que mientras algunos expertos consideran esta diferenciacion inviable (Espinoza y Mann 1993; Palombo y Villa 2001), otros autores defienden que es posible basandose en la organizacion tridimensional de los tubulos de dentina (Trapani y Fisher 2003). Sin embargo, teniendo en cuenta la organizacion de los tubulos en tres dimensiones, otros autores defienden que ni aun asi es posible diferenciar los diferentes proboscideos mediante esta metodologia ya que la variabilidad es muy alta, no solo entre las diferentes especies, sino incluso en las diferentes secciones del colmillo (Virag 2012; Alberic et al. 2017); ademas, para estos estudios se requiere bien la preparacion de la muestra para mostrar diversos angulos de la organizacion de los tubulos de dentina, bien el uso de tecnicas como la tomografia, que no hemos utilizado en esta ocasion.

Seguidamente, el marfil de elefante fue seleccionado para su estudio mediante Espectroscopia de infrarrojo por transformacion de Fourier (FITR, segun sus siglas en ingles), siguiendo la metodologia propuesta por A. Banerjee (Baneijee et al. 2008; Schuhmacher y Banerjee 2012, Banerjee y Huth 2012). El instrumento usado ha sido JASCO 6200, con software SPECTRA MANAGER v2, propiedad del Centro de Instrumentacion Cientifica (CIC) de la Universidad de Granada. Los tiempos de exposicion al haz de infrarrojos variaron en funcion de las caracteristicas propias de cada pieza. Finalmente, para confirmar los resultados, se realizo un estudio estadistico mediante Analisis de Componentes Principales (PCA por sus siglas en ingles).

En el caso del hipopotamo, no se puede determinar la procedencia concreta ya que en ambas areas susceptibles de ser el origen de la materia prima (africana y asiatica), el hipopotamo corresponde a la misma especie. Unicamente estudios isotopicos (Lafrenz 2004) que no se han realizado en este estudio, tambien por su caracter destructivo (aunque sea de una minima parte de la muestra), podrian contribuir a esclarecer con certeza la fuente de abastecimiento utilizada, contrastando los datos con estudios sobre las similitudes en los objetos acabados (si es que fueron estos los que circularon y no la materia prima en bruto), aspectos fundamentales para futuros estudios sobre los contactos entre las diferentes comunidades de la Prehistoria Reciente.

3. Resultados

3.1. Estudio tipologico. Clasificacion

Los 31 artefactos estudiados se han agrupado en 2 categorias tipologicas (colgantes y botones), siguiendo clasificaciones previas (Barge 1982; Uscatescu 1992; Bonnardin 2009; Pascual 1998; Barciela 2008; Lopez 2011; Altamirano 2013; Altamirano 2014; Pau 2016). Ademas las categorias incluyen subdivisiones; en la primera se han distinguido 2 grupos morfologicos mientras que en la categoria II se han separado 7 grupos. El grupo 3 de la categoria II se ha dividido ulteriormente en 2 subgrupos y el grupo 7 en 3 subgrupos.

Colgantes (categoria I)

Se han definido como colgantes los artefactos con una longitud mayor respecto a su anchura y con perforacion en una de las extremidades.

Se ha considerado como colgante de forma trapezoidal (grupo 1) (Fig. 2) el artefacto V-2212 (Schule 1980: lamina 1), que presenta las caras trapezoidales y seccion rectangular, y un pedunculo con las caras rectangulares y perforacion central circular con seccion cilindrica. El colgante esta roto en la base. Es posible que este adorno sea un fragmento de un idolo en dos piezas analogo al del Malagon (Arribas 1977; Altamirano 2013). Hemos clasificado como colgante pentagonal (grupo 2) (Fig. 2) un adorno que presenta cinco lados irregulares. Es el artefacto V-758 (Schule 1980: lamina 98), que muestra un cuerpo muy aplanado y en el vertice del triangulo un agujero de forma circular y seccion cilindrica.

Botones (categoria II)

Se reunen bajo la denominacion de botones objetos a los que, por sus parecidos formales con los botones modernos, se les atribuye la misma funcion. Presentan una variada morfologia y varios metodos de sujecion.

Los botones de casquete esferico (grupo 1) son pequenos elementos que presentan seccion plano-convexa, la cara ventral plana (circular o eliptica) y la dorsal curvilinea. La perforacion se situa en la cara ventral, dos agujeros que se encuentran en forma de "V". Consideramos que estos elementos constituyen un grupo independiente dentro de la categoria de los botones, diferenciandose de los demas derivados de la esfera por su seccion plano-convexa (mientras que los botones hemisfericos tienen seccion semicircular, y los esfericos circular). Muchos autores no diferencian este grupo de botones de los hemisfericos, mientras que J. Arnal (1954; 1973) habla de "botones pirenaicos" y "botones de boveda baja", los primeros perfectamente hemisfericos y con un diametro comprendido entre los 0,7 y los 0,8 cm, y los segundos de mayor tamano. A. Uscatescu (1992) habla de botones derivados de la esfera diferenciando entre botones esfericos, de casquete de esfera, hemisfericos, de segmento de esfera y anadiendo en el mismo grupo, a diferencia de nuestra propuesta, las variedades con apendices laterales. De esta morfologia se han identificado, en el conjunto de objetos estudiados, dos artefactos (V-2941 y V-3391) con dos agujeros de forma oval. Ademas la pieza V-2941 (Schule 1980) presenta un motivo circular inciso en el dorso (Fig. 2).

Los botones con "alitas laterales" (grupo 2) son artefactos que presentan un cuerpo central con perforacion en "V" y dos alitas laterales, que pueden estar apenas esbozadas o bien delineadas. Pertenece a este grupo un unico boton (V-1440) (Schule 1980: lamina 45) (Fig. 2) que presenta cuerpo central de forma romboidal con seccion plano-convexa y conserva una de las dos alitas laterales de forma trapezoidal. Este grupo de adornos fueron definidos en Italia con la terminologia de alamaros (Taramelli 1909) o de pendagli ad alamaro (Cornaggia Castiglioni y Calegari 1980). V. G. Childe (1949) denomino estos adornos como en bobbin shapes, mientras que P. Helena, ya en 1937, crea el termino de boutons de tortue, refiriendose a aquellos de estos adornos que presentan una forma parecida a la de este animal (Helena 1937). Por el contrario, J. Roche y O. Da Veiga Ferreira, en 1961, consideraron algunos de estos adornos como "antropomorfos estilizados" (Roche y Da Veiga Ferreira 1961). Con el paso del tiempo, muchos investigadores utilizaron la terminologia de botones en alamaro y abusivamente la de botones en tortue, o en "antropomorfo", para indicar todos los botones con alitas sin diferenciaciones. Todas estas denominaciones son excesivamente genericas como ya habia dicho C. Hebras (1965) en relacion con el mal uso del termino de botones en "tortue". Recientemente los investigadores portugueses distinguen entre botoes de tartaruga, indicando los elementos con apendices mas reducidos, y botoes en forma de laco o papillon, especificando papillon, que se usa em alternativa a gravata, o, en forma de "carrinho

Los botones con dobles extremidades (grupo 3) son pequenos elementos que pueden presentar seccion plano convexa (subgrupo 1) o morfologia plana, como una plaqueta (subgrupo 2). Hemos colocado estos elementos en la categoria de los botones, sin excluir la posibilidad de poder haber tenido otro uso. Ademas el artefacto del subgrupo 1 (V-750) (Schule 1980: 34, tabla 6), con cuerpo oval y huellas de alteracion termica, al tener una doble extremidad puntiaguda se puede denominar tambien como "doble hacha". La morfologia del artefacto del subgrupo 2 (V-601) (Schule 1980: lamina 96), con las caras pseudorectangulares y un estrechamiento en la parte central (Fig. 2), recuerda la de los idolos y podria ser un pequeno idolo-colgante.

Se han definido como conicos los botones (grupo 4) con perforacion en "V" que presentan la base plana de forma circular u oval, la cara dorsal de forma conica y la seccion de forma triangular. En el yacimiento de Cerro de la Virgen se han encontrado dos botones conicos: V-1451 (Schule 1980: lamina 76) y V-1287 (Schule 1980: lamina 45) (Fig. 3). Del primer elemento se conserva solo la mitad longitudinal, con un agujero oval en la base que, como se puede ver observando la parte fracturada, se unia con una perforacion en "V" a otro agujero. El segundo boton presenta una forma conico-piramidal, la base rectangular pero con las esquinas redondeadas y dos agujeros ovales unidos en "V", aunque en la base la zona que separa las dos perforaciones esta rota.

Los botones que definimos como "piramidales" (grupo 5) son elementos que presentan una base plana de forma cuadrada o rectangular, la parte dorsal formada por 4 superficies planas triangulares convergentes (Pascual 1998: 167) y seccion triangular. En el conjunto de material estudiado hay 9 botones de forma piramidal (Fig. 3): V-625 (Schule 1980: lamina 98), V-773 (Schule 1980: lamina 98), V-968 (Schule 1980 lamina 90),V-638 (Schule 1980: lamina 998), V-784 (Schule 1980: lamina 94), V-985 (Schule 1980: lamina 90), V-1452 (Schule 1980: lamina 51), V-596 (Schule 1980: lamina 103), y V-1063 (Schule, 1980: lamina 41), 7 con base rectangular, uno (V-985) con base cuadrangular y otro (V-773) pseudorectangular, todos con las esquinas redondeadas y perforacion en "V", con los dos orificios de forma oval. El boton V-625 presenta una rotura en el vertice donde se une la perforacion. En la base del artefacto V-773 la zona entre los dos agujeros esta rota. Estan rotos los botones V-638, V-784, V-1452 y del boton V-638 se conserva solo la mitad del artefacto con uno de los dos orificios de perforacion. Ademas la particularidad de este adorno es la presencia de una incision marcada alrededor del vertice. Tambien del boton V-784 queda solo la mitad con un agujero. Del boton V-1452 se conserva la mitad y presenta en la que tenia que ser la base los restos de la perforacion en "V", mientras en el lateral, cerca del borde de la base, presenta un nuevo orificio circular pasante (seccion cilindrica). Es probable que la pieza V-985-sea lo que queda de un boton piramidal cuyos agujeros, que se unen en "V", estan ubicados uno en la base y descentrado y otro en la parte baja del lateral.

Los botones tronco-piramidales (grupo 6) son los adornos que presentan la forma de un tronco de piramide. Pertenece a este grupo un unico ejemplar, el boton V-1126 (Schule 1980: lamina 90) (Fig. 3), que esta roto en un lado. Es una pieza muy interesante porque presenta dos pares de agujeros de perforacion. El primer par esta formado por dos orificios ovales en la base que se unen en "V", mientras que el segundo por dos agujeros circulares ubicados en el centro de las caras laterales unidos en linea recta. Las dos perforaciones convergen en el interior del boton.

Los 11 artefactos que se han recogido como botones prismaticos (grupo 7) (Fig. 4), V-627 (Schule 1980: lamina 98), V-635 (Schule 1980: lamina 98), V-778 (Schule 1980: lamina 98), V-974 (Schule 1980: lamina 90), V-1585 (Schule, 1980: lamina 41), V-943 (Schule 1980: lamina 90), V-1502 (Schule 1980: lamina 51), V-752 (Schule 1980: 34, tabla 6), V-626 (Schule 1980: lamina 98), V-639-a (Schule 1980: lamina 98) y V-639-b, son elementos que tienen la forma de un prisma y pueden presentar diferentes secciones laterales (Uscatescu 1992: 38). Podemos diferenciar 3 subgrupos dependiendo de la forma de las caras mas pequenas: triangulares (8), trapezoidales (2) y rectangulares (2).

En el subgrupo 1 (V-627, V-635, V-778, V-974, V-1585, V-943, V-1502, V-752) los botones prismaticos triangulares son elementos que tienen la cara ventral de forma rectangular, la dorsal formada por dos planos rectangulares y dos triangulares que convergen. Presentan la perforacion en "V" (Uscatescu 1992: 38; Pascual 1998: 167). A. Uscatescu relaciona estos botones con los semicilindricos, porque considera que la diferencia entre los dos dependeria de un mayor o menor trabajo del soporte (Uscatescu 1992: 74). Los botones V-627 y V-778 presentan una morfologia irregular. El primero, con traza de alteracion termica, esta roto en la base, y el segundo en uno de los lados y en el vertice. El boton V-635 esta dividido en tres partes y el boton V-778 presenta una rotura en el espacio entre los dos agujeros de perforacion. De los adornos V-943 y V-1502 quedan solo fragmentos. Del primero queda solo un lateral y una parte reducida de la base que conserva parte de un orificio de perforacion. En el segundo queda solo una pequena porcion de la base y de la extremidad y una de las caras laterales triangulares. Esta pieza muestra una particularidad, ya que dispone de dos pares visibles de agujeros para su uso. En la base, de hecho, se puede ver, aunque incompletos, dos agujeros ovales y su union en "V". Cuando el boton se fracturo se realizaron dos nuevos orificios, de forma circular con seccion cilindrica, en las caras laterales triangulares en proximidad de la base. Es probable que el artefacto V-752 sea lo que queda de un boton prismatico que presenta una unica perforacion de forma circular y seccion cilindrica.

En el subgrupo 2 se puede incluir el adorno V-626. Este boton es un prisma con la parte dorsal formada por cinco caras, tres de ellas rectangulares y las dos extremidades trapezoidales, aunque presenta los vertices del trapecio suaves lo que genera caras sin aristas casi como si fuera la seccion de un cilindro. Por otra parte el tramo de perforacion conservado es longitudinal y presenta seccion cilindrica.

En el subgrupo 3 se integran dos botones: V-639-a, y V-639-b. El primero presenta la forma de un prisma cuadrangular pero muy aplanado y esta roto en una extremidad. En la base se situa la perforacion en "V" que esta rota en la union de los dos orificios. El segundo objeto creemos que originalmente seria similar al anterior, aunque actualmente presenta una forma irregular. Fue reutilizado y la perforacion es de seccion cilindrica.

Fragmentos

Tenemos que anadir a los colgantes y botones estudiados el hallazgo de algunos fragmentos de marfil (V-S/N) posiblemente pertenecientes a objetos de adorno personal, no incluidos por su estado de conservacion en ninguno de los grupos anteriores.

3.2. Huellas de manufactura

El analisis de las tecnicas de fabricacion de los objetos de adorno del Cerro de la Virgen ha dado buenos resultados salvo en el caso de elementos muy deteriorados (V-1287, V-1126, V-985, V-627, V-778, V-626) o cuando las huellas de uso han borrado las tecnicas (V-968, V-638, V-784, V-1063, V-635, V-974, V-1585 y V-1440). En la mayoria de los artefactos se han identificado las ultimas fases de elaboracion. De hecho, las superficies presentan un pulido uniforme pero en algunos casos se han identificado zonas todavia no refinadas (V-2212, V-758, V-3391); en otros se han reconocido estrias de gran tamano seguramente obtenidas con un elemento abrasivo mas grueso o huellas de talla sin pulido posterior (V-1126, V-773).

En el colgante trapezoidal con pedunculo V-2212 hay huellas de pulido en la superficie y en los bordes del objeto, aunque el refinado no es total. De hecho, en el pedunculo con agujero de sujecion hay huellas muy marcadas de corte y estrias muy profundas y gruesas de abrasion (Fig. 5A). Tambien en el colgante V-758 (Fig. 5B), como en el boton a casquete de esfera V-3391, buena parte del objeto presenta la superficie pulimentada conseguida con la tecnica de la abrasion muy fina y un pulido posterior. Sin embargo, en el borde de la base del boton asi como en el margen superior del colgante encontramos la superficie recortada y no refinada. El boton V-1126 presenta huellas de cortes y estrias de abrasion y en el boton V-773 se identifican profundas huellas de abrasion.

La tecnica utilizada para horadar los botones, perforacion con taladro, se ha podido identificar sobre todo observando los artefactos rotos, como el V-1451 (Fig. 6), donde queda visible la seccion de la perforacion. En el artefacto V-943 (Fig. 7) parece que se realizaria una primera perforacion perpendicular al plano basal de la pieza con el fin de conseguir un punto de apoyo en el que situar el taladro y obtener mas facilmente la perforacion oblicua que se realizaria posteriormente. Esto confirma lo que habia sido ya sugerido, en algunos casos, por otros investigadores (Lopez 2011: 467). En otros botones con perforacion en "V", V-1452, V-943 y V-1502 y cilindrica V-626, es perfectamente visible el recorrido del taladro de punta metalica fina. Ademas, el taladro se utilizo tambien para la perforacion de los dos colgantes como testimonia la presencia de estrias concentricas en los bordes internos de los orificios.

3.3. Uso

En los artefactos estudiados se han identificado huellas de uso mas o menos evidentes (muescas, estrias, manchas de pulido, etc.). Ademas, observando la localizacion del desgaste y realizando pruebas experimentales, ha sido posible reconstruir la forma de llevar algunos de estos adornos personales.

El colgante V-758 del grupo 2 habria podido ser un fragmento de un colgante mas grande roto por el uso y reutilizado. Esto explicaria por que uno de sus margenes no ha sido pulido despues de la talla. Este objeto presenta una muesca de uso en uno de los bordes de los lados superiores y varias estrias bien marcadas en la cara anterior y mas tenues en la posterior, bien visibles incluso macroscopicamente (Fig. 8). Observando estas huellas podemos sugerir que el adorno se colgaria utilizando una cuerda o hilo muy fino, que se enrollaria en el agujero y en el cuerpo de la pieza. Tambien se ha notado un gran desgaste de la superficie de la base que testimoniaria un uso continuo del adorno.

El boton a casquete esferico V-2941 (Fig. 9) presenta un surco en el dorso paralelo al borde del objeto en todo su perimetro. En la base, la parte comprendida entre los dos orificios aparece desgastada y muestra una musca en una de las perforaciones que coincide con la parte mas profunda del surco antes referido. Nuestro estudio revela el posible uso de este objeto como colgante, mas que como boton, posiblemente como unico elemento de un collar, como indicaria el desgaste uniforme de sus margenes, seguramente determinado por la friccion con la piel o las vestimentas y no por el roce con otros elementos de un collar. El surco del dorso, por la irregularidad del trazo y por su profundidad, no se ha interpretado como un motivo decorativo en si, pero parece estar en relacion con una cinta de revestimiento probablemente metalica. Posiblemente el hilo pasante por la perforacion en "V" quedaba fijado tambien en la parte dorsal a la altura de la muesca, cubierto en parte por el revestimiento y quedando asi el colgante mas fijo.

El boton V-625, aunque presente la superficie en mal estado de conservacion, muestra todavia huellas de uso visibles, en particular una pequena muesca entre el orifico y el borde que tiene correspondencia con las estrias de uso identificadas en la superficie del boton entre los dos agujeros de perforacion. Todo ello nos sugiere su uso como colgante. En el boton V-968, en el punto de union de los orificios, hay muescas y estrias producidas por los hilos con los cuales habia sido cosido, mientras que las manchas de pulido en el cuerpo nos indican los roces con las vestimentas. En el pequeno boton V-627 se puede observar la presencia de dos pequenas muescas en uno de los orificios y otra en el otro, y estrias muy finas entre los dos agujeros, aunque no claras teniendo en cuenta la superficie quemada del elemento. En el boton con doble extremidad V-750 (Fig. 10) se han podido identificar dos pequenas muescas en la parte central de los lados largos, seguramente provocadas por un hilo sutil enrollado en ese punto. Estrias por el roce de cuerdas o hilos estan presentes tambien en los bordes centrales del boton V-601. Los botones V-635, V-974, V-1063 y V-1585 presentan huellas de uso en el punto de union de los dos agujeros, dos estrias paralelas y los bordes desgastados. Las trazas de uso del boton con "alitas laterales" V-1440 (Fig. 11) son muy peculiares; observandolas se puede ver perfectamente la trayectoria del hilo con el cual el objeto habia sido fijado. Todos estos elementos se pueden considerar verdaderos botones.

En los botones el uso prolongado en el tiempo esta demostrado por la rotura en la base de la parte de union de los dos agujeros de perforacion, que se puede anotar en 4 artefactos (V-1287, V-778, V-639-a y V-773) (Fig. 12). Podemos anadir que algunos presentaban un desgaste muy marcado de la superficie de las caras y bordes. Es el caso de los botones, V-1452, V-974, V-1585, V-1063, V-638, V-784, V-639-b, V-639-a. No se han encontrado huellas de uso en el boton piramidal V-1126 que presenta 2 pares de perforaciones funcionales; por lo tanto no sabemos si fueron utilizadas las dos contemporaneamente o no. En el objeto V-601 se pueden observar manchas de brillo en las extremidades de las dos caras, aunque no esta claro si se trata de huellas de uso o del pulido de la superficie; desconocemos si el objeto habia sido utilizado como colgante o como boton o de algun otro modo, aunque se pueden reconocer estrias en los bordes centrales como si hubiera estado atado con un hilo o una cuerda muy fina.

La importancia que tenian los botones para quien los llevaba y el significado simbolico que podian contener esta demostrado por la presencia de artefactos que se rompieron y fueron reutilizados como colgantes, aunque lo que quedaba era una porcion pequena o amorfa del objeto original. Uno de los casos mas claros es el boton V-638 (Fig. 13), en el que no se utilizo el unico agujero conservado (en el cual se pueden notar manchas de pulido de su primer uso), sino que se llevo colgado a traves de una pequena cuerda enrollada en una pequena ranura perimetral cercana al apice del dorso.

El boton prismatico V-1502 se rompio y fue reutilizado gracias a una nueva perforacion de seccion cilindrica, mientras que el boton V-752 se reutilizo a partir de un unico agujero central. Tambien el boton piramidal V-1452 (Fig. 14), roto de antiguo, fue reutilizado. En el fragmento que se conserva se puede ver todavia la seccion de la anterior perforacion en "V" mientras el artefacto sufrio una nueva perforacion con seccion cilindrica para su nuevo uso. Otro elemento reutilizado es el fragmento V-639-b, del cual quedaba solo uno de los dos orificios de la perforacion en "V", que se uso para pasar el hilo de sujecion.

3.4. Estudio de la materia prima

Estudio optico

Siguiendo la metodologia tradicional propuesta por Espinoza y Mann (1992), nos fue posible identificar la presencia de marfil de jabali, cetaceo, hipopotamo y elefante (Tabla 2).

Estudio por FTIR

Para diferenciar entre elefante asiatico y africano se procedio a analizar las muestras con un espectrometro de infrarrojos. Los resultados de las siguientes piezas no fueron satisfactorios a causa de factores como la mala conservacion, geometria compleja o uso de consolidantes durante la restauracion: V-773, V-778, V-784, V-974, V-1126 y V-S/N. Por ello solo se pudo proceder con 11 elementos. De acuerdo con la clasificacion de la geometria de los espectros propuesta por A. Banerjee (Banerjee et al. 2008), que parte como criterio discriminante de la presencia en torno a 1100 cm-1 de un hombro caracteristico en el marfil de elefante africano (L. africana africana), inexistente en el elefante asiatico (E. maximus), se han definido (Tabla 3) 6 elementos de marfil de Elephasmaximus y 5 de Loxodonta africana africana.

Con el fin de asegurar la exactitud de la identificacion se procedio a realizar un analisis de componentes principales que nos permitiera separar los conjuntos por las diferencias que presentaran en las caracteristicas analizadas, para ello nos hemos basado en nuestra experiencia previa durante el analisis del marfil de Padru Jossu (Cerdena, Italia), para lo cual se analizaron de forma preliminar muestras conocidas de elefantes asiatico y africano, hipopotamo y marfil fosil de Palaeoloxodon antiquus y Palaeoloxodon falconerii, propiedad del Museo de Historia Natural de la Universidad de la Sapienza de Roma (Morillo et al., en prensa) (Fig. 15-16) (Tabla 4).

Debido a que el elemento diagnostico se encuentra en la fase inorganica (presencia o no del hombro en el pico de PO4 en torno a 1100 [cm.sup.-1]), esta ha sido ponderada en el analisis, lo que resulta una ventaja para el caso de materiales degradados que ofrecen una significativa perdida de la fase organica. Se han incluido como variables todos los puntos de la linea del espectro y el analisis ha ofrecido una varianza en el primer componente del 92,68%, subiendo al 96,33% en los dos primeros y al 98,36% considerando los tres primeros componentes.

En los resultados obtenidos (Fig. 17) el marfil correspondiente al elefante africano queda claramente agrupado en la esquina inferior derecha, debido a una mayor mineralizacion de la hidroxiapatita, mientras que el marfil de elefante asiatico, que presenta una menor mineralizacion (Edwards et al. 2006), muestra una mayor dispersion, debido a que su mayor contenido organico hace que sea mas susceptible a los procesos de degradacion, lo que redunda en una menor homogeneidad en los resultados del analisis (Fig. 18-19).

4. Discusion y conclusiones

El estudio de los objetos de adorno personal en marfil del yacimiento del Cerro de la Virgen de Orce ha permitido identificar 2 categorias diferentes de adornos a partir de criterios morfofuncionales: colgantes y botones. Siguiendo variaciones morfologicas estas categorias se han dividido en grupos y, donde ha sido necesario, en subgrupos.

Se ha podido establecer (Tabla 5) que en los niveles precampaniformes (Fase I), antes del 2500-2450, se usaban colgantes trapezoidales y botones de casquete de esfera. En el periodo campaniforme (Fase II), entre el 2500-2450 y el 2150, continuan presentes los botones de casquete de esfera y aparecen por primera vez los botones con "alitas laterales", los botones conicos, los piramidales y los prismaticos (subgrupo 1). En la fase IIIA, Bronce Antiguo local, desde el 2150 hasta el 1950/1900, periodo previo al Bronce Argarico, encontramos un ejemplar tronco-piramidal, botones piramidales, botones con dobles extremidades y botones prismaticos de los subgrupos 1, 2 y 3.

Es importante observar que los objetos de adomo personal del Calcolitico y del Bronce del Cerro de la Virgen encuentran parecidos formales con los artefactos hallados en otros yacimientos espanoles contemporaneos, demostrando la existencia de contactos entre las diversas comunidades culturales y el desarrollo de tradiciones coetaneas. Ademas las categorias de adornos del yacimiento del Cerro de la Virgen son formas tipicas y recurrentes en la prehistoria reciente europea, mientras no conocemos paralelos para los colgantes. Los botones derivados de la esfera estan presentes en una zona geografica muy amplia, conociendose en la isla de Cerdena, en Francia Meridional, en Centroeuropa, en la Peninsula Iberica y en los paises Nordicos (Guilaine 1963; Ferrarese Ceruti 1974; Perez y Lopez de Calle, 1986; Uscatescu, 1992; Pau, 2016). Es complicado hacer una diferenciacion por grupos, teniendo en cuenta que muchos autores hablan en general de botones hemisfericos. Centrandonos en Espana, los botones del Cerro de la Virgen encuentran parecidos formales con uno de los botones recuperados en el yacimiento de los Castillejos de Montefrio (Pau 2016; Pau y Molina 2015) y con el boton de Moncin en Zaragoza (Rodanes 1987: Lamina 30, 61. 3). J. Guilaine y J. Arnal situaron el origen de los botones de casquete esferico en fechas anteriores al 2000 a.C., sin calibrar (Guilaine 1963; Arnal 1973), mientras que A. Uscatescu, en relacion con la Peninsula Iberica, los coloca entre el Calcolitico y el Bronce Antiguo (Precampaniforme y Campaniforme) y anade que pervivieron hasta el Bronce Medio del valle del Ebro (Uscatescu 1992). En nuestro caso de estudio el boton V-3391 fue hallado en un estrato precampaniforme mientras que el V-2941, de dimensiones mayores, se situa en la fase inicial del periodo propiamente campaniforme caracterizado por la presencia de la tipica ceramica. En cualquier caso se situarian en fechas cercanas al 2500 CAL a.C. El boton con "alitas laterales" V-1440 encuentra profundas analogias morfologicas con dos artefactos de Los Castillejos de Montefrio (Pau 2012, 2016; Pau y Molina 2015). Los botones a doble punta encuentran paralelos en adornos campaniformes franceses e italianos que pertenecen a una fase campaniforme considerada Bronce Antiguo local (Pau 2012) y los dos elementos del Cerro de la Virgen se colocan en el Bronce Antiguo.

Los botones conicos los encontramos en los Alpes, en Italia, en Espana, en el sureste frances, en Malta, en Centroeuropa, en las islas britanicas, en Suecia, en Lituania, en Rusia y en Iran (Uscatescu 1992: 102-103). Los botones conicos normalmente se hallan en asociacion con ceramica campaniforme, aunque muchos aparecen en contextos de finales del III milenio en asociacion a esta (Delibes 1977: 177; Uscatescu 1992: 37, 62). Sin embargo en el Cerro de la Virgen los botones de forma conica aparecen desde las primeras fases del desarrollo del fenomeno campaniforme (desde el 2550). Los botones piramidales no solo los encontramos en Espana, sino tambien en Alemania, Suecia, Irlanda y Gran Bretana (Uscatescu, 1992: 103). Los botones del Cerro de la Virgen encuentran parecidos formales con los mismos artefactos en marfil recuperados en Los Castillejos de Montefrio (Pau, 2016) y con algunos ejemplares del yacimiento de Falguera (Alcoi, Alicante) manufacturados en marfil y en concha (Pau 2016). Segun A. Uscatescu los botones piramidales de base rectangular aparecen en la Peninsula Iberica en momentos avanzados del III milenio a.C., aunque la autora subraya que existen pocos de estos elementos en asociacion con ceramica campaniforme, el resto se pueden fechar en el Bronce Antiguo o principios del Bronce Medio. En este caso los adornos del Cerro de la Virgen confirman esta atribucion entre el Campaniforme y el Bronce Inicial (V-1.452, V-968, el V-1126 el V-784 y el V-985, V-625, V-773 y V-638). Los botones prismaticos se localizan en Mallorca, Cataluna, sureste de Francia y sur de Polonia, con la mayor concentracion en la Peninsula Iberica (Uscatescu 1992: 75, 103, 104), por lo que se ha planteado su origen en el Pirineo oriental (Perez y Lopez de Calle, 1986; Ontanon 2002: 110). La mayoria de los autores considera que este tipo de botones pertenece a un momento avanzado del fenomeno campaniforme y pervive hasta la Edad del Bronce (Arnal 1973: 222; Harrison 1977: 87-90, Uscatescu 1992: 80), llegando incluso en el Sudeste a estar presente en las sepulturas argaricas (Lopez 2006: 109-110, 2011: 473). R. Ontanon (2002: 110) recuerda que se han documentado algunos botones asociados a estilos campaniformes antiguos (en dos dolmenes de Tarn-et-Garonne y en el de Pagobakoitza) y en otros tipos de contextos como Font Juvenal (Conques, Aude), con ceramica campaniforme de estilo pirenaico (Ontanon 2002: 110). De hecho, los botones del Cerro de la Virgen aparecen desde el momento de auge del Campaniforme (Fase IIB), hasta el Bronce Inicial. Los elementos del Cerro de la Virgen recuerdan los botones de Los Castillejos de Montefrio y los artefactos de la Figuera y de Gatz en la comunidad Valenciana (Pau 2016). Los subgrupos 2 y 3 de los botones prismaticos, para los que no conocemos paralelos, si pertenecen al Bronce Inicial.

Desde el punto de vista de la tecnica de fabricacion, se han podido observar generalmente las huellas de las ultimas fases de elaboracion y de regulacion de la superficie de la pieza y tambien los metodos utilizados para perforar los artefactos, mostrando en la mayoria de los casos un gran cuidado en la ejecucion con optimos resultados finales, aunque parece que algunos de los adornos se utilizaron sin haber sido pulimentados. No se han encontrado materiales en bruto o en fase de elaboracion, por lo tanto no tenemos informacion de las primeras fases de manufactura, aunque las fases se conocen gracias a otros estudios, por ejemplo en Espana en el Cerro de la Encantada de Granatula de Calatrava (Fonseca 1988: 165) y en el Cerro de El Cuchillo de Almansa (Barciela 2002: 79-81, 2007). El primer estadio consistiria en un seccionamiento transversal del colmillo, en rodajas, mediante el aserrado de la pieza o con un sistema de entallado circular. Despues se pasaria a un segundo estadio, con la extraccion de los preparados, que son las bases para la realizacion de las piezas a traves del sistema del doble aserrado. En una tercera fase se transformarian las matrices mediante su aserrado, calibrando la pieza. Una vez alcanzada la morfologia deseada se pasaba a la perforacion. El ultimo paso seria el acabado de la pieza con el pulido. Desde el Campaniforme la reutilizacion de los adornos implico a veces su recorte en ciertas partes sin pulimento posterior.

El uso de los colgantes (Categoria I) esta comprobado por evidencias arqueologicas y paralelos etnograficos, ademas del analisis traceologico y morfologico de las piezas. El uso como botones del resto de los adornos esta sugerido por las evidentes analogias formales con los objetos que actualmente definimos como "botones". Sin embargo, hay diferentes interpretaciones en relacion con la funcionalidad de estas piezas: botones, cuentas, colgantes, lunulas, separadores de collar, adornos para vestidos, elementos que formaban los pectorales o elementos que venian situados en la cuerda de los arcos para mejorar el disparo de la flecha (Uscatescu 1992). Lo cierto es que se han encontrado, en otros contextos, varios indicios que atestiguan su uso en relacion con las vestimentas, sea para abrocharlas o simplemente decorarlas, como la posicion de las piezas en relacion con los esqueletos encontrados en posicion primaria, y tambien las manchas de colorante rojo (cinabrio o almagra) procedentes posiblemente del colorante utilizado para tenir las prendas de vestir (Lopez 2011). En nuestro caso, este uso se adapta perfectamente a la morfologia de la pieza, la disposicion de los elementos de suspension, el tamano y sus caracteristicas. De hecho, las trazas de uso muestran el paso de un hilo para ser cosido a la vestimenta. Solo el estudio de estos parametros en el adorno V-2941 nos ha llevado a plantear que podria tratarse no de un elemento para ser cosido sino para ser colgado. Gracias al estudio traceologico realizado en los botones se han identificado manchas de pulido, zonas desgastadas muy suaves al tacto, seguramente por el roce con las vestimentas, en toda la superficie de algunos y localizadas en los margenes en otros. Ademas, es importante el hecho de que diversos botones examinados presentan la perforacion original fracturada, apareciendo una segunda o mas perforaciones para poderlos mantener funcionales, implicando su reutilizacion como colgantes.

Estudiando la materia prima hemos podido determinar que la mayoria de estos objetos se realizaron en verdadero marfil. Entre el resto de los elementos destaca que dos botones piramidales, categoria 2 grupo 5, uno de epoca campaniforme (V-1452) y otro del Bronce Antiguo (V-638), fueron manufacturados a partir de dos grandes colmillos de jabali. Estos elementos demuestran que tambien se dio un aprovechamiento de materias primas a las que se podia acceder con relativa facilidad para conseguir objetos de apariencia similar que, sin duda, conferian ideologicamente un cierto prestigio. Por el contrario la mayoria de los objetos aqui examinados proceden de fuentes de aprovisionamiento lejanas, lo que se puede aplicar tanto al marfil de elefante como al de hipopotamo. Incluso el objeto de adorno confeccionado sobre marfil de cetaceo (Physester macrocephallus), el boton piramidal V-625 del Bronce Antiguo, implica una fuente de aprovisionamiento lejana, dada la distancia al mar del Cerro de la Virgen.

Con respecto al hipopotamo, esta especie estaba presente en momentos cronologicos mas o menos coetaneos en el Delta del Nilo y en el area siria, principalmente en los valles del Amuq y el Orontes (Krzyszkowska 1990), donde era el tipo de marfil mas utilizado como materia prima para objetos suntuarios y simbolicos (Krzyskowska 2001). Asimismo, se habla de su presencia en el llamado Sahara verde, en una fase anterior a la que nos ocupa, por lo que no se puede descartar que aun existieran comunidades de hipopotamos en el Hoggar, al sur de Argelia (Schuhmacher 2012). Sin embargo, la ausencia de materiales en marfil de hipopotamo en estas fechas en el Magreb podria llevar a descartar esta zona como fuente de abastecimiento. Evidentemente, si se considerara la unica fuente de abastecimiento factible el Proximo Oriente, eso seria un apoyo mas a lo que ha sido planteado en relacion con la circulacion del marfil asiatico durante el Calcolitico hacia la Peninsula Iberica (Schuhmacher 2012). La mayoria de los elementos realizados en marfil de hipopotamo del Cerro de la Virgen pertenecen al Bronce Antiguo (mas del 60%) en consonancia con lo propuesto por Schuhmacher (2012), pero las afirmaciones de este autor deben matizarse a la luz de la presencia de varias piezas pertenecientes al Calcolitico del Cerro de la Virgen, y especialmente por la atribucion de la pieza V-2212 a la fase precampaniforme. Como hemos dicho es posible que esta pieza V-2212 sea un fragmento de un idolo en dos piezas similar al del Malagon (Arribas 1977; Altamirano 2013). La similitud de los idolos "antropomorfos" con modelos egeos y orientales en fechas tempranas nos podrian hacer pensar una vez mas en contactos con el Mediterraneo Central y Oriental, aunque ya hace tiempo se habia senalado que la similitudes en estos idolos no son tan grandes como para hablar de influencias directas (Usai 199293), sino mas bien de un entorno Mediterraneo abierto a la circulacion e ideas inmateriales en muchas direcciones.

En cuanto a la tipologia, mientras el artefacto referido anteriormente (V-2212) pertenece a la categoria I grupo 1, los otros 7 adornos son de la categoria 2, 1 del grupo 1 (V-2941), 1 del grupo 2 (V-1440), 1 del grupo 3 (subgrupo 2) (V-601), 1 del grupo 5 (V-985) y 3 elementos del grupo 7, 2 del subgrupo 1 (V-650, V-627) y 2 del subgrupo 3 (V-639-a y V-639-b). Realmente casi todos los grupos tipologicos incluyen elementos realizados en marfil de hipopotamo lo que implica que, o bien todos estos grupos se realizaban tambien en la zona de procedencia del marfil o bien, mas probablemente, aqui llegaba la materia prima en bruto. Aun en este caso, un interrogante que se nos plantea es si alguno de los objetos pudo llegar ya manufacturado al Cerro de la Virgen, incluso desde yacimientos cercanos.

Para el caso del elefante debemos distinguir dos areas de abastecimiento bien diferenciadas, el Norte y posiblemente el Este de Africa para el elefante africano de sabana (Loxodonta africana africana) (Ansell 1971), y Siria para el elefante asiatico, cuya presencia ha sido ya confirmada en varias zonas del Occidente mediterraneo (Krzyszkowska 1990; Schuhmacher y Banerjee 2012). En el Cerro de la Virgen, de hecho, existen objetos manufacturados tanto sobre colmillos de elefante africano como de elefante asiatico. Estos ultimos plantean el problema de su procedencia tan lejana que implicaria contactos desde el Calcolitico con el Proximo Oriente, como ya hemos senalado en relacion con el marfil de hipopotamo. Con respecto al uso de marfil de elefante africano, probablemente se inscribe en un contexto de circulacion de diferentes materias primas desde el norte de Africa, entre las que destacan los huevos de avestruz (Harrison 1977) y, por supuesto, el marfil de elefante de sabana que resulta mayoritario en los yacimientos calcoliticos del Oeste de la Peninsula Iberica pero no en el Sur y especialmente en el Sudeste donde se constata el marfil de elefante asiatico (Schuhmacher et al. 2009; Schuhmacher 2012). No obstante, la existencia de comunidades de Loxodonta africana africana en torno al Cuerno de Africa hasta fechas recientes, hace que no sea descartable el aporte de cierta cantidad de materia prima procedente de esta zona del Africa oriental. Una vez mas, debemos hacer hincapie en la necesidad de estudios isotopicos que, como en el caso del hipopotamo antes mencionado, resultan la unica forma fiable de establecer claramente la procedencia del material arqueologico (Coutu et al. 2016).

Como hemos dicho, a raiz de hallazgos de otros yacimientos (Cerro de la Encantada de Granatula de Calatrava y el Cerro de El Cuchillo de Almansa) (Fonseca 1988: 165; Barciela 2002: 79-81, 2007) habria que pensar que llegarian los propios colmillos como soporte para la realizacion de los diferentes objetos de adorno. La presencia de colmillos completos esta sobradamente atestiguada tanto en la Peninsula Iberica (Schuhmacher 2012; Garcia et al. 2013) como en Proximo Oriente, en las ciudades de Ebla (Peyronel 2016) y Alalakh (Yener 2007). Ademas han sido documentados en el sur de la Peninsula Iberica importantes talleres de realizacion de objetos en marfil (Nocete et al. 2013; Lizcano et al. 2009).

En el Cerro de la Virgen a nivel cronologico no se observa ninguna preferencia en el uso de uno o de otro tipo de marfil de elefante, a diferencia de lo que se ha propuesto para otros yacimientos con el cese en la llegada de marfil asiatico a la Peninsula Iberica en la Edad del Bronce (Schuhmacher 2011, 2012). Por el contrario el caso de estudio nos refiere un equilibrio total en los objetos realizados con una u otra materia prima, tanto en el Calcolitico como en el Bronce Antiguo, aunque la muestra se reduzca a 11 objetos discriminables.

En relacion con la tipologia, hemos constatado que de los 5 objetos de adorno manufacturados en Loxodonta africana africana, 1 elemento pertenece a la categoria 1 grupo 2 (V-758), 4 adornos a la categoria 2, 1 al grupo 1 (V-3.391), 2 al grupo 5 (V-596; V-1063) y 1 al grupo 7, subgrupo 1(V-1502). Los 6 elementos realizados en marfil de Elephas maximus son todos de la categoria 2. De ellos, 2 pertenecen al grupo 4 (V-1287; V-1451), uno al grupo 5 (V-968) y 3 al grupo 7 subgrupo 1 (V-635, V-943, V-1585). Como se ha dicho en el caso de los elementos sobre marfil de hipopotamo, la enorme variabilidad confirma que lo que circulo fue la materia prima, probada por los hallazgos ya referidos de colmillos completos (Fonseca 1988: 165; Barciela 2002: 79-81, 2007).

Tanto la reutilizacion de muchos de los objetos de adorno como la procedencia exogena de la materia prima sugiere que los botones no serian simplemente "objetos funcionales", sino que su uso implicaria la exhibicion de roles personales en los que el acceso a ciertas formas y soportes generaria y reproduciria el prestigio de la persona que los portase. Estos objetos pudieron ser intercambiados durante ceremonias sociales y fiestas para consolidar alianzas entre familias. Incluso los botones realizados sobre colmillos de jabali pudieron relacionarse con ese prestigio al proceder de animales de gran talla cuya caza, como la de los hipopotamos o elefantes, fue sin duda una empresa arriesgada. Ademas, dadas las dificultades para distinguir el origen del elemento de marfil a simple vista, las implicaciones ideologicas serian las mismas. Un aspecto importante a considerar es que, a diferencia de otros casos (Valera et al. 2015), los contextos en que se hallaron los objetos son domesticos y no funerarios, lo que demuestra la importancia de la exhibicion de estos objetos en vida.

Apendice:

http://dx.doi.org/10.5209/CMPL.62581

Bibliografia

Afonso, J. A. (1993): Aspectos tecnicos de la produccion litica de la Prehistoria Reciente de la Alta Andalucia y el Sureste. Tesis doctoral, Universidad de Granada, Granada.

Alberic M., Dean M.N., Gourrier A., Wagermaier W., Dunlop J.W.C., Staude A., Fratzl, P. y Reiche, I. (2017): Relation between the Macroscopic Pattern of ElephantIvory and Its Three-Dimensional MicroTubularNetwork. PLOS ONE, 12, 1: 1-22.

Altamirano, M. (2013): Hueso, hasta, marfil y concha: aspectos tecnologicos y socioculturales durante el IIIy II milenio a. C. en el Sur de la Peninsula Iberica. Tesis doctoral, Universidad de Granada, Granada.

Altamirano, M. (2014): Hueso, hasta, marfil: manufactura de artefactos durante el III milenio A.C. en el poblado de los Castillejos (Montefrio, Granada). Saguntum, 46: 21-40.

Ansell, W.F.H. (1971): Order Proboscidea. The mammals of Africa: an identification manual. (J. Meester, H. Setzer, eds.), Smithsonian Inst. Press, Washington, D.C.: Part II.

Arnal, J. (1954): Les boutons perfores en V Bulletin de la Societe prehistorique francaise, tome 50, 5-6: 255-268.

Arnal, J. (1973): Sur les Dolmens et Hypogees des Pays Latins: Les V-Boutons. Megalithic Graves and Ritual. Papers presented at the III Atlantic Colloquium (G. Daniel, P. Kjaerum, eds.), Jutland Archaeological Society, Publications XI, Kobenhavn: 221-227.

Arribas, A. (1977): El idolo de El Malagon (Cullar Baza, Granada). Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 2: 63-86.

Banerjee, A. y Huth, J. (2012): Investigation of Archaeological Ivory. Elfenbeinstudien. Faszikel 1: Marfil y elefantes en la Peninsula Iberica y el Mediterraneo occidental. Actas del coloquio internacional en Alicante el 26y 27 de noviembre 2008 (A. Banerjee, J.A. Lopez Padilla, T.X. Schumacher, eds.). Iberia Archaeologica, 16, 1, Mainz: 15-28.

Banerjee, A. Bortolaso, G. y Dindorf, W. (2008): Distinction between African and Asian ivory. Elfenbein und Artenschutz. INCENTIVS--Tagungsbeitrage der Jahre (2004-2007), Bundesamt fur Naturschutz 28, Bonn: 37-49.

Barge, H. (1982): Lesparures du Neolithique ancien au debut de l'Age desMetaux en Languedoc. Centre National de la Recherche Scientifique, Paris.

Barciela V. (2002): Intercambio y trabajo del marfil en un poblado del edad del bronce: el Cerro de El Cuchillo (Almansa, Albacete). Bolskan, 19: 75-84.

Barciela, V. (2007): Los elementos de adorno de El Cerro de El Cuchillo (Almansa, Albacete), Analisis tecnologico y funcional. Instituto de estudios Albatecenses "Don Juan Manuel", Albacete.

Barciela, V (2008): Adorno y simbolismo. Los adornos personales del Neolitico y Eneolitico en Villena (Alicante). Fundacion Municipal "Jose Maria Soler, Villena.

Becker, H. y Brandherm, D. (2010): Eine Testmessung zur magnetischen Prospektion am Cerro de la Virgen 1998 (Prov. Granada, Spanien). Beitrager zur Vor- und Fruhgeschichte der Iberischen Halbinsel und Mittleleuropas. Studien in honorem Philine Kalb (T. Armbruester y M. Hegewish, eds.), Studien zur Archaologie Europas 11, Verlag Dr. Rudolf Habelt GmbH, Bonn: 267-272.

Bonnardin, S. (2009): La parure funeraire au Neolithique ancien dans les Bassins parisiens et rhenans. Rubane, Hinkelstein et Villeneuve-Saint-Germain. Memoire de la Societe Prehistorique Francaise, Paris.

Boessneck, J. (1969): Restos oseos animales del Cerro de la Virgen, en Orce y Cerro del Real, en Galera Granada. Noticiario Arqueologico Hispanico, X-XI-XII: 172-189.

Botella, M. (1976): Antropologia de las poblaciones argaricas. Tesis Doctoral, Universidad de Granada, Granada.

Botella, M. y Souich, Ph. du. (1975): Estudio antropologico de los pobladores argaricos del Cerro de la Virgen Orce (Granada). Instituto F. Oloriz, Universidad de Granada, Granada.

Bubner, T. (1977): Das Glockenbechervolk auf der Iberischen Halbinsel. Universitat Freiburg, Freiburg.

Buxo, R. (1997): Arqueologia de las plantas. La explotacion economica de las semillas y los frutos en el marco mediterraneo de la Peninsula Iberica. Critica, Barcelona.

Camara, J.A. y Molina, F. (2009): El analisis de la ideologia de emulacion: el caso de El Argar. Cuadernos de Prehistoria y Arqueologia de la Universidad de Granada, 19: 163-194.

Canillero, M. (1992): El fenomeno Campaniforme en el sureste de la Peninsula Iberica. Servicio de Publicaciones Universidad de Granada, Granada.

Cet, M. D. (2009): La ceramica calcolitica de Gatas en el contexto del Calcolitico del Sudeste de la Peninsula Iberica. Trabajo de Master de la Universitat Autonoma de Barcelona, Bellaterra, Barcelona.

Childe, V G. (1949): L 'Aube de la civilisation europeenne. Payot, Paris.

Cornaggia Castiglioni, O. y Calegari, G. (1980): I pendagli ad alamaro dell'Eneolitico sardo. Atti dellaXXII Riunione Scientifica dell'Istituto Italiano di Preistoria e Protostoria nella Sardegna Centro-Settentrionale. Istituto Italiano di Preistoria e Protostoria, Firenze: 228-245.

Coutu, A.N., Lee-Thorp, J., Collins, M.J. y Lane, PJ. (2016): Mapping the Elephants of the 19th Century East African Ivory Trade with a Multi-Isotope Approach. PLoS ONE 11, 10): 1-23.

Delgado, S. (2013): Tecnologia y distribucion espacial del material macrolitico del Cerro de la Virgen de Orce (Granada). Campanas 1963-1970: una aproximacionpaleoeconomica. BAR International Series, 2518, Archaeopress, Oxford.

Delibes, G. (1977): El Vaso Campaniforme en la meseta norte espanola. Studia Archaeologica 46, Universidad de Valladolid, Valladolid.

Driesch, A. (1972): Osteoarchaologische Untersuchungen auf Iberischen Halbinsel. Studien uber fruhe Tierknochen von der Iberischen Halbinsel, 3, Munchen.

Edwards, H.G.M., Nik Hassan, N. F. y Arya, N. (2006): Evaluation of Raman spectroscopy and application of chemometric methods for the differentiation of contemporary ivory specimens I: elephant and mammalian species. Journal of Raman Spectroscopy, 37: 353-360.

Espinoza, E. y Mann, J. (1992): Identification guide for ivory and ivory substitutes. World Wildlife Fund Publication. Baltimore.

Espinoza, E., y Mann, J. (1993): The History and Significance of the Schreger Pattern in Proboscidean Ivory Characterization. Journal of the American Institute for Conservation, 32, 3: 241-248.

Ferrarese Ceruti, M. L. (1974): La tomba XVI di Su Crocifissu Mannu e la cultura di Bonnanaro. Bulletino di Paletnologia Italiana, 8: 113-210.

Fonseca, R. (1988): Botones de marfil de perforacion en "V" del Cerro de la Encantada (Granatula de Calatrava, Ciudad Real). Actas del I Congreso de Historia de Castilla-La Mancha 3, Toledo: 161-168.

Garcia, L., Lucianez, M., Schuhmacher, T., Wheatley, D. y Banerjee, A. (2013): Ivory Craftsmanship, Trade and Social Significance in the Southern Iberian Copper Age: The Evidence from the PP4-Montelirio Sector of Valencina de la Concepcion (Seville, Spain). European Journal of Archaeology, 16-4: 610635.

Goncalves, V. S. (ed.) (2005): Cascais ha 5000 anos. Cascais Camara Municipal, Uniarq, Cascais.

Guilaine, J. (1963): Boutons perfores en V du Chalcolithique pyreneen. Bulletin de la Societe prehistorique francaise, tome 60, 11-12: 818-827.

Harrison, R. J. (1977): The bell beakers cultures of Spain and Portugal. Peabody museum of Archaeology and Ethonology, Harvard University, Cambridge.

Hebras, C. (1965): Le Dolmen E 136 du groupe de Monpalais, commune de Taize (Deux-Sevres). Bulletin de la Societe prehistorique francaise, 62-1: 139-158.

Helena, P. (1937): Les origines de Narbonne. Privat-Didier, Toulouse-Paris.

Hopf, M. (1991a): Holzfunde vom Cerro de la Virgen, Orce (Granada). Festschriftfur Wilhelm Schule zum, 60: 173-176.

Hopf, M., (1991b): Kulturpflanzenreste aus der Sammlung Siret in Brussel. Die Funde der Sudostspaniscehn Bronzezeit aus der Sammlung Siret Ph. Von Zabern, (H. Schubart, H.Ulreic, eds.), Madrider Beitrage, 17, Zabern, Mainz: 397-413.

Javaloyas, D. (2006): Contactos culturales en el Mediterraneo a fines del II milenio A.C. Arqueoweb: Revista sobre Arqueologia en Internet, 8- 1.

Kalb, Ph. (1969a): El poblado del Cerro de la Virgen de Orce (Granada)". X Congreso Nacional de Arqueologia, Zaragoza: 216-225.

Kalb, Ph., (1969b): Die Siedlungarchitektur von Cerro de la Virgen bei Orce (prov. Granada). Tesis doctoral, Universidad de Freiburg, Freiburg.

Kalb, Ph. (1973): Arquitectura de las Colonias del bronce. XIII Congreso Nacional de arqueologia, Zaragoza: 383-386.

Krzyszkowska, O. (1990): Ivory and related materials. An illustrated guide. Institute of Classical Studies, London.

Krzyszkowska, O. (2001): From the hippo's mouth: sources of ivory and Bronze Age trade. Bulletin of the Institute of Classical Studies, 46:219-220.

Lafrenz, K.A. (2004): Tracing the source of the elephant and hippopotamus ivory from the 14th century B.C. Uluburun shipwreck: The archaeological, historical, and isotopic evidence. Graduate Theses and Dissertations. University of South Florida, Tampa.

Lizcano, R., Nocete, F. Y Peramo, A (2009): Las Eras: Proyecto de Puesta en Valor y Uso Social del Patrimonio Arqueologico de Ubeda (Jaen). Editorial, Huelva.

Locke, M. (2008): Structure of Ivory. Journal of Morphology, 269: 423-450.

Lopez, J. A. (2006): Consideraciones en torno al Horizonte Campaniforme de Transicion. Archivo de prehistoria levantina, 26: 193-244.

Lopez, J.A. (2011): Asta, hueso y marfil. Artefactos oseos de la Edad del Bronce en el Levante y Sureste de la peninsula Iberica (c. 2500-c. 1300 cal BC). Serie Mayor 9, MARQ, Museo Arqueologico Provincial, Alicante.

Merida, V. (1997): Manufacturing proces of V-perforated ivory buttons. Preceedings of the 1993 Bone Modification Conference, Hot Springs, South Dakota (L. Hannus, L. Rossum, R. Winham, eds.), Occasional Publication 1, Archeology Laboratory, Augustana College, Sioux Falls: 1-11.

Molina, F., Camara, J. A., Afonso, J. A. y Najera, T. (2014): Las sepulturas del Cerro de la Virgen (Orce, Granada). Diferencias cronologicas y diferencias sociales. Revista Atlantica-Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 16: 121-142.

Molina, F., Camara, J.A., Dorado, A. y Villarroya, M. (2017): El fenomeno campaniforme en el Sudeste de la Peninsula Iberica: el caso del Cerro de la Virgen (Orce, Granada). Sinos e tacas. Junto ao Oceano e mais longe. Aspectos da presenca campaniforme na Peninsula Iberica (V.S. Goncalves y A.C. Sousa, eds.), Lisboa: 112-129.

Molina, F., Camara, J.A., Capel, J., Najera, T. y Saez, L. (2004): Los Millares y la periodizacion de la Prehistoria Reciente del Sudeste. Simposios de Prehistoria Cueva de Nerja. II. La problematica del Neolitico en Andalucia. III.Las primeras sociedades metalurgicas en Andalucia. Fundacion Cueva de Nerja, Nerja: 142-158.

Montero, I. (1994): El origen de la metalurgia en el sudeste de la Peninsula Iberica. Instituto de Estudios Almerienses, Almeria.

Morillo, J. M., Pau, C. y Guilaine, J. (enprensa): The proboscidean ivory adornments from the Hypogem of Padru Jossu (Sanluri, Sardinia, Italy) and the Mediterranean Bell Beaker. Zephyrus, LXXXII.

Murillo, M. (2013): Produccion y consumo de plata. Un analisis comparativo entre la sociedad argaricay los primeros asentamientos orientalizantes en el Sur de la Peninsula Iberica. Tesis doctoral, Universidad de Granada, Granada.

Nocete, F., Vargas, J. M., Schuhmacher, T. X., Banerjee, A. y Dindorf, W. (2013): The ivory workshop of Valentina de la Concepcion (Seville, Spain) and the identification of ivory from Asian elephant on the Iberian Peninsula in the first half of the 3rd millennium BC. Journal of Archaeological Science, 40-3: 1579-1592.

Ontanon, R. (2002): Un "boton" prismatico con doble perforacion en V inedito procedente del dolmen de Pagobakoitza, en el contexto de los elementos de adorno del Calcolitico Cantabrico. Munibe (Antropologia-Arkeologia), 54: 103-115.

Palombo, M. R. y Villa, P. (2001): Schreger lines as support in the Elephantinae identification. The World of Elephants (G. Cavarretta, P. Gioia, V. Mussi, M.R. Palombo, eds.), Consiglio Nazionale delle Ricerche: 656-660.

Pascual, J. L. (1998): Utillaje oseo, adornos e idolos neoliticos valencianos. Serie de Trabajos Varios del Servicio de Investigacion Prehistorica del Museo de Prehistoria de Valencia, 95, Valencia.

Pau, C. (2012): Los botones campaniformes sardos y sus analogias con los adornos de la Peninsula Iberica y de otras zonas del Mediterraneo. Saguntum, 44: 67-76.

Pau, C. (2015): Los objetos de adorno personales campaniformes de los yacimientos granadinos: el caso del Cerro de la Virgen, Orce, Granada. Revista Atlantica Mediterranea de Prehistoria y Arqueologia Social, 17: 263-271.

Pau C. (2016): Los objetos de adorno en el Mediterraneo occidental en epoca Campaniforme y su trascendencia social. Tesis doctoral, Universidad de Granada, Granada.

Pau C. y Molina F. (2015): Los botones con perforacion en V del poblado de los Castillejos de Montefrio. Bollettino di Archeologia, VI, 1: 89-110

Perez, C. L. y Lopez De Calle, C. (1986): Relaciones culturales en el Eneolitico del Valle del Ebro a partir de un analisis especifico sobre elementos de adorno en yacimientos riojanos. Segundo Coloquio sobre historia de la Rioja 1, Universidad de La Rioja, Colegio Universitario de la Rioja, Logrono: 19-36

Peyronel, L. (2016): Bone and ivory manufacturing at Ebla (Syria) during the Early and Middle Bronze Age (c. 2500-1600 BC). Levant. The Journal of the Council for British Research in the Levant, 48- 2: 184-196.

Roche, J. y Da Veiga Ferreira, O. (1961): Revision des boutons perfores en V de l' eneolithique portugais. L'Anthropologie, 1-2: 67-73.

Rodanes, J. M. (1987): La industria osea prehistorica en el Valle del Ebro (Neolitico- Edad del Bronce). Diputacion general de Aragon, Zaragoza.

Rodriguez-Ariza, Ma O. y Esquivel, J. A., (2005): Una valoracion de la paleovegetacion del sureste del la Peninsula Iberica durante la prehistoria reciente a partir de aplicaciones estadisticas en antracologia". VI Congreso Iberico de Arqueometria, Avances en Arqueometria, Girona: 263-272.

Rovira, S., Montero, I. y Consuegra, S. (1997): Cerro de la Virgen. Las primeras etapas metalurgicas en la Peninsula Iberica I: Analisis de materiales (S. Rovira, I. Montero y S. Consuegra, eds.), Instituto Universitario Ortega y Gasset, Madrid: 206-208.

Saez, L. y Schule, W. (1987): Informe preliminar sobre los trabajos y estudio del material del Cerro de la Virgen Orce (Granada). Anuario Arqueologico de Andalucia 1985, II: 263-265.

Schule, W. (1966): El poblado del Bronce Antiguo en el Cerro de la Virgen de Orce (Granada) y su acequia de regadio. IX Congreso Nacional de Arqueologia, Zaragoza: 113-121.

Schule, W. (1967): Feldbewasserung in Alt-Europa. Madrider Mitteilungen, 8: 79-99.

Schule, W. (1976): Die fruhmittelalterliche Siedlung auf dem Cerro de la Virgen in Orce (Granada). Glockenbecher symposium, Bussum: 419-421.

Schule, W. (1980): Orce und Galera: zwei Siedlungen aus dem 3 bis 1 Jahrtausend v Chr. Im Sudosten der Iberischen Halbinsel I: ubersicht uber die Ausgrabungen 1962-1970. Phillip von Zabern, Mainz am Rhein.

Schule, W. (1986): El Cerro de la Virgen de la Cabeza, Orce (Granada). Consideraciones sobre su marco ecologico y cultural. Homenaje a Luis Siret (1934-1984), Junta de Andalucia, Sevilla: 208-220.

Schule, W., Pellicer, M. (1964): Excavaciones en la zona de Galera (Granada). VIII Congreso Nacional de Arqueologia, Zaragoza: 387-392.

Schule, W., Pellicer, M. (1966): El cerro de la Virgen, Orce (Granada) I. Excavaciones Arqueologicas en Espana, 46, Ministerio de Educacion Nacional, Madrid.

Schuhmacher, T. X. (2011): Elfenbein des Chalkolithikums und der Fruhen Bronzezeit auf der iberischen Halbinsel: Ergebnisse einer interdisziplinaren Forschungsprojekts. Elfenbein und Archaologie, INCETIUS Tagungsbeitrage 2004-2007, (A. Banerjee, C. Eckmann, eds.), RGZM 7, Mainz: 91-122.

Schuhmacher, T. (2012): El marfil en Espana desde el Calcolitico al Bronce Antiguo. Elfenbeinstudien. Faszikel 1: Marfil y elefantes en la Peninsula Iberica y el Mediterraneo occidental. Actas del coloquio internacional en Alicante el 26y 27 de noviembre 2008 (A. Banerjee, J.A. Lopez Padilla y T.X. Schumacher, Eds.). Iberia Archaeologica, 16:1. Deutsches Archaologisches Institut/Diputacion de alicante/ MARQ. Museo Arqueologico de Alicante, Verlag Philipp von Zabern, Mainz: 45-68.

Schumacher, T., Banerjee, A. (2012): Procedencia e intercambio de marfil en el Calcolitico de la Peninsula Iberica. Revista del Museu de Gava, 5: 289-298.

Schuhmacher, T., Banerjee, A., Dindorf, W., Sastri, Ch. y Sauvage, Th. (2013): The use of Sperm whale ivory in Chalcolithic Portugal. Trabajos de Prehistoria, 70: 185-203.

Schuhmacher, T. X., Cardoso, J. L. y Banerjee, A. (2009): Sourcing african ivory in Chalcolithic Portugal. Antiquity, 83-322: 983-997.

Taramelli, A. (1909): Nuovi scavi nella necropoli preistorica di Anghelu Ruyu. Monumenti Antichi dei Lincei XIX: 397-540.

Trapani, J., Fisher, D.C. (2003): Discriminating Proboscidean Taxa Using Features of the Schreger Pattern in Tusk Dentin. Journal of Archaeological Science, 30, 4: 429-438.

Uerpmann, H. P. (1990): Domestication des Pferdes im Chalkolithikum West-und Mitteleuropas. Madrider Mitteilungem, 31: 109-153.

Ulreich, H. (1980): Unteruchungen der Keramik des Cerro de la Virgen, Orce (Granada). Tesis doctoral, Universitat Freiburg, Freiburg.

Ulreich, H. (1981): Unterscheidung und statistiche Untersuchung der Keramikklassen des Cerro de la Virgen, Orce (Granada). Madrider Mitteilungen, 22: 89-126.

Ulreich, H. (1988): Bemerkungen zu kupferzeitlichen Knochenspitzen vom Cerro de la Virgen, Orce (Granada). Madrider Mitteilungen, 22: 89-126.

Ulreich, H. (1995): Observaciones sobre las puntas de hueso ene el edificio IB1-6 del Cerro de la Virgen, Orce, Granada, Origens estruturas e relacows das culturas calcoliticas da Peninsula Iberica, Actas das I Jornadas Arqueologicas de Torres Vedras (M. Kunst. coord.), Trabalhos de Arqueologia, 7. Lisboa: 263-272.

Uscatescu, A. (1992): Los botones de perforacion en "V" en la Peninsula Iberica y las Baleares durante la Edad de los metales. Ed. Foro Arqueologia, Proyectos y publicaciones, Madrid.

Usai, A. (1992-93): Considerazioni sulle relazioni tra la Sardegna e L'Egeo durante il Neolitico e il Calcolitico. Studi Sardi XXX: 329-439.

Valera, A. C., Schuhmacher, T X. y Banerjee, A. (2015): Ivory in the Chalcolithic enclosure of Perdigoes (South Portugal): the social role of an exotic raw material. World Archaeology, 47-3: 390-413.

Virag, A. (2012): Histogenesis of the Unique Morphology of Proboscidean Ivory. Journal of Morphology, 273, 12: 1406-1423.

Yener, K.A. (2007): The Anatolian Middle Bronze Age kingdoms and Alalakh: Mukish, Kanesh and trade. Anatolian Studies, 57: 151-160.

Claudia Pau [1]; Jose Miguel Morillo Leon [2]; Juan Antonio Camara Serrano [3]; Fernando Molina Gonzalez [4].

[1] Universidad de Granada. Departamento de Prehistoria e Arqueologia, Facultad de Filosofia y Letras, Granada. claupau@ugr.es

[2] University of Gothenburg. Department of Historical Studies. Goteborg. jmiguelmorillo@gmail.com

[3] Universidad de Granada. Departamento de Prehistoria e Arqueologia, Facultad de Filosofia y Letras, Granada. jacamara@ugr.es

[4] Universidad de Granada. Departamento de Prehistoria e Arqueologia, Facultad de Filosofia y Letras, Granada. molinag@ugr.es

Leyenda: Fig. 1. Panoramica del yacimiento del Cerro de la Virgen, Orce, Granada.

Leyenda: Fig. 2. Colgantes (Categoria I): Colgante trapezoidal (grupo 1)(V2.212), colgante irregular (grupo 2)(V.758); Botones (Categoria II): botones a casquete de esfera (grupo 1) (V 2.941 y V. 3.391), boton con alita lateral (grupo 2)(V 1.440), botones con doble extremidades (grupo 3) (V 750 y V. 601)

Leyenda: Fig. 3. Botones (Categoria II): botones conicos (grupo 4) (V 1.451, V. 1.287), botones piramidales (grupo 5) (V. 625, V.773, V.968, V. 638, V. 784, V. 985, V. 1.452, V. 596, V. 1.063); boton tronco-piramidal (grupo 6) (V. 1.126).

Leyenda: Fig. 4. Botones (Categoria II): Botones prismaticos (grupo 7) (V 627, V. 635, V. 778, V 974, V. 1.585, V. 943, V. 1.502, V 750, V. 626, V. 639-1, V. 639-2).

Leyenda: Fig. 5. A. En el colgante trapezoidal con pedunculo V-2212 el refinado no es total hay huellas muy marcadas de corte y estrias muy profundas y gruesas de abrasion; B. En el colgante V-758 en el borde de la base del boton asi como en el margen superior del colgante encontramos la superficie recortada y no refinada.

Leyenda: Fig. 6. Perforacion con taladro en el boton V-1451.

Leyenda: Fig. 7. Trayectoria de la perforacion en el boton V-943.

Leyenda: Fig. 8. Huellas de uso en el boton V-758.

Leyenda: Fig. 9. Surco en el dorso paralelo al borde del boton a casquete esferico V-2941.

Leyenda: Fig. 10. Muescas en la parte central de los lados largos en el boton con doble extremidad V-750.

Leyenda: Fig. 11. Huellas de uso en el boton con "alitas laterales" V-1440

Leyenda: Fig. 12. Rotura en la base de la parte de union de los dos agujeros de perforacion en el boton V-773).

Leyenda: Fig. 13. Huellas de uso en el boton V-638.

Leyenda: Fig. 14. Huellas de uso en el boton V-1452.

Leyenda: Fig. 15. FTIR preliminar: Espectros obtenidos del analisis preliminar

Leyenda: Fig. 16. PCA preliminar: Resultados del PCA realizado sobre los resultados de las muestras conocidas

Leyenda: Fig. 17. Resultados del analisis de Componentes Principales (PCA).

Leyenda: Fig. 18. Ratios entre elefante asiatico e africano

Leyenda: Fig. 19. Fuentes de abastecimiento occidental respecto a la oriental
Tabla. 1. Fases cronologicas y culturales del yacimiento del Cerro de
la Virgen.

FASES        Schule   Periodo

Fase I.      I        Pre Campaniforme
Fase III.    HA       Campaniforme           Campaniforme Inicial
Fase II2.    IIB                             Campaniforme Pleno
Fase II3.    IIC                             Campaniforme Final
Fase II4.
Fase III1.   IIIA     Bronce Antiguo Local
Fase III2.
Fase III3.   IIIB     Bronce Argarico
Fase III4.   IIIC

FASES        Cronologia

Fase I.      Antes del 2500/2450 A.C.
Fase III.    2500/2450-2350 A.C
Fase II2.    2350 -2250 A.C.
Fase II3.    2250-2150 A.C
Fase II4.
Fase III1.   2150-1900 A.C.
Fase III2.
Fase III3.   1900-1750 A.C.
Fase III4.   1750-1550 A.C.

Tabla 2. Identificacion de las diferentes piezas en base a la
metodologia visual establecida en 1992 por Espinoza y Mann.

Proboscidea                V596; V635; V752; V758; V773; V778; V784;
                           V943; V968; V974; V1063; VI126; V1287;
                           V1451; V1502; 1585; 3391; VS/N

Hippopotamus anphibius     V601; V627; V639; V750; V985; V1440; V2212;
                           V2941

Sus scrofa                 V638; V1452

Physester macrocephallus   V625

No concluyente             V626

Tabla 3. Identificacion de las diferentes
especies de elefante en base a la geometria
del espectro.

Elephas maximus             Loxodonta africana africana

V635; V943; V968; V1287;    V596; V758; V1063; V1502; V3391
V1451; V1585

Tabla 4. Tabla de muestras preliminares: Nomenclatura de las muestras
conocidas estudiadas en el analisis preliminar

Muestra   Tipo de marfil                 Informacion adicional

S1        Loxodonta africana africana    Procedentes del mismo
S2                                       individuo
S3
S4
S6
S7
S5        Loxodonta africana africana    Individuo joven
S8        Elephas maximus
S9
S10       Hippopotamus amphibius
S11       Hippopotamus amphibius
S12       Palaeolosodon falconeri        Fosil
S13       palaeoloxodon antiquus         Fosil

Tabla 5. Cronologia de los objetos de adorno en marfil del Cerro de la
Virgen.

Periodo           Schule     Intervencion   Objetos de adorno
                             arqueologica

Precampaniforme   I          1963           Colgante trapezoidal
                             1965           Botones de casquete
                                              esferico

Campaniforme      II         1970           Botones de casquete
                                              esferico

Campaniforme      IIA/IIB    1965           Botones con alitas
Inicial/                                      laterales
Campaniforme                 1965           Botones conicos
Pleno                        1965           Botones piramidales
                             1965           Botones prismaticos

Campaniforme      IIB        1965           Botones piramidales
Pleno                        1965           Botones prismaticos

Campaniforme      IIB/IIC    1965           Botones conicos
Pleno/
Campaniforme
Final

Campaniforme      IIC/IIIA   1965           Botones piramidales
Final/ Bronce                1965           Botones piramidales
Antiguo Local                1965           Botones piramidales
                             1965           Botones tronco-
                                              piramidales
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos

Post              III        1965           Boton con doble
Campaniforme                                  extremidades
                             1965           Boton con doble
                                              extremidades

Bronce            IIIA       1965           Colgante irregular
Antiguo Local                1965           Botones piramidales
                             1965           Botones piramidales
                             1965           Botones piramidales
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos
                             1965           Botones prismaticos

Bronce            IIIB       1965           Botones piramidales
Argarico                     1965           Botones prismaticos

Periodo           Schule     Intervencion              Categoria
                             arqueologica

Precampaniforme   I          1963           V. 2212    I
                             1965           V. 3391    II

Campaniforme      II         1970           V. 2941    II

Campaniforme      IIA/IIB    1965           V. 1440    II
Inicial/
Campaniforme                 1965           V. 1287    II
Pleno                        1965           V. 1063    II
                             1965           V. 1585    II

Campaniforme      IIB        1965           V. 1452    II
Pleno                        1965           V. 1502    II

Campaniforme      IIB/IIC    1965           V. 1451    II
Pleno/
Campaniforme
Final

Campaniforme      IIC/IIIA   1965           V. 968     II
Final/ Bronce                1965           V. 784     II
Antiguo Local                1965           V. 985     II
                             1965           V.1126     II

                             1965           V. 974     II
                             1965           V. 943     II

Post              III        1965           V. 750     II
Campaniforme
                             1965           V. 601     II

Bronce            IIIA       1965           V. 758     I
Antiguo Local                1965           V. 625     II
                             1965           V. 773     II
                             1965           V. 638     II
                             1965           V. 627     II
                             1965           V. 635     II
                             1965           V. 778     II
                             1965           V. 639-1   II
                             1965           V. 639-2   II
                             1965           V. 626     II

Bronce            IIIB       1965           V. 596     II
Argarico                     1965           V. 752     II

Periodo           Schule     Intervencion   Grupo   Subgrupo
                             arqueologica

Precampaniforme   I          1963           1
                             1965           1

Campaniforme      II         1970           1

Campaniforme      IIA/IIB    1965           2
Inicial/
Campaniforme                 1965           4
Pleno                        1965           5
                             1965           7       1

Campaniforme      IIB        1965           5
Pleno                        1965           7       1

Campaniforme      IIB/IIC    1965           4
Pleno/
Campaniforme
Final

Campaniforme      IIC/IIIA   1965           5
Final/ Bronce                1965           5
Antiguo Local                1965           5
                             1965           6

                             1965           7       1
                             1965           7       1

Post              III        1965           3       1
Campaniforme
                             1965           3       2

Bronce            IIIA       1965           2
Antiguo Local                1965           5
                             1965           5
                             1965           5
                             1965           7       1
                             1965           7       1
                             1965           7       1
                             1965           7       3
                             1965           7       3
                             1965           7       2

Bronce            IIIB       1965           5
Argarico                     1965           7       1

Periodo           Schule     Intervencion   Total
                             arqueologica   artefactos

Precampaniforme   I          1963           2
                             1965

Campaniforme      II         1970           1

Campaniforme      IIA/IIB    1965           4
Inicial/
Campaniforme                 1965
Pleno                        1965
                             1965

Campaniforme      IIB        1965           2
Pleno                        1965

Campaniforme      IIB/IIC    1965           1
Pleno/
Campaniforme
Final

Campaniforme      IIC/IIIA   1965           6
Final/ Bronce                1965
Antiguo Local                1965
                             1965

                             1965
                             1965

Post              III        1965           2
Campaniforme
                             1965

Bronce            IIIA       1965           10
Antiguo Local                1965
                             1965
                             1965
                             1965
                             1965
                             1965
                             1965
                             1965
                             1965

Bronce            IIIB       1965           2
Argarico                     1965
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Pau, Claudia; Morillo Leon, Jose Miguel; Camara Serrano, Juan Antonio; Molina Gonzalez, Fernando
Publication:Complutum
Date:Jul 1, 2018
Words:13672
Previous Article:Embarcaciones prehistoricas y representaciones rupestres. Nuevos datos del abrigo de Laja Alta (Jimena de la Frontera, Cadiz).
Next Article:El enterramiento colectivo de "El Perdido" (Torres de la Alameda-Madrid): paleodemografia y paleoauxologia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters