Printer Friendly

Ley natural, teismo y teocracia. (Iglesia).

El debate en torno a la asi llamada `ley de divorcio' ha sacado a luz un nuevo malentendido. Un senador parece achacar al episcopado una tendencia teocratica, entendiendo por tal un deseo de influir definitoriamente en un ambito civil que no le compete. Se hace indispensable clarificar esta objecion en cuanto a su extension g alcance conceptual.

Es verdad que desde el s. XIX al presente, no ha faltado personalidad de Iglesia que, como hombre particular, manifieste una notoria tendencia a ignorar la "autoridad maxima en su genero" que la Iglesia catolica universal siempre reconoce --segun Leon XIII-- a la autoridad civil, y que no va en desmedro de la propia "autoridad maxima en su genero" de la Iglesia. Ahora el problema se ha hecho candente, en la medida en que esa acusacion parece dirigida a la mision de custodiar la ley natural, que la Iglesia catolica reconoce como constitutiva de su mision historica. En efecto, si la autoridad civil considera que custodiar la ley natural --en el sentido de multiples alcances hechos, vgr. en el s. XX por Pio XI, Pio XII y sucesores, a diversas formas totalitarias de gobierno--, constituye una agresion de la Iglesia al gobierno civil, entonces ya no se cuestiona el error de un hombre particular, sino la mision y realidad de la Iglesia catolica misma. Sin embargo, nos inclinamos por otra posibilidad: que se trate de un enorme malentendido.

En los anos agitados del gobierno eclesiastico del cardenal Silva Henriquez y del cardenal Fresno, se ataco a la Iglesia por terciar en "materia contingente". Siempre y de muchas maneras la Iglesia respondio aduciendo su responsabilidad de custodiar la "ley natural".

En una Semana Social por los anos 75 o 76, el cardenal Silva Henriquez hacia ver que en los primeros siglos, hasta la epoca de San Ambrosio, estaba prohibido al cristiano ser militar. La Iglesia seguia respetando al Jefe de Estado, como San Pablo ensenaba ese respeto en sus cartas, y no condenaba la carrera militar en si. Pero no podia aceptar la obligacion de incensar a los dioses paganos, indispensable para quienes seguian la carrera militar en esa epoca. Razon por la cual ningun catolico seguia dicha carrera. La razon ultima la da Tomas de Aquino en el s. XIII al final de su tratado de la justicia (S. Th. II-II q 80), cuando trata acerca de las virtudes adjuntas a la justicia. Es la misma razon por la que Juan Pablo II insiste a la Union Europea que ponga a Dios en su carta: la virtud de la religion pertenece a la justicia por `ley natural', y solo se aparta de ella porque "no hay razon de igualdad" en la relacion del hombre con el unico Dios.

DIVORCIO E INDISOLUBILIDAD

Ahora ha cambiado la materia debatida. Pero la Iglesia sigue afirmando: "El divorcio es una ofensa grave a la ley natural" --y explica de inmediato: "Pretende romper el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte". El marco previo a esta afirmacion del Catecismo de la Iglesia catolica, considera --como Tomas de Aquino-- las circunstancias dadas, como referente concreto de la opcion que siga o rechace la ley natural. Pues al afirmar: "Si el divorcio civil representa la unica manera posible de asegurar ciertos derechos legitimos, el cuidado de los hijos o la defensa del patrimonio, puede ser tolerado sin constituir falta moral" (Catecismo de la Iglesia Catolica no 2384), insinua que con frecuencia la opcion del libre albedrio es limitada. Si hay costumbres muy arraigadas --y hasta sancionadas por leyes positivas--, u otros factores que limitan el ejercicio del libre albedrio, no le ha faltado comprension a la Iglesia. Y donde ella ha faltado Juan Pablo II nos exhorta a pedir perdon por la intransigencia historica que hemos tenido. Pero la opcion por Cristo exige una defensa incondicional de la familia, hasta donde sea humanamente posible en cada circunstancia concreta.

Hoy el cardenal Errazuriz recuerda a los catolicos, que Dios "quiso dar un cauce al matrimonio y a la familia, el cauce de la indisolubilidad, para que no sea un lecho seco y pedregoso, sino para que sea, con el aliento del Espiritu Santo, un torrente cristalino y vivificante" (Carta Pastoral sobre la Estabilidad e indisolubilidad del matrimonio no 73). Y es que la unidad del don de si entre los conyuges es tal, que con la gracia sacramental es signo de la unidad de Cristo con la naturaleza humana. Y asi como Cristo jamas la disolvera, tampoco los conyuges.

LEY NATURAL

Muchos catolicos han olvidado el marco nocional del concepto de `ley natural' al que alude el magisterio eclesial. Esta fundado en un suceso religioso unico que segun la Carta a Hebreos ha tenido diversas formas, de muchas maneras: la manifestacion historica de Dios, plenificada en Cristo Jesus, en su Iglesia. Al reflexionar en ese suceso religioso unico, la razon humana --al servicio de la inteligencia-- ha elaborado su nocion de Dios Creador del universo, y lo ha explicado a la comunidad creyente. La certeza en la omnipotencia infinita de Dios, refuerza en ultima instancia la certeza en la interrelacion inteligible de todo ser finito visible o invisible en un cosmos o universo creado. Y en tanto Dios concibe desde su inteligencia infinita, y crea desde su voluntad omnipotente a cada ser finito, tiene para cada uno un designio eterno (`ley eterna'), que se realiza en la temporalidad (`ley natural').

La contextura racional tiene una ley natural de su esencia, como la tiene tambien, por ejemplo, una piedra y una planta. La diferencia radica solo en que piedra y planta realizan esa ley natural sin libertad, mientras el hombre la realiza libremente. Pero esa ley natural es `ley' en tanto naturaleza, es decir, no es primero ley, sino naturaleza, pues es solo la naturaleza expresada en forma de ley. Compuesta de cuerpo y espiritu, esa naturaleza es una sustancia individual en cada hombre. Su `ley natural' es en parte comun a la del animal (gestacion, nutricion, educacion), y en parte comun a seres personales, en virtud de la hegemonia racional de su conciencia personal.

Asi configurados, quienes comparten la naturaleza humana reciben la mision de crecer, multiplicarse y dominar el cosmos, haciendose mas humanos, mejores y mas felices; mision que cada conciencia va desentranando de la `ley natural', o proyecto a seguir por el libre albedrio humano, para obtener tal fin. Con razon, los Padres de la Iglesia, al igual que Tomas de Aquino, reducen todo lo que saben acerca de la `ley', al siguiente comentario del salmo: `Tu Palabra (creadora) es mi ley'. Es decir, la reducen al suceso religioso de una experiencia teista.

MALENTENDIDO DE LA MODERNIDAD

?Que ha sucedido para que se malentienda tanto lo que la Iglesia entiende por `ley natural'? Desde el s. XVIII se han difundido ciertas nociones con fondo significativo recortado en forma radical, respecto del que tenian en la Alta Escolastica. La Iglesia catolica atribuye al fondo significativo de esta una validez perenne, hasta ahora no formulada por otras nociones; razon por la cual mantiene aun las formulaciones de la Alta Escolastica, cuyo alcance dificilmente comprende ya el hombre actual.

Consecuencia de esta modificacion, es lo que hoy cabe llamar `dialogo de sordos' entre la Iglesia y la sociedad actual, cuando estas nociones aparecen. En mi trabajo Locke y el problema de la relacion entre religion y sociedad civil, publicado en la revista Persona y Sociedad (1991), ejemplificaba yo esta situacion con los conceptos de `naturaleza, sustancia, causa'; a ellos agrego hoy el concepto de `ley natural' con sus implicaciones y repercusiones. Casi nada del contexto nocional de la Iglesia retuvo la Modernidad.

Primero, porque pretende derivar `ley natural' de una razon raciocinante pura, tacitamente monologante, vinculada a una conciencia individual cuasi solipsista. En cambio la Iglesia, en el curso de toda su historia, enfoca con Tomas de Aquino, el cardenal de Cusa y Newman, el hecho religioso como hecho originario del habla racional; y por ende, rehusa derivar lo religioso de lo extra-religioso, es decir, de `lo etico', sociologico, etc. Su enfoque de la conciencia personal, esta de cara a un Dios vivo.

Segundo, porque el secularismo redujo el hecho religioso a `experiencia a-racional' emotiva, o derechamente `irracional' por incontrolable y contradictoria respecto de la razon. Y asi se ha difundido hoy, con el agravante de que solo reconoce a la racionalidad humana el poder de legislar. Al no reconocer realidad sustantiva a la naturaleza o sustancia de lo real, esta en constante pugna con la ecologia o ley natural de la vida organica, y con la pneumatologia, o ley natural de los espiritus creados. Esto ultimo deja sumido al hombre actual en caprichosas divagaciones acerca de la `reencarnacion'.

Tercero, desde la Ilustracion se produjo el curioso `giro' hacia una `Metafisica racional' con la mision de `legitimar el hecho religioso. Giro que ni siquiera se le ocurrio a Averroes, el cual mas bien intento legitimar la racionalidad metafisica, con la tesis de que expone las mismas verdades que el Coran expone en parabolas para el pueblo. Si Juan Pablo II insiste en el estudio de Sto. Tomas, es porque este penso en medio de la Iglesia, elevando el hecho religioso a una inteleccion unitaria del universo creado libremente por Dios. El Pontifice insiste en el estudio de la metafisica, precisamente porque la creatura personal tiene libre albedrio, y el hombre puede seguir libremente su insercion en la vida civil, conforme a su legalidad inmanente o contra ella. Es en la zona solitaria de su conciencia personal donde cada hombre decide ante Dios someterse a la circulacion comunicativa con sus projimos, y aportar su don en ella, o aislarse transgrediendola.

Y cuarto, hoy se suele atribuir la nocion de `ley natural' a un ius naturalismo integrista, procedente de una mentalidad fundamentalista. Grocio tiene parte en esa confusion erronea al definir `ley natural' como un orden superior a Dios, que ni Dios mismo puede transgredir, segun hice ver en el articulo mencionado antes.

Es obvio que al dar a un orden historico `teocratico' estatuto de ideologia trans-historica, esa nocion de `ley natural' es clave indispensable: entendida como orden superior a Dios y por ende, como una suerte de `destino' inevitable. Solo que entonces, lo que en una comunidad historica `teocratica' se basaba en un hecho religioso reconocido por la comunidad, pasa a ser `sistema de vida civil'; y Dios pasa a ser Fatalidad sin rostro, que amenaza a quienes no le obedecen. La vida humana queda enteramente sometida asi a un destino irrevocable, que los interpretes teocraticos interpretan para determinar todas las opciones civiles.

TEISMO RELIGIOSO UNIVERSAL

En sintesis: el marco conceptual en que la Iglesia situa su mision de custodiar la `ley natural', es teista --no `teocratico'--, pues reconoce que cada hombre esta en condiciones de conocer a Dios al ejercitar su naturaleza racional, segun definio el Concilio Vaticano I. Se olvida que ese teismo es religioso: es respuesta inteligente y voluntaria del hombre al suceso de una manifestacion historica concreta de Dios. Siempre lo han acentuado los hombres de Iglesia: es teismo religioso universal. A la naturaleza humana misma capacito el Creador para conocer a Dios cuando El se manifiesta historicamente. Y la Iglesia ensena que Dios quiere que todos los hombres se salven; por ende, a ninguna persona ni comunidad humana deja de manifestarse Dios de hecho. Por eso los Padres de la Iglesia hablan de `semillas del Logos divino' esparcidas por toda la humanidad. San Justino sostiene que Heraclito y Socrates merecen ser llamados cristianos, porque buscaron la Verdad y vivieron en consecuencia. En el s. XV el cardenal Nicolas de Cusa expone en su dialogo De Pace fidei un concilio en el cielo, donde el cristiano, el judio, el musulman, el persa dialogan con el Verbo de Dios; y este ano el Papa Juan Pablo II volvio a convocar la Asamblea de las Religiones en Asis, para trabajar juntos en planes comunes a un teismo religioso.

Lejos de ser relativismo, esto es catolicidad viva, que busca trabajar en los puntos comunes de la `ley natural', reconocidos por diversas religiones.
COPYRIGHT 2002 Residencia San Roberto Bellarmino
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2002 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:relaciones de la Iglesia Catolica con, su influencia sobre el Estado concerniente asuntos de materia familiar
Author:Errazuriz, Anibal Edwards
Publication:Mensaje
Date:Aug 1, 2002
Words:2182
Previous Article:La idolatria: una falsa vision de Dios y el hombre. (religion).
Next Article:El debate sobre el SIES. (educacion).
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters