Printer Friendly

Los Microcreditos: un nuevo instrumento de financiacion para luchar contra la pobreza.

A medida que los planificadores de los Organismos Internacionales de Desarrollo veian como los instrumentos tradicionales para luchar contra la pobreza no tenian los efectos esperados, durante las ultimas decadas ha nacido y se esta desarrollando un nuevo instrumento de financiacion que descansa en una filosofia muy diferente: Los Microcreditos. El principal objetivo de este articulo es presentar este nuevo instrumento y las instituciones que trabajan con los mismos a lo largo del mundo: su origen, su evolucion , sus principales caracteristicas y su validez como herramienta para reducir los actuales niveles de pobreza en el mundo.

As planners of International Development Organisations realised how traditional instruments to fight against poverty were not producing the desired effects, there has been, in these last three decades, the birth and constant development of a new financing instrument, which is based on a very different philosophy: Microcredits. This article mainly seeks to present this new instrument and the institutions working with it throughout the world: its origin, evolution, main features and its merits as a tool for reducing the current poverty levels in the world.

INTRODUCCION

Desde los primeros estudios realizados sobre la Financiacion para el Desarrollo, siempre se ha apoyado la hipotesis de que para mejorar las condiciones de vida y la capacidad de generar riqueza, en otras palabras, de reducir los niveles de pobreza en el mundo, es fundamental tener acceso a los recursos financieros. Ademas, durante muchos anos, las ideas predominantes han sostenido que el mundo pobre "necesita de manera especial consejo y asistencia" (Hicks, 1965:11). Bajo esta perspectiva, tras el final de la 2a Guerra Mundial, se crean el Banco Mundial y el resto de los organismos oficiales internacionales para el desarrollo. Organismos que han utilizado la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) para financiar el avance de los paises mas atrasados. Asi, desde 1940, alrededor de 1.400.000 billones de dolares (1) han sido transferidos todos los anos desde el mundo rico a los paises pobres (Pampillon, 1995), con el objetivo de reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de los mas desfavorecidos. Sin embargo, este objetivo no ha sido el alcanzado. Tras decenios en los que la AOD ha aumentado de forma continuada, los niveles de pobreza tambien han crecido a un ritmo muy elevado. Segun datos de las Naciones Unidas, en 1999 el numero total de pobres en el mundo alcanzo los 1.300 millones (Naciones Unidas, 2000). Nunca antes tantas personas habian sido incapaces de satisfacer sus necesidades mas basicas. Los informes de Desarrollo Humano de los ultimos anos reflejan un crecimiento progresivo en los fenomenos de desigualdad internacional, pobreza y exclusion social (Banco Mundial, 2001).

En base a esta realidad, muchos han llegado al convencimiento de que los programas asistenciales de alivio transitorio de la pobreza, entre los que destaca la AOD, no son sostenibles a largo plazo, debido a sus elevados costes y requerimientos de apoyo financiero por parte del mundo rico y de los organismos de desarrollo (Gonzalez-Vega, 1996). Lejos de esa perspectiva, ha nacido una nueva vision de financiacion para el desarrollo, que apuesta por la creacion de un sistema que sea viable a largo plazo, es decir, que sea autosuficiente y no dependa, como ocurria en la antigua vision, de las donaciones internacionales.

Asi, desde finales de los anos setenta y fundamentalmente durante las decadas de los ochenta y los noventa, a medida que los planificadores de estos organismos internacionales se daban cuenta que las iniciativas puestas en marcha no habian conseguido atender las necesidades de los mas pobres, se comenzo a poner en practica la nueva estrategia financiera: Los Microcreditos. Un nuevo instrumento financiero que, basado en una idea muy simple, esta revolucionando el campo de la financiacion para el desarrollo. Se trata de reducir al minimo las restricciones que afrontan los pobres en sus intentos por acceder al credito y poder asi luchar contra su situacion de pobreza.

El objetivo de este articulo es hacer un repaso a dicho instrumento y a las instituciones que trabajan con los mismos a lo largo del mundo. Se estudiara su origen y evolucion y sus principales caracteristicas. Por ultimo, se hara un analisis de su validez como instrumento para reducir los niveles de pobreza en el mundo.

1. ?QUE SON LOS MICROCREDITOS?

1.1. ORIGEN

Los microcreditos nacen para solucionar el problema de la falta de financiacion con el que se enfrentan la gran mayoria de los pobres y de las microempresas del sector informal de las sociedades del tercer mundo.

Muchas teorias tradicionales del desarrollo han tratado de demostrar que uno de los principales motivos por los que en muchos paises subdesarrollados no se iniciaba un proceso de crecimiento economico sostenido era porque una gran parte de sus recursos humanos no estaban dispuestos a trabajar. Hoy se sabe que esto no es cierto. Los pobres del tercer mundo llevan mucho tiempo luchando por salir de la pobreza, situacion en la que se encuentran atrapados debido fundamentalmente a un motivo: la falta de acceso a las fuentes de financiacion (Gonzalez, 1996; Lycette, 1988; Labie, 1998; Alarcon Costa, 1990).

En los paises subdesarrollados hay millones de personas que, al no encontrar ninguna posibilidad de empleo en el sector estructurado de la economia, debido a su falta de preparacion, tratan de crear sus propias fuentes de ingresos. Cada dia un mayor numero de personas pobres produce una amplia variedad de bienes en talleres improvisados, fabrican sillas de bambu o venden frutas y verduras en las laderas de cualquier camino. Todos estos pequenos "negocios" o microempresas, que dan ocupacion muy precaria a una gran parte de la poblacion de menores ingresos, conforman un singular sector de la economia conocido como el Sector Informal.

Ahora bien, para que estos micronegocios prosperen, para que puedan aprovechar las oportunidades economicas que se les presentan, necesitan tener acceso a una fuente de financiacion. Necesitan capital para la adquisicion de las materias primas y otros inputs necesarios, y este resulta ser su gran obstaculo.

Por un lado, el credito de la banca oficial siempre les ha sido negado a los mas desfavorecidos, al no cumplir los requisitos de garantia. El lema de la banca oficial siempre ha sido: Los pobres carecen de recursos suficientes para sobrevivir, por lo tanto, no se les puede otorgar un credito. Al carecer de acceso a los servicios financieros formales, la unica salida de muchos era acudir a las fuentes informales. Bien pidiendo ayuda a sus familiares o bien acudiendo a los prestamistas individuales, tambien conocidos como usureros.

En cuanto a los recursos prestados por los familiares o amigos, dado que estos provienen de su reducido patrimonio, muchas veces no se dispone de las cantidades suficientes como para poder prestar dicha ayuda. Asi, en la mayoria de las ocasiones, los mas pobres y los microempresarios encuentran grandes dificultades para adquirir el capital necesario, perdiendo asi las oportunidades para el crecimiento de sus actividades y la posibilidad de mejorar su bienestar y el de sus familias.

En cuanto a los prestamistas individuales (usureros), si bien es cierto que son la principal fuente de credito informal en el mundo subdesarrollado, se trata de intermediarios financieros que cobran unos intereses muy elevados, en torno al 10% mensual (Hossain, 1989), llegando incluso a veces al 10% diario, con lo que sus prestamos siempre resultan demasiado costosos (Carpintero, 1999 y Braverma, 1991). De esta manera, se crea un circulo vicioso, en el que los prestatarios sin acceso al credito formal debido a su pobreza y a la no disposicion de garantias, recurren a los prestamistas informales, los cuales, a traves de los elevados tipos de interes, les explotan y empobrecen aun mas, de manera que nunca seran capaces de librarse de la necesidad de los mismos (Teka, 1997).

Como respuesta a este problema de falta de financiacion (segun datos del Banco Mundial, en 1996, de los 500 millones de microempresarios que existian en el mundo, menos del 2% tenian acceso a servicios financieros), unos cuantos especialistas en finanzas y en las teorias del desarrollo desafiaron los axiomas basicos de la banca oficial, que afirmaban que prestar a los mas pobres era demasiado arriesgado y costoso como para resultar rentable, y pusieron en marcha un nuevo instrumento de financiacion denominado Microcredito.

Concretamente fue Muhammad Yunus, profesor de economia en la universidad de Chittagong (Bangladesh), quien despues de doctorarse en Estados Unidos y volver a su pais, comenzo a preocuparse por los elevadisimos niveles de pobreza y por la situacion economica que empeoraba cada dia. En 1974, Yunus decidio estudiar como vivian y se comportaban los pobres de las zonas rurales de Bangladesh. Deseaba averiguar por que algunas personas, trabajando 12 horas al dia, los 7 dias de la semana, no tenian suficiente comida que llevar a sus mesas. Durante 1975-76, Yunus se dedico a estudiar directamente las causas de la miseria rural. Un dia mientras entrevistaba a una mujer hizo un gran descubrimiento:
      Laili Begum era una pobre mujer que vivia en la pequena aldea de
   Jobra. Laili trabajaba durante todo el dia haciendo banquetas de
   bambu, pero seguia atrapada en la miseria. Laili no tenia capital
   propio, por lo que para comprar la materia prima, el bambu, tenia
   que pedir dinero prestado al comerciante que compraba su mercancia,
   el cual se aprovechaba de la situacion, pagandole precios muy bajos
   por las banquetas y dejandole apenas un taka por dia--varias
   pesetas por dia. Con la ayuda de sus estudiantes de doctorado,
   Yunus descubrio que muchos otros tambien se encontraban bajo las
   mismas condiciones de vida. Su pobreza no era el resultado de falta
   de inteligencia o de vagueria. Era un problema estructural: falta
   de capital (Jolis, 1996:3).


Yunus se dio cuenta de que el sistema en el que vivian esas personas no les permitia ahorrar absolutamente nada. Por mucho que estas personas trabajaran, nunca podrian salir del nivel de subsistencia. Necesitaban tener acceso al capital, aunque fuera en pequenas cantidades (Jolis, 1996).

Despues de hablar con Laili, Yunus se ofrecio a prestarle el equivalente a 30 dolares. Esto significaba que ella podria comprar el bambu sin necesidad de pedir dinero prestado al comerciante, y por lo tanto, podria exigir un mejor precio por sus banquetas. Lo mismo hizo con las otras 42 personas que se encontraban en la misma situacion que Laili. Alentado por el exito de su experimento, en 1976, Yunus puso en marcha un proyecto de investigacion, cuyo objetivo era el diseno de un programa de credito para los mas pobres que fuese viable. Rompiendo con todas las tradiciones y los principios sagrados de la banca comercial, otorgaba prestamos unicamente a los mas pobres, sin exigirles garantias ni fiadores. Asi nacieron los microcreditos (2) y este fue el origen del banco Grameen.

1.2. CONCEPTO

Segun la Conferencia Internacional sobre Microcreditos, que tuvo lugar en Washington D.C., del 2-4 de febrero de 1997:

"Los Microcreditos son programas de concesion de pequenos creditos a los mas necesitados de entre los pobres para que estos puedan poner en marcha pequenos negocios que generen ingresos con los que mejorar su nivel de vida y el de sus familias".

En terminos generales, se trata por lo tanto, de una herramienta para reducir las diferencias en el acceso a los recursos financieros, y como consecuencia, para alcanzar mejores condiciones de vida para los mas pobres. El objetivo final es hacer llegar el dinero, en condiciones muy favorables, a pequenos emprendedores de los sectores sociales mas desfavorecidos.

La idea central que encierran los microcreditos es, en lugar de prestar millones para realizar grandes inversiones en infraestructura, conceder pequenos prestamos a los mas necesitados, con el unico fin de ayudarles a salir del circulo vicioso de la pobreza. De esta manera, ayudando a miles de pequenos microempresarios a crear su propio negocio, crear nuevos puestos de trabajo e incrementar sus ingresos, se puede romper este circulo en el que viven millones de personas, y como consecuencia, llegar a modificar las cifras mundiales de pobreza. Segun palabras de M. Yunus, todos los hombres tienen una habilidad o instinto de superviviencia. No es necesario ensenarles como sobrevivir, solo se necesita poner a su alcance los recursos financieros para que ellos mismos puedan desarrollar y poner en practica las habilidades que ya tienen (Jolis, 1996).

1.3. CARACTERISTICAS

Las principales caracteristicas de los microcreditos provienen de su propio nombre y son las siguientes:

* La reducida cuantia de los prestamos. Se trata de pequenisimas cantidades de dinero. Varios cientos de dolares.

* Se conceden a muy corto plazo, normalmente por un periodo de un ano o inferior a un ano.

* Los periodos de reposicion son muy pequenos y las cantidades devueltas en cada reembolso son, asimismo, muy reducidas. Lo mas frecuente es que la devolucion del principal mas los intereses sea semanal o mensual.

* Por ultimo, los recursos prestados, se invierten en actividades escogidas de antemano por los propios prestatarios.

El resultado de la prestacion de estos servicios financieros es el incremento de los ingresos y los ahorros. Pero ademas, estimula la autoestima y confianza de los prestatarios en si mismos, cuando descubren que pueden adquirir, invertir y devolver un prestamo.

2. LAS INSTITUCIONES DE MICROCREDITOS

Durante las dos ultimas decadas, han surgido numerosas iniciativas originadas, la mayoria de las veces, por instituciones privadas sin fines de lucro, pero tambien por ONGs y por diferentes organismos internacionales, con el fin de poner en marcha mecanismos de financiacion para la microempresa.

Los primeros programas de microcreditos surgieron durante la decada de los setenta. Al principio se trato de simples adaptaciones de las tecnicas utilizadas por la banca comercial (Otero y Rhyne, 1998). Estas instituciones funcionaban con fondos concesionales, sin ninguna pretension de que fueran devueltos, y con unas tasas de interes inexistentes o cercanas a cero. Dado el grave problema de falta de acceso a los recursos financieros por parte de grandes sectores de la poblacion, la prioridad era asegurarles el credito (Labie, 1998).

Los resultados de estos primeros programas no fueron muy positivos. En primer lugar, porque se basaban en fondos subsidiados. Este tipo de fondos suele ser muy negativo para los microempresarios, ya que estos no realizan las inversiones necesarias para operar de forma eficiente. El empresario trabaja bajo una estructura de costes irreal, que le lleva a maximizar beneficios de manera ficticia. En el momento en que esos fondos externos faltan, el empresario comienza a tener perdidas y experimenta problemas por no haber realizado las inversiones necesarias en su estructura productiva, terminando en la descapitalizacion y no pudiendo devolver los recursos que se le han concedido. Asi estos programas quedaban de nuevo sujetos a la voluntad de los donantes. El segundo de los problemas con el que se enfrentaban, consistia en los elevadisimos costes de transaccion en los que incurrian, debido precisamente a las especiales caracteristicas de esta clientela. Asi por ejemplo, los procedimientos para estudiar y aprobar nuevos creditos eran muy complicados, poco agiles y demasiado burocratizados. Por ultimo, el tercer problema fue su especializacion en la concesion de creditos, dejando de lado la oferta de servicios de ahorro. Estos programas consideraban que los pobres, dado que no podian ahorrar, nunca demandarian este tipo de servicios. Todas estas caracteristicas dieron lugar una elevada morosidad y a la rapida descapitalizacion de las instituciones. No obstante, estos programas supusieron un gran avance hasta que comenzaron a surgir las verdaderas instituciones dedicadas a las microfinanzas, tambien conocidas comos Sistemas Financieros Descentralizados (SFD).

Habiendo aprendido de los errores pasados, se puso de manifiesto la necesidad de simplificar las operaciones, de tal forma que los costes del prestamo fueran proporcionales al reducido tamano de los creditos. Al mismo tiempo, estas nuevas instituciones tambien se dieron cuenta que las personas a las que los microcreditos iban dirigidos, si estaban dispuestas a pagar tasas de interes que cubrieran los elevados costes asociados a la concesion de multitud de pequenos creditos. Mas aun, estos prestatarios podian y deseaban pagar tasas superiores a las del mercado, con el fin de poder tener acceso a un recurso que les estaba limitado: el capital.

La experiencia exitosa, durante los ultimos anos, de instituciones como el Banco Grameen de Bangladesh, el Banco Rakyat de Indonesia o Accion Internacional en America Latina, han demostrado la viabilidad economica y financiera de los programas de microcreditos.

2.1. CARACTERISTICAS DE LAS INSTITUCIONES DE MICROFINANZAS

Estas instituciones han modificado las practicas tradicionales de la banca, eliminando la necesidad de garantias colaterales y creando un sistema bancario basado en la confianza mutua, responsabilidad, participacion y creatividad. En comparacion, por lo tanto, con las instituciones financieras mas tradicionales, las instituciones de microfinanzas poseen unos rasgos comunes que las hacen ser muy innovadoras. Sus principales caracteristicas son las siguientes:

1) Enfoque en los pobres

Se trata del rasgo mas representativo de estos programas. Cada institucion posee sus propios mecanismos de actuacion, pero el objetivo principal de todas ellas es atender y mejorar las necesidades financieras de los mas desfavorecidos.

2) Conocimiento del mercado que atienden

Es importante que estas instituciones conozcan las necesidades, preferencias y limitaciones de su clientela para poder satisfacerlas adecuadamente. Los clientes de estas instituciones son aquellos, que aunque poseen capacidad empresarial, son demasiado pobres como para acceder a la banca tradicional. Ademas, estos clientes poseen unas limitaciones muy especificas. Por todo ello, estas instituciones deben conceder creditos en unas condiciones favorables para los mas pobres de las zonas rurales, por ejemplo:

* No se requieren garantias colaterales. Estas instituciones han sustituido las garantias por otras tecnicas que motivan la devolucion de los prestamos. Entre ellas se pueden encontrar las garantias solidarias, en las que otros responden con sus bienes en lugar del endeudado, las presiones sociales o los requisitos de ahorro (Castello, 1995). Otra de las tecnicas frecuentemente utilizadas, es la promesa de prestamos futuros en montos crecientes, generalmente conocidos como programas de prestamos progresivos, siempre y cuando el cliente satisfaga correctamente los compromisos asumidos: devolucion del principal mas los intereses en las fechas indicadas. (Christen y Wright, 1993).

* Las transacciones se realizan de la forma mas simple posible. Recordemos que los microcreditos estan dirigidos hacia una clientela que por lo general es analfabeta. Por este motivo, los contratos de prestamo son muy sencillos. Suelen ser siempre anuales, con un tipo de interes fijo.

* Las oficinas comerciales se encuentran ubicadas cerca de las localidades donde los prestatarios viven o desarrollan sus actividades. Estos clientes, poseen grandes limitaciones de tiempo y de recursos economicos como para desplazarse de forma regular a los grandes centros empresariales.

* Dado que el capital inicial para la puesta en funcionamiento de una nueva microempresa no suele ser muy elevado, la reducida cuantia de los prestamos esta adaptada a las necesidades de este sector.

* Los procedimientos para estudiar y aprobar un nuevo credito son agiles y flexibles, lo que permite que el nuevo credito se pueda otorgar muy rapido, en una o varias semanas. Esto se adapta perfectamente a las condiciones de este sector de la poblacion, que normalmente no pueden asumir una larga espera para recibir el dinero.

3) Evaluacion del riesgo

La mayoria de los programas exitosos de microfinanzas evaluan el riesgo crediticio de acuerdo al conocimiento personal entre el prestamista y el prestatario. Normalmente, un nuevo cliente debe ser recomendado por un cliente antiguo. En lugar de realizar la seleccion en base a criterios tecnicos o del personal del programa, los nuevos clientes son seleccionados por aquellos que les conocen mejor u otros microempresarios del mismo area de trabajo (Christen y Wright, 1993).

4) Reduccion de los costes

La estructura administrativa de estas instituciones es muy poco compleja y burocratizada. El objetivo final es la reduccion de los costes de transaccion, para que, como hemos comentado anteriormente, los costes del prestamo sean proporcionales al reducido tamano de los creditos, y tambien para hacer posible la siguiente caracteristica.

5) Autosuficiencia financiera

Otro de los rasgos comunes de toda institucion que suministre microcreditos es la busqueda de la autosuficiencia en terminos financieros (3). Sin esta caracteristica, la institucion no podra ser viable a largo plazo. Segun palabras de Gonzalez-Vega (1997), ser hoy autosuficiente en terminos financieros, significa alcanzar a un mayor numero de pobres manana. Para ello, es necesario que la institucion sea capaz de cubrir todos sus costes (costes de operacion, coste de los fondos (incluyendo el de oportunidad), provisiones para incobrables y coste de la inflacion). Si ademas se quiere asegurar el crecimiento futuro de la institucion, sera necesario incluir un margen que asegure dicho crecimiento. Todo ello, muchas veces, llevara a la imposicion de tipos de interes superiores a los del mercado.

Dadas las caracteristicas de la clientela de estas organizaciones y el tipo de prestamos concedidos (multitud de pequenisimos creditos), los costes de transaccion y los cargos administrativos son demasiado elevados en comparacion a los reducidos ingresos por pago de intereses. En estas condiciones, el principal camino para conseguir la autosuficiencia es la reduccion de los costes y el establecimiento de los tipos de interes mas adecuados.

Algunas de las tecnicas innovadoras que estas instituciones utilizan para reducir sus costes son:

* La utilizacion de procedimientos de solicitud muy sencillos. Generalmente, estas solicitudes no ocupan mas de una pagina.

* La descentralizacion de la toma de decisiones sobre cualquier nueva operacion de credito, a nivel de las oficinas locales.

* El uso de aquellas metodologias que sirvan para delegar la toma de decisiones y la puesta en marcha de las actividades en manos de los propios clientes (Grupos Solidarios).

* El empleo de sistemas informaticos adecuados para manejar grandes volumenes de informacion y de transacciones.

* La utilizacion de criterios de eligibilidad para la aprobacion de nuevas operaciones que sean "facilmente verificables" (Castello, 1995).

En cuanto al establecimiento de los tipos de interes mas adecuados, estos deben de ser similares o relativamente superiores a los establecidos por los intermediarios financieros formales, pero a su vez, mas bajos que los de los intermediarios informales (Rhyne y Otero, 1998).

Desde que aparecieron los primeros programas de microcredito en los anos setenta, siempre ha existido un gran debate acerca de los tipos de interes que se deben cobrar. Durante las decadas de los setenta y de los ochenta, este debate (4) se centro en la idoneidad o no de aplicar tasas subsidiadas.

Historicamente, se ha comprobado que las tasas de morosidad de los programas subsidiados han sido mas altas que las de los programas que operan con las tasas del mercado. Actualmente, la mayoria de las lineas de investigacion estan de acuerdo en que las tasas no deben estar subsidiadas. Siguiendo las palabras de Castello, "ironicamente, una politica de tasa subsidiada no solamente condena al programa a desaparecer por su falta de viabilidad a largo plazo, sino que resulta ser una irresponsabilidad con aquel empresario pobre a quien se pretende ayudar" (1995:95).

Durante la ultima mitad de la decada de los noventa, el debate se ha centrado mas bien en si las tasas cobradas deben ser iguales a las del mercado o si, buscando la autosuficiencia financiera, deben ser aquellas que permitan cubrir todos los costes operativos y financieros, aunque esto signifique unos tipos de interes muy superiores a los del mercado.

Actualmente, todavia existen autores que opinan que la autosuficiencia completa no se puede conseguir (5) (Johnson y Rogaly, 1997:64; Buckley, 1997). En contraposicion a estas ideas, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo de 1997, afirma que la autosuficiencia completa si se puede alcanzar, y que asi lo muestran ciertas experiencias como la del Banco Rakyat de Indonesia. Anade que toda institucion de microfinanzas, despues de una etapa inicial, tiene que eliminar todo tipo de subsidio, y debe cobrar tasas que cubran los costes de oportunidad del capital (incluida la tasa de inflacion), los costes de operacion, las perdidas de prestamos, y debera obtener una tasa minima de retorno positiva. Ademas, en la mayoria de los casos, los clientes de este tipo de instituciones aceptan estas tasas de interes, pues estas siguen siendo significativamente inferiores a las cobradas por los usureros, y las prefieren a la ausencia absoluta de credito por parte del sector formal.

6) Importancia del ahorro

La banca oficial siempre ha creido en el mito de que los pobres son incapaces de ahorrar. Se suponia que los sectores mas pobres de la sociedad, especialmente de las areas rurales, no ahorraban porque los escasos recursos de que disponian preferian gastarlos en consumo. Tradicionalmente, sobre la base de estas ideas, las instituciones financieras nunca desarrollaron programas de ahorro en las areas rurales de los paises en desarrollo. Siguiendo las palabras de Robinson (1998:62), "los ahorros han sido bautizados como la mitad olvidada de las finanzas rurales".

Sin embargo, durante las tres ultimas decadas, han aparecido extensos estudios sobre el tema que han demostrado la falsedad de estas ideas (6). La realidad es que en todo el mundo y en todos los grupos de ingresos, la gente ahorra por motivos tan variados como el consumo, educacion, emergencias, inversiones productivas y muchos otros. La gente pobre, tanto las economias domesticas como los pequenos empresarios, ahorran, y cuando no disponen de instituciones financieras seguras lo hacen en formas no financieras, mediante la compra de tierras, ganado o guardando el efectivo en sus casas (Robinson, 1998).

Uno de los estudios mas conocidos sobre la importancia de la oferta de servicios de ahorro, es el del Banco Rakyat de Indonesia (BRI). La experiencia Indonesia (7) ha demostrado que puede existir una elevada demanda rural de depositos de ahorro, que los pobres de las zonas rurales estan dispuestos a ahorrar a tipos de interes comerciales y que un gran volumen de credito puede ser financiado via ahorros. Al igual que en el caso de Indonesia, en muchos otros estudios, se ha demostrado que las economias domesticas pobres y las microempresas deseaban una cuenta de ahorros segura, localizada cerca de ellos (8), y de la que pudieran ir sacando fondos cuando los necesitaran.

Actualmente, habiendo aprendido de los errores del pasado, y con la experiencia de algunos programas exitosos como es el BRI, se puede afirmar que los servicios de ahorro son muy importantes. Benefician a la propia institucion microfinanciera al permitir que se alcance la autosuficiencia financiera, y benefician a las economias domesticas y a las microempresas, al facilitar el acceso a los recursos ahorrados, sin necesidad de tener que buscar nuevos creditos.

Para que los servicios de ahorro sean efectivos y alcancen a la poblacion destino, deben cumplir las siguientes caracteristicas:

* Tienen que ser un instrumento de ahorro voluntario y con libre e inmediato acceso a los recursos ahorrados. La liquidez es crucial. La poblacion ahorra para afrontar emergencias y nuevas oportunidades de inversion que pueden surgir en cualquier momento.

* No pueden estar limitados a aquellos que demanden servicios de prestamo.

* Deben ofrecer seguridad y una devolucion real positiva.

7) Se dirigen especialmente a las mujeres

La gran mayoria de los clientes de las instituciones microfinancieras en todo el mundo son mujeres. Este hecho es debido, en primer lugar, a que ellas son las mas desfavorecidas entre los pobres, y por lo tanto, son las que cumplen la mayoria de las veces los requisitos de elegibilidad. En segundo lugar, porque las tasas de devolucion de las mujeres son superiores a las de los hombres, lo que da lugar a que las instituciones microfinancieras prefieran dirigirse hacia las mujeres para asi alcanzar mas facilmente el objetivo de autosuficiencia financiera.

2.2. METODOLOGIAS UTILIZADAS POR LAS INSTITUCIONES DE MICROCREDITOS

Con el objetivo de alcanzar a los clientes de menores ingresos, las instituciones de microcreditos utilizan distintos metodos entre los que destacan:

1) Los Grupos Solidarios. Un grupo solidario es un conjunto de entre cinco y ocho personas, unidas por un vinculo comun -generalmente vecinal o de amistad-, quienes se organizan en grupo con el fin de obtener un pequeno credito que sera divido entre todos los miembros del grupo (Otero, 1988).

El exito de esta metodologia se basa fundamentalmente en la utilizacion de las garantias mutuas. Es decir, los propios miembros actuan como garantia, ejerciendo presion para que los reembolsos se efectuen correctamente. Si por cualquier motivo alguno de ellos tuviera alguna dificultad para devolver el prestamo, el resto tendria que hacerse cargo, ya que la responsabilidad es conjunta, y si no cumplen, ninguno de los miembros podra recibir un credito futuro.

2) Los Bancos Comunales. Esta metodologia, denominada originalmente Village Banking, fue creada por John Hatch fundador de FINCA Internacional (9).

Un banco comunal es un grupo de entre 30 y 50 personas de una misma comunidad, generalmente mujeres, que se unen para garantizarse mutuamente los prestamos individuales recibidos, para favorecer el ahorro y para prestarse apoyo mutuo (FINCA Internacional, 2000).

3) Los prestamos individuales. Se trata de la metodologia mas sencilla y tambien mas comun. En este caso, el prestamo es solicitado por una unica persona. La peticion se basa en las necesidades de la propia persona. Ella es la que tendra que cumplir todos los requisitos y sera la unica responsable ante la institucion a la hora de la devolucion de los fondos. Una ventaja interesante es que el prestamo se adapta a la capacidad de pago y a las caracteristicas del cliente (Almeyda, 1997:124).

4) Las Uniones de Credito. Son instituciones financieras cooperativas. Se trata de un conjunto de personas, con un vinculo comun, que unidas voluntariamente, buscan mejorar su acceso a los servicios financieros y su comun desarrollo economico y social. Como cooperativas, son propiedad de sus miembros y estan dirigidas por estos de forma democratica. Los miembros, es decir, todos aquellos que poseen una cuenta de ahorro en la institucion y por tanto pueden solicitar un prestamo, son los que toman las decisiones sobre las tasas de interes, los plazos y el resto de politicas. Esto las diferencia de las otras metodologias, en las que los clientes no tienen nada que ver con los que dirigen la institucion.

5) Los Fondos Rotatorios. Es la metodologia utilizada principalmente por las asociaciones de ahorro y credito rotatorio (ROSCAS). En este tipo de metodologia, un grupo de personas con un nexo comun se unen cada cierto tiempo, una vez a la semana o una vez al mes, para aportar a un fondo de ahorro comun una determinada cantidad de dinero, la cual acumulada a las anteriores aportaciones se ira repartiendo por turnos entre todos los miembros de la asociacion. Siempre debe haber un responsable o lider del grupo, el cual se tendra que ocupar de recolectar y cuidar los fondos. Lo normal tambien, es que el lider del grupo sea el primero en recibir los fondos (Von Pischke, 1991 y Berger y Buvinic, 1989). La filosofia que yace detras de este tipo de instrumento es la autoalimentacion del fondo. Gracias a la devolucion de los prestamos concedidos junto con los intereses causados, el fondo, si esta correctamente gestionado, podra tener una duracion ilimitada (Carpintero, 1999).

En general, las diferencias entre los distintos tipos de metodologias no son tan grandes. Todas ellas descansan en un factor comun: la busqueda de metodos innovadores para reducir los costes administrativos y de operacion, y para continuar con el acercamiento a este tipo de clientes.

3. CONCLUSIONES

Dentro de la comunidad internacional de desarrollo, muchos son los que todavia siguen creyendo valida la antigua vision de financiacion para el desarrollo y critican la filosofia de los microcreditos. No creen que se trate de un verdadero instrumento de financiacion para el desarrollo, y rechazan su validez.

Algunos autores como Buckley (1997) cuestionan si el reciente e impresionante interes por los microcreditos realmente puede llegar a resolver el problema del subdesarrollo. Segun ellos, no parece existir suficiente evidencia empirica que sugiera impactos significativos, ni a nivel microeconomico, en terminos de generacion de mayores y regulares ingresos o mayores niveles de empleo, ni a nivel macroeconomico, en terminos del incremento de la produccion nacional.

Durante la ultima decada, se han realizado una serie de estudios microeconomicos, muy rigurosos metodologicamente, con los que se puede dar respuesta a estas criticas (Hossain (1984 y 1989), Khandkar, Khalily y Khan (1993), Mustafa et al (1996), Pitt y Khandkar (1996), BRI (1990) y Hulme y Mosley (1996 (10)). Segun estos estudios existen evidencias estadisticamente significativas del impacto positivo que los programas de microcredito tienen sobre el incremento de los ingresos de los prestatarios, la creacion de empleo y el bienestar de los mas necesitados. En todos estos estudios, gracias al incremento de los ingresos, un importante porcentaje de los prestatarios lograron situarse por encima de la linea oficial de la pobreza. Ademas, estos autores junto con otros como Hashemi, Schuler y Riley (1996) tambien afirman la existencia de efectos sociales positivos, como el fortalecimiento de las mujeres y nuevas relaciones mas igualitarias entre los dos sexos.

Por lo tanto, aunque a nivel agregado todavia no se ha conseguido demostrar que los programas de microcreditos tengan alguna influencia sobre la tasa de crecimiento nacional, es preciso reconocer que dicha realidad no disminuye la importancia que los mismos poseen en su labor de reduccion de la pobreza. Actualmente, los microcreditos se han convertido en una popular, aunque controvertida herramienta para permitir el desarrollo de millones de personas.

La experiencia ha puesto de manifiesto que la falta de garantias no puede ser obstaculo para conceder creditos a los mas pobres, y que estos son capaces de superar el umbral de la pobreza y generar fuentes estables de ingresos si se les permite el acceso a las fuentes de financiacion.

En estos momentos, el campo de los microcreditos ha experimentado una expansion que ha echado por tierra los prejuicios convencionales de la banca privada. El exito ha ido mas alla de lo esperado. Durante estas tres decadas ha nacido un nuevo intermediario financiero. Al margen de la banca oficial y al margen de los prestamistas informales, las instituciones de microfinanzas han sido las actividades de promocion y financiacion del desarrollo economico y social que mas rapido crecimiento han experimentado durante los ultimos decenios, habiendose registrado una increible expansion de estos programas especialmente en Asia, Africa y America Latina. Actualmente se acercan al millar en todo el mundo, prestan servicios a cerca de diez millones de prestatarios y mueven cientos de millones de dolares al ano.

(1) Cifra calculada en dolares de 1988.

(2) Los Microcreditos surgieron de forma paralela y casi al mismo tiempo en Asia con el Banco Grameen y en America Latina con ACCION Internacional. Ambas instituciones que en principio no tenian nada que ver, adoptaron una misma idea y una misma forma de trabajo. Con el tiempo, dichas instituciones han aprendido mutuamente de sus errores y han compartido sus experiencias.

(3) Cuando se habla de la autosuficiencia financiera, se hace referencia exclusivamente a las operaciones financieras realizadas por la institucion. Muchas instituciones de microcreditos, no solo prestan servicios financieros, tambien prestan servicios de capacitacion y de asesoria, servicios que son deficitarios en si mismos. Por lo general, las instituciones que tambien prestan este tipo de servicios no financieros, deberan cubrir los deficit generados por los mismos, via recursos de cooperacion internacional o bien, en caso de existir, utilizando los excedentes procedentes de la gestion de los servicios financieros.

(4) Para un analisis en profundidad de todos los aspectos relativos al establecimiento de los tipos de interes, vease: Ghate (1988), Christensen (1993), Castello (1995), Christen et al. (1995); Hollis y Sweetman (1998).

(5) Autores como S. Carpintero (1998), despues de estudiar en profundidad el sector de la microempresa en America Latina, pone de relieve la gran dificultad de conseguir la autosuficiencia financiera. Segun sus propias palabras "la realidad demuestra que, a lo largo y ancho de America Latina, la autosuficiencia de estas instituciones esta muy lejos de ser una realidad".

(6) Vease: Almeyda, 1997:131; Restrepo y Reichmann, 1995; Adams y Canavesi, 1989; Robinson, 1995 y 1998 y Wisniwski, 1998.

(7) Para estudiar mas en profundidad la experiencia del Banco Rakyat de Indonesia en la movilizacion de los ahorros, vease: Robinson, M. (1998:75-89) y Boombard, J.J. y Angell, K.J. (1998:259-284).

(8) Segun un estudio realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo: la proximidad al hogar era considerada por los pobres mas importante "cuando se trataba de tomar decisiones sobre los ahorros que sobre los servicios de credito" (Almeyda, 1997:51).

(9) En 1989, John Hatch publico su libro The Village Bank Manual en el que se describen los motivos por los que, determinadas personas, especialmente las mujeres, estan sumidas en la pobreza y explica como esta nueva herramienta, los bancos comunales, pueden ayudar a escapar de la misma.

(10) Hulme, D. y Mosley, P. (1996): Finance Against Poverty, Routledge, London. Este libro consta de dos volumenes. El primero, examina la teoria de los servicios microfinancieros y el segundo, es una recopilacion de estudios de impacto que presenta evidencias empiricas de los efectos de los microcreditos. Esta recopilacion es una referencia obligada, ya que se trata de uno de los estudios estadisticos mas serios realizados sobre el tema.

BIBLIOGRAFIA

Adams, D. W. y Canavesi, M. L. (1989): "Rotating Savings and Credit Associations in Bolivia", Savings and Development, Vol. 13, no. 3, pags. 219-236.

Alarcon Cossta, C. (1990): Sector Informal: ?Problema o solucion?, Fundacion Ecuatoriana de Desarrollo, 2a Ed., Quito.

Almeyda, G. (1997): Dinero que cuenta: Servicios financieros al alcance de la mujer microempresaria, Banco Interamericano de Desarrollo, Washington, D.C.

Ashe, J. y Cosslett, C. (1989): Credit for the Poor, PNUD, New York.

Bakhoum, I. et al. (1989): Banking the Unbankable, Panos Ed., London.

Banco Mundial (2001): Informe sobre desarrollo mundial, 2000/2001: Lucha contra la pobreza, Washington, D.C.

Bank Rakyat Indonesia (BRI) (1990): Kupedes Development Impact Survey, Research and Development Department, BRI Planning, Jakarta.

Baydas, M., Graham, D. H. y Valenzuela, L. (1997): Bancos comerciales en las microfinanzas: Nuevos actores en el mundo microfinanciero, Microenterprise Best Practices Working Paper, Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Washington D.C.

Bennett, L. y Cuevas, C. (1996): "Sustainable Banking with the Poor", Special Issue of the Journal of International Development, Vol. 8, no. 2.

Berenbach, S. y Guzman, D. (1993): La experiencia con los grupos solidarios en el mundo, Monografia, ACCION Internacional, Cambridge, MA.

Berger, M. y Buvinic, M. (1989): Women's Ventures, Kumarian Press, West Hartford.

Berger, M. y Buvinic, M. (1988): La mujer en el Sector Informal: Trabajo femenino y microempresa en America Latina, Editorial Nueva Sociedad, Caracas.

Boomgard, J. J. y Kenneth, J. A. (1998): "Logros del sistema Unit Desa del Banco Rakyat de Indonesia. Un modelo atractivo para ser adoptado por otros paises", en Otero, M. y Rhyne, E. (Eds.), El nuevo mundo de las finanzas microempresariales, Plaza y Valdes Editores, Mexico, pags. 259-283.

Braverma, A. y Huppi, M. (1991): "El mejoramiento de los sistemas de financiacion rural en los paises en desarrollo", Finanzas y Desarrollo, Vol. 28, no. 1, pags. 42-44.

Buckey, G. (1997): "Microfinance in Africa: Is it either the problem or the solution?", World Development, Vol. 27, no. 1, pags. 1081-1093.

Carpintero, S. (1999): "Panorama general del microcredito en America Latina", Revista de Cooperacion Internacional, Vol. 2, pags. 103-124.

Carpintero, S. (1998): Los programas de apoyo a la microempresa en America Latina, Ed. Deusto, Bilbao.

Castello, C. (1995): "Servicios financieros a la microempresa. Lecciones y perspectivas", Sintesis Revista de Ciencias Sociales Iberoamericanas, no. 23, pags. 91-99.

Christen, R. y Wright, S. (1993): "Chile. Financiamiento de la microempresa. Viabilidad de la creacion de un mecanismo financiero formal", en J. Mezzera (Ed.), Credito Informal: Acceso al Sistema Financiero, PREALC, Chile, pags. 141-164.

Christen, R., Rhyne, E., Vogel, R. y Mckean, C. (1995): Maximizing the outreach of microenterprise finance: An analysis of successful microfinance programs, USAID Program and Operations Assessment Report, no. 10, Washington, D.C.

Christensen, G. (1993): "The limits to informal financial intermediation", World Development, Vol. 21, no. 5, pags. 721-731.

De Silva, D. y Denby, N. (1989): Banking the unbankable: Bringing credit to the poor, Panos, London.

FINCA Internacional (2000): "Village Banking: Credit for Change", www.villagebanking.org.

Ghate, P. B. (1988): "Informal credit markets in Asian developing countries", Asian Development Review, Vol. 6, no. 1, pags. 64-85.

Gonzalez-Vega, C. et al. (1997): "Bancosol: The challenge of growth for microfinance organisations", en Schneider, H. (Ed.), Microfinance for the poor?, Development Centre for the OCDE, Paris, pags. 129-165.

Gonzalez-Vega, C. (1996): "Introduccion", en Otero, M. y Rhyne, E. (Eds.), El nuevo mundo de las finanzas microempresariales, Plaza y Valdes Editores, Mexico, pags. 11-17.

Hashemi, S. M., Schuler, S. R. y Riley, A. P. (1996): "Rural credit programs and women's empowerment in Bangladesh", World Development, Vol. 24, no. 4, pags. 635-653.

Hicks, U. K. (1965): Development Finance, Oxford University Press.

Hollis, A. y Sweetman, A. (1998): "Microcredit: What can we learn from the past?", World Development, Vol. 26, no. 10, pags. 1875-1891.

Hossain, M. (1989): Credit for alleviation of rural poverty: The Grameen Bank in Bangladesh, Research Report 65, International Food Policy Research Institute, Washington, D.C.

Hossain, M. (1984): Credit for the rural poor: The experience of the Grameen Bank in Bangladesh, Bangladesh Institute of Develpment Studies (BIDS), Dhaka.

Hulme, D. y Mosley, P. (1998): "Microenterprise Finance: Is there a conflict between growth and poverty alleviation?", World Development, Vol. 26, no. 5, pags. 783-790.

Hulme, D. y Mosley, P. (1996): Finance against poverty, Vol. 1 and Vol 2, Routledge, London.

Johnson, S. y Rogaly, B. (1997): Microfinance and Poverty Reduction, Oxfam Publications, Oxford.

Jolis, A. (1996): "The Good Banker", The Independent, Sunday Suplement, 5 May.

Khandkar, S., Khalily, B. y Khan, Z. (1993): Grameen Bank: What do we know?, World Bank, unpublished paper, Washington D.C.

Labie Lebon, M. y Sota Ramos, J. (1998): "La creacion de instituciones de microfinanzas: ?Una eleccion con riesgo?", Boletin del ICE, no. 2570, pags. 31-39.

Lycette, M. y White, K. (1988): "Acceso de la mujer al credito en America Latina y el Caribe", en Berger, M. y Buvinic, M. (Eds.), La mujer en el sector informal: Trabajo femenino y microempresa en America Latina, Editorial Nueva Sociedad, Caracas, pags. 35-66.

Mustafa, S., Ara, I., Banu, D., Hossain, A., Kabir, A., Mohsin, M., Yusuf, A. y Jahan, S. (1996): Beacon of hope: An impact assessment study of BRAC's rural development programme, BRAC Research and Evaluation Division, Dhaka, Bangladesh.

Naciones Unidas (2000): Informe sobre desarrollo humano 2000, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Nueva York.

Naciones Unidas (1998): "Role of Microcredit in the eradication of poverty", Report of the General Secretary of the United Nations. (Este informe fue preparado en respuesta a la solicitud planteada por la Asamblea General en su Resolucion 52/194 con fecha 18 de diciembre de 1997).

Otero, M. y Rhyne, E. (1998): El nuevo mundo de las finanzas microempresariales, Plaza y Valdes Editores, Mexico.

Otero, M. (1988): "Programas de los Grupos Solidarios", en Berger, M. y Buvinic, M. (Eds.), La mujer en el sector informal. Trabajo femenino y microempresa, Editorial Nueva Sociedad, Caracas, pags. 125-144.

Otero, M. (1986): El concepto de Grupo Solidario. Caracteristicas y significado del sector informal, PACT, New York.

Pampillon, R. (1995): "Ayuda extranjera para el tercer mundo", Boletin Economico del ICE, no. 2439, pags. 3511-3514.

Pitt, M. M. y Khandker, S. R. (1996): Household and intrahousehold impact of the Grameen Bank and similar targeted credit programs in Bangladesh, World Bank Discussion Paper, n* 320, The World Bank, Washington, D.C.

Restrepo, E. y Reichmann, R. (1995): Balancing the double day: Women microentrepreneurs as managers, Accion Internacional, Cambridge, M.A.

Rhyne, E. y Otero, M. (1998): "Servicios financieros para microempresas: Principios e instituciones", en Otero, M. y Rhyne, E. (Eds.), El nuevo mundo de las finanzas microempresariales, Plaza y Valdes Editores, Mexico, pags. 43-60.

Robinson, M. (1998): "Movilizacion de ahorros y fondos microempresariales: La experiencia Indonesia", en Otero, M. y Rhyne, E. (Eds.), El nuevo mundo de las finanzas microempresariales, Plaza y Valdes Editores, Mexico, pags. 61-89.

Robinson, M. (1995): "Indonesia: The role of savings in developing sustainable comercial financing of small and micro enterprise", en Brugger, E.A. y Rajapatirana, S. (Eds.), New Prespectives on Financing Small Business In Developing Countries, ICS Press, New York.

Teka Aregau, G. (1997): El papel del credito agricola en el desarrollo agrario en Etiopia, Tesis Doctoral presentada en la Universidad Autonoma de Madrid el 3 de julio de 1997.

Von Pischke, J. K. (1991): Finance at the frontier: Debt capacity and the role of credit in the private economy, World Bank, Washington, D.C.

Wisniwski, S. (1998): Savings in the context of microfinance, Ponencia presentada en el Foro Interamericano sobre Microempresa, Ciudad de Mexico, marzo 1998. (www.gtz.edu)

Yunus, M. (1998): Hacia un mundo sin pobreza, Editorial Andres Bello, Barcelona.

Yunus, M. (1993): "Alleviation of Poverty is a matter of will, not of means", Grameen Bank, www.grameen-info.org

OTRAS FUENTES DE CONSULTA SOBRE MICROFINANZAS Y POBREZA

Accion Internacional: www.accion.org

FINCA Internacional Village Banking: www.villagebanking.org

Microcredit Summit www.microcreditsummit.org

Microenterprise Innovation Program (USAID): www.mip.org

The Consultive Group to Assist the Poorest: www.worldbank.org/html/cgap/cgap.html

The Grameen Bank: www.grameen-info.org

WOCCU (2000): www.woccu.org

Maricruz Lacalle Calderon

Universidad Alfonso X el Sabio
COPYRIGHT 2001 Revista de Economia Mundial
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2001 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Lacalle Calderon, Maricruz
Publication:Revista de Economia Mundial (Magazine of World Economy (ies)
Date:Jan 1, 2001
Words:8113
Previous Article:La necesidad de nuevas recetas para una deuda externa persistente.
Next Article:Distribucion del financiamiento externo entre los paises en desarrollo.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |