Printer Friendly

Lo que se llevo el Ciclon del 16 en la Cuba ciberpunk Underguater de Erick J. Mota.

Gone with Ciclon del 16 in Underguater ciberpunk Cuba by Erick J. Mota

La cosa esta que arde... y parece que va a llover Mota (2010a, p. 196)

Cuenta Amitav Ghosh, en su ensayo de 2016, The Great Derangement, que la unica literatura que se esta tomando en serio el cambio climatico es la de ciencia ficcion (cf) (2016, p. 7). El novelista indio hace un extenso repaso de la mal avenida relacion entre los seres humanos de la postindustrializacion y la naturaleza, y senala la gran dificultad de narrar, como factor de la realidad, aquello que aun no ha ocurrido, porque el cambio climatico "defies both literary fiction and contemporary common sense [...]" (2016, p. 24). Y si bien la primera de sus ideas parece ser cierta, y solo en la cf es comun encontrar autores que usen el cambio climatico como trasfondo o motor de sus narraciones, (1) la segunda parece ser cada vez mas una historia narrada a diario, a veces en directo (pero quiza no por la novela contemporanea). La fuerza de la naturaleza se va abriendo paso en nuestra vida diaria y se vuelve tema central en nuestras sociedades plagadas de edificios e infraestructuras, que acaban destruidos de forma periodica, produciendo las mas impensables catastrofes, las mas abyectas distopias.

Algunas de las proyecciones mas catastrofistas del continente americano incluyen no ya la destruccion del Caribe y Centroamerica, o de Luisiana, Florida, o partes de Texas, como ya ha sido probado en alguna ocasion, sino la devastacion de la propia Manhattan. En The Water Will Come (2017), Jeff Goodell nos explica que el huracan Sandy, de octubre del 2012, hizo saltar todas las alarmas en Nueva York y Nueva Jersey. (2) En Manhattan se han propuesto construir una berma de hormigon y metal de tres metros de altura y tres kilometros de largo que impida, en el futuro, la entrada del agua, y la llaman The BIG U (Goodell, 2017, p. 146). Y aunque otros muros y diques existen en Japon y Holanda desde hace mucho tiempo, la idea de que la region que rodea a Wall Street pueda verse devastada por una inundacion es algo que incluso Hollywood ha explotado poco en sus muchas distopias catastrofistas.

Las sociedades modernas no quieren verse sorprendidas por los caprichos de la madre naturaleza e invierten mucho dinero en prevenir la llegada de las grandes tormentas, incluyendo el desarrollo y el lanzamiento de satelites meteorologicos. Por ello, a nadie sorprendio la llegada del huracan Maria al Caribe en el otono del 2017. A pesar de la regularidad de las tormentas tropicales en el Caribe, esta produjo una gran expectacion, tanto por su fuerza como por llevar un rumbo que podia ser devastador. Maria, que no era la primera tormenta del 2017, arraso al pasar justo por encima de las Islas Virgenes, de Puerto Rico y de parte de Cuba. Luego subio en el mapa y perdio fuerza en la peninsula de Florida. Mas de tres meses despues de la catastrofe, casi la mitad de la isla de Puerto Rico aun seguia sin luz electrica y el agua potable continuaba siendo un problema sanitario. Los muertos no parecian haber alcanzado una cifra muy alta para una tormenta tan devastadora, pero la catastrofe fue tal, que las autoridades de la colonia estadounidense no eran capaces de tabular con precision el dato, (3) ya que generalmente los huracanes matan de forma indirecta. No se sabia con certeza cuantas personas habian muerto, porque no pudieron haber sido atendidas en hospitales sin luz, agua ni medios, de dolencias que en otras circunstancias habrian sido subsanadas. Al desastre de la naturaleza se unio el descubrimiento del semiabandono de Estados Unidos y de la rampante corrupcion islena, que mostro la rapida destruccion de las infraestructuras locales. Meses despues, se llego a calcular que el huracan pudo haber matado a mas de 4600 personas (Llano, 2018).

El paso de otro huracan por Cuba en 2017, el Irma, tambien tuvo consecuencias sociales y politicas. A la suma de muertes, los destrozos en la isla provocaron que Raul Castro retrasase su anunciado retiro al frente del Gobierno cubano. La era Castro se veia alargada (para algunos de forma desesperante) gracias al huracan. Las elecciones que eligen al Parlamento cubano no podian celebrarse en algunas localidades donde los destrozos habian sido mayores, obligando al Gobierno central a retrasar los comicios en todo el pais. Esto, a su vez, impedia la eleccion del presidente de la republica, quien es elegido por el Parlamento.

Florinda, el Ciclon del 16, tambien tuvo consecuencias sociales y politicas de calado en Cuba. Si bien es cierto que este huracan solo ocurrio en el ucronico mundo imaginado por el autor de cf Erick J. Mota en la novela Habana Underguater, el relato de la realidad de los ultimos anos nos deja entrever que quizas si que ocurra algun dia. En este mundo distopico cubano, Mota imagina que un huracan destruyo, en el ano 2016, gran parte de La Habana. Aun bajo el poder colonial sovietico, los rusos, como son principalmente llamados en el mundo de Mota, idearon la construccion de un muro de contencion de cinco metros que se anadiria encima del ya existente Malecon (Mota, 2010a, p. 283). Este muro evitaria la entrada del mar en la ciudad. Sin embargo, y tras fallar el sistema de desagues del alcantarillado de La Habana, el agua de las olas que trajo el Ciclon tampoco pudo salir (Mota, 2010a, p. 284), creando un gran lago que inundo tres de los barrios principales de la ciudad, Habana Vieja, Vedado y Centro Habana, que pasaran a ser llamados Underguater--asi, con "g"--(Mota, 2010a, p. 218).

Lejos de ser una locura ideada por una imaginacion prodigiosa, el muro de Habana Underguater no es menos fantasioso que The BIG U, el muro real proyectado en Manhattan. Goodell nos recuerda que en Kamaishi, Japon, un tsunami mato a casi mil personas en el 2011 despues de que la ola arrasara el muro de contencion de nueve metros que protegia la region (2017, p. 151), o que los diques de Nueva Orleans fueron insuficientes para detener al mar cuando llego el huracan Katrina en el 2005. Y es que, como apoya Goodell citando al experto danes Richard Jorissen, "Walls often make people stupid" (2017, p. 153). Y los rusos, en el mundo de Mota, no lo fueron menos, aunque sean los amos del mundo. Porque en el universo de Underguater, los rusos son la gran potencia mundial que ha sobrevivido como tal. Se nos presentan como sovieticos tan poderosos, que un buen dia decidieron dejar la tierra (con "t" minuscula), e instalarse en el espacio orbital, llevando a todos sus ciudadanos a una utopia cosmica que dejo a los cubanos atras, y sin repararles los desagues. Provocaron una inundacion, pero no la solventaron.

Segun Goodell, las inundaciones se explican, en muchas culturas antiguas, como castigos de los dioses, como en el Arca de Noe (2017, p. 22). Penitencias sufridas por haber incumplido los mandatos impuestos o haberse desviado de las divinas ensenanzas y haberse corrompido. Pero en Underguater no queda claro cual es la razon del castigo: si haberse desviado de las ensenanzas sovieticas o si haber confiado demasiado en los rusos y en sus ensenanzas. En cualquier caso, estos estan en orbita, ajenos a las miserias de los cubanos inundados.

Habana Underguater nos deja, pues, ante la duda de saber si existe una critica velada a las autoridades cubanas o a todo el conjunto de la sociedad, que confio, sobre todo en los anos ochenta del siglo XX, en que los sovieticos iban a estar siempre ahi para defenderlos o para tutelarlos. Visto asi, Florinda no es tanto un ciclon, como una alegoria de la propia historia cubana. Los rusos en realidad se fueron, y cuando desaparecieron, lo dejaron todo a medias: la economia, las infraestructuras, el desarrollo industrial y tecnologico..., provocando en la isla una de las mayores crisis de su historia, el infame Periodo Especial en Tiempos de Paz, plagado de escasez y hambruna. La isla se hundio, aunque no bajo agua; pero la asfixia y la penuria del dia a dia fue, durante casi una decada, un lento y cruel ahogamiento en un lago de desesperacion absoluta. Mota nos invita asi a una ucronia que no lo es tanto, pues una Habana sumergida bajo el paso de la historia no es completamente una fantasia.

Este es el tiempo y el contexto de Habana Underguater, que aunque esta escrita despues de la peor experiencia del Periodo Especial, es una reflexion alegorica de la Cuba de las ultimas decadas. Reflexion que se realiza mediante muchos aspectos, algunos de los cuales son el estudio central de este ensayo; en concreto, tres: el mundo distopico del ciberpunk cubano, la experiencia sovietica de la isla (tan utopica como distopica), y el uso de la presencia afrodescendiente en Cuba, tanto etnicamente como en la religion, para crear un mundo referencial propio y alternativo.

Ademas, Habana Underguater es una obra en sintonia con un movimiento pancaribeno que quiere que la cf se construya de forma autorreferencial, recreando mitos locales que permitan elaborar una literatura que se pueda identificar como propia de esta region del mundo. Una apuesta ejercida principalmente desde la estetica ciberpunk (con "i" latina), aunque no necesariamente solo desde ese estilo del genero. Una cf que se inspire en lo que une a los caribenos.

En consonancia con esta idea, y casi a la vez que salia publicada Habana Underguater, completa, en el 2010, (4) Mota escribia un ensayo sobre el ciberpunk que habia recalado en el mundo hispano, caribeno y cubano, en el que hacia su propuesta para el Caribe:
   [...] se trata de un desafio. Escribir una nueva tendencia dentro
   del genero apoyada en las dictaduras militares, las guerrillas de
   la izquierda, el misticismo asociado a la figura de los dictadores
   y el folklore unico de estas tierras no solo es tentador. Si se
   hace correctamente podria desarrollar una nueva corriente literaria
   y estetica dentro de la cienciaficcion moderna. Esta en las manos
   de nuestros escritores y lectores convertir la ciencia-ficcion del
   patio en una cursileria imitativa resumida en versiones a malas
   traducciones anglosajonas; o en un producto artistico, bien hecho y
   de vanguardia, capaz de reflejar la realidad de nuestro tiempo y
   ensalzar los pequenos detalles que nos unen (2011, p. 15).


Como veremos mas adelante, en el apartado "Afrodescendencia y ciencia ficcion", esta propuesta de Mota no es exclusiva y ha sido defendida en todas las islas del Caribe hispano. El universo de Habana Underguater es, pues, el resultado de la propia propuesta: una coleccion de historias formada tanto por cuentos como por una novela, que aunque no llega a ser un fix-up, si que necesita de los cuentos para ser completamente comprendida. Asi, si bien el cuento "En candela con Oshosi" es palabra por palabra el "Prologo" de la novela, lo que son el trasfondo argumental de la misma, con la explicacion del desastre del Ciclon del 16 y hasta su nombre Florinda, la huida de los rusos al espacio y el abandono de La Habana inundada a su suerte tras el fiasco de la ingenieria sovietica en el Malecon, se encuentran realmente desarrollados en los cuentos "Las cosas ya no son como eran antes", "Asuntos pendientes", "Rikimbili Rottenfuhrer" y "Cualidades notables de la electronica moderna", publicados todos ellos tambien en el 2010 en la edicion "Completa", y en donde algunas ideas se repiten y se explican con matices diferentes, pero nunca contradictorios. Muchas de estas ideas aparecen como transfondo en la novela, pero no estan detalladas con igual enfasis. Es por esta red comunicativa entre la novela y los cuentos, por lo que es mejor hablar de un "universo Underguater" y referirse al todo, en vez de solo a la novela o a un cuento en concreto.

A este universo distopico ciberpunk hay que anadirle el elemento ucronico sovietico, en el que las potencias tradicionales han cambiado, salvo ellos. Estados Unidos han desaparecido en guerras civiles; los sovieticos han abandonado el espacio terrestre y viven en orbita, pero controlan, militar y tecnologicamente, el mundo; Europa se vuelve a ver envuelta en guerras de religion, donde Espana es punta de lanza de las tropas de un Vaticano que ahora es una corporacion privada, como la mayoria de las religiones cristianas. Por su parte, Cuba ha sido desgarrada por la tragedia del Ciclon del 16 y La Habana ha perdido el poder absoluto sobre sus ciudadanos y sus ciudades. La distopia mas violenta se instala en una Tierra dominada principalmente por matones, mafias y corporaciones en el mundo real, de carne y hueso, y por inteligencias artificiales en el mundo del ciberespacio, un mundo tan trascendental como el real. En este mundo ciberpunk viven fantasmas-dioses orishas que dominan las redes, mientras miran con cierto anhelo hacia un mundo exterior balcanizado al que no pueden acceder por si mismos, condenados a habitar la red como si de otra dimension se tratase.

La trama principal que mueve la historia es, sin embargo, sencilla: un joven de dieciseis anos, llamado Juan (o Rama, en su forma de avatar), jaquea (5) la cuenta de La Regla de Ocha y roba un regalo/ofrenda/ebbo. La ofrenda resulta ser un mapa para acceder a una caja fuerte de maxima seguridad orbital rusa, donde se guarda celosamente una medalla de los Premios Nobel adjudicada a Ernest Hemingway. La Regla de Ocha ordena capturar y matar a Juan.

Para ello, contrata a Pablo, un exmilitar que se las sabe todas, pero este traiciona a sus patronos al no matar al chico. La verdadera razon por lo que no lo hace es que Juan es sobrino de Diana, su amante. Pablo, incluso, le busca a Juan un refugio. Como consecuencia de esta traicion, La Regla de Ocha tambien contrata a Pedro para que mate a Pablo, pero resulta que ya se conocen y al final se alian en contra de Ocha y deciden ayudar a Juan y a sus amigos a robar a los rusos.

Este hilo conductor se mueve entre mundos contrarios, pero interconectados, el de los dos matones, Pedro y Pablo, y el de los chicos ciberadictos. Y, consecuentemente, tambien nos movemos entre dos realidades, una de carne y hueso, y otra cibernetica. Esta ultima, a veces narra una historia que es mas propia de un videojuego, en el que los personajes luchan por su supervivencia de forma violenta en juegos de guerra, y entrenan sin saberlo--como en Ender's Game--(6) para la vida real, rodeados de un relato marcado por los detalles de armas, tacticas militares y con constantes peleas, muertes y escenas de accion. Es, por tanto, inevitable que parte de la trama transcurra en el ciberespacio y que la historia se abra y se cierre con sendos jaqueos virtuales: el primero para robar la ofrenda a los dioses de la red y el segundo para robar a los todopoderosos rusos en el espacio.

Ciberpunk y distopia

En la novela y cuentos Underguater, el Ciclon del 16 es nombrado como un mantra que da permiso a la entrada del caos, como si el ojo del huracan fuese un portal espacio-temporal por el que se colo el mundo reconocible para ponerlo patas arriba, y bajo agua. Y este nuevo mundo que surge, como comentamos antes, pertenece al universo ciberpunk, un estilo de la cf que en Cuba siempre ha abierto el presente a la critica de los poderes internos y externos en la isla y el resto del mundo, y al deseo de entender las estructuras de un poder elusivo y fragil que, segun vemos en Underguater, tal vez necesite de solo una tormenta mayor para caer como un castillo de naipes y dar paso a otro mundo, eso si, peor.

El ciberpunk cubano llego timidamente a finales de la decada de los ochenta del siglo pasado como lluvia de agua fresca y se desarrollo en plena crisis del Periodo Especial, haciendose fuerte en la decada siguiente. Surgido al principio como imitacion de la literatura de los anos ochenta en Estados Unidos, pronto se transformo en una opcion contestataria, que ponia en jaque tanto al sistema capitalista como al socialista en Cuba, y que hacia gala de una supuesta renuncia a hablar del "hoy", esto es, parecia que los autores cubanos estaban decididos a superar la dictadura del pais obviando su existencia. Sin embargo, lo que en verdad acontecio no fue mas que el uso de una nueva forma de escribir que, como hace la cf en general, permitia alegorizar desde un angulo nuevo, que renovaba el Iocus y el vocabulario al recolocar el espacio y el tiempo cubano. (7) Como indica el escritor Jose Miguel Sanchez Gomez (seudonimo Yoss), a partir de los anos noventa, la CF cubana abandona (en su mayor parte) la autocensura (2008, p. 218), y Mota apoya esta idea, indicando que
   El ingrediente fundamental de una distopia cubana, sea cyberpunk o
   no, consiste en fantasear con las formas de gobierno de una manera
   desenfadada. Sin preocupaciones, por parte del escritor, acerca del
   posible matiz politico o de critica social que pueda interpretarse
   de lo escrito (2011, p. 9).


En un contexto mas amplio, este uso experimental de la temporalidad se ha entendido como un hilo conector entre diferentes autores cubanos, dentro y fuera de la CF, que asi formarian otra nueva generacion de autores que "en algun punto de sus meteoricas carreras se han llamado a si mismos asi: Generacion Ano Cero" (Pardo, 2018), aglutinando a algunos de ellos en la coleccion de cuentos de Orlando Luis Pardo Lazo, Generation Zero. An Anthology of New Cuban Fiction, (8) a la que Pardo llama "nuevarrativa" cubana y en la que se encuentran autores de cf como Michel Encinosa Fu o el propio Mota.

Atipicamente, es una falsa generacion en lo que respecta a la tradicional coincidencia de edades de sus componentes, pero les une haber comenzado a publicar a partir del ano 0 de la primera decada del tercer milenio, y de modo mas o menos irreverente. En algunos casos, esta forma de escribir les permite, a estos autores, hacer un comentario sobre "los eventos traumaticos [del] pasado de la revolucion cubana" (Granados, 2017, p. 31), como en la literatura posdictatorial latinoamericana de las ultimas decadas. (9)

Este postulado, que no deja de ser atractivo como aproximacion a un modo de narrar a comienzos del presente milenio, y que ademas auna diferentes generos sin caer en la discriminacion por prejuicios literarios a la que esta acostumbrada a sufrir la CF, tiene quiza el inconveniente de dejar atras a todo un colectivo de escritores que experimentaban con la CF de estilo ciberpunk ya en la decada de los noventa del siglo XX de una manera bastante parecida--aun con algunos de sus textos publicados en los anos 0, pero ideados y escritos antes--. Pues la CF en si, como se indico antes, es una forma de literatura que cuestiona el espacio y el tiempo en su propia naturaleza, y el ciberpunk se mueve alterando tanto el tiempo (futuro o ucronico) como el espacio (ciber). Cabe, pues, proponer que la CF cubana fue ya, en los anos noventa, vanguardia de esta generacion zero, o que esta no es mas que otro modo de aglutinar, de explicar, por donde van algunas de las tendencias de las ultimas decadas en la literatura de la isla. El ciberpunk es, sin duda, una de ellas.

Antes de avanzar, definamos el ciberpunk en Cuba. Mucho se ha escrito sobre la definicion no solo de la CF en si, sino tambien de los subgeneros que viven, crecen y se multiplican dentro de la misma. Apenas una decada despues de su aparicion en Estados Unidos, el autor, critico y editor de Qubit. Boletin digital de literatura y pensamiento cyberpunk, Raul Aguiar (1996), escribio en Cuba un pequeno ensayo sobre la estetica ciberpunk, donde explica:
   Si, si, pero Ciber ... Punk. ?Que es esto? ?Una alianza entre la
   nueva tecnologia y la disidencia cultural? Pues si. El ciberpunk es
   una especie de anarquista con conocimientos cientificos, el hippie
   que no tiene prejuicios con la tecnologia, un punk con su furia
   canalizada por los videojuegos (p. 16).


Y se pregunta si el ciberpunk, como todo movimiento de exito en el capitalismo, esta abocado a la mercaderia (Aguiar, 1996, p. 16). Y es que la cf tiene la tendencia a expandirse o subdividirse en falsas renovaciones, que a veces han sido cuestionadas como meras maniobras mercantiles o excesos de novedad. Asi, el critico y autor mexicano Alberto Chimal (2018) dice, al cuestionar el nombre de la propia cf, que la denominacion "ficcion especulativa" es mas apropiada, pero que
   [...] cada intento (real o fingido) de proponer alguna novedad en
   el subgenero recibio un nombre propio: ciencia ficcion dura, space
   opera, new wave, cyberpunk, steampunk y decenas de otros nombres se
   volvieron tema de discusion cotidiana entre los fans, y ficcion
   especulativa se convirtio en otra mas de esas etiquetas, de
   alcances inciertos y limites dificiles de ver.


De hecho, algunos criticos, como Carl Freedman (2000), proponen una muy leve conexion del cyberpunk con el movimiento anarquista punk (uno de sus totems), y lo conectan principalmente con "the much older tradition of hard-boiled detective fiction of the Hammett-Chandler type" (p. 195), haciendo hincapie, de nuevo, en la dificultad de conciliar nombres que denominan movimientos esteticos y las ideas u origenes que a estos se le atribuyen.

Asi pues, ?como se entiende el ciberpunk en Cuba: subgenero, moda, renovacion estetica, estilo de un colectivo, negocio? Quiza lo sea un poco todo y, ademas, como indicaba Mota, un desafio, una apuesta al presente y a futuro de la CF cubana. Un estilo (colectivo) o estetica (dentro de otra mayor)--estas son nuestras dos preferencias--, que para la historia de Cuba se presentan como claras alegorias de su realidad. Una literatura que ya en los anos noventa mostraba

[...] posibles sociedades cubanas futuras, y no futuristas, donde los ideales del marxismo-leninismo habian fracasado. Un futuro de ruina economica e inadaptacion a un capitalismo brutal. Una Habana pobre y cada vez mas alejada de la utopia sovietica de La nebulosa de Andromeda de Ivan Efremov (Mota, 2011, p. 10).

Como ya se indico antes, para Mota, el ciberpunk--con "i" latina--de exito debe alejarse del modelo considerado como anglosajon, pues su imitacion y traduccion no puede mas que llevar a la cursileria (2011, p. 13). Ademas, Cuba contiene, en su propia historia y realidad, suficientes elementos para ser fuente original, sin mirar a otros modelos:

Nosotros tenemos La Habana Vieja, tenemos apagones, tuvimos periodo especial, pagamos caro el sueno de querer ir a Miami en una balsa y cuando pasa un ciclon por cualquier ciudad de Cuba parece como si el apocalipsis ya hubiera ocurrido. Los cubanos no precisamos de una III guerra mundial o de un desastre ecologico para hablar de apocalipsis. Nosotros vimos caer la Union Sovietica y sufrimos sus consecuencias [...] (Mota, 2011, p. 10).

El estilo ciberpunk en Cuba no ha sido inmovilista y se ha ido expandiendo hacia tendencias con sus propios desarrollos locales. Como senala Aguiar: "Una zona emergente, con autonomia propia, que resulta bastante reconocible dentro del fantastico cubano es la cf con tematica ciberpunk, considerada en su sentido mas amplio, junto a sus variantes y herederos como el biopunk y el postciberpunk" (2018), creando ademas una gran influencia "de los herederos estilisticos del ciberpunk" en la cf cubana en general, segun Gala, Perez, Melendez y Vlak (2017, p. XXI). Y esa influencia continua en algunos autores como Mota, quien ha centrado su obra ciberpunk en este universo de la Habana Underguater del que venimos escribiendo y para la cual se esta preparando una reedicion mas extensa, con nuevos relatos, e incluso otras novelas en el mismo universo (Mota, conversacion personal). (10)

En general, el ciberpunk entra en los generos distopicos. Sus personajes, como indicaba Aguiar (2018), suelen ser jovenes anarquistas que viven en los margenes de la sociedad del capitalismo salvaje, pero tienen un gran conocimiento sobre la tecnologia de su mundo; son piratas informaticos, modernos Lazarillos de la mano de la computacion, que viven una existencia picara frente a un mundo que les da poco o nada a cambio. Su subsistencia suele estar a contracorriente de la norma social, la cual es mayoritariamente opresiva, lo que hace que el lector vea con buenos ojos a este subalterno pirata que se presenta como heroe o heroina de la historia. Desafortunadamente para Cuba, el ciberpunk es aun una estetica valida anos despues del Periodo Especial. El propio Mota comenta que

El ciberpunk es un tipo de relato melancolico y oscuro basado en la ruina y la miseria. Indudablemente, sigue siendo ideal para mostrar el dilema de cubano. Se trata de un escenario natural para nuestro estatus economico. No el unico, pero si uno muy compatible (Entrevista personal, 2018).

En su analisis del ciberpunk, Freedman tambien indica que su relacion con la novela policial norteamericana esta claramente conectada con el espacio urbano en decadencia, donde las multinacionales han ocupado el espacio del Estado nacion y el ciberespacio es reflejo del propio espacio urbano decadente, todo ello en un mundo cognitivamente reconocible "in the best science-fictional tradition [holding] considerable negative-utopian value" (2000, p. 196). Evidentemente, Cuba representa una sociedad civil fallida, con una estructura urbana decadente--con edificios que se derrumban cada dia--y un pueblo asediado por los vaivenes de una economia precaria y centralizada, que deja al ciudadano en manos del Estado, o de las corporaciones extranjeras, a medias de nuevo con el propio Estado. Todo ello, en un claro ejercicio de extrapolacion, permite que la isla sea el perfecto caldo de cultivo para que el ciberpunk sea aun visto por Mota como una estetica mas bien realista:

Cuando empece a escribir, no concebia una sociedad como la presentada en Neuromante, (11) en la que los personajes eran pobres, lacras sociales y tenian implantes de alta tecnologia para conectarse al ciberespacio y hackear. Ahora veo los ultimos modelos de iphone [iPhone] y Samsung en manos de gente que no esta economicamente bien, en lugares publicos con baja conectividad en la wifi, descargando aplicaciones que sus telefonos catalogan como no confiables. Si eso no es ciberpunk, Neuromante es una novela de epoca (Mota, Entrevista personal, 2018).

Y asi muchos de los personajes Underguater muestran esta faceta de precariedad vital y cierta supremacia tecnologica. Apartada en un piso oculto de La Habana inundada, se encuentra una pandilla de adolescentes que han logrado adquirir su propia intranet, con la ayuda de una adulta, Elvira. Los chicos se dedican a jugar a videojuegos violentos con tacticas militares. Entre ellos se halla el ya nombrado Juan/Rama, a quien Pedro ha conseguido esconder alli. Cuando los matones Pedro y Pablo llegan a la guarida de los chicos, se desata la trama mas violenta, aquella en la que todos han de luchar por su supervivencia frente a los poderes reales de la ciudad, no ya en el mundo virtual, sino en el real. Comienza asi la citada alianza entre los dos matones y los chicos contra los orishas, La Regla de Ocha y la fulha, la policia de La Habana Autonoma y hasta los rusos, que da cuerpo a la trama de la novela. Poco sabemos de como sobreviven estos chicos aislados del mundo. Ninguno tiene trabajo ni parece tener familias que les provean comida, ropa o dinero para adquirir materiales. No parecen vivir en la pobreza, pero nada se dice de como funciona su dia a dia en este mundo caotico. Su supervivencia ha de ser asumida por el lector con tanta liberalidad como se acepta la existencia del ciberespacio en el que se mueven.

Vemos asi un claro enfrentamiento entre estos dos mundos, uno casi preanalogico y otro altamente imbuido en la tecnologia mas avanzada, que incluye la realidad virtual del ciberespacio. El mundo de Pedro y Pablo es el de dos matones de la calle, dos machos que han sobrevivido a la precaria situacion de sus vidas, y en donde ambos han tenido una vida dedicada a la violencia. Mientras Pedro es un maton a sueldo dentro de una de las agrupaciones religiosas que ocupan el poder en la isla, Pablo, quien fue entrenado militarmente por los rusos, se ha visto obligado a huir de las guerras y a emigrar en balsa desde Miami "como todo el mundo" (Mota, 2010a, p. 65). Sin embargo, ambos tienen en comun el vivir disociados de los avances tecnologicos militares de la red y apegarse mas al uso de pistolas, cuchillos y sus propias manos. La tecnologia virtual, llegado a cierto nivel, ni siquiera es comprensible para ellos. Pedro lo explica asi: "No entiendo nada. Recuerden que solo soy un humilde abakua, neofito en el mundo hacker ..." (Mota, 2010a, p. 141). Esto es algo de los jovenes, en lo que parece una alegoria de lo que sentimos que sucede hoy en nuestras propias vidas.

Igualmente, como en la realidad que nos toca vivir, existen algunos adultos que son enlace entre ambas realidades. En Undergnater, este puente lo representa el Mago, un empresario de los bajos fondos que sobrevive de incognito en el altillo de un restaurante-tapadera, con sus cinco hijas. Mientras que el Mago entiende y propicia formas clandestinas de conectarse a la red, son sus hijas las que realmente saben moverse dentro del mundo virtual, de modo que sus dos hijos mayores, Rachel y Marta (pero sobre todo esta ultima) se convierten en protagonistas principales de la novela, que, como indicamos, en parte transcurre en el ciberespacio. Sin embargo, una vez que toda la familia se ve en la necesidad de escapar de las fuerzas fisicas de represion del Estado, el uso de armas convencionales aparece como una respuesta logica para el Mago, quien, a pesar de querer proteger a sus hijas de toda violencia, incluso dando al final su vida a cambio, es conocedor de ambos mundos y hace un perfecto uso de ellos. El Mago permite, con su presencia, que la transicion entre las escenas de violencia mas tradicional y el ciberespacio sea mas facil, asi como la conjuncion de ambas al final de la novela, cuando Pedro y Pablo viajan a la plataforma espacial rusa Zukovgrado para robar de la citada caja fuerte, mientras los chicos entran en la Red Global para jaquear el sistema, supuestamente impenetrable, de los rusos y ayudarles con el robo.

Evitar el castigo de los orishas, a la vez que robarles a los todopoderosos rusos, es lo que eleva a los protagonistas de la novela al nivel de heroes, ya que, como se indico anteriormente, los sovieticos en el espacio representan, en Undergnater, el poder absoluto de la humanidad, viviendo en el espacio orbital y mirando a la Tierra cual dioses que observan a sus adoradores desde el Olimpo.

La Union Sovietica en orbita

Los sovieticos, estos falsos dioses modernos, conforman el elemento mas ucronico del universo Undergnater. Si bien el ciclon Florinda del 2016 podria ser entendido como un futurible del tiempo de la creacion de las historias de Mota, la existencia de la Union Sovietica (URSS) despues de 1991, en unas historias escritas a finales de los anos noventa, hacen de su presencia una opcion alternativa a la experiencia historica sucedida. El mantenimiento de la URSS puede ser facilmente entendido como una reflexion sobre la experiencia sovietica de Cuba, una experiencia que siempre ha sido entendida entre opresiva y colonizadora, y salvadora y protectora, segun con que sectores de la poblacion y epoca se hable.

Indiscutiblemente, la URSS vino a salvar la Revolucion cubana del hundimiento y aislamiento economico, pero tambien a destruir esa Revolucion liberadora de los primeros anos que incluyo el reparto de bienes, la campana de alfabetizacion, el comienzo de un proceso de reconocimiento de las minorias etnicas e incluso el apoyo internacional de muchos intelectuales de la izquierda latinoamericana. Aquella URSS que desaparecio, aquellos rusos a los que se les llama bolos por su grandeza y tosquedad fisicas, son aun recordados en Cuba de forma tan ambivalente como lo fueron durante su presencia en la isla.

Como botones de prueba, sirvanos el congreso sobre la Cuba postsovietica que se realizo en la Universidad de Connecticut en el 2007, la aparicion de un numero de la revista cultural Kamchatka dedicado a la nostalgia por la Europa del Este (o estalgia) en 2015 (Muguiro, 2015), o la coleccion recopilatoria de cuentos rusos publicados en Cuba por Bruno Henriquez titulada El hombre que hizo el mar Baltico en 2009 y con la que este quiso hacer homenaje a "los autores rusos [...] que nos trajeron otra vision del mundo" (Henriquez, 2009, p. 3).

El universo Underguater, sin embargo, va mucho mas lejos de esta URSS historica y la extrapola hacia algo mucho mas grandioso. Los sovieticos, en el espacio, son ahora otra realidad, llamada en el cuento "Cualidades notables de la electronica moderna", los Estados Sovieticos del Espacio o ese: "ese no es lo mismo que URSS" (Mota, 2010a, p. 304), se nos explica; y ese concepto es tambien reproducido en la novela (Mota, 2010a, p. 197). No es una extrapolacion tan excesiva--una vez aceptada la ucronia--, ya que la URSS real pronto se convirtio en una gran potencia espacial, con un palmares unico y envidiable de eventos pioneros, y a cuya estela parecia ir el resto del mundo occidental durante la Guerra Fria: la URSS puso en orbita el primer satelite (el Sputnik), al primer ser vivo (la perra Laika), al primer hombre (Yuri Gagarin) y a la primera mujer (Valentina Tereshkova), hizo el primer alunizaje (Luna 9), tuvo la primera base orbital permanente (la MIR) y hoy, sus herederos rusos, siguen siendo la unica potencia espacial con una lanzadera permanente de cohetes espaciales estatales (los Soyuz), que hasta Estados Unidos alquilan de cuando en cuando. Este impresionante desarrollo tecnologico de la urss afecto directamente a Cuba, tanto desde el punto de vista real como imaginativo.

Siendo Cuba un pais satelite del imperio sovietico, tambien vivio sus claros y sus oscuros. La isla se beneficio de algunas de sus capacidades, como el ser el primer pais de America Latina con un cosmonauta (Arnaldo Tamayo) o recibir una extensa produccion de revistas cientificas y literarias sovieticas, asi como obras de literatura de todo tipo del bloque socialista aceptadas por la censura en origen, incluyendo las de CF. Sin embargo, esta relacion no dejo de suponer todo tipo de cortapisas a la hora de relacionar a Cuba con el fisica y culturalmente proximo mundo occidental, incluyendo su CF, que entraba con cuentagotas y, sobre todo, de forma clandestina.

Esta ambivalencia de vivir a la sombra del gran coloso sovietico es lo que Mota ha tratado de reflejar en el universo Undergnater, poniendo mas peso de la balanza en la cal que en la arena:

Cuando era nino, veia esos videos en la television que mostraban las ceremonias de la Union Sovietica. Todo en ellos, desde una graduacion escolar hasta una marcha militar, era grandioso. Sin embargo, al haber nacido en un pais aliado economicamente al bloque socialista, recuerdo muy pocos aspectos positivos de la asociacion con ellos. La idea de los sovieticos siempre fue, para mi, poderosa e impositiva, pero siempre imperecedera. Que cayera el Muro de Berlin y mas tarde se disolviera la URSS, fue como vivir un evento de ciencia ficcion, algo asi como una invasion alienigena. Pretendi evocar esa presencia eterna, grandiosa y oscura de la Union Sovietica y al mismo tiempo mostrar la ruina en la que cayo mi pais cuando esta se disolvio (Entrevista personal, 2018).

Durante el transcurso de la novela y los cuentos, sus personajes nos muestran esta ambivalencia, en la que los rusos son mas un malvado padrastro que un padre amoroso anorado. A pesar de que mucha gente quiere vivir "el Russian way of life" (Mota, 2010a, p. 266) como aspiracion social y subir a sus ciudades espaciales, el personaje principal de "Asuntos pendientes" tiene claro que es mejor una vida en La Habana derruida que con los rusos, tratando de ser uno de ellos, "un tavarish mas", porque "tu sabes bien que ese, mas que un sueno, es un espejismo. Que los rusos nunca tratan a nadie como un igual" (Mota, 2010a, p. 266).

Despues de todo, la razon por la que La Habana esta inundada es por la ineptitud tecnica de los rusos, por un lado, y por otro, por el, aun peor, abandono en el que los sovieticos dejan a sus supuestos aliados, una vez que se fueron al espacio. En el cuento "Rikimbili Rottenfuhrer", el protagonista principal, un joven jinetero falto de amor, y una espia terrorista alemana mantienen un dialogo esclarecedor:

Y la lleve al malecon. Al viejo malecon. Al muro de cinco metros disenado por los rusos para contener las olas. [...]

--El agua dentro de la ciudad esta mas alta. Pense que el lago interior se habia formado cuando subio el nivel del mar.

--No, fue despues, cuando el ciclon Florinda. Construyeron este malecon de cinco metros de alto para que no penetrara el mar. Pero las olas fueron mayores y todo se inundo. Los desagues se tupieron y quedo este lago artificial.

--?Nunca destupieron los desagues?

--Es tecnologia rusa. No podemos.

--Pero ustedes eran aliados ?no?

--Sucedio despues de que se fueron al espacio.

--Tipico de ellos (Mota, 2010a, p. 284).

Asi pues, la alegoria rusa apenas si lo parece, y si que nos deja un claro sabor de desafeccion por aquellos anos de alianza. Sin embargo, la inclusion de los rusos en el imaginario ucronico de Undergnater los hace tambien imprescindibles e imperecederos. Como todo post-, tras el prefijo se incluye de forma permanente aquello que, supuestamente, ya no esta o se ha superado.

Afrodescendencia y ciencia ficcion

Frente a los planteamientos de abandono de una realidad foranea y colonial como la sovietica, que pertenece a un pasado de complicados matices, y que tampoco puede volver, Mota nos propone como positiva y esperanzadora una CF que incluye lo que el entiende como la verdadera aportacion latinoamericana a la CF mas reciente: el "elemento misticoreligioso" (2011, p. 11), y que el considera un elemento aun mas efectivo en el Caribe y en Cuba. Porque si hay algo que une al Caribe en lo cultural, ademas de las desastrosas experiencias politicas y economicas, es la historia colonial, que trajo multiples religiones y su sincretismo.

Cuba posee la misma tradicion catolica que el continente. Muchos elementos religiosos persisten en nuestra cultura. En caso de dudas podemos ver lo que sucede en la Iglesia de El Rincon, en Santiago de las Vegas, todos los 17 de diciembre. O viajar al santuario del Cobre un 8 de septiembre. La tradicion africana en la isla la conecta con elementos de la America Latina no hispanica. Como es el caso del Candomble de Brasil, con elementos Yoruba dentro de su tradicion religiosa. En su caracter de isla, Cuba posee elementos que la distinguen de America e incluso la acercan culturalmente a otras islas de culturas no-latinas dentro del Caribe, tal es el caso del Palo Mayombe o Regla Conga que comparte con naciones como Haiti e incluso la zona norteamericana de la Louisiana. Eso por no hablar de la cultura Carabali que posee elementos como el naniguismo o hermandad Abakua. Cultura religiosa unica en America y con principios formales que la conectan con las hermandades francomasonicas europeas (2011, pp. 11-12).

Como indican Margarite Fernandez Olmos y Lizabeth ParavisiniGebert (1997) en Sacred Possessions: Vodou, Santeria, Obeah, and the Caribbean,
 African religions merged in a dynamic process with European
 Christian and Amerindian believes to shape syncratic thologies that
 provide alternative ways of looking at the world [...] powerful
 repositories of inner strength and cultural affirmation, the
 Caribbeans African-derived syncretic religions and healing
 practices [...] have penetrated to the core of cultural development
 in the Caribbean, leaving deep imprints on every significant
 cultural manifestations of the various islands (p. 2).


Sin embargo, ha existido una clara resistencia a usar esta transculturacion en la cf. Si bien el uso de la religion cristiana en la cf del Caribe no es nada nuevo, (12) el de las deidades africanas solo se manifiesta ocasionalmente, y aun mas en el ciberpunk. De hecho, quiza la primera vez donde aparecio fue en la novela de William Gibson, Count Zero (1987), segunda parte de la trilogia ciberpunk que lo lanzo a la fama. Mota, quien se sintio inspirado por esta novela, indica que "[c]on menos que un par de deidades del panteon vudu haitiano William Gibson logro en Conde Cero una mezcla unica de la que se habla hoy en dia" (2011, p. 12), y propone superar esta estrategia con ese ciberpunk--con "i" latina--caribeno del que venimos hablando, ampliando en sus relatos el uso de la riqueza religiosa de la region, y no solo reduciendola a un matiz, a un aspecto casi exotico, como en el caso de Count Zero.

La presencia de todo un mundo religioso en las calles y el ciberespacio de Underguater no se relaciona con una tendencia proselita de Mota, sino que se entiende dentro del contexto de una cultura sincretica como la caribena, marcada por el proceso colonial y la persistencia de la religion por encima de todos los avatares posibles a los que se ha enfrentado, entre ellos el ateismo obligatorio de ciertos movimientos comunistas, como el sovietico y el cubano. Ademas, en Underguater, la representacion religiosa va mas alla de la tradicional dicotomia cristianismo versus religiones africanas, con algunos detalles tainos. Si hacemos un breve repaso de los nombres de los personajes de la novela, vemos que los dos matones se llaman Pedro y Pablo, padres de la Iglesia catolica; o que Diana, la tia de Juan, tambien se llama Magdalena, y es representada como jinetera; que los ninos tienen avatares cuyos nombres son representantes del panteon hindu (Rama, Ravana, Shiva, Krishna, Vritra, Kamsa...), y, por supuesto, que los dioses del panteon yoruba se han materializado en la Red Global y controlan el ciberespacio. A esto se le une el ya citado tema del resurgir de las guerras de religion en Europa, o la presencia de empresas de caracter religioso como las corporaciones catolica, la bautista, los Testigos de Jehova o las anglicanas.

Pero lo realmente innovador del universo Underguater es el uso de toda esta nomenclatura religiosa como elemento normalizado y vertebrador de la realidad diaria. Para Mota, la religion va a seguir desempenando un papel fundamental en el futuro, "pero no como la religion ordenada y ortodoxa que todos quieren que sea sino como el conjunto bizzarro [sic] de religiones pragmaticas mezcladas con cada elemento de la sociedad" (Entrevista personal, 2018). Como consecuencia de este pensamiento, en Underguater, el poder de las calles esta en manos de organizaciones como La Regla de Ocha, Ifa, Ososhi, y los individuos tienen puestos sociales como babalaws, aseres, naningos o abakuas, que en realidad representan puestos criminales en las citadas organizaciones de poder, y no verdaderos titulos o nombres religiosos.

Por su parte, la aparicion de los dioses yoruba en la red se presenta de forma muy diferente a la usada por Gibson, ya que este se limito al vudu y en la trama se desvela que son inteligencias artificiales (IA) pretendiendo ser dioses yoruba, mientras que en Undergnater los dioses yoruba son entendidos como elementos inexplicables, surgidos espontaneamente, que difieren de las IA en su capacidad superior de moverse por la red, incluyendo su poder absoluto en las mismas, como se explica al final del capitulo xii de la novela, cuando una ia y un orisha entablan conversacion, y la primera le dice:

Para ti todo es facil. Hablas de bien y de mal porque no fuiste escrito por nadie, no estas en ningun servidor. Naciste espontaneamente en la red por la fe y los rezos de un monton de hackers que creian en milagros africanos (Mota, 2010a, pp. 190-191).

Sin embargo, esta categoria trascendental es, a su vez, cuestionada en la propia novela, cuando Marta, la hija del Mago, se muestra incredula ante una de las deidades en la red, Olokun, el senor de las profundidades, porque en realidad no pueden salir de la Red Global ni sentir lo que los humanos si sienten en el mundo exterior a traves de su corporeidad:

Podras controlar mas variables que nosotros, negociar con las IA, ser adorado como un dios. Pero yo he estado alli donde las olas se rompen y he recibido el beso tibio del mar de La Habana. Ninguna de esas cosas podras sentirlas jamas. No eres un dios. Estas preso en tu oceano de pulsos binarios (Mota, 2010a, p. 151).

La respuesta, como en la vida misma, queda en la fe, pues todos los espiritus viven en un plano que no es igual al humano, pero creer en su existencia lo valida a ojos de los creyentes. Asi, el ciberespacio se convierte en el universo Undegnater, en un plano mas de la existencia, tanto real como trascendental.

Como indicamos al comienzo, el uso y la modernizacion de los mitos locales para reclamar una CF cubana y caribena no es una propuesta unica de Mota en el Caribe hispano, sino tal vez una evolucion natural de algunos de sus escritores. Odilius Vlak (2017), escritor dominicano, tambien insiste en la necesidad de no imitar mas los patrones anglosajones, sino extrapolarlos en la CF propia, local, que muestre la "historia, mitos, folklore, leyendas urbanas" y el futuro propios del Caribe (p. 125), y de esta forma lograr "un canon fantastico local que genere el resurgir de nuestros mitos y los haga consumibles" (p. 132). Estas ideas igualmente se ven plasmadas en novelas como La mucama de umicunle (2015) de Rita Indiana Hernandez, o la propia coleccion de cuentos de Vlak, Cronicas historiologicas del 2017. Asimismo, mas al este, en Puerto Rico, algunos creadores han hecho uso de sus mitos religiosos locales de origen africano para completar la fantasia de sus relatos, y de este modo encontramos elementos yoruba en la novela de Rafael Acevedo, Exquisito cadaver (2001), o al personaje King Xango en la novela grafica de cf Las extranas y terribles aventuras de Anima Sola: Hambre, de 2003, (13) de Pedro Cabiya, por poner algunos ejemplos.

La incorporacion de las religiones africanas transculturadas en la CF caribena lleva tambien aparejado otro componente transculturado: el etnico. En Underguater, los dos personajes principales, Pedro y Pablo, son personas descritas en la novela como "prietos" (Mota, 2010a, p. 76), y constituyen heroes no blancos tradicionales, otro llamamiento de Mota a la necesidad de cambio en la CF escrita en espanol:

Pretendi que fuera [Habana Underguater] el primer capitulo de un verdadero cambio en el arquetipo del heroe dentro de la CF. Un heroe no blanco, perteneciente a una hermandad de origen africano como la abakua o creyente del panteon yoruba. Un heroe con un codigo de honor nacido en Africa y no un villano que usa magia o intrigas para ganar poder. La demonizacion de la cultura afrocubana por medio de la simplificacion a estereotipos de criminales, brujos o ambos me llevo a tratar de cambiar el juego dentro de la ciencia ficcion (Entrevista personal, 2018).

Mota nos recuerda que el uso del heroe blanco, de concepcion cultural eurocentrica, no es un elemento ajeno a la isla, donde
   Por mas de tres decadas la ciencia ficcion cubana ignoro la cultura
   africana y solo algunos relatos esporadicos se dedicaron a leyendas
   aborigenes. Asi el referente mitologico autoctono fue desplazado en
   la cultura popular por la recontextualizacion de la mitologia
   grecolatina y anglosajona (2016, p. 15).


Y por ello, consciente de que hay que producir un cambio en los esquemas del genero, Habana Underguater se propone como un universo en donde se expongan unas nuevas formas que la hagan mas inclusivas y representativas de la Cuba real.

Rememorando el movimiento afrofuturista de Estados Unidos, el cual ha visto un resurgir en la ultima decada, (14) Mota propone que se sigan ideales similares en la isla. Si bien la autora y critica estadounidense Ytasha L. Womack propone "The idea of using sci-fi and speculative fiction to spur social change, to reexamine race, and to explore self-expression for people of color [...]" (2013, p. 124) para el movimiento de su pais, Mota propone:
   ?Un afrofuturismo cubano? ?Afrocubano-futurismo? ?Neo
   Afrofuturismo? Es muy temprano aun para hablar de un movimiento
   dentro del genero. Pero la inclusion de una estetica africana en la
   fantasia nos lleva a manejar la idea de una busqueda de nuevos
   referentes no occidentales dentro de la ciencia ficcion. Una
   propuesta afrofuturista dentro del marco de la literatura de
   ciencia ficcion caribena del siglo 21 [sic] no es para nada
   descabellada. Al extrapolar mitos, leyendas y creencias religiosas
   que eluden la moral catolica, que manejan conceptos alejados del
   bien contra el mal y que no buscan centrarse en la culpa sino en el
   desarrollo personal podemos crear una nueva ciencia ficcion. Un
   genero divorciado de los convencionalismos latentes en nuestra
   sociedad. Una manera de sacar de los margenes a una cultura tan
   rica como la europea o la asiatica. Todas ellas parte ya
   indisoluble de nuestra cubania (2016, pp. 16-17).


A modo de conclusion

La construccion de este mundo, en donde se mezclan posibles dioses yoruba con mafias emparentadas, al menos nominalmente, con las religiones presentes en Cuba, con heroes no blancos, todos transculturados, en una sociedad en ruinas, poscolonial y distopica, hace del universo Underguater el ejemplo exacto del "desafio" propuesto por Mota para la CF pancaribena y para el ciberpunk --con "i" latina--. Habana Underguater, como universo distopico de una Cuba que siempre puede ir a peor, ensalza asi, ademas, la retorica de una sociedad plural que necesita mirar de frente a su propia complejidad cultural, para buscar caminos que hagan de su CF una nueva forma de expresarla, con un arraigo claro en su contexto propio. No es una propuesta nacionalista dirigida a mirarse al ombligo y obviar otras realidades culturales de la zona, sino todo lo contrario, pues a partir de toda una realidad latinoamericana, desemboca en el Caribe, para luego poner el acento en una localidad que, de todos modos, se encuentra conectada incluso a regiones culturalmente mas lejanas, como Estados Unidos o Rusia. La Cf propuesta a comienzos de la primera decada de este siglo por Mota va convirtiendose en realidad en el Caribe, un ciberpunk--con "i" latina--, que va mucho mas alla de esta estetica concreta!

Recibido: 03/09/2018 | Revisado:22/11/2018 | Aceptado:07/12/2018

DOI: 10.17230/co-herencia.16.30.4

Referencias

Acevedo, R. (2001). Exquisito cadaver. San Juan de Puerto Rico: Ediciones Callejon.

Aguiar, R. (1996). Realidad virtual y cultura ciberpunk. La Habana: Abril.

Aguiar, R. (2018). Ciberpunk cubano en cuarto creciente: variantes y herederos. Latin American Literature Today, 1(5). Recuperado de http://www.latinamericanliteraturetoday.org/es/2018/febrero/ciberpunk'cubano'en'cuarto'creciente-variantes'y'herederos'de' ra%C3%BAl-aguiar

Cabiya, P. (Author), Israel Gonzalez (Illustrator), Yovanni Ramirez (Cover Design) (2012). Anima Sola.01: Hambre (Volume 1). Scotts Valley: CreateSpace Independent Publishing Platform.

Card, O. S. (1985). Ender's Game. New York: Tor Books.

Cespedes, G. (1985). La nevada. La Habana: Ediciones Union.

Chimal, A. (2018). De la ficcion especulativa latinoamericana. Latin American Literature Today, 1(6). Recuperado de http://www.latinamericanliteraturetoday.org/es/2018/mayo/de-la'ficci%C3%B3n'especulativa'latinoamericana'de-alberto'chimal Clark, J. (2009). Frente frio. En Posibles futuros. Cuentos de ciencia ficcion. San Jose, Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia (UNED).

Fernandez Olmos, M., y Paravisini-Gebert, L. (1997). Introduction. Religious syncretism and Caribbean culture. En M. Fernandez Olmos y L. Paravisini-Gebert (Eds.), Sacred Possessions: Vodou, Santeria, Obeah, and the Caribbean (pp. 1-12). New Brunswick, NJ: Rutgers University Press.

Freedman, C. (2000). Critical Theory and Science Fiction. Middletown, Conn.: Wesleyan University Press.

Gala, L., Perez M., Melendez, F., y Vlak, O. (2017). Ciencia ficcion y literatura fantastica en el Caribe: despues del segundo congreso. La Torre. Revista de la Universidad de Puerto Rico. ano XVI, (57-58), vii-xxxvii.

Ghosh, A. (2016). The Great Derangement: Climate Change and the Unthinkable. Chicago: The University of Chicago Press.

Gibson, W. (1987). Count zero. New York: Ace Books.

Goodell, J. (2017). The Water Will Come. Rising Seas, Sinking Cities, and the Remaking of the Civilized World. New York: Little, Brown and Company.

Granados, O. (2017). ?Ha surgido una literatura postdictatorial en Cuba? Revista Letra!, (18), 23-36.

Henriquez, B. (Ed.) (2009). El hombre que hizo el mar Baltico. La Habana: Editorial Arte y Literatura.

Hernandez, R. (2015). La mucama de Omicunle. Caceres: Editorial Periferica.

Llano, P. de. (2018, 29 de mayo). El huracan Maria mato en Puerto Rico a unas 4.600 personas y no a 64, segun un estudio independiente. El Pais. Recuperado de https://elpais.com/internacional/2018/05/29/actualidad/1527606319_234256.html

Mota Perez, E. (2008). Bajo presion (La edad de oro). La Habana: Editorial Gente Nueva.

Mota Perez, E. (2010a). Habana Underguater, completa Lexington, Estados Unidos: Atom Press.

Mota Perez, E. (2010b). Habana Underguater, la novela. Lexington, Estados Unidos: Atom Press.

Mota Perez, E. (2010c). Habana Underguater, los cuentos. Lexington, Estados Unidos: Atom Press.

Mota Perez, E. (2011). El cyberpunk, una deconstruccion de la realidad. Apuntes sobre un posible "neo-ciber-punk cubano". Istmo, (23), 1-15. Recuperado de http://istmo. denison.edu/n23/articulos/08.html

Mota Perez, E. (2016). Influencia de la cultura afrocubana en la literatura de ciencia ficcion en la isla: ?Un posible 'neo-afrofuturismo' en el siglo XXI? Korad, 26, 11-17.

Mota Perez, E. (2017). El colapso de las habanas infinitas. San Bernardino, CA: Editorial Hypermedia.

Mota Perez, E., y Martinez Brito, L. (2014). Historias del cosmos salvaje (Ambar). La Habana, Cuba: Editorial Gente Nueva.

Mugiro, C. (Ed.). (2015). Las formas de la estalgia (cubana). Kamchatka. Revista de Analisis Cultural, (5).

Pardo Lazo, O. L. (2013). Generacion Cero: nuevarrativa en la literatura cubana e-mergente. En Sampsonia Way. Antologia: Nuevarrativa cubana. Recuperado de https://www. sampsoniaway.org/features/2013/07/29/generacion-cero-nuevarrativa-en-la-literaturacubana-e-mergente/

Patino, E. (2013). La sed. Bogota: Seix Barral.

Quijano Vincenzi, L. (2009). Flor de crepusculo. En Posibles futuros. Cuentos de ciencia ficcion. San Jose, Costa Rica: Editorial Universidad Estatal a Distancia (uned).

Real Academia de la Lengua. (2018). Libro de estilo de la lengua espanola segun la norma panhispanica. Madrid: Espasa.

Sampsonia Way. (2013). Antologia: Nuevarrativa cubana. Recuperado de https://bit.ly/2HswzUG

Stevens-Arce, J. (2000). Soulsaver. New York: Hartcourt.

Sutter, J. D. (2017, 27 de octubre). Huracan Maria. Los muertos no contados del huracan Maria en Puerto Rico. cnn. Recuperado de http://cnnespanol.cnn.com/2017/10/27/losmuertos-no-contados-del-huracan-maria-en-puerto-rico/

Thomas, S. (2000). Dark Matter. A Century of Speculative Fiction from the African Diaspora. New York: Warner Books.

Thomas, S., and Institute for Anarchist Studies. (2015). Octavia's Brood. Science Fiction Stories from Social Justice Movements (W. Imarisha & A. Brown, Eds.). Oakland, CA: AK Press.

Toledano Redondo, J. C. (2005). From socialist realism to anarchist capitalism: Cuban cyberpunk. Science Fiction Studies, 32(3), 442-466.

Toledano Redondo, J. C. (2007). The many names of God: Christianity in Hispanic Caribbean science fiction. Chasqui, 36(1): 33-47.

Vlak, O. (2017). Cronicas historiologicas. San Juan, PR: Disonante.

Womack, Y. L. (2013). Afrofuturism: The World of Black Sci-Fi and Fantasy Culture. Chicago: Lawrence Hill.

Yoss. (2008). Cronicas del manana: 50 anos de cuentos cubanos de ciencia ficcion. Ciudad de La Habana: Editorial Letras Cubanas.

Juan C. Toledano Redondo *

toledano@lclark.edu

Profesor de Estudios Hispanicos, Lewis & Clark College, Portland, Estados Unidos.

(1) Una breve relacion de ejemplos de historias en espanol, donde el clima es o el factor dominante o el trasfondo de la trama, es: "Flor de crepusculo", de Laura Quijano Vincenzi (2009); "Frente frio", de Jessica Clark (2009); La nevada, de Gabriel Cespedes (1985); La sed, de Enrique Patino (2013); Soulsaver, de James Stevens-Arce (2000), y, por supuesto, la novela y cuentos de Mota aqui estudiados, entre otros.

(2) Ese ano, Sandy destruyo unas ochenta mil viviendas en la zona este de la ciudad de Nueva York y mato a 44 personas.

(3) El 27 de octubre, CNN en espanol publicaba un articulo relatando el caos del recuento de fallecidos. Vease Sutter (2017).

(4) Aunque algunos de los cuentos a los que hago mencion han salido publicados en diferentes momentos, Mota autopublico, con Atom Press, tres volumenes en el mismo ano 2010: Habana Underguater, la novela (2010b) Habana Underguater, los cuentos (2010c) y Habana Underguater, completa (2010a).

(5) Soy consciente de que hacker es una palabra que aun esta por asimilarse al espanol. El Libro de estilo de la lengua espanola segun la norma panhispanica, de reciente publicacion, aconseja el uso de "pirata informatico" o escribirlo "jaquer" (Real Academia de la Lengua, 2018, p. 402).

(6) La famosa novela de Orson Scott Card.

(7) Vease Toledano (2005).

(8) Tambien editada en espanol en la pagina web de la editorial Sampsonia Way (2013).

(9) Sin embargo, Mota reniega de la posibilidad de que pueda haber una literatura o cultura posdictatorial en Cuba: "?Y cuando fue que termino lo dictatorial por aca? Desde mi punto de vista la sociedad cubana es mas distopica que el ciberpunk. El totalitarismo y la centralizacion siguen siendo un referente vivo y con buena salud. Imagino que los eventos politicos de los ultimos anos han convertido la sociedad cubana en menos distopica y mas ciberpunk" (Entrevista personal realizada por el autor, via correo electronico, 2018).

(10) Aunque este ensayo analiza el aspecto ciberpunk de la obra de Mota, es importante destacar que su escritura de CF se ha movido entre un estilo ciberpunk mas tradicional, la ucronia (El colapso de Las Habanas infinitas, 2017), y tambien la opera espacial, estilo este ultimo en donde ha creado un universo y personajes propios que se repiten en las novelas Bajo presion (2008) e Historias del cosmos salvaje (en coautoria con Martinez Brito, 2014).

(11) Titulo espanolizado de Neuromancer (1984), famosa novela de William Gibson a la que se le atribuye el despegue del mundo ciberespacial en las novelas de CF.

(12) Vease Toledano (2007).

(13) Reeditada en 2012 como Anima Sola.01: Hambre.

(14) En el ano 2000 se publico el trabajo seminal Dark Matter. A Century of Speculative Fiction from the African Diaspora, editado por Sheree R. Thomas, recopilando tanto obras creativas escritas por afrodescendientes desde el siglo XIX, como ensayos dirigidos a la tematica de la presencia africana en la cf en ingles. Con posterioridad, Ytasha L. Womack escribio el ensayo Afrofuturism. The World of Black and Fantasy Culture en 2013, donde se relata de forma muy personal una reflexion sobre la tematica; y, finalmente, Sheree R. Thomas, Adrienne M. Brown y Walidah Imarisha editaron, tras la muerte de Octavia Butler, Octavia's Brood. Science Fiction Stories from Social Justice Movements en 2015, que expande el concepto de justicia desde lo afrodescendiente a otros espacios, pero no deja de beber de las mismas fuentes, como su propio titulo indica.
COPYRIGHT 2019 Universidad EAFIT
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2019 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Toledano Redondo, Juan C.
Publication:Revista Co-herencia
Date:Jan 1, 2019
Words:10581
Previous Article:La distopia del presente: apuntes sobre Jinete a pie, de Israel Centeno.
Next Article:Mundos alternativos sin voces femeninas: Las Violetas son flores del deseo de Ana Clavel y Lusus naturae de Teresa P. Mira de Echeverria.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters