Printer Friendly

Lectores y formacion de ciudadanias en Mexico. Observaciones sobre el Programa Nacional Salas de Lectura del Conaculta.

Introduccion

El Programa Nacional Salas de Lectura (PNSL) fue creado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) en 1995, con el proposito de impulsar iniciativas ciudadanas orientadas a la promocion de la lectura. Actualmente existen mas de 3 300 Salas de Lectura en todo Mexico, atendidas por diversos ciudadanos interesados en compartir la cultura del libro. El programa funciona a traves de un esquema simple y, a la vez, muy exigente: los ciudadanos ponen el lugar, reunen a sus lectores, organizan las sesiones y gestionan recursos para las actividades de sus salas. Aportan su saber, vitalidad y vocacion sin remuneracion alguna. El Conaculta, por su parte, contribuye con un fondo inicial de 100 libros, que se incrementa de acuerdo con la continuidad y crecimiento de cada sala. Ademas, asesora a los representantes de cada entidad (denominados "enlaces estatales") adscritos a sus respectivas instituciones culturales. Asimismo, organiza de manera permanente encuentros nacionales con promotores de lectura, que incluyen conferencias, talleres de capacitacion, presentaciones de libros, etcetera. Todo esto se realiza en coordinacion con los institutos y las secretarias de cultura de los estados. El programa esta en marcha. Sin embargo, a mas de 15 anos de haberse creado, poco se sabe sobre el perfil de los responsables de cada sala (llamados "mediadores"), los usuarios, las estrategias de promocion de la lectura, los alcances y las repercusiones que ha tenido este quehacer en las comunidades.

Este articulo es parte de un diagnostico mas amplio sobre el estado actual de las Salas de Lectura en Mexico, realizado para el Conaculta durante el ano 2009 y coordinado por el Centro de Investigaciones Culturales-Museo de la Universidad Autonoma de Baja California.

El principal proposito fue elaborar un ejercicio de identificacion, caracterizacion y analisis de la situacion de las Salas de Lectura en el pais, a fin de establecer planes y estrategias de desarrollo cultural mas eficaces. De este modo, las preguntas que guiaron este diagnostico fueron: quienes son los mediadores de salas, que perfiles tienen los usuarios y bajo que condiciones se llevan a cabo las actividades de fomento a la lectura.

La evaluacion contemplo dos etapas de ejecucion que al mismo tiempo se propusieron como dos estrategias metodologicas complementarias: un acercamiento estadistico, por un lado, y un registro de caracter cualitativo, por otro. La primera etapa consistio en la aplicacion de una encuesta nacional a las Salas de Lectura abiertas y activas, cuyo proposito fue conocer estadisticamente la composicion y el funcionamiento de dichos espacios. (1)

Se obtuvo un registro de caracter cuantitativo, descriptivo y exploratorio sobre las caracteristicas generales y el desempeno de estos sitios de lectura. Para tal fin, se disenaron dos encuestas, una para los mediadores (responsables de cada sala) y otra para los enlaces estatales (gestores del programa en cada entidad, adscritos a los institutos o secretarias de cultura). La primera encuesta se aplico a 955 mediadores de Salas de Lectura que actualmente se encuentran en funcionamiento. Las categorias de analisis desarrolladas para esta encuesta fueron: 1) identificacion del mediador, 2) condiciones fisicas de las Salas de Lectura, 3) funcionamiento, 4) acervos y 5) usuarios. La segunda encuesta se asigno a 21 enlaces estatales con el proposito de identificar rasgos y caracteristicas en la configuracion de este ambito institucional. Las categorias fueron: 1) perfil de los enlaces estatales, 2) gestion y 3) capacitacion.

La segunda etapa de este estudio, de tipo cualitativo, comprendio la recuperacion de la experiencia de los mediadores a traves de entrevistas a profundidad y de un amplio registro fotografico. En esta fase se recupero la experiencia de los mediadores en torno a las labores cotidianas de las Salas de Lectura. Comprendio un ejercicio de memoria e interpretacion, asi como la observacion de las practicas grupales alrededor de estos espacios. El objetivo fue identificar los sentidos que nutren y orientan el funcionamiento de las Salas de Lectura, su permanencia y desarrollo, pero tambien sus retos y dificultades.

Durante los meses de mayo, junio y julio de 2009, los nueve investigadores (2) adscritos a este proyecto desarrollaron trabajo de campo en 22 entidades del pais y visitaron 49 Salas de Lectura. Con las entrevistas a profundidad (registros de memoria y valoracion) y los ejercicios de etnografia visual (registro fotografico y analisis de las practicas grupales) se obtuvo una representacion estructural de los sentidos y las practicas socioculturales vinculadas a la vida y funcionamiento de estos nichos de lectura. A traves de las fotografias se analizo el inventario cultural, es decir, las caracteristicas fisicas de los espacios, el tipo de objetos y la relacion entre ellos. De esta manera nos aproximamos al mediador, a sus practicas y a las formas de armonizar su vida con la Sala de Lectura. Se examinaron los espacios y los objetos, los patrones de hospitalidad y ciertas practicas de promocion de la lectura. Con respecto a los usuarios, se analizo en las fotografias aquello que nos permitiera comprender las formas de operar de las salas y las interacciones entre los usuarios y el mediador. Por su parte, la entrevista a profundidad se diseno en torno a tres ejes tematicos:

1. Salas de Lectura y mediadores. Testimonios relacionados con las trayectorias de vida de los mediadores. Su relacion con los libros y con el fomento de la lectura. Significados y relaciones de sentido en torno a las actividades de la Sala de Lectura. Perfiles del mediador ideal.

2. Salas de Lectura y gestion. Informacion relacionada con la organizacion y funcionamiento de las Salas de Lectura y con las tareas cotidianas de los mediadores. Capacitacion y actualizacion de los mediadores. Representaciones sobre las instituciones culturales y los programas dedicados al fomento de la lectura (estados y federacion). Experiencias exitosas de gestion. Dificultades, retos y obstaculos para el funcionamiento de dichos espacios.

3. Salas de Lectura y comunidades. Argumentaciones sobre los vinculos entre usuarios, lecturas y vida cotidiana. Valoraciones sobre el impacto de las Salas de Lectura en la comunidad. Experiencias del mediador en relacion con su entorno social.

A partir de cada entrevista con el mediador de la Sala de Lectura, seleccionamos los enunciados mas significativos con referencia a los ejes tematicos ya mencionados. El nivel de analisis se situo en el discurso (la oralidad y la imagen fotografica) y en la observacion de las actividades grupales desarrolladas en las Salas de Lectura.

Como ya mencionamos, por limitaciones de espacio este texto recoge una parte del diagnostico total, aquella que aborda el perfil de los mediadores (quienes son, a que se dedican, cuales son sus motivaciones y experiencias), algunos datos sobre la ubicacion de las Salas de Lectura y, sobre todo, testimonios sobre el ambito de los usuarios y las comunidades (percepciones sobre el efecto comunitario de las Salas de Lectura, experiencias de desarrollo cultural, lectura y formacion de ciudadanias).

?Quienes son los responsables de las Salas de Lectura?

Nuestros encuestados son hombres y mujeres que, desde distintas regiones del pais, trabajan de manera voluntaria promoviendo el acercamiento de sus comunidades a los libros. En el cuadro 1 se observa el resumen de las caracteristicas sociodemograficas de los mediadores encuestados. El promedio de edad de los mediadores es de 42 anos, tanto para hombres como para mujeres. De ellos, 36.1% son hombres y 63.9% mujeres. Es decir, en Mexico, las Salas de Lectura estan impulsadas en su mayoria por mujeres. Con respecto a la escolaridad, se observa que 52.9% de los mediadores cuenta con estudios de licenciatura y 14.3% realizo estudios de posgrado. En suma, 67.2% de los entrevistados tienen educacion superior. Del resto, 10.8% concluyo una carrera tecnica, 12.2% termino la preparatoria, 7.3% acabo la secundaria y 2.6% cuenta solo con la primaria o una escolaridad menor. Destaca en estos datos el alto nivel escolar de los mediadores, que sugiere una mayor relacion de estos agentes con las diversas ofertas culturales e informativas--en particular con la cultura impresa--frente a los ciudadanos de menor escolaridad. Sin embargo, no podriamos afirmar que en Mexico la educacion superior garantiza la formacion de lectores asiduos o de consumidores culturales frecuentes.

Una variable determinante en el desempeno de los mediadores y en la proyeccion de sus Salas de Lectura son sus vinculos, mas o menos estrechos, con las ofertas culturales en general, y con la lectura en particular. Estos vinculos se establecen a partir de la infancia y la juventud, desde los espacios de la familia o la escuela, segun el papel de los padres, los abuelos y los maestros, y desde los distintos lugares geograficos y sociales donde se inscriben. Por ejemplo, Atzimba Mondragon Galindo, quien coordina una Sala de Lectura en Guadalajara, Jalisco, nos dice:
   Mi papa es un lector. El contagio es el factor principal. Mi
   papa nos compraba muchos libros de ninos. En una ocasion que viajo
   a Cuba nos trajo libros para ninos y me los leia. Como profesora
   siempre platico con los alumnos de los libros. Le invierto tiempo
   porque me gusta. Yo disfruto la lectura, pasarle la lectura al
   otro. Somos (los de la Sala de Lectura) un grupo cohesionado, un
   grupo identificador, sabemos quienes somos, pertenecemos a un
   lugar. La lectura no redime a nadie, pero la lectura si nos hace
   mirar de modo distinto para animarnos a opinar. Estudie letras
   [maestria] [...] la historia de la literatura, me gusta la lectura,
   los libros.


Por su parte, Alfonso Carballo Hernandez, integrante del Grupo Na' Naruni Nabanii (que significa "manos creadoras" en zapoteco) y mediador de una Sala de Lectura en Salina Cruz, Oaxaca, nos confiesa:
   Provengo de una familia protestante. Mi abuelo fue pastor
   protestante. Mi madre nos leia la Biblia. El Cantar de los
   Cantares, Isaias. En la preparatoria conoci a un companero llamado
   Roberto Carlos Diaz, le gustaba la poesia, me encantaban sus
   poemas. Decidi dedicarme a la literatura, a leer libros, a
   recopilar las revistas de la region, cualquier revistita. Asi
   llegue a la literatura. Me gusta la poesia de Cesar Vallejo. Me
   encantan las lenguas indigenas, aunque actualmente estoy leyendo a
   Paul Bowles, El cielo protector. La influencia fue mas de mis
   companeros. Una maestra de la secundaria me regalo una caja de
   libros que abri hasta la preparatoria, descubri asi a los poetas
   del renacimiento hispanico.


En terminos de ocupacion (cuadro 1), resulta interesante que 31.7% de los encuestados reporta ser profesor activo, 22.3% afirma ser empleado y 11.3% es bibliotecario. Estos porcentajes contrastan con los de aquellos mediadores que afirman ser profesionistas independientes (8.6%), amas de casa (5.2%), estudiantes (4.9%), comerciantes (3.2%) y maestros jubilados (2.2%). Parece significativo que, en suma, 45.2% de los mediadores encuestados sean profesores activos, bibliotecarios y maestros jubilados, o sea, actores vinculados con el sector educativo. Por una parte, estos datos pueden revelarnos la existencia de un grupo insatisfecho con las dinamicas de la escuela tradicional. Y por otro lado, pueden sugerir el predominio de una vision muy escolarizada de las Salas de Lectura. Es decir, la concepcion de la Sala de Lectura como un lugar para ensenar a leer, o en su variante, complementar las labores pedagogicas. Al respecto, Maria Guadalupe Espinosa Pascual, responsable de la Sala de Lectura "La magia de los libros", ubicada en San Lucas Tecoplico, Tlaxcala, nos comenta:
   La escuela fue mi unica alternativa para acercarme a la literatura.
   Ya siendo maestra, descubri el placer que me producia leer.
   Comence, entonces, a resarcirme leyendo los materiales incluidos en
   los libros de texto gratuitos para la primaria, de la sep. Este
   encuentro con la literatura me comenzo a mostrar que el mundo se
   podia ver de otra manera. Convencida de que leer cambiaba a la
   gente, decidi hacer mi mejor esfuerzo para que los ninos le
   encontraran el gusto. Asi que a partir de entonces, y hasta que me
   jubile hace cinco anos, todos los dias, al comenzar la jornada de
   trabajo con el grupo, yo me tomaba diez minutos para leerles en voz
   alta cuentos a mis alumnos.


Desde su Sala de Lectura llamada "Una ventana al horizonte", en la ciudad de Aguascalientes, Amelia Gonzalez tambien nos dice:
   Soy docente de preescolar. Yo escuchaba eso de las salas y las
   salas y preguntaba con que se come. Pero luego escuchaba a los
   companeros de las salas diciendo que los culpables de que la gente
   no lea somos los maestros. Entonces, fue asi como que me hirieron
   el orgullo. Yo empece a trabajar la sala, pero nunca vi su
   dimension. Alguien me decia: este libro me gusto, y yo pensaba:
   esas son cosas romanticas de la lectura.


En un grupo de mediadores, identificamos que la promocion de la lectura esta relacionada con un proyecto (o por lo menos con ciertas tentativas) de profesionalizacion. Al margen de aquellos mediadores que ya trabajan en escuelas y bibliotecas, o bien son profesores jubilados, muchos de estos enlazan las actividades de la Sala de Lectura con la oferta de talleres de capacitacion para diversas instituciones o grupos de la sociedad. Establecen agendas de servicios de capacitacion cultural o de animacion de eventos infantiles. Organizan en las fiestas infantiles sesiones de cuenta cuentos, teatro guinol y representaciones diversas. Por supuesto, son los mediadores mas jovenes y algunos de ellos todavia se encuentran estudiando.

Cuando preguntamos a los encuestados sobre sus experiencias anteriores con respecto a la promocion de la lectura o la animacion cultural (cuadro 2), encontramos que seis de cada 10 reportan tener experiencias previas en este ambito. Sin embargo, se observa que 36% reconocio que sus primeras labores de promocion de la lectura se realizaron gracias al PNSL. De modo que, en muchos casos, las Salas de Lectura han significado el aprovechamiento de recursos humanos con experiencia en este rubro, y en otros, dichas salas se han sumado a proyectos culturales preestablecidos.

Sobre esto, Vivianne Thirion, responsable de la Sala de Lectura "El Juglar", en la ciudad de Mexico, senala:
   Habia participado en el diseno del programa y queria saber como
   funcionaba una Sala de Lectura en la practica. Llevar a la practica
   mis propias recomendaciones. Me toco capacitar a los coordinadores.
   Hable con el dueno de la libreria El Juglar y llegamos a un
   acuerdo, me prestaron el espacio y desde 1996 abro la sala todos
   los jueves a las 5:30 p.m., rara vez terminamos a las 7.30, casi
   siempre nos alargamos. Tengo la credencial numero 6 de Salas de
   Lectura. Cuando no puedo venir he mandado a alguna persona a
   sustituirme, pero no es igual, asi que procuro venir todos los
   jueves. Me gusta mi sala, podria heredarla o cerrarla despues de
   tanto tiempo, pero la disfruto. No es facil, implica una
   disciplina.


Tambien se suman a la configuracion del PNSL las historias de quienes inician su relacion con los libros. Desde el rancho El Chicalote, en Aguascalientes, el senor Cruz Olivares Sanchez, de la Sala de Lectura "El Cactus", nos cuenta:
   Soy campesino. Una vez yendo en el centro de la ciudad, me encontre
   un cartel que decia "Leer para que", me acerque de pura curiosidad,
   preguntando para que era eso, y me aceptaron. Me dio pauta para
   seguir, porque yo no tuve estudio. En las reuniones de Salas de
   Lectura me gustaron los comentarios que hacian hacia cada lectura,
   de los personajes y me fui interesando; hasta me meti a la escuela
   a terminar mi primaria. Yo no tenia estudios, verdad, pero yo leia
   mucho, si no leia mucho, vamos a decir, pedia mi libro y estaba yo
   leyendo, porque si tuve hasta poquita escuela, un ano de escuela yo
   creo. Tenia yo muchos libros que por aqui andan, tengo colecciones.
   Hablamos de treinta anos de Mecanica Popular, de Selecciones, que
   fue con lo que me fui iniciando en la lectura y en las cosas que yo
   hago. Si leia, pero nada mas esporadicamente, a partir de que entre
   a esos cursos, me gusto y me acerque a una escuela y ahorita, pues
   bendito sea Dios, estoy en la preparatoria. Todo esto lo estoy
   haciendo por la Sala de Lectura y por los chicos que veo que estan
   demasiado adelantados para mi, y yo necesito estar casi al nivel.
   Para mi pararme en una biblioteca o ver los libros, de chico, para
   mi eso era imposible, vamos a decir, porque los libros estaban tan
   altos que para mi era imposible que me fueran a prestar un libro
   sin requisitos, sin ser conocido, ser huerfano, no tener ni
   credenciales ni nada. Ahorita yo voy a cualquier parte y me pueden
   prestar uno o lo compro, pero de chico, ?quien me respaldaba a mi
   para que yo pidiera un libro?


Ahora bien, al indagar sobre las motivaciones de los encuestados para integrarse al Programa Nacional Salas de Lectura como mediadores (cuadro 3), se observo que el principal impulso para estos voluntarios fue el deseo de compartir la lectura con otros (47%). Tres de cada 10 encuestados afirma que el motivo que los orienta a abrir su sala es la intencion de promover la educacion y la cultura. Tambien se encontro que 10% se vio motivado por la ausencia de bibliotecas en su comunidad, 6% por su deseo de ensenar a leer a miembros de la comunidad y 2.7% de los encuestados reporta otros motivos. Estos datos refuerzan nuestra hipotesis de una percepcion muy escolarizada de las Salas de Lectura, entendidas como extensiones del aula.

No obstante, encontramos algunos mediadores que identifican los procesos de lectura con un tipo de desarrollo humano no necesariamente instrumental. Como Eduardo Aguirre, responsable de la Sala de Lectura "Carlos Monsivais", en la ciudad de Mexico:
   Solo se que nos podemos conocer, nos podemos familiarizar en torno
   a un libro. La parte central de lo que es el sentido de vivir en
   sociedad, son los intercambios sociales. Asi como que somos los
   apostoles del fomento a la lectura, pues no. Esas son palabrerias,
   la cuestion es ver que realmente estamos haciendo algo por la
   lectura, y hacer algo por la lectura es no circunscribirnos a la
   lectura. Que la lectura no se convierta en un fin, sino en un
   medio.


Con desniveles de argumentacion, existe entre los mediadores el convencimiento de que el desarrollo cultural de las personas, a traves de la practica frecuente de la lectura, permitira mejorar sus condiciones de vida. Mas aun, aquellos mediadores que trabajan con grupos vulnerables tienden a construir con mayor enfasis una concepcion de la lectura relacionada con la transformacion de los sujetos. Existe la certeza de que a traves de la lectura, las personas pueden vivir de manera distinta e incidir en la construccion de relaciones sociales menos violentas o destructivas. Sin embargo, mas alla de la necesidad de que el mediador sea un lector asiduo y un interlocutor en su comunidad, se hace necesario que participe tambien como un actor en la formacion de ciudadanias. Se extiende la nocion, pues, de que el libro y la lectura no son fines, sino medios para formar ciudadanos activos y organizados. La lectura no solo como experiencia estetica, sino tambien como practica politica. Una vision que tambien comparte Bernardina Hidalgo Comonfort, quien atiende la Sala de Lectura "Chunca", en Manzanillo, Colima:
   El leer y el saber de la lectura es muy importante, porque cuando
   no entiendes algo no lo sabemos explicar. Hay mucha gente que mejor
   prende la tele. Leer es aprender [...] me gustaria que la gente lo
   tomara [el libro] y viera el significado de las palabras [...] que
   [entienda] el derecho como ciudadano. Defenderse cuando te lleguen
   a gritar a tu casa [...] que sepa que dice la Constitucion
   Politica.


Igualmente, Maria Nieves Moreno Jacobo, de la Sala de Lectura "La alegria de compartir", ubicada en El Rincon, Jalisco, nos explica:
   [Leer] sirve para despertarnos, porque a traves de la lectura
   crecemos. Las personas de antes no leian, pero tenian mucha
   imaginacion. Pero ahorita, en la actualidad, el que no lee se va a
   quedar, el que no lee no va a crecer, el que no lee no va a
   aprender, el que no lee no se va a defender. Si uno no lee, por eso
   nos barren y nos trapean. Si lee, no necesita abogado, no ocupamos
   un abogado para defendernos.


A traves de las Salas de Lectura, los mediadores emprenden una labor mediante la cual pueden valorarse a si mismos y frente a su comunidad. Alrededor de estos espacios, y de acuerdo al grado de compromiso de cada mediador, se fortalecen los sentidos de solidaridad y de servicio a la comunidad. Al respecto, Juan Correa, de la Sala de Lectura "Despertar al saber", situada en Merida, Yucatan, nos dice: "Mis experiencias exitosas ocurren cuando los ninos de preescolar comienzan a leer, cuando comparten por vez primera sus lecturas, eso es muy gratificante. Cuando les leo un libro, se convierte en el libro mas solicitado de la sesion o de la semana, para prestamo".

En el mismo sentido se expresa Norma Elisa Alvarez Sanchez, de la Sala de Lectura "Ayacapixtlan", en Yecapixtla, Morelos:
   Pues si, para mi es bien importante mi sala, aparte de todos mis
   quehaceres, de mis trabajos como maestra, porque como maestra
   tambien me tengo que seguir preparando, pues tenemos cursos. Pero
   tambien estan los cursos de capacitacion que nos da el Instituto de
   Cultura. Y pues, yo considero que esta es la paga, para mi con eso
   es mas que suficiente, tener buenos cursos, aparte de que me sirven
   mucho a mi como profesionista, para mi sala, para traerles algo
   bueno, algo que valga la pena, de calidad a los chicos.


Desde la Sala de Lectura "El Frijolito", ubicada en la Comunidad Santa Ana Chapitiro, en Patzcuaro, Michoacan, Victor Manuel de la Cruz Prudencia nos revela: "Tengo Sala de Lectura porque veo la carestia de las comunidades, sobre todo el estudio. No estan preparadas, no tienen estudio. La Sala de Lectura me ha dado a conocer tanta gente. Si no hubiera sido por Salas de Lectura y la radiodifusora me hubiera quedado estancado".

Entre los entrevistados existe la certeza de que un buen mediador debe reunir las siguientes caracteristicas: ademas de ser un lector frecuente y tener vocacion para compartir la vivencia de la lectura, debe tener habilidades para gestionar, facilidad para establecer empatia con los usuarios y capacidad para organizar a las personas. Un buen mediador no teme vivir experiencias nuevas e incluso situaciones imprevisibles. No se paraliza frente a los diversos problemas, como la indiferencia y, en ocasiones, el rechazo de ciertas personas o grupos de la comunidad, o la apatia y el desinteres de los funcionarios publicos. Posee imaginacion para encontrar soluciones innovadoras o alternativas que le permitan enriquecer su espacio. El buen mediador es alguien que conoce los problemas de su comunidad y es sensible a las experiencias de vida de sus lectores. Se asume a si mismo como un agente que incide en el mejoramiento de la vida. Esta es la perspectiva de los entrevistados. Por ejemplo, Gonzalo Garcia, de Puebla, nos dice en la biblioteca comunitaria que construyo en el zaguan de su casa, junto con su esposa:
   Tenemos registrado en nuestro archivo alrededor de 120 personas,
   lectores. Es un proyecto que ha dado muchisimos frutos. Los chicos
   han sobresalido en sus escuelas, no solo en la primaria y
   secundaria, sino a nivel de bachillerato. Han avanzado en sus
   estudios, han participado en concursos y en eventos culturales. Los
   padres de familia, al ver el crecimiento de sus hijos, se avocan
   tambien a participar.


Y Amelia Gonzalez, de Aguascalientes, apunta:
   Yo aqui tengo los registros de la sala, arriba de 20, 30 ninos
   diarios. Ellos van y se registran, y hasta 35 ninos hemos tenido en
   las sesiones a lo largo de todo el trayecto. Tan es asi que son
   consistentes, que sus papas me los estan trayendo, poniendo su
   tiempo, hasta aca. Eso es un logro, que me dieran la confianza de
   traemelos hasta aca. Por ejemplo, en la Feria del Libro de
   Guadalajara, me los lleve para alla.


Por su parte, Martha Martinez Franco, de la Sala de Lectura "El crucero", en Cancun, Quintana Roo, nos cuenta:
   Yo soy del D.F. Yo me he dedicado al comercio. Entonces llegamos
   aqui y se dio la oportunidad de establecernos. Desde que llegamos,
   buscamos un lugar donde poder vender y aqui nos quedamos. Poco a
   poco, empezamos a tener relacion con la gente que vende aqui en el
   parque y nos dimos cuenta de una problematica que estaba muy
   fuerte, la delincuencia. Entonces nosotros tambien teniamos la
   necesidad del rollo cultural. Entonces quisimos promover algo.
   Primero rescatar el lugar de la delincuencia con la ayuda de todos
   los vendedores de aqui, del parque. Y despues empezamos a promover
   eventos culturales. A partir de alli conocimos a Guillermo (el
   enlace estatal) y nos invito al curso de Salas de Lectura en
   Bakalart. Asistimos mi esposo y yo. Despues del curso regresamos ya
   con algunos libros que nos habian regalado ahi. Tambien nos dijeron
   que nos iban a dar un acervo para tener aqui la Sala de Lectura. Y
   la abrimos aqui.


?Donde se localizan las Salas de Lectura?

La ubicacion de las Salas de Lectura que funcionan en el pais (grafica 1) resulto ser un topico interesante. Constatamos la diversidad y flexibilidad de este programa al identificar que 33% de las Salas de Lectura se ubican en casas habitacion, 23% en ambientes escolares, 15% son itinerantes, 11% en bibliotecas, 5% en centros culturales, 2% en parques y 11% en otros sitios. Esos otros lugares pueden ser centros de readaptacion social, albergues y casas hogar para grupos especificos (migrantes, madres solteras, victimas de violencia familiar, personas de la tercera edad, entre otros), iglesias y capillas de diferentes religiones, mercados y museos. Segun los datos recolectados, casi cualquier lugar es susceptible de albergar este proyecto. Tal es el caso de algunos sitios de lectura localizados "a la orilla de un rio", "en una sala de masajes", "un billar", "una banqueta", "las escaleras de mi edificio", o una "antigua y abandonada estacion de ferrocarril". Por ejemplo, tenemos el caso de Martha Martinez Franco, de Cancun, Quintana Roo:
   La mayoria de los que vienen son de otros lugares, trabajadores, o
   visitantes. Muchos son buenos lectores. Estamos en un parque y es
   un lugar donde siempre pasa gente. Los parques son un espacio que
   la gente quiere ocupar, sentar se, hay arboles. Es un lugar idoneo
   para hacer algo. Y a la gente le sorprende, me preguntan ?como
   nacio esto? Siento bonito que la gente se sorprenda y muestre
   simpatia, incluso nos han dejado libros.


Por otra parte, es necesario identificar si el espacio que alberga la Sala de Lectura tiene otros usos (cuadro 4) y, en ese caso, cuales son estos. En lineas generales, se observa que la mayoria de las Salas de Lectura (79.6%) estan ubicadas en lugares donde se realizan actividades no necesariamente relacionadas con el funcionamiento de las salas. Es este otro punto que confirma la adaptabilidad del programa a las realidades de aquellas comunidades en las que se asienta. Mientras 20% de los encuestados afirma que el espacio en el que funciona la sala es para su uso exclusivo, las otras salas pueden tener funciones muy variadas de acuerdo con cada entorno.

Cuando se trata de Salas de Lectura ubicadas en casas habitacion, los usos adicionales pueden ser aquellos que corresponden al hogar: sala de television, estancia, zaguan, garaje y demas. En otros casos, se trata de espacios que repentinamente se adecuan para albergar libros y lectores. Son Salas de Lectura ubicadas en pasillos, escaleras, parques, aceras, salas de espera de hospitales y otros rincones.

Un panorama sobre los usuarios

En este apartado se abordan aspectos relacionados con los usuarios de las Salas de Lectura, quienes constituyen el elemento central del programa y el principal agente que motiva el trabajo voluntario de los mediadores. Por ello, la primera pregunta esta relacionada con la cantidad de usuarios. ?Albergan estas salas un amplio numero de usuarios o, por el contrario, su vocacion se orienta hacia grupos pequenos y una atencion mas personalizada?

Tal como se observa en el cuadro 5, se puede afirmar que la mayoria de estas salas (86.1%) atienden a menos de 40 usuarios al mes. Solo 4.8% afirma atender mensualmente de 41 a 50 usuarios, y 9.2% de los encuestados senala que atiende a mas de 50 usuarios al mes. Es esta, pues, una iniciativa de ciudadanos interesados en compartir la experiencia de la lectura con grupos pequenos que representan un reto en terminos de continuidad y crecimiento.

En las Salas de Lectura se atiende a diferentes grupos de edades (cuadro 6). Del total de salas, 38% prestan servicio principalmente a la poblacion infantil; 34.7% atiende en su mayoria a usuarios adolescentes y jovenes; 24.5% cuenta con un mayor porcentaje de adultos y tan solo 2.9% atiende en su mayoria a personas de la tercera edad. Teresa Bazaldua, responsable de la Sala de Lectura "Pajaros de papel", en Delicias, Chihuahua, nos dice: "Son publicos muy distintos. Ahora que entro lo de los "emos", me llegan jovenes con esas tendencias. Les gustan los "darketos", les gusta la muerte y esos temas. Entonces ya traigo a un Baudelaire, se que a los muchachos los va a jalar".

En cuanto a la categoria de genero (cuadro 6), 60% de los mediadores afirma que la mayoria de sus usuarios son mujeres, mientras que 39.4% asegura que la mayor proporcion de sus usuarios son hombres. Es decir, no solo hay mas mediadoras, sino tambien mas usuarias. Marcela Vera Esperanza, de Oaxaca, nos cuenta:
   Algunas parejas de las mujeres que asistian a la Sala de Lectura de
   la Caja de Ahorros lo entendian bien. Pero en el caso de las
   mujeres mayores, sus maridos se quedaron hechos un lio, otros
   maridos les llamaban a cada rato para ver a que horas regresaban a
   casa. Incluso mujeres jovenes cuyo esposo les hablaba. Las mujeres
   nos contaban la larga lista de preguntas de sus maridos: "donde
   estuviste, por que hasta estas horas, con quienes estuviste,
   etcetera". El senor, cuando veia que su esposa llegaba con el
   libro, como que se calmaba o algo le pasaba. Este marido siempre
   decia a sus hijos que tenian que estudiar, asi que cuando el senor
   veia que su mujer regresaba con un libro, como que se
   tranquilizaba. El libro era la posibilidad para que ella pudiera
   regresar a la Sala de Lectura. Las mujeres cuentan sus experiencias
   de ninas con la lectura. Una senora que permanecio dos anos en la
   Sala de Lectura, decia que cada vez que se llevaba un libro era el
   momento en que sentia que podia estar consigo misma, que el tiempo
   era realmente de ella. Los demas le respetaban su tiempo de
   lectura. Era una mujer dedicada a servir a los demas. Ella nos
   revelo muchas cosas. Alli me sentia identificada con ella. Eso me
   nutre a mi, recibo esas experiencias, eso hace que la motivacion
   continue.


Con respecto al promedio de escolaridad de los usuarios (vease cuadro 6), 39.6% de los mediadores senalo que la mayoria de sus usuarios tienen la primaria terminada. Por otra parte, 23% considera que el promedio de escolaridad de sus usuarios es la secundaria y 20.9% dice que el promedio de escolaridad de sus usuarios es la preparatoria. Solo uno de cada 10 mediadores considera que el promedio de los visitantes de su Sala de Lectura cuenta con estudios profesionales. Finalmente, al indagar sobre la ocupacion de los usuarios (vease cuadro 6), sobresale que 7 de cada 10 mediadores, afirman que la mayoria de sus usuarios son estudiantes. Desde la Sala de Lectura "Estacion Tepa", en Zempoala, Hidalgo, Carlos Manuel Benitez Mateos senala:
   Aqui la escolaridad esta baja, muy baja. Hay casos en que hay ninos
   de 5, 6 ano que no saben leer y, logico, si no saben leer pues no
   avanzan. Pero la lectura es fundamental para todo lo que ellos
   vayan a enfrentar. Entonces, eso me ha motivado mucho, la poca
   aportacion que he dado aqui para ellos es el esfuerzo, lo mejor que
   puede uno brindar a su pueblo. Esta es otra generacion de ninos.
   Necesitabamos literatura para ninos, buscamos donaciones y
   adquisiciones de libros usados. Se ha ido acrecentando el acervo,
   pero las necesidades siempre van cambiando. Ahorita, en estos dias,
   los jovenes del Colegio de Bachilleres piden libros de Mario
   Benedetti. Si veo la oportunidad, voy adquiriendo esos titulos para
   que no pierdan el interes los jovenes de venir aqui. Hay veces que
   me veo en la necesidad de comprar titulos.


Por otra parte, al explorar el promedio del nivel socioeconomico de los usuarios (cuadro 6), segun la perspectiva de los mediadores, llama la atencion que 40.7% es de nivel socioeconomico medio, mientras que 32.9% se ubica en el estrato medio bajo, y 20.7% corresponde al estrato bajo. Es decir, mas de la mitad de las Salas de Lectura del pais trabajan con comunidades pobres. Al respecto, Margarita Vazquez Diaz, de Morelia, Michoacan, nos da su testimonio:
   El programa Salas de Lectura [...] me ha posibilitado un contacto
   humanista con la comunidad, un contacto diferente con mi entorno.
   Compartir la lectura con la gente que ya tiene el gusto y con los
   que no lo tienen, por ejemplo, las jovenes del albergue tutelar,
   que estan ahi por delinquir, con una situacion economica
   lamentable, con su escolaridad truncada, con sus papas en el Cereso
   y sus hermanos en el albergue tutelar tambien [.] Los libros de
   historias de princesas, de personajes femeninos les encantaban,
   como Alicia en el pais de las maravillas y Sherezada, les
   fascinaron. Trate de pasarnosla bien, jugamos, leimos y rompimos
   los muros del encierro con la imaginacion, con las historias.


Valoraciones sobre el impacto de las Salas de Lectura en la comunidad

Las Salas de Lectura con mejor funcionamiento son aquellas que tienen el apoyo de las instituciones publicas y privadas, pero sobre todo el respaldo de los padres de familia y de los vecinos. Aqui el mediador se convierte en una figura ejemplar para la comunidad. Mas alla de su mera funcion de prestador de libros, transmite con su ejemplo sentidos de responsabilidad, compromiso y solidaridad. Entre las experiencias mas productivas estan aquellas donde los padres, los ninos y los jovenes ayudan en las labores de la sala, como es el caso de la biblioteca comunitaria de la familia de Gonzalo Garcia, en Puebla. Nos dice una usuaria de esta sala:
   Iniciamos por nuestros hijos, los llevabamos cada ocho dias a la
   biblioteca publica. Despues se hizo dificil, pues teniamos que
   pagar pasaje. Entonces empezamos ajuntarnos aca, en la biblioteca
   de don Gonzalo. Ibamos de casa en casa, pidiendoles de favor a los
   papas que dejaran a sus ninos venir a leer. Yo traigo seis o siete
   ninos, pero a veces nos traemos hasta 20 ninos al circulo de
   lectura.


Por su parte, Amelia Gonzalez, de Aguascalientes, nos da su impresion:
   Yo he logrado muchas cosas dentro de la sala, porque basicamente
   los papas han estado involucrados. A veces los ninos me piden
   libros para sus padres, y yo les digo: "llevate este o aquel". Y
   luego llevan para su mama, para su hermana, para su abuelita. Es
   como ellos mismos se vuelven promotores de lectura.


En Oaxaca, Marcela Vera Esperanza, nos brinda su testimonio:
   Entre las socias de la Caja de Ahorros ya hay un habito por
   escuchar a las demas. Como llegan, como han vivido. Cuando leimos
   algo de Angeles Mastreta, ese libro que se llama Mujeres de ojos
   grandes, hubo mujeres de mas de 60 anos que decidieron abrirse,
   porque las historias hablaban de las mujeres de antes. Hicieron
   revelaciones de su vida. La lectura ha hecho posible que ellas me
   conozcan y que yo las conozca. Ellas son mujeres que tienen muchas
   cosas en comun. Aparentemente con actividades tan diferentes, sin
   embargo, en el devenir de las sesiones hemos encontrado tantas
   afinidades con relacion a como vivimos. Para nosotras no hay
   tiempo, estamos llenas de chamba, de todo tipo de trabajo. Trabajo
   de afuera, trabajo de la casa, con la familia, con los companeros.
   No tenemos tiempo para nosotras. Teniamos que dar la pelea para
   estar en las sesiones de lectura, algunas mujeres menos, sobre todo
   para las que no estan casadas. La pelea por el tiempo nos hace
   estar parejas. Aqui todo mundo propone las lecturas. Mis propuestas
   son las autoras. Hay autores hombres que tambien me encantan. Hay
   una novela de Vargas Llosa que queremos leer, se llama Aventuras
   de la nina mala.


Mericia Ponce Alvarado, quien atiende la Sala de Lectura del Cedes (Centro de Ejecucion de Sanciones de Altamira), en Altamira, Tamaulipas, nos relata:
   Yo he visto cambios en la forma de actuar, en su
   comportamiento. En como les ha ido transformando su vida, incluso
   hasta con la familia. A veces la familia me da las gracias y eso es
   algo que me llena de orgullo. Y ellos me han dicho: "Maestra,
   gracias porque con usted aprendi a leer. He cambiado mi caracter,
   con mis companeros". Yo les meto platicas de valores, la
   tolerancia: "Maestra, ?se acuerda cuando llegue? Pero gracias a su
   apoyo yo he logrado mejorar mi forma de ser". Cuando la familia les
   dice: "!Como has cambiado!" Y ellos les dicen: "Es que estoy en un
   programa que se llama Salas de Lectura". Para mi eso es mucha mas
   satisfaccion que me pagaran un sueldo. Eso me hace sentir
   orgullosa.


En Guadalupe, Zacatecas, Martha Alicia Mejia Ramirez, mediadora de la Sala de Lectura "Amparo Davila", dice:
   Tengo ninos que empezaron conmigo y que ya van en la preparatoria.
   No tienen ningun problema de comprension lectora, ni de
   calificaciones. Todo eso ha repercutido en lo que son ellos ahora.
   Una de ellas, Carolina Vargas, acaba de ganar la olimpiada de
   conocimiento a nivel primaria. Esos pequenos logros son muy
   dificiles de evaluar. No podemos medir que tanto lee alguien, si
   comprende o no comprende. Pero si se ve el impacto, sobre todo en
   lo academico. El oir que los ninos hablan mas fluido, el ver que se
   recomiendan libros, que se llevan libros y los leen, ver que se
   estan enriqueciendo y que cada dia te piden mas. Ver los ninos que
   estuvieron viniendo y que crecieron entre los libros de la Sala de
   Lectura, y que ahora son buenos estudiantes, son sensibles, son
   creativos.


Sobre los efectos que han tenido las Salas de Lectura en los usuarios, Vivianne Thirion, de la Sala de lectura "El Juglar", en la ciudad de Mexico, afirma:
   ?Transformaciones en las participantes? Lo mas importante es que
   han adquirido valor para hablar y decir lo que piensan, aprenden a
   pensar, a reflexionar. Se organizan concursos, el premio es un
   libro, todas escriben y luego votan por el mejor cuento. En la
   "sesion periodico" se habla de lo de hoy, que se informen de lo que
   pasa en el mundo. Les pido que lean el periodico al menos una vez a
   la semana y escojan un articulo, algo que les haya interesado. Las
   primeras tres en llegar a la sala comentan la nota con las demas.
   Es importante socializar la lectura. Se trata de circular la
   palabra, comentar lecturas, crear una atmosfera de libertad de
   expresion, de respeto, fomentar la participacion.


El impacto de este programa en las comunidades, segun la apreciacion de los mediadores entrevistados, es apenas perceptible. En las comunidades pobres la lectura tiene sentidos mas utilitarios o instrumentales. Los lectores buscan constantemente relacionar los contenidos con su experiencia cotidiana. Leer es un acto no necesariamente contemplativo o meramente estetico, sino un recurso para entender y actuar con ciertas ventajas ante determinadas situaciones. En estos escenarios, el mito del autor como Creador (con mayusculas), es casi inexistente. Se sabe muy poco sobre los escritores, las obras, las editoriales y los contextos de la produccion literaria: el campo literario y cultural. Se percibe, en cambio, que el libro debe conquistar al lector, y no al reves. Si un libro no les gusta, lo abandonan. No importa que se trate de un autor consagrado. El conocimiento de autores y obras como recurso de poder simbolico en las comunidades pobres es muy debil. De ahi que, aunque se promueva "el placer por la lectura", en estos sectores la lectura pertenece al ambito del saber escolarizado. Tiene valor en cuanto se mejora el rendimiento escolar de los ninos o en cuanto los jovenes dejan la vagancia o abandonan las malas conductas. De ahi que estos espacios, que a veces desarrollan actividades culturales mas amplias, desempenen en ocasiones un papel fundamental entre los jovenes de zonas urbanas conflictivas: se convierten en refugios. El mediador se vuelve un consejero que debe ganarse la confianza de los jovenes, para que estos participen en las actividades y eventos.

Tambien encontramos Salas de Lectura donde la comunidad ha decidido poner en el centro de sus actividades la defensa de las identidades regionales o locales. Constituyen un proyecto pedagogico, cultural y politico de largo plazo. Tal es el caso de la Sala de Lectura "NaruniNabanii", de Salina Cruz, Oaxaca (el espiritu de los hombres y mujeres del Istmo de Tehuantepec) o la Sala de Lectura "Carlos Monsivais" de la ciudad de Mexico. Otros espacios tienen funciones parecidas a las de un centro de desarrollo humano o un centro comunitario, como el Centro Cultural "Nana Chela", en Mexicali, Baja California, encabezado por el maestro y escritor David Monay. Este recinto, situado en uno de los barrios pobres de la ciudad, alberga una biblioteca formal, equipada y atendida por bibliotecarios, voluntarios y prestadores de servicio social. Tambien tiene una sala de computo y areas para exposiciones de artes plasticas. Es un espacio que ofrece no solo sesiones de lectura y prestamo de libros, tambien se organizan conferencias, representaciones, ciclos de cine, talleres y cursos diversos. El Centro Cultural "Nana Chela" (que opera como asociacion civil) es un ejemplo de organizacion y eficiencia en uno de los estados que tiene menos Salas de Lectura del pais (vease Anexo) y cuya oferta cultural esta mas comprometida con la cartelera de espectaculos que con la formacion de lectores.

El registro fotografico de las Salas de Lectura

El analisis visual se realizo con 627 fotografias tomadas por los mediadores en 23 Salas de Lectura que funcionan en los estados de Baja California, Hidalgo, Nuevo Leon, Oaxaca, Puebla, Veracruz,Jalisco, Nayarit, Colima, Quintana Roo y Tamaulipas, asi como el Distrito Federal. Las fotografias se clasificaron en tres categorias: acervo, mediadores de sala y usuarios. De la primera aproximacion a las imagenes, resulto una seleccion de 60 fotografias clasificadas en dos categorias, mediadores y usuarios, que a continuacion se analizan. Por motivos de espacio, en este texto solo se incluyen algunas imagenes.

La fotografia posee entre sus cualidades esenciales la de simular la reproduccion identica de sus objetos. Parece reproducir fielmente la realidad del objeto fotografiado. Pero esta, por mas realista que pretenda ser, es una construccion tanto como lo es un montaje o una imagen trucada. La fotografia se produce de acuerdo a ciertas reglas sociales y procedimientos tecnicos que se aprende a descifrar y que permiten la comprension convencional de las imagenes.

Esta cualidad propia de la fotografia tiene implicaciones importantes. Por un lado, ofrece un orden al mundo que, de otra forma, resulta desordenado y nos confunde. La fotografia nos indica que debemos ver, como deben ser las cosas, las acciones y hasta la forma de mirar la naturaleza que nos rodea. A partir de las fotografias que circulan en nuestro espacio visual, aprendemos a reconocer un "hermoso atardecer", una "buena familia", una escena "bella" de amor o una de violencia. Mas de un siglo de fotografias nos han disciplinado en las formas en que vemos las relaciones humanas, los sentimientos de los otros, las ciudades y la naturaleza a nuestro alrededor.

La cualidad de la fotografia de fingir la reproduccion identica del objeto que retrata produce, ademas, otro impacto en sus receptores: la sensacion de eternizar lo fotografiado. Esta sensacion de que la fotografia es el lugar donde se fija indeleblemente la memoria crea la necesidad de solemnizar el instante que se congela en cada foto. De esta manera, se toman fotografias de los dias de fiesta, los momentos gozosos, las sonrisas, el campo verde, las casas limpias y compuestas. El fotografiado se acicala para la foto que lo inmortalizara: se alisa el cabello, se lava la cara, se pone las mejores galas y sonrie a la camara.

[FIGURA 1 OMITIR]

[FIGURA 2 OMITIR]

En el conjunto de fotografias analizadas podemos atestiguar que los fotografos son aficionados; no son practicantes habituales de la fotografia. Las imagenes nos permiten aproximarnos a lo que los propios mediadores de salas desean mostrarnos sobre su trabajo. En las fotos encontramos las formas elegidas por los mediadores para dar a conocer sus salas, los valores que quieren subrayar, las imagenes que solemnizan y la vision que desean eternizar.

Imagenes de los mediadores de sala

Es necesario mirar estas fotografias a detalle, lentamente, para descubrir quienes son los mediadores de sala. Son fotos que, a diferencia de las de los fotografos profesionales, requieren tiempo y atencion para comprender su sentido: ?quienes son estos voluntarios sencillos y generosos que decidieron abrir su espacio para que los demas pudieran acercarse a los libros?

Primero se observa que los mediadores de sala combinan estrechamente su labor social con su vida cotidiana. Abren las puertas de su casa o buscan espacios adecuados para dedicar sus horas no laborales a compartir sus saberes. Las actividades que deciden realizar son de lo mas variadas: leer en el piso, sobre una frazada o en el tianguis; bailar en la cocina, hacer teatro en el jardin, manualidades sobre una tabla en el garaje, entre otros. Cada mediador escoge el rumbo que su sala tomara.

Mientras las fotos profesionales de los publicistas nos muestran la felicidad nerviosa y la del reportero nos ensena la violencia desgarradora, estas fotos nos conmueven porque en ellas reina el equilibrio. Cuando posan frente a sus acervos, los mediadores son los modelos de la meditacion y la reflexion. Sin embargo, podemos ver que generalmente los mediadores no son lectores asiduos: su biblioteca consiste en el acervo donado, quizas otros libros escolares y alguna enciclopedia. Pocas son obras clasicas, libros de arte y literatura contemporaneos, libros de actualidad politica, cientificos, tecnicos, revistas o periodicos. Sin embargo, valoran los libros y el poder que estos otorgan a quien sabe leerlos. ?Que mas se puede decir sobre los mediadores que no siempre son lectores habituales, que saben muy poco sobre el ambito de los libros, pero que abren un espacio dedicado a la lectura? ?Que se puede decir de estas personas como tipos ejemplares?

Los mediadores de salas son dinamizadores de la cultura. Walter Benjamin encuentra dos tipos de narradores, los que han viajado para contar algo y los que, sedentarios, narran las historias y tradiciones locales. Se trata de tipos fundamentales pues la narracion hoy es incomprensible sin la interpenetracion de ambos. De la misma manera podemos encontrar dos estirpes de promotores culturales. Aquellos que han viajado, vienen de lejos y traen las novedades que han recogido en su camino. Estos son, por ejemplo, los escritores denotados y los jovenes poetas, los artistas y los musicos innovadores, los cientificos y los tecnicos descubridores, los migrantes que regresan para ensenar la cultura de aquellos lugares que han visitado. Los otros promotores culturales, en cambio, son los que se han quedado en la comunidad y conocen sus necesidades. Estan familiarizados con las carencias de su entorno. Los mediadores de salas son de este ultimo tipo. Ellos crean algo nuevo cuando en sus Salas de Lectura se renuevan las relaciones de la comunidad o del barrio. En la comunicacion entre el mediador y los usuarios renacen vinculos sociales extintos o en peligro de desaparecer; el barrio tiene por fin en las Salas de Lectura un lugar en donde es posible convivir; la comunidad, guiada por el mediador, se reserva un espacio para si misma acompanado de libros.

[FIGURA 3 OMITIR]

[FIGURA 4 OMITIR]

Imagenes de los usuarios

En las fotografias observamos usuarios muy diversos. Son hombres y mujeres de distintas zonas del pais, pero tambien pertenecen a diferentes clases sociales y grupos de edad. Esta variedad nos permite mirar la diversidad con la que estan conformadas las Salas de Lectura. Hay usuarios muy jovenes, tanto que no pueden aun leer. Otros, aunque tambien muy pequenos, ya han descubierto el valor social del libro. Hay unos mayores que disfrutan de la lectura o quisieran dominarla. Los hay adultos que comparten con otros adultos sus propias escrituras.

Sin embargo, las actividades que se desarrollan en cada una de las salas estan definidas en menor proporcion por la edad y mas bien por el concepto de cultura y de libro que se tiene en cada contexto social. La lectura en las salas se combina con cuentacuentos y con ejercicios, baile folclorico y danza; o con musica y actividades manuales, juegos y debates. Los libros descansan en lugares dispares: repisas, mesas, muebles, cajas, canastas o cajuelas de automoviles. Se clasifican segun colecciones, donaciones, publico al que van dirigidos, organizacion numerica o simplemente se ofrecen sin ningun orden para la seleccion de los usuarios. Se prestan, se leen en la sala, en voz alta o en silencio, los diccionarios se consultan brevemente, se copian recetas de cocina y poemas, se hace la tarea junto con otros ninos.

No es obligatorio asistir a las salas y su acceso es gratuito, pero los usuarios se comprometen a su modo con el mediador. Son constantes, cuidan los libros y los regresan. La reciprocidad que se da en el encuentro entre los mediadores y los usuarios es lo que otorga una gran dignidad a las Salas de Lectura.

La cultura se produce a traves de un proceso agitado de apropiacion y creacion de formas (de organizacion, de materiales, de practicas, etcetera) que se anaden o sustituyen a las preexistentes. Asi se construye la cultura de cada pueblo. Las Salas de Lectura son un espacio dinamico en el cual, alrededor de los libros, se reinventan las formas sociales de convivencia. Los ciudadanos que abren sus espacios para poner una Sala de Lectura realizan informalmente labores de promotores culturales, de bibliotecarios, de cuentacuentos, de coreografos, de maestros... La muestra de fotografias realizadas en las Salas de Lectura nos permite asomarnos a una realidad, o mejor dicho, a muchas realidades muy distintas, en las que se nos revela la gran voluntad creativa de la que es capaz la sociedad civil.

Conclusiones

Las Salas de Lectura en Mexico se inscriben en escenarios sociales de enorme complejidad. Estan determinadas por los desniveles de bienestar, las estructuras profundas de desigualdad, las dinamicas de exclusion y la escasa presencia de las instituciones del estado en diversas regiones del pais. Sin embargo, representan tambien la movilidad de personas y grupos dispuestos a impulsar iniciativas de desarrollo en colaboracion con los gobiernos. Existe entre los mediadores la certeza de que el acceso a la lectura mejora las condiciones de vida de la gente. A la vez, encuentran en esta actividad un conjunto de satisfactores y recompensas simbolicas que acrecientan su valor en la comunidad. Un valor que tambien es politico. Precisamente porque no solo se trata de prestar libros o leer en voz alta, sino de conocer las problematicas del entorno y de incidir en la vida de los otros.

La mitad de los mediadores estan vinculados con el sector educativo. En este sentido, muchas salas se convierten en lugares para ensenar a leer, una tarea que, sin duda, corresponde a la Secretaria de Educacion Publica. Si el objetivo del Programa Nacional Salas de Lectura, en contraparte, es formar lectores bajo dinamicas no escolarizadas, es posible que casi la mitad de los mediadores esten desempenandose al margen de este proposito. No obstante, si reconocemos las condiciones de rezago o bajo rendimiento escolar en muchas regiones y comunidades del pais, entonces un conjunto importante de Salas de Lectura estan obedeciendo a requerimientos comunitarios especificos, como la atencion al desempeno escolar de ninos y jovenes, o la necesidad de revertir escenarios de violencia e inseguridad.

Por otra parte, el estudio revelo un alto grado de compromiso de los mediadores, que ademas de entregarse a una labor voluntaria, invierten sus propios recursos en una tarea alejada de la utilidad economica. Puede identificarse en este hecho que la capacidad de algunos mediadores para gestionar recursos sugiere un posible espacio alternativo de profesionalizacion. Recientes enfoques sobre la economia del sector cultural revelan que el fomento a la lectura (y en general la promocion cultural desarrollada en el marco del voluntariado) puede combinarse con proyectos de autogestion que conduzcan a la formacion de microempresas culturales.

Aunque mas de la mitad de las Salas de Lectura se ubican en casas habitacion, escuelas y bibliotecas, uno de los aspectos mas atractivos del PNSL consiste en la diversidad de espacios en los que opera, pues dicha flexibilidad permite un mayor acercamiento de la lectura a las comunidades. Sin embargo, casi la mitad de las Salas de Lectura abiertas y activas tienen una antiguedad no mayor de tres anos. Y solo 3% permanecen vivas desde la fundacion del programa. Estos datos representan un escenario inconsistente y al mismo tiempo de gran movilidad. Es un programa que posee un fuerte caracter de emergencia. Se cierran muchas salas, pero se abren otras en contextos dinamicos. De alli que los niveles de institucionalizacion y de espontaneidad de las Salas de Lectura deban considerarse como un punto de debate central entre usuarios, mediadores y coordinadores adscritos a los estados y la federacion. Se identificaron en las entrevistas ciertos puntos de vista sobre el grado de institucionalizacion que debe el PNSL. Una disyuntiva, sin duda, compleja: ?mas o menos regulacion, control y seguimiento por parte de Conaculta? En este sentido, mayor institucionalizacion significa permanencia y crecimiento de dichos espacios, planificacion y seguimiento para la consecucion de objetivos y, en terminos cotidianos, administracion de las energias y de los procesos. Es decir, todo aquello que tiende a formalizar el prestamo de libros: llevar controles, hacer informes, implementar manuales y otros rituales. Bajo este esquema, la desorganizacion, desaparicion o abandono de Salas de Lectura tiende a percibirse, desde la optica institucional, como retroceso o fracaso del programa.

En contraparte, existe entre los mediadores un consenso sobre las ventajas que tiene el programa al mantener su flexibilidad y modalidad de voluntariado. En este esquema, la iniciativa personal y comunitaria pone en primer plano otras premisas (por supuesto, no ausentes en las instituciones): vocacion, compromiso, solidaridad, vitalidad, pasion y confianza. En este esquema, la permanencia y crecimiento de cada sala estan sujetos a factores mas personales y grupales, donde lo emergente, lo inconsistente y lo desorganizado pueden ser parte constitutiva de la dinamica. Esta claro que el PNSL requiere tanto procedimientos de regulacion y seguimiento como espacios de libertad y confianza. Creemos que uno de los factores que puede determinar el exito o fracaso de este programa es el grado de institucionalizacion o de agencia que se le imprima. Sin procesos de institucionalizacion, la experiencia ganada se diluye. Donde hay mas entusiasmo que conocimiento, mas voluntad que metodo, existe siempre la tendencia a dilapidar recursos humanos, economicos y tecnicos. Pero, en el otro extremo, donde el control se situa en el centro de los procesos, las vocaciones y las energias se apagan y aparece la simulacion. El fomento a la lectura supone el desarrollo de estrategias creativas. Toda creacion requiere de cierta dosis de caos, de desorden (de alli que muchos talleristas y capacitadores no quieran saber del mundo administrativo), pero al mismo tiempo, no es posible la creatividad sin estructuras, sin cierto nivel de orden. Esta discusion tendra que ser parte de la agenda del PNSL y debera de incluir no solo a los funcionarios y promotores de la lectura, sino a las comunidades involucradas.

Cabe mencionar que los resultados de este estudio no seran del todo fructiferos si no se establece un programa de diagnostico permanente que posibilite el analisis y la planificacion institucional, de cara a los diversos actores involucrados en la promocion de la lectura. Tal como lo senala la Encuesta Nacional de Lectura: "Para comprender con mayor cabalidad las transformaciones de las culturas de la lectura en nuestro pais es necesario realizar periodicamente otras encuestas similares y complementarlas con estudios cualitativos" (Conaculta, 2006:184).

Por ultimo, se hicieron evidentes las limitaciones presupuestales y de respaldo tecnico con las que trabajan sobre todo los enlaces estatales, quienes en su mayoria no cuentan con personal de apoyo para el seguimiento de las Salas de Lectura de su entidad. En aquellos estados donde los enlaces estan comprometidos con el PNSL y tienen el soporte de sus directivos, las Salas de Lectura funcionan muy bien. Es indispensable que las autoridades del Conaculta coloquen el PNSL en las prioridades de los institutos y secretarias de cultura en los estados. La premisa es clara: sin lectores no hay ciudadanos.

Anexo
Numero de salas de lectura en Mexico, por
entidades, 2009

Num.    Estado                Salas activas
                               agosto 2009

1       Aguascalientes             149
2       Baja California             30
3       Baja California Sur         98
4       Campeche                    84
5       Coahuila                   113
6       Colima                     142
7       Chiapas                    194
8       Chihuahua                  250
9       Distrito Federal            NA
10      Durango                    114
11      Estado de Mexico            91
12      Guanajuato                 347
13      Guerrero                    10
14      Hidalgo                     32
15      Jalisco                    257
16      Michoacan                  167
17      Morelos                     50
18      Nayarit                     85
19      Nuevo Leon                 131
20      Oaxaca                      20
21      Puebla                      84
22      Queretaro                   37
23      Quintana Roo                40
24      San Luis Potosi            188
25      Sinaloa                    115
26      Sonora                      60
27      Tabasco                     70
28      Tamaulipas                  60
29      Tlaxcala                    51
30      Veracruz                   120
31      Yucatan                     80
32      Zacatecas                   55

        Total                      3324

Fuente: Conaculta, PNSL.


Bibliografia

Bericat, Eduardo (1998), La integracion de los metodos cuantitativo y cualitativo en la investigacion social, Madrid, Ariel.

Conaculta (2006), Encuesta Nacional de Lectura, Mexico, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Corona Berkin, Sarah (2002), Miradas entrevistas. Aproximacion a la cultura, comunicacion y fotografia huichola, Guadalajara, Universidad de Guadalajara.

Naranjo, Juan (ed.) (2006), Fotografia, antropologia y colonialismo (1845-2006), Barcelona, Gustavo Gili.

Salazar Peralta, Ana Maria (coord.) (1997), Antropologia visual, Mexico, UNAM.

Vizcarra, Fernando (2011), "Cultura y desarrollo humano en Baja California. Apuntes para una politica cultural", ponencia presentada en el seminario "La cultura como factor de cohesion social", Tijuana, Centro Cultural Tijuana/Conaculta.

Articulo recibido el 15 de agosto de 2011

Segunda version recibida el 28 de noviembre de 2011

Articulo aprobado el 10 de diciembre de 2011

Fernando Vizcarra, * Lilian Paola Ovalle, ** Sarah Corona Berkin *

* Doctor en Sociologia por la Universidad de Zaragoza, Espana. Es profesor-investigador del Instituto de Investigaciones Culturales-Museo de la Universidad Autonoma de Baja California, Mexico. Correo electronico: fernandovizcarra@hotmail.com.

** Doctora en Estudios del Desarrollo Global por la Universidad Autonoma de Baja California, Mexico. Es investigadora del Instituto de Investigaciones Culturales-Museo de la Universidad Autonoma de Baja California. Correo electronico: ovalle13@hotmail.com.

* Doctora en Comunicacion por la Universidad Catolica de Lovaina, Belgica. Es investigadora titular de la Universidad de Guadalajara. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Correo electronico: saco99@prodigy.net.mx.

(1) La encuesta nacional se aplico a 955 mediadores de un total de 3 324 Salas de Lectura abiertas y activas, y el proposito fue conocer estadisticamente la composicion y el funcionamiento actual de dichos espacios. La muestra representa el 28.7% del universo. Tiene un margen de error de 2.5%, con un nivel de confianza del 98%, bajo el supuesto de muestreo aleatorio simple. Asimismo se aplico una encuesta directa a 22 enlaces estatales, con el proposito de identificar rasgos y caracteristicas en la configuracion de este ambito institucional. El cuestionario se aplico entre los meses de mayo y agosto de 2009.

(2) Participaron en este estudio: Lilian Paola Ovalle, investigadora de la Universidad Autonoma de Baja California; Sarah Corona Berkin, investigadora de la Universidad de Guadalajara; Dolores Gonzalez Casanova, reconocida promotora y fundadora de programas de fomento a la lectura; Carmen Ruiz Nakasone, Rigoberto Gonzalez y Jesus Arriaga Morales, academicos de la Universidad Pedagogica Nacional campus Ciudad de Mexico; el sociologo Ruben Perez-Buendia; Julieta Lopez Zamora, academica de la Universidad Autonoma de Baja California, y Fernando Vizcarra, como coordinador del proyecto de evaluacion. A este equipo se sumo el respaldo institucional de Laura Athie, entonces directora adjunta de la Direccion General de Publicaciones del Conaculta, y de Socorro Venegas, coordinadora del Programa Nacional Salas de Lectura, asi como de su valioso equipo de trabajo.
Cuadro 1. Datos sociodemograficos
de mediadores de salas de lectura (2009)

N=955

Sexo                              n        %
Hombres                          342     36.1%
Mujeres                          606     63.9%
Total                            948      100%

Escolaridad                       n        %

Primaria                          24      2.6%
Secundaria                        68      7.3%
Preparatoria                     113     12.2%
Tecnica                          100     10.8%
Licenciatura                     492     52.9%
Posgrado                         133     14.3%
Total                            930      100%

Ocupacion actual                  n        %

Profesor activo                  274     31.7%
Empleado                         193     22.3%
Bibliotecario                     98     11.3%
Profesionista independiente       74      8.6%
Ama de casa                       45      5.2%
Estudiante                        42      4.9%
Comerciante                       28      3.2%
Maestro jubilado                  19      2.2%
Otro                              71     10.6%
Total                            293      100%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Cuadro 2. Experiencias previas
en promocion de la lectura o
animacion cultural de los mediadores

N=955

           n       %

Si        582    63.9%
No        328    36.0%
Total     910    95.6%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Cuadro 3. Motivaciones de los encuestados
para integrarse al Programa Nacional Salas
de Lectura (2009)

N=955
                                            n       %

Deseo de compartir la lectura con otros    434     47%
Promover la educacion y la cultura         316   34.3%
Ausencia de bibliotecas en la comunidad     92     10%
Deseo de ensenar a leer a la comunidad      55      6%
Otro motivo                                 25    2.7%
Total                                      922    100%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Cuadro 4. Otros usos del espacio
de las Salas de Lectura

N=955
          n        %

Si       671     79.6%
No       172     20.4%
Total    843    100.0%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Cuadro 5. Usuarios de la
sala de lectura al mes

N=955

Menos de 10    218    24.4%
De 11 a 20     330    36.9%
De 21 a 30     143    16.0%
De 31 a 40      79     8.8%
De 41 a 50      43     4.8%
Mas de 50       82     9.2%
Total          895   100.0%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Cuadro 6. Datos sociodemograficos
de los usuarios

N=955

Grupos de edad               n       %

Ninos                       306     38%
Adolescentes y jovenes      279    34.7%
Adultos                     197    24.5%
Tercera edad                23      2.9%
Total                       805     100%

Genero

Femenino                    516    60.6%
Masculino                   338    39.4%
Total                       805     100%

Escolaridad

Preescolar                  64      7.0%
Primaria                    364    39.6%
Secundaria                  211    23.0%
Preparatoria                192    20.9%
Tecnica                     22      2.4%
Profesional                 67      7.3%
Total                       920     100%

Nivel socioeconomico

Alto                         3      .3%
Medio alto                  49      5.3%
Medio                       374    40.7%
Medio bajo                  302    32.9%
Bajo                        190    20.7%
Total                       918     100%

Ocupacion

Estudiante                  635    69.2%
Empleado                    70      7.6%
Ama de casa                 50      5.4%
Profesor                    35      3.8%
Otro                        128     14%
Total                       918     100%

Fuente: Conaculta, PNSL.

Grafica 1
Localizacion de las salas de lectura

Parque             2%
Centro cultural    6%
Biblioteca        12%
Itinerante        17%
Casa              37%
Escuela           26%

Fuente: Concaculta, PNSL.

Nota: Tabla derivada de grafico segmentado.
COPYRIGHT 2012 Universidad Autonoma de Baja California
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2012 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Vizcarra, Fernando; Ovalle, Lilian Paola; Corona Berkin, Sarah
Publication:Estudios Fronterizos
Date:Jan 1, 2012
Words:11350
Previous Article:El imaginario colectivo kumiai y sus recursos naturales.
Next Article:Colonias militares y civiles del siglo XIX: una aproximacion a las utopias urbanas del norte de Coahuila.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2021 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters |