Printer Friendly

Los objetivos de desarrollo sostenible: un principio de naturaleza incierta y varias dimensiones fragmentadas.

Sustainable development goals: an unpredictable And fragmented principle

INTRODUCCION

La comunidad internacional ha decidido poner en marcha una obra de gran envergadura que asegure, por fin, el bienestar de la humanidad. Como se sabe, el 25 de septiembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas adopta, mediante la Resolucion 70/1, la Declaracion: <<Transformar nuestro Mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible>> que fija 17 objetivos y 169 metas. Esto supone <<un plan de accion a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que tambien tiene la intencion de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia>> (1). Nada mas cerca de la realidad y nada mas lejos de lo inmediatamente posible. Los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) se perfilan, sin embargo, en un marco conceptual y normativo en el que se debe afirmar y conformar el principio del desarrollo sostenible. Su proclamacion sera, con toda seguridad, el ultimo escalon en la evolucion que viene experimentado, desde hace tiempo, este concepto (2).

En la Agenda 2030 se establecen unas finalidades muy amplias y se presenta un entorno de actuacion que debe condicionar el comportamiento de los Estados y demas actores de la sociedad internacional a lo largo del siglo XXI. Es una tarea ingente y en la que se suscitan, para el analisis, numerosos matices. La realidad del desarrollo va mucho mas alla de los 17 ODS en sentido estricto, pero con estos Objetivos se trata, en el fondo, de alcanzar un escenario favorable para asegurar la igualdad y el bienestar de los seres humanos que habitan en el planeta. Por esto, 2015 se ha constituido como el momento preciso en el que se plantea una nueva agenda para la sociedad internacional del tiempo presente (3).

Hace algun tiempo se dijo que <<el logro de los ODM (era) un desafio, no solo para los paises en desarrollo, sino tambien para los paises desarrollados y la comunidad internacional en general, ya que, por primera vez, se tomaron compromisos para proporcionar medios para apoyar su implementacion y realizacion>> (4). Esto mismo se puede proclamar de los ODS. En verdad, la Agenda para el 2030 se presenta de una forma mucho mas ambiciosa y se tienen en cuenta muchos mas elementos del desarrollo sostenible. Sin duda, <<los ODS recogen el testigo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) (...). A diferencia de los ODM, que abordaban problemas sociales, los ODS establecen metas en las tres dimensiones del desarrollo sostenible: social, economica y ambiental. Es mas, los ODM iban dirigidos unicamente a los paises en desarrollo, pero los ODS se aplicaran a todos los paises>> (5).

La compleja formulacion de los ODS no debe impedir que se aprecie su verdadero valor mas alla de la consecucion de las metas que se han marcado.

Cada uno de los ODS resume el estado de la cuestion en la materia pero el conjunto de ellos expresa el significado que el desarrollo sostenible debe tener en el orden internacional. Por esto, los ODS suponen una sobresaliente aportacion al concepto de desarrollo sostenible y, sobre todo, prestan una vision de la realidad internacional que debe traducirse necesariamente en terminos politicos y juridicos. Los ODS son, por ello, un paso mas en el camino que conduce a la afirmacion del desarrollo sostenible como principio no solo politico sino, tambien, con efectos juridicos. En realidad, <<the September 2015 Summit to adopt the post-2015 development agenda agreed a significant expansion in the number of goals and targets by comparison with the MDG framework. This was with a view to ensuring that the agenda was transformative. In turn, this reflected a majority belief that an integrated and multi-dimensional approach would prove a more fruitful way forward>> (6). Lo que no sabemos es si la proclamacion de los ODS sera suficiente para que el desarrollo sostenible se convierta, por fin, en un principio estructural del orden internacional.

La expresion <<desarrollo sostenible>> forma parte de la terminologia habitual de las relaciones internacionales pero todavia falta que llegue a alcanzar el estadio en el que produzca todos sus efectos practicos. La consecucion de algunos de los ODM ha contribuido, sin duda, a que se vaya confirmando una vision positiva del desarrollo sostenible. La mera formulacion y el logro paulatino de los ODS constituiran los fundamentos de un nuevo principio en el orden internacional. La cuestion central a resolver es si los pasos dados por la comunidad internacional en los ultimos anos han logrado que el desarrollo sostenible se convierta plenamente en un principio estructural y, por ende, si las dimensiones de este desarrollo, que han recogido los diferentes instrumentos internacionales, expresan completamente los efectos que derivan de una nocion de este tipo. La proclamacion de los ODS y la implementacion de la Agenda 2030 deberian ser suficientes para que se asista a la confirmacion del desarrollo sostenible, en sus diversas dimensiones, como un principio esencial del ordenamiento juridico internacional (7).

No es facil definir la nocion de desarrollo sostenible pero, como lo indico R. Bermejo Garcia, <<el desarrollo es un objetivo demasiado importante como para dejarlo al libre arbitrio de cada uno y constituye un desafio para la Comunidad internacional desde que la Carta de las Naciones Unidas hiciera del mismo un fenomeno internacional por excelencia. Asi, pues, el concepto de desarrollo merece, si no una definicion, al menos si una descripcion>> (8).

I. Algunos retazos en la evolucion del desarrollo sostenible

La definicion y alcance de los ODS es el resultado de una evolucion constante. Han tenido lugar muchos momentos relevantes para las relaciones economicas internacionales y para el logro del desarrollo. Por eso, definir el desarrollo sostenible como un principio estructural del orden internacional e identificar las principales dimensiones que perfilan el principio que sustenta a los ODS implica no prescindir, en modo alguno, del analisis del proceso evolutivo y de cada uno de los aportes que se han ido produciendo en cada momento (9). Los diversos instrumentos que se han pronunciado sobre este fenomeno han ido profundizando en la definicion del concepto y en los perfiles que le otorgan un significado singular. El contenido y alcance del desarrollo sostenible y de las eventuales obligaciones que deriven solo es posible determinarlos con base en los antecedentes que han ido dando forma a la nocion. Como indica la Resolucion 70/1, hay que destacar <<los resultados de todas las grandes conferencias y cumbres de las Naciones Unidas, que han establecido una base solida para el desarrollo sostenible y han ayudado a conformar la nueva Agenda>> (10).

La nocion de desarrollo y, por lo tanto, el significado de desarrollo sostenible encuentran sus fundamentos en la segunda mitad del siglo XX. Mas alla de las primeras aproximaciones, en los anos sesenta y setenta de ese siglo, como la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente Humano, que tuvo lugar en Estocolmo del 5 al 16 de junio de 1972, hay que recordar la relevancia de las Conferencias internacionales que tuvieron lugar en el decenio de los noventa. En particular, conviene no olvidar las importantes aportaciones que se realizan en la Primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que tuvo lugar en Rio de Janeiro en 1992 (11). Pero sera la Declaracion del Milenio, adoptada el 8 de septiembre de 2000, en el marco de las Naciones Unidas, la que, de manera concreta, determine ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y ponga el acento, definitivamente, en el caracter sustancial del concepto de desarrollo sostenible. Con ello, se senalan los componentes esenciales del desarrollo en la sociedad internacional y se nos dan las claves para comprender, con toda intensidad, el significado y alcance de esta realidad.

A partir de ahi se deja claro, al menos, que <<los Objetivos declaran (...) una doble intencionalidad: de un lado, la voluntad de avanzar en una accion mas concertada a favor del desarrollo y del bienestar mundial, coordinando las actuaciones de cada pais y las de los Organismos internacionales en tareas que muestren su compromiso con los sectores mas pobres de la Tierra, en dialogo con la ciudadania; de otro, dotando a estas entidades y, en general, a las personas interesadas, de criterios, procedimientos e indicadores con los que evaluar las politicas que se adopten en cada contexto>> (12). Los ODM han sido utiles para conformar el marco de cooperacion que conduzca al logro del desarrollo en la sociedad internacional. Con independencia de los resultados que finalmente se alcanzaron, en la Cumbre del Milenio se sentaron las bases para que el conjunto de los actores que intervienen en la sociedad internacional pudieran ir incorporando estos objetivos en las preocupaciones politicas y que se plasmaran en el plano normativo (13).

Se habia producido el cambio y solo era necesario ir dotando de contenido conceptual y enriqueciendo los fundamentos y dimensiones que se senalan en la Declaracion del Milenio. Como lo dicen J. A. Sanahuja y S. Tezanos <<con el transito al siglo XXI se conformo una agenda mundial de desarrollo que situo a la lucha contra la pobreza humana--entendida desde una perspectiva multidimensional--como bandera de la accion solidaria internacional. Hasta entonces el sistema de cooperacion para el desarrollo habia respondido a una desigual y desequilibrada combinacion de marcos internacionales, generalmente debiles, y a los intereses particulares de los donantes>> (14). La nocion de desarrollo comenzaba a configurarse, en terminos reales, como un valor propio de la comunidad internacional lo que facilitaba su comprension como principio y ambito de actuacion en las relaciones internacionales. Muchas veces, sin embargo, los Objetivos de Desarrollo, en sentido amplio, son contemplados como meras metas a satisfacer sin que cuenten con un marco conceptual ni se fundamenten en valores singulares de la comunidad internacional (15).

La adopcion de la Declaracion del Milenio represento, a mi juicio, una sabia combinacion entre la necesidad de alcanzar metas concretas y objetivos precisos y la voluntad de dotar a la nocion de desarrollo de los elementos que le permitan afirmase como principio fundamental del orden internacional. En realidad, <<les OMD ont reussi a attirer l'attention du monde sur l'elimination de l'extreme pauvrete sous toutes ses formes et la reduction des inegalites entre les sexes. Ils ont accelere les progres vers ces objectifs et sont devenus un cadre normatif pour le developpement>> (16). Se inicia, entonces, el camino que progresivamente conducira a la consideracion de la nocion de desarrollo como un principio mas alla de que sea un concepto util y necesario para comprender las relaciones internacionales contemporaneas.

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, celebrada en Rio de Janeiro en 2012 (17) marca los componentes que conforman, definitivamente, esta nocion en el orden internacional. Esta Conferencia incorpora los aspectos que permiten definir el desarrollo sostenible en sus elementos esenciales y, mas alla, dibuja con precision las dimensiones de las que goza y sus efectos en el orden internacional. En el punto 4 de la Declaracion Final se sostiene, con razon, que <<la erradicacion de la pobreza, la modificacion de las modalidades insostenibles y la promocion de modalidades sostenibles de produccion y consumo, y la proteccion y ordenacion de la base de recursos naturales del desarrollo economico y social son objetivos generales y requisitos indispensables del desarrollo sostenible. (...) es necesario lograr el desarrollo sostenible promoviendo un crecimiento sostenido, inclusivo y equitativo, creando mayores oportunidades para todos, reduciendo las desigualdades, mejorando los niveles de vida basicos, fomentando el desarrollo social equitativo y la inclusion, y promoviendo una ordenacion integrada y sostenible de los recursos naturales y los ecosistemas que preste apoyo, entre otras cosas, al desarrollo economico, social y humano, y facilite al mismo tiempo la conservacion, la regeneracion, el restablecimiento y la resiliencia de los ecosistemas frente a los problemas nuevos y emergentes>>. Ademas, se pone el enfasis, con nitidez, en cada una de las dimensiones que el desarrollo ha de tener si se quiere que sea viable. En efecto, <<es necesario incorporar aun mas el desarrollo sostenible en todos los niveles, integrando sus aspectos economicos, sociales y ambientales y reconociendo los vinculos que existen entre ellos, con el fin de lograr el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones>> (18).

La formulacion, en septiembre de 2015, de los ODS es, por lo tanto, el resultado de un proceso historico en el que no solo se indican metas concretas que se deben alcanzar y se van incorporando nuevos objetivos y metas sino que, tambien, se van sumando las perspectivas que definen la nocion de desarrollo sostenible. Esta nocion se va enriqueciendo, adquiriendo nuevas visiones y fortaleciendo las existentes. Pero, tambien, se va consolidando su caracter de valor fundamental de la sociedad internacional y, quiza, se abre camino definitivamente como principio esencial del orden internacional (19). Se ha dicho que <<es necesario que la Agenda Post-2015 este basada en principios y valores compartidos. No hace falta inventarselos o acordarlos a traves de procesos tediosos de negociacion. En los tratados internacionales, las declaraciones y resoluciones politicas, sobre todo la Declaracion de Rio de 1992 y la Declaracion del Milenio de 2000, los gobiernos han acordado principios fundamentales que son cruciales para las relaciones nacionales e internacionales>> (20).

El proceso evolutivo nos revela que numerosos instrumentos politico-juridicos se han ocupado del contenido de los ODS y, tambien, de la nocion de desarrollo sostenible y sus implicaciones en la sociedad internacional. Se trata, por ello, de descubrir que alcance tienen estos instrumentos y que valor hay que otorgar, tambien desde la optica juridica, a la posicion que mantienen a este respecto los Estados y otros actores relevantes en la escena internacional. La definicion de desarrollo sostenible o, por lo menos, de los principales elementos que conforman esta nocion es muy util en la configuracion de la arquitectura de la sociedad internacional del siglo XXI si que quieren hacer efectivos los objetivos y metas que ha recogido la Agenda 2030. El ordenamiento juridico internacional no es ajeno a esta cuestion.

En definitiva, la evolucion del concepto de desarrollo sostenible demuestra dos realidades: Primera, el desarrollo sostenible es una <<nocion acumulativa>> que se ha ido enriqueciendo con componentes politicos, sociales y normativos a lo largo del tiempo. Esta acumulacion aporta muchos elementos de incertidumbre y de comprension de la propia nocion e impide que disponga de rasgos claros. Segunda, el desarrollo sostenible es una <<nocion dependiente>> que precisa de la existencia de ciertos principios del orden internacional para que produzca determinados efectos juridicos. El desarrollo sostenible carece de autonomia en muchos ambitos y solo despliega efectos por la presencia simultanea de principios que regulan las diferentes materias de las que se ocupa.

Es necesario, no obstante, prestar la debida atencion a esta evolucion. Lo decia el Secretario General de las Naciones Unidas, B. B. Ghali, para quien <<la fragmentacion del tercer mundo que hace aparecer una multiplicidad de situaciones diferenciadas, la metamorfosis de los paises del Este y su integracion en los circuitos economicos mundiales, la aparente victoria de la economia de mercado tanto en el aspecto normativo como en el practico, transforman profundamente las relaciones economicas internacionales y nos imponen renovar nuestras maneras de pensar el desarrollo. Pero no basta con forjar un nuevo pensamiento internacional del desarrollo. Tambien hace falta que la Comunidad internacional se dote de los medios de llevarlo a cabo. Precisamente a la Organizacion de las Naciones Unidas le corresponde recordar a cada Estado--tanto a los paises industrializados como a los paises en desarrollo--la exigencia de sus deberes>> (21).

II. La configuracion del principio de desarrollo sostenible

Conviene preguntarse si el concepto de desarrollo sostenible, desde la proclamacion de los ODS, ha iniciado, por fin, el camino hacia su consagracion como un principio estructural del orden internacional o si, por el contrario, esta proclamacion es todavia insuficiente para lograr que el desarrollo sostenible ocupe un lugar <<constitucional>>. Habria que preguntarse, tambien, si los ODS fortalecen esta nocion en el orden internacional y facilitan, por tanto, su afirmacion como principio fundamental. Habria que preguntarse, por ultimo, si es necesario que exista un principio esencial relativo al desarrollo sostenible para que se cumplan los ODS o solo cuando se constate este cumplimiento tendremos la certeza de que ha surgido y se ha consolidado dicho principio.

El caracter evolutivo de la nocion de desarrollo sostenible nos indica que debe entenderse, con toda seguridad, como un valor propio de la comunidad internacional y, con muchas mas dificultades, como un incipiente principio del orden juridico internacional.

i) La paz, el desarrollo, los derechos humanos y la democracia estan presentes, como valores, en la configuracion del sistema internacional contemporaneo. En particular, el desarrollo es uno de los principales valores que inspiran a la sociedad internacional. Numerosos instrumentos politico-juridicos confirman que el desarrollo sostenible forma parte de los valores de la comunidad internacional. Ha quedado reflejado en instrumentos muy relevantes. En la Declaracion de Estocolmo sobre el Medio Humano, de 1972 se sostenia que <<la proteccion y mejoramiento del medio humano es una cuestion fundamental que afecta el bienestar de los pueblos y al desarrollo economico del mundo entero, un deseo urgente de los pueblos de todo el mundo y un deber de todos los gobiernos>>. Se establecia, asimismo, como Principio 8 que <<el desarrollo economico y social es indispensable para asegurar al hombre un ambiente de vida y trabajo favorable y crear en la Tierra las condiciones necesarias para mejorar la calidad de la vida>>. El principio 1 de la Declaracion de Rio sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en 1992, dejaba claro que <<los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible. Tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonia con la naturaleza>>. Tambien, en la Declaracion delMilenio, del 2000, dentro del respeto a la naturaleza como valor fundamental para las relaciones internacionales en el siglo XXI, se afirma que <<es necesario actuar con prudencia en la gestion y ordenacion de todas las especies vivas y todos los recursos naturales, conforme a los preceptos del desarrollo sostenible>>. Por ultimo, en el Documento Final de la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible, de 2012, se comienza renovando el <<compromiso en pro del desarrollo sostenible y de la promocion de un futuro economico, social y ambientalmente sostenible para nuestro planeta y para las generaciones presentes y futuras>> (22).

La afirmacion del desarrollo como un valor propio y singular de la sociedad internacional de nuestro tiempo ha recibido numerosas adhesiones y, al mismo tiempo, se han derrochado muchos esfuerzos para hacer efectivos los objetivos que se derivan de la afirmacion de un valor de esta indole. La cuestion central es, sin embargo, determinar si se ha producido el salto de la nocion de desarrollo, como valor fundamental de la sociedad internacional, a su consideracion como principio estructural del orden internacional. Ello implicaria sobrepasar los meros compromisos politicos y penetrar, con intensidad, en el marco de las obligaciones internacionales no solo para los Estados sino, tambien, para el resto de los actores afectados por las consecuencias de un desarrollo sostenible (23). Pero, tambien, habria que determinar si el desarrollo ha alcanzado un cierto grado de autonomia conceptual y normativa que le permita formar parte de esos principios.

Por lo menos, la nocion de desarrollo es un valor que tiene consecuencias de naturaleza politica en la escena internacional y que se constituye, con certeza, en unos de los principales propositos de la comunidad internacional en su conjunto. Mas alla de la ingente labor realizada por las Naciones Unidas (24) y su papel principal, el concepto de desarrollo sobrepasa estos limites y ha penetrado en el espacio consuetudinario en el que habitan los <<principios constitucionales>> del orden internacional sin que todavia este clara su significacion en este campo y, sobre todo, el alcance y contenido del que se ha dotado a estos efectos.

ii) El caracter del orden juridico internacional y, sobre todo, el lento y pausado proceso de formacion de las normas juridicas favorecen y propician que un eventual <<principio de desarrollo>> no encuentre perfecto acomodo. La eventual consagracion de un principio relativo al desarrollo sostenible encuentra cabida plenamente en esta reflexion. La comunidad internacional viene afirmando su adhesion al desarrollo y, sin embargo, no es facil encontrar obligaciones precisas y exigibles que se deriven de un <<principio>> de esta indole. La proclamacion de los 17 ODS implica un mecanismo practico que no asegura que el desarrollo sostenible se afirme como principio fundamental (25). Desde esta optica, la nocion de desarrollo sostenible traduciria, al menos, los siguientes aspectos:

Por un lado, los ODS adquieren sentido por la existencia de profundas desigualdades en la sociedad internacional. Estas desigualdades permanecen y perviven y, en algunos sectores, se acrecientan e, incluso, se manifiestan de una manera mas intensa y desgarradora. La desigualdad esta en las esencias de la sociedad internacional y encuentra manifestaciones en todos los ambitos de las relaciones internacionales. Ciertos sectores presentan, no obstante, mayores componentes de desigualdad. En la formulacion de los ODS, la desigualdad tiene, ademas, un enfoque integral y no solo se refiere a los Estados sino, tambien, a los individuos. Asi lo expreso la delegacion de los Estados Unidos al decir que <<a pesar de promover avances notables, los Objetivos de Desarrollo del Milenio dejaron caer en el olvido a grandes sectores clave de la poblacion, e incluso a paises enteros. El enfasis de esta Agenda en no dejar a nadie rezagado y en asegurar el progreso para los mas vulnerables constituye un cambio notable y decisivo. Nos complace observarlo. Acogemos con beneplacito su hincapie especial en la inclusion de todos los grupos y todas las personas (...)>> (26). La desigualdad, por lo tanto, debe formar parte del analisis que conduzca al logro de los ODS y ha de constituir un punto clave en la consecucion de los objetivos y metas que se han senalado. Pero, al mismo tiempo, la desigualdad es una realidad a tener en cuenta en la configuracion politico-juridica de la nocion de desarrollo. Esta claro que, en las relaciones economicas internacionales, <<tal y como en la actualidad estan organizadas>>, al hecho de la interdependencia se anade <<la cualificacion de la desigualdad. Interdependencia y desigualdad aparecen asi como las coordenadas mas significativas de la economia mundial contemporanea>> (27).

Por otro lado, el cumplimiento de los ODS solo es posible con la participacion de todos los actores que, en la actualidad, conforman e integran la sociedad internacional. La Agenda para el 2030 senala la importancia de la participacion de multiples actores en la consecucion de los Objetivos (28). Hace tiempo, lo senalo, tambien, el Secretario General, Kofi Anan, para quien <<en el proceso actual de creciente mundializacion, ninguna de las cuestiones criticas con que nos enfrentamos puede resolverse en un ambito exclusivamente nacional. Todas requieren la cooperacion, la asociacion y un reparto de tareas entre los gobiernos, las Naciones Unidas, las organizaciones regionales, las organizaciones no gubernamentales, el sector privado y la sociedad civil. Las Naciones Unidas han desplegado considerables esfuerzos para forjar asociaciones mundiales que promuevan los intereses internacionales, pero necesitamos profundizar aun mas ese proceso>> (29). Esta necesidad resulta acuciante para los Estados, pero supone tambien la implicacion de los individuos, los pueblos y, por supuesto, las Organizaciones Internacionales. En el Documento Final de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, de 2012, se afirma, con claridad, el valor de <<la diversificacion de los actores y los interesados que se dedican a la busqueda del desarrollo sostenible>>. Aunque se destaca la <<necesaria participacion plena y efectiva de todos los paises, en particular los paises en desarrollo, en la adopcion de decisiones a nivel mundial>> (30).

La participacion de multiples actores en la consecucion de los ODS ayudara a reforzar la nocion de desarrollo sostenible como un principio estructural del orden internacional, aunque seguira siendo preciso contar con la voluntad de los Estados. La debilidad para alcanzar los objetivos y las metas que se han indicado en la Agenda 2030 radica, precisamente, en que se carece de la voluntad decidida de los Estados. En manos de los Estados esta, por lo tanto, convertir el desarrollo sostenible no solo en un objetivo prioritario y un valor imprescindible de la comunidad internacional sino, tambien, en un principio fundamental del que procedan obligaciones especificas y que entrane responsabilidad internacional.

En suma, <<se han producido cambios profundos, sobre todo desde el fin de la guerra fria, que ponen en tela de juicio algunas de las formas habituales de hacer frente a los desafios del desarrollo>> (31). Ahora bien, queda claro que el desarrollo es uno de los objetivos primordiales de la actual comunidad internacional. Las primeras expresiones del Programa de Desarrollo destacaban, precisamente, que <<el desarrollo constituye una de las principales prioridades de las Naciones Unidas. El desarrollo es una empresa multidimensional para lograr una mejor calidad de vida para todos los pueblos. El desarrollo economico, el desarrollo social y la proteccion del medio ambiente son componentes del desarrollo sostenible que tienen una relacion de interdependencia y se refuerzan reciprocamente>> (32). Para ello se ha realizado una incesante labor normativa que ha ido produciendo como fruto la adopcion de instrumentos juridicos, de desigual valor, en favor del desarrollo. Dichos instrumentos, que han ido perfilando los elementos centrales de la nocion de desarrollo sostenible, lo han ido concibiendo en sus diferentes dimensiones y han ido disenando ambitos diversos en los que podria producir efectos.

Los ODS, como ultima expresion de la voluntad de la comunidad internacional por eliminar la pobreza y asegurar el bienestar del ser humano, han contribuido a fortalecer el concepto de desarrollo sostenible y lo van acercando a la categoria de principio <<constitucional>> del orden internacional. Pero la conformacion de un <<orden constitucional internacional>> precisa de la existencia de principios que tengan un caracter no solo politico sino, tambien, juridico. La cuestion es decidir si, finalmente, el desarrollo sostenible ha alcanzado la naturaleza de principio juridico y si reune, en esencia, las caracteristicas que definen a los principios estructurales del orden internacional. Los ODS pueden alcanzarse, aunque sea parcialmente, a pesar de que no se disponga de un principio fundamental. En otros terminos, la propia formulacion de los ODS se hace desde la perspectiva politica y se asumen, por ello, compromisos de caracter eminentemente politico. Los puntos 5 y 6 del Documento Final de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible de 2012, resumen muy bien la indole politica de los ODS. En estos puntos se reafirma el <<compromiso de hacer todo lo posible para acelerar el logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluidos los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015>>. Y, ademas, se reconoce que <<las personas constituyen el centro del desarrollo sostenible y a este respecto, nos esforzamos por lograr un mundo que sea justo, equitativo e inclusivo, y nos comprometemos a trabajar de consuno para promover el crecimiento economico sostenido e inclusivo, el desarrollo social y la proteccion del medio ambiente, lo que redundara en beneficio de todos>>.

Comoquiera que sea, el desarrollo sostenible, como termino y concepto, ha avanzado significativamente en esta direccion. Desde la proclamacion de la Declaracion del Milenio en 2000, la comunidad internacional viene expresando, con toda intensidad, su compromiso con los componentes mas relevantes del concepto de desarrollo sostenible y ello se ha acrecentado con la afirmacion de los ODS, en 2015. Por esto, podemos apreciar algunos datos significativos:

En primer lugar, los principios fundamentales del ordenamiento juridico internacional responden al cumplimiento de las funciones basicas de este ordenamiento. Los principios resumen los valores cuya defensa se asume y que estan presentes en el comportamiento de la comunidad internacional (33). Los diversos instrumentos que se han adoptado en relacion con el desarrollo sostenible demuestran que es un valor en alza para los Estados, las Organizaciones Internacionales y para el resto de los actores que intervienen en las relaciones internacionales contemporaneas. Cuando determinados valores, que se consideran esenciales, se traducen juridicamente y adoptan la forma de principios estructurales, asistimos al asomo de un <<sistema constitucional implicito>>, pero inequivoco, constituido por principios y normas intangibles.

Practicamente consagrado el derecho al desarrollo y afirmado el concepto de desarrollo sostenible, el fracaso se manifiesta tanto en la lentitud a la hora de poner en practica normas internacionales en materia de desarrollo, como en la ausencia de una accion comun que lleve al campo consuetudinario normas y principios cuya eficacia juridica es limitada, por encontrarse, muchas veces, en resoluciones con caracter de recomendacion (34). Por esto, <<es necesario que el derecho al desarrollo afirmado y reconocido sea explicitado por normas mas precisas>> (35).

El desarrollo sostenible deberia ser un principio del orden constitucional internacional. F. Marino Menendez, ha dicho que <<dadas su universalidad, la importancia de su objeto y la amplitud de su intencionada "intensidad normativa", un principio asi concebido tiene por fuerza que ser incluido entre los que integran la constitucion material del ordenamiento internacional>>. Para este autor, <<quienes afirman la vigencia del principio que impone la obligacion de respetar el derecho al desarrollo tambien afirman la obligacion de los Estados de cooperar para el desarrollo. Pero ello es asi porque el principio de cooperacion queda afectado por el nuevo principio y debe ser entendido en su interrelacion con el, al igual que deben serlo todos los demas principios que, como se ha dicho, integran lo que puede denominarse <constitucion material del ordenamiento internacional (...)>>> (36).

En realidad, el desarrollo sostenible no forma parte todavia de los principios fundamentales del orden internacional pero se ha iniciado, desde hace tiempo, el camino para que adquiera naturaleza constitucional. Por lo menos, existe una estrecha vinculacion entre el desarrollo y la comunidad internacional. La ha explicitado, por ejemplo, M. Flory, para quien <<au regne exclusif de l'Etat souverain tendaient a se substituer les exigences d'une communnaute internationale solidaire qui s'efforcait d'elaborer des regles de fond por planifier le developpement et imposer aux Etats des obligations d'aide et de cooperation>> (37).

En segundo lugar, la nocion de desarrollo sostenible no goza de autonomia conceptual, politica y normativa. Esto retrasa su configuracion como principio fundamental del orden internacional. La nocion de desarrollo sostenible expresa, en esencia, su estrecha vinculacion con determinados principios del orden internacional y no logra, por ello, alcanzar su propia autonomia y conformarse como un principio propio y singular del ordenamiento juridico internacional. En particular, la relacion del desarrollo con el principio de la cooperacion internacional, plenamente consagrado en el Derecho Internacional; con el principio de la proteccion internacional de los derechos humanos, asentado y aceptado por la comunidad internacional; y con el principio de la proteccion internacional del medio ambiente que se encuentra en fase de cristalizacion, es lo que condiciona la afirmacion de que el desarrollo sostenible es un principio constitucional de este ordenamiento.

a) Desarrollo y cooperacion internacional

El camino que conduce el desarrollo sostenible hacia la categoria de principio fundamental del orden internacional se esta recorriendo y debe situarse en el marco de la solidaridad internacional. El objetivo de la sociedad internacional y de su ordenamiento juridico esta, en consecuencia, perfectamente delimitado y solo faltan por precisar los medios, los procedimientos y los mecanismos para el logro de este objetivo. La unica forma para que el sistema internacional se adapte a las nuevas realidades es profundizando en las solidaridades universales (38). De ahi, el nexo que siempre se ha establecido entre desarrollo y cooperacion internacional. El desarrollo seria, entonces, una manifestacion especifica del principio fundamental de la cooperacion internacional, asentado en el orden internacional desde mediados de los anos setenta del siglo XX.

El desarrollo y la promocion del desarrollo adquieren distintos significados normativos y aparecen vinculados al principio de la cooperacion internacional. La desigualdad en los niveles de desarrollo entre los Estados que conforman la comunidad internacional es escalofriante. No se han encontrado las formulas juridicas para hacer frente, realmente y con eficacia, a los problemas que genera esta desigualdad y, mientras tanto, esta subsiste con bastante intensidad. La accion en favor del desarrollo es un elemento imprescindible para eliminar la desigualdad y afirmar la existencia de ciertas <<solidaridades>> en la sociedad internacional sobre la base del principio de la cooperacion internacional. En definitiva, la nocion de desarrollo sostenible se vincula, tambien, al principio de la cooperacion internacional pero, realmente, lo desborda. Por ello, este principio de la cooperacion internacional es insuficiente para expresar el contenido, alcance y dimensiones, en su totalidad, del desarrollo sostenible.

b) Desarrollo y proteccion internacional de los derechos humanos

Estrechamente ligado a la defensa de los derechos humanos, el derecho al desarrollo expresa que las desigualdades economicas no deben plantearse exclusivamente en terminos de relaciones inter-estatales, sino en el sentido mas global e integrador que tiene como ultimo punto de referencia al ser humano (39).

El derecho al desarrollo es un derecho humano. La Declaracion sobre el derecho al Desarrollo, de 1986, trata de positivar un derecho de esta indole. No solo el Preambulo de esta Declaracion esta anegado de referencias a los derechos humanos, sino que, tambien, el conjunto de su parte dispositiva disena, como se dice en el parrafo 1 del articulo 2, el contenido del <<derecho humano al desarrollo>>. El derecho al desarrollo es un derecho humano y se ejerce en el contexto de la proteccion internacional de los derechos humanos (40).

La Declaracion de la Segunda Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos, Viena 1993, supone un avance bastante significativo en esta materia. En el discurso inaugural de esta Conferencia, el Secretario General de las Naciones Unidas recordaba el vinculo existente entre democracia, desarrollo y derechos humanos, y sostenia que <<una cosa es segura: no puede haber desarrollo duradero sin promocion de la democracia y, por ende, sin respeto de los derechos humanos>> (41). La Declaracion de Viena, en su punto 8, establece la relacion democracia, desarrollo y respeto de los derechos humanos, sobre la base de que <<la comunidad internacional debe apoyar el fortalecimiento y la promocion de la democracia, el desarrollo y el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales en el mundo entero>>, y dedica integramente los puntos 10 y 11 a precisar el contenido del derecho al desarrollo en la linea marcada por la Declaracion sobre el Derecho al Desarrollo.

No esta tan claro, sin embargo, que el desarrollo y, en particular, el desarrollo sostenible, haya alcanzado su autonomia y que se afirme como un principio fundamental del orden internacional, a pesar del impulso que ha recibido desde el respeto y la proteccion de los derechos humanos (42). Puede hablarse de un <<desarrollo humano>> amparado por normas internacionales de diversa naturaleza, que afectan a diferentes sectores de las relaciones internacionales, y con distintos destinatarios. Sin embargo, la situacion normativa no esta clara. No obstante, para A. Chueca Sancho <<la positivacion del derecho al desarrollo no es un fenomeno emergente sino consolidado. Estamos ante un derecho, formulado en terminos juridicos, regulado por el Derecho Internacional; la obligatoriedad juridica de este derecho es ademas asumida (de un modo mas o menos claro) por los Estados, las Organizaciones Internacionales e incluso muchos individuos>> (43). Pero todavia falta que se deriven obligaciones precisas de la formulacion del derecho humano al desarrollo y que cuente con mecanismos especificos de garantia y proteccion. En cualquier caso, la afirmacion del desarrollo sostenible como un derecho humano contribuiria a reforzar el vinculo con la proteccion internacional de los derechos humanos aunque no dotaria a la nocion de desarrollo sostenible de la autonomia y singularidad que precisa como principio esencial del orden internacional.

c) La estrecha relacion entre desarrollo y medioambiente

Esta relacion ha permitido hablar, con propiedad, de desarrollo sostenible. Numerosos instrumentos internacionales senalan esta relacion. Queda reflejada en el punto 17 de la Declaracion de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible de 2012, al reconocer <<la importancia que revisten los tres Convenios de Rio para el fomento del desarrollo sostenible y a este respecto instamos a todas las Partes a que cumplan integramente los compromisos contraidos en virtud del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climatico, el Convenio sobre la Diversidad Biologica y la Convencion de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificacion en los Paises Afectados por Sequia Grave o Desertificacion, en particular en Africa, de conformidad con sus respectivos principios y disposiciones, asi como a que tomen medidas eficaces y concretas en todos los niveles y a que intensifiquen la cooperacion internacional>>. La proteccion internacional del medioambiente es un principio incipiente del orden internacional pero diferente, en su configuracion y contenido, del eventual principio del desarrollo sostenible.

El desarrollo sostenible se concibe como una plasmacion de la proteccion internacional del medio ambiente y uno de los aspectos prioritarios de dicha proteccion. El crecimiento economico y la lucha contra la pobreza no deben traer consigo el deterioro de los ecosistemas ni tampoco poner el riesgo la vida sobre el planeta. En efecto, <<le monde dispose des outils necessaires pour mettre fin a l'extreme pauvrete sous toutes ses formes, promouvoir la croissance economique et assurer la durabilite environnementale>> (44). De ahi nace la nocion de desarrollo sostenible que, desde esta perspectiva, queda condicionada por el conjunto de normas que se han elaborado en materia de proteccion internacional del medioambiente. Los ODS se formulan desde esta premisa y suponen una idonea vinculacion entre desarrollo y proteccion del medio ambiente que queda reflejada en numerosas ocasiones. El punto 9 de la Resolucion 70/1 de la A.G. de 2015, indica la aspiracion por <<un mundo en el que cada pais disfrute de un crecimiento economico sostenido, inclusivo y sostenible y de trabajo decente para todos; un mundo donde sean sostenibles las modalidades de consumo y produccion y la utilizacion de todos los recursos naturales, desde el aire hasta las tierras, desde los rios, los lagos y los acuiferos hasta los oceanos y los mares; un mundo en que la democracia, la buena gobernanza y el estado de derecho, junto con un entorno nacional e internacional propicio, sean los elementos esenciales del desarrollo sostenible, incluidos el crecimiento economico sostenido e inclusivo, el desarrollo social, la proteccion del medio ambiente y la erradicacion de la pobreza y el hambre; un mundo en que el desarrollo y la aplicacion de las tecnologias respeten el clima y la biodiversidad y sean resilientes; un mundo donde la humanidad viva en armonia con la naturaleza y se protejan la flora y fauna silvestres y otras especies de seres vivos>>.

Pero ni la proteccion internacional del medio ambiente ni el desarrollo sostenible han llegado a ser principios fundamentales del orden internacional. La vinculacion entre las dos realidades ha dado fuerza y ha impulsado la nocion de desarrollo sostenible que constituye el fundamento de los ODS. La idea central que late tras estos Objetivos es, con seguridad, la consecucion del desarrollo sostenible que implica el respeto y la proteccion del medio ambiente en todas sus dimensiones. La propia Cumbre de Rio, en 1992, establecio la relacion entre desarrollo y medioambiente. A partir de ahi, se vincularon dos tendencias que venian evolucionando en la sociedad internacional y que suponian la instauracion de principios autonomos en el orden internacional. El desarrollo sostenible representa, por lo tanto, la sintesis de dos principios, aun no consagrados, pero en proceso de formacion.

Los ODS quiza constituyan el ultimo escalon que conduzca a la afirmacion del desarrollo sostenible como principio fundamental. Algo se deduce del punto 5 de la Resolucion 70/1 cuando afirma que <<la presente Agenda tiene un alcance y una importancia sin precedentes. Todos los paises la aceptan y se aplica a todos ellos, aunque teniendo en cuenta las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de cada uno y respetando sus politicas y prioridades nacionales>>. La aceptacion y el cumplimiento por parte de los Es tados sera, al final, el factor que determine que se ha culminado el proceso que conduce el desarrollo sostenible a la categoria de principio <<constitucional>> del orden internacional.

En esencia, la larga evolucion de la nocion de desarrollo sostenible continua y no hay que menospreciar los relevantes logros que se han alcanzado tanto en la lucha contra la pobreza como, en concreto, en el marco de la proteccion internacional del medio ambiente asi como en todos aquellos sectores que quedan cubiertos bajo dicha nocion. No obstante, el desarrollo sostenible no ha alcanzado todavia el estadio en el que se afirme su condicion de principio estructural. La proclamacion de los ODS asi como la formulacion, en su momento, de los ODM han contribuido, de manera decisiva, al impulso para la consagracion del desarrollo sostenible como un principio <<constitucional>>. Los diversos instrumentos internacionales que confirman la aceptacion universal del desarrollo sostenible son, asimismo, la base para que se asiente, definitivamente, como principio fundamenta (145).

III. Principales dimensiones del desarrollo sostenible

La practica internacional revela que la nocion de desarrollo ha ido incorporando paulatinamente diversos componentes. Los diferentes instrumentos internacionales han ido poniendo el enfasis en uno u otro de los aspectos que, en la actualidad, definen a esta nocion. La incorporacion de esos elementos ha otorgado al desarrollo sostenible una naturaleza compleja y ha hecho dificil su definicion. La aceptacion del termino desarrollo sostenible supone, pues, el triunfo de esa acumulacion que tiene consecuencias politicas y normativas.

El caracter multidimensional del desarrollo queda patente en los instrumentos politico-juridicos que abordan esta cuestion y que se han adoptado en ambitos muy diferentes (46). Mas aun, <<beyond these essential components of sustainable development, a vast array of legal standards and principles is further closely connected to its realization. When implemented, these participate in the integration of environmental protection and economic and social development, and thus help to achieve sustainable development>> (47).

Para A. J. Rodrigo Hernandez, el concepto de desarrollo sostenible tiene <<una pluralidad de dimensiones, algunas de ellas no necesariamente incompatibles entre si. Este caracter multidimensional de la nocion permitiria explicar el desarrollo sostenible como un objetivo politico de primera magnitud tanto en el plano internacional como en el estatal y el local (...)>> (48). La practica internacional ha confirmado esta posicion y no ha dejado de senalar, con reiteracion, que el logro del desarrollo solo es factible con el cumplimiento de sus tres dimensiones fundamentales. La Declaracion de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, de 2012, sostiene, con fuerza, que <<es necesario incorporar aun mas el desarrollo sostenible en todos los niveles, integrando sus aspectos economicos, sociales y ambientales y reconociendo los vinculos que existen entre ellos, con el fin de lograr el desarrollo sostenible en todas sus dimensiones>>.

Los aspectos del desarrollo son numerosos o, por lo menos, este fenomeno se puede abordar desde diferentes perspectivas. El desarrollo, como se dice en la Declaracion sobre el Derecho al Desarrollo, <<es un proceso global economico, social, cultural y politico, que tiende al mejoramiento constante del bienestar de toda la poblacion y de todos los individuos sobre la base de su participacion activa, libre y significativa en el desarrollo y en la distribucion justa de los beneficios que de el se derivan>>. Ahora bien, seria equivocado contemplar el desarrollo de una manera parcial o fragmentada, ya que todos los elementos que definen el derecho al desarrollo estan indisolublemente unidos, motivo por el que, en la citada Declaracion, se estipula, en su articulo 9, que <<Todos los aspectos del derecho al desarrollo (...) son indivisibles e interdependientes y cada uno de ellos debe ser interpretado en el contexto del conjunto de ellos>>.

Se han afirmado basicamente tres dimensiones del desarrollo sostenible (49), como concepto basico de la actual sociedad internacional, que expresan la voluntad de promocionar el desarrollo y que contribuyen, de manera notable, a eliminar los elementos de insolidaridad en esta sociedad. Estas dimensiones, pueden contribuir a la afirmacion del principio del desarrollo sostenible o, en su caso, reforzar la posicion del desarrollo sostenible como un valor de caracter programatico para que adquiera una mayor efectividad. En verdad, <<la nocion de desarrollo sostenible (...) es el resultado de un proceso evolutivo en el que han confluido sus tres pilares, (...): el desarrollo economico, el desarrollo social y la proteccion del medio ambiente. Estos tres componentes son complementarios, interdependientes y estan interrelacionados entre si, cada uno de ellos es un objetivo parcial y requisito imprescindible para la consecucion de los demas y del objetivo global del desarrollo sostenible>> (50).

Asi lo expresa la Resolucion 70/1 respecto a los ODS, al decir que <<los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y las 169 metas que anunciamos hoy demuestran la magnitud de esta ambiciosa nueva Agenda universal. Con ellos se pretende retomar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y conseguir lo que estos no lograron. Tambien se pretende hacer realidad los derechos humanos de todas las personas y alcanzar la igualdad entre los generos y el empoderamiento de todas las mujeres y ninas. Los Objetivos y las metas son de caracter integrado e indivisible y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible: economica, social y ambiental>>.

No podemos limitar, por lo tanto, la nocion de desarrollo sostenible, sobre sus efectos en el plano internacional, a ninguno de los componentes que hemos senalado y, en modo alguno, se puede equiparar este concepto exclusivamente con la proteccion internacional del medio ambiente. En efecto, <<el desarrollo sostenible no es solo la proteccion del medio ambiente, es una nueva forma de pensar sobre la vida y la politica, es un tipo de crecimiento economico sostenible en armonia con la naturaleza, es la reanudacion de los conceptos de justicia, oportunidad y igualdad entre todos los hombres>> (51). De ahi que la afirmacion de, al menos, tres dimensiones del desarrollo sostenible y, en consecuencia, de los ODS, impregnara todos los compromisos, politicas y programas que se ejecuten en esta materia. Es un enfoque global y universal en el que no se descuidan los aspectos mas relevantes del desarrollo. Segun la Resolucion 70/1: <<los presentes Objetivos y metas son universales y afectan al mundo entero, tanto a los paises desarrollados como a los paises en desarrollo, son de caracter integrado e indivisible y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible>>.

La evolucion de la nocion de desarrollo sostenible ha propiciado un marco muy amplio en el que no sera facil determinar las consecuencias politicas y juridicas de una nocion de este tipo. En realidad, <<la nocion de desarrollo sustentable es intrinsecamente compleja y su aplicacion obliga a los gobiernos a pensar de manera relativamente diferente a lo que han estado habituados>> (52). El examen de los instrumentos internacionales que recogen esta nocion nos lleva a concluir que, unas veces, derivan compromisos de naturaleza meramente politica y, otras veces, es posible advertir ciertas obligaciones de caracter juridico.

La combinacion de las tres dimensiones puede propiciar, en algunos casos, la existencia de una norma y la aparicion de principios sectoriales que inspiran y constrinen el comportamiento de los Estados. Los diversos instrumentos politico-juridicos que han abordado el desarrollo han ido senalando estos principios (53). Los enfoques pueden ser muy diferentes y, desde la perspectiva doctrinal, se puede poner el enfasis en unos u otros de los principios sectoriales que conforman la nocion de desarrollo sostenible (54). Lo relevante es que <<el desarrollo sostenible ofrece tambien algunos principios y reglas de caracter sustantivo de diferente alcance y valor normativo para la elaboracion de politicas publicas y de normas juridicas internacionales que contribuyan a dicho objetivo>>. Entre estos principios se ha senalado, <<el principio de integracion de los aspectos economicos, sociales y ambientales que exige que tales dimensiones sean tenidas en cuenta en los procesos de adopcion y aplicacion de las decisiones politicas y de las normas juridicas internacionales>> (55).

La combinacion, por lo tanto, de las tres dimensiones basicas del desarrollo sostenible no tiene solo un contenido teorico sino que produce efectos en la practica tanto a la hora de implementar politicas y programas de desarrollo como en la imposicion de obligaciones de indole juridica. Por lo menos, las consecuencias de la definicion completa de desarrollo sostenible facilitan a los Estados, como poco, guias de conducta y objetivos que se deben alcanzar. El contenido de la Resolucion 70/1 apunta en esta direccion y propone un plan de actuaciones en el que se entremezclan las diversas dimensiones del desarrollo sostenible. En el punto 13 de la Declaracion se afirma que <<el desarrollo sostenible parte de la base de que la erradicacion de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, la lucha contra la desigualdad dentro de los paises y entre ellos, la preservacion del planeta, la creacion de un crecimiento economico sostenido, inclusivo y sostenible y el fomento de la inclusion social estan vinculados entre si y son interdependientes>>.

Esta claro el caracter complementario de las tres dimensiones del desarrollo sostenible. La incorporacion conjunta de estas dimensiones trae consigo una evolucion en el orden internacional y propicia la existencia de enfoques mucho mas amplios. La nocion de desarrollo sostenible abre las puertas a nuevas ramas del ordenamiento juridico internacional en las que confluyen aspectos de diversa naturaleza. Los ODS se proyectan, tambien, en esta linea y han creado un espacio propio y autonomo en el que adquieren sentido sectores especificos del orden internacional. Sin duda, la Declaracion de Rio, de 1992, representa <<un hito que senala la transicion desde el derecho internacional ambiental y el derecho internacional economico hacia un derecho internacional del desarrollo sustentable>> (56). En la actualidad, el enfoque de desarrollo sostenible ha penetrado en las reglas y normas que regulan el Derecho Internacional Economico asi como en las pautas de conducta y los principios que tiene en cuenta la proteccion internacional del medio ambiente. Asimismo, queda establecida la vinculacion del desarrollo sostenible con la proteccion internacional de los derechos humanos (57).

En definitiva, la incorporacion de, al menos, tres dimensiones al concepto de desarrollo produce unas consecuencias practicas de primer orden. Por un lado, facilita la adopcion de criterios que sirvan para el logro de los objetivos y metas que quedan reflejados en la Agenda 2030. Con seguridad, ofrece un marco conceptual, politico y normativo que, mas alla de la existencia o no de obligaciones precisas, impone principios, codigos de conducta, pautas y objetivos. Con ello, se hace realidad el compromiso <<de trabajar sin descanso a fin de conseguir la plena implementacion de la presente Agenda de aqui a 2030>>. Por otro lado, permite que el desarrollo se conciba de manera completa e integrada y que los objetivos y metas, que se incluyen en la Resolucion 70/1, puedan alcanzarse a traves de los mecanismos mas apropiados. La funcion del orden internacional sera determinante pues <<el objetivo en la actualidad debe ser no tanto determinar el significado, alcance y naturaleza del concepto de desarrollo sostenible sino identificar como puede ser implementado por medio del Derecho internacional>> (58). Por ultimo, la aplicabilidad de los ODS queda mas despejada puesto que se parte, desde el principio, de los diversos componentes que integran la nocion de desarrollo. Como se ha dicho:

l'adoption d'un cadre post-2015 audacieux et large ne garantit pas que les pays reussiront a s'attaquer aux quatre dimensions du developpement durable. Pourtant, il semble difficile d'imaginer que des progres significatifs puissent etre realises en termes d'eradication de la pauvrete, de promotion du developpement economique, d'inclusion sociale et de promotion de la durabilite environnementale sans un cadre commun international. C'est pourquoi la reussite de l'adoption d'un ensemble d'objectifs audacieux et operationnels est si importante (59).

Las dimensiones del desarrollo sostenible han sido afirmadas, de manera paulatina, y se han reflejado, como decimos, en numerosos instrumentos sobre la materia. En la actualidad, no seria posible entender el desarrollo sostenible, y menos extraer consecuencias practicas de esta nocion, sin tener en cuenta el crecimiento y el desarrollo economico; sin propiciar el desarrollo social poniendo al ser humano en el centro de las politicas de desarrollo (60); y sin establecer una indisoluble vinculacion entre desarrollo y medio ambiente (61).

Con ello, podemos apreciar, con nitidez, algunas de las consecuencias que se derivan de cada una de las dimensiones de las que se ha dotado al desarrollo sostenible tanto en su concepcion teorica como en su contenido practico. Dimensiones que, ademas, se pueden ir ampliando, como se sabe, en lo relativo a los aspectos institucionales y de seguridad del desarrollo y en el ambito de los aspectos de caracter cultural (62).

i) El desarrollo sostenible se situa en el marco apropiado para crear las condiciones que aseguren un esquema economico que permita el logro de los ODS. En el Programa de Desarrollo se senalaba que <<si bien el fin de la guerra fria ha fomentado un nuevo espiritu de dialogo y cooperacion a nivel politico en el mundo entero, es necesario mejorar el entorno economico internacional de manera que sea mas favorable al desarrollo socioeconomico de los paises en desarrollo, especialmente mediante el cumplimiento de los compromisos convenidos en las conferencias importantes de las Naciones Unidas celebradas recientemente>> (63). El desarrollo sostenible tiene, con toda seguridad, un contenido de caracter economico y su ejercicio y efectividad dependen, tambien, de las circunstancias economicas. La Declaracion con motivo del Cincuentenario de las Naciones Unidas, en el primer parrafo de los dedicados al desarrollo, senalo que <<un entorno economico internacional dinamico, vigoroso, libre y equitativo es indispensable para el bienestar de la humanidad y para la paz, la seguridad y la estabilidad internacionales>>.

Desde el principio, la vinculacion entre crecimiento economico y desarrollo ha sido una constante en la escena internacional y los diferentes instrumentos que se ocupan del desarrollo no han dejado de senalar, con trazo grueso, esta relacion. Los ODS apuntan, con reiteracion, en esta direccion. La Resolucion 70/1, en el parrafo 3, indica que <<estamos resueltos tambien a crear las condiciones necesarias para un crecimiento economico sostenible, inclusivo y sostenido, una prosperidad compartida y el trabajo decente para todos, teniendo en cuenta los diferentes niveles nacionales de desarrollo y capacidad>>.

El desarrollo sostenible debe concebirse en el marco del Derecho Internacional Economico. Por esto, segun V. Abellan Honrubia, <<una de las propuestas mas sugestivas y audaces para la promocion del desarrollo de los paises en vias de desarrollo llevada a cabo por las N.U., es (fue) la contemplada en la Declaracion sobre el establecimiento de un Nuevo Orden Economico Internacional>> (64). Se trata de poner el enfasis en que el establecimiento de normas en materia de derecho internacional economico debe suponer la inclusion de la normativa referente al desarrollo. En la actual sociedad internacional, las cuestiones relativas al desarrollo no presentan un caracter marginal sino que, por el contrario, ocupan un lugar central en los procesos de creacion de normas en el ambito economico. El Derecho Internacional Economico tiene como una de sus partes centrales el derecho al desarrollo. Por esto, <<si un nouvel ordre doit se metre progessivement en place dans le domaine economique, il devra se construire en associant etroitement les principes du droit international du developpement: le sous-developpement reste l'un des problemes majeurs de l'economie mondiale>> (65).

La comunidad internacional, con mayor o menor exito, ha puesto en marcha numerosas estrategias destinadas a garantizar el crecimiento y el desarrollo economico. El logro de los ODS no seria posible fuera de un marco economico que permita el crecimiento y que favorezca los componentes de desarrollo. El punto 13 de la Resolucion 70/1 se expresa con toda nitidez en esta linea. La expresion <<crecimiento economico sostenido>> se repite hasta la saciedad en la Agenda 2030 y se constituye en uno de los fundamentos para el logro de los ODS.

El ?fracaso? del N.O.E.I. y la dificil aceptacion, por la comunidad internacional, de las normas en materia de desarrollo, no impide que el conjunto de normas que disene el Derecho Internacional Economico tengan en cuenta el objetivo de desarrollo sostenible. La propia Resolucion sobre el Derecho al Desarrollo establece esta vinculacion entre orden economico y derecho al desarrollo en el parrafo 3, del articulo 3, cuando dispone que <<los Estados deben realizar sus derechos de modo que promuevan un nuevo orden economico internacional basado en la igualdad soberana, la interdependencia, el interes comun y la cooperacion entre todos los Estados, y que fomenten la observancia y el disfrute de los derechos humanos>>. Relacion que, sin duda, aporta viabilidad a la consecucion de los ODS. La cooperacion en el ambito economico es, por lo tanto, una condicion necesaria para que se alcancen estos objetivos y, en verdad, los Estados han asumido el compromiso de conducir su comportamiento en el marco del crecimiento economico sostenido.

El Derecho Internacional economico no tendria, por lo tanto, como unicas metas regular las relaciones economicas entre los Estados y otros entes que intervienen en las relaciones internacionales, sin tener en cuenta objetivos tales como la promocion y defensa de los paises en desarrollo. Resulta innegable que este sector del ordenamiento juridico internacional ha evolucionado, de manera lenta, en un sentido mas justo y mas conforme con los intereses de los paises mas debiles (66). Esta tambien impregnado de la defensa de intereses comunes que van mas alla de las posiciones concretas que adopten, en cada caso, los Estados y las Organizaciones internacionales en la defensa de sus posiciones particulares.

La dimension economica del desarrollo sostenible es fundamental para poder afirmar el significado de esta nocion en el orden internacional y, sobre todo, para extraer consecuencias y efectos juridicos de las pautas y guias de comportamiento que se fijan en los ODS. Sin crecimiento economico no es posible alcanzar estos objetivos por mas que dicho crecimiento deba ser, necesariamente, sostenido. Solo se puede lograr el desarrollo sostenible mediante el crecimiento economico. Las relaciones economicas, en la escena internacional, se proyectan ahora sobre un marco mucho mas general y como una dimension sobresaliente para el logro de los ODS.

ii) El desarrollo sostenible tiene, tambien, una dimension social. Todos los instrumentos que se han adoptado en esta materia resaltan esta dimension y ponen el acento en las implicaciones que, en lo social, tiene el desarrollo. En efecto, <<el desarrollo economico, basado tan solo en el incremento de la tasa de crecimiento y en la transferencia de recursos financieros en favor de los paises en vias de desarrollo, no era suficiente si no implicaba tambien la justicia social en forma de reduccion de la pobreza, el analfabetismo y las enfermedades o de la igualdad entre hombre y mujer; es decir, si no proporcionaba ventajas materiales y morales a las personas>> (67). Se abre, por lo tanto, una nueva dimension en materia de desarrollo que se puede conceptuar como la busqueda del desarrollo social (68).

La erradicacion de la pobreza se ha constituido en el principal objetivo de los Objetivos de Desarrollo. La Declaracion del Mileno, en 2000, en su punto 11, establecia que <<no escatimaremos esfuerzos para liberar a nuestros semejantes, hombres, mujeres y ninos, de las condiciones abyectas y deshumanizadoras de la pobreza extrema, a la que en la actualidad estan sometidos mas de 1.000 millones de seres humanos. Estamos empenados en hacer realidad para todos ellos el derecho al desarrollo y a poner a toda la especie humana al abrigo de la necesidad>>. El primero de los ODM va ser, precisamente, <<erradicar la pobreza extrema y el hambre. Esta es la mas solida y amplia consideracion social>>. Los ODS tambien ponen el acento en esta cuestion. En el punto 2 de la Resolucion 70/1 se indica que <<la erradicacion de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafio a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible>>. El primero de los ODS es, en particular, <<poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo>>. La importancia de lo social queda, entonces, garantizada en la Agenda 2030.

El desarrollo no se vincula solo al crecimiento economico y a las inversiones y flujos financieros sino que, paulatinamente, ha ido adquiriendo un caracter social. Incluso, el desarrollo ha ido mas alla de la mera proteccion del medio ambiente. Se dice que <<el desarrollo sustentable implica no solo limitar la actividad economica para preservar y proteger el medio ambiente, sino abordar el desarrollo con un enfoque que enfatiza la importancia fundamental de la equidad dentro del sistema economico. Esta equidad es a la vez intrageneracional, en el sentido de que persigue corregir el desequilibrio en materia de riqueza y desarrollo economico entre el mundo desarrollado y el mundo en desarrollo dandole prioridad a las necesidades de los pobres, como intergeneracional, en el sentido de que busca una justa distribucion de costos y beneficios a traves de las generaciones>> (69).

La dimension social del desarrollo tiene, sin embargo, dos vertientes complementarias: Por un lado, lo social en materia de desarrollo conlleva la afirmacion del desarrollo humano. El ser humano, gracias a la introduccion de una <<nueva dimension etica en la consideracion de las relaciones economicas internacionales>> (70), comienza a ser el destinatario de normas internacionales en materia no solo de proteccion de los derechos humanos en sentido estricto, sino, tambien, de conservacion y mejora del medio ambiente, y del crecimiento y desarrollo economicos. Con ello, se establece una clara vinculacion entre desarrollo y proteccion de los derechos humanos que va a tener consecuencias no solo politicas sino tambien, de naturaleza juridica.

El surgimiento y formacion de nuevos derechos y el fortalecimiento de derechos de contenido social, ya reconocidos, seran las principales consecuencias de esa vinculacion. En la Resolucion 70/1 se reconoce que <<la dignidad de la persona humana es fundamental>> y, al mismo tiempo, la nueva agenda se fundamenta en <<la Declaracion Universal de Derechos Humanos, los tratados internacionales de derechos humanos>>. En concreto el punto 19 de la Declaracion, de 2015, sostiene que <<reafirmamos la importancia de la Declaracion Universal de Derechos Humanos, asi como de otros instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos y el derecho internacional. Ponemos de relieve que, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, todos los Estados tienen la responsabilidad de respetar, proteger y promover los derechos humanos y las libertades fundamentales de todas las personas, sin hacer distincion alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religion, opinion politica o de cualquier otra indole, origen nacional o social, posicion economica, nacimiento, discapacidad o cualquier otra condicion>>.

Todo ello, sin entrar, ademas, en la consideracion del desarrollo como derecho humano y las implicaciones teoricas y practicas que tiene una afirmacion de este tipo. En realidad <<el desarrollo se entiende como derecho humano, caracterizado por ser multidimensional en sus objetivos y componentes, tener diferentes titulares (en la medida que el desarrollo se predica de personas y de colectivos), por ser de realizacion progresiva (proceso de mejoramiento y satisfaccion de necesidades siempre perfectible) y de implementacion tanto en la esfera nacional como la internacional>> (71).

Por otro lado, la dimension social del desarrollo nos lleva a considerar multiples aspectos que estan presentes en las finalidades que persigue el desarrollo sostenible. La formulacion de los ODS descansa, principalmente, en el logro de objetivos de contenido social. Buena parte de los 17 ODS se dirigen a cubrir necesidades de caracter social y, en algunos casos, los objetivos economicos y medio ambientales en sentido estricto se formulan en terminos sociales.

A pesar de que la expresion <<desarrollo social>> no se haya empleado mucho en la Resolucion 70/1, la mera lectura de la Declaracion y los objetivos y metas de la nueva agenda 2030 expresan, con toda transparenciaa, la relevancia que se otorga a los contenidos sociales.

Diversos aspectos de los ODS tienen un significado social y, en verdad, se cubren las principales areas en las que deben lograrse objetivos sociales. La educacion, la salud, la vivienda y el empleo, como mas significativos, estan presentes en la nocion de desarrollo sostenible. Aparecen bien de manera autonoma en algunos de los ODS o bien se insertan, con naturalidad, en el marco de algunos de los ODS de contenido social que se formulan con mayor amplitud. En el fondo, la dimension social de los ODS esta presente y reafirma el contenido social de la nocion de desarrollo sostenible hasta el punto de que no seria posible concebir esta nocion y las consecuencias politicas y juridicas que se derivan sin tener muy en cuenta los componentes sociales del desarrollo.

iii) No seria posible comprender el desarrollo sostenible si se prescinde de la dimension ambiental. Sin duda, <<la proteccion del medio ambiente es uno de principales objetivos de la Comunidad internacional y un componente esencial del desarrollo sostenible>> (72). Precisamente el desarrollo ha llegado a entenderse como desarrollo sostenible por la incorporacion plena de las cuestiones relativas a la proteccion internacional del medio ambiente. El punto 3 de la Declaracion de 2015 expresa el compromiso de <<garantizar una proteccion duradera del planeta y sus recursos naturales>>. El conjunto de la Resolucion 70/1 esta impregnado de referencias en las que se destaca la dimension medioambiental del desarrollo. En el punto 7 de la Declaracion se aspira, en particular, a <<un mundo en el que reafirmemos nuestros compromisos sobre el derecho humano al agua potable y al saneamiento, donde haya mejor higiene y los alimentos sean suficientes, inocuos, asequibles y nutritivos; un mundo cuyos habitats humanos sean seguros, resilientes y sostenibles y donde haya acceso universal a un suministro de energia asequible, fiable y sostenible>>. Los ODS, ademas del contenido social, inciden en la cuestion medioambiental. Buena parte de estos objetivos se destinan a cuestiones de esta indole. En particular, <<combatir el cambio climatico; conservar y utilizar sosteniblemente los oceanos, los mares y los recursos marinos; y proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificacion, detener e invertir la degradacion de las tierras y detener la perdida de biodiversidad>>.

La incorporacion del medio ambiente a la nocion de desarrollo ha sido progresiva y se ha plasmado en numerosos instrumentos internacionales. Era necesario que el crecimiento economico viniese acompanado de la cuestion medioambiental. En el punto 33 de la Declaracion, de 2015, se afirma que el <<desarrollo social y economico depende de la gestion sostenible de los recursos naturales de nuestro planeta. Por ello, estamos decididos a preservar y utilizar sosteniblemente los oceanos y los mares, los recursos de agua dulce y los bosques, las montanas y las zonas aridas, y a proteger la diversidad biologica, los ecosistemas y la flora y fauna silvestres>>. Se instauro, asi, una vinculacion muy estrecha entre el desarrollo economico y el medio ambiente a pesar de pertenecer a dos sectores distintos del orden internacional.

Es, sobre todo, a partir de 1992 cuando se produce esta vinculacion y surge, con intensidad, el concepto de desarrollo sostenible. En efecto, <<la integracion de la proteccion del medio ambiente y el desarrollo economico era un objetivo importante de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, expresado en el Principio 4 de la Declaracion de Rio>> (73). A partir de entonces, solo se puede abordar la nocion de desarrollo sostenible sobre la base de la consideracion, muy particular, del componente correspondiente al medioambiente.

La incorporacion progresiva de diferentes dimensiones a la nocion de desarrollo sostenible refuerza, con toda seguridad, este concepto y promueve que pueda adquirir la categoria de principio del que vayan emanando obligaciones. No obstante, es posible que la nocion pierda algunos aspectos de su autonomia conceptual y normativa y que quede condicionada por los componentes, con los derechos y obligaciones que derivan de esas dimensiones. En otras palabras, si bien las dimensiones de la nocion de desarrollo sostenible enriquecen la plasmacion de un principio politico-juridico al respecto y, por ende, el cumplimiento de los ODS, sin embargo, se suscita la cuestion de si la proliferacion de dimensiones no debilita, en algun modo, la formulacion del desarrollo sostenible como un principio estructural del orden internacional.

Conclusiones

La formulacion de los ODS responde a la voluntad de los Estados de crear un mundo mejor y poner fin a la pobreza y a las desigualdades en la sociedad internacional. La nueva Agenda 2030 es un plan muy ambicioso que senala principios y pautas de comportamiento para los Estados y que implica, tambien, al conjunto de los actores que intervienen en la sociedad internacional contemporanea. Pero el marco en el que se deben ejecutar estos objetivos debe incorporar componentes de caracter juridico y no solo elementos de naturaleza politica. No se trata de buscar tan solo formulaciones meramente politicas cuyo incumplimiento no entrane ningun tipo de responsabilidad internacional. El modo en que los Estados han proclamado los ODS hace referencia tanto al principio que sustenta el desarrollo como a las principales dimensiones a traves de las cuales se manifiesta en la actualidad este nocion. Es dificil precisar la nocion de desarrollo sostenible y su significado resulta complicado reducirlo a terminos juridicos. Por lo menos, <<a pesar de que es posible identificar los componentes principales del concepto, dista mucho de saberse cuales son sus consecuencias normativas especificas, o incluso como se relacionan entre si o con el derecho de los derechos humanos y el derecho internacional economico>> (74).

La unica forma de reconocer la eficacia de los ODS sera precisando, cada vez mas, el contenido de la nocion de desarrollo sostenible y vinculandola a algunos de los principios esenciales del orden internacional. De esta nocion emanan principios, normas, guias y pautas de comportamiento y se combinan, a veces con dificultades para distinguir, compromisos politicos y algunas obligaciones de comportamiento con significacion juridica. En todo caso, la nocion ha contribuido a fortalecer algunos sectores del ordenamiento juridico internacional. En particular, <<el vigoroso compromiso de la comunidad internacional con el concepto de desarrollo sustentable ha tenido un apreciable impacto en la evolucion del derecho internacional ambiental existente y en el desarrollo del nuevo derecho>> (75). No se deben ocultar, por lo tanto, los efectos que la Nueva Agenda 2030 puede producir en el orden internacional y, por lo menos, el modo en el que refuerza el principio de desarrollo sostenible, como un principio autonomo de este orden.

Los ODS son el ultimo escalon que debe conducir al desarrollo sostenible a su afirmacion y consagracion como principio estructural del derecho internacional del tiempo presente y seria conveniente que los Estados comenzasen a extraer consecuencias del ingente numero de compromisos que se contienen en la Nueva Agenda 2030. Por ello, los ODS no se deben entender como un mero plan de accion de caracter programatico sino, tambien, como un instrumento capaz de forzar a los Estados que integran la comunidad internacional a asumir sus obligaciones en los campos cubiertos por el desarrollo sostenible. La aceptacion de los ODS ha sido universal, como universal fue la aprobacion y el proceso de ejecucion de los ODM. Este caracter universal debe conducir a la formacion de un principio estructural reconocido por los Estados, por la doctrina cientifica y por la jurisprudencia internacional. Nada impide, en la actualidad, que el desarrollo sostenible pase a formar parte de los principios que estructuran el orden internacional y de los que derivan las principales normas que regulan la convivencia en la comunidad internacional.

La existencia de diversas dimensiones en la nocion de desarrollo sostenible no debe confundir a la hora de especificar las obligaciones que derivan de una nocion de este tipo. Tampoco debe hacer mas compleja y abigarrada dicha nocion. La combinacion de esas dimensiones debe favorecer el surgimiento de obligaciones precisas en aquellos campos que no estan cubiertos por ningun otro de los principios esenciales del orden internacional. Al mismo tiempo, estas dimensiones cumplen la funcion de reforzar la proteccion de los derechos reconocidos y, tambien, incidir en aquellas materias que precisan una mayor aceptacion por parte de la comunidad internacional. La dimension economica senala un marco de actuacion en el que la integracion economica (76) de los Estados se configura como un factor fundamental para alcanzar el crecimiento y desarrollo economicos. Todo ello, sin descuidar que ha de tratarse de un desarrollo economico sostenido. La dimension social perfila derechos de contenido social y los fortalece en los sistemas universales y regionales de proteccion de los derechos humanos y, al mismo tiempo, lanza un reto de grandes dimensiones para la comunidad internacional al asumir el compromiso politico de erradicar el hambre y la pobreza del planeta (77). La dimension ambiental refuerza, tambien, el papel del principio de la proteccion internacional del medio ambiento en el orden internacional y perfila los sectores mas relevantes en los que debe incidir la comunidad internacional en la proteccion de los ecosistemas. Esta dimension es fundamental para entender la nocion de desarrollo sostenible (78).

La Declaracion de 2015, como ultimo paso hasta ahora del desarrollo sostenible, supone la rebelion de aquellos principios que no han logrado alcanzar la categoria de principios estructurales del orden internacional y, asimismo, la beligerancia de aquellos otros principios que no quieren permanecer en el ambito de las obligaciones <<vaporosas>>. El principio del desarrollo y el principio de la proteccion internacional del medioambiente aspiran a conformarse como principios estructurales del orden internacional de los que deriven normas precisas y que impongan obligaciones para los Estados y otros actores de las relaciones internacionales y que otorguen derechos. En definitiva, que la formulacion de algunos de los compromisos asumidos por estos principios entranen responsabilidad internacional.

Los principios de la proteccion de los derechos humanos y de la cooperacion internacional, reconocidos y consolidados en el orden internacional, pretenden llenarse de contenido desde que fueron proclamados como principios fundamentales. Por una parte, los derechos de contenido social precisan, ciertamente, de un impulso decidido de la comunidad internacional y de la instauracion de mecanismos que aseguren su cumplimiento. Por otra parte, la cooperacion debe expresarse no solo en una obligacion generica sino a traves de obligaciones precisas de cooperar para el logro del desarrollo sostenible. En esto tendran una importancia capital los principios sectoriales que derivan de la nocion de desarrollo sostenible.

La realidad se impone. La Agenda 2030 supone el reconocimiento de compromisos politicos, la definicion de guias de conducta, el establecimiento de pautas de comportamiento y la aceptacion por lograr el desarrollo sostenible en todas sus manifestaciones. Pero, al final, correspondera a los Estados el cumplimiento de todas estas indicaciones. En verdad,
   the primary enforcers of international norms remain the states
   themselves, and although sustainable development may be used by
   judges, it is not addressed to them. It is addressed to legal
   subjects, i.e., states. States are under an obligation to pursue
   sustainable development; they are bound by an obligation of means,
   and by implementing these countless treaties they contribute, day
   after day, to progressively making sustainable development
   requirements real (79).


RECIBIDO: 4 DE JULIO DE 2016 / ACEPTADO: 29 DE JULIO DE 2016

DOI: 10.15581/010.32.9-48

Castor Miguel DIAZ BARRADO

Catedratico de Derecho Internacional Publico y Relaciones Internacionales

Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

castordiaz1@gmail.com

* El presente trabajo forma parte del proyecto de la Catedra sobre desarrollo y erradicacion de la pobreza (SDG-FUND y URJC) V528; y del proyecto I+D titulado <<Actores economicos internacionales y derechos humanos. Especial relevancia para Espana>>. DER2014- 55484-P. Se realiza, tambien, en el marco de las Acciones de Dinamizacion, <<Redes de Excelencia>>, del Plan Nacional de I+D+I <<Nuevos Desafios del Derecho Internacional>> (Ref. DER2015-69273-REDT), MINECO/FEDER,UE>>.

(1) Preambulo, <www.un.org/sustainabledevelopment/es/2 015/09/la-asamblea- general-adopta-laagenda-2030-para-el- desarrollo-sostenible/>.

(2) Algunos titulos de interes: Parris, Th. M. y Kates, R. W., <<Characterizing and measuring sustainable development>>, Annual Review of Environment and Resources, vol. 28 (2003), pp. 559-586; Sachs, J. D., <<From Millennium Development Goals to Sustainable Development Goals>>, <www.thelancet.com>, vol. 379 ('une, 2012); Quental, N.; Lourenco, J. M. y Nunes da Silva, F., <<Sustainable development policy: goals, targets and political cycles>>, Sustainable Development, vol. 19, Issue 1 (January/February 2011), pp. 15-29; Voigt, Ch., Sustainable Development as a Principle of International Law. Resolving Conflicts between Climate Measures and WTO Law, Leiden, 2009; Schrijver, N., The Evolution of Sustainable Development in International Law: Inception, Meaning and Status, Leiden 2008 (The Evolution of Sustainable Development in International Law: Inception, Meaning and Status, RCADI, vol. 329 [2007], pp. 217-412); Barral, V., Le developpement durable en droit international. Essai sur les incidences juridiques d'une norme evolutive, Paris, 2015; y <<Sustainable Development in International Law: Nature and Operation of an Evolutive Legal Norm>>, EJIL, vol. 23, no. 2 (2012), pp. 377-400; Cordonier Segger, M. C.; Ghering, M. W. y Newcombe, A., Sustainable Development in word investment international, Kluwer Law International, 2011; Rodrigo Hernandez, A. J., El desafio del desarrollo sostenible: los principios de derecho internacional relativos al desarrollo sostenible, Fundacion Privada Centro de Estudios Internacionales, Barcelona, 2015; Juste Ruiz, J., <<El principio del desarrollo sostenible en el Derecho internacional y europeo del Ambiente: Algunas reflexiones conclusivas>>, Il principio dello sviluppo sostenibile nel Diritto internazionale ed Europeo dell'ambiente, Societa Italiana di Diritto Internazionali, xi Congreso, Alghuero 16-17 giugno 2006, 2007, pp. 333-356; Mercado Pacheco, P., <<Desarrollo sostenible y gobernanza: retoricas del derecho global y de la justicia ambiental>>, Derecho, globalizacion, riesgo y medio ambiente, Valencia, 2012; Bermejo Garcia, R., <<El derecho al desarrollo: un derecho complejo de contenido variable>>, ADI (1985), pp. 211243; MaTSUI, Y., <<The road to sutainable development: evolution of the concept of development in the UN>>, en GinTHER, K. y otros, Sustainable development and good governance, Dordrecht, 1995, pp. 53-71; y Tladi, D., Sustainable development in International Law, Preotia, 2007.

(3) Se ha dicho que <<este ano representa un momento historico a nivel mundial. Estamos siendo testigos de la construccion de una nueva agenda de desarrollo que definira que objetivos debe alcanzar la humanidad no solo para satisfacer sus necesidades basicas, sino tambien para garantizar una vida digna a las generaciones presentes y futuras. Ante problematicas tan devastadoras como la extrema pobreza, la enorme desigualdad entre las personas, la inequidad entre generos y una creciente degradacion ambiental, los paises decidieron este ano adoptar un nuevo marco de trabajo para los proximos 15 anos que reemplazara los Objetivos del Milenio>>, ABC de los objetivos de desarrollo sostenible: la importancia de la dimension ambiental en la nueva agenda mundial de desarrollo, Colombia, 2015, p. 3.

(4) Banco Interamericano de Desarrollo. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio en America Latina y el Caribe: retos, accionesy compromisos, Washington, D.C., 2004, p. 8. Vid., tambien, Sanahuja J. A., <<De los Objetivos del Milenio al desarrollo sostenible: Naciones Unidas y las metas globales post-2015>>, en Mesa, M., Focos de tension, cambio geopolitico y agenda global, Anuario 2014-2015, Fundacion Cultura de Paz, 2015, pp. 49-83.

(5) Objetivos de desarrollo sostenible, Guia de implementacion nacional para OSC dedicadas a SDSR, London, 2015, p. 2.

(6) Lunn, J.; Downing, E. y Booth, L., <<The Sustainable Development Goals and the post-2015 development agenda>>, Briefing Paper, n. 7291 (28 September 2015), p. 23.

(7) Como lo ha indicado Rodrigo, A. J., <<El objetivo hoy consiste en mejorar la implementacion del desarrollo sostenible por medio del Derecho internacional>>, El desafio del desarrollo sostenible, cit., p. 175.

(8) Bermejo Garcia, R., <<El derecho al desarrollo ...>>, cit., p. 219. Un trabajo reciente y de mucho interes Faraminan Gilbert, J. M., <<Avances hacia una conceptualizacion del desarrollo sostenible>>, en VI Ecuentro Luso-espanol de Profesores de Derecho Internacional y Relaciones internacionales, <<Desarrollo sostenible y Derecho Internacional>>, Valencia 24-25 de junio de 2016.

(9) Vid., Lunn, J.; Downing, E. y Booth, L., <<The Sustainable Development Goals ...>>, cit., pp. 6 ss.

(10) A/Res/70/1, 21 de octubre de 2015, parr. 11; y Rodrigo, A. J., El desafio del desarrollo sostenible, cit., pp. 22-43.

(11) Ademas, <<la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social, el Programa de Accion de la Conferencia Internacional sobre la Poblacion y el Desarrollo, la Plataforma de Accion de Beijing y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. Reafirmamos tambien las actividades de seguimiento de esas conferencias, incluidos los resultados de la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Paises Menos Adelantados, la Tercera Conferencia Internacional sobre los Pequenos Estados Insulares en Desarrollo, la Segunda Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Paises en Desarrollo Sin Litoral y la Tercera Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Reduccion del Riesgo de Desastres>>, A/Res/70/1, 21 de octubre de 2015, parr. 11.

(12) Caride Gomez, J. A., <<Nuevas perspectivas para un futuro viable: los Objetivos de Desarrollo del Milenio>>, Revista de Educacion, numero extraordinario (2009) (ejemplar dedicado a: Educar para el desarrollo sostenible), pp. 77-78.

(13) Naciones Unidas, Objetivos de Desarrollo del Milenio, Informe de 2015, Nueva York, 2015. Tambien, Caride Gomez, J. A., <<Nuevas perspectivas para un futuro viable ...>>, cit.

(14) Sanahuja, J. A. y Tezanos, S., <<Del milenio a la sostenibilidad: en ruta hacia la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible>>, Revista Temas, 254-255, Nueva agenda global de desarrollo, p. 16.

(15) Para A. J. Rodrigo, se configura como un objetivo politico, El desafio de desarrollo sostenible, cit., pp. 63 ss. Lo que esta claro es que el desarrollo sostenible se concibe, en la actualidad, como uno de los principales propositos de las Naciones Unidas, Rodrigo, A. J., <<El desarrollo sostenible como uno de los propositos de las Naciones Unidas>>, en Pons, X., Las Naciones Unidas desde Espana. 70 Aniversario de las Naciones Unidas. 60 Aniversario del ingreso de Espana en las Naciones Unidas, Barcelona, 2015, pp. 265-291.

(16) Lan, X.; Sachs, J. D.; SchmidT-Traub, G. y Tubiana, L., Definir des objectifs de developpement durable a l'horizon 2030, Janvier 2013.

(17) Sin olvidar la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, en Johannesburgo, Sudafrica, 2002. En esta Cumbre se asume <<la responsabilidad colectiva de promover y fortalecer, en los planos local, nacional, regional y mundial, el desarrollo economico, desarrollo social y la proteccion ambiental, pilares interdependientes y sinergicos del desarrollo sostenible>>, parr. 5. En particular, ser reconoce que <<la erradicacion de la pobreza, la modificacion de pautas insostenibles de produccion y consumo y la proteccion y ordenacion de la base de recursos naturales para el desarrollo social y economico son objetivos primordiales y requisitos fundamentales de un desarrollo sostenible>>, parr., 11.

(18) A/CONF.216/L.1, 19 de junio de 2012, parrs. 3 y 4.

(19) Lo que queda claro es <<su caracter evolutivo que ha permitido incorporar nuevas aspiraciones, metas o problemas>>, Rodrigo, A. J., El desafio del desarrollo sostenible, cit., p. 59.

(20) Martens, J., <<Hacia un marco de objetivos universales de sostenibilidad como parte de una agenda post-2015, la agenda de desarrollo post-2015: ?mas de lo mismo o el principio de la transicion?>>, Economistas Sin Fronteras, Dossieres EsF, no. 11 (septiembre de 2013).

(21) Acto de investidura de Boutros-Ghali, Universidad Carlos III de Madrid, 1994, p. 22.

(22) En la Resolucion de la A.G. 70/1 <<se dice que <<en nombre de los pueblos a los que servimos, hemos adoptado una decision historica sobre un amplio conjunto de Objetivos y metas universales y transformativos, de gran alcance y centrados en las personas. Nos comprometemos a trabajar sin descanso a fin de conseguir la plena implementacion de la presente Agenda de aqui a 2030. Reconocemos que la erradicacion de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafio a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible>>, parr. 2.

(23) Para V. Claerebout <<le developpement durable est un objectif, qui peut constituer l'objet et le but des traites et instruments juridiques internationaux. Il est a notre sens inexact de le considerer comme un principe juridique. <<L'agenda 21 emploie le terme <<principe d'action>>, qui eloigne le concept du sens juridique pour se limiter a l'idee d'une ligne directrices de l'action a mener, et/ou de l'encadrement de cette action>>. La CIJ ne se refere pas au developpement durable en tant que principe, mais bien en tant que concept, notamment dans l'affaire Gabcikovo-Nagymaros (...)>>, Claerebout, V., Le developpement durable en droit international: mise en Lvre juridique et instrumentalisation du concept, Universite de Nice, 2011.

(24) Rodrigo, A. J., El desarrollo sostenible como uno de los propositos de las Naciones Unidas, cit.

(25) En efecto, <<un campo especialmente abonado a la utilizacion de instrumentos de soft law es el del desarrollo sostenible. La recurrente falta de acuerdo, la dificultad para el acercamiento de posiciones enfrentadas tanto desde el punto de vista economico como desde el medioambiental, y la existencia de instituciones flexibles y poco consolidadas, abocan a utilizar mecanismos que per se no tienen fuerza vinculante, como es el caso de resoluciones, declaraciones, programas, estrategias, codigos de conducta, informes, etc., todos ellos agiles y ductiles, aunque no seguros legalmente hablando>>, Chicharro, A., <<El caracter de soft law de los instrumentos internacionales sobre desarrollo sostenible>>, Desafios de los Estudios del Desarrollo, Actas del I Congreso Internacional de Estudios del Desarrollo, Santander, 14-16 de noviembre de 2012, Red Espanola de Estudios del Desarrollo, mayo 2013, p. 1016.

(26) Asamblea General de las Naciones Unidas, A/69/PV.101, p. 26.

(27) Abellan Honrubia, V., <<Algunas consideraciones sobre el Nuevo Orden Economico Internacional>>, R.F.D.U.C., ONU ano XL, Madrid, 1987, p. 217.

(28) En particular, en la Resolucion 70/1 se dice que <<los nuevos Objetivos y metas entraran en vigor el 1 de enero de 2016 y guiaran las decisiones que adoptemos durante los proximos 15 anos. Todos trabajaremos para implementar la Agenda dentro de nuestros propios paises y en los planos regional y mundial, teniendo en cuenta las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de cada pais y respetando sus politicas y prioridades nacionales. Respetaremos tambien el margen normativo nacional para un crecimiento economico sostenido, inclusivo y sostenible, particularmente en los paises en desarrollo, pero siempre de manera compatible con las normas y los compromisos internacionales pertinentes. Reconocemos ademas la importancia que para el desarrollo sostenible tienen las dimensiones regionales y subregionales, la integracion economica regional y la interconectividad. Los marcos regionales y subregionales pueden hacer que sea mas facil traducir efectivamente las politicas de desarrollo sostenible en medidas concretas a nivel nacional>>, parr. 22. Para J. A. Sanahuja, <<la propuesta de objetivos post-2015 representa un gran avance como propuesta de--pacto global para el desarrollo--. Resitua en un marco multilateral, mas representativo y legitimo, la definicion de las metas globales, con las coaliciones de poder tradicionales en una posicion menos relevante que en el pasado>>, De los objetivos del milenio al desarrollo sostenible, cit., p. 78.

(29) Memoria del Secretario General sobre la labor de la Organizacion, Suplemento no. 1 (A/56/1), Nueva York, 2001, parrafo 11.

(30) En realidad, <<la unica forma de garantizar que la Agenda Post-2015 y los ODS se cumplan a nivel nacional es asegurando la participacion de la sociedad civil y de todos los otros actores involucrados (academia, comunidad cientifica y sector privado) en los procesos de toma de decision y en e l proceso general de implementacion. Como lo ha mencionado el Secretario General de Naciones Unidas, esta agenda exige una linea de accion verdaderamente participativa, receptiva y transformadora. Por ende, es necesario que los paises garanticen espacios donde los ciudadanos puedan enterarse de que esta pasando tanto a nivel internacional como nacional y regional, y de igual modo, encuentren una plataforma de debate publico donde se analice el proceso desde diferentes puntos de vista. El proceso de implementacion de la agenda es de todos, y la forma como comuniquemos la misma es tambien un reto importante que se debe asumir>>, ABC de los objetivos de desarrollo sostenible, cit., p. 23.

(31) Programa de Desarrollo, A/RES/51/240, 15 de octubre de 1997, parr. 5.

(32) Ibid., parr. 1.

(33) Para J. Gonzalez Campos estos principios <<expresan valores fundamentales que inspiran la estructura general de ese ordenamiento, en un determinado momento de su evolucion historica>> e <<informan el sistema juridico en su totalidad>>, Curso de Derecho Internacional Publico, Oviedo, 1983, pp. 39 y 40.

(34) Barral V., <<Sustainable Development in International Law: Nature and Operation of an Evolutive Legal Norm>>, The European Journal of International Law, vol. 23 no. 2 (2012), pp. 377 ss.

(35) Israel, J. J. <<Le droit au developpment>>, R.G.D.I.P. (1983), p. 27.

(36) Marino Menendez, F., <<El marco juridico internacional del desarrollo>>, en C. R. Fernandez Liesa, y F. M. Marino Menendez (coords.), El Desarrollo y la Cooperacion internacional, 1997, pp. 35-54.

(37) Flory, M., <<Mondialisation et Droit International du developpement>>, R.G.D.I.P. (1997-3), p. 610.

(38) Lo decia el Secretario General de las Naciones Unidas: <<como resultado de la globalizacion, poco a poco se esta empezando a comprender que el compromiso de todo el mundo para con los paises pobres, responde, no solo a un imperativo moral, sino tambien a un interes comun. Cada pais debe asumir la responsabilidad principal de sus propios programas de crecimiento economico y de reduccion de la pobreza. Sin embargo, librar al mundo del azote constituido por la pobreza extrema es un desafio para cada uno de nosotros. Es un desafio al que tenemos ineluctablemente que responder>>, Informe sobre la Cumbre del Milenio (El Papel de las Naciones Unidas en el siglo XXI. Documentos Oficiales, Nueva York, 2000), <www.un.org/es/events/pastevents/ millennium_summit/sg_report/full.htm>, parr. 188.

(39) Como nos recuerda A. Chueca Sancho, <<hace aproximadamente dos decadas, la doctrina internacional comienza a hablar de un grupo de Derechos que no nacen ni de la tradicion liberal ni de la tradicion socialista; se trata de los derechos de la tercera generacion o derechos de la solidaridad. Estos derechos pretenden responder a los principales retos a los que se enfrenta la Humanidad en el presente>>, El derecho al desarrollo en el ambito internacional, Desarrollo, maldesarrollo y cooperacion al desarrollo, Seminario de Investigacion para la paz, Zaragoza, 1997, p. 27. Para el Secretario General de las Naciones Unidas, <<la politica de desarrollo no es solo una cuestion economica en sentido estricto. El desarrollo no se da en el vacio. Requiere niveles minimos de seguridad para el ser humano y debe comportar participacion politica y respeto de los derechos humanos>>, Memoria del Secretario General sobre la labor de la Organizacion, Nueva York, 1999, p. 20, parr. 145.

(40) Como se senala el articulo 1, este derecho <<es un derecho humano inalienable en virtud del cual todo ser humano y todos los pueblos estan facultados para participar en un desarrollo economico, social, cultural y politico en el que puedan realizarse plenamente todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a contribuir a ese desarrollo y a disfrutar de el>>. Segunda, se situa a la persona humana en el centro de la titularidad del derecho al desarrollo, con independencia de que sean tambien titulares otros entes. Por esta razon, el articulo 2 afirma categoricamente que <<La persona humana es el sujeto central del desarrollo y debe ser el participante activo y el beneficiario del derecho al desarrollo>>. Por ultimo, se deja claro que el incumplimiento en materia de derecho humanos perjudica el ejercicio del derecho al desarrollo y, asi, el articulo 6, parrafo 3 de la Declaracion establece que <<los Estados deben adoptar medidas para eliminar los obstaculos al desarrollo resultantes de la inobservancia de los derechos civiles y politicos, asi como de los derechos economicos sociales y culturales>>.

(41) Conferencia Mundial de Derechos Humanos, Naciones Unidas, 1993, pp. 20-21. Esta posicion del Sr. Boutros Ghali va quedar bien reflejada en el texto de la Declaracion y en el Programa de Accion. Esto nos permite decir, con F. Marino Menendez, que el <<Documento Final>> de esta Conferencia <<hace una vigorosa reafirmacion del derecho al desarrollo como derecho universal e inalienable y como parte integrante de los derechos humanos fundamentales>>, Marino Menendez, F., Derecho Internacional Publico. Parte General, Madrid, 1995, p. 196.

(42) Para M. Perez Gonzalez, <<una caracteristica basica del derecho al desarrollo (...) es su autonomia, en el sentido de que es un derecho con consistencia propia y no una simple suma o aglomerado de derechos preexistentes, sin que ello suponga negar que tal derecho (...) constituye una mera dimension de los derechos humanos y (...) una sintesis (...) de los diferentes derechos>>, Perez Gonzalez, M., <<El derecho al desarrollo como derecho humano>>, El derecho al desarrollo o el desarrollo de los derechos, Instituto de Ciencias y Sociedad, Madrid, 1991, p. 86 (cursiva anadida).

(43) Chueca Sancho, A., El derecho al desarrollo, cit., p. 33. Algunos titulos: Juste Ruiz, J., <<El desarrollo sostenible y los derechos humanos>>, Soberania del Estado y Derecho Internacional, Homenaje al Profesor J. A. Carrillo Salcedo, Sevilla, 2005, pp. 757-778; McGoldrjck, D., <<Sustainable development and human rights: An integrated approach>>, I.C.L.Q. (1996), pp. 796-818.

(44) Lan, X.; Sachs, J. D.; Schmidt-Traub, G. y Tubiana, L., Definir des objectifs ..., cit.

(45) El punto 10 de la Resolucion 70/1, afirma que <<la nueva Agenda se inspira en los propositos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, incluido el pleno respeto del derecho internacional. Sus fundamentos son la Declaracion Universal de Derechos Humanos, los tratados internacionales de derechos humanos, la Declaracion del Milenio y el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005. Se basa asimismo en otros instrumentos, como la Declaracion sobre el Derecho al Desarrollo>>.

(46) Por citar algunos ejemplos, no se pueden situar en el mismo espacio normativo ciertas resoluciones en las que se reconoce, con claridad, este derecho y entre las que destaca, sin duda, la Resolucion 41/128 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 4 de diciembre de 1986, titulada

<<Declaracion sobre el Derecho al Desarrollo>>, pero a la que habria que anadir resoluciones adoptadas, durante el decenio de los setenta, como la Resolucion 3201 (s-vI) que contiene la Declaracion relativa al establecimiento de un Nuevo Orden Economico Internacional, de 1 de mayo de 1974 o la Resolucion 3281 (XXIX) que contiene al Carta de los Derechos y los Deberes Economicos de los Estados, de 12 de diciembre de 1974; o la Resolucion S-18/3 relativa a la Declaracion sobre la cooperacion economica internacional. Pero, tambien, podriamos recordar, desde otra perspectiva, muchas otras resoluciones que enmarcan la cuestion del desarrollo en el Derecho Internacional, tales como la Resolucion 1515 (XV), sobre una accion concertada en pro del Desarrollo; o las Resoluciones 1710 (XVI), 2626 (XXV), 35/56 y 45/1999 en las que se establecen los decenios de Naciones Unidas para el desarrollo.

(47) Barral, V., <<Sustainable Development ...>>, cit., p. 381.

(48) Rodrigo Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible en el derecho internacional>>, Agenda ONU: Anuario de la Asociacion para las Naciones Unidas en Espana, no. 8 (2006-2007), p. 162.

(49) Algunos autores han apuntando la existencia de cuatro principios. <<Le cadre pour le developpement durable decrit l'engagement de la societe en faveur de Quatre objectifs interdependants: le developpement economique (notamment la fin de l'extreme pauvrete), l'inclusion sociale, la durabilite environnementale et la bonne gouvernance (notamment la securite)>>, Lan, X.; sachs, J. D.; Schmidt-Traub, G. y Tubiana, L., Definir des objectifs ..., cit.

(50) Rodrigo Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible ...>>, cit., pp. 174-175.

(51) Para G. de Vincentiis, <<los objetivos de desarrollo sostenible no son solo cuantitativos sino tambien cualitativos. Una sociedad que se encuentra en una fase de desarrollo economico experimenta una serie de cambios: un aumento de la utilidad individual y la mejora o el mantenimiento de las libertades existentes. Una politica de desarrollo sostenible extiende estos objetivos en una dimension mas amplia del tiempo, garantizando la calidad y la riqueza de la vida a las generaciones futuras>>, De Vincentiis, G., <<La evolucion del concepto de desarrollo sostenible, Medio Ambiente y Derecho>>, Revista Electronica de Derecho Ambiental, no. 23 (2012).

(52) Boyle, A., <<Derecho internacional y desarrollo sustentable>>, Revista de Estudios internacionales, vol. 37, no. 147 (2004), p. 10.

(53) Se propusieron ocho principios <<como una base normativa para una futura agenda de desarrollo>>, Grupo de Reflexion de la Sociedad Civil sobre Perspectivas Globales de Desarrollo, Hacia un marco de Objetivos Universales de Sostenibilidad como parte de una Agenda Post- 2015, Documento de Reflexion, 19 de marzo 2013. Los principios de <<precaucion>> y <<quien contamina paga>> pueden producir efectos juridicos, De Vincentiis, G., <<La evolucion del concepto ...>>, cit.

(54) Un examen muy detallado en Rodrigo Hernandez, A. J., El desafio del desarrollo sostenible, cit., pp. 95 ss.

(55) Rodrigo Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible ...>>, cit., p. 200.

(56) Boyle, A., <<Derecho internacional ...>>, cit., p. 12.

(57) La Resolucion 70/1 sostiene que <<estamos decididos a poner fin a la pobreza y el hambre en todas sus formas y dimensiones, y a velar por que todos los seres humanos puedan realizar su potencial con dignidad e igualdad y en un medio ambiente saludable>>.

(58) Rodrigo Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible ...>>, cit., p. 200.

(59) Lan, X.; Sachs, J. D.; Schmidt-Traub, G. y Tubiana, L., Definir des objectifs ..., cit.

(60) <<Desde la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (Cumbre para la Tierra) celebrada en 1992 en Rio de Janeiro (Brasil), hemos encontrado una nueva via para lograr el bienestar humano: el camino del desarrollo sostenible. La Declaracion del Milenio y los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos en 2000 colocaron a las personas en el centro del desarrollo y generaron mejoras sin precedentes en la vida de muchas personas en todo el mundo>>, El camino hacia la dignidad para 2030: acabar con la pobreza y transformar vidas protegiendo el planeta, Informe de sintesis del Secretario General sobre la agenda de desarrollo sostenible despues de 2015, A/69/700, 4 de diciembre de 2014, parr. 9.

(61) <<La unica forma de asegurar economias fuertes y erradicar la pobreza es mediante la proteccion del medio ambiente, al salvaguardar los ecosistemas que mantienen el bienestar humano y al mitigar el cambio climatico y sus impactos>>, ABC de los objetivos de desarrollo sostenible, cit., p. 14.

(62) La dimension institucional y de seguridad ha quedado reflejada en el Objetivo 16 de los ODS. Este Objetivo pretende <<promover sociedades pacificas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y construir a todos los niveles instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas>>. Por lo demas, existen muy pocas referencias en la Resolucion 70/1 a la dimension cultural. Tan solo algunas indicaciones, muy marginales, a la diversidad cultural. Guevremont, V., <<La reconnaissance du pilier culturel du developpement durable: vers un nouveau mode de diffusion des valeurs culturelles au sein de l'ordre juridique mondial>>, A.C.D.I. (2012), pp. 163-195; y Nishiumi, M., <<The cultural aspects of sustainable development>>, J.Y.I.L. (2014), pp. 305-332.

(63) Programa de Desarrollo, A/RES/51/240, 15 de octubre de 1997, parr. 24.

(64) Abellan Honrubia, V., <<El Derecho Internacional Economico>>, en M. Diez de Velasco, Instituciones de Derecho Internacional Publico, Madrid, 1999, p. 586. Para esta autora el <<Derecho Internacional del Desarrollo>> constituye uno de los ambitos materiales del <<Derecho Internacional Economico>>, p. 582. Ademas, <<la consideracion del desarrollo desde la perspectiva internacional, ha propiciado que su nocion no se circunscriba unicamente a los problemas que se suscitan en el interior de cada Estado, sino que debe elaborarse teniendo en cuenta las circunstancias y condicionamientos tanto economicos como politicos existentes en las relaciones entre los Estados. Por ello, la nocion de desarrollo en el ambito del derecho internacional ha ido vinculada normalmente a las exigencias del sistema economico imperante en la sociedad internacional (...) a su percepcion en cada momento, y a las distintas coyunturas de la politica internacional>>, p. 583.

(65) Robert, E., <<Le nouvel ordre mondial a l'epreuve du desordre economique international>>, en P. Herman, Le monde selon Bush: geneses d'un nouvel ordre mondial, Association Droit des Gens, A la recherche du nouvel ordre mondial, t. I., 1993, pp. 239-240.

(66) Cfr. Horchani, F., <<Le nouvel ordre economique international: mort ou metamorphose?>>, en R. B. Achoir y S. Laghmani (dirs.), Les nouveaux aspects du droit international, Paris, 1994, p. 209. Para este autor, el derecho, y menos aun el derecho internacional, no es neutro, por lo que se puede decir que el derecho internacional economico, que descansa en una filosofia economica liberal, ha sido capaz de adaptarse a las mas grandes y profundas transformaciones que estan ocurriendo en la sociedad internacional, cfr., p. 200.

(67) Para este autor, <<en la actualidad, el desarrollo social es uno de los componentes imprescindibles para el desarrollo sostenible y uno de los objetivos politicos de primera magnitud que se han incorporado a la agenda internacional en los ultimos anos del siglo pasado, en particular, a partir de la Cumbre mundial sobre desarrollo social celebrada en Copenhague los dias 11 y 12 de marzo de 1995>>, RODRIGO Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible ...>>, cit., pp. 178 y 180.

(68) Flory, M., loc. cit., pp. 631-632.

(69) Boyle, A., Derecho internacional y desarrollo sustentable, cit., p. 7.

(70) Abellan Honrubia, V., Algunas consideraciones sobre el Nuevo Orden, cit., p. 220.

(71) Institut Catala Internacional per la PAU, Escenarios posconflicto en Colombia, Agenda, oportunidades y hoja de ruta. Relatoria del seminario, Barcelona, 5, 6 y 7 de mayo de 2014, p. 23.

(72) Rodrigo Hernandez, A. J., <<El concepto de desarrollo sostenible ...>>, cit., pp. 183-184.

(73) Boyle, A., Derecho internacional y desarrollo sustentable, cit., p. 7.

(74) Ibid., p. 17.

(75) Ibid., p. 15.

(76) El parrafo 21 de la Resolucion 70/1 destaca <<la importancia que para el desarrollo sostenible tienen las dimensiones regionales y subregionales, la integracion economica regional y la interconectividad. Los marcos regionales y subregionales pueden hacer que sea mas facil traducir efectivamente las politicas de desarrollo sostenible en medidas concretas a nivel nacional>>.

(77) El parrafo 24 de la Resolucion 70/1 subraya el compromiso de <<poner fin a la pobreza en todas sus formas y dimensiones, lo que incluira erradicar la pobreza extrema de aqui a 2030. Todas las personas deben disfrutar de un nivel de vida basico, incluso mediante sistemas de proteccion social. Tambien estamos decididos a poner fin al hambre y lograr la seguridad alimentaria como prioridad, y a eliminar todas las formas de malnutricion>>.

(78) El parrafo 33 de la Resolucion 70/1 sostiene que <<el desarrollo social y economico depende de la gestion sostenible de los recursos naturales de nuestro planeta>>. Y expresa la determinacion de <<preservar y utilizar sosteniblemente los oceanos y los mares, los recursos de agua dulce y los bosques, las montanas y las zonas aridas, y a proteger la diversidad biologica, los ecosistemas y la flora y fauna silvestres. Tambien estamos decididos a promover el turismo sostenible, hacer frente a la escasez de agua y su contaminacion, fortalecer la cooperacion sobre la desertificacion, las tormentas de arena, la degradacion del suelo y la sequia y promover la resiliencia y la reduccion del riesgo de desastres>>.

(79) Barral, V., Sustainable Development ..., cit., p. 398.
COPYRIGHT 2016 Servicio de Publicaciones de la Universidad de Navarra
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2016 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Barrado, Castor Miguel Diaz
Publication:Anuario Espanol de Derecho Internacional
Article Type:Ensayo
Date:Jan 1, 2016
Words:18527
Previous Article:Vaquera Garcia, Antonio, El coste de la guerra. Financiacion y decisiones militares.
Next Article:Transformaciones del Derecho internacional por los objetivos de desarrollo sostenible.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters