Printer Friendly

Los levellers y el "humanismo radical": dentro y fuera del republicanismo.

INTRODUCCION

El estudio academico sobre los levellers es un hecho relativamente novedoso y reciente. "El primer libro sobre los Niveladores no aparecio hasta 1916" (1) y los relevantes Debates de Putney no fueron publicados hasta la ultima decada del siglo diecinueve (2). No fue realmente hasta despues de la segunda guerra mundial cuando los levellers empezaron a ser estudiados de forma especifica y con la importancia que merecen. La obra de Caroline Robbins (3) (1903-1999), publicada en 1959, dio el pistoletazo de salida a dichos estudios. Por eso no suenan extranas las palabras de Henry Brailsford (1873-1958), otro de los pioneros en el estudio sobre este movimiento, cuando afirmo que "nuestra generacion tuvo la buena suerte de descubrir de nuevo a los levellers" (4). Es mas, no sera hasta los anos ochenta del pasado siglo cuando de verdad ocupen un lugar propio en la historia intelectual (5).

En terminos generales, la mayoria de los investigadores sociales de referencia a la hora de conocer la primera fase de la revolucion inglesa han compartido una idea similar sobre los levellers. Para muchos de estos, entre los que podemos destacar a William Haller y sus discipulos (6), los integrantes de este movimiento suelen ser vistos como una especie de "santos milenaristas" en armas que defendieron un proyecto politico mas cercano a explicaciones y postulados "premodernos" que a concepciones modernas de la politica. En un sentido similar los analiza John Pocock cuando afirma que si bien:
   El Agreement of the People supuso una antinomia en relacion con la
   Ancient Constitution ... estamos ante algo comparable al momento
   savonaroliano en el que la conciencia civica, la conviccion
   apocaliptica y la naturaleza heredada del pasado, entran en una
   relacion compleja ... Los radicales de 1647 pueden ser considerados,
   por tanto, como personas que vivian un momento.en el que parecia
   inminente el advenimiento del verdadero milenio o, dicho en
   terminos mas espirituales, el momento en el que se creia iba a
   tener lugar una liberacion que casi divinizaria las capacidades
   humanas (7).


El proposito del presente articulo es problematizar dicha tesis. En este sentido, nuestro objetivo sera doble. Por un lado, pretendemos comprobar en que medida la identificacion de los levellers como "santos milenaristas" es certera o si, por el contrario, resulta mas adecuado situarlos dentro de un humanismo--defensor de ciertos derechos humanos--que podriamos denominar como politicamente radical. Y, por otro, observar cual es la relacion entre ese humanismo de los levellers y las concepciones republicano civicas de la epoca, con el proposito de determinar en que medida se situan dentro y/o fuera de dicha tradicion. La tesis que pretendemos exponer es que la teoria politica de los levellers se caracteriza por el desarrollo de una determinada concepcion humanista--tendencialmente integradora--en la que interactuan algunos elementos republicanos-civicos y planteamientos mas "modernos" y radicales de la politica, configurando lo que podriamos denominar como humanismo radical.

De este modo, comenzaremos haciendo un breve esbozo de las fuentes intelectuales de este movimiento dentro de la revolucion inglesa. Seguidamente, realizaremos un recorrido por algunos de los conceptos centrales de su pensamiento, tales como la supremacia popular, su defensa de la justicia, su matriz popular, etc., con la intencion de caracterizar dicho humanismo radical. Finalmente, abordaremos en que medida todo ello supone una extension o no del argumentario de los "santos milenaristas", asi como si conlleva una redefinicion del republicanismo civico, o una critica externa a este. O, por el contrario, si hablamos de un discurso que hace que los niveladores se encuentren dentro y fuera de ese republicanismo.

LEVELLERS: FORMACION EN CONTEXTO

En sentido estricto, el movimiento leveller fue una experiencia relativamente corta en el tiempo durando unos cuatro anos (1645-1649). Su momento algido se dio en 1647 en torno a los conocidos Debates de Putney. Los levellers ganaron dicho debate, pero no la revolucion, acontecimiento del que salieron victoriosos sus adversarios Oliver Cromwell (1599-1658) y Henry Ireton (1611-1651). En cualquier caso, resulta imposible comprender hoy la genesis de la revolucion inglesa sin hacer una parada en este grupo de activistas defensores de la igualdad politica (8).

Los levellers configuraron un grupo heterogeneo y poroso de dificil delimitacion conceptual e historica y, mas aun, si se interrelacionan con sus aliados los agitadores. Habia levellers militares aunque tambien muchos de ellos eran civiles. Ya fuesen lo uno o lo otro, la pluralidad social conformaba parte de su realidad. Asi, habia yeomen, es decir, pequenos propietarios cultivadores que eran "hombres libres e independientes, orgullosos de sus pequenas propiedades y decididos a defenderlas con su propia vida" (9), que no formaban parte ni de la aristocracia tradicional ni de la gentry (10). Pero, del mismo modo, habia artesanos, pequenos comerciantes, sastres, ...; hablamos de un grupo con una alta y diversa presencia en sectores populares, tanto rurales como urbanos, siendo estos ultimos los que le dieron su aspecto mas especifico y activo.

Esta diversidad afecto tambien a los origenes intelectuales de su pensamiento politico. Es conocida la presencia de ideas religiosas congregacionistas. Estaban acostumbrados a convivir bajo ciertas reglas en las que la libre discusion, el ejercicio del voto y el debate encarnizado formaba parte de su cotidianeidad, lo cual le debia mucho a la tradicion religiosa en la que se insertaban (11). Es imposible negar que todas estas concepciones formaron parte del background de su pensamiento politico constituyendo lo que podriamos llamar como su "subsuelo" moral. Pero, al mismo tiempo, los levellers recibieron otras influencias intelectuales. Entre ellas, la proveniente de la tradicion humanista latina que permitia formas de argumentacion no teologicas para dicho "subsuelo", asi como para ir mas alla de este. La formacion academica de algunos de los autores levellers, por lo menos de los mas representativos y conocidos, confirma esta influencia.

Por senalar solo algunos ejemplos, Richard Overton (1640-1663) fue becario en el Queen's College de Cambridge siendo educado por tutores humanistas; John Lilburne (1614-1657) se jactaba de alardear de su formacion en la Escuela de Gramatica de Newcastle; Maximilian Petty (1583-1689) fue miembro del Rota, el club de discusion de James Harrington (1611-1677); William Walwyn (1600-1681) destacaba por su alto conocimiento de la obra de Michel de Montaigne (1533-1592), Justo Lipsio (1547-1606) y Pierre Charron (1541-1603), dirigiendo un grupo de discusion sobre la politica y el pensamiento republicano; incluso Thomas Rainsborough (1610-1648), el mas religioso de todos ellos como se puede comprobar en los Debates de Putney, tuvo tambien una solida formacion en una escuela de Gramatica; y, por supuesto, John Wildman (1621-1693) que, como ha dicho Samuel Glover, fue el pensador "mas interesado en los argumentos politicos republicanos" (12) de todo este grupo, asi como uno de los portavoces de los levellers en los citados debates y, presumiblemente, el autor de la primera version de su texto de referencia: el Agreement of the people de 1647 (13). Por todo ello se puede afirmar que algunos de los "lideres de los levellers eran hombres de un nivel educativo comparativamente alto en una epoca en la que eso era sinonimo de tener una formacion en retorica clasica e historia republicana" (14).

Esta acreditado que hubo cierta recepcion, cuanto menos formal, de determinado humanismo civico renacentista en los lideres levellers de mayor prestigio. Aun asi, es preciso dilucidar en que grado se dio esa influencia y que planteamientos humanistas fueron los que recibieron tal acogida. Pudiera ser que aun teniendo ciertas fuentes comunes con el republicanismo civico, la lectura e interpretacion que hagan de estas los levellers les lleve a defender un proyecto politico distinto al del republicanismo civico. Para ello, comenzaremos por analizar el significado politico de su texto mas emblematico, el Agreement of the people (o acuerdo del pueblo).

LOS LEVELLERS Y LA SUPREMACIA POPULAR: LA CRITICA AL GOBIERNO MIXTO

El Agreement of the people, en sus tres versiones, es el documento mas caracteristico de los levellers. Su significado politico es innegable. Y tambien su relevancia para el debate que se plantea en estas paginas, asi como para los que se dieron en esos anos trascendentales (1645-1688), que no fue otro que abordar "el problema de la fundacion de algun orden social despues de la disolucion de todo fundamento tradicional" (15). Pero conviene recordar que no fue lo unico que escribieron. La inmensa cantidad de panfletos, cartas o documentos que, a dia de hoy, se conocen sobre los levellers (16), nos obliga a situar en contexto y de forma relacional esta obra, para asi comprenderla mejor.

El primer Agreement of the people fue escrito en 1647 y sirvio como documento de referencia para los Debates de Putney. Su novedad es alta porque ni es una replica de la libertad antigua clasica, que hace de la participacion politica un hecho indiscutible como ethos civico, ni tampoco es un mero contrato que garantiza los privilegios de unos pocos. Es un acuerdo politico en el que los derechos solo se pueden garantizar porque, precisamente, hay una norma suprema que es comun e igual para todos y aprobada por laplebs (o commons). Esa fue su trascendencia politica. Y de ahi que para los levellers no bastara con conseguir tal o cual medida, sino exactamente un Agreement of the people como maxima expresion republicana de la idea de que sin politica no hay libertad posible.

La derrota de dicha propuesta explica por que un par de anos mas tarde los levellers escribieron un segundo Agreement. Todo parece indicar que este segundo documento fue mas el producto de cierta componenda que un texto elaborado a voluntad (17). Finalmente se redacto un tercer Agreement, escrito desde la prision de Londres por Lilburne, Walwyn, Thomas Prince (1630-1657) y Overton, que fue el ultimo intento de los levellers--como grupo--de dejar huella en todo el proceso politico que se abrio tras la muerte del rey. Entre el primer y tercer Agreement hay ciertas diferencias, pero pese a ello, los distintos Agreements suponen la defensa de una concepcion de la vida politica para la cual la libertad es lo contrario de servidumbre y esclavitud (18) y en la que la "libre disposicion de uno mismo" (19) y la participacion ciudadana en la esfera publica van de la mano (20). Bajo la formula del Agreement of the people, los levellers defendieron la aprobacion de un documento escrito que contara con determinadas premisas para controlar la actividad de los gobernantes (tanto del rey como del parlamento), se garantizaran ciertos derechos "que debian ser siempre respetados por el poder politico" (21) y se le otorgaba la supremacia al pueblo.

Si tomamos como ejemplo el tercero de estos acuerdos apreciamos el reconocimiento de derechos basicos o fundamentales tales como el "mantenimiento de aquellas salvaguardas y garantias de la vida, de la seguridad, de la libertad, de la propiedad y de los bienes" (22); libertad religiosa, de culto y de fe, limitado en el ejercicio de la funcion publica en relacion al papismo o cualquier injerencia extranjera (23); la casi desaparicion de la pena de muerte; el derecho a una defensa justa (24); etc. En definitiva, toda una bateria de derechos caracteristicos que suponian una garantia para la libertad y la igualdad de los ciudadanos ante la ley que, aun siendo limitada en comparacion a dia de hoy, expresa una concepcion bastante avanzada en lo que afecta a limitar la arbitrariedad del poder, y que conlleva establecer cierta distancia para con el republicanismo clasico y el civico (25), asi como con los postulados piadosos de origen protestante (26).

Pero los Agreements suponian ir, ademas, un poco mas alla. Era la manera a traves de la cual los levellers criticaron el gobierno mixto. Este movimiento, recogiendo el sentir ultimo por el que se habia salido a la calle para cambiar y derrocar al regimen, pensaba que su Agreement era incompatible con el principio de soberania parlamentaria que se defendia en los Heads of Proposals. El conflicto que planteaban los levellers con su defensa de los Agreements no afectaba solo a la deslegitimacion soberana del Rey, sino que postulaba un planteamiento mas ambicioso de contraposicion entre la "soberania" parlamentaria y la popular, de tal modo que la supremacia no residia en el propio parlamento sino en el pueblo que lo elige. Como quedaba reflejado en el propio Agreement de 1647: "Que el poder de este y de todos los futuros representantes de esta nacion es solo inferior a quienes los han elegido" (27).

Este planteamiento no esta solo recogido en los Agreements. La critica de Wildman, en su Putney Projects, a los Heads fue locuaz. Sus palabras son palmarias en el sentido de que no hay autoridad legitima "que no derive del pueblo, ya sea directamente, por consenso o acuerdo de sus miembros, o indirectamente, por mutuo acuerdo de aquellos que son elegidos por el pueblo para que le representen" (28). Por eso no cabe gobierno mixto alguno para los levellers pues supondria reconocer que la supremacia seria compartida entre el pueblo y otra institucion (ya fuera el parlamento, los lores o el propio Rey). La propuesta de gobierno mixto era lo que los grandes--es decir, Cromwell y sus aliados--habian pactado y defendido en los Heads of proposals, y que quedaba representada en el derecho de veto del rey. Es por ello por lo que Wildman propone:
   Que todo el contenido de las propuestas debe ser cambiado si en
   ellas existe alguna concepcion de derecho de veto del rey ... Dar al
   rey el poder legislativo resulta contrario al mismo juramento de su
   coronacion, y lo mismo ocurre con otorgarle el poder al rey del
   derecho de veto para que pueda rechazar cualquier ley (29).


Y todo ello porque lo que se vulnera es un principio fundamental como el de la igualdad ante la ley: "Ellos [los lores] deben someterse a todas las leyes, las cuales deben tener el mismo valor para ellos que para todos los demas" (30). En definitiva, para los levellers el fundamento de lo que, con el tiempo, denominaremos como soberania era de caracter popular, separandose asi de las justificaciones y defensas del gobierno mixto que pregonaban los grandes. La defensa leveller de la supremacia y el consentimiento popular (31), asi como su critica al gobierno mixto, supone distanciarse tambien de una parte del nucleo de la tradicion republicano civica, porque en esta ni las teorias sobre el acuerdo politico ni la critica al gobierno mixto estan presentes.

LOS LEVELLERS Y LA RELEVANCIA DE LA JUSTICIA

La perspectiva politica de los levellers esta definida mas por lo que se desea para un futuro mejor que por las influencias del pasado. En su literatura, la tradicion del freeman conforma una parte de las inquietudes y anhelos que motivaron sus exigencias a lo largo de su existencia. Este es uno de los elementos mas estudiados por los especialistas para este periodo y momento historico, de ahi que no nos detengamos en el. Pero junto a ello en los levellers se aprecia un incipiente iusnaturalismo y una preocupacion por un determinado sentido de la justicia humanista que le dio un sello especifico (por lo menos para su epoca y pais) a su argumentacion politica.

El sentido de la justicia defendido por los levellers quedo palmariamente recogido en los Debates de Putney. Al inicio de dichos debates hubo un tema de discusion que afectaba al grado de compromiso que los representantes tenian en relacion a los acuerdos establecidos. Esta polemica era bien concreta pues remitia a la critica que los levellers hacian a los grandes por estar pactando con el rey los acuerdos a sus espaldas. Pero en el transcurso del debate la critica fue mas alla, elaborandose una de las reflexiones mas sutiles que dieron los levellers a la hora de legitimar el sentido del pacto politico.

?Cuales fueron los fundamentos teorico politico de los grandes en toda esta controversia? El autor mas representativo vuelve a ser Ireton cuando indica que "los pactos contraidos libremente entre los hombres deben de ser mantenidos. Si suprimis esto, no se que base resta para todo aquello que vosotros denominais derecho del hombre" (32). Este acuerdo establece: su derecho a disfrutarlo, a la propiedad y al uso, la disponibilidad de la tierra, subordinada a la autoridad general estipulada por nosotros para el mantenimiento del orden y el respaldo de esta ley (33).

El contrato que postula Ireton esta supeditado al mantenimiento del orden y de la propia ley como elementos justificativos de su legitimidad (34). Es la defensa de un derecho historico que, por el mero hecho de ser historico, actua como motor principal de su razonar, no aportandose argumento alguno de caracter etico o politico. El joven abogado Wildman detecta esta cuestion y lo denuncia:
   El otro asunto que me gustaria considerar concierne a un principio
   que he observado difundirse con gran preocupacion, este es: que una
   vez estipulado un compromiso entre dos personas, aunque despues el
   compromiso resulte injusto, es necesario respetarlo y sufrir las
   consecuencias; y por esto cuando un parlamento ... cometa alguna
   injusticia, si nos hemos comprometido a obedecer las leyes alli
   aprobadas, a pesar de ser injustas, debemos mantener el juramento
   de obediencia. Confieso que a mi me resulta un principio bastante
   peligroso (35).


Esto le resulta peligroso a Wildman porque obedecer por obedecer a lo unico que lleva es a defender un determinado pasado: en este caso, el de los freeholders ingleses, y esto no era lo que pretendian los levellers. Frente a la seguridad que ese pasado les daba a los grandes, los levellers argumentaron en terminos de un futuro mas justo, aunque eso supusiera subvertir el pasado heredado. Como senala Wildman: "Cualquier obligacion asumida en el pasado debe ser reexaminada posteriormente cuando se discute si esta es honesta o no lo es; y si no es justa, no vincula a las personas aunque se trate de un juramento" (36).

Los levellers no niegan la relevancia del argumento historico, pero si lo supeditan a una determinada idea de justicia. Una defensa de la justicia que tampoco se define por ser personal, intransferible y subjetivista. De hecho, su concepto de justicia era bastante claro y remitia a una concepcion de los derechos naturales y de la salus populi que, pudiendo ser discutibles, dificilmente pueden ser "acusados" de subjetivismo etico tal y como pretendian hacer los grandes ("la concepcion de cada hombre", segun la expresion de Ireton) (37).

En lo que si tenian razon los grandes era en apreciar que lo propuesto por los levellers significaba ya otro tipo de pacto politico que iba mas alla de la manera inglesa habitual de justificarlo. Es cierto que los levellers se insertaban dentro de la tradicion "inglesa", pero lo hacian renovandola (38); y lo hacian hasta tal punto que parecia que hablaban de algo plenamente ajeno a su propia historia y a su derecho consuetudinario. Habia relacion, pero la tradicion de discurso que desarrollaron, tenia ya elementos nuevos donde el sentido de lo justo para el pueblo era el motor del necesario acuerdo politico. Un motor que no miraba ya tanto al pasado como si al futuro, dandole un aire de modernidad singular.

A este respecto el planteamiento de Walwyn fue meridianamente nitido cuando apelo a las "reglas universales de la equidad y de la justicia comunes, las cuales obligan a todos los hombres y a toda autoridad del mundo ... Estas libertades y privilegios que reclamais son derechos tan legitimos como el aire que se respira" (39). Pero seguramente sea la reflexion de overton la mas contundente de todas cuando senalo que:
   Cualquiera que fuesen nuestros antepasados, o hicieran lo que
   hiciesen, o sufrieran lo que sufriesen, o se vieron obligados a
   ceder, nosotros somos los hombres de la edad presente y debemos ser
   absolutamente libres de toda clase de exorbitancias, abusos, o
   poder arbitrario ... Sabeis que las leyes de esta nacion son
   indignas de un pueblo libre y, desde el principio al fin, deben ser
   consideradas, debatidas seriamente y reducidas a un acuerdo con
   equidad comun y justa razon, las cuales deberian ser la forma y la
   vida de todo gobierno (40).


Toda una declaracion en defensa de la justicia que sin ser contraria a toda perspectiva historica, aunque si a cierto historicismo, se proyecta a un presente dueno de su futuro. Una reflexion sobre la justicia que nos lleva a hablar de los "derechos humanos" invocados y de la concepcion humanista que los fundamentan.

LOS LEVELLERS Y LA DIMENSION PLEBEYA DEL HUMANISMO: LA ANTESALA CIUDADANA

Como recuerda Glover, mientras que los levellers "podian coincidir en que el republicanismo significaba el gobierno por el pueblo, discrepaban acerca de lo que constituia 'el pueblo'" (41). Para la tradicion republicana inglesa al uso, la representada por Harrington, John Milton (1608-1674) y Marchamont Nedham (1620-1678) entre otros y que es algo posterior a los levellers (42), el "pueblo" quedaba identificado con los hombres propietarios: senores de unas tierras o empresarios; de ahi que "todos ellos propusieran modelos de gobierno que excluian al pueblo llano de cualquier participacion significativa" (43). Es cierto que esta interpretacion fue la que triunfo historica, politica e historiograficamente hablando. Pero tambien lo es que no es la unica lectura humanista posible.

Muchas obras y textos levellers "contienen numerosas referencias a la historia clasica y a la teoria politica" (44) como forma de justificacion de sus propios pareceres. La presencia de ideas de Nicolas Maquiavelo (1469-1527) (45) en relacion a las diferencias sociales existentes entre ricos y pobres y la injusticia que ello conlleva fue recurrente. Tambien lo fueron las de Tito Livio (59 a. e. c-17 e. c.), Plutarco (45-120) y Tacito (56-117) en relacion a la plebs y a su negativa a combatir "a los enemigos de Roma hasta que sus propias demandas de una reforma politica se hubieran visto satisfechas" (46).

Si hay un autor leveller que utilizo las fuentes humanistas ese fue Wildman. Y lo hizo tanto en sus textos anteriores como posteriores a 1647. No fue casual que en su conocido panfleto "England's Miserie and Remedie", publicado en 1645, hiciera mencion a Cayo Flaminio (s. III-217 a. e. c.) como el "proveedor de un modelo para el parlamento y el pueblo llano" (47). Flaminio fue el artifice de novedosas leyes agrarias en la republica de Roma del siglo tres a. e. c. y "se habia dirigido a la multitud y les habia ensenado a entender y emplear sus protestas contra el Senado y el resto de los senadores para reformar sus abusos. Por eso los comunes (48) le tenian en gran estima, tanta como odio le tenian los senadores" (49). Del mismo modo, en "The Lawes Subversion", publicado en 1648, Wildman daba carta de presentacion a la opinion democratica ateniense "de que se debe gobernar de acuerdo con las leyes" (50), no pudiendo hacer lo que las leyes no disponen. Tomando ejemplo en Polibio (203-120 a. e. c.), Diodoro Siculo (90-30 a. e. c.) y Jenofonte (430-354 a. e. c.), afirmaba Wildman que los gobiernos habian sido originalmente creados por el acuerdo comun, libre y voluntario del pueblo y habian sido refrendados por los usos y leyes de cada pais, siendo el pueblo quien daba las leyes a los magistrados. Dicho en la antigua lengua de Roma: "Imperium in Magistratibus, Authoritatem in Senatum, Potestatem in plebe, Majestatem in populo" (51).

Son estos aspectos humanistas radicales de la primera modernidad, ignorados habitualmente por los estudios del establishment republicano, los que estan por detras de la concepcion popular de los levellers. Es esta mirada plebeya la que se inserta en los panfletos y textos y hace que este grupo, con toda su pluralidad, despliegue un tipo de humanismo donde la categoria commons actua como antesala de la moderna ciudadania, siendo un ejemplo su dinamismo y conexion con los sectores mas debiles de la sociedad.

Los levellers no solo pretendieron que fuese el pueblo quien aprobara su acuerdo, sin pasar por el parlamento, sino que como activistas que fueron se anclaban en la sociedad para expresar sus protestas. Es cierto que los levellers no fueron un movimiento social en su sentido estricto (52). Pero si fueron protagonistas, participes y representantes de una no pequena cantidad de movilizaciones populares. Esa era y fue su fuerza, introduciendo un elemento central para la postrera teoria de la democracia en donde la presion de la sociedad civil, categoria todavia inexistente o meramente incipiente, se torna en un elemento fundamental para el buen funcionamiento de la res publica.

Este sentido civico-popular quedo reflejado tambien en algunas de sus propuestas. La mas conocida es la suspension y aniquilacion de los diezmos, no sancionando a quienes no quisieran participar en el mantenimiento economico del clero (53). Pero es necesario destacar otras dos consideraciones mas por su modernidad y actualidad. Una es el sentido y funcion que se le otorga al Estado en relacion a la recaudacion de los impuestos "y en general a todas aquellas actividades que evidentemente le seran delegadas para tal fin, como la ampliacion de nuestra libertad, la reparacion de las injusticias y la prosperidad del pais" (54). La otra, es en relacion a que el poder publico "debera preocuparse de manera particular por salvaguardar a todas las personas de la criminalidad, de la miseria y la mendicidad" (55). Ambas propuestas van dirigidas claramente a atender a los sectores sociales mas desfavorecidos de la epoca, expresando una evidente sensibilidad social e inclusiva con la intencion de que nadie quede fuera del acuerdo.

En cualquier caso, el tema capital donde se aprecia esta dimension civicopopular, aun con toda su ambiguedad o ambivalencia, es en las consideraciones de los levellers sobre el sufragio.

LOS LEVELLERS, IUSNATURALISMO POLITICO Y DERECHO AL SUFRAGIO

Para entender adecuadamente el debate relativo a los derechos naturales hay que insertarlo en las consideraciones vertidas sobre el sufragio. En los Debates de Putney se encuentran dos posturas claramente diferenciadas a la hora de justificar dicho derecho. Por un lado, estan los levellers y agitadores que apelaran a un incipiente, y contradictorio, derecho natural y, por otro, los grandes que afirmaran que solo tienen derecho al sufragio los freeholders. Entre los primeros se encuentra Rainsborough, que sera quien protagonice el debate frente al incansable Ireton, defensor inapelable de los freeholders. Rainsborough fue de todos los defensores del Agreement el autor que uso mas argumentos que invocaban a las escrituras religiosas para la defensa de sus planteamientos.

En el fragor del debate, Ireton, intentando justificar que solo los propietarios pueden votar, le hace la siguiente pregunta a Rainsborough: "Me gustaria saber en que derechos os amparais para afirmar que todos los hombres deben tener derecho de voto en las elecciones. ?Quizas en el derecho natural?" (56). Y continua Ireton diciendo que Rainsborough:
   Quiere invocar la ley natural, segun la cual un hombre debe tener
   el poder, superior a esa constitucion y contrario a ella, de elegir
   a aquellos que deben decidir las que seran las leyes de ese estado,
   aunque dicho hombre no tenga otro interes permanente en este Estado
   que el que pueda trasladar consigo mismo; si se admite en base a la
   ley natural que nosotros somos libres, seremos tambien iguales y
   como consecuencia cada hombre tiene que tener el derecho de voto,
   entonces mostradme por que razon yo no podria en base a ese mismo
   derecho, quitaros vuestras posesiones (57).


Notese que cuando Ireton habla de la constitucion no se esta refiriendo a una constitucion cualquiera que sirva de norma comun para una poblacion. Para Ireton "esa constitucion" es "la constitucion inglesa" vigente hasta la fecha. Una constitucion que asimila el derecho al voto, el interes permanente en el pais y el ser propietario de tal modo que solo pueden votar los freeholders. Pero Ireton va mas alla y a partir de dicha concatenacion de supuestos realiza una falacia y una advertencia.

La falacia es que la defensa del derecho al sufragio para todo ciudadano ingles (que es la propuesta leveller) (58) conlleve negar el derecho a la propiedad. Y la advertencia de la que intenta prevenirnos es que la defensa de ciertos derechos naturales implica identificar libertad con igualdad; identificacion que, por supuesto, Ireton no comparte en absoluto.

Rainsborough comienza respondiendo a la falacia de Ireton recordandole que supone olvidarse de la ley de Dios afirmar que porque "un hombre invoque el derecho natural de toda persona al voto, con el mismo argumento esta participando en la destruccion del concepto de propiedad ... Dios dice que existe la propiedad ?por que, entonces, si no habria hecho la ley 'no robaras?'" (59). Pero eso no es obice, dira Rainsborough, para justificar la tirania: "Dado que soy pobre, tengo que ser oprimido; si no poseo propiedad alguna en el pais, tengo que soportar todas las leyes, sean justas e injustas. Pero ?que digo? ... Es el poder de los ricos lo que hace esto posible, y lo que mantiene a los pobres bajo la tirania mas grande que el mundo jamas haya podido imaginar" (60). De ahi el conocido alegato de Rainborough en defensa del sufragio no censitario:
   Pienso que el mas pobre de Inglaterra tiene el mismo derecho a
   vivir que el mas rico y por ello, senores, creo que esta claro que
   cada hombre que tenga que vivir bajo un gobierno, tiene primero que
   aceptar con su consentimiento a ese gobierno. Y mantengo que el
   hombre mas pobre de Inglaterra no tiene la obligacion de obedecer a
   un gobierno en el que no ha participado de su construccion (61).


Pero no fue solo Rainsborough quien hablo en este sentido. El agente civil leveller Maximiliam Petty, que acompanaba a Wildman en los Debates de Putney, fue claro a la hora de desmantelar la falacia que identifica el igual derecho al voto con la negacion del derecho de propiedad. Y lo hace sin necesidad de apelar a la tradicion biblica. En palabras de Petty:
   En cuanto a la cuestion de que si cada ingles residente en
   Inglaterra tuviera que elegir y votar a sus representantes la
   propiedad quedaria destruida, pienso que, al contrario, este seria
   el unico medio para conservarla. Ya que pienso que cada hombre es
   libre por naturaleza, y creo que la razon por la que los hombres
   eligieron representantes, cuando eran demasiado numerosos para que
   cada uno pudiera dar directamente su propio voto, fue para que
   estos pudieran defender la propiedad de todos ... En consecuencia,
   destruir la propiedad y dar a cada hombre su derecho de voto no son
   lo mismo (62).


Pese a lo dicho, el insistente Ireton no cejaba en su empeno de postular que los que no tenian propiedad no podian votar porque no tenian un interes permanente en su pais.

No contento con ello, Ireton dio un paso mas senalando que "si yo quiero irme a vivir a un pais como forastero, o vivo en un pais sin poseer en el un interes permanente ... entonces tendre que someterme a las leyes y normas que establezcan aquellos que representan en su conjunto los intereses del pais" (63). Una afirmacion que supone identificar a los nacidos ingleses que no posean tierra (pobres, sirvientes,....) con los no ciudadanos ya que quedan identificados como extranjeros, estableciendose una continuidad sine die entre las categorias de participacion politica, propiedad de la tierra, interes en el pais, ciudadania y tradicion. Este es el bucle en el que Ireton, como representante del pensamiento republicano hegemonico de la epoca, se instala y al que remite sin cesar. Un bucle que es claramente criticado por los levellers. La clave de la critica esta en la no aceptacion de la identificacion entre defensa del interes permanente del pais y ser propietario, la cual a su vez lleva a desmontar tambien la consiguiente asimilacion entre extranjero y no propietario.

Para los levellers, el derecho al sufragio remite a la puesta en practica de una ley fundamental, de un derecho politico que afecta a todos los hombres nacidos en Inglaterra como personas que tienen interes permanente en el pais, tengan o no propiedad. En este caso es Wildman quien lo expresa de forma clara cuando senala que la cuestion a dilucidar es "si el sufragio universal es contrario a una ley fundamental, segun la cual el que vota tiene que tener un interes permanente en el pais" (64). Para argumentar en este sentido, Wildman comienza diciendo que el caso de los extranjeros "es diferente de aquel que vive en el pais por haber nacido en el. Si un forastero es admitido para vivir en una nacion, con tal de que este se someta a la forma de gobierno que han aceptado los ciudadanos de esa nacion, gozara de sus mismos derechos salvo en este caso particular" (65). Partiendo de esta diferenciacion entre ciudadanos y no ciudadanos, Wildman planteara que los ciudadanos ingleses estan comprometidos con su libertad de tal modo que:
   El objetivo de los Parlamentos no es confirmar aquello que ya esta
   instituido, sino el de actuar bajo las justas normas de gobierno.
   Cada una de las personas de Inglaterra tiene derecho a elegir a sus
   propios representantes, al igual que los mas poderosos. A mi me
   parece que el principio incontestable de todo gobierno es que
   depende del libre consenso del pueblo ... Esto no puede ocurrir si no
   es a traves de su consentimiento, esto es, a traves de su voto, y
   por ello, segun esta maxima, no existe persona alguna en Inglaterra
   que no posea el derecho de voto en las elecciones (66).


Y por si hubiera alguna duda, de nuevo Sexby, vuelve a insistir en ello relacionando el debate sobre el sufragio con la justicia y la dignidad humana, reconociendose como parte de aquellos que los grandes pretenden volver a excluir:
   No estoy dispuesto a renunciar ante nadie a mis derechos naturales.
   Si tales derechos le son negados a los pobres, que son los que mas
   han confiado en nosotros, se llevara a cabo una de las mayores
   injusticias. Se ha dicho que si le concedemos a los pobres y
   aquellos que poseen una condicion humilde, su derecho natural, este
   pais se ira a la ruina. [Por el contrario] estoy seguro de que los
   pobres y los ciudadanos mas humildes de este pais ... hemos sido el
   baluarte de liberacion del pais. Teniendo en cuenta sus
   condiciones, creo verdaderamente que han hecho todo lo que estaba
   en sus manos; y sus vidas no han sido consideradas lo
   suficientemente valiosas como para procurar el bien del pais (67).


En esta alocucion, Sexby deja claro como el interes permanente por el pais es independiente de si se tiene o no propiedad alguna, quedando vinculado al compromiso con el bien publico y a la creencia de que las vidas de todos, incluida las de los pobres, son igualmente valiosas. Toda una leccion de humanismo coherente con la concepcion segun la cual libertad y servidumbre son antonimos. De ahi que concluya que tanto los ricos como los pobres:
   Deberian de tener la misma participacion en el gobierno. Por lo que
   tengo entendido, ustedes [se refiere a los grandes] se
   comprometieron a esforzarse hasta asegurar la libertad del pueblo.
   Debe ser anulada toda constitucion que no represente la libertad
   del pueblo. La constitucion que hoy tenemos es de cuarenta chelines
   de renta al ano, lo cual de ninguna manera hace que nuestro pueblo
   sea libre (68).


Estos son los argumentos con los que los levellers rompen en Putney la identificacion entre derecho al sufragio y de propiedad, lo que los aleja del republicanismo civico, y haciendo suya la advertencia de Ireton asumen que la libertad y la igualdad son dos principios que, para que sean efectivos, deben ir de la mano. Por eso su nombre: niveladores (levellers).

En este recorrido es obligado reconocer que la argumentacion iusnaturalista fue usada de manera reiterada por el argumentario leveller. Pero conviene precisar dicha afirmacion ya que si miramos detenidamente, apreciaremos que dicha explicacion no esta fundamentada en una perspectiva escolastica (ya sea tomista o de otra indole). Por el contrario, realmente esta cumpliendo una funcion retorico politica que tiene como proposito contrarrestar la diatriba elitista sobre la propiedad y, a la vez, desmontar la legitimidad de la constitucion inglesa, invocada por Ireton, como el lugar comun para la critica a la monarquia. Y es que la critica politica de los levellers, como ya vimos, no se apoya en la defensa de un pasado idilico y perdido, sino en su malestar hacia un presente injusto y en la busqueda de un futuro mejor. En este sentido, se puede afirmar que el "iusnaturalismo" leveller es un "iusracionalismo critico incipiente"--la "justa razon" de la que hablaba Overton--definido mas por su dimension secular, politica y humanista que por la propiamente metafisica y ontologica.

No obstante, esta argumentacion politica de los levellers tan novedosa y moderna (no olvidemos que estamos a mediados del siglo diecisiete) no exime para reconocer que no todo fue oro en su narracion. Ademas de algunas de las contradicciones ya senalada entre algunos de sus miembros a la hora de donde situar el limite del derecho al sufragio masculino, hay que decir que fueron pocas, muy pocas, las alusiones a la cuestion de las mujeres en todo este debate. De forma especifica en Putney no aparece dicha cuestion, lo que indica que no ocupaba un lugar destacado en su discurso politico. Es verdad que la categoria man en esa epoca podia designar tanto a varones como al generico (69). Pero sea como fuere, si es cierto que, a la postre, las mujeres fueron excluidas de los distintos avances politicos alcanzados y que la historiografia whig pro-establishment se encargo tambien de que esto fuera asi y no se moviera mucho mas. Del mismo modo, es necesario reconocer que al final, y sobre todo en el tercer Agreement, si que parece que los levellers cedieron a tanta presion y reconocieron ciertos limites al sufragio para sirvientes y mendigos. En su argumentacion podemos destacar una fuerte tension entre un sufragio universal masculino y otro mas restrictivo relativo a la propiedad, que nos permite hablar de un grado de inclusion social y politico muy alto para la epoca, en el que el peso de la argumentacion estuvo la mayoria de las veces balanceado a favor de excluir la propiedad como criterio de delimitacion electoral, aunque no siempre.

Aun asi, la cuestion no es tanto proyectar un discurso inmaculado y puro sobre los levellers como mostrar los debates teorico politicos que se dieron entre ellos y cierto republicanismo, aun con todas sus contradicciones.

LOS LEVELLERS Y LAS LIBERTADES REPUBLICANAS: LA CUESTION DE LA TOLERANCIA

La concepcion de la tolerancia religiosa que tienen los levellers iba mas alla de la predominante en el mundo presbiteriano, independiente y, posteriormente, whig. Es verdad que muchos de ellos probablemente pertenecieran a iglesias reunidas o separatistas. No obstante, como muy bien senala David Wootton, lo que los levellers proponian era una constitucion, un pacto, "para el conjunto de la sociedad que incluyese tanto a los santos como a los pecadores. Se oponian a toda medida que hiciera recaer el poder en manos de los piadosos seleccionados por si mismos (70).

Es cierto que en el tercer Agreement of the people (1649) se afirmaba que no se podra "excluir a cualquier persona de cualquier funcion del Estado por opiniones o practicas religiosas, excepto a los que son partidarios de la supremacia del Papa (o de cualquier otra injerencia extranjera) (71). Esto significaba reconocer que habia algun limite de tipo religioso en su concepcion de la tolerancia, aunque este fuese menor que el postulado por sus coetaneos, pues en el proyecto politico leveller cabian paganos, ateos..., lo cual no ocurria en los otros. Pero conviene detenerse un poco. Si atendemos al parentesis que acompana a dicho articulado, se aprecia como la limitacion no viene dada por una cuestion de conciencia o libertad religiosa sino, principalmente, por el problema politico que se esta dilucidando en ese momento historico en relacion a la capacidad para mantener una republica libre de la injerencia extranjera. En esos anos el peligro de una invasion era real y provenia del poder papista. Esto nos lleva a pensar que lo dicho en el Agreement of the people de 1649 responde mas a un argumento de independencia territorial que a una criba de tipo religioso. Una defensa de la independencia republicana que recupera y se enmarca dentro del sentido de la libertad republicana latina caracteristica del renacimiento (72).

Coherente con esta explicacion de la tolerancia, mas politica que de origen teologico-presbiteriano, es la manera en la que los levellers defendieron la necesaria separacion entre los asuntos que afectaban al conjunto de la republica y la vida privada de cada quien, no siendo la religion el lugar desde el que articular la vida en comun. Son emblematicas, por conocidas, las palabras de Overton sobre este menester cuando senalaba que de sus pecados y transgresiones personales le debe rendir cuentas a Dios, pero que otra cosa es su actuacion:
   Con respecto a la republica, que todos los hombres conocen, ya que
   concierne a sus vidas, sustento y ser particulares, asi como a los
   mios propios; a ese respecto pongo en conocimiento de los hombres
   mis defectos y maldades para que las empleen con justicia contra
   mi. Asi, la cuestion no estriba en que yo sea un pecador, sino en
   mi fidelidad y sinceridad hacia la republica. Es esto lo que
   incumbe a mi vecino (73).


En un mismo sentido se expreso Wildman cuando, ante una arenga religiosa de Cromwell en medio de los Debates de Putney, afirmaba que "no hay nada en la palabra de Dios que nos muestre como se debe actuar en dichas cuestiones" civiles (74). Pudiera ser que hubiera coincidencia entre lo que viene bien a los asuntos civiles, a la republica, y sus creencias religiosas mas profundas, pero dicha coincidencia era solo una posibilidad mas y no una necesidad a la hora de configurar el sentido de una vida publica tolerante.

Por tanto, en un contexto marcado por profundas divergencias religiosas y en donde el peso de la religion ocupaba un lugar destacado entre algunos idearios es relevante senalar que no fueron los levellers quienes se caracterizaron por desplegar un tipo de argumentacion teologica. Como bien senala Cueva Fernandez, "los niveladores tendieron a una abierta libertad religiosa, mientras que los escritores del Interregno no, incluso en el caso mas aperturista, el de Milton" (75). La tolerancia religiosa de los levellers llegaba a donde no lo hacian "otros" republicanos. Y de ese modo ampliaron el "subsuelo" etico protestante sobre el que operaban. Es por ello que los levellers apelaran a "bases secularizadas para su programa politico, apartandose del elitismo religioso excluyente y dedicandose a una formula inclusiva de caracter civico y que tomaba elementos del republicanismo clasico" (76).

Por el contrario, si queremos encontrar una concepcion politica con argumentos teistas de un modo significativo habria que mirar a otro lado. Fueron Ireton y Cromwell los que no dejaron de hacer referencias a Dios y a la teologia como baluartes normativos en los que inspirarse. Valgan como ejemplo las palabras de Ireton en Putney cuando, en medio del debate sobre el Agreement, senalaba que "considero que lo esencial es que cada uno consulte a Dios para conocer los errores, enganos y debilidades de su corazon y le ruego a Dios que este presente entre nosotros en esta busqueda" (77) para asi poder llegar a un acuerdo y una decision justa. Un alegato mas cercano a la celebracion de un conclave que a la de una discusion sobre un pacto politico. Algo coherente con su planteamiento, pues los escritores de la Commonwealth nunca defendieron una paramount law porque no la consideraban necesaria. Para ellos, el objetivo era como "batir a los enemigos de la republica puritana" (78). Por eso terminaron persiguiendo, entre otros, "a rebeldes, irlandeses, monarquicos, cuaqueros y levellers" (79).

LOS LEVELLERS Y EL GOBIERNO REPRESENTATIVO

En relacion al conjunto de propuestas planteadas sobre los mecanismos de representacion y control del gobierno y del parlamento, los levellers fueron bastante meridianos y claros. Esto fue asi desde el primer Agreement, aunque es en el tercero donde queda mas desarrollado.

El punto de partida politico de los Agreements es "el libre pueblo de Inglaterra" (80) que no esta sujeto a poder externo alguno. Tras ocho anos de conflictos y de ofrecer diferentes salidas al mismo, el proposito de este nuevo pacto era garantizar la paz y la prosperidad de la republica intentando "paliar todas las discordancias y eliminar toda hostilidad y rencor, en los limites en los que es posible hacerlo hoy" (81). Y lo hara siguiendo la estela del humanismo latino, para lo cual sera importante tratar de "evitar los partidismos" (82), actuar contra los "intereses corruptos" (83) y "eliminar los inveterados abusos" (84) existentes en la republica.

Los autores de este tercer Agreement son conscientes de que "los hombres tienen pocos escrupulos para ... excederse de los poderes que les han sido designados y de los limites de tiempo que les han sido confiados; para introducir un poder arbitrario y tiranico" (85). Pero, tras una dolorosa experiencia, son aun mas conscientes de que "la mayor parte de los hombres sobre los que recae la tarea de ejercer la autoridad pervierten sus fines con el influjo de los intereses corruptos, que terminan por dominarlos completamente, dando al traste con nuestras esperanzas de paz y libertad" (86) conduciendonos a la tirania. Por eso es necesario llegar a un acuerdo politico como el propuesto; un acuerdo que tenga como proposito "abolir cualquier poder arbitrario y poner limites y diques a todo tipo de autoridad, tanto suprema como subordinada, a cualquier ulterior recurso de casacion" (87). Insertada en esta perspectiva teorica son varias las medidas que los levellers, y tambien los agitadores, van a plantear con el fin de establecer un gobierno representativo acorde a estos principios.

Es oportuno hablar de representacion porque esa es la expresion que usan --"representacion del pueblo" (88)--y tambien porque su intencion no es la de crear un tipo de gobierno "directo", sino establecer buenos mecanismos para la eleccion de los representantes. En este planteamiento, seguramente, se encuentre uno de sus aspectos mas novedosos al intentar forjar un gobierno (de manera incipiente) representativo en un entorno social donde primaba un republicanismo de corte mas clasico. Pero ?cuales fueron algunas de estas medidas?

Junto a la ya mencionada separacion entre poder politico y religioso, destaca su tremenda preocupacion por crear un poder autenticamente civil, alejado del poder militar y de su control. Nada hay--se dira en la parte final del Agreement de 1 de mayo de 1649--que represente "un peligro tan grande para el Estado como el hecho de que el poder militar pueda adquirir preeminencia sobre la autoridad civil" (89), por lo que el poder militar debe quedar supeditado al Parlamento. Su critica al bicameralismo--en consonancia con la querencia mas popular del pensamiento leveller--se combina con la propuesta de que el numero maximo de representantes en la camara fuera de cuatrocientos, quedando excluidos los "secuaces del rey" (90). Estos cuatrocientos representantes seran elegidos bajo criterios "proporcionales a las respectivas partes de la nacion", teniendo en cuenta los diferentes lugares, la "manera de dar y recoger los votos", igualando el "procedimiento de las elecciones y el salario de los diputados" y en la que se garantice la "total seguridad" de los representantes. La eleccion de los parlamentos sera "anual" y los representantes no podran presentarse a dos elecciones seguidas. Aunque si podran repetir de "manera alterna", fijando una fecha exacta para el final de mandato y la celebracion de las nuevas elecciones, y teniendo que trabajar los representantes "todos los dias sin excepcion durante cuatro meses al ano" (91). En relacion a las incompatibilidades, y con el fin de que "no se creen bandos que sustenten intereses corruptos ... ningun miembro asalariado de las fuerzas armadas, ni el Ejercito,... ni ningun tesorero o administrador del dinero publico podra ser elegido como diputado mientras ejerza su cargo (92).

Y todo ello condicionado a que los representantes no incumplan dicho pacto basado en la confianza (trust), ya que los levellers hablan de un poder "el cual es siempre revocable--y no puede ser de otra manera--, y para ser empleado sin otro fin que nuestro propio bienestar" (93).

Esta concepcion del gobierno de la res publica chocaba con otras de la epoca (94). En el republicanismo de Cromwell las diferencias entre monarquia y lord protector, en cuanto a figura omnipotente, resultaran pequenas. Tienen una legitimidad diferente, pero la matriz tiranica del modelo cromweliano situa a su republicanismo bastante cerca de las concepciones papistas, aunque desde postulados protestantes. Es, como dice Glover, claramente, un "republicanismo oligarquico" de tono conservador (95). En el caso de Harrington, que se inspira en el modelo veneciano, nos encontramos con una especie de gobierno de participacion directa distinto al disenado por Cromwell. Es una forma de participacion politica "articulada sobre asambleas frecuentes de comunidades locales o 'tribus'" que, asemejandose al sistema tradicional ingles, "combinan la doble funcion de reunir e instruir a la milicia local y de designar a los representantes de la comunidad en la asamblea nacional" (96). Y como bien matiza Pocock: "Los elegidos son menos representantes en el sentido propio del termino, que ciudadanos a lo que les ha correspondido su turno en un empeno politico activo y en un servicio publico" (97) que garantice la participacion del individuo.

El planteamiento de Harrington queda muy lejos de las reflexiones cromwellianas, pero eso no significa que este en sintonia con la concepcion de la republica que los levellers defienden. Sobre todo es notoria la diferencia entre ambas concepciones teoricas. Por un lado, los levellers quieren crear un gobierno representativo donde se den buenas condiciones para una eleccion popular lo mas inclusiva posible, junto a la presion social y de la calle, mientras que para Harrington la cuestion es como participar directamente en el poder. Nos encontramos con la caracteristica diferenciacion entre gobierno directo y representativo, pero donde, curiosamente, los levellers y sus aliados los agitadores, tumultuosos, mas inclusivos y radicales, se encuentran alineados con lo segundo y no con lo primero.

Es cierto, como senala Wootton, que "los niveladores defendian el gobierno representativo sin tener la menor idea de como deberia de conducirse este tipo de gobierno en la practica" (98). Por ejemplo, en lo relativo a la presencia de los partidos en dicho marco institucional, cuestion que ni imaginaron. Pero para no conocer las entranas que nuestra forma de gobierno democratico conlleva, dieron algunas pistas bastantes certeras y actuales.

EL HUMANISMO RADICAL DE LOS LEVELLERS: DENTRO Y FUERA DEL REPUBLICANISMO CIVICO

Del recorrido que hemos llevado a cabo por el pensamiento politico leveller--o de algunos de sus representantes mas genuinos--y de los debates acaecidos en las primeras etapas de la revolucion inglesa podemos senalar una serie de conclusiones.

En primer lugar, es verdad que los levellers conforman un grupo plural, tanto en lo que se refiere a sus objetivos como a su fundamentacion teorica, no siendo sencillo delimitar bien sus fronteras. Pero, aun asi, sus referencias teoricas, razones politicas y sus formas de argumentar sustancialmente seculares, les separan profundamente de los planteamientos politicos que defendieron los "profeticos" de su epoca, asi como de las fuentes teologicas originarias (hugonotes, puritanos) que movilizaron a los "santos revolucionarios". Esto nos lleva a decir que la interpretacion historiografica que identifica a los levellers con los "santos milenaristas" es, cuanto menos, sesgada y parcial. Esa interpretacion representa bien lo ocurrido en una parte de la revolucion, pero no en todos sus protagonistas ni en todo el proceso (99). La perspectiva tradicional sirve para autores como Cromwell o Ireton y tambien para otros grupos como los diggers, con Gerrard Winstanley (1609-1676) a la cabeza (100), aunque no para los levellers.

En segundo lugar, este recorrido por el pensamiento politico de los levellers tambien nos ha permitido senalar la presencia de ciertos elementos del republicanismo civico en su seno que quedan recogidos tanto en las fuentes intelectuales en las que se formaron como en la orientacion que tomaron algunas de sus demandas. La lectura de Maquiavelo y de la tradicion greco-romana forman parte relevante de la formacion teorica y politica de este movimiento, de tal modo que su desconsideracion conlleva una sobrevalorizacion del peso ejercido por la tradicion religiosa a la hora de estudiar la obra de los autores levellers mas relevantes. Es esta inspiracion teorico politica, mas que su dimension teologica, la que esta por detras de los Agreements of the people, la gran apuesta politica de este grupo. Tambien la importancia que le dan al gobierno de la ley, asi como su concepto de libertad politica son aspectos similares "a la teoria neo-romana de la libertad puesta de relieve por Skinner [en la] que el mantenimiento de la perniciosa figura del rey convertiria a los hombres en esclavos" (101). Y, de la misma manera, se aprecian concomitancias con algunos postulados republicano civicos --de origen maquiaveliano--a la hora de acercarse a la naturaleza humana.

Pero que haya elementos que relacionan a los levellers con el republicanismo civico no significa que no haya diferencias y no pequenas entre ambos planteamientos teorico politicos. Como hemos intentado mostrar a lo largo de este articulo, la apuesta que hacen los levellers por la supremacia y el consentimiento popular, su critica al gobierno mixto, su defensa de la justicia, su concepcion plebeya del pueblo, su actuacion como grupo social activo (102), su secular incipiente "iusracionalismo politico"--entreverado con cierta perspectiva historica--, su defensa del gobierno representativo y de las libertades individuales y su concepcion tendencialmente--aunque no completamente--inclusiva en relacion al sufragio (103) son rasgos que claramente alejan a los levellers de la tradicion republicana clasica y civica. Por lo menos en sus sentidos mas estrictos, acercandolos a concepciones mas modernas y radicales de la politica. De ahi que sea mas oportuno entender a los levellers como un grupo que, si bien en cuanto a sus fuentes y en algunas de sus demandas se situan en la estela de la tradicion republicana civica, en muchos otros aspectos--y no baladies--su proyecto politico humanista se ubica fuera de esta tradicion. Son estas consideraciones las que nos permiten hablar de los levellers como una experiencia humanista radical, no insertada sustancialmente en el republicanismo civico (104), que--pese a no ser triunfante en su epoca--ayudo a forjar nuestra tradicion democratica moderna en uno de sus sentidos mas inclusivos. De ahi que algunas de sus promesas nos parezcan tan actuales (105).

Ahora bien ?significa esto que los levellers fueron democratas en el sentido moderno? Si nos atenemos al uso especifico de este termino, ya sea en su propia epoca o tomando como referencia nuestro presente, tendriamos que decir que no, pese a reconocer que si son uno de los grupos que se encuentran mas cerca de su significado. No es, seguramente, el vocablo mas adecuado para denominarlos, aunque se parezcan bastante a ello (106). No solo se aprecian carencias decisivas desde el punto de vista de la inclusion politica, sino que hay un aspecto que no esta ni siquiera planteado y que George Kateb denomino como individualidad democratica (107) y recientemente Wolin como "democratizacion del si mismo" (108). Es verdad que esta cuestion tampoco estuvo presente entre sus coetaneos (109) y, menos aun, entre los analizados en este articulo. Pero, tal vez, esta relevante falla si que pueda depender mas de su formacion protestante. En esto si que la cultura puritana forjo identidades cerradas, rigidas y controladoras que afectaron a la individualidad democratica (110). Es sintomatico que este aspecto haya tenido tan poco eco entre los especialistas de este periodo historico. Es en esta ausencia, y no en su concepcion humanista radical, en donde habria que escarbar para encontrar la "huella protestante" de los levellers, agitadores y quienes tuvieron cierto protagonismo politico en esta y siguientes revoluciones, ya sean republicanas o liberales. Pero eso queda para otra ocasion.

http://dx.doi.org/10.5209/rev_FOIN.2014.v14.46803

Recibido: 18 de marzo de 2014

Aceptado: 4 de agosto de 2014

(1) David WOOTON, "Los Niveladores", en John DUNN (ed.), Democracia. El viaje inacabado (508 a.c-1993 d.c.), Tusquets, Barcelona, 1995, p. 86.

(2) A lo largo del presente articulo tenderemos a usar la expresion inglesa levellers. Aun asi, utilizaremos, a veces, la expresion castellana niveladores para evitar cierta reiteracion.

(3) Caroline ROBBINS, The Eighteenth-Century Commonwealthman, Amagi-Liberty Fund., Indianapolis, 2004.

(4) Henry BRAILSFORD, The Levellers and the English Revolution, Stanford Univesity Press, London, 1983, p. xi: "[T]o our generation fell the good fortune of re-discovering the Levellers".

(5) Vease Quentin SKINNER, "Rethinking Political Liberty in the English Revolution": History Workshop Journal, no. 61 (2006), pp. 156-170.

(6) Para estos autores veanse, entre otros, obras clasicas como: William HALLER, Liberty and Reformation in the Puritan Revolution, Columbia University Press, Columbia, 1955; Murray TOLMIE, The Triumph of the Saints, Cambridge University Press, Cambridge, 1977; o Christopher Hill, El mundo trastornado. El ideario popular extremista de la revolucion inglesa del siglo XVII, Siglo XXI, Madrid, 1983.

(7) John G. A. POCOCK, El momento maquiavelico. El pensamiento florentino y la tradicion republicana atlantica, Tecnos, Madrid, 2002, pp. 454-455. Podria recordarse que Michael Walzer en su magistral libro La revolucion de los santos no situa a los levellers en el mismo "lugar" que lo hace Pocock en su tambien excelente libro. En este sentido, para Walzer los "santos milenaristas" quedan identificados con los radicales puritanos, "los disciplinarios de la epoca isabelina ... los presbiterianos y los congregacionistas del periodo de los Estuardo, es decir, ... la corriente principal del puritanismo, los autenticos calvinistas ingleses", pero no con los levellers. Michael WALZER, La revolucion de los santos. Estudio sobre los origenes de la politica radical, Katz, Madrid, 2008, p. 10.

(8) WOOTTON, "Los Niveladores", pp. 84 y ss.

(9) Marco REVELLI, "Presentacion", en AA.VV., The Levellers. Los Debates de Putney. En las raices de la democracia moderna, Capitan Swing, Madrid, 2010, p. 16.

(10) Ibid., p. 17.

(11) HILL, El mundo trastornado, p. 96.

(12) Samuel GLOVER, "Introduccion", en AA.VV., The Levellers. Los Debates de Putney, p. 46.

(13) Para esta atribucion de autoria vease: Ibid., pp. 48 y ss. Para otra interpretacion, aunque no contraria a esta, pero si complementaria, vease Several hands, "An agreement of the people for a firm and present peace upon grounds of common right and freedom. 28 October 1647", en Andrew SHARP (ed.), The English Levellers, Cambridge University Press, Cambridge, 2004, p. 92.

(14) GLOVER, "Introduccion", p. 44.

(15) REVELLI, "Presentacion", p. 23.

(16) Vease Andrew SHARP (ed.), The English Levellers; y Arthur S. P. WOODHOUSE, Puritanism and Liberty, University of Chicago, Chicago, en http//oll.libertyfund.org/index.php?option=comcontent&task=view&id=1319&Itemid=287 (15-12-2013).

(17) Ian GENTLES, "The Agreements of the people and their political contexts", en Michael MENDLE (ed.), The Putney Debates of 1647. The Army, the Levellers, and the English State, Cambridge University Press, Cambridge, 2010, p. 156.

(18) Quentin SKINNER, Hobbes y la libertad republicana, Universidad Nacional de Quilmes Editorial, Buenos Aires, 2010, pp. 128 y ss.

(19) Ricardo CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison: la genesis de la democracia constitucional, CEPC, Madrid, 2011, p. 67.

(20) Para esto, vease Fernando Fernandez-Llebrez, "Humanismo, participacion y ciudadania civica. Elementos para una democracia de calidad": Revista Espanola de Ciencia Politica, no. 30 (2012), pp. 31-53.

(21) CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, p. 181.

(22) John LILBURNE y OTROS, "Agreement of the people (1649)", en AA.VV., The Levellers. Los debates de Putney, pp. 294 y ss.

(23) Adviertase la diferencia respecto del primer Agreement of the people (1647), donde la tolerancia religiosa era plena. Ver Several hands, "An agreement of the people", p. 94.

(24) Son importantes estas dos ultimas cuestiones ya que los levellers se opusieron al asesinato del rey, precisamente, porque no habia ley que lo justificara.

(25) Para el republicanismo clasico la referencia central es ARISTOTELES, Politica, Gredos, Madrid, 1988; y para el republicanismo civico el ya citado POCOCK, El momento maquiavelico. Para un recorrido por los diferentes republicanismos puede acudirse a Maria Jose VILLAVERDE, La ilusion republicana. Ideales y mitos, Tecnos, Madrid, 2008.

(26) Esta concepcion leveller del poder politico es muy diferente de la que tenia el hugonote Philippe De Mornay (1549-1623) sobre el Estado como "el templo de Dios". E igualmente distante de la del puritano John Knox (1514-1572) para quien la maxima autoridad, el profeta, era, segun Walzer, "un funcionario especial de Dios. Su estatus y su funcion no estaban determinados por una estructura constitucional". WALZER, La revolucion de los santos, pp. 105 y 114. Para un recorrido por la idea de individuo en esta "conducta piadosa" puritana, vease Laura ADRIAN, "El gobierno del individuo en el puritanismo: William Ames (1576-1633)": Foro Interno. Anuario de teoria politica, vol. 11 (2011), pp. 93-126.

(27) "That the power of this and all future representatives of this nation is inferior only to theirs who choose them". SEVERAL HANDS, "An agreement of the people", p. 94.

(28) "Which is not derived from the People, either immediately by their personall consent, or agreement, or mediately by the mutuall consent of those, who are elected by the People to represent them". John WILDMAN, Putney Projects, p. 44, http ://eebo .cica.es/datos 1 /web .e0002/116240/index.pdf (12-1-2014).

(29) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", en AA.VV., The Levellers. Los debates de Putney, pp. 244 y 243.

(30) Ibid., p. 258.

(31) De nuevo se aprecia una profunda distancia entre lo planteado por los levellers y lo postulado por el puritano Knox quien se veia como un "hombre enviado por Dios". John KNOX, The Appellation from the Sentence Pronounced by the Bishops and Clergy (1558). Citado en WALZER, La revolucion de los santos, p. 113. Puede consultarse la obra original de Knox, The Appellation of John Knox, en http://eebo.cica.es/datos4/web.e0025/7080/index.pdf (26-11-2013). O con lo postulado por Christopher Goodman (1520-1603), quien veia a los magistrados como "administradores de los sagrados misterios divinos, no por designacion de los hombres o para si, sino por decreto de nuestro salvador". Christopher Goodman, How Superior Powers Ought to be Obeyed (1558). Citado en ibidem.

(32) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", p. 125.

(33) Ibidem.

(34) Una defensa del orden que concuerda con los objetivos centrales de los "viejos" hugonotes: "el orden, la organizacion, la disciplina, el deber: estas eran las ideas centrales del pensamiento hugonote". WALZER, La revolucion de los santos, p. 103.

(35) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", p. 122.

(36) Ibid., p. 100.

(37) Ibid., p. 126. De nuevo la distancia entre la concepcion leveller de la justicia y la de Knox es elocuente. Para Knox "ni el consentimiento del pueblo ni el proceso del tiempo ni la multitud de hombres ... pueden establecer una ley que Dios apruebe [correspondiendo] fundar la justicia ... no en la ley ... sino en la eterna providencia [de Dios]". John Knox, Works, IV, p. 49. Citado en WALZER, La revolucion de los santos, p. 117. Puede acudirse a la obra original de John Knox, A Godly Letter (1554) en http://eebo.cica.es/datos5/web.e0029_2/8582/index.pdf (26-11-2013).

(38) CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, pp. 80 y ss.

(39) "[T]o the universall Rules of common equitie and justice, all men and all Authority in the world are bound ... That libertie and priviledge which you claime is, as due unto you, as the ayre you breath in".William WALWYN, "Englands Lamentable Slaverie", en The Writings of William Walwyn, edited by Jack McMichael and Barbara Taft, Georgia University Press, Georgia, 1989, p. 149.

(40) "For whatever our forefathers were, or whatever they did or suffered or were enforced to yield unto, we are the men of the present age and ought to be absolutely free from all kinds of exorbitances, molestations or arbitrary power". Ibid., p. 46. "Ye know the laws of this nation are unworthy a free people and deserve from first to last to be considered and seriously debated, and reduced to an agreement with common equity and right reason, which ought to be the form and life of every government". Ibid., p. 35. Richard Overton (with William Walwyn's collaboration), "A remonstrance of many thousand citizens. 7 July 1646", en Sharp, The English Levellers, pp. 35 y 46.

(41) Glover, "Introduccion", p. 34.

(42) Veanse Quentin SKINNER, Liberty before Liberalism, Cambridge University Press, Cambridge, 1998; y POCOCK, El momento maquiavelico.

(43) Glover, "Introduccion", p. 34.

(44) Ibid., p. 46.

(45) La obra maquiaveliana de mayor referencia fue Istorie Fiorentine, aunque tambien tuvieron eco los Discorsi. Vease Nicolas MAQUIAVELO, Discurso sobre la primera decada de Tito Livio, Alianza, Madrid, 2000; e Historia de Florencia. Istorie Fiorentine, Tecnos, Madrid, 2009.

(46) GLOVER, "Introduccion", p. 39.

(47) Ibid., p. 53.

(48) Se refiere a "comunes" en el sentido de plebeyo. En el original, commons.

(49) "[M]ade his addresse to the multitude, and taught them to know and use their Power over himselfe, and his fellow Senators in reforming their disorders: For this the Commons highly esteemed him, and the Senators as deeply hated him, &c". John WILDMAN, "England's Miserie and Remedie", 1645, p. 4, http://eebo.cica.es/datos1/web.e0002/113209/index.pdf (12-1-2014).

(50) "[T]hat he should govern the people by rules of Law". John WILDMAN, "The Lawes Subversion", 1648, p. 2, http://eebo.cica.es/datos1/web.e0031/39605/index.pdf (12-1-2014).

(51) "Mando en los magistrados, la autoridad en el Senado, el poder en el pueblo llano y la majestad en el pueblo en su conjunto". WILDMAN, "The Lawes Subversion", p. 1.

(52) Para una definicion de movimiento social y su inicio en la historia moderna, acudase a Charles Tilly, Los movimientos sociales, 1768-2008. Desde sus origenes a Facebook, Critica, Barcelona, 2010, pp. 75 y ss.

(53) LILBURNE y OTROS, "Agreement of the people (1649)", p. 299.

(54) Ibid., p. 295.

(55) Ibid., p. 299.

(56) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", p. 164.

(57) Ibidem

(58) Que esta fuera la propuesta mas defendida no supone que no estuviera cubierta de ciertas contradicciones dentro de los propios levellers e incluso en los planteamientos de algunos de ellos a lo largo de sus reflexiones. Por ejemplo, ya en Putney el propio Maximilliam Petty, tras hacer una acalorada defensa de un sufragio masculino muy inclusivo, muestra una actitud mas "conciliadora" cuando senala que la "razon para excluir a aprendices y servidores o aquellos que viven de la limosna es que ellos dependen de la voluntad de otros hombres, y tengan miedo de llevarles la contraria". Ibid., p. 202. Argumento vinculado a la tradicion republicana civica--la defensa del hombre libre--aunque de menor alcance, en relacion al sufragio, que el defendido por otros levellers. Del mismo modo, es preciso reconocer que, a veces, la categoria "pobre" no queda claramente definida, pudiendo llevar a equivocos. Pero, en cualquier caso, y aun con sus contradicciones, parece clara la tendencia inclusiva--sin ser plena--del proyecto politico leveller en este aspecto--probablemente la mayor para la Inglaterra de la epoca--. En un lugar similar se encuentran las reflexiones y propuestas de Baruch Spinoza, el gran heterodoxo sefardi. Vease Baruch Spinoza, Tratado politico, Tecnos, Madrid, 1978.

(59) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", pp. 165 y 166.

(60) Ibid., p. 166.

(61) Ibid., p. 156.

(62) Ibid., p. 170.

(63) Ibid., p. 159.

(64) Ibid., p. 175.

(65) Ibid., p. 176.

(66) Ibid., pp. 176 y 177. Una reflexion que supone introducir en el debate el "concepto mismo de ciudadania politica: de su naturaleza, justificacion y extension como fundamento del nuevo concepto de soberania". REVELLI, "Presentacion", p. 24. Que lejos se encuentra este planteamiento del postulado por Knox. Como dice Walzer, citando al propio Knox: "El verdadero conocimiento de Dios--escribio Knox--no nace con el hombre ni llega a el por poder natural ... El conocimiento verdadero se identificaba, entonces, con la iluminacion religiosa (o bien con la dedicacion religiosa, ya que los profetas no eran misticos)". WALZER, La revolucion de los santos, p. 116. Vease tambien KNOX, A Godly Letter (1554).

(67) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", p. 183.

(68) Ibid., p. 198.

(69) Hubo algunas interpretaciones que, remitiendo a otros textos levellers, senalaban que las mujeres, por lo menos las no casadas, si eran personas libres (freeman) las cuales tuvieron cierto peso en el proceso capitalizado por este movimiento. Vease Patricia CRAWFORD, "The poorest she: women and citizenship in early modern England", en MENDLE, The Putney Debates of 1647, pp. 200 y ss.

(70) WOOTTON, "Los Niveladores", p. 88. En uno de los textos claves del pensamiento hugonote, Vindiciae contra Tyrannos de Junius BRUTUS (1576) (edicion inglesa de 1689 en http://cebo.cica.es/datos4/web.e0028/52847/index.pdf [20-1-2014]), se elabora una perspectiva bien opuesta a lo defendido por los levellers. Como senala Walzer, en el Vindiciae los magistrados "estan obligados por un pacto a mantener la verdadera religion". WALZER, La revolucion de los santos, p. 105. Las cursivas son nuestras. La diferencia entre uno y otro planteamiento son evidentes.

(71) LILBURNE y OTROS, "Agreement of the people (1649)", p. 300.

(72) Para un analisis detallado de esta independencia republicana en la tradicion latina, vease Quentin SKINNER, Los fundamentos del pensamiento politico moderno, vol. 1, Fondo de Cultura Economica, Mexico, 1993.

(73) "But as I am in relation to the common-wealth, that all men have cognizance of, beacause it concerns their own particular lives, livelihoods and beings, as well as my own; and my failings and evils in that respect I yeeld up to the cognizance of all men, to be righteously used against me. So that the businesse is, not how great a sinner I am, but how faithfull and reall to the Commonwealth; that's the matter concerneth my neighbour". Arthur L. MORTON, Freedom in arms, Lawrence and Wishart, London,1975, p. 222.

(74) THE LEVELLERS, "Los Debates de Putney (1647)", p. 241.

(75) CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, pp. 180-181.

(76) Ibid., p. 70.

(77) THE LEVELLERS, "Los debates de Putney (1647)", p. 118.

(78) CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, p. 182.

(79) Ibidem.

(80) LILBURNE y OTROS, "Agreement of the people (1649)", p. 290.

(81) Ibid., p. 296. Que la busqueda de la paz, y su valoracion positiva, sea un objetivo politico para los levellers vuelve a ser un aspecto que contrasta, nuevamente, con el espiritu hugonote. Un ejemplo palmario de ello lo tenemos en este soneto hugonote: "La paz es un gran mal, la guerra es un gran bien/ La paz es nuestra muerte, la guerra es nuestra vida/ La paz nos ha dispersado, la guerra nos convoca/ La paz mata a los buenos, la guerra es su sosten/ La paz es propia del malvado, la guerra del verdadero cristiano". WALZER, La revolucion de los santos, p. 106.

(82) LILBURNE y OTROS, "Agreement of the people (1649)" p. 289.

(83) Ibid., p. 295.

(84) Ibid., p. 297.

(85) Ibid., p. 302.

(86) Ibid., p. 295.

(87) Ibid., p. 290.

(88) Ibidem.

(89) Ibid., p. 301.

(90) Ibid., pp. 290 y 291.

(91) Ibid., p. 294.

(92) Ibid., pp. 291 y 292.

(93) "[W]hich is ever revocable, and cannot be otherwise--and to be employed to no other end than our own well-being". OVERTON, "A Remonstrance of many thousand citizens", p. 33.

(94) Y distinto tambien al de epocas anteriores como la que postulaba el pensamiento hugonote. Como indica Walzer: "El tipo de gobierno que establecieron los dos pactos de Vindiciae no era ni un gobierno representativo ni, por cierto, un sistema de soberania popular, sino una clase muy especial de fideicomiso. La base de confianza constitucional era la identidad de conciencias piadosas". WALZER, La revolucion de los santos, p. 100. Ver tambien BRUTUS, Vindiciae contra Tyrannos.

(95) GLOVER, "Introduccion", p. 75.

(96) POCOCK, El momento maquiavelico, p. 475.

(97) Ibid., p. 476. Una rotacion que tambien afecta al Senado--la camara de los pocos--, siendo elegidos de forma regular por tercios.

(98) WOOTTON, "Los Niveladores", p. 92.

(99) Para un recorrido reciente por la revolucion inglesa de 1688, puede acudirse a Steve PINCUS, 1688. La primera revolucion moderna, Acantilado, Barcelona, 2013, pp. 23 y ss.

(100) Para el caso de los diggers, vease Enrique BOCARDO, "La historia como argumento: el uso de la conquista normanda en la obra de los Levellers y Diggers": Revista Internacional de Pensamiento Politico (1 epoca), vol. 1 (2006), pp. 186 y ss.

(101) GLOVERS, "Introduccion", p. 48.

(102) Aspecto este, como recuerda Cueva, "completamente extrano a los autores del Interregno". CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, p. 183.

(103) Como muy bien ha expresado Cueva: "La coalicion niveladora era vocacionalmente inclusiva". Ibid., p. 182.

(104) ?Podriamos, tal vez, ubicar a los levellers en lo que Maria Jose Villaverde ha denominado como republicanismo liberal? Para dicha categoria: VILLAVERDE, La ilusion republicana, pp. 213 y ss.

(105) Actualidad que podria ayudar a explicar--entre otras razones--por que la obra de los levellers cobra mas protagonismo y relevancia, justamente, tras la segunda guerra mundial.

(106) CUEVA, De los niveladores a Marbury vs Madison, p. 77.

(107) George KATEB, "Whitman y la cultura de la democracia": Foro Interno. Anuario de Teoria Politica, vol. 12 (2012), pp. 199-231.

(108) Sheldon S. WOLIN, Democracia S.A. La democracia dirigida y el fantasma del totalitarismo invertido, Katz, Madrid, 2008, p. 400.

(109) Por lo menos entre los autores mas "cercanos". Cuestion aparte es el caso de William Shakespeare.

(110) Para una reflexion sobre dichas individualidades, vease Adrian, "El gobierno del individuo en el puritanismo: William Ames (1576-1633)". Para un planteamiento mas amplio sobre la forja de las identidades al inicio de la modernidad, veanse de Javier ROIZ, Sociedad vigilante y mundo judio en la concepcion del Estado, Editorial Complutense, Madrid, 2008; y El mundo interno y la politica, Plaza y Valdes, Madrid, 2013.
COPYRIGHT 2014 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2014 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Fernandez-Llebrez, Fernando
Publication:Foro Interno
Date:Jan 1, 2014
Words:13262
Previous Article:Sobre el arbitro en la teoria politica.
Next Article:Analisis y teoria politica en las reformas sociales de Solon de Atenas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters