Printer Friendly

Los conflictos de familia: ?conflictos de autoestima?

RESUMEN

Con el tema tratado en este escrito, se pretende presentar un aparte de lo hallado en la Investigacion de referencia, realizada en el Consultorio Juridico "Guillermo Pena Alzate" de la Universidad de Antioquia, durante el periodo comprendido entre junio de 2010 y abril de 2012. En el se plasma lo encontrado respecto de uno de los elementos que, por obvio, sale siendo ignorado en la intervencion del conflicto de familia: la autoestima. Elemento que de por si, debe despertar un mayor interes, cuando se trata de confrontar a los miembros de la pareja o de la familia en la intervencion de su conflictiva.

La puesta en practica del denominado enfoque de mediacion transformativo en esta Investigacion, condujo a la revision de multiples elementos del tratamiento del conflicto en el mencionado contexto, de los cuales, y al menos preliminarmente, se pretende mostrar el ya senalado, cuyo marco podria delinearse en aquello de que, intentar negociar con el otro con la autoestima lastimada, es como jugar a la pelota con esta desinflada. Se logro visibilizar asi, que para alcanzar algun nivel de comprension del otro y del conflicto que hace relacion con ese otro a efectos de posibilitar algun grado de transformacion del conflicto mismo y de las partes, se hace necesario, precisamente, sopesar la valia propia y la del otro; en aras de que el interes mostrado para la negociacion, termine siendo una franca apuesta soportada en la voluntariedad de todos los involucrados.

Palabras clave: conflicto de familia y de pareja, autoestima, reconocimiento del otro, voluntariedad, mediacion y transformacion.

ABSTRACT

With the subject treated in this paper, is to present an addition to what was found in the Reference Research conducted in the Legal Clinic "Pena Guillermo Alzate" at the University of Antioquia, during the period between June 2010 and April 2012. It depicts the findings with respect to one of the elements which, obviously, goes largely ignored in family conflict intervention: self-esteem. Element which in itself, should arouse greater interest when it comes to confronting the members of the couple or family in their conflict intervention.

The implementation of the so-called transformative mediation approach in this research led to the review of multiple elements of conflict handling in that context, of which, and at least preliminarily, is to show the already mentioned, the framework could be delineated in that which, try to negotiate with the other injured self-esteem is something like playing ball with it deflated. Visible was achieved so that to achieve some understanding of the other and the conflict that makes relation to that other in order to enable some degree of transformation of the conflict itself and the parties, it is necessary to precisely weigh the worth of its own and the other, in order that the interest shown for negotiation, ends up being a frank supported on the voluntary commitment of everyone involved.

Keywords: family conflict and relationship, self-esteem, recognition of the other, voluntary, mediation and transformation.

[ILUSTRACION OMITIR]

INTRODUCCION

Negociar con alguien con la autoestima lastimada, es como jugar a la pelota con esta desinflada.

Miguel Angel Montoya Sanchez.

De los conflictos de familia, de su comprension y analisis a efectos de su tratamiento, muchos enfoques, tecnicas y teorias se han ensayado. Todas ellas, generalmente, apuntan a identificar el origen o genesis del conflicto desde el aspecto de lo relacional: de la relacion entre quienes como familia o pareja se han entendido y ahora se encuentran empantanados en un determinado conflicto (Suares, Mediando en Sistemas Familiares, 2002) o de quienes, despues de la ruptura como pareja, se encuentran en el impasse de manejar sus vinculos como familia en su rol de padres. El acercamiento al conflicto para iniciar su intervencion, se suele realizar, generalmente, bordeando sus causas o tomando distancia del sentir de cada uno de los involucrados o muy escasamente, desde la propia mirada o perspectiva de los afectados y de su relacion con el contexto (Cigoli, Vittorio; Scabini, Eugenia, 2007). Al efecto, estos opinan que:
   [...] si quisieramos utilizar el concepto de contexto familiar, lo
   entenderiamos no como intercambio y secuencia de miembros
   familiares, sino como matriz de origen de la persona como ser
   relacional y como encuentro entre generos, generaciones y
   estirpes-culturas. Tal encuentro tiene una tension especifica: la
   de volver similar lo que es diferente y de esta manera construir
   pertenencia y limites comunes. El conflicto es en realidad
   cum-fligere, es decir, algo que actua junto a y con alguna otra
   cosa. Se trata de una verdadera paradoja de la cual se puede
   derivar tanto salud como enfermedad.


De las intervenciones en mediacion desarrolladas en esta investigacion y luego de analizadas las versiones y perspectivas del conflicto vivido por las partes, se logro concluir que cada uno de los interesados manifesto, desde su propia vision, la forma en que experimenta el conflicto con el otro. No importa tanto que el conflicto sea agudo o no, que se haya enraizado o que solo sea de coyuntura, lo que importa es quien lo sufre y como lo sufre, y la forma en que este ve reflejada su condicion en el entendimiento del otro y de si es escuchado o leido desde su propia valia o autoestima por ese otro. El origen o causa del conflicto de familia, generalmente se suele poner en lo que deriva del otro o en lo que es el otro. Nada mas alejado de la realidad, pues el conflicto no es el otro. El conflicto encuentra su causa, basicamente, en la forma de relacion con ese otro. Los conflictos en la pareja, por ejemplo, como lo anota (Tena Piazuelo, 2013), al hablar de Mecanismos de prevencion a las crisis familiares "... surgen con el devenir del tiempo y las renuncias personales que se deben producir como expresion maxima de la donacion incondicional al otro, erosionan la ilusion inicial de los conyuges y, junto con la vision hedonista, acelerada y cambiante de la sociedad actual, hacen que un matrimonio de por si debilmente asentado en la realidad esencial del compromiso conyugal desemboque irremediablemente en ruptura. Si el matrimonio no se concibe en la realidad del 'ser para otro', el 'estar con o junto al otro' tiene fecha de caducidad".

En este estudio de caso, lo que se pretende mostrar, pues, es que en el tratamiento de los conflictos de familia o de pareja, es importante tener en consideracion tanto la estima propia como la forma en que se insinua o se muestra la autoestima del otro. La autoestima es entendida aqui, como el elemento clave en la toma de decisiones y el reflejo de la autentica valia de quien se asume, en el tratamiento de los conflictos, en la calidad de contraparte. Se pretende entonces relievar, que en los asuntos conflictivos de familia al momento de su intervencion, lo que los miembros, o al menos algunos de ellos ofrecen, mas que la voluntariedad necesaria para negociar, es una voluntad precaria y afectada generalmente por carencias de indole afectiva o emocional, carencia que en mas de las veces, conduce a que la causa o la imposibilidad de tratar el conflicto, se centre en la persona del otro.

Esta investigacion cualitativa, soportada en el enfoque del Interaccionismo simbolico, permitio un importante abordaje a la descripcion y al analisis de las relaciones de familia y de pareja, delineadas en los hallazgos que al final se presentan, derivadas al efecto, del Programa de Atencion a las Familias Usuarias del Consultorio Juridico de la Facultad de Derecho y Ciencias Politicas de la Universidad de Antioquia-- PAIFUCJ (1).

A partir de la observacion participante (2), los grupos focales y las entrevistas aplicadas a los interesados, se logro rescatar la concepcion de los actores en cada una de las familias que accedieron a tratar su conflictiva, en la idea de que en la confrontacion acompanada por el mediador (3) desde el Enfoque de Mediacion Transformativo y desde los elementos que le son propios (la revalorizacion y el reconocimiento), se identificara a esta forma de mediacion como un mecanismo idoneo de intervencion en los conflictos de pareja y de familia, evidenciandose, con ello, entre otros ha llazgos, que la posibilidad o no de tratar tal conflictiva se halla precisamente en el elemento que por obvio, termina siendo obviado: la autoestima propia y la del otro. Elemento, que al permanecer cubierto o encubierto, segun se le mire, termina por afectar la voluntariedad de las partes y la vision que se tiene del otro, al momento de tratar el conflicto y de asumir algun compromiso.

LOS CONFLICTOS DE LA PAREJA Y DE LA FAMILIA. LA AUTOESTIMA COMO DETONANTE

Para (Romero, 2002), citado por (Montoya Sanchez & Puerta Lopera, 2012) en las relaciones de familia, como en cualquiera otra relacion humana,--o como en ninguna otra relacion humana, podriamos agregar--, el conflicto se asume como un fenomeno consustancial, en donde se resalta, con todo, el hecho de que en ella se conservan naturalmente, sus potencialidades para el crecimiento o para la destruccion. Lo peculiar del conflicto familiar en las sociedades modernas, anota el referido autor, se circunscribe principalmente al ambito de la pareja, aunque no se reduce a ella, afectando ordinariamente a la familia de procreacion y a las familias de origen.

En la consideracion que se haya de tener de la familia (4), de los conflictos habidos en ella y de las posibles formas de tratarlo, es necesario tener en cuenta los elementos que le son especificos, si no exclusivos, a la relacion que se gesta y desarrolla basicamente entre la pareja: la comunicacion, la intimidad y la satisfaccion emocional (Montoya Sanchez & Puerta Lopera, 2012). Esto, por cuanto dichas caracteristicas se han asumido (Romero, 2002), como la razon para establecer el vinculo y el motivo principal para legitimar su permanencia. Por ello, el conflicto se origina principalmente en los espacios propios de la pareja y es dirimido generalmente por la misma, teniendo en cuenta para su resolucion la satisfaccion o insatisfaccion de las dimensiones emocionales y afectivas que de ella se derivan--o de autoestima, anadiriamos--, y no tanto por otros criterios externos.

Redorta, 2004, pags. 60-61, por ejemplo, para quien la morfologia o tipologia de conflictos es una herramienta importante de mediacion, los conflictos de identidad y de autoestima son, en especifico, tipos de conflicto a tener en cuenta en los casos en donde las personas conflictuadas presentan algun grado de intimidad o de relacion continua. Al hablar de algunas de las teorias que tratan de la intervencion en conflictos, anota, citando a Maturana y Varela (1980), quienes a su vez son citados por Navarro (2002, pag. 106), lo siguiente: La autonomia es un rasgo obvio en los seres vivos que se sobreentiende. Los seres vivos tienen una extraordinaria habilidad para conservarse a si mismos, esto es, para guardar su identidad y las relaciones internas que configuran su organizacion. Desde el punto de vista de dichas teorias, sus consecuencias, anota Redorta, pueden ser pensadas asi:

a. Donde vemos vida debemos ver una red de relaciones. Las relaciones personales son la esencia de la vida. Asi pues, deben ser revalorizadas.

b. La primera funcion de un conflicto es poner a las personas en relacion y esto es bueno.

c. Para que una relacion sea buena, de cara a la autocomposicion de un conflicto, esta debe ser cooperativa.

d. El conflicto es un proceso normal dentro del fenomeno de la vida.

e. La doctrina de la autocomposicion de los conflictos tiene una base cientifica y biologica.

f. La identidad tiene una base biologica importante que se proyecta continuamente en su expresion mas psicologica, de ahi su importancia para el conflicto.

g. Con este autor entonces, y a sabiendas de que la familia es el nucleo basico de la sociedad y que ademas es, por excelencia, el sistema que naturalmente mas redes de relaciones teje en lo personal y en lo social, es necesario afirmar que dado el resquebrajamiento de las relaciones en la pareja o en la familia y dadas igualmente las condiciones de proximidad, afectividad e intimidad entre sus miembros, es a estos a quienes corresponde, directamente, intentar su tratamiento, teniendo en consideracion para ello la responsabilizacion en el conflicto por cuenta de cada uno, de la valia propia (autoestima) y del reconocimiento del otro. En este sentido, (Febre, 1998) opina que:
   En todo vinculo entre dos personas, existe
   un intercambio, una negociacion. Aun en los lugares de sufrimiento,
   la permanencia del sometimiento obedece a intereses propios del
   individuo ?Por que no pensar que extrae beneficios de esta
   relacion?... La actitud de hacer culpable a otro de la ambiguedad e
   indecision propias, desplaza la participacion personal y hace que
   el indeciso se justifique. Esto le permite continuar su postura.


Con este cariz, al analizar los conflictos en el contexto de la familia, asoman plenamente las caras de una misma moneda: la identidad y la autoestima. Aunque las partes conflictuadas se identifiquen como miembros de una misma familia, en la otra cara, la de la autoestima, se refleja lo que de aquella se ha hecho en cada uno de ellos. De una moneda, vista en circunstancias normales, no se puede apreciar sino una cara a la vez, pero en tiempos de negociacion, los dos perfiles se tendran que poner de manifiesto, para verificar, en esa mesa, su validez. (Ocampo Duque, Francisco Javier, 2005), al tratar el tema del conflicto desde la mente, las emociones, las razones y el contexto; se pregunta: "?Cuales son los motivos o impulsos de la accion en los actores del conflicto y el porque de los metodos que eligen para resolverlo?, es decir, ?del comportamiento?; ?De donde proviene o procede toda esa energia siquica que alimenta o mantiene el conflicto y que no puede ser explicada exclusivamente por analisis ideologicos?"; de donde, luego de sopesar todos y cada uno de dichos elementos, termina afirmando que:
   En el conflicto entran en crisis no solo nuestra subjetividad,
   nuestra memoria e identidad, sino ademas nuestras relaciones y
   referentes de valores o constructos eticos desde la conciencia
   colectiva y la responsabilidad individual.


Asi pues, y en la idea de proponer algunos elementos de aporte que podrian servir como punto de analisis en dicho contexto conflictivo, bien vale la pena referir a Redorta, cuando, al exponer su teoria sobre tipologia de conflictos, habla de conflicto de identidad y de conflicto de autoestima, citado al efecto por (Montoya, Salinas, Osorio, & Martinez, 2011, pags. 25-26):

Conflicto de identidad: se disputa porque el problema afecta la manera intima de una persona de ser lo que es (ejemplos: ... la rebeldia en los adolescentes como medio para afirmar su yo). Esta definicion operativa se fundamenta en la percepcion de que tanto los elementos que permiten la construccion de la identidad personal, como aquellos que posibilitan la identidad social, pueden verse amenazados. Se asume que no puede oponerse identidad personal e identidad social, ya que las dos son aspectos de los mismos procesos psicosociales. Se parte de la asuncion de que las personas y los grupos son lo que dicen ser, es decir, de su propia autodefinicion, como de la percepcion compartida -o no- que tengan los otros de esa misma autodefinicion. Se considera tambien que el conflicto de identidad surge en el marco de procesos sociales de identificacion personal o grupal
   Conflicto de autoestima: se disputa porque el orgullo personal de
   uno de los implicados se "siente herido" (ejemplos: la aparicion de
   insultos y agresiones verbales como "tonto", "estupido" o
   expresiones de desvalor como "Es una persona incapaz de hacer lo
   que se propone" o "Nunca hara nada en la vida"). Esta definicion se
   refiere al profundo dolor que se experimenta cuando "el ser intimo
   es atacado". Sin embargo, el conflicto de autoestima se plantea
   aqui en la perspectiva interpersonal, es decir, no tanto como un
   problema interno, sino como algo que afecta a alguien mas. Y afecta
   en el sentido de que alguien ha producido una herida en el "yo", a
   la que hay que dar una respuesta. Es, pues, un detonante. Se hace
   preciso destacar que los grupos sociales tambien adoptan una idea
   grupal de su propio valor como grupo y, en consecuencia, el
   conflicto de autoestima, pese a la definicion operativa que se
   presenta en primera persona, se extrapola al grupo de membrecia si
   existe la vivencia de ataque.


De lo rescatado por Redorta en su aporte, si bien cada persona ha de hacerse responsable por la actitud que asume frente a su propia vida y la de los demas, tambien es cierto que del reflejo que de ello reciba por parte del otro, la autoestima vendra a ser detonante o polvora mojada, en cada caso, al intentar abordar directamente el tratamiento de los conflictos en la familia.

Pretender la intervencion de los conflictos de familia, como ya se dijo, desde la perspectiva o vision de cada uno de los miembros, exige una minima condicion: la responsabilizacion (Quintero, 2007) (5). Los miembros de la pareja o de la familia, al afrontar el conflicto con el otro, suelen descansar su carga o escudar su aporte al conflicto, en el otro o en alguna condicion ajena (Rosenberg, 1999). El hecho, por ejemplo, de que se entienda que la familia debe permanecer unida "a pesar de" o de que la union es condicion inquebrantable del vinculo conyugal independientemente del incumplimiento ramplon de sus obligaciones por parte de alguno de los conyuges, da para que en algun momento, uno de ellos se parapete en estas circunstancias para no asumir la responsabilidad que le es propia. El hecho, entonces, de que se tienda a ver una cosa como otra o una cosa en otra, obstaculiza la vision de quien se obceca en no ver el real estado de cosas o de que no vea al otro, como realmente ese otro necesita que se le vea: como lo que es o como quien es.

Surgido un conflicto entre los miembros de una pareja o de una familia, generalmente se suele acudir a la solucion que un tercero imponga por via de autoridad, que aunque es valida, ha de considerarse como la alternativa o la ultima. Es en las vias de la autocomposicion, en donde el tratamiento del conflicto deberia transitar antes de que un juez, por ejemplo, intervenga; pues como lo diria (Donoso Castillo, 2004):
   [...] en la logica de la via adversarial, generalmente se
   establecen culpables o inocentes, victimas o victimarios, ganadores
   o perdedores. Esto exacerba el clima beligerante al maximizar los
   intereses individuales, lo que produce un elevado costo en
   sufrimiento, sentido de pertenencia y viabilidad de la familia. El
   que se defina en un determinado proceso judicial a un padre como
   vencedor y a otro como derrotado, mutila el sentido familiar.


LA MEDIACION FAMILIAR Y LA TRANSFORMACION

La mediacion familiar se puede definir como un metodo que construye puentes entre partes en conflicto, generando una determinada capacidad de consenso (Romero, 2002). Esta proporciona a la familia un espacio en el que puedan tener cabida todos aquellos temas sobre los que sus miembros deben tomar decisiones, tengan o no relevancia legal (custodia, visitas, alimentos, regimen economico de la sociedad conyugal o patrimonial, por ejemplo), integrando de forma armoniosa tales decisiones y las emociones asociadas a estas. Desde la perspectiva de tratar la mediacion desde el ambito de lo familiar, (Parkinson, 2005) esta ha sido definida como un proceso en el que una tercera persona imparcial ayuda a los interesados en una separacion familiar, y en especial, a las parejas en vias de separacion o divorcio, a comunicarse mejor entre ellos y a llegar a sus propias decisiones conjuntas, sobre la base de una informacion suficiente, respecto de algunos o todos los temas relacionados con la separacion, el divorcio, los hijos, la economia o el patrimonio familiar.

(Bramati & Tamanza, 2007), sostienen a su vez, que la mediacion familiar es un recorrido estructurado con un tercero adecuadamente formado, orientado hacia la busqueda de soluciones, suficientemente buenas, para la reorganizacion de las relaciones entre ex partners (padres separados) o entre parientes, como consecuencia de conflictos conectados con la gestion de las responsabilidades del cuidado de los hijos, del uso de los recursos en dinero y capital, pero tambien relativos a problemas de herencia o del cuidado de ancianos o menores y terminan diciendo, que ella tiende a hacer revivir la pertenencia que la fractura conyugal parece haber interrumpido para siempre.

Para Bush & Folger, 1994, la mediacion transformativa ha venido a re formular la runa o forma de tratar los conflictos interpersonales. La explicacion del conflicto, dicen, no esta centrada en una causa especifica. El conflicto mismo se considera como la expresion de un patron de relacion que mantienen las personas involucradas. La causalidad de los conflictos es circular e interactiva y esta instalada y mantenida precisamente, en la pauta de relaciones con base en la cual se vinculan e interactuan esas personas. Y en cuanto a la vision que de conjunto guardan de dicho enfoque: de cambiar a la gente y no solo a las situaciones, agregan precisamente, que tanto la revalorizacion como el reconocimiento, deben distinguirse de objetivos eminentemente terapeuticos. (6) El proposito de algunos psicologos es que su paciente resuelva o elabore sus sentimientos conflictivos, para lo cual adoptan una actitud muy directiva, despreocupandose, relativamente, de la posibilidad de que los pacientes reconozcan a los miembros de la familia o a otros, excepto en la medida en que ello pueda colaborar en la mejoria de su estado psiquico. Este tipo de terapia, sostienen dichos autores, es una forma de resolucion de problemas, en este caso de los emocionales. A este clase de terapia no le interesa la revalorizacion o el reconocimiento, y la distincion entre los objetivos es bastante clara.

En terminos generales, algunos autores, incluyendo a los ya referidos (Bush & Folger, 1994), presentan una critica bien interesante al enfoque de la mediacion basado en la resolucion de problemas, critica que consideramos pertinente y ajustada a la apuesta que hacemos en este escrito por el enfoque transformativo en el tratamiento de los conflictos de familia. Esto, por cuanto en los asuntos de relaciones conflictivas en la familia, lo que interesa no es tanto que se encuentre o induzca a una solucion a rajatabla de los conflictos (en donde generalmente no se logra la anhelada satisfaccion), sino que quienes componen la familia misma, en el evento de que tengan que enfrentarse al tratamiento de sus conflictos, puedan proyectarse y encontrar ellos mismos, sus propios proyectos comunes de convivencia o acuerdos de transicion y superacion del rompimiento de la vida en comun (en los casos de que la convivencia continue, o aun en el caso de desintegracion o separacion familiar).

Asi pues, con estos autores, el abordaje del conflicto de familia, entendida esta como sistema que mas naturalmente teje redes de relaciones y en donde se conjugan la intimidad, las emociones y la estabilidad, los elementos por ellos denominados valia propia y reconocimiento del otro, juegan un papel mas que preponderante. Dando por sentado, por supuesto, que para el tratamiento del conflicto de familia, no es necesaria la condicion del cambio en el otro. Lo que se hace necesario o al menos importante, es la conciencia generalmente hecha visible por el mediador, de que se debe asumir la conciencia de que el cambio o la transformacion es personal, es de cada uno, y solo cada uno puede propiciar dicha condicion: partiendo precisamente de la valia propia y el reconocimiento del otro como a un igual o como a un interlocutor valido.

LA VALIA PROPIA Y LA REAFIRMACION DEL OTRO

Las familias-objeto de esta Investigacion, se identifican de la siguiente manera (Montoya Sanchez & Puerta Lopera, 2012): La Familia M1, compuesta por el padre (LE), la madre DC) y un hijo adolescente (AF). De este grupo familiar se destaca: tienen como lugar de residencia el sector nororiental de la ciudad de Medellin. DC es ama de casa y LE pensionado por invalidez. En dicho grupo familiar, ademas, esta compuesto por otros cuatro miembros, los cuales conviven bajo el mismo techo, pero que no intervinieron en la mediacion, son: la hija mayor de LE y DC, con su companero permanente y dos hijos menores. El conflicto que dio lugar a la intervencion se fundamento en el hecho de que los padres pretendian que su hijo AF mejorara su actitud de desgreno en el hogar y siguiera con sus estudios de bachillerato; el por su lado, no tenia el menor interes en ello.

La Familia M2: residia igualmente en la zona nororiental de la ciudad de Medellin, compuesta por la madre (C)--abuela de 70 anos--, su nieto de siete anos (E), quien fuera abandonado por su padre y cuya madre se encontraba para la epoca de la mediacion, residenciada en el extranjero, y dos hijos mayores de edad, un varon de 50 anos (H) y una mujer de 40 anos (M). Esta ultima convivia bajo el mismo techo de su madre con su conyuge y un hijo menor de 10 anos que sufria de paralisis cerebral. El conflicto que atravesaba esta familia, se basaba en las diferencias entre la madre-abuela (C) y sus dos hijos H y M, respecto de la forma de educacion y establecimiento del nino (E) de siete anos--nieto y sobrino--, cuya madre y padre biologicos, no ejercian su tenencia y custodia.

La Familia M3: Estaba conformada por la pareja de conyuges, el senor L y la senora N, casados desde hacia 4 anos y con un hijo menor de 18 meses. Residian en el sector sur occidental de la ciudad de Medellin, separados de hecho desde hacia un mes al momento de la intervencion. El conflicto que los enfrentaba se fundamento en los actos de desconsideracion y descalificacion como mujer y madre del conyuge L hacia N y de esta hacia aquel en acciones de agresiones fisicas y violencia.

Luego de analizar los supuestos facticos en cada uno de los casos, de escuchar y analizar los elementos que cada una de las partes presento respecto de la conflictiva que los enfrentaba o que los distanciaba; el elemento comun que se pudo constatar a efectos de identificar las circunstancias que limitaron las posibilidades de transformacion que se pretendia lograr en la intervencion, fue la nula o baja autoestima mostrada por algunos de los intervinientes, amen de la falta de reafirmacion de los unos hacia los otros. Si bien, como ya se menciono, para alcanzar la transformacion desde el enfoque propuesto (Bush & Folger, 1994), se hace necesaria la debida conjuncion de la valia propia y el reconocimiento del otro, aqui se evidencio, que lo que se requiere para propiciar un eficiente desarrollo del proceso de intervencion de los conflictos de familia y de pareja, es la suficiente puesta en escena de la autoestima --entiendase valia propia-- y la reafirmacion por el otro. Esto, en tanto que si al proceso llegan las partes conociendo de si sus reales capacidades y facultades como persona, y en este mismo sentido, se siente reafirmado por el otro, maxime si son miembros de la misma familia, las posibilidades de un mejor resultado son bastante altas. Cosa que brillo por su ausencia en las interacciones propiciadas en las familias intervenidas. A expresiones tales como las citadas a continuacion, obedece el grado de poca fe, descalificacion, falta de estima o distancia afectiva, encontrado en las partes en cada uno de los casos:

En la intervencion realizada sobre MI, al hijo adolescente (AF), se le dirigieron algunas preguntas (por el mediador MB), conducentes a verificar el estado de la relacion con sus padres; dando como resultado que su valia propia dejaba mucho que desear y que la asuncion de dicha condicion por sus padres, rayaba en lo desconocido, dijo:

--[...] para ti, cual seria la persona mas cercana en la casa, no porque no quieras a los otros si no porque con esa persona entras mas facil en confianza, le puedes decir mas cosas, te sientas mas tranquilo diciendolas. ?Quien es esa persona en tu casa?--Mi mama.-- ?Y sientes que aunque hayas dejado de estudiar sigue siendo asi de fuerte la relacion?--Si, pero despues de que ya nacio el primer sobrinito, ella cambio conmigo, ya no volvio a ser la misma.

-- ?Por que sientes eso?--Porque nacio el y ya.-- ?Que cambio notaste en tu mama despues de que nacio el nieto?--Ya jugaba con el, ya todo era para el.-- ?Y antes eras el nino?--Si, yo era el nino.-- ?Y eso te afecta mucho en la practica, eso te duele mucho? ?Que te gustaria que ella volviera a hacer?..--Como antes, mas carinosa conmigo, yo ya la toco y a ella como que le da fastidio mio, yo le voy a dar un pico y ella me rechaza. (M1, 8 de agosto de 2011; MB; AF).

En la mediacion M2, la madre-abuela, evidencio una percepcion bastante lastimada respecto de su propia valia, al manifestar respecto de lo que experimentaba en la relacion de familia en la que se involucraba a su nieto de siete anos (E) y a sus hijos mayores de edad (JH y MN), quienes convivian bajo el mismo techo, al referir lo siguiente:

[...] soy la madre de JH y MN y la abuela del nino E, que es el que nos esta causando el conflicto aqui en el hogar. El problema por este nino es la desobediencia, yo practicamente he criado a este nino desde que nacio, porque la mama lo tuvo aqui y aqui vivio con el, pero cuando se fue aqui me lo dejo, pero despues de que ella se fue a mi me ha dado mucha brega [...] ella se fue hace tres anos y medio... y desde eso el nino se puso demasiado rebelde, la rebeldia es exagerada, este nino no obedece a nadie, no respeta a nadie, yo le impongo respeto, como lo hice con mis propios hijos, pero este nino no acepta la educacion ni el respeto ni nada; entonces ese es el problema, que ellos que son mis hijos, que tanto me respetaron no aceptan que el nino me irrespete a mi, entonces ahi esta el problema que ellos se disgustan y entran a disgustarse con el nino tambien y a mi me fastidia que se igualen con el y que piensen que yo no tengo las facultades para criarlo como los crie a ellos... (M2, 3 de noviembre de 2011).

Respecto de lo expresado por los conyuges en el Encuentro de Mediacion M3, en cuanto a su relacion conflictiva y respecto de la actitud de escudarse uno en el otro, es de referir lo siguiente:

[...] para el, yo nunca hago bien las cosas. No atiendo bien al nino, dice que lo descuido en la forma en que lo alimento y como lo cuido cuando esta enfermo y frecuentemente me reclama por esto, sabiendo que yo despues del embarazo y del parto quede muy enferma, muy debil [...] tambien me siento mal, como encerrada desde que vivimos en la casa de sus padres, me siento limitada, como que no puedo hacer nada [...] y luego el llega, muy cansado, y yo con ganas de que hagamos otras cosas, y con el no se puede [...] y yo por eso le respondia como con rabia, como con violencia [...] (M3, NC).

[...] en realidad cuando pasaban estas cosas, ella hacia sus pataletas, y decia sus groserias y luego me perdonaba [...] yo trataba de entender que eso era por la cuestion de sus hormonas, de su desajuste despues del parto [...] (M3, LO).

En esta ultima referencia, para el conyuge LO, las reclamaciones de su conyuge que podrian haberse catalogado como validas o legitimas, no pasaban mas alla de una pataleta. La necesidad de atencion y de reclamo de suficiente estima por parte de esta hacia aquel, no dejaba de ser cosa de hormonas, circunstancia, por supuesto, que agravo mas la falta de entendimiento y que propicio un mayor alejamiento afectivo y emocional entre estos y, de paso, descargar la culpa de lo que acontecia en el otro.

La unidad y la armonia familiar, no se conjugan pues al interior de la familia porque se entienda que se trata de "la familia", y que esta se "supone" debe permanecer unida y en armonia, estas dos cualidades no surgen de si o por que si, hay que trabajar por ellas. En este aspecto, enmarcado en el hecho de la convivencia, la familia ha de entenderse regida por un grado mas o menos alto de aceptacion mutua; al efecto, por ejemplo, (Suares, 2002), sostiene que una de las tareas importantes de la familia es saber armonizar las diferencias, entendiendolas como la aceptacion y en ocasiones, en la misma visibilizacion de su existencia.

Con todo lo dicho, el aporte que en materia de mediacion familiar pudieramos presentar a efectos de este escrito, ha de estar ligado necesariamente a lo especifico de su objeto de estudio o tratamiento, la familia. Dicho aporte pues, se encuentra circunscrito, en la regulacion o manejo positivo de los conflictos en este contexto, considerando propiamente los elementos de su esencia: la intimidad, el afecto, la estima propia y las emociones, y a la apuesta por el referido enfoque transformativo; en el entendido de que con este, se avanza, como diria (Paris, 2005), en el aprendizaje de nuevas alternativas pacificas que conducen a la comprension y a la superacion de la fragilidad humana, soportada en la conviccion firme de abandonar todo acto de violencia y de proscribir toda actitud de destruccion de la unidad y armonia familiar.

CONCLUSIONES O HALLAZGOS

La intervencion que se realizo a traves de la mediacion transformativa en la conflictiva de las familias objeto de la investigacion de referencia, deja en el papel algunos interrogantes respecto de sus componentes teoricos y del potencial de dicha teoria, luego de haber sido puesta en practica. Valgan pues, las siguientes consideraciones:

--El tratamiento de los conflictos en el contexto de la familia, esta atravesado por condiciones que le son muy propias o especificas: las emociones y el afecto.

--La identidad y la autoestima de los sujetos involucrados en un conflicto de pareja o de familia, son variables que deben ser tenidas especialmente en cuenta por el mediador, antes, durante y despues del proceso de intervencion.

--Los conflictos de familia, vistos a traves del contexto que le es propio, son en esencia, conflictos de autoestima e identidad. Lo primero, porque la valia propia de cada uno de los miembros de la familia suele condicionar el acercamiento franco con el otro; y lo segundo, por cuanto la identidad, entendida como el sello que cada persona tiene como distintivo de su individualidad, en suma, depende del lugar que se la haya dado en el grupo familiar y de la forma en que se aprecie al surgimiento de un determinado conflicto.

--En cuanto a su tratamiento, los conflictos de familia han resistido un buen numero de formas, autocompositivas unas, heterocompositivas otras, pero en atencion a sus especiales caracteristicas, como se pudo evidenciar en el desarrollo del presente texto, el enfoque de mediacion transformativa es el que a nuestro entender mas consulta dichas especificidades. El mero hecho de que este enfoque sea cercano a la terapia, sin ser terapia, posibilita navegar en las previsibles o imprevisibles zonas de penumbra--digase visiones egoistas infranqueables o afectaciones propias o mutuas de la estima-- que pudieran llegar a obstaculizar la puesta de todas las cartas de negociacion sobre la mesa.

--Plegado a lo planteado en el parrafo anterior, se hace imprescindible el tratamiento interdisciplinario de los conflictos de familia. Las otras voces, las otras visiones, son necesarias.

--El entendimiento o comprension del otro como interlocutor valido, con todo el valor y la dignidad que este se merece, en el tratamiento de los conflictos de familia, es un comun denominador que el tercero facilitado debe propiciar en la ecuacion que se intenta desentranar por las partes conflictuadas. Las trazas de oscuridad que pueda haber en dicha comprension, debe ser diligentemente disipada por la intervencion del tercero legitimado para ello.

-- Al modo en que lo manifiestan (Bramati & Tamanza, 2007) al hablar del cuidado de los vinculos familiares, concluimos diciendo que la accion de mediacion, punteada en esta propuesta, no es ni puede ser reducible a una tecnica para gestionar y resolver conflictos, como a menudo propone la literatura especializada. Ella esta pensada, contrario sensu, como una potente accion transformadora, dirigida a salvaguardar y regenerar el valor simbolico de los vinculos. En otras palabras, la idea distintiva de este enfoque, es que en mediacion no se encuentran solo las personas que estan en conflicto, sino tambien sus vinculos y la historia de estos vinculos que piden ser acogidos y reconocidos y, en la medida de lo posible, relanzarlos y reafirmarlos en sus potencialidades regeneradoras. En esta perspectiva, el desafio de la mediacion consiste, especialmente, en buscar transformar relaciones cristalizadas en el conflicto o en la indiferencia reciproca, en relaciones creativas que no esten destinadas a perpetuarse de forma repetitiva, sino que sean abiertas a la posibilidad de renovarse. Es pues, un desafio que apunta sobre todo a ayudar a las personas que acceden a la mediacion para reencontrar la confianza y la justicia en los vinculos. Solo la creacion de vinculos confiables y justos puede, de hecho, estimular a las personas para desear soluciones cooperativas y transformativas, en la gestion de la diversidad de las necesidades y de los intereses contrastantes, y perseguirlas con paciencia y tenacidad.

Fecha de recepcion: abril 2 de 2013

Fecha de aprobacion: mayo 14 de 2013

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Bramati, D., & Tamanza, G. (2007). La mediacion y el cuidado de los vinculos familiares. Mediacion familiar y comunitaria. Introduccion al volumen. (M. I. Gonzalez, Ed.) Bogota: Editorial Universidad del Rosario.

Bush, B., & Folger, J. (1994). La promesa de mediacion. Barcelona: Granica.

Cigoli, Vittorio; Scabini, Eugenia. (2007). La mediacion familiar: el horizonte relacional-simbolico. (M. I. Gonzalez, Ed.) Bogota D.C.: Editorial Universidad del Rosario.

Donoso Castillo, A. (abril de 2004). La mediacion y las dinamicas de las familias involucradas en un proceso ante los tribunales de justicia. Memorias 20 Congreso Internacional Derecho de Familia Universidad de Antioquia. Medellin.

Febre, L. (1998). El dialogo puede ser una solucion. Enfrentando problemas desde la palabra. Argentina: Lumen.

Galeano, E. (2004). Estrategias de Investigacion Social Cualitativa. El giro de la mirada. Medellin: La Carreta.

Montoya Sanchez, M. A., & Puerta Lopera, I. (2012). La mediacion familiar. El encuentro de las partes como apertura a la ransformacion. Opinion Juridica, 11 (22), 97-113.

Montoya, M. A., Salinas, N. A., Osorio, B. F., & Martinez, S. M. (2011). Teoria y practica de la conciliacion. Medellin: Universidad de Antioquia.

Ocampo Duque, Francisco Javier. (2005). tratamiento de conflictos. (F.d. Humanas, Ed.) Medellin, Colombia: Imprenta Universidad de Antioquia.

Paris, S. (2005). www.tdx.cesca.es. Recuperado el 18 de Septiembre de 2008, de http:// www.tdx.cesca.es/TDX-0324106-113557/

Parkinson, L. (2005). Mediacion familiar. Teoria y practica: principios y estrategias operativas. Barcelona: Gedisa.

Quintero, A. M. (2007). Diccionario Especializado en Familia y Genero. Buenos Aires, Argentina: Lumen.

Redorta, J. (2004). Como analizar los conflictos. La tipologia de conflicots como herramienta de mediacion. Barcelona: Ediciones Paidos Iberica S.A.

Romero, F. (junio de 2002). La mediacion familiar. Revista del Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales, 206.

Rosenberg, M. B. (1999). Comunicacion no violenta. El lenguaje de la compasion. Barcelona: Ediciones Urano S.A.

Suares, M. (2002). Mediando en Sistemas Familiares (Tercera ed.). Buenos Aires: Paidos.

Miguel Angel Montoya Sanchez, Abogado, Conciliador, Especialista en Derecho de Familia y Magister en Derecho de la Universidad de Antioquia. Profesor Asociado de la misma Universidad. Miembro del Grupo de Investigacion Derecho y Sociedad de la Universida d de Antioquia. Coordinador del Area de Derecho de Familia de la Facultad de Derecho de la referida Universidad. Investigador Principal de la Investigacion citada en el presente escrito. E-mail: mangel@derecho.udea.edu.co.

* Resultado de la investigacion "Conflictos de familia y mediacion. La Mediacion, una herramienta y un mecanismo idoneo de intervencion, para el tratamiento o la transformacion en los conflictos de familia: el caso del Consultorio Juridico de la Facultad de Derecho y Ciencias Politicas de la Universidad de Antioquia", financiada por el Comite de Desarrollo de la Investigacion CODI, realizada en el Consultorio Juridico de la Universidad de Antioquia, durante junio de 2010 y abril de 2012. Ademas del autor, en la Investigacion intervinieron la abogada Isabel Puerta Lopera, las Trabajadoras Sociales Natalia Andrea Salinas Arango y Veronica Andrea Villa Gomez, y las Estudiantes Daniela Andrea Restrepo Puerta, Natalia Matute Aguirre y Amanda Jamanoy Timaran.

(1) Este Programa, denominado actualmente como Centro de Atencion a la Familia, ofrece varias alternativas para atender a la poblacion mas vulnerable, no solo a nivel juridico, sino tambien a nivel social y psicologico, pues comprende que los procesos judiciales conllevan una problematica al interior de la familia, la cual debe ser atendida. Por esta razon, ofrece atencion psicologica y social: acompanamiento de psicologia en las conciliaciones y propuesta de talleres grupales con tematicas que le atanen a la familia, entre otros.

(2) Segun Woods, citado por Galeano (2004, pag. 23), la observacion participante "Es una estrategia para llegar profundamente a la comprension y explicacion de la realidad por la cual el investigador participa de la situacion que quiere observar".

(3) En esta Investigacion se realizaron las intervenciones con la participacion conjunta de dos Mediadores (MA y MB), y la asistencia de dos Trabajadoras Sociales.

(4) Juridicamente hablando, de la familia hoy se predica un aspecto eminentemente flexible o maleable, al decir de la Corte Constitucional: ... La doctrina ha puesto de relieve que "la idea de la heterogeneidad de los modelos familiares permite pasar de una percepcion estatica a una percepcion dinamica y longitudinal de la familia, donde el individuo, a lo largo de su vida, puede integrar distintas configuraciones con funcionamientos propios. Asi, una mujer casada con hijos que se divorcia experimenta el modelo de familia nuclear intacta; luego, cuando se produce la ruptura, forma un hogar monoparental; mas tarde, puede constituir un nuevo nucleo familiar (familia ensamblada) y, al fallecer el conyuge o companero, de nuevo transitar por la monoparentalidad originada en la viudez", lo que se ha denominado "cadena compleja de transiciones familiares". A este fenomeno se ha referido la Corte al indicar que "en su conformacion la familia resulta flexible a diversas maneras de relacionarse entre las personas, a las coyunturas personales que marcan el acercamiento y el distanciamiento de sus integrantes, o a los eventos que por su caracter irremediable determinan la ausencia definitiva de algunos de sus miembros", de manera que "la fortaleza de los lazos que se gestan en el marco de la familia y la interrelacion y dependencia que marcan sus relaciones entre cada uno de sus miembros hace que cada cambio en el ciclo vital de sus componentes altere el entorno familiar y en consecuencia a la familia". Corte Constitucional, Sentencia C-577 de 2011, M.P. Gabriel Eduardo Mendoza Martelo.

(5) Este termino significa al efecto, que cada una de las personas entrampadas en el conflicto se debe hacer responsable de su propia cuota aportada a la situacion que lo enfrenta con el otro, pero igualmente es y debe hacerse responsable de la posible resolucion. O dicho en otros terminos (Quintero, 2007), la mediacion familiar, como forma autocompositiva de resolucion de conflictos, permite a las partes responsabilizarse frente a salidas creativas que garanticen un resultado donde todos ganen (subraya fuera de texto).

(6) Consideramos que como objetivo de la mediacion en este enfoque (y en especifico, en materia de familia), la revalorizacion y el reconocimiento juegan un importante papel. No se puede menos que observar que si una persona entrabada en un conflicto se piensa a si misma con la valia, autoestima o dignidad que le debe ser propia, mas facilmente interactuara con el otro en una cierta igualdad de condiciones en pro de la transformacion.
COPYRIGHT 2013 Universidad de Antioquia, Facultad de Derecho y Ciencias Politicas
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Montoya Sanchez, Miguel Angel
Publication:Estudios de Derecho
Article Type:Ensayo
Date:Jun 1, 2013
Words:7849
Previous Article:Entre la esperanza y la frustracion: luchas sociales por un marco juridico para la reparacion en Colombia 2004 2011.
Next Article:Fundamentacion trascendental y analisis logico en la obra de Robert Alexy. .
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters