Printer Friendly

Los dos mundos en Casa Malaparte: Isla de Capri, Italia.

The two worlds of Casa Malaparte

Isla de Capri, Italia

[FIGURA 1 OMITIR]

Casa Malaparte: una vivienda moderna en la naturaleza

Es posible reconocer dentro del ambito general de los proyectos de vivienda, elaborados durante la epoca moderna, algunos que se destacan por una busqueda que, de una u otra manera, va mas alla de solucionar solo el problema del habitar. Al delimitar esta busqueda, destacan ciertos proyectos "singulares", en cuanto entran en directa relacion con la naturaleza, condicion que, ademas de plantear el espacio de contemplacion --que pone en relacion al hombre con su entorno--, sin lugar a dudas, otorga tambien al proyecto nuevas variantes sobre las cuales fundar sus principios formales; variantes que se suman al hecho de dar solucion a la vivienda y, en algunos casos, lo superan.

Tanto la Casa de la Cascada, de Frank Lloyd Wright (1936), como la Casa Malaparte, de Adalberto Libera (1938), arraigadas al terreno, o, por ejemplo, la Villa Savoye de Le Corbusier (1928-1931) y la Casa Farnsworth de Mies van der Rohe (1951), en su condicion aerea, son todas obras de arquitectura situadas en paisajes espectaculares, donde la naturaleza esta presente de manera imponente, y cada una de ellas plantea el desafio de establecer un lenguaje que, diferenciandose de la naturaleza, establezca una relacion armonica con un orden ya existente.

La Casa Malaparte forma parte de estos proyectos de vivienda singulares, en cuanto a su relacion con la naturaleza; pero en su unicidad, ademas de proponer el sentido domestico de una vivienda cotidiana, propone una idea de lo monumental, en cuanto el proyecto entra en relacion con la naturaleza y le otorga un caracter casi mitico. La Casa de Capri es un monumento moderno, y la idea de monumento que ella propone se aleja definitivamente de il monumentale que en aquel periodo acentuaba el regimen italiano y buscaba una arquitectura autarquica y romana. Ella, por el contrario, arraigada al acantilado, permanece quieta, obviando cualquier estilo del pasado que el regimen reclamaba como monumental.

La particular historia del desarrollo de la casa y los temas de valor arquitectonico que propone originaron este extraordinario experimento de habitacion, como lo ha denominado Pierluigi Nicolin,1 donde evidentemente las circunstancias y tiempo absolutamente irrepetibles, es decir, el conjunto de situaciones especificas relativas al proyecto han acabado por trascender la condicion primera de ser un proyecto de vivienda comun. Ha sido una de las obras de la arquitectura moderna mas comentadas y cuestionadas; el "problema" de su autoria, que atane tanto al arquitecto Adalberto Libera como al cliente, el escritor italiano Curzio Malaparte, sumado a la descripcion de la espectacularidad del paisaje en el cual se situa, son los aspectos principales que se destacan al analizarla.

Construida a partir de 1938, la Casa de Capri forma parte de los proyectos desarrollados durante los ricos y contradictorios anos treinta, en lo que a politica y arquitectura se refiere, tanto en el ambito de una Europa devastada por la guerra como especificamente en Italia. Tiene un primer momento de desarrollo, llevado a cabo sin lugar a dudas por Adalberto Libera, protagonista de la arquitectura racionalista italiana entre las decadas de los treinta y de los cincuenta. Curzio Malaparte, el escritor, en cuanto cliente, forma logicamente parte importante del proceso.

[FIGURA 2 OMITIR]

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

La suma de las experiencias recopiladas por Malaparte durante el transcurso de una vida compleja, unida a su excentrica personalidad, marcada, entre otras cosas, por la crudeza y las miserias que desato la guerra vivida en primera persona,2 debia ser reflejada en su casa. La idea de verse reflejado no era nueva, sino una constante en la vida del escritor; habia hecho lo mismo en el campo literario. (3)

Por cierto, es real aquello que subraya Jean-Marc Savoye, cuando refiriendose a la casa de sus abuelos, la Villa Savoye, destaca: "En materia de arquitectura, y eso es particularmente cierto en el caso de las viviendas individuales, el cliente tiene toda la importancia, puesto que es tambien el usuario. Es el quien dice lo que quiere, puesto que es el quien va a vivir ahi, es decir va a comer, dormir, amar, reir, llorar, y compartir todo ello con los suyos". (4) En el caso de la Villa Savoye, Jean-Marc Savoye hace referencia a ciertos requerimientos primordiales, hechos a Le Corbusier: "El arquitecto se encuentra frente a unos clientes que quieren una casa de campo que se parezca a este momento de su existencia. Quieren que el tiempo quede suspendido, quieren luz, y quieren gozar de todo ello". (5)

Eran tambien ambiciosos los requerimientos de Malaparte: una casa moderna, capaz de establecer una confrontacion con el fuerte paisaje de Capri; pero, sobre todo, capaz de reflejar su personalidad y su experiencia en el exilio transcurrido en Isquia. Buscaba habitar una casa hermetica que, a su vez, satisficiera su melancolica nostalgia de espacio. La pretension de hacer de la casa su reflejo, sumada al caracter invasivo de su personalidad, dio paso a que el escritor llegara a apropiarse tanto del proceso creativo como de su diseno. Sin embargo, la quizas excesiva intervencion de Malaparte como cliente activo no permite obviar el oficio de uno de los maestros de la arquitectura racionalista italiana, como lo es Adalberto Libera.

Un monumento moderno

En Libera, es la geometria la que regula el orden de un proyecto; ella tiende, sobre todo, a exaltar la individualidad del objeto singular, y es esta quizas la regla primera del metodo compositivo del arquitecto: la exaltacion de la cualidad plastica del objeto, que responde a una realidad definida estableciendo relaciones de interaccion entre sus partes y su realidad, acentuando el caracter arquitectonico-monumental. El objeto unico construye una imagen elocuente e irrepetible en el sitio.

Es claramente este el principio que rige en Casa Malaparte, puesto que contrariamente a un orden mimetico, que tenderia a reproducir sobre el sitio operaciones repetitivas y analogias con las reglas formales ya reveladas por el lugar, la obra se aparta y propone reglas propias.

La ausencia de barandas que ayuden a protegerse del vertigo, el bloque rojo expuesto bajo el sol y sobre el azul del Mediterraneo, devuelve el reflejo de una obra moderna: un monumento, una suerte de escultura en el paisaje, vacia, sin ocupantes. El edificio, a traves de la pureza de un gesto decidido en relacion con la fuerza implacable de la naturaleza, adquiere un cierto halo simbolico.

[FIGURA 5 OMITIR]

En Casa Malaparte lo domestico y lo monumental se encuentran, los dos mundos confluyen y dan paso a una de las viviendas mas interesantes y elocuentes de la modernidad. Son pocos aquellos que no la hayan visto y que no la conozcan a traves de fotografias que la muestran imponente y adherida a la roca. Por cierto, es real el hecho de que cualquier serie fotografica o la proyeccion de una pelicula no puede hacer mas que sugerir la experiencia de la arquitectura, puesto que solo estar en el sitio permite mantener la imagen previa que se ha formado, a traves por ejemplo de ver las variaciones del sol sobre la casa, de sentir la brisa que viene del mar y el perfume del aire, que arrojan los naranjos y limoneros en flor de la isla. Sin embargo, la sola imagen de Casa Malaparte es ya suficiente para comprender que permanece inaccesible, lejana de lo comun, y que refleja con fuerza una cierta idea de "ausencia", asociada con la soledad y el vacio en el que parece encontrarse inmersa. Lo monumental esta en su condicion escultorica y arcaica. Un hito en la naturaleza, inamovible.

Los dos mundos en la vivienda: de la exposicion al resguardo

La casa se expande por debajo del solarium de forma independiente, estableciendo desde el principio dos mundos aparte uno del otro: el interior y el exterior. Tiene como condicion primera ser una casa hermetica, capaz de reproducir la nostalgia de espacio del particular habitante-protagonista. El mundo interior responde al particular hermetismo, y el exterior a la necesidad de espacio abierto, de amplitud de horizonte.

El interior es un refugio donde escribir y recibir a los huespedes, desde el cual a traves del resguardo, es posible observar lo que sucede fuera.

La funcion de habitar, es decir, el uso, queda constrenido a espacios cerrados mas bien ocultos.

Casa Malaparte recoge en su interior todo aquello que es secundario, para dar valor a los espacios que proponen una inmediata relacion con la naturaleza, del mismo modo en que las villas romanas de Capri priorizaban los elementos de conexion con el paisaje marino y aquellos espacios significativos, como los miradores, la rotonda y los bordes edificados del acantilado.

Desarrollado en tres plantas, el mundo interior propone desde la base en tierra una planta baja que contiene una zona de servicios, bodegas y lavanderia; la planta primera acoge el ingreso, acceso que se encuentra en la fachada suroccidental y se confunde con las aperturas de las ventanas, al estar constituido por una puerta de cristal unico. La cocina y un corredor que conduce a las habitaciones de los invitados terminan por completar todos aquellos espacios destinados a la vida domestica.

La planta segunda, aquella donde realmente el mundo interior de la vivienda adquiere significacion, esta subdividida en dos partes iguales, cada una de igual longitud a la de la escalinata externa que caracteriza la vivienda. La mitad de su superficie esta destinada al salon: en los cuatro angulos, cuatro ventanas enmarcadas traen a presencia el paisaje exterior. La otra mitad de la planta acoge el "Apartamento Malaparte", que se desarrolla sobre un eje de simetria central y desemboca en las dos habitaciones principales.

El programa funcional de la vivienda se basa en un eje de acceso principal del volumen, atravesado por ejes secundarios que privilegian las vistas transversales de los espacios internos y tambien en una progresiva segregacion de los recintos que concluye en el estudio del escritor. El mecanismo de distribucion en el interior es, por lo tanto, rectilineo; la secuencia de las habitaciones en horizontal queda ligada a la secuencia transversal de las visuales del paisaje. Esta manera secuencial de pasar de un recinto a otro --producto de la planta alargada y estrecha que el Capo di Masullo admite-- impone a Libera la busqueda de soluciones que, por ejemplo, no contemplan el corredor en la planta principal de la vivienda (planta segunda), sino que se pasa directamente de un recinto a otro, al modo de un palacio renacentista.

El proyecto propone en su interior un uso riguroso de la mesura y del control del horizonte: se desarrolla mediante una operacion que pasa desde el maximo horizonte en el exterior, a traves del solarium, a otra, de ir mesurando las visuales en el plano horizontal de la planta, de acuerdo con los mundos propios de cada recinto en el interior. Este uso de la mesura del horizonte es indicativo de que no hay comunicacion entre el interior y el solarium; la monumentalidad de este ultimo y la escalinata, disenados quizas conscientemente como espacios rituales para observar el paisaje, esconden bajo si la vivienda, y hacen del acceso en la planta de ingreso un hecho poco relevante al compararlo con la elocuencia de los espacios exteriores. El interior se transforma asi en un refugio protegido desde el cual presenciar de manera controlada la naturaleza.

[FIGURA 6 a 9 OMITIR]

El mundo exterior, por otra parte, a traves del solarium, ofrece un nuevo suelo que nos arroja a formar parte de la naturaleza circundante, cuya vela blanca arraigada apenas sirve para ser conscientes de que aun estamos anclados a tierra; tambien, como en el teatro romano, actua a modo de los telones de lino (velae), que protegian a los asistentes de los rayos del sol. Lejos de la domesticidad intrinseca a la casa y propia de la vida interior, la interpretacion del contenido y de la forma de la 'tragedia', que de alguna manera parece exponer la obra frente al paisaje, deriva de la nostalgia: nostalgia del tiempo pasado y voluntad de reproducirlo:
   Oggi pio che mai 'sento che la cella n.461 del 4.o Braccio di
   Regina Coeli e rimasta dentro di me, e divenuta la forma segreta
   del mio spirito'. Oggi pio che mai mi sento 'come un uccello che
   abbia ingoiata la propria gabbia. Mi porto la mia cella con me,
   dentro di me, come una donna incinta porta il suo bambino nel
   ventre' [...]. Oggi vivo in un'isola, in una casa triste, dura
   severa sul mare: una casa che e lo spettro, l'immagine segreta
   della prigione. L'immagine della mia nostalgia. (6)

   Hoy mas que nunca 'siento que la celda N. 461 del 4[grados] Braccio
   de Regina Coeli se ha quedado dentro de mi, se ha transformado
   secretamente en la forma de mi espiritu'. Hoy mas que nunca me
   siento 'como un pajaro que se ha tragado su propia jaula'. Llevo la
   celda conmigo, dentro de mi, como una mujer embarazada lleva a su
   hijo en el vientre [...] Hoy vivo en una isla, en una casa triste,
   dura y severa sobre el mar: una casa que es el fantasma, la imagen
   secreta de la prision. La imagen de mi nostalgia. (7)


Hay algo de sagrado e imponente en esta manera de asumir la obra, un cierto caracter ritual que esta ligado a los dos mundos que propone, de los cuales dan cuenta los espacios que la caracterizan. Es el valor de lo sagrado, del "mundo no manifiesto", al que hace referencia con precision el arquitecto Charles Correa, aquello que atrae en la casa de Capri:
   Vivimos en un mundo de fenomenos manifiestos. Sin embargo, desde el
   inicio de los tiempos, el hombre ha sentido intuitivamente la
   existencia de otro mundo: un mundo no manifiesto cuya presencia
   subraya --y hace soportable-- el mundo que experimenta cada dia.
   Los principales vehiculos con los que exploramos y comunicamos
   nuestras nociones de ese mundo no manifiesto son la religion, la
   filosofia y las artes. A semejanza de estas, tambien la
   arquitectura esta generada por las creencias miticas y expresa la
   presencia de una realidad mas profunda que el mundo manifiesto en
   el que existe. (8)


Los espacios significativos

Los dos mundos que la identifican, aquellos que coexisten en Casa Malaparte, establecen tambien la separacion de los roles del edificio entre exterior e interior. Ello da cuenta asi de la caracteristica, con mayusculas, que rige a la obra: aquella donde lo domestico y lo monumental se encuentran. Entrar en la casa o salir hacia la cubierta responde a dos actos arquitectonicos totalmente diferentes: a la "continuidad" con el paisaje y la exposicion total sobre el horizonte; asi como al rol "antagonico", aquel que da cuenta de la mesura de los horizontes y del recluirse en el "refugio".

La dualidad la hace unica. La casa se asienta en el lugar y define la "vivienda interior", para recogerse de las fuerzas de la naturaleza; por otra parte, el lugar surge de la arquitectura de la casa, que propone, antes que todo, un nuevo suelo desde el cual mirar la espectacular puesta en escena y dar cuenta de la "habitabilidad exterior".

[FIGURA 10 OMITIR]

Los espacios significativos en el mundo interior

En el interior todo es mas oculto, en funcion de rituales mucho mas domesticos que dan cuenta de la especifica manera de habitar del escritor y de relacionarse con quien ha sido invitado a compartirla. El uso exterior del edificio es, por el contrario, la propuesta de un gran espacio de contemplacion, que da cuenta del espectaculo de la relacion entre hombre y naturaleza. La gran plataforma que define la cubierta-terraza, adentrandose hacia el mar, es lugar de "acciones simbolicas" y no tiene en cuenta la relacion con la construccion "subterranea" ni con el ritual del interior que bajo ella tiene lugar. Sin embargo, bajo la gran explanada --que para quien la recorre aparece suspendida entre el cielo y el mar-- se encuentra el unico espacio que dentro de la casa tiene una funcion publica: el salon o patio interior.

El salon en la casa de Capri representa mas una integracion del exterior en lo secreto del edificio, que parte de los recintos de la vivienda que quedan "resguardados", en la medida en que se hunden en la roca. La pavimentacion en piedra, por ejemplo, nos acerca mas a la idea de un patio que, al sumarse al espectaculo que ofrecen los ventanales, construye un lugar un tanto ajeno al mundo interno de la casa.

El espacio del salon es un vacio que de alguna manera concentra la energia del subsuelo y conecta los dos mundos: exterior e interior; es el axis mundis. Y es el tratamiento de los cuatro grandes ventanales en este particular patio, a traves de las imagenes del paisaje enmarcadas, lo que trae a presencia el mundo externo, como si de alguna manera el exterior en este espacio intermedio se silenciara. Los cuatro ventanales del salon enmarcan el paisaje suroriental y nororiental, respectivamente, y traen a presencia la imponente verticalidad de i faraglioni y la extension del horizonte marino hasta punta campanella; a partir de enmarcar el salon, nos recuerda que el paisaje esta ahi, latente, y que delicadamente va cambiando en el tiempo, se renueva con cada girar de la luz, o de las estaciones.

[FIGURA 11 a 13 OMITIR]

[FIGURA 14 a 17 OMITIR]

En Casa Malaparte el salon actua como filtro, a traves del cual el exterior es leido y tambien de algun modo utilizado. Es el lugar que nos recuerda que todo en la casa forma parte de un particular continuo en la discontinuidad de los dos mundos que la vivienda potencia.

El estudio del escritor, por otra parte, espacio no menor, es el ultimo lugar a lo largo del itinerario interior; el remate que entrega la relacion directa con el horizonte marino sobre el cual se vuelca. Medido por tres ventanas de menor dimension, el estudio orienta y dirige el avance. Sin poseer aquel caracter simbolico de excepcion que propone el salon, es tambien espacio significativo y el primero con caracter "domestico". Mientras el salon aun no es vivienda, en el estricto sentido de la palabra, el estudio si lo es.

Los espacios significativos en el mundo exterior

[FIGURA 18 OMITIR]

Casi todo el interes arquitectonico del mundo externo se concentra en estos dos espacios, que constituyen un conjunto: el solarium y la escalinata. La idea de la escalinata fue sugerida por el descenso natural del terreno (y su forma por el recuerdo de la iglesia de Lipari), y establece una analogia con la arquitectura del teatro, que revela significados intimamente ligados a la confrontacion entre arquitectura y naturaleza, y a la peculiar identidad del lugar, "un lugar, claramente, solo para hombres fuertes, para espiritus libres". (9) Un lugar donde la naturaleza se exprime con una fuerza incomparable y cruel, y donde mas fuerte quizas que la asociacion con la iglesia de l'Annunziata de Lipari, es el legado con la Grecia antigua y la carga de la tragedia, lo que atrae la atencion.

La matriz geometrica de la escalinata ensancha el modo ascendente y lo ralentiza, alejando visiblemente el plano final del solarium. De alguna manera enfatiza tambien la idea de "escalinata sagrada", que implica un cierto sacrificio en el avance, para llegar al final de este "itinerario de iniciacion". La superficie plana del solarium aparece entonces como el lugar del "ritual", una llamada a presencia a todas las fuerzas de la naturaleza, a traves de un plano sobre el mar que es "capaz de atraer a los dioses". (10) El solarium, visto de esta manera, se transforma de algun modo en un lugar inquietante, luego del recorrido que se resume en la majestuosa sinfonia de la escalinata que se libera al sol.

Lo domestico y lo monumental

El significado de habitar finalmente en Casa Malaparte es la busqueda de un disponerse respecto al mundo externo, que implica estar abierto a la sorpresa. Es tambien la busqueda de conciliacion con todo lo humano que puede haber en las cosas. Este disponerse al coexistir de lo domestico y lo monumental --es decir, a la capacidad de reconocer y de aceptar esta dualidad-- refleja que cuanto aparece de fortuito en la obra es en realidad el resultado del dialogo que nace de adherir a la actividad puramente constructiva de una vivienda, el sentimiento del habitar.

Bajo la luz y la amplitud del paisaje de Capri, Libera propone la opacidad y el hermetismo de una obra que desvela la soledad, a traves de un itinerario al modo de una procesion que se desarrolla mediante una senda ritual que, desde el ingreso hasta la disolucion del eje longitudinal de la casa, remata tanto en el exterior (el solarium) como en el interior (el estudio del escritor), en la no detencion entre agua y cielo, hacia el vacio. En su aspiracion a medirse con lo opuesto, la arquitectura de Casa Malaparte pone en escena el dialogo entre la tierra, el cielo y el mar. Y este dialogo teatral no es excluyente, la naturaleza es aceptada tal cual se presenta. En el teatro, "el hecho de que la representacion dramatica comenzara inmediatamente con la salida del sol, y que se verificase una sincronizacion de la situacion dramatica con los fenomenos reales de la naturaleza" (11) es indicativo tambien de la voluntad de la Casa de Capri, de no sustraer el tiempo y el espacio del evento teatral, al tiempo y al espacio de la naturaleza.

La obra es un todo que relaciona al hombre y a la naturaleza, y cuando esto sucede, da paso a la escena arquitectonica que pone todo en movimiento. Un teatro que surge con la presencia del hombre que determina el espacio, y con la palabra y el gesto, que son tambien portadores de una especifica espacialidad, y establecen un modo de vincularse con el mundo. En el exterior asistimos al espectaculo de lo cambiante, y el interior nos sumerge en la quietud de la roca; la idea de lo concavo y lo convexo aparece en el proyecto para definir esta dualidad simultanea.

En el responder a esta vocacion de dualidad, en esta oscilacion entre realidad e imaginacion, la casa hace resonancia tanto a lo domestico como a lo monumental. Misticismo y corporalidad conviven, una concepcion dualistica de la realidad, que permite la existencia de un tiempo rescatado del mundo cotidiano y domestico, para hacerlo extraordinario.

La vivienda es la propuesta de un "nuevo suelo", un suelo construido, pero que establece la posibilidad de tener las mismas condiciones de vivir en, con, sobre y arraigado al Capo di Massullo, donde se ubica la casa. Un suelo desde donde contemplar el mundo, y lo demas, una vivienda sumergida, oculta para guardar en lo secreto de su interior la vida cotidiana.

Lo monumental del sitio requeria una medida, una justeza que sin invadir el caos natural de la naturaleza indomable del lugar, diera paso al habitar del hombre. La medida humana y habitable, por lo tanto, hubo de introducirse en el proyecto de Libera, para vincular al hombre y la naturaleza, (12) para mesurar los espacios, para hacer del Massullo un lugar de habitacion. Asi, Casa Malaparte establece una medida para el hombre, en concordancia con el lugar; una medida que no podia ser otra cosa que monumental, porque ya monumental era el sitio.

Es posible que el arquitecto se haya permitido introducir en la obra tal densidad simbolica, para reclamar el valioso significado que en aquel momento historico era asignado a las formas que de alguna u otra manera quedaban ancladas en la memoria colectiva. Casa Malaparte refleja los dos mundos, y permanece en la memoria como ilustracion de la cultura mediterranea.

[FIGURA 19 OMITIR]

CASA MALAPARTE

Lugar: Isla de Capri, Italia

Ano de construccion: 1938

Arquitecto: Adalberto Libera

Area del lote: 450 [m.sup.2] aprox.

Texto: Gloria Saravia

Dibujos y planos: Planos elaborados con base en planimetrias de 1988 (Levantamiento de Joel Bostick y alumnos de la Syracuse University, publicado por primera vez en Lotus International 60) y 1993 (Planimetria elaborada en funcion de la restauracion de la vivienda, Casabella 648).

Fotografias: Gloria Saravia, Andrea Jemolo [c], Andrea Riecken

Recibido: 16 de agosto de 2010. Aprobado: 5 de noviembre de 2010.

Bibliografia

AA. VV. Adalberto Libera: opera completa. Milano: Electa, 1989.

Architetture di Adalberto Libera. Trento: Il Trentino, 1928.

Baglione, Chiara. "Come preservare 'la pio moderna casa di Capri: un problema aperto", Casabella 648 (1997).

Basilico, Gabriele. "La Casa dell'enigma" (fotografie), Area 8 (dic. 1991).

Bostick, Joel. "La casa rilevata", Lotus Internacional 60 (1989).

Broggi, Angelo. "Procedure peri l restauro", Casabella 648 (1997).

Capri: Napoli. Roma: Edizione Scientifiche Italiane, 1990.

Ciucci, Giorgio y Dal Co, Francesco (a cura di), Architettura italiana del '900. Milano: Electa, 1995.

Chatwin, Bruce. "Tra le rovine", Casabella 648 (1997).

"Contatti fra architetture antiche e moderne", Domus 51 (1932).

Consonni, Giancarlo. Linternita dell'esterno. Milano: Clup, 1989.

Correa, Charles. Un lugar a la sombra. Barcelona: Fundacion Caja de Arquitectos, 2008.

De Seta, Cesare. Capri. s. l.: Trilingue, 1999.

Hedjuk, John. "Casa come me", Domus 605 (abril 1980). [Con el titulo de "Casa comune", en AA. VV. Adalberto Libera. Opera Completa, pp. 241-242]

Libera, Adalberto. La stanza da letto. Milano: Garzanti, s. f.

--. "La mia esperienza di architetto", La Casa 6 (1960).

--. "Gli spazi all'aperto della abitazione nel clima mediterraneo", Architetti 12-13 (1952).

--. Verso la casa esatta. Milano: s. e., 1945. Malaparte, Curzio. Fughe in prigione. Firenze: s. e., 1943.

--. La pelle. Milano: Mondadori, 2001.

--. "Ritratto di pietra" [Capri 1940], Il Mattino delSabato, 20 de junio 1987 ["Una casa tra greco e scirocco"]

Mangone, Fabio. Capri e gli architetti. Napoli: Massa, 1965.

Marti Aris, Carlos. La cimbra y el arco. Barcelona: Fundacion Caja de Arquitectos, 2005.

Nicolin, Pierluigi. "Abitare nell'architettura", en Lotus Internacional 60 (4 to trim. 1988).

Nicoll, Allardyce. The Development of the Theatre: A Study of Theatrical Art from the Beginnings to the Present Day. London: George G. Harrap & Company, 1927.

Pettena, Gianni. Casa Malaparte, Capri. Firenze: Le Lettere, 1999.

Ponti, Gio. "Una casa di Libera: una opinione sull'architettura", Stile 9 (1941).

Purini, Franco. "Architettura senza architetto?", Casabella 582 (settembre 1989).Quetglas, Josep. Les Heures Claires: Proyecto y arquitectura en la Villa Savoye de Le Corbusiery Pierre Jeanneret. Massilia, Barcelona 2008.

Saravia Ortiz, Gloria. Tesis Doctoral "La Casa Malaparte de Adalberto Libera 1938-1942" leida en Octubre 2009. Dirigida por el Doct. Arq. Carlos Marti Aris. ETSAB- UPC, Barcelona Espana.

Savoye, Jean-Marc. "La Villa Savoye o la utopia de las Horas Claras", en Les Heures Claires: proyecto y arquitectura en la Villa Savoye de Le Corbusier y Pierre Jeanneret. Barcelona: Massilia, 2008.

Tafuri, Manfredo. "L'ascesi e il gioco", Gran Bazaar 14 (1981).

(1) Nicolin, "Abitare nell'architettura".

(2) En la produccion literaria de Curzio Malaparte, la guerra representa un tema recurrente. No menos notable es destacar que Malaparte se habia preocupado tambien del tema de la guerra fotograficamente en Africa y en los Balcanes, donde fue enviado como corresponsal para II Corriere della Sera. Cargadas de tension emotiva, las fotografias de guerra de Malaparte, realizadas mas en forma de apuntes o diario personal que para ser publicadas, desvelan y nos revelan la compleja y contradictoria problematica que caracteriza su modo de relacionarse con la guerra y de vivir su experiencia.

(3) Finalizado el exilio, Curzio Malaparte escribe, entre otras cosas, una serie de cuentos de fantasia autobiograficos, con titulos como "Una donna come me", "Un cane come me", "Una terra come me". Comisiono a Libera la "Casa come me", cuya intencion principal, ademas de satisfacer su nostalgia de espacio y reproducir las condiciones del exilio, era que de alguna u otra manera se asemejase a si mismo.

(4) Savoye, "Villa Savoye o la utopia", 8

(5) Ibid, 11.

(6) Malaparte, Fughe in prigione. Publicadas en varias ediciones, 1936, 1943 y 1954, estas "fugas en prision" han estado escritas durante los periodos transcurridos en la carcel romana de Regina Coeli y en el exilio de Lipari. A estas paginas del tiempo de prision de Malaparte se suman algunos textos escritos en Francia e Inglaterra, poco antes del arresto, y textos posteriores cuando ya habitaba la casa de Capri. Se trata de memorias, reflexiones de caracter cultural, estudios literarios en los cuales el autor parece buscar una via de escape para el espiritu.

(7) Traduccion de la autora.

(8) Correa, Un lugar a la sombra, 43.

(9) Malaparte, "Ritratto di pietra" (traduccion al espanol de la autora).

(10) Tafuri, "L'ascesi e il gioco".

(11) Nicoll, Development of the Theatre, 54

(12) "Es posible que cada arquitecto haya formulado siempre, lo sepa o no, una idea de las relaciones entre lo humano y la naturaleza, una definicion de la posicion de la persona en el mundo, y que sea precisamente en la forma de la casa donde esa idea se exprese. Incluso quizas bastaria comprender bien un solo elemento de la casa para reconstruir, como hacen los paleontologos desde un hueso, todo el concepto de la casa". Quetglas, Les Heures Claires, 488.

Gloria Saravia Ortiz

Doctora arquitecta, Escuela Tecnica Superior de Arquitectura de Barcelona, Universidad Politecnica de Cataluna (ETSAB-UPC), Espana. Academica de la Escuela de Arquitectura, Pontificia Universidad Catolica de Chile.

gsaravia@uc.cl
COPYRIGHT 2010 Universidad de Los Andes, Facultad de Arquitectura y Diseno
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2010 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

 
Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Saravia Ortiz, Gloria
Publication:DEARQ - Revista de Arquitectura de la Universidad de los Andes
Article Type:Ensayo critico
Date:Dec 1, 2010
Words:5158
Previous Article:Erno Goldfinger y 2 Willow Road: habitando la utopia moderna: Hampstead, London).
Next Article:Una villa en Villa de Leyva, obra del arquitecto Guillermo Fischer: Villa de Leyva, Colombia.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters