Printer Friendly

Lo que Garcia Marquez aprendio de L'Education sentimentale de Gustave Flaubert para El amor en los tiempos del colera.

Resumen: nuestra intencion con el presente articulo es establecer claramente que era lo que Gabriel Garcia Marquez iba buscando en L'Education sentimentale cuando la leyo en 1983 como preparacion para su siguiente novela, El amor en los tiempos del colera. Es decir, trataremos de determinar si aquella lectura de una de las principales obras de Flaubert tuvo algun tipo de influencia o erecto en el resultado final de la novela de Garcta Marquez. En este sentido nos centraremos en cuatro aspectos concretos: la caracterizacion de Florentino Ariza, el titulo de la novela, el tratamiento del tiempo y el espacio, y la mezcla de ficcion e historia.

Palabras claves: Garcia Marquez, Gabriel; Flaubert, Gustave; El amor en los tiempos del colera; L'Education sentimentale; influencia; intertextualidad; historia.

Abstract: our aim with this article is to establish clearly what was what Gabriel Garcia Marquez was looking for in L'Education sentimentale when he read it in 1983 as a preparation for his next novel, El amor en los tiempos del colera. That means, we will try to determine if that reading of one of Flaubert's main works had any kind of influence or effect in the final result of Garcia Marquez's novel. In this sense we will focus on four specific aspects: Florentino Ariza's characterization, the title of the novel, the treatment of time and space, and the mixing of fiction and history.

Keywords: Garcia Marquez, Gabriel; Flaubert, Gustave; El amor en los tiempos del colera; L'Education sentimentale; influence; intertextuality; history.

What Garcia Marquez Learnt from Gustave Flaubert's L'Education sentimentale for El amor en los tiempos de colera

Introduccion

Desde que E1 amor en los tiempos del colera aparecio publicada en 1986 han sido varios los estudiosos que han relacionado la novela de Garcia Marquez con Flaubert y con su novela L'Education sentimentale. Probablemente esto se deba a la confesion del propio autor de que una de las novelas que habia leido entre sus lecturas preparatorias de cara a encontrar el tono y el estilo romantico adecuados para esta novela era precisamente L'Education sentimentale de Flaubert (Garcia Marquez, 1991: 513).

Fue Robin Fiddian quien abrio esta linea de estudio al senalar que el propio Garcia Marquez se inspira tan sistematicamente como sus personajes en las convenciones del folletin, entre las que pone como ejemplo la figura del poeta solitario y enfermo de amor, o el estereotipo de la relacion amorosa a tres bandas. Para Fiddian:
   In this way, the topoi and values of a lachrymose and implausible
   romanticism are subjected to sustained debasement, their excesses
   kept in check by an author who maintains a humorous detachment from
   a world of melodrama rooted in literary convention. Gareia
   Marquez's strategy in this regard carries resounding echoes of that
   of Gustave Flaubert in Madame Bovary, a text with which Love in the
   Times of Cholera bears numerous resemblances, as it does with
   L'Education sentimentale by the same author, and Don Quixote by
   Cervantes. Many of the representative themes of traditional and
   nineteenth-eentury fietion are superimposed on the folletin-esque
   framework of Love in the Times of Cholera (1987: 196).


Y es precisamente esta ultima afirmacion de Fiddian la que mas debate provoco en su momento, ya que otros estudiosos como David Buehrer, aunque no dudaban que el folletin fuera la principal fuente de inspiracion de la novela, si que cuestionaban que la intencion de Garcia Marquez fuera parodica. Segun este:

[...] such a reading assumes quite a bit--that Garcia Marquez did set out systematically to burlesque a specific past literary genre, that Florentino Ariza and Fermina Daza were deliberately framed in comic-parodic terms, that Garcia Marquez's language was purposely melodramatized and hence is reducible to a form of obvious farce that coments on a hackneyed former genre (Buehrer, 1990:18).

E incluso algunos como Gene Bell-Villada sostenian una opinion abiertamente contraria a la de Fiddian, senalando que los estereotipos de la poesia sentimental y de la literatura popular son representados en la novela con considerable simpatia, nostalgia y atencion al detalle (1990: 191-202). (1) Philip Swanson opinaba todo lo contrario. Para el estaba claro que:
   [...] esta novela no es una version moderna del clasico frances del
   siglo XLX, Madame Bovary, como la han querido ver--y la seguiran
   viendo--algunos criticos. Esta no es una parodia de la novela
   sentimental: se regocija en un sentimentalismo que le hubiera
   horrorizado a Gustave Flaubert y se abstiene de mucha de la ironia
   mordaz que caracterizaba al novelista frances (1991: 43).


Otro critico que tambien relacionaba la novela de Garcia Marquez con la de Flaubert es Grynor Rojo. Pero pasaba casi de puntillas sobre la relacion con L'Education sentimentale para centrarse completamente en Madame Bovary. Asimismo Michael Bell ha dedicado un capitulo de su libro a relacionar a Garcia Marquez con Flaubert, aunque en su caso para resenar no las semejanzas sino las diferencias entre sus tecnicas narrativas, y centrandose tambien por completo en la relacion de El amor en los tiempos del colera con Madame Bovary y olvidandose de L'Education sentimentale.

En definitiva, como podemos comprobar, aunque han sido varios criticos quienes han senalado la relacion entre El amor en los tiempos del colera y L 'Educacion sentimentale, ninguno ha profundizado en ella. Por el contrario, todos se limitan a constatar dicha relacion y la mayoria se centra solamente en el parentesco con la novela mas famosa de Flaubert: Madame Bovary. En las proximas paginas nos proponemos subsanar esta laguna realizando un profundo analisis de intertextualidad entre El amor en los tiempos del colera y L'Educacion sentimentale.

Similitudes entre ambos autores

Cualquier buen conocedor de las biografias de Gustave Flaubert y de Gabriel Garcia Marquez encontrara numerosas e interesantes similitudes entre los metodos de trabajo de ambos novelistas. Es conocida, por ejemplo, la exigencia de perfeccion estilistica de ambos autores, que llega a convertir su oficio en una verdadera tortura, o como dice Salabert en referencia al narrador frances, "un placer masoquista" (1987: 23).

Este ansia de perfeccion, por poner solo dos ejemplos, llevo a a Flaubert a reescribir siete veces el primer capitulo de L'Education sentimentale y a Garcia Marquez a realizar hasta nueve versiones de El coronel no tiene quien le escriba antes de conseguir la definitiva.

Tambien es comun a ambos autores la preocupacion por la busqueda obsesiva de informacion para la preparacion de sus obras. De Flaubert, de quien cuentan sus biografos que en sus viajes llevaba consigo unos 1.200 volumenes de libros, dice Salabert que sus metodos de trabajo en el acopio de documentacion eran desmesurados y que: "No hay en La educacion nada que no este apoyado en una paciente y laboriosa investigacion documental, ya hecha personalmente, ya a traves de amigos abnegados, como Jules Duplan y Edmond Laporte, a los que Flaubert abrumaba con sus continuas peticiones de servicios" (Salabert en Flaubert, 1987: 23-24)

Garcia Marquez, por su parte, tambien es conocido por utilizar a todos sus amigos y familiares, aunque esten en otra parte del mundo, para que le obtengan cualquier tipo de dato o libro que necesite para subsanar dudas de naturaleza tecnica que le surjan cuando esta inmerso en la escritura de una novela. Ademas, tambien ha explicado en multiples ocasiones que posee una biblioteca extensisima en la cual hay tantos libros de literatura como de informacion general o enciclopedias que constantemente consulta. Y, por todo ello, el trabajo de documentacion que hay detras de cada una de sus novelas es siempre enorme, aunque en muchas ocasiones no todo el material consultado acabe viendose reflejado en la novela

Existen ademas grandes similitudes entre las poeticas literarias de uno y otro autor. Por ejemplo, ambos autores consideran que cada nueva obra, cada nueva historia, requiere su forma concreta para ser narrada, su propio estilo, lo que en ocasiones le ha acarreado defensores y tambien detractores. En el caso de Flaubert, Salabert afirma que:

La mania de Flaubert de que cada tema o idea tenia su forma especifica y casi exclusiva de expresion no era insensata, como pretendia Valery; podria ser ilusoria, pero tenia un sentido: el de la aproximacion a la mayor adecuacion e interpretacion posibles entre fondo y forma. La educacion sentimental es un ejemplo perfecto de esto [...] (en Flaubert, 1987: 32).

Garcia Marquez, por su parte, ha declarado en alguna ocasion "[...] yo creo que la tecnica y el lenguaje son instrumentos determinados por el tema de un libro" (Mendoza y Garcia, 1994: 78).

Pero aparte de la afinidad particular que pudiera sentir Garcia Marquez hacia Flaubert, bacia su obra y su manera de trabajar como escritor, ?por que se fijo el novelista colombiano concretamente en L'Education sentimentale a la hora de escribir su novela?, ?que iba buscando exactamente? Es verdad que es de sobra conocida su defensa de los valores propios del folletin romantico, ya utilizado por el autor en novelas anteriores como Cien anos de soledad, y que el propio escritor realizo unas declaraciones a Francesc Arroyo respecto a su intencion con El amor en los tiempos del colera de "escribir una novela del siglo XIX, como se escribia en el siglo XIX? como si fuera escrita en el siglo XIX" (Arroyo, 1985: 1). Pero ?por que L'Education sentimentale y no cualquier otro folletin de lagrimas del siglo XIX? Ya antes incluso de la publicacion de la novela, cuando todavia se hallaba inmerso en su escritura, explico en una de las notas de prensa que escribia en la epoca que cuando llevaba escrita buena parte de la novela se dio cuenta de que el tono de la misma no era el adecuado. Segun el autor:

Tratando de encontrar la solucion volvi a leer dos libros que suponia utiles. El primero fue La educacion sentimental, de Flaubert, que no leia desde los remotos insomnios de la universidad, y solo me sirvio ahora para eludir algunas analogias que hubieran resultado sospechosas (Garcia Marquez, 1991: 513).

Mas explicito aun se mostro el novelista colombiano sobre este tema en una entrevista que le fue hecha despues de publicada la novela. Respecto a su relacion con la novela de Flaubert decia:

Fue un amigo el que una vez me dijo que la leyera. Y la lei, pero ya bastante mayor, cuando estaba escribiendo Cien anos de soledad. La lei y me gusto muchisimo, y cuando estaba preparando la escritura de esta novela me venia con mucha frecuencia La educacion sentimental, y me preguntaba si no iba a estar demasiado cerca. La volvi a leer. Tenia el proposito de dar en esta novela toda la epoca y sobre todo los acontecimientos historicos que estaban ocurriendo, dentro de los cuales sucedia la historia de amor. Yo recordaba La educacion sentimental como una novela perfecta, y cuando la relei la encontre bastante defectuosa. Encontre que no lograba amalgamar nunca los acontecimientos de la historia de Francia. Volvi a leer Madame Bovary, y la distancia entre las dos novelas es muy grande. Madame Bovary es una pieza de relojeria, un mecanismo perfecto. Cosa que no sucede con la otra. Y me asusto mucho que me sucediera a mi. Y, entonces, el proyecto que yo tenia de dar toda la epoca, todos los acontecimientos historicos que se sucedian mientras, prescindi de el. Estaba previsto que fuera un novelon dos o tres veces mas grande de lo que es, y prescindi de los acontecimientos porque temi que me fuera a suceder lo mismo. No estoy arrepentido, creo que volvi a leer a tiempo La educacion sentimental (Arroyo, 1985: 2)

Por lo tanto, segun las palabras del propio autor en estas dos declaraciones, cuando llevo a cabo su relectura de L 'Education sentimentale estaba pensando en realizar una estilizacion de dicho material, es decir, adoptar el estilo peculiar de Flaubert para su novela. Sin embargo, mas que proporcionarle un modelo de escritura para esta, le supuso todo lo contrario, es decir, un ejemplo de lo que no debia hacer, algo a lo que tratar de evitar parecerse. A continuacion veremos si esto es realmente asi.

Primeros paralelismo argumentales entre ambas novelas

L'Education sentimentale es, en palabras de Salabert, "la novela mas moderna del creador-de-la-novela-moderna, y es ademas para muchos la mejor novela de Flaubert, por encima de Madame Bovary" (Salabert en Flaubert, 1987: 13). (2) Cuenta la historia del joven Frederic Moreau y de su amor por Marie Arnoux. Aquel se enamora a primera vista de la senora Arnoux, mayor que el y casada con el senor Jacques Arnoux, y decide acercarse a ella como sea, para lo cual se introduce en el circulo social de los Arnoux. Se establece asi un triangulo amatorio entre los tres personajes protagonistas, cuyo desarrollo se erige en el hilo conductor de la novela, pero que sirve ademas para presentar un fresco historico de la alta y media sociedad francesa de la epoca a nivel social, economico y politico.

A simple vista, se perciben ciertos paralelismos entre esta historia y la de El amor en los tiempos del colera. Para empezar, en ambas nos encontramos sendos triangulos amatorios: Frederic-Marie-Jacques en la novela de Flaubert y Florentino-Fermina-Juvenal en la de Garcia Marquez. Ademas, en ambos casos ese triangulo esta formado por un matrimonio y otro hombre que ama en secreto a la esposa. Sin embargo, esta coincidencia, por supuesto, no implica nada, ya que el triangulo amoroso es un topico literario amatorio que se ha perpetuado en la tradicion occidental ya desde la literatura elegiaca latina, pasando por el amor cortes. Lo mismo ocurre con la epoca en que estan situadas ambas historias que es relativamente cercana (mediados del siglo XIX en la de Flaubert, ultimo tercio del siglo XIX a primero del XX en la de Garcia Marquez), o con el ambiente social en el que se mueven ambas historias que tambien es coincidente (entre la alta burguesia y la baja nobleza o "nobleza de salon", como la llama el narrador de El amor en los tiempos del colera). Pero, como decimos, esto no son mas que meras coincidencias que no implican relacion directa entre ambas obras.

El personaje de Florentino Ariza

Sin embargo, si que encontramos una relacion mas seria entre ambas obras si nos fijamos en la caracterizacion del personaje protagonista de la novela de Garcia Marquez: Florentino Ariza. Y es que varios de los trazos que nos da el narrador colombiano para caracterizar a su personaje, especialmente cuando este es aun joven, parecen directamente tomados de la descripcion de Frederic Moreau en L'Education sentimentale.

Para empezar, ambos personajes sienten un amor platonico por sus respectivas amadas que, en principio, durara toda la vida. De hecho ambos, a pesar de embarcarse en diferentes relaciones sentimentales, son dos solteros empedernidos que pretenden siempre evitar comprometerse en ninguna relacion seria porque siguen siempre pensando en las amadas de sus suenos. Y es que los dos personajes tienen la misma vision romantica y desmesurada del amor hacia ellas: puro, imposible y apasionado. Tanto es asi, que tanto Frederic como Florentino, en un determinado momento de cada novela, estan dispuestos a dar su vida por ellas: el primero cuando se ve envuelto en un duelo con el noble Cisy para defender el honor de su amada Madame Arnoux, y Ariza cuando Lorenzo Daza, el padre se su amada Fermina Daza, pretendiendo separarle de ella, le amenaza con pegarle un tiro: "-Peguemelo --dijo, con la mano en el pecho--. No hay mayor gloria que morir por amor" (Garcia Marquez, 1997: 122).

En segundo lugar, a ambos personajes les apasiona la literatura romantica y ambos tienen talento para escribir, especialmente versos de amor. Asi, de Frederic Moreau se nos dice que:

En los ultimos tiempos, Frederic no habia escrito nada; sus gustos literarios habian cambiado; estimaba por encima de todo la pasion; Wherther, Rene, Frank, Lara, Leila y otros mas mediocres le entusiasmaban casi por igual. [...] Sin embargo, habia compuesto versos, que Deslauriers hallo muy hermosos, pero no pidio que le recitara mas (Flaubert, 1987: 53-54). (3)

Por su parte, el narrador de El amor en los tiempos del colera nos dice respecto al personaje de Florentino Ariza que "La lectura se le convirtio en un vicio insaciable" (Garcia Marquez, 1997: 112) y nos informa de su talento para escribir cartas de amor y de su gusto por la escritura de versos cuando nos cuenta que durante anos participo en el certamen de poesia que se celebraba durante los Juegos Florales. Ademas, los dos comienzan en un determinado momento un proyecto literario que luego abandonan. Frederic comienza a escribir una novela titulada Silvio, el hijo del pescador (Flaubert, 1987: 64) pero ya no se vuelve a hablar mas de ella en el resto de la obra. Florentino, por su parte, escribe Secretario de los enamorados que finalmente no publica, y pretende escribir un suplemento de esta obra con reflexiones acerca de las relaciones entre hombres y mujeres, pero nunca llega a concretar el proyecto.

Otro aspecto comun a ambos personajes es que los dos en su juventud al enamorarse por primera vez caen en la ociosidad, y eso les hace enamorarse aun mas. De Frederic Moreau se nos dice en diversas ocasiones que "cayo en una ociosidad sin fondo" (Flaubert, 1987: 61), "que no llego mas lejos, y su ociosidad se hizo mas profunda" (1987: 65), que "Deslauriers hubiera querido ser su guia absoluto, verlo desarrollarse conforme a sus ideales de juventud; y su holgazaneria le sublevaba como una desobediencia y como una traicion" (107), y en otra ocasion que "Frederic descendio la escalera muy despacio. E1 fracaso de su primera tentativa auguraba a sus ojos la suerte de las demas. Comenzaban asi para el tres meses de tedio. Como no tenia ningun trabajo, su ociosidad reforzaba su tristeza" (112).

En el caso de Florentino Ariza el ocio es, desde luego, uno de sus mayores enemigos durante su primera juventud. Por la epoca en que siendo aun un muchacho se enamora de Fermina Daza se nos cuenta como, siendo el joven mas solicitado de su entorno social (Garcia Marquez, 1997: 82), se dedicaba unicamente a los inocentes juegos de amor con las muchachas de su circulo, lo que le lleva a vivir una vida relativamente ociosa. Pero es, sobre todo, tras enamorarse de Fermina, cuando Florentino permanece, durante los casi cuatro anos de relacion entre ellos, ocioso para todo aquello que no sea su amor por Fermina: en el trabajo esta siempre distraido (1997: 94), cuando Lotario se lo lleva al hotel de las putas el a lo unico a lo que se dedica es a leer y a escribir literatura amatoria (97). Aunque es sobre todo cuando ella lo deja definitivamente cuando el sufre un shock y lo unico que puede hacer es pensar en ella y llorarla. Queda en un estado de total postracion y ociosidad en el que lo unico que puede hacer es leer literatura amatoria y pensar en Fermina.

Sin embargo, ambos acaban tomando conciencia de que para conquistar a sus respectivas amadas tendran que hacer una fortuna similar a la de sus maridos para poder merecerlas. Frederic se da cuenta de ello una vez se instala en Paris en la pension de estudiante y ahi empieza a cavilar la manera de amasar esa fortuna. De Florentino se nos dice de forma explicita: "E1 dia que Florentino Ariza vio a Fermina Daza en el atrio de la catedral, encinta de seis meses y con pleno dominio de su nueva condicion de mujer de mundo, tomo la determinacion feroz de ganar nombre y fortuna para merecerla" (Garcia Marquez, 1997: 235).

Otro claro paralelismo entre los dos personajes esta en la primera carta de amor que ambos le escriben a sus respectivas amadas, y que deciden no enviarlas por ser excesivamente largas y recargadas. (4) Al respecto de la carta que Frederic Moreau envia a Madame Arnoux, dice el narrador de L'Education sentimentale: "Entonces compuso una carta de doce paginas, llena de movimientos liricos y de apostrofes; pero la desgarro y no hizo nada, nada intento, paralizado por el temor al fracaso" (Flaubert, 1987: 63). Mucho mas explicito se muestra el narrador de El amor en los tiempos del colera respecto a la que escribe Florentino Ariza a Fermina Daza:

decidio mandarle una esquela simple escrita por ambos lados con su preciosa letra de escribano. Pero la tuvo varios dias en el bolsillo, pensando como entregarla, y mientras lo pensaba escribia varios pliegos mas antes de acostarse, de modo que la carta original fue convirtiendose en un diccionario de requiebros, inspirados en los libros que habia aprendido de memoria de tanto leerlos en las esperas del parque (Garcia Marquez, 1997:87).

Otra clara semejanza entre ambos personajes esta en que tanto Frederic como Florentino relacionan a sus respectivas amadas, Madame Arnoux y Fermina, con los personajes femeninos de los libros romanticos que suelen leer y, a la vez, ambos conciben ficciones romanticas en las que los protagonistas son ellos y sus amadas. En el caso del primero, el narrador dice, en primer lugar, que para el "Ella se parecia a las mujeres de los libros romanticos" (Flaubert, 1987: 46), y mas adelante comenta respecto a la novela que antes mencionamos que en ella "E1 heroe era el mismo; la heroina, la senora Arnoux" (1987: 64). Por su parte, el narrador de El amor en los tiempos del colera en un momento concreto cuenta como Florentino Ariza, durante el viaje del olvido que emprende, leia por las noches folletines de lagrimas y sustituia a los personajes por conocidos, reservandose para el y Fermina los "papeles de amores imposible" (Garcia Marquez, 1997: 205).

Curiosamente, otra coincidencia entre ambas novelas esta en que tanto Frederic Moreau como Florentino Ariza, en un momento dado, llegan a dudar y creer que sus respectivas amadas estan muertas, lo que les atormenta y les lleva a tratar de averiguar la veracidad o no de dichas muertes. En L'Education sentimentale se nos cuenta que:

De repente, una lampara de gas se ilumino. Llevaba un crespon negro en el sombrero. ?Acaso habria muerto ella? Esta idea atormento tanto a Frederic, que al dia siguiente corrio hacia L'Art Industriel y, tras comprar rapidamente uno de los grabados exhibidos en el escaparate, pregunto al dependiente como se encontraba el senor Amoux (Flaubert, 1987: 66).

Como vemos, en el caso de Frederic se trata de una duda pasajera, que apenas se prolonga un dia y que se resuelve bien rapido. En el caso de Florentino Ariza la cosa es mas grave, ya que Fermina Daza desaparece durante mucho tiempo, y a pesar de las incontables gestiones que hace para tratar de averiguar si esta viva, muerta o enferma nadie sabe darle una respuesta cierta y fiable, hasta el punto que "En sus dias de desaliento, se conformaba con la idea de que la noticia de la muerte de Fermina Daza, en caso de que ocurriera, le llegaria de todos modos sin buscarla" (Garcia Marquez, 1997: 334).

Su obsesion por sus respectivas amadas es otro de los rasgos que acerca a ambos personajes, tal obsesion les lleva a darle mil vueltas a cada acto de sus amadas, a cada gesto que tienen hacia ellos, pensando que pueden querer decir, si tienen algun significado oculto. En el caso de Frederic Moreau lo vemos muy claramente en la escena en la que se cuenta que:

La senora Amoux les despedia en el vestibulo. Tras tender la mano a Dittmer y a Hussonet, lo hizo igualmente con Frederic, quien se sintio penetrado por todos los atomos de su piel. Se separo de sus amigos; necesitaba estar solo. Se le desbordaba el corazon. ?Por que esa mano ofrecida? ?Habia sido un gesto irreflexivo o un estimulo? "!Vamos, vamos, estoy loco" (Flaubert, 1987: 94).

En el caso de Florentino Ariza, la escena mas reveladora en este sentido es aquella del bautizo del primer buque de agua dulce construido en los astilleros locales, al que Florentino acude como vicepresidente de la CFC:

A continuacion de las autoridades estaba Florentino Ariza, vestido de pafio oscuro, casi invisible entre tantos notables. Luego de saludar al comandante de la plaza, Fermina parecio vacilar ante la mano tendida de Florentino Ariza. El militar, dispuesto a presentarlos, le pregunto a ella si no se conocian. Ella no alijo ni que si ni que no, sino que le tendio la mano a Florentino Ariza con una sonrisa de salon. Aquello habia ocurrido en dos ocasiones del pasado, y habia de ocurrir otras veces, y Florentino Ariza lo asimilo siempre como un comportamiento propio del caracter de Fermina Daza. Pero aquella tarde se pregunto con su infinita capacidad de ilusion si una indiferencia tan encarnizada no seria un subterfugio para disimular un tormento de amor (Garcia Marquez, 1997: 327-328).

Otra de las semejanzas entre ambos personajes es que tanto Frederic como Florentino se preocupan mucho de que sus respectivas amadas no piensen que ellos tienen ninguna relacion amorosa, aunque ellas no tengan ninguna relacion amatoria con ellos. En el caso de Frederic esta preocupacion queda patente cuando, ante el comentario del senor Arnoux de que no se sabia que aquel tuviera ninguna querida, se nos dice que "Frederic estuvo tentado de citar un nombre cualquiera. Pero la historia podia serle contada a ella. Respondio que, efectivamente, no tenia ninguna amante" (Flaubert, 1987: 124). En el caso de Florentino Ariza tal secretismo llega mucho mas al extremo ya que el se las apana para que ella no llegue a conocer nunca ninguna de las seiscientas veintidos relaciones amatorias que mantiene a lo largo de su vida. Y lo hace tan bien que todo el mundo llega a creer que es homosexual. Su unica preocupacion en la vida es que Fermina no se entere nunca de ninguna de sus otras relaciones amatorias. Esta inquietud llega hasta tal punto que cuando el marido de una de sus amantes, Olimpia Zuleta, la mata y va a la carcel, se nos dice que Florentino "no le temia tanto al navajazo en el cuello, ni al escandalo publico, como a la mala suerte de que Fermina Daza se enterara de su deslealtad" (Garcia Marquez, 1997: 309).

Por ultimo, tanto en la novela de Flaubert como en la de Garcia Marquez se percibe claramente como a ambos personajes todo les recuerda a sus respectivas amadas: cualquier lugar, cualquier acontecimiento, aunque aparentemente no tengan ninguna relacion ni con Madame Amoux ni con Fermina Daza, es para ellos una forma de recordatorio de su amor. En L'Education sentimentale se ve claramente en esta escena en la que Frederic va paseando por las calles de Paris:

Las prostitutas que encontraba bajo las farolas de gas, las cantantes cuando lanzaban sus trinados, las amazonas sobre sus caballos al galope, las burguesas a pie, las modistillas en sus ventanas, todas las mujeres le rebotaban a ella, ya fuese por similitudes, ya por violentos contrastes. Miraba los escaparates de los comercios, y los chales de cachemira, los encajes y los pendientes de pedreria que veia se los imaginaba envolviendo su talle, cosidos a su corpino y resplandeciendo fulgurantemente entre sus negros cabello. En los azafates de las floristas, las flores se abrian para que ella las cogiera al paso; en las vitrinas de las zapaterias, las pantuflas de raso con orla de plumas parecian esperar su pie; todas las calles conducian a su casa y los coches solo se hallaban estacionados en las plazas para ir hacia ella mas rapidamente; Paris se referia solo a su persona, y la gran ciudad resonaba con todas sus voces, como una inmensa orquesta, en tomo a ella (Flaubert, 1987:117).

En El amor en los tiempos del colera es muy reveladora en ese sentido la escena en la que Florentino esta asomado a la barandilla del buque fluvial en el que va realizando su viaje del olvido:

En un mismo dia vio pasar flotando tres cuerpos humanos, hinchados y verdes, con varios gallinazos encima. Pasaron primero los cuerpos de dos hombres, uno de ellos sin cabeza, y despues el de una nina de pocos anos cuyos cabellos de medusa se fueron ondulando en la estela del buque. Nunca supo, porque nunca se sabia, si eran victimas del colera o de la guerra, pero la tufarada nauseabunda contamino en su memoria el recuerdo de Fermina Daza. Siempre era asi: cualquier acontecimiento, bueno o malo, tenia alguna relacion con ella (Garcia Marquez, 1997: 204-205).

Lo mismo ocurre con las dos escenas del primer encuentro entre los amantes protagonistas, Frederic y Marie en L'Education sentimentale, y Florentino y Fermina en El amor en los tiempos del colera. Si en la novela de Flaubert se cuenta que:

Ella estaba sentada, en medio del banco, sola; o al menos no vio a nadie mas, en el deslumbramiento en que le sumieron sus ojos. Al pasar el, ella levanto la cabeza; el encogio involuntariamente los hombros y, cuando se hubo alejado se volvio para mirarla. Llevaba un gran sombrero de paja, con cintas rosa que se agitaban al viento tras ella. Sus negros cabellos, partidos en dos sobre la frente, rodeaban la punta de sus grandes cejas y descendian cinendo amorosamente el ovalo de su rostro. Su vestido de muselina clara, salpicada de lunares, se desparramaba en numerosos pliegues. Estaba bordando algo; y su recta nariz, su menton, toda su persona se recortaban en el aire azul del fondo. Como ella se mantuviera en la misma actitud, el dio varias vueltas a derecha e izquierda para disimular su maniobra; luego se aposto cerca de su sombrilla, adosada al banco, y simulo observar el paso de una chalupa por el rio. Jamas habia visto el un esplendor semejante al de su piel morena, ni un talle tan seductor, ni una finura como la de esos dedos que la luz atravesaba. Absorto, contemplaba su cestillo de labor como una cosa extraordinaria (Flaubert, 1987:41).

En la de Garcia Marquez se dice que:

Al pasar frente al cuarto de coser vio por la ventana a una mujer mayor y a una nina, sentadas en dos sillas muy juntas, y ambas siguiendo la lectura en el mismo libro que la mujer mantenia abierto en el regazo. Le parecio una vision rara: la hija ensenando a leer a la madre. La apreciacion era incorrecta solo en parte, porque la mujer era la tia y no la madre de la nina, aunque la habia criado como si lo fuera. La leccion no se interrumpio, pero la nina levanto la vista para ver quien pasaba por la ventana, y esa mirada casual fue el origen de un cataclismo de amor que medio siglo despues aun no habia terminado (Garcia Marquez, 1997: 84).

El parecido entre ambas escenas es claro y evidente. En ambas escenas el va pasando, la ve a ella que esta sentada y realizando alguna labor, ella levanta la cabeza sus ojos se cruzan y el queda completamente fascinado y enamorado de ella. Pero, como decimos, esto afecta muy poco realmente a la novela a nivel estructural. No son intertextualidades profundas de una novela en la otra. Todo lo que hemos visto hasta ahora encaja dentro de esa estilizacion que Garcia Marquez queria hacer del material de Flaubert, estilizacion que lleva a cabo a traves de la satira y la caricatura del personaje de Frederic Moreau que supone a un cierto nivel su Florentino Ariza.

A continuacion vamos a profundizar entres aspectos distintos de El amor en los tiempos del colera que el propio Garcia Marquez ba vinculado expresamente con L'Education sentimentale en distintas declaraciones: la eleccion del titulo de la novela; la libertad en el tratamiento literario del tiempo y el espacio en la misma, y el intento de contar una historia de amor a la vez que se hace un fresco historico, politico y social de la epoca en la que dicha historia tiene lugar.

El titulo

Comencemos por el asunto del titulo, uno de los mas bellos y sonoros en la obra de Garcia Marquez. El premio Nobel colombiano ha explicado en varias ocasiones que, a diferencia de otros autores, como su admirado Hemingway que llevaba una libreta en la que iba apuntando posibles titulos para la novela que estuviera escribiendo hasta llegar a acumular en alguna ocasion mas de ochenta, el no suele prestar demasiada atencion a ese tema. Por el contrario, el suele escribir sin preocuparse del titulo porque sabe que este llegara por si solo en algun momento del proceso. En algun caso, el titulo ha llegado a ocurrirsele con la ultima frase del libro, como ocurrio con Cien anos de soledad.

En el caso de El amor en los tiempos del colera le ocurrio algo parecido, ya que tambien encontro el titulo que necesitaba casi al final. El propio Garcia Marquez en su entrevista con Francesc Arroyo explico el proceso que le llevo a encontrar ese titulo definitivo:
   Recuerdo La educacion sentimental. Estuve mucho tiempo sin leerla.
   Por el titulo. Ya habia leido practicamente rodas las novelas de
   Flaubert, y La educacion sentimental no la leia porque siempre
   pense que era un tratado de los sentimientos. Fue un amigo el que
   una vez me dijo que la leyera. [...] Y de ahi me quedo la idea de
   que el titulo tenia que ser un titulo mas de tratado que de novela.
   Y un dia me vino asi, redondo: El amor en los tiempos del colera.
   Nunca mas pude encontrar otro titulo. Me llego ya casi al final, y
   ahora no podria imaginarme que ese libro se llamara de otro modo
   (1985: 2).


Resulta cuando menos curioso que lo que hiciera que Garcia Marquez no se atreviese a leer la novela de Flaubert fuese su titulo por parecerle el de un tratado de los sentimientos, y que, sin embargo, despues, eso le diese la idea de que el titulo tenia que ser mas de tratado que de novela. Probablemente esto se deba a que, bajo la apariencia de novela, El amor en los tiempos del colera es en realidad un autentico tratado sobre el amor en el que Garcia Marquez vuelca todas sus experiencias y reflexiones relacionadas con ese tema. Y el novelista colombiano era muy consciente de ello cuando estaba buscando un titulo para su novela. De hecho, el propio autor llego a calificar en una ocasion El amor en los tiempos del colera como "un libro que pretende totalizar el amor" (Garcia Marquez, 1989: 33). No es extrano por lo tanto que buscase un titulo que pareciera el de un tratado o un manual, como ocurre con el de la novela de Flaubert: L'Education sentimentale, titulo al que, por cierto, rinde un homenaje nada disimulado en un determinado momento de El amor en los tiempos del colera cuando se nos dice, en referencia a Florentino Ariza, que "Acabo de convencerse en un tiempo mas avanzado de su educacion sentimental" (Garcia Marquez, 1997: 96).

El tratamiento del tiempo y el espacio

El segundo aspecto de El amor en los tiempos del colera en donde se perciben ecos de Flaubert es en la libertad en el tratamiento literario del tiempo y el espacio en la ficcion novelesca. Resulta curioso que Flaubert haya podido influir en la novela de Garcia Marquez en este tema concreto, ya que si por algo ha sido siempre conocido el novelista frances es precisamente por todo lo contrario, por su maniatica obsesion por la exactitud, aun mas exigente que la de Zola. Sin embargo, como afirma Salabert, esa aparente obsesion por la exactitud no le impide decirle a George Sand en una carta en 1875 "para mi es muy secundario el detalle tecnico, la informacion local y, en fin, el lado historico y exacto de las cosas. Lo que yo busco, por encima de todo, es la belleza" (en Flaubert 1987: 25). Es decir, que a Flaubert en realidad no le importaba sacrificar la exactitud espacio-temporal en su novela si era necesario para lograr un mejor efecto en la historia de ficcion. Flaubert prefiere profundizar en el detalle emocional de la historia que esta contando mas que en el detalle espacial o temporal. Lo explico muy bien el propio Garcia Marquez en una entrevista:
   En El amor en los tiempos del colera tanto el tiempo como el
   espacio son de ficcion, las distancias tampoco corresponden a las
   distancias reales, y esto no es nuevo en la literatura.
   Precisamente los novelistas franceses del siglo pasado, que son los
   que relei con mas atencion para escribir El amor en los tiempos del
   colera, tambien usan el espacio de ficcion. Me parece que es en La
   educacion sentimental de Flaubert, donde los personajes que viven
   en Montmartre salen caminando y se van deprisa a Montpamasse a
   tomar un cafe en cosa de minutos. ?Tu sabes cual es la distancia
   que hay entre Montmartre y Montparnasse?, nunca se me ocurriria
   preguntarle a Flaubert por que los personajes pueden ir tan rapido
   cuando no existia el metro ni existia el autobus. Desde Montmartre
   hasta Montparnasse sencillamente el espacio tambien esta tratado
   como un sujeto de ficcion y es la razon por la cual el colera de mi
   novela no esta en la misma fecha del colera de Cartagena (1989:
   28-29).


Y es que ese fue precisamente uno de los aspectos que mas le reprocharon al novelista colombiano cuando se publico El amor en los tiempos del colera, el hecho de que algunas de las historias que cuenta el libro, como la propia epidemia del colera, pudieran incurrir en posibles anacronismos. Garcia Marquez se defendio con la siguiente afirmacion:

La epidemia fue real hacia finales del siglo pasado. No he querido precisar las fechas para que no haya una cronologia rija que me hiciera vigilar, mas de lo que he vigilado, los posibles anacronismos. Yo pense que si no era demasiado rigido en la cuestion de las fechas podia serlo en la reconstruccion emocional mas que en la historica, y era eso precisamente lo que me interesaba (Arroyo, 1985: 3).

Es decir, Garcia Marquez siguio exactamente el mismo principio artistico que, como hemos visto, postulaba Flaubert en su carta a George Sand y que el mismo explicaba con el ejemplo, tomado de L'Education sentimentale, del paseo de Montmartre a Montpamasse: la primacia de la reconstruccion emocional sobre la historica o espacio-temporal. Esto esta intimamente conectado con el tercer aspecto de la novela de Flaubert que condiciona El amor en los tiempos del colera.

La conjuncion de la ficcion y la historia

Si recordamos la cita de la entrevista con Francese Arroyo que dabamos al comienzo de nuestra exposicion, cuando Garcia Marquez comenzo a escribir su novela, en sus propias palabras: "Tenia el proposito de dar en esta novela toda la epoca y sobre todo los acontecimientos historicos que estaban ocurriendo, dentro de los cuales sucedia la historia de amor" (Arroyo, 1985: 2), y por eso se acordo de L'Education sentimentale y decidio releerla. Desde luego, no es nada extrano que se acordara de la novela de Flaubert, ya que si por algo es conocida esta es, precisamente, por ser capaz de unir en una sola obra un alto valor artistico e historico, consiguiendo de esa manera que la estetica sirviera de cauce al flujo de una epoca (Garcia Ortegon, 2004: en linea). La cantidad de informacion historica que logra dar Flaubert en su novela mientras va contando la historia de amor imposible entre Frederic y Marie es impresionante, incluyendo especialmente la revolucion de 1848, el ascenso de Napoleon III y el golpe de Estado de 1851, y denota un gran trabajo de investigacion historica por parte del novelista frances. Esto ha hecho exclamar a algunos criticos como Miguel Salabert:

Reducida a una cronica amorosa, a la cronica de un gran amor, La educacion sentimental seria una de las mejores novelas del siglo. Lo que la eleva muy por encima de eso es haber logrado servir de cauce al flujo de una epoca. [...] A su gran valor artistico, anade La educacion sentimental un alto valor historico. No hay practicamente un historiador que haya podido soslayar la referencia a la novela de Flaubert como una autentica recreacion visual y vivencial de los acontecimientos de ese ano muy historiado porque crucial, al darse en el la primera gran batalla historica entre la burguesia y el proletariado, y al constituirse en un ano fronterizo entre movimientos tales como el romanticismo y el positivismo, y los socialismos utopico y cientifico (en Flaubert 1987: 23).

Sin embargo, a pesar de este fervor critico que la novela ha ido despertando con el tiempo, lo cierto es que tanto entre la critica como entre el publico lector de la epoca la novela constituyo un absoluto fracaso. Estos esperaban de Flaubert una nueva Madame Bovary y, en cambio, se encontraron con una obra en la que durante gran parte del tiempo no pasa nada, simplemente se describe la vida cotidiana de los personajes y la falta de accion se hace patente: el fresco historico parece imponerse a la historia de amor. No es tarea facil la de acoger a la historia en la obra de arte sin caer en el cuadro de genero, y, curiosamente, el propio Flaubert era consciente de ello y dudaba de estar consiguiendolo en su novela de manera efectiva. Asi podemos percibirlo en una carta en la que confesaba a un amigo:

Me resulta dificil encajar a mis personajes en los acontecimientos del 48. Me temo que los fondos devoren a los primeros planos; es el defecto del genero historico. Los personajes de la Historia son mas interesantes que los de la ficcion ..., interesa menos Frederic que Lamartine. Y, ademas, ?que escoger entre los hechos? Es duro esto (Flaubert, 1987: 23).

Esto mismo lo percibio Garcia Marquez en su relectura de L'Education sentimentale, y lo expresa en la entrevista ya citada (Arroyo, 1985: 2). Es decir, Garcia Marquez empezo a escribir El amor en los tiempos del colera tratando de hacer algo parecido a lo que el narrador frances habia hecho un siglo antes en su novela: aprovechar la historia de amor que iba a narrar para hacer un fresco historico de la sociedad de la epoca en todos sus aspectos: economia, politica, historia, entre otros aspectos. Sin embargo, al releer la novela de Flaubert, y sentir asi que, segun su criterio, el habia fracasado en su empeno decidio cambiar el plan original, aligerando el contenido historico que pensaba dar. En lugar de dedicar paginas y paginas, e incluso capitulos enteros a los acontecimientos historicos tal como habia hecho Flaubert, Garcia Marquez se limita a ir introduciendo esos acontecimientos en el desarrollo natural de la trama en forma de pinceladas sutiles, de modo que nosotros como lectores casi ni los notamos. Y es que el novelista colombiano demuestra su sabiduria narrativa haciendo que la parte historica de la novela no se separe nunca de la trama amorosa que envuelve a los personajes principales. De este modo los acontecimientos historicos no son nunca introducidos en el relato de manera gratuita, sino todo lo contrario. Estos tienen siempre una funcion muy concreta: la de ayudar a caracterizar a los personajes. Por ejemplo, la plaga del colera sirve para caracterizar al personaje del doctor Juvenal Urbino, y su comportamiento obsesivo respecto a su trabajo. O las guerras entre liberales y conservadores y la total pasividad de Florentino Daza hacia ese tema, que sirven para caracterizarlo como alguien a quien solo le interesa el amor. O las costumbres sociales y familiares de la clase alta de la epoca que sirven para describir a Fermina Daza, dado su rechazo inicial a todo ese tipo de convenciones. Asi, Garcia Marquez consigue que todo en su novela, incluidos los elementos historicos, este supeditado a la intensa historia de amor que se nos esta contando.

Pero lo mas interesante de todo es que esta misma era precisamente la intencion original de Flaubert cuando escribia L'Education sentimentale: contar simplemente una historia de amor con un fondo historico tenue, en sus propias palabras: "Quiero hacer una historia moral de los hombres de mi generacion, 'sentimental' sera mas correcto" (Flaubert citado por Garcia Ortegon, 2004: 7). Sin embargo, ese fondo historico tenue fue adquiriendo una importancia posterior en la novela hasta convertirla en una autentica reconstruccion historica de una epoca de Francia. No cabe duda de que el juicio de Garcia Marquez sobre el resultado final de L 'Education sentimental era que, tal y como hemos visto que temia el propio Flaubert, en su novela los fondos efectivamente habian devorado a los primeros planos, y los personajes historicos habian acabado por resultar mas interesantes que los de ficcion. En este sentido el narrador colombiano quiso asegurarse de que eso no ocurriese en su novela haciendo que su trio protagonista la dominara por completo y se convirtiera cada uno de ellos en un personaje inolvidable para el lector.

Conclusiones

No cabe duda de que, tal como hemos demostrado, la caracterizacion del joven Florentino Ariza bebe en ciertos aspectos del personaje de Frederic Moreau, o al menos tienen claros puntos en comun. Sin embargo, no deja de ser esta una relacion intertextual que afecta al conjunto de la novela a un nivel muy superficial, ya que, en realidad, hay otros muchos detalles de la descripcion de Florentino Ariza que no tienen nada que ver con Frederic Moreau y que le alejan completamente de este. Por ejemplo, Frederic Moreau es descrito como un dandy al que le gusta la buena vida, moverse en sociedad y rodearse de amistades buena posicion economica. En cambio, Florentino Ariza es descrito en El amor en los tiempos del colera como una persona asocial, a quien no le interesan las relaciones sociales ni los lujos, solo le interesa Fermina. Hasta tal punto es asi que es visto por la mayoria de la gente en su ciudad como un bicho raro. Aunque si hay una diferencia radical entre ambos personajes es su actitud hacia sus amadas una vez que estas enviudan y quedan libres para ellos. Cuando llega ese momento, mientras Frederic Moreau no hace nada porque ya no la ansia con la misma pasion y ha perdido el interes por ella, Florentino Ariza considera que ha llegado por fin la oportunidad que estaba esperando y se lanza a tratar de conquistarla con la misma ansia que la primera vez, hasta que finalmente tiene exito. Exactamente lo mismo ocurre con la semejanza entre las escenas del primer encuentro entre los amantes, que no afectan a la novela de Garcia Marquez a nivel organico.

Pero si todo esto no son mas que relaciones superficiales entre ambas novelas, ?donde esta entonces la verdadera huella dejada por la novela de Flaubert en El amor en los tiempos del colera? Pues en estos ultimos tres aspectos de la novela que hemos estudiado: la eleccion del titulo de la novela, la libertad en el tratamiento literario del tiempo y el espacio en la misma, y el intento de contar una historia de amor a la vez que se hace un fresco historico, politico y social de la epoca en la que dicha historia tiene lugar.

Sobre el primero de estos tres aspectos, el titulo, El amor en los tiempos del colera, no cabe duda de que se trata de una intertextualidad profunda que afecta a la novela a nivel organico, ya que aparte de constituir uno de los titulos mas bellos y sugerentes de toda la obra de Garcia Marquez, como ya dijimos, dota a toda la novela de un sentido, de un caracter, el de tratado didactico amatorio, que advierte al lector como debe ser leida para ser correctamente entendida: mas como tratado que como novela, como la narracion de "la educacion sentimental" de los dos protagonistas.

Con respecto al segundo, la libertad en el tratamiento espacio-temporal, tampoco cabe la menor duda de que se trata de otro caso de intertextualidad profunda que afecta a toda la novela a nivel estructural. La concepcion de Garcia Marquez respecto a este asunto, heredada, como hemos visto, de Flaubert, permite al narrador colombiano hacer que sus personajes se desenvuelvan en su mundo de ficcion sin las necesarias ataduras de un mundo real demasiado cenido a la exactitud de las leyes espacio-temporales. Estas en la novela se pliegan a las necesidades del autor a la hora de lograr mejores erectos narrativos, algo en lo que Garcia Marquez es un experto.

Por ultimo, en lo que concierne a la mezcla de historia y ficcion, hemos visto como Garcia Marquez huyo del modelo de L'Education sentimentale a la hora de aprovechar la historia de amor que narra para hacer un fresco historico de la sociedad francesa de la epoca en todos sus aspectos: economico, politico, historico. La comprobacion del fracaso (desde su punto de vista) de Flaubert en este sentido le llevo a tratar de hacer lo mismo pero probando otra tecnica muy distinta, como tambien hemos visto. En nuestra opinion, en la version final y definitiva de El amor en los tiempos del colera, Garcia Marquez consigue este objetivo tal vez mucho mas de lo que el mismo es consciente. No en vano, algunos criticos han llegado a senalar como mas importante en la novela esa descripcion que hace el autor del marco social, politico y economico de la Colombia de la epoca que la propia historia de amor que se cuenta. Es el caso por ejemplo de Juan-Manuel Garcia Ramos para quien:
   Garcia Marquez abraza en su novela las pautas de una sociedad
   americana conmovida por su inestabilidad politica y economica y por
   su bisonez social, por el rosario de sus etnias y por sus modos
   originales de encarar la vida, por sus pudores y sus anacronismos.
   Todo ello con el amor y el Caribe al fondo (1989: 35).


En definitiva, Garcia Marquez con El amor en los tiempos del colera acabo teniendo exito debido en parte al narrador frances, ya que al comprobar que, en su opinion, Flaubert no habia conseguido amalgamar adecuadamente en La educacion sentimental historia y ficcion, se convencio de que debia buscar otra tecnica distinta para lograr el mismo objetivo.

Bibliografia

Arroyo, Francese. (1985). "El amor, la vejez, la muerte: un paseo con Gabriel Garcia Marquez por la trama y la historia de su ultima novela". El Pais, 12 diciembre, 1-3.

Ballarin, Pilar. (1997). "De Cien anos de soledad a El amor en los tiempos del colera. De la negacion a la apoteosis del amor". En: Rosa Pellicer y Alfredo Saldana (coords.), Tua Blesa (ed.). Quinientos anos de soledad." Actas del Congreso "Gabriel Garcia Marquez" celebrado en la Universidad de Zaragoza del 9 al 12 de diciembre de 1992. Zaragoza: Universidad de Zaragoza, Facultad de Filosofia y Letras, 369-376.

Bell, Michael. (1993). "Not Flaubert's Parrot". En: Gabriel Garcia Marquez. Solitude and solidarity. London: The MacMillan Press, 106-126.

Bell-Villada, Gene. H. (1990). Garcia Marquez: the Man and His Work. Chapel Hill: University of North Carolina Press.

Buehrer, David. (1990). "A second chance on earth': The postmodern and the post-apocalyptic in Garcia Marquez's Love in the time of Cholera". Critique, 32 (1), 15-26.

Fiddian, Robin. (1987). "A prospective post-script: apropos of Love in the Times of Cholera". En: Bernard McGuirk and Richard Cardwell (eds.). Gabriel Garcia Marquez New Readings. Cambridge: Cambridge University Press, 191-206.

Flaubert, Gustave. (1987). La educacion sentimental. Prologo y notas de Miguel Salabert. Madrid: Alianza Editorial.

Garcia Marquez, Gabriel. (1997). El amor en los tiempos del colera. Barcelona: Plaza y Janes.

--. (1991). Notas de prensa 1980-84. Madrid: Mondadori Espasa.

--. (1989). Alooo ... Gabo: Gabriel Garcia Marquez responde en directo a sus lectores. Paris/Bogota: Centre Culture Colombia/David & Ayala.

Garcia Ortegon, Olga Janeth. (2004). "La educacion sentimental a traves de los ojos de Georg Lukacs". Especulo. Revista de Estudios Literarios, 27. Disponible en: http://www.ucm.es/info/especulo/numero27/edusenti.html [Consultado el 4 de septiembre de 2012]

Garcia Ramos, Juan-Manuel. (1989). Guias de lectura. Cien anos de soledad, Madrid: Editorial Alambra.

Ledgard, Melvin Richard. (1995). La evolucion del tema del amor en cinco novelas hispanoamericanas. Ph.D. dissertation, Austin, TX: University of Texas at Austin.

Mendoza, Plinio Apuleyo y Garcia Marquez, Gabriel. (1994). El olor de la guayaba. Barcelona: Mondadori.

Rojo, Grynor. (1992). "El amor, la vejez y la muerte en los tiempos del colera". En: Juan Gustavo, Cobo Borda (ed.). "... Para que mis amigos me quieran mas ..." Gabriel Garcia Marquez. Testimonios sobre su vida. Ensayos sobre su obra. Bogota: Siglo del Hombre Editores, 344-381.

Swanson, Philip. (1991). Como leer a Gabriel Garcia Marquez. Madrid: Ediciones Jucar.

Manuel Cabello Pino

Universidad de Huelva, Espana

Recibido: 6 de septiembre de 2012. Aprobado: 24 de octubre de 2012

* El autor pertenece al Grupo de Investigacion en Literatura Comparada y Critica Textual "Antonio Jacobo del Barco" de la Universidad de Huelva (PAI: HUM-766). El articulo se deriva de un proyecto de investigacion titulado "Diez acercamientos comparatistas a la obra de Gabriel Garcia Marquez".

(1) Otros estudios posteriores que tambien han analizado la relacion entre El amor en los tiempos del colera con la novela sentimental del s. XIX y los folletines, son Ledgard (1995) y Ballarin (1997).

(2) No asi para el propio Garcia Marquez, como hemos visto en sus propias palabras.

(3) Hemos decidido proporcionar de cada cita de la novela de Flaubert solo su traduccion al castellano para aquellos que no dominen dicha lengua y por tratarse de un estudio no de tipo filologico sino de influencias, para el cual no resulta tan necesario el texto original en frances. Se seguira siempre la traduccion de Miguel Salabert (Flaubert, 1987) recogida en la bibliografia final para el texto en espanol.

(4) Ya Grynor Rojo habia detectado esta similitud entre ambas cartas. Segun Rojo: la carta de doce paginas que Frederic Moreau escribe pero no envia a Madame Amoux, en L'Education sentimentale, es transformada por el jocundo tropicalismo de Garcia Marquez en un 'mamotreto lirico' con mas de sesenta pliegos escritos por ambos lados" (1992: 347).
COPYRIGHT 2012 Universidad de Antioquia
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Cabello Pino, Manuel
Publication:Estudios de Literatura Colombiana
Date:Jul 1, 2012
Words:9835
Previous Article:Guimaraes Rosa y su Declaracion de Bogota.
Next Article:Metaficcion en la poesia de Jose Manuel Arango.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2022 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |