Printer Friendly

Libros como trincheras. El Servicio de Lecturas del Soldado de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza durante la Guerra Civil (1936-1939).

[en] Books as trenches. The Servicio de Lecturas del Soldado of the University Library of Zaragoza during the Civil War (1936-1939)

Sumario. 1. Introduccion. 2. Conclusiones. 3. Referencias bibliograficas.

1. Introduccion

Durante los primeros compases de la Guerra Civil, Zaragoza, ciudad donde triunfo rapidamente el golpe de estado, se convirtio en el centro neuralgico de actuacion del Cuerpo Facultativo de Archivos, Bibliotecas y Arqueologos (CFABA), favorecida por acoger temporalmente en su Biblioteca universitaria a varios de sus miembros mas significados, y sobre todo a los dos Inspectores Jefe, Miguel Artigas y Miguel Gomez del Campillo. Sin embargo, muy pronto hubo de abandonar los servicios tradicionales para transformarse en una fuerza de choque mas, en un engranaje de la maquinaria belica dirigido a satisfacer las demandas de las autoridades del ejercito sublevado.

Una de los organos instrumentales surgidos fue el Servicio de Lecturas para el Soldado, cuya trayectoria pretendemos analizar a lo largo de las siguientes paginas. Utilizando fundamentalmente fuentes archivisticas, se reconstruye una trayectoria que atraveso dos fases muy distintas: una primera hasta 1938 bajo la direccion de Miguel Artigas, caracterizada por la inestabilidad belica, la presencia de normas ambiguas y genericas y el protagonismo gestor de la biblioteca de la Universidad de Zaragoza; y una segunda articulada en torno a Javier Lasso de la Vega, cuyos rasgos mas senalados son el transito de la capitalidad cultural a Vitoria, la concrecion institucional de los Ministerios, y la redaccion por parte de aquel de un exhaustivo reglamento de actuacion del Servicio.

1.1. El nacimiento

El Servicio de Lecturas para el Soldado tuvo sus origenes durante la I Guerra Mundial, orientado a la consecucion de tres objetivos fundamentales: facilitar un medio de distraccion al soldado herido; influenciar y exaltar su animo combatiente por medio de lecturas dirigidas y debidamente filtradas, y por ultimo, convertirse en el vehiculo imprescindible de una actividad terapeutica novedosa, la biblioterapia, como complemento para la cicatrizacion no tanto de sus heridas fisicas como mentales.

Durante la Guerra Civil, ambos bandos dispusieron de organismos que dinamizaron distintas actuaciones dirigidas a mejorar la situacion animica de los soldados tanto en los frentes de combate como en los hospitales que recibian a los heridos. Sin embargo, la eficacia y profundidad de los entes republicanos, tanto el gestionado por el Servicio de Cultura Popular desde Madrid (2), como el Servei de Bibliotheques del Front, creado por la Generalitat de Catalunya (Cuguero, M., Boada, M.T. y Allue, V., 2006: 67-112), superaban con creces la iniciativa del bando nacional amparada bajo el nombre de Servicio de Lecturas del Soldado (Garcia Ejarque, 2000: 187 y ss.), no solo por la menor implicacion de los centros de poder y el escaso apoyo politico recibido, sino tambien por la concepcion de la lectura como una actividad perniciosa que debia ser sometida a rigurosas dosis de control y depuracion antes de aceptarla, y el rechazo frontal a su virtualidad como canal educativo y de promocion social.

El Servicio de Bibliotecas Circulantes para Hospitales surgio por una iniciativa de Miguel Artigas, elevada a la Junta de Defensa de Burgos y aprobada por esta en agosto de 1936. (3) Pocos dias mas tarde se amplio a los frentes de combate. Y justo un ano despues, en agosto de 1937, el CFABA tambien asumiria la obra Lectura para el Soldado, creada por la Delegacion de Prensa y Propaganda para aumentar la moral de los combatientes. (4)

La seccion tenia como patrocinadora oficial a Carmen Polo, esposa de Franco. Esa referencia no era menor, puesto que de esa forma se aseguraba la aceptacion y el respaldo de las autoridades, y evitaba cualquier duda sobre quien era el inductor y mecenas de la iniciativa.

La inestabilidad de la situacion belica en los primeros anos de conflicto, una estructura administrativa supeditada a las necesidades militares y con escasa preocupacion por la politica cultural, y la dificultad de desarrollar una gestion activa y eficaz por parte de los facultativos que apoyaban el bando nacional, dispersos y en algunos casos ilocalizables, propiciaron que hasta enero de 1938 todas las actividades relacionadas con el Servicio de Lectura del Soldado fueran coordinadas desde la biblioteca de la Universidad de Zaragoza y asumidas por Miguel Artigas en su calidad de Inspector Jefe de Bibliotecas. (5) A partir de esa fecha, las actuaciones seran responsabilidad de un emergente Lasso de la Vega, aupado por su estrecha relacion con el ministro de Educacion Nacional Sainz Rodriguez, en detrimento de Artigas.

Quiza la presencia de Javier Lasso de la Vega en Portugal, y su tibia implicacion inicial en apoyo de los sublevados, explique su no designacion para dirigir el Servicio desde el principio, pese a su condicion de maximo especialista en la materia. (6)

En septiembre de 1936, el propio Artigas dirigio una circular a los jefes de los distintos establecimientos que paulatinamente se iban conformando en el "territorio liberado", documento en el que se incluian normas para su organizacion. (7) Tras senalar que la competencia y autoridad de los individuos del CFABA eran garantia de una necesaria y escrupulosa seleccion, marcaba las siguientes directrices de actuacion:

1.--Anuncio en toda la prensa de la provincia solicitando el envio a la Biblioteca (universitaria o publica) de libros nuevos, usados o donativos en metalico para comprarlos.

2.--Difusion, a traves de la radio, del fin perseguido, mediante una charla o por anuncios.

3.--Publicar en la prensa periodicamente listas de donantes.

4.--Llevar en la Biblioteca una relacion-inventario muy sumaria de los libros recibidos.

5.--Los bibliotecarios tendran especial cuidado de la seleccion de los libros.

6.--Sellar los libros con un sello distinto del corriente.

7.--Utilizar una sencilla papeleta como tarjeta de lector, guardada en la biblioteca.

8.--Listado de los libros enviados en cada lote a los hospitales, que podran ser transferidos a otros centros tras su desinfeccion.

9.--Las enfermeras se convierten en las auxiliares de los bibliotecarios, siendo las responsables de las entregas y recogidas de los volumenes.

10.--Las visitas personales de los bibliotecarios y senoritas visitadoras son imprescindibles para orientar a los enfermos en sus lecturas.

1.2. Evolucion y desarrollo

Pocos dias mas tarde que en Zaragoza, empezaron a funcionar en Navarra, donde se repartieron unos 10.000 volumenes, Malaga, Leon, Huesca. Salamanca, Valladolid, La Coruna, Teruel, Lugo, Avila, Burgos, Soria, Logrono, Santiago de Compostela, y paulatinamente en todas las ciudades tomadas militarmente por el ejercito rebelde. (8)

En esta primera etapa, Miguel Artigas asumira la coordinacion del servicio en toda la zona ocupada por los sublevados. Poco tiempo despues, un oficio del Jefe de Propaganda Nacional, el general Millan Astray, informaba de que se habia procedido a la unificacion de la obra Lecturas para el Soldado con la destinada a Bibliotecas para Hospitales, y le impelia a senalar las personas a las que debian entregar los materiales depositados en las Subdelegaciones de Prensa y Propaganda, haciendo especial hincapie en la situacion de Sevilla, La Coruna y Valladolid, "donde solamente en la primera poblacion hay aproximadamente unos 25.000 ejemplares". (9)

Artigas sera por tanto quien designe a los facultativos responsables de la actividad en las localidades bajo la jurisdiccion rebelde. (10) Todos ellos se integraron, en calidad de agregados, a las Subdelegaciones Provinciales del Estado para Prensa y Propaganda en las provincias senaladas. La eleccion de Lasso para Sevilla resulta muy significativa, no tanto por el considerable volumen de trabajo a asumir, ni tan siquiera por su reconocida capacidad de gestion bibliografica, sino porque en esta primera epoca se encuentra bajo las ordenes directas de Artigas, circunstancia que se va a modificar radicalmente tras la sustitucion de la Junta Tecnica por un esquema de gobierno mas estable y reconocible a partir de enero de 1938.

Un informe de Miguel Artigas analiza, con fecha de 1 de abril, los resultados de las distintas provincias en las que se implanto el servicio. 11 El siguiente cuadro refleja sus contenidos

De los datos se pueden inferir algunas conclusiones: en primer lugar, el servicio fue extremadamente irregular, y no solo por la movilidad de los frentes de combate. La escasez o inexistencia de referencias en algunas provincias refleja el escaso interes de los responsables por atender adecuadamente el servicio, o la imposibilidad de contar con las infraestructuras y apoyos adecuados. Las ambiguas normas elaboradas por Artigas propiciaron la existencia de un conglomerado heterogeneo y dispar en el que cada centro actuaba de forma autonoma, determinado por el interes y celo de los facultativos designados. Asi, localidades como Burgos, Santander o San Sebastian no enviaron cifras sobre sus actividades, lo que contrasta con la capacidad gestora de Navarra, Zaragoza o Sevilla.

Las dos provincias mas significadas en cuanto a capacidad organizativa del Servicio fueron Sevilla y Zaragoza. La primera, dirigida por Lasso de la Vega, (12) establecio un sistema muy eficaz y racional, habilmente estructurado y adaptado a las caracteristicas de cada uno de los hospitales y frentes a los que debia atender. El numeroso fondo que habia obtenido no solo procedia de los donativos recibidos en las provincias que formaban parte de la 2a Division Militar, sino tambien del Protectorado espanol en Marruecos.

Lasso dividio los hospitales en los siguientes grupos:

a) Hospital de sangre

b) De reconocimiento y convalecientes

c) Enfermedades graves o infecciosas

d) Enfermedades de la piel y sus anejos y

e) De moros

Tras alcanzar un acuerdo con las autoridades militares sanitarias, adapto las actividades a la peculiaridad de cada hospital. Asi, inicio el servicio globalizado tan solo en los del grupo a); en los b) y c) no se llevaron libros y se organizo unicamente la lectura diaria en voz alta. Al d) se le adjudico un servicio mixto de circulacion de revistas ilustradas y al e) narracion de cuentos de zoco y lecturas apropiadas. (13)

Se realizaba un test a cada uno de los pacientes ingresados para averiguar su nivel cultural, aficiones, etc, con el objetivo de dotarles de los libros que les pudieran resultar mas beneficiosos. Para los analfabetos, los que tenian problemas visuales o que por otras causas no podian leer, se organizaban lecturas en voz alta, complementadas con charlas y conferencias regulares de distinto tipo a cargo de personas eminentes. (14) Se organizaron visitas a los monumentos sevillanos para aquellos que podian salir a la calle, siempre contando con la autorizacion de los facultativos medicos. (15)

A pesar de su implicacion y resultados, Lasso de la Vega no estaba satisfecho con su adscripcion al Servicio. En una carta dirigida a Artigas, plantea la posibilidad de que, ante la presunta e inminente toma de Madrid, pudiera recuperar su antiguo puesto en la direccion de la Biblioteca de la Universidad Central. Expone que quiza fuera conveniente relevarle de sus funciones en el Servicio y designar a otra persona que concluyera la tarea sin ningun contratiempo ni alteracion debida al curso de la guerra. (16)

Ademas, demanda el envio de instrucciones precisas para afrontar el servicio, sobre todo en los aspectos relativos a la cooperacion con otros organismos como el ejercito, la Delegacion de Propaganda del Estado en la capital andaluza y el Auxilio Social para el Frente y Hospitales. (17)

Su celo profesional sin embargo le condujo a ampliar el servicio a las propias trincheras, donde se enfrento a uno de los problemas constantes y que dificultaran considerablemente su alcance y difusion: la carencia de medios de transporte y la escasa implicacion de los mandos militares para subsanarla. (18) Consciente de la provisionalidad e improvisacion que presiden el Servicio, traslada a Artigas algunas dudas sobre su funcionamiento. (19)

Las respuestas se producen una semana despues. (20) Respecto a la primera consideracion, Artigas ve conveniente que las obras depuradas por la censura sean enviadas a la biblioteca universitaria para su control y gestion. En relacion al posible conflicto competencial que se pudiera producir si extendiera su radio de accion, adopta una posicion integradora, puesto que al mismo tiempo que le induce a evitar cualquier enfrentamiento, reconoce que la posicion de Sevilla, al disponer de la mayor parte de los libros recibidos, le garantiza cierta preeminencia, que se ha de traducir en acuerdos con otros funcionarios de Cordoba y Malaga para enviarles los libros que precisen.

Las intenciones que movieron a Artigas a implementar el servicio fueron diversas. Por un lado, reivindicar y destacar la profesionalidad de los funcionarios del CFABA, tratando de vencer la consideracion que el Gobierno de Burgos tenia del mundo del libro, oscilante entre el recelo y la animadversion. (21) Por otro, buscar la propia promocion profesional. Pero tambien perseguia establecer una red coherente de actuacion que permitiera localizar a todos los facultativos en momentos de gran confusion, muchos de ellos ubicados en la zona republicana.

1.3. Las peculiaridades zaragozanas

En Zaragoza el Servicio empezo a funcionar el 31 de agosto de 1936. Siguiendo los preceptos expresados en la circular de Artigas senalada anteriormente, se envio una nota a la prensa solicitando la entrega de donativos, acompanada de una charla en Radio Aragon. La respuesta de los zaragozanos, a tenor de lo resenado, fue espectacular, ya que la abundancia de libros permitio que una semana despues empezara a funcionar el servicio, remitiendose lotes a todos los hospitales establecidos en la capital, y alcanzando rapidamente la cifra de 11.000 volumenes. (22)

Rapidamente se busco la implicacion de la Universidad en la difusion y propagacion del servicio. Una nota de prensa del Rectorado informaba a los zaragozanos de su existencia, a los que trataba de seducir para que colaboraran a traves de donativos, bien libros o en metalico, teniendo en cuenta los fines perseguidos. Senalaba ademas que haria publica la relacion de aquellos que colaboraran, una habil estratagema que satisface la necesidad de reconocimiento social y la busqueda de una solida coartada politica que mostrara la adhesion a los sublevados. (23)

A partir de este momento, en reiteradas ocasiones apareceran en los diarios zaragozanos listados de personas e instituciones que colaboran expresamente con el Servicio, tanto a traves de entregas en metalico para financiar su mantenimiento y ampliacion como donando libros. (24)

La importancia estrategica de Zaragoza por su cercania a unos todavia inestables frentes de combate, condiciono la eleccion de los responsables, de tal forma que el Servicio solo fue desarrollado por personal del CFABA y alguna alumna de la Facultad de Filosofia y Letras bajo el estricto control de las autoridades militares, encargadas de supervisar y refrendar los nombramientos de sus integrantes. Al Delegado Militar de la 5a Region Militar, comandante Pardo, se le encomendo la vigilancia y buen funcionamiento del organismo en el territorio que le competia jurisdiccionalmente. (25)

La direccion del Servicio fue asumida desde el primer momento por Aurea Javierre, ayudada por Clotilde Iniguez, (26) Angeles Iniguez (27), Serafina Javierre (28) y Ruth Quellemberg (29). La primera era la unica facultativa, siendo el resto del Cuerpo Auxiliar. Pero su implantacion exigia la intervencion constante del director de la biblioteca universitaria, y la dedicacion de sus escasos efectivos en la dinamizacion de la obra. Esa forzada cohabitacion condiciono sobremanera las actividades bibliotecarias, tanto por la labor de los facultativos como por el sobrecoste economico que supuso.

Las funciones encomendadas al director del centro, Pedro Sanchez Viejo, fueron extremadamente dispares, y contemplaron tanto las relaciones institucionales como la implicacion directa en el propio funcionamiento del servicio. Asi, solicitara en septiembre de 1936 al Estado Mayor de la 5a Division Organica la relacion de los establecimientos y hospitales donde radican heridos y enfermos para que se conviertan en los destinatarios de los donativos. (30)

El 24 de abril de 1937 Sanchez Viejo demandara al General Jefe de la 5a Region Militar el envio de los pases a los hospitales militares "sin restriccion alguna", a todas las personas que integraban el Servicio en Zaragoza. (31)

Del mismo modo se dirige tanto a Falange como a los Requetes de Aragon para informarles de la existencia del Servicio y ofrecer libros a sus heridos. Ambos contestaran muy complacidos, y comunicando que van a designar personas de apoyo para agilizar el servicio. (32)

Junto con el Inspector de Bibliotecas Miguel Artigas, presentara al General de la 5a Division Organica, Miguel Ponte y Manso de Zuniga, un informe de evaluacion del servicio correspondiente al periodo comprendido entre el 1 de septiembre de 1936, hasta el 15 de enero de 1937, que resumimos en la siguiente tabla (33)

Ademas de estos lotes, se enviaron libros a los soldados que los solicitaron en los frentes de Campillo, Belchite, Huesca, Alerre, Fuentes de Ebro y Puebla de Alfinden.

Pocas son las observaciones que se adjuntan sobre la organizacion del servicio. El numero de volumenes disponible alcanza los 5.000 ejemplares. Todos los libros que pasaban por la biblioteca eran censurados y seleccionados por el personal del CFABA. En el transito de un hospital a otro, se sometian a una desinfeccion en el Instituto Provincial de Higiene.

La unica consideracion de orden tecnico que acompana al informe, concebida para optimizar la forma de actuacion y mejorar la eficacia, se dirige a destacar la conveniencia de centralizar todos los envios.

En el ambito mas directamente vinculado con aspectos organizativos, Pedro Sanchez Viejo realizo tareas de coordinacion de la censura con que se saludaba a los volumenes que llegaban a la Biblioteca, muchos de ellos "condenados" al denominado "infierno", lugar donde se almacenaban, registraban y conservaban las obras procedentes tanto de la Comision Depuradora de Bibliotecas como de las donaciones. (34)

Del mismo modo, se encargaba de solicitar obras de dificil localizacion o servia de nexo de comunicacion con otros organismos del regimen. El 10 de marzo de 1937 requiere a Sandro Machetti la remision de obras escritas en italiano, puesto que entre los recibidos hasta ahora "no hay ninguno escrito en dicho idioma". (35) Meses mas tarde, redacta unas cartas al editor de la revista Letras para que envie ejemplares de sus novelas, "precisamente la mas solicitada por los heridos" (36) y a Jose San Nicolas Francia pidiendole ejemplares de su "patrioticas obra Alma nacional, leida con mucho agrado por los heridos" (37)

Un articulo publicado por Herraiz en El Noticiero sirve de plataforma propagandistica para alcanzar uno de los objetivos senalados por el Servicio: persuadir a la poblacion aragonesa de la necesidad de colaborar en tan encomiable empresa. Presenta una organizacion perfectamente coordinada, en la que la profesionalidad de los miembros del CFABA, a los que define como "magnificos vigilantes de la cultura", se convierte en elemento fundamental para evitar el tedio y mantener intacta la moral de la tropa. (38)

Desfilan por el articulo Miguel Artigas como coordinador de todas las actuaciones, el director de la BUZ, Pedro Sanchez Viejo, hombre de "extraordinaria competencia y cultura", y sobre todo Aurea Javierre, hilo conductor de la noticia y erroneamente considerada "bibliotecaria" del Archivo de la Corona de la Aragon. Pondera el autor del articulo que el exito de la iniciativa surge de la combinacion entre la profesionalidad y conocimientos tecnicos de Javierre y su caracter piadoso y receptivo. Su implicacion y esfuerzos le condujeron a realizar numerosas visitas a los hospitales para difundir todo aquello que los libros pueden aportar a los soldados convalecientes, hasta el punto de que la considera como la madrina de guerra de multitud de combatientes. (39)

La experiencia de Javierre se traduce en el perfecto conocimiento de las preferencias literarias de los lectores, segun nos refiere el articulista. Y tratando de mostrar el lado amable de uno de los cuerpos de choque mas celebrados y temidos del bando nacional, los legionarios, ofrece una grotesca y raramente creible vision de su atraccion por la novela rosa debido a que "desprecian la noche de aventuras porque su vida, densa de vigor y de emociones, les brinda aventuras superiores a las que pueda narrarles la imaginacion de cualquier escritor" , siempre y cuando puedan camuflar sus lecturas al tratarse de "lecturas de senorita" de dificil vinculacion a su espiritu aguerrido. (40)

Las novelas de aventuras son las mas solicitadas. Javierre interpreta que, con su eleccion, los soldados pretenden recuperar aquellos heroes que les acompanaron en su infancia. (41)

Con el objetivo de evitar una percepcion excesivamente frivola y superficial tanto del Servicio como de los propios combatientes, Herraiz revela peticiones de mayor calado intelectual, quiza fabuladas, como la de un campesino aragones que habia pedido Fausto de Goethe y Lo bello y lo sublime de Kant. Tampoco podian faltar libros de tenor patriotico o religioso: "Las Confesiones de San Agustin es otra de las obras mas solicitadas y, desde luego, los Episodios Nacionales es una de las lecturas preferidas. Hubo algun soldado que solicito las obras de Mella sobre la Eucaristia". (42)

Javierre aprovecha la posible repercusion social del articulo para solicitar la entrega de dinero en metalico destinado a la adquisicion de aquellas colecciones y obras de las que carezcan. (43)

1.4. El espejo sevillano

La ascendencia intelectual de Lasso de la Vega y sus ideas para dinamizar el Servicio de Lecturas en Sevilla influyeron notablemente sobre la sede zaragozana. Consciente de la enorme dificultad que suponia conseguir el numero de obras suficientes para atender todos los centros bajo su jurisdiccion, paulatinamente ampliados conforme avanzaban las tropas nacionales, Aurea Javierre solicito la autorizacion necesaria para organizar sesiones de cine cuya entrada consistiera en la entrega de un libro que de este modo garantizara el aumento del fondo bibliografico, siguiendo el modelo ya experimentado en Sevilla gracias a la iniciativa de Lasso. (44)

En cuanto a las materias de las obras a disposicion de los heridos, marcaba una doble direccion. Por un lado los libros de aventuras. (45) Por otro, y con el objeto de conferir a las bibliotecas de un caracter educativo y adoctrinador, consideraba muy conveniente disponer de colecciones de autores clasicos y obras de enaltecimiento patriotico que modelaran las conductas. Apostaba con ello por la especializacion de las obras recogidas, evitando aquellas de contenido pornografico o que estuvieran incompletas. El sesgo y la militancia catolica de Javierre quedan por tanto perfectamente reflejado el marcar las excepciones que debian acompanar la seleccion de los libros. (46)

Como medio de evaluar la capacidad del servicio se realizaban visitas de inspeccion dirigidas y coordinadas por Aurea Javierre. En el informe que redacto tras su periplo por los hospitales militares de Alhama de Aragon, Ateca y Calatayud, constata una de las principales dificultades que inciden negativamente en la eficacia y alcance de la actividad: la incapacidad para asegurar los envios. Los problemas de logistica y transporte fueron una constante imposible de soslayar, afectada tanto por la propia precariedad de las redes viarias como por la conciencia de subsidiariedad que el servicio tenia para unas autoridades absorbidas absolutamente por la consecucion de la victoria militar. No sorprende por tanto que el Hospital de Ateca no hubiera recibido ninguno de los paquetes dirigidos desde la Biblioteca, que contenian en origen 273 volumenes entre libros y revistas, a pesar de disponer de todos los resguardos entregados en la oficina de correos de forma reglamentaria. Para tratar de remediar la situacion, Javierre dispone una nueva entrega de 111 obras, indicando mediante un oficio al director del hospital que en caso de que no se recibieran en un tiempo prudencial se lo comunique para realizar la reclamacion pertinente. (47)

No obstante, tambien se congratula del exito que experimenta tanto en Alhama de Aragon como en Calatayud. En la primera localidad se dispone de un fondo de 450 volumenes, que se distribuyen entre los hospitales de la Cascada, Parque y San Fermin gracias al celo y la dedicacion del padre Jacinto Molina, secundado por dos capellanes castrenses. Consecuencia del continuado uso de los libros, muchos de ellos fueron retirados y sustituidos por una nueva remesa de 333 que personalmente entregaria la propia Aurea a los heridos. Por su parte, los dos hospitales de Calatayud (Cruz Roja y Hospital Militar) carecian de libros suficientes para atender la demanda existente, circunstancia que se intenta paliar ofreciendo nuevas obras.

Debido a que la mayor parte de las peticiones se dirigen a la lectura de libros de aventuras, Aurea manifiesta el agotamiento de las existencias de obras de ficcion, por lo que de nuevo insiste en la necesidad de organizar sesiones de cine que posibiliten el incremento del contingente de obras y satisfacer de esta manera las demandas de los heridos. (48)

Paralelamente al avance del ejercito sublevado y a la mayor estabilidad de las fronteras, la actividad se fue extendiendo a los hospitales de toda la provincia de Zaragoza, a Huesca, Teruel, Guadalajara, Soria y Toledo. La iniciativa se amplio a los frentes de campana, enviandose en una primera fase libros de forma individualizada a los soldados que lo solicitaban, hasta que en un segundo momento se organizaron bibliotecas circulantes con caracter regular en los frentes dependientes de la 5a Division. Los jefes y oficiales de las distintas columnas que conformaban el ejercito eran los encargados de distribuir los ejemplares entre sus efectivos. La memoria se hace eco del enorme entusiasmo con que fue recibida esta idea por parte de los soldados a traves de la correspondencia mantenida con los mismos. Ademas, se atendian las peticiones individuales que, por via postal, llegaban a la biblioteca.

La censura y la distribucion directa de los libros fueron dos de los elementos fundamentales sobre los que se sustentaron las lecturas dirigidas. Sin embargo, no deja de resultar curioso y hasta contradictorio que muchas de las obras entregadas y autorizadas para su circulacion a los frentes y hospitales coincidan con las que simultaneamente estaban siendo depuradas y retiradas de los fondos de las bibliotecas por la Comision Depuradora del Distrito Universitario de Zaragoza. Ello muestra, mas alla de un evidente descontrol facilmente atribuible al marasmo provocado por la guerra, la inexistencia de normas claras y precisas sobre que obras se consideraban impropias o perjudiciales, lo que obligaba a aplicar criterios subjetivos en la seleccion. La obsesion por desmontar la obra pedagogica de la Institucion Libre de Ensenanza provocaba que la totalidad de los fondos que integraban las Bibliotecas de Misiones Pedagogicas fuesen objeto de depuracion, independientemente de sus contenidos o de la intencionalidad politica del autor. La mera presencia de un sello que los vinculara con las mismas suponia un estigma imposible de soslayar. Incluso se perseguian editoriales como Espasa-Calpe, a quien se demandaba la necesidad de purificar su catalogo por contener titulos condenados por la Iglesia como el Discurso del Metodo de Descartes o La rebelion de las masas, de Ortega y Gasset. (49)

Autores como Wells, Zamacois, Wilde, Pardo Bazan, Palacio Valdes o Verne dificilmente superarian el filtro de la Comision, y sin embargo, proliferan en los listados admitidos para integrar el fondo susceptible de ser solicitado tanto por los frentes como por los hospitales. Ello sin tener en cuenta la sorprendente presencia de obras como el Manifiesto comunista de Marx, El contrato social de Rousseau o Mariana Pineda de Garcia Lorca.

Del mismo modo, tambien numerosos titulos teoricamente "disolventes" o "nocivos", procedentes de las distintas sesiones cinematograficas organizadas tanto por el Servicio de Lecturas como por la Delegacion de Prensa y Propaganda adquieren gran protagonismo en los listados que se suministran para satisfacer las peticiones de los usuarios del servicio. Muchos de ellos proceden de la coleccion La novela de hoy, novelas cortas y facilmente digeribles, heterogeneas en cuanto a sus contenidos, pero con algun relato cercano a la literatura erotica, y presididas por un agudizado componente naturalista influenciado por la obra de Zola.

La explicacion de la mayor permeabilidad y laxitud de los criterios censores adoptados en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza frente a los mas restrictivos que asume la Comision Depuradora pudiera deberse a la urgencia de disponer de una seleccion amplia y en constante renovacion, amen de que la propia celeridad con la que transcurrian los acontecimientos y el numeroso trabajo que debian afrontar, con un personal escaso y en un amplio porcentaje escasamente preparado, dificultaba las tareas de control.

Desde el punto de vista bibliografico, en los libros donados por los particulares solo se consigna el titulo, mientras que en los entregados por la Delegacion de Prensa y Propaganda aparecen organizados por autor-titulo. Todos ellos sin embargo disponen los registros de forma abreviada, con escasa informacion, convirtiendose en meros inventarios de titulos estructurados de forma cronologica, y organizados mediante numeros currens, muy en consonancia con el objetivo de ofrecer instrumentos agiles para un consumo administrativo rapido.

Cada biblioteca circulante poseia un catalogo de libros propio, clasificado por materias, del que se servian varias copias para que los potenciales usuarios pudieran elegir la obra que mas les interesara. Tras ser reintegrados a la Biblioteca, y antes de ser puestos de nuevo a disposicion de los soldados, eran cuidadosamente desinfectados en el Laboratorio Provincial de Higiene.

Los libros iban acompanados de un faldon en el que se podian leer una serie de recomendaciones que procuraban, en un claro tono paternalista, evitar el entorpecimiento del servicio por malos habitos debidos a los lectores. (50)

Se imprimieron fichas de prestamo para conocer y controlar el destino de las obras, en las que se rellenaban los campos Nombre del lector; Hospital; Sala, cama no y numero de inventario identificador del libro en cuestion.

De forma extraordinaria, se suministraron fondos al Orfanato de Guerra de Tarazona, la Escuela de Sargentos de Cortes y al General Emilio Mola, Jefe de la Zona Norte. El primero recibio el dia de reyes cuentos infantiles, mientras que el envio al general Mola de un "selecto" lote de libros para que se incorporaran a la Biblioteca de su Cuartel General tuvo como motivacion mostrar la gratitud al constante interes que mantuvo por la tarea desempenada por el Servicio. (51)

1.5. La labor organizativa de Aurea Javierre

Es imposible realizar un analisis preciso y certero de la suerte del organismo en la capital del Ebro sin referirse a la actividad de Aurea Javierre. Su celo profesional y dinamismo la convertirian en la piedra angular del mismo, circunstancia que no pasara inadvertida para Lasso de la Vega quien, en calidad de Jefe de Archivos, Bibliotecas y Museos desde el ano 1938, utilizara los conocimientos y la experiencia adquiridos por Aurea en su reducto zaragozano para asignarle otros cometidos, e incluso considerarla la candidata mas idonea para dirigir una hipotetica Direccion Nacional del propio Servicio.

Durante la guerra civil estuvo muy vinculada a la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y al propio Servicio de Lecturas. (52) Javierre "presto adhesion al Movimiento desde su iniciacion", y antes de presentarse conjuntamente con Miguel Artigas ante el rector Calamita en agosto de 1936 en la Universidad de Zaragoza, trabajo confeccionando prendas para los soldados. Desde primeros de septiembre de 1936 asumio la organizacion del Servicio en el territorio controlado por el 5a Cuerpo del Ejercito, centralizado en Zaragoza, pero que progresivamente, y merced al avance militar de las tropas sublevadas, fue incorporando a su jurisdiccion Castellon y Lerida.

En mayo de 1937 se le ordeno trasladarse a San Sebastian para dinamizar alli el Servicio. A finales de 1937, y hasta el mes de abril de 1938, simultaneo sus tareas con el trabajo en la Auditoria del Ejercito de Ocupacion en Zaragoza. Mas tarde, se integrara en el Servicio de Defensa del Patrimonio Artistico Nacional. (53)

En septiembre de ese mismo ano, Lasso de la Vega le notifica que debe contactar con Lluis Revest y Miguel Agelet, facultativos encargados del Servicio en las provincias de Castellon y Lerida respectivamente, para que les informe de la situacion en que se encontraba, y al mismo tiempo remitirles alguna dotacion de libros con la que pudieran comenzar a atenderlo. (54) Javierre les solicita informacion sobre el numero y condiciones de los hospitales existentes en las localidades para de esta forma estimar el fondo bibliografico que precisarian. Solo tenemos noticias de la respuesta de Revest, quien le notifica que disponen de cuatro, si bien existen muchas posibilidades de anadir uno mas, para un numero de hospitalizados mayor de 2.000, sin contar con los seis o siete provinciales, entre los que incluye los situados en Vinaroz y Villafranca. (55)

Tras alguna pequena friccion por un tema de competencias, (56) en enero de 1939 se le ordena dirigirse a Barcelona con el objetivo de coordinar el Servicio, hasta que el 5 de julio de 1939 se incorpora al Archivo Historico Nacional de Madrid. (57)

Las ideas que impulsaban su voluntad de actuacion estan perfectamente definidas. (58) Justifica la entrega de libros a los soldados no solo por un aspecto puramente terapeutico o para facilitar su evasion, sino como un acto de justicia y homenaje "hacia los bravos defensores de Espana".

Otra de sus lineas argumentales resulta extremadamente significativa por lo que supone de acercamiento a la pretension, iniciada por Artigas primero y mas tarde asumida por Lasso de la Vega, de reivindicar el necesario papel que ha de asumir el CFABA en el proceso de construccion del Nuevo Estado. Para ello, no duda en aprovecharse de la fortaleza retorica de la imagen de continuidad historica que representa la "Cruzada", y del necesario protagonismo del ente en el control documental y legitimador del proceso. Ellos son los encargados de custodiar los archivos que conservan los documentos en los que se basa la historia de Espana, mientras que las bibliotecas la difunden y divulgan. (59)

La formula del exito de la iniciativa pasaba necesariamente por la aportacion de libros y revistas. Por ello demanda el apoyo de los aragoneses, a los que intenta seducir apelando a su vertiente mas sentimental, patriotica e incluso religiosa. Para Javierre, la lectura se convierte no solo en un balsamo capaz de distraer a los heridos y ofrecerles solaz y esparcimiento en momentos de sufrimiento, sino que tambien se presenta capaz de elevar la moral y el animo de las tropas. Por ello, mas alla de la entrega de libros ya leidos o poco utilizados, valora extraordinariamente la aportacion, como si de una ofrenda se tratara, de otros que guarden una estrecha relacion sentimental con sus donantes. (60)

Como refuerzo y medida de persuasion hacia las autoridades, enumera una serie de ejemplos basados en su experiencia, buscando conmover a todo aquel que se acerque a su informe. (61)

Las obras que despertaban mayor interes eran las novelas de aventuras, como las escritas por James Oliver Curwood, Stevenson, Wallace, Peter Kins, o Zane Grey. Tambien senalaba las novelas de Emmuska Orczy, autora de La Pimpinela Escarlata, y aquellas que contenian tramas policiacas capaces de captar la atencion y el interes de unos lectores necesitados de evasion. Ya en menor medida, aparecian libros de viajes, epica caballeresca o novela costumbrista. (62)

En un segmento menos significativo se incorporan grandes clasicos de la literatura espanola (Lope de Vega, Calderon o Cervantes). Los poetas predilectos son Zorrilla, el Duque de Rivas, Espronceda, Ruben Dario, Gabriel y Galan y los Machado. Tambien aparecen Valera, Alarcon, Pereda, Palacio Valdes, Perez Lugin o Benavente, cuya popularidad para Javierre se debe sobre todo a su tragico final; los cuentos de Trueba y Fernan Caballero, y de manera mas esporadica y extraordinaria las novelas cortas y piezas teatrales sin grandes complicaciones, sobre todo los mosaicos populares y castizos compuestos por Arniches y los hermanos Quintero. (63)

Tampoco desdena las novelas historicas o el genero biografico, cuya enumeracion aprovecha para deslizar comentarios epicos sobre el aspecto heroico y glorioso de su combate en "otra guerra de independencia", haciendoles sentir protagonistas de un hecho a traves del cual "la historia recoge y glorifica sus dolores" (64). La presencia preeminente de los Episodios Nacionales de Perez Galdos resulta paradojica, por cuanto la Comision Depuradora de Bibliotecas habia retirado de la consulta y circulacion practicamente toda su obra aduciendo razones morales.

Concluye lanzando una peticion que se convertira en una constante: la entrega ininterrumpida de libros para atender no solo a los hospitales de Zaragoza, sino a los de su provincia y los de todas las localidades que transitoriamente se incorporan a su jurisdiccion. Hace un especial llamamiento a la mujer aragonesa, "tan exquisitamente probada en estos momentos" para que colabore de forma activa en "esta magna obra de resurgimiento nacional". (65)

En una nota manuscrita (66), Javierre se permite realizar una serie de aclaraciones y consideraciones sobre la operatividad del Servicio. En primer lugar, senala que por las especiales caracteristicas de los hospitales del distrito universitario, "de primera linea", los heridos son evacuados en cuanto estan en condiciones de soportar el viaje, quedando en los centros aquellos que por su gravedad o el caracter especial de sus lesiones "no pueden exponerse a el". Este hecho impide que se organicen, como parece ser su intencion, conferencias en ellos, ya que es imposible que se reunan en una sala al permanecer todos en la cama. Si que se muestra partidaria de utilizar la emisora de radio para difundir tales disertaciones, con la colaboracion de la Delegacion de Prensa y Propaganda.

En segundo lugar, expresa la enorme dificultad que supone coordinar la totalidad de los centros hospitalarios bajo su jurisdiccion, no solo por su elevado numero ("mas de 20 hospitales fuera de Zaragoza"), sino sobre todo por la carencia de medios para trasladarse a las diferentes localidades donde se asientan, "a pesar de haberlo solicitado insistentemente". Los objetivos de controlar y dirigir la lectura en los distintos centros y hospitales y de vigilar el estricto cumplimiento de las normas por las personas designadas, quedaban seriamente condicionados por esta limitacion de personal y medios. (67)

La precariedad llega hasta el punto de que la maquina de escribir que utilizaban, prestada temporalmente por la sede jaquesa de la universidad, fue reclamada por la misma, lo que impidio la realizacion de la copia del catalogo que se repartia con cada uno de los lotes remitidos a los hospitales.

Pero lo mas preocupante es la inexistencia de financiacion ministerial del Servicio, que obligaba incluso a sufragar con el dinero particular de los encargados del Servicio gastos derivados de su gestion, como se encarga de recalcar la propia Javierre. El unico aporte economico proviene de la Delegacion Militar de Prensa y Propaganda. (68)

La relacion epistolar entre Lasso de la Vega y Aurea Javierre experimentara un incremento, tanto en numero como en variedad y profundidad de los asuntos tratados, tras el ascenso del primero a la Jefatura del Servicio de Archivos, Bibliotecas y Museos, incluso fuera de los cauces meramente oficiales. (69)

La complicidad entre ambos generara un trasvase constante de informacion que trasciende los cometidos del Servicio de Lecturas, y que impacta directamente sobre el proceso de reorganizacion del CFABA en el que estaba sumido Lasso.

Uno de los aspectos que mas preocupaba a Lasso de la Vega era el desconocimiento de la situacion de los archivos en las zonas controladas por el gobierno republicano, sobre todo en Cataluna, Madrid y Valencia. A ello debemos unir la conviccion del escaso interes que las autoridades nacionales prestaban al patrimonio bibliografico y documental, contrapuesto al manifestado por las obras artisticas y monumentales, mas susceptibles de ser utilizadas como elementos de propaganda. Ambas circunstancias motivaron que tanto Lasso como el Inspector de Archivos Gomez del Campillo procuraran adquirir todo tipo de elementos de juicio que justificaran la necesidad de no relegar a un segundo plano una vertiente cultural de tanta transcendencia como la archivistica.

El conocimiento de la situacion de los fondos documentales y la experiencia que habia adquirido durante su etapa en el Archivo de la Corona de Aragon indujeron a Lasso a solicitar a Javierre la redaccion de un informe sobre los archivos, bibliotecas y museos catalanes. A pesar de que carecia de fuentes bibliograficas sobre el tema, confecciono una memoria a partir de lo que recordaba y una serie de notas que conservadas de manera casual. (70) En la misma carta senala ademas la imperiosa necesidad de obtener ejemplares de la guia de archivos de Europa publicada en 1934 como marco de autoridad fundamental desde el que acometer un estudio riguroso de los fondos archivisticos espanoles. (71) La parte espanola fue encomendada a Valls Taberner (72), como bien se encarga de senalar Javierre. (73)

En junio de 1938, Lasso encarga a Aurea Javierre la organizacion de una colecta de libros destinados a las bibliotecas circulantes de los buques de guerra y unidades de la flota, aprovechando la festividad de la Virgen del Carmen, patrona de la Marina. (74). La captacion de nuevos volumenes resultaba extraordinariamente complicada, puesto que Zaragoza habia contribuido de forma reiterada y constante en los ultimos tiempos a la entrega de obras, no solo durante la Fiesta del Libro del 23 de abril o de las sesiones de cine organizadas para recaudar libros, sino incluso a domicilio. Pese a ello, se recaudaron 3.169 volumenes y 718,80 pesetas. (75) Meses mas tarde anuncia el envio de los libros organizados en 15 cajones gracias a la facturacion gratuita concedida por el Gobernador Civil de Zaragoza, a lo que anadira el resultado de una colecta extraordinaria que alcanzo las 140,55 pesetas, realizada entre los pueblos mas importantes de la provincia dado el crecimiento del numero de hospitales a atender. (76)

Lejos del triunfalismo de los informes y las memorias elaboradas por los encargados del Servicio, en los que el verbo artificioso enmascara la realidad, la percepcion de Lasso era mucho mas critica y esceptica. En septiembre de 1938 envia una carta a Javierre en la que contempla la posibilidad de suspender el proyecto tal y como estaba estructurado, y sustituirlo por el modelo aleman basado en una serie de bibliotecas circulantes centralizadas y coordinadas desde las plazas de mando. (77) Constata ademas el impacto que la asfixiante carencia de medios tiene sobre el ya precario apoyo de las autoridades, y apunta a la posibilidad de convertir a Aurea Javierre en la hipotetica directora nacional del Servicio si logra consolidar sus reformas. (78)

1.6. Lasso de la vega y el servicio de lectura al soldado de Zaragoza

En el ano 1938 las estructuras administrativas del bando nacional experimentan un significativo cambio. Ya articuladas en torno a carteras ministeriales, y desvestidas de su halo de provisionalidad puramente "campamental", como expresaria Serrano Suner para definir este primer periodo de Junta Tecnica, comienzan a definir mas claramente los marcos de actuacion y las coordenadas sobre las que se va a cimentar el Nuevo Estado, consciente de su inminente victoria militar.

El binomio Sainz Rodriguez-Lasso de la Vega se torna fundamental para explicar el enorme dinamismo y despliegue legislativo experimentado en el ambito de los archivos, bibliotecas y museos a partir de marzo de 1938. La obsesion normativa alcanza todos los ambitos, y en ese contexto surgen precisamente las Instrucciones para el Servicio de Lectura del Soldado (79), un pormenorizado y exhaustivo Reglamento que supera con creces la iniciativa primigenia y apresurada de Artigas, ya relegado a un segundo plano. (80)

El documento incluye todos los aspectos que pueden favorecer el desarrollo del Servicio, y es el resultado de la experiencia de Lasso de la Vega y sus conocimientos sobre biblioterapia. Resultan de extraordinario interes las consideraciones previas que le acompanan. Lasso interpreta al bibliotecario desde una vertiente terapeutica, derivado de su consideracion como intermediario entre los libros y el lector, de la misma forma que el medico sirve de puente entre el enfermo y la dispensa de medicamentos en la farmacia. (81) Este simil le permite concluir que mientras los galenos atienden y curan el cuerpo, los bibliotecarios pueden remediar el espiritu, sobre todo aquellos de los que depende el servicio en los hospitales. (82)

El sustento teorico de sus afirmaciones proviene en parte del grupo de bibliotecarios y medicos internistas americanos que en la decada de los anos 30 comenzo a interesarse por las posibilidades paliativas que ofrecian los libros, destacando especificamente las investigaciones y conclusiones de Kent Clarke, medico del Departamento de Psiquiatria de la Universidad de Rochester. (83)

En opinion de Lasso de la Vega, Clarke consideraba fundamental crear un ambiente de optimismo en el paciente con el fin de mejorar las posibilidades de exito de los tratamientos medicos. Los libros, segun el, conformaban una terapia muy util para evitar o paliar los momentos de depresion que acompanan a los enfermos. (84)

Estima Lasso que los bibliotecarios deben supeditar y abandonar la tentacion de mejorar espiritual, moral, politica y profesionalmente al hospitalizado a la de procurarle un estado de evasion y entretenimiento capaz de apartar su imaginacion de los dolores causados por su convalecencia. Esa labor fundamentalmente recreativa de la lectura estara condicionada ademas por el objetivo real, que no es otro que colaborar con el medico para facilitar la curacion del enfermo con todos los instrumentos a su alcance.

Pero ello no es obice para afianzar su faceta mediadora y depuradora. Conocer el valor terapeutico del libro permitira al bibliotecario elegir de manera adecuada las obras que mejor se adapten a las condiciones morales e intelectuales del enfermo, y tambien a su situacion animica y estado fisico. Estas premisas tienen como finalidad, y en orden de prelacion, recrear, consolar, formar y cooperar a su mejoramiento profesional y cientifico.

Resultan preferibles las lecturas amenas y ligeras, dispensadas a modo de sedantes, a aquellas que supondrian un esfuerzo intelectual incompatible con el estado de salud tanto mental como fisico de los enfermos. (85) Las mas eficaces son aquellas que logran excitar la curiosidad y absorber la imaginacion de los lectores, puesto que de esa forma esquivan con mayores posibilidades los rigores y las penurias de su enfermedad. Los generos preferidos por tanto seran las novelas policiacas, las historicas y de aventuras, los libros de viajes y las biografias.

En cuanto al catalogo de obras que deben rechazarse, el texto senala en primer lugar todas las que puedan atentar contra los principios nacionalcatolicos imperantes o que inciten a la crispacion y la turbacion interior. (86) Incluye tambien, por razones obvias, los libros de medicina que guarden relacion directa con sus dolencias, y los de contenido deprimente que contribuyan a empeorar su ya debilitado estado de animo (87). Y por ultimo incorpora los libros de humor, puesto que "se tornan muchas veces irritantes para el enfermo". (88)

Para realizar con exito esta funcion selectiva, el encargado del servicio debe previamente realizar una suerte de entrevista de referencia a los posibles lectores para conocer con exactitud los "gustos, aficiones y conceptos del mundo moral y espiritual que nos rodea". Esta conversacion situa al bibliotecario en inmejorable camino para "recetar" con eficacia la segunda lectura, y lo prepara para saber discernir bien en casos similares.

Respecto a las caracteristicas especificas del servicio, en primer lugar la direccion del centro ha de distinguir entre enfermo y herido, ya que este ultimo es un hombre sano, que puede realizar una lectura formativa, instructiva y recreativa a la vez, frente al segundo, mas determinado y condicionado por su dolencia. Al mismo tiempo, se dispone que las lecturas en las salas de enfermos mentales y epilepticos han de someterse forzosamente al consejo del medico encargado de ella.

Los libros deberian entregarse a sus destinatarios envueltos a ser posible en forros de papel de clase infima, incluyendo las leyendas, condiciones y reglas de lectura senaladas en las instrucciones. Como medida de desinfeccion, se estima que la mejor opcion es someter al libro al sol y a la ventilacion natural.

Los encargados de la sala llevaran un cuaderno de anotaciones con el nombre del hospital, en el que consignara distintamente en pagina separada para cada lector hospitalizado una plantilla. (89) Cada hospital dispondra de un deposito de libros con el conjunto de obras seleccionadas para la lectura, y a ser posible con algunos mas de consulta como atlas, diccionarios, geografias, gramaticas, historia ...

Dentro del organigrama del Hospital, al frente del servicio se colocara una persona responsable de la gestion del mismo, acompanada, siempre que las circunstancias lo permitan, de otra mas especializada y que asumira la tarea de aconsejar o establecer las guias de lectura que considere. Para subsanar todos los problemas que se planteen se crea el Consejo de Lectura, formado por todos los consejeros de los hospitales de una poblacion.

Se trata por tanto de utilizar el bagaje profesional y la capacidad tecnica de los Facultativos del CFABA como aportacion al triunfo del bando nacional a traves del suministro de lecturas dirigidas a los soldados heridos, pero tambien de reivindicar su importancia corporativa como mediadores necesarios entre la cultura y la poblacion, consciente Lasso de la escasa consideracion de la que gozaban.

El texto considera importantes dos cuestiones que no deben soslayarse, muestra del escaso margen de maniobra del que gozaban los bibliotecarios con respecto a la Direccion de los hospitales:

1.--Solamente se podran dar libros a aquellos enfermos y organizar lecturas en alta voz en aquellas salas de hospitales que fuesen autorizados por la Direccion.

2.--A los pacientes de enfermedades contagiosas no se les facilitaran libros de bibliotecas publicas ni circulantes, pero se les dotara con una coleccion fija de obras selectas y variadas cuando el caracter de la enfermedad lo permita, y si la Direccion facultativa lo autorizase por escrito.

El Reglamento incorpora los siguientes contenidos:

a) Propaganda

Uno de los requisitos primordiales e imprescindibles para asentar el proyecto consistia en obtener ayuda economica, libros y otros recursos necesarios para su evolucion. Para ello, la norma apuesta por desarrollar una campana multicanal con la utilizacion de todos los medios de propaganda disponibles: prensa, carteles, pasquines, lecturas y conferencias y radio. Dispone una estrategia que aumente el grado de penetracion y apoyo al Servicio, y suscite el entusiasmo difundiendo anecdotas que inciten y conmuevan a la poblacion. (90)

Unido a ello, solicita el apoyo de las librerias comerciales mediante el donativo gratuito de sus fondos editoriales y su posterior envio a precio de coste. El estimulo en este caso procede de la exposicion publica de aquellas que acepten las propuestas de participacion.

Otra accion se dirigia a la organizacion de eventos destinados a recoger libros, en los cuales tendran una participacion directa las Delegaciones de Prensa y Propaganda del Estado y Falange Espanola, encargadas de la edicion de carteles y pasquines destinados al efecto. Con ello se pretendia no solo implicar a las autoridades sublevadas en la dinamica del Servicio, sino atraer al mayor porcentaje de poblacion posible, consciente del enorme poder e influencia del Falange en la vida cotidiana de la retaguardia. El Reglamento concreta tres actividades:

* Dia del libro del soldado o semana del libro del soldado

* Cuestaciones para la compra de libros nuevos, y

* Programas especiales de propaganda con destino a la America espanola

Otras medidas se encaminaban a la publicacion y venta de fotografias de las instalaciones del servicio de lectura en los frentes y hospitales, cuya recaudacion iria integramente a cubrir las necesidades del mismo; y la organizacion de conferencias o lecturas por personalidades competentes que tuvieran como condicion de acceso la entrega de un libro.

b) El proceso tecnico

La labor tecnica estaba adaptada a la propia idiosincrasia del Servicio. Con un sentido eminentemente practico y utilitarista, no se pretendia generar un catalogo bibliografico en sentido estricto, sino disponer de una herramienta de gestion que permitiera, en la medida de lo posible, controlar las remesas y entregas de los libros y mejorar la agilidad en los tramites de recepcion y devolucion.

b.1.) Recepcion de libros

Tras su entrega o recogida, se procederia al registro de los mismos, en el que se incluiria el titulo, el nombre del donante y su direccion.

La admision de los libros sera responsabilidad del personal competente nombrado para tal efecto, y estara determinada por su adecuacion al Servicio y/o por su contenido. Aquellos que no se consideraran pertinentes se entregarian a la Biblioteca Publica Provincial del Estado para su custodia, tal y como se habia senalado desde la jefatura de Archivos, Bibliotecas y Museos.

En segundo lugar se procedera al sellado de las obras admitidas con la leyenda "Lecturas para el Soldado en los Frentes y Hospitales" en varias de sus paginas. Incorporara ademas otros sellos con frases alusivas a la necesidad a la conservacion del libro en buen estado.

b.2.) Clasificacion y catalogacion

Tras el registro, los libros pasaran a la fase de clasificacion por materias, y posteriormente se agruparan dentro de estas siguiendo un orden alfabetico. Los libros se dispondran de esta forma en las estanterias. Una vez ordenados, se sacaran listas con diez o veinte titulos que, a traves de maquinas multicopistas, se enviaran a los frentes y hospitales a modo de indices para que en los destinos conozcan los contenidos.

c) Expediciones

Para el envio de los libros se utilizaria el Servicio de Correos, conformando paquetes postales dentro de los limites de peso permitidos por las oficinas de este organismo. Estos iran sellados con un timbre indicador del Servicio para el que se destinan, previo acuerdo y consenso con el Jefe Local de Correos. (91)

Constata el reglamento la necesidad de cursar instrucciones breves, concretas y claras a las personas encargadas de la recepcion y custodia de los paquetes de libros en los frentes de batalla. Debian incluir aspectos relativos al cuidado del libro; el fomento de la lectura en voz alta a los analfabetos que mostrasen su deseo de escucharla; y por ultimo, a la propia circulacion del mismo. En las guardas del libro, y a modo de ficha de lectura y control, se fijara un papel donde se iran inscribiendo los nombres de todos los lectores que lo utilicen, correspondiendo al ultimo que figure la responsabilidad de su buen uso y devolucion. En el caso de que los libros hubieran sido ya leidos por parte de todos los integrantes del destacamento o grupo, se procedera a su empaquetado y reingreso a la oficina Central del Servicio. Tambien pueden recomendar su envio a otra compania o destacamento adjuntando el nombre del capitan al mando.

d) Servicios especiales

Quiza el aspecto mas llamativo y sorprendente proceda del intento de organizar tanto un servicio de peticiones especializadas como, y sobre todo, de referencias o consultas bibliograficas. En el primer caso, aquellos que mostrasen su interes por utilizarlo, debian dirigirse por medios postales al Jefe Provincial de Lecturas para el Soldado especificando el libro o los libros que necesitaran, independientemente de su contenido. La Biblioteca intentaria mandar la obra solicitada con arreglo a las normas del reglamento de Prestamo citadas.

Con respecto al servicio de referencia, podrian solicitar la resolucion de consultas bibliograficas, siendo potestad del encargado, o bien responder personalmente a la peticion o derivarla a otra persona con mayor competencia para hacerlo.

Tambien se intentaba dinamizar un programa de lecturas adaptado tanto para aquellos que no tuviesen capacidad para leer, bien por causas fisicas (ciegos o incapacitados) o culturales (analfabetos). En su planificacion, siempre dirigida y controlada, procurando sobre todo exaltar el animo y las ansias de combate, deberian atender: 1 noticias de actualidad mas relevantes; 2 hechos de valor nacional mas destacados, como por ejemplo la apertura de nuevas escuelas, construccion de casas para obreros, botaduras de buques de guerra, etc; 3 efemerides historicas de la guerra, batallas ganadas, biografia nacional, descubrimientos cientificos, conmemoracion de la revolucion actual, etc; 4 lectura de alguna composicion o trozo selecto de algun autor clasico; y 5 lectura de novelas de aventuras o del caracter que se considere mas adecuado.

Dispone un espacio para realizar programas ciclicos tematicos, con un objetivo instructivo predeterminado y adaptado. Como primera medida senala difundir entre los soldados un listado de temas posibles para que elijan los que consideren mas adecuados o atractivos; tras conocer el numero de los interesados, se concretarian atendiendo a diversos parametros: la capacidad y preparacion literaria del lector o lectores, el tiempo de que se puede disponer para su desarrollo, y la intencionalidad del lector. No seria lo mismo, justifica Lasso, afrontar un plan de lecturas para aquellos que pretendan conocer las obras mas representativas de la literatura romantica, que para quienes establezcan como objetivo preparar su grado de Licenciado en la Facultad de Filosofia y Letras. (92)

1.7. Los medios de captacion de fondos

1.7.1. Las donaciones

La estrategia para captar obras y dinero en metalico con el que mejorar y ampliar el Servicio se estructuro mediante tres tipos de intervenciones: la entrega sin limites temporales en la propia sede de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza u otras instituciones; la organizacion de sesiones cinematograficas especificas en las que la entrada se obtenia mediante la entrega de un libro y, por ultimo, el aprovechamiento de determinadas celebraciones, basicamente la Fiesta de la Raza y la Fiesta del Libro, para estimular la donacion de las obras.

Los primeros registros de los donantes particulares comienzan el 1 de junio de 1937 y se desarrollan durante todo el verano, hasta que practicamente desaparecen, relegados por la mayor efectividad y control de las sesiones cinematograficas. La nomina de titulos retirados por sus contenidos, tildados de "pornograficos", entre las entregadas por las personas de forma individualizada en la biblioteca, no es muy numerosa. (93)

La segunda de las vias de captacion de fondos surgio claramente influenciada por la estrategia disenada por Lasso de la Vega en Sevilla. La entrega de una obra garantizaba el acceso a las sesiones cinematograficas programadas, lo que supuso un enorme exito y el aumento de los fondos disponibles para el Servicio. Sin embargo, con este procedimiento crecio el numero de obras censuradas, quiza debido a que la inmediatez de su entrega hacia mas complicado el control de las mismas.

La carencia de homogeneidad en los criterios y tratamiento de las obras consideradas nocivas producia numerosas situaciones paradojicas, como el hecho de que se admitieran las mismas obras que en otras ocasiones se retiraban sin contemplaciones. Buena parte de ellas formaban parte de una coleccion de novelas cortas, La novela de hoy, heterogeneas en cuanto a sus contenidos, pero con algun relato cercano a la literatura erotica y presidido por un componente naturalista en la linea de Zola.

Existe otro grupo de obras entregadas por los asistentes que no pasaron a engrosar el fondo bibliografico del Servicio de Lecturas. El registro de las mismas sigue un criterio cronologico que se completa con la referencia al lugar donde se celebra cada una de las sesiones. La mayoria de ellas tuvieron la consideracion de "pornograficas", si bien hay algunas de contenido mas politico. (94)

En la tabla siguiente se reflejan las obras recogidas y el numero de ellas que fueron retiradas y/o censuradas por los encargados de su recepcion. Gracias a ella se constata que el porcentaje total de obras retiradas fue muy pequeno, el 3,9%.

A partir del ano 1938 se observa una relajacion en el nivel de exigencia censor, como bien muestra la practica inexistencia de obras retiradas. Tal circunstancia puede probablemente explicarse por el agotamiento de las donaciones, como pone de manifiesto Javierre en sus comunicaciones con Lasso y Campillo.

1.8. Las colectas extraordinarias

La mayor parte de los libros y revistas recibidos en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza procedian de acontecimientos y celebraciones concretas que se acompanaban de una recogida masiva de obras. Los dos mas significadas eran la Fiesta de la Raza el 12 de octubre, y la Fiesta del Libro el 23 de abril, debido a las evidentes connotaciones simbolicas de ambas fechas, revestidas siempre de exaltacion patriotica y religiosa, y la busqueda de argumentos ideologicos en el pasado imperial espanol.

La planificacion de los actos obedecia a una estructura preconcebida, disenada desde la Jefatura de Archivos, Bibliotecas y Museos, en la que se mezclaba la colocacion de mesas petitorias en lugares estrategicos de la ciudad con discursos y conferencias que contribuian a realzar su solemnidad institucional.

Javierre (95), muestra como se cumplio estrictamente con lo senalado en la orden de 11 de abril del mismo ano dictada por el Ministerio de Educacion Nacional (96), reforzado por la nota enviada por Lasso de la Vega en su condicion de Jefe de los Servicios de Archivos, Bibliotecas y Museos. (97) Bajo la supervision y organizacion del Servicio de Lecturas para el Soldado, en primer lugar se solicito el apoyo de todas las instituciones: autoridades civiles y militares, la Delegacion de Cultura de Falange y las Delegaciones, tanto civil como militar, de Prensa y Propaganda. Como medio de difusion, ocho dias antes de la misma todos los periodicos de Zaragoza y la emisora de radio, en sus tres presencias diarias, publicaron anuncios rogando la colaboracion de los ciudadanos (98).

Al mismo tiempo, se enviaron circulares a autoridades, corporaciones y personas relevantes invitandoles a entregar donativos de libros en los que, como homenaje a los soldados, anadiesen dedicatorias alusivas.

El mismo dia 23, a las 10 de la manana, quedaron instaladas mesas petitorias ubicadas en los mas centricos lugares de la ciudad, adornadas con la bandera espanola y con plantas y flores ofrecidas por el Ayuntamiento. Cada una de ellas iba acompanada de un cartel con el lema Lectura para el Soldado. Pedimos un libro para los combatientes.

La Presidencia individual fue asumida por las esposas de las autoridades, que se distribuyeron entre los lugares mas emblematicos de la ciudad: Plaza de Aragon, Paseo de la Independencia, Plaza de Espana, la Audiencia, la Plaza del Pilar, la calle del Coso, la calle Don Jaime, el Paseo Sagasta y la Plaza de Sas. (99)

Figuraban ademas representaciones de los centros docentes de la localidad, de la Seccion Femenina de Falange, del SEU y Flechas. En todas ellas el sitio de honor fue ocupado por un soldado herido, "cuya presencia fue acogida con gran simpatia por el publico". (100)

Por acuerdo con la Delegacion Militar de Prensa y Propaganda, no se admitieron donativos en metalico. (101) La colecta arrojo un resultado de 9.324 volumenes, a los que debemos anadir un donativo de 50 pesetas del Banco de Aragon y 46,25 pesetas y 47 libros procedentes de la alcaldia de Carinena.

La segunda parte de la festividad incorporaba una vertiente mas "cultural", protagonizada por conferencias y actos literarios. Javierre refleja que debido a la imposibilidad de celebrar encuentros literarios individualizados para cada uno de los cuarenta hospitales que estaban bajo la jurisdiccion del distrito zaragozano, y con la aquiescencia y colaboracion del comandante Pardo, se decidio retransmitir a todos ellos una velada literaria desde los estudios de la emisora local de Zaragoza, compuesta de un programa que integraba:

1.--unas palabras preliminares pronunciadas por Jose Maria Castro y Calvo, de la Subdelegacion de Prensa y Propaganda. (102)

2.--la lectura de un capitulo del Quijote, concretamente el capitulo final De como Don Quijote cayo malo y del testamento que hizo y su muerte y del Soneto Imperial de Hernando de Acuna. (103)

3.--Palabras del Caudillo, con fragmentos de alguno de sus discursos.

4.--la poesia Romance Azul, de Rafael Duyos. (104)

5.--unas cuartillas redactadas por Miguel Artigas, leidas por la propia Aurea Javierre, en las que analizaba la actualidad y vigencia del Quijote y establecia cierta similitud con los objetivos perseguidos por el levantamiento armado; y por ultimo,

6.--diversos intermedios de musica espanola, en los que se incluyeron piezas de Falla, Albeniz y Granados.

Paralelamente, y bajo la supervision y organizacion de las autoridades academicas de la Universidad de Zaragoza, tuvo lugar a las siete de la tarde una sesion de exaltacion del libro en el salon de conferencias de la Facultad de Medicina, en la que intervinieron los catedraticos Salvador Minguijon, de la Facultad de Derecho, Miguel Allue Salvador, director del Instituto Goya, Luis Igualada Frias, de la Escuela Normal de Magisterio, y por ultimo, el catedratico Pascual Galindo Romeo representando a la Facultad de Filosofia y Letras.

La entrega de los volumenes recaudados a los hospitales se produjo algunos dias despues, concretamente el 2 de mayo, fecha repleta de simbolismo al tratarse de una fiesta nacional. Javierre constato el enorme esfuerzo desplegado no solo por el personal del Servicio, sino por el resto de facultativos residentes en Zaragoza, para acometer la complejidad del proceso tecnico y completar la formacion de los lotes, que iba acompanado de varias copias del catalogo de materias con el fin de facilitar la labor de eleccion a los heridos. En todos ellos figuraban un ejemplar del Quijote y otro de El muchacho espanol de Salaverria. (105)

La Fiesta del Libro del ano 1939 siguio un modelo parecido (106). Javierre organizo una sesion literario-musical dedicada a los heridos de los hospitales de guerra, radiada por la emisora local de Falange, (107) con arreglo a un programa hibrido en el que convivian contenidos literarios con soflamas politicas relacionadas con el culto a la figura de Franco:

1 Capitulo XLII del Quijote: De los consejos que dio Don Quijote a Sancho Panza antes que fuesen a gobernar la insula, con otras cosas bien consideradas.

2 Cancion de la Espana futura. (108)

3 Palabras del Caudillo: fragmentos de algunos de sus discursos

4 Franco, leyenda del Cesar visionario. (109)

5 Discurso sobre la significacion de la Fiesta del Libro, por D. Luis Alda y Tesan (110)

6 Intermedios musicales

Por su parte, el Patronato Provincial de Archivos, Bibliotecas y Museos coordino la instalacion de mesas petitorias situadas en los puntos neuralgicos de la ciudad, pero en mucha menor medida que el ano anterior. (111)

La recaudacion fue de 133 libros, 1.919 revistas y un numero no precisado de pesetas. La intensidad de los fastos se redujo de forma considerable, debido indudablemente a que la guerra habia finalizado.

Simultaneamente, los maestros de las Escuelas Nacionales de Zaragoza realizaron una colecta de libros y revistas en sus centros, que fueron enviados por la Delegacion Provincial de Asistencia a Frentes y Hospitales.

El Servicio continuo hasta el mes de septiembre de 1939 practicamente reducido a la atencion a los hospitales, si bien en algunos casos se enviaron libros a algunos frentes sin determinar. (112)

Durante el ano 1939, el reparto de los volumenes entre los hospitales arroja una diferencia significativa, por cuanto el final de la guerra ocasiona que unicamente se realice en aquel los situados en Zaragoza, y no en los ubicados en localidades limitrofes, como si ocurriera en 1938. Pese a ello, el incremento de las obras entregadas es muy notorio, con un aumento del volumen bruto porcentual del 71,63% (9.380 obras en 1939 frente a las 2.661 captadas en 1938) y algunos casos especialmente llamativos, como el Hospital Militar (88,14%), el Hospital de la Residencia de Estudiantes (85,25%) o los Hospitales Costa y Refugio (83,58%). Tan solo se observa una reduccion del 25% en el Hospital Musulman. Incluso si contabilizaramos las entregas a los hospitales limitrofes en 1938, el crecimiento alcanzaria el 54% (4.292 en 1938 contrastadas con las 9.380 de 1939).

La cantidad entregada al Hogar del Herido en ambos anos es sensiblemente inferior que el resto, puesto que al estar instalado en el antiguo Casino posee una magnifica biblioteca.

En las dependencias de la Biblioteca universitaria permanecio tras el fin de la contienda un remanente de libros, folletos y revistas, facilitados a cuarteles y carceles siguiendo las instrucciones marcadas por el Ministerio de Educacion Nacional.

Por su parte, la Fiesta de la Raza celebrada el 12 de octubre de 1938 obtuvo una recaudacion de 11.316,40 pesetas y 5.791 libros y revistas. Javierre constata de nuevo las dificultades de obtener medios de transporte, lo que entorpece las labores de cierre contable y dilata la notificacion hasta varios meses despues. (113) Dicha cantidad fue transferida desde la cuenta corriente del Servicio a la que poseia el Patronato de Archivos, Bibliotecas y Museos de Zaragoza en el mes de junio de 1939. Del mismo modo, comunica que la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza es la entidad que dispone del dinero obtenido en la Fiesta del Libro, puesto que cuando se celebro la misma, Javierre ya se encontraba en su nuevo destino de Barcelona con el fin de organizar el Servicio en esa ciudad (114).

Las cuentas justificadas, incluyendo ingresos, gastos e inversion en volumenes durante los anos 1936 y 1937 se enviaron meses mas tarde. (115)

2. Conclusiones

El Servicio de Lecturas del Soldado de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, primero creado en la Espana nacional, dirigia sus objetivos tanto a desarrollar la lectura como terapia de los heridos y convalecientes como a mantener y reforzar su moral mediante una bibliografia dirigida y controlada.

La sede zaragozana se convirtio en una de los mas dinamicas y eficaces, junto con Sevilla, en gran parte debido a la capacidad gestora de Aurea Javierre. Pese a ello, la carencia de medios de transporte, la escasa implicacion de buena parte de las autoridades y la falta de homogeneidad tanto en la estrategia de captacion de fondos como en la aplicacion de criterios censores, resultaron obstaculos insalvables que condujeron incluso a especular con el transito a otro modelo de actuacion, mas cercano al desarrollado por la Alemania nazi, durante la etapa de Javier Lasso de la Vega.

El Servicio experimento dos etapas. La primera, que finaliza en 1938, estuvo dirigida por Miguel Artigas, y se caracteriza por la creacion de un marco de actuacion ambiguo e impreciso, la preocupacion por dotar al bando nacional de un organo que contrapesara el dinamismo del Servicio de Lecturas republicano, y la necesidad de localizar a los facultativos que permanecian en la zona controlada por los sublevados. La segunda tiene como protagonista a Lasso de la Vega desde la jefatura de archivos, bibliotecas y museos, momento en que se dota de contenidos teoricos perfectamente definidos, notoriamente influenciados por la biblioterapia anglosajona. Es en esta fase cuando la dimension profesional de Aurea Javierre, en constante y estrecha colaboracion con el propio Lasso de la Vega, alcanza una enorme notoriedad, hasta el punto de exportar su modelo organizativo a los distritos de Castellon, Lerida y, posteriormente, a Barcelona.

El impacto que tuvo su implantacion sobre las actividades ordinarias de la biblioteca fue enorme, no solo por la marginacion a que fueron sometidas, sino porque absorbio gran parte de la dedicacion de los facultativos y del escaso presupuesto economico del que disponia, mas alla de la complicada convivencia con una estructura externa, temporal y finalista.

http://dx.doi.org/ 10.5209/RGID.58212

3. Referencias bibliograficas

Alares Lopez, G. (2007) Presentacion. En Bergmann, Werner. Estudios sobre la tradicion cultural en la zona limitrofe del Alto Aragon y Navarra. Zaragoza: Institucion Fernando el Catolico.

Alcalde Fernandez, A. (2010). Lazos de sangre. Los apoyos sociales a la sublevacion militar en Zaragoza. La Junta Recaudatoria Civil (1936-1939). Zaragoza: Institucion Fernando el Catolico.

Allue, V. (2006). El Servei de Bibliotheques del Front, epopeia cultural del segle XX. Item: Revista de biblioteconomia i documentacio, 44, 67-112.

Alted Vigil, A. (1984). Politica del Nuevo Estado sobre el patrimonio cultural y la educacion durante la Guerra Civil Espanola. Madrid: Direccion General de Bellas Artes y Archivos.

Benitez Marco, P. (2014) Aurea Lucinda Javierre Mur (1898-1980): su ideal feminista catolico. En Cenarro, Angela y Illion, Regine (eds.) Feminismos: contribuciones desde la historia. Zaragoza: Prensas Universitarias de Zaragoza, 159-188.

Calamita, G. (1936) El peor estupefaciente. Boletin de Educacion de Zaragoza, 3.

Castro y Calvo, J. M. (1968). Mi gente y mi tiempo. Zaragoza: Libreria General.

Cuguero, M.; Boada, M.T.; Allue, V. (2006). El Servei de Bibliotheques del Front: 1936-1939. Barcelona, Diputacio de Barcelona, 1995.

Dupla Ansuategio, A. (2012). La revista falangista Jerarqvia y el modelo imperial romano. Vasconia: Cuadernos De Historia--Geografia, 38, 813-837.

La Fiesta del Libro (1938). El Noticiero, 22 de abril de 1938.

Garcia Ejarque, L. (2000). Historia de la lectura publica en Espana. Gijon: Trea.

Gomez Andres, A. (2013). Teresa Andres. Biografia. Valencia: Universitat de Valencia.

Herraiz, I. (1937) Zaragoza ha enviado 7.000 libros para el Ejercito. El Noticiero, 23 de febrero.

Kuehl Harbaugh, J. (1984) The effectiveness of bibliotherapy in teaching problem solving skills to female juvenile delinquents. A Dissertation Presented to The School of Graduate Studies Drake University. <http://escholarshare.drake.edu/ bitstream/handle/ 2092/666/dd1984jkh.pdf?sequence=1> [Consulta: 12/03/2015]

Lacarra, J. M. (1946). Mandatos reales navarro-aragoneses del siglo XII, Estudios Edad Media, Corona de Aragon, 2, 425-431. <www.memoriadigitalvasca.es/bitstream /10357/20065/1/106786.pdf> [Consulta: 12/02/2016]

Martinez Rus, A. (2014). La persecucion del libro: hogueras, infierno y buenas lecturas (1936-1951). Gijon: Trea.

Melero, J. L. (2006). Los libros de la guerra: bibliografia comentada de la Guerra Civil en Aragon (1936-1949). Zaragoza: Rolde de Estudios Aragoneses.

Poemas de la Falange eterna. (1938) Santander: Aldus.

Torres, M. (2011). La Biblioteca de la Universidad de Madrid durante la Segunda Republica y la Guerra Civil. Tesis doctoral. Madrid: Universidad Complutense.

Vall Casas, A. (1990). Los bibliotecarios de las bibliotecas para pacientes en Espana: evolucion historica de una profesion. Anales de Documentacion, 12, 303-319

Valls Taberner, F. (1934). Espagne. En Guide International des Archives. Europe. Paris: Institute International de Cooperation Intellectuelle de la Societe de Nations. 70-96.

Luis Blanco Domingo (1)

Recibido: 19 mayo 2017 / Aceptado: 20 de noviembre de 2017

(1) Universidad de Zaragoza. Departamento de Ciencias de la Documentacion e Historia de la Ciencia

E-mail: lmblanco@unizar.es

(2) En su constitucion destaco sobremanera Teresa Andres, funcionaria del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueologos tras ganar la oposicion el 8 de agosto de 1931. Destinada primeramente al Museo Arqueologico de Leon, fue adscrita el 9 de septiembre del mismo ano como jefa del Archivo del Palacio Real. Durante la guerra ocupo cargos de relevancia en el Ministerio de Instruccion Publica, desarrollando una intensa labor de extension bibliotecaria y fomento de la lectura en frentes y hospitales, siendo la autora de un pequeno manual tecnico, Indicaciones para la organizacion de bibliotecas de frentes, hospitales y cuarteles, Valencia: Cultura Popular, 1937, destinado a reglamentar la constitucion y el funcionamiento de las mismas. Para ampliar su biografia, vease (Gomez Andres, 2013).

(3) ABUZ. Memoria de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza 1936.

(4) ABUZ. ARTIGAS, Miguel. Memoria sobre el Servicio de Lectura para el Soldado en Hospitales y Frentes. Zaragoza, 14 de mayo de 1938.

(5) En el archivo de la BUZ hemos localizado una nota sin fecha ni remitente, pero dirigida a Artigas, en la que se le encarga oficialmente del servicio: Aprobada por la Junta Nacional de Defensa la iniciativa de crear y organizar bibliotecas circulantes para los hospitales militares y frentes dirigidas por el personal facultativo del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios, teniendo en cuenta sus condiciones de inteligencia, moralidad, laboriosidad y patriotismo, he acordado designar a V.S. para la inmediata direccion en ese servicio que se centralizara en la biblioteca universitaria de esta ciudad. ABUZ. Comunicaciones oficiales. Nota dirigida a Miguel Artigas en la que le encarga la direccion del Servicio de Lecturas del Soldado. (s.f).

(6) Lasso de la Vega solicito una subvencion para acudir a los Estados Unidos a la Junta de Ampliacion de Estudios en 1930, aprovechando la invitacion que le habia cursado la Spanish School of Middlebury para impartir unas conferencias en los cursos de verano de ese mismo ano. El objetivo era estudiar la organizacion de la Biblioteca Publica de Nueva York. La peticion fue atendida, y se le concedio la financiacion de la estancia entre el 15 de junio y el 15 de septiembre. JAE. Expediente Javier Lasso de la Vega. JAE 84-80. Disponible en http://archivojae.edaddeplata.org/jae_app/ [Consulta: 16 de marzo de 2015]. Tras ello, dinamizo desde su Seminario de Biblioteconomia de la Universidad de Madrid a principios de los anos 30, toda una serie de experimentos y practicas relacionadas con la aplicacion del valor terapeutico del libro y la lectura y la necesaria adaptacion profesional de los bibliotecarios a una nueva actividad, convirtiendose en un autentico pionero en Espana (Vall Casas, 1990: 303-319). En 1993 crearia un servicio circulante de Lecturas en el Hospital Clinico de Madrid cuando era director de la Biblioteca universitaria en 1933. El exito de la experiencia le indujo a proponer su generalizacion a otros centros. (Marta TORRES, 2011: 155-160).

(7) ABUZ. Circular a los jefes de establecimiento del Servicio de Lectura del Soldado. Septiembre de 1936.

(8) ABUZ. ARTIGAS, Miguel. Memoria sobre el Servicio de Lectura para el Soldado en Hospitales y Frentes. Zaragoza, 14 de mayo de 1938.

(9) ABUZ. Oficio de Millan Astray a Miguel Artigas, Inspector General de Bibliotecas sobre la unificacion del Servicio de Lecturas para el Soldado con el destinado a las bibliotecas para hospitales. Salamanca 17 de agosto de 1937.

(10) La Delegacion de Prensa y Propaganda, con sede en Salamanca, solicita a Artigas informacion sobre las personas que han de encargarse del servicio en las diversas capitales de provincia en la que existen subdelegaciones de la misma. ABUZ. Oficio de la Delegacion de Prensa y Propaganda a Miguel Artigas solicitando la relacion de las personas dedicadas al Servicio de Lecturas del Soldado Salamanca, 13 de octubre de 1937. Contesta el 14 de diciembre del mismo ano indicando que ya envio la relacion con fecha 19 de octubre. ABUZ. Oficio de Miguel Artigas a la Delegacion de Prensa y Propaganda sobre las personas dedicadas al Servicio de Lecturas del Soldado en la zona nacional, 14 de diciembre de 1937. El listado que proporciono fue el siguiente: Javier Lasso de la Vega (Sevilla); Ricardo Magdaleno (Valladolid); Blas Taracena (Cordoba); Manuel Machado (Burgos); Salvador Parga Pondal (La Coruna); Carmen Jalon (Leon); Juan Irigoyen (Bilbao); Constantino Ballester (San Sebastian) y Carmen Pescador (Zamora)

(11) ABUZ. Informe de Miguel Artigas sobre el Servicio de Lecturas del Soldado. Zaragoza, 14 de mayo de 1938

(12) El nombramiento se produjo el 2 de septiembre de 1937. ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Oficio de Miguel Artigas a Javier Lasso de la Vega, Agregado a la Biblioteca Universitaria de Sevilla comunicandole su nombramiento como jefe del Servicio de Lecturas del Soldado del distrito de Sevilla. Zaragoza, 2 de septiembre de 1937.

(13) ABUZ. Informe de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas sobre el Servicio de Lecturas del Soldado en la provincia de Sevilla, Sevilla, noviembre de 1937

(14) Ibidem

(15) Ibidem. La mayor parte de las veces tenia como destinos la Catedral, el Museo de la ciudad y al Alcazar.

(16) "He podido comprobar que se me mantiene al frente de este Servicio de Lectura para el Soldado y aunque lo desempeno con el maximo agrado e interes, creo de mi deber pedirle a Vd. Que considere si no seria muy conveniente que otro companero adscrito permanentemente a esta ciudad deberia sustituirme para que no se de el caso de que al tomar Madrid, si ello no concurriera con la terminacion de la guerra, se encontraria el que hubiera de sustituirme con un servicio desconocido y planteado segun normas que pudieran ser o no de su agrado. Yo le invito a Vd. a que medite sobre ello con el interes que Vd. pone al servicio de los problemas del Cuerpo y sin olvidar ni por un instante que estas consideraciones no significan en manera alguna deseo por mi parte de abandonarlo, sino al contrario servirlo con la maxima eficacia. Como podra Vd. Comprobar por la firma de cuanta propaganda vengo haciendo en favor de este Servicio, los presto con absoluta reserva de mi nombre para evitar todo caracter personal". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas sobre la posibilidad de ser relevado al frente del Servicio de Lecturas del Soldado. Sevilla, 23 de noviembre de 1937.

(17) "Yo le estimaria muy cordialmente se sirva tener la bondad de darme instrucciones respecto a lo que debo hacer" Ibidem

(18) "En este mes comenzare el servicio de Bibliotecas de 2a linea con circulacion a trincheras, cosa que no he podido hacer hasta ahora, por falta de medios de traslado. Con verdadero sentimiento pude comprobar que hubo camiones y autos a granel para llevar turrones, conac y vino y que yo llevo cuatro meses detras de un vehiculo en que llevar libros a los soldados, sin que me haya sido posible encontrarlo hasta ahora que al fin dispongo de el". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas sobre el Servicio de Lecturas del Soldado. Sevilla 4 de febrero de 1938. Mas adelante incluso propondra como posible sustituto idoneo a Jose de la Pena y Camara. ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas proponiendo como posible sustituto a Jose de la Pena y Camara. Sevilla 17 de febrero de 1938.

(19) Pregunta Lasso en primer lugar si considera Artigas que las obras estimadas por la censura como inadecuadas para distribuirlas a los soldados se remitan a la Biblioteca Universitaria para que alli decidan su destino final. En segundo lugar, si entra dentro de sus obligaciones servir los libros a los frentes de combate y los hospitales que se encuentren fuera de la zona jurisdiccional asumida por la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, sobre todo teniendo en cuenta los posibles conflictos que pudieran surgir con el resto de los companeros. ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas sobre el Servicio de Lecturas del Soldado. Sevilla, 17 de febrero de 1937.

(20) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Miguel Artigas a Javier Lasso de la Vega respondiendo a sus dudas sobre el funcionamiento del Servicio de Lecturas del Soldado. Zaragoza 24 de febrero de 1937.

(21) En buena parte de las autoridades militares del ejercito sublevado existia la conviccion de que el escaso control sobre la edicion de los libros habia sido una de las causas determinantes del conflicto. Era necesario por tanto distinguir entre libros buenos y malos, condenando a estos ultimos bien a su destruccion o a su desactivacion en zonas especialmente senaladas en las bibliotecas, los llamados infiernos. El decreto de 23 de diciembre, publicado en el Boletin Oficial del Estado del dia 24 del mismo mes, que declaraba ilicitas obras "de literatura pornografica y disolvente" muestra esa aversion, ratificada en publicaciones como En el amanecer de Espana de Fernando Garcia Montoto, uno de cuyos capitulos lleva el expresivo titulo de "Estupefacientes del alma (el libro y la prensa mal inspirados, germen del odio y de la destruccion revolucionaria)", o el propio articulo del rector Calamita (1936)

(22) ABUZ. Memoria de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, 1936.

(23) "En la Biblioteca Universitaria (Plaza de la Magdalena) se ha establecido el servicio de prestamo de libros a los Hospitales. Para este fin se admiten donativos en libros y en metalico en la Secretaria de esta Biblioteca de 9 a 1 de la manana. Grandes consuelos puede producir un buen libro en el espiritu de un convaleciente. Todos tenemos en casa libros ya leidos que pueden tener ahora mas que nunca un destino patriotico. En todas las editoriales, en todas las librerias hay siempre considerable numero de volumenes retirados de la venta; ningun espanol ni espanola negara unos centimos para adquirir un libro que pueda causar distraccion y llevar alegria a quienes han expuesto su vida por Espana.

Son varios y llegados por muy varios caminos ofrecimientos importantes y con el fin de organizar metodicamente este importante servicio se establece este prestamo que esperamos ha de hallar en donantes y en lectores una excelente acogida.

Se hara publica la relacion de las personas y entidades que cooperen a este servicio. "Nota de prensa del Rectorado a los zaragozanos" Heraldo de Aragon, 2 de septiembre de 1936.

(24) "Se han recibido en la Biblioteca de la Universidad, con destino a los hospitales, donativos de libros de los senores siguientes: Don Angel Pueyo, dona Pilar Marco, don Julian Conejero, don Prudencio Martin, dona Carmen Aspiroz, senorita Maria Jesus Caballero, dona Elena Ibanez, don Luis Beneyto, don Juan Ilarri, don C. Sancho, Asociacion de Maestros Catolicos, director de la escuela Ramon y Cajal, Juventud Femenina de Accion Catolica, senorita Carmen Serrano, El Eco de la Cruz, don Esteban Sancho Sala, don Carlos Sanchez Peguero. Tambien se han recibido los siguientes donativos en metalico: Don Miguel Lopez de Gera, 50 pesetas; recaudado en la Biblioteca, 28. Heraldo de Aragon, 21 de marzo de 1937. La publicacion de "listas blancas" de donantes y suscriptores fue una practica muy habitual en la retaguardia zaragozana como muestra de apoyo social a la sublevacion, en este caso refrendada ademas con la presencia del alcalde Lopez de Gera con una aportacion en metalico. Para ampliar la conexion de la sociedad zaragozana con el bando nacional, vease ALCALDE FERNANDEZ (2010).

(25) Una prueba de esa supervision nos la ofrecen los impresos que, firmados por el propio comandante Pardo, se dirigian a los directores de los hospitales para que estos eligieran un capellan del centro como encargado de la distribucion, desinfeccion y peticion de las nuevas obras requeridas por los heridos, debiendo dirigir su respuesta a la Delegacion Militar como coordinadora del proceso. ABUZ, Servicio de Lecturas del Soldado. Oficios. Impreso dirigido a los directores de hospital por la Delegacion Militar de la 5a Region Militar sobre la eleccion del capellan como encargado de la gestion de los libros. La vinculacion se mantiene hasta el 23 de julio de 1938, fecha en que se disuelve la Oficina de Prensa y Propaganda del 5 Cuerpo de Ejercito, y sus competencias pasan a ser asumidas por el Ministerio de Educacion Nacional, siendo el interlocutor Pedro Sanchez Viejo en su calidad de director de la Biblioteca Universitaria de Zaragoza. ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Oficio del comandante Pardo dirigido a Aurea Javierre informando de que el interlocutor del Servicio pasa a ser Pedro Sanchez Viejo, director de la BUZ. Zaragoza 23 de julio de 1938.

(26) Clotilde Iniguez nace en enero de 1906. Licenciada en Farmacia, ingresa en el Cuerpo Auxiliar de Archivos, Bibliotecas y Museos el 9 de enero de 1933, con destino en el Archivo de Hacienda de Zaragoza. Al inicio de la contienda se encontraba en Sadaba disfrutando del permiso de verano concedido por la Biblioteca Nacional. Ese mismo dia manifesto su adhesion al levantamiento militar en la propia localidad zaragozana, y en agosto de 1936 ante Gonzalo Calamita, Rector de la Universidad de Zaragoza. Fue adscrita desde su creacion al Servicio de Lecturas al Soldado. A traves de su expediente de depuracion podemos comprobar que milito desde 1933 en Accion Popular. Sus testigos para refrendar todas las manifestaciones incluidas en el mismo fueron Julio Vidal Compaire, Nicolas Fernandez Victorio y Angela Garcia Rives. El 31 de mayo de 1940 Miguel Gomez del Campillo concluye que continue en el servicio sin imposicion de ninguna sancion. AGA. Educacion. Iniguez Galindez, Clotilde. Expediente de depuracion. Caja 31/6059.

(27) Segun la Memoria de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza de 1938, fallecio el 1 de diciembre de ese mismo ano.

(28) Serafina Javierre Mur, hermana de Aurea, nace el 24 de mayo de 1901. Ayudante interina de italiano en el Instituto de Zaragoza en 1930, donde habia cursado el bachillerato. Profesora mercantil, ingresa en el Cuerpo Auxiliar de Archivos, Bibliotecas y Museos el 9 de enero de 1933. Destinada en el Archivo Historico y de la Audiencia Territorial de Zaragoza, durante la guerra colabora activamente en el Servicio de Lecturas del Soldado, el servicio de informacion de heridos, el hospital de la Cruz Roja. Gomez del Campillo resuelve el expediente sin que le sea impuesta ningun tipo de sancion el 31 de mayo de 1940. Desarrollo buen parte de su carrera profesional en el Archivo de la Audiencia de Zaragoza. El 18 de abril de 1968 mediante concurso ocupa la plaza en el Servicio de Deposito Legal de Carlos Rodriguez Joulia-Saint Cyr, que fue destinado a la Biblioteca Nacional. Jubilada en 1971. AGA. Educacion. Javierre Mur, Serafina. Expediente de depuracion. Caja 31/6059.

(29) Gustavo Alares revela que Ruth Quellemberg habia sido colaboradora del Instituto de Estudios Medievales en Madrid. Desde 1940 trabajo como bibliotecaria en el Instituto de Historia Jeronimo Zurita del CSIC, que en 1939 sustituiria al primero. En 1943 formaba parte de la Escuela de Estudios Medievales de Zaragoza, y bajo la coordinacion de Jose Maria Lacarra era la encargada de supervisar, junto a Carlos Corona, la elaboracion de ficheros bibliograficos destinados a auxiliar a los alumnos de la Facultad de Filosofia y Letras. Durante la posguerra estuvo estrechamente vinculada a los servicios culturales de Falange. (ALARES LOPEZ, 2007: p. X). Segun Jose Maria Lacarra, publico "Los mandatos reales de los reinados de Berenguer IV y Alfonso II". En Homenaje a Finke, Revista Zurita (1935), fasc. 3-4. aportacion que sin embargo no ha podido ser localizada. (LACARRA., 1946: pp. 425-431).

(30) El 25 del mismo mes Diego Gazapo, jefe de Estado Mayor de la Division, le indica que forman parte de los mismos el Hospital Militar, Hospital Civil, Residencia de Estudiantes, Gran Politecnica Torres, Colegio de la Ensenanza, Facultad de Ciencias, Instituto Goya, Calatayud, Huesca, Teruel, Cruz Roja de Zaragoza. ABUZ. Oficio de Diego Gazapo, Jefe de Estado Mayor de la 5a Division, notificando a Pedro Sanchez Viejo los hospitales que forman parte de su jurisdiccion. 25 de septiembre de 1936.

(31) Incluia a Aurea Javierre, Clotilde Iniguez, Angeles Iniguez, Serafina Javierre y Ruth Quellenberg, auxiliar de la Universidad de Zaragoza. 24 de abril de 1937. ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado Carta de Sanchez Viejo al General Jefe de la 5a Region Militar. 24 de abril de 1937.

(32) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Carta de la seccion provincial de Falange Espanola y de las JONS al Director de la Biblioteca Universitaria de Zaragoza comunicando el nombramiento de personas de apoyo al Servicio. 19 de septiembre de 1937 y ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Carta de los Requetes de Aragon al Director de la Biblioteca Universitaria de Zaragoza comunicando el nombramiento de personas de apoyo al Servicio. 19 de septiembre de 1937.

(33) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Nota presentada al General de la 5a Division Organica Miguel Ponte y Manso de Zuniga por Miguel Artigas y Sanchez Viejo sobre la evolucion del Servicio. 15 de enero de 1937.

(34) "El senor Sanchez Viejo ejerce una escrupulosa censura en los envios de libros. Nos muestra un rincon de la biblioteca que el califica de "El Infierno". Los donativos de libros pasan por el vigilante tamiz de la mirada inquisitorial del director de la biblioteca. Toda la literatura deprimente, llena de blandenguerias pacifistas que disimulaban el imperialismo de Moscou; la torpe ola de literatura pseudo-cientifica, una forma mas de la subversion comunista que ensuciaba los escaparates de las librerias, es sistematicamente apartada de los envios de libros". HERRAIZ (1937)

(35) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Carta de Pedro Sanchez Viejo a Sandro Machetti solicitando obras en italiano para el Servicio. 10 de marzo de 1937.

(36) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Carta de Pedro Sanchez Viejo al editor de la revista Letras para que envie ejemplares de sus novelas para el Servicio. 27 de septiembre de 1937.

(37) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Carta de Pedro Sanchez Viejo a Joaquin San Nicolas Francia para que remita ejemplares de su obra Alma Nacional con destino al Servicio. 28 de septiembre de 1937. Se trata de la obra Alma Nacional: canciones de guerra y paz. Zaragoza: Heraldo de Aragon, 1937, una seleccion de las poesias publicadas por el sacerdote aragones en las paginas del diario en las que proclama la absoluta adhesion y fidelidad de la Iglesia catolica a Franco. (MELERO, 2006)

(38) "Libros para llenar las horas abrumadoras de tedio de los hospitales; las horas de los parapetos, cuando la vigilia tensa agota mas que la lucha. El ilustre director de la BN, don Miguel Artigas, y con el todo el Cuerpo de archiveros y bibliotecarios han puesto al servicio de esta idea toda su erudicion y entusiasmo. Nadie como ellos, magnificos vigilantes de la cultura, podia comprender mejor la necesidad de cumplir esta piadosa tarea que hace llegar la voz amiga del libro a las salas de los hospitales y a las trincheras. Ellos, para quienes el libro es un poco el pan nuestro de cada dia, sabian que nuestros soldados querian leer, y que la Patria no podria privar a sus mejores hijos del amable regalo de la lectura". HERRAIZ (1937)

(39) Ibidem

(40) Ibidem

(41) "Recordar las viejas lecturas heroicas de la ninez para volver a vivir las ilusiones de los dias ingenuos. Otra vez Buffalo Bille, el buen amigo, senor de las praderas, volvera a cabalgar en extasis sobre el rumor heroico de la guerra, Pico de Aguila, Sandokan, el capitan Nemo ... voces antiguas de la infancia, apagadas y lejanas, volveran a narrar a nuestros soldados bellas rutas de valor y honor. Los camaradas inolvidables de nuestras primeras lecturas iran a las trincheras a conversar con sus viejos amigos ... Para que los soldados espanoles encuentren a sus heroicos amigos entre estos vientos de cruzada." Ibidem

(42) Ibidem

(43) Ibidem

(44) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Informe de Javierre al Subdelegado de Prensa y Propaganda sobre el Servicio de Lectura. Zaragoza 14 de septiembre de 1937.

(45) "sobre todo de la coleccion Molino (series azul y oro)", cuyas peticiones no se podian afrontar debido a que se hallan agotados todos los recibidos "y no haber existencia de ellos en las librerias" Ibidem

(46) Para ampliar contenidos sobre su pensamiento catolico, vease (BENITEZ MARCO, 2014: 159-188).

(47) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Visita realizada por Aurea Javierre el 21 de septiembre de 1937 para inspeccionar los servicios de la obra Lectura para el Soldado en los Hospitales Militares de Alhama de Aragon, Ateca y Calatayud

(48) Ibidem

(49) MARTINEZ RUS, 2014: 19

(50) "Lector: devuelve este libro despues de leerlo, otro enfermo lo espera. Tu puedes leer los que otros han leido ya.

Lector: piensa que estos libros son para todos los enfermos y heridos

Lector: libro estropeado o sucio es libro perdido

Lector: los libros son para los enfermos; dejarlos salir del Hospital o sacarlos es una mala accion". ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado.

(51) En una nota manuscrita dirigida al Comandante Militar de Jaca, Sanchez Viejo le comunica que "atendiendo el deseo del Excmo. Sr. D. Emilio Mola, general Jefe del Ejercito del Norte, de que se establezcan bibliotecas circulantes en los frentes, esta Biblioteca tiene el gusto de enviar a V. 7 paquetes que contienen 152 volumenes con destino a las secciones dependientes de su mando. ABUZ. Correspondencia oficial. Nota de Pedro Sanchez Viejo al Comandante militar de Jaca comunicando el envio de libros al general Mola. Zaragoza, 10 de febrero de 1937. En el anexo IV se incluyen el numero de volumenes solicitados por los combatientes de forma individual y los enviados a las zonas de los frentes. Vease Anexo IV.

(52) AGA. Educacion. Aurea Javierre Mur. Expediente de Depuracion. Caja 31/6055, no 14068-2-32

(53) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Gomez del Campillo a Javierre sobre la disposicion del documento de identidad como asesor auxiliar de la Defensa del patrimonio Artistico Nacional. Vitoria 15 de diciembre de 1938.

(54) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lasso de la Vega a Aurea Javierre para que contacte con los senores Revest y Corzo y Agelet Gose encargados del Servicio de Lecturas del Soldado en las provincias de Castellon y Lerida. Vitoria 3 de agosto de 1938.

(55) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lluis Revest y Corzo a Aurea Javierre sobre el numero de hospitales bajo su jurisdiccion. Castellon, 23 de septiembre de 1938.

(56) Parecio existir cierto exceso de celo en los cometidos que asumio Javierre con respecto a la organizacion del servicio en Castellon, hasta el punto de que el propio Lasso le envia un oficio en el que censura su grado de implicacion, y concluye que es a el a quien compete mandar instrucciones. ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Lasso a Aurea Javierre sobre el limite de sus competencias territoriales. Vitoria 21 de octubre de 1938.

(57) AGA. Educacion. Aurea Javierre Mur. Expediente de Depuracion. Caja 31/6055, no 14068-2-32. La resolucion firmada por Miguel Gomez del Campillo el 27 de mayo de 1940 es de no aplicar ninguna sancion. Actuaron como testigos el archivero y sacerdote Benito Fuentes Isla, quien fuera en 1942 nombrado Inspector General de Archivos y en 1945 Director del Archivo Historico Nacional; Antonio de Torres Gasion, director accidental del Archivo Historico Nacional en 1937 en el Madrid republicano; y Nicolas Fernandez Victorio.

(58) ABUZ. JAVIERRE, Aurea. Informe sobre el Servicio de Lecturas del Soldado (s.f.)

(59) [sin ellos] "nadie podia comprender mejor lo que hay de continuidad historica en esta magnifica Cruzada" Ibidem

(60) "Cuando nuestros soldados tan generosamente ofrecen su vida por la patria, no podemos regatear unos libros que distraigan sus dolores y endulcen su soledad. Si la lectura es siempre prenda inestimable mucha mas lo sera para los heridos en quienes todos los dolores toman cuerpo y presencia. Cuando sufre, el hombre vuelve con mas reiterado afan sus ojos y su espiritu hacia los libros. Sujeta entre sus paginas, la imaginacion, que el dolor exalta, reposa y el animo se templa y fortalece. Todos tenemos obras ya leidas que sin gran sacrificio podemos ofrecer y acaso me atreveria a pedir alguna de las amorosamente guardadas para que nuestra ofrenda tuviese ademas un valor espiritual" Ibidem

(61) "Ayer un soldado a quien la fiebre impedia leer me rogo que dejase sobre su mesa una novela. Poco despues era trasladado de sala y lo primero que pidio fue que le llevasen su libro. Todos los reciben con verdadera alegria: yo quiero una novela de aventuras, dice un soldadito (casi un nino), porque soy muy aventurero y un bravo legionario que a su lado convalece de una terrible herida, pide una novela historica, porque las aventuras, dice, prefiero vivirlas. No falta tampoco el soldadito ingenuo, que con la mirada un poco lejana pensando acaso en la novia ausente, timidamente pregunta ?Podria Vd. traerme una novela de amor?" Ibidem

(62) "Son tambien muy solicitados los libros de viajes a traves de cuyas paginas la misteriosa emocion de lo desconocido distrae el espiritu sin fatigarlo, las finas historias caballerescas en las que aparece la fisonomia de la edad media con sus luchas y sus inquietudes y nuestra incomparable novela de costumbres llena de gracejo y de color" Ibidem

(63) Ibidem. Curiosamente, en esta breve relacion de autores figuran algunos que, como Valera o Palacio Valdes, veian retiradas sus obras por las Comisiones Depuradoras de los Distritos Universitarios. Incluso causa mayor sorpresa comprobar la presencia de Antonio Machado, aunque sea de forma implicita con la formula "los Machado".

(64) "Piden nuestros soldados con frecuencia biografias de personajes ilustres, heroes y santos y lecturas historicas que narren y comenten los grandes hechos que trazaron el camino de la humanidad. Entre estas, les interesan extraordinariamente las primeras series de los Episodios Nacionales de Perez Galdos. No solo son frecuentemente solicitadas sino que su lectura es muy oportuna en estos momentos. Cierto que no necesitan nuestros soldados nada que acucie y estimule su valor, tan heroica y repetidamente probado, pero al hojear sus paginas y revivir roda la grandeza de Bailen, Gerona, el dos de Mayo y los sitios de Zaragoza tiene que servir de consuelo a sus sufrimientos saber que, nuevos heroes de otra guerra de independencia, la historia recoge y glorifica sus dolores", Ibidem

(65) Ibidem

(66) ABUZ. Nota manuscrita de Aurea Javierre sobre el alcance y operatividad del Servicio de Lecturas (s.f.).

(67) Ibidem

(68) que "ha hecho en todo momento cuanto le ha sido posible para facilitar esta labor" Ibidem

(69) En una carta fechada en Vitoria Lasso manifiesta su pesar a Javierre por "el asesinato de sus familiares oscenses a manos de esos barbaros marxistas". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre ofreciendo su pesame por el asesinato de sus familiares oscenses. Vitoria, 22 de abril de 1938.

(70) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificandole el envio de una memoria sobre el estado de los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Zaragoza 12 de julio de 1938

(71) (Guide Internacional, 1934)

(72) (VALLS TABERNER, 1934: 70-96)

(73) "recuerdo que recogimos en el Archivo de la Corona de Aragon para esta guia toda la bibliografia sobre archivos espanoles. Seria ahora de indudable utilidad". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificandole el envio de una memoria sobre el estado de los archivos, bibliotecas y museos catalanes. Zaragoza 12 de julio de 1938.

(74) La propuesta sigue la orden que habia firmado Sainz Rodriguez como ministro de Cultura el 28 de junio de 1938. "Orden disponiendo que el dia 16 de julio se verifique una colecta de libros con destino al personal de la Marina de Guerra". Boletin Oficial del Estado no 5, de 5 de julio de 1938

(75) "mucho si se tiene en cuenta que Zaragoza esta agotada y no hay ya un libro". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la recaudacion durante la Fiesta del Libro en Zaragoza. Vitoria 1 de agosto de 1938. Los libros fueron depositados en la BUZ y del dinero se hizo cargo Gomez del Campillo, inspector general de archivos y bibliotecas. Oficio de 2 de agosto de 1938 de Aurea Javierre a Lasso de la Vega.

(76) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Aurea Javierre a Lasso de la Vega anunciando el envio de 15 cajas de libros procedentes de la colecta de la Fiesta del Libro en Zaragoza. Zaragoza 19 de noviembre de 1938.

(77) "... de no tener organizado el servicio en debida forma distribuir los libros a voleo es tirarlos sin resultado practico". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la necesidad de modificar el modelo organizativo del Servicio de Lectura del Soldado. Vitoria 16 de septiembre de 1938.

(78) ABHMV. Fondo Lasso de la Vega. Carta de Lasso de la Vega a Aurea Javierre sobre la posibilidad de nombrarla directora nacional del Servicio de lecturas del Soldado. Vitoria 22 de noviembre de 1938.

(79) ABUZ. LASSO DE LA VEGA, Javier. Instrucciones para el Servicio de Lecturas para el Soldado en los Frentes y Hospitales. Vitoria, 1938.

(80) Lasso envio dos oficios a Zaragoza a los que adjunto las citadas instrucciones. El primero iba dirigido a Aure Javierre como Jefe del Servicio de Lecturas para el Soldado en los Frentes y Hospitales. Vitoria, 12 de mayo de 1938. El segundo tenia como destinatario a Miguel Artigas en su calidad de Inspector General de Bibliotecas. ABUZ. Oficio de Javier Lasso de la Vega a Aurea Javierre y Oficio de Javier Lasso de la Vega a Miguel Artigas notificando el envio de las Instrucciones para el Servicio de Lecturas para el Soldado. Vitoria, 18 de mayo de 1938

(81) Ibidem

(82) Recuerda que el nombre de la primera biblioteca fundada en Egipto puede traducirse al espanol como remedio del alma. Ibidem

(83) La inclusion de la literatura como parte del tratamiento de los pacientes tuvo una considerable fortuna bibliografica en Estados Unidos en esa decada. Resultan muy significativos los trabajos del ya mencionado CLARKE "Books for the Convalescent", Library Journal, December 1, 1937, pp. 893-95. Pero tambien SHOREY, Katherine. "The Hospital Library". Library Journal, December 1, 1937, pp. 895-97; Zoe WRIGHT, bibliotecaria del Hospital Universitario de la Universidad de Iowa, escribio "Bibliotherapy in a Children's Hospital", Library Journal, December 1, 1937, pp. 898-900 A finales de los anos 30 incluso comenzo a barajarse la posibilidad de considerar la biblioterapia como una disciplina cientifica, a traves de articulos como el de BRYAN, Alice I. "Can There Be a Science of Bibliotherapy?". Library Journal, October 15, 1939, pp. 773-76. (KUEHL HARBAUGH, 1984)

(84) "Afirma el Dr. Clarke que la medicina cientifica moderna reconoce que todo enfermo sufre una depresion mental durante su enfermedad y que todo tratamiento medico debe llevar consigo la aplicacion de toda clase de factores que puedan contribuir a crear un estado emocional de optimismo. Durante la enfermedad, el temor y la ansiedad que provoca la dolencia la perspectiva de un futuro incierto, el eco que los sufrimientos hallan en la economia personal del paciente, las molestias fisicas y largas horas de aislamiento fomentan largas instrospecciones que combinadas dan origen a un estado psicologico deprimente. La mejor medicina para combatir estos estados son los libros." ABUZ. LASSO DE LA VEGA, Javier. Instrucciones para el Servicio de Lecturas para el Soldado en los Frentes y Hospitales. Vitoria, 1938.

(85) "Seria vano intento el pretender desplegar una labor cultural con el paciente. Salvo en casos raros en que esto lo reclamase. Y aun asi habria que tener en cuenta que al enfermo podia pedir libros de estudio mas o menos serios guiado por un falso aprecio de la actual condicion de sus facultades o bien llevado por un prurito vanidoso de impresionar ya al bibliotecario ya a los companeros de hospital" Ibidem

(86) "Deben abolirse en los hospitales aparte de las lecturas de indole inmoral, sexual, antirreligiosa o de politica contraria al regimen, todas aquellas otras de desenlace fatalista o que anuncia cualquier rebeldia intima" Ibidem

(87) Lasso pone como ejemplo cualquier novela de querellas familiares en la que "el protagonista fuese un ser digno de lastima, llevariales por un lado a sentir como suyas las desgracias del protagonista, uniendose a los pesares reales producidos por la enfermedad, los imaginados del heroe de la novela" Ibidem

(88) Ibidem

(89) Los campos de que consta la plantilla son los siguientes: Sala; no de cama; Nombre y naturaleza del hospitalizado; Titulos y profesion; ?Que libro le ha gustado mas?; ?Cuales son sus aficiones literarias; ?Que peliculas le gustaron mas?; Tipo de dolencia; y Lectura solicitada, Ibidem

(90) "la del soldado que en vez de pedir novelas reclama cuentos para poder contarlos a su vez a sus hijos cuando regrese del frente. El conductor de automoviles que solicita libros de mecanica para ser mas eficaz en su profesion cuando abandone el hospital. El gitano que inquiere por el pleito de Jesus, ese que mataron los judios. El que no pide sino una cartilla para aprender a leer durante los descanso de la guardia en las trincheras, o para ensenarselo al companero analfabeto en la sala del hospital" Ibidem

(91) El modelo de las etiquetas tambien estaba determinado, y el membrete contenia estos campos: Lecturas para el soldado en el frente y hospitales, Delegacion de...., Envio de...., La correspondencia se dirigira al Jefe del Servicio en la Biblioteca de ...

(92) Ibidem

(93) A Sixto Casamayor se le censuran El milagro del Padre Malaquias de Howard Marshall y Las fronteras de la pasion de Alberto Insua. A Jose Robles: La Venus miente de Rafael Lopez de Haro. A Carolina Miguel: La vida amorosa de Luis XIV escrita por Loiuis Bertrand, y La Vida amorosa de Madame Pompadour de Marcelle Tinayre. A la Sra. Gascon de Arpal: Publicanos y pecadores de M.E. Bradon; La hija abandonada de Elaine Coffman; y las obras de Carolina Invernizio El seductor, La lucha por el amor, Los traumas del adulterio, Misterios de las buhardillas y La revancha del macho y a Vicente Barra diversas novelas de la misma escritora italiana: La novia del bersagliere, Los siete cabellos de oro del Hada Gusmara, El marido de la muerta y La pecadora.

(94) Miguel Artigas en una carta dirigida a Lasso de la Vega, ofrece sus opiniones con respecto a las listas de los libros enviados a los cuarteles por el Servicio, y es consciente de que muchos de ellos, si no pornograficos, sin son al menos inmorales, aunque matiza que esa concepcion depende del lector: "las he leido [las listas] y en algunas eh puesto consigna al margen. Son pocas. Se trata de libros si no francamente pornograficos si libros inmorales. Claro es que leyendo esto muchos de los lectores que hayan de usarlos y la intencion que lleven al leerlos. No creo que se deban destruir ninguno; pero si tal vez apartarlos. En general proceden de bibliotecas ya expurgadas". ABHMV. Fondo Lasso de la Vega Carta de Miguel Artigas a Lasso de la Vega sobre libros inmorales. 11 de diciembre de 1938.

(95) ABUZ. JAVIERRE, Aurea. Memoria de los actos celebrados en Zaragoza con motivo de la Fiesta del Libro. Zaragoza, 23 de abril de 1938.

(96) "Orden dictando reglas sobre la celebracion de la Fiesta del Libro". Boletin Oficial del Estado no 541, 15 de abril de 1938. La orden, firmada por Sainz Rodriguez, establecia que todas las universidades y centros de ensenanza en general celebraria sesiones solemnes de ensalzamiento del libro, y que todas las instituciones publicas dedicaran un minimo del 1% de las subvenciones recibidas para la compra y reparto de libros de autores clasicos espanoles y publicaciones editadas por el Servicio de Propaganda del estado, y los ayuntamientos una cuantia del medio al 3 por mil de su Presupuesto a dicho reparto, y creacion o acrecentamiento de bibliotecas populares. Ademas, estos concederan permisos gratuitos para la instalacion de puestos de venta de libros en la via publica, que venderan los mismos con un descuento del 10%

(97) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Oficio de Lasso de la Vega dirigido al Jefe del Servicio de Lecturas para el Soldado en Frentes y Bibliotecas con las directrices a seguir en la Fiesta del Libro. Vitoria 11 de abril de 1938.

(98) "La celebracion de la Fiesta del Libro va a tener este ano en la Espana Nacional una modalidad nueva, a tono con el momento de guerra, que la hace sumamente simpatica. Los soldados que pelean por Dios y por Espana en los frentes de batalla, y los que contemplan el lento desfile de las horas en las salas de los hospitales de guerra, necesitan libros que, a la vez que levanten su nivel intelectual, proporcionen a su espiritu solaz y esparcimiento. A este fin se colocaran mesas petitorias en las que se recogeran cuan tos libros se donen para la Biblioteca del Soldado. Esperamos que los zaragozanos, conscientes siempre de sus deberes, se esmeraran en subvenir a esta necesidad de la guerra, regalando libros de su biblioteca, por modestos que sean, siempre que su contenido armonice con los santos ideales de la actual Cruzada, en las mesas petitorias instaladas en diversos lugares estrategicos de la poblacion". "La Fiesta del Libro", El Noticiero, 22 de abril de 1938.

(99) El reparto y la adjudicacion de las zonas fue el siguiente:

1. Plaza de Aragon: Senora del General Jefe de la 5a region Militar, general Francisco Ranoy Carvajal

2.--Paseo de la Independencia: Senora del Inspector General de Archivos, Miguel Gomez del Campillo

3.--Plaza de Espana: Senora del Presidente de la Diputacion, Miguel Allue Salvador que ostentaba ademas la representacion de Portugal

4.--Audiencia: Senora del Presidente de la Audiencia, Napoleon Ruiz Falco

5.--Plaza del Pilar: Senora del Gobernador Militar de la Plaza, senor Lasala

6. Calle del Coso: Senora del Jefe Territorial de Falange, Jesus Muro Sevilla

7. Calle Don Jaime: Senora del Secretario Politico del Fascio italiano

8. Paseo de Sagasta: Senora del Consul de Alemania

9. Coso (Calle Espartero): Delegacion de Frentes y Hospitales y Auxilio Social

10. Plaza de Sas: Sindicato Espanol Universitario, con Angela Rosignoli

(100) Ibidem

(101) Asi, la Agrupacion Aragonesa de Fabricantes de Jabones y Aceites queria entregar 500 pesetas, pero se le conmino a que, acompanados por Gomez del Campillo y una de las senoritas encargadas de la atencion a los donantes, eligieran los mas adecuados hasta alcanzar tal cantidad. Ibidem

(102) Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza en 1927 merced a su tesis Contribucion al estudio de Miguel Servet y de su obra "Syruporum", publicada en 1932 por La Academica, obtuvo ese mismo ano la licenciatura en Filosofia y Letras en el centro cesaraugustano. Fue ayudante y profesor auxiliar temporal en esta misma facultad, impartiendo Teoria del Conocimiento, Arte, Arqueologia, Numismatica, Epigrafia y Literatura Espanola. Se doctoro con una tesis doctoral dirigida por Angel Gonzalez Palencia titulada La Educacion de principes en la Edad Media segun las obras de D. Juan Manuel, y leida en la Seccion de Historia en 1940. En 1942 gana por oposicion la catedra de Literatura en la Universidad de La Laguna, y anos mas tarde se asienta definitivamente en la Universidad de Barcelona. Fruto de su interes por la literatura, durante la guerra civil publico Justas poeticas aragonesas del siglo XVII. Zaragoza: La Academica, 1937; Prosas y versos de dona Ana F. Abarca de Bolea. Zaragoza, 1938 o el prologo a la obra de Federico Torralba Soriano Notas para la creacion de un Teatro Nacional Espanol. Zaragoza, 1938. Sobre su periplo vital y el contexto contemporaneo zaragozano escribio unas interesantes memorias. (CASTRO Y CALVO, 1968)

(103) Este poema, compuesto por su autor para conmemorar la victoria en la batalla de Lepanto frente a los turcos, fue adoptado como parte del imaginario literario falangista, y utilizado en diversas publicaciones como la revista Jerarqvia. (DUPLA, 2012: 817)

(104) El poeta valenciano Rafael Duyos compuso en Romance Azul uno de los poemas escenificables mas representativos de la lirica falangista y que formo parte de la antologia seleccionada por el mismo Romances de la Falange, que tuvo varias ediciones (1937 y 1938 en Buenos Aires y 1939 en Valencia)

(105) ABUZ. JAVIERRE, Aurea. Memoria de los actos celebrados en Zaragoza con motivo de la Fiesta del Libro. Zaragoza, 23 de abril de 1938.

(106) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Oficio de Lasso de la Vega sobre la organizacion de la Fiesta del Libro. Vitoria, 16 de septiembre de 1938: "se sirva organizar en los Hospitales veladas literarias y musicales o simplemente lecturas sobre los temas: Cristobal Colon, Isabel la Catolica, El Caudillo, la Hispanidad, episodios heroicos de la historia de Espana (principalmente del Glorioso Movimiento Nacional); tambien se deberan hacer peticiones de libros con dicho destino por medio de la radio y de la Prensa".

(107) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega notificando la celebracion de una sesion literaria en la Fiesta del Libro de Zaragoza. Zaragoza 27 de abril de 1939.

(108) El poeta cordobes Marcos Rafael Blanco Belmonte muestra en este poema un verbo encendido y apasionado, con el que realiza una inmersion reivindicativa del pasado imperial espanol y del catolicismo mas beligerante como medios de contrarrestar el influjo de los enemigos de Espana, el "barbaro anarquismo".

(109) El poema de Federico de Urruria es sin duda alguna la composicion poetica laudatoria mas conocida sobre la figura de Franco.

(110) En realidad se trata de Jesus Alda Tesan, catedratico de Lengua y Literatura en diversos institutos aragoneses, amigo de Ramon Sije con el que fundo la revista catolica El Gallo Crisis en Orihuela en 1934.

(111) En esta ocasion se dispusieron solo tres lugares de recepcion y recogida: Palacio de la Diputacion, presidido por la esposa del Presidente de la Diputacion Provincial; Plaza de Espana, presidido por la esposa del Jefe Provincial de FET y de las JONS, y por ullimo Paseo de la Independencia, presidido por las mujeres integrantes del Servicio de Lectura.

(112) ABUZ. Memoria de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza, 1939.

(113) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre a Javier Lasso de la Vega sobre la Fiesta de la Raza. Zaragoza 3 de enero de 1939.

(114) ABUZ. Correspondencia oficial. Oficio de Aurea Javierre al Gobernador Civil de Zaragoza y Presidente del Patronato de Archivos. Bibliotecas y Museos comunicando que el dinero recaudado por la Fiesta de la Raza se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Zaragoza, 30 de junio de 1939.

(115) ABUZ. Servicio de Lecturas del Soldado. Cuentas justificadas Fiesta de la Raza octubre de 1938 con destino a la obra Lecturas para el Soldado. 27 de junio de 1939.
Tabla 1.--Distritos del Servicio de Lecturas del Soldado

Provincia    Responsables        Libros recibidos   Libros entregados

Avila        Pilar Loscertales         765                 150
Badajoz      Tomas Gomez         Sin movimientos por ser heridos graves
             Infante
Burgos       Martinez                          No ha remitido partes
             Burgos/Manuel
             Machado
Caceres      Jose Bueno                661
Cadiz        Rafael                   1.591                311
             Ricardo O'Leary
Cordoba      Blas Taracena            2.652               2.800
Coruna       Salvador Carmen          2.017               1.505
             Roa/
             Panga
Granada      Maria Pardo              1.976               2.012
Huelva       Carmen Nieto              640                 630
Huesca       Rosa Rodriguez           1.265               2.074
             Troncoso/Aurea
             Loriz
Leon         Carmen Jalon/            3.797               3.830
             Ursicina Martinez
             Gallego
Logrono      Juana Molina             3.488           386 + obras a
             Fajardo                                  censurar 944
Lugo         Amalia Prieto                                3.225
Malaga       Francisco Baguena        6.000               4.992
Navarra      Marcelo Nunez de         11.500
             Cepeda
Orense       Datos poco
             sistematicos
Oviedo       Igual que el
             anterior
Palencia     Ramon Revilla             282
Palma de     Miguel Ferra             1.057
Mallorca
Pontevedra   Enrique Fernandez        2.808               2.808
             Villamil
Salamanca    Fulgencio Riesco/         800
             Asuncion Artigas
San
Sebastian
Santa Cruz   Eduardo Champin            80
de
Tenerife
Santander    Sin datos
Santiago     Jose Ma
             Bustamante
Segovia      Consuelo del             2.047                330
             Castillo
Sevilla      Javier Lasso             50.000             13.594
Soria        Agustin Ruiz              597                 597
             Cabriada
Teruel       Juan Gimenez Bayo         756
Toledo       Isaac Soler/Luisa                             850
             Gomez/Isabel
             Mille
Valladolid   Santiago Garcia                             11.686
             Lopez/Ricardo
             Magdaleno
Vitoria      Antonio Manueco
Zamora       Carmela Pescador          819                 711
Zaragoza     Aurea Javierre           29.096             19.791

Tabla 2.--Volumenes entregados a los hospitales del distrito de
Zaragoza

Localidad                       Hospital            Volumenes

Zaragoza                Militar                        621
                        Costa y Refugio                95
                        Academia Torres                213
                        de la Ensenanza                133
                        Residencia de Estudiantes      169
                        Falange y Escolapios           169
                        Requetes                       110
                        Provincial                     196
                        Musulman                       52
                        Cruz Roja                      65
                        Monte de Piedad                56
                        Renovacion                     50
Provincia de Zaragoza   Alhama de Aragon               134
                        Monasterio de Veruela          150
                        Pedrola                        42
                        Ateca                          70
                        Sadaba                         30
Huesca                  Ayerbe                         56
Teruel                  Militar                        100
Guadalajara             Siguenza                       50
Toledo                  Hospitales militares           70
TOTAL                                                 2.631

Tabla 3.--Volumenes recogidos y censurados en las sesiones
cinematograficas

Sesion                              Obras   Retiradas    %

Cine Victoria (22/10/1937)           313        0        0
Cine Monumental (26/10/1937)         210        0        0
Cine Fronton-Cinema (29/10/1937)     551        6       1,1
Cine Monumental (31/10/1937)         315       14       4,4
Cine Victoria (04/11/1937)           147        6       4,1
Monumental (04/11/1937)              198        6       3,0
Fronton Cinema (11/11/1937)          424       18       4,2
Cine Monumental (15/11/1937)         214        2       0,9
Cine Victoria (19/11/1937)           357       13       3,6
Cine Monumental (21/11/1937)         167       18       10,8
Fronton Cinema (25/11/1937)          400       10       2,5
Cines Monumental y Victoria          467       59       12,6
  (28/11/1937 y 02/12/1937)
Cine Monumental (05/12/1937          387       46       11,9
  y 08/12/1937)
Fronton Cinema (09/12/1937)          162        1       0,6
Cine Monumental (12/12/1937)         132        0        0
Sin especificar (16/12/1937)         257        0        0
Sin especificar (19/12/1937)         107        0        0
Sin especificar (23/12/1937)         205        2       1,0
Sin especificar                      187        0        0
TOTAL                               5.200      201      3,9

Tabla 4.--Volumenes entregados a los Hospitales, 1938 y 1939

Hospitales de Zaragoza

Hospital                              1938    1939    % crecimiento

Hospital del Salvador                  216     716       231,48%
Hospital Militar                       177    1.493      88,14%
Hospital Infecciosos                   161     360       55,28%
Hospital de las Hermanitas             154     154        0,00%
  de los Pobres
Hospital Provincial                    152     820       81,46%
Hospital del Sagrado Corazon           146     412       64,56%
Hospital Mercantil                     145     258       43,80%
Hospital Cervantes                     140     357       60,78%
Hospital Clinico                       135     396       65,91%
Hospital Legionario                    127     447       71,59%
  Italiano no 9
Hospital de la Ensenanza               125     454       72,47%
Hospitales Costa y Refugio             123     749       83,58%
Hospital Academia Torres               119     478       75,10%
Hospital Pompiliano                    105     283       62,90%
Hospital de la Residencia              104     705       85,25%
  de Estudiantes
Hospital de las Adoratrices            103     103        0,00%
Hospital de la Cruz Roja               92      332       72,29%
Hospital Musulman                      75      200       62,50%
Hospital Musulman (Corazonistas)       75      60        -25,00%
Hospital Musulman (Gascon y Marin)     75      100       25,00%
Hospital Aleman                        57      57         0,00%
Hospital de Ambos Mundos               56      56         0,00%
Hospital de la Caja de Ahorros         55      183       69,95%
Enfermeria de Castillejos              55      55         0,00%
Hospital de Mutilados                  54      75        28,00%
Hospital Villa Azul                    47      47         0,00%
Hogar del Herido                       25      30        16,67%
TOTAL                                 2.661   9.380      71,63%
COPYRIGHT 2017 Universidad Complutense de Madrid
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Blanco Domingo, Luis
Publication:Revista General de Informacion y Documentacion
Date:Jul 1, 2017
Words:21708
Previous Article:Teorias implicitas sobre la pedagogia de los formadores que orientan la practica educativa en el Programa de Cultura Informacional del Sistema de...
Next Article:Bibliotecario Hibrido en bibliotecas academicas: en la realidad brasilena.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters