Printer Friendly

Los intelectuales de izquierda y sus debates en la prensa durante la Transicion: la configuracion regional del Estado y el caso de Felix Grande.

1. Introduccion

El periodo que va de 1975, ano de la muerte de Franco, a 1982, ano de la victoria en las urnas del PSOE, supuso mucho mas que el paso de una dictadura a una democracia. Con el franquismo cayeron tambien, entre otras cosas, muchos usos y costumbres, toda una estructura de medios de comunicacion, un modelo economico obsoleto y un sistema cultural que la censura y las subvenciones se habian encargado de atrofiar. En ese contexto, el papel de los intelectuales, especialmente el de los intelectuales de izquierda (3), no fue menor. Especialmente, a causa de su relevancia en la lucha contra la dictadura y a favor de la democracia. (Munoz Soro, 2011, II: 53).

El auge del prestigio de los intelectuales va acompanado de uno similar de la columna periodistica, genero de larga tradicion autoctona y habitualmente puesto en manos de los escritores mas reconocidos del pais, que vivira en los anos de la transicion una epoca dorada (Lopez Hidalgo, 2012: 15).

2. Marco teorico y definicion de intelectual

Sin entrar en un debate que superaria los objetivos de este trabajo (4), consideraremos la Historia de los Intelectuales como una rama cada vez mas necesaria de la Historia de la Cultura. Igualmente, en este estudio, vamos a entender como intelectual a aquellas personas que, trabajando fundamentalmente con ideas, participan ademas en el debate publico y opinan -casi siempre a traves de los medios de comunicacion- sobre cuestiones de interes publico (Morente Valero, 2011:46).

Formadores de la opinion publica y engranajes fundamentales en la politica de masas, alcanzando su maximo esplendor en las decadas de los sesenta y setenta cuando, en un contexto de Guerra Fria, los movimientos revolucionarios por un lado -de la revolucion cubana a la Primavera de Praga- y los contrarrevolucionarios por otro -el propio aplastamiento de la Primavera de Praga, los golpes de estado en Latinoamerica, etc.- favorecieron un clima de discusion publica sobre politica que, en el caso espanol, y a causa de la dictadura, presentaria sus propias singularidades.

Efectivamente, en Espana gracias al prestigio ganado en la lucha contra el franquismo, los intelectuales de izquierda comenzaron la transicion en << una posicion destacada como guias en el proceso de cambio social, sobre todo a traves de sus intervenciones publicas en la prensa >> (Munoz Soro, 2011, II: 53). El asentamiento de la democracia con el fallido intento de golpe de estado el 23 de febrero de 1981 y la apabullante victoria socialista al siguiente ano en las elecciones generales, supuso tambien el arrinconamiento definitivo tanto de las propuestas utopicas y rupturistas como -si bien en menor medida- de las reivindicaciones en favor de la memoria como camino para la reconciliacion nacional.

Las posiciones, en palabras de Francisco Umbral (1982), se "desfanatizaron", y los intelectuales dejaron de estar tan preocupados por los asuntos publicos y sociales para centrarse en "sus creaciones personales y hasta egoistas" (5).

3. Medios en Transicion

El periodo de la transicion supuso un cambio no solo social, sino tambien economico. Ambos debian incidir, necesariamente, sobre el panorama de los medios de comunicacion espanoles, que entre la muerte de Franco y el inicio de los gobiernos socialistas vivirian una etapa de enorme cambio.

Para empezar, medios que en el ultimo franquismo se habian convertido en una importantisima fuente de informacion y de formacion de la opinion publica como Cuadernos del Ruedo Iberico y, sobre todo, Cuadernos para el Dialogo y Triunfo, verian reducirse su importancia drasticamente.

La primera, vinculada al exilio, cerraria en 1979. Triunfo aguantaria, con una importancia decreciente, hasta 1982. Cuadernos para el dialogo pasaria de ser mensual a ser semanal, en un intento por adaptarse a los nuevos tiempos, pero acabaria cerrando sus puertas en 1978.

Esta epoca veria, ademas, como se reforzaba momentaneamente el papel de las revistas de partido como canal de comunicacion entre las estructuras de estos y sus bases, todavia poco organizadas debido a la alegalidad o, en el caso del PCE ilegalidad, de dichos partidos.

El PCE contaba entre sus medios con la revista Argumentos y con Nuestra bandera. Mientras que el PSOE contaba con Sistema, fundada en 1973 y de claro corte academico y mas adelante con El Socialista.

Ambos partidos se enfrentarian a traves de estos medios, proponiendo tesis de interpretacion de la sociedad y criticando las del contrincante, toda vez que ambos partidos sabian que el otro era su principal rival en la lucha por el voto de izquierdas en el pais (Pencourt, 2008: 156-158).

A la izquierda de estos partidos, apostando por posiciones mas radicales, aparecerian revistas como El Carabo, El viejo topo, Ajoblanco, u Ozono. En todas ellas lo politico se aunaba con nuevas propuestas en el plano de lo cultural. Eran revistas donde el pensamiento de figuras como Garcia Calvo, que pregonaba una actividad politica alejada de todo centro de poder -fuera politico (los partidos) o cultural (la universidad)- o como Fernando Savater, entonces en posiciones cercanas a Nietzsche y al anarquismo, tendrian un papel preponderante (Pencourt, 2008: 168-174).

En lo que se refiere a los medios diarios, en esta epoca surgiran dos periodicos de izquierda de gran importancia para los siguientes anos, Diario 16 y, sobre todo, El Pais. Ambos mantendran una postura cercana a la socialdemocracia y se convertiran en dos de los periodicos mas leidos de la epoca. (Seoane y Sueiro, 2004: 73). << En Barcelona, el mundo de la prensa diaria se transformo con la aparicion de El Periodico (1978), la empresa periodistica con mas exito del periodo, dirigida hacia un publico lector amplio y lanzada para competir contra un clasico de la prensa catalana, La Vanguardia >> (Pencourt, 2008: 244).

Un par de anos antes, tambien en Barcelona, habia nacido el diario Avui, el primer diario escrito por completo en catalan desde el final de la Guerra Civil. En 1977, en Euskadi, nacia, en edicion bilingue, Egin, un medio de ideologia nacionalista de izquierda que seria criticado, hasta su cierre a finales del siglo XX, por su cercania a los postulados de la banda terrorista ETA.

Junto a estos nuevos diarios sobrevivio durante algunos anos toda la estructura de medios del franquismo, con periodicos como Pueblo, que poco a poco iria siendo desmontada a favor de los medios privados (6).

Igualmente, diarios de orientacion conservadora y largo recorrido como ABC o Ya supieron adaptarse a los nuevos tiempos, mientras los situados mas en la extrema derecha como Arriba desaparecian o entraban en cifras de ventas muy bajas (caso de El Alcazar) (Rodriguez Jimenez, 2012).

Tambien las revistas plenamente politicas, de gran impacto para la creacion de opinion hasta solo unos anos antes, empezarian a desaparecer en los ultimos tramos de la transicion: Negaciones, Teoria y practica, Ozono, Decada, Taula de Canvi... (Pencourt, 2008: 251).

4. Objetivos y metodologia: los principales debates durante la transicion

Este estudio forma parte de un mas amplio destinado a averiguar el papel que la actualidad jugo en la obra periodistica del escritor y ensayista Felix Grande. O dicho de otra manera, como respondio este autor a los principales debates de su tiempo. Para ello, en primer lugar, hemos tenido que delimitar cuales fueron los principales debates mantenidos por los intelectuales en la prensa durante los anos de la Transicion. Periodo que hemos limitado entre 1976 y 1982. A continuacion, hemos analizado uno por uno esos debates y hemos estudiado como responde o se implica Grande en cada uno de ellos.

Para determinar cuales fueron los principales debates en la prensa durante este periodo, hemos empleado las investigaciones cualitativas ya realizadas por Pecourt y Munoz Soro, las cuales nos han servido para seleccionar una serie de categorias o debates guia. Despues, hemos realizado un analisis cuantitativo propio para por un lado, comprobar la exactitud de esos analisis anteriores y por el otro complementarlos. Pues si el de Munoz Soro abarcaba toda las manifestaciones culturales del momento (prensa y libros) y el de Pecourt las revistas politicas, nosotros hemos estudiado la prensa diaria para asi sumar datos que ayuden a tener un panorama mas general de los debates de los intelectuales durante esta epoca.

En general, los datos han verificado la exactitud de los analisis cualitativos que empleabamos como fuente, aunque a las categorias por ellos propuestas se han sumado otras como la de las relaciones laborales o las disputas en torno a la organizacion administrativa del Estado. Esta ultima con una importancia capital en la prensa diaria, como veremos enseguida.

El analisis cuantitativo, lo hemos realizado de la siguiente manera. Hemos calculado una poblacion de 20.328 articulos, conocida de la siguiente manera. 363 dias de prensa diaria al ano -todos menos el 25 de diciembre y el 1 de enero-, por dos periodicos -El Pais y Diario 16, por ser los mas representativos de izquierdas dentro de la prensa diaria de la epoca-, nos da un total de 726 diarios al ano. Si en cada uno de ellos hay unas cuatro columnas de opinion (7), incluyendo editoriales, dedicados a politica, tendriamos 2.904 tribunas al ano. 2.904 por los siete anos que hay entre 1976 y 1982 (ambos incluidos) nos da la poblacion total de 20.328 articulos.

Para averiguar de que tamano deberia ser nuestra muestra para ser representativa, hemos aplicado la formula siguiente (8):

[mathematical expression not reproducible]

Y el resultado es:
p/IC  95%  99%

0,3   429  460
0,4   568  609
0,5   705  755


Para una proporcion esperada del 0,3 y un indice de confianza del 99%, necesitamos una muestra de 460 articulos. Si bien, como en este caso se trata de << mostrar >> algo tan variable como la actualidad, hemos repartido esos textos de muestra entre los 7 anos analizados y repartiendo las << catas >> entre la primera y la ultima semana de cada mes de esos 7 anos. En total hemos analizado mas de lo que la muestra requeria. 795 textos de opinion. Los resultados han sido los siguientes:
Debate                                %

La configuracion regional del Estado  8,93
Economia y relaciones laborales       5,16
Ruptura Vs. Reforma                   3,40
Constitucionalismo Vs. Desencanto     2,64
Memoria Vs. Olvido                    0,88
Franquismo Vs. Antifranquismo         0,75


En este articulo vamos a tratar de alcanzar un doble objetivo. Por un lado, explicar en que consistio el debate referido a la configuracion regional del Estado que, como puede verse, fue el que en todo el periodo mas articulos de opinion produjo en la prensa diaria de izquierdas. Y en segundo lugar, establecer como se manifesto un autor concreto--Felix Grande--respecto al mismo.

5. El debate en la prensa sobre la configuracion regional del Estado

Los primeros anos de este debate estuvieron protagonizados, sobre todo, por las reivindicaciones de Euskadi y Cataluna, regiones que reclamaban una mayor autonomia de gobierno desde antes de que se produjeran, incluso, las condiciones que garantizaban una democracia de minimos. Como bien apunta Ferran Archiles:
"Ante el inicio del debate sobre la organizacion territorial del Estado
y con los recelos a flor de piel ante las demandas de los nacionalismos
vasco y catalan, la identidad nacional espanola se convierte en la
cuestion palpitante. No otro es el trasfondo que explica el hecho de
que, a derecha e izquierda, estallaran todo tipo de miedos y se
suscitara la demanda de cierre de la cuestion preautonomica y
autonomica casi desde el primer momento" (Ferran Archiles, 2011: 275).


Las diferencias entre Cataluna y Euskadi son, en cualquier caso, notables. En el Pais Vasco la presencia de ETA enturbiaba el debate, y las reivindicaciones autonomistas o nacionalistas y el terrorismo apareceran frecuentemente mezclados en las columnas y textos de opinion (9).

Dos textos de Diario 16 pueden ejemplificarlo bien. El primero se titula << Ancestrales libertades politicas >> y la firma Eladio Garcia Castro (1978). En esta columna, el autor expone que existe una innegable relacion entre violencia y autonomia en el Pais Vasco, y reclama como solucion una mayor autonomia para la region, para que la satisfaccion de ciertas reivindicaciones rebaje la presion de la violencia. El segundo es un editorial del 28 de octubre de 1978 titulado << Manifestacion en Euskadi >> y en el se acusa al PNV de no haber sido claro en la lucha contra el terrorismo hasta entonces, porque intenta << capitalizar [... ] el hastio progresivo de la poblacion >>; es decir, intenta aprovecharse politicamente de la violencia que, en principio, rechaza.

El Pais Vasco, ademas, supuso una anomalia en otro importante debate de la epoca. Asi, la idea de una salida pactada de la dictadura nunca fue mayoritaria entre la poblacion y los politicos, que siempre optaron por la llamada << ruptura >>. Esta anomalia volvio aun mas virulentos los debates sobre el autogobierno de esta region. Virulencia que no estara presente cuando se trate sobre otras regiones (10) (Montero, 2004: 257)

Estas singularidades explican la escasa presencia que, en comparacion con el catalan, el debate sobre el autogobierno vasco tendra en la prensa espanola en los anos aqui estudiados.

Si bien es cierto que la negociacion a finales de 1976 e inicios de 1977 de la devolucion de las instituciones forales al Pais Vasco, preludio de un regimen autonomico, provoco algunos debates y articulos de opinion en la prensa diaria. Sirva como muestra el texto << El futuro del pueblo vasco >> de Jose Miguel de Azaola (1976) donde explicaba la necesidad de respetar las antiguas instituciones vascas y anadia:
<< En lo relativo a las instituciones, el Gobierno debe dejar que las
establezcan democraticamente los interesados, sin entrar a prejuzgar su
fisonomia. Porque la ponencia de Gobernacion, aprobada por la comision
propone el restablecimiento de las Juntas Generales y de las
Diputaciones forales, adoptando para la eleccion de las mismas unos
criterios demasiado tenidos de arcaismo Y por eso, sumamente
discutibles, en especial por lo que a Vizcaya respecta >> (Jose Miguel
Azaola, "El futuro del pueblo vasco", El Pais, 2 de septiembre de 1976.


Los debates tambien se desatarian cuando los referendums de 1976 y 1978 contaran con una bajisima participacion en el Pais Vasco. Respecto al primero de ellos, El Pais en un editorial de enero de 1977 senalaba:
"El problema mas enconado y peligroso que ha heredado la Monarquia esta
localizado en el Pais Vasco. La unica zona que ha dado una abstencion
superior al 50 por cien en el referendum ha sido la del litoral vasco.
La mayor parte de los presos no comunes que quedan en las carceles son
vascos. La preocupacion en las ciudades y en los pueblos de Navarra,
Alava, Guipuzcoa y Vizcaya no hace sino crecer mientras en la mayor
parte de Espana cede la tension. Las raices del problema no son
economicas, pues los tres millones de vascos tienen una renta media
comparable a la de Belgica. Un contrapunto del referendum se celebro
alli el 27 de septiembre, cuando la region fue a la huelga,
virtualmente total, para pedir la amnistia de sus presos. El oleaje de
acontecimientos que sacude al Pais Vasco conmueve una y otra vez a la
opinion publica de Espana. Sin embargo, esa opinion masiva carece de
los datos indispensables para penetrar en un proceso complejo, agravado
por una desinformacion de varias decadas" (El Pais, "Para la paz en el
Pais Vasco", editorial, 2 de enero de 1977).


Del mismo modo, el comienzo de la autonomizacion de Espana provoco debates en torno a la constitucion de la futura comunidad del Pais Vasco, especialmente, sobre la inclusion o no de Navarra en dicha comunidad, y abriran la puerta a la esperanza en el fin del terrorismo etarra.

En el caso de Cataluna, la organizacion de una resistencia catalanista al franquismo, de signo pacifico y centrada sobre todo en lo cultural, tenia ya bastante recorrido. Esa tradicion de << resistencia >>, otorgaria al catalanismo y a sus intelectuales una solida reputacion que seria clave cuando se iniciaran los debates transicionales (Pecourt, 2008: 179).

La corriente contaba incluso con medios de expresion propios, clandestinos o marginales por razones obvias durante la dictadura y de gran difusion tras la muerte de Franco. Eran revistas como Serra d'Or, nucleo principal del catalanismo, escrita integramente en catalan y defensora de situar el aspecto regional en el nucleo de los debates politicos, por encima de divisiones politicas como las que separaran a la izquierda de la derecha. Otra publicacion clave fue Destino, menos erudita y escrita en castellano, y tal vez por ambas razones mucho mas difundida incluso durante la Dictadura.

A estas dos publicaciones hay que sumar otras como Taula de Canvi, Nous Horitzons, Presencia, Els Marges, Oriflama y Canigo, y en el aspecto editorial Seix Barral o Edicions 62, empresas que contribuyeron al desarrollo cultural de Cataluna y, sobre todo, a crear una cierta sensacion de insularidad respecto a la cultura nacional-catolica dominante durante el franquismo.

Ya desde el inicio de la transicion, el aspecto cultural -y dentro de este, el idiomatico- se convirtio en la bandera principal del nacionalismo catalan, que puso sobre la mesa la idea de los llamados Paisos Catalans (Paises Catalanes), un ambito multirregional definido por el idioma y que incluia a lo que hoy es Cataluna, la comunidad valenciana y las Islas Baleares. (Pecourt, 2008: 191).

Las reivindicaciones catalanistas, como ya hemos indicado, buscaron incluso adelantarse a la consecucion de la democracia en todo el Estado; priorizando la obtencion de un gobierno propio a los avances en derechos y libertades. Lo que a la vista de muchos suponia un riesgo que podia dar al traste con un proceso democratico aun en panales.

Asi lo expuso un editorial de El Pais de septiembre del 76 en el que afeaba a Tarradellas, presidente de la Generalitat en el exilio, ese empeno de situar las reivindicaciones regionales por encima de las negociaciones que podian conducir a la democracia en todo el pais. Pero el aspecto mas polemico del editorial fue su encendida defensa de la unidad de Espana, que se acompanaba de una negativa a hablar de nacionalidades en el seno del Estado espanol:
"La realidad del Estado espanol tiene quinientos anos como entidad
colectiva y no puede arrumbarse alegremente. No se encuentran, por otra
parte, precedentes de Estados modernos que hayan puesto a votacion la
integridad de su territorio ni de naciones que hayan regresado a la
formula federal a partir de una situacion unitaria clasica. Nada impide
que se considere en forma inteligente -no ya generosa, por cuanto no
hay aqui generosidad alguna que repartir- la autonomia de las regiones
del Estado espanol que pretendan tener mayor derecho a ella". "Por eso,
resulta equivoco el empleo indiscriminado del vocablo nacionalidades.
Si con la nacionalidad se propone el levantamiento de fronteras alli
donde se den unas condiciones etnicas, linguisticas, geograficas o
historicas, Europa occidental puede generar en este momento mas de un
centenar de nacionalidades. Si de lo que hablamos es de entes de
derecho, resultado de una serie de pactos historicos, cuyo resultado es
la soberania plenaria y legitima, no existen en la Peninsula lberica
mas que tres nacionalidades, a saber: Espana. Portugal y Andorra" (El
Pais, "Autonomias y nacionalidades", editorial, 1 de septiembre de 1976)


Este editorial fue recibido en las filas del nacionalismo catalan como un ataque, mas duro por proceder de un periodico que se habia convertido, desde sus mismos inicios, en el mas importante altavoz de la progresia espanola. El Pais se vio obligado a publicar un nuevo editorial solo dos dias despues en el que el volvia a senalar su idea de nacionalidad y Estado y senalaba otra vez el, para ellos, error cometido por las fuerzas politicas de Cataluna que privilegiaban el territorio frente a las conquistas de derechos para toda Espana:
"Resulta que cuando se vislumbran posibilidades de dialogo entre el
Gobierno y la oposicion para un pacto que al fin cristalice en la
creacion de un regimen democratico, importantes fuerzas politicas
democraticas de Catalunya se han negado a venir a Madrid a tratar de
unificar posiciones con las del resto del pais. Y eso, honestamente nos
parece un error lamentable" (El Pais, "Los paises catalanes",
editorial, 3 de septiembre de 1976).


En las mismas paginas de este periodico se publicaron diversas replicas. Josep Benet (1976) escribio una de las mas duras, acusando a El Pais de practicar un << centralismo exacerbado >>:
"Y que este tranquilo el editorialista y deje de manejar el espantajo
del separatismo y de hablar de Estado federal. Porque las instancias
unitarias catalanas han expuesto muy claramente cuales son sus
ambiciones en esta hora de reconstruir la democracia. Son muy modestas.
La Asamblea de Catalunya, en su punto tercero, las expresa asi:
restablecimiento provisional de las instituciones y de los principios
configurados en el estatuto de 1932. Es decir, los principios
configurados en un texto que reconocia a Cataluna atribuciones
autonomicas mucho menores de las que disfruta un Lander aleman o un
estado de los Estados Unidos de America. Esto tan modesto es lo que
piden, en esta hora, las instancias unitarias catalanas. Es peligroso,
pues, que se publiquen articulos que puedan contribuir precisamente a
la creacion del clima de caos nacional al que el diario alude. Seamos
todos responsables en esta hora dificil. Y que no se contribuya a crear
confusion en lo que es modesto, simple y claro. Claro como un vaso de
agua clara, por decirlo en una afortunada frase de Jose Maria Peman"
(Josep Benet, "Desde Cataluna, con preocupacion y tristeza", El Pais, 4
de septiembre de 1976).


Benet no fue el unico en escribir en El Pais en semejantes terminos, tambien Jaume Sobreques escribia dias despues una dura columna en el que senalaba el derecho historico de Cataluna a ser considerada no solo una nacion, sino a buscar constituirse en un Estado. Y Xabier Folch anadia dias despues, acerca de la posicion catalana en las negociaciones por hacer llegar la democracia:
"Cataluna es solidaria en la lucha por la democracia. Los catalanes
sabemos muy bien que, sin democracia en Espana, no habra autonomia de
las nacionalidades. Pero es bueno que los democratas espanoles -entre
los que sin duda se cuenta la gente que hace EL PAIS- sepan volver la
oracion por pasiva y entiendan que sin autonomia de las nacionalidades
no habra autentica democracia en el Estado Espanol" (Xavier Folch,
"Autonomias nacionales y democracia", El Pais, 2 de octubre.


Este debate abrio otro entre los propios medios catalanistas en el que se puso el acento sobre la necesidad estrategica de participar, o no, en el proceso democratizador en Espana. Asi Els Marges defendia la necesidad de que el catalanismo no se convirtiera en ideologia politica, compitiendo en el mercado electoral y perdiendo asi su caracter << mitologico >>. Mientras que Nous Horitzons esa participacion era mas necesaria que nunca para que el catalanismo tuviera una fuerte representacion en las nuevas instituciones democraticas (Pecourt, 2008: 197-198).

A esta subida de la apuesta del nacionalismo catalan responderia una buena parte de la sociedad de la region que comenzo a considerar que su condicion de castellanoparlantes los estaba convirtiendo, poco a poco, en ciudadanos de segunda categoria. En este grupo formara una intelectualidad castellanoparlante que habia gozado de gran prestigio intelectual durante el franquismo y que comenzo a temer que, en un ambiente nacionalista, su obra y ellos mismos pudieran ser condenados a cierto ostracismo. Pecourt (2008: 205) situa en este grupo a autores como Juan Goytisolo, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral o Felix de Azua.

Pero la posicion mas combativa, a este respecto, la representaria el periodista Federico Jimenez Losantos, quien aprovecho su condicion de colaborador en El viejo topo para reivindicar un nacionalismo espanol heredero de la tradicion republicana. Pues era << la imposibilidad de la cultura espanola moderna de constituirse en alternativa nacional e incluso estatal en el ambito de la izquierda >> la que habia facilitado el monopolio << del espanolismo por la derecha ultraconservadora en los aparatos basicos del Estado >> y la que estaba permitiendo el auge de un nacionalismo excluyente en regiones como Cataluna. (Pecourt, 2008: 210)

Esta polemica se iria agigantando hasta la publicacion en 1981, en Diario 16, de un manifiesto firmado por 2.300 intelectuales el 25 de enero, que denunciaba la creciente intransigencia linguistica en la region y la marginacion de aquellos que, en la sociedad, hablaban solo en castellano o defendia una integracion de Cataluna en Espana. El manifiesto llegaba a acusar de racismo al gobierno catalan por querer imponer la ensenanza en esta lengua a los hijos de los inmigrantes y concluia:
"Mientras no se reconozca politicamente la realidad social, cultural y
linguisticamente plural de Cataluna y no se legisle pensando en
respetar escrupulosamente esta diversidad, dificilmente se podra
intentar la construccion de ninguna identidad colectiva. Cataluna, como
Espana, ha de reconocer su diversidad si quiere organizar
democraticamente la convivencia >> (Diario 16: "Manifiesto por la
igualdad de los derechos linguisticos en Cataluna", 12 de marzo de 1981)


Como reaccion a este manifiesto surgio "Crida a la Solidaritat en Defensa de la Llengua, la Cultura i la Nacio Catalanes" (Llamamiento a la Solidaridad en Defensa de la Lengua, la Cultura y la Nacion Catalanas), un movimiento que nacio en un acto celebrado en la Universidad de Barcelona, en marzo de 1981, y que tuvo su cenit en el acto del 24 de junio de 1981 que reunio a 100.000 personas en el Camp Nou (De la Granja y otros, 2001; 213-214) (11).

Cabe destacar, por ultimo, que desde el inicio de la Transicion otras regiones apostaron tambien por poseer su propio gobierno autonomo. Entre estas, algunas como Andalucia -especialmente la izquierda andaluza- serian punteras en la reclamacion de ese derecho. Sirva como ejemplo las palabras de Angel Benito en El Pais (1976) a raiz del surgimiento del Partido Socialista de Andalucia (PSA):
<< El futuro de Andalucia esta en manos de hombres que quieran mirar
solo adelante, poniendo en practica formulas originales de un
socialismo regional, completamente autoctono y ajeno a todo tipo de
sucursalismo, ya sea ejercido desde el Poder o desde la oposicion. Por
eso, cuando los hombres del Partido Socialista de Andalucia, surgido
ahora a la luz pero concebido y conquistado durante mas de un decenio
de clandestinidad, persecucion y trabajo sin descanso, toman por mote y
motor de sus aspiraciones regionales la frase de << Por un poder
andaluz >>, no estan contra nadie y contra nada: quieren potenciar un
gran movimiento de masas en pro de una Andalucia autonoma y libre en el
concierto general de los paises y regiones del Estado espanol >> (Angel
Benito, "Por un poder andaluz", El Pais, 1 de agosto de 1976)


El debate se prolongaria, mas o menos acentuado -con hitos importantes como la concesion de la preautonomia a Cataluna en 1977-, hasta que el fallido golpe de Estado de Tejero convenciera a las fuerzas nacionalistas de la necesidad de rebajar sus pretensiones y la temperatura de sus discursos y centrarse en asentar la democracia. (Saz Ferran, 2011: 275)

6. Felix Grande y su posicionamiento ante el debate autonomico.

En lo que se refiere a la regionalizacion de Espana, la opinion de Grande se organiza en torno a dos ideas: por un lado, la critica a lo que el denomina la identidad hipertrofiada, es decir, el exceso de identitario de algunas regiones que les lleva a reclamar derechos que van en perjuicios de otras regiones del pais; por otro lado, la defensa de la unidad territorial de Espana en base a la historia y la cultura compartida desde hacia muchos siglos. Respecto al primer aspecto, escribira:
"Amar y honrar la propia Historia, el propio idioma, el tejido de
siglos, sucesos y recuerdos comunitarios, no es solo una satisfaccion,
es tambien un deber. Pero desde esa dicha y esa etica, despreciar al
vecino o al lejano, creerse mas grande, mas antiguo o mas duradero que
el, no es tan solo racismo sino tambien majaderia". (Felix Grande,
"Otro poco de miedo", El Socialista, 3 de junio de 1981).


En dos columnas consecutivas de El Socialista dedicadas a defender la LOAPA -Ley Organica de Armonizacion del Proceso Autonomico- como una solucion solidaria y << moderada >> para la organizacion territorial de Espana Grande senalara la necesidad de conjugar la autonomizacion de Espana con la solidaridad entre regiones (Grande, 1982 y 1982b).

En ese sentido, la posicion de Grande es equiparable a la que mantiene respecto a la entrada de Espana en la entonces llamada Comunidad Economica Europea y, en general, en el internacionalismo que siempre formo parte de sus ideas politicas: una suerte de solidaridad entre paises (o regiones) que sin renunciar a sus poderes nacionales o autonomicos, permitiera un trasvase de riqueza de las mas favorecidas a las menos. Idea equiparable, tambien, a las que sostienen en el plano economico y que suponen la defensa de los mas desfavorecidos y el trasvase de riqueza de quienes mas poseen hacia quienes tienen menos. La solidaridad -entre territorios y entre personas- seria una de las ideas politicas clave de Grande.

Estas columnas se completan con la titulada << De la LOAPA como forma de la memoria >> (1982c), que senala como esta ley es una herramienta para poner fin a algunos atropellos historicos sufridos por regiones (comunidades) especialmente desfavorecidas, como Andalucia.

Ya antes, en 1981, en otra serie de tres columnas dedicadas a defender la necesaria regionalizacion de Espana, Grande habia senalado como la solidaridad era el fundamento sobre el que edificar el proceso autonomico: "Si nos sale bien el invento sera por todo lo contrario: porque edificaremos el Estado de las autonomias no para ser mas "nuestros", sino para ser mas democratas. Y es imbecil pensar que lograremos ser mas democratas si no somos mas solidarios. Es absolutamente imbecil pensar esa imbecilidad. Solidaridad o barbarie".

Por lo que se refiere a la historia y la cultura, en esta ultima serie de columnas citadas escribia Grande acerca de lo << ridiculo >> de algunas posiciones autonomistas o nacionalistas que, por diferenciarse del resto de Espana, estaban llevando al olvido o menosprecio de la cultura compartida y hasta de la propia:
"?O no es ridiculo que tengan que venir autoridades africanas a
decretar, contra algunos canarios africanistas, que las Islas Canarias
son espanolas? ?O no es ridiculo que abundantes autonomistas hayan
fatigado polvorientos tomos de heraldica en la alocada busqueda de
alguna bandera medieval para hacerla ondear al abrego del siglo XX? ?O
no es ridiculo que se peguen algunos valencianos entre si porque a los
catalanes nacionalistas no les basta decir "pais catalan" sino que
muestran por el plural un ligero apetito? ?O no es ridiculo que algunos
espanoles (con perdon) de Canarias suenen con arrojar al mar el idioma
espanol y con sembrar Tenerife y Las Palmas de Ikastolas en guanche?"
(Felix Grande, "La identidad hipertrofiada", El Socialista, 12 de
agosto de 1981)


Por ultimo, cabe apuntar que en la disputa entre Jimenez Losantos y los defensores del nacionalismo en Cataluna -mencionada mas arriba-, Grande intervino a favor del primero, a raiz del tiro que recibio en una pierna como represalia por sus posiciones ideologicas. El poeta no se limitaba en este texto a recriminar el acto del disparo, si no que hacia suyas muchas de las posiciones de Losantos y criticaba el silencio de intelectuales y politicos ante este acto y ante el creciente hostigamiento del nacionalismo catalan hacia quienes consideraba disidentes (12):
<< Otro argumento, por asi decir, que repetidamente se le tendio a los
pies como una red fue el de que el idioma catalan habia sufrido
cuarenta anos de represion bajo el franquismo. No se que patente de
corso ampara a una verdad pasada a cuya humillacion ya ha abolido el
presente. Si se que Federico respondio con mesura y con inteligencia:
<< Lo que me importa -dijo-, lo que yo considero que nos debe importar,
no son los cuarenta anos pasados, hoy apartados por la Constitucion y,
a este respecto, por los hechos. Lo que ahora debe preocuparnos son los
cuarenta anos venideros, que han comenzado ya >>. En efecto, con ese
tiro en la rodilla y con las dosis de intolerancia y de soberbia
provincianas, con el apocamiento de muchos intelectuales y lideres
politicos, con todo ese tejido que silenciosa y laboriosamente, y a
veces desdenosa y brutalmente, si no han facilitado ese disparo al
menos no lo han hecho imposible, con todo ello, una etapa nueva y ojala
que no muy duradera ni horrorosa ha comenzado en Cataluna, en Espana y
en la angustia de nuestra democracia >> (Felix Grande, "Autonomia o
antinomia III", El Socialista, 5 de agosto de 1981)


7. Conclusiones

El debate sobre la organizacion territorial de Espana fue capital en el periodo de la transicion, y asi lo demuestran los datos extraidos de nuestro analisis de la prensa diaria del momento. Entre los intelectuales y medios de izquierdas, el trato dado a las aspiraciones autonomistas del Pais Vasco y el dado a las de Cataluna - principales impulsores de este debate- fue muy desigual. Mientras que en el caso catalan, la discusion se centro, en primera instancia, en la necesidad de supeditar el desarrollo autonomico al logro de la democracia y, despues, en el por algunos denunciado arrinconamiento de los escritores e intelectuales no nacionalistas, en el caso de Euskadi los crimenes de ETA hicieron que los debates sobre las reivindicaciones nacionalistas aparecieran frecuentemente mezclados con reflexiones y criticas sobre la violencia.

Las reclamaciones autonomistas de otras regiones -Andalucia, Baleares, Castilla y Leon- ocuparon tambien las paginas de la prensa diaria, pero sin suscitar un debate tan amplio como las protagonizadas por Cataluna y Pais Vasco. La postura de Felix Grande en este periodo ejemplariza en buena medida la del intelectual de izquierdas proximo al PSOE. No en vano, el poeta manchego escribio la mayoria de sus textos sobre politica en estos anos desde las paginas de El Socialista, organo oficial del PSOE. En lo que se refiere al debate sobre la creacion de una Espana autonomica, la opinion de Grande es en todo momento proxima a la linea oficial del PSOE y se organiza en torno a dos ideas basicas: solidaridad entre las diferentes regiones del pais y defensa de la unidad del pais -en su caso argumentando no tanto razones politicas o de estado, como un pasado y una cultural compartida-.

Podemos concluir, por ultimo, que el debate sobre el modelo administrativo del pais, aun hoy no cerrado, presenta ya durante los primeros anos de la Transicion casi todas las variantes ideologicas que despues -con frecuencia empleando tambien la prensa como vehiculo- se han ido desarrollando y matizando.

8. Referencias bibliograficas

Azaola, Jose Miguel de (1976): "El futuro del pueblo vasco" El Pais, 2 de diciembre.

Benet, Josep (1976): "Desde Cataluna, con preocupacion y tristeza", El Pais, 4 de septiembre.

Benito, Angel (1976): "Por un poder andaluz", El Pais, 1 de agosto.

De la Granja, Jose Luis; Beramendi, Justo; y Anguera, Pere (2001): La Espana de los nacionalismos y las autonomias. Madrid, Sintesis.

Diario 16 (1978): "Manifestacion en Euskadi" Diario 16, 28 de octubre.

Diario 16 (1981): "Manifiesto por la igualdad de los derechos linguisticos en Cataluna", 12 de marzo

El Pais (1976): "Autonomias y nacionalidades" El Pais, 1 de septiembre.

El Pais (1976 b): "Los paises catalanes" El Pais, 3 de septiembre.

El Pais (1977): "Para la paz en el Pais Vasco", editorial, 2 de enero

El Pais (1984): "El Gobierno cierra el diario Pueblo y liquida los Medios de Comunicacion Social del Estado" El Pais, 17 de mayo.

El Pais (1984b): "La Crida anuncia << acciones directas >> contra los almacenes que no se catalanicen" El Pais, 8 de septiembre.

Ferran Archiles (2011): "Melancolico bucle: narrativas de la nacion fracasada e historiografia espanola contemporanea" en Saz Campos, Ismael y Ferran Archiles (coords.): Estudios sobre nacionalismo y nacion en la Espana contemporanea, Zaragoza, Prensas Universitarias de Zaragoza.

Folch, Xavier (1976): "Autonomias nacionales y democracia", El Pais, 2 de octubre

Garcia Castro (1978): "Para la paz en Euskadi", Diario 16.

Grande, Felix (1981): "Otro poco de miedo", El Socialista, 3 de junio.

Grande, Felix (1981b): "Autonomia o antinomia II", El Socialista, 29 de julio.

Grande, Felix (1981c): "Autonomia o antinomia III", El Socialista, 5 de agosto.

Grande, Felix (1981d): "La identidad hipertrofiada", El Socialista, 12 de agosto.

Grande, Felix (1982): << Fabula de la LOAPA y el cascabel del gato >>, El Socialista, 6 de octubre.

Grande, Felix (1982b): "Fabula de la LOAPA y los pescadores de votos", El Socialista, 13 de octubre.

Grande, Felix (1982c): "De la LOAPA como forma de la memoria", El Socialista, 20 de octubre.

Lopez Hidalgo, Antonio (2012): La columna. Periodismo y literatura en un genero plural. Zamora, Comunicacion Social.

Montero, Manuel (2004): "El concepto de transicion en el Pais Vasco", Studia Historica. Historia Contemporanea. Salamanca, Universidad de Salamanca.

Morente Valero, Francisco (2011): "Mas alla del paramo. La historia de los intelectuales durante el franquismo", en Frias, Carmen; Ledesma, Jose Luis; y Rodrigo, Javier (eds.): Reevaluaciones. Historias locales y miradas globales. Actas del VII Congreso de Historia Local de Aragon, IFC.

Munoz Soro, Javier (2011): "Presentacion", Ayer, pp.17-23.

Munoz Soro, Javier (2011b): "La transicion de los intelectuales antifranquistas", Ayer, pp. 25-55.

Pecourt, Juan (2008): Los intelectuales y la transicion politica. Un estudio de campo de las revistas politicas en Espana. Madrid, CIS.

Pinol, Angels (1992): "El grupo independentista Crida renuncia a boicotear los Juegos si le permiten instalar casetas", El Pais, 17 de julio.

Plata Parga, Gabriel (2010): De la revolucion a la sociedad de consumo: ocho intelectuales en el tardofranquismo y la democracia. Madrid, UNED.

Rodriguez Jimenez, Jose Luis (2012): "La prensa de extrema derecha en la transicion del franquismo a la democracia (1973-1982)". El argonauta espanol, vol. 9: https://journals.openedition.org/argonauta/1421

Seoane, Maria Cruz y Sueiro, Susana (2004): Una historia de El Pais y el grupo prisa, Barcelona, Plaza & Janes.

Umbral, Francisco (1982) << Los intelectuales >>, EL Pais, 21 de octubre.

Alberto Gomez Vaquero (2)

Alberto Gomez Vaquero es doctorando en Periodismo y graduando en Historia y Filosofia, y actualmente es profesor asociado en el CEUM-Universite de Toulouse. Sus investigaciones se centran en estudiar, desde un enfoque multidisciplinar que entronca principalmente con la Historia y la Filosofia, la labor como intelectuales y periodistas de los principales escritores del siglo XX, el papel de la prensa escrita como principal difusora de ideas en este periodo y las relaciones, todavia hoy complejas, entre el periodismo y literatura. Es ademas especialista en la obra del escritor Felix Grande.

Recibido: 5 de septiembre de 2017 / Aceptado: 24 de octubre de 2017

(1) Este trabajo recibio el premio a la mejor exposicion en el I Foro Doctoral en Ciencias de la Informacion celebrado en la Facultad de Ciencias de la Informacion de la Universidad Complutense los dias 19 y 20 de junio de 2017.

(2) Universidad Complutense de Madrid

E-mail: albego11@ucm.es

(3) En el contexto anterior a la caida de la URSS podemos entender como << de izquierdas >> al hombre definido por Lanzmann: aquel caracterizado por el rechazo a << la democracia capitalista, la conciencia de la perfectibilidad humana frente al pesimismo antropologico de la derecha, la concepcion de la historia como un proceso de liberacion de toda opresion, y la defensa de la igualdad socio-economica y de la superacion de las diferencias entre las clases, las razas y las creencias >> (Perez Ledesma, 2008: 12)

(4) Para una detallada exposicion sobre la posibilidad epistemologica de una << historia de los intelectuales >> entendida como subgrupo dentro de una, no menos discutida, << historia de la cultura >> o << historia de las ideas >> vease Plata Parga, 2010; Morente Valero, 2011; y Pecourt 2008: 3-40.

(5) << Hoy, los intelectuales han desfanatizado a las masas, empezando por desfanatizarse ellos. Desde que Sartre decide contar en Tiempos Modernos lo de los campos de concentracion rusos, hasta ayer mismo, en que salia de la carcel de Fidel Castro, tras veintidos anos, el poeta Valladares, el intelectual de izquierdas ha ido comprendiendo que la revolucion se hace soluble en la Historia, que la revolucion es permanente o no es nada, que la revolucion hay que interiorizarla (como la religion) y que la revolucion no acaba de ocurrir nunca precisamente porque es lo que esta pasando siempre >>.

(6) Pueblo cerro en 1984 cuando el gobierno desmantelo definitivamente toda la estructura de medios heredara del franquismo (Vease, El Pais, 1984)

(7) Vamos a entender columna como aquel texto destinado a comentar la actualidad, pero no vinculado a otra noticia que aparezca en el periodico junto a ella o en estrecha relacion con ella. Es decir, sacando del concepto << columna >> a los analisis o comentarios de noticias creados ad hoc.

(8) Donde N seria el total de la poblacion. [Za.sup.2] es igual a 1.[96.sup.2] (para una seguridad del 95%); p seria la proporcion esperada (o probabilidad de exito), que en este caso esta entre 0,3 y 0,5; q = 1--p; d seria el error maximo admisible en terminos de proporcion, que en este caso hemos calculado para el 5%.

(9) ETA mato a 18 personas en 1976, 12 en 1977, 64 en 1978, 84 en 1979 y hasta 93 en 1980.

(10) Durante buena parte de las siguientes decadas los nacionalistas entenderan que el proceso de la Transicion quedo incompleto o, en otros casos, que dicho proceso era un asunto << espanol >> del que poco o nada cabia decir en Euskadi (Montero, 2004: 247-267)

(11) El movimiento tendria una larga vida y causarias numerosas polemicas. En 1984 amenazo con boicotear los comercios que no se << catalanizaran >> (El Pais, 1984b) y todavia en 1992, con motivo de los Juegos Olimpicos en Barcelona, anunciaba posibles boicots si no se les permitia poseer casetas desde las que realizar campanas en pro de la independencia (Pinol, 1992).

(12) Dada la notoriedad que Jimenez Losantos ha alcanzado en los ultimos anos como representante de parte de la derecha politica y social de Espana, cabe senalar que si en este caso Grande mostro su solidaridad con Losantos y apoyo algunos de sus argumentos, con el paso de los anos la distancia entre el pensamiento de uno y otro se haria enorme.

http://dx.doi.org/10.5209/ESMP.59967
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vaquero, Alberto Gomez
Publication:Estudios sobre el Mensaje Periodistico
Date:Jan 1, 2018
Words:7789
Previous Article:Influencia social en las comunidades de cine: filmaffinity como caso de estudio.
Next Article:[en] People on Media Effects. An Exploratory Study of People's Theorization on the Influence of Mass Media.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters