Printer Friendly

Lengua francesa-parole creole y discurso creolizador: la oralitura como rescate de la lengua dominada en Solibo Magnifique de Chamoiseau.

French Language-Parole Creole and the Creolizing Discourse: Oraliture Rescuing the Dominated Language in Chamoiseau's Solibo Magnifique

Langue francaise-parole creole et le discours creolisateur : l'oraliture a la rescousse de la langue dominee dans Solibo Magnifique de Chamoiseau

DISCURSOS "HIBRIDOS" Y CREOLIZACION

Dentro de la heterogeneidad de las literaturas latinoamericanas de los ultimos cuarenta anos, se han ido abriendo espacios para la creacion e incorporacion de discursos y contra-discursos, que configuran una suerte de "canon alternativo" frente al discurso hegemonico. Esas formaciones discursivas (2) darian cuenta de lo que la critica literaria posmoderna ha denominado hibridacion--desde Bajtin (1978) hasta Schuler (1995), pasando por Garcia Canclini (1989)-, entendida como proceso de re-simbolizacion "en que la tension entre elementos disimiles genera nuevos objetos culturales que corresponden a intentos de traduccion o de inscripcion subversiva de la cultura de origen en otra cultura" (3), segun la reelaboracion del concepto desarrollada por Bernd (1998, p. 18). Podria decirse que las obras literarias que reflejan esas mezclas interculturales en toda la extension del continente y, en particular, en lo que Glissant (1996), siguiendo a Ribeiro, denomina Neoamerica (4), han contribuido a la configuracion de un nuevo campo dentro de la nocion de discurso: el discurso literario hibrido. No obstante, debido a los deficits y excesos en los que ha derivado la extension de la nocion de hibridacion, me parece necesario, si se quiere abordar el analisis particular de algunas obras, delimitar con mayor precision el objeto de estudio recurriendo a otro concepto que, proveniente de la linguistica, ha pasado al area de los estudios culturales y literarios asociado a las busquedas identitarias: la creolizacion.

En este trabajo me propongo reflexionar sobre la construccion del discurso en la obra de un autor antillano cuya escritura ha sido catalogada en primera instancia como "hibrida" (5). Se trata de Chamoiseau, escritor y teorico martiniqueno que ha publicado sus obras en Francia y que se ha convertido, junto a Depestre y Confiant, en uno de los autores mas leidos de la literatura caribena en lengua francesa (6).

Si bien las novelas de este autor constituyen ejemplos de discurso hibrido, esta categoria resulta demasiado amplia y requiere deslindes internos. Siguiendo a Maingueneau (1989, p. 116), se podria considerar al discurso hibrido como un "campo discursivo" (entendiendo por tal al "conjunto de formaciones discursivas que se encuentran en relacion de confluencia, en sentido amplio, y se distinguen entonces por una posicion enunciativa en una region dada" (7)), dentro del cual se diferencian "espacios discursivos" (es decir, subconjuntos del campo discursivo), "vinculando por lo menos dos formaciones discursivas que supuestamente mantienen relaciones privilegiadas, cruciales para la comprension de los discursos considerados" (8).

Chamoiseau (1986, 1988, 1992, 1997) ha escrito tanto sus ensayos como sus novelas en funcion de un proyecto ideologico y estetico, el de la creolidad como reapropiacion e integracion de lo creole mediante el reencuentro con la verdadera historia caribena, el reconocimiento de la raigambre oral de la cultura tradicional y la aceptacion del bilinguismo y del estatuto del creole como lengua. En ese sentido, la creolidad plantea el problema del rescate de las voces excluidas por el discurso dominante y, por lo tanto, la lucha por espacios dentro de la comunidad discursiva. Surge entonces la necesidad de crear un nuevo discurso que refleje esa busqueda como proceso: el proyecto de Chamoiseau y los escritores de la creolidad construye un "espacio discursivo" a traves de lo que podriamos denominar el "discurso creolizador" (9), cuyas caracteristicas fueron teorizadas por el mismo basandose en la obra de Glissant (10).

En este intento de aproximacion al tema, me centrare en el analisis de algunos aspectos de ese discurso creolizador en una de las novelas del autor, Solibo Magnifique (1988), como ejemplificacion de la construccion de un lenguaje que a su vez crea el objeto sobre el cual hablara el discurso. Esta obra gira en torno a la muerte de un cuentista y la extincion progresiva de la tradicion oral encarnada por el. La trama es presentada bajo la forma de una pretendida investigacion policial sobre su muerte al tiempo que se va delineando una vision de la vida cotidiana en FortdeFrance, impregnada de elementos maravillosos.

Segun el esquema del artefacto de representacion aplicable a cualquier discurso, podria decir que el objeto en este caso es la creolidad a traves de uno de sus aspectos, la oralitura (11), es decir, el nuevo espacio conquistado por la oralidad en su lucha contra el espacio sagrado de la escritura y del pensamiento racional occidental. La accion consistiria en el rescate y la resistencia de esa oralitura mediante su representacion. El referente seria el discurso subalterno negado, encarnado en la figura del "marqueur de paroles" o "Maitre de la parole" (12) Solibo. La relacion de representacion puede ser ilustrada por la metafora glissantiana de la "trace" (13) que, en esta obra, se centra en la voz perdida del "marqueur" muerto y su prolongacion simbolica en el sonido del ka (14) de su companero Sucette, sin el cual el rito del cuento oral no se lleva a cabo.

La busqueda de la "trace" y su traslacion discursiva configuran una verdadera contra-poetica del "desvio" (Glissant, 1997), como expresion de la diferencia y resultado de la resistencia del creole a su francizacion en el uso cotidiano y a su banalizacion en el pasaje a lo escrito. Amenazado por el estancamiento (pues ceso el pacto iniciatico que le dio origen en tanto transmision del rechazo y codigo secreto contrapuesto al del amo), el drama del creole, segun Glissant, es no haberse constituido en sistema de conceptos al tiempo que subsiste en el la presencia constrictiva del frances como substrato linguistico al cual quiere renunciar.

En el discurso de la oralitura, se establece una relacion significadosignifi cante diferente (Glissant, 1997, p. 406):
   Ya desde un principio (es decir, desde el instante en que el creole
   es forjado como termino medio entre el esclavo y el amo) el grito
   impone al esclavo su sintaxis particular. Para el antillano, la
   palabra en primer lugar es sonido. El ruido es habla. El bullicio
   es discurso. (15)


El grito y el balbuceo se convierten en significantes del "desvio" --en un texto salpicado de onomatopeyas e interjecciones incorporadas al discurso--en la medida en que "la practica del 'desvio' se delinea a partir del reconocimiento de los mecanismos de dominacion camuflados por la asimilacion" (16) (Soares, 1994, p. 275). Se puede generalizar la observacion que Soares hace sobre la escritura de Glissant a proposito del Discours antillais y aplicarla a Solibo Magnifique (ibid, p. 278): "el texto de Glissant asume formas de expresion a traves de las cuales emergen los significantes de la refutacion del discurso de la dominacion." (17).

Esa emergencia de la "trace" se hace visible en las marcas discursivas reveladoras de los distintos niveles de hibridacion. Respecto de estos ultimos, Bonato (1998, p. 95) en su estudio sobre lo hibrido en la novela brasilena Confissoes de Ralfo de Sant'Anna distingue: la mezcla de generos, la parodia, la mise en abyme, la inclusion de la cultura popular y de masa, las reutilizaciones. En el caso de Solibo Magnifique, me detendre en tres aspectos de la construccion del discurso: el uso de la parodia; la autorizacion de la voz subalterna y su lugar en el decorrer textual; y la creacion de un lenguaje creolizado para representar la oralitura.

UNA POETICA DE LA TRASGRESION: LA PARODIA

Franca (2000, p. 1130) observa que el ejercicio de la parodia "provoca una ruptura en el nivel de la conciencia, elaborando por reconstruccion e inversion un nuevo texto critico" (18). Al denunciar y desmantelar, segun expresa esta autora, "la sintaxis de la ideologia y del poder" (19) mediante recursos humoristicos y satiricos, el ejercicio parodico permite un distanciamiento de la tradicion escrita y la creacion de un nuevo discurso que integra la escritura del otro marginada por el codigo social.

Asi, si bien Solibo Magnifique es anunciada desde la tapa como una novela, en su desarrollo presenta caracteristicas que de alguna manera recrean el suspenso tipico de una novela policial (relacionado con las causas de la muerte del protagonista) mezcladas con los rasgos basicos del testimonio literario, es decir, la presencia de un mediador (el propio autor) que habria recogido no solo las palabras del protagonista sino las de quienes lo conocieron. Pero ya en el inicio de la lectura y desde el propio paratexto, esa supuesta intencion testimonial se expresa en el registro humoristico, tal como lo ilustra el epigrafe, donde aparecen dos niveles de enunciacion, estando el enunciado del cuentista incluido en el del etnografo a modo de anuncio de la organizacion del texto que seguira: "L'ethnographe:--Mais, Papa, que faire dans une telle situation?--D'abord en rire, dit le conteur." (epigrafe)

Lo mismo ocurre con la satirizacion de los recursos de la investigacion policial sobre la muerte: paradojicamente, el hecho de que esta pretenda apoyarse en la seriedad del discurso juridico (la novela se inicia con la trascripcion del acta labrada a raiz del supuesto crimen) no hace mas que resaltar el caracter irrisorio de la pericia forense llevada a cabo por personajes con nombres grotescos o comicos (el brigadier Boua. esse, el doctor Siromiel). Estos no logran recabar datos relevantes, por lo cual el acta a que aludiamos se convierte en una caricatura que resalta el esqueleto formal de esa practica discursiva, carente de contenido ya que la necesidad de hallar "pruebas del delito" por analizar obliga a elevar a esa categoria todos los objetos presentes en el lugar, con cuya enumeracion se termina redactando ese documento oficial.

Pero mas alla del efecto humoristico de la inclusion de esa acta a modo de prologo, habria otro nivel de lectura posible: el hecho de que la novela se inaugure con una forma del discurso juridico--caracterizado por su alto grado de formalidad y su sujecion a reglas que aseguren coherencia y precision en la redaccion--instaura una suerte de marco de racionalidad que el desarrollo de la trama se encargara de desmantelar. No habra pericia forense ni autopsia que logren aportar una explicacion logica para esa muerte, salvo la respuesta insolita (e "irracional") de quienes la presenciaron: Solibo habria fallecido por una egorgette de la parole frente a su auditorio, es decir, estrangulado por la palabra.

Los limites entre lo racional y lo irracional se esfuman, el discurso juridico--lejos de garantizar la legitimidad de los procedimientos--se revela completamente inutil frente a los hechos que debe evaluar. Se produce asi una subversion del "orden natural", tanto para los funcionarios representantes de la autoridad y las instituciones, que no logran aprehender la situacion aplicando sus codigos habituales, como para los personajes del pueblo, casi todos marginales, que conforman la "compagnie" (auditorio) de Solibo y que, de buenas a primeras, pasan del ambiente magico y poetico de la "audicion" tradicional al marco institucional y progresivamente sordido de una investigacion por homicidio: "Ces impatients ne pouvaient deviner qu'un moment plus tard, la police inscrirait leur nom dans un procesverbal, ni meme ne soupconnaient qu'en certaines circonstances et au nom de la Loi de simples ecoutants de contes-cricraks devenaient des temoins" (p. 29).

El tono parodico predominara a lo largo de toda la obra, por ejemplo a traves del grotesco con el que el propio brigadier Boua. esse ridiculiza tambien--a pesar suyo--el discurso oficial heredado de las instituciones metropolitanas:
   donc, au nom du Code et de la Republique je dois vous expedier en
   geole glouf! Puisque vous avez voltige les indices, mais je suis un
   gentil, nul n'est cense ignorer la loi mais la loi sort de France
   et quand elle arrive au pays, meme si on la connait, on n'est pas
   oblige de la re-connaitre (p. 90)


Los mecanismos de inversion alcanzan asimismo al aparato de la enunciacion en sus distintos niveles, en una suerte de meta-parodia. Dentro del artefacto de representacion que describi al comienzo, y que corresponde a la escritura narrativa de la novela en si, se encuentra el discurso reconstruido del subalterno (el "marqueur") y su propio marco de enunciacion. A este ultimo corresponde una verdadera escenificacion, en el sentido que le da Maingueneau, relacionada con el ritual creole del cuento oral, que posee sus propias reglas, entre las cuales la mas importante es el intercambio de frases-clave (onomatopeyas o interjecciones, como por ejemplo: "-crik! -crak!") entre el "marqueur" y su publico, gracias al cual el cuentista solicita y recibe la aceptacion y autorizacion para comenzar a desgranar sus cuentos. Este mismo ritual se desvirtua simbolicamente en el momento de la muerte de Solibo, cuando su ultima palabra es interpretada erroneamente como parte del codigo iniciatico, creando una confusion tragicomica debido a la cual los presentes no se percatan que en realidad Solibo esta agonizando. Ello amerita una aclaracion por parte del narrador:
   A l'heure oo le ciel palit et qu'un vent brumeux annonce le petit
   jour, Solibo Magnifique avait hoquete dans un virage de la parole.
   Puis, sans pourquoi ni comment messieurs et dames, s'etait ecrie:
   Patat'sa!...(Or, Patat'sa! n'existe pas dans le cricrack. Le
   conteur dit E krii, demande Misticrii, interroge pour savoir si la
   cour dort, souple?..., appelle son tafia, un accord du tambour,
   mais ne hele jamais Patat'sa!...) Pourtant a ce cri de sou. rance,
   la compagnie avait repondu Patat'si!, tant il est vrai qu'en
   matiere de sottise les meilleurs candidats ne se trouvent pas
   toujours dans les troupeaux de moutons. (p. 33)


Finalmente, y sin agotar aqui el analisis de los procedimientos parodicos en esta novela, quisiera destacar el uso de los mismos en la auto-referencialidad. Por un lado, el propio discurso creolizador es objeto de ironia por parte del narrador quien, mediante el uso del parentesis, satiriza el recurso de la traduccion intradiegetica, insertandola justamente cuando no es necesaria: "-C'est quoi, han? dit-il. (Ce qui, traduit en francais d'outre-mer, donnerait: Pouvez-vous m'expliquer ce qui est a l'origine de cette situation deplorable?)" (p. 56)

Por otro, la mise en abyme del enunciador, es decir, del escritor y sus mascaras dentro del texto, contribuyen a socavar la estabilidad de la escritura novelesca tradicional, mediante la relativizacion constante del estatuto de la voz del narrador quien, en este caso es el gnarus,--"el que sabe"--debido a que otros le han traspasado ese saber y lo han legitimado como mediador y trasmisor del mismo. Puede adoptar la primera persona gramatical del singular cuando se presenta como mediador del testimonio:
   Je l'avais connu durant mes frequentations du marche en vue d'un
   travail sur la vie des djobeurs. A force de patience, j'avais fait
   admettre mes cahiers, mes crayons, mon petit magnetophone a piles
   qui ne fonctionnait jamais, mon appetence malsaine pour les
   paroles, toutes les paroles (p. 42).


o la primera persona del plural, si aparece mezclado entre los testigos: "Le jour s'est leve dans le local de la Surete. On nous a o. ert du cafe et des sandwiches. Siromiel nous a examines de loin, puis est reparti sans un mot. Nous pleurons" (p. 199), o incluso una segunda persona dirigida a el mismo en tanto autor real e interlocutor de Solibo, una vez mas mediante el empleo de un parentesis que interrumpe el texto: "('Chamoiseau? Parce que pour eux, tu etais descendant (donc oiseau de,...) du Cham de la Bible, celui qui avait la peau noire', me disait Solibo ...)" (p. 55)

Pero tambien sera necesaria la distancia que introduce la tercera persona del singular cuando reivindique su verdadera funcion, ya no dentro de la escritura, sino de la oralitura, identificandose con la figura del "marqueur" y desechando la del escritor letrado hegemonico:
   Qui a tue Solibo? L'ecrivain au curieux nom d'oiseau fut le premier
   suspect interroge. Il parla longtemps longtemps, avec la sueur et
   le debit des negres en cacarelle. Non, pas ecrivain: marqueur de
   paroles, ca change tout, inspectere, l'ecrivain est d'un autre
   monde, il rumine, elabore ou prospecte, le marqueur refuse une
   agonie: celle de l'oraliture, il recueille et transmet. (p. 159)


LA AUTORIZACION DE LA VOZ Y LA FIGURA DEL "MARQUEUR"

La deconstruccion y ruptura logradas a traves de la parodia o carnavalizacion en terminos bajtinianos conducen a la desentronizacion del logos hegemonico, creando un nuevo lugar de enunciacion para hacer circular las voces de la oralitura y restituir el lugar del "maitre de la parole". Significativamente, la muerte de Solibo se produce en pleno carnaval, el cual "instaura una inversion de los sistemas politicos establecidos por medio del doble movimiento del trono como metafora del poder" (20) (Franca, 2000, p. 1131). Es gracias a su muerte que, paradojicamente, esta figura en extincion resulta investida de poder por el doble relato de Chamoiseau-personaje-narrador y el de Chamoiseau-autor.

Continuador del griot (21) africano, Solibo es el verdadero enunciador calificado, legitimado por la comunidad de seres reales a la cual pertenece y a la que representa, instaurando como centro de la novela al nuevo sujeto colectivo, alejado del heroe de la novela del siglo XIX. Al tomar la palabra, el subalterno se vuelve sujeto de la narrativa: "Debemos desarrollar una poetica del 'sujeto', debido al motivo mismo por el cual durante mucho tiempo nos han 'objetivado' o mas bien 'objetado'." (22) (Glissant, 1997, p. 442).

En su calidad de "marqueur", Solibo ha recibido la autorizacion de la que habla Bourdieu (23):
   A terre dans Fort-de-France, il etait devenu un Maitre de la parole
   incontestable, non par decret de quelque autorite folklorique ou
   d'action culturelle (seuls lieux oo l'on celebre encore l'oral)
   mais par son gout du mot, du discours sans virgule. (p. 26)


Se destaca en este pasaje la conciencia, tanto del Maitre como de sus seguidores, acerca de la verdadera naturaleza de los espacios que la cultura hegemonica pretende adjudicarle a esta figura y al cuento oral: se trata de concesiones forzadas que reducen y marginan ese discurso artistico al ambito condescendiente y estereotipado del folklore o de las manifestaciones oficiales.

Sin embargo, esa autoridad que el pueblo ha otorgado al "marqueur" es totalmente des-conocida por las instituciones judiciales, policiales y administrativas, que solo ven en el cadaver de ese marginal --no merecedor de un entierro digno--la pieza clave de un enigma criminal por descifrar. A medida que el texto muestra la descomposicion paulatina del cuerpo de Solibo abandonado a las hormigas, el narrador introduce los testimonios de aquellos que conocieron los milagros de Solibo, entre los cuales se destaca el poder sobrenatural de su voz, con la que podia seducir a sus seguidores mujeres y hombres, pero tambien a sus enemigos. Ese poder se ve amenazado en la lucha por espacios dentro de la comunidad linguistica, en la medida en que se enfrenta al discurso y a la lengua oficiales en una sociedad diglosica linguistica y culturalmente. El discurso del "maitre de la parole" se inserta dificilmente en el mercado linguistico unificado por la lengua oficial, para seguir el pensamiento de Bourdieu (1982, p. 28):
   La integracion a una misma 'comunidad linguistica', producto de la
   dominacion politica a su vez reproducido incesantemente por
   instituciones capaces de imponer el reconocimiento universal de la
   lengua dominante, es la condicion de la instauracion de las
   relaciones de dominacion linguistica. (24)


En medio de esa escenificacion parodica que comentabamos en el parrafo anterior, la novela refleja el drama de la desaparicion del cuentista popular, que ha ido perdiendo su auditorio pero que tampoco acepta, en esa lucha de supervivencia, caer en las concesiones ya mencionadas, "institucionalizando" u "oficializando" su arte:
   Il avait appris que, dans ses derniers temps, le Magnifique ne
   trouvait plus de tribunes. Il tenait a inscrire sa parole dans
   notre vie ordinaire, or cette vie n'en avait plus l'oreille. Des
   autorites de l'action culturelle avaient souvent sollicite sa
   participation a des spectacles de conteurs de scene, mais Solibo,
   craignant cette sorte de mise en conservation oo l'on quittait la
   vie pour un cadre d'artifice, avait pretexte de mysterieuses
   obligations (p. 208)


Ese arte parece ir desapareciendo irremediablemente. Vanos son los intentos, hacia el final de la obra, de quienes pretenden reconstruir el discurso de Solibo, pues carecen de los atributos esenciales que hacen al verdadero "marqueur", en quien la expresion oral y lo corporal son inseparables:
   Certains manquaient de sou. e, d'autres de rythme, pas un ne
   reussissait a marier le ton et la gestuelle: au travail de la voix,
   le corps se faisait lourd, quand le geste s'amorcait, la voix
   disparaissait Si bien, amis, que je me resolus a en extraire une
   version reduite, organisee, ecrite, sorte d'ersatz de ce qu'avait
   ete le Maitre cette nuit-la: il etait clair desormais que sa
   parole, sa vraie parole, toute sa parole, etait perdue pour tous--
   et a jamais (p. 211)


Ni siquiera el narrador, en su esfuerzo por identificarse con Solibo, consigue constituirse en su sucesor, ya que no siempre la escritura alcanza a trasmitir los rasgos esenciales de la oralidad. El propio Solibo, en dialogo con Chamoiseau-autor, le habia anunciado las dificultades a las que deberia enfrentarse en su intento por "literaturizar" la palabra, entendida como oralidad en creole. Chamoiseau no duda en interrumpir el relato (en este caso, en medio del episodio que narra el violento y grotesco interrogatorio a una testigo, Doudou-Menar) con un parentesis en que trascribe las ensenanzas de Solibo, que cumplen aqui una funcion metadiscursiva:
   (Solibo me disait: "... Oiseau de Cham, tu ecris. Bon. Moi, Solibo,
   je parle. Tu vois la distance? Dans ton livre sur Manman Dlo, tu
   veux capturer la parole a l'ecriture, je vois le rythme que tu veux
   donner, comment tu veux serrer les mots pour qu'ils sonnent a la
   langue. Tu me dis: Est-ce que j'ai raison, Papa? Moi, je dis: On
   n'ecrit jamais la parole, mais des mots, tu aurais du parler.
   Ecrire, c'est comme sortir le lambi de la mer pour dire: voici le
   lambi! La parole repond: oo est la mer?) (pp. 50-51)


LA ORALITURA COMO CONTRA-DISCURSO: EL LENGUAJE CREOLIZADOR

Frente a esa imposibilidad del discurso literario de expresar la creolidad a traves de sus formas tradicionales, se vuelve necesaria la elaboracion de la contra-poetica glissantiana del "detour", tambien denominada por su autor "poetica de la Relacion" (25), donde podra realizarse el descentramiento que permite la recuperacion de la "trace". Al penetrar lo escrito, la oralitura caribena es el lugar donde mejor se da la Relacion pues convierte a la escritura en un lugar de desestabilizacion, de dialectica entre lo oral y lo escrito, de cuestionamiento de los generos literarios, de desmantelamiento del objeto literario canonico y de canilinguismo o interpenetracion de lenguas. Glissant habla de la necesidad de superar el conflicto que en el Caribe opone lenguas dominantes y lenguas dominadas, por medio de la creacion de un lenguaje que las englobe.

El discurso creolizado(r) construido por Chamoiseau se ajusta a los conceptos de lenguaje y poetica relacional glissantianos. Como senala Levemfous (1998, p. 167) en su analisis sobre otra novela de Chamoiseau, Texaco, "la consagrada lengua francesa es 'saboteada' por el creole" (26). En Solibo Magnifique, el creole se entremezcla fluidamente con el frances dentro de una misma frase, ya sea por la introduccion de neologismos o de vocabulario creole en medio de la estructura sintactica del frances: "Pour vitesser, elle avait coince son panier de chadecs au creux du coude et plaquait d'une main son bakoua aux ailes larges." (p. 45); ya sea por la adopcion de las onomatopeyas que caracterizan el habla creole: "Les tamarins qui lachent prise s'ecrasent sur l'herbe miteuse tak-tak." (p. 38); o aun: "Flap et meme plus vite que flap, delaissant les tables de jeux, un auditoire s'etait forme, avide deja de l'apparition de Solibo Magnifique." (p. 28). En la lengua creole, esta mas extendido el uso de las onomatopeyas que el de los adverbios o adjetivos para dar cuenta de la conformidad entre la forma de la expresion y el objeto o la accion descrita.

Pero otras veces se trata de una verdadera irrupcion del creole en el discurso, sin comillas que senalen el pasaje de un codigo a otro, cuando algun personaje expresa sentimientos de indignacion: "Quelle guerre tu as fait toi? Si tu avais connu l'Algerie, tu aurais vu qu'est-ce que c'est que quoi qu'est une bataille eti moun ka senyen moun, oo cela saigne vraiment" (p. 112); o cuando la voz corresponde a un personaje anciano, como Congo, de quien se dice que "sa maniere de dire la langue est en disparition par ici" (p. 39) y que solo se expresa en esa lengua:
   Au moment oo l'on ne s'y attendait plus, Congo se redressa ahuri:
   Iye fout! hanmay halanse tyou hot la hou hay degawe medsin, mi
   Ohibo la ha hay an honjesion anle noula!...-- Hein, que dis-tu?--
   Oh, Congo deraille: il pretend que Solibo est en train de mourir,
   qu'il lui faut un medecin (p. 36).


Cabe resaltar en este pasaje el uso, recurrente en el texto, de esa suerte de guion prolongado que se vuelve un significante mas del desfase no solo en la intercomprension entre hablantes de ambas lenguas sino de la relacion que esos hablantes mantienen con la realidad: mientras los personajes que hablan frances califican lo expresado en creole como una interpretacion irracional de una situacion que de hecho ellos mismos no entienden, Congo revela a traves del creole la verdadera dimension de lo que esta ocurriendo y que corresponde a la entrada de Solibo en el tiempo real y tragico de la agonia.

A menudo, ese mismo recurso tipografico constituye la marca enunciativa del tiempo que transcurre indefinidamente en medio de la falta de intercomprension ("la temporalite chaotique, brisee qui forme l'experience historique de nos peuples", en palabras de Depestre (1994, p. 178) y que requiere ser medido en forma parodica para corresponderse con el tiempo hegemonico: "La scene s'eternisa ainsi-- et aurait pu s'eterniser encore. Donc, au bout d'une eternite (soit trois heures trente-huit minutes vingt-deux secondes, au dire de la medecine legale) ..." (p. 36).

Entre los procedimientos de creolizacion del lenguaje, tambien se encuentra la circularidad, mediante la cual el discurso parece no avanzar desde el punto de vista lineal tradicional pero que responde a las necesidades retoricas de la oralidad, tal como aparece en las primeras palabras que Solibo dirige a su auditorio:
   Messieurs et dames si je dis bonsoir c'est parce qu'il ne fait pas
   jour et si je ne dis pas bonne nuit c'est auquel-que la nuit sera
   blanche ce soir comme un cochonplanche dans son mauvais samedi et
   plus blanche meme qu'un beke sans soleil sous son parapluie de
   promenade au mitan d'une piece-cannes e krii? (p. 217)


Este pasaje corresponde al testimonio recogido por Chamoiseaumediador, es decir, la ultima presentacion de Solibo ante su auditorio, cuya inclusion en el texto es anunciada por el autor en forma de llamadaasterisco al comienzo del relato en la pagina 33 ("Voir en annexe une tentative de restitution des paroles de Solibo durant cette nuit fatale") y que efectivamente aparece a partir de la pagina 217 bajo el titulo Dits de Solibo.

El pasaje que presento a continuacion tambien pertenece a este anexo y ocupa la ultima pagina de la novela. A la circularidad y redundancia de apariencia caotica mencionadas se agrega el juego linguistico con el latin pronunciado a la francesa, cuyo efecto tragicomico solo puede ser aprehendido si se lo vocaliza, es decir, si se moldea esa lengua de prestigio (en este caso el latin) a la oralidad:

alors mes enfants si vous voyez que Solibo est mort et que la Gwadloup vient sillonner son corps enterrez-le sous un tonneau de rhum pas de pleurer z'enfants car sous le tonneau Solibo sera en joie chaque goutte de rhum du tonneau de rhum va couler dans sa gueule a rhum enterrez-le sous le tonneau z'enfants enterrez-le sous le tonneau et quand l'abbe viendra donnez-lui du rhum pour son goupillon Solibo sera en joie chaque goutte de rhum du goupillon va couler dans sa gueule a rhum et si l'abbe dit et spiritus sanctus vous repondez comme dans la chanson?

SECULARUM C'EST RHUM (p. 227)

En esa busqueda de efectos de oralidad, cumple un papel importante la acumulacion de parentesis destinados al narratario. En la trascripcion del dialogo siguiente, las intervenciones del narrador por medio de esa tecnica tienen como fin incorporar al narratario a la conversacion, haciendolo participe de la misma y esclareciendole los aspectos que supuestamente desconoce o no comprende:

--Solibo est mort, alors? (La c'est Sucette qui s'inquiete.)

--Si son rhum de carnaval a rencontre le chocolat de son bapteme cela peut seulement l'avoir etourdi ... comment savoir?

--An Kay chache an jan medsin! ... (La, c'est Doudou-Menar qui tranche a la recherche d'un medecin.)

--Un docteur? Ah oui, un docteur peut le reveiller! ... (C'est Sucette qui approuve la.) Va le chercher, ma fi! (p. 40)

En alguna ocasion, la integracion del narratario se realiza a traves de una traduccion inversa a las ya aludidas, del frances hacia el creole, ya que el destinatario del relato puede ser tanto francofono como creolofono, por lo cual se recurre a una nota al pie con asterisco: "Le brigadier-chef se metamorphosa*. *Ou mofwaza, si ca t'aide" (p. 79).

Chamoiseau recurre asimismo al metadiscurso para abrir la dimension ideologica y exponer en forma explicita la problematica de la diglosia y de la resistencia del creole con la cual se va construyendo el propio discurso de esta novela:

--(...) Nom et prenom maintenant.

--Hein?

--Quelle maniere de te crier ta manman a donne a la mairie, traduit Boua. esse.

--An pa save ...

--Il dit qu'il ne sait pas, inspesteur ...

--Merci, Brigadier, mais je comprends le creole.

--Je dis ca pour te rendre service! Tu es un inspesteur, tu dois pas fouiller dans ce patois de vagabonds ...

--C'est une langue, Brigadier.

--Tu as vu ca oo?

--...

--Et si c'est une langue, pourquoi ta bouche roule toujours un petit francais huile? Et pourquoi tu n'ecris pas ton proces-verbal avec? (p. 133)

CONCLUSIONES: RESCATE Y RE-CREACION DE UN LENGUAJE

La lectura de esta clase de novelas significa un desafio para el lector (27) en la medida en que el proyecto de los escritores de la creolizacion conlleva la creacion de un discurso desmistificador y deconstructor por un lado (respecto de la lengua hegemonica) y, por otro, explorador y provocador de las posibilidades dialecticas entre ambas lenguas y entre oralidad y escritura. Este trabajo los diferencia de aquellos otros escritores que caen en los riesgos de la folclorizacion, conformandose con plagar sus textos de creolismos, es decir, introduciendo el lexico creole o neologismos basados en el creole dentro de la lengua francesa para designar algunos objetos o fenomenos o para crear un efecto exotico. El lector enfrentado a los creolismos siente cierta seguridad pues es capaz de descifrarlos.

La creolizacion, por el contrario, pretende evitar la exotizacion --en tanto esta significa una nueva concesion a la cultura hegemonica--e implica "generar un lenguaje que teja las poeticas, quiza opuestas, de las lenguas creoles y de la lengua francesa" (28) (Glissant, 1996, p. 121). Se expresa entonces a traves de una escritura que echa mano de una serie de procedimientos y tecnicas como las que he tratado de analizar: repeticion, duplicacion, redundancia, acumulacion, empleo ambiguo del humor, distanciamiento, tratamiento particular del espacio y del tiempo. Ese esfuerzo apunta a reproducir la atmosfera de la oralidad y la impresion experimentada por el auditorio que rodea al cuentista, cuyo arte esta profundamente enraizado en la naturaleza de la lengua que usa (Glissant, 1997, p. 407):
   En la cadencia del hablar creole, se puede encontrar el golpeteo
   mismo del ritmo tamborileado. No es la estructura semantica de la
   oracion la que ayuda a escandir la palabra. Es la respiracion del
   locutor la que dirige esa escansion: actitud y medida poeticas por
   excelencia. (29)


En el caso de Chamoiseau, el mismo explica en sus escritos el metodo que emplea para asegurar esa continuidad entre la escritura y la oralidad. A la funcion de escritor se agrega la del investigador de las fuentes de la oralidad (los viejos cuenstistas tanto como la propia lengua creole) y la del mediador entre dichas fuentes y la comunidad, como expresa en Que faire de la parole? (Chamoiseau, 1994, pp.156-157).

Surge asi inevitablemente un nuevo lenguaje, correspondiente a ese detour que debe hacer el escritor (Glissant, 1997, pp. 402-403):
   Hay que atravesar la lengua en pos de un lenguaje, que quiza no
   esta en la logica interna de esa lengua. La poetica forzada nace de
   la conciencia de esa oposicion entre una lengua que se usa y un
   lenguaje que se necesita. (30)


Este lenguaje que pertenece al discurso poetico en la medida en que pone en accion virtualidades de la lengua y remite a lo arcaico, actualizando y reinstalando esos procesos. El rescate ideologico y estetico de lo creole pasaria, en el momento historico actual, por el ejercicio de la oralitura y de la creolizacion discursiva porque, como senala Glissant en Le Discours Antillais (Glissant, 1997, p. 279): "Las variantes de nuestros sistemas de discurso estan predeterminadas en nuestra historia padecida. La conquista de un conjunto textual autonomo (la busqueda ardua de un lenguaje) es un elemento importante del trabajo de liberacion" (31)

Fecha de recepcion del articulo: 29-12-2008 Fecha de aceptacion del articulo: 30-03-2009

REFERENCIAS

Bajtin, M. (1978). Esthetique et theorie du roman. Paris: Gallimard.

Bernd, Z. & De Grandis, R. (Orgs.) (1995). Imprevisiveis Americas: questoes de hibridacao cultural nas Americas. Porto Alegre: Sagra/Luzzatto.

Bernd, Z. (Org.) (1998). Escrituras hibridas. Estudos em literatura comparada interamericana. Porto Alegre: Editora da UFGRS.

Bonato, L. (1998). Lendo o hibrido em Confissoes de Ralfo. En Z. Bernd, Escrituras hibridas Estudos em literatura comparada interamericana (pp. 93-105). Porto Alegre: Editora da UFGRS.

Bourdieu, P. (1982). Ce que parler veut dire. Paris: Fayard.

Chamoiseau, P. (1986). Chronique des sept miseres. Paris: Gallimard.

Chamoiseau, P. (1988). Solibo Magnifique. Paris: Gallimard.

Chamoiseau, P. (1992). Texaco. Paris: Gallimard.

Chamoiseau, P. (1997). Ecrire en pays domine. Paris: Gallimard.

Chamoiseau, P. (2002). Biblique des derniers gestes. Paris: Gallimard.

Chamoiseau, P., Confiant, R. & Bernabe, J. (1989). Eloge de la creolite. Paris: Gallimard.

Depestre, R. (1994). Les aventures de la creolite. En R. Ludwig, Ecrire la "parole de nuit". La nouvelle litterature antillaise. (pp. 159-170). Paris: Gallimard.

Franca Vianna, M. (2000). Por uma cultura da hibridacao. Conflito e diferenca na dispersao e pluralizacao do sujeito canonico. Tradicao oral e escrita literaria. En Le. a, V. (comp.) Anais do VI Congresso da ASSEL-Rio (Associacao de Estudos da Linguagem. Rio de Janeiro: 28-31 de outubro de 1996). (pp.1129-1138). TELA (Textos em Linguistica Aplicada). CD-rom. Pelotas: Educat 2000.

Figueiredo, E. (2002). Construcciones identitarias: Aime Cesaire, Edouard Glissant y Patrick Chamoiseau. En A. Pizarro (Comp.), El archipielago de fronteras externas (pp. 33-58). Santiago de Chile: Editorial de la Universidad de Santiago de Chile.

Foucault, M. (1969). L'Archeologie du Savoir. Paris: Ed. Gallimard.

Garcia Canclini, N. (1989). Culturas hibridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Buenos Aires: Ed. Paidos.

Glissant, E. (1990). Poetique de la Relation. Paris: Gallimard.

Glissant, E. (1994). Le chaos-monde, l'oral et l'ecrit. En R. Ludwig (Org.), Ecrire la "parole de nuit". La nouvelle litterature antillaise (pp. 111-129). Paris: Gallimard.

Glissant, E. (1996). Introduction a une Poetique du Divers. Paris: Gallimard.

Glissant, E. (1997). Le Discours Antillais. Paris: Gallimard. (1* Ed. 1981, Paris: Seuil)

Levemfous, S. (1998). Questoes de hibridacao em Texaco. En Z. Bernd (Org.), Escrituras hibridas. Estudos em literatura comparada interamericana (pp. 159172). Porto Alegre: Editora da UFGRS.

Maingueneau, D. (1989). Novas tendencias em Analise do Discurso. Sao Paulo: Pontes Editores.

Saint-Eloi, R. (1999). Emergence de la poetique creole en Haiti. Memoire presente a la Faculte des etudes superieures de l'Universite Laval pour l'obtention du M.A., Departement des litteratures, Faculte des Lettres Universite Laval. Bibliotheque nationale du Canada. Consultado el 22 de marzo de 2009 en http://www.collectionscanada.gc.ca/obj/s4/f2/dsk1/tape9/PQDD_0009/ MQ42008.pdf.

Schuler, D. (1995). Do homem dicotomico ao homem hibrido. En Z. Bernd & R. de Grandis (Orgs.), Imprevisiveis Americas: questoes de hibridacao cultural nas Americas (pp. 11-20). Porto Alegre: Sagra/Luzzatto.

Soares, Ma. N. (1994). Producao discursiva e significacao. Busca de origem em Le Discours Antillais de Edouard Glissant. En R. Antelo (Org.), Identidade e representacao (pp. 273-281). Florianopolis, Brasil: UFSC. sobre la autora

Laura Masello

Universidad de la Republica

(Montevideo, Uruguay)

SOBRE LA AUTORA

Laura Masello

Profesora de la Universidad de la Republica (Uruguay). Directora del Centro de Lenguas Extranjeras. Coordinadora de la Opcion Docencia en Lenguas Extranjeras, Licenciatura en Linguistica. Profesora Adjunta de portugues y de frances, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educacion y Carrera de Traductorado, Facultad de Derecho. Traductora literaria. Doctoranda en Ciencias del Lenguaje, Mencion Culturas y Literaturas Comparadas, Universidad Nacional de Cordoba (Argentina). Areas de investigacion: adquisicion de competencias discursivas, formacion en lenguas extranjeras, literaturas del Caribe francofono.

Correo electronico: lmasello@hotmail.com.

(1) Este trabajo forma parte de la tesis que estoy preparando, desde el ano 2002, en el marco del Doctorado en Ciencias del Lenguaje de la Universidad Nacional de Cordoba, Argentina: "BrasilCaribe. Antropofagias y creolizaciones. Narrativas identitarias en America Latina".

(2) Adopto la acepcion de la expresion "formaciones discursivas" empleada por Maingueneau (1989) quien, a su vez, retoma el concepto elaborado por M. Foucault (1969).

(3) Texto original de Bernd: "em que a tensao entre elementos dispares gera novos objetos culturais que correspondem a tentativas de traducao ou de inscricao subversiva da cultura de origem em uma outra cultura". (Todas las traducciones fueron hechas por la autora del articulo).

(4) "La America que podriamos llamar Neoamerica y que es la de la creolizacion. Esta constituida por el Caribe, el noreste de Brasil, las Guyanas y Curacao, el sur de Estados Unidos, la costa caribe de Venezuela y Colombia y gran parte de America Central y Mexico." Texto original de Glissant: "L'Amerique que l'on pourrait appeler la Neo-America et qui est celle de la creolisation. Elle est constituee de la Caraibe, du nord-est du Bresil, des Guyanes et de Curacao, du sud des Etats-Unis, de la cote Caraibe du Venezuela et de la Colombie, et d'une grande partie de l'Amerique centrale et du Mexique." (Glissant, 1996, p.13).

(5) Como ocurre en los articulos de Bernd y Levemfous (1998) y en Bernd (1998).

(6) Sus novelas mas destacadas son: Chronique des sept miseres (1986), Solibo Magnifique (1988), Texaco (Premio Goncourt, 1992) y la reciente Biblique des derniers gestes (2002). Ademas es uno de los teorizadores de la creolidad: Ecrire en pays domine (1997) y Eloge de la creolite (1989) junto a Bernabe y Confiant.

(7) Texto original de Maingueneau: "conjunto de formacoes discursivas que se encontram em relacao de concorrencia, em sentido amplo, e se delimitam, pois, por uma posicao enunciativa em uma dada regiao".

(8) Texto original de Maingueneau: "ligando pelo menos duas formacoes discursivas que, supoese, mantem relacoes privilegiadas, cruciais para a compreensao dos discursos considerados".

(9) "Creolizador" y no "creolizado", para destacar el caracter inacabado y siempre renovable de ese rescate.

(10) En ese sentido, las obras mas significativas de Glissant son las siguientes: Le Discours antillais (1981), Poetique de la Relation (1990) e Introduction a une Poetique du Divers (1996).

(11) Termino formulado por Ernst Milville en 1974, como rechazo al de "literatura oral" (que consideraba paradojico y condescendiente), para designar el conjunto de creaciones no escritas y orales de una comunidad que presentan cierto valor en cuanto a la forma. Maximilien Laroche vulgarizo este concepto en tanto combinatoria entre la literatura y la oralitura, destacando el juego de intertextualidad y superposicion entre lo escrito y lo oral que conlleva (Saint-Eloi, 1999).

(12) " Amo de la palabra"

(13) La "trace" (traza) se refiere a los elementos de la cultura de origen (lengua, artes, etc.) recompuestos mediante los poderes de la memoria: "Les Africains traites dans les Ameriques porterent avec eux par-dela les Eaux Immenses la trace de leurs dieux, de leurs coutumes, de leurs langages. Confrontes au desordre implacable du colon, ils connurent ce genie, noue aux sou. rances qu'ils endurerent, de fertiliser ces traces, creant, mieux que des syntheses, des resultantes dont ils eurent le secret." (Glissant, 1995, p. 70).

(14) El ka es el tambor. "'Marquer' en creole significa escribir pero tambien llevar el ritmo del concierto de tambores (tambours-ka) que acompanan al contador de historias." (Figueiredo, 2002, p. 51).

(15) Texto original de Glissant: "Des l'abord (c'est-a-dire, des l'instant oo le creole est forge comme moyen terme entre l'esclave et le maitre) le cri impose a l'esclave sa syntaxe particuliere. Pour l'Antillais, le mot est d'abord son. Le bruit est parole. Le vacarme est discours."

(16) Texto original de Soares: "a pratica do 'detour' delineia-se a partir do reconhecimento dos mecanismos de dominio camuflados pela assimilacao".

(17) Texto original de Soares: "o texto [de Glissant assume formas de expressao pelas quais emergem os significantes da contestacao ao discurso da dominacao."

(18) Texto original de Franca: "provoca uma ruptura a nivel da conciencia, operando por desconstrucao e inversao um novo texto critico".

(19) Texto original de Franca: "a sintaxe da ideologia e do poder".

(20) Texto original de Franca: "opera uma inversao dos sistemas politicos estabelecidos pelo duplo movimiento do trono como metafora para o poder".

(21) Narrador tribal africano de poemas, cuentos y tradiciones orales.

(22) Texto original de Glissant: "Nous devons developper une poetique du 'sujet', pour cela meme qu'on nous a trop longtemps 'objectives' ou plutot 'objectes'."

(23) Dans la lutte pour l'imposition de la vision legitime, les agents detiennent un pouvoir proportionne a leur capital symbolique, c'est-a-dire a la reconnaissance qu'ils recoivent d'un groupe: l'autorite qui fonde l'e. cacite performative du discours est un percipi, un etre connu et reconnu, qui permet d'imposer un percipere, ou, mieux, de s'imposer comme imposant o. ciellement, c'est-a-dire a la face de tous et au nom de tous, le consensus sur le sens du monde social qui fonde le sens commun." (Bourdieu, 1982, p. 101).

(24) Texto original de Bourdieu: "L'integration dans une meme 'communaute linguistique', qui est un produit de la domination politique sans cesse reproduit par des institutions capables d'imposer la reconnaissance universelle de la langue dominante, est la condition de l'instauration

de rapports de domination linguistique."

(25) La Relacion debe entenderse como construccion identitaria sin exclusion del otro: "Pour qu'il y ait relation il faut qu'il y ait deux ou plusieurs identites ou entites maitresses d'elles-memes et qui acceptent de changer en s'echangeant" (Glissant, 1996, p. 99).

(26) Texto original de Levemfous: "a consagrada lingua francesa e 'sabotada' pelo creole"

(27) Me refiero al lector francofono, ya que el acercamiento de estos textos a lectores no francofonos implica a su vez un desafio para el traductor.

(28) Texto original de Glissant: "engendrer un langage qui tisse les poetiques, peut-etre opposees, des langues creoles et de la langue francaise".

(29) Texto original de Glissant: "Dans le debit du parler creole, on retrouve la hachure meme du rythme tamboure. Ce n'est pas la structure semantique de la phrase qui aide a scander la parole, c'est la respiration du locuteur qui commande cette scansion: attitude et mesure poetiques par excellence."

(30) Il faut frayer a travers la langue vers un langage, qui n'est peut-etre pas dans la logique interne de cette langue. La poetique forcee nait de la conscience de cette opposition entre une langue dont on se sert et un langage dont on a besoin.

(31) "Les variantes de nos systemes de discours sont predeterminees dans notre histoire subie. La conquete d'un ensemble textuel autonome (la quete ardue d'un langage) est une donnee importante du travail de liberation"
COPYRIGHT 2009 Universidad del Valle
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2009 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Title Annotation:Literatura, pragmatica y analisis del discurso
Author:Masello, Laura
Publication:Lenguaje
Article Type:Report
Date:Jun 1, 2009
Words:7918
Previous Article:Aproximaciones a la inclusion del estudiante invidente en el aula de lengua extranjera en la Universidad del Valle.
Next Article:Emotividad y cortesia en la colonia: cartas de mujeres meridenas.

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters