Printer Friendly

Libro de toros de Carlos Landeros, rechazado por INBA.

Nacido en tierra de gran tradicion taurina, Aguascalientes, el periodista Carlos Landeros repasa en su libro Grandeza y decadencia de la fiesta brava la historia del espectaculo y lo ubica entre quienes siguen viendolo como un arte y entre los que lo consideran ya como un asesinato. El volumen enfrento al autor con la Coordinacion de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, que se nego a presentarlo en la Sala Manuel M. Ponce por juzgarlo ajeno a la tradicion cultural del recinto. El duro intercambio de cartas alcanzo niveles de enfrentamiento ...

?Es el toreo un arte espectacular y patrimonio cultural de la humanidad, a decir de los taurofilos de corazon? ?O es un asesinato descarado de un ser vivo e indefenso, segun sus detractores animalistas y ecologistas? Para el periodista cultural, aficionado taurino y cronista del redondel, Carlos Landeros Gallegos, la cuestion no tiene vuelta de hoja:

"Las corridas de toros son una fiesta en vias de extincion. Llanamente son una masacre que se ha venido repitiendo a lo largo de los siglos. Los aficionados estan convencidos que el toreo es un arte; pero hay otros que piensan se trata de una muerte indigna para un ser vivo y noble, que sufre terriblemente cuando es herido con alevosia, premeditacion y ventaja."

Asi lo expone en su reciente volumen de 189 paginas Grandeza y decadencia de la fiesta brava, publicado a finales de 2016 por la Universidad Autonoma de Aguascalientes (UAA), con prologo del rector Mario Andrade Cervantes, quien asienta:

"El aficionado novel y el conocedor tienen la oportunidad de deleitar su pasion por el toreo en las paginas de este libro, permitiendonos encontrar momentos memorables y emotivos de la historia taurina, sin descuidar el lado opuesto de esta tradicion, que tambien cuenta con reconocidos pensadores y artistas quienes opinan que el toreo no es ni fiesta ni cultura..."

En el capitulo "De como nacio mi aficion por la fiesta y como se fue esfumando", Carlos Landeros, socio fundador del ya desaparecido periodico El Dia, autor de Los narcisos (Oasis, 1983), Los que son y los que fueron (prologo de Luis Mario Schneider. SEP/Gernika, 1986), Entre violetas y no me olvides (Gernika, 1991), la novela El desamor (prologo de Elena Garro; Diana, 1986), y una antologia de entrevistas. Protagonistas de su tiempo (Universidad Autonoma de Aguascalientes, 2010), confiesa:

"El gusto por la fiesta brava de mi ninez, juventud y madurez, se ha ido diluyendo al punto de haber sido asaltado por la duda: ?En verdad el toreo es un arte 'Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad', o es simplemente un engano, una reminiscencia de un rito pagano que confirmaba el vinculo entre lo sagrado y el hombre?

"Dicen los aficionados que gracias a la fiesta brava el animal de lidia sigue existiendo, y por afirmaciones de ese tipo es que se cuestiona la pervivencia del toreo. Lo cierto es que el toro bravo es un animal hermoso que si no es atacado, no embiste. Frente al hombre, el burel se aleja mansamente, sin buscar pelea, salvo que se sienta amenazado o acorralado."

Las primeras 32 paginas de Grandeza y decadencia de la fiesta brava son un repaso historico, cultural y artistico de las corridas de toros, con el capitulo "Apuntes para un ensayo sobre el toreo" que culmina en comentarios eticos de cronistas taurinos y detractores de la tauromaquia.

"Ya queda poco para que desaparezca del mapa esta fiesta y las mulitillas de arrastre se las lleven al desolladero de la historia con (Ernest) Hemingway a la cabeza", apunta el periodista Manuel Vincent (E! Pais). Landeros suma:

"?Estara esta tradicion llegando a su final porque huele mas a pasado que a presente? En Argentina, desde hace decadas se suspendieron las corridas, y el hecho no provoca tribulacion alguna; tambien en plazas de Espana y en algunos estados de la Republica Mexicana. Quiza el futuro del toro de lidia termine siendo el de una especie protegida a fin de evitar su extincion."

El cuerno de "la burocracia"

Cuando la manana el 12 de diciembre del ano pasado Carlos Landeros solicito al INBA via correo electronico presentar Grandeza y decadencia de la fiesta brava en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, Mauricio Montiel Figueiras, director de la Coordinacion Nacional de Literatura (CNL), lo rechazo por e-mail esa misma tarde:

Los libros que presentamos tanto en la Sala Manuel M. Ponce como en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes deben tener contenidos estrictamente literarios: este es el principal requisito para solicitar uno de estos recintos. El libro que propones, Grandeza y decadencia de la fiesta brava, queda fuera del perfil que cubrimos. Asimismo, nuestro calendario para los primeros meses de 2017 ya esta muy comprometido. De cualquier modo, si asi lo deseas, puedes enviarnos cinco ejemplares del libro en cuestion para que lo evaluemos para algun otro espacio.

Carlos Landeros muestra la correspondencia que sostuvo con Montiel a Proceso y relata que le extrano la respuesta del funcionario, calificandola de "burocratica", pues "habia juzgado mi libro sin leerlo, independientemente de que le gustase o no el tema". Le replico el 15 de diciembre:

La literatura y !a filosofia no solo son discursos esteticos y de pensamiento. Son relatos que representan tanto las practicas culturales como historicas, por ello no es de extranar que un gran tema como la tauromaquia haya sido tratado por el celebre espanol Jose Ortega y Gasset. Es decir, la tauromaquia es leit motiv de un sinnumero de artistas...

(El libro incluye versos de poetas como Federico Garcia Lorca, Jose Bergamin y Rafael Alberti, quienes elogiaron los toros; alude a la amistad de Hemingway con toreros. Evoca los "feos" trajes de luces que Pablo Picasso diseno para Luis Miguel Dominguin; "la serie de pinturas sobre las corridas" del artista colombiano Botero, y da como ejemplo "vivisimo" los grabados de Francisco de Goya.)

Si el Palacio de Bellas Artes, como institucion encargada de difundir y divulgar el conocimiento, le da la espalda a temas que son parte de la historia de una sociedad, como la tauromaquia, esta cerrando la posibilidad a que gran parte de la sociedad acceda al conocimiento. Me pregunto si los prejuicios pueden ser mas fuertes para decirle no a la presentacion de un texto cuyo tema es el de un sinfin de obras: la lucha entre Eros y Tanatos. Espero que otros autores en su buena voluntad de dar a conocer su obra en el Palacio de Bellas Artes, no se encuentren con actitudes obtusas que no ayudan en nada a fomentar las letras y por ende !a cultura. Considero innecesario enviarte cinco tomos de mi libro, ya que la Santa Inquisicion, de acuerdo a tu mandato, dicto sentencia sin haberlo leido.

Montiel reviro a su vez:

El tono aleccionador e insultante de tu mensaje no es el tono con que debes dirigirte a mi. Como te comente, y al igual que cualquier autor o editorial que solicite un espacio del Palacio de Bellas Artes, sin excepcion [sic], debes enviar cinco ejemplares del libro que pides presentar acompanando la solicitud de dicha presentacion. Ninguna Santa Inquisicion; son requisitos indispensables desde hace muchos anos. No cerre ninguna puerta: te indique que el libro, por su tema, no me parecia adecuado para los espacios del Palacio de Bellas Artes ...

Leyendas y villamelones

Nacido en Aguascalientes el 18 de agosto de 1935, Carlos Landeros Gallegos habia ya presentado su libro en su ciudad natal a comienzos de noviembre; desde entonces no ha tenido exito en convencer a instituciones que lo hagan en la Ciudad de Mexico (https://www.youtube.com/ watch?v=DTE8Yu;BbPXc).

El grueso del volumen abarca "Los toreros y su huella en la historia de la Fiesta" (con mayuscula) y "Semblanzas", recopilacion de textos suyos publicados en Siempre! o el periodico Excelsior desde los anos sesenta, y la revista Casa & Gente en el nuevo siglo. Reproduce cronicas y entrevistas con afamadas figuras taurinas de ayer y hoy, entre otras Antonio Lomelin, quien mato a 2 mil 200 toros, fue cornado 41 veces y se suicido (mismo fin de Juan Belmonte, El pasmo de Triana, de los renovadores del toreo del siglo XX).

Y ademas: Rafael Rodriguez, El Volcan de Aguascalientes ("me hice torero por amor"); Antonio Ordonez ("como la pintura y la musica, el toreo es una manera de materializar un sentimiento"); Paco Camino, El Nino Sabio de Camas ("desde nino nunca le he perdido la cara al toro"); Alvaro Domecq y Diez ("me gusta la clase del torero que combina el arte y el poder"); Enrique Ponce ("es un arte y no cabe duda que se trata de un espectaculo tambien"); Julian Lopez El Juli ("me gusta el torero artista"); Jose Tomas ("vivir sin torear no es vivir"), y la rejoneadora Conchita Cintron, La Diosa Rubia del Toreo, a la que Picasso dibujo montando un pegaso.

Consuelo Citron Verrill (1922-2009) fue autora de ?Por que vuelven los toreros? y la autobiografica Aprendiendo a vivir (Diana, 1979), siendo aclamada en el ruedo por Gerardo Diego, de la Generacion del 27; el versatil artista Orson Welles, y el citado narrador Hemingway, cuyo libro Muerte en la tarde (1932) ella descalifica en la entrevista de Grandeza y decadencia ...:

Hay un Hemingway que llega a Espana y se dedica a escribir un libro de toros; pero no repara en los matadores porque sabe que no le van a decir nada. Va con los peones, con los picadores, les invita un chato de manzanilla y le cuentan la mar de cuentos que Heminguiay toma como sacrosanta verdad. Nada de lo que escribe Hemingu;ay tiene un apice de verdad; pero una de las cosas que si recuerdo es que utiliza un lenguaje muy cochino ... para eso no se necesita palabras altisonantes, ni esos machismos.

(En torno al papel que asigna Enrique Ponce a escritores que han tratado la fiesta brava "como Garcia Lorca, Ortega y Gasset o Hemingway", contesto: "Lo que un genio escribe es importante, y a los toreros nos inspira conocer a estas personalidades. Hay poetas y escritores que son buenos aficionados.")

Su paisano, Rafael Rodriguez, revelo a Landeros que habia visto llorar a los toros "y no le crei, pense que tal vez se habia fumado un churro"; anos despues, "comprobe que el burel, al sentirse acorralado y herido, suelta lagrimones de dolor e impotencia, y sus mugidos erizan la piel". La inquietud lo llevo a consultar a un veterinario para saber si lo que habia visto "era real o fruto de mi imaginacion, a lo que me respondio que era verdad". El Volcan de Aguascalientes le dio un poema que escribio para publicar:
   Toro bravo, toro fiero
   [...] Tus ojos fieros de antano
   se han vuelto tiernos y dulces,
   y lagrimas van regando
   como gotas de rocio
   sobre la flor del engano ...


Y aunque Carlos Landeros dejo su ambicion de ser buen espada cuando siendo adolescente una vaquilla le hirio el muslo ("como a Teseo al intentar matar al Minotauro"), se volvio "un ferviente aficionado", llegando a ver torear a Manuel Rodriguez Manolete, Carlos Arruza y Silverio Perez, El Faraon de Texcoco. Recuerda en su apartado El misterio de la fiesta brava que mientras Garcia Lorca (cantaor de "Los cuatro muleros" y la elegia Llanto por la muerte de Ignacio Sanchez Mejias, su amigo torero y dramaturgo) expreso que "la fiesta mas culta que existe en el mundo es la brava", Luis Cemuda afirmo "que no puede aceptar la Historia de la Espana vivida y escrita por vicarios entusiastas de la muerte (epoca franquista) y juzga la vida espanola tan estupida como su fiesta de los toros". E incluye la frase del dibujante Vicente Rojo: "La cultura tiene que terminar con la barbarie de la fiesta brava."

De los cientos de miles de astados que se han sacrificado en el redondel, apenas cuenta alrededor de 400 toreros muertos en la arena de una cornada ("son pocos y, no obstante, la memoria colectiva solo recuerda unos cuantos"). Al fin, Landeros piensa que las glorias del toreo han quedado atras y que la muerte de la tauromaquia esta casi a la vuelta de la esquina:

"Los defensores de los derechos de los animales exigen que los toros sean respetados como lo que son: seres vivos ... Lo cierto es que para acabar con la fiesta en Mexico, no es necesaria su aprobacion; son los propios ganaderos, en contubernio con los empresarios y los apoderados de los toreros, quienes estan acabando con el espectaculo.

"Los verdaderos aficionados culpan a los matadores espanoles ... que vienen a Mexico a divertirse toreando novillos y cobrando carretadas de dinero sin verguenza alguna y, en ocasiones, sin pagar impuestos. Lo mas increible es que esto suceda frente a un publico cada vez mas villamelon, al que le importa un bledo que lo estafen, con tal de disfrutar una pachanga."

De ahi que la intencion del autor al escribir Grandeza y decadencia de la fiesta brava lleve dedicatoria a "una parte del publico taurino actual, que asumiendose como tal no conoce en realidad nada sobre el tema".

Leyenda: Landeros con Manuel Capetillo
COPYRIGHT 2017 CISA Comunicacion e Informacion, S.A. de C.V.
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ponce, Roberto
Publication:Proceso
Date:Mar 19, 2017
Words:2333
Previous Article:Libertad, igualdad y diversidad culturales en la Ciudad de Mexico: segunda parte y ultima.
Next Article:Una tarde de toros.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters