Printer Friendly

Los Servicios Avanzados de Internet: Nuevas oportunidades para el desarrollo de los territorios rurales.

Sumario. 1. Introduccion. 2. Concepto y estrategias de desarrollo rural. 3. La renovacion conceptual de la brecha digital. 4. Los Servicios Avanzados de Internet: oportunidades de desarrollo para el medio rural. 5. Reflexiones finales. 6. Bibliografia.

Advanced Internet Services: New opportunities for rural territorial development

Les Services Avances d'Internet : De nouvelles opportunites pour le development des territoires ruraux

1. Introduccion

El proceso de difusion de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion y el auge de la Sociedad Postindustrial, no ha sido ajeno a las areas rurales. En las mismas se han registrado cambios considerables, tanto a nivel espacial, funcional como socioeconomico (Sancho y Reinoso, 2012) y han sido objeto de estudio de numerosas disciplinas interesadas en su analisis y evolucion (Prados, 2009). El medio rural actual muestra una complejidad de usos y funciones que se contrapone con la polarizacion claramente definida entre campo y ciudad de la primera mitad del siglo XX (Garcia Ramon et al., 1995).

Las variadas funciones y significados que han sido atribuidos al medio rural, han hecho del mismo un concepto complejo y ambiguo, siendo muy dificil tanto explicar por que un espacio es rural o urbano, como trazar una linea en un mapa que separe a ambos (Woods, 2011). Ya no se puede hablar de una frontera de lo urbano y de lo rural sino de un "gradiente de urbanizacion" en lo que se refiere a la intensidad de la edificacion, en la actividad y estructura economica, o en la movilidad de personas y mercancias (Roca, 2003). La sociedad rural y el espacio rural no deben ser vistos como algo indivisible, ya que la ruralidad esta caracterizada por una multitud de espacios sociales que solapan una misma area geografica (Cloke, 2006).

Hasta finales de los anos ochenta, el medio rural se encajo en un paradigma de caracter desarrollista y productivista tradicional revelado en forma de modernizacion de la agricultura, pero en la actualidad, el sistema productivo del medio rural se ha reestructurado hasta el punto de que lo rural ya no es sinonimo de agrario (Rubio, 2010) adoptando patrones de desarrollo regionales propios de las areas urbanas (Ward y Brown, 2009).

El concepto de lo rural ha pasado, en las dos ultimas decadas, de ser sinonimo de tosco y atrasado a tener connotaciones positivas y asociarlo a la calidad (Sancho y Reinoso, 2012). El medio rural esta comenzando a ser visto, ya no solo como una simple superficie de produccion, sino como un espacio que aporta una serie de valores de elevado interes para la sociedad global (Armesto, 2005). En esta percepcion han influido las nuevas relaciones campo-ciudad a distintos niveles (social, cultural, economico, ambiental) que ponen en valor lo rural entre los ciudadanos urbanos, al considerarlo como bien publico que forma parte del patrimonio conjunto de la sociedad (Rubio, 2010).

Las areas rurales europeas han experimentado profundos cambios en las ultimas decadas, disminuyendo el empleo del sector agricola y acogiendo a otras actividades distintas a las ligadas del sector primario. Estos cambios hacen que las politicas sectoriales dirigidas al apoyo del sector agrario sean cada vez mas inapropiadas para impulsar su desarrollo, siendo mas aptas aquellas que apuesten por inversiones estrategicas y el impulso de nuevas actividades (Ward y Brown, 2009).

Las nuevas tecnologias han regenerado la interconexion entre lo rural y lo urbano facilitando la instalacion de nuevas actividades industriales y de servicios (Moyano, 2000). Las tecnologias de la informacion y de la comunicacion son, sin duda, una oportunidad para impulsar procesos de desarrollo en el medio rural, sobre todo en aquellas areas mas perifericas. La difusion de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion pueden suponer oportunidades de desarrollo en las areas rurales, pero no con un uso basico de Internet.

Es necesario avanzar mas alla de la consulta de informacion, la comunicacion y todos aquellos usos simples de la Red. Para impulsar procesos de desarrollo se necesita que la poblacion sepa aprovechar al maximo las fortalezas de estas tecnologias (Pick y Azari, 2008) y que se haga un uso intensivo de sus servicios avanzados (Pineira et al., 2014). La brecha digital tradicional es un concepto debe ser reevaluado (Selwyn, 2006) debido al notable incremento del numero de usuarios de Internet y en particular, la conectividad movil.

2. Concepto y estrategias de desarrollo rural

Los intentos de definicion del medio rural tienen una gran tradicion en los estudios geograficos y, en un principio, se vinculo al exodo rural masivo y a la concentracion de poblacion en las ciudades y, mas tarde, se considero lo rural y lo urbano como un modelo polarizado con continuidad entre ambos (Paniagua y Hoggart, 2002). La definicion de lo rural puede llegar a resultar confusa ya que las investigaciones sobre aspectos rurales multidisciplinares, parecen dar carta blanca para elaborar muchos tipos de investigaciones con este titulo (Muilo, 2010). El hecho de que existan distintas percepciones sobre los elementos naturales, los economicos o los culturales que caracterizan la ruralidad, fue lo que llevo a la gran diversidad de las definiciones propuestas (Entrena-Duran, 2012).

Han sido muchos los autores que han intentado, con un exito limitado, definir y delimitar el medio rural (Cloke, 1977; Hoggart, 1990; Clout 1993; Cloke y Goodwin, 1993; Halfacree, 1993; Lazaro, 1995; Cena, 1995; Garcia Sanz, 1996; Lois, 2014), entre otros, aportando puntos de vista que, en ocasiones, presentan grandes diferencias (Rodriguez, 2005). Algunos relativizan la vigencia de la distincion urbano-rural (Camarero, 1993), otros defienden la ruptura rural-agrario (Garcia Sanz, 1996), y tambien hay quienes consideran inutil o imposible cualquier intento de delimitar conceptualmente el termino rural (Sancho, 1997; Bericat, 1993). Rubio (2010) afirma que cuando un medio rural no coincide con el modelo de ruralidad, nuestra percepcion inicia un desplazamiento hacia la nocion de lo urbano. Pero la diversidad creciente de las areas rurales y la dificultad de establecer una delimitacion llevo a Friedland (2002) a subrayar que ya no solo la ciudad es urbano ni campo lo rural.

La mayoria de los investigadores senalan que no existe una definicion aceptada sobre el medio rural y, ademas, hay una gran diversidad en cuanto a los criterios utilizados para delimitar estos espacios. Las posibles definiciones dependen, en buena medida, de la unidad de analisis, las variables elegidas y la diversidad de los elementos que lo forman (Lazaro, 1995; Ricketts y Johnson-Webb, 1996; Marquez, 2002; Rodriguez, 2005; Scott y Gelan, 2007). Cada vez mas en las areas rurales tienen lugar multiplicidad de actividades y usos que pueden ser considerados urbanos. Por otra parte, se han extendido al medio rural pautas de comportamiento y modos de vida urbanos, lo que provoca que los limites entre lo rural y lo urbano sean mas difusos, maxime en el contexto de la Sociedad de la Informacion y al proceso globalizador en el que vivimos (Esparcia, 2012).

El concepto desarrollo rural expresa y engloba nociones e ideas muy heterogeneas tales como un objetivo de transformacion economica, un proceso de cambio, etc. (MAPA, 2003; Cena, 1995). Siguiendo la propuesta del MAPA (2003) del Gobierno de Espana, el desarrollo rural puede definirse como un proceso de mejora sostenible y diversificacion de su economia basado en la utilizacion de sus propios recursos, acompanado de una reduccion de las desigualdades, bien las que existen entre unas areas y otras, bien entre el sistema rural y el urbano.

El desarrollo rural, en ocasiones, es visto en la literatura cientifica como un sinonimo del desarrollo local, aunque tampoco existe para este ultimo, una definicion global y ampliamente asumida por los investigadores (Perez y Carrillo, 2000). Aunque el desarrollo local no lleva asociado de modo exclusivo y directo una referencia territorial de planificacion y de gestion de sus programas, ya que puede tener una base rural o urbana, es quizas en las areas rurales donde el desarrollo local adquiere una mayor presencia e importancia, llegando a confundirse con el desarrollo rural (Rodriguez Gonzalez, 2004).

La modernizacion y transformacion del sector primario, y en particular de la agricultura, fue la estrategia de desarrollo mas seguida en las ultimas decadas y en el caso europeo, las politicas de desarrollo rural de la Union Europea desde sus origenes asi lo avalan. Hasta finales de los anos ochenta tuvieron una orientacion estrictamente sectorial dirigidas a los agricultores y empresas agricolas con la finalidad de sostener los precios, intervenir en los mercados agricolas y transformar las estructuras agrarias. En los anos noventa y tras comprobar que las medidas adoptadas resultaban insuficientes para fomentar el desarrollo del medio rural debido a su heterogeneidad y diversidad, se disenaron programas especificos para cada zona con la participacion de agentes economicos y sociales con el objetivo de favorecer a la poblacion rural en su conjunto (Saraceno, 2001; Perez y Caballero, 2003).

A pesar de que existen posiciones en la literatura cientifica que apuestan por que la agricultura sea el eje central del desarrollo rural, apoyada por otras actividades que contribuyan a impulsar la vida economica y social del campo (Hervieu, 1995), la idea de que la agricultura sea el esqueleto que sostenga el medio rural no es una postura compartida en el seno de la comunidad cientifica. Lazaro (1995) e Izquierdo (2002) senalan que en la actualidad la agricultura no puede soportar, por si misma, el tejido socioeconomico local a pesar de que, en el pasado, constituyo la base economica de estas areas. Los autores subrayan que la revitalizacion del medio rural debe llevarse a cabo mediante la diversificacion de su economia, promoviendo sus recursos endogenos y tambien atrayendo actividades economicas procedentes del exterior que prefieran localizarse en el rural por razones estrategicas (calidad ambiental, buenas comunicaciones, acceso a banda ancha, incremento de la calidad de vida, etc.).

Siguiendo esta linea, Etxezarreta (1995) hace referencia al papel destacado que puede tener la pluriactividad como factor de dinamizacion economica y social, fomentando los recursos existentes en un determinado territorio y aprovechando, a su vez, los recursos humanos y financieros para estimular todas aquellas actividades que puedan tener lugar en el medio rural. Y una de las estrategias que adopta este objetivo es el fomento del turismo rural.

El turismo rural es una de estrategias mas recurridas para cambiar o reducir la situacion de declive que padecen una gran parte de las areas rurales. Se trata de una actividad complementaria de gran relevancia en la generacion de rentas pero, al mismo tiempo, es conveniente tener en cuenta sus limitaciones y riesgos (Cals et al., 1995; Etxezarreta, 1995; Santos, 1999; Izquierdo, 2002). En este sentido, Santos (1999) advierte de las limitaciones del turismo en los procesos de desarrollo rural y apunta que, en buena parte de los programas que se llevaron a cabo, tuvieron el turismo como objetivo prioritario y le fueron dedicados muchos recursos. Se le atribuye al turismo como el gran salvador del medio rural en declive y pese a que son variados los beneficios en las comunidades donde se instala, es necesario tener cautela a la hora de atribuirle una importancia excesiva.

En pleno proceso de inmersion en la Sociedad de la Informacion, la estrategia que, desde nuestro punto de vista puede tener mas peso a la hora de impulsar procesos de desarrollo en el medio rural, son las actividades vinculadas al uso de las nuevas tecnologias y en particular, al consumo de los servicios avanzados de Internet (Armas y Macia, 2015). Las nuevas tecnologias ayudan a reforzar la cohesion economica y social de las regiones, asi como a mejorar su competitividad, pero para ello es decisiva la implicacion de las administraciones publicas y otros actores economicos (Borges et al., 2007). Existe la conviccion generalizada, para impulsar el desarrollo economico, de que las tecnologias de la informacion y de la comunicacion son imprescindibles para la atraccion de empresas a una determinada localidad o region, del mismo modo que lo fueron en su dia los servicios de suministro de agua, electricidad y recogida de basura (Pigg y Crank, 2005).

En gran medida, la situacion de declive de una buena parte del medio rural en Europa esta motivada por sus condicionantes fisicos. La lejania con respecto a los nucleos urbanos donde se concentraban las principales actividades economicas, y las malas redes de comunicaciones, provocaron la situacion de deterioro demografico y economico que padecen en la actualidad. Pero en la Sociedad de la Informacion las distancias se diluyen, la comunicacion es instantanea y surgen un amplio abanico de servicios y posibilidades que, sabiendo aprovechados, podran cambiar esa tendencia de declive instaurada en muchas regiones perifericas desde hace decadas.

En la actualidad, y pese a que las politicas de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 estan enmarcadas en la Estrategia Europa 2020, donde se pretende impulsar un crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo, las prioridades de estas politicas siguen intensamente orientadas a mejorar la competitividad de las empresas agrarias con una vertiente de conservacion y mejora de los ecosistemas dependientes de la agricultura. De las seis prioridades en las que se fundamentan estas politicas, solo una de ellas se centra en fomentar la inclusion social, reducir la pobreza y el desarrollo economico de las areas rurales. Ademas, dentro de esta ultima, tan solo se citan tres iniciativas de caracter muy general, como "promover el desarrollo local en las zonas rurales" o "facilitar la diversificacion, la creacion y el desarrollo de pequenas empresas y la creacion de empleo" (UE, 2013), sin concretar cuales podrian ser las medidas para llevarlas a cabo.

3. La renovacion conceptural de la brecha digital

La revolucion de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion, que esta teniendo como resultado la configuracion de un nuevo modelo de sociedad, no es un proceso homogeneo y su trascendencia es muy desigual en funcion de su grado de difusion en un territorio y su asimilacion por parte de su sociedad. Estas diferencias se aprecian no solo entre regiones del mismo pais, sino tambien entre barrios de una misma ciudad (Van der Meer y Van Winden, 2003). Estas disparidades llevaron a algunos autores a hablar del termino en plural "Sociedades de la Informacion" para asi poder simbolizar las diferencias entre paises y nacionalidades (Steinfeld y Salvaggio, 1989).

Estas desigualdades dieron origen al concepto conocido por la "brecha digital". Con este concepto se pretendia visibilizar la marginacion de ciertos territorios y ciudadanos de la Sociedad de la Informacion. Esta brecha digital inicial, separaba a aquellos territorios que no tenian las infraestructuras para poder acceder a Internet y a aquella poblacion que no la usaba, bien fuese porque no tenia el equipamiento para ello, la formacion o ambas cosas. Pero pronto diversos investigadores ampliaron dicho concepto distinguiendo entre las personas que, pese a tener acceso a la Red no lo hacian. Lois et al. (2010) distinguieron dentro del grupo de individuos que tenian acceso a Internet, los que realmente la utilizaban (usuarios reales) y aquellos que pese a tener la posibilidad de hacerlo no se conectaban (usuarios potenciales).

Las investigaciones sobre el fenomeno de la brecha digital comenzaron con la observacion de las personas que tenian a su disposicion un ordenador y conexion a Internet, y aquellas que no tenian esta posibilidad. Hoy dia, una buena parte de los investigadores que estudian este fenomeno se centran en el acceso fisico, pero en los ultimos anos algunos autores sugirieron la necesidad de dar un paso mas sobre los aspectos sociales y culturales que motivan esas desigualdades (Van Dijk, 2006). Otros incluso apuntan que ciertos grupos sociales tendran muy pocas posibilidades de llegar a usar estas tecnologias (Bromley, 2004; Roe y Broos, 2005).

Es recurrente la importancia de variables tales como la edad, estatus socioeconomico, educacion, composicion familiar, etc. a la hora de utilizar las nuevas tecnologias (DiMaggio et al., 2004; Selwyn, 2006; Van Dijk, 2006; Dutton et al., 2011; Van Deursen y Van Dijk, 2014). Tener acceso a las tecnologias no significa que se usen y, ademas, ni su utilizacion es homogenea ni siempre genera productividad. Algunos usuarios son capaces de utilizar estas herramientas de forma continua, comprensiva y provechosa, pero en otras ocasiones, ese uso es muy limitado y espasmodico (Wilhelm, 2000).

En el proceso de inmersion en la Sociedad de la Informacion, la motivacion del individuo es una condicion basica y que influye de forma notable en la decision de comprar un ordenador, conectarse a Internet, adquirir conocimientos para "navegar" y comunicarse, ademas de utilizar aplicaciones variadas (Van Dijk, 2005). Las razones para esa falta de motivacion son multiples entre las que podrian estar no necesitarlas, falta de tiempo, dinero, formacion, etc. Muchas de las personas que no usan las nuevas tecnologias, tienen problemas motivacionales bien sea de naturaleza social, cultural, mental o psicologica (Van Dijk, 2006). Una explicacion social importante podria ser que Internet no resulta a atractivo a personas con bajos ingresos y nivel educativo (Katz y Rice, 2002).

La brecha digital tradicional o en el acceso, debe ser reevaluada pues esta dando paso a una nueva brecha digital en los diferentes usos de la Red (Bucy, 2000; Gunkel, 2003; Peter y Valkenburg, 2006; Selwyn, 2006; Van Deursen y Van Dijk, 2010; Armas y Macia, 2015). Si la brecha digital tradicional o en el acceso separaba a los ciudadanos que usaban las nuevas tecnologias de los que no lo hacian, en este caso, la nueva brecha digital de segunda generacion separa a los usuarios que utilizan la Red casi en exclusiva para consultar informacion y comunicarse, de los que la utilizan de una forma mucho mas amplia, consumiendo servicios avanzados de Internet como el comercio electronico, la formacion en linea, la banca electronica, la administracion electronica, el trabajo a distancia, etc. (Pineira et al., 2014). Entre los servicios que estan disponibles en Internet, existen actividades y aplicaciones que son mucho mas provechosas que otras y que pueden suponer una mejora y avances desde muchos puntos de vista, tales como en la carrera profesional, la formacion, mejoras laborales, etc. (Hargittai y Hinnant, 2008).

Los cambios que estan teniendo lugar en la sociedad actual demandan nuevas habilidades y conocimientos en el manejo de Internet, y de existir muchas diferencias entre la poblacion en el conocimiento de dichas habilidades, podrian generarse consecuencias negativas e incrementar las desigualdades sociales (Van Dijk, 2005; Witte y Mannon, 2007). La gran expansion que tuvo las comunicaciones moviles (Smartphones, Tables, etc.), asi como la ubicuidad de la Red, hace necesario estudiar de forma mas profunda nuevas brechas digitales potenciales (Peter y Valkenburg, 2006; Hassan, 2008).

Desde el punto de vista sociologico, existen pocos estudios que aborden el tema de las habilidades en el manejo de Internet, y los que existen, suelen utilizar encuestas donde se les pregunta a los entrevistados acerca de cuales son sus habilidades en el manejo de esta Red. A este respecto, Van Deursen y Van Dijk (2010) senalan que la brecha digital es mas grande cuanto mayor es la brecha en el acceso. Es evidente que este fenomeno aun esta presente en las regiones mas perifericas y en algunos sectores sociales, como pueden ser las personas de mayor edad o la poblacion con muy baja cualificacion, que no perciben la utilidad de las nuevas tecnologias, pero que son valores muy modestos en relacion a la poblacion "conectada" (Armas y Macia, 2015).

La brecha digital tradicional ha dado paso a una nueva brecha de segunda generacion, y esta si que tiene una importante presencia y es mas profunda en aquellos territorios donde la brecha en el acceso ya tenia mas incidencia, como es el caso de las areas rurales perifericas. Mientras que la brecha digital tradicional es mas facil de superar, la nueva brecha digital de segunda generacion, que separa a los usuarios de Internet que tienen diferentes niveles de habilidades, se preve que sea mucho mas complicada de salvar (Van Deursen y Van Dijk, 2010; Armas y Macia, 2015).

Existen varios estudios que han afrontado el reto de medir las habilidades que posee una determinada poblacion en el manejo de Internet utilizando diferentes indicadores. Uno de ellos es el de Steyaert (2002) que distinguio entre habilidades instrumentales, habilidades estructurales, y habilidades estrategicas. Las primeras son las que se relacionan con la propia manipulacion de la tecnologia, las segundas con la estructura en la cual esta contenida la informacion, y las habilidades estrategicas son aquellas que le permiten al ciudadano buscar informacion relevante para la toma de decisiones y las que podrian contribuir a superar la brecha digital de segunda generacion.

En esta linea, Van Deursen y Van Dijk (2010) tambien distinguieron cuatro tipos de habilidades en el uso de la Red: habilidades operacionales, habilidades formales, habilidades de informacion, y habilidades estrategicas. Segun estos autores, los dos primeros grupos que se corresponden con los usos basicos, no son suficientes para conseguir un uso eficiente de Internet. En los dos ultimos grupos, los usuarios tienen la capacidad de encontrar, seleccionar, procesar y avaluar la informacion procedente de diferentes fuentes, ademas de usar esa informacion de manera que sirva para conseguir una serie de objetivos y que ello implique una mejora en la posicion social.

Otros investigadores, como Pineira et al. (2014) hacen al respecto una distincion mas simple, dividiendo las habilidades de los usuarios de Internet en dos grupos. En el primero los ciudadanos hacen un uso muy simple de la Red, como comunicarse con otros usuarios, bien sea a traves del correo electronico o de las redes sociales, buscar y consultar informacion, descarga de recursos multimedia, o simplemente "navegar" sin ningun fin en particular. En el segundo los ciudadanos "consumen" de los servicios avanzados de la Red y los utilizan para formarse (e-learning), para trabajar a distancia (teleworking), para contratar servicios, comprar y vender bienes (e-commerce), para tramitar y realizar gestiones con la administracion publica o con las entidades bancarias (e-administration y e-banking), toda una serie de tareas que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos. Son estos los servicios de Internet los que posibilitan una plena inmersion en la Sociedad de la Informacion y, a su vez, los que pueden impulsar procesos de desarrollo en el medio rural. La innovacion es un elemento clave para promover el desarrollo sostenible y la competitividad de un territorio y depende del acceso a informacion codificada (Borges et al., 2007). Es por tanto necesario, impulsar el uso de las habilidades estrategicas (Steyaert, 2002; Van Deursen y Van Dijk, 2010) y de los servicios avanzados de Internet (Pineira et al., 2014).

4. Los Servicios Avanzados de Internet: oportunidades de desarrollo para el medio rural

La difusion de los servicios avanzados resulta imprescindible para lograr una plena inmersion en la Sociedad de la Informacion dado que la utilizacion basica de la Red, no supondra avances considerables mas alla de la simple comunicacion y consulta de informacion. Las primeras plataformas de Internet, tales como la World Wide Web (WWW), han estado centradas en las comunicaciones entre individuos y grupos de personas. El consumo de servicios avanzados de Internet abrira al camino a la Internet de las Cosas, donde sera posible la comunicacion y gestion entre personas y dispositivos y tambien la comunicacion entre distintos dispositivos (Chen, Wan y Li, 2012). El desarrollo de la Internet de las Cosas implicara cambios considerables desde el punto de vista social, tecnologico y cientifico ya que se incorporaran elementos nuevos a la Sociedad de la Informacion (UIT, 2015).

El volumen de datos generados en formato digital se duplica cada dos anos (EMC, 2014) debido a la gran cantidad de plataformas y servicios que existen y que se crean dia a dia en Internet. Este hecho manifiesta la tendencia y necesidad a utilizar la Red de una forma mas amplia, mas alla de consultar informacion y comunicarse. Dado que la adopcion de las nuevas tecnologias esta siendo mas rapida en las areas urbanas, donde las "brechas digitales" son menos profundas, segun la UIT (2015), el impacto de los servicios avanzados y la Internet de las Cosas sera mayor en estos, sobre toto en el area de la salud, los transportes, y la consolidacion de las Smart Cities.

La difusion de los Smartphones, y en especial la conexion a Internet a traves de estos dispositivos fue muy importante en los ultimos anos fruto de la instalacion de redes de telecomunicaciones moviles. Este hecho motivo que el numero de usuarios de Internet se triplicase en los ultimos diez anos lo que significa que, en la actualidad, casi el 44% de la poblacion del mundo esta conectada a la Red de redes. Los Smartphones y las Tablets estan desplazando a los telefonos moviles basicos y a los ordenadores personales tradicionales y los usuarios demandan, cada vez mas, una conectividad mas movil y rapida, asi como los crecientes servicios que ofrece la Red.

Pero los avances logrados en los ultimos anos en cuanto a banda ancha movil y usuarios de Internet, no son suficientes para lograr una insercion plena en la Sociedad de la Informacion. La mayor parte de los individuos que se han unido a las nuevas tecnologias, son internautas que hacen un uso de la Red muy basico y que se restringe a la consulta de informacion, la comunicacion a traves de correo electronico y las redes sociales, y un numero muy reducido de servicios. En la Union Europea (UE-28), donde ocho de cada diez ciudadanos son usuarios de Internet, casi el 90% de ellos la utiliza Internet para enviar correos, la mitad la usa para hacer compras y solo un 7% hace cursos en linea. Es esta nueva brecha digital la que debe ser superada para lograr una plena insercion en la Sociedad de la Informacion, especialmente en las areas rurales mas perifericas.

Para afrontar la nueva brecha digital de segunda generacion es necesario impulsar el uso de los servicios avanzados de Internet y preparar asi el camino para la futura Internet de las Cosas. Los servicios avanzados forman parte de la rutina diaria de muchos ciudadanos que utilizan la Red para comprar bienes o contratar servicios, gestionar operaciones bancarias, hacer tramites con la administracion publica, o formarse. Todas estas tareas dinamizan procesos, ahorran tiempo y dinero, y pueden contribuir a iniciar procesos de desarrollo. Dos de los servicios avanzados de Internet que pueden llegar a tener un mayor impacto en las areas rurales son el comercio electronico y el trabajo a distancia.

Tanto el comercio electronico como el trabajo a distancia pueden contribuir a promover procesos de desarrollo en el medio rural, mitigando o invirtiendo las tendencias sociales y economicas regresivas que afectan a buena parte de estos espacios (Blanco y Canoves, 1998; 1999; Grimes, 2000; Richardson y Gillespie, 2003; Simpson et al., 2003). El trabajo a distancia puede ser una alternativa para crear un espacio en el mercado laboral e integrar a la poblacion mas joven y cualificada que otrora se veia obligada a emigrar a la ciudad, y el comercio electronico puede llegar a convertirse en una posibilidad de negocio y generacion de empleo en el medio rural.

El comercio electronico se presenta como una gran oportunidad para los espacios rurales, tanto en los paises desarrollados como en los que estan en vias de desarrollo o subdesarrollados. En la Sociedad de la Informacion, al desaparecer las distancias, las empresas emplazadas en regiones perifericas tienen la posibilidad de ofrecer sus productos y servicios a cualquier parte del planeta, pasando de actuar en un mercado local, limitado, a competir en el mercado global. Cada dia son mas los ciudadanos que compran y venden a traves de la Red y su evolucion se puede constatar en la Union Europea (UE-28), donde en poco mas de un lustro, se duplicaron los internautas que hicieron uso de este servicio. Drucker (2001) afirma que el comercio electronico sera, en la Sociedad de la Informacion, lo que en su dia fue el ferrocarril en la Revolucion Industrial. Se trata de una revolucion nueva y sin precedentes que provocara cambios rapidos en la economia y por ello, las areas rurales deben saber aprovechar esta oportunidad.

El trabajo a distancia surge como una nueva organizacion de la actividad laboral en el contexto de la Sociedad de la Informacion. Permite llevar a cabo el trabajo desde el domicilio familiar, en los desplazamientos laborables tales como aeropuertos u hoteles (teletrabajo movil), o centros satelite disenados para el trabajo a distancia y localizados de forma estrategica para reducir los desplazamientos de los trabajadores (Martinez et al., 2006). Este servicio avanzado de Internet puede significar, para las areas rurales, nuevas posibilidades de cara a fijar poblacion y reactivar el desarrollo economico y social. El trabajo a distancia va a diluir la delimitacion entre el trabajo y el hogar, pasando este a ser un lugar de convivencia de muchos aspectos de la vida humana donde el relax, el ocio y descanso, dejan de ser exclusivos e incorporan nuevas funciones como lugar de trabajo, formacion, etc. (Cairncross, 2001).

Pese a que el termino "Internet de las Cosas" esta siendo cada dia mas utilizado, no existe aun una definicion aceptada sobre lo que este termino abarca. La Union Internacional de Telecomunicaciones la define "como una estructura global para la Sociedad de la Informacion, que propicia la prestacion de servicios avanzados mediante la interconexion de objetos (fisicos y virtuales) gracias a la interoperabilidad de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion" (ITU, 2012). Al mismo tiempo, surgieron multitud de definiciones alternativas. Algunas de ellas inciden en las cosas o dispositivos que pueden llegar a ser conectados, otras se centran en aspectos como los protocolos de Internet o las tecnologias de redes. Y un tercer grupo de definiciones abordan desafios semanticos de la Internet de las Cosas relacionado con el almacenamiento, busqueda y organizacion de grandes cantidades de informacion (Atzori et al., 2010).

El surgimiento de la Internet de las Cosas representa para Roselli et al. (2015) una evolucion de las propias tecnologias de la informacion, siendo estas un factor clave e indispensable sin las cuales la Internet de las Cosas no podria existir. Las nuevas tecnologias son imprescindibles para la transmision y divulgacion de datos, asi como para facilitar de forma eficiente los distintos servicios a la sociedad. El hecho de que la Internet de las Cosas se centre en conectar dispositivos que abarcan una gran cantidad de posibilidades (transporte, comercio, agricultura, educacion, salud, hogares, industria), no significa que ello sea el limite de esta evolucion tecnologica. Investigadores y expertos preven una evolucion mas de esta tecnologia, pasando de la Internet de las Cosas a la "Internet de lo Todo" (Internet of Everything) donde las comunicaciones entre personas, dispositivos, datos y procesos, estaran totalmente unificados (Bradley et al., 2013).

La Internet de las Cosas probablemente revolucionara la forma en que individuos, corporaciones, instituciones y gobiernos se relacionen con el mundo. Del mismo modo, ofreceran tambien nuevas posibilidades de desarrollo al proveer fuentes de datos que podrian contribuir a entender, analizar y abordar muchos aspectos relacionados con los procesos de desarrollo. Debido a ello, se esta generando un debate en relacion a las posibilidades que ofrece para impulsar procesos de desarrollo (UIT, 2015).

La rapida evolucion que esta experimentando dia a dia el sector de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion, asi como a la reduccion del coste de los dispositivos, del acceso a Internet, y la gran difusion de la banda ancha (bien sea fija o movil), suponen una gran oportunidad de desarrollo para el medio rural. Son necesarias actuaciones para impulsar el uso de servicios avanzados, tales como el comercio electronico y el trabajo a distancia, ya que estos pueden reducir, e incluso invertir, su dinamica regresiva. Un simple uso de la Red no genera conocimiento ni impulsa procesos de desarrollo, por lo que la nueva brecha digital de segunda generacion, debe ser superada para poder aprovechar al maximo sus potencialidades y preparar asi el camino hacia de la Internet de las Cosas.

5. Reflexiones finales

La revolucion de las tecnologias de la informacion y de la comunicacion, iniciada ya hace varias decadas, provoco importantes cambios en la sociedad y en la economia, pero estos cambios seran cada vez mas intensos conforme se generalice el uso de los servicios avanzados de Internet y se instaure la futura Internet de las Cosas. Todos estos cambios tambien estan afectando a las areas rurales, aunque su impacto es tan desigual como su diversidad. Para estudiar estos cambios y la situacion real de cada territorio, son necesarias delimitaciones urbano-rurales mas precisas que superen la utilizacion, casi en exclusiva, de criterios demograficos. Establecer varios rangos definitorios especificos en el medio rural, ayudara a disenar mejor las estrategias y programas de desarrollo a seguir en cada caso.

Los programas de desarrollo rural del siglo XXI deben ir mas alla de las actuaciones en el sector primario. Pese a que en el pasado fue el motor economico y el sustento de las sociedades rurales, en la actualidad y en concreto en Europa, su peso en la economia y en el empleo decrecio de forma considerable dando paso a otras actividades economicas, fundamentalmente vinculadas al sector de los servicios. Las politicas de desarrollo del medio rural deben gravitar en la pluriactividad, buscando iniciativas que impulsen un crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo, tal y como senala la Estrategia Europa 2020 y que parece que desoyen las politicas de desarrollo rural de la Union Europea para el periodo 2014-2020.

Tal y como se constato en la revision de la literatura cientifica, las tecnologias de la informacion y de la comunicacion son imprescindibles para la atraccion de empresas, como lo fue en su dia los servicios de suministro de agua y recogida de basura. El medio rural tiene nuevas oportunidades de desarrollo en la Sociedad de la Informacion, pero para ello es necesario hacer un uso "inteligente" de la Red e ir mas alla de los servicios basicos de comunicacion y consulta de informacion. Dada la gran cantidad de informacion y servicios que existen en la Red, creciendo dia a dia a pasos agigantados, el grado de conocimiento y habilidades de Internet es vital para impulsar procesos de desarrollo.

Los servicios avanzados de Internet, tales como el comercio electronico, el trabajo a distancia, la formacion en linea, la banca y la administracion electronica, suponen para los ciudadanos, no solo un incremento en su calidad de vida, sino tambien oportunidades de negocio y empleo. Muchas de estas tareas, que ahorran tiempo y dinero en desplazamientos, pueden contribuir en el medio rural a impulsar procesos de desarrollo. En Europa la brecha digital tradicional puede darse por superada y los esfuerzos ahora deben estar centrados en vencer la nueva brecha digital de segunda generacion, fomentando el uso de los servicios avanzados, preparandose asi para la futura Internet de las Cosas.

http://dx.doi.org/10.5209/AGUC.62480

6. Bibliografia

Armas Quinta, F.X.; Macia Arce, X.C. (2015). Da cidade dixital a cidade do conecemento. Un proceso inacabado. En: Lois, R.C.; Pino, D. A Galicia Urbana. Vigo: Edicions Xerais de Galicia, pp. 449-462.

Armesto Lopez, X.A. (2005). Notas teoricas en torno al concepto de postproductivismo agrario. Investigaciones Geograficas, 36, pp. 137-156.

Atzori, L.; Lera, A.; Morabito, G. (2010). The Internet of Things: A survey. Computer Networks, 54, pp. 2787-2805.

Bell, D. (1974). The coming of Post-Industrial Society. Londres: Heinemann.

Bericat Alastuey, E. (1993). La teoria del vacio rural. En: Junta de Andalucia, Consejeria de Agricultura y Pesca. El desarrollo rural a las puertas del siglo XXI. Sevilla: Junta de Andalucia, pp. 45-54.

Borges Tiago, M.; Couto, J.; Dos Santos Natario, M.; Martins Braga, A. (2007). The adoption of communication and information technologies and the local development. Journal of Business Economics and Management, 8 (2), pp. 111-117.

Bradley, J.; Reberger, C.; Dixit, A.; Gupta, V. (2013). Internet of Everything: A $4.6 Trillion Public-Sector Opportunity, CISCO Internet Business Solutions Group. White Paper.

Bromley, C. (2004). Can Britain close the digital divide? In: Park, A.; Curtice, J.; Thomson, K.; Bromley, C.; Philips, M. (eds.). British Social Attitudes: The 21st Report. London: Sage, pp. 73-99.

Bucy, E.P. (2000). Social access to the Internet. The International Journal of Press/Politics, 5 (1), pp. 50-61.

Cairncross, F. (2001). The death of distance 2.0. How the communications revolution will change our lives. London: Texere, 317 p.

Cals, J.; Capella, J.; Vaque, E. (1995). El turismo en el desarrollo rural de Espana. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion, 122 p.

Camarero, L. (1993). Del exodo rural y del exodo urbano. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion.

Castells, M. (2000). La era de la informacion: economia, sociedad y cultura. La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial.

Cena Delgado, F. (1995). Planteamientos economicos del desarrollo rural: una perspectiva historica. En Ramos, E., Cruz, J. (coords.). Hacia un nuevo sistema rural. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion, pp. 91-129.

Champion, T.; Shepherd, J. (2006). Demographic change in rural England. In: Lowe, P.; Speakman, L. (Eds.). The Ageing Countryside. London: Age Concern England.

Chen, M.; Wan, J.; Li, F. (2012). Machine-to-Machine Communications. KSII Transactions on Internet and Information Systems (TIIS). 2, pp. 480-497.

Cloke, P. (1977). An index of rurality for England and Wales. Regional Studies, 11, pp. 31-46.

Cloke, P.; Goodwin, M. (1993). Rural change: structured coherence or unstructured incoherence? Terra, 105 (3), pp. 166-174.

Cloke, P. (2006). Conceptualizing rurality. In: Cloke, P., Marsden, T., Mooney, P. (Eds.) The Handbook of Rural Studies. London: SAGE Publications, pp. 18-28.

Clout, H. (1993). European experience of rural development. London: Rural Development Commission.

Dimaggio, P.; Hargittai, E.; Celeste, C.; Shafer, S. (2004). From unequal access to differentiated use: a literature review and agenda for research on digital inequality. In: Neckerman, K. (ed.). Social Inequality. New York: Russell Sage Foundation, pp. 355-400.

Druker, P. (2001). Detras de la revolucion de la informacion. La Factoria. Disponible en Internet: http://www.lafactoriaweb.com/articulos/drucke13.htm.

Dutton, W.; Helsper, E.; Gerber, M. (2011). The Internet in Britain in 2011. Oxford: Oxford Internet Institute.

EMC (2014). Digital Universe Study [consulta: 2 de septiembre de 2016]. Disponible en Internet: http://www.emc.com/leadership/digital-universe/index.htm?pid=landing-digitaluniverse-131212.

Entrena-Duran, F. (2012). La ruralidad en Espana: de la mitificacion conservadora al neorrularismo. Cuadernos de desarrollo rural 9(69), 39-65.

Espana. Ministerio De Agricultura, Pesca y Alimentacion. (2003). Libro Blanco de la agricultura y el desarrollo rural. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion, 4 vols.

Esparcia, J. (2012). Evolucion reciente, situacion actual y perspectivas futuras en el desarrollo rural en Espana y en la UE. Revue Marocaine d'Administration Locale et de Developpement 79, 53-84.

Etxezarreta, M. (1995). Una vision critica de las politicas agrarias espanolas en el contexto internacional. En: Ramos, E.; Cruz, J. (coords.). Hacia un nuevo sistema rural. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion, p. 169-202.

Florencio Calderon, A. (2000). El desarrollo local y el desarrollo rural: el papel de los pequenos municipios. En: Perez Ramirez, B.; Carrillo Benito, E. (coords.). Desarrollo local: manual de uso. Madrid: ESIC, p. 527-554.

Friedland, W.H. (2002). "Agriculture and rurality. Beginnig the final separation?" Rural Sociology 67(3), pp. 350-371.

Garcia Ramon, M.D., Tulla I Pujol, A.F., Valdovinos Perdices, N. (1995). Geografia Rural. Madrid: Sintesis.

Garcia Sanz, B. (1996). La sociedad rural ante el siglo XXI. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion.

Gunkel, D. J. (2003). Second thoughts: toward a critique of the digital divide. New Media & Society. 5, pp. 499-522.

Halfacree, K. (1993). Locality and social representation: space, discourse and alternative definitions of the rural. Journal of Rural Studies, 9 (1), pp. 23-27.

Hargittai, E.; Hinnant, A. (2008). Digital inequality: differences in young adults' use of the Internet. Communication Research, 35 (5), pp. 602-621.

Hassan, R. (2008). The Information Society. Cambridge (MA): Polity Press.

Hewitt, M. (1989). Defining rural areas. Impact on health care policy and research. Washington D.C.: United States Government Printing Office.

Hoggart, K. (1990). Let's do away with rural. Journal of Rural Studies, 6 (3), pp. 245-257.

International Telecommunication Union. (2015). Measuring the Information Society Report. Geneva, Switzerland, 234 pp.

Izquierdo Vallina, J. (2002). Manual para agentes de desarrollo rural. Madrid: Instituto de desarrollo rural, 453 p.

Katz, J. E.; Rice, R. E. (2002). Social consequences of Internet Use, Access, Involvement and Interaction. Cambridge, MA: MIT Press.

Lazaro Araujo, L. (1995). El desarrollo rural en el contexto de la Union Europea. En: Ramos, E., Cruz, J. (coords.). Hacia un nuevo sistema rural. Madrid: Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentacion, pp. 237-255.

Lois Gonzalez, R. C.; Macia Arce, J. C.; Armas Quinta, F. J. (2010). ICT inequalities in the Spanish urban system. Journal of Urban and Regional Analysis. 2 (2), pp. 19-32.

Lois Gonzalez, R.C. (2014). As transformacions recentes nun rural galego que mudou. En: Saavedra Fernandez, P., Rodriguez Gonzalez, R. (Dir.). A terra en Galicia: pasado presente e futuro. Granada: Universidade Internacional Menendez Pelayo; Lalin: Concello de Lalin, pp. 112-137.

Marquez Fernandez, D. (Coord.) (2002). Nuevos horizontes en el desarrollo rural. Madrid: Akal.

Martinez Sanchez, A.; Perez Perez, M; De Luis Carnicer, P.; Vela Jimenez, M. (2006). Trabajo y flexibilidad: efecto moderador sobre los resultados de la empresa. Cuadernos de Economia y Direccion de la Empresa. 29, pp. 229-262.

Moyano, E. (2000). Procesos de cambio en la sociedad rural espanola: Pluralidad de intereses en una nueva estructura de oportunidades. Papers: Revista de Sociologia. 61, pp. 191-220.

Muilo, T. (2010). Needs for rural research in the northern Finland context. Journal of Rural Studies, 26(1), 73-80.

Paniagua Mazorra, A.; Hoggart, K. (2002). Lo rural, ?Hechos, discursos o representaciones? Una perspectiva geografica de un debate clasico. Informacion Comercial Espanola. Revista de Economia, 803, pp. 61-71.

Perez Ramirez, B.; Carrillo Benito, E. (coords.) (2000). Desarrollo local: manual de uso. Madrid: ESIC. 676 p.

Perez, A.; Caballero, J.M. (2003). La nueva ruralidad en Europa y su interes para America Latina. Roma: FAO. Disponible en Internet: http://www.fao.org/docrep/004/y4524s/y4524s00.HTM.

Peter, J.; Valkenburg, P.M. (2006). Adolescents' internet use: Testing the "disappearing digital divide" versus the "emerging digital differentiation" approach. Poetics 34, pp. 293-305.

Pick, J. B.; Azari, R. (2008). Global digital divide: Influence of socioeconomic, governmental and accessibility factors on information technology. Information Technology for Development, 14(2), pp. 91-115.

Pigg, K.; Crank, L. (2005). Do Information Communication Technologies promote rural economic development? Community Development, 36 (1), pp. 65-76.

Pineira Mantinan, M.J.; Armas Quinta, F.J.; Macia Arce, J.C. (2014) El consumo de servicios avanzados de Internet en el proceso de configuracion de las "Smart Cities". Estudios de caso en Galicia y Madrid. Cuadernos Geograficos, 53(2), pp. 103-134.

Prados, M.J. (2009). Naturbanization: New identities and processes for rural-natural areas. In: Prados, M.J. (ed.). Naturbanization: New identities and processes for rural-natural areas. London: Taylor & Francis Group, pp. 3-7.

Ricketts, T.C.; Johnson-Webb, K.D. (1996). What is rural and How to Measure Rurality. A Focus on Health Care Derively and Health Policy. Chapel Hill, North Carolina: University of North Carolina.

Roca, J. (2003). "La delimitacion de la ciudad: ?una cuestion imposible?" Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, 35 (135), pp. 17-36.

Rodriguez Gonzalez, R. (2004). Xeografia, entre cultura e profesion territorial. Vigo: Ir Indo. 197 p.

Rodriguez Rodriguez, M. (2005). Revision de las politicas de desarrollo rural y su incidencia en los municipios rurales de las provincias de Almeria. Los servicios de proximidad como base para su reformulacion. Malaga: Analistas Economicos de Andalucia-Fundacion Unicaja.

Roe, K.; Broos, A. (2005). Marginality in the information age: the socio-demographics of computer disquietude. European Journal of Communication, 30(1), pp. 275-277.

Roselli, L.; Mariotti, C.; Mezzanotte, P.; Alimenti, F.; Orecchini, G.; Virili, M.; Carvalho, N.B. (2015). Review of the Present Technologies Concurrently Contributing to the Implementation of the Internet of Things (IoT) Paradigm: RFID, Green Electronics, WPT and Energy Harvesting. 2015 IEEE Topical Conference Wireless Sensors and Sensor Networks (WiSNet), IEEE Topical Conference.

Rubio Terrado, P. (2010). Modelizacion de los cambios y evolucion reciente del sistema rural espanol. Boletin de la Asociacion de Geografos Espanoles, 54, pp. 203-235.

Sancho Comins, J.; Reinoso Moreno, D. (2012). La delimitacion del ambito rural: una cuestion clave en los programas de desarrollo rural. Estudios Geograficos, 73(273), pp. 599-624.

Sancho Hazak, R. (1997). Estructura demografica y tipificacion de los asentamientos y areas rurales espanolas. En: GOMEZ BENITO, C., GONZALEZ RODRIGUEZ, J. Agricultura y sociedad en la Espana Contemporanea. Madrid: Ed. CIS, pp. 173-224.

Santos Solla, X.M. (1999). Reflexions entorno o papel do turismo no desenvolvento local. En: Actas Seminario Internacional sobre perspectivas de desarrollo en Iberoamerica, (Santiago de Compostela, 3-7 de mayo de 1999). Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, pp. 149-165.

Saraceno, E. (2001). La experiencia Europea de Desarrollo Rural y su utilidad para el contexto Latinoamericano. En: Seminario Internacional Agricultura Familiar y Desarrollo Sustentable, Brasilia, EMBRAPA, 21 a 23 de noviembre 2001.

Scott, A.; Gilbert, A.; Gelan, A. (2007). The Urban-Rural Divide: Myth or Reality? SERG Policy Brief, n[degrees] 2. Aberdeen, Scotland (UK): The Macaulay Institute.

Selwyn, N. (2006). Digital division or digital decision? A study of non-users and low-users of computers. Poetics, 34, pp. 273-292.

Steinfeld, C; Salvaggio, J. L. (1989). Toward a definition of the Information Society. In: Salvaggio, J. L. (ed.). The Information Society: Economic, Social and Structural Issues. Hillsdale (NJ): Lawrence Erlbaum, pp. 1-14.

Steyaert, J. (2002). Inequality and the digital divide: Myths and realities In: HICK, S.; Mcnutt, J. (eds.). Advocacy, Activism and the Internet. Chicago, IL: Lyceum Press, pp. 199-211.

Strover, S. 2003. Remapping the digital divide. The Information Society, 19, pp. 275-277.

Union Europea (2013). Reglamento (UE) n[degrees] 1305/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de diciembre de 2013 relativo a la ayuda al desarrollo rural a traves del Fondo Europeo Agricola de Desarrollo Rural (Feader) y por el que se deroga el Reglamento (CE) n o 1698/2005 del Consejo. Diario Oficial de la Union Europea, L 347/487, 20 de diciembre de 2013, pp. 487-548.

Union Internacional De Telecomunicaciones (2012). Recomendacion UIT-T T.2060. Serie Y: Infraestructura mundial de la informacion, aspectos del protocolo Internet y redes de la proxima Generacion, Ginebra, Suiza.

Van Der Meer, A.; Van Winden, W. (2003). E-governance in Cities: A Comparison of Urban Information and Communication Technology Policies. Regional Studies, 37(4), pp.407-419.

Van Deursen, A.; Van Dijk, J. (2010). Internet Skills and the digital divide. New Media & Society 13(6), pp. 893-911.

Van Deursen, A., Van Dijk, J. (2014). The digital divide shifts to differences in usage. New Media & Society, 16(3), pp. 507-526.

Van Dijk, J. (2005). The Deepening Divide. Inequality in the Information Society. London: Sage Publications, 248 pp.

Van Dijk, J. (2006). Digital Divide: Research, achievements and shortcomings. Poetics, 34, pp. 221-235.

Ward, N.; Brown, D. (2009). Placing the rural in regional development. Regional Studies, 43(10), pp. 1237-1244.

Wilhelm, A. (2000). Democracy in the Digital Age: Challenges to Political Life in Cyberspace. New York: Routledge.

Witte, J.; Mannon, S. (2007). The Internet and Social Inequalities. New York: Routledge.

Woods, M. (2011). Rural. Key Ideas in Geography. Abingdon: Routledge, 336 p.

Francisco Xose Armas Quinta (1); Ruben Camilo Lois Gonzalez (2); Xose Carlos Macia Arce (3)

Recibido: 8 de marzo del 2017/ Enviado a evaluar: 29 de mayo del 2017/ Aceptado: 18 de octubre del 2018

(1) Departamento de Didacticas Aplicadas. Universidade de Santiago de Compostela. E-mail: francisco.armas@usc.ec

(2) Departamento de Geografia. Universidade de Santiago de Compostela. E-mail: rubencamilo.lois@usc.ec

(3) Departamento de Didacticas Aplicadas. Universidade de Santiago de Compostela. E-mail: carlos.macia@usc.ec
COPYRIGHT 2018 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Armas Quinta, Francisco Xose; Gonzalez, Ruben Camilo Lois; Macia Arce, Xose Carlos
Publication:Anales de Geografia de la Universidad Complutense
Date:Jul 1, 2018
Words:8565
Previous Article:Aproximacion a los entornos peatonales a traves de una encuesta a la poblacion: aplicacion a la ciudad de Granada.
Next Article:La diferenciacion residencial reciente en el municipio de Malaga. Una aplicacion del Indice de Theil.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters