Printer Friendly

Los "muchachos" en la revolucion sandinista (Nicaragua, 1978-1980).

The "muchachos" in sandinista revolution (Nicaragua, 1978-1980)

1. 1979, el momento de los "muchachos"

Si acaso existe una palabra asociada a la revolucion sandinista, sin duda alguna esa es la palabra "muchacho", mas comunmente utilizada en su forma plural: "muchachos". La palabra remite a las imagenes de varios momentos clave de los inicios de esta revolucion, tales como las jornadas de la insurreccion sandinista de septiembre de 1978 y los combates contra la Guardia Nacional en Leon, la segunda ciudad mas importante del pais; los combates en la ciudad vecina de Chinandega o, incluso, en Esteli y en Matagalpa, en las zonas cafetaleras del norte del pais, y en Masaya y en Carazo, en la periferia de Managua; ademas de remitir a las tres semanas (del 28 de mayo al 15 de junio) de "la ofensiva final" de 1979 que resultaron en la derrota de Somoza y en la instauracion de la primera Junta de Gobierno de Reconstruccion Nacional (JGRN), el 20 de julio de 1979 en Managua.

En primer lugar, recordemos los momentos de la insurreccion armada, muy bien cubiertos tanto por los medios de comunicacion de la epoca como por las peliculas de ficcion, tales como la famosa Under Fire. En primer plano, se ven pequenos grupos de muchachos, algunos de ellos muy jovenes, de catorce o quince anos, que austeramente armados--la mayoria de las veces con rifles carabina 22 largos, con fusiles de caza, con revolveres, con bombas Molotov o caseras--levantan barricadas y atacan, bajo la direccion de guerrilleros del Frente Sandinista de Liberacion Nacional (FSLN), a los soldados de la Guardia. Los guerrilleros que dirigen esos ataques sorpresa son facilmente reconocibles y, aunque a menudo son de mayor edad, entre dieciocho y veinte anos, y estan mejor armados, con algunos fusiles Garand estadounidenses o con fusiles automaticos ligeros belgas (FAL) y, a veces, con uno o dos M16, casi todos ellos portan un brazalete o un panuelo con los colores del FSLN y, algunas veces, un uniforme sencillo. Frente a ellos, los vehiculos blindados y los jeeps de la Guardia Nacional--cuyos hombres si estan muy bien equipados, con Garand o FAL, con tahalies y cartucheras, con cascos pesados y uniformes iguales a los del ejercito estadounidense--y, por ultimo, los oficiales y suboficiales que los dirigen. Como telon de fondo, edificios semidestruidos por los bombardeos de la Guardia, con frecuencia desmantelados por los insurgentes para poder deslizarse de casa en casa y, asi, poder avanzar encubiertos; calles cuyas partes centrales estan desiertas o a veces repletas de cadaveres y cuyas orillas estan tomadas por columnas de insurgentes o de soldados; otras calles estan cerradas con barricadas hechas de adoquines--los mismos adoquines que recubrian las calles del pais--y llenas de gente que llegaba a apoyar a los "muchachos".

Los "muchachos" son indistintamente los guerrilleros sandinistas y los jovenes que se les unieron. Y el empleo repetido del termino, tanto por la poblacion como por los medios de comunicacion nacionales y extranjeros, ha quedado como testimonio de la incuestionable simbiosis entre la poblacion nicaraguense, su juventud y los guerrilleros sandinistas que combatieron codo a codo la dictadura de Anastasio Somoza Debayle. La palabra simboliza la lucha contra una dictadura y el entusiasmo que esta despierta tanto en America Latina como en Europa y Norteamerica. No es ninguna casualidad que el autor de uno de los primeros libros sobre esta revolucion, Francis Pisani, la haya usado como titulo de su amplio reportaje acerca de la insurreccion, Muchachos (Pisani, 1980), ni que el escritor Sergio Ramirez, ex vicepresidente de Nicaragua (1985-1990) haya intitulado sus memorias sobre la revolucion Adios muchachos (Ramirez, 1999).

El lugar que ocupo esta revolucion en los medios de comunicacion internacionales, la manera en que el fotoperiodismo o el cine impusieron su imagen y el eco que encontro la cancion de protesta nicaraguense son las mejores pruebas de este fervor por los "muchachos". Recordemos las fotos tomadas por Susan Meiselas, (1) que fueron primera plana de muchos periodicos. Partamos de una de sus tomas mas famosas, que se convirtio en un cartel de propaganda para las Milicias Populares Sandinistas y se utilizo para realzar el valor del papel de los jovenes cristianos radicalizados. En la foto, un joven combatiente sandinista, con un rosario alrededor del cuello en plena batalla, cubierto con una boina muy guevariana, blande con la mano izquierda un FAL y arroja con la derecha una bomba Molotov del otro lado de una barricada. Este personaje esta lejos de ser un desconocido para los nicaraguenses, Charrasca es uno de los guerrilleros mas conocidos de Leon, un joven marginado que se sumo al Frente y cuya bravura hizo temblar a la Guardia Nacional. Su gesta eclipsa las imagenes de los chilenos atemorizados y mantenidos a raya por los militares durante el cuartelazo del 11 septiembre de 1973, dirigido por Pinochet. Este guerrillero cristico representa tambien un Guevara resucitado y victorioso. Las imagenes de la multitud reunida el 20 de julio para la ceremonia de la victoria en Managua, delante de la catedral en ruinas y del Palacio Presidencial, son otra manera de borrar las de La Moneda en Chile, con un Palacio de gobierno ametrallado por los aviones de caza, mientras que Salvador Allende se suicidaba en su interior. El eslogan de la Unidad Popular, "El pueblo unido jamas sera vencido", no solo recupera su sentido sino que ademas es transfigurado por la caida de Somoza y la desbandada de la Guardia Nacional. Pero aun hay mas. Esas imagenes no son solamente las de una revancha, sino que tambien permiten repudiar otras mas complicadas de admitir por el imaginario progresista, las de los boat peoples vietnamitas o las de los rostros severos de los Jemeres Rojos apoderandose de Nom Pen antes de evacuar por la fuerza a todos los habitantes. Under Fire (1983), el filme realizado por Roger Spottiswoode, tambien es representativo de este espiritu de la epoca de finales de la decada de 1970. Utiliza la trama cronologica de la guerra civil contra Somoza, no solo para llevar a escena una verdadera oda a los "muchachos", sino tambien para entregarse a una apologia de un periodismo comprometido, en ruptura con la defensa de la estricta objetividad. Recordemos tambien la intriga en que se ve involucrada un trio de periodistas: Russel, un fotografo de guerra; Alex, un reportero de la television estadounidense, inspirado en el personaje de Bill Stewart, quien fuera asesinado por la Guardia el 21 de junio de 1979; y su companera Claire, tambien periodista, fueron enviados a cubrir los acontecimientos nicaraguenses. Mientras que Alex regreso a Estados Unidos para convertirse en presentador de uno de los mas grandes noticieros televisivos, Russel y Claire son contactados por los sandinistas, quienes les piden entrevistar a su lider, Rafael, cuya muerte habia sido anunciada por el gobierno. Rafael encarna una suerte de German Pomares, "El Danto", asesinado el 24 de mayo en el cerro de La Cruz (Jinotega) por la Guardia Nacional. Los guerrilleros estaban convencidos de que la publicacion de una foto de Rafael demostraria que aun estaba vivo y que eso reanimaria al pueblo ante una represion cada dia mas feroz. El fotografo y la periodista se prestaron al juego. Las escenas en que, bajo la luz del alba, Russel fotografia el cadaver de Rafael, tienen todo de una resurreccion laica. Extendido, como lo estaba el cadaver de Guevara en el lavadero de la lavanderia del hospital de Vallegrande en las tierras bajas bolivianas, el cuerpo de Rafael recobra vida. La publicacion de su foto, asociada a una entrevista que Claire realizo a sus lugartenientes, quienes vuelven a dar voz a sus propositos, inclina la situacion a favor de la guerrilla. El traspie periodistico que cometieron Russel y Claire en nombre de la necesaria solidaridad con los oprimidos es magnificado a traves de una doble historia de amor, aquella entre los dos estadounidenses y aquella entre el pueblo y los "muchachos", reanimada por la resurreccion momentanea de ese sosias del "Danto".

[ILUSTRACION OMITIR]

El exito que tuvo este filme es emblematico del lugar que ocupo la revolucion sandinista en el imaginario progresista. A pesar de que el descubrimiento de los boat people o de las atrocidades de los Jemeres Rojos habian dado lugar a cuestionamientos sobre algunos puntos ciegos del trabajo periodistico durante las guerras de Indochina, en particular sobre la ausencia de interrogantes respecto de la naturaleza politica de los Jemeres Rojos (2) y del Pathet Lao o, incluso, del futuro posible de un Vietnam reunificado, esta revolucion centro-americana permitio, por el contrario, darle la espalda a este tipo de cuestiona-mientos. Esta revolucion le vuelve a dar un aliento fresco a un periodismo comprometido, mas preocupado por idealizar procesos que por analizarlos.

El momento ya no estaba para cuestionarse sobre los vuelcos de la historia, sino para respaldar a los pueblos en lucha por su liberacion. Los "muchachos" sandinistas eran la prueba viviente de la factibilidad de una revolucion no totalitaria que combinaria ideales de justicia social y aspiraciones libertarias, vinculadas a un respeto por el pluralismo y a una no alineacion real en materia de politica internacional. La opinion publica mundial se entusiasmo con las primeras medidas adoptadas por el gobierno revolucionario: la confiscacion de los bienes de Somoza y de sus partidarios, los inicios de la reforma agraria, la instauracion de un "poder popular" encarnado en los Comites de Defensa Sandinista (creados en cada barrio) y, por ultimo, la "Cruzada nacional de alfabetizacion" y su "Guerra contra la ignorancia". Estas primeras medidas fueron, por mucho, prueba suficiente de la inventiva de la revolucion y de un nuevo tipo de democracia que se instituyo sobre la base de las nuevas relaciones sociales de solidaridad y de igualdad que aparecieron en las semanas de la insurreccion final. (3)

Treinta anos despues, esa imagen de una revolucion que abria una "nueva via" ha fracasado. Como lo han analizado muy bien algunos revolucionarios que se distanciaron del Frente Sandinista, la revolucion sandinista fue dominada muy pronto por un partido: el Frente Sandinista y los nuevos miembros de su Direccion Nacional. Resta por comprender por que y como se forjo esa imagen de una revolucion de los "muchachos"; cual fue en realidad el papel de la juventud en el derrocamiento de Somoza; cuales fueron los vinculos entre esa juventud y el sandinismo; como se construyo esa relacion privilegiada entre la juventud y el Frente Sandinista; en que sentido esa relacion se inscribio en toda una serie de habitus latinoamericanos y, mas especificamente, nicaraguenses; y en que contribuyo esa relacion a la formacion de un nuevo tipo de actor sociopolitico.

2. El papel redentor de la juventud

El entusiasmo por la revolucion de los "muchachos" es testimonio de una reactivacion de la creencia en un papel politico redentor de la juventud. Sabemos que el tema es anejo en Occidente y que le debe mucho a la revolucion francesa y, luego, a las revoluciones de 1848 (Levy y Schmitt, 1996). La America Latina del siglo xx valora de la misma manera ese papel de la juventud. Pensemos en el Ariel de Jose Enrique Rodo, publicado en 1900, asi como en el Ateneo de la Juventud y, luego, en la obra de Vasconcelos en la Secretaria de Educacion Publica en Mexico, en el movimiento de la Reforma Universitaria de Cordoba en 1918, en los escritos de Mariategui y de Haya de la Torre en la decada de 1920. Rememoremos los llamamientos de Fidel Castro y de Ernesto Guevara en la decada de 1960 y pensemos tambien en el papel de la juventud peronista en la Argentina de la decada de 1970. Muchos momentos en los cuales los escritores o actores politicos le otorgan un papel central a la juventud en la creacion de una sociedad liberada de la dominacion imperialista. No cabe duda de que estos multiples llamamientos no se articulan con otros proyectos muy distintos o, incluso, rigurosamente antagonistas. Rodo y los estudiantes de Cordoba solo apelan a un mesianismo politico de la juventud escolarizada. El primero la invita a denunciar el materialismo anglosajon y a propiciar un retorno al espiritu de las humanidades clasicas; los segundos le depositan la responsabilidad de renovar la pedagogia en un sentido moderno y nacionalista. El Ateneo hace eco de estas tematicas, muy especialmente de aquella de Rodo. Sin embargo, al momento de pasarlas a la cabeza de la Secretaria de Educacion, a principios de la decada de 1920, Vasconcelos hace mucho mas. Sienta las bases de un proyecto educativo moderno que pretende fundar una "raza cosmica", uniendo en un movimiento vitalista el pasado indigena precolombino--las culturas populares--a las grandes obras de la cultura clasica. El lema otorgado a la Universidad hace honor a ese papel regenerador de una nueva cultura: "Por mi raza hablara el espiritu". Los revolucionarios peruanos, Haya de la Torre y Mariategui, fueron los primeros en dar a la juventud un papel explicitamente politico y partisano. Los estudiantes son llamados a convertirse en un lazo de union entre las clases populares urbanas, la clase obrera incipiente y el campesinado indigena. Aunque concuerdan sobre este papel militante de la juventud, los dos pensadores divergen sobre la naturaleza de la sociedad que buscan construir, sobre el tema del imperialismo y el de las alianzas de clase, asi como sobre el papel del marxismo. Castro y Guevara convierten a los estudiantes y a la juventud escolarizada en los cuadros guerrilleros, liberados del "vicio deliberativo" y sometidos a jefes visionarios, los unicos aptos para reorientar el curso de la Historia.

Evidentemente, Nicaragua ha participado activamente en estos debates, debido a que el istmo centroamericano, y mas precisamente la propia Nicaragua, fueron una de las primeras zonas donde se ejercio el imperialismo de injerencia de Estados Unidos. El primer momento de esta politica fue la tentativa fallida de un filibustero, William Walker, que en un inicio estaba al servicio de los liberales nicaraguenses, por transformar al pais en un Estado esclavista de la Confederacion. Mas tarde, Estados Unidos tomaria partido por los conservadores contra la revolucion liberal del General Zelaya (1893-1909), quien ambicionaba quitarle a ese pais su influencia comercial y financiera. Estados Unidos ocupo dos veces Nicaragua: de 1912 a 1925 y, luego, de 1926 a 1933, cuando fueron derrotados por el General Sandino, quien habia estado al mando de un Ejercito Defensor de la Soberania Nacional. Despues, los diferentes gobiernos de Estados Unidos mantendrian, de manera ininterrumpida y casi incondicional, la dinastia de los Somoza, cuyo fundador, Anastasio Somoza Garcia, el comandante en jefe de la Guardia Nacional formada por Estados Unidos, tomo el poder en 1936, dos anos despues de haber mandado asesinar a Augusto Cesar Sandino.

En este contexto fue como empezaron a resonar los primeros llamamientos a la movilizacion de la juventud nicaraguense. Ruben Dario, padre del modernismo hispanoamericano, hablaba el mismo lenguaje que Rodo, a quien en 1905 le dedicaria su poema A Roosevelt. Cercano a Zelaya, elogiaba a los "leoncillos" hispanoamericanos que desafiaban el poder imperialista de Estados Unidos. Salomon de la Selva rindio homenaje a la energia vital de los soldados de la guerra de 1914-1918 en El soldado desconocido (1922) y se convirtio despues en el propagandista de Sandino. Quienes hicieron eco a los llamamientos de este solitario exiliado en Mexico fueron los de aquel grupo paradojico llamado Vanguardia (1925-1940). Estos descendientes de las mejores familias de Granada, la ciudad de los conservadores (ciudad tradicionalmente rival de Leon, patria de Dario y de los liberales) estaban fascinados por Maurras y se ostentaban como "reaccionarios". De esta manera, ellos pretendian encarnar la forma mas avanzada de la revuelta y, a partir de entonces, operarian sorprendentes zigzags politicos. De 1927 a 1933 defendieron a Sandino y se opusieron a la intervencion estadounidense; sin embargo, en 1934 se aliaron a Somoza Garcia. Este ultimo se convirtio en el monarca maurrasiano con el que sonaban, "el hombre fuerte" necesario para Nicaragua, cuyo "regimen natural" seria "la dictadura". (4) Fascinados por Mussolini y por Franco, en 1939 fundaron la Accion Catolica Nacionalista, "Legion" caracterizada por la "fuerza, (la) juventud, (y la) organizacion". Sus miembros formaron un "Batallon juvenil de vanguardia [...] valeroso y sacrificado". "El nombre evocador de legion, [es] simbolo de orden, de disciplina y de jerarquia" (Valle-Castillo, 2005b: 25). Su revista Anhelos se presento como la "trinchera de los estudiantes, de los obreros y de los miembros de las profesiones liberales, catolicos, hispanistas, nacionalistas y corporativistas". Con excepcion de Jose Coronel Urtecho (1906-1994), quien no se desligaria de la dinastia Somoza sino hasta la decada de 1970, muchos de los miembros de Vanguardia volvieron la espalda al somocismo al dia siguiente de la Segunda Guerra Mundial, y varios de ellos se convirtieron en opositores a la dictadura y al primer jefe, el alter ego del Coronel Urtecho, Pablo Antonio Cuadra (1912-2002).

En la decada de 1950, Pablo Antonio Cuadra desempeno un papel de mentor intelectual de la juventud, tanto por su magisterio artistico como por su papel en La Prensa, el diario opositor a Somoza donde, en 1954, se convirtio en el segundo de Pedro Joaquin Chamorro, uno de los grandes opositores a la dictadura. En un estilo muy cercano al de Vasconcelos, el poeta granadino apela a una refundacion de la cultura nacional, gracias a la fusion de los elementos precolombinos con el catolicismo y las tradiciones rurales; tradiciones derribadas por la urbanizacion y la modernizacion que produjo el boom economico asociado al esfuerzo de la guerra al lado de Estados Unidos. Bajo su pluma, Sandino ya no era simplemente--como en sus primeros escritos: Canciones de pajaro y senora y Poemas nicaraguenses--el guerrillero que ponia a temblar a los marines en las selvas de Nueva Segovia, sino que se transformaria--en La tierra prometida (1954-1973)--en una reencarnacion del Gueguence, aquel trickster, personaje central de una comedia-ballet en nahuatl que ridiculiza el orden colonial espanol. Sandino se convirtio asi en un leoncillo dariano, un heroe simbolo de una historia nacional cuya esencia es luchar contra los imperios. El cristianismo rigurosamente tomista y antimodemista de Cuadra entro en afinidad intelectual con temas retomados, con el vigor que bien se conoce, en el concilio Vaticano II y la Conferencia de Medellin, (5) de donde viene su innegable cercania con la futura Teologia de la Liberacion y con ciertos poetas de la Postvanguardia que, mas tarde, se convertirian en puntas de lanza revolucionarias, como Ernesto Cardenal (1925). Por ultimo--y esto es capital--, de la decada de 1950 a la de 1970, La Prensa se convirtio en el diario mas difundido y mas leido del pais. De forma paralela, su suplemento literario, Prensa Literaria, fue la tribuna de toda una generacion de jovenes escritores y artistas contestatarios cuyas obras adquirieron una audiencia sin precedentes si se la compara con la de sus antecesores de la primera mitad del siglo. Lo anterior explica en que medida Pablo Antonio Cuadra desempeno un papel de mentor ante las jovenes generaciones, tanto por su obra literaria como por su papel de periodista.

3. Revolucion demografica y trastornos socioeconomicos

Si bien los llamados al prometeico papel de la juventud no se detuvieron desde que comenzo el siglo, si adquirieron una resonancia completamente distinta tras la Segunda Guerra Mundial. Una gran parte de las elites tenia sed de cambios y de modernizaciones, como dan cuenta de ello la firma de un Tratado General de Integracion Economica Centroamericana ratificado en Managua en 1960 y el excelente recibimiento otorgado al lanzamiento de la Alianza para el Progreso que propuso John Kennedy al ano siguiente. El pais estaba ademas en plena mutacion demografica, con una tasa de crecimiento poblacional anual de 3.5%. Los nicaraguenses, que no eran mas que 800 000 en 1940 y 1 millon en 1950, llegaron a 1.5 en 1960 y serian 1.9 en visperas del terremoto de 1972. Poco a poco, la poblacion urbana se volvio preponderante: 37% en 1950, 40% en 1961, 47% en 1971 y 53% al inicio de la revolucion. Por ultimo, la capital, Managua, vio crecer su poblacion a un ritmo superior al del resto del pais: 83 000 habitantes en 1940; 109 000 en 1950; 191 000 en 1960; 325 000 en 1970; solamente 250 000 en 1973, un ano despues del terremoto de la Navidad de 1972; y 500 000 en 1978. La mayor parte de la poblacion que emigro hacia Managua no provenia de los sectores rurales. Los migrantes eran, ante todo, jovenes provenientes de pequenos centros urbanos y, la mayoria de las veces, poseian un nivel de educacion superior a la media nacional. El auge de las actividades agroexportadoras ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial trajo consigo profundos cambios en el mundo agricola y el inicio de los procesos de industrializacion. Esta industrializacion incipiente estuvo acompanada, en la capital, del desarrollo de todo un sector de actividades informales. Este sector empleo a 45% de la poblacion activa y en el predominaban los bajos salarios y el subempleo, los cuales se convertirian en el destino de los jovenes y de las personas mayores.

En este contexto, el pais seria el escenario de la instauracion de politicas educativas con miras a la reduccion del analfabetismo y, al mismo tiempo, a un reforzamiento de la ensenanza secundaria y superior. Todo esto, en un pais donde el porcentaje de los menores de 14 anos fue superior a 45% de 1960 a 1979. El numero de ninos inscritos a la escuela primaria progreso sensiblemente: 145 000 en 1960; 285 000 en 1970; mientras que el de los inscritos al nivel secundario y el de los estudiantes universitarios aumento muy considerablemente: 11 000 y 1 000 en 1960; 51 000 y 9 000 en 1970; y 51 000 y 21 000 tras la caida de Somoza. Esta voluntad de promover una escolarizacion creciente no fue privativa del Estado, tambien se debio a la Iglesia catolica y, en particular, a los jesuitas, quienes fundaron una universidad en Managua, la UCA, para competir con la antigua Universidad Autonoma de Nicaragua. Las parroquias catolicas crearon escuelas primarias, tanto en las zonas urbanas como en las rurales. Las iglesias protestantes tambien fundaron escuelas primarias y colegios de ensenanza secundaria.

Cualesquiera que fueren los limites de estas empresas, en particular, la renovacion muy relativa de los metodos pedagogicos o de los contenidos de la ensenanza, el enfasis que se le dio a la necesaria modernizacion del pais, gracias a una escolarizacion masiva de su juventud, provoco una innegable transformacion de las costumbres. Casi mecanicamente se vuelve a poner en cuestionamiento cierto tradicionalismo reflejado en el enorme numero de colegiales y universitarios que quedaron investidos bajo el mismo nombre de "estudiantes". En la decada de 1940, los estudiantes de la Universidad de Leon eran hijos de las llamadas buenas familias, que aun vivian en la casa paterna o en casa de familiares cercanos y que estaban atados a toda una sociabilidad en la que la autoridad de los padres y la de los abuelos gozaban de un gran peso. Las mujeres no cursaban o cursaban pocos estudios al salir de sus colegios catolicos. (6) Los pocos estudiantes provenientes de la clase media o de las clases populares, prototipos del "estudiante pobre" evocado por Sergio Ramirez (7) en su poema, estaban perfectamente aislados y atomizados. Veinte o treinta anos despues, la situacion se revirtio, en parte. Los estudiantes emergidos de las clases medias y, a veces, de los sectores populares formaron un medio social hasta entonces desconocido. Compartian viviendas en casas de huespedes, geograficamente distanciados de sus padres. Asi, aparece toda una sociabilidad que escapaba ampliamente al control de las autoridades establecidas, tanto familiares como religiosas o politicas. El fenomeno no concernia exclusivamente a los estudiantes universitarios, sino tambien a aquellos de los colegios de educacion secundaria, en Managua y en Leon, por supuesto, aunque tambien en las ciudades medianas como Matagalpa y Esteli (en las regiones centrales del pais), o en Masaya y Carazo. A diferencia de los aprendices y de los jovenes trabajadores urbanos, los estudiantes de nivel secundario y universitario constituian grupos mucho mas numerosos. No se trataba de unos cuantos aprendices u obreros (de cinco a diez dirigidos por adultos mas experimentados), los estudiantes eran decenas de jovenes reunidos en los mismos salones de clase con obligaciones infinitamente menos pesadas que los primeros, aunque algunos tuvieran que trabajar durante sus estudios para sobrevivir. Estos entornos estudiantiles valoraban modos de vida hasta entonces exclusivos de un grupo muy pequeno: cierta bohemia y un activismo literario y politico. De hecho, este activismo a veces era alentado por algunos universitarios partidarios de reformas politicas democraticas, como el rector Fiallos Gil, (8) quien tras su nombramiento al frente de la Universidad de Leon, en 1957, consiguio que esta adquiriera su estatus de autonomia. Este anticlerical volteriano, admirador de Vasconcelos, ayudaria en 1960 a la creacion de una nueva revista literaria, Ventana, dirigida por Sergio Ramirez y Fernando Gordillo, sobre la cual escribio: "No sera obstaculizada, cualesquiera que sean los atajos que decida tomar". (9) La revista, de la cual muchos redactores se convertirian despues en miembros del FSLN, exalta el compromiso y denuncia el retroceso a la espiritualidad cristiana de la "Generacion traicionada" bajo la influencia de sus mayores, provenientes del movimiento de la Vanguardia, como Pablo Antonio Cuadra, Coronel Urtecho y Ernesto Cardenal, quienes descubrieron la Beat Generation y el movimiento poetico de San Francisco. (10)

El nuevo espiritu de la epoca no solo era literario, sino tambien musical y, de manera mas general, cultural. Si bien los mariachis y los corridos mexicanos siempre fueron aclamados en el mundo rural, Elvis Presley y otros cantantes anglosajones se convirtieron en los nuevos idolos, como tambien lo demuestra la proliferacion de pequenos grupos de rock en la capital y en provincia. Ciertamente, con frecuencia estos grupos eran efimeros, pero su aparicion ya constituia un signo indiscutible de la fuerza de las nuevas conductas e ideales (Bolanos, 1996).

4. Un nuevo papel politico para la juventud

Si bien se habia hecho manifiesta desde la decada de 1940, la sed de cambio que recorria Nicaragua se veria reactivada por la revolucion cubana. A pesar de que el asesinato de Sandino (1934), luego la politica de conciliacion con los conservadores y tambien algunas aperturas dirigidas a los sectores populares habian permitido a Anastasio Somoza Garcia dominar sin restricciones la escena politica, las esperanzas nacidas a partir de la derrota de las potencias del Eje y de la fundacion de la ONU habian debilitado su poder. Fortalecidos por el ejemplo de la caida de Jorge Ubico en Guatemala (1944) y por la de Maximiliano Hernandez en El Salvador (1944), una gran parte de la juventud, algunos veteranos de las guerras de Sandino, los opositores exiliados en America Central o en Mexico y algunos jovenes oficiales de la Guardia sonaban con romper el sistema de acuerdos entre Somoza y sus dependientes --el Partido Liberal Nacionalista y la Guardia Nacional--y los caciques del partido conservador. Muchos aspiraban a tener elecciones libres, como las que llevaron a Juan Jose Arevalo al poder en Guatemala en 1945, o incluso a tener un gobierno como el constituido por Jose Figueres en Costa Rica en 1948. El exito de la revolucion guatemalteca derivo, ademas, en la fundacion de una Legion del Caribe que agrupaba sin ton ni son a todos los opositores a las dictaduras caribenas y centroamericanas. Gracias a las armas suministradas por este pais y a ciertas facilidades concedidas por el ex presidente de Mexico, el general Cardenas, estos legionarios se propusieron derrocar a Trujillo en Republica Dominicana, a Somoza en Nicaragua y apoyar a Figueres en Costa Rica. (11) Y, en efecto, las decadas de 1940 y 1950 serian escenario de numerosos intentos de derrocar a Somoza, pero todos fracasarian. Algunos fueron obra de miembros del Partido Liberal Independiente, fundado en 1944. Otros estuvieron dirigidos ya fuera por oficiales de la Guardia que actuaban de comun acuerdo con liberales y conservadores disidentes (rebelion de la Fuerza Aerea de Nicaragua en 1957, levantamiento de Lepaguare en 1958), ya fuera mediante operaciones militares de veteranos del ejercito de Sandino (Raudales en 1958). El asesinato de Somoza Garcia, cometido por Rigoberto Perez Lopez en 1956, no pone fin al reinado de los Somoza. Casi de inmediato, el hijo mayor del dictador, Luis Somoza Debayle, fue electo presidente de la republica y su hermano menor, Anastasio Somoza Debayle, se convirtio en comandante en jefe de la Guardia Nacional. (12)

La revolucion cubana de 1959 transformo por completo este panorama. Batista, un dictador que, al igual que Somoza, siempre habia sido aliado de Estados Unidos, fue derrocado en un territorio situado a las puertas de la Florida. La revolucion cubana estimulo a los opositores de Somoza. Los intentos por emular al Ejercito Rebelde Cubano se multiplicaron a partir de 1959. Ayudados por Jose Figueres, los "jovenes turcos" conservadores montaron una operacion militar desde Costa Rica (Olama y Mollejones) y, un ano despues, intentaron apoderarse de los cuarteles de Jinotepe y Diriamba. Otros intentos de insurreccion recibieron el apoyo de los cubanos y condujeron, en 1961, a la creacion de una nueva organizacion revolucionaria, el Frente Sandinista de Liberacion Nacional (FSLN), que no solo pretendia poner fin al regimen somocista, sino construir una sociedad socialista a imagen de la que tenia lugar en Cuba. (13)

Si bien todos sus intentos de insurreccion terminaron en fracasos rotundos--varios de sus participantes fueron ejecutados sumariamente por la Guardia Nacional y otros, menos desafortunados, lograron salvar la vida, pero fueron condenados a largas penas de encarcelamiento--, dichos intentos si contribuyeron a transformar la situacion politica y estuvieron en resonancia con otros acontecimientos que remodelaron el contexto politico latino-americano. De hecho, no todos esos intentos fueron enfrentamientos circunscritos a la escena politica nicaraguense. Lo de Olama y Mollejones implico al presidente costarricense Jose Figueres, quien despues de haber apoyado a Castro en su lucha contra Batista, empezo a denunciar, a partir de marzo de 1959, su rechazo a construir instituciones democraticas y su voluntad de confrontacion a toda costa con Estados Unidos. Asimismo, si bien los cubanos no se privaron de apoyar a ciertos opositores a Somoza, este ultimo les pago con la misma moneda al ofrecer a los anticastristas apoyados por la CIA un puerto discreto--Puerto Cabezas, en la costa atlantica nicaraguense--para embarcarse con destino a Cuba. Por ultimo, el fracaso del desembarco anti-castrista en Playa Giron, Bahia de Cochinos, volvio a marcar un cambio en la politica de Estados Unidos vis a vis America Latina.

Por doquier prevalecia un poco la idea de que ya no era momento para la defensa del statu quo y el conservadurismo mojigato. Como lo enuncio Kennedy en su discurso de lanzamiento de la Alianza para el Progreso: "Ha llegado el momento de darle un nuevo sentido a (la) vocacion revolucionaria" de los padres de la independencia americana, tanto a los de Filadelfia como a los de Caracas. La carta constituyente de la Alianza menciona la necesidad de reformas agrarias integrales, de "remuneraciones equitativas" para los trabajadores, de un sindicalismo libre, asi como de reformas fiscales "para poder pedir mas a los que mas tienen". (14) Incluso el hijo de Somoza Garcia, Luis Somoza Debayle, y su sucesor a la presidencia de la republica, Rene Schik (1963-1967), harian eco a esas propuestas y practicarian una apertura politica real que permitiria que la organizacion de jovenes (Movilizacion Republicana) del Partido Socialista Nicaraguense adquiriera un estatus legal y que el Partido Social Cristiano se constituyera.

Si bien esta minima apertura politica permite, por un lado, pisarle los talones al naciente FSLN, a largo plazo tambien fragiliza el regimen y le abre paso a una juventud radicalizada y avida de una revolucion a imagen de la lograda en Cuba. De hecho, la participacion de Estados Unidos en la guerra de Vietnam (1962), despues el asesinato de Kennedy (1963) y, paralelamente, la aparicion de diferentes regimenes militares en America Latina despojaron rapidamente a la Alianza de una buena parte de su sustancia. Ademas, en el imaginario de la juventud nicaraguense, ciertas acciones de los gobiernos democratas cristianos apoyados por Estados Unidos, como la politica de Frei en Chile, tenian poco peso frente a su tolerancia hacia los militares golpistas, muy especialmente en el vecino Honduras, donde el presidente progresista Villeda Morales fue derrocado desde 1963. Por otra parte, la crisis de los misiles en Cuba (1962), luego la primera conferencia tricontinental de La Habana y, finalmente, el anuncio del asesinato de Guevara en Bolivia (1967), le concedieron un aura sin igual a Castro y a sus partidarios. Poco le importaba a la juventud nicaraguense que los cubanos hubieran volteado hacia la Union Sovietica, cuyo regimen no los entusiasmaba demasiado. Para muchos de ellos, los cubanos practicamente no tenian otra opcion ante las pretensiones estadounidenses. Tambien eran sensibles al hecho de que, durante la crisis de los misiles, los sovieticos los habian abandonado en parte, sacrificandolos a sus propios intereses estrategicos. Ademas, acaso Castro no habia apelado, a manera de ruptura con la linea de la "coexistencia pacifica", a "seguir el ejemplo del Che", un hombre que encarnaba una nueva figura del romanticismo revolucionario y cuyo martirio habia impactado a toda la juventud latinoamericana. Por otra parte, a pesar de las miles de dificultades, Cuba no solo habia realizado una reforma agraria sin precedentes en America Latina, sino tambien una campana de alfabetizacion reconocida por la UNESCO. Finalmente, muchos exaltaban el exito de Cuba en materia de salud publica. Y si la revolucion cubana habia experimentado ciertas dificultades, estas parecian deberse, ante todo, al "bloqueo imperialista". Mas aun, estas no eran sino pasajeras, pues estaban reconocidas por el regimen y estigmatizadas por Castro, quien apelaba publicamente a su rectificacion. (15)

Asi, a pesar de que el Frente Sandinista se habia estancado y tenia dificultades para reclutar militantes, por lo cual casi no lograba o no lograba constituir maquis, sus tesis seducian a una parte cada vez mas importante, tanto de la juventud escolarizada como del mundo intelectual. Las trayectorias de Ernesto Cardenal y de Carlos Mejia Godoy son emblematicas de esta situacion.

Ernesto Cardenal no solo es una punta de lanza de la poesia nicaraguense, sino tambien un sacerdote que en 1966 fundo una comunidad cristiana en la isla de Solentiname, en el Gran Lago de Nicaragua. Hasta finales de la decada de 1960, su poesia denunciaba la alienacion del mundo contemporaneo y participaba, ante todo, de una vena indigenista y anticolonial. Pensemos en su extraordinaria Oracion a Marilyn Monroe, donde convierte a la actriz en el emblema de la soledad, dentro de un mundo marcado por la alienacion a las imagenes publicitarias. Pensemos tambien en El estrecho dudoso, donde opone el Eden de la epoca precolombina a los estragos de la Conquista, luego a los de la modernizacion a ultranza y, finalmente, a los perjuicios del imperialismo de injerencia. Aunque el dirigente sandinista Ricardo Morales Aviles habia hecho suyas estas disposiciones, le reprochaba a Cardenal el hecho de preconizar de manera totalmente ilusoria una forma de escaparse del mundo--el repliegue a Solentiname--que "le hace el juego al imperialismo". Finalmente, lo exhorta a comprender que no tiene otra opcion mas que unirse e integrarse al "movimiento revolucionario organizado". (16) El viaje de Ernesto Cardenal a Cuba en 1970, el libro que sobre ese viaje escribe, En Cuba (1972), asi como la publicacion--en el mismo ano--del Canto Nacional dedicado al FSLN, son testimonio de su adhesion a las tesis del FSLN. (17) A partir de entonces, Morales Aviles celebra la aproximacion de Cardenal al sandinismo. Y, desde entonces, efectivamente, el poeta granadino denuncia el "formalismo" de las libertades burguesas y tiende un puente entre las aspiraciones cristianas y el proyecto comunista "Comunismo o reino de Dios en la tierra, que es lo mismo", el cual realiza racionalmente el ideal de la fraternidad y de la frugalidad cristianas. Subraya ademas que no hay "cambios pacificos [...] ni luchas sin choques violentos". Cardenal evoca tambien con admiracion, ya no a la persona misma de Sandino, sino su lucha y las de sus lugartenientes, Pedron Altamirano y Miguel Angel Ortez, todos ellos estigmatizados como los "Bandidos de las Segovias". De la misma manera, rinde un vibrante elogio a un ex seminarista, Leonel Rugama, poeta convertido en guerrillero, asesinado por la Guardia Nacional en enero de 1970 mientras rechazaba toda oferta de rendicion al grito de "Que se rinda tu madre". La dedicatoria del Canto al FSLN expresa bien el papel de organizador y de guia de las luchas populares sine qua non que desempena esta organizacion revolucionaria. (17, 18) Lo que conviene comprender es que el FSLN no solo sumo a un intelectual catolico de renombre, sino tambien a un hombre de Iglesia, con toda el aura que le aporta su estatus de sacerdote en un pais eminentemente catolico. Una autoridad tradicional le da su legitimidad a la accion revolucionaria, subrayando las convergencias entre cristianismo y marxismo. Este encuentro entre el sandinismo y el catolicismo, aunado a toda una fascinacion por las manifestaciones de la religiosidad popular, le van a dar un nuevo estatus a los martires del Frente. Ya sea que se trate de las primeras victimas de las tentativas de crear maquis rurales (como en Pancasan en 1967), o bien de los militantes urbanos, hasta entonces su aura habia sido puramente laica. Como lo escribio Morales Aviles, si bien "esos heroes hermanos ya no existen, su ejemplo y su recuerdo persisten. Viven en nosotros [...] como una particula luminosamente viva [...] quienes constituyen lo mejor de nosotros". Y es gracias a la imitacion del "ejemplo inmortal de nuestros heroes y la tradicion de lucha de nuestro pueblo" como seran destruidas "la camarilla somocista, la oligarquia y el imperialismo". La metafora toma prestado el lenguaje de la transustanciacion, pero lo laiciza exactamente como lo habia hecho un poco antes el fundador del FSLN, Carlos Fonseca Amador, en un texto memorable sobre el testamento del tiranicida Rigoberto Lopez Perez, el hombre que ejecuto a Anastasio Somoza Garcia en 1956. (19) Las ensenanzas de Maquiavelo, afirmaba, son superiores a las ensenanzas biblicas. Asimismo, Fonseca Amador nunca se habia privado de llamar a la venganza de los martires de la lucha contra Somoza; la sangre vertida apela a la venganza y funda una nueva legitimidad historica (Fonseca Amador, 1982: 254-266). La novedad de Ernesto Cardenal fue mezclar una forma de materialismo dialectico con un lenguaje cristiano que, al mismo tiempo que le volvia la espalda al laicismo del marxismo-leninismo de Carlos Fonseca Amador, le daba un aura religiosa.

El terremoto que destruyo Managua la noche del 23 de diciembre de 1972 acentuaria ese acercamiento entre algunos sectores de la Iglesia y el sandinismo. Esta catastrofe natural puso al descubierto las disfunciones del gobierno de Somoza y su rapacidad. No solo la Guardia Nacional se mostro incapaz de hacerle frente a la situacion de caos que reinaba en Managua, sino que la situacion empeoro cuando aparecio la ayuda internacional, pues desviaron grandes cantidades para los suyos. Por otra parte, la voluntad de Somoza y sus allegados de monopolizar para su provecho todos los beneficios previstos para la reconstruccion de la capital pone en su contra a toda una parte de la burguesia, con la cual habian coexistido hacia poco tiempo, gracias a los pactos politicos y a una situacion economica floreciente. De pronto, los simpatizantes del FSLN--en particular por la via del Frente Estudiantil Revolucionario (FER), cuyos lideres eran miembros del Frente y cuyas filas constituian una cantera para reclutar futuros militantes--podrian matar dos pajaros de un tiro. Denunciarian la quiebra del regimen y su corrupcion, pero tambien las ilusiones de aquellos que creian posible "reformar el sistema". En efecto, como creer que un regimen tan impudico como para tener la voluntad de hacer negocios al dia siguiente de una catastrofe tan dramatica podria reformarse. Mejor aun, toda una faccion de la jerarquia catolica empezo a denunciar la voracidad de Somoza y sus allegados, al igual que el escandalo moral que constituia la condicion de los mas desposeidos. (20)

En este contexto, el poema de Ernesto Cardenal, Oraculo sobre Managua, adquiere una singular resonancia. Al retomar muchos pasajes de los escritos de Leonel Rugama, celebra su anuncio de la proximidad del reino de Dios y compara esta llegada con la de "la celula seminal masculina (que) penetra el ovulo femenino". "Volver concreto el reino de Dios. Es una ley establecida por la naturaleza". La clandestinidad equivale a las catacumbas; el revolucionario es, segun el adagio de Rugama, "un santo militante"; el celibato, la Sierra Maestra cubana; la larga marcha china y los sufrimientos del Che en Bolivia son algunos de los tantos sacrificios; el pueblo es como una masa que fermenta. "La Iglesia del futuro sera solamente aquella de los revolucionarios. Un hombre nuevo [...] un tiempo nuevo [...] una tierra nueva [...] una ciudad sin clases (sociales) [...] una ciudad libre en donde Dios es todos". Y fue tras esta catastrofe natural cuando numerosos jovenes catolicos, que ya estaban involucrados en las actividades del FER, integraron el FSLN. Al igual que Ernesto Cardenal, algunos de ellos provenian de las familias conservadoras, a veces de los medios mas acomodados. Asi, le dan un aura de respetabilidad al FSLN y tienden un puente entre la nebulosa de los conservadores, quienes habian participado en los intentos de represion en la decada de 1960, y el FSLN.

Este nuevo espiritu de la epoca, hecho de una mezcla de sed de apertura politica, de justicia social y de criticas cada vez mas virulentas al papel de Estados Unidos al lado de los Somoza, asi como de un distanciamiento de la Iglesia con el gobierno de Anastasio Somoza Garcia, tambien se hizo perceptible a traves del exito obtenido por cantantes como Carlos Mejia Godoy, su hermano Luis y su grupo, la Palacaguina. Carlos Mejia Godoy, quien participara durante un tiempo en la experiencia de Solentiname, es un autor particularmente prolijo que se aproxima a registros musicales muy diversos. Es a la vez autor de musica religiosa, como la "Misa campesina" o el "Cristo de Palacaguina", y de canciones contestatarias o satiricas. Todas sus piezas, admirablemente compuestas y muy sutilmente basadas tanto en las tradiciones de la musica popular nicaraguense como en la tradicion poetica nicaraguense, ponen por delante la necesidad de una comunion con los pobres y los oprimidos, y ridiculizan a Somoza y las conductas de una burguesia avida de americanizacion. Muchas de ellas son canciones de gesta a la gloria de heroes populares: los obreros de Managua, las vendedoras ambulantes o, incluso, odas a los militantes del Frente asesinados por la Guardia Nacional; viene a la mente, desde luego, la extraordinaria Venancia.

5. Los reajustes de la escena politica nicaraguense

Los siete anos que separan el terremoto de la victoria de la revolucion del 19 de julio de 1979 son una fase paradojica. El regimen, vuelto impopular por la manera en que le hizo frente al terremoto, tambien se volvio blanco de una protesta creciente de los sectores empresariales que padecian la degradacion de la situacion economica, a consecuencia de una desconfianza de los inversionistas extranjeros. La oposicion politica y sindical, reagrupada en 1974 en el seno de una Union Democratica de Liberacion (Udel), comenzo a levantar el vuelo en un contexto aun mas favorable debido a que sus proyectos estaban acordes con la politica sobre derechos humanos inaugurada por Jimmy Carter en 1977. Los proyectos de la Udel, los cuales reciben el apoyo de la Iglesia y de los sectores empresariales del Consejo Superior de la Iniciativa Privada (Cosip), se muestran aun mas creibles por el hecho de que, en julio de 1977, Somoza es victima de un infarto que lo deja fuera del juego politico durante mas de un mes. (21) A pesar del exito de su toma de rehenes (1974) en la casa de un ministro de Somoza, el Frente Sandinista se encontraba paralizado por su division en dos facciones rivales, (22) y fue victima de la represion que el regimen desencadeno tras la toma de rehenes, con la proclamacion de la ley marcial. Muchos de sus activistas fueron encarcelados, a menudo en condiciones terribles, como fue el caso de Tomas Borge, y a otros los mataron, como a su fundador Carlos Fonseca Amador. Finalmente, las zonas rurales de las montanas centrales del pais, en donde sus pocas decenas de guerrilleros se mantenian mal que bien, fueron rasuradas por la Guardia, la cual habia emprendido una campana de terror contra los campesinos que podian apoyarlos.

Asi, la nueva coyuntura politica que vive el pais favorece los proyectos de la Udel y relega a segundo plano la idea de una revolucion a imagen de aquella anhelada por el FSLN. En respuesta a este contexto, aparece una nueva faccion al interior del Frente, la tendencia llamada "insurreccional" o tercerista. Su manifiesto (mayo de 1977) reivindica, claramente, el marxismo-leninismo y define una estrategia militar de confrontacion sistematica con el regimen, a traves de la multiplicacion de choques violentos, los cuales deberan desencadenar, finalmente, insurrecciones populares. Sin embargo, este manifiesto tambien invita a la instauracion de una alianza lo mas amplia posible con el conjunto de las fuerzas antisomocistas, decision que conduce a los terceristas a entrar en contacto con dos veteranos de las acciones armadas sostenidas anteriormente o paralelamente a la del FSLN: Fernando ("El Negro") Chamorro, proveniente de las filas de los clanes conservadores; y Eden Pastora, vinculado a los veteranos Alejandro y Harold Martinez y a uno de los ultimos generales de Sandino, Ramon Raudales. No contentos con forjar estas alianzas militares y con formular esta propuesta de unidad que pretende hacer frente a la de la Udel, los dirigentes terceristas le encargan a Sergio Ramirez, un joven escritor nicaraguense que trabaja en la Universidad de Costa Rica, crear un grupo de personalidades independientes, el Grupo de los 12, en el cual tendrian un puesto tanto hombres de negocios como hombres de Iglesia, entre ellos Ernesto Cardenal y su hermano Fernando, llamados a convertirse en los portavoces del FSLN y en el embrion de un futuro gobierno de transicion (agosto de 1977). (23)

A pesar de este aggiornamento de los terceristas, los acontecimientos ocurridos a lo largo del ano 1977 trajeron consigo el fortalecimiento de la Udel. Pedro Joaquin Chamorro consiguio que se admitiera su rechazo a los pactos con Somoza en ciertos sectores de la esfera conservadora, y el y los otros lideres de la Udel impusieron su vision de la necesidad de la salida de Somoza, de una necesaria reforma radical de las fuerzas armadas, hasta entonces al servicio y bajo las ordenes de la dinastia Somoza, y de la construccion de un regimen democratico respetuoso de las libertades publicas. Las opciones politicas de la Udel, ademas, son tomadas en consideracion por el nuevo embajador de Estados Unidos enviado a Managua por iniciativa de Jimmy Carter. Las multiples acciones militares lanzadas por los terceristas a partir de octubre no fueron simplemente acciones contra el regimen de Somoza, sino tambien intentos para que se admitiera a sus representantes junto con aquellos de la Udel. (24)

En enero de 1978, el asesinato de Pedro Joaquin Chamorro no solo marco un punto de inflexion en el debilitamiento del regimen somocista, sino que reconfiguro el contexto politico a favor de la accion armada. En efecto, un asesinato de esta naturaleza, que de inmediato le fue atribuido a Somoza, dejo muy claro que, in fine, este ultimo no entendia mas que el lenguaje de la fuerza y que el y sus partidarios estaban dispuestos a eliminar hasta a sus opositores mas respetables. A partir de entonces, la Udel, los empresarios del COSIP y los sandinistas y sus partidarios rivalizarian en las demostraciones de fuerza contra el regimen. Todos consideraban que Somoza debia abandonar el poder a la brevedad posible.

Este fortalecimiento de la oposicion se vio favorecido por el apoyo que encontro en gobiernos latinoamericanos tradicionalmente hostiles a Somoza, los cuales adquirieron peso en el juego politico de los paises del istmo: Venezuela, Mexico y dos paises centroamericanos cuyas elites politicas, cada una por sus propias razones, buscaban favorecer la expulsion de Somoza: Costa Rica y Panama. Finalmente, la oposicion conto con la voluntad del presidente Carter de ponerle fin al apoyo incondicional de Estados Unidos a los regimenes autoritarios latinoamericanos, en nombre de intereses estrategicos comunes en la lucha contra el mundo sovietico. A partir de entonces, el FSLN ya no apareceria mas como un partido revolucionario que promovia una revolucion de tipo castrista, sino como una organizacion revolucionaria de un nuevo tipo, que era portadora de las reivindicaciones de una juventud en plena revuelta contra una dictadura oprobiosa. (25)

6. La entrada de la juventud y del FSLN en la escena politica

Tres procesos van a entrar en resonancia para permitir la transformacion de la imagen del Frente: la multiplicacion de los disturbios urbanos organizados porjovenes--"los muchachos"--, al principio poco o nada vinculados a los miembros del FSLN; la capacidad del FSLN de encuadrar a sus agitadores y de integrarlos a una estructura politico-militar compuesta por distintos frentes de guerra que amalgama "milicias" y columnas de guerrilleros que son otros elementos mas de un ejercito sandinista en gestacion; y, por ultimo, el lenguaje de la Iglesia que muy pronto afirmo que el empleo de la violencia puede estar justificado "en ultima instancia para luchar contra la injusticia" y que no dejaria de hacer proclamaciones en ese sentido tras los actos de violencia cometidos por la Guardia Nacional durante sus enfrentamientos con la poblacion y los guerrilleros del FSLN.

a) Monimbo

El primer episodio de esta convergencia entre procesos, en un principio autonomos y a veces antagonicos, fue el levantamiento de Monimbo, la aldea de artesanos de Masaya. Al termino de la huelga general de casi un mes, convocada por la Udel y el COSIP para protestar por el asesinato de Pedro Joaquin Chamorro, y en visperas de la misa de los treinta dias en memoria de este ultimo, el obispo de Managua, monsenor Obando, publico una carta pastoral en la que afirmaba como legitimo, en ultima instancia, el empleo de la fuerza para combatir la injusticia. Al dia siguiente, 2 000 personas se reunieron en la iglesia de San Sebastian de Monimbo para escuchar una misa en honor del ex director de La Prensa y, a partir de ese momento, las manifestaciones en las inmediaciones de la iglesia se multiplicaron. A lo largo de esos dias, la Guardia Nacional se enfrento violentamente a los manifestantes, intentando dispersarlos con gases lacrimogenos. Las protestas iban en aumento. Diez dias despues, mujeres y colegiales que habian llegado para asistir a otra misa en memoria de Pedro Joaquin Chamorro fueron dispersados brutalmente una vez mas. Los habitantes del lugar, que en su gran mayoria eran o bien artificieros especializados en la fabricacion de luces de Bengala y petardos, o bien miembros de sus familias, protestaron toda la noche contra esos actos violentos. No se contentaron con un disturbio de algunas horas, sino que levantaron barricadas en las calles que rodean el barrio. Luego, utilizaron granadas y bombas caseras como armas de pequeno calibre para defender el perimetro que habian fortificado. No contentos con haber hecho suyas las calles, los insurgentes atacaron durante los dias siguientes las casas de los somocistas conocidos como tales, a los "esbirros"--miembros del Partido Liberal Nacional o soldados de la Guardia Nacional--y a las posibles "orejas" del regimen, asi como los puestos de la Guardia Nacional que estaban dentro del perimetro de su zona de barricadas. Enardecidos por sus primeros exitos, no dudan en practicar una justicia sumaria contra todos aquellos conocidos como colaboradores de la Guardia o sospechosos de servir como informantes. Si bien algunos de los jovenes que participaron en esta revuelta podian ser simpatizantes del FSLN, ninguno de ellos estaba vinculado en ese momento con la organizacion. De hecho, el punado de guerrilleros del Frente que los terceristas enviaron unos dias despues al lugar para reforzar a los insurgentes estuvo a punto de ser linchado, pues en un principio los insurgentes los confundieron con !espias de la Guardia Nacional! Despues de varios bombardeos aereos en los que la Guardia Nacional practicamente no hizo distinciones entre poblaciones civiles e insurgentes, el 26 y el 27, unos 600 guardias cercaron Monimbo y lanzaron un contraataque sumamente brutal. Cientos de personas resultaron heridas y alrededor de cincuenta insurgentes fueron asesinados.

El levantamiento fue indiscutiblemente espontaneo y daba cuenta de la explosion provocada por un arrebato de ira contra el regimen y su brutalidad. Sin embargo, no se trato de un simple disturbio. El levantamiento hizo eco de las acciones armadas dirigidas por los terceristas el 2 y el 3 de febrero en Granada y en Rivas, tras la huelga general convocada por la Udel y el patronato, en la cual ellos no habian querido participar debido a que no tenian interes alguno en involucrarse en un proceso en el que la burguesia estaba en situacion de hegemonia. Al final, y probablemente esto fue lo mas importante, el levantamiento no se llevo a cabo hasta despues de escuchar el mensaje de monsenor Obando, quien con sus palabras de cierta manera legitimo las acciones armadas de los sandinistas y autorizo otras venideras. (26)

b) La toma del Palacio Nacional

El segundo episodio de este proceso seria la espectacular toma de rehenes efectuada por los terceristas en el Palacio Nacional el 22 de agosto de 1978, "la operacion pocilga", como la bautizo el responsable militar de la operacion, Eden Pastora. El comando sandinista mantuvo en vilo al pais debido a su audacia y su sangre fria. Consiguio que se liberara a mas de 80 presos politicos, entre ellos Tomas Borge, uno de los fundadores del FSLN, y Fernando --el Negro--Chamorro, detenido tras un atentado fallido contra Somoza. Ademas, obtuvo un rescate de medio millon de dolares, la publicacion de los comunicados del FSLN en diferentes medios de comunicacion del pais y su lectura en las ondas radiales. Esta accion, llena de bravura, impuso una nueva imagen del Frente Sandinista. El comando se valio de un lenguaje muy innovador. Antes de dirigirse al aeropuerto--y en presencia de los numerosos empleados publicos que permanecieron en el Palacio a lo largo de la toma de rehenes--, la responsable politica del comando, Dora Maria Tellez, descolgo la bandera nicaraguense que adornaba el gran salon del Palacio Nacional, se la confio a Pastora y le encomendo devolversela al pais cuando este hubiera sido liberado de la tirania. Este ultimo respondio reivindicando a Sandino y a Ruben Dario, mientras lanzaba el eslogan del Frente: "Patria libre o morir". Si bien la continuacion de la arenga de Dora Maria Tellez fue mas clasica y se centro en reivindicaciones economicas, en el derecho de los trabajadores a un sindicalismo libre y en la necesidad de "erradicar el analfabetismo" y de contar con "salud para todos", tambien sigue prometiendo "libertades absolutas", gracias al triunfo de una insurreccion que conduciria a la instauracion de un "gobierno democratico-popular". Paralelamente, al descubrirse y darse a conocer antes de abordar el avion que conduciria al comando y a los rehenes liberados hacia Panama y Venezuela, Eden Pastora le dio un rostro completamente nuevo al Frente. Su estilo garibaldiano estaba indiscutiblemente desfasado con los discursos pasados de los terceristas, como los de los hermanos Ortega y, mas aun, los de los responsables de las otras dos tendencias del FSLN. Por otro lado, la partida del comando y de los prisioneros liberados hacia Panama y Venezuela, asi como el hecho de que los embajadores de Costa Rica y de Panama en Managua los hubieran acompanado al aeropuerto, rompio con la imagen de los revolucionarios que no pueden encontrar asilo mas que en Cuba y les confirio un aura nacionalista y democratica. De hecho, Torrijos acababa de negociar con Carter la devolucion de la zona del canal a la soberania panamena. Ademas, en un subcontinente donde dominaban los regimenes autoritarios, Costa Rica y Venezuela no solamente eran paises democraticos, sino que ademas eran gobernados por presidentes emergidos de las filas de la socialdemocracia. El papel de mediador de Monsenor Obando, y de los otros obispos que acompanaron al comando hasta el aeropuerto, tambien les otorgo una indiscutible respetabilidad. La prensa que cubrio el acontecimiento multiplico las imagenes que mostraban a un monsenor Obando lleno de simpatia por los insurgentes y los prisioneros liberados. Por ultimo, el gesto de Pastora al entregar solemnemente ante los parlamentarios venezolanos la bandera nicaraguense al presidente Carlos Andres Perez "en deposito hasta que el pais sea liberado", pule esa imagen de la aparicion de una corriente nacionalista y socialdemocrata en las filas del FSLN. A partir de entonces, los terceristas se imponen como los representantes de una "tercera via" no alineada. (27)

c) La insurreccion de septiembre

El tercer episodio de este proceso fue la insurreccion de septiembre, la cual se lanzo al terminar la huelga general organizada el 26 de agosto por la oposicion civica, tras la partida del comando tercerista y de los prisioneros liberados. Esta huelga no solo fue un exito, sino que ademas se tradujo en intentos de insurreccion, en particular en Matagalpa, donde algunos "muchachos" construyeron barricadas y donde, gracias a la ayuda de militantes sandinistas que llegaron para servir de refuerzos, pudieron resistir durante varios dias a los embates de la Guardia, antes de replegarse ordenadamente bajo la direccion de los guerrilleros del FSLN. En un contexto en el que la juventud parecia cada dia mas decidida a pelear y a lanzarse a insurrecciones espontaneas, los terceristas convocaron a una "ofensiva general" para el 9 de septiembre. Su idea consistia en que los ataques simultaneos en diferentes puntos del pais pudieran expandirse y que entonces se volviera absolutamente necesario dirigir esas insurrecciones espontaneas, como las de Matagalpa y de Monimbo, las cuales a su parecer podrian multiplicarse. Desde su perspectiva, sin coordinacion ni direccion, estas insurrecciones estarian condenadas al fracaso y solo se revalorarian las estrategias electoralistas de la Udel o, incluso, se le volveria a dar ventaja a Somoza. Unas cuantas decenas de guerrilleros (150), divididos en diferentes unidades, atacaron simultaneamente puestos de la Guardia Nacional en Managua, Masaya, Leon, Chinandega y Esteli, mientras que un grupo de 150 guerrilleros llegados de Costa Rica y comandados por Pastora atacaron dos veces, sin exito, el puesto fronterizo de Penas Blancas. Si bien la ofensiva tambien se quedo corta en Managua, los guerrilleros que estuvieron apoyados por grupos de milicianos, se apoderaron de Masaya, Leon, Chinandega y Esteli. A los guerrilleros y a los milicianos muy pronto se les unieron decenas de jovenes que los apoyaron en sus combates para defender los perimetros que habian fortificado. En Masaya, los insurgentes resistirian hasta el 11 de septiembre. En Leon, los insurgentes combatieron hasta el 18 de septiembre, fecha en la cual se replegaron. En Chinandega los combates duraron cuatro dias. Todos estos combates fueron muy costosos para la Guardia, que en cada ocasion perdia varias decenas de hombres. En cambio, los guerrilleros sandinistas consiguieron replegarse ordenadamente con muy pocas perdidas al final y con muchas armas de guerra arrebatadas a los guardias nacionales. Finalmente, vuelven a irse con nuevos refuerzos: "milicianos" que hasta entonces habian sido simples colaboradores del Frente y tambien muchos jovenes que, como los primeros, habian participado en los combates y se esperaban lo peor si eran capturados por la Guardia. Asi, varias centenas de jovenes se replegaron con los sandinistas en Leon; y no eran menos de 150 en Esteli (Rivera y Ramirez, 1989; Mack Chang, 1995; Jaheny, 2005: 87). En cambio, los bombardeos aereos durante la insurreccion, la recuperacion de las ciudades y las operaciones de "limpieza" por parte de la Guardia se mostrarian extremadamente mortiferos para la poblacion civil. Se ha hablado de cientos de muertos y heridos, (28) muy en particular entre los jovenes sospechosos de haber participado en los acontecimientos, que la mayoria de las veces fueron ejecutados sumariamente. (29)

Para el conjunto de los actores politicos nicaraguenses, estas insurrecciones son experiencias de un nuevo tipo de poder basado en una simbiosis entre los "muchachos", los sectores populares y los combatientes sandinistas. Durante varios dias, los participantes en la insurreccion mantuvieron a raya a la Guardia Nacional y fueron capaces de eliminar de las zonas bajo su control a las personas identificadas como cercanas a la Guardia o al Partido Liberal Nacionalista. Los ataques lanzados por los guerrilleros fueron aun mas populares debido a que integraron a los combatientes improvisados en sus unidades, constituyendo asi milicias en las cuales los "muchachos" fueron encuadrados y se reconocio el poder de algunos lideres surgidos en el fuego de la accion. Toda una juventud marginal, y a menudo muy maltratada por la Guardia, encontro ahi una especie de nueva dignidad y cobro venganza al asesinar a los somocistas, al igual que durante los combates o durante algunos pillajes mas o menos tolerados. Esos actos con frecuencia fueron cometidos espontaneamente y la unica tarea de los sandinistas fue dirigirlos para evitar desbordamientos y asesinatos de inocentes, cosa que nunca llegarian a hacer. Por ultimo, la crueldad de la Guardia en sus contraataques, la capacidad de su aviacion de no preocuparse demasiado por saber si estaban provocando o no victimas civiles y las ejecuciones sumarias contra los jovenes, terminaron por desacreditar al regimen. El rechazo era aun mas rotundo por el hecho de que la Guardia estuviera vinculada a la persona del dictador y porque su hijo fuera el comandante en jefe de su cuerpo de elite, la Escuela de Infanteria (EEBI), que desempeno un papel central en la represion de las insurrecciones de septiembre. Finalmente, las amenazas de excomunion lanzadas contra la Guardia Nacional por monsenor Obando, el 13 de septiembre; de modo que si esta persistia en la brutalidad que la caracterizo durante la recuperacion de las ciudades insurgentes, no solo le estaria dando el ultimo remate al descredito del regimen, sino que le estaria dando una nueva legitimidad a los insurgentes y a sus dirigentes sandinistas.

7. La simbiosis del Frente y de los "muchachos"

Tras la toma del Palacio Nacional y la ofensiva de septiembre, el Frente recibio un apoyo financiero y militar muy importante de Venezuela, Panama, Costa Rica e in fine de Cuba. Gracias a este apoyo, que se estima fue de cientos de miles de dolares, (30) los terceristas organizaron todo un sistema de trafico de armas con destino a los frentes internos, tanto por via terrestre como por via aerea, privilegiando, desde luego, a los grupos que tenian bajo su control. Bajo la direccion de Eden Pastora, los grupos guerrilleros que multiplicaron las incursiones desde las bases situadas en Costa Rica--el Frente Sur Benjamin Zeledon (FSBZ)--se convirtieron en el embrion de un ejercito abastecido de artilleria, recursos antiaereos, asi como de un servicio de salud e inteligencia.

Desde entonces, una dinamica totalmente desconocida en la escena politica nicaraguense vio la luz. Los observadores subrayaron, con justa razon, el desorden que imperaba al interior del FSLN debido a las luchas de facciones y a sus rivalidades, muy especialmente entre la GPP y los terceristas, ya que los proletarios eran muy poco numerosos. (31) El Frente, que pretendia ser una organizacion disciplinada y estrictamente jerarquizada, que formaba minuciosamente a sus militantes y a sus cuadros (primero politica y luego militarmente), vio como se invirtieron sus prioridades. Muchos jovenes habian huido de las ciudades de la insurreccion de septiembre al lado de los combatientes sandinistas, pero la mayoria de ellos no contaba con formacion politica alguna. De hecho, muchos no tenian ningun vinculo con los movimientos estudiantiles o con las comunidades cristianas en donde los sandinistas contaban con numerosos albergues. Sin embargo, estos nuevos voluntarios tenian la voluntad de pelear y a menudo se habian mostrado muy valientes y muy habiles en los combates improvisados de septiembre. Habian sido capaces de recuperar, primero, armas ligeras, como .22-LR o escopetas y revolveres antiguos; luego, armas largas, para lo cual tuvieron que matar a los guardias nacionales. Eran tanto individuos aislados como pequenos grupos de cuatro, cinco o diez personas con jefes improvisados. Tenian la voluntad de proseguir el combate y querian colaborar con los sandinistas e integrarse a sus filas. Su grado de integracion les permitio ganar dignidad, adquirir otras armas y coordinar mejor sus acciones. Sin embargo, no estaban listos para aceptar toda la disciplina ideologica, por momentos muy pesada, de ciertos responsables sandinistas. De pronto, debido a la division del Frente en tendencias rivales, con frecuencia se encontraban en posicion de poder negociar, en los hechos, sus adhesiones.

La estrategia de los terceristas, de darles un buen recibimiento en tanto demostraran ser buenos combatientes, provocaria descontento y conduciria a comentarios furibundos de algunos responsables de las otras tendencias, en los cuales los tachaban de aventurismo y militarismo. No obstante, los autores de esos comentarios muy pronto tuvieron que resignarse y aceptar esa realidad. Incluso, algunos de sus militantes eligieron pasarse a las filas de los terceristas u obligaron a sus responsables politicos a admitir en sus filas a esos nuevos combatientes y, por consiguiente, a trabajar desde entonces en buenos terminos con los terceristas.

Esas rivalidades entre facciones se acompanaban de un juego de emulacion entre los combatientes que aspiraban a convertirse en elementos integrados a las unidades militares del Frente. Algunos de ellos fueron incorporados en los grupos mejor armados del FSLN y, algunas veces, incluso tuvieron cabida en unidades de choque mas moviles y aun mas prestigiosas, mientras que otros "muchachos" quedaron relegados a esas fuerzas complementarias llamadas milicias. (32)

El caso de Charrasca en Leon es emblematico de esos procesos. Originario de un barrio popular, Charrasca era el jefe de una pequena pandilla de jovenes conocidos por sus hurtos y sus peleas. Por este hecho tuvieron muchos altercados con la Guardia y tenian la inquietud de vengarse de esta. El y los miembros de su pandilla participaron en los combates de septiembre. Fue rescatado por los terceristas cuando los militantes de la GPP se aprestaban a pasarlo por las armas. En pocos meses, Charrasca, que era un guerrillero audaz y capaz de conducir con exito a sus hombres en los ataques sorpresa mas dificiles, se convirtio en miembro del Estado Mayor de los terceristas en Leon. De hecho, fue encarcelado algunos dias--por ordenes de Dora Maria Tellez--en visperas de la insurreccion final, a causa de sus insubordinaciones recurrentes y de los peligros que hacia correr a sus hombres al no respetar las consignas del Estado Mayor, pero fue puesto en libertad poco despues. Si bien los ascensos politico-militares tan veloces como el de Charrasca eran raros, se pudieron presenciar promociones muy rapidas de muchos guerrilleros y de combatientes improvisados, sin mas experiencia politica que su participacion en los combates de septiembre. Los primeros fueron promovidos a un estatus de nuevos cuadros, como responsables de escuadras tacticas de combate--la unidad de base de las columnas sandinistas--o, algunas veces, como responsables de una unidad tactica de formacion que reagrupaba a varias unidades de base y, mas ocasionalmente, como jefes de columna. Los segundos fueron integrados a estas unidades como combatientes de base. Cada una de estas promociones les aseguraba mejores armas, mejor comida y, a menudo, mejores oportunidades de sobrevivir durante los combates con la Guardia. De aqui se derivaba toda una emulacion entre los "muchachos" que aceptaban pasar por aprendices de bajo rango, tanto politicos como militares, para integrarse a las unidades militares del FSLN. (33)

De manera analoga a esta afluencia de los "muchachos" en las filas del FSLN, se dio el fortalecimiento de los terceristas, asi como de algunos de sus comandantes de tropa. Todos se convirtieron en puntos de paso obligados para decidir el futuro del pais, tanto en relacion con otras tendencias del FSLN como en relacion con otros componentes de la oposicion nicaraguense y, finalmente, en relacion con sus aliados internacionales. A pesar de que Humberto Ortega habia tenido dificultades para lograr que se reconociera la validez de sus tesis insurreccionales ante la GPP y los proletarios, estas se convirtieron en la unica estrategia posible, en vista del debilitamiento constante del poder de Somoza, causado por las movilizaciones de la oposicion y por la busqueda estadounidense de una solucion alterna en la que Somoza y su familia fueran apartados, pero en la cual los sandinistas no participaran dentro del gobierno de transicion. Gracias a los recursos materiales y a las facilidades que les ofrecen los gobiernos venezolano, costarricense, panameno y mexicano, los terceristas van a poder persuadir a los cubanos de tomarlos en serio. Y la instauracion, en febrero de 1979 y a iniciativa de Castro, de una direccion comun para el Frente, la Direccion Nacional (DN), tambien va a jugar a favor de los terceristas. Al admitir que los proletarios excluidos del FSLN por Tomas Borge fueran reintegrados en igualdad de circunstancias que las demas tendencias presentes en esta nueva direccion, los terceristas se empoderaron ante la GPP, gracias a esta alianza tactica con los proletarios, quienes ahora les deben su readmision en el Frente y en su organo dirigente.

Este empoderamiento del FSLN, y en su interior de los terceristas, estuvo acompanado de la capacidad de estos ultimos para imponer, en lo sucesivo, tanto una nueva imagen de ellos mismos como su proyecto politico. Nada es mas elocuente a este respecto que la pelicula de propaganda que filmaron a finales de 1978 en Costa Rica: "Patria libre o morir". Al mismo tiempo, la pelicula reorganiza la vision de la historia de Nicaragua en la cual el Frente inscribe su historia y justifica su accion politico-militar pasada y, finalmente, provee una imagen del futuro al que conducira la lucha armada, en completa ruptura con la imagen que prevalecia hasta hacia poco tiempo.

Si bien este filme evidentemente reune las luchas del presente con los combates de Sandino y con los primeros maquis del Frente, por el contrario busca disimular el marxismo-leninismo de las decadas de 1960 y 1970. Asi, el filme cede el lugar al llamado a las reformas concretas: el derecho de los trabajadores a sindicalizarse, la reforma agraria, la lucha contra el analfabetismo. Asi como les da un lugar a los dirigentes historicos del tercerismo, Daniel y Humberto Ortega y Tirado Lopez, tambien se pone en alto a Eden Pastora. De hecho, se presencia su entronizacion como comandante en jefe de la armada sandinista. Le corresponde a Pastora justificar, en un nuevo lenguaje, la lucha armada. Segun sus palabras, Somoza, el "ultimo marine de Estados Unidos", no comprende que solo el lenguaje de la fuerza y la insurreccion armada pueden vencer. El Comandante Cero afirma, para concluir, que el ejercito sandinista que esta formando es el lugar de un "pluralismo ideologico". La pelicula "Patria libre o morir" hace enfasis, ante todo, en la barbarie del regimen de Somoza; no era momento para denunciar la explotacion capitalista. Se toman como prueba de la barbarie del regimen las imagenes del asesinato de Pedro Joaquin Chamorro y de su cuerpo acribillado por las balas; aquellas del bombardeo de las poblaciones civiles y, luego, las de su huida durante la represion de la insurreccion de septiembre. El director construye su argumento alternando esas imagenes de una poblacion martirizada con las de un Somoza perorando en television y legitimando el uso de la fuerza en nombre de la "defensa del orden constitucional". Esas imagenes se complementan con el interrogatorio de un guardia que detalla las torturas infligidas a los prisioneros y el relato de las ejecuciones sumarias.

La ultima parte del filme honra al Frente Sur Benjamin Zeledon (FSBZ). Esas ultimas imagenes colocan a la vez la imagen de un FSLN que moviliza a la juventud para liberar el pais de una tirania sanguinaria, pero tambien la de un combate contra Somoza, que no es solo una lucha contra la tirania, sino una lucha que cumple con los designios de Dios, una lucha conforme a las ensenanzas del cristianismo. Las entrevistas con algunos guerrilleros y algunos cuadros, entre ellos un sacerdote espanol, Uriel Molina, dejan ver un melting-pot social en el que los jovenes provenientes de buenas familias nicaraguenses se codean con aquellos provenientes de las familias populares, quienes constituian la mayor parte de este ejercito en gestacion. Muchas imagenes que ponen en escena a una juventud que vive en una mezcla de alegria, fraternidad e idealismo su participacion en una guerra de liberacion nacional. Finalmente, un largo pasaje consagrado a una misa en la que ofician varios sacerdotes, entre ellos Ernesto Cardenal; una misa que termina en una escena de comunion. Durante la misa, Ernesto Cardenal y los demas sacerdotes afirman muy claramente, en sus dialogos con los guerrilleros, que los combatientes del FSLN siguen el ejemplo de Cristo al dar su sangre por el pais y que "Jesus es el pueblo por el cual luchan los revolucionarios". Y todos concluyen que los participantes en esta misa "son una union de verdad, una union de fe, en comunion con un Jesus historico".

De este modo, se entiende como y en que medida, durante los ultimos meses del regimen de Somoza y en visperas de lo que en realidad serian las semanas de la ofensiva final contra el regimen--los combates comenzaron a finales de mayo y finalizarian el 19 de julio--, el Frente se construyo una imagen radicalmente distinta de aquella que habia prevalecido en la decada de 1960 y en la mayor parte de la decada de 1970. Hacia poco tiempo, el Frente era una organizacion armada de vanguardia que queria construir un mundo liberado de la explotacion capitalista, a imagen de la Cuba castrista. Cualesquiera que fueren sus pretensiones al encarnar una vanguardia revolucionaria, el Frente estaba ampliamente desprendido de los sectores populares y solo estaba constituido por un punado de guerrilleros: algunas decenas en la decada de 1960 y, como maximo, de 100 a 200 personas a mediados de 1977. Sus intelectuales hacian escarnio, en Ventana y en otras publicaciones, del cristianismo integralista de Fernando Cardenal y sus llamamientos al retiro en comunidades cristianas como aquellas fundadas en Solentiname. A partir de entonces, el Frente se convirtio en el simbolo de la lucha de miles de "muchachos", y poco importa que sus cuadros a menudo fueran guerrilleros algo mayores o que, a traves del FSBZ, algunos oficiales cubanos y panamenos, comunistas costarricenses y una brigada de latinoamericanos hayan llegado a dar su apoyo a los combatientes. (34) El Frente es un nuevo ejercito levantado contra el poder de Somoza y de sus preterianos, a imagen de aquel de Sandino: el Ejercito de Defensa de la Soberania Nacional, en guerra contra los marines estadounidenses. Asi como Sandino y sus hombres no habian tenido otra salida mas que tomar las armas para expulsar a los marines, los sandinistas no tuvieron otro modo de lucha posible mas que la insurreccion armada para poner fin a los abusos de la Guardia Nacional y del ultimo de los Somoza. Finalmente, los explotados le cedieron el lugar a un pueblo martirizado en el que el cuerpo acribillado a balazos de Pedro Joaquin Chamorro se yuxtapone al de los martires de las insurrecciones de septiembre. El marxismo-leninismo se eclipso en favor del discurso de la comunion de los oprimidos y de una lucha revolucionaria que realizaba en la tierra las ensenanzas de Cristo. La verdad de su mensaje ya no residia en las ensenanzas de la ciencia del materialismo historico, sino en el discurso de la revelacion. La guerra de clases le cedio el paso a una cruzada de la juventud contra la tirania.

Probablemente no haya que convertir este vuelco de las representaciones en la nueva y ultima explicacion causal de la derrota de Somoza y del incremento en la fuerza del FSLN. Sin embargo, toda la cascada de acontecimientos que conduciria a estos vuelcos--el aislamiento creciente de Somoza en la escena internacional, es decir, su expulsion de la OEA; luego el abandono de Estados Unidos; y paralelamente la capacidad del FSLN para lograr un acuerdo con opositores provenientes de las filas de los conservadores, como Violeta Barrios, la viuda de Pedro Joaquin Chamorro, del mundo de los negocios, y Alfonso Robelo, del mundo sindical, con el fin de formar un gobierno de transicion que apelaba a una politica de no alineacion, de economia mixta y de pluralismo politico--resulta incomprensible si no se toma en cuenta esta mutacion.

8. La insurreccion final y la instauracion de la hegemonia sandinista

Los diez meses que transcurrieron desde la insurreccion de septiembre de 1978 hasta la derrota de Somoza no solo se caracterizan por la erosion creciente de su poder, tanto a nivel nacional como internacional, sino tambien por la capacidad del Frente de convertirse en el actor dominante del proceso revolucionario. Se sabe que la cronologia de este periodo esta marcada por una multiplicacion de las acciones de todo tipo, realizadas por los distintos grupos de opositores; opositores que ademas van viento en popa debido a que en la escena internacional Somoza vive un aislamiento creciente. En febrero de 1979, Estados Unidos le retira su ayuda; en mayo, la asamblea de la OEA lo conmina a dimitir; algunos dias despues, Mexico rompe relaciones diplomaticas con Nicaragua; y, finalmente, en las semanas siguientes otros paises latinoamericanos hacen lo mismo. Estos cambios en la escena internacional impulsan al Frente a llamar a la ofensiva final para los ultimos dias de mayo; y a principios de junio, la Iglesia legitima la via armada. Asi, monsenor Obando declara en el diario espanol El Pais que "la insurreccion tiene una legitimidad historica, cualesquiera que sean sus consecuencias [...] y que Somoza no se ira mas que por la fuerza". (35)

Esos meses tambien propiciaron un encuentro entre la estrategia insurreccional de los dirigentes terceristas del FSLN y la de la juventud nicaraguense. No se trababa exclusivamente de los jovenes provenientes de las clases populares, quienes en efecto constituirian el grueso de los insurgentes, sino tambien de los jovenes emergidos de las clases medias y de las "buenas familias", quienes vieron en el proyecto tercerista tanto la posibilidad de derrocar a Somoza como la oportunidad de crear una sociedad nueva que no fuera solamente un "somocismo sin Somoza". Por su parte, los "muchachos" de extraccion popular aspiraban a una sociedad en la que pudieran gozar de una dignidad y de los recursos minimos, y en la cual ya no reinaran las disparidades sociales que caracterizaban al pais. Los contornos de la sociedad que anhelaban eran, desde luego, confusos; e incluso algunos de ellos no tenian mas aspiraciones que poder ocupar posiciones sociales de las que habian sido excluidos. Sin embargo, no cabe ninguna duda de que, para ellos, el derrocamiento de Somoza debia conducir a una redistribucion de las cartas del juego social. Los hijos de las clases medias, al igual que una parte de los de las clases altas, tambien estaban hartos de un regimen que consideraban ineficaz y arcaico. El asesinato de Pedro Joaquin Chamorro les hizo sentir que ya nadie estaba a salvo de la violencia de los allegados a Somoza, y el grupo de los doce le confiere un rostro tranquilizador a los terceristas. Tampoco cabe duda de que la ambiguedad misma del programa del Frente no jugaba a su favor. Las proclamaciones de las diferentes tendencias oscilaban entre, por una parte, las proclamaciones marxistas-leninistas y la voluntad de imitar a Cuba y, por la otra, el programa de no alineacion internacional, de economia mixta y de pluralismo politico, al cual se suscribio el Frente cuando participo en la creacion de la Junta de Gobierno de Reconstruccion Nacional a principios de julio de 1979. Esta oleada, lejos de provocar divisiones, permitio, por el contrario, contar con un abanico muy amplio: marxistas-leninistas de estricta obediencia o cristianos radicalizados. Por ultimo, y sin duda lo mas importante, los sandinistas sedujeron a la juventud debido a que eran hombres nuevos con los cuales podian identificarse, pues ofrecian un papel historico a todos aquellos que hasta entonces habian estado relegados a papeles subalternos, tanto por la edad como por la condicion social.

Las seis semanas de la insurreccion final (28 de mayo-19 de julio) serian un momento decisivo, pues le darian cuerpo a una movilizacion de la juventud, tanto a largo plazo como a una escala nunca antes vista. Asi, lo primero que conviene comprender es el incremento de la fuerza numerica de los "muchachos". A finales de septiembre de 1978, los guerrilleros y aquellos que los apoyaban eran apenas algunos cientos, entre 500 y 800 personas. (36) En visperas de la puesta en marcha de la ofensiva final, los guerrilleros eran cerca de 1 200 y los milicianos eran algunos mas, 1 300 (Chavarria, 1982: 34-35). El 19 de julio, el dia del triunfo, los guerrilleros eran 2 000 y los milicianos 3 000 (Gorman, 1982: 123). Esos 5 000 combatientes eran, en su inmensa mayoria, jovenes salidos de los estratos populares que se habian integrado muy recientemente a las estructuras militares del Frente.

Esta movilizacion de la juventud se llevo a cabo en un proceso contradictorio. Un comunicado de los terceristas publicado en abril de 1979 da muy bien cuenta del estado de animo insurreccional que buscaban infundir:

La dictadura somocista--grupo terrorista en el poder--con la guerra de exterminio que ha declarado a nuestro pueblo nos ha ensenado que solamente existen dos bandos, por un lado el PUEBLO con su ejercito popular sandinista con sus medicos, abogados, obreros, campesinos, estudiantes y periodistas honestos y por el otro, el ejercito genocida del dictador y su grupo de parasitos profesionales (alcaldes, jueces, periodistas indecentes, etc ...) que le adhieren a estos ultimos, a toda esta camarilla combatiremos con la mayor violencia [...]. Ningun somocista escapara a la justicia sandinista, hoy mas que nunca repetimos a gritos y con nuestra consigna !muerte al somocismo! Llamamos a nuestro pueblo a desatar toda la violencia revolucionaria posible como respuesta a la violencia reaccionaria. (Citado por Ronan Jaheny, 2005: 224, nota 272)

La violencia a la cual se convoco no fue siempre una violencia organizada y operada bajo el mando de una direccion politico-militar, sino que tambien se dio una desorganizada y espontanea. Ciertamente, existio una violencia centralizada y organizada, como los repetidos ataques del FSBZ, conducidos desde los margenes del territorio costarricense contra las mejores tropas de la Guardia, o incluso los de las columnas de la guerrilla que operaban en las zonas rurales y que maniobraban para apoderarse de las pequenas ciudades y, una vez que las liberaban, marchar hacia Managua. No obstante, tambien estaban las insurrecciones urbanas, las cuales repetian a una escala mucho mas amplia los procesos vigentes durante la insurreccion de septiembre. Efectivamente, tambien alli algunas columnas atacaron los puestos de la Guardia Nacional. Sin embargo, paralelamente, algunos "muchachos", milicianos descontrolados, levantaron barricadas, aislaron sus barrios y los tomaron bajo su control. Otros mas hicieron lo mismo en algunas aglomeraciones rurales. Y fue precisamente en esos perimetros donde se desarrollaria una violencia revolucionaria espontanea y ampliamente desorganizada. Esta en ocasiones se mantuvo con un bajo perfil, pero en otras condujo a asesinatos selectivos, consumados a iniciativa de algunos combatientes, y en otras mas a ejecuciones al termino de juicios sumarios. El control de los insurgentes se acompano de decomisos que oscilaban entre el pillaje y la requisicion en debida forma. Lo que conviene entender es como esos llamados a la violencia popular pusieron en marcha y legitimaron una violencia descentralizada y permitieron a los "muchachos"--y de manera general a todos los que apoyaban la insurreccion--experimentar un nuevo poder. Adquirieron poderes de vida o de muerte en los barrios de los que tomaron el control, se apoderaron de bienes y armas que tenian la capacidad de redistribuir. Lejos de ser breve, este control se vuelve, por el contrario, durable, ya que los miembros del Consejo de Defensa Comunitaria (CDC) y algunos combatientes se convirtieron en las autoridades administrativas de facto de las zonas liberadas. (37)

Sin embargo, este nuevo papel de los "muchachos" no los convertiria en actores politicos autonomos, sino que, por el contrario, los llevaria a subordinase estrechamente al Frente o, si se rehusaban, a regresar a su condicion de origen y a permanecer al margen del proceso revolucionario. Asi, el fortalecimiento de la insurreccion y la derrota de Somoza fueron efectivamente posibles gracias a la respuesta que tuvo la juventud a las consignas lanzadas por el Frente; pero, mas alla de la insurreccion, esta juventud practicamente no tendria margen de maniobra, de hecho, no mas del que tendrian los jefes militares, incluso los mas prestigiosos, como Pastora, ante los dirigentes historicos de las diferentes tendencias del FSLN que integraron la nueva Direccion Nacional. Los primeros fueron integrados en posiciones de subordinacion durante la insurreccion e incluso algunos se convirtieron en guerrilleros y otros en simples milicianos. El ejemplo de Charrasca en Leon demuestra que esta obediencia no era solo palabreria. A pesar de ser miembro del Estado Mayor de la insurreccion en esa ciudad, fue encarcelado por insubordinacion y lo mantuvieron a la sombra durante todos los ultimos dias de los combates. Una vez conseguido el triunfo, fue enviado a formarse en la academia militar cubana, de donde fue expulsado tras asaltar un banco en Cuba en perjuicio de las autoridades. Acabaria abatido por la policia sandinista tras un nuevo golpe a finales de 1979. Otros combatientes fueron simple y sencillamente desarmados. Probablemente, ni las fuerzas insurgentes ni los diferentes frentes de guerra sandinistas constituian, el 19 de julio, una fuerza disciplinada que siempre respondia perfectamente al unisono; pero si estaban concentrados en un movimiento de centralizacion de la autoridad y de subordinacion de los combatientes que por supuesto fue buscado por la Direccion Nacional, pero tambien por otros actores del Frente y de su periferia. (38) Al interior del Frente, cada quien se esforzaba por ganar los favores de los nuevos miembros, de quienes se esperaba fungieran como los interlocutores de las demas fuerzas que componian los organos del poder provisional y que, a su vez, estos organos buscarian privilegiar a las personas en quienes confiaban para el futuro.

Los errores de maniobra del presidente interino Urcuyo reforzaron aun mas el poder de la DN. En efecto, los acuerdos anteriores entre la Junta de Gobierno de Reconstruccion Nacional y la comunidad internacional preveian que, tras la transferencia de poderes de Urcuyo a la Junta, se procederia a un cese del fuego y que se formaria un ejercito conjunto y apolitico, mezclando por mitades a los ex miembros de la Guardia Nacional y a los ex guerrilleros sandinistas; todos bajo la autoridad de un antiguo oficial de la Guardia Nacional que habia llamado a la rebelion contra Somoza. Sin embargo, Urcuyo se rehuso a aceptar este esquema, declarando que el no pretendia permanecer en el poder 48 o 72 horas, sino varios anos. Asi pues, los combates se duplicaron y la Guardia Nacional se desbando o se rindio. Entonces, los insurgentes eran ya los unicos que podian ejercer un poder militar. De pronto, tanto los miembros de la comunidad internacional como los lideres de los distintos componentes de la oposicion a Somoza temieron una situacion en la que el pais seria dividido en una multitud de feudos militares, mas o menos autonomos. Y todos estuvieron a favor de tomar cuanto antes las riendas de los diferentes grupos insurgentes y reunirlos en una estructura de mando unico. A los insurgentes, independientemente de cuales fueran sus afinidades con los miembros de la DN, tampoco les quedaba otra posibilidad mas que reconocer su poder, so pena de perder todos los posibles beneficios de una integracion al nuevo ejercito o a la nueva policia. De pronto, la Direccion del Frente, que debio haber permanecido a la retaguardia de ese organo ejecutivo provisional que era la JGRN--y que habria tenido el control del nuevo ejercito apolitico--se encontraria en posicion de ultimo arbitro, debido a su control de los insurgentes. Desde finales del mes de julio, la Junta reconocio ese poder de facto y le otorgo una legitimidad institucional. Bajo las ordenes de Tomas Borge--uno de los lideres de la faccion GPP que ocupaba un escano en la Direccion Nacional--, la nueva policia formada por antiguos guerrilleros recibe el nombre de Policia Sandinista. El nuevo ejercito recibe el nombre de Ejercito Popular Sandinista (EPS), cuya comandancia se le confia a Humberto Ortega, el tambien miembro de la Direccion Nacional. A partir de entonces, el eslogan del FSLN "Direccion Nacional ordena", no sera solo un eslogan, sino una realidad, como lo demostraria la continuacion del proceso revolucionario.

No hay duda alguna de que los actores de la revolucion sandinista fueron los "muchachos" surgidos de las clases populares; de hecho, fueron ellos los que constituirian el grueso de las victimas de los combates contra la Guardia Nacional. (39) El buen recibimiento dado a su movilizacion se vio favorecido, evidentemente, por toda una tradicion politico-literaria nicaraguense, y de manera mas general latinoamericana, asi como por los llamados a la modernizacion, los cuales resonaron en el pais desde la decada de 1960. Ese papel motor de la juventud tambien quedo subordinado a las desiderata de los sandinistas. La autonomia que tuvieron durante el proceso insurreccional no desemboco, ni durante la propia insurreccion ni despues de esta, en la capacidad de transformarse en un actor capaz de hablar en nombre de un grupo de edad. Habian sido encargados, por el conjunto de los actores sociales y politicos en lucha contra Somoza, de movilizarse contra la Guardia Nacional, pero desde que se obtuvo la victoria, y a veces incluso durante los combates, fueron encuadrados y sometidos a la autoridad de los sandinistas. Mas aun, los sandinistas han evocado sus sacrificios para hablar en su nombre y, de manera mas general, en nombre de las clases populares. La revolucion de los "muchachos" se hizo, a la vez, bajo el control del FSLN y llevando a este al poder. El mejor ejemplo de este proceso y de los menosprecios que lo han acompanado es quizas la trayectoria de Charrasca. Encarcelado en visperas de la insurreccion, luego asesinado en una rina con la policia, su silueta tambien daria la vuelta al mundo gracias a las fotografias de Susan Meiselas. Charrasca encarnaria incluso a los jovenes cristianos de las comunidades de base que se unieron al Frente a pesar de que el era un pandillero proveniente de los estratos populares y a pesar de que su crucifijo era testigo de una religiosidad popular completamente tradicional.

Traduccion del frances de Vania Galindo Juarez

Recibido: febrero de 2012

Revisado: abril de 2013

Correspondencia: CESPRA-EHESS/105 BD Raspail/75006/Paris/Francia/correo electronico: gilles.bataillon@ehess.fr

Bibliografia

Alegria, Claribel y Darwin J. Flakoll (1982), Nicaragua la revolucion sandinista, Mexico, Era.

Arias, Pilar (1980), Nicaragua: revolucion. Relatos de combatientes, Mexico, Siglo XXI.

Baltodano, Monica (2010), Memorias de la lucha sandinista, vol. 1: De la forja de la vanguardia a la Montana, vol. 2: El crisol de las insurrecciones: las Segovias, Managua y Leon, vol. 3: El camino a la unidad y al triunfo: Chinandega, Frente Sur, Masaya y la toma del Bunker, Managua, Instituto de Historia de Nicaragua y Centro America.

Bataillon, Giles, (2008), Genesis de las guerras intestinas en America Central (1960-1983), Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Bataillon, Gilles (2003), Genese des guerres internes en Amerique centrale (1960-1983), Paris, Les Belles Lettres.

Belli, Gioconda (2003), El pais bajo mi piel: memorias de amor y guerra, Nueva York, Vintage.

Bizot, Francois (2002), Le portail, Paris, Gallimard, coleccion Folio.

Blandon, Chuno (2008), Entre Sandino y Fonseca, 2a edicion corregida y aumentada, Managua, Segovia Ediciones Latinoamericanas.

Bolanos, Miguel (1996), Los anos de la Tortuga Morada, Managua, ANAMANA-CNE.

Cabezas, Omar (1982), La montana es mas que una inmensa estepa verde, Mexico, Siglo XXI.

Caroit, Jean-Michel y Veronique Soule (1981), Nicaragua le modele sandiniste, Paris, Le Sycomore.

Castillo, Miguel Angel, Monica Toussaint y Mario Vasquez Olivera (2011), Centroamerica, historia de las relaciones internacionales de Mexico, 1821-2010, vol. 2, Mexico, Secretaria de Relaciones Exteriores.

Chamorro, Violeta (1997), Suenos del corazon: memorias, Madrid, Acento.

Chavarria, Ricardo (1982), "The Nicaraguan Insurrection: an Appraisal of its Originality", en Thomas Walker (ed.), Nicaragua in Revolution, Nueva York, Praeger, pp. 25-40.

Cherem, Silvia (2004), Una vida por la palabra. Entrevista con Sergio Ramirez, Mexico, Fondo de Cultura Economica.

Christian, Shirley (1985), Nicaragua Revolution in the Family, Nueva York, Random House.

Fonseca Amador, Carlos (1982), Obras, vol. 1, Managua, Nueva Nicaragua.

Gobat, Michel (2010), Enfrentando el sueno americano. Nicaragua bajo el dominio imperial de Estados Unidos, Managua, Instituto de Historia de Nicaragua y Centro America, UCA.

Goldenberg, Boris (1965), The Cuban Revolution and Latin America, Londres, Georges Allen & Unwin.

Gorman, Stephen M. (1982), "The Role of Revolutionary Armed Forces", en Thomas Walker (ed.), Nicaragua in Revolution, Nueva York, Praeger.

Invernizzi, Gabirle, Francis Pisani y Jesus Ceberio (1986), Sandinistas, Managua, Vanguardia.

Jaheny, Ronan (2005), Le role des combattants dans la prise du pouvoir du Front sandiniste de liberation nationale. Etude du processus revolutionnaire a Leon, Nicaragua (septembre 1978-aout 1979), Paris, Universidad de Paris III, IHEAL, tesis de doctorado.

Levi, Giovanni y Jean-Claude Schmitt (dirs.) (1996), Histoire des jeunes en Occident, vol 2, L'epoque contemporaine, Paris, Le Seuil.

Lopez, J., O. Nunez, C. F. Chamorro y P. Serres (1980), La caida del somocismo y la lucha sandinista en Nicaragua, San Jose, EDUCA.

Lutte, Gerard (1984), Il n'y a plus d'adolescence. Les jeunes au Nicaragua, Paris, Editions Ouvrieres.

Mack Chang, Myrna (1995), Organizacion y movilizacion. La propuesta nicaraguense de los 80 para Centroamerica, Guatemala, Fundacion Myrna Mack-AVANCSO.

Masetti, Jorge (1999), El furor y el delirio, Barcelona, Tusquets.

Mayeur, Jean Marie (1986), Catholicisme social et democratie chretienne, Paris, Cerf.

Meyer, Jean (1989), Historia de los cristianos en America Latina siglos XIX y XX, Mexico, Vuelta.

Morales, Arqueles (1986), Con el corazon en el disparador, Managua, Vanguardia.

Morales Avila, Ricardo (1981), Obras, Managua, Nueva Nicaragua.

Nolan, David (1984), The Ideology of the Sandinistas and the Nicaraguan Revolution, Miami, Universidad de Miami.

Ortega, Humberto (2010), La epopeya de la insurreccion, Managua, Lea.

Pisani, Francis (1980), Muchachos, Paris, Encre.

Poulat, Emile (1977), Eglise contre bourgeoisie, Paris, Casterman.

Ramirez, Sergio (1999), Adios muchachos. Una memoria de la revolucion sandinista, Mexico, Alfaguara.

Ramirez, Sergio (1997), Biografia Mariano Fiallos, 2a edicion, Leon, Editorial Universitaria, UNAN.

Randall, Margaret (1999), Las hijas de Sandino. Una historia abierta, Managua, Anama.

Randall, Margaret (1980), Todas estamos despiertas. Testimonios de la mujer nicaraguense, Mexico, Siglo XXI.

Raymont, Henry (2007), Vecinos en conflicto: la historia de las relaciones entre Estados Unidos y Latinoamerica desde Franklyn Delano Roosevelt hasta nuestros dias, Mexico, Siglo XXI.

Rivera, Francisco y Sergio Ramirez (1989), La marca del Zorro, hazanas del comandante Francisco Rivera Quintero contadas a Sergio Ramirez, Managua, Nueva Nicaragua.

Torres, Hugo (2003), Rumbo norte. Historia de un sobreviviente, Managua, Hispamer.

Valle-Castillo, Julio (2005a), El siglo de la poesia en Nicaragua, vol. I, Managua, Coleccion Cultural de Centro America, Serie Literaria num. 15.

Valle-Castillo, Julio (2005b), El siglo de la poesia en Nicaragua, vol. II, Managua, Coleccion Cultural de Centro America, Serie Literaria num. 15.

Valle-Castillo, Julio (2005c), El siglo de la poesia en Nicaragua, vol. III, Managua, Coleccion Cultural de Centro America, Serie Literaria num. 15.

Vilas, Carlos (1987), La Revolucion sandinista, 4a edicion, Madrid, Buenos Aires, Mexico, Legasa Nueva Informacion.

Walter, Knut (2004), El regimen de Anastasio Somoza 1936-1956, Managua, Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamerica, Universidad Centroamericana.

Weber, Henry (1981), Nicaragua la revolution sandiniste, Paris, Francois Maspero.

Acerca del autor

Gilles Bataillon es director de estudios en l'Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales (Paris) y profesor invitado en la Division de Historia del CIDE (Mexico). Sus areas de interes son la sociologia de las formas politicas de America Latina (siglos xix al xx). Entre sus publicaciones recientes estan "Claude Lefort, the Practice and Thought of Disincorporatin", en Martin Plot (ed.), Claude Lefort: Thinker of the Political, Londres, Palgrave Macmillan, 2013, pp. 89-106; "Un maitre d'ecole dans la revolution sandiniste", post-face en Dionisio Melgara, Souvenirs d'un Indien des bords du fleuve, Paris, Vendemiaire, 2012, pp. 271-301; y "Ernesto Guevara, heroe revolucionario y apologista del poder del egocrata", en Marco Estrada Saavedra y Gilles Bataillon (eds.), Cruzadas seculares: religion y luchas (anti)revolucionarias, Mexico, El Colegio de Mexico, 2012, pp. 161-193.

(1) Estas fotos, tomadas en 1978 y 1979, fueron difundidas por Magnum y algunas de ellas fueron publicadas en el New York Times. Despues, se reunieron en un libro: Nicaragua June 1978-July 1979, Aperture Foundation, 2008. La edicion en version espanola fue publicada paralelamente en Nicaragua por el IHNCA-UCA.

(2) Para leer mas acerca de este tema, vease el muy destacado testimonio de Francois Bizot (2002).

(3) Los libros de Francis Pisani (1980), de Jean-Michel Caroit y Veronique Soule (1981), o incluso el de Henry Weber (1981), son muy reveladores de ese espiritu de la epoca. Se suman a estas obras, publicadas en frances, la de Pilar Arias (1980), y la de Margaret Randall (1980).

(4) Valle-Castillo (2005a: 356-396). Vease tambien sobre este tema el excelente libro de Michel Gobat (2010).

(5) Veanse, sobre estos temas, desde luego, los trabajos de Emile Poulat (1977); de Jean Marie Mayeur (1986); y de Jean Meyer (1989).

(6) Para profundizar acerca de lo que podia ser la educacion de las jovencitas de buenas familias en la decada de 1940 a 1950, veanse las memorias de Violeta Chamorro (1997); y acerca de la decada de 1960, lease el testimonio de Gioconda Belli (2003).

(7) En Valle-Castillo (2005c: 121).

(8) Vease, acerca de este tema, el libro de Sergio Ramirez (1997).

(9) En Julio Valle-Castillo (2005c: 32-33).

(10) Las entrevistas de Sergio Ramirez con Silvia Cherem (2004) proporcionan indicaciones muy valiosas sobre todos estos temas, en particular de la pagina 72 a la 92.

(11) Cf. Castillo, Toussaint y Vasquez Olivera (2011).

(12) Acerca los anos de Anastasio Somoza Garcia, el libro fundamental es el de Knut Walter (2004).

(13) Se encontrara una presentacion muy completa de estos diferentes grupos de opositores a Somoza en el libro de Chuno Blandon (2008).

(14) Acerca de la politica estadounidense destinada a America Latina, el libro de Henry Raymont (2007) constituye una sintesis muy llevadera e inteligente.

(15) El libro de Boris Goldenberg hace un notable retrato del entusiasmo suscitado por la revolucion cubana y de los errores de la politica estadounidense frente a dicho entusiasmo. Vease, mas precisamente, la cuarta parte "The struggle for Latin America" (Goldenberg, 1965: 301-360).

(16) "Sobre la militancia revolucionaria de los intelectuales", en Morales Avila (1981: 99-108).

(17) Hay varias antologias de la poesia de Cardenal que contienen estos poemas, en particular aquella de la Editorial Nueva Nicaragua, de 1983, o la mas reciente del librero editor Hispamer de Managua, de 2002. Tambien se puede consultar el volumen II de la antologia ya citada de Julio Valle-Castillo (2005b).

(18) "Ernesto Cardenal: la mision liberadora de la poesia", en Morales Avila (1981: 114-120).

(19) Vease "Notas sobre la carta-testamento de Rigoberto Perez Lopez", en Fonseca Amador (1982: 393-406).

(20) Se encontrara una excelente descripcion del caos subsiguiente al terremoto y a las medidas adoptadas por Somoza en Gioconda Belli (2003).

(21) Acerca de este punto, remito a los analisis que he desarrollado en Bataillon (2008: 126-137, 150-210), donde analizo muy detalladamente las diferentes fases del juego politico-militar desde 1974 hasta el 19 de julio de 1979.

(22) Los militantes que participaron en la fundacion del FSLN, Carlos Fonseca Amador y Tomas Borge, quienes defendian una tactica de "guerra popular prolongada", vieron cuestionada su estrategia por los mas jovenes: los "proletarios", partidarios de un abandono temporal de la lucha armada en favor de un refuerzo del trabajo junto a los nucleos obreros. Acerca de la historia del FSLN, vease el libro de David Nolan (1984). Veanse tambien los testimonios recopilados por Monica Baltodano (2010). Hay que agregar a los testimonios recopilados por Baltodano, las memorias de Hugo Torres (2003), quien participo en la toma de rehenes en la casa de Chema Castillo (1974), y luego en la del Palacio Nacional (1978); asi como las de Omar Cabezas (1982).

(23) Alegria y Flakoll (1982: 267-273). Sobre este tema, veanse tambien las memorias de Sergio Ramirez (1999); y, por supuesto, su libro entrevista (Cherem, 2004).

(24) El libro de Humberto Ortega (2010), reconoce de manera muy explicita esta situacion y constituye una mina de informacion sobre este tema y sobre el contexto de la epoca.

(25) El libro de Shirley Christian (1985) ofrece un excelente panorama sobre el periodo y sobre los tejemanejes entre las diferentes facciones de la oposicion, sus apoyos latinoamericanos y Estados Unidos. La comparacion entre los elementos puramente factuales, en particular la cronologia de los acontecimientos y de las decisiones de algunos actores clave que son la base de su relato, concuerda con aquellos elementos destacados por Sergio Ramirez, tanto en Adios muchachos (1999), como en su libro entrevista (Cherem, 2004). Se llega a las mismas constataciones al leer paralelamente estos dos libros: el ya citado varias veces de Alegria y Flakoll (1982), y el de Lopez et al., (1980).

(26) Alegria y Flakoll (1982: 305-311); y Humberto Ortega (2010: 418-421). Se dispone tambien de los testimonios recopilados por la Comision Permanente de Derechos Humanos, fundada por Jose Esteban Gonzalez.

(27) Alegria y Flakoll (1982: 321-335). Se suman al relato de esta toma de rehenes de Alegria y Flakoll el ya citado de Hugo Torres (2003), quien participo en la operacion; y los de Dora Maria Tellez, publicados en Margaret Randall (1980; 1999).

(28) Alegria y Flakoll hablan de cientos de muertos (450) de ambos bandos, en Masaya (Alegria y Flakoll, 1982: 350); y de 1 000 muertos en Leon (Alegria y Flakoll, 1982: 351).

(29) Los testimonios recopilados por Jose Esteban Gonzalez, fundador de la Comision Permanente de Derechos Humanos, y por sus colaboradores, resultan abrumadores en este sentido, a tal grado que durante un tiempo los sandinistas consideraron editarlos bajo la forma de un libro en Mexico, el cual habria sido publicado por Siglo XXI.

(30) Humberto Ortega escribio que el apoyo del gobierno venezolano al FSLN fue de un millon de dolares mensuales hasta el final del mandato de Carlos Andres Perez, en enero de 1979; a este apoyo se sumo el de Omar Torrijos, de 100 000 dolares mensuales, asi como los fondos provenientes de personalidades privadas venezolanas, mexicanas y de los comites de solidaridad, por sumas equivalentes (Ortega, 2010: 487-489). Sergio Ramirez habla, en sus entrevistas con Silvia Cherem (2004: 136-138), de sumas mucho menos importantes, a pesar de que siguen siendo considerables. Asi, el calcula que la ayuda venezolana fue de 100 000 dolares mensuales, cantidad que, segun el, fue constante desde las postrimerias de la toma de rehenes del Palacio hasta la caida de Somoza.

(31) Pienso, en particular, ademas de en los testimonios ya citados de Francisco Rivera Quintero (Rivera y Ramirez, 1989), Hugo Torres (2003), Dora Maria Tellez y los recopilados por Alegria y Flakoll (1982), en las observaciones de Ronan Jaheny (2005), en su tesis realizada bajo la direccion de Marie-Danielle Demelas. Esta tesis contiene una gran cantidad de citas muy largas de los archivos militares del FSLN, los cuales estan resguardados en el Centro de Historia Militar, un centro de archivos de muy dificil acceso hoy en dia. Estos archivos militares son especialmente elocuentes, ya que ahi se leen claramente las luchas entres las diferentes facciones, que se describen unas a otras sin tapujos.

(32) Estas columnas estaban subdivididas en unidades tacticas de combate y, finalmente, en escuadras tacticas de combate. Vease Jaheny (2005: 266). Veanse tambien los testimonios de Hugo Torres (2003), y los de Rafael Quintero, recopilados por Sergio Ramirez (Rivera y Ramirez, 1989).

(33) Extraje todos estos datos de la tesis ya citada de Ronan Jaheny (2005), asi como de las entrevistas con Dora Maria Tellez, realizadas en octubre de 2011.

(34) Vease acerca de este punto la informacion proporcionada por Humberto Ortega (2010), y por Caroit y Soule (1981), asi como el testimonio de Jorge Masetti (1999).

(35) Bataillon (2003: 187; traduccion al espanol: 174).

(36) Jaheny (2005: 87); Bayardo Arce habla de menos de 1 500 simpatizantes en total, en Invernizzi, Pisani y Ceberio (1986).

(37) Los testimonios recopilados por Arqueles Morales (1986) ofrecen un buen panorama de la insurreccion en Managua. A estos hay que agregar la obra de Gerard Lutte (1984, en especial las paginas 46 a 67).

(38) Ronan Jaheny tambien da indicaciones muy valiosas sobre esto en su tesis (Jaheny, 2005).

(39 Cf., para un balance de estas perdidas, las paginas que dedica a este tema Carlos Vilas (1987).
COPYRIGHT 2013 El Colegio de Mexico, A.C.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2013 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Bataillon, Gilles
Publication:Estudios Sociologicos
Date:May 1, 2013
Words:19054
Previous Article:James C. Scott, Decoding Subaltern Politics. Ideology, Disguise and Resistance in Agrarian Politics.
Next Article:De lealtades y tradiciones. El enfrentamiento de la JP Lealtad con Montoneros a traves de sus revistas.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters