Printer Friendly

Los informes que todos ignoraron.

[ILUSTRACION OMITIR]

Por iniciativa de varias instituciones religiosas de Sudafrica se creo la Fundacion Bench Marks. Su objetivo: monitorear las practicas de las trasnacionales en el pais. Entre 2007 y 2012 la fundacion emitio dos informes que, entre otras cosas, alertaban sobre la violencia que germinaba en el sector de las minas. Nadie les hizo caso ... hasta ahora, cuando la matanza de Marikana ya ocurrio.

JOHANNESBURGO.--Los telefonos suenan sin cesar. Empleados corren de una oficina a otra. Entran y salen visitas. Es la manana del pasado 17 de septiembre. Las oficinas de la Fundacion Bench Marks estan en plena efervescencia. John Capel y David van Wyk buscan un lugar tranquilo para atender a la reportera. En vano. Se disculpan y se lanzan a hablar en medio de la agitacion general.

La Fundacion Bench Marks, que preside el obispo Jo Seoka, es una organizacion no gubernamental independiente que nacio en 2001 a pedido del Consejo Sudafricano de Iglesias y del arzobispo anglicano Desmond Tutu. Conto con el apoyo del Servicio Ecumenico para la Transformacion Socioeconomica, la Mision Industrial de Sudafrica y el Departamento de Paz y Justicia de la Conferencia de Obispos Catolicos. Inauguro su sede en esta ciudad en 2003.

"Nuestra mision es a la vez muy clara en su concepto y sumamente compleja de llevar a cabo. Las iglesias cristianas de Sudafrica nos confiaron el monitoreo de las practicas de las corporaciones trasnacionales en el pais. Quieren conocer en forma detallada el impacto de sus actividades sobre los derechos humanos y la vida de la poblacion mas desprotegida y tambien sobre el medio ambiente. Les preocupa constatar que crecen la desigualdad y la pobreza mientras que las grandes corporaciones acumulan enormes beneficios", dice John Capel, director de la Fundacion.

"Les alarma aun mas que estas trasnacionales se enriquezcan con la complicidad de nuestros gobernantes", precisa David van Wyk.

En 2007 Bench Marks publico su primer informe sobre las actividades de los cuatro principales grupos mineros del platino de la Provincia del Noroeste, concentradas en la region de Rustenburg: Anglo Platinum (el mas importante del mundo), Impala Platinum, Lonmin (al que pertenece la mina de Marikana) y Xstrata. Fue demoledor. Al final del documento ios investigadores de Bench Marks, encabezados por Van Wyk, hicieron una serie de recomendaciones a las trasnacionales.

"Predicamos en el desierto", dice Capel. "Mandamos nuestro informe a los ministerios, al parlamento, a la Camara de las Minas y a corporaciones mineras, a medios de comunicacion y a expertos academicos. No paso nada. Solo las ONG nos hicieron caso.

"Cuatro dias antes de la matanza de Marikana, el pasado 12 de agosto, presentamos nuestro segundo informe sobre las mismas minas, muchisimo mas completo que el primero y mas acusatorio tambien, porque lo hicimos en colaboracion con numerosas organizaciones de la sociedad civil de las comunidades afectadas por las minas. Lo volvimos a enviar a todo el mundo advirtiendo que habia riesgos serios de violencia en Rustenburg. Paso lo mismo que hace cinco anos: Todo mundo hizo oidos sordos", enfatiza Capel.

Corrige Van Wyk: "Solo recibimos una llamada del Comite Parlamentario para el Desarrollo de las Comunidades. Muy arrogante su vocero nos acuso de difundir estadisticas y datos falsos".

Retorna Capel: "El 16 de agosto la masacre de Marikana provoco un shock en Sudafrica y de repente todo el mundo recordo nuestro informe. Desde entonces es una locura. Todos quieren platicar con nosotros. Se arman polemicas en la prensa. Las corporaciones mineras cuestionan nuestro trabajo pero ninguna toma la iniciativa de demandamos por difamacion. Saben de sobra que tenemos todas las pruebas de lo que dijimos".

Violencia de decadas

Capel y Van Wyk tienen cita en el Parlamento para animar discusiones sobre la explosiva situacion de las minas, responden a ataques en su contra publicados en los diarios, corren de un debate televisivo a otro al tiempo que siguen de cerca las negociaciones entre Lonmin y los mineros de Marikana y sobre todo, los movimientos de protesta que empiezan a extenderse a otras minas de platino, como la de Amplats o a las minas de oro de Gold Fields. Sin hablar de los camioneros que paralizan parte de la economia del pais y de los empleados publicos que tambien exigen incremento salarial.

Ironico, Van Wyk confia:

"El mismo presidente de la Camara de la industria Minera se desplazo para vernos. Tuvimos una discusion fuerte con el en esta misma oficina. Estaba sentado justamente en la silla donde esta usted sentada ... Se empenaba en convencemos de que Lonmin no era responsable de la matanza de Marikana y que en realidad todo habia sido provocado por la lucha entre el Sindicato Nacional de Mineros (NUMSA) y la Asociacion de Trabajadores de las Minas y de la Construccion (ACMU), el nuevo sindicato mas reivindicativo. Es la tesis que presentan los medios nacionales e internacionales.

Indignado agrega: "Es inadmisible. Aun si hay efectivamente tensiones entre sindicatos, la solucion para restablecer la calma no es asesinar a 34 mineros, por lo menos en una democracia digna de ese nombre".

[ILUSTRACION OMITIR]

Capel y Van Wyk son categoricos: el punto de partida de los disturbios de Marikana fue anterior a la disputa entre el NUMSA y el ACMU.

"Todo empezo cuando guardias privados de la mina mataron a un minero e hirieron a 12 el pasado 1 de agosto. Fue por esa razon por lo que los mineros empezaron a andar con bastones, machetes y cuchillos. Temian mas violencia y querian defenderse.

"Nosotros estamos en el terreno y sabemos que antes de empezar la huelga los mineros exigian negociar incrementos salariales directamente con los directivos de Lonmin y lo hacian pacificamente. Pero los directivos de la mina no los escucharon y todo se descompuso. Confiamos en la mision de investigacion encabezada por el juez Ian Farlam para que surja la verdad", enfatiza Capel.

Agrega Van Wyk: "Las protestas tanto en la mina de Marikana como en las comunidades que la rodean empezaron realmente en mayo de 2011, cuando Lonmin despidio a 9 mil mineros.

"Muchas familias perdieron sus casas porque el sistema de acceso a la propiedad instaurado por las corporaciones mineras es totalmente perverso. Ellas construyen las viviendas que les venden a sus trabajadores mediante un prestamo bancario. Si los mineros pierden su trabajo ya no pueden seguir pagando sus mensualidades y pierden sus viviendas y sus inversiones, mientras la mina recupera las casas y las vuelve a poner en venta. ?No le parece sumamente violenta esa practica?.

Retoma Capel:

"La exhibimos en nuestro informe junto con otras graves violaciones de los derechos elementales de los trabajadores. ?Por que los medios sudafricanos se empenan en publicar exclusivamente fotos de los mineros blandiendo sus machetes en lugar de investigar lo que denunciamos? ?Por que nunca describen la violencia atroz, diaria, de decadas que se ejerce contra los mineros y por que solo hacen hincapie en sus explosiones de coraje cuando el cinismo de las mineras y sus aliados en el gobierno y en el Congreso Nacional Africano (CNA) rebasa lo que cualquier ser humano puede aguantar?"

Sobre esa "alianza" los dos expertos de Bench Marks son fuentes inagotables. Recalcan que desde el fin del apartheid las mineras cooptaron a lideres del CNA, de la Cosatu, del Partido Comunista y a gran parte de las autoridades tradicionales y jefes tribales.

Afirman que se corrompio el black economic empowerment (BEE), una de las principales iniciativas de Nelson Mandela para acelerar la integracion de la poblacion negra a la economia del pais.

"En realidad el BEE sirvio esencialmente para que se creara una nueva elite negra que comparte el poder economico con la elite blanca cuyos intereses no salieron mayormente afectados por el cambio de regimen en nuestro pais. El personaje que ilustra de manera emblematica y caricaturesca ese fenomeno es Cyril Ramaphosa", senala Van Wyk.

La traicion de Ramaphosa

Ramaphosa nacio en Soweto en 1952. Siguio los pasos de Mandela: estudio derecho y se involucro en la lucha contra el apartheid. Se graduo como abogado y fue asesor legal del Consejo Nacional de Sindicatos (que se convirtio en la Cosatu). En 1982 fundo el NUMSA, que presidio hasta 1991.

Bajo su liderazgo el sindicato paso de 6 mil miembros en 1982 a 300 mil en 1992, con lo cual pudo ejercer un control total sobre los mineros de todo el pais.

En 1991 dejo el NUMSA para desempenarse como secretario general del CNA. Y fue a ese titulo que llevo durante tres anos las negociaciones de transicion politica sudafricana con Roelf Meyer, su contraparte blanca del Partido Nacional. Entonces Ramaphosa era uno de los grandes lideres del CNA y su sueno era suceder a Mandela en la presidencia de la republica, ya que Madiba aspiraba a ejercer solo un periodo presidencial. Las luchas internas entre los clanes del CNA lo obligaron a renunciar a esas ambiciones.

[ILUSTRACION OMITIR]

En 2002 se lanzo a los negocios aprovechando al maximo el BEE. Hoy es uno de los empresarios mas adinerados y poderosos de Sudafrica. Segun el semanario sudafricano Sunday Times su fortuna actual alcanzaria 3 mil millones de rands (unos 4 mil 500 millones de pesos).

"Un barrenador de las minas tendria que trabajar 20 mil 667 anos para juntar semejante tesoro", recalca el Sunday Times antes de precisar que esa cifra no abarca el monto de sus acciones en McDonald's, Coca Cola, Lonmin y distintas minas de carbon.

Ramaphosa fundo y preside el Grupo Shanduka, un gran fondo de inversiones que tiene intereses no solo en el sector minero sino tambien en la energia electrica, telefonia, la banca y las aseguradoras, entre otros ... El exlider sindicalista, que sigue definiendose como "socialista convencido", pretende haberse alejado de la "grilla politica", pero muy poca gente en Sudafrica cree que abandono definitivamente su sueno presidencial.

Cuestiona Capel: "?No le parece el colmo de la indignidad que Cyril Ramaphosa, fundador del sindicato minero mas importante que haya existido en el pais, sea accionista de Lonmin y miembro de su consejo de direccion? ?Acaso no esta enterado de los salarios tan bajos que se pagan a los mineros? ?Acaso no sabe que la tercera parte de los mineros de Lonmin, entre otros los de Marikana, son subcontratados por intermediarios sin escrupulos? ?Acaso no conoce las condiciones de vida y trabajo de los mineros en general y de los migrantes en particular?".

Apunta Van Wyk: "?No le parece el colmo de las desfachatez que Ramaphosa se haya arreglado para que toda la prensa hablara de los dos millones de rands (poco mas de 3 millones de pesos) que ofrecio para los funerales de los mineros asesinados de Marikana?"

El origen del "apartheid"

En su informe de 180 paginas sobre la situacion en las minas de platino de Rustenburg, Van Wyk insiste en el gravisimo problema de la subcontratacion de los mineros. Estima que 30% de ellos son reclutados por intermediarios poco escrupulosos:

"Eso siempre existio en Sudafrica. Empezo a finales del siglo XIX en las minas de oro y desde entonces sigue. Corresponde a la 'necesidad' de mano de obra barata de las empresas mineras y fue precisamente esa necesidad la que genero el apartheid.

"La segregacion racial permitio aislar a la poblacion negra, mantenerla en guetos para controlarla mejor y quitarle todo derecho para explotarla al maximo. La nueva Sudafrica democratica no acabo con la subcontratacion de nacionales e inmigrantes. Es un escandalo etico y una fuente inagotable de problemas de dificil solucion."

Larga es la lista de estos problemas.

Oficialmente la tasa de desempleo es de 31.3% en la zona de Rustenburg. Bench Marks y las asociaciones civicas hablan de 60%, sobre todo entre los jovenes sudafricanos. Estos manifiestan mas y mas violencia contra la companias minoras que importan mano de obra privandolos a ellos de toda posibilidad de salir adelante. Desafortunadamente los jovenes tambien lanzan ataques xenofobos contra sus competidores extranjeros, tan miserables como ellos.

Debido a las altas comisiones que cobran los intermediarios, los salarios de los mineros subcontratados son inferiores a los de los mineros contratados porla mina. Y ese estatus de "trabajadores de segunda categoria" es otra fuente de tension.

Los subcontratados no tienen derecho alguno. No se les da acceso a los centros de salud de las minas. Acuden por lo tanto a los de las comunidades, que ya estan saturados. Esa situacion genera peleas entre los inmigrantes y la poblacion local.

Los inmigrantes no tienen derecho a vivienda. Les quedan dos opciones: amontonarse en ciudades-miseria con techos de lamina o alquilar a precio exorbitante cuartos minusculos construidos en los minusculos patios de las humildes casas de los mineros sudafricanos.

La presencia de tantos hombres solos, alejados de su tierra y de su familia, cuya unica distraccion es emborracharse en pateticos shebeens (tabernas) es forzosamente peligrosa. Se multiplican las violaciones, peleas, ajustes de cuentas y crimenes en un clima de creciente xenofobia.

"Percibimos el odio para con los extranjeros en nuestro trabajo de campo. Es terrible", dice Van Wyk, "y amenaza con provocar mas catastrofes."

Pero hay dos problemas "atroces" que quiere subrayar el experto de la Fundacion Bench Marks.

"El primero tiene que ver con trata de mujeres", advierte el investigador. "Varias redes de traficantes traen a muchachas de paises vecinos, las encierran en sordidos burdeles improvisados en los tugurios mas insalubres y las 'ofrecen' a los mineros. Las jovenes solo hablan su lengua y son indocumentadas. Muy pronto estan contaminadas por el sida. Pocas sobreviven".

El segundo problema es el abuso de poder de los jefes tribales.

Explica Van Wyk: "Los directivos de las minas permiten que las autoridades tradicionales recluten parte del personal. En el caso de las mujeres, los jefes intercambian contratos por favores sexuales; en el caso de los hombres, por mordidas."

Enfatiza Capel: "Las companias mineras estan obsesionadas por sus accionistas. Les debe asegurar beneficios maximos y costos minimos. Aqui esta el resultado: ataques sistematicos contra centenares de miles de personas cuya vida gira alrededor de las minas ... Es en ese contexto que se inscribe la tragedia de Marikana y no en el de un vil enfrentamiento intersindical", insiste.

Deplora Van Wyk: "Aun nos falta hablar de los accidentes de trabajo que aumentaron ultimamente en forma exponencial en Lonmin y en otras minas por culpa de recortes presupuestales, de la falta de escuelas tecnicas para capacitar a los mineros, de las condiciones deplorables en las que trabajan las mujeres en las minas, de los ranchos de los campesinos negros que van desapareciendo unos tras otros mientras mas se extiende el campo de accion de las companias mineras".

Y subraya: "En los elegantes catalogos de presentacion de sus actividades que obsequian a sus inversionistas, las companias mineras aseguran que cumplen con la Carta de las Minas que se les exigio firmar cuando acabo el apartheid. Pero la realidad es muy distinta. !Ojala los magnates de las minas comprendan la leccion de Marikana. Ojala nuestros lideres politicos tambien lo hagan! Si no lo hacen, todo puede pasar en Sudafrica. Somos un pueblo bronco y combativo".

De origen afrikaner, Van Wyk sabe de lucha politica. A los 18 anos presto su servicio militar. Paso tres anos en el ejercito. Aprendio a reprimir y descubrio la realidad de Sudafrica.

Al salir de las fuerzas armadas estudio sociologia, antropologia e historia africana en la Universidad de Witwatersrand, en Johannesburgo. Rompio con su familia-que defendia el apartheid--y se metio de lleno en la lucha politica en organizaciones de ultraizquierda. Se exilio en Zimbabue, en 1982, para no tener que servir un mes al ano en el ejercito, como debia hacerlo todo ciudadano sudafricano blanco hasta cumplir 65. Y tambien porque estaba en la mira de los servicios de inteligencia de sus pais.

En Zimbabue estaba a cargo de las casas de seguridad de los combatientes del CNA. Regreso a Sudafrica en 1993 y durante 10 anos ocupo puestos de alta responsabilidad en el gobierno de la Provincia del Noroeste. Tenia una residencia comoda, un Mercedes Benz y un salario de ensueno. Seguia creyendo en una profunda transformacion de Sudafrica, pero cada dia se topaba con una realidad desalentadora y una burocracia desesperante.

"Entendi que ya no compartia los mismos valores que muchos de mis camaradas del CNA. Me senti muy mal. Renuncie a todo y vivi dos anos de cuestionamiento terrible. En 2005 me integre a Bench Marks y de nuevo se que la lucha nunca acaba. Lo mismo saben los mineros y todos los olvidados del sistema en Sudafrica."
COPYRIGHT 2012 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Mergier, Anne Marie
Publication:Proceso
Date:Nov 4, 2012
Words:2948
Previous Article:La dura vida en Rustenburg.
Next Article:Un abogado "con fuerza de elefante".
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters