Printer Friendly

Logicas de auto observacion de la falla para una innovacion efectiva.

Logics of self-observation of the failure for an effective innovation

1. PENSAMIENTO NEGATIVO Y EPISTEMOLOGIAS DE LA FALLA (1)

Desarrollar la falla en el pensamiento negativo moderno supone recordar en Hegel tanto su afirmacion en la Logica (Hegel, 1982: 47) donde "una cosa surge a partir de su propia perdida" como la imagen que ilustra la dialectica en su prologo de la Fenomenologia del Espiritu (1996: 8): "un capullo en flor que se abre superandose en el fruto, el cual niega sus momentos anteriores conteniendolos en si mismo". Con esa nocion de imagen dialectica que -como desplegara Benjamin- trae al presente las expectativas del pasado no cumplidas es posible entender que una cosa surja a partir de su propia perdida. En ella se observa la negacion interna, la dinamica y el pensamiento. Se trata, de este modo, de la "manifestacion del movimiento y el paso de la dynamis a la energeia, es decir, a la presencia de los objetos en la expresion. Por ello podemos decir que el logos es phainomena del ente: lo muestra, lo expresa en su movimiento interno, le ayuda a mostrar su falla" (Catoggio y Crelier 2010). Visto asi, todo lo finito es ese superarse a si mismo, al atravesar su propio limite. De alli que la premisa de este articulo sea plantear que, si bien los giros de Heidegger, Habermas y Luhmann trazan una solucion de discontinuidad con el pensamiento de Hegel, se podria pensar que en ellos Hegel se sostiene justamente en la dinamica de esas rupturas. Es decir, ellos pueden ser la cosa que emerge de su propia perdida.

Por otra parte, en la actualidad, como planteara Jay (2007: 43) hay una gran resistencia al ejercicio de una vision que se auto observa. "Existen largas filas de criticas, desde el sol cegador de Bataille al desencanto de Bergson con el ojo salvaje, el descredito del estado del espejo en Lacan, la imposibilidad de un ojo que capture la flor viva y su contenido estrellandose contra la ontologia de un ser social, el ataque de Irigaray al privilegio de lo visual en el orden patriarcal, la detraccion de Rorty a la teoria espectatorial del conocimiento". Esos y otros argumentos son colocados por Jay (2007: 440) en una disposicion reconstructiva sobre la denigracion de la mirada. De lo anterior, se desprenden cuatro tipos de consideraciones: a) que las formulaciones sobre la vision clasicas se han vuelto problematicas, especialmente la vision metafisica de lo social, la expresada por un sujeto de gran formato (en diversas tipologias de macro-sujeto) desarrollados por los neo historicismos de la vision; b) que las recensiones a estos dispositivos de la mirada si se llevan al extremo, tienen como resultado una vision abatida, desajustada, anacronica; c) que si se asume una vision denigrada concediendo completamente el punto anterior, se pierde la observacion como una dimension sustantiva de cualquier posibilidad critica frente a lo societal y d) que existe un giro -nunca unico- de volver a abrir la vision como una figura dialectica, como una imagen que sabe observar puntos ciegos.

Como ya sostenia en 1749 Diderot (2005: 12) en su fenomenal "Carta sobre los ciegos para uso de los que ven", pensar desde puntos ciegos permite esclarecer puntos de vista ya que se despliegan bajo nuevas formas los limites que acostumbra a fijar la sociedad. Ahora bien, es indudable que eso contiene un peligro que hay que tomar en cuenta (bien lo sabe Diderot que fue condenado a varios meses en la carcel de Vincennes por dicha carta) y que a el lo llevo a defender acerrimamente la libertad, sin descuidar el arte de la reticencia y de la mascara. Esto ultimo, es una profunda leccion, en terminos de pensar para las Ciencias Sociales hoy un tipo de critica travestida (Matus 2017: 95). No es dificil inferir que, junto con las sospechas de la vision, ha surgido un enorme descredito al proyecto moderno de la Ilustracion. Pareciera que esa idea kantiana de ejercer un punto de vista propio sobre la sociedad hubiese sido equivocada o sobrevalorada. Ahora bien, como sostendra Habermas (2004: 56) no es excesivo pensar que tal vez ese neoconservadurismo (que hoy apreciamos como restauracion conservadora en gran parte de America Latina, en Estados Unidos, en Inglaterra y tambien en parte de Europa) diga relacion con un cierto posmodernismo que busca la totalizacion de la diferencia y que ambos promuevan un ya clasico ataque anti ilustrado.

Por tanto, pensar la auto observacion como una potencia que corroe no solo las formas de ver sino las propias formas de pensarla, es un imperativo de la epoca. Una vision que sepa llegar hasta ese lugar que Hegel denomina la noche del mundo, ir donde la propia imagen de si no alcanza. Es alli donde es posible pensar un reconocimiento negativo, informe, sustantivo. Mediante ese recurso que Hegel denomina penetracion (1982: 98), el concepto se integra con lo que, incesantemente parece ser su otro. De esta forma, el concepto es un operador performatico. Hegel sostiene en la Ciencia de la Logica (1982: 112), que el concepto crea, divide lo que parecia indivisible y unifica lo que parecia opuesto, por la internalizacion de las negaciones. Asi, la unidad del concepto es siempre una unidad negativa con su limite. Ciertamente este limite puede colocarse de manera reflexiva y entonces se disuelve como tal. El propio concepto puede reparar y en su movimiento reabsorver infinitamente la negacion en su interior. La negacion hegeliana nunca alcanza el valor cero porque ella lleva a la nada al limite de surgir y al ser al limite de desaparecer. A esto lo llamo grandeza evanescente en la comprension de su dialectica. Como sostendra Hegel (1982: 67): "estas grandezas fueron determinadas como grandezas en su desaparecer evanescente; no antes de su desaparecer porque entonces serian grandezas finitas, ni despues de su desaparecer, porque entonces ellas serian nada".

De este modo, como afirmara Safatle (2013: 251) la negacion hegeliana se desdoblara exactamente como el reconocimiento de este caracter evanescente. "Podemos decir incluso que el lenguaje especulativo es, de cierta forma, lenguaje de la evanescencia, lenguaje que no petrifica sus afirmaciones, pero que presenta la referencia en el momento de su pasaje al limite". Esta diferencia entre lo arbitrario de la relacion signo-referencia en Sausurre y la naturaleza evanescente de la referencia en Hegel es fundamental e indica el punto de separacion entre estructuralismo y dialectica. En esto, Hegel es fundamental para acceder a una enunciacion que pueda llevar la contradiccion a la dimension del reconocimiento, porque como va a sostener Honneth (2007: 41) dicho reconocimiento se vuelve critico, precisamente porque es capaz de contemplar tal tension. Precisamente esta dialectica de la mirada (Buck-Morss, 1989: 23) impide la reificacion de los regimenes escopicos. En vez de apelar a la fuerza de una sola vision monolitica, promueve un caracter abierto y multiplicador de las potencialidades humanas. De este modo, cuando una vision negativa de la falla se concibe como un relato poliescopico: "corremos menos riesgo de caer presa del impero maligno de la mirada, de permanecer fijos en el estadio del espejo o en una fase determinada de desarrollo, o de ser petrificados por la mirada medusea y ontologizadora del otro" (Jay, 2007:442). Tal como sostiene Jay, andar por la vida con los ojos abatidos no es una solucion para enfrentar la crisis contemporanea. Mas bien, conscientes de los peligros de acercarse al sol, una vision de la falla, una vision de puntos ciegos podria ser una clave interesante para alumbrar bajo otra luz la configuracion de las politicas publicas y sus impactos.

En consecuencia, proponer hoy un pensamiento negativo es buscar, como lo propone Jameson (2016: 34) "una clase de procedimiento que cambie bruscamente de velocidad, que arroje fuera las dicotomias y convierta el problema mismo en su solucion, ampliando el encuadre de modo tal, que podamos observar historicamente nuestros esfuerzos y pacientemente proponernos caracterizarlos". Esa observacion historica de los esfuerzos y la persistencia por su caracterizacion es una cuestion central para las politicas publicas. Precisamente porque, en especial, en los ultimos veinte anos en Chile se ha asumido un enfoque del riesgo que conlleva un uso de la teoria de la vulnerabilidad para usar esa denominacion en forma cada vez mas extensa para las poblaciones. Desde alli emergen toda clase de vulnerables: ninos, familias, estudiantes, mujeres, cesantes, indigenas. Una consecuencia gravitante de lo anterior es que el foco se desplaza hacia los sujetos, al punto de plantear renombrar al Ministerio de Desarrollo Social como Ministerio de la Familia y el Desarrollo Social. Con esto se desplazan las cargas incomodas de la desigualdad hacia una nocion de vulnerabilidad, donde es posible seguir pensando que la gente es portadora de los problemas porque no saben ni tienen instrumentos para un manejo adecuado del riesgo y entonces las politicas publicas van en su ayuda proporcionando soluciones. Esto ha sido un mecanismo recurrente en diferentes crisis del ultimo tiempo como la situacion social de la infancia, de la vejez, el rechazo a los actuales sistemas de prevision social, el denominado "conflicto mapuche" en la region de la Araucania, entre otros. Por eso, es fundamental proponer logicas donde los sistemas puedan mirar sus fallas, ya que pueden constituirse en herramientas que contengan una forma de observar sus puntos ciegos.

2. EL GIRO FACTICO DE HEIDEGGER Y LA IMPORTANCIA DE LA FALLA

En su hermeneutica de la facticidad Heidegger (1999: 28) sostendra que es la propia facticidad la que se auto observa, interpretandose. En este sentido, "la exigencia de auto-reflexion hace volver la mirada desde el objeto interpretado hacia la propia situacion en la que se lleva a cabo la interpretacion, vale decir, hacia la situacion de la propia tarea de indagacion filosofica" (Catoggio y Crelier 2010: 4). De alli que toda interpretacion que intente borrar su propia situacion conduce a concepciones erroneas. Lo factico, por tanto, asume las veces de un horizonte comprensivo de una auto-observacion. Esa mirada esta inmersa en lo cotidiano, en la propia existencia. Con estas propuestas se rompe la relacion tradicional entre sujeto y objeto: "esto se opone al proyecto de utilizar un metodo distanciado tanto de un sujeto que investiga como de un objeto investigado, y que permitiria obtener, usado de modo correcto, un conocimiento objetivo indiferente a la propia investigacion" (Catoggio y Crelier 2010: 9). El Dasein indica, de este modo, un grado anterior a la division sujeto-objeto. Se trata de una apertura a un si mismo, un volverse, un anticiparse a si mismo. Un saberse contextualizado en el aqui y ahora.

Como exponen Catoggio y Crelier (2010: 11): "la propia investigacion filosofica no solo resulta afectada por esta exigencia de auto-reflexion y debe tener en cuenta de entrada la situacion hermeneutica, sino que consiste en volcar en conceptos esta facticidad". De ese modo, el origen de lo factico, su propio aliento vital, es una propuesta conceptual. En ese mismo sentido, de la Maza (2005) plantea que en Heidegger (1999: 31) una de las principales tareas es "la interpretacion que la facticidad hace de si misma". Lo interesante en su escrito--para la premisa de este articulo- es que muestra que "el movimiento hermeneutico de la auto interpretacion esta esencialmente determinado por el hecho de que la vida factica se da de un modo distorsionado, pues siempre esta encubriendose a si misma" (De la Maza 2005: 123). No es un encubrimiento absoluto, sino una especie de desfiguracion de su propia falla. De alli que el problema de la hermeneutica consista en encontrar una interpretacion que disuelva ese encubrimiento originario.

El hilo conductor de la mirada hermeneutica es lo que Heidegger llama indicacion formal [formale Anzeige], concepto que no tiene un contenido material ni es susceptible de ser llenado por la presencia del objeto mentado. Pero tampoco significa vaciedad completa, sino una exigencia de ejecucion. Hay que recorrer un camino para que la indicacion formal se llene de sentido. Solo es inteligible en los comportamientos mediante los cuales se ejerce. (De la Maza 2005: 128)

En la indicacion formal, por tanto, hay un llamado a ejercer el concepto como condicion del proceso hermeneutico de interpretacion o de explicitacion del contenido posible. Ese proceso es una observacion atenta que es capaz de interpretar capturando la distorsion que la vida factica impone.

A diferencia de Husserl, quien llama a contemplar las cosas sin predisposicion, Heidegger considera que intentar poner entre parentesis la historia

Solo sirve para encubrir los prejuicios operantes en toda descripcion que se vale de conceptos. Todos los conceptos estan saturados de tradicion y de teoria, de manera que, si se pretende ignorar aquello, operan de todas maneras de un modo inadvertido. Para tener una relacion libre con la historia es preciso realizar una destruccion fenomenologica de la ontologia. No niega que la filosofia tenga que regirse por las cosas mismas. Todo lo contrario, hace suyo el lema husserliano: !a las cosas mismas!, pero el fenomeno del que se ocupa la fenomenologia esta primeramente oculto, encubierto, obstruido. (De la Maza 2005: 128)

Ese encubrimiento se encuentra en la raiz de todos los fenomenos que se encuentran en primer plano operando en la facticidad, de alli que una forma crucial de conocimiento involucra saber observar y leer ese deficit. Esto se hace a traves de tres conceptos claves: la observacion de la falla, el percibir de la ausencia y el reconocimiento de los obstaculos.

En todos ellos aparece en su esplendor la funcion hermeneutica del Dasein para destruir los diferentes estratos de lo encubierto. Entender que

Las cosas no tienen un significado en si mismas, pues significan algo distinto para alguien que se proyecta como artesano, como deportista, como cientifico. Heidegger llama interpretacion a un desarrollo ulterior de la comprension, la que se apropia de lo comprendido, haciendolo expreso o explicito. Una forma elemental de interpretacion que se da en la vida cotidiana es ver en torno [Umsicht], que ocurre, por ejemplo, cuando se interrumpe el curso normal de la actividad practica. Un martillo no funciona bien, lo que provoca un preguntarse por el en cuanto que o como del martillo o de la actividad que trato de realizar con el. Esta pregunta puede llegar a derivar en caso extremo hasta la teoria pura sobre la esencia de los instrumentos en general. (De la Maza 2005: 129)

Con este procedimiento de observacion de la falla, Heidegger se aparta de una concepcion tradicional del discurso cientifico y se orienta hacia una forma de discurso que abre a otra logica de conocer, que en su caso es una hermeneutica, que sabe prestar oido a un mensaje, que sabe observar una relacion indirecta, donde se encuentran las fallas, las ausencias y los obstaculos.

Solo mediante esa interpretacion podriamos pasar del conocimiento pre reflexivo a uno de significacion, ya que la forma de moverse del Dasein es una busqueda que es capaz de mirar en torno, de verse en esa dinamica. Por ello, el pensamiento emerge siempre de la deficiencia de este ocuparse del mundo. En ese proceso, Heidegger propone tres modalidades de la deficiencia: (a) la falla: el llamar la atencion a la impleabilidad del ente; con lo

cual lo intelegible se abre cuando se reconoce la hendidura, la brecha, la resquebrajadura de un fenomeno; (b) la falta: donde el ente se hace presente por su ausencia.; (c) el obstaculo: como algo que obstaculiza la praxis, ese no-a-la-mano, que estorba y hace visible la rebeldia de lo que hay que ocuparse en forma previa e inmediata.

De este modo, el conocimiento del mundo se torna un conocimiento del ser-en-el-mundo y se ejerce una aprehension que parte como una situacion de deficiencia en la ocupacion donde el primer momento del conocer es un cierto merodear, ver en torno; un segundo momento que vuelve a esa dinamica un interpretar; un tercer momento que convierte esa interpretacion en una orientacion que determina una direccion y un cuarto momento donde lo anterior puede expresarse en proposiciones que destruyen lo encubierto y hacer aflorar lo retenido y conservado.

Entender lo anterior involucra asumir que el giro hermeneutico de Heidegger se gesta con la negacion del principio de exencion de supuestos. "La mirada no puede obviar el factum en el que se constituye el Dasein: siempre y en cada caso esta ya interpretado en su actualidad cotidiana" (Zapardiel 2000: 8). De alli que el Dasein mismo es esencialmente hermeneutico. Por eso, la hermeneutica de la facticidad necesita apropiarse de la situacion hermeneutica, hacer transparente la comprension habitual y actual de la vida factica que habla consigo misma. Ello conlleva ciertos requisitos:

En primer lugar, no perder el contacto con lo originario, ya que el fundamento de la interpretacion es historico. Esto es clave de comprender, ya que ese contacto nos permite ver en que sentido la facticidad ha sido sistematicamente olvidada. En segundo lugar, comprender que todo acceso a un fenomeno esta ya interpretado temporalmente, por eso el momento fenomenologico debe ir a mostrar esos encubrimientos. Esa brecha es la tarea de la comprobacion en Heidegger. En el movimiento de despliegue de estas condiciones de posibilidad, Heidegger coloca la orientacion a la verdad. Asi plantea Acevedo (2006: 20): "en Ser y Tiempo, Heidegger trata de ubicarnos en el nivel de la verdad originaria, es decir, en el de la apertura o estado-deabierto [Erschlossenheit]] del Dasein. Ya en el nos dice que la apertura culmina en la verdad de la existencia". En esa apertura se juegan las condiciones de la versatilidad de una innovacion que surge desde la falla.

3. LA FALLA COMO DEFICIT ENUNCIATIVO EN LOS PROCESOS DE DIALOGO Y COLONIZACION DEL MUNDO-DE-LA-VIDA.

La falla en Habermas involucra la relacion entre un horizonte normativo del derecho a tener derechos y la critica a las situaciones de mayor vulneracion

social de ellos. De este modo, esta etica discursiva no solo no esta hecha para sujetos que deban aproximarse a condiciones ideales de habla, sino que puede aportar especialmente en el trabajo con personas y grupos sociales mas desfavorecidos, precisamente porque recuerda que no hay ninguna razon argumental que se los excluya del marco de los derechos. Asi, hay un componente utopico y etico que no aparece como apendice a la configuracion de las politicas sociales, sino como el fundamento explicativo de la falla. En este enfoque, enunciar la falla involucra quebrar la facticidad, romper con la naturalizacion que se ha realizado del mundo de la vida, acabar con la premisa que "las estructuras de sentido, de las que esta construido el mundo de la vida, solo existen en la pluralidad de las pretensiones de validez que le son inherentes" (Habermas 1989: 44). Es decir, acabar con la tesis general de la actitud natural, en la ingenua conviccion realista basica de que el mundo en el que me encuentro ha existido ya siempre como realidad entorno. Es por ello que la diferenciacion entre los distintos tipos de acciones es fundamental en tanto son las acciones orientadas al exito las que han colonizado nuestros mundos de vida, "la emancipacion de la accion comunicativa respecto a orientaciones particulares de valor implica simultaneamente la separacion entre accion orientada al exito y accion orientada al entendimiento" (Habermas 1987: 255).

Asi, "en esta polarizacion se refleja el desacoplamiento de integracion sistemica e integracion social. Este desacoplamiento presupone en el plano de la interaccion una diferenciacion no solo entre accion orientada al exito y orientada al entendimiento, sino tambien entre los correspondientes mecanismos de coordinacion de la accion" (Habermas 1987: 256). Podemos, de este modo, considerar las sociedades bajo los aspectos de mundo de la vida y sistema; en cada uno de estos aspectos hemos de contar con diversos mecanismos de coordinacion social. Es asi que se requiere enunciar este quiebre, esta brecha, esta falla, entre los tipos de accion de modo de impulsar acciones con fuerte componente ilocucionario.

Es entonces cuando se hacen menester los trabajos de reparacion de traductores, interpretes o terapeutas. Pero tampoco estos, cuando tratan de traer a una interpretacion comun elementos del mundo de la vida que se han vuelto disfuncionales (emisiones ininteligibles, tradiciones que han perdido su transparencia y, en el caso limite, un lenguaje no descifrado) pueden recurrir a otra cosa que a los tres conocidos conceptos de mundo. A esos elementos del mundo de la vida que han fracasado como recursos tienen que identificarlos como fallas, como hechos culturales que restringen el espacio de accion. (Habermas 1989: 496)

Alli donde cobra importancia la promocion de la capacidad de eleccion y/o negacion reflexiva, ya que el decir si o no requiere de un reconocimiento de las fallas inscritas en las diversas alternativas de oferta ofrecidas. En el decir de Habermas (2001: 117), "una persona beneficiaria tiene que tener la oportunidad de decir no [...] puesto que no nos es posible un conocimiento objetivo de los valores mas alla de nuestras convicciones morales". Ahora bien, es importante considerar que las protestas solo adquieren fuerza "en la medida en que empiezan identificandose con aquello contra lo que se dirigen, siendo capaz de enunciar esa brecha" (Habermas 2001: 84); de alli la relevancia de instalarlas como un punto central de exploracion para las politicas publicas. Es decir, no basta abrir la oportunidad de 'decir que no' a los sujetos, sino que ello debe constituir un hecho de verdadera relevancia para la politica, un punto de inicio para la indagacion. Las razones por las cuales los sujetos optan por una u otra alternativa, o por las cuales se niegan a aceptar alguna de ellas, deben ser tomadas en cuenta por la politica publica como parte de un discurso racional elaborado por los participantes y, por lo tanto, como un elemento importante a considerar para el mejoramiento del programa. Como sostendra Habermas (1991: 285):
   A los marginados y sub privilegiados les queda a lo sumo, para
   hacer valer sus intereses, el voto de castigo en los procesos
   electorales; ello cuando no se resignan elaborando en terminos
   autodestructivos, con enfermedades, criminalidad o ciegas
   revueltas, las hipotecas a que estructuralmente estan sometidos.
   Sin la voz de la mayoria de los ciudadanos que se pregunten y
   permitan que se les pregunte si de verdad quieren vivir en una
   sociedad segmentada, en que hayan de cerrar los ojos ante los
   mendigos y ante los que carecen de hogar, ante los barrios
   convertidos en guetos y las regiones abandonadas, tal problema
   carecera de la suficiente fuerza ilocucionaria, incluso para ser
   objeto de una tematizacion publica que lo haga calar de verdad en
   la conciencia de todos. Una dinamica de autocorreccion no puede
   ponerse en marcha sin la enunciacion de su falla, sin una
   generalizacion de intereses efectuada desde puntos de vista
   normativos.


En ese contexto, "el dialogo es mas bien una conquista precaria de las existencias finitas, existencias que solo tendiendo presente su fragilidad fisica y su dependencia social pueden obtener algo asi como fuerzas" (Habermas 2001: 52). Ahora bien, el reconocimiento de las formas de vida y tradiciones culturales que estan marginadas, exige "un tipo de derechos colectivos que hacen estallar en pedazos nuestra tradicional autocomprension del Estado democratico de derecho que esta cortada en base al patron de los derechos individuales y que, en este sentido, es liberal" (Habermas 1999: 191). De alli que esta falla se radica en los sistemas de integracion, donde el Estado cumple una funcion clave. En la medida en que las definiciones de la situacion son negociadas por los implicados mismos, con el tratamiento de cada nueva definicion de una situacion queda tambien a disposicion el correspondiente fragmento tematico del mundo de la vida.

El entendimiento solo es posible cuando, la falla se enuncia de un modo que permita la existencia de una fuerza ilocucionaria de un acto de habla, consistente en mover al oyente a actuar bajo la premisa de que el compromiso del hablante, senalizado en el acto de habla, va en serio. (ya sea desde las instituciones o desde la motivacion al oyente al reconocimiento de pretensiones de validez) (Habermas 1987: 145).

Por tanto, la orientacion hacia el entendimiento, se inserta en la dinamica de las interacciones sociales, donde se pregunta por el como los participantes pueden coordinar sus planes de accion, de forma que alter puede 'enganchar' sus acciones en las de ego, evitando, no el disenso que es fuente de entendimiento, sino el peligro de una ruptura de la interaccion.

En la medida en que los actores se orientan exclusivamente hacia el exito, esto es, hacia las consecuencias de su accion, tratan de alcanzar sus objetivos ejerciendo influencia sobre la definicion de la situacion o las decisiones o motivos del interlocutor utilizando para ello armas o mercancias, amenazas o halagos. En este ambito, el grado de cooperacion y estabilidad surge entonces de la situacion en que se encuentran los intereses de las personas afectadas (Habermas 1985: 157-158).

Por esa razon, los procesos de entendimiento buscan un acuerdo que depende de la aprobacion racionalmente motivada al contenido de una aseveracion que contenga una enunciacion de la falla. Luego, las politicas publicas no pueden considerar acuerdos que sean impuestos a los participantes o alcanzados a traves de la manipulacion; estos siempre deben descansar sobre una conviccion conjunta. Que los participantes en la comunicacion alcancen el entendimiento es algo que se mide en cada caso en las posiciones de si/ no con las que el oyente acepta o rechaza las pretensiones de validez enunciadas por el hablante. En una actitud orientada al entendimiento, con cada enunciado inteligible el hablante formula una pretension de:

--que el enunciado hecho es verdad (esto es, que coincide con los presupuestos existenciales de un contenido proposicional ya mencionado);

--que la accion de habla es correcta con relacion a un contexto normativo existente (y que, por lo demas, el propio contexto normativo que cumplen es legitimo), y

--que, en la intencion manifiesta por hablante, la expresada coincide con lo que piensa en ella. (Habermas 1985: 160)

En consecuencia, quien rechaza una oferta inteligible de acto de habla niega la validez del enunciado al menos en uno de los tres aspectos citados de verdad, veracidad y rectitud.

Con su 'no' manifiesta que el enunciado no cumple al menos una de las tres funciones (la representacion de hechos objetivos, la garantia de las relaciones interpersonales o la manifestacion de vivencias), porque no esta en consonancia con el mundo de los hechos objetivos existentes, con nuestro mundo de relaciones interpersonales legitimamente reguladas o con el correspondiente mundo de las vivencias subjetivas. (Habermas 1985:156)

Consecuentemente, lo que es el dialogo es mas de lo que es. Este plus no le es impuesto, sino inmanente en cuanto expulsado de el. En este sentido, como sostendra Adorno (1984: 164): "lo diferente seria la propia identidad de la cosa contra sus identificaciones". Por tanto, lo concreto del dialogo es su contexto, su proceso, no su pura identidad. De este modo, y aun mas si se trata precisamente del concepto de dialogo, este se repliega cerrandose frente a toda pretension totalizante y mas aun a lo que se realiza en nombre del dialogo, ya que esa es una sentencia que lo sustantiviza, que lo coloca por encima y como regla para los sujetos.

Esta pretension universal exige la posibilidad de "un proceso de aprendizaje como resultado del cual el sujeto aprende que no puede suponer que el projimo vaya a poner como premisa de la organizacion de su propia vida lo que es su propia concepcion del bien, apoyada quizas en lo que considera un orden objetivo del mundo" (Habermas 1991: 54). Estos procesos de aprendizaje vienen provocados a la vez que facilitados por ordenamientos institucionales de tipo posconvencional.

En consecuencia, el dialogo en Habermas busca, como tal la palabra, esa que incluso aparece como realidad silenciada, como olvido, como dominio, como falla. Esa que busca ser descifrada mediante el saber de lo que en ella se ha acumulado, lo que lleva en si en cuanto producto de un devenir, de una historia sedimentada. Por eso, la falla puede iluminar el deficit enunciativo del uso del concepto de dialogo en las politicas publicas, porque devela su caricatura y nos hace ver como en su denigracion, se estrechan tambien los caminos del habla para los propios sujetos.

4. LA AUTO OBSERVACION DE LA FALLA EN LUHMANN COMO SISTEMA REFERENCIAL

Para Luhmann (1996: 60), el observador debe ser entendido como un sistema auto referencial duradero: "La accion de observar altera el mundo en que se observa. Dicho de otra manera, no existe ningun mundo observable y a la vez invariante ante la observacion. El mundo no puede ser observado desde fuera, sino unicamente al interior de el mismo, con las condiciones de las que el mismo dispone". Asi, es posible colegir que toda operacion de la ciencia se funda en la observacion y en la descripcion. De alli que el conocimiento sea el resultado de observaciones: "el observador es siempre la propia ciencia y la forma de operacion realizada por la observacion es siempre la comunicacion" (Luhmann 1996: 60).

Esto diferencia este enfoque de las teorias trascendentales, ya que si bien la diferencia entre referencia (lo que designa una observacion) y la operacion que refiere existe, "esta distincion debe entenderse de manera puramente funcional y no ontologica; no se trata de mundos separados (ser o pensar) sino que caracteriza unicamente la correspondiente operacion de la observacion" (Luhmann 1996: 61). En consecuencia, para Luhmann toda observacion es empiricamente condicionada. El punto de partida, por lo tanto, radica en la facticidad empirica de la observacion. Y esto es crucial, ya que "los sistemas complejos no se saben manejar sin operaciones de observacion ya que su autopoiesis depende de ella" (Luhmann 1996: 61).

El codigo, por tanto, es un oscilador binario que le sirve al sistema para operar. No es un esquema de realidad, sino una ficcion que le permite al sistema hacer una reduccion de complejidad.

Solo con la condicion de la apertura a opciones diversas, un sistema social puede identificarse a si mismo como un codigo. Cuando esto sucede, el sistema reconoce todas las operaciones que se orientan por el propio codigo, como propias y otras no. Mediante el codigo, el sistema se diferencia a si mismo del entorno y efectua su propia clausura operativa. Asi pues, solo el codigo permite al sistema reconocer las operaciones que le son propias y deslindarlas de las operaciones de otros sistemas. (Ontivero 1997: 6)

Este planteamiento supone una reconsideracion del concepto de autonomia. Los sistemas sociales, debido a la presion de la diferenciacion, autonomizan sus sistemas parciales: "imponen la autonomia del sistema parcial como correlato de la elevada complejidad social que se reduce con la diferenciacion y gracias al aumento de complejidad en los propios sistemas parciales" (Ontivero 1997: 8). En consecuencia, la autonomia es un presupuesto de la especializacion, es una condicion y un resultado de la diferenciacion funcional de la sociedad moderna.

Visto asi, solo las observaciones de segundo orden (observacion de observaciones) son capaces de referir a lo contingente y eventualmente mostrarlo de forma conceptual: "La contingencia surge de preguntase por que el observador observado se interesa por eso en lugar de otra cosa, ya que un observador que no este en condiciones de apreciar algo, no puede ser explicado unicamente por fallas circunstanciales, sino que puede deberse a el mismo" (Tell 2007: 4). De alli que la teoria funcional es un enfoque de sistemas observadores y sus entornos. Sistema y entorno constituyen dos partes de una forma que pueden existir separadamente pero no uno sin el otro. "La unidad de la forma permanece presupuesta como diferencia, pero la diferencia no es fundamento de las operaciones, ya que ellas solo son posibles como operaciones de un sistema" (Luhmann y De Georgi 1993: 37).

Esto significa que la complejidad suficiente de un sistema no esta predeterminada materialmente, sino que puede ser determinada en cada nivel de formacion de sistemas, en relacion con el entorno que resulta relevante. "Emergencia, segun esto, no es simplemente acumulacion de complejidad sino interrupcion y nuevo comienzo de construccion de complejidad" (Arriaga 2003: 5). De ahi que Luhmann no considere la unidad de la accion como un hecho psicologico sino sociologico: "el acceso a la inteleccion de la accion no se efectua a traves de la descomposicion de la conciencia en unidades irreductibles, sino mediante procesos sociales de atribucion" (Luhmann 1998: 46). Es clave lo anterior para comprender que toda descripcion es auto-descripcion. "De alli que el intento de describir la sociedad puede efectuarse solo en la sociedad, haciendo uso de la comunicacion, activando relaciones sociales y exponiendose a la observacion" (Luhmann y De Georgi 1993: 27).

En consecuencia, la auto observacion sistemica es policontextual. De alli que una de las fallas mas contundentes de las politicas publicas sea seguir usando metodologias de diagnostico y evaluacion que parten de relaciones lineales y que usan una estadistica reducida segun una logica tradicional: "el concepto de auto observacion no presupone que en un sistema exista, de cuando en cuando, solo una posibilidad de auto observacion. Muchas comunicaciones pueden ser observadas simultaneamente" (Arriaga 2003: 8). Es mas, la clausura operacional implica que el sistema dependa de su nivel de autorganizacion. Ahora bien, el acoplamiento estructural interno al sistema conlleva una dinamica de irritacion, entendidas como posibilidades propias ante estructuras estabilizadas, con expectativas. Lo anterior es interesante, ya que derrumba la idea que la irritacion provenga del entorno. "siempre es una auto irritacion, el sistema tiene entonces la posibilidad de encontrar en si mismo las causas de la irritacion y aprender de ella, o bien imputar la irritacion al entorno y asi tratarla como causal, o bien buscarle su origen en el entorno y quitarlo" (Luhmann y De Georgi 1993: 57).

Si se considera lo anterior, la complejidad aparece como un estado de cosas auto condicionado, con una capacidad de acoplamiento limitada. Esta complejidad requiere ser internalizada por el sistema como auto referencia para poder anticipar su reduccion (Luhmann 1998: 47). De alli que para reducir complejidad el sistema debe ser capaz de seleccionar. Para ello requiere observar una condicion de relacionabilidad selectiva. De alli que esta exigencia de seleccion involucra saber operar en la contingencia y, por tanto, saber asumir sus propios riesgos. Luego, que conservar, como variar, como hacer algo posible de otro modo, son interrogantes en las que el riesgo disminuye si se tiene una clara auto observacion de la falla.

La exigencia y el condicionamiento de las selecciones, el entender su trayectoria, el tener en su memoria las anteriores selecciones y sus consecuencias, permiten potenciar una reduccion de complejidad y aumentan las posibilidades de efectividad sistemica. A las actuales politicas publicas en Chile les falta introducir la nocion de auto observacion y abrirse a una variedad requerida dada la complejidad de los fenomenos sociales involucrados en ellas. Dejar de intentar un grado de coincidencia punto a punto entre sistema y entorno y en vez de intentar inutilmente hacer desaparecer las diferencias, seleccionar posibilidades de acoplamiento en la distincion. "La dimension social de todo procedimiento significativo requiere de una redefinicion que sintonice con la posicion de un observador de segundo orden. Es una observacion operativa de las observaciones, es decir de una diferenciacion que diferencia que y como diferencian otros" (Luhmann 1996: 85)

5. UNA MATRIZ DE AUTO OBSERVACION PARA UNA INNOVACION QUE OBSERVE LA FALLA

En sintesis, tanto en Heidegger, como en Habermas o Luhmann el lenguaje ya no ocupa el lugar de las situaciones designadas ni el sujeto el centro de las referencias en los sistemas de observacion y comunicacion. Si Heidegger interroga la facticidad mediante la falla, Habermas la propone como una llamada de atencion para desnaturalizar (una suerte de mecanismo de ojos abiertos que aporte al auto condicionamiento normativo en direccion a la comunicacion social), Luhmann propone la falla como una evidencia de observacion de segundo orden, desde donde seleccionar contingentemente. En ellos la ontologia se vacia y se abre el espacio de la disolucion de figuras semanticas que emergian desde una dualidad logica convencional.

Si se piensa lo anterior como un filtro analitico, es posible avanzar en dotar a las politicas publicas de mayor coordinacion funcional y efectividad. Porque sin duda una cosa es segura, dificilmente se saldra de los reclamos a una accion consistente sin ver la propia falla desde la optica de algunas teorias generales de la sociedad que permitan entender mejor y desencadenas mecanismos de interpenetracion. "De la misma forma que la nocion de intersubjetividad en Husserl permanece cerrada si no existe un trabajo fenomenologico de las subjetividades involucradas, la relacion sistemica y sus oportunidades comunicativas se fundan no solo en lo que cada sistema selecciona sino en aquello que ya no se selecciona" (Matus 2015: 60). De esta forma, es posible elaborar la siguiente matriz de analisis:

Lo interesante entonces es abrirse a las posibilidades multiples de un pensamiento negativo donde, como ya sostenia Hegel (1982: 82) "El proceso no es de continuacion sino que se produce mediante un salto". Ese salto lo constituyen las relaciones de interpenetracion entendidas como relaciones sistema/entorno, es decir, relaciones de un sistema con un entorno especifico de sistemas interpenetrantes. Alli, los aumentos graduales de complejidad de los sistemas sociales, transforman las relaciones de interpenetracion, las diversifican y las relacionan menos directamente con su transcurso natural (Luhmann 1998: 235). Por tanto, existe en esta configuracion conceptual enormes potencialidades para hacer aparecer cuestiones antes improbables, observar la falla e innovar desde ella.

Ahora bien, para poder romper con ese circuito de lo que se podria denominar con Saramago un ensayo de la ceguera, se ha apostado por la innovacion. Sin embargo, no es cualquier concepto de innovacion el que se puede articular con una nocion de vision negativa. Cuando se habla de innovacion existe, por su propia expresion semantica, una cierta confianza en que sea portadora de algo nuevo. Mas aun, se asume como imagen contra puesta con lo viejo. Al verse de ese modo, contiene una esperanza de superacion. Sin embargo, al mirar con atencion esa nocion: nuevo vs viejo, es posible observar en ella una falta de movimiento, de dinamica conceptual de flujo, que obstaculiza pensarla como punto de inflexion para enfrentar la complejidad de una situacion social en pleno impulso regresivo. Mas bien, el concepto de innovacion, especialmente en America Latina, ha sido usado como herramienta de sistemas neoliberales que lo asocian a la competitividad, a la creacion de productos, a un sistema de negocios, al despliegue de programas sociales donde la nocion de emprendedores, se ha vuelto una consigna infaltable para la superacion ilusoria e individual de la pobreza.

De alli que para postular una innovacion desde la falla hay que considerar la matriz descrita y con ella, hacer emerger otras constelaciones en una idea movilizadora de innovacion desde la falla que a lo menos tendria las siguientes caracteristicas: a) una innovacion que traiga al presente las expectativas no cumplidas del pasado b) una innovacion que conciba como una

unidad diferenciada la redistribucion y las ancestrales luchas por el reconocimiento c) una innovacion que supere tanto la linea de planificacionejecucion-evaluacion como la de prototipo-empaquetamiento-transferencia para abrirse a la contradiccion d) una innovacion que devele la injusticia de la razon cinica del Estado y la codicia de la Teodicea del mercado e) una innovacion que conserve el espiritu y haga ruina los nuevos ropajes de la dominacion en las exigencias de una logica que todo lo transforma en proyectos.

Ya sea asumiendo que la vida factica esta distorsionada, o que existe un proceso de colonizacion del mundo-de-la-vida; se requiere de un Dasein abierto para ver el entorno, de una dialectica reconstructiva que rompa la naturalizacion o de una observacion de segundo orden que posibilite develar la relacion sistema/entorno. En todos ellos, con sus diferencias, es posible pensar junto a una hermeneutica de la facticidad o a una pragmatica que enuncie la falla o a una coordinacion funcional de sistemas complejos una apertura en la vision de las politicas publicas.

En el proyecto Fondef ID17I10033 "Prototipo de alerta temprana para sistemas y programas de infancia desde un enfoque de derechos", hemos trabajado en una concrecion de estas logicas de auto observacion dentro del Nucleo de Innovaciones efectivas en politica publica. Un adelanto esquematico seria el siguiente:

Como es posible apreciar en el esquema, si se proyectan tres ejes de innovacion, autonomia y efectividad y se muestra una auto observacion de sus fallas, aparecen tres paradojas recurrentes en sistemas y programas sociales:

Paradojal: Sistemas o programas que invocan la autonomia dentro de su organizacion, apelando ya sea a la descentralizacion, como a potenciar sus equipos, pero que no poseen ningun tipo de observacion sistematica de sus nudos criticos. De alli que por ejemplo sus formas de evaluacion se sigan proponiendo desde los impactos en la demanda y no en la calidad de la oferta y los incentivos a sus equipos se continuen pensando como cumplimiento de metas o actividades, en una naturalizacion rutinizada de sus propositos y formas de operacion.

Paradoja 2: Sistemas o programas inconsistentes que proponen mecanismos de regulacion y control que estan desajustados en sus condiciones de operacion: infraestructura, sistemas de otorgamiento de presupuestos, formas de seleccion, tipo y numero de personas contratadas. Ademas sus formas de medicion y evaluacion son opacas frente a un contexto territorial desigual y heterogeneo. Esa ceguera contribuye a una toma de decisiones tardia y de escasa congruencia.

Paradoja 3: Sistemas o programas que proyectan una Innovacion restringida, ya que a pesar que se denominan como innovaciones (concursos de innovacion, emprendimientos innovadores, existentes en diversos Ministerios u organismos como Corfo o Cnid, distintos Lab de innovacion, centros de innovacion en Universidades, fundaciones que otorgan financiamiento para innovaciones) sus propios instrumentos estan configurados en una logica de concentracion de control, su comunicacion es afectada por distorsiones, sus plazos son desajustados en relacion a los resultados de innovacion esperados, sus mecanismos de administracion de gestion son ancestralmente tradicionales, pesados y burocraticos ya que poseen un exceso de reglas que colocan condiciones de inseguridad y desplazamiento de foco no solo para sus usuarios sino para sus propios operadores.

Observar estas paradojas como fallas producidas por los propios sistemas y programas, puede dar lugar a la construccion de trayectorias de innovacion efectiva, que puedan entregar evidencias de la trazabilidad y avance de estas dimensiones de deficit y que se pongan al servicio de la agenda social de Chile, dando contenido a un proceso de modernizacion de los servicios publicos.

DOI: 10.5354/0719-0527.2018.51026

Recibido: diciembre 2017

Aceptado: abril 2018

REFERENCIAS

Acevedo, J. (2006). Doce tesis acerca de la verdad. Heidegger. La lampara de Diogenes, revista de filosofia, 12/13, 7-26.

Adorno, T.W. (1984). Dialectica Negativa. Madrid: Taurus.

Arriaga, (2003). La teoria de Luhmann. Convergencia, 32, 277-312.

Buck-Morss, S. (1989). El origen de la dialectica negativa. Madrid: Akal.

Catoggio, L. & Crelier, A. (2010). Como es posible Hegel despues de Heidegger. Themata. Revista de Filosofia, 43, 137-155.

De la Maza, L. (2005). Fundamentos de la filosofia hermeneutica: Heidegger y Gadamer. Teologia y Vida, 46(1-2), 122-138.

Habermas, J. (1985). Conciencia moral y accion comunicativa. Barcelona, Ediciones Peninsula.

Habermas, J. (1987). Teoria de la accion comunicativa, Volumen Iy II. Madrid: Taurus.

Habermas, J. (1989). Teoria de la accion comunicativa: complementos y estudios previos. Madrid: Catedra.

Habermas, J. (1991). La necesidad de revision de la izquierda. Madrid: Tecnos.

Habermas, J. (1999). La inclusion del otro. Estudios de teoria politica. Barcelona: Paidos.

Habermas, J. (2001). El futuro de la naturaleza humana. Madrid: Paidos.

Hegel, G. (1982). La ciencia de la logica. Madrid: Ediciones Solar.

Heidegger, M. (1999). Ontologia. Hermeneutica de la facticidad, Version de J. Aspiunza. Madrid: Alianza.

Honneth, A. (2007). Reificacion: un estudio en la teoria del reconocimiento. Buenos Aires: Katz.

Jameson, F. (2016). Las ideologias de la teoria. Madrid: Akal.

Jay, M. (2007). Ojos abatidos. La denigracion de la vision en el pensamiento frances del siglo XX. Madrid: AKAL.

Luhmann, N. (1996). La ciencia de la sociedad. Mexico DF: Anthropos.

Luhmann, N. (1998). Sistemas sociales: Lineamientos para una teoria general. Bogota: Anthropos, CEJA.

Luhmann, N. & De Georgi, R. (1993). Teoria de la Sociedad. Mexico DF: UG/UIA/ITESO.

Matus, T. (2015). Aportes del concepto de interpenetracion a los debates de las politicas publicas en America Latina. Mad, 33, 42-63.

Matus, T. (2017). Una critica travestida para enfrentar el capital. En: P. Vidal (Ed.), Las caras de Trabajo Social en elmundo. Santiago de Chile: RIL.

Safatle, V. (2013). A paixao do negativo. Editorial Unesp, Sao Paulo.

Tell, E. (2007). Niklas Luhmann: la compleja incertidumbre de un mundo secularizado. Ciencia, Docencia y Tecnologia, 18(34), 67-95.

Zapardiel, J. (2000). Hermeneutica de la facticidad y fenomeno narrativo. Revista de Filosofia, 3.a epoca, 13(24), 65-97.

Revista MAD | Magister en Analisis sistemico aplicado a la sociedad | ISSN 0718-0527 Departamento de Antropologia | Facultad de Ciencias Sociales | Universidad de Chile Avenida Capitan Ignacio Carrera Pinto 1045 Nunoa 7800284 | Santiago | Chile revistamad.uchile@facso.cl | RevMadUChile (Twitter, Facebook) | +56 2 29787760

Teresa Matus

Departamento de Trabajo Social, Universidad de Chile. teresamatus@uchile.cl

Adriana Kaulino

Facultad de Psicologia, Universidad Diego Portales, Chile. adriana.kaulino@udp.cl

Antonieta Urquieta

Departamento de Trabajo Social, Universidad de Chile. antonieta.urquieta@u.uchile.cl

Fabiola Cortez-Monroy

Escuela de Trabajo Social, Pontificia Universidad Catolica de Chile. fcortezm@uc.cl

Cesar Marinez

Departamento de Trabajo Social, Universidad de Chile. cdmarinez@uchile.cl

(1) Agradecemos a Conicyt quien a traves del proyecto Fondef ID17I10033 "Prototipo de alerta temprana para sistemas y programas de infancia desde un enfoque de derechos", ha posibilitado este trabajo.

Leyenda: TABLA 2. Logicas de autobservacion en politica publica
TABLA 1. Epistemologias de la falla: produccion de
conocimientos desde la negatividad

Caracteristicas la falla

Autores     Concepto          Diagnostico

Heidegger   Una falla como    La vida
              facticidad        factica esta
              que se auto       distorsionada
              observa           y olvida asi
                                su falla
Habermas    Una falla de      El deficit
              enunciacion       muestra una
              en los            colonizacion
              sistemas          del mundo-de
              comunicativos     -la-vida
Luhmann     Una falla que     La observacion
              se observa        se asume
              desde un          desde la
              sistema           exterioridad
              observador        del mundo

Autores     Herramientas        Propuesta

Heidegger   Un Dasein de        Una hermeneutica
              sistema             de la facticidad
              abierto para
              ver entorno
Habermas    Una dialectica      Una pragmatica
              reconstructiva      que enuncie
              para romper la      la falla
              naturalizacion
Luhmann     Una observacion     Una coordinacion
              de segundo          funcional en
              orden de la         sistemas
              relacion            complejos
              sistema/entorno

FUENTE: Elaboracion propia
COPYRIGHT 2018 Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Sociales
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Matus, Teresa; Kaulino, Adriana; Urquieta, Antonieta; Cortez-Monroy, Fabiola; Marinez, Cesar
Publication:Revista Mad. Revista del Magister en Analisis Sistemico Aplicable a la Sociedad
Article Type:Ensayo
Date:May 1, 2018
Words:8401
Previous Article:Territorio como medium: Discusion sobre rendimientos analiticos para las observaciones de la complejidad socio-espacial.
Next Article:Las funciones como problemas: Un encuentro entre Luhmann-Deleuze.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters