Printer Friendly

Las vidas post mortem de Eva Peron: cuerpo, ausencia y biografias en las revistas de masas de Argentina.

The Post Mortem Lives of Eva Peron: Body, Absence and Biographies in Mass-Circulation Journals in Argentina

As vidas post mortem de Eva Peron: corpo, ausencia e biografias nas revistas de massas da Argentina

Introduccion

La relacion de Eva Peron con la cultura de masas fue consustancial al surgimiento de su figura publica como actriz de radioteatro y de cine, a comienzos de los anos cuarenta del siglo pasado. Desde la escena del espectaculo, Eva se desplazo, al decir de Beatriz Sarlo, a otra, la de la politica de masas, en la que las cualidades que le impidieron brillar en la primera se convirtieron en la razon de su excepcionalidad y exito en la segunda: "El secreto de Eva es un desplazamiento. Su excepcionalidad es un efecto del 'fuera de lugar' [...]" (1). Ese vinculo fundante con los medios masivos de comunicacion de quien se convertiria poco despues en "Evita", esposa del presidente Juan Peron y dirigente politica de gran popularidad, atraveso, una vez concluida su apasionada vida, distintos momentos de activacion, a proposito de la noticia del secuestro de su cadaver, las denuncias politicas y acciones legales para recuperarlo y la seguidilla de versiones acerca de su paradero. En el curso de los anos sesenta, las reconstrucciones historicas de la "vida" de Eva Peron se multiplicaron. La industria cultural resignifico su figura y convirtio los aniversarios de su muerte, confinados desde 1956 en los circulos militantes, en un acontecimiento politico y periodistico de mayor alcance.

El proposito en este articulo es explorar las vidas post mortem de Eva Peron a partir de un punto de vista multiple, abarcador de la dinamica interrelacionada de la politica, la cultura de masas y el periodismo (2). Se argumenta, en primer lugar, que las revistas de circulacion masiva analizadas muestran una notable circularidad y mezcla cultural: textos sobre Eva, en particular, o sobre el peronismo, en general, que circulaban en formato de libro o de articulos especializados--a priori pensados para un publico mas restringido--, eran citados como fuente de autoridad o refutados, rapidamente apropiados y, a su vez, consagrados por las publicaciones destinadas a un publico de masas. En segundo lugar, se sostiene que la presencia post mortem de Eva en la cultura de masas nutrio memorias sobre su figura que, lejos de despolitizarla, contribuyeron de manera disimil a su permanencia indeleble en las disputas politicas y culturales de la Argentina de la segunda mitad del siglo XX. En el primer apartado se analiza el interregno que va entre el conocimiento publico del secuestro del cuerpo muerto de Eva, en 1957, hasta su aparicion, en septiembre de 1971 (3). El semanario Asi. El mundo en sus manos (Asi) articulo esta reconstruccion en la medida en que brindo sus paginas, como ninguna otra publicacion comercial, para este tema. En el segundo apartado se reflexiona especialmente en torno a dos series biograficas: las aparecidas en las revistas Primera Plana y Siete Dias Ilustrados, entre 1966 y 1967, a las que se suma el numero de Asi del 13 de mayo de 1971, dedicado a la trayectoria de Eva Peron. En las conclusiones se retoman los principales argumentos del articulo.

Antes de adentrarse en esta problematica vale la pena hacer aqui una breve referencia al corpus documental privilegiado. Publicado por Editorial Sarmiento, un mes despues del golpe civico-militar de 1955, Asi competia en un mismo segmento del mercado con Ahora, periodico ilustrado que se editaba desde 1935. Los 50.000 ejemplares iniciales de Asi llegaron a ser 600.000 en su epoca de mayor esplendor, con tres ediciones semanales. Su director fue el fotografo y periodista Hector Garcia, quien en 1963 fundo el diario Cronica (4). Al despliegue fotografico y una compaginacion entre el lenguaje escrito y visual que no dejaba blancos se sumaban titulos impactantes y una pluralidad tematica que la convirtio, segun uno de sus redactores, en el "modo preferido de informarse". En otro segmento bien distante a priori de Asi, la revista Primera Plana, editada por la editorial Primera Plana SRL, financiada por la empresa Industrias Kaiser Argentina (IKA) y dirigida por Jacobo Timmerman, desde su aparicion en 1962 "se habia constituido a si misma como paradigma de la renovacion periodistica. Primera Plana se dirigia a un publico masculino de clase media que, segun un estudio de mercado, ascendia a 250 mil lectores, mayoritariamente empresarios, universitarios y profesionales" (5). Apuntando aparentemente a otro target de publico que incluia "intereses femeninos"--en palabras de Scarzanella--, Siete Dias Ilustrados de Editorial Abril sobresalia por sus fotografias de alta calidad y a todo color. La revista, dirigida por Luis Clur y mas tarde por Norberto Firpo, emulaba el modelo de la norteamericana Life y, con ese formato, logro el objetivo de competir favorablemente con la revista Gente y la Actualidad (6): alcanzo a tirar entre 140.000 y 200.000 ejemplares semanales. Siete Dias Ilustrados "era 'mas frivola' con respecto a otras revistas de la epoca, como Confirmado o Primera Plana, pero tenia mas impacto popular" (7).

1. Storytelling de un cuerpo ausente

Desde agosto de 1952 el cuerpo embalsamado de Eva Peron yacia en el segundo piso de la Confederacion General del Trabajo (CGT) en Buenos Aires. Objeto de veneracion popular y cotidiana, el golpe civico-militar del 16 de septiembre de 1955, que derroco al segundo gobierno de Juan D. Peron y persiguio a sus dirigentes, a sus partidarios y a sus simbolos, no fue indiferente a el. La noche del 22 al 23 de diciembre de 1955, se supo despues, tres militares liderados por el titular del Servicio de Inteligencia del Ejercito, Moori Koening, secuestraron el cadaver. En 1957, tambien se supo mucho despues, fue trasladado a Italia e inhumado en el cementerio de Milan con el nombre falso de Maria Maggi de Magistris. El cadaver fue entregado en Puerta de Hierro (Madrid) a Peron, en 1971. Permanecio alli hasta octubre de 1974, cuando la agrupacion peronista Montoneros secuestro el cadaver de Pedro Aramburu para obligar a Isabel Peron, a cargo de la presidencia de Argentina, a trasladar el cadaver de Eva a Buenos Aires. La intencion era hacerlo reposar junto al del expresidente en la cripta de Olivos, quien habia muerto unos meses antes mientras gobernaba el pais por tercera vez. Fue recien el 22 de julio de 1976 cuando la dictadura presidida por Jorge Rafael Videla ordeno el entierro del cuerpo muerto de Evita en el panteon familiar en la Recoleta, bajo una gruesa plancha de acero, a seis metros de profundidad. Concluia asi un largo y desordenado periplo de un cadaver que ritmo la politica argentina y los relatos periodisticos por mas de dieciseis anos, casi el mismo lapso de tiempo durante el cual el peronismo como tal permanecio proscripto de la competencia electoral en el pais.

Robar un cuerpo muerto, hacerlo de manera clandestina, ocultarlo y cultivar el silencio pueden ser objeto de interes mediatico. La sustraccion puede desatar la curiosidad por saber donde esta y disparar pesquisas periodisticas que intenten develar el misterio, buscar a sus agentes y comprender las razones de sus actos. La prensa popular en Argentina, es conocido, contaba ya a mediados del siglo XX con una fuerte tradicion en periodismo de investigacion. La muerte nunca estuvo ausente en sus paginas, y si bien sus formas de representacion variaron de acuerdo a los contextos especificos y los medios que se abocaron a ella, su presencia en estos fue, y es, constante. La muerte de Eva Peron no fue la excepcion. Por el hecho en si mismo, robar un cadaver y ocultarlo contradice las expectativas sociales mayoritarias sobre el tratamiento que deben recibir los cuerpos muertos. Su sacralidad se opone a cualquier intento de profanacion. Pero tambien, y para decir lo obvio, porque no era cualquier cuerpo muerto.

El proceso de embalsamamiento iniciado el 26 de julio de 1952 busco sustraer ese cuerpo de quien fuera consagrada "abanderada de los humildes", pieza clave, por lo demas, del sistema de poder peronista, del inevitable deterioro material, y convertirlo en encarnacion de la eternidad del regimen8. Ofrecido a la contemplacion publica, la sustraccion anulaba esta posibilidad, se inscribia en una politica mas amplia de erradicacion de toda referencia publica al peronismo y disparaba una infinidad de rumores que se ofrecian como insumos irresistibles para las narrativas de la prensa de masas. Para entonces el "mito blanco" y la "leyenda negra" acerca de Eva Peron estaban siendo codificados por una literatura que apelaba al panegirico o a la difamacion, de modo que ambos relatos interactuaban, al menos implicitamente, con las noticias acerca de la difunta o de su cadaver (9).

Se entiende, entonces, que el secuestro y la averiguacion del paradero de ese cuerpo muerto gozaran de un relato cotidiano y sostenido en el tiempo, particularmente evidente en el mes de julio, aniversario de su fallecimiento. Como lo expresaran en repetidas ocasiones el semanario Asi y La Razon, la "desaparicion del cadaver se habia convertido en el acertijo, en el enigma mas sobresaliente de la epoca" (10). Este "enigma" no solo merecia ser descifrado sino que alentaba un contrato de lectura con el publico acostumbrado a las novelas por entregas, a relatos que dejaban finales abiertos y que ofrecian pistas para su dilucidacion. Por lo demas, la oleada de rumores que habian acompanado al peronismo desde su aparicion en el espacio politico argentino, y especialmente los chismes que desde la oposicion convivieron con el deterioro fisico y la muerte de Eva, deben haber auspiciado el interes y la imaginacion libre tanto de los lectores como de la prensa en torno al derrotero de su cuerpo embalsamado (11). Si, como se vera en el proximo apartado, las biografias que apuntaban a revelar "la historia desconocida de Eva Peron" recurrieron a la logica del enigma como recurso narrativo, fue especialmente Asi el que hizo del "enigma del cadaver" un tema periodistico per se.

Desde sus primeros numeros, en los que publico declaraciones de Juan Peron en su exilio paraguayo, se anunciaba un rasgo de Asi que le seria peculiar: a diferencia de la furia antiperonista que caracterizo a otras publicaciones posteriores a 1955, incluso cuando no hacia gala de simpatias por el "dictador depuesto", el semanario de Garcia ofrecio sus paginas sin interrupcion al movimiento peronista, conciliando con exito sus crecientes simpatias peronistas con sus objetivos comerciales (12). El reclamo por el cuerpo de Eva y el incansable afan de dar con sus restos encontraron un lugar en este formato. Similar tipografia, encuadres, titulos, bajadas y copetes intrigantes, fueron puestos al servicio de la "develacion del misterio impenetrable que rodea el paradero de su cadaver". En 1955, el semanario hablaba de "la extinta" a partir del testimonio de su madre, que estaba "enfrentada con el dictador". Tambien la sugeria a traves de su hermano, pues se mostraba interesada en el "indescifrable enigma que rodea a la muerte de Juan Duarte". Su suicidio habia sido puesto en duda y arreciaban los rumores y las versiones de homicidio. "Esta infamia"--como entendia Rebeldia--, "lanzada por los gorilas para calumniar a Peron", permitia en este caso poner el foco en el dolor familiar, especialmente en el de la madre, privilegiada en las paginas de Asi respecto de Juan Peron, sobre todo con relacion al hallazgo del cadaver robado.

En 1957, cuando se lanzan una serie de rumores sobre el sitio en el que se habria ocultado el cuerpo de Eva, la revista Asi se comprometio con sus lectores a "unir los eslabones que componen la increible cadena de misterio". Para encontrar la verdad se remonto a los dias de julio de 1952 pues ahi, entendia sin explicar, estaba la clave reveladora. El funeral de Eva sera revisitado en ese momento y en varias ocasiones en el curso de los anos, por supuesto que tambien en las biografias, imponiendose la foto del feretro con Eva yacente, la mayoria de las veces sola y sin publico, acompanada de breves referencias biograficas apoyadas sobre aspectos ya conocidos y que oficiaban de introductores de datos que, a su turno, proponen hipotesis, descartan otras, revelan certezas. Ese ano, 1957, la revista instala una idea cautivante: la del doble y la replica. Y, a traves de otro recurso que le sera caracteristico, emprende sus propias investigaciones y reproduce extensos reportajes a actores claves.

?Era Eva la que yacia para la contemplacion y el tributo publico en julio de 1952? ?Como saber si el feretro albergaba el cuerpo verdadero de Eva? Sin explicitar los rumores que circulaban sobre la forma en que se sustrajo el cadaver de la CGT, Asi arremete: "dos furgones, uno llevaba a Eva y otro no; dos cajones, uno llevaba a Eva y otro no. Uno vacio y el otro con el cuerpo de Eva" (13). En un gesto tipico de competencia periodistica, La Razon subio la apuesta: cinco serian los feretros que habrian deambulado durante tres dias por la ciudad. La replica, que en este caso remite al engano, se coronaba con un nombre tambien falso: "en su tumba figura otro nombre". Pero tambien en la nota convivia otro sentido de replica, de copia, y era aquel que habilitaba la conmemoracion: el monumento. Simbolo de la autocelebracion peronista y del antiperonismo que, a partir de septiembre de 1955, arraso con y destruyo a la mayoria de ellos; no se trataba ahora de los tipicos bustos de Eva sino de una estatua que, concluira Asi, era Eva.

En una nota que seria el resultado del "servicio exterior de Asi', y en una cronica por momentos desopilante, se equipara a Gisela, una estatua ubicada en una plaza de la ciudad de Santiago de Chile--y que Alemania dono en agradecimiento por la ayuda recibida en la inmediata segunda posguerra--, con Eva. Bajo el titulo en letras de molde, y resaltado en el centro de la pagina, se sostiene: "Los chilenos estan frente a un misterio: ?'Gisela' es Evita?", y se subraya el parecido entre ambas (ver la imagen 1).

Similar a las que sobre todo a partir de los anos treinta se habian desperdigado en pueblos y ciudades de Argentina en tributo a la madre, el peinado y el perfil ligeramente aguileno de Gisela permitian remitir al legendario rodete y a la nariz, con perfil tambien ligeramente aguileno, de Eva. Pero por si la imagen no resultaba del todo convincente, el epigrafe sostiene: "Se dice que la estatua estaba destinada al monumento de Eva Duarte y que luego cambio inesperadamente de destino" (14). Para reforzar la duda y alentar el misterio, el cronista requiere la opinion a los transeuntes y recupera practicas similares a las leyendas alimentadas en especial por el peronismo: cuando pasa frente a Gisela, la gente hace la senal de la cruz y tambien, segun testimonios recogidos in situ, hay personas que se arrodillan para rezar.

La eleccion de Arturo Frondizi, el 23 de febrero de 1958, y su asuncion como presidente el 1 de mayo de ese ano, revitalizaron las esperanzas de encontrar y recuperar el cuerpo. La apertura politica propiciada por el nuevo gobierno dio mas visibilidad a los reclamos, mientras que tambien se perpetuaron practicas que la familia venia ejerciendo desde inicios de 1956, por lo menos. En efecto, como habia sucedido previamente con los presidentes defacto de la "Revolucion Libertadora", Eduardo Lonardi y Pedro Aramburu, Juana Ibarguren--madre de Eva--se entrevisto con Frondizi, el nuevo presidente. "Este prometio una investigacion sobre los restos de Evita", y, como mostrara en la tapa de la edicion del 22 de diciembre de 1958, tambien lo hara el apoderado de Peron, Isidoro Ventura Mayoral. Este "exigio que debe ser entregado el cadaver de Evita". A este titular en letras mayusculas, le seguia la bajada: "Viola todos los preceptos cristianos el ocultamiento", y el retrato del entrevistado para reforzar la credibilidad de lo narrado, con otra afirmacion destacada: "[...] tiene el convencimiento [Ventura Mayoral] de que el cuerpo se encuentra en Martin Garcia donde fue conducido" (15).

La eleccion de la isla Martin Garcia no era antojadiza. Ahi fueron llevados, privados de su libertad, no solo algunos criminales peligrosos, sino tambien presidentes constitucionales derrocados por golpes civico-militares, o funcionarios de primera linea desplazados, como Juan Peron, en octubre de 1945. Lugar geograficamente distante y capaz de albergar a exiliados politicos, bien podria alojar el cadaver de Eva. Pero ademas, y en lo que se presenta como una "revelacion", Asi afirma: "los militares dudaban de que fuera Eva". La duda que la revista habia sembrado un ano anterior, cuando escribio "fracaso el trabajo del doctor Ara", es revertida sin comentario alguno en boca del apoderado de Peron: "el exito de la operacion de embalsamamiento del doctor Ara [...]" (16) era, precisamente, el que hacia dudar a los profanadores, que creian que se trataba no de un cadaver humano, sino de una "figura de cera". Para arribar a la verdad, explicaba, un equipo de tres medicos "succionandole una parte del lobulo del oido [realizo] un estudio anatomohistologico. Posteriormente, se tomaron varias radiografias, a la manera de demostracion complementaria y se abrigo ya la menor duda de que se trataba de un cuerpo humano [sic]" (17).

Si en efecto se trataba de la Eva verdadera, la revista tambien se explayo, sin ahorrar detalles, en el embalsamamiento. El ahinco en transmitir la integridad del cuerpo permitia refutar versiones y denuncias periodisticas (como, por ejemplo, la de Rebeldia que habla de necrofobia, profanaciones y obscenidades) (18), y la del propio embalsamador, el doctor Ara, quien habria dado un reportaje y confesado que "en general Eva Peron estaba en buen estado pero faltaban algunos detalles tecnicos que solo con un poco mas de tiempo hubieran permitido su total conservacion [sic]" (19).

Especular sobre el sitio en donde se encontraba el cuerpo era mas efectivo en terminos periodisticos y de credibilidad social. Fue, segun la revista, en el noticiero de las 23:15 de Radio Rivadavia desde donde se lanzaron dos noticias a la vez: una, que Asi califica como trascendido, decia "que el cadaver de Eva Peron se encontraria en el extranjero y en perfecto estado de conservacion", y "se hallaria en un pais vecino"; la otra (que tambien fue nota de tapa) afirmaba "que la madre de la extinta se entrevisto con Aramburu y con Damonte Taborda [quien] habria expresado que los restos habian sido ubicados". Toda la cobertura de Asi, de enero de 1959, transmite la idea de que en breve se encontraria el cadaver. Y si bien subraya que la informacion propalada por Radio Rivadavia --el 29 de diciembre de 1958--contaba con muchos puntos de coincidencia con "la version que nuestra propia revista lanzara", decide "lanzar su propia investigacion" (20). Mientras avanza en su pesquisa por el paradero del cuerpo, cubre con generosidad los actos conmemorativos del dia de su fallecimiento y de su natalicio. Publicita la "vuelta de Eva" a la pantalla, e informa de futuras peliculas basadas en su vida.

La saga de los "restos de ignorado destino" interactuaba con otros eventos tambien significativos para el peronismo. Mientras Augusto Vandor afianzaba su poder interno a nivel partidario, el "operativo retorno" de Juan Peron a fines de 1964 visibilizo las distintas facciones del peronismo y auspicio biografias del lider, como la de Americo Barrios que publico el diario Cronica, que no desdibujaron a Eva. El retorno del lider y, consecuentemente, del peronismo al poder, se dijo, "seria por el camino que enseno Evita con su sacrificio" (21). En las elecciones legislativas de 1965, el peronismo gano el primer puesto, siendo una de las consignas de la campana de marzo la devolucion del cadaver de Eva. Presente en la disputa electoral y, luego, en los homenajes en el Parlamento, la repercusion que la evocacion de Eva Peron alcanzo ese ano la atestigua el hecho de que Primera Plana le dedico un editorial firmado por su colaborador estrella, Mariano Grondona. Alli, la conmemoracion de su figura traia de nuevo al primer plano la "discordia de las emociones, honda y secreta", ese "limite" que "inhibe con lazos de acero nuestros esfuerzos racionales por convivir". El "no peronismo" debia reparar, desde su perspectiva, el "error politico grave" que habia significado el ocultamiento del cadaver, pues habia con ello creado otro mito: el de la contrarrevancha de los peronistas (22).

Con mas enfasis en el decurso de los anos, Asi tambien entendera la devolucion del cadaver--al igual que Grondona--como necesaria para la pacificacion de la sociedad argentina. Proseguiria, claro, ofreciendo breves semblanzas (23) e interesandose en "el misterio del cadaver de Evita". Si por un lado disenaba un perfil de Eva revolucionaria, como lo estaban haciendo algunos sectores del peronismo, por otro lado continuaria con sus propias investigaciones para "satisfacer la ansiedad de millones de habitantes--peronistas o no--que se interrogan permanentemente por el paradero del cadaver". En una nota de investigacion, en la que la novedad la aportaban dos nuevos sitios de localizacion posible, Belgica o Sudafrica, y en ambos, se decia, habia recibido "cristiana sepultura", la revista atribuia importancia a lo que Francisco Manrique, exjefe de la Casa Militar, tuviera para decir sobre la sustraccion del cuerpo de Eva (24). Recien en 1970, tres meses despues de que la organizacion armada Montoneros secuestrara y asesinara al exdictador Pedro Aramburu imputandole, entre otros crimenes, el del secuestro del cadaver de Evita, Asi le hara una extensa entrevista. Realizada en su domicilio particular, habria durado, segun el cronista, dos horas y media. Los retratos del entrevistado, habituales en el semanario, fueron ampliamente superados por estruendosas declaraciones muy bien explotadas periodisticamente por Asi (ver la imagen 2).

En sus "revelaciones", Manrique descarta los chismes del ultraje--"no se cometio ninguna irreverencia" --, y considera que las historias de los cinco ataudes es una de las "muchas novelas sobre el tema. [sic]", pero, especialmente, involucra a la madre de Eva en la desaparicion del cuerpo muerto de su hija. En efecto, el funcionario que en ese momento era ministro de Bienestar Social del general Roberto Levingston, no solo confiesa que el mismo habia intervenido por orden del expresidente defacto, Pedro Aramburu, para que sepultaran el cadaver, sino que lo habian hecho a "pedido de la madre de Eva Peron, Juana Ibarguren de Duarte [sic]. La senora pedia que el cuerpo de su hija fuera sustraido de especulacion politica" (25).

Por supuesto que en el numero siguiente, el 25 de agosto de 1970, quien habla es la madre de Eva. Las "confesiones" de Juana Ibarguren desmienten con enfasis a Manrique. La novedad no esta tanto en sus declaraciones--aunque dice que el cuerpo desaparecio el 13 de noviembre de 1955--como en la interaccion que Asi establece entre ellas y los perfiles que el semanario, al igual que una parte de los peronistas y cierta literatura sociologica, venian realizando de la biografia de Eva Peron. Desde 1966, la publicacion venia recortando decididamente un perfil de Eva asociado al sacrificio, la abnegacion y el espiritu revolucionario, de una similitud notable con el novel libro de Juan Jose Sebreli, al que se hara referencia en el proximo apartado. En verdad, Asi no era original. En el mismo momento que publicaba la entrevista al "clan Duarte", comunicados y panfletos eran esparcidos por toda Argentina por diferentes organizaciones del peronismo "reclamando la devolucion del cadaver de Eva Peron a 18 anos de su desaparicion" (26). Estos panfletos y estruendos acompanaban el rostro de una Eva combativa y radical, que era la de Sebreli y tambien la de Asi, ademas de la del peronismo radicalizado. El semanario sumaba, de modo original, "El lento y doloroso via crucis de Dona Juana" (27), que se fundia con el del cuerpo ausente de Eva.

2. Biografias "verdaderas" de una mujer "real"

La imponente visibilidad publica de Eva se nutrio tambien de biografias que volvian a incursionar en su pasado proponiendo datos desconocidos, develando rasgos previamente silenciados que, en conjunto, construian "la biografia definitiva". Asi, veremos, no estuvo completamente al margen, pero fueron en especial los principales semanarios de informacion de los anos sesenta, Primera Plana y Siete Dias Ilustrados, los que ofrecieron las dos series biograficas mas significativas (28). La composicion de ambas sagas resultaba de un hibrido de generos al que se sumaba la compilacion fotografica, y la cita de autoridad al "biografo" o al "sociologo". El peso relativo entre texto e imagen variaba notablemente de uno a otro semanario, destacandose la calidad, el poder de sugestion y tamano de las fotos de Eva Peron en Siete Dias Ilustrados, cuyo jefe de fotografia era Francisco Vera (exiliado republicano espanol, corresponsal tambien para America Latina de la revista Life) (29). Significativamente, la foto iconica de la "Historia del peronismo" de Primera Plana, presente en las notas sobre Eva, es la de Juan D. Peron haciendo su convencional saludo con los brazos en alto y la sonrisa plantada en el rostro.

Esto da una primera pista acerca del sentido subsidiario que adquiere en Primera Plana la construccion de la figura de Eva, tributaria de una interpretacion nada novedosa que ancla, por otro lado, en una valoracion general del peronismo como regimen totalitario. Otras fotografias en Primera Plana cumplen la funcion de documentar la actividad de Eva Peron en sus diversas facetas y de retratar a los entrevistados, cuyo testimonio otorga originalidad y credibilidad a la historia (Lilian Lagomarsino de Guardo, Francisco Munoz Azpiri o Manuel Penella da Silva, por ejemplo).

Por el contrario, en Siete Dias Ilustrados la calidad y la edicion fotograficas eran su marca distintiva. En su segunda entrega, por caso, se destacaba como "documento exclusivo" un retrato de "Eva en la escuela primaria", ilustrando con el la portada de la nota (ver la imagen 3). Al final del articulo se presentaba "otra primicia", anclada en el tema del viaje de Eva a la capital: "su primera fotografia de promocion artistica" (ver la imagen 4).

Si se atiende a la historia que componen la totalidad de fotografias de esta nota, se "lee" que para la trayectoria de Eva, su primaria inmersion en el paisaje bonaerense--que incluia clientelas de peones de estancia, enrolados con los conservadores, e "indios con lanzas y boina blanca", prestos al enfrentamiento a favor de su caudillo, Hipolito Yrigoyen--configuraba un pasado relevante (30). La publicacion de "historias visuales" era una estrategia narrativa habitual en el genero de las revistas de periodismo grafico (31). ?Como interactua este relato visual con el que narra el texto escrito?

"Hija de padre conservador y madre radical, Evita crecio frente a las tierras de la tribu de Coliqueo, en la pampa bonaerense", arranca el copete de esta entrega de la "historia desconocida de Eva Peron", cuyos "derechos mundiales exclusivos" Siete Dias Ilustrados ostentaba reservarse (32). El texto comienza con una reconstruccion, en tiempo presente, de un tumulto durante la campana electoral que llevo a Hipolito Yrigoyen por primera vez a la presidencia de la nacion. En los disturbios entre una columna de indios a caballo en desfile por las calles de tierra de Los Toldos ("boinas blancas y lanzas") y un grupo de conservadores--cuenta el narrador omnisciente del articulo-- murio el fotografo de "la foto de las lanzas", la que apareceria "un mes despues, en un periodico de Junin". "El fotografo no pudo sacar el tumulto--continua--. Cayo con un tiro en el pulmon. Y en esa epoca, un disturbio asi no era noticia. Pasaba todos los dias" (33).

A traves de esta escena introductoria, el texto recrea un clima de epoca con los recursos propios del discurso literario, sugiere un cauce principalmente politico--y no psicologico--para interpretar la huella de la infancia en la vida de "Evita" y, por ultimo, incorpora un nivel metadiscursivo al narrar la historia de una de las fotografias (y del fotografo con destino tragico, oculto detras de ella), que integra el dossier visual de la nota. Literatura, historia politica y "relato de las peripecias que atravesaban los fotografos para obtener dichas fotos"--como ha senalado Gamarnik-- no agotan la complejidad de niveles discursivos que componen este articulo sobre Eva Peron. Porque el texto incorpora (ademas de citarlas explicitamente en determinados paragrafos) tramos enteros de las hipotesis de David Vinas en torno a Eva Peron, publicadas anos antes en el semanario Marcha de Montevideo. Asi, por ejemplo, cuando a continuacion del relato del tumulto con saldo tragico, el narrador prosigue: "Ese clima de tierra de frontera esta presente en muchos pueblos bonaerenses durante las primeras decadas del siglo. Y tambien en la vida de Eva Duarte, que nace en 1919 frente a los campos de la tribu de Coliqueo" (34).

?Estaba el consagrado escritor y critico literario detras de la escritura de la saga de Siete Dias Ilustrados, o de la de esta nota? O bien, ?eran los materiales recopilados para su malograda biografia sobre Eva Peron los que el semanario presentaba como fruto de "la pesquisa que durante dos meses ocupo 'full time' a un equipo de investigadores, al cual Siete Dias Ilustrados encargo develar un enigma apasionante: Como era Eva Peron"? (35). Excepto que se tratara de un plagio descarado, resulta enigmatico por que la colaboracion de David Vinas no habria sido reconocida, como cuando se le atribuye a "un biografo" las lineas que decian que Eva "asume el rol emergente de un grupo familiar sumergido [...] Su clave reside en ese querer emerger permanente, empecinado y--por contradictorio--profundamente dramatico" (36).

Escrita, inspirada o en significativa deuda con las ideas y la prosa de este autor, la version que sobre la infancia de Evita elige dar Siete Dias Ilustrados polemiza abiertamente con la tesis del resentimiento como movil de su biografia, leitmotiv del antiperonismo e hilo conductor de las notas que le habia dedicado meses atras Primera Plana. "?Que hay de cierto en torno del resentimiento de Eva Peron por su origen social?", plantea la revista de la Editorial Abril. Si bien a continuacion siguen las primeras citas reconocidas del articulo de Vinas acerca de la extraccion social de los padres de Evita (Juan Duarte "se vincula ambiguamente con una jerarquia de estancieros conservadores de la provincia de Buenos Aires"; "por el lado de su madre se inserta en una larga serie de 'soldaderas': hijas, madres y abuelas que habian aprendido a soportar solas la dureza de la frontera" (37)), la respuesta taxativa la da otra autoridad, incorporada en una cita en estilo directo: "Toda esa historia de los traumas de Eva Peron por su origen social me parecen macaneo". El que opina aqui es Arturo Jauretche, quien cuenta como se conocieron los padres de Eva: "Don Juan Duarte, que vivia en Chivilcoy, un dia paso por Los Toldos. Dona Juana Ibarguren era la moza mas linda del pueblo. Don Juan se prendo de ella y se la llevo" (38).

Lo que sigue es una caracterizacion de la madre de Eva, que por su argumento, idiosincrasia y lenguaje bien podria ser adjudicada a Jauretche, aunque la revista diluye la referencia: "Una version asegura que dona Juana tenia gran magnetismo personal y que su influencia politica en favor de los radicales era considerable. Asi se afirma que por razones politicas dona Juana--hija de un cochero--solia trasladarse a 9 de Julio, General Viamonte y Junin para movilizar con energica eficacia al electorado [...] Tuvo con Juan Duarte cinco hijos: Elisa, Arminda, Blanca, Eva y Juan. El estanciero los crio y educo a todos. Algunos sostienen que el resentimiento de Eva Duarte hundia sus raices en las humillaciones de su juventud [...]". La nota cierra con una objecion de Jauretche: "?Hasta que punto ser hijo natural era un hecho tan vergonzante y excepcional en la campana bonaerense?" (39).

La opinion del popular ensayista (autor, en 1966, del bestseller El medio pelo en la sociedad argentina) aparecia entonces compaginada por Siete Dias Ilustrados en continuidad con las citas de Vinas, destacandose de esa manera la impronta politica heredada por la nina Eva de los padres (la militancia radical de Juana Ibarguren y la inclinacion por los conservadores de Duarte) y, tambien, la huella en su caracter del paisaje de la campana bonaerense y de la frontera, en lugar de la supuesta humillacion causada por su origen ilegitimo. Cuando este topico aparece en la nota, es a partir de la glosa del reciente libro sobre Eva Peron de Juan Jose Sebreli. "Alli [en el velorio del padre], afirma Sebreli, soportando las humillaciones de las hijas legales de su padre que no quieren dejar entrar a las ilegales, Eva Duarte hace experiencia de su marginalidad, descubre la existencia de una legalidad de la que esta excluida" (40). En la interpretacion del afamado escritor, la bastardia de Eva --y alli echaba mano del analisis de Jean-Paul Sartre--componia un "tipo psicologico" que era condicion para "ver al desnudo cosas que los demas tratan de ocultarse" (41). La carencia se convertia en potencia, constituyendo esta una de las principales innovaciones que Sebreli aporta a la biografia de Eva Peron (42), y que Siete Dias Ilustrados propaga.

Resulta a esta altura evidente que existia una fluida circularidad cultural en la Buenos Aires de la larga decada del sesenta: textos escritos en sede intelectual, que circulaban en formato de libro o de articulo, y cuya factura los habria confinado en la decada previa a circular solamente entre publicos mas restringidos (como el semanario Marcha de Montevideo), eran ahora rapidamente metabolizados y, al mismo tiempo, consagrados por las nuevas revistas de publico masivo. Tanto Siete Dias Ilustrados como Primera Plana--y tambien Asi--abrevaron en indagaciones biograficas precedentes, de tono mas o menos convencional, de mayor o menor empatia con Eva, e interactuaron de modo diverso con los mitos preexistentes acerca de su figura. En ese sentido, si el recurso a la cita de autoridad actualizada era comun a estos distintos medios graficos, un segundo elemento formal--ademas de la edicion fotografica--los distinguia entre si: la secuencia a traves de la cual estaba hilada la trayectoria de Eva.

Si se contrastan principio y fin en cada una de ellas, se advierte como, por un lado, la acumulacion de poder, y, a traves de ella, la venganza por las humillaciones del pasado--es decir, la tesis del resentimiento articuladora de la leyenda negra acerca de Eva Peron--son el hilo conductor que otorga sentido a la serie de Primera Plana, que comienza por un capitulo dedicado a "Evita en Europa", y cierra con el ultimo, titulado "Jefa espiritual de la nacion". En ese primer capitulo, el viaje es interpretado como metafora de las fantasias de autoglorificacion, como fruto del deseo de Eva de verse reverenciada por presidentes de paises que sabe mas importantes que el suyo (43). A su turno, los parrafos finales del ultimo capitulo recrean la agonia fisica inocultable de los meses previos a su muerte, en paralelo con el relato de los preparativos para la explotacion politica del inminente deceso, organizada por el Gobierno "a sus espaldas" (la convocatoria de un experto en embalsamamiento, el espectaculo pomposo del funeral) (44). El arco cubierto, por tanto, de la primera a la ultima nota de la serie de Primera Plana va de la acumulacion de poder por Evita a la acumulacion de poder por el regimen a traves de Eva.

En sentido divergente, Siete Dias Ilustrados tiene al mito de Eva, a la "humanizacion del mito" de quien--se asume--"le importa mucho a los argentinos", como vector estructurante de la serie (45). La primera nota presenta en su texto escrito al "enigma" Eva, mientras que en otro registro (el visual) da cuenta, a traves del tamano y la calidad de las fotografias, del magno funeral, connotando de esa manera la grandeza del personaje. En tanto, en el balance de la ultima entrega de la serie, titulada "El mito Eva Peron", la redaccion retoma parrafos del ensayo de Sebreli en los que se interpreta la autotransformacion de Eva como via para la transformacion del destino de las mujeres argentinas: "En la medida en que se cambio a si misma, cambio a las mujeres de su pais", dice el extracto del "sociologo", reproducido en el semanario (46). Antes del cierre de la nota, Siete Dias Ilustrados presenta a "un testigo inedito y exclusivo": la mucama, Irma, cuya credibilidad se encomiaba pues habia estado "junto a Eva desde el instante que entro en la residencia como esposa del presidente, hasta el dia de su muerte". La revista parecia entender que asi cumplia la promesa de ofrecer una vision humanizada del mito (47). Al final, esta ultima nota se refiere al tema del cadaver ocultado, reforzando con ello la tonalidad evitista que permea la serie.

Los capitulos de la historia de Siete Dias Ilustrados, y, tambien, como se vera, la tardia biografia que publicara Asi, se abren camino siguiendo lo que Bourdieu llama la "ilusion biografica", comenzando por la infancia, siguiendo por su transformacion en actriz y su encuentro con Peron, respetando en ese sentido la secuencia propuesta por los recientes trabajos de Sebreli y Vinas, sobre todo el del primero. En Primera Plana, en cambio, las mismas citas de autoridad funcionaban de modo distinto. De Sebreli, por caso, se citaban fragmentos en los que se detallaba la vestimenta que usaba Eva Peron en la epoca del viaje a Europa: "En ese periodo luce complicados peinados y exhibe un variado guardarropas donde se amontonan los tapados de vison" (48). De Vinas se extraia la idea de la necesidad compensatoria y de purificacion, como sintesis del significado de su viaje europeo. Si la apropiacion por Siete Dias Ilustrados de estos autores pareceria que ha calado en la propia estructura de la serie que sigue la secuencia de la biografia (y asi refuerza la empatia con el personaje), en cambio, en Primera Plana las incorporaciones de uno y otro son mucho mas fragmentarias y se adosan a una trama de sentido que no sigue la trayectoria de vida como drama de autotransformacion (Sebreli) o compensacion (Vinas), sino que la narracion arranca con el viaje a Europa y, se observa, postula una secuencia cuyo eje son la acumulacion de poder y la venganza.

La Eva de Siete Dias Ilustrados--si se retoma el balance al final de la saga, inspirado en la lectura feminista de Sebreli--converge con otras mujeres retratadas por la revista. De esa manera, protagoniza un nuevo desplazamiento que, a traves de la puesta en serie con esos otros "casos" femeninos de la cultura y la politica de masas de los anos sesenta (como Jacqueline Kennedy, la hija de Stalin, Isabel Sarli o Rita Pavone), repolitiza su figura en un sentido inedito en decadas previas: vaya hacia o provenga del seno del poder o del espectaculo, esta mujer moderna elige y construye un rumbo para si misma que deja una huella en un mundo dominado por los hombres (49). Formulada, en suma, con el explicito afan de disolver el "mito" a traves de un relato humanizador, la saga de Siete Dias Ilustrados no hizo sino propalar un mito movilizador centrado en Evita como mujer moderna y revolucionaria. Es esta Eva, a tono con los discursos modernizadores acerca del rol de la mujer en la sociedad y en las relaciones con los varones (50), la que tambien construye Asi en el cambio de decada.

En efecto, si, como se observa a partir de 1966, las breves semblanzas biograficas que le dedico el semanario insistian en el caracter abnegado y revolucionario de su accion de gobierno, no escapaban al sesgo tradicional y conservador en la recreacion de los vinculos posibles de ser establecidos entre los generos. En 1971, en cambio, cuando Asi publique su biografia de Eva, ira mas alla. En el numero del 13 de mayo de ese ano, y ordenado en una secuencia similar a la serie de Siete Dias Ilustrados--de la cual, por cierto, copia parrafos enteros sin aclararlo--, el pensamiento y la accion revolucionarios de Eva son los que guiaron, y guiaran, a las multitudes hacia el camino de la liberacion, con lo que el semanario de Garcia potenciaba el mito revolucionario en torno de Eva ya presente en diversos segmentos del peronismo. Autodefinido como un "documento historico que servira para que las nuevas generaciones conozcan la trayectoria y las ideas de Eva Peron, y para quienes vivieron contemporaneamente a ella, conserven un material de permanente interes", las 32 paginas de esa edicion se inician y culminan con una misma interrogacion: "?que significacion politica tuvo Eva Peron y cual es su proyeccion historica?" (51).

Las incursiones en el pasado abandonaron aqui la busqueda de la primicia y el espiritu revelador, y se apoyan generosamente en Sebreli--con citas explicitas o no--, en La razon de mi vida --que en ocasiones denomina "Sus memorias"--, en los discursos de la extinta, en las "investigaciones de Asi', y en sus propias convicciones. Si una vez mas, y de la mano de Sebreli, la "infancia dificil en Los Toldos" opera en la autotransformacion posterior, Eva "nace ese 22 de enero de 1944", cuando conoce a Peron en el Luna Park. Anclada en el relato de la propia Eva--"Mi dia maravilloso"--, fueron, sin embargo, los dias de octubre de 1945 los que encendieron su chispa revolucionaria. Si el casamiento con Peron refuerza su "dia maravilloso", la prision de Peron --que, por supuesto, entristece a Eva--no doblega su valor. Es aqui, entre el 12 y el 17 de octubre de 1945, cuando se produce el nacimiento de esta biografia politica de Eva que ofrece Asi. Fue ella quien comenzo a movilizar a "la enorme masa peronista", fue ella la que primero comprendio que "defender a Peron era defender la causa del pueblo", fue ella la que se "largo a la calle buscando a los amigos". Copiando textualmente parrafos de La razon de mi vida, y de la nota sobre "Evita y el 17 de octubre" de Siete Dias Ilustrados, el semanario de Garcia suma a Domingo Mercante, Cipriano Reyes, Mariano Tedesco y otros dirigentes sindicales que acompanan a Eva y colaboran con las decisiones que ella toma. Este perfil se impondra al de "Primera Dama" o al relatado en el apartado "de Junin a Europa".

En estos roles que Eva no elige y le son impuestos, en cuanto esposa del presidente, conviven, sin embargo, la pompa--de su ropa, de los anfitriones--y su permanente eleccion por los pobres. En su gira internacional, que Asi erroneamente data en 1948, siempre encuentra espacio para mostrarse "junto a los humildes". Es aqui donde emerge "lo que era fundamentalmente Evita: una mujer revolucionaria". Como "abanderada de la mujer" en suelo argentino y a traves del retrato de su "pensamiento y la accion", "la companera Evita" que compone Asi no se limita a conceder el voto femenino, no se agota en la creacion de un policlinico o una escuela, sino que, especialmente, es quien muestra--a la mujer, a los pobres--"la opresion y el camino de la liberacion". Una seleccion de discursos combativos de Eva avala este perfil revolucionario que las imagenes modelan, por su parte, documentando el cotidiano contacto con unos y otros sectores del movimiento obrero, las mujeres, los ninos, los sectores populares (ver la imagen 5).

En su tapa, Asi sostiene que las fotografias "reflejan la intensa actividad y pasion de Evita", pero mas que reflejo de la accion, mas que soporte de la cronica del semanario, las fotos proponen una historia visual claramente anclada en la preeminencia de Eva, incluso por encima de Peron. El titulo de esta edicion biografica, "El gobierno de Evita", si bien relativizado en el primer parrafo de la nota (52), esta en sintonia con el importante despliegue visual en el que, ademas de una Eva casi siempre sonriente, se destaca en primer plano, activa y arrolladora. Generalmente rodeada por las multitudes, la transformacion que Eva propone no reniega, sin embargo, de los escenarios intimos y de ciertos valores tradicionales. El acapite titulado "El renunciamiento" muestra una foto de Eva a pagina entera, en un decorado "burgues": una mesa con una lampara y dos sillones. Sentada en uno de ellos, Eva, de semiperfil, posa sonriente, feliz, cosiendo (ver la imagen 6).

El epigrafe se pregunta y responde:

"?Como era Evita en la intimidad de su hogar? Este es uno de los pocos documentos graficos sustraidos a la 'inquisicion' que siguio al derrocamiento del gobierno peronista, donde vemos a la Evita que el pueblo humilde supo ver, porque era esta su verdadera imagen: una muchacha sencilla con los mismos afanes hogarenos que centenares de muchachas argentinas. Por esto, tal vez, conocio el lenguaje de los desposeidos y les entrego su mensaje revolucionario, una propuesta que vivira eternamente en el corazon y el pensamiento de millones de hombres y mujeres que siguen anhelando una vida mejor" (53).

Tomando distancia de las breves semblanzas que el semanario habia publicado previamente (54), en 1971 la trama biografica no se recuesta solo en la autotransformacion sino que aspira ademas a la transformacion social, en sintonia con las propuestas que, en una coyuntura politica muy conflictiva y compleja, planteaban las agrupaciones peronistas radicalizadas. Para los jovenes miembros de estas agrupaciones, las "nuevas generaciones" a las que Asi imaginaba como publico, y tambien para quienes se oponian a ellos, parecia ser necesario volver a contar la historia y mostrar que, desde su centro, la figura de Eva Peron legitimaba ese anhelo transformador.

Conclusiones

Lejos de confinarse en las diferentes agrupaciones peronistas, la riquisima trayectoria postuma de Eva Peron debe explorarse desde un punto de vista multiple que abarque la dinamica interrelacionada de la politica, la cultura de masas y el campo periodistico. En paralelo, y en ocasiones en interaccion con los homenajes que cada 26 de julio se realizaban en su memoria, la prensa masiva invoco a Eva explotando en especial dos topicos: el paradero del cadaver y la construccion biografica. Como aqui se demostro, principalmente el semanario Asi, desde su aparicion en octubre de 1955, ofrecio de manera sistematica sus paginas para que distintos actores reclamaran la devolucion del cuerpo. Si, como se ha dicho repetidas veces, quizas de forma exagerada, el "enigma del cadaver de Eva fue el acontecimiento politico mas importante" entre 1955 y 1971 (55), tambien se ofrecia como una perla, como un diamante en bruto, que podia ser pulido y moldeado por los medios de comunicacion. Asi convirtio en espectaculo sus narrativas post mortem sobre Eva Peron, mientras que el relato sobre el derrotero del secuestro y reclamo por la restitucion del cuerpo se acoplo a una estructura narrativa, encuadres y formatos que la revista mantuvo y repitio para los temas mas diversos.

A la par, si las historias sobre el destino del cuerpo ausente se apropiaron de los recursos que modelaron las narrativas de la revista--primera persona, el mecanismo de espera y el acertijo para generar atencion y suspenso, la primicia apoyada en investigaciones propias, la busqueda de empatia con el lector y el entrevistado, etcetera--, buscaron credibilidad recreando y mezclando expectativas sociales sobre el tratamiento de los cuerpos muertos, simbolos y espacios politicos conocidos por el gran publico, y versiones que habian alimentado previamente tanto las representaciones peronistas como las antiperonistas sobre los poderes--politicos y sexuales--de la muerta. La competencia intermediatica dinamizo y al mismo tiempo modelo, al menos parcialmente, estas historias. La recurrencia con que Asi trataba "el enigma del cadaver" interactuo con las biografias sobre Eva. Primera Plana, Siete Dias Ilustrados, y tambien Asi, se recostaron, enfatizaron o relegaron diferentes aspectos de la vida real e imaginada--tanto publica como privada--de Eva. Al mismo tiempo, dialogaron con, y confrontaron de distinto modo, biografias que intelectuales habian producido y estaban produciendo en el momento de estas publicaciones.

En efecto, Asi, Primera Plana y Siete Dias Ilustrados muestran una notable circularidad y mezcla cultural: textos sobre Eva en particular o sobre el peronismo en general que circulaban en formato de libro o de articulos especializados--apriori pensados para un publico mas restringido-- eran citados como fuentes de autoridad o refutados, rapidamente apropiados y, a su vez, consagrados por revistas, periodicos o semanarios destinados a un publico masivo. Partes enteras de estos trabajos se articulaban con rumores y versiones preteritos que venian a ofrecer, a su turno, un nuevo relato, que siempre era presentado como definitivo y objetivo. La presencia post mortem de Eva Peron en la cultura de masas nutrio memorias sobre su figura que, lejos de despolitizarla, contribuyeron de manera disimil a su permanencia indeleble en las disputas y los discursos politicos y culturales de la Argentina de la segunda mitad del siglo XX.

Bibliografia

Fuentes primarias

Publicaciones periodicas:

[1.] Asi. Buenos Aires, 1955-1971.

[2.] Cronica. Buenos Aires, 1963-1970.

[3.] La Razon, Buenos Aires, 1953-1971.

[4.] Marcha. Montevideo, 1965.

[5.] Primera Plana. Buenos Aires, 1962-1968.

[6.] Siete Dias. Buenos Aires, 1964-1967.

[7.] Siete Dias Ilustrados. Buenos Aires, 1967

Documentacion primaria impresa:

[8.] Garcia, Hector Ricardo. Memorias en fuga. Una catarsis del pasado para sanar el presente. Buenos Aires: Sudamericana, 2013.

[9.] "Publicaciones periodicas del Uruguay". Anaforas. <http://anaforas.fic.edu.uy/jspui/ handle/123456789/2127>.

[10.] Sebreli, Juan Jose. Eva Peron, ?aventurera o militante?. Buenos Aires: Siglo XXI, 1966.

Fuentes secundarias

[11.] Amar Sanchez, Ana Maria. "Evita: cuerpo politico/imagen publica". En Evita. Mitos y representaciones, coordinado por Marysa Navarro. Buenos Aires: FCE, 2002, 43-64.

[12.] Barry, Carolina. Evita capitana. El Partido Peronista Femenino: 1949-1955. Caseros: Eduntref, 2009.

[13.] Borges, Jorge Luis. "El simulacro". En El hacedor. Buenos Aires: Emece, 1960, 1.

[14.] Cortes Rocca, Paola y Martin Kohan. Imagenes de vida, relatos de muerte. Eva Peron: cuerpo y politica. Rosario: Beatriz Viterbo, 1998.

[15.] Cosse, Isabella. "Claudia: la revista de la mujer moderna en la Argentina de los anos sesenta (19571973)". Mora 17, no. 1 (2011).

[16.] Cosse, Isabella. Mafalda: historia social y politica. Buenos Aires: FCE, 2014.

[17.] Ehrlich, Laura. "El mito revolucionario de Eva Peron en los anos sesenta: politica, cultura y mercado editorial". En La Argentina como problema. Una historia del pensamiento social en Argentina delsiglo XX, editado por Carlos Altamirano y Adrian Gorelik. Buenos Aires: Siglo XXI, 2018.

[18.] Farge, Arlette y Jacques Revel. Logiques de la foule 35: l' affaire des enlevements d'enfants. Paris: Hachette, 1988.

[19.] Gamarnik, Cora. "La fotografia de prensa en Argentina durante la decada del 1960: modernizacion e internacionalizacion del periodismo grafico". Revista Photo & Documento no. 2 (2016).

[20.] Gluckman, Max. "Gossip and Scandal". Current Anthropology 4, no. 3 (1963): 307-316.

[21.] Montaldo, Graciela. Museo del consumo. Archivos de la cultura de masas en la Argentina. Buenos Aires: FCE, 2016.

[22.] Navarro, Marysa. Evita. Buenos Aires: Edhasa, 2005.

[23.] Navarro, Marysa. "Las tres Evas: de la historia al mito en cinemascope". En Evita. Mitos y representaciones, editado por Marysa Navarro. Buenos Aires: FCE, 2002, 65-100.

[24.] Navarro, Marysa. "Evita y la crisis del 17 de octubre de 1945: un ejemplo de la mitologia peronista y antiperonista". En El 17 de octubre de 1945, compilado por Juan Carlos Torre. Buenos Aires: Ariel, 1995.

[25.] "Negro sobre blanco". Encuentro. <http://www.encuentro.gob.ar/programas/serie/8515>.

[26.] Petrecca, Mariano. "'Las mujeres de Peron': politica y sensacionalismo en la revista Asi (1955-1962)". Ponencia presentada en Jornada "La politica, las letras y los debates historiograficos en la Argentina del siglo XX", Argentina, 18 de noviembre, 2016.

[27.] Plotnik, Viviana. Cuerpo femenino, duelo y nacion. Un estudio sobre Eva Peron como personaje literario. Buenos Aires: Corregidor, 2003.

[28.] Sarlo, Beatriz. La pasion y la excepcion. Eva, Borges y el asesinato de Aramburu. Buenos Aires: Siglo XXI, 2004.

[29.] Scarzanella, Eugenia. Abril. Un editor italiano en Buenos Aires, de Peron a Videla. Buenos Aires: FCE, 2016.

[30.] Taylor, Julie. Eva Peron. The Myths of a Woman. Chicago: The University of Chicago Press, 1979.

[31.] Vezzetti, Hugo. "El cuerpo de Eva Peron". Punto de Vista. Revista de Cultura no. 58 (1997): 3-8.

[32.] Walsh, Rodolfo. "Esa mujer". En Los oficios terrestres. Buenos Aires: Jorge Alvarez, 1965, 1-4.

Laura Ehrlich

Centro de Historia Intelectual/Universidad Nacional de Quilmes/CONICET, Argentina

Sandra Gayol

Universidad Nacional de General Sarmiento/ CONICET, Argentina

https://doi.org/10.7440/histcrit70.2018.06

Recepcion: 19 de septiembre de 2017/ Aceptacion: 19 de febrero de 2018/ Modificacion: 19 de marzo de 2018

* Las autoras agradecen los comentarios de Isabella Cosse y Gabriel Quirici. Este articulo es parte de una investigacion mas amplia y cuenta con financiacion del Conicet.

(1) Beatriz Sarlo, La pasion y la excepcion. Eva, Borges y el asesinato de Aramburu (Buenos Aires: Siglo XXI, 2004), 24.

(2) Se entiende por cultura de masas un sistema dinamico de produccion y de difusion que puede contener elementos tradicionalmente definidos como populares, pero lo suyo es la combinacion de practicas y el desarrollo de sistemas de produccion y difusion modernos; en Graciela Montaldo, Museo del consumo. Archivos de la cultura de masas en la Argentina (Buenos Aires: FCE, 2016), 15.

(3) La enorme cantidad de informacion que se genero cuando aparecio el cuerpo, y hasta la repatriacion, sera objeto de otro estudio.

(4) Las referencias sobre Asi se obtuvieron del Documental Negro sobre blanco. Encuentro, <http://www. encuentro. gob.ar/programas/serie/8515>, consultado el 8 de mayo de 2017. Las autoras agradecen a Mariano Petrecca por haberles facilitado las reproducciones digitales de este diario. Informacion sobre el complejo periodistico de Garcia en: Hector Ricardo Garcia, Memorias en fuga. Una catarsis del pasado para sanar el presente (Buenos Aires: Sudamericana, 2013). El criterio de seleccion del corpus ha atendido a la importante tirada de las tres publicaciones estudiadas, y a los diferentes publicos a los que cada una de ellas buscaba interpelar.

(5) Isabella Cosse, Mafalda: historia social y politica (Buenos Aires: FCE, 2014), 37. Cursivas del documento original.

(6) Gente y la Actualidad, publicada desde julio de 1965 por editorial Atlantida, estaba orientada especialmente al espectaculo y la farandula vernacula.

(7) Eugenia Scarzanella, Abril. Un editor italiano en Buenos Aires, de Peron a Videla (Buenos Aires: FCE, 2016), 168-169, 171, 174, 176. Para 1974 se calculaban un millon de lectores, entre 25 y 44 anos, casi la mitad con titulo universitario. Sobre revistas ilustradas de los anos sesenta, vease tambien Cora Gamarnik, "La fotografia de prensa en Argentina durante la decada del 1960: modernizacion e internacionalizacion del periodismo grafico". Revista Photo & Documento no. 2 (2016).

(8) Hugo Vezzetti, "El cuerpo de Eva Peron". Punto de Vista. Revista de Cultura no. 58 (1997): 4.

(9) Sobre los mitos de Evita: "En uno es la santa adorada que sacrifico su vida por los pobres; en otro, la ambiciosa parvenue que utilizo su poder para satisfacer su insaciable sed de revancha", en Marysa Navarro, "Evita y la crisis del 17 de octubre de 1945: un ejemplo de la mitologia peronista y antiperonista", en El 17 de octubre de 1945, compilado por Juan Carlos Torre (Buenos Aires: Ariel, 1995), 149. De la misma autora, Evita (Buenos Aires: Edhasa, 2005), 329-335. Un analisis antropologico de estas mitologias, sumada la de Eva revolucionaria, en Julie Taylor, Eva Peron. The Myths of a Woman (Chicago: University of Chicago Press, 1979). Una mirada de genero sobre las narraciones literarias, en Viviana Plotnik, Cuerpo femenino, duelo y nacion. Un estudio sobre Eva Peron como personaje literario (Buenos Aires: Corregidor, 2003).

(10) "Funeral en Quilmes", Cronica, 22 de julio, 1964, 4.

(11) Se usa "chisme" para hacer referencia a apreciaciones con un alto contenido moral y especialmente sexual. En: Max Gluckman, "Gossip and Scandal". Current Anthropology 4, no. 3 (1963): 307-316. Los rumores son teorias alternativas, relaciones de causa y efecto que, en este caso, intentan resolver el interrogante del robo del cuerpo, su conservacion u otros enigmas puntuales. En: Arlette Farge y Jacques Revel, Logiques de lafoule 35; l' affaire des enlevements d'enfants (Paris: Hachette, 1988), 22. Los rumores se transformaban en "versiones" cuando eran legitimados y difundidos por los medios de comunicacion como una hipotesis posible, al menos por un tiempo.

(12) En 1955 y 1956, Asi se referia al peronismo con un lenguaje a tono con el del antiperonismo: "regimen depuesto", "dictador", "la extinta". Algunas imagenes, predominantes en relacion con el texto escrito, remiten a la demolicion y la hecatombe, simbolizando la caida del gobierno. Mariano Petrecca sostiene que el semanario paso de tildar a Peron de "dictador libidinoso", a ofrecer una representacion menos negativa, en especial, a partir de la victoria de Arturo Frondizi en las elecciones de 1958. "'Las mujeres de Peron': politica y sensacionalismo en la revista Asi (1955-1962)" (ponencia presentada en Jornada "La politica, las letras y los debates historiograficos en la Argentina del siglo XX", Argentina, 18 de noviembre, 2016).

(13) "Los restos de Eva estan sepultados en Santiago del Estero", Asi, 10 de septiembre, 1957, 3.

(14) "Los chilenos estan", 4.

(15) "Debe ser entregado el cadaver de Evita", Asi, 22 de diciembre, 1958, 1.

(16) "No descansare hasta que aparezca el cuerpo de Eva Duarte", Asi, 22 de diciembre, 1958, 3.

(17) "No descansare", 3. Las sospechas sobre la autenticidad del cuerpo de Eva empezaron a propagarse el dia que comenzo su funeral, el 27 de julio de 1952. Elaboraron este tema desde la ficcion, entre otros: Jorge Luis Borges, "El simulacro", en El hacedor (Buenos Aires: Emece, 1960), 1, y Rodolfo Walsh, "Esa mujer", en Los oficios terrestres (Buenos Aires: Jorge Alvarez, 1965), 1-4. Un analisis de esta literatura en Paola Cortes Rocca y Martin Kohan, Imagenes de vida, relatos de muerte. Eva Peron: cuerpo y politica (Rosario: Beatriz Viterbo, 1998), 69-109. Sobre los ejes en torno a Eva--enfermedad/muerte/velorio y destino del cadaver--disenados en la ficcion: Ana Maria Amar Sanchez, "Evita: cuerpo politico/imagen publica", en Evita. Mitos y representaciones, editado por Marysa Navarro (Buenos Aires: FCE, 2002), 43-64.

(18) El numero del 10 de noviembre de 1957 titulaba: "Los pueblos de America preguntan donde esta el cadaver de Evita" y "Barbaros, barbaros, barbaros", donde se hablaba de la profanacion de los cadaveres en la historia, y del robo y profanacion del de Eva.

(19) "Los restos de Eva", 1.

(20) "Los restos de Eva", Asi, 5 de enero, 1959, 2.

(21) "El nacimiento formal del Nuevo Partido Justicialista", Cronica, 26 de julio, 1964.

(22) Mariano Grondona, "Eva Peron", Primera Plana, 3 de agosto, 1965, 7.

(23) "La biografia de Eva estaba aun por escribirse", afirmaba Asi, mientras cuestionaba el afan denigratorio--en un ejemplo de circulacion cultural--de libros como Eva la predestinada, de Ramon Lombille, y La mujer del latigo, de Mary Main, "Eva Peron. A trece anos de su muerte sigue viva en el recuerdo de su pueblo", Asi, julio, 1965, 2.

(24) "El misterio del cadaver de Evita", Asi, julio, 1965, 4.

(25) "Las revelaciones de Francisco Manrique", Asi, 11 de agosto, 1970, 2.

(26) Vease: Asi de agosto de 1970 y, tambien, Cronica de julio y agosto del mismo ano.

(27) "Reportaje a la madre de Evita", Asi, 25 de agosto, 1970, 16-17.

(28) Los capitulos sobre Evita dentro de la "Historia del peronismo" comprendieron nueve entregas, que salieron entre el 6 de diciembre de 1966 y el 31 de enero de 1967. Vale mencionar que el segundo capitulo de la serie general habia estado dedicado al ingreso de Eva a la escena politica. "Eva Duarte en escena", Primera Plana, 22 de junio, 1965, 46-50. La saga de Siete Dias Ilustrados aparecio entre el 25 de julio y el 12 de septiembre de 1967.

(29) Gamarnik, "La fotografia de prensa".

(30) Ademas de la "clasica fotografia de fin de curso" (de la cual el retrato de Eva escolar de la imagen 3 parece ser un recorte), se presenta en la nota una foto de un nutrido grupo masculino "de cuando los asados eran mitines politicos"--como reza el epigrafe--, y otra con una larga formacion de jinetes en una calle del pueblo, "indios con lanzas y boina blanca, como los que Eva alcanzo a ver". El conjunto de fotos de archivo remite a un pasado que impregna las imagenes por la baja calidad de las reproducciones, y que contrasta con la nitidez de la foto de Eva actriz (imagen 4), que evoca la idea de un futuro de modernidad y promesa.

(31) Gamarnik, "La fotografia de prensa".

(32) "La infancia de Evita", 18.

(33) "La infancia de Evita", 18-19. La foto aludida es la reproducida en esta nota de Siete Dias Ilustrados, 20.

(34) "La infancia de Evita", 19. La tercera de las "14 hipotesis de trabajo en torno a Eva Peron" de Vinas publicadas en Marcha se titula "La frontera en la vida cotidiana", donde el escritor plantea, tras describirlo con las mismas palabras que las arriba citadas, que "Ese es el escenario que sirve de punto de partida a Eva Duarte [...]: la partera de su madre es una india, uno de los testigos de su nacimiento esta casado con una india y su formacion transcurre entre los desfiles de esos 'aborigenes' (como los designan las fotografias de entonces) de a caballo, vestidos de saco y corbata y enarbolando enormes lanzones y una boina blanca en la cabeza". David Vinas, "14 hipotesis de trabajo en torno a Eva Peron", Marcha, 23 de julio, 1965, 23, revisado en "Publicaciones periodicas del Uruguay", Anaforas, consultado el 29 de enero de 2016, <http://anaforas.fic.edu.uy/jspui/handle/123456789/2127>.

(35) "La historia desconocida de Eva Peron", Siete Dias Ilustrados, 25 de julio, 1967, 20. Que otras revistas de circulacion masiva tambien se hacian eco de este tipo de proyectos queda reflejado en el reportaje a David Vinas de Confirmado, ya citado, y en las referencias a las investigaciones de Vinas y de Sebreli en Primera Plana.

(36) "La infancia de Evita", 23. La cita textual sin aclaracion de autoria procede de la sexta hipotesis de Vinas en torno a Eva Peron. David Vinas, "14 hipotesis de trabajo", 23, apartado "6. Rol y proyecto".

(37) "La infancia de Evita", 19-20 (donde se reproduce el punto 2 de las "14 hipotesis de trabajo", ya mencionadas).

(38) "La infancia de Evita", 20.

(39) "La infancia de Evita", 20

(40) El fragmento citado en "La infancia de Evita", 20, textualmente procede de Juan Jose Sebreli, Eva Peron, ?aventurera o militante? (Buenos Aires: Siglo XXI, 1966), 27.

(41) Sebreli, Eva Peron, 30.

(42) Vease Laura Ehrlich, "El mito revolucionario de Eva Peron en los anos sesenta: politica, cultura y mercado editorial", en La Argentina como problema. Una historia del pensamiento social en Argentina del siglo XX, editado por Carlos Altamirano y Adrian Gorelik (Buenos Aires: Siglo XXI, 2018).

(43) "Evita en Europa", Primera Plana, 6 de diciembre, 1966, 36-38.

(44) "Jefa espiritual de la nacion", Primera Plana, 31 de enero, 1967, 33-35.

(45) "La historia desconocida de Eva Peron", 20.

(46) "El mito Eva Peron", Siete Dias Ilustrados, 12 de septiembre, 1967, 50.

(47) "El mito Eva Peron", 51.

(48) "Evita en el gobierno", Primera Plana, 20 de diciembre, 1966, 70-72.

(49) Esta repolitizacion puede contraponerse a la despolitizacion de Eva en la filmografia de los anos noventa del siglo pasado. Sobre la filmografia: Nina Gerassi-Navarro, "Las tres Evas: de la historia al mito en cinemascope", en Evita. Mitos y representaciones, editado por Marysa Navarro (Buenos Aires: FCE, 2002), 65-100.

(50) Sobre los sentidos de la mujer moderna en otra de las revistas de la Editorial Abril, vease Isabella Cosse, "Claudia: la revista de la mujer moderna en la Argentina de los anos sesenta (1957-1973)". Mora 17, no. 1 (2011).

(51) "El gobierno de Evita. Su obra, su muerte y su significado politico", Asi, 13 de mayo, 1971, 1 y 30.

(52) "Si decimos el gobierno de Evita no lo hacemos con el animo (porque faltariamos a la verdad historica) de descubrir un 'gobierno aparte' [sic] dentro del movimiento que reconocio un solo lider: el del coronel Juan Domingo Peron", "El gobierno de Evita", 2, negritas del original. Unos dias antes, la revista habia publicado "El gobierno de Peron. Informe exclusivo de 10 anos de poder y gloria", Asi, 4 de mayo, 1971. Acerca del doble poder en el gobierno peronista, vease Navarro, Evita, y Carolina Barry, Evita capitana. El Partido Peronista Femenino: 1949-1955 (Caseros: Eduntref, 2009).

(53) "El gobierno de Evita", 24.

(54) Estas se caracterizaban por elipsis acerca del pasado infantil y la ascendencia de Evita. Era el "destino" lo que la habia unido a Peron, y era este quien la seducia. Era la vocacion artistica, y no su ambicion, la que la habia llevado a Buenos Aires. En 1971, estos topicos se mantienen ligeramente modificados y se yuxtaponen a un conglomerado de acciones y pensamientos que se mezclan para construir un perfil de revolucionaria. Leyenda: Imagen 1. Estatua en Chile parece evocar a Eva Peron

(55) "Homenajes a Eva Peron", Cronica, 26 de julio, 1966.

Sandra Gayol

Profesora Titular de la Universidad Nacional de General Sarmiento (Argentina) e Investigadora Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (Argentina). Doctora en Historia de las Civilizaciones de la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales (Francia), DEA en Institut des Hautes Etudes de l'Amerique Latine (Francia). Entre sus ultimas publicaciones se encuentran los libros, uno escrito con Gabriel Kessler, Muertes que importan. Una mirada sociohistorica sobre los casos que marcaron la Argentina reciente (Buenos Aires: Siglo XXI, 2018), otro coeditado con Gabriel Kessler, Muerte, politica y sociedad en la Argentina (Buenos Aires: Edhasa, 2015), ademas de Honor y duelo en la Argentina moderna (Buenos Aires: Siglo XXI, 2008) y Sociabilidad en Buenos Aires. Hombres, honor y cafes (1862-1910) (Buenos Aires: Editorial Signo, 2000). sandra.Gayol@gmail.com

Laura Ehrlich

Profesora Instructora de la Universidad Nacional de Quilmes (Argentina) e Investigadora asistente del Consejo Nacional de Investigaciones Cientificas y Tecnicas (Argentina). Doctora en Historia de la Universidad de Buenos Aires (Argentina), Magister en Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de General Sarmiento. Sus ultimas publicaciones son: "Nacionalismo y arquetipo heroico en la Juventud Peronista a comienzos de la decada del 60". Anuario IEHS no. 28 (2013): 37-57; "Figuras de Eva Peron entre los peronistas en la decada del 60", en Actas del V Congreso de Estudios sobre el Peronismo, 1943-2016 (Buenos Aires: Red de Estudios sobre el Pensamiento, 2017), 1061-1087, y "El mito revolucionario de Eva Peron", en La Argentina como problema. Una historia delpensamiento social en Argentina del siglo XX, editado por Carlos Altamirano y Adrian Gorelik (Buenos, Aires: Siglo XXI, 2018). lauraehrlich@hotmail.com

Leyenda: Imagen 1. Estatua en Chile parece evocar a Eva Peron

Leyenda: Imagen 2. El cuerpo de Eva y las guerrillas en las dos orillas

Leyenda: Imagenes 3 y 4. Un "documento exclusivo" y El futuro que aun no llego

Leyenda: Imagen 5. La "pasion de Evita"

Leyenda: Imagen 6. "Una muchacha sencilla"
COPYRIGHT 2018 Universidad de los Andes (Colombia)
No portion of this article can be reproduced without the express written permission from the copyright holder.
Copyright 2018 Gale, Cengage Learning. All rights reserved.

Article Details
Printer friendly Cite/link Email Feedback
Author:Ehrlich, Laura; Gayol, Sandra
Publication:Revista Historia Critica
Date:Oct 1, 2018
Words:12152
Previous Article:Entre Yucatan y Nueva Granada: dos espacios conectados por Benito Perez Valdelomar, 1811-1813.
Topics:

Terms of use | Privacy policy | Copyright © 2019 Farlex, Inc. | Feedback | For webmasters