Printer Friendly

Lo fraterno en la tramitacion de lo traumatico.

1. INTRODUCCION

"Sobre el projimo aprende el ser humano a discernir". Sigmund Freud (1)

En este trabajo consideramos la relacion con el projimo como estructurante y traumatica al mismo tiempo.

El semejante, en su calidad de otro primordial, posee un caracter constitutivo de la vida psiquica, siendo en ese mismo acto fundacional y traumatico. Fundacion y trauma son, en este sentido, homologables.

Nos referimos al trauma no solo como causa de la neurosis, sino en una acepcion mas amplia, como constitutivo del aparato psiquico.

Incluimos las tramas fraternas entre los vinculos que consideramos primordiales. Nos interesa pensar las vicisitudes de las mismas en la tramitacion de lo traumatico, tanto, desde una perspectiva teorica, como desde sus sentidos y efectos en la practica clinica. Para eso presentamos vinetas clinicas de tres grupos de hermanos en los comienzos del analisis.

2. DEL COMPLEJO DEL SEMEJANTE A LA ALIANZA FRATERNA (2)

Para pensar las tramas fraternas partimos de un desarrollo teorico formulado en los inicios del psicoanalisis: el Complejo del semejante. Nuestro recorrido ira del Complejo del semejante a la alianza fraterna.

Ya en el Proyecto de psicologia (1895), Freud alude al Nebenmensch. Apunta a la dimension constitutiva del projimo, tanto en lo que se refiere a la estructuracion del aparato psiquico como del pensamiento. Es la discordancia y no la coincidencia lo que proporciona el envion para el trabajo de pensar. Cuando el objeto que brinda la percepcion es un semejante, un projimo, este resulta "simultaneamente el primer objeto de satisfaccion y el primer objeto hostil, asi como el unico poder auxiliador. Sobre el projimo aprende el ser humano a discernir." (3)

El nino se constituye como sujeto a partir de redes relacionales, siendo el encuentro con el otro ineludible y signado por el desvalimiento. El desamparo humano otorga al otro un lugar y una funcion primordial. "La representacion se inscribe sobre el telon de fondo del desamparo y del Otro." (4) La Hilflosigkeit es, como dice Laplanche, ese "estado sin ayuda, estado de desayuda, estado de un ser que librado a si mismo, es incapaz de ayudarse." (5) Entonces tiene necesidad del auxilio ajeno fremde Hilfe, tal como Freud lo llama.

El Complejo del projimo (Nebenmensch) cuenta con dos componentes. Uno "corresponde a una ensambladura constante" (das Ding), la Cosa, que se presenta como ajena e irreductible, alude a la dimension irrecuperable del objeto. El otro, es la cualidad, el atributo, que puede ser entendido por la memoria en la medida en que esta referida "al cuerpo y a la experiencia del sujeto". (6) De la experiencia del Nebenmensch surge lo Fremde, lo ajeno, lo distinto. Formula asombrosa, dira Lacan: "articula poderosamente lo marginal y lo similar, la separacion y la identidad." (7) Asi, el projimo es proximo y a la vez Fremde. El Ding, como Fremde, "como el primer exterior, es aquello en torno a lo cual se organiza todo el andar del sujeto." (8)

El Complejo del Nebenmensch introduce la idea de ajenidad distinta de la alteridad. La ajenidad no puede ser pensada ni representada; la alteridad en cambio es pasible de ser reconocida. Lo ajeno es inasimilable, carece de representacion y por ende es irreductible. Semejanza, alteridad y ajenidad podrian, en terminos lacanianos, constituir los aspectos imaginario, simbolico y real estructurantes de todo vinculo. Tres registros siempre presentes y de permanente articulacion.

El Complejo del Nebenmensch seria la horma sobre la cual se modeliza la alianza.

Posteriormente, Freud se refiere a la "liga de hermanos" como la primera forma de organizacion social, "con renuncia a lo pulsional, reconocimiento de obligaciones y derechos, mutua ereccion de ciertas instituciones que se declararon inviolables (sagradas)." (9) Se trata del pasaje del vinculo fraterno a la alianza. Luego del asesinato del padre, se forma la "hermandad totemica, en la que todos gozaban de iguales derechos y estaban ligados a las prohibiciones totemicas ..." (10) Asi se originan para Freud, la moral y el derecho. Lacan puntualiza que el resultado del asesinato del padre es que quienes lo cometen se descubren hermanos.

Podriamos decir que la identificacion se halla en la base de la alianza fraterna. Tal como Freud la plantea, es la forma primera y mas originaria del lazo afectivo (11) con otra persona. "Tiene como consecuencia, entre otras, que se restrinja la agresion hacia la persona con la que uno se ha identificado, se la perdone y se la ayude." (12) Al mismo tiempo la identificacion, ambivalente desde el inicio, precede a la investidura de objeto.

El pasaje del vinculo fraterno a la alianza requerira de una identificacion, basamento inaugural del vinculo, y de un proceso simultaneo de diferenciacion.

Lo fraterno como ligamen horizontal entre pares pone en juego la problematica de la semejanza ligada a la identificacion y de la diferencia ligada al reconocimiento de la incompletud y de lo ajeno. Lo fraterno transcurre como tension entre la semejanza, la diferencia y la ajenidad.

3. EN TORNO AL CONCEPTO DE TRAUMA

El concepto de trauma atraviesa la obra de Freud desde la "Comunicacion preliminar" (1893, Breuer-Freud) hasta "Moises y la religion monoteista" (1939 [1934-1938]) y "Esquemas del Psicoanalisis" (1940[1938]). En este recorrido va sufriendo transformaciones.

Aun antes del surgimiento del psicoanalisis la nocion de trauma tenia ya importantes desarrollos. Dentro de la cultura griega preclasica, en el siglo VII a.C. el trauma aparece asociado a una experiencia de lo inasimilable que pone al sujeto a su merced. A traves de la Gorgona, monstruosidad, cruza de lo humano con lo bestial, aterradora y grotesca, los griegos buscaban representar con una imagen lo inviable. El trauma aparece asociado a un contrasentido: la busqueda de una representacion para lo irrepresentable.

Traumatismo como efraccion o sangria remite siempre a la idea de un sujeto anonadado. Una ruptura de la cotidianeidad, la perdida de la ilusion de continuidad nos confronta al limite de lo que puede ser dicho. Es una experiencia que se presenta inesperadamente y escapa a la representacion. Lo subito, lo inesperado introduce la marca de la temporalidad. Algo vivido in-vivible irrumpe ante un sujeto desprevenido. Asoun situa el "colmo del trauma" en el encuentro brutal del sujeto con una situacion "desimbolizante", implosion que al ocurrir sin desgarro, sin una herida simultanea contribuye a la desintrincacion pulsional. "El primer tiempo del trauma permanece mudo hasta que 'Nachtraglich' se le permita hablar y constituirse en trauma. El tiempo mudo 'pretraumatico' del trauma es tan inasimilable, irrepresentable, in-nombrable como la misma pulsion de muerte." (13)

Temporalidad en dos movimientos, efecto retardado (Nachtraglich) de algo que cobra eficacia en un segundo momento. Cae la nocion de causalidad mecanica y de temporalidad lineal. El trauma se estructura con la modalidad del apres coup y altera el equilibrio dinamico de las pulsiones. "Las psiconeurosis son traumas con historia", asi las definen J. Mom y W. y M. Baranger para diferenciarlas de los traumas no historizados ni facilmente historizables, que remiten a lo que puede quedar presente e inasimilable del trauma puro que se opone en el sujeto a la historizacion como un muro impenetrable.

No existe un acontecimiento traumatico absoluto. Ya en 1896 al enunciar Freud en una carta a Fliess su famosa frase "no creo mas en mi neurotica", la vida fantasmatica adquiere un protagonismo relevante. El abandono de la teoria de la seduccion complejiza la nocion de trauma, enfatiza su aspecto relativo al sujeto. Cada uno responde con su singularidad, segun la resonancia que lo ocurrido tenga con su historia, segun la posicion que adopte frente a la experiencia. (14)

A partir de "Inhibicion, Sintoma y Angustia" la situacion traumatica remite al estado de desvalimiento (Hilflozichkeit). Se esfuma la diferencia entre situacion traumatica externa e interna. Cualquiera sea su origen desemboca en una inundacion del Yo que reactiva su estado primitivo de desvalimiento. "Advertimos lo genial de una teoria que hace caso omiso de todas las dosificaciones que se intentara describir despues, entre factores exogenos y endogenos. Aqui todo es exogeno y al mismo tiempo todo es endogeno porque toda la eficacia viene del tiempo de renovacion endogena de un recuerdo que por su parte proviene, evidentemente, del acontecimiento real." (15)

El sujeto anonadado, sumido en la perplejidad, tambien podria ser convocado a encontrar una nueva significacion. Desde esta perspectiva, lo traumatico al mismo tiempo que paraliza podria tambien habilitar al sujeto, dandole oportunidad para la creacion de algo nuevo.

Si bien Freud muy tempranamente abandona la teoria de la seduccion, no por ello "renuncia al fundamento 'real' de las situaciones sexuales traumaticas, aunque sea bajo la forma de situaciones sexuales paradigmaticas".16 Asi el trauma pierde su valor accidental pasando a ser constitutivo de la subjetividad. La pulsion se inscribe traumaticamente. Piera Aulagnier se referira a una violencia primaria estructurante, oferta libidinal y de sentido signada por una asimetria fundante. En terminos de Laplanche: significantes que emanan del adulto, ligados a la satisfaccion de las necesidades del nino en estado de desvalimiento, vehiculizan mensajes enigmaticos,

de caracter sexual, de dificil simbolizacion. La teoria de la seduccion generalizada alude a la constitucion del aparato a traves de una serie de traumas. Laplanche senala la presencia del inconsciente parental, "del adulto frente al objeto-fuente que a el mismo lo agita". (17)

Estos autores, aun a traves de diferentes desarrollos teoricos, aluden, sin embargo, a una idea afin, con la que concordamos. Consideran al trauma como constitutivo del aparato y a los vinculos primordiales como estructurantes y traumaticos a la vez.

4. "LIGA DE HERMANOS": UN MODO POSIBLE DE ENTRAMAR EL DESAMPARO

A partir de esos momentos iniciales, tal vez miticos, nos intereso investigar los destinos posibles que lo fraterno en tanto "liga de hermanos" puede ofrecer como modo de tramitacion de lo traumatico segun los anudamientos o desanudamientos que sean capaces de realizar los sujetos para bordear, velar y entramar lo real innombrable frente al desamparo.

De acuerdo a las diversas vicisitudes y a como opere la tension entre lo semejante, lo diferente y lo ajeno, lo homogeneo y lo heterogeneo, lo par y lo "impar", la practica clinica nos ofrece multiples variantes de las cuales hemos recortado solo algunas:

Gina y Mora, hermanas mellizas de cuatro anos, llegan juntas a una entrevista diagnostica. El padre consulta preocupado porque su ex esposa -madre de las ninas- esta hospitalizada desde hace siete meses luego de reiterados intentos de suicidio. Viene en busca de alguna orientacion en relacion a sus hijas.

Las ninas viven con su padre y su abuela paterna. Las perspectivas de externacion de la madre no son inmediatas y su pronostico es reservado.

El objetivo de incluir esta breve vineta clinica es doble: en primer lugar, porque se trata de un pedido de evaluacion diagnostica psicoanalitica a proposito de una situacion presuntamente traumatica; por otro lado, porque el material permite realizar una articulacion posible entre efectos traumaticos y vinculo fraterno.

Gina y Mora, dos ninas muy vitales y desenvueltas, se situan en la entrevista con buena disposicion a explorar, jugar, dibujar, y narrar acerca de ellas -curiosamente por la corta edad-, de su entorno, su familia. Un despliegue sin trabas significativas, dando cuenta a traves de sus producciones de un nivel de organizacion psiquica auspicioso para su edad.

No se superponian en sus actividades. Gina eligio dibujar; Mora prefirio jugar. Se repartian con naturalidad y buena aceptacion zonas del consultorio, objetos. Se asistian mutuamente en sus necesidades, se criticaban sin pudor, y se complementaban en sus relatos. Esta forma de organizarse, autorregulandose entre ellas como modo de abastecimiento, es quizas un recurso que las protegio de una desestructuracion mayor. Entrenadas en la interdependencia mutua, transmitian una actitud de mayor prescindencia del sosten adulto frente a la dificultad.

La constelacion fraterna posiblemente amortiguo los efectos traumaticos de convivir con una mama buscando desesperadamente la muerte.

La analista oficiaba de tercera, solo la buscaban para intervenciones puntuales frente a dificultades en el manejo del material de juego, o preguntas que les despertaban curiosidad.

La facilidad con que se desprendian del padre a la hora de entrar al consultorio tambien era llamativa. La complicidad fraterna se habia instaurado entre ellas como forma de subsistencia. Eran una mutua referencia, un resguardo frente a la fragilidad del sosten familiar en esta circunstancia traumatica.

Podriamos pensar que este modo de sobrellevar la ausencia materna asienta predominantemente sobre la construccion de un nexo comunicacional activo y funcional entre ambas, que mitiga parcialmente el impacto violento de una mama desaparecida de la vida cotidiana.

En sintesis, nuestra hipotesis es que la incidencia de los efectos traumaticos se altera cuando una alianza fraterna filtra el avasallamiento y la irrupcion en el psiquismo de estimulos que lo exceden. Esta dimension de "proteccion antiestimulo" deviene una posible via de tramitacion en situaciones de intemperie emocional.

5. UN POSICIONAMIENTO FRATERNO FRENTE A LA IRRUPCION DE LO TRAUMATICO: RELATO DE UNA CATASTROFE SOCIAL A TRAVES DE UNA HISTORIA DE LA CLINICA (18)

Gabriel (17 anos), Gaston (16 anos) y Matias R. (11 anos) "perdieron" a su mama el 18 de julio de 1994, bajo los escombros de la calle Pasteur 633, victima de un atentado terrorista perpetrado contra la sede de la AMIA (Asociacion Mutual Israelita Argentina).

Plantearemos algunas reflexiones acerca de una intervencion terapeutica atipica que consistio en asistir psicologicamente a un grupo de tres hermanos adolescentes durante los cuatro meses posteriores al siniestro.

La intencion es transmitir tanto las inquietudes surgidas en el intento de conceptualizar los efectos traumaticos en el psiquismo de estos adolescentes como pensar la incidencia que tuvo armar un dispositivo clinico de hermanos.

Lejos de responder a una linealidad previsible, los "detonantes" que produjeron mayor impacto emocional no estaban alli donde las expectativas del entorno pretendian ubicarlos.

Pocos dias despues del atentado, los tres hermanos vinieron juntos a una primer consulta y pidieron ser atendidos en grupo. Pese a haber asistido al entierro de su madre, en sus mentes continuaba la remocion de escombros. Todavia la buscaban en sus conjeturas, y necesitaban hacerlo juntos.

Pero, rapidamente, procuraron tomar distancia de la zona de derrumbe e iniciaron un proceso "migratorio" hacia el interior de esa fratria y fueron hospitalariamente alojados en el mundo de la abuela paterna, quien los adopto en su casa de Banfield. (19) Bolsos, objetos, cambio de barrio, horarios, escuelas; alli parecian hacer la mayor inversion libidinal. Aquella mudanza los alejaba, a su vez, de la "zona de riesgo". Durante todo el primer mes, el estado mental predominante era el de "estar en transito". Ese "estar entre" fue un tema central de las sesiones de la primera epoca.

Es este un nucleo familiar que ya estaba mutilado, con un padre ausente de su casa, de su ciudad y de su funcion parental desde hacia cinco anos. Fue a partir del divorcio, que la mama encontro en la AMIA (20) un trabajo full-time en tareas administrativas. La familia toda vivio, en aquel momento, un primer "temblor" que altero significativamente la dinamica de su funcionamiento. Desde ese momento los hermanos comienzan a ocuparse de las tareas domesticas, escolares, cuidados del hermano menor.

El derrumbe como amenaza evocaba en la mente de Gabriel y Gaston una historia que los aterrorizaba en la infancia. La casa en la que vivieron desde ninos debia ser demolida para la construccion de una autopista. La expropiacion, en caso de que hubiera sido necesaria, dejaba a la familia en condiciones muy desventajosas, y el fantasma de tener que dejar aquella casa operaba desde entonces. Diez anos mas tarde y sin aviso alguno, otro derrumbe aplasto a su madre y las circunstancias los desalojan de la casa de la infancia.

Posiblemente, son las huellas que hicieron marcas en aquel entonces las que rebrotan, se activan en esta nueva situacion limite.

Resultaba muy dificil pensar con ellos en las sesiones; se sentian aun aturdidos por los efectos de la onda expansiva y atosigados de ofrecimientos solidarios por parte del entorno. Referian sentimientos de desconcierto frente a tal oferta de disponibilidad -nunca antes experimentada- y prevalecia en ellos un clima afectivo que conjugaba ansiedad y euforia.

Se les creo repentinamente una escena publica, poblada de personajes solidarios que se presentaban como cercanos, y en quienes estos adolescentes no reconocian familiaridad, ni advertian como propio el grado de protagonismo que se les reconocia. No podian ser interpretes de aquella escena. Evitaban adherir activamente a manifestaciones de repudio del atentado. Ceremonias u homenajes a aquellos muertos victimas del ataque terrorista les expropiaban aun mas a su madre fallecida. Era como si la hubieran perdido doblemente, desaparecida de la vida y aduenada por una sociedad que masivamente le rendia tributo.

Desde el comienzo pensamos que en algun momento harian alguna hipotesis acerca de lo ocurrido como un fenomeno con fronteras mas vastas que la tragedia que ocasiono en aquella familia. Pero no fue asi, no habia resquicio para intentar nexos causales, no se reconocian con posibilidades de relacionar, de ligar. La analista se preguntaba si el impacto traumatico bloqueaba la capacidad de advertir que lo sucedido es parte de una historia y como tal es algo pleno de significacion.

A partir de aquel estruendo alienante, el paso del tiempo se habia tornado un enemigo virtual y un tema central en las sesiones. Por multiples vias manifestaban sentirse tironeados por el tiempo. El paso de los dias diluia la ilusion de una mama desorientada, extraviada. El fantasma de la amnesia ganaba espacio en sus mentes en un sentido diferente, ahora el gran temor era perder a su mama en la memoria, no poder recordarla, su voz, su cara, sus historias con ella. Y entonces se hizo evidente una encrucijada que los atormentaba: "recordarla" suponia necesariamente ubicarla en un pasado, y eso inevitablemente los alejaria de esa mama que necesitaban tener a mano. Pero si no la recordaban activamente, se exponian a quedar definitivamente sin ella.

El trabajo psiquico de puesta en memoria (P. Aulagnier) era por sobre todo un ejercicio tendiente a retener a la mama con ellos mas que un trabajo de historizacion dirigido a "construirse un pasado". En tal sentido, la presencia de los tres hermanos en la sesion era un estimulo a la evocacion que en aquel momento les producia alivio psiquico.

Con el correr de los meses, la sensacion de estar huerfanos de un "otro que los narre" ganaba espacio en sus mentes, produciendo sentimientos de angustia y expresiones sintomaticas a nivel del cuerpo.

Matias comenzo a enfermarse, la localizacion de sus dolencias era muy precisa, tuvo dos anginas, un cuadro de vomitos y comenzo con un tic de carraspeo que sus hermanos llamaban "el rugido" o "el chancho".

Las representaciones que cada uno tenia de la muerte eran diferentes. El fantasma insistia con fuerza en las sesiones. Necesitaban tanto construir hipotesis contundentes como escuchar y rebatir las de los hermanos. Para Gabriel, la mama era una "muerta ilesa", su consuelo era saberla entera. "Lo bueno -dijo Gabriel en la primer entrevista-, es que mama aparecio muerta pero sin lastimaduras, con la ropa bien, sin un rasguno, solo que algo la oprimio aca (senala el abdomen)".

Para Gaston, la historia era otra. Su madre podria haber desaparecido presa del terror. Y esta "mama desaparecida" deambularia errante, sin memoria hasta que en algun momento podrian reencontrarse.

Matias, el hermano menor, sobrevivio al impacto con la idea de una "mama resucitable", inmortal, enterrada pero como si no se tratara de una sepultura irreversible. Necesitaba mantenerla viva hasta que pudiera reordenar su pasado inmediato en el cual estaba muy enredado en peleas y discusiones con su madre.

En los dialogos que mantenian estos hermanos en las sesiones predominaba un clima de impunidad. Cada uno era testigo implacable de las cuentas pendientes del otro, las confrontaciones eran crudas. Por otro lado, resultaba conmovedor lo involucrados que estaban entre si.

La "trama fraterna" estaba entrenada para auscultarse en sus necesidades y reconocerse en sus posibilidades. Gaston decia de su hermano mayor: "Decile a la Doctora que cuando te pones nervioso hablas peor, tartamudeas y tenes problemas psicomotrices creo que desde que naci yo ..." Gabriel insistio en que la analista podria curar un viejo tic nervioso de su hermanito y ayudarlo con sus dificultades escolares.

Y, cuando la amenaza de derrumbe -como en este caso- insiste, se repite, promueve un estado mental de perdida de reflejos para interrogarse y buscar nexos de significacion.

La figura humana (vease la figura 1), que con trazo debil Matias dibujo en sesion, parece ser un nino joven, cuya edad es 99 anos y cuyo nombre es "No se". ?N. N.? Matias intenta darle alguna forma a lo irrepresentable. Alberga la ilusion de poder articularlo; pero su produccion nos hace pensar que las relaciones temporales, espaciales y de identidad estan colapsadas. Lo traumatico consiste en estar enfrentado con aquello que no puede simbolizarse, aquello que se resiste con fuerza a ser significado.

La posicion subjetiva, desde la cual un sujeto es afectado, incide en la cualidad traumatogenica de los efectos que produce. En otras palabras, tanto la cualidad del impacto como el tenor de los efectos son siempre relativos al sujeto en el que operan.

[FIGURA 1 OMITIR]

La necesidad de hacer un diagnostico de que forma adopta lo traumatico en cada situacion es inevitable. Para ello, tenemos que delimitar el campo traumatogenico y el diagnostico resulta especialmente complejo por tratarse de vivencias que, por definicion, no pueden ser narradas y, mas aun, resultan impensables..

No hay correspondencia lineal entre el impacto traumatico y sus efectos. Lo amenazante puede provenir tambien de la ayuda mal concebida. En esta situacion puntual, fue clave registrar el atosigamiento que les producia un grado de solidaridad que sentian intrusiva.

En el caso de este grupo de hermanos, la intervencion terapeutica de los meses posteriores al atentado se limito a crear condiciones de posibilidad para albergar, en un segundo momento, el despliegue del trabajo elaborativo del duelo. Creemos que fue clave la complicidad silenciosa de todos a la hora de inventar un dispositivo que privilegio, aun sin saberlo, la necesidad de preservarse como "liga de hermanos".

[FIGURA 2 OMITIR]

El dibujo de Gaston (vease la figura 2) es elocuente de un momento dentro del proceso en el cual ya habia alguna posibilidad de representar ladrillos derrumbados; una fractura que dejaba un agujero negro. Ya no estabamos solamente frente a una montana de escombros indiscriminados. Hay aqui una delimitacion simbolica de aquello no simbolizable. La zona destruida podia minimamente ser figurada en imagen.

6. HERMANOS GEMELOS: ?FUENTE DE UNA ESTRUCTURACION PSIQUICA TRAUMATICA?

Este relato clinico cuenta el inicio de tratamiento de un joven adolescente de 18 anos. La seleccion del material verbal y grafico que aqui presentamos, responde a una inquietud especifica: pensar en la articulacion entre su condicion gemelar y su constitucion subjetiva.

Joaquin llego a la consulta forzado por su familia. Accedio a participar en una entrevista luego de 46 dias de encierro ininterrumpido en su habitacion. Sus padres, inquietos y alarmados, consultaron por los trastornos que se producian en la familia. Joaquin vive con sus padres y sus hermanos. La presencia de Juan, su hermano gemelo, en la primera entrevista fue la condicion necesaria para que

Joaquin aceptase ser asistido. Asi, se presentaron juntos; para ellos un modo de nacer y tambien de llegar al tratamiento. Esta aproximacion gemelar fue una marca clave en el curso del tratamiento. Joaquin se aislaba esporadicamente, luego de padecer estallidos frente al espejo en los que arrebataba su rostro, lo apretaba, lo lastimaba, lo marcaba. Luchaba, prisionero del desequilibrio contra una compulsion irresistible, un flagelo que parecia deshacerlo de si.

Joaquin se recluia en su cuarto luego de cada una de esas explosiones. Se aislaba, no se deja ver, mientras esperaba que cicatrizaran sus heridas. A veces, pasaban varias semanas hasta que su piel nuevamente lo envolvia con color homogeneo y textura de rostro. Algo frente al espejo lo excedia. ?Era su rostro? ?Era su hermano gemelo? ?A quien veia?

Desbordaba y quedaba alienado como un rehen que no podia disponer con libertad de si. Su imagen especular parecia pertenecerle al otro. Frente a tal evidencia se aterraba, se perforaba, se traumatizaba.

"Si no fuera por la cara no habria drama. A mi me gusta hacer fierros, tener buen lomo, ahora ya soy tecnico optico y estoy haciendo un ano mas para tener la especialidad de contactologo", contaba Joaquin.

En el trabajo transferencial aparecieron casi desde el comienzo indicios de una inconsistencia traumatica en la constitucion subjetiva de Joaquin. "Estuve 17 anos casado con mi hermano, nunca necesite amigos, el es mi familia". El problema de Joaquin no comenzo a la hora de separarse de su hermano, no se trata de un trabajo de desprendimiento traumatico sino de un deficit en la estructuracion psiquica de Joaquin que la gemelaridad encubrio.

Si coincidimos con Emmanuel Levinas en que "el Yo humano se implanta en la fraternidad", estaremos reconociendo una articulacion significativa entre el surgimiento y el desarrollo del Yo y la relacion fraterna. En tal caso, fallas en los origenes, en la constitucion tanto del Yo como del vinculo entre hermanos, puede llevarnos a pensar en una estructuracion traumatica de la subjetividad. La consulta de Joaquin da cuenta del momento en que el sintomatiza dicho trauma del pasado.

Joaquin insiste en que, por ser identico a su hermano, todos lo buscan en la cara, lo miran con el objetivo de retener alguna traza que signe una diferencia. El rostro es el blanco donde Joaquin siente que todos, incluso el mismo, disparan. El rostro queda en blanco, no hay rostro. Hay arrebato que lastima, hay renuncia, dolor, angustia.

Freud situa, entre los motivos de efecto ominoso, "... la presencia de dobles en todas sus gradaciones y plasmaciones, vale decir, la aparicion de personas que por su identico aspecto deben considerarse identicas [...] hasta el punto de equivocarse sobre el propio Yo o situar el Yo ajeno en el lugar del propio." (21)

Cuando Joaquin recupera el contacto con el mundo externo, al que Juan representa, se extrana, se irrita, se ve despojado de aquello que creia propio. Queda pues sin rostro que lo identifique (vease la figura 3). No tolera tal miseria, se horroriza. Huye traumatizado. No puede advenir sujeto. Si son identicos, ?alguno de los dos "no es"? ?Sera este el nucleo ominoso dentro de aquello que lo angustia?

[FIGURA 3 OMITIR]

?Se siente enloquecer frente al desgarro de ver su rostro desdoblado? Desfigurar su rostro asi, escenifica su tragedia. Pelea con ese desdoblamiento narcisista que le propone o bien un semejante identico y que por lo tanto no es otro, o bien una imagen de si de la cual no se puede apropiar. Una encrucijada inscripta en el cuerpo y que en tanto no puede ser semantizada resulta siniestra, traumatica.

Aquello inasimilable para Joaquin, insiste por la via de la repeticion compulsivamente con explosiones que lo desestabilizan periodicamente. Podria pensarse por esto, que la condicion gemelar en este caso opero traumaticamente obstaculizando el proceso de estructuracion psiquica.

La violencia de la imagen duplicada y dividida a la vez, se ha tornado para Joaquin una figura terrorifica, "del mismo modo como los dioses, dira Freud, tras la ruina de su religion se convierten en demonios." (22)

Es interesante la relacion que Levinas mismo plantea entre rostro y violencia: el rostro esta expuesto, amenazado, como invitandonos a un acto de violencia; al mismo tiempo el rostro es lo que nos prohibe matar. Esta tentacion de asesinar y esta imposibilidad de asesinar constituyen la vision misma del rostro.

[FIGURA 4 OMITIR]

Sus producciones graficas en las sesiones dan cuenta de un sadismo poderoso y a la vez fallido. Asi lo expresa en su dibujo del dinosaurio (vease la figura 4) con manos llenas de garras pero cortas, cuasi munones (unas-colmillos), con los que no podria tocarse ni recorrer su cuerpo, inhabilitadas para el goce. Muchos colmillos, solo colmillos, un dibujo amputado en su posibilidad de atacar, caricatura de violencia.

Esa violencia como imposibilidad encarnada en el dinosaurio, remite en alguna medida al encuentro de Joaquin con la imagen frente al espejo.

Joaquin insiste en que el y su hermano son dos caras de una misma moneda, "con Juan nunca necesite nada". Dos caras de una misma moneda, ?tienen alguna posibilidad de encuentro?, ?podrian reconocerse? Pareciera que es el auxilio de la imagen especular la que deja ver la otra cara, ?de la misma moneda?

"Este doble especular, este gemelo escopico -dice Baranger- es el punto de origen del complejo fraterno." (23) Grandes son sus esfuerzos para que el hermano no sea el reflejo con el que el se excita. Si el del espejo es el hermano, el queda retenido en un goce homosexual que a la vez lo satisface y aterra.

El encuentro especular produce una tension entre lo identico, por un lado, y lo ajeno como nucleo irreductible al propio Yo que Freud describe en la constitucion del complejo del semejante. Pero tambien el espejo lo engana, porque como bien dice Clement Rosset, "el espejo no es sino una ultima oportunidad de captarme, que siempre terminara por defraudarme." (24) La busqueda del Yo, sobre todo en los problemas de desdoblamiento, esta siempre ligada a una suerte de retorno obstinado al espejo, y a todo aquello que puede presentar una analogia con el espejo, por ejemplo la obsesion por la simetria en todas sus formas. La simetria (vease la figura 5) se parece a la imagen especular, no da la cosa sino su otro, su inverso, su contracara, su proyeccion segun tal o cual espejo plano.

[FIGURA 5 OMITIR]

El rostro lo acosa y concentra su atencion, tambien en su fantasia atrae asi la mirada de los demas. Es que a la imagen especular no le reconoce exterioridad, pero tampoco puede aduenarse de ella. Es alli donde se desespera y atenta contra su rostro.

Con mucha lucidez y claridad, Colette Soler explica este fenomeno refiriendose a Vincent Van Gogh, "quien, a poco de alumbrar una de esas obras maestras que nos maravillan, corta en carne viva su cuerpo, su imagen que desimetriza para convertirse en el hombre de la oreja cortada. Esta oreja menos, como en muchos otros atentados de la psicosis, realiza en acto a titulo casi de suplencia del efecto capital de lo simbolico, esto es su efecto de negativizacion del ser mismo." (25)

Joaquin parece perforar su rostro en busca de alguna delimitacion que lo negativice como sujeto; solo asi podra en su fantasia ser reconocido en la diferencia y en la mismidad.

Estas marcas que lo traumatizan pueden pensarse como aquel senuelo que da sentido a una denuncia mas profunda, una imposibilidad en la constitucion misma de su subjetividad.

Es decir que la condicion gemelar planteaba un doble atravesamiento de lo traumatico, era a la vez causa del trauma y enmascaramiento del mismo.

7. CONFIGURACIONES DE LO FRATERNO EN EL LAZO SOCIAL

"La existencia del otro nos concierne colectivamente".

Emmanuel Levinas

?De donde proviene nuestro particular interes por el vinculo fraterno? Pertenecemos a sociedades en las que la figura paterna se ha desdibujado. La dimension fraterna, ha surgido como un emergente alternativo para construir lazo social.

Analizaremos a continuacion los entrecruzamientos entre sujeto, vinculo y cultura. Queremos pensar los vaivenes que se producen entre fratria y alianza fraterna, comprender el modo en que operan en el campo social.

Nuestra cultura occidental esta marcada por una doble amenaza. Por un lado, la expansion que fagocita, en la que predomina una tendencia a lo homogeneo. Por otro, y paradojalmente, una tendencia fragmentadora que segrega y expulsa. El espejo se ha roto. La subjetividad no tiene donde mirarse. Frente a ello, consideramos la existencia de otras posibilidades para tramitar las transfiguraciones que ha sufrido la subjetividad contemporanea.

La angustia por falta de amparo exacerba la ineludible necesidad de un semejante.

Un otro que nos singularice en tanto se sostiene en su diversidad, en su alteridad, en su ajenidad.

La fragilidad del infans, la carencia de sus recursos y el desvalimiento motor y psiquico del nino definieron coordenadas de sosten y cuidado. Los cambios sucedidos en el ultimo siglo dejaron al mundo adulto en un estado de intemperie, de desamparo, que debilito sus recursos. (26) Es importante tenerlo en cuenta ya que el mundo de la infancia y de la adolescencia necesita de una posicion adulta que lo ampare.

Desocupacion, exclusion, depresion, "desexistencia", son algunos trazos de aquella adversidad que expone al desvalimiento.

Estos trastornos psicosociales han ido configurando un nuevo perfil problematico, que afecta nuestra practica psicoanalitica. Y hoy requiere que los psicoanalistas busquemos nuevas alternativas para pensar y asistir, tratando de integrar la dimension de la paridad. Las tramas fraternas estan directamente relacionadas con las fallas de proteccion de lo que clasicamente fueron las instituciones sosten.

La complejidad de las situaciones sociales por las que estamos atravesando, nos han llevado a la necesidad de pensar la construccion de redes sociales, es decir, a reflexionar y elaborar estrategias acerca de como realizar intervenciones en el armado de tejidos productores de subjetividad.

M. Rovere plantea que el "dispositivo de redes" supone el concepto de "encuentro significativo"; un encuentro que permita hacer circular los vinculos. (27) Propone cinco niveles de encuentro en el armado de una red, que va desde el conocimiento y el reconocimiento del otro, hasta las sucesivas maneras de colaborar, cooperar y asociarse con el semejante.

Todo esto, dice Rovere, va construyendo situaciones de complejidad cada vez mayor, relacionadas con la aceptacion, el interes, la reciprocidad, la solidaridad y la confianza. Se trata de grupos que, en la terminologia de G. Agamben, "hacen comunidad", o sea que arman lazo social y posibilitan la solidaridad entre los congeneres.

En nuestro pais fueron surgiendo modos de relacion propios de una coyuntura marcada por la debilidad del Estado y el empobrecimiento de sus miembros. Trueques en la paridad, canjes horizontales constituyeron las formas primarias de intercambio que retomaron vigencia.

Tambien las manifestaciones callejeras constituyen una forma de protesta activa para repudiar transgresiones, crimenes y delitos que permanecen impunes y remiten a la ausencia de ley. Fenomenos novedosos como "cacerolazos", "asambleas barriales", "escraches", "piquetes", grupos de autoayuda son algunos de los agrupamientos horizontales solidarios. Modos de movilizacion y reclamo que van en busca de otras formas de representacion y de nuevas propuestas. Cada uno a su manera busca restaurar la vigencia de alguna legalidad alternativa.

Se trata de movimientos instituyentes que cotidianamente ponen de relieve la fuerza que proporciona el accionar solidario, la posibilidad de lucha compartida y en el mejor de los casos, la accion transformadora.

Las circunstancias que propician la creacion-produccion grupal de esta indole irrumpen frente al vacio institucional y generan cambios. Asi aparecieron las ONG (organizaciones no gubernamentales) y ciertas redes solidarias como modo de contrarrestar ese vacio.

Las ONG operan como centinelas globales y son capaces de actuar en diferentes sitios al mismo tiempo, creando una nueva forma de practica y de intervencion politica. (28)

Esta configuracion civica fue creciendo impulsada por la vivencia de despojo y avasallamiento. Tuvo efectos en algunos ciudadanos que respondieron solidariamente a esta coyuntura. Dio vida a agrupaciones con un ideal democratico que aspiran a generar reglas de reciprocidad y de compromiso mutuo para reconstruir el "capital social".

Pierre Bourdieu (1997) define el capital social como un "conjunto de recursos actuales o potenciales vinculados a una red duradera de relaciones mas o menos institucionalizadas".29 Pone el acento sobre los aspectos positivos de la sociabilidad, destaca la existencia de normas de intercambio e integracion social. Senala que las sociedades suelen tener activos no monetarios, los cuales cuando son puestos en accion potencian el desarrollo. Tambien recuerda que se los puede movilizar no para incrementarlos sino para dilapidarlos.

Las tramas fraternas aportan un caudal de vitalidad y movimiento que intenta conjurar y morigerar los efectos inerciales, nadificantes y fagocitantes de Tanatos en el mundo globalizado actual. De las tramas fraternas resultan rituales ineditos y situacionales que hermanan frente al dolor del impacto traumatico. Estos rituales se convierten en referentes simbolicos y favorecen la posibilidad de historizar los excesos. Contribuyen a velar y a mitigar algo de la impotencia que provoca ese real desmesurado.

Estos rituales, son, en fin, practicas en las que la presencia ineludible y proxima del semejante se encuentra en su fundamento. Se genera asi una etica de la diferencia que propicia el hacer conjunto y la responsabilidad como valor principal.

Como "liga de hermanos" que son las agrupaciones fraternas, proveen horizontes vinculares hasta entonces, ineditos. Son agrupamientos que se autoconstruyen en horizontalidad e inmanencia. Si bien pueden ser efimeros, podrian eventualmente constituirse en matriz de cambios posibles y, de ese modo proteger al sujeto ante la irrupcion de lo traumatico.

8. LA FRATERNIDAD COMO RESPONSABILIDAD: UNA MIRADA PSICOANALITICA

"No hay retorno al padre omnipotente si queres crecer en la vida, sino fratria, vinculo entre hermanos".

Arnoldo Liberman

La responsabilidad nos resulta un concepto articulador para pensar las tramas fraternas. Intentaremos dar cuenta de su importancia en la clinica psicoanalitica sin olvidar el campo social. No nos referimos a la responsabilidad en un sentido valorativo ni moral aunque ella siempre remita a la etica.

Hay por lo menos dos acepciones del concepto de responsabilidad, la primera se refiere a la persona que pone cuidado o atencion en lo que hace o decide. Es un modo de proceder. Otra acepcion de responsabilidad apunta al destino corrido por alguien o por algo en otro como sujeto responsable.

"Ser responsable -segun Ignacio Lewkowicz- es vivir una experiencia, habitarla en un espacio con otro, inventarla: se trata de operaciones del pensamiento." (30)

Janine Puget agrega: "Es tomar la decision de configurarse dentro de una situacion. La decision no implica un a priori, un algo previo, sino que sucede y excede siempre la situacion." (31)

Por nuestra parte pensamos que la responsabilidad del analista conlleva tanto la posibilidad de situarse desde una perspectiva responsable como la de proceder en consonancia con ello. Es decir que no se trataria exclusivamente de "operaciones del pensamiento", sino tambien de la posibilidad de descubrirse responsable y de una accion. A nuestro juicio, a eso se refiere Janine Puget cuando habla de tomar una decision.

En virtud de esto nos intereso la distincion formulada por Ignacio Lewkowicz entre hacerse cargo y hacerse responsable: "hacerse cargo significa soportar las consecuencias, sobre todo las negativas, de un emprendimiento; mientras que hacerse responsable remite al conjunto de operaciones que inventan al sujeto capaz de habitar un emprendimiento, sea este amoroso, vocacional, politico o financiero y, agrego, terapeutico". (32)

En el lenguaje coloquial, para referirnos a la responsabilidad decimos "hacerse cargo". La expresion "cargar con..." enfatiza el peso de la dimension superyoica. No obstante, la responsabilidad queda ligada, a nuestro juicio, a la dimension deseante. No al registro superyoico.

El recorrido por las vinetas clinicas nos acerca a la pregunta por las responsabilidades del analista. La necesidad de hacer un diagnostico de que forma adopta lo traumatico en cada sujeto, es nuestro punto de partida.

?Que queda en blanco?, ?como se enfrenta cada sujeto con aquello que no puede ser simbolizado? Y mas aun, ?cual es la posicion subjetiva desde la cual un sujeto fue afectado?

Recien entonces podemos pensar en disponernos a ayudar al paciente a reencontrarse con su complejidad, con los destinos de su dolor.

Los nutrientes propios de las tramas fraternas, las tensiones entre lo semejante, lo diferente y lo ajeno introdujeron, a traves del material de la clinica, otra dimension del concepto de responsabilidad.

?Cual es el destino de la ajenidad en la trama fraterna? Joaquin no puede reconocerse ni en la diferencia ni en la mismidad. El rostro, aquello que queda en blanco, tambien parece ser el blanco donde escenifica su violencia (vease la figura 6). Con su rostro expuesto, desgarrado, Joaquin se enfrenta con una imagen especular a la que no le reconoce exterioridad. No hay en este caso delimitacion que lo negativice como sujeto.

[FIGURA 6 OMITIR]

Algo muy diverso ocurrio entre Gina y Mora, 4 anos, quienes en la experiencia de la fraternidad fundaron leyes de convivencia. Hospitalariamente comprometidas entre si, pudieron encontrar en el vinculo tanto la intimidad afectiva que necesitaban como sus respectivas posibilidades de discriminacion.

[FIGURA 7 OMITIR]

En este caso, el destino de la trama fraterna no fue la alienacion en la especularidad. Estas ninas pueden reconocer la diferencia en lo semejante, respetando lo otro del otro y lo otro de uno sin confundirse (veanse las figuras 7 y 8).

Fraternizar la escucha es quizas un modo de aludir a cierta plasticidad operativa adicional, en la creacion de un dispositivo clinico cuando la consulta viene acompanada por un impacto traumatico. Disponibilidad subjetiva para contener y flexibilidad a la hora de delimitar el campo clinico, campo del juego, cuando aun no comprendemos nada, son responsabilidad del analista (veanse las figuras 9 y 10).

A raiz de esto que acabamos de exponer puede advertirse que la responsabilidad, conceptualmente entendida, debe funcionar como una brujula orientadora, como un eventual indicador diagnostico y pronostico.

[FIGURA 9 OMITIR]

[FIGURA 10 OMITIR]

Podemos hablar de responsabilidad cuando alguien se convierte en productor de subjetividad por la relacion que entabla con el conflicto.

Descubrirse responsable y proceder en consonancia implica trabajar sobre el conflicto entendiendolo como sustrato del funcionamiento psiquico. Su especificidad sera la materia prima de la labor analitica. El conflicto no es en consecuencia lo que el paciente trae, sino lo que habria que promover. Se trata de aprender a soportarlo como conquista del proceso analitico. (33)

El trabajo interpretativo genera conflicto, es decir, una labor: la que el sujeto entabla con su padecimiento. En este movimiento se enlazan las nociones de construccion, resignificacion y responsabilidad. Analizarse supone, pues, ir predisponiendose al encuentro con el conflicto, enriqueciendo el bagaje simbolico que permitira hacer frente a la angustia.

La manera de producir diferencia o novedad es a traves de la aceptacion responsablede la existencia del conflicto. Acordamos con Levinas cuando menciona la responsabilidad para con el otro "como la estructura esencial primera, fundamental, de la subjetividad" (34) que pone fin al rumor anonimo e insensato del ser. Al describir la subjetividad en terminos eticos, plantea que "ser hombre equivale a no ser; vivir humanamente significa desvivirse por el otro." (35) Habria "una deposicion de la soberania por parte del Yo", una "relacion des-inter-esada, desposeida del Inter-esse, del afan de preservarse en el propio ser (esse)." (36)

Asi pensada, la subjetividad no seria autonoma, seria inicialmente para otro y no para si. "... a humanidad significaria un resquebrajamiento etico de la ontologia y una superacion de la libertad por la responsabilidad." (37) El sujeto seria responsable por el otro sin esperar reciprocidad. Esta responsabilidad "no pertenece a la conciencia, no es la aplicacion de una reflexion actuante, ni siquiera es un deber que se impone desde afuera o desde adentro". (38) La responsabilidad para con el otro supone "un volteamiento que no puede marcarse mas que por un cambio del estatuto de 'mi'". (39)

Levinas es muy contundente al sostener que "el lazo con el otro no se anuda mas que como responsabilidad", (40) sea esta aceptada o rechazada, se sepa o no como asumirla, se pueda o no hacer algo concreto con el otro.

Freud tambien fue taxativo cuando sostuvo que amar al projimo como a si mismo contraria la naturaleza humana originaria. "El projimo no es solamente un posible auxiliar y objeto sexual, sino una tentacion para satisfacer en el la agresion, explotar su fuerza de

trabajo sin resarcirlo, usarlo sexualmente sin su consentimiento, desposeerlo de su patrimonio, humillarlo, infligirle dolores, martirizarlo y asesinarlo". (41) "A raiz de esta hostilidad primaria y reciproca de los seres humanos, la sociedad culta se encuentra bajo una permanente amenaza de disolucion." (42)

La cultura impone alteraciones y restricciones a las disposiciones pulsionales.

La fraternidad apareceria entonces como tension conflictiva entre necesidades y/o exigencias individuales y las que surgen por la pertenencia a un conjunto.

Desde el mito biblico hasta las expresiones contemporaneas del fratricidio hay, entonces, un largo proceso. En el se van enhebrando las expresiones de exterminio y aniquilacion del projimo con el reconocimiento, el cuidado y la responsabilidad por la vida de los otros. La responsabilidad arma comunidad.

Resulta importante apelar a una responsabilidad compartida para pensar una operatoria entre pares como construccion de una trama solidaria. Una perspectiva en paridad para tratar de reparar el tejido social lastimado.

La responsabilidad, entendida de este modo, seria instituyente. Opera como concepto puente, entre el complejo del semejante y la alianza fraterna.

Posicionarse con responsabilidad implicaria, en la cura, la posibilidad de que el sujeto no solo incluya lo escindido sino que tambien le de un sentido.

Responsabilidad asi entendida es humanizacion. Proyeccion de horizontes, de confianza y de esperanza respecto de un posible futuro.

BIBLIOGRAFIA

AGAMBEN, G. La communaute qui vient. Editions du Seuil, Francia, 1990.

ASSOUN, P. (2001) El Perjuicio y el Ideal. Nueva Vision, Bs. As. 2001.

AULAGNIER, P. (1991) Revista de Psicoanalisis de APdeBA. Vol. XIII, No3, 1991.

BARANGER, M.; BARANGER, W.; MOM, J. "El trauma psiquico infantil, de nosotros a Freud". Revista APA, Tomo XLIV, No 4, 1987.

BOURDIEU, P. Los usos sociales de la ciencia. Buenos Aires, Nueva Vision, 2000.

FREUD, S., BREUER, J. (1893) Comunicacion Preliminar. O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

FREUD, S. (1950 [1895]) Proyecto de psicologia. Tomo I, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1919) Lo ominoso. Tomo XVII, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1921) Psicologia de las Masas y Analisis del yo. Tomo XVIII, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1926) Inhibicion, Sintoma y Angustia. Tomo XX, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1930) El malestar en la cultura. Tomo XXI, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1939[1934-1938]) Moises y el Monoteismo. Tomo XXIII, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

--. (1940 [1938]) Esquemas del Psicoanalisis. Tomo XXIII, O. C. Buenos Aires, Amorrortu.

KURAS DE MAUER, S.; MAY, N. "El trabajo de parentalidad". Revista de APdeBA, No 3, Vol. XXIII, Ano 2001.

KURAS DE MAUER, S.; MOSCONA, S.; RESNIZKY, S. "El concepto de conflicto psiquico: en torno a su irrelevancia creciente". Trabajo presentado en el Simposio de APdeBA, 2003.

LACAN, J. Seminario 7. La etica del psicoanalisis, Buenos Aires, Paidos.

LAPLANCHE, J. Nuevos fundamentos para el psicoanalisis. La seduccion originaria (1987). Buenos Aires, Amorrortu, 1989.

LEVINAS E., Etica e infinito, Madrid, La Balsa de la Medusa, 2000.

--. (1971) Totalidad e infinito. Ensayo sobre la exterioridad, Salamanca, Sigueme, 1987.

--. "Un compromiso con la otredad. Pensamiento etico de la intersubjetividad". Revista Anthropos.

MATUS, S.; MOSCONA, S. "Acerca del vinculo fraterno, la ley y el mal en el fin del milenio". 15a. Jornada AAPPG. La perspectiva vincular en psicoanalisis, Buenos Aires, 1999.

MAUER, S.; MOSCONA, S.; RESNIZKY, S. Psicoanalistas, un autorretrato imposible. Buenos Aires, Lugar, 2002.

PUGET, J. "Sentimiento de responsabilidad: un hacer lo comun". Conferencia anual presentada al departamento de pareja de la AAPPG, 2004.

RABINOVICH, D. (1990) El concepto de objeto en la teoria psicoanalitica. Buenos Aires, Manantial, 2003.

ROSSET, C. Lo real y su doble, Barcelona, Tusquets, 1996.

ROVERE, M. Dispositivo de redes. Conferencia en el Foro de Instituciones Privadas de Salud Mental. Buenos Aires 2001.

SCHTEINGART, P. "Centinelas Globales". En Revista Pagina 30, Buenos Aires, 2001.

SOLER, C. Estudios sobre psicosis. Buenos Aires, Manantial, 1988.

STOLKINER, A. "Subjetividad de epoca y practicas en salud menta". En Revista Actualidad Psicologica, Buenos Aires, diciembre, 2001.

* Premio Prof. Elena Evelson, 2005.

(1) Freud, S., Proyecto de psicologia (1950 [1895]), Tomo I, Buenos Aires, Amorrortu, p. 377.

(2) Este concepto fue desarrollado por Czernicowski, E.; Gaspari, R.; Matus, S. en "Cuando los padres son un imposible" en Entre hermanos, Buenos Aires, Lugar, 2003.

(3) Freud, S., Proyecto de psicologia (1950 [1895]). Tomo I, O.C., Buenos Aires, Amorrortu, p. 377.

(4) Rabinovich, D. (1990) El concepto de objeto en la teoria psicoanalitica, Buenos Aires, Manantial, 2003, p. 14.

(5) Laplanche, J., Nuevos fundamentos para el psicoanalisis. La seduccion originaria, Buenos Aires, Amorrortu, 1989.

(6) Rabinovich, D. (1990) El concepto de objeto en la teoria psicoanalitica, Buenos Aires, Manantial, 2003, p.16.

(7) Lacan, J., Seminario 7. La etica del psicoanalisis, Cap. IV "Das Ding", Buenos Aires, Paidos, p. 67.

(8) Ibidem, p. 68.

(9) Freud, S. (1939[1934-1938]) Moises y el Monoteismo, Tomo XXIII, O. C., Buenos Aires, Amorrortu, p. 79.

(10) Freud, S. (1921) Psicologia de las Masas y Analisis del yo, Tomo XVIII, O.C., Buenos Aires, Amorrortu, p. 128.

(11) Ibidem, p. 99.

(12) Ibidem, p. 104.

(13) Baranger, M.; Baranger, W.; Mom, J., "El trauma psiquico infantil, de nosotros a Freud", Revista APA, Tomo XLIV, No 4, 1987.

(14) No desconocemos los interesantes problemas que plantea la controversia Freud-Ferenczi en relacion a la cuestion de la realidad psiquica. El trauma como imposicion de una realidad psiquica ajena, de un adulto que desconoce las necesidades del nino, sumado a la desmentida de un otro adulto significativo.

(15) Laplanche, J. (1987) Nuevos fundamentos para el Psicoanalisis. La seduccion originaria, Buenos Aires, Amorrortu, p. 116.

(16) Baranger, M.; Baranger, W.; Mom, J., "El trauma psiquico infantil, de nosotros a Freud", Revista APA, Tomo XLIV, No 4, 1987.

(17) Laplanche, J. (1987) Nuevos fundamentos para el Psicoanalisis. La seduccion originaria, Buenos Aires, Amorrortu.

(18) Agradecemos los aportes de los Dres. Raul Levin, M. Benyacar y S. Bleichmar que resultaron estimulantes y muy utiles para pensar este escrito.

(19) Banfield es un barrio del Gran Buenos Aires.

(20) La "bolsa de trabajo" ofrece trabajo a personas desocupadas.

(21) Freud, S. (1919) Lo ominoso, Tomo XVII, O.C., Amorrortu.

(22) Ibidem, p. 236.

(23) Baranger, M; Baranger, W.; Mom, J., "El trauma psiquico infantil, de nosotros a Freud", Revista APA, Tomo XLIV, No 4, 1987.

(24) Rosset, C. Lo real y su doble, Barcelona, Tusquets, 1996.

(25) Soler, C. Estudios sobre psicosis, Buenos Aires, Manantial, 1988.

(26) Kuras de Mauer, S.; May, N., "El trabajo de parentalidad", Revista de APdeBA, No 3, Vol. XXIII, Ano 2001.

(27) Rovere, M., "Dispositivo de redes", Conferencia en el Foro de Instituciones Privadas en Salud Mental, Buenos Aires, 2001.

(28) Schteingart, P., "Centinelas globales", Revista Pagina 30, Buenos Aires, 2001.

(29) Bourdieu, P., en Los usos sociales de la ciencia, Buenos Aires, Nueva Vision, 2000.

(30) Lewkowicz, I. citado por Puget, J. en "Sentimiento de responsabilidad: un hacer lo comun", Conferencia anual presentada al departamento de pareja de la AAPPG, 2004.

(31) Puget, J. "Sentimiento de responsabilidad: un hacer lo comun" Conferencia anual presentada al departamento de pareja de la AAPPG, 2004.

(32) Lewkowicz, I. citado por Puget, J. en "Sentimiento de responsabilidad: un hacer lo comun", Conferencia anual presentada al departamento de pareja de la AAPPG, 2004.

(33) Kuras de Mauer, S.; Moscona, S.; Resnizky, S., "El concepto de conflicto psiquico: en torno a su irrelevancia creciente", trabajo presentado en el Simposio de APdeBA, 2003.

(34) Levinas, E. Etica e infinito, Madrid, La Balsa de la Medusa, 2000, p. 79.

(35) Ibidem, p. 15.

(36) Ibidem, p. 50.

(37) Ibidem, p. 81.

(38) Ibidem.

(39) Blanchot citado por Levinas, E. Etica e infinito, Madrid, La Balsa de la Medusa, 2000, p. 74.

(40) Levinas, E. Etica e infinito, Madrid, La Balsa de la Medusa, 2000, p. 81.

(41) Freud S. (1930) El malestar en la cultura, Tomo XXI, Buenos Aires, Amorrortu, p. 108.

(42) Ibidem, p. 109.

Susana Kuras de Mauer

Vuelta de Obligado 4153

C1429AWA, Capital Federal

Argentina

Sara Moscona

Bacacay 3251

CP1406, Capital Federal

Argentina

Silvia Resnizky

Sanchez de Bustamante 2010, 5 "B"

C1425DUP, Capital Federal

Argentina
COPYRIGHT 2007 Asociacion Psicoanalitica de Buenos Aires
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2007 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Premio Elena Evelson
Author:Kuras de Mauer, Susana; Moscona, Sara; Resnizky, Silvia
Publication:Psicoanalisis
Date:May 1, 2007
Words:9275
Previous Article:... ?Termina la Adolescencia? ... Algunas consideraciones teoricas acerca del final de la adolescencia y la caducidad del saber.
Next Article:Acerca de las teorias sexuales infantiles y su perpetuacion en la vida adulta.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2020 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters