Printer Friendly

Ligera aproximacion para una poetica de la utopia.

Light Approximation for a Poetry of Utopia

INTRODUCCION

La Utopia es un discurso alternativo a la razon dominante, por lo tanto, es una busqueda desde el discurso mismo para lograr su representacion simbolica. Desde ocupar un lugar en el discurso, ser una representacion simbolica de lo utopico, a ocupar una geografia cultural, constituye el proceso humano de esta forma de pensamiento enriquecedora de la imaginacion. Oyendo a los personajes de More (Utopia, 1515) la humanidad descubre desde el relato "las practicas, costumbres, leyes y ordenamiento de los utopicos" (Moro, 2002: p, 35). No pretendemos hacer aca una historiografia del relato utopico, pero si considerarlo como un lugar existente en la imaginacion humana a traves de los textos. La escritura de tales textos y, en lo sucesivo, su interpretacion, convierten a la lectura en una instancia critica cuyo valor sustancial es el devenir del texto, este vuelve a orientarse al mundo desde las cosas dichas:

Pero, en medio de esas cosas dichas, hay hombres que actuan y padecen; es mas, sus discursos son ellos mismos acciones; por eso, el vinculo mimetico -en el sentido mas activo del termino- entre el acto de decir (y de leer) y el actuar real, nunca se rompe del todo. Solo se vuelve mas complejo, mas indirecto, por la ruptura entre signum y res (Ricoeur, 2002: p, 12) (1).

Existe una semiosfera cultural de la utopia en multiples variantes imaginativas cuyos rasgos delinean los intrincados caminos para llegar a tal lugar que "no existe". Se bifurca el camino de la busqueda de la ciudad utopica donde imaginacion y realidad se tejen como trama humana de la Utopia. En el caso de Latinoamerica, "la ciudad (...) comenzo, la mayoria de las veces, siendo un fuerte" (Romero, 2001: p, 48) para avanzar en la realizacion de un proceso avasallador sobre una alteridad desconocida, incluso considerada vacia, inexistente. Pero dentro de ella, perviven los seres y sus discursos, sus acciones en un incesante proceso de apropiaciones y reelaboraciones. Desde el concepto clave de semiosfera planteado por Lotman (1996) comprendemos que nada funciona aisladamente, signos, simbolos y sentimientos estan urdidos en ese gran sistema, espacio semiotico que funciona como mecanismo unico "fuera del cual es imposible la existencia misma de la semiosis" (Lotman,1996, p, 24) donde "resultan posibles la realizacion de los procesos comunicativos y la produccion de nueva informacion" (p, 23). Asi la cultura es asimetrica e irregular y no es posible ni sistemas ni objetos aislados, al menos que se declaren fuera de la semiosis. Por eso, aun las predicaciones mas extranas de la imaginacion productora, son una metafora viva de esa significacion (2).

ESAS COSAS QUE SON DIFERENTES

La modernidad se conforma como un paradigma sacrificial de una Europa que se trajo a estas tierras todas las inquisiciones inventadas y aplicadas, pero tambien esa impronta de los suenos. Hoy, una hermeneutica de la utopia podria plantearse como la capacidad de reunir lo diferente sin ningun tipo de sacrificios ni altericidios. En la reflexion de Briceno Guerrero (2014) encontramos esa necesidad explicita:
   (...) sobre historia y ese tipo de trabajos que yo aprendi a hacer,
   me parecio que yo debia pensar mi situacion y pensar a America. Y
   de alli venia entonces esa apertura hacia lo que no se adaptara
   inicialmente a las construcciones conceptuales de mi intelecto, y
   vino a resaltar que yo le diera cabida a esas cosas que son
   diferentes (p, 75).


La decepcion no es un criterio ante lo utopico, lo es la busqueda. No importa que la filosofia no se la lleve bien con los reyes. Tomas Moro plantea un mundo alterno a la cultura feudo burguesa que es la misma fundadora de las ciudades en cuyo centro predomina el mercado. La ciudad utopica es una alternativa real e imaginaria frente al orden civilizatorio. La ciudad real:

(...) se identifica cotidianamente en su uso, aunque se desconozcan sus leyes, sus origenes o su historia: porque la ciudad moderna, tal como hoy la conocemos se presenta como un hecho espontaneo y explosivo que ha tenido un largo proceso de maduracion, desde su aparicion, hace mas de ciento cincuenta anos (Sarto, 1977: p,7).

Las tensiones culturales entre ambos modelos estan dispersas y dispuestas en la historia, la filosofia y la literatura, en los discursos habidos y por haber. Nada esta vacio, la tension semiotica y hermeneutica es perenne. Ambas ciudades, la utopica y la real, parafraseando a Angel Rama (1984), tienen su ciudad letrada y se acercan, se alejan, se entrecruzan en sus efectos sobre la ciudad real.

Una poetica de la Utopia estaria dada en la intencion de fundar imaginariamente y/o "de presentar posibles mundos historicos alternativos del mundo existente" (Vattimo,1997: p, 63) cuyos planteamientos pueden quebrantarse, al igual que la palabra poetica o profetica, al acercarse a su realizacion. Esto ha originado dos signos filosoficos de la utopia. Primero, su condicion de busqueda la coloca en un lugar fuera del lugar dominante, distante e imaginaria. Segundo, al aproximarse en su realizacion, se genera su quiebre, su hundimiento, su desplazamiento a un nuevo lugar. Esto genera la permanencia de la utopia "Porque es importante saber que, si los modelos cambian con las ideas en boga, la intencion y la funcion utopicas siguen siendo las mismas" (Ainsa, 1992: p, 159). Asi, intencion y funcion de la Utopia es una condicion intrinseca en la cultura humana, en sus relatos diversos subyace la busqueda de ese mejor lugar para vivir. Reafirma Fernando Ainsa que "De la utopia sobre America, proyectada y elaborada desde Europa, se ha pasado a la utopia de America, concebida por los propios americanos" (Ibid: p, 160).

Nos encontramos ante una paradoja de la funcion utopica: su quiebre, su imposibilidad se convierte en materializacion de su condicion elemental: la busqueda incesante de un mejor lugar. Y es ello lo que convierte la utopia en funcion permanente de la cultura. Inicios y confines de la utopia se desdibujan en la experiencia humana pero siempre estan alli bullendo sus diversos elementos como resultado de la sabiduria humana que la hace espiritual, poetica, politica e historica. Al leer su trabajo hace algunos anos, estuve de acuerdo con Esteban Krotz (1996) al proponer hablar de "tradicion utopica") donde expone:
   (...) Como todas partes del mundo, tambien America ha sido un
   "continente utopico", donde la gente y particularmente los pobres y
   los oprimidos han sonado con un estado de cosas muy diferente del
   realmente existente, mejor para todos, digno del calificativo
   "humano". En anos recientes, se ha empezado a prestar mayor
   atencion a concepciones y modelos utopicos generados en el seno de
   las poblaciones autoctonas de la region, situacion que, por cierto,
   responde a que la protesta y la rebeldia de estos grupos
   poblacionales se han hecho mas perceptibles (pp. 191-2).


Todas las inquisiciones traidas desde Europa a este mundo nuestro no tienen la fuerza de la Utopia tambien venida desde lejos. Todas nuestras vidas anteriores han dialogado desde el telos utopico. El hombre ha tratado de recuperar su casa, su lugar comun. Luchas de todo tipo ha realizado para buscar su extraordinario invento y su intento de materializarlo, "(...) La utopia introduce variaciones imaginativas en cuestiones tales como la sociedad, el poder, el gobierno, la familia, la religion" (Mannheim, 1987: p, 9).

DONDEQUIERA QUE VAYAN ESTAN EN CASA

De hecho, la frase mas poderosa en Utopia de mister Moro (2002) es "Pues a dondequiera que vayan estan en casa" (p, 101). Vivir juntos a la manera utopica, donde "las cosas mejores y mas necesarias" estan puestas por la naturaleza, abiertamente "a nuestra disposicion" (p,105). La utopia es una enorme afrenta epistemica a la sociedad feudoburguesa capitalista. Una alternativa para abordar el placer: "ellos piensan que todas nuestras acciones, y entre ellas las virtudes mismas, al final se dirigen al placer, como a su fin y felicidad". La felicidad como bien comun seria, entonces, la base fundamental de la sociedad utopica "siempre y cuando pueda obtenerse sin injusticias ni perjuicios, sin impedir o excluir un placer mayor ni ocasionando un doloroso esfuerzo" (p,114). El telos utopico reside entonces en una poetica de la felicidad humana. La funcion utopica se refigura como proposicion de "una sociedad alternativa" (Ricoeur, 2002: p,357).

En el texto poetico, por ejemplo, desde esta perspectiva, se desarrollaria, Ricoeur aca recuerda a Heidegger, el acto de comprender, uniendosele "la nocion de proyeccion de mis posibles mas propios; esto significa que el modo de ser del mundo abierto por el texto es el modo de lo posible, o mejor del poder ser; en esto reside la fuerza subversiva de lo imaginario" (Ricoeur, 2002: p, 340). La utopia es la voluntad de buscar la armonia, muy a pesar de E. M. Cioran (citado en Pastor, 1999: p,12) que decia: "La armonia, ya sea universal o de cualquier otro tipo no ha existido nunca ni existira jamas". Proponer y buscar. Proponerla, lanzar la idea al aire ya es un acontecimiento refigurante de lo utopico. Distintas vias reales e imaginarias se han inventado. Estan en los actos de la historia de aquellos seres que en todas las culturas y en todos los tiempos han buscado el "paraiso perdido" que, entre nosotros, segun Beatriz Pastor (1999), nace como "el locus utopico americano":
   La heterogeneidad que ha bloqueado con frecuencia la percepcion de
   ese utopismo, no confirma la ausencia de "una tradicion utopica
   sostenida" que se ha atribuido alguna vez al periodo de la
   Conquista espanola de America. Ilumina la riqueza y flexibilidad de
   un modo de pensamiento particular: el utopico, y revela las huellas
   de unos procesos mentales cuya historia enlaza con una larga
   tradicion - a la que pertenecen, por ejemplo, la alquimia, la
   magia, la astrologia y el hermetismo- inscribiendo la presencia de
   una tradicion alternativa en la hegemonia creciente de la razon
   analitica (p, 17).


Los utopistas pedimos lo imposible. Asi canta la consigna de los estudiantes y poetas del mayo frances de 1968: "Seamos realistas, pidamos lo imposible". La tradicion utopica se asocia a la tradicion de lo imposible, el desafio multiple a la realidad oprimente. Se genera la insatisfaccion con el presente, un mundo depredador de la casa planetaria, del unico lugar comun que todos tenemos. El rechazo, la denuncia de la insatisfaccion por el presente presente mostrado en los textos culturales se combina muchas veces con la muestra de una alteridad, otro lugar, posible, deseado, buscado, propuesto o imaginado como realmente existente:

(...) ya en los primeros testimonios escritos de utopias de la antiguedad clasica se aprecia inmediatamente esta interrelacion: la experiencia real de otras sociedades obra como impulso y refuerzo para buscar la otra sociedad. La diferencia sociocultural realmente experimentada y el intento de comprenderla obran como fomento de la busqueda y, finalmente, de la creacion -fragmentaria, incipiente, tentativa- del novum. Y a su vez: la insatisfaccion con el presente es reforzada e incluso aclarada en sus causas mediante el estudio de la alteridad cultural realmente existente en otras partes u otros tiempos. Uno de los casos mas conocidos y documentados, es, sin duda, el de las influencias mutuas entre los primeros informes sobre los indios mesoamericanos, el libro seminal de Moro y el experimento civilizatorio de Vasco de Quiroga; se trata de una situacion prolongada por y repetida en tantas creaciones finalmente fallidas de vida comunitaria en toda America, nacidas de aspiraciones libertarias (Krotz, 1996: pp.196-7).

El hombre ha buscado la otra sociedad de multiples maneras y formas. Encuentro una correspondencia particular entre Utopia de Tomas Moro (1515) de la cual hemos dicho algunas cosas, y "Carta de Jamaica" de Simon Bolivar (1815). Una se antepone como proyecto alterno a la sociedad feudoburguesa europea y la segunda a la dependencia colonizadora de la America del siglo XIX. Los "utopicos" y la "especie media" serian aquellos seres capaces, desde la virtud y el conocimiento, de habitar ese lugar donde sea posible "la mejor felicidad" ("Carta de Jamaica"). En "Lectura semiotica de La Carta de Jamaica" (3) sostengo que "Bolivar inaugura una nueva utopia en occidente. Su deseo permite aniquilar lo persuasivo para conducir sus cavilaciones a ese lugar que servira de asilo a la cultura occidental por un lado y, por el otro, se convertira en el centro del mundo, donde, nada mas y nada menos, "!Acaso solo alli podra fijarse algun dia la capital de la tierra"!

La utopia es asi la introduccion de otra posibilidad en el imaginario social y esa otra posibilidad implica al mismo tiempo la liberacion del imaginario al proponerse un nuevo lugar que comienza a existir en el discurso, en la cultura humana. La diferencia entre "acorianos" y "americanos de la Gran Colombia" es que los segundos se ubican en el mapa real de la geopolitica trescientos anos despues de haberse escrito Utopia de Tomas Moro, como prolongacion y posibilidad del "locus utopico americano" del que nos habla Beatriz Pastor, formando parte del telos materializado en diversos textos, venidos de todas partes y elaborados arriba y abajo como expresion heterogenea de, como leemos en Tomas Moro, "las sabias y buenas disposiciones de los utopicos" (Moro, 2002: p, 61). Pensar America desde lo utopico es colocarla en un desplazamiento convulso de la modernidad y de sus mapas sociales e imaginarios consolidados a partir de los estados nacionales y sus normas para la invencion de la ciudadania y su comportamiento dentro de la racionalidad instrumental de tal modernidad. Tal desplazamiento comporta incluso la capacidad de dialogo con lo europeo y la invitacion a las ciencias y las artes a volar a America contenida en "La carta de Jamaica". La comunicacion entre los diferentes es una condicion elemental. Veamos como lo plantea J. M. Briceno Guerrero:
   Yo pienso que en el mundo del pensamiento latinoamericano tendria
   que ocurrir algo que fuera paralelo a lo que ha ocurrido con la
   religiosidad popular, o sea, que en vez de estar afincandose en lo
   que es estrictamente europeo, ampliar eso mismo europeo
   -beneficiando tambien a Europa de esa manera- con los elementos,
   actitudes, factores, y supervivencias no europeas de America y
   tambien con sus formas mestizas, mezcladas (2014: p,75).


La otra posibilidad, entonces, tambien comportaria este enorme salto cualitativo del pensamiento utopico: la reunion convivencial de los diferentes, tenida hoy como fracaso en el sistema civilizatorio humano. La cultura capitalista ha hecho de la vida una propiedad ajena de lo humano. Los utopicos quieren volver a lo comun "donde todos los hombres tengan abundancia de todo" (Moro, 2002: p,71). La comunidad comunicada como capacidad recuperadora de lo comun, "entre diferentes que se mantienen diferentes" (Briceno Guerrero, 2014: p, 75). Implica la ruptura del panoptico y la superacion del simulacro publicitario. La comunicacion utopica para la comunicacion entre los diferentes, implica necesariamente la subordinacion de los lenguajes y las in-capacidades humanas a la metafora de "la vida como colmena" propuesta por el maestro Isidoro Requena: "La sabiduria milenaria nos trasmitio un legado: la vida es colmena, ecosistema, comuna, multiplicidad y variedad en convivencia" (Requena, 2017: p, 10).

LA BUSQUEDA NO CESA, LA NOVEDAD TAMPOCO

La utopia es la busqueda de la colmena, el lugar de la convivencia. El ser y el lugar de la utopia en mimesis (4) de esta busqueda incesante del mejor lugar, visto desde diferentes ojos culturales y desde sus variados relatos refigurados incesantemente. La accion de buscar ese lugar es una fabula del relato humano y la contiene. Esto permite que la utopia siempre sea una novedad, la invencion relatada, abierta de la imaginacion creadora. Es esto lo que le permite a Paul Ricoeur plantear la utopia como poetica, "como fabula social capaz, o asi lo creemos, de "cambiar la vida", y la poetica tiene como objetivo central "La conversion del imaginario" (Ricoeur, 2000: p, 131). Entonces, los mythos de la fabula utopica, como condicion cultural de una poetica de la alteridad, contribuyen a la conversion de lo imaginario, removiendo a su vez las retoricas de la racionalidad dominante. Finalmente tenemos, de esta manera, otra condicion de lo utopico, presentandose como poetica de la alteridad.

Referencias bibliograficas

Ainsa, F. (1992). De la edad de oro a el dorado-Genesis del discurso utopico americano, Mexico: Fondo de Cultura Economica.

Bolivar, S. (1985) Carta de Jamaica (1815), en: Pensamiento politico de la emancipacion (1790-1825). Caracas: Biblioteca Ayacucho. 2da edicion.

Briceno G., J.M. (2014). El alma comun de las Americas, Merida, Venezuela: Fundecem.

Krotz, E. (1996). Conflicto civilizatorio y utopia- ?Elementos utopicos en el Mexico profundo de Guillermo

Bonfil?, en: Utopia y nuestra America, Ecuador: Ediciones Abya-Yala.

Lotman, I. (1996). La semiosfera I. Semiotica de la cultura y del texto. (Seleccion y traduccion del ruso de Desiderio Navarro), Madrid: Editorial Catedra S.A.

Mannheim, K. (1987). Ideologia y Utopia. Mexico: Fondo de Cultura Economica. Moro, T. (2002). Utopia. Colombia: Panamericana Editorial.

Pastor, B. (1999). El jardin y el peregrino, Mexico: Coordinacion de Difusion Cultural/ UNAM. Rama, A. (1984). La ciudad letrada, Hanover: Ediciones del Norte.

Requena, I. (2017). Lectura desde la colmena. Seminario con Isidoro Requena. Cifra Nueva, 36: 5-20. Ricoeur, P. (2002). Del texto a la accion-Ensayos de hermeneutica II, Mexico: Fondo de Cultura Economica.

Ricoeur, P. (2000) "Retorica, Poetica, Hermeneutica", en: Valdes, J y otros, Con Paul Ricoeur:

Indagaciones Hermeneuticas. Espana: Azul Editorial y Monte Avila Editores.

Ricoeur, P. (1988). Tiempo y Narracion I, Mexico: Fondo de Cultura Economica

Romero, J.L. (2001). LATINOAMERICA las ciudades y las ideas. Buenos Aires: Siglo veintiuno editores.

Sarto, A. (1977). "Introduccion", en: Ciudad y utopia, Buenos Aires: Centro Editor de America Latina, S.A.

Vattimo, G. (1997). El fin de la modernidad-Nihilismo y hermeneutica en la cultura posmoderna, Espana: Gedisa Editorial.

(1) Paul Ricoeur en Del texto a la accion-Ensayos de hermeneutica II, se lleva, como lo indica el nombre de este libro, el texto a la accion para estudiar el poder de la refiguracion y el trabajo de la imaginacion creadora en la cultura humana. Pasa de la condicion del referente a la predominancia de la refiguracion como la nueva significacion que adquiere el texto al ser llevado por el lector a su propio mundo, conflictuandose la interpretacion entre la imaginacion creadora y el esquematismo de las practicas sociales.

(2) En este aspecto, pueden asociarse utopia y metafora como dos signos semejantes que transfieren un efecto de sentido y crean una pertinencia inusual dentro del fenomeno de la innovacion semantica. Parafraseando a Paul Ricoeur se produce un paralelismo entre el relato (utopico) y la metafora. Entonces, "En el marco de este paralelismo, puede ser percibido en toda su amplitud el fenomeno de la innovacion semantica, que es el problema fundamental que comparten la metafora y el relato en el plano del sentido". Vease Ricoeur (2002: p, 24).

(3) Puede verse este articulo en el repositorio institucional de la Universidad de Los Andes, saberula.ve. Bolivar usa la metafora del !caro como simbolo, sin duda poetico, de las artes y de las ciencias que volara desde la Europa despreciativa de estas virtudes al lugar que se promete como el centro de la tierra, el Ismo de Panama y "establece horizontes que permiten fundar rasgos para una tipologia. Desde una relacion inicial Nosotros---Ellos (Americanos-Espanoles) postula la "especie media" que disputa el espacio a sus duenos antiguos y lo defiende de los invasores. Este es el primer momento semiotico para la configuracion del "nosotros" como un centro que se mueve entre dos periferias" (https://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/42489/1/lectura_semiotica.pdf)

(4) Del binomio mimesis-mythos, Ricoeur (1988) nos alerta que "deben tenerse por operaciones y no por estructuras". El primero lo toma como concepto globalizador desde La Poetica de Aristoteles, "imitacion o representacion de la accion", mientras mythos "se pone como complemento de un verbo que significa componer". Vease "1. La melodica, el binomio "mimesis'-'mythos", en: Ricoeur, (1988: pp, 8291).

Juan Jose BARRETO GONZALEZ

inyoinyo@gmail.com

ORCID: https://orcid.org/0000-0002-6267-0662

Universidad de Los Andes, Nucleo "Rafael Rangel". Trujillo, Venezuela

Este trabajo esta depositado en Zenodo: DOI: http://doi.org/ 10.5281/zenodo.2427185
COPYRIGHT 2018 Revista Utopia y Praxis Latinoamericana
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Ensayos
Author:Barreto Gonzalez, Juan Jose
Publication:Utopia y Praxis Latinoamericana
Article Type:Report
Date:Oct 15, 2018
Words:3712
Previous Article:La lectura, la experiencia y la formacion vistas desde algunas nociones de la hermeneutica de Hans-Georg Gadamer y Paul Ricoeur.
Next Article:Lectura hermeneutica. Bolivar y Miranda, vidas cruzadas para una interpretacion historica y literaria.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters