Printer Friendly

Leandro Fernandez de Moratin. La mojigata.

Leandro Fernandez de Moratin. La mojigata. Ed. Sally-Ann Kitts. Clasicos Castalia 328. Madrid: Castalia, 2015.

Hace tiempo, en esta misma revista, escribia yo sobre lo imposible que resultaba encontrar una edicion aceptable de El viejo y la nina, y lo mismo hubiera podido decir de La mojigata, en tanto se multiplican las ediciones de La comedia nueva y El si de las ninas. Y empiezo asi porque ahora no se podria decir lo mismo, puesto que Sally-Ann Kitts nos ofrece una magnifica edicion de La mojigata en Clasicos Castalia.

Con mucha razon Kitts realza la importancia y significacion del manuscrito M-1 de la coleccion Hook, que ella llama H. Sobre ese manuscrito ya habia llamado la atencion la misma investigadora en 2008. El manuscrito proviene de lady Holland, Elizabeth Vassall Fox, y fue adquirido por el profesor David Hook, que obviamente lo puso a disposicion de la editora. Puesto que tal copia fue ofrecida por Moratin a lady Holland despues de que se hubiera publicado la primera edicion de la obra, se pregunta Kitts: "?por que Moratin le regalo a Elizabeth una copia manuscrita de su obra recien estrenada y no un ejemplar de la primera edicion, corregida y autorizada por el autor?" (45). Se responde la editora que dicho manuscrito "representaba lo que realmente queria decir Leandro con esta obra" (45). Y es muy posible que esa sea una respuesta acertada. Sin embargo, tal vez seria legitima otra pregunta: ?y por que al preparar sus Obras dramaticas y liricas en Paris no restauro Moratin su texto original, si era el que realmente expresaba lo que queria decir con la obra? Porque el argumento de lady Holland de que el texto manuscrito podria ofender a los devotos no tenia ya curso legal en el Paris de 1825. Asi, en el terreno de las suposiciones, tambien podriamos imaginar que, precisamente porque Moratin conocia la reputacion liberal de lord Holland, preferia que ellos tuvieran--y se llevaran de regreso a Inglaterra--una version que lo dibujaba a el bajo una luz un poco mas anticlerical y por tanto mas antisupersticiosa. ?Con alguna malevola intencion? Dificil saberlo. Pero el anticlericalismo es algo que el dramaturgo enfatizo a lo largo de toda su carrera y las notas para el Auto de fe--e incluso las que puso a sus poesias sueltas--son la prueba mas evidente.

Segun informa Sally-Ann Kitts, "la presente edicion utiliza como testimonio base el ms. M-1 (exHoland House) (designado H) y ofrece el cotejo de este con la edicion principe de 1804 (designado P)" (85). El criterio podria ser discutido, porque es discutible suponer que un manuscrito de 1804 representa la ultima voluntad del autor--que es lo que tiende a tratar de reconstruir mediante los testimonios existentes la critica textual--pero su pulcritud al editarlo es muy notable. Para completar lo que no se encuentra en el manuscrito H, finalmente nos ofrece tambien otros materiales de la edicion princeps, desde el epigrafe de Publio Sirio, la poesia dedicatoria que Moratin escribio para el principe de la Paz--la que comienza "Esta que me inspiro facil Talia" o sea la "Epistola Al principe de la Paz. Dedicandole la comedia La mojigata," que publico Moratin en Paris en 1825--, la "Advertencia" que el dramaturgo escribio para la edicion parisina de las Obras dramaticas y liricas, y el "Prologo" manuscrito que nunca publico Moratin en vida y se conserva en la Biblioteca Nacional. Es tambien llamativo, aunque perfectamente comprensible por problemas basicos de extension, que la anotacion sea abrumadora y casi exclusivamente textual, con lo que se difuminan numerosas referencias intertextuales, apropiaciones y traslaciones, resonancias y parentescos, que situan la obra de Moratin en el contexto del teatro espanol y europeo de su tiempo, idea que la editora sustenta con razones solidas.

La edicion va precedida de una Introduccion biografica y critica en la que Kitts nos ofrece un bosquejo biografico de Leandro Fernandez de Moratin (9-25), una breve ubicacion del autor en el teatro contemporaneo (25-28); y a partir de ese momento se concentra en La mojigata, esta obra como pieza neoclasica (28-31), sus antecedentes e influencias (31-33), su genesis e historia manuscrita (33-41), la importancia del ms. H (41-46), las ediciones impresas (46-47), su estreno y otras representaciones ( 48-50), los efectos de la censura y autocensura en la composicion de la obra (50-55), la forma de las diferencias entre el ms. H y la edicion princeps (55-57), las diferencias en el desarrollo de los caracteres y el mensaje ideologico de la obra (57-64), para concluir con una lectura de La mojigata (65-72). Le siguen una noticia bibliografica (73-81), una nota previa (83-85) y los agradecimientos (87). El texto del ms. H, con una abundante anotacion que sigue los criterios senalados mas arriba, va seguido de unos apendices (387-411) que nos ofrecen los textos completos, cuando son extensos, de las variantes de la princeps respecto a H.

Ahora esa comedia de Moratin--innecesario resulta decir que clave en una obra tan limitada numericamente como la suya--esta al alcance de los estudiosos, de los estudiantes y del publico que pudiera tener algun interes. Y eso gracias al esmerado y cuidadoso trabajo de Sally-Ann Kitts.

Jesus Perez-Magallon

McGill University
COPYRIGHT 2017 Dieciocho
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2017 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Perez-Magallon, Jesus
Publication:Dieciocho: Hispanic Enlightenment
Article Type:Resena de libro
Date:Mar 22, 2017
Words:965
Previous Article:Leonardo Romero Tobar. Goya en las literaturas.
Next Article:Jesus Torrecilla. Espana al reves. Los mitos del pensamiento progresista (1790-1840).

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters