Printer Friendly

Los caciques gobernadores y la Mision de Santa Rosa de Tucapel, en la decada de 1840.

RESUMEN: Los documentos relativos a la Mision de Tucapel, de la decada de 1840, permiten una aproximacion a la estructura y funcionamiento tanto de los caciques gobernadores del butalmapu lafkenche, como de los capitanes de amigos y, asimismo, de los vinculos de los costinos con las otras agrupaciones mapuches (abajinos, arribanos).

PALABRAS CLAVE: Mapuche. Butalmapu. Mision de Tucapel. Caciques Gobernadores. Capitanes de Amigos. Estructura social y poder.

ABSTRACT: Documents related to Tucapel's Mision in the 1840s, allows to learn both about the structure and the role of "caciques gobernadores" from butalmapu lafkenche and the "capitanes de amigos" as well as about the way that people from the coast related to other mapuche groups (such as abajinos, arribanos).

KEY WORDS: Mapuche. Butalmapu. Tucapel Mission. Caciques Gobernadores. Capitanes de Amigos. Social and power structure.

Introduccion

La reflexion historico-antropologica sobre el "Butalmapu" de la costa (1) du rante el siglo XIX no ha superado hasta el dia de hoy las observaciones realizadas por Tomas Guevara en 1913 (2). Estas se pueden resumir en cuatro hipotesis. En primer lugar, debido a la guerra de independencia, la "region de la costa quedo extenuada ... los indios disminuidos y sin el empuje de pasadas epocas", asi "su oposicion al establecimientos de pueblos, en realidad, no se dejo sentir", con la excepcion de su participacion en los sucesos de 1851 y 1859 (tratados como "operaciones de mayor trascendencia"). En segundo lugar, sus espacios territoriales "fueron ocupados ... con anterioridad a los otros de la Araucania". En tercer lugar, los caciques "vendian sus lotes y las reducciones quedaban vecinas a centros civilizados", con lo cual "iban absorbiendo al elemento indigena, creandole nuevas necesidades de vida y modificando su idiosincrasia". Por ultimo, desde 1860 "quedaron dominando cuatro caciques gobiernistas", los que concurriran "mas tarde, el 6 de octubre de 1862, a la fundacion de Lebu, que aceptaron de buen grado" (3).

Sorprende que Guevara en esta reconstruccion no mencione en ningun momento la convocatoria, a los caciques de la costa, al parlamento de 1824 y su posterior asesinato, cuestion que si constata en su obra de 1902 (4). Este "dato" no es menor, pues podria explicar, entre otros hechos y efectos, el golpe final al ayllarehue de Arauco y la visibilidad politica y economica de Tucapel a lo largo del siglo XIX.

El peso de estas cuatro "hipotesis" ha sido enorme; ejemplo de ello es que en la obra de Jose Bengoa, dedicada al siglo XIX (5), se repiten casi literalmente. Este panorama funcionaria bien si no supieramos que en la ultima decada del siglo XX la provincia de Arauco se vio convulsionada por el Movimiento Lafkenche, por la Coordinadora Arauco Malleco y por lideres locales ligados a los poderes municipales: Adolfo Millabur (Tirua) y Lautaro Melita (Los Alamos). Las hipotesis de Guevara apuntaban hacia la asimilacion progresiva y definitiva de los mapuches de la provincia de Arauco, empero la "emergencia indigena", que en esa zona comenzo a fines de la decada de 1950, pone en evidencia que las cosas no marchaban en esa direccion (6). Entonces es preciso volver a observar el siglo XIX para conocer de mejor forma como se gesto el "pacto de dominacion".

Cuatro textos publicados en los ultimos anos abren nuevas pistas: Lebu. De la Leufumapu a su centenario, 1540-1962, de Alejandro Pizarro (1991) (7); "Contacto de britanicos y araucanos en la decadas de 1820 y 1830" de Sergio Villalobos (1994) (8); Canete, cronicas de cinco siglo de Climaco Hermosilla (2002) (9); y la tesis de Rodrigo Araya "Alianzas mapuches durante la Guerra a Muerte, 1817-1827" (2001) (10). De todas estas obras, la mas relevante es la de Pizarro, tanto por su envergadura documental, como por crear un escenario mas completo y complejo de la region. El texto de Hermosilla es fundamental para reconstruir el entramado territorial y "hacendal" en la zona de Canete. El articulo de Villalobos es un interesante aporte sobre el parlamento de 1837 en Arauco; por ultimo, la tesis de Araya evidencia el panorama de alianzas "tribales" en la decada del 1820, en especial, entre "arribanos" y "costinos" vrs. "abajinos". No obstante, estas luces son aun muy debiles para la comprension de la sociedad mapuche de la provincia de Arauco en el siglo XIX.

Los documentos ineditos, que a continuacion presentamos, nos parecen relevantes porque permiten adentramos en las intrincadas redes del poder de la sociedad mapuche de la costa de Arauco en la decada de 1840, y en la que intervienen las autoridades del Estado (desde el presidente Bulnes al Intendente de Concepcion, Jose Maria de la Cruz) y de la Iglesia. La documentacion gira justamente en tomo a la Mision de Tucapel y como su puesta en marcha, a traves de la presencia del misionero franciscano Querubin Maria Brancadori, activo hasta su limite el sistema de los Caciques Gobernadores y el de los Capitanes de Amigos.

Permitasenos en esta introduccion, traer a escena los antecedentes de su refundacion y como esta fue un asunto de "Estado" para los caciques de la Araucania, al intervenir caciques "arribanos" y "abajinos", de tanta relevancia como Manil y Painemal.

Recordemos a traves de Ignacio Domeyko, quien visito la mision en 1845, que ella se reestablecio en 1843 (11), "... cerca del fuerte de Tucapel Vicio, habia existido ... un humilde convento de misioneros por mas de dos siglos. A este convento se acogieron las despavoridas monjas [Trinitarias], huyendo de los horrores de la guerra en los primeros dias de la independencia chilena, y sucedio que, convertido en un cuartel del ejercito de la patria, fue incendiado, y su ruina se completo con el horrible temblor del ano 1835. Por mas de veinte anos habia quedado el solitario llano de Tucapel sin cruz y sin mision. Parecian perdidos e inutilizados los frutos de los esfuerzos apostolicos y tantos siglos de trabajo, cuando hace dos anos [es decir, en 1843], por un impulso espontaneo de los mismos indigenas, algunos de ellos fueron a ver al jefe de la provincia [franciscana], para pedirle que se restableciera el convento y su mision antigua y que se les mandase un padre como uno de los que habia antes" (12).

Un sector de los laflwnche se opuso a la construccion en un parlamento que se realizo para ese efecto, y al final, el asunto se dirimio a traves de un palin (de esta misma manera los costinos y "llanistas" resolvieron la suerte del obispo Maran en 1787). Participaron en esta junta alrededor de tres mil personas, destacandose la presencia del cacique arribano Juan Manil "y su poderoso competidor [abajino] Paynemal" (13). Conocemos parte de las parlas gracias a la relacion escrita por Bernabe Chacon. A traves de ellas nos enteramos de las posibles consecuencias y expectativas que los lafkenches tenian sobre la presencia de los misioneros en sus tierras. El grupo que se opuso temia que tras los frailes llegarian los soldados y los esclavizarian; el otro, en cambio, estaba de acuerdo, como el cacique Gobernador de Tucapel, Jose Quintriqueo, el cual argumentaba su postura en los siguientes terminos:
   Los padres que deben ocupar el convento que se trata de construir,
   ensenaran a nuestros hijos la ciencia de mandar, la manera de
   cultivar los campos y todo aquello que nosotros ignoramos, como es
   fama lo hacian esos buenos padres, cuyas bondades aun recuerdan los
   mapuches a pesar de los muchos anos que han pasado (Chacon 1862:
   435) (14).


La mas extensa e interesante parla fue la de Manil. A traves de ella podemos adentrarnos en las complejas relaciones que implicaba, en ese momento historico, el establecimiento de una mision en el interior de la tierra:
   Mapuches y caciques de la tierra, dijo, con bronca y temblorosa
   voz. Hace pocos anos hemos visto esta cruz rodeada, no como ahora,
   de gente pacifica que viene a ventilar un punto de mucha gravedad y
   que afecta al porvenir, sino de multitud de guerreros armados que
   venia a combatir con la palabra a los enemigos de la patria. Aquel
   parlamento que tambien me cupo en suerte presidir, nos dio como
   resultado el alejamiento de nuestros enemigos y la pacificacion de
   todo el territorio. Desde entonces no ha vuelto a asomar el fuego
   por ninguna parte de la tierra. En los campos han pastado
   tranquilos nuestros ganados y el grito del chicau no ha
   interrumpido nuestro sueno para advertimos un proximo peligro. Para
   alcanzar este bien no lo olvideis mapuches, nos basto escuchar los
   consejos de la experiencia, desatendiendonos del ardor que agitaba
   el pecho de nuestros jovenes guerreros que pedian la guerra a
   grandes gritos. Ahora nos vemos solos en nuestro amado suelo, sin
   que haya un solo enemigo a quien temer, y sin embargo, habeis
   metido un ruido extrano, convocando a parlamento a casi toda la
   tierra; esto prueba que hay demasiado fuego en vuestras almas, que
   es necesario sofocarlo para dejar obrar tranquila a la razon. Se
   trata pues de razonar, no de pelear.

   Los lavquenches, desean levantar un convento y traer a el unos
   padres como los que hubieron en otro tiempo en este mismo lugar. Es
   fama que aquellos padres como los que hubieron en otros tiempos
   hicieron mucho bien a los mapuches, por cuya causa me parece muy
   natural que los costinos deseen volverlos a tener en sus dominios;
   mas no todos los hombres son iguales y puede que los nuevos padres
   no sean tan pacificos como los que vinieron en tan buena amistad
   como nuestros antepasados. Esta es pues la cuestion. El consejo
   debe resolver si se permite o no el convento" (15).


Quien represento la oposicion al establecimiento de la mision fue el futuro cacique de Tucapel, Juan Marinanco:
   Mapuches, dijo, no es mi animo combatir a las gentes pacificas que
   buscan asilo en nuestras tierras, ni enturbiar la memoria de los
   buenos padres que en tiempos muy remotos vivieron como hermanos con
   nuestros mayores; pero si lo es impedir que se levante un convento
   para traer a nuestra gente que nada bueno nos promete y que puede
   hacernos mucho mal, puesto que viene del seno de nuestros enemigos
   los espanoles, con quienes nunca hemos vivido en armonia. La
   experiencia nos aconseja que debemos desconfiar de los cristianos.

   No hace mucho tiempo hemos visto nuestra tierra cruzada por sus
   soldados [sin duda que se refiera a las campanas de Bulnes de
   1835-6], talados nuestros campos, robadas nuestras ganados,
   incendiados nuestras casas y perseguidas nuestras mujeres. ?Cuales
   eran sus pretensiones? ?Que buscaban los cristianos? Vosotros lo
   sabeis, mapuches. Querian apropiarse de nuestras tierras y hacer de
   nuestras mujeres y huenisitos (ninos) esclavos que debian cultivar
   sus tierras; pero se estrellaron con el valor de los mapuches y
   desistieron de la empresa. Sin embargo, hemos visto desaparecer
   nuestro ganado.

   El convento se quiere levantar, bajo el pretexto de traer gente
   buena como los padres antiguos; esto es el arte del zorro con el
   que se nos quiere enganar para establecerse en nuestro territorio y
   contar con un cuartel en ese mismo convento, en donde asilar los
   soldados que han de abrir la guerra que debe aniquilamos. Pero
   supongamos que me extravie, como ha dicho Manil, el fuego de la
   juventud y el amor a la patria ?cual es el bien que nos resulta con
   permitir se levante este convento? (16)


Establecida la mision en 1843 --gracias a una decision en la que los caciques recurrieron al heteronomo operado ritualmente por el juego de palin (17)-dos anos mas tarde se celebra otra junta, donde encontramos, por el lado huinca, al padre Brancadori y, por la parte mapuche, a los caciques abajinos Lorenzo Colipi y Ambrosio Pinoleo (18), los caciques de Arauco y de Tucapel y el "secretario del Cacique Gobernador de Tucapel", Miguel Melita. El texto que da cuenta de las "parlas" fue publicado por la Revista Catolica (19), que a su vez es una copia del "Telegrafo No 288", donde esta "la exposicion del P. Misionero Fr. Querubin Maria Brancadori sobre el Parlamento que ha tenido con los indios en Tucapel el 27 de marzo ultimo [1845]".
   Se reunieron mas de 2.000 indios de Boroa, de la Imperial, de
   Aranco y Tucapel. En el punto de la reunion habia una cruz, la que
   se saludaba con 5 carreras alrededor. Acabadas las ceremonias,
   hablo en primer lugar el Cacique principal de Arauco [posiblemente
   Basilio Budaleo], dirigiendose al de Tucapel en estos terminos:

      Buenos dias, hermanos, he montado a caballo yo y todos mis
   companeros para venir derechamente a entregarte al R.P. misionero
   Fr. Querubin Maria Brancadori, que hace tiempo que lo estais
   reclamando al Gobierno. Dios quiera que sepais darle gusto,
   respetarlo y obedecerlo, pues el Gobierno lo ha exigido y ha
   gastado mucho dinero para que venga a vivir entre nosotros:
   cuidado, pues, no sea que tenga que montar a caballo otra vez por
   el mal trato que algunos de vosotros quisierais darle, porque
   entonces os cobrare la palabra que ahora me dais; no sea que
   vosotros mismos labreis vuestra ruina, olvidandoos del trato tan
   solemne que hoy estamos haciendo, pues una cosa que se hace con
   tanta formalidad es necesario que sea invariable. El Cacique
   orador, asiendo al misionero de la mano derecha, lo entrego al de
   Tucapel, y la indiada prorrumpio en aclamaciones a la cruz, al
   Gobierno y al Padre misionero, tocando sus trompetas, que eran
   muchas.

   La insistencia del Cacique de Arauco en el cumplimiento de la
   palabra, en la fe del pacto, hasta emplear la amenaza, nos da a
   conocer que los indios no son muy fieles en sus promesas. El
   Cacique de Puren, D. Ambrosio Pinoleo, tomo en seguida la palabra y
   dijo: Buenos dias, hermano, se ha llegado el dia que he montado a
   caballo, y, mi hermano Colipi, y demas companeros, para venirte a
   saludar; pero con el objeto de entregarte al P. Misionero, que tu y
   todos tus companeros habeis aspirado. Me parece que ya habeis
   conocido vuestros yerros, y asi me parece, pues me alegro, hermano,
   que el orgullo y entusiasmo de vosotros vaya minorando, me alegro
   que vaya la luz de la razon reinando sobre vosotros, y que todas
   las luces de que careciais vayais ahora adquiriendo. Buenos dias,
   hermanos, escuchadme otro rato y decidme ?quien fue la causa de la
   ruina que hubo en este Tucapel? ?No fueron vuestros abuelos,
   vuestros padres? Al filo de nuestros sables, ?ha sido victima algun
   cristiano? g O en las puntas de nuestras lanzas? ?No habeis sido
   vosotros mismos el organo de vuestra ruina? ?No habeis sido
   vosotros los que echasteis de esta tierra a los misioneros, que mi
   padre en persona se pensiono venirlos a entregar a vosotros,
   conforme yo y mi hermano Colipi hemos venido, y no solo una vez
   hemos venido, sino con esta ya son dos veces? ?Quienes son la causa
   de estos sacrificios, sino vosotros, que sois tan irracionales, que
   no considerando los gastos que el Gobierno hace para fabricar las
   misiones, las quemais y matais a los padres, y haceis tambien otros
   mismos atentados que los que hicieron vuestros padres, y vosotros
   mismos? Pero os advierto que ahora es muy diferente: vivid en la
   inteligencia que ahora esta mision es inmortal, pues por la
   recomendacion de nuestro Gobierno somos nosotros el cimiento de
   ella, y que somos responsables ante el Gobierno. Por esto mismo os
   advierto que en cualquier tiempo que sepamos que falte mision o
   misionero, entonces montaremos a caballo para veniros a tomar razon
   de la entrega que el dia de hoy os hacemos. Bien sabeis vosotros lo
   que resuenan en toda la tierra nuestros nombres, y que hemos tenido
   bastantes encuentros en otros tiempos, y ni nuestros sables ni
   nuestras lanzas han sido violadas. Todas estas cosas os hago ver,
   hermano, para vuestro buen gobierno y para que en ningun tiempo
   alegueis ignorancia, y para vuestro buen acierto teneis una guia,
   que es esta bendita cruz.

      El Cacique de Tucapel se produjo asi: Mari, mari, hermano
   Pinoleo, al cabo se llego el dia dichoso para mi y para todos mis
   companeros, pues ha venido mi hermano Colipi y mi hermano Pinoleo a
   entregarme la cruz, mi Padre misionero y la mision, al que
   respetare y hare respetar de todos mis subditos: es muy cierto,
   hermanos, que en otro tiempo se trataba mal a los cristianos, pero
   era por los sistemas, que los mismos espanoles eran la causa, pues
   es cosa que podre probar, que los realistas nos tenian
   entusiasmados, pero ahora ya se acabaron; y a nuestros antecesores,
   que eran debiles, los hacian cometer tantos atentados, y esto ha
   sido la causa de tantos males como tambien de los bochornos que he
   pasado y continuamente pasamos; mas, ?como permitiremos que nuestra
   posteridad pruebe las amarguras que nosotros sufrimos por nuestros
   padres, conociendo que todo lo que nos dicen es verdad? ?Que
   tendremos que alegar, sino comprometernos a ser fieles hasta la
   muerte? A buen seguro, hermano, que no mas tendras que pensionarte
   en adelante a montar a caballo por nosotros, porque yo soy el que
   responde por esta cruz, misionero y mision. En otros tiempos no
   harian los hombres estos compromisos, y por eso retrocedian de su
   palabra. Si hubiera algun sedicioso entre nosotros, al instante
   sera victima por nosotros mismos, para evitar todos los males y
   vivir tranquilamente: asi lo protesto bajo mi palabra delante de la
   cruz y nuestro misionero.

      Este discurso fue aplaudido. A todos nos agrada que se levante
   una voz en nuestra defensa, aun cuando no sea mas que para disculpar
   nuestros extravios, y por eso siempre se estima y se tiene por
   nobleza ponerse de parte del caido. El Cacique Colipi, general de
   la tierra, pidio silencio, exponiendo que tenia mucho que hablar,
   pero el padre misionero suplico le permitiesen bendecir la cruz y
   hablar cuatro palabras. Se accedio a la peticion del padre, y se
   bendijo la cruz, a su alrededor se colocaron los Caciques, y el
   misionero dijo: Yo he venido aqui de misionero enviado por el
   Supremo Gobierno y mi superior, el padre Vice Prefecto Fr. Diego
   Ciuffa, para que os trajera la paz y la religion cristiana; por lo
   tanto, ya habeis oido por el comisario, el Cacique de Arauco y el
   Cacique Pinoleo, cuantos gastos se han originado y se originan
   todavia a expensas del Supremo Gobierno para el bien de vosotros,
   empenandose en que os civiliceis y os hagais cristianos, y formeis
   una sociedad util a vosotros mismos y al Gobierno, que asi sereis
   felices y saldreis de este estado de tinieblas en que os hallais.
   Ya veis el sacrificio que yo he hecho en venir a padecer entre
   vosotros en este destierro, pues en realidad no parece otra cosa. g
   Y con que objeto habre hecho yo estos sacrificios? Sin ningun otro
   objeto que ampararos, defenderos y asistiros en cuanto querais,
   pues no solo estoy pronto para serviros, sino tambien a morir por
   vosotros, para que os hagais cristianos. Y desde hoy en adelante me
   debeis amar y considerar no solo como a vuestropadre sino como a
   vuestro mas querido hermano, porqueyo os aprecio a todos. Y en
   senal de la paz que debe de haber en adelante entre mi, el Gobierno
   y vosotros, os entrego este estandarte, simbolo de paz que
   llevareis a todas partes, para que todas las veces que os junteis,
   os acordeis del pacto tan solemne que hoy habeis hecho.

      Acabada la arenga del misionero, se repitieron las vivas y el
   mido de las cometas. Se dio permiso para que hablara el Cacique
   Colipi, quien, dirigiendose a Melita, secretario del Cacique
   Gobernador de Tucapel, dijo: Melita, puesto que tu padre fue la
   causa de haberse devorado este convento, se me hace preciso
   prevenirte una cosa: no sea, hermano, que por algun mal informe
   vayas tu a perseverar conforme a la tradicion de tu mal padre,
   porque en cualquier tiempo que el gobierno me ordene dar guerra a
   vosotros, bien lo sabeis que tengo 4.000 lanzas disponibles para que
   os vea rendidos al filo de mis sables o punta de mis lanzas; pues si
   vosotros tuvierais caracter de hombres sanos, ?tuvierais valor de
   oir estas palabras? ?Pero que me direis si mis razones son tan
   convincentes, y que no teneis nada que alegar sobre esto? Deseo en
   el alma que todo nuestro trabajo no sea inutil, y mis consejos sean
   aprobados por todos vosotros, pues acordaos cuando derrotasteis a
   los padres misioneros y quemasteis el convento, y de esto nosotros
   no os hemos tomado cuenta, porque todavia no teniamos la facultad
   del gobierno ni tampoco responsabilidad alguna sobre esto, ni se nos
   habria pedido auxilio alguno para su remedio. En fin, hermanos, lo
   que deseo es que estimeis al padre misionero y recibais sus
   consejos, que sereis estimados de dicho padre y del Gobierno, como
   yo lo soy.

      Asi se produjo Colipi y le previno al padre que, si alguna vez
   los indios le faltaban, le avisase, que el lo compondria todo. Este
   mismo Cacique dio ordena Melita que contestara, y este dijo:
   Hermano Colipi, si me atiendes te dire una pocas palabras que tengo
   que decirte: ?Como tienes valor, hermano, de dirijirte solo a mi,
   cuando la causa es de todos? Todos unanimes han sido malhechores
   nuestros antepasados, pues esto no ha sido en mi tiempo. Si acaso
   mi padre fue malo, ?no podre yo ser bueno? ?has tenido algun mal
   informe de mi? Dimelo, hermano Colipi, dimelo, no lo guardes en tu
   pecho; yo no se de que lugar seria mi padre que tiene tan mala
   fama, pues, ?como yo querria tener este mismo nombre? No, hermano
   Colipi, despojate de este pensamiento, ?no somos hermanos aliados?
   ?Como permitire hacer mala la alianza de nuestro Comisario y de
   nuestro misionero, dar un mal ejemplo, cuando yo me considero mas
   racional que todos mis companeros? ?Y nunca podre darle tanto
   benemerito a la persona que se digno confiarme este empleo que
   tengo? Primero permitiria morir, y no oir esas palabras que me has
   dicho, ni que las oiga ninguno de mi generacion. Pues tanta debia
   ser la cegazon de los hombres que no habian de conocer sus yerros,
   maxime cuando conocemos la ventaja que nos ofrece la alianza de los
   espanoles. Estas palabras, hermano Colipi, son el instrumento de
   nuestra tranquilidad y de nuestra paz que debemos dar a conocerpara
   siempre, protestando bajo mis palabras que, si alguno quisieta
   seducirnos a que cometieramos algun atentado, sera entregado por
   nosotros mismos al misionero para que lo haga remitir al Gobierno y
   pague su delito, apartandonos de toda nulidad para defender el
   cargo que nos impone el Gobierno.

      Colipi repuso: Bueno, bueno, hermano Melita, asi me gusta que los
   hombres conozcan lo que es Gobierno y se hagan amables con todos
   los cristianos. Estas palabras, hermano Melita, que me habeis dicho
   vos, y todos los demas Caciques de tu parte, han quedado impresas
   en el corazon mio y de mi hijo Pedro, que esta presente, y por
   estas mismas palabras sereis juzgados si no las cumpliereis, porque
   estas pasaran de tradicion en tradicion, y lo mismo hareis saber a
   vuestros hijos, y de alli a los hijos de vuestros hijos, para que
   las observen y no sean violadas en ningun tiempo.

      Callo Colipi, y, tomado la palabra, su hijo Pedro dijo: Hagan,
   hagan lo que han hecho en otro tiempo, y entonces sabreis quien
   tiene mejores lanza.

      Nadie contesto a este discurso imponente, y se dio fin al
   Parlamento retirandose la indiada sonando sus ruidosas trompetas.


Esta relacion de marzo 1845, del padre Brancadori, ilumina cierta intencion de dominio de los caciques abajinos sobre los costinos (Tucapel), y como a traves de la "fuerza armada" de Colipi y Pinolevo, el Estado de Chile trataba de imponer sus "dispositivos de poder". Tarea dificil cuando se trata de una sociedad sin Estado y cuyo sistema segmental no se deja alterar por el apoyo gubernamental chileno a los "caciques gobernadores". De alli que Melita, el secretario, le recuerde a Colipi, que si de responsabilidad se trata mire mas alla de su persona y vea el "todo". Una aproximacion a ese "todo" es un diagrama del poder elaborado en marzo de 1849 por el Vice Prefecto General de Misiones, el franciscano Diego Chuffa, que titulo: "Parcialidades Y Casiques de la Mision de Santa Rosa de Tucapel" (20).

La documentacion de la junta de diciembre de 1846 (22) tiene la virtud de mostramos como esta estructura de autoridad (en Tucapel se expresaba a traves de 57 caciques) sera reconocida, pero tambien alterada al imponer sobre ella un conjunto limitado de cuatro caciques gobernadores y "sus" capitanes de amigos. Un intento mas, por parte de las autoridades huincas, por jerarquizar la autoridad mapuche en un area muy extensa (de Arauco a Boroa, pasando por Cholchol e Imperial). Sabemos que esta imposicion hunde sus raices en el periodo colonial. Se trataba de actualizar el viejo "pacto colonial" y donde su mas ferviente promotor era el padre Brancadori, quien veia el exito misionero como un asunto de Estado. Al parecer habia un cierto consenso, por parte de las autoridades centrales, en utilizar las "viejas y tradicionales instituciones fronterizas" --parlamentos, juntas, caciques gobernadores, comisario de naciones, capitanes de amigos, etc.-- para "civilizar" y "reducir" a los mapuches. Es decir, transitar desde el "pacto colonial" al "pacto republicano". El informe de Antonio Varas, de septiembre de 1849, es su mejor expresion.

En el dialogo entre Colipi y el secretario Melita referido por Chacon, se puede entrever una idea del pacto como enunciado fundacional, es decir, como una instalacion historica en la que prima la idea de un corte en el tiempo entre dos estados antagonicos. Es en este sentido que el "todo" referido por Melita, mas que constituir una entidad social, constituye un momento o un estado social, tomando el termino estado en su sentido de condicion (de ahi que podamos decir con propiedad que la instalacion de la Mision de Tucapel constituye una "cuestion de estado"). Asi, tanto las recriminaciones y amenazas de Colipi como las exculpaciones de Melita estan finalmente confirmando una misma idea: la existencia de un "todo" como estado anterior a la entrega de "facultades" a Colipi por parte del gobierno y a la posibilidad de traicion por parte de Melita. Todos unanimes han sido malhechores nuestros antepasados, pues esto no ha sido en mi tiempo, dice Melita. Existe un tiempo de sus padres y un tiempo suyo. Y aquello que garantiza la ausencia de traicion es la continuidad de un nombre que articula ambos tiempos (yo no se de que lugar seria mi padre que tiene tan mala fama, pues, ?como yo querria tener este mismo nombre?). El "todo" es pues un estado de inocencia en el que todos son "malhechores", es decir, en el que ningun pacto ha instalado el referente heteronomo de legitimacion y de reprobacion politica o moral, y en el que los nombres (como "Melita", el nombre del padre ...) circulan en un espacio homogeneo, en la comunidad de un mismo cuerpo "malhechor" anterior a todo juicio, al regimen de inscripcion de responsabilidades instalado por el pacto. De esta forma, el parlamento aparece como una imponente maquina productora de temporalidad, una maquina historica que marca el limite entre el pasado malhechor y el futuro responsable. Maquina de registro, por la que las palabras quedan impresas en el corazon, fundando una tradicion (pasaran de tradicion en tradicion), es decir, operando como un codigo que abre el futuro a la posibilidad de la traicion y del juicio. Lo notable es que Pedro, el hijo de Colipi, cierra el parlamento con una amenaza (casi una orden), que invoca el estado malhechor de antano (hagan lo que han hecho en otro tiempo) y evidencia asi la efectividad de su inmanencia. Y es que mas que a un pasado, el "otro tiempo" de Pedro Colipi refiere a un tiempo exterior a la puesta en escena del parlamento como espectaculo del tiempo organizado en torno al pasado malhechor y al futuro responsable. Es el retorno del "todo" que el Gobierno y sus agentes intentan intervenir, el "todo" en tanto persistente espacio segmental de luchas y alianzas.

Una de las eventuales formas de esta intervencion sera su concrecion formal en la logica del pacto. El problema sera hacer que este trascienda los limites de su pura actualizacion espectacular, y esto no solo en funcion de la tension a la que pueda someterlo la segmentalidad mapuche, sino que tambien la segmentalidad del propio Estado chileno (23). De hecho, al juego sobre la segmentalidad mapuche operada por el Estado chileno se puede oponer el juego de esta segmentalidad sobre la segrnentalidad chilena (juego que tras el desenlace de la revolucion del 59 tendra consecuencias dramaticas para los primeros).

Los documentos que presentamos a continuacion abren justamente una perspectiva hacia el problema de esta tension segmental vibrando como ruido de fondo tras el parlamento y su puesta en escena de alianzas, sumisiones y correlaciones de fuerzas. Estos documentos consisten en cinco relaciones escritas por el franciscano Querubin Maria Brancadori. La primera, del 18 de diciembre de 1846, es una pequena nota que le envia al general Cruz, Intendente de la Provincia, confirmandole la recepcion de la nota que escribio para ser leida ante los caciques. La segunda, fechada dos dias despues, resume en terminos generales los buenos resultados de la junta. La tercera, del 22 de diciembre, constituye una descripcion detallada del evento, que comienza refiriendose a la disposicion espacial de los asistentes y a los actos rituales que inauguran el evento (cabalgatas, salvas de fusileria, etc.). Luego se refiere a los discursos oficiales de las autoridades, seguido de la eleccion de los cuatro caciques gobernadores y de la serie de actos con los que se les invistio. Por ultimo, Brancadori transcribe en detalle las instrucciones y consejos que les diera para su buena relacion con el Gobierno a traves de los Caciques y Gobernadores y de los Capitanes de Amigos. Termina homenajeando al fallecido ex-Intendente Francisco Bulnes y su sucesor, Jose Maria de la Cruz. La cuarta relacion contiene fragmentos de la carta del Intendente a los caciques leida por Brancadori para la ocasion, senalando al final su buena recepcion por parte de los mapuches alli reunidos. Tambien comenta lo dificil que fue convencer a los Caciques Gobernadores de aceptar sus cargos, pero se alegra de haberlo conseguido. Asimismo figura la lista de los cuatro Capitanes de amigos que cada Cacique Gobernador ha elegido. Por ultimo, termina pidiendo se le envie un companero para ayudarle en su labor de misionero. En la quinta y ultima relacion, con fecha 7 de enero de 1847, Brancadori le anuncia al Intendente el viaje que emprendera con los nuevos Caciques Gobernadores para rendirle visita en la ciudad de Concepcion.

Sobre Brancadori solo sabemos que pertenecia la Provincia Franciscana de Roma y llego a Chile en 1837. Misionero del Colegio de Chillan, estuvo a cargo de la mision de Tucapel entre 1843 y 1846, junto al padre Gregorio Acuna (24); a fines de 1848, la mision paso a las manos del joven chillanejo Fr. Buenaventura Ortega (25). Querubin se habria desplazado a la Imperial, fundando alli una nueva mision, acordada con los caciques. Desde alli continuo su labor pastoral, y en la "revuelta" de 1851 habria apoyado la causa "crucista". Posteriormente se le acuso de haber infringido "la dignidad de su caracter Religioso", por haber "tomado una parte activa en los ultimos movimientos revolucionarios, desempenando al efecto comisiones de la autoridad ilegal, recibiendo a los Indios que pasaron el Biobio con abrazos, y aconsejandolos por las calles" (26). Posiblemente los descargos de Brancadori no fueron convincentes, con lo cual habria caido en desgracia con el Gobierno de Chile. El hecho es que en 1853 ya no esta en Chile sino en Italia, ejerciendo el alto cargo de Procurador de la Provincia en Roma.

Si contrastamos el "proyecto misionero" de Brancadori con otros dos de la epoca --Victorio Palavicino y Buenaventura Ortega-- las diferencias son notables. Palavicino es un convencido de que valerse de "juntas y caciques" es una tarea inconducente para la obra misionera y de "civilizacion" (27), no asi Brancadori. Ortega es un mediador del "pacto republicano", inclinado por tanto a la parte huinca, que sabra aprovechar su influjo sobre los caciques de la costa para evitar, via los parlamentos y juntas, los estragos de la "pacificacion de la Araucania" (28). Brancadori, en cambio, es un mediador del "pacto colonial", de alli su apoyo a los caciques en la revolucion de 1851.

En la concurrencia de estos tres proyectos misioneros, que en terminos mas generales se corresponden con sendos proyectos de colonizacion de la Araucania, se expresa aquella segrnentalidad "chilena" o estatal con la que tendran que lidiar los distintos actores (militares, civiles, misionales, chilenos, italianos o mapuches ...) convocados por la figura del pacto, sea este "colonial" o "republicano". Ahora bien, si nos devolvemos a la descripcion detallada de la junta de diciembre de 1847, descrita por Brancadori, sorprende la energia desplegada por este en la puesta en escena espectacular del evento. Se trata de un enorme esfuerzo de negacion de esta segrnentalidad general en todos sus niveles (cacical, estatal, misional). A traves de un uso calculado de simbolos como la cruz y la bandera chilena, y de los codigos espaciales por los que organiza la escena (colocando por ejemplo a las autoridades chilenas al este y las mapuches al sur), o de actos rituales mapuches y militares chilenos efectuados simultaneamente como el awun o cabalgata y las salvas de fusileria, Brancadori intenta no solo legitimar una estructura de autoridad intervenida por el Estado chileno, sino que, sobre todo, ponerla en escena, mostraria en forma esquematica y casi didactica (29). Para el misionero y las autoridades chilenas se trata de un espectaculo disciplinario dirigido a la instalacion durable de un principio de jerarquia. Asi, la junta abunda en la exposicion reiterada de imagenes y simbolos de jerarquia. Por ejemplo, en la investidura de los Caciques Gobernadores seles hace entrega de sus respectivos bastones de mando, estos pasan de las manos de Brancadori a las del Comandante de Armas de la plaza de Arauco, de este a las del Comisario General de Indigenas y de este a las del "Cacique general de la tierra", Colipi, quien los entregara finalmente a los Caciques Gobernadores. De esta forma, los "bastones y vestuarios" entregados a estos caciques deben ser mas que meros simbolos de autoridad, deben significar y recordar toda la cadenajerarquica de donde emana su autoridad. Mas elocuente aun es el intendente Cruz en su carta a los caciques, ya que en ella no trepida en compararse con el mismo sol, que siendo el astro central "es el ajente criado por el Dios del Universo", asi como el es "el encargado por el Supremo Gobierno" para procurar el bien de los indigenas (30).

Pero, como lo senalabamos mas arriba, la instalacion de este orden pactado de jerarquia, en su caracter ritual y espectacular de negacion de la segmentalidad que lo amenazaba tanto por su flanco mapuche como chileno, marca los limites de su realizacion efectiva. Sabemos que el proyecto de Brancadori no sobrevivira a la segmentalidad chilena, y que el mismo terminara expulsado del pais. Por su parte, los caciques gobernadores recien nombrados tambien parecen conscientes de los limites espectaculares de este pacto. Es al menos lo que se desprende de la insistencia con que Brancadori senala la reticencia que estos pusieron en aceptar sus cargos. En su reticencia los caciques quizas expresan la tension entre la junta como simulacro espectacular de sumision a la jerarquia estatal o como pacto de reconocimiento soberano y la imposibilidad real de perpetuar este orden ante las condiciones efectivas del "todo".

1. Mision de Tucapel,

Recebi la Nota de VS fecha 15. del presente; y pasado manana sera leida en la Junta delante de todos los Casiques. e i(n)mediatamente hise imponer de ella al Senor Comisario General de Indigena(s), es cuanto tengo que manifestar a VS. sobre el particular

D.s G.e VS Fr.-

Querubin Ma Brancadori

Mis Apostco

Al Senor Intendente de la Provincia de Concepcion.

2. Mision de Tucapel, Dmbre 20. de 1846

al margen: Se dio Cuenta al Gob. En

Hoy dia de la fecha se ha echo la Junta, por haber sido trasladata un dia despues, y me es muy satisfa(c)torio manifestar a VS. que no ha habido novedad alguna, todo lo presencio el Senor Comandante de la Plaza de Arauco, que todo fue con el Mayor sosiego, y respecto se nombraron los Cuatro Gobernadores, y todo tuvo un felis exito, y puedo asegurar a VS. que he visto en toda la Indiata reunida una buena disposicion, cuando se le leyo la Carta de saludo que VS. le envia fue una aclamacion general, repetido por los evivas de las Indiatas, lo mismo que al Nombrar el Exmo. Senor Presidente General de Division Senor Don Manuel Bulnes.

Los Indios que alcansaron a reunirse pasarian de tres Mil, que fueron las reducciones siguientes, los de Paicabi (31), Truga, la Imperial, Maquegua, Boroa, Puren, Angol, los Araucanos, de los Malales, y los de esta Mision, todo fue echo con la mayor pompa, que despues tendre el honor de pasar a VS. el plan, o parte circunstanciado, del modo que se ha echo. Los Capitanes de Amigos no se han Nombrados, porque les ordene que lo pensasen bien y que era preciso nombrar unos hombres buenos, y de costumbre irreprensible.

Los Cuatro Casiques nuevos Juntamente al Casique Colipi, Pinoleo, y Catrileo, se estan disponiendo para haser una Visita a VS. que creo que sera dentro de pocos dias.

Recebi de los Angeles del Senor Comandante de alta frontera, un oficio, (d)onde me mandaba un sargento al mando de un Corneta, y siete soldados, que no podran salir manana por causa de las Cavalcaduras, pero pasado manana sera sin falta.

Todo esto lo pongo en conoscimiento de VS. para los fines que convengan.-

D.s G.e VS-

Fr. Querubin Ma Brancadori

Mis Apostco

Al Senor Intendente de la

Provincia de Concepcion.

3. Mision de Santa Rosa de Tucapel, Dmbre. 22. de 1846.-

El Domingo veinte del presente mes de Deciembre se verifico la Junta (se)gun le avise a VS. por medio de una nota que le envie com fecha 21 del ... (32) mes, la cual Junta fue del modo siguiente: El Sabato por la manana comenso la fiesta, el Cuadro formado para la parla era alrededor de la Cruz, y al pie de ella se puso un asta donde estaba tremolando el Padellon Chileno; a la travensia de dicha Cruz estaban todas las ramadas de los Indios adonde las Mujeres estaban haciendo de comer a los forasteros; al lao del sur una gran ramada para los Casiques, y mozetones de Ultramapu, al lao del Este otra que debia servir para mi con todo el acompanamiento que se componia del Senor Comandante de la plaza de Arauco, el Senor Comisario General de indigena(s), el R.P. Misionero de Nascimiento, el Juez de esta Mision, y otros varios Senores de Concepcion, Arauto, y Nascimiento. Al pie de la Cruz habian tres Arcos triunfales, uno al este en frente a ella, adon(de) habian tres sillas poltronas en la cual debian sentarse Yo, el senor Comandante, y el senor Comisario; al lao del Sur habia en corta distancia otro en donde debia sentarse el Casique General de la tierra Don Lorenzo Colipi con sus Casiques; y al lao del Nord otro para los Cuatros nuevos Casiques Gobernador(es) que se iban a Nombrar, y en las Cuatros esquinas de dicho Cuadro se veia un hasta con su respetiva bandera chilena. Cuadro ha sido este que causo mucha admiracion a toda la Indiada, porque jamas habian visto disposicion igual. Esta fue Senor Intendente la disposicion que forme para el Cuadro. El Sabato diez, y nueve al toque de las dose con salva, y repiques de Campanas se enarbolo la bandera en la torre de la Mision y permanesio hasta el dia 21. que se retiro la ind(i)ada. Como a las tres de la tarde llego el Casique Colipi, con las Indiadas de Puren, Angol, etc. etc. que se Juntaron con las de Tucapel (33), Ranquilue, Tiruga, la Imperial, Boroga, Maquegua, Cholchol, los Malales, y otras varias, que todas Juntas nos venieron a Sacar de la Mision, para ir a saludar la Cruz con las Cinco acostumbradas Carreras, en medio de los toques de Cometas lndianas, y salvas de fusil, que en la realidad era muy paresido a una batalla, porque los Soldaos se Colocaron de tal manera, que no se oia mas que un fuego graneado, y asi de este modo se dio principio a la fiesta. Al dia siguiente se saludo la salida del Sol con un toque de Diana, que fue contestado por las Cometas Indianas alocadas en las ramadas, repiques de Campanas con su respetiva Salba, despues de lo cual se comenso a pedir al Senor los auxilios de su santa gracia por medio del Santa Sacrificio de la Misa que Celebro el P. Misionero de Nascimiento, y en seguida Celebre solemnemente Yo, que toda la Concurrencia oyo Juntamente a muchos Casiques, para que el Senor se dignase saliesemos con acierto del asunto que se iba a tratar. Cerca de las onse se presento toda la Indiada Junta, formada en Batalla para llevarme a la Cruz lo que se verifico con todo el acompanamiento del dia anterior, y llevando adelante las dos banderas Chilena, y Misional, y despues del acostumbrado saludo pusimos pie a tierra todos, tomando cada uno su asiento, permanesiendo en este estado hasta que el Senor Comisario tomo la Palabra, haciendo ver a las Indiadas el Gozo que teniamos de vemos todos juntos, y cual era el motivo de la Junta, y otras muchas palabras que sirvieron para disponer los Animosa recebir los Consejos que se le iban a dar. Concluido que hubo el Senor Comisario tomo la palabra el Senor Comandante de la Plaza de Arauco, dirigiendose a todos los Casiques e Indos hasiendoles saber iba a presenciar la Junta por orden del Senor Intendente, y otras varias razones, concluyendo en saludarlos a todos en nombre de VS. Despues de todo esto se procedio a la ele(c)cion de los nuevos Casiques Gobernador(es), que despues de un pequeno debate que tuvieron al Cabo el Senor Comisario, Yo y el Casique Colipi los Convencimos, porque habian puesto varias disculpas para no admitir el Cargo, y particularmente el hijo del finado Casique Millaguala, llamado Leipin, que se defendio mucho para no admitir el empleo de Casique Gobernador, porque desia que era muy Joven, y habian muchos otros Casiques Viejos, que podian desempenar el Cargo, y que el admitiendo no se le tendria el respeto debido, porque dirian que el lo habia buscado; mas como a nosotros nos convenia que admitiese el Cargo tanto por corresponderl(e) cuanto porque es un Casique muy bueno, muy humilde, y que por el asu(nto) que habiamos de tratar tenia necesariamente que admitir el Empleo. Finalmente tomaron tanto empeno sus mismos Companeros que todos los Casiques si Jovenes, que Viejos le Obligaban a que admitiera, mas el siempre firme hasta que uno de los principales Caciques Viejos le dijo que le aiudaria en Cualidad de Ayudante, enton(c)es se hizo dar la mano, y admitio el empleo. Concluida la Elecion que recaio a los Casiques Siguientes para la Imperial Al Casique Curimilla, para Tiruga El Casique Paillaguala, para la de Ranquilue Leipinancu, y para esta Mision el que habia llamado Don Jose Quintrequeo; tome los Cuatros bastones en las Manos y los entregue al Senor Comandante, diciendole que ya que hasia las veces del Senor Intendente entregase esos bastones a los sobredichos Casiques, hasiendoles ver que por medio de esos bastones El Senor Presidente de la Republica de Chile General de Division Don Manuel Bulhes les conferia el mando, y que quedaban responsables a todos los Cargos que Seles iban haser: El Senor Comandante los recibio, y los paso al Comisario, asiendoles los cargos que creio conveniente; El Comisario entonses los paso al Casique Colipi diciendole que como Casique General de la tierra debia entregarlos hasiendoles entender los cargos que ya seles habian hecho, y asi lo Cumplio, que tomando los bastones se los entrego uno por uno, hasiendoles empenar su palabra que jamas se encenderia el fuego de la Guerra, y otros muchos cargo(s) que no creo necesario el ponerlos, porque ya el Senor habra instruido del todo a VS. Concluida la entrega de los bastones, y vestuarios desasimos el Circulo que teniamos formado al pie de la Cruz y volvimos a nuestro asiento, mientras tanto resonaban los aires del Chivateo de las Indiadas, toque de Cornetas, y salva. Despues de un rato de descanso tome la palabra Yo en los terminos Siguientes//Casiques Gobernadores, Guilmenes, y mozetones os saludo a todos, y dirigiendome a ellos por medio del Capitan de Amigo(s) les dije: en la ultima Junta que tuvimos en Angol en el mes de Febrero del presente ano cuando levantamos la Cruz, una de las Cosas que acordamos con el Senor Comisario fue que ya que me dirigia para la Capital de la Republica para conseguir alguna Cosa en labor de la Indiada era preciso haser ver al Supremo Gobierno las faltas que vosotros sentiais, y el estado de paz en que os hallais, que todas las Indiadas en sus tierras no tenian novedad alguna que todos estaban sosegados y a labor del Gobierno, por quien nosotros estamos trabajando, y que era preciso que el Supremo Gobierno enviara unos Cuatro vestuarios, con sus correspondientes bastones para darlos a los Casiques Gobernadores que se iban a estableser, para que en adelante las cosas marchasen con orden, y tener unos Jefes que respondiesen por sus subditos, y para que en adelante no hallen acogida los Malevalos y embusteros, que van entre ellos sembrando zizania y discordia y para esto es preciso tambien que el Supremo Gobierno se digne conceder a los nuevos Casiques Gobernadores un Capitan de Amigos para que los acompane, los instruya en la Civilizacion, y los defienda en todos sus asuntos, y asi dejaran los Malevalos de enganarlos, y que esta era peticion General de todas las reducciones. Esto es cuanto me encargo Vuestro Comisario. Luego que me dispuse al Viaje Vos Casique Gobernador de Tucapel venisteis adonde mi con el Capitan de Amigos encargandome le hablara mucho al Senor Presidente en tu fabor, y de los demas Casiques, y Mozetones de la tierra; No es asi? Asi es contesto; Y tambien que le dijera que estabais trabajando la paz y buena union, y que abiais respectar el Juramento que teniais echo. Luego procure embarcarme en todo el rigor del Invierno pase la mar esponiendo mi vida por vosotros, y alcabo de algunos dias de navegacion llegue a Valparaiso sin la menor novedad. I(n)mediatamente me dirigi a la Capital, hable con el Senor Presidente, mas que gusto tuvo S.E. cuando le di los recados del Casique General de la tierra Colipi, de Vos, y de todos los demas Casiques, y Mozetones, y en oir que no teniais novedad alguna, que estabais sosegados, sumisos al Gobierno, y que todos Juntos conmigo y el Senor Comisario estabais trabajando a labor de el. Luego despues hise mi peticion, y despues de haber oido todo lo que vosotros pediais, y lo que Yo con el Senor Comisario habiamos proye(c)tado me contesto S.E. que estaba muy bueno, y que se nombrasen los Gobernadores, y que los aprobase en su nombre, y para que todo el mundo en adelante los reconosciese como tales, los respetasen como encargados del Gobierno era preciso que a mi llegada a esta hisie(c)en una Junta General para que de todas partes viniesen a reconoscer los nuevos Gobernadores, establesidos por el Gobierno Patrio, y que esquchasen los cargos que les iba a ser, porque asi como los Espanoles quando nombran algun Jefe de Intendente, o Gobernador se reune toda la gente, para darle a reconoscer, y para que todos Generalmente le presten Obediencia, y sumision, pues asimismo S.E. me encarga os diga que estos Gobernadores que ya habeis elegido debeis respetarlos, y quiererlos, y estar Sugetos a sus ordenes, Guardaros de robar, de haser alguna Muerte, y cuanto os pasare, o que quisieren atropellaros, o haseros alguna Cosa i(n)mediatamente recur(r)id a Vuestros Capitanes, que ellos i(n)mediatamente pondran remedio, y en caso que sea algun Espanol los Capitanes luego los remitiran a mi, para que Juntamente con el Capitan de Amigos, dispongamos remitirlos al Comandante de Armas (o) al Senor Intendente para que sea castigado segun lo meresca, y asi quitaran los Malevalos que quieran estorbar vuestra paz, y sosiego.

Y Vosotros Casiques Gobernadores ya os reconoscemos como a los encargados por el Supremo Gobierno, ya por medio del baston habeis recebido el mando, ya todo el mundo os reconosce, y obedese; Si venid que en nombre de S.E. el Senor Presidente, y de todo el Gobierno, Generales, Oficiales, Caballeros en fin de todos, venid que os quiero abrazar, y apretar en (mi co)razon, y en el encontrareis como el de Vuestro Padre, y vuestro mas quie(rido) hermano, ya veis como Dios os ayuda, y que desde que he llegado a esta Mi(sion) os habeis mejorado, porque no aconsiento que os hagan nada, y asim(i)smo seguire trabajando para vosotros para ampararos, y defenderos, siempre que sigais a respetarme, y seguir mis consejos, que son de provecho, y de vida Eterna, y que os conduciran al Cabo a la presencia de aquel Dios todopoderoso a gozar de la vida eterna en el Paraiso, por todos los Siglos de los Siglos. En fin Hermanos mios Gobernadores, ya todos os han reconoscidos, haora pues es preciso que penseis el cargo tan grande de que os habeis echo cargo, y de que vosotros quedais responsables a mi al Senor Comisario, y al Gobierno de v(ue)stra buena, o mala administracion. Mas para que en adelante tengais (en) vuestra tierra con quien consultaros, y para que podais vivir sosegados, gozando de Vuestra paz, fabricando Vuestras buenas Casas, sembrar, y quidar de vuestras Sementeras como de Vuestras Mugeres, hijos, y hermanos, para que desaparesca de Vuestra tierra la mentira, y el engano, en una palabra para que seais bien quidados, y defendidos S.E. El Senor Presidente, os concede tambien los Capitanes de Amigos, que presentados al Senor Intendente dicho Senor los presentara al Supremo Gobierno para obtener su aprobacion, hasiendole ver la necesidad que vosotros teneis de ellos, pero con la Condicion que debeis nombrar a hombres honrados, y de bien, y que vayan a vivir entre vosotros, para que os defienda(n), y os aconseje(n) sobre vuestro(s) asuntos o dudas que tuvierais, porque muy bien os acordeis lo que os paso en tiempo de los Espanoles, que por no llebaros de los buenos Consejos de los Capitanes de Amigos, y Jefes que teniais os vino el fuego de la tierra con una Guerra e(xter)minadora, que hasta haora estais llorando cuando os acordais. Tambien (me) dijo el Senor Presidente que si alguno quisiera en vuestras tierras ir a perturbar la paz con embustes, ya encontra del Gobierno, o sobre otras cosas, no les presteis oido absolutamente, al contrario avisad luego a Vuestro Capitan de Amigos, para que sea aprendido, y llevado al Senor Intendente, para que Sea Castigado. Asimismo os encarga sobre de los Correos, y comerciantes, que trafican de esta provincia a la de Valdivia que no los demoreis, poniendole algun impedimento, al contrario auxillarlos, se entiende pangando (34), y sujetar a vuestro(s) mozetones para que no hagan, lo que hasta haora han echo, de robarles Animales eSa. (35), que las quejas han llegado a mis oidos, y a el del Gobierno. Pues lo que quiere el Gobierno es que no permitais que los Correos se demoren entre vosotros conchavando, como han echo hasta haora, pues las correspondencias precisan, y ellos son pagados, y por esto no deben conchavar, sino ir por su camino derecho, y no demorarse, y en el caso que cometan alguna falta me lo avisereis luego para dar Yo parte al Senor Intendente, para que sean Castigados. Hermanos ya veis que el Gobierno os quiere, que os ampara, y que desea solo vuestro bien; mas Yo no os veo contentos, y alegres, como os veia antes en las otras parlas, o Juntas que hemos tenido, y no conosco cual pueda ser el motibo, quisiera que me lo manifestareis, para que si tiene remedio poder consolaros pero hoigo una Voz al oido que me dice, como quieris que estemos alegres, y contentos, cuando Dios se llevo a nuestro defensor, nuestro bien, nuestro Amigo, con quien habiamos tratados muchas veces, y que haora no tenemos a quien recur(r)ir en nuestros trabajos? Que acaso este no es motivo suficiente para que estemos tristes? Si Hermanos mios es cierto que debemos estar tristes, y que debemos lamentar la perdida de nuestro quierido Intendente, Don Francisco Bulnes, que en paz descanse, y que si el asistiera en este dia, hubiera en persona venido a entregar los bastones, como ya lo tenia prometido, pero que haremos Dios lo ha quierido asi, y quien se opondra a ello? Mas que es lo que pensamos, lo que estamos aciendo! acaso no esta vivo (el) Hermano del finado Don Francisco, Nuestro Presidente, acaso no nos ha ... (36) (pag. 2 vta.) su amparo, y quidado, pues bien la prueva que no se ha de(s)quidado es, que luego busco un Sugeto dignis(i)mo para re(e)mplazar al ya finado este Senor es el Senor General Don Jose Maria Cruz, el que ha peleado in(n)umerables veces Juntos a vosotros, y que desde el dia que ha tomado el mando, ha protestado ampararos, y defenderos en todos Vuestros trabajos, sirviendo de prueva la Carta que os manda, y que se os va a leer

Int.cia de Concepcion.

4. Dmbre 15, de 1846

"El Intendente de la Provincia de Concepcion General de Division del Ejercito de la Nacion, y "de la del Peri (37), Comandante general de Armas de la Provincia, y sus Fronteras a sus Hermanos "los Casiques de los Cuatro Ultramapus salud, y paz. Sabed de resulta de la Muerte que hoy "lamento de nuestro ermano y mi quierido primo Don Francisco Bulnes (que en paz descanze) el "Supremo Gobierno a tenido a bien encomendarme el mando, quietud, y Cuidado de esta "Provincia, y al ponerlo en Vuestra noticia, me es muy satisfa(c)torio poderlo haser cuando os "hallais reunidos con un objecto importante, para vosotros, y que lleguen mis palabras en "tiempo en que puedan influir a llamar Vuestro Consejo, para que hagais con el, vuestro "nombramiento de los Gobernadores, que debeis elegir.

"No pudiendo asistir a Solemnizar vuestra reunion como lo deseaba, encomiendo os den a "conoscer mis palabras al Gobernador de la Plaza de Arauco, y al R. Padre Misionero Fr. "Querubin Ma Brancadori que asistiran a Vuestra Junta, y las transmitiran por el organo del "Comisario General. Entender pues que asi como el Sol es el ajente criado por el Dios del "Universo, para sasonar los frutos de la tierra, y dar vida a todos los Seres; asi tambien me hallo "Yo encargado por el Supremo Gobierno para procurar Vuestro bien, y haseros Justicia.

"Ya teneis visto, y la esperiencia os ha acreditado que los desvelos, y grandes gastos que tiene "el Gobierno para sosteneros las Misiones, no tiene objecto, ni fin que el proporcionaros por su "medio el consuelo instruiendoos en la palabra divina, que es de paz, y vida eterna. Esta palabra "es de Dios, y asi es pues necesario seais dociles a los Consejos de los Padres encargados de "dirigiros, y que los respeteis, y querrais como a Ministros del Dios verdadero. Con su asistencia "desaparesera el Jenio del mal de Vuestra tierra. El Supremo Gobierno e yo, solo deseamos "vuestro bienestar y sosiego para que podais gozar de vuestras siembras y cosechas con Vuestras "Mujeres e hijos, y por lo tanto si algun mal intencionado, bajo del pretesto de Amistad o "Compadrasco tratase de perturbaros del que goza(i)s, contandoos embustes y falsedades, echelo "al momento de Vuestra tierra entregandolo al Comandante de la plaza mas cerca que haya, "relacionandole lo echo, para que pueda ser reprendido, y Castigado segun sea la Culpa.

"Sabed pues que Yo no consentire nunca en que se os quite ni una sola aba o papa ni nada de lo "que os pertenesca. Esto mismo me dice el Supremo Gobierno os diga, y que por lo tanto el "tiene rentados al Comisario, y Vuestros Capitanes para que no tengan necesidad de pediros ni "pencionaros. Siendo pues que el Supremo Gobierno os mira como a hijos, a el debeis ocurrir, "siempre que algun(o) tratare de privaros de lo que os pertenese. Y siendo Vuestra paz el mayor "bien que podeis gozar, el se halla dispuesto a Conservaria, y que nadie la perturbe. Para "facilitaros el que podais llegar hasta mi sin ningun estorbo ni embarazo, siempre que os hisieren "alguna injusticia, o agrabio he dado orden para que no se os cobre nada en los pasajes de Rios. "Ya pues podeis tambien visitar a Vuestros hermanos de los Pueblos cuando querais sin tener "que guastar en los pasos de balsas y barcos. Por esto, lo que os dira el Padre Querubin, y el "Obsequio y recebimiento que ha de haseros, vereis que el Gobierno desea vuestro Contento, y "que os facilita los medios de consuelo siempre que tengais algun motivo que entristesca "Vuestro Corazon. Aprovecho pues la reunion en que os hallais, para poner en Vuestro corazon "estas palabras de Consuelo, y espero que dentro de poco tiempo tendre el gusto de visitar "vuestras fronteras. Hai entre vosotros Cavezas que en otro tiempo han oido mis palabras, y que "han estado y peleado a mi lado para alejar a los enemigos de nuestra tierra. A estos les hago un "saludo particular, y a todos el de paz, y buena Amistad = Jose Maria Cruz = A los Casiques "reunidos en la Mision de Tucapel

Concluida de leer esta Carta se llenaron los Aires de los vivas a fabor de nuestro nuevo Intendente, nuestro Presidente, nuestro Padre, nuestro Comisario, y por ultimo gritaron viva Chile. En este mismo instante resolvieron el bajar a Concepcion a Visitar a VS. porque siempre ha sido costumbre que todas las veces que se mudaba el Jefe de (pag. 3) la Provincia reunianse todos los Casiques, y en pompa ir a visitar el nuevo Jefe, y recebir ordenes, y resolvieron que el Casique Colipi como Principal de la tierra resolviese el dia de la Marcha, y que hablara por ellos que les daban facultad; y Contesto dicho Colipi que estaba bueno, y que enviaria un Mensaje avisando el dia de la Salida. Por ultimo Casiques Gobernadores el Gobierno no quiere que dentre la discordia en vuestras tierras, porque desta resulta(n) mil Cosas; ya sabeis la orden que os dio; y todos a una voz contestaron que no quierian liquores, porque eran pobres y que el licor les haria cometer mil disparates de Muertes robos eSa, (38) y que se lo harian presente al Senor Intendente, para que tomara pronta providencia. Esto es Senor Intendente un compendio de lo que les dije en presencia del Senor Comandante de Arauco, y de todos los Senores que estaban presentes. Tomo luego despues la palabra el Senor Comandante hasiendoles otras advertencias, y luego se procedio a la reparticion de los Veinte, y cuatro Animales, de las cuarenta y ocho arrobas de mosto, de las Cinco gruesas de Panuelos, y de los ochenta Masos de tabaco, que el Senor Comisario entrego todo al Casique Colipi para que lo repartiera a todos, y quedaron todos contentos, aunque muchos, y muchos no tocaron nada por haberse Juntados mas de tres mil. Haora pues Senor Intendente me parese poderle asegurar la vitoria, porque lo que temiamos que los Gobernadores nuevos no admitiesen el empleo, y aunque mucho nos costo, pero al cabo se logro el que admitiesen, y que esperamos ver pronto el fruto de nuestro trabajo. En la Junta resolvieron, que quierian ir los principales Casiques a Visitar a S.E. el Senor Presidente, porque dijo Colipi que hasia mucho tiempo que no le veian, y que habia sido companero de ellos en la guerra, y que siempre se acuerdaba de el, y tambien para darle el pesame de la Muerte de su quierido Hermano. Tambien resolvieron que a la vuelta de Concepcion, despues de haber visitado al Senor Intendente, fuese Yo, el Senor Comisario, y Capitan de Amigos a dejar a los nuevos Casiques Gobemadores a sus tierras, para darlos a reconoscer, y ponerlo(s) en posesion de su mando. Dichos Casiques han nombrados sus Capitanes que tengo el honor de presentarlos a VS. para que tenga a bien presentarlos al Supremo Gobierno para su pronta aprobacion y son los siguientes Para el Casique Leipin de Ranquilue Don Vincente sayes, para el Casique Paillaguala en Tiruga a Don Mariano Lobo, para el Casique Curimilla en la Imperial a Don Andres Villagran e (39) Silba, para ponener (sic) en ejecucion todo esto espero la aprobacion de VS. que despues de la vuelta de la Imperial bajare a darle cuenta de mi espedicion que espero sera feliz.

No dejare de acuerdar a VS. que ya hasen por dos anos que el edificio de la Escuela esta concluido, y que i(n)mediatamente di parte a la Intendencia la cual informo al Supremo Gobierno, y todavia no ha habido resulta alguna, y esto no se puede dejar asi, porque es uno de los medios que necesidamos para la Civilizacion de los Indios, que sin ella nada hasemos. Le hare presente tambien la falta que siento de otro Companero Misionero, para que me aiude a trabajar, porque en esta Mision es imposible de dar abasto a todo uno solo, y por otra parte que cuando Yo salgo a lo interior queda la Mision sola y abandonada, por lo tanto espero que VS. impuesto de la urgente necesidad lo haga presente al Supremo Gobierno, para que se me conceda el Companero que deseo; advirtiendo que para esta provincia, en el presupuesto estan destinatos Cuatro Misionero(s), y no somos mas que tres, porque la Mision de Santa Barbara no se ha echo, y asi ai lugar para otro, y la vez pasada supe que el Supremo Gobierno pidio informe a esa Intendencia, y creo que hubo equivocacion.

Esto es cuanto Senor Intendente tengo que manifestar a VS. de resulta de la Junta, y del trabajo emprendido, ruogando a VS. que tenga a bien en caso que halle alguna cosa que no sea conforme a los deseos del Supremo Gobierno abisarme, asimismo estimare a VS. eleve esta al Supremo Gobierno para los fines que tengan lugar

D.s G.e VS.

Fr. Querubin Ma Brancadori

Miso Apostco

5. El Misionero de Tucapel, Arauco 7. de Enero de 1847.

[al margen: Se acuso recibo. En 7.]

Habiendose acuerdado en la Junta general que tuvo lugar el 20. del pasado Deciembre, de los Cuatro Casiques Gobemadores que quierian pasar a esa para haser una Visita a VS., porque dicen que es costumbre que cuando toma el mando de la Provincia otro Intendente, el ir luego a visitarle, y recebir nuevas ordenes, y nuevos consejos, por lo tanto ya estamos aqui en Arauco, y son los que van, el Senor Comisario, el Comandante de esta Plaza, los Capitanes de Amigos de Tucapel, y el de la Mision de Arauco; Los Cuatro nuevos Casiques Gobemadores llamados El de la Imperial Curimilla, el de Tiruga Payllaguala, el de Ranquilue Leipinancu, acompanados del Casique Gobernador de Tucapel Don Jose Quintrequeo, con algunos Casiques de Boroa, y el Casique Gobemador de Arauco, estos llevan consigos algunos Guilmenes, y mozetones, que me parese que ascenderan como a Ciento cinquenta Indios poco mas o menos, advirtiendo a VS. que lo quieren saludar con pompa esto es llevando consigo las banderas, y cometa con pifilcas, porque esta ida a visitar a VS. ha sido del gusto que tuviemo en haber oido el saludo que VS. le(s) envio por medio de la carta que me envio, porque fue para ellos mucho el regosico que tuvieron y luego se resolvieron conel Casique Colipi el bajar a visitarle, y dicho Casique Colipi debe esperamos a la Mochita, para entrar todos Juntos. La salida de nosoros de eta Plaza sera hoy, y la entrada a Concepcion sera Manana, pero lo que deseamos tanto Yo como el Senor Comisario que VS. se dignase el enviarme la contestacion, si seria necesario que los dos nos adelantasemos, para hablar con VS. para instruirle antes de la resulta de la Junta, y otras varias cosas, dejando mientras a dichos Indios de este lao de San Pedro. Por lo tanto todo esto lo pongo en conoscimiento de Vs. para los fines que tengan lugar suplicando a VS. que conel mismo portador de este nos envie la contestacion

D.s G.e VS

Fr. Querubin Ma Brancadori

Mis Apostco

Al Senor Intendente de la

Provincia de Concepcion.

Recibido: septiembre 2004

Aceptado: noviembre 2004

* Los antecedentes aqui reunidos forman parte de una investigacion sobre "Poder y liderazgo mapuche en la Provincia de Arauco", proyecto Fondecyt No1050616. Estamos en deuda con el padre Fr. Rigoberto Iturriaga C., encargado del Archivo Franciscano, por su permanente ayuda, sin la cual no seria posible entrar de manera certera a la obra del Colegio de Chillan. Tambien lo estamos con nuestro colega Diego Milos, por damos a conocer una serie de documentos de Fr. Buenaventura Ortega y Fr. Querubin Brancadori.

(1) Restringido aqui a los dos ayllarehue de Arauco y Tucapel.

(2) Las ultimas familias i costumbres araucanas, Imprenta Barcelona, Santiago, 1913.

(3) Guevara, op. cit., pp. 13-14.

(4) Historia de la Civilizacion de la Araucania, Imprenta Barcelona, Santiago, 1902, T. III.

(5) Historia del pueblo mapuche, siglo XIX y XX, Lom, Santiago, 1995.

(6) Vease de Foester, Rolf, "?Pactos de sumision o actos de rebelion? Una aproximacion historica y antropologica a los mapuches de la costa de Arauco", tesis doctoral, Leiden, 2004.

(7) Editorial e Imprenta Nielol, Santiago.

(8) Mapocho, Santiago, No36, pp. 191-221.

(9) Cosmigonon, Concepcion.

(10) Tesis de Licenciatura en Historia, Universidad de Chile.

(11) Sera solo en 1847 que el Estado decrete su fundacion como "escuela misional de Tucapel". "Teniendo en consideracion:

I. Que uno de los medios mas eficaces de facilitar los buenos resultados de las misiones, es establecer en cada una de ellas escuelas primarias destinadas a la educacion de los hijos de los indijenas;

II. Que la creacion de un establecimiento de esta clase, es especialmente oportuna en la mision de Tucapel, por su situacion adelantada entre los barbaros;

III. Que los misioneros de esta mision, en la memoria que han pasado recientemente al gobierno, han espuesto que hai suficiente numero de indios que solo esperan la oportunidad de la escuela en aquel paraje para colocar en ella sus hijos, He venido en acordar i decreto:

1 Se establecera una escuela de primeras letras en la mision de Tucapel de la provincia de Concepcion.

2 Se ensenara en ella lectura, escritura, aritmetica i doctrina cristiana a los hijos de los indijenas i a los de los espanoles que quieran concurrir.

3 El preceptor sera nombrado por el intendente de aquella provincia, i gozara de la asignacion de diez pesos mensuales, que podran aumentar hasta quince, siempre que se cumpla con la condicion que establece el articulo siguiente.

4 Para gozar de este aumento sobre su renta ordinaria, debera el preceptor acreditar la concurrencia a su escuela de veinte alumnos indijenas por lo menos, en la forma que dispuso para las escuelas de la provincia de Valdivia el articulo 2 del decreto de 20 de mayo del presente ano.

5 Al misionero se le concede tambien la asignacion de cinco reales mensuales por cada nino indijena que a su costa mantenga, debiendo acreditarse esta circunstancia del modo designado por el articulo 3 del mismo decreto de 20 de mayo que acaba de citarse.

Bulnes-Salvador Sanfuentes.

(12) Araucania y sus habitantes. Recuerdos de un viaje hecho en las provincias meridionales de Chile en los meses de enero y febrero de 1845, Editorial Francisco de Aguirre, Santiago 1971; la cita corresponde a la pagina 66.

(13) Domeyko, op.cit., 1971, p. 69.

(14) La obra de Bernabe Chaeon Campana de Arauco por la Baja Frontera fue publicada en el diario El Correo del Sur en el ano 1862, entre los meses de abril y mayo. Nosotros estamos usando la version que aparecio entre 1862 y 1863 en la Revista Sud-America de Valparaiso. La parte correspondiente a las parlas sobre la conveniencia o no de tener una mision en Tucapel corresponde al Ano II, No7, del 10/2/1862.

(15) Chacon, op.cit., 1862, pp. 433-434.

(16) Chacon, op.cit., 1862, pp. 434-435.

(17) Queremos aqui desmarcamos de una interpretacion teologica o sustancial del rito en cuestion. El palin como estrategia o metodo de decision politica refiere a un mecanismo recurrente en las dinamicas de legitimacion politica en el marco de una sociedad segmentarizada como es la sociedad mapuche. Ante la precariedad e inestabilidad de sus procesos de centralizacion y jerarquizacion del poder, los resultados aleatorios de un juego, de un rito, asi como los contenidos de un sueno, instalan un espacio exterior de decision politica, un tercero abstracto en la negociacion. Se trata de un heteronomo, que si bien puede ser expresado por enunciados de tipo magico o religioso (las divinidades, los ancestros, los espiritus tutelares, etc.), esta lejos de ser agotado por ellos. No se trata de una sustancia ni de un sujeto preciso sino que de una funcion, por lo tanto puede encarnarse en entidades como los dioses y los espiritus, pero tambien en otras figuras de la heterogeneidad como el Estado y sus autoridades (asi, por ejemplo, sabemos que los Comisarios de naciones cumplian funciones de mediacion no solo entre la sociedad mapuche y el Estado, sino que entre los propios mapuches) o incluso en las mismas leyes. En este sentido, podemos parafrasear la lectura que Hanna Arendt hace de Platon en su idea de que en la obediencia a las leyes --al heteronomo--, los hombres --los mapuches-- al menos viven en la ilusion de no depender de otros hombres --de otros mapuches (Cf., H. Arendt La crise de la culture, Editorial Gailimard, Paris, 1972, p. 140).

(18) Pinolevi, tambien conocido como Huinca Pinolevi. Estudio en el Colegio de Chillan y era hermano de Lorenzo Colipi.

(19) del 19 de noviembre de 1845, pp. 262-264.

(20) Es una hoja que se encuentra en una caja relativa a la mision de Tucapel en el Archivo Franciscano de Santiago.

(21) Se trata de Juan Pilquilao, alias Zapata. Este cacique, junto a Juan Guaraman (Huaraman) de Temuco, y Francisco Antileo de Coyimpalihue, aparecen en una serie de escrituras "donando" extensos terrenos a Jose Manuel Avello. Vearnos una de ellas: "Escritura de Donacion Renunciatoria", 22 de noviembre de 1852, "En la Villa de Santa Juana cabecera del Departamento de Lautaro, a veinte y dos dias del mes de noviembre del ano de mil ochocientos cincuenta y dos ante mi el escribano y testigos comparecieron los casiques Juan Hueraman, Juan Pilquilao alias Zapata y Francisco Antilao en union de sus mocetones Ignacio Pilquilao, Francisco Huentilao, Francisco Lincolil, lgnacio Curilao, Cansino Millahuala, Ignacio Quilapi, todos vecinos de Tucapel subdelegacion de Arauco y accidentalmente en esta i a quienes conozco de presente y dijeron: que por cuanto don Jose Manuel Avello de esta ciudad les ha hecho varios servicios en la averiguacion de los robos de animales que han venido a perseguir, proporcionandoles lo necesario para su mantencion durante el tiempo que han permanecido en esta villa y los que les ha ofrecido prestar impidiendo en lo sucesivo que los espanoles pasen a sus tierras por la cordillera principalmente por la Caramavida, lugar por donde se manifiesta haberse ejecutado los robos; y deseando como agradecidos y obligados a corresponder de algun modo tan importantes servicios y recompensarle ademas el obsequio de cien pesos en dinero de que se confiesan recibidos, han deliberado donarle los terrenos que tienen de su propiedad al poniente de la cordillera denominada Pinales nombrada tambien Caramavida". Archivo Nacional, Fondo Judicial de Lebu, Caja 3, causas civiles 1876-1879, Expediente no 41.

(22) Quien encontro y transcribio estas relaciones es nuestra colega y amiga Larisa De Ruyt. Todas ellas, en el Archivo Nacional, en el Fondo de Intendencia de Concepcion, Vol. 209, Notas del Gobierno Eclesiastico, 1841-1848, sin foliar.

(23) Para una revision de la oposicion entre sociedades segmentales y centralizadas, ver G. Deleuze y F. Guattari, Mille plateaux, Ediciones de Miniut, Paris, 1980, pp. 254 y ss. Estos autores sostienen la tesis de que la segmentalidad implica tambien a las sociedades con Estado y al propio Estado, y plantean como distincion mas pertinente aquella que distingue una segmentalidad "primitiva" o blanda de una "moderna" o dura.

(24) Nacio en Chillan en 1816, ingreso a la orden franciscana en 1833 y murio fusilado en Punta Arenas en 1852 (en el contexto del motin de Cabiaso). Fue misionero tambien en San Jose de la Mariquina y Cudico.

(25) "En 1847, a los 23 anos de edad, fue Buenaventura ordenado sacerdote" y el 24 de agosto de 1848 se le autorizo su pase a la mision (Campos Menchaca, Nahuelbuta, Editorial Francisco de Aguirre, Buenos Aires, 1972; la referencia en pagina 290).

(26) Archivo Franciscano, Colegio de Chillan, Vol.20, folio 280.

(27) Vease su texto Memoria sobre la Araucania por un misionero del Colegio de Chillan, Imprenta de la Opinion, Santiago, 1860.

(28) Para el padre Ortega vease Pacificacion de la Araucania: cartas al P. Buenaventura Ortega (1852-1866), transcripcion y notas de Fr. Rigoberto Iturriaga C., Santiago de Chile, 1997. Y para las cartas de Ortega, los Vol. 21 y 22 del Colegio de Chillan en el Archivo Franciscano.

(29) Cabe senalar la inscripcion de esta junta como rito o espectaculo en la sede historica que se puede trazar desde los parlamentos del siglo XVIII y XIX (si no antes) hasta los ngillatunes del siglo XX y XXI. Seda interesante establecer las lineas de continuidad y de corte que vinculan esta serie, considerando su oscilacion entre las dimensiones politica y religiosa. No podemos dejar de senalar el paralelismo entre esta junta de 1846, en la que la sumision politica de los mapuches se circunscribe a su expresion ritual o espectacular y, por lo tanto, limitada en el tiempo y en el espacio, y ciertas manifestaciones politico-religiosas como los Congresos Araucanos realizados por la Federacion Araucana y el Comite Ejecutivo de la Araucania en la primera mitad del siglo XX, en las que el rito tambien constituia un espacio espectacular de representacion, pero esta vez de la soberania politica perdida.

(30) En la misma carta del Intendente se encuentran otras metaforas significativas, por ejemplo, la oposicion entre los "mal intencionados" que proponen alianzas a los mapuches bajo pretexto de "compadrazgo", y la disposicion paternal del Supremo Gobierno que los "mira como a hijos". El Padre como modelo jerarquico por oposicion al Compadre como ente de maldad.

(31) Este y los siguientes subrayados estan en el original.

(32) Fragmento mutilado. Seguramente "presente".

(33) Este y los siguientes subrayados estan en el original.

(34) ?Pagando?

(35) ?Etcetera?

(36) El documento esta mutilado en esta parte. La letra inicial de la palabra que falta parece ser una "J" o, mas probablemente, el arranque de una "p".

(37) Perti.

(38) ?Etcetera?

(39) Tambien podria ser una "o".

Rolf Foerster, Antropologo (Universidad de Chile). Doctor en Antropologia (Universidad de Leiden, Holanda). Profesor Asociado, de la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile. Correo electronico: rfoerste@uchile.cl.

Alejandro Claveria, Antropologo (Universidad de Chile).

Andres Menard, Antropologo (Universidad de Chile). [c] Doctor Escuela de Altos Estudios, Paris.
Parcialidad de Tucapel

"Jose Quintriqueo, Casique Gobernador
Casique Ayudante, Miguel Melita
Casique Capitanejo, Jose Quintriqueo
Segundo capitanejo, Ignacio Namuncura
Casiques subalternos dos, Total 6

Le siguen:
                 CACIQUE              CACIQUES
PARCIALIDAD      PRINCIPAL            SUBALTERNOS          TOTAL

Cupano           Huenchulao           Cuatro                 5
Molhuilla        Cheuquean            Cuatro                 5
Pangui           W.                   Tres                   4
Llingeue         Cayuman              --                     1
Llincalmo        Maimori              Uno                   25
Guilique         Longugnire           Cuatro
Paicavi          Porma                Tres                   4
Lognahue         Calfulau             --                     1
Peleco           Trorapi              --                     1
Tome             Lloncon              --                     1
Elicura          Antiqueno            Tres                   4
Leiva            Antivil              Dos                    3
Caicupil         Gueupan              Dos                    3
Canete           Marinanco            Tres                   4
Cuyimpalihue     Francisco Antileo    Uno                    2
Caramavida       Juan Zapata (21)     Uno                    2
Temuco           Gueraman             Uno                    2
Cuyinco          Melita               Uno                    2
COPYRIGHT 2005 Universidad de Chile, Facultad de Filosofia y Humanidades
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2005 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:DOCUMENTOS
Author:Foerster, Rolf; Claveria, Alejandro; Menard, Andres
Publication:Cuadernos de Historia
Date:Mar 1, 2005
Words:13524
Previous Article:Colchagua en la epoca de la Visita del obispo Manuel Alday.
Next Article:Cartas y parlamentos: apuntes sobre historia y politica de los textos mapuches.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2018 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters